‘Vengadores: Endgame’: y Marvel reinventó el cine


En una época de series y consumo inmediato, Marvel ha logrado, una vez más, lo imposible: que nos sentemos tres horas seguidas para ver lo que podría calificarse como el evento del año… no, de la década… no, del cine moderno. No dudo que haya detractores del cine de superhéroes, considerándolo poco menos que un producto de marketing pensado para adolescentes y frikis. Y aunque haya algunas películas que puedan responder a ese estereotipo, la Casa de las Ideas ha demostrado que este género es algo más. Vengadores: Endgame es la prueba definitiva de ello.

La película de los hermanos Russo, autores la precedente Vengadores: Infinity war, es sencillamente indescriptible. Y contrariamente a lo que pueda pensarse, no lo es por el aluvión de efectos digitales que contiene. Ni siquiera por la inmensidad de su trama. Lo es por la complejidad de sus personajes, por el desarrollo dramático de unos acontecimientos trágicos y traumáticos y el modo en que un grupo de personajes deciden afrontarlos. Esto confirma que toda buena película necesita explorar las motivaciones, los miedos y los deseos de sus personajes, llevarlos a situaciones límite y mostrar cómo reaccionan ante ellas. Y da igual cuál sea el contexto. En el caso que nos ocupa, todo ello con un inteligente toque humorístico en los momentos adecuados, aliviando la tensión dramática. El único problema, si es que puede considerarse así, es que existen tantos personajes que muchos quedan relegados a meros testimonios presenciales.

Pero Vengadores: Endgame es más, muchísimo más. Ahora que las series de televisión parecen haberse adueñado del entretenimiento, esta película confirma que si la pequeña pantalla puede beber de influencias cinematográficas, el séptimo arte puede hacer lo propio con el formato episódico. Desde este punto de vista, esta conclusión podría entenderse como el último capítulo de una primera temporada que ha durado 11 años y ha tenido 22 capítulos. Y en cierto modo, así está planteado. Desde que se estrenara Iron Man en 2008 todo lo que se ha visto en cada una de las películas estaba perfectamente planificado para formar parte de una macrohistoria mucho mayor y compleja que ha derivado en este ‘fin de partida’. No se trata simplemente de presentar personajes y juntarlos luego en otra película. No, cada acontecimiento, cada cambio, trauma, decisión y victoria (o derrota) han definido todo para llegar a este punto. Y esa es la esencia misma de cualquier producción seriada.

Y por si hubiera dudas de ello, la propia estructura dramática del film se encarga de asentar la idea. A lo largo de su desarrollo (y sin desvelar nada de la trama), la cinta viaja por el pasado de los personajes y por momentos de otros títulos de Marvel tanto física como psicológicamente. El espectador asiste a una introspección mucho mayor de los héroes que durante más de una década le han acompañado. Se produce así una mayor comprensión de sus motivaciones, de sus decisiones, de su ira y su temor. Pero sobre todo se logra un grado de empatía con todos ellos difícil de alcanzar en un film normal y corriente. A esto contribuye, claro está, haberles visto crecer a lo largo de cada film. Posiblemente muchos ya os hayáis dado cuenta, pero esta descripción de personajes es exactamente la misma que se puede hacer en una serie, que basa buena parte de su éxito en que los personajes pueden desarrollarse durante más tiempo que en una película.

Si no he mencionado nada de los efectos especiales o la acción no ha sido deliberado. Es sencillamente que la profundidad dramática de la cinta relega las espectaculares batallas a un segundo plano. Tal es la complejidad de Vengadores: Endgame. Y tal es el homenaje que Marvel rinde a sus fans, a los que ofrece un producto final más que excepcional. Los hermanos Russo, con su habitual y notable pulso narrativo, logran que las tres horas de duración sean un suspiro. Su sello se deja ver en cada plano, especialmente en ese combate final con plano secuencia marca de la casa. ¿Y el final? Pues el que debería ser, ni más ni menos, títulos de créditos incluidos. La película deja clara una cosa: que es el fin de una era y que nada volverá a ser lo mismo. Pero también deja la sensación de estar ante algo tan grandioso que será difícil de superar, tanto en espectacularidad como en carisma de sus protagonistas. En los años 60 Marvel revolucionó los cómics; ahora ha hecho lo mismo con el concepto mismo del cine, traspasando la propia dimensión de película autoconclusiva o de la secuela.

Nota: 9,5/10

Anuncios

‘Vengadores: Infinity War’: infinitamente Marvel


Han pasado 10 años desde aquella primera aventura de Iron Man. 10 años en los que Marvel ha construido, algunas veces con más acierto que otras pero siempre con mimo y cuidado, todo un universo en el que poder desarrollar las aventuras de sus personajes, sus motivaciones, sus debilidades y los conflictos que les definen a lo largo de los años. Y todo eso desemboca aquí, en una macroproducción superheróica en la que nada se deja al azar y todo, absolutamente todo, tiene un objetivo: convertir a este film en el mayor espectáculo de la historia. Que lo haya conseguido o no es cuestión de puntos de vista, pero algo queda claro: se puede conseguir.

Porque en efecto, Vengadores: Infinity war es un espectáculo. Pero también es una historia, un drama capaz de generar desasosiego, de enfrentar a estos personajes capaces de cosas extraordinarias ante un enemigo invencible, ante ese desafío que, como se menciona en la película, les hará fracasar estrepitosamente. Toda historia debe construirse, al menos en teoría, sobre un crecimiento constante de tensión, de acción o de drama. En el cine de superhéroes esto, habitualmente, se traduce en combates que ponen al héroe ante un desafío cada vez mayor que debe superar para, al final, enfrentarse a la gran amenaza. Y aunque esta cinta de los hermanos Russo (Capitán América: El soldado de invierno) responde a esa idea, ese crecimiento dramático está construido sobre desafíos fallidos, sobre una lucha en la que el villano vence constantemente, hasta un final que… que aquí no revelaré, pero que puede generar cierto desasosiego.

Se trata, por tanto, de una producción compleja, de una obra de arte del género que merece ser reconocida como tal. Nada de enfrentamientos cuyo final se conoce de antemano; nada de momentos narrativos que restan ritmo al conjunto. Todo en el film se construye con el único objetivo de ofrecer una historia dinámica, profunda, en la que las motivaciones son lo primero y los efectos (sencillamente espectaculares, dicho sea de paso) lo segundo. Es más, pocas veces podrá verse que uno de los momentos más dramáticos de un film lo protagonice un villano que debe luchar entre lo que persigue y la única persona a la que alguna vez ha querido. Y los hermanos Anthony y Joe imprimen al conjunto un estilo visual brillante, aprovechando al máximo los planos generales de las batallas y las posibilidades de los numerosos superhéroes que aparecen a lo largo del metraje.

Desde luego, Vengadores: Infinity War es la cinta que todo fan lleva esperando 10 años. Pero es más. Es un relato sobre el fracaso, sobre la lucha contra un destino que parece escrito y que es incapaz de ser cambiado. Una lucha frustrante, en definitiva. Y no hay nada más satisfactorio, dramáticamente hablando claro esta, que ver a un héroe caído para volver a levantarse. Y dado que en este caso son decenas de ellos, la sensación agridulce que deja el final del film se multiplica de forma exponencial. Ahora sí, Marvel ha logrado alcanzar un clímax dramático en su cine, un nivel que posiblemente no sea tan adulto como el de su principal competidor, DC Cómics, pero sin duda sí ha sabido profundizar más que en otras ocasiones. Y desde luego, ha dado una lección sobre cómo construir este tipo de relatos tan complejos, cómo introducir a cada uno de los personajes y cómo mostrar la derrota individual de cada uno. ¿Tiene algo malo entonces? Bueno, mucha gente la verá sólo como una más de superhéroes. Y, por supuesto, que hay que esperar un año para el desenlace.

Nota: 9/10

La Guerra del Infinito de ‘Los Vengadores’ arrasa con los estrenos


Ya está aquí. Este viernes 27 de abril es posiblemente la fecha más esperada por los fans de los superhéroes y los cómics. Muchos de ellos, de hecho, aprovecharán los pases de la noche del jueves para poder ver antes que la mayoría una de las cintas que más expectación han creado en los últimos meses. Tanto que a pesar de que esta semana llegan muchos más estrenos, ninguno de ellos parece poder competir (ni quieren hacerlo) con un título que tiene garantizado el éxito.

Se trata, como muchos ya sabrán, de Vengadores: Infinity War, primera parte de un díptico en el que la división cinematográfica de Marvel ha puesto toda la carne en el asador. O mejor dicho, a todos sus superhéroes en una macro cinta de acción que hará las delicias (o no) de los fans. Para quienes no conozcan la trama, esta sitúa a los superhéroes colaborando para hacer frente a amenazas contra las que no pueden luchar solos. Pero cuando Thanos aparece en la Tierra todos ellos tendrán que unirse para tratar de derrotar una amenaza que planea destruir todo el universo utilizando para ello el Guantelete del Infinito. Los hermanos Russo, Anthony y Joe (Capitán América: Civil War) se ponen tras las cámaras de este blockbuster que junta a todos los rostros que hasta ahora han protagonizado las historias Marvel en la gran pantalla, entre los que destacan Chris Evans (Un don excepcional), Robert Downey Jr. (El juez), Chris Hemsworth (Cazafantasmas), Scarlett Johansson (Una noche fuera de control), Josh Brolin (Everest), Tom Holland (Z, la ciudad perdida), Benedict Cumberbatch (The imitation game), Elizabeth Olsen (Godzilla), Chadwick Boseman (Marshall), Sebastian Stan (La suerte de los Logan), Chris Pratt (Passengers), Tom Hiddleston (Kong: La Isla Calavera), Zoe Saldana (Vivir de noche), Vin Diesel (El último cazador de brujas), Idris Elba (La Torre Oscura), Danai Gurira (serie The Walking Dead), Paul Bettany (Mortdecai), Jeremy Renner (La llegada), Dave Bautista (Blade Runner 2049), Paul Rudd (Juerga de mamis), Bradley Cooper (Juego de armas), Mark Ruffalo (Ahora me ves 2) y Don Cheadle (serie House of lies).

El otro estreno procedente enteramente de Hollywood es Noche de juegos, comedia gamberra con toques de intriga que gira en torno a una pareja acostumbrada a tener todas las semanas una noche de juegos con varios amigos. Todo cambia cuando el hermano del protagonista organiza algo diferente: resolver un asesinato con criminales y agentes del FBI interpretados por actores. Pero cuando el anfitrión es secuestrado todos los jugadores comenzarán a dudar qué es real y qué no, e iniciarán una carrera en la que no habrá puntos ni recompensas, y en la que el único objetivo es rescatar a su amigo y hermano sin morir en el intento. John Francis Daley y Jonathan Goldstein (Vacaciones) dirigen a cuatro manos esta cinta entre cuyos actores principales destacan Jason Bateman (Fiesta de empresa), Rachel McAdams (Spotlight), Billy Magnussen (Ingrid goes west), Sharon Horgan (Amor sin cita previa), Kyle Chandler (Manchester frente al mar), Lamorne Morris (Sandy Wexler), Kylie Bunbury (El canguro), Jesse Plemons (Los archivos del Pentágono), Michael C. Hall (Frío en julio) y Danny Huston (Wonder Woman).

Estados Unidos y Reino Unido colaboran en 7 días en Entebbe, thriller dramático que dirige José Padilha (RoboCop) cuya historia, ambientada en 1976, se centra en el secuestro de un avión de Air France procedente de Tel Aviv con 248 pasajeros por parte de dos palestinos del Frente Popular. El aparato fue desviado al Aeropuerto Internacional de Entebbe, en Uganda, donde se realizó el rescate más impactante de la historia reciente. Daniel Brühl (La casa de la esperanza), Rosamund Pike (El hombre del corazón de hierro), Eddie Marsan (serie Ray Donovan), Ben Schnetzer (Pride), Denis Ménochet (Norfolk) y Mark Ivanir (Bye bye Germany) encabezan el reparto.

España tiene como representante Hacerse mayor y otros problemas, comedia romántica con toques de drama que escribe y dirige Clara Martínez-Lázaro (Una casa frente al mar) y cuyo argumento gira en torno a una mujer de 35 años que vive con la sensación de haber fracasado en su vida. Para colmo, su mejor amiga le comunica que está embarazada y que quiere que ella sea la madrina del bebé. En el reparto destacan Silvia Alonso (Es por tu bien), Bárbara Goenaga (La punta del iceberg), Antonio Resines (La reina de España), Vito Sanz (serie Vergüenza) y María Esteve (Los 2 lados de la cama).

Puramente dramática es El león duerme esta noche, cinta con capital francés y japonés que sigue la vida de un actor que se instala de forma clandestina en una casa abandonada en la que vivió un antiguo amor. Ese mismo lugar es utilizado por un grupo de niños para jugar a hacer películas, por lo que el encuentro entre ellos provocará un contraste en la forma de entender el paso de la vida. Nobuhiro Suwa (Yuki & Nina) dirige esta propuesta protagonizada por Jean-Pierre Léaud (Visage), Pauline Etienne (Romance en Tokio), Maud Wyler (2 otoños 3 inviernos), Jules Langlade y Adrien Cuccureddu.

Desde Italia llega Fortunata, drama dirigido por Sergio Castellitto (Volver a nacer) que narra la lucha de una joven madre que, con un matrimonio a sus espaldas, busca la manera de poder abrir una peluquería para emanciparse, conquistar la independencia y lograr volver a ser feliz. Jasmine Trinca (Caza al asesino), Stefano Accorsi (Veloz como el viento), Alessandro Borghi (Dalida), Edoardo Pesce (Tommaso) y Nicole Centanni encabezan el reparto.

Por último, dos cintas que cuentan con la colaboración de varios países. Lou Andreas-Salomé es el título de una coproducción entre Alemania, Austria, Italia y Suiza que aborda la vida de la escritora rusa que da nombre a la película, una mujer adelantada a su tiempo que se codeó con personalidades como Nietzsche o Freud, y que fue amante de Rainer Maria Rilke. Dirigida por Cordula Kablitz-Post, que debuta de este modo en el largometraje de ficción tras una carrera en el documental, la cinta está protagonizada por Katharina Lorenz (Freistatt), Nicole Heesters (Solo para clarinete), Liv Lisa Fries (Boy 7), Helena Pieske (Hitman: Agente 47), Matthias Lier (El castillo de Roca Negra) y Katharina Schüttler (Alone in Berlin).

Finalmente, Invitación de boda cuenta con capital palestino, francés, colombiano, alemán, qatarí, noruego y de los Emiratos Árabes Unidos. Este drama escrito y dirigido por Annemarie Jacir (La sal de este mar) narra la tensa y frágil relación entre un hombre de avanzada edad y su hijo, quien regresa a Nazaret después de varios años en Roma porque se va a casar y, como establece la tradición palestina, debe ayudar a su padre a entregar en mano todas las invitaciones. El film cuenta en su reparto con Mohammad Bakri (Girafada), Saleh Bakri (Salvo), Tarik Kopty (Mars at sunrise), Monera Shehadeh y Lama Tatour.

Sobrevivir en ‘Dunkerque’ a ‘Una noche fuera de control’


El mes de julio va a terminar por todo lo alto en lo que a estrenos se refiere. Más concretamente, en lo que a películas importantes para el gran público se refiere. Eso sí, dos títulos muy diferentes entre sí. El que llega este viernes, día 21, está precedido por el renombre de su director, la calidad de sus estrellas y la temática escogida. Pero por supuesto, no es la única novedad. El terror, el drama y la comedia también están muy presentes entre los títulos que llegan a la cartelera.

Pero comencemos con Dunkerque, título de lo nuevo de Christopher Nolan (Interstellar) que, en esta ocasión, también se encarga del guión en solitario. La historia narra un acontecimiento de la II Guerra Mundial, en concreto la evacuación de la ciudad francesa de Dunkirk, cuya traducción al castellano da nombre al film. Atrapados en una playa y rodeados de alemanes, los soldados aliados de Francia, Bélgica y Reino Unido tuvieron que resistir los ataques enemigos en una dura batalla mientras eran evacuados en todo tipo de embarcaciones, entre ellas barcos de pescadores. Acción y drama se dan cita en esta película producida entre Estados Unidos, Reino Unido, Francia y los Países Bajos, y protagonizada por Tom Hardy (El renacido), Mark Rylance (El puente de los espías), Kenneth Branagh (Mi semana con Marilyn), Aneurin Barnard (Cosecha amarga), Cillian Murphy (En el corazón del mar), James D’Arcy (Gernika), Fionn Whitehead y el cantante Harry Styles.

Muy diferente es Una noche fuera de control, comedia al más puro estilo Resacón en Las Vegas (2009) protagonizada en esta ocasión por cinco mujeres que se reúnen tras 10 años sin contacto para celebrar un fin de semana de solteras. La noche se tuerce cuando matan por accidente a un stripper, lo que desencadenará una noche en la que todo lo que puede pasar terminará pasando, aunque sea de lo más inverosímil. Lucia Aniello (serie Broad City) dirige esta producción puramente estadounidense que cuenta en su reparto con Scarlett Johansson (Ghost in the Shell), Kate McKinnon (Fiesta de empresa), Zoë Kravitz (Animales fantásticos y dónde encontrarlos), Jillian Bell (Los tres reyes malos), Ilana Glazer (How to follow srangers), Demi Moore (Como reinas) y Ty Burrell (serie Modern family).

El terror y la fantasía tienen en Siete deseos a su máximo representante este fin de semana. Dirigida por John R. Leonetti (Annabelle), esta producción norteamericana arranca cuando una joven recibe un regalo muy especial de su padre, una caja de música con una misteriosa inscripción en la que explica que hará realidad todos los deseos de su propietario. Poco a poco la chica descubre que, en efecto, es capaz de hacer realidad todo lo que pida, pero será consciente también del alto precio que deberá pagar por ello. Sherilyn Fenn (Todo por un sueño), Joey King (Independence Day: Contraataque), Ryan Phillippe (Catch Hell), Elisabeth Röhm (serie Jane the virgin) y Ki Hong Lee (El corredor del laberinto) encabezan el reparto.

Estados Unidos, Reino Unido y la República Dominicana producen A 47 metros, film que combina terror y drama que gira en torno a dos hermanas que, durante una expedición de buceo para observar tiburones, se quedan atrapadas en la jaula al romperse el cable y caer hasta las profundidades del mar. Comenzará a partir de ese momento una lucha por tratar de salir y escapar de los tiburones antes de que se les acabe el oxígeno. Johannes Roberts (El otro lado de la puerta) es el encargado de dirigir esta cinta protagonizada por Mandy Moore (Hasta que el cura nos separe), Claire Holt (serie Pequeñas mentirosas), Matthew Modine (serie Stranger Things), Yani Gellman (Lizzie Superstar) y Santiago Segura (que no es el actor y director español).

Reino Unido también está presente, junto a India, en el drama biográfico El último virrey de la India, film que narra los últimos años de Reino Unido en el país asiático y el final del Imperio a través de la historia de Lord Mountbatten, que asumió el puesto de último Virrey, y uno joven criado hindú que se enamora de una chica musulmana, y cuyo amor se verá en medio del conflicto social que se desata. Dirigida por Gurinder Chadha (Bodas y prejuicios), la película cuenta en su reparto con Gillian Anderson (serie La caza), Hugh Bonneville (serie Downton Abbey), Manish Dayal (Un viaje de diez metros), Huma Qureshi (White) y Michael Gambon (El cuarteto).

Antes de entrar en los estrenos puramente europeos, un remake. Inseparables es el título de la versión argentina de Intocable (2011), comedia con ciertas dosis de drama que, en esta ocasión, narra cómo un acomodado hombre de negocios se queda tetrapléjico tras un accidente, por lo que se ve obligado a contratar un ayudante terapéutico. El elegido será el ayudante de su jardinero. Esta nueva versión está dirigida por Marcos Carnevale (El espejo de los otros) y protagonizada por Oscar Martínez (Relatos salvajes), Rodrigo de la Serna (Cien años de perdón), Carla Peterson (Las insoladas), Alejandra Flechner (Antes), Malena Sánchez (Cromo) y Rita Pauls (Mate-me por favor).

Posiblemente la película más internacional de la semana sea Sieranevada, comedia dramática de corte familiar producida entre Rumanía, Bosnia Herzegovina, Francia, Croacia y Macedonia cuya historia gira en torno a una reunión familiar para honrar la muerte de uno de sus miembros. Reunión que se produce tres días después del atentado de Charlie Hebdo y cuarenta desde el fallecimiento del difunto. Cristi Puiu (Offset) escribe y dirige este film protagonizado por Mimi Branescu (Tatal fantoma), Bogdan Dumitrache (Loverboy), Dana Dogaru (Francesca) y Sorin Medeleni (Pacala se întoarce).

Puramente europea es Mara y el señor del fuego, fantasía producida en Alemania en 2015 que dirige Tommy Krappweis (Berndi Broter und der Kasten der Katastrophen) a partir de una novela que él mismo escribió. La trama arranca cuando una joven que sufre acoso en el colegio, y cuya madre parece más preocupada en la espiritualidad que en sus necesidades, empieza a tener visiones sobre monstruos, antiguos dioses y héroes. Con la ayuda de un profesor descubrirá que ella es la única capaz de evitar el Ocaso de los Dioses al poder viajar al pasado y al presente. El reparto está encabezado por Lilian Prent, Christoph Maria Herbst (La casa de los cocodrilos), Esther Schweins (Los Cocodrilos atacan de nuevo), Jan Josef Liefers (RAF Facción del ejército rojo) y Eva Habermann (Ossi’s Eleven).

Desde Israel llega Asuntos de familia, drama que gira en torno a una pareja que vive en el Nazaret actual soportando el peso de la rutina. Sus hijos, sin embargo, viven una vida mucho más enajenada al otro lado de la frontera. Escrita y dirigida por Maha Haj, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta cuenta entre sus actores con Amer Hlehel (Amerrika), Doraid Liddawi (serie Tyrant), Mahmoud Shawahdeh y Saana Shawahdeh (Ish lelo selolari).

Y solo en salas seleccionadas podrá verse durante una semana un reestreno de Ikarie XB1, film de la República Checa realizado en 1963 cuya influencia en algunos de los grandes títulos del género es incuestionable. Dirigida por Jindrich Polák (serie Los visitantes) a partir de una novela de Stanislaw Lem, la historia se centra en un viaje espacial en el siglo XXII para encontrar formas de vida alienígenas. Durante el trayecto, que dura quince años, la tripulación deberá enfrentarse a varias situaciones, desde un aparato espacial del siglo XX hasta la aparición del síndrome de “estrella negra”, pasando por la inestabilidad mental de uno de los pasajeros. La cinta está protagonizada por Irena Kacírková (Nevera), Dana Medrická (El príncipe impostor), Frantisek Smolík (Vyssí princip) y Zdenek Stepánek (Pouta).

En lo que a documentales se refiere, dos propuestas. La primera es Kedi, producida entre Estados Unidos y Turquía y cuyo argumento se centra en la vida de los gatos en Estambul. Ceyda Torun debuta en el largometraje con esta obra.

Por último, la argentina Todo sobre el asado, dirigida a cuatro manos por Mariano Cohn y Gastón Duprat (El ciudadano ilustre), viaja a la Argentina profunda para abordar la tradición del asado, una comida que en varios puntos del país es más un ritual. A través de la mezcla de realidad y ficción, y con un toque cómico, la cinta desgrana las claves de la identidad nacional argentina.

‘Ghost in the Shell’: sobre todo, el alma de la máquina


Muchas veces tendemos a olvidar que una adaptación es eso, una adaptación. Dicho de otro modo, que no todo tiene que ser absolutamente fiel al original. Los más puristas e intransigentes tienden a olvidarlo, y eso impide muchas veces que no veamos el alma dentro de la máquina, la historia detrás del tratamiento dramático. Y con una legión de fans como la que tienen el manga de Masamune Shirow y la versión animada de 1995 de Mamoru Oshii (Avalon), es lógico que este film dirigido por Rupert Sanders (Blancanieves y la leyenda del cazador) pueda ser despedazado. Pero precisamente la película invita a eso, a ver el alma de la máquina.

Es posible que la historia haya sido adaptada a las necesidades narrativas y dramáticas de Hollywood. Y desde luego no seré yo quien defienda la labor de Sanders como director, quien a pesar de intentarlo tiende a una narrativa más bien estándar. Pero entre sus varios defectos se alza una virtud fundamental: su guión mantiene la esencia de la historia original, abordando la delicada frontera entre humanidad y robótica, entre cuerpo y alma. En medio del thriller que protagoniza la historia se pueden apreciar píldoras interesantes que reflexionan sobre lo que nos hace humanos, sobre los beneficios y los riesgos de integrar cuerpo humano y partes cibernéticas para mejorar al hombre. Y sobre todo, se reflexiona sobre el camino que sigue una sociedad constantemente comunicada en la que el flujo de datos puede llevar a hackear un cerebro en cualquier lugar.

A esto se suma, por un lado, una banda sonora excepcional, y por otro una puesta en escena que va un paso más allá del film original para acercarse más a lo que ya imaginó Ridley Scott en Blade Runner (1982). Visualmente poderosa, la cinta posee además un interesante giro dramático hacia la mitad de su ajustado metraje que cambia completamente el sentido argumental de la historia para pasar de la persecución de un criminal que mata a través de las conexiones digitales a una búsqueda del pasado y la verdad de la protagonista. Todo ello hace de esta versión en carne y hueso una obra más compleja de lo que puede entenderse a simple vista, capaz de aprovechar los momentos más simbólicos y recordados de la cinta de animación para introducirlos en una historia relativamente nueva que, eso sí, continúa reflexionando a su manera sobre los mismos temas.

Lo cierto es que este Ghost in the Shell, versión 2017, es víctima de sus propias necesidades. La visión de Hollywood (y la occidental en general) determina el modo en que se plantea y desarrolla la trama, menos simbólica y más tangible. Por fortuna, se ha logrado mantener el espíritu de la historia original. Pero más allá de sus posibles debilidades (narrativas sobre todo, y el hecho de que Takeshi Kitano se comunique con el resto de personajes en otro idioma), lo cierto es que el grueso de todos sus elementos funcionan como una máquina bien engrasada. El tratamiento visual, la música, un reparto más que notable (con especial mención a Scarlett Johansson, Pilou Asbæk y Kitano) y la filosofía que encierra su desarrollo dramático conforman una interesante fusión que confirma que cuerpo y máquina pueden convivir en armonía.

Nota: 7/10

Fin de semana para encontrarse con ‘Ghost in the Shell’ y Los Pitufos


El último día de marzo llega cargado de estrenos. A diferencia de viernes anteriores, este 31 aterrizan en la cartelera numerosos títulos que abarcan un amplio espectro de género y gustos, desde la ciencia ficción a la animación infantil, pasando por sendos documentales muy interesantes. Pero si algo destaca entre todos ellos es, sin duda, la adaptación de una de las historias más importantes del manga.

Se trata de Ghost in the Shell, que vuelve al cine de la mano de Rupert Sanders (Blancanieves y la leyenda del cazador), esta vez en imagen real y con actores de carne y hueso. La nueva adaptación de la obra de Masamune Shirow vuelve a narrar la historia de Major, una cyborg única en su especie que trabaja en la Sección 9, un cuerpo de élite de operaciones especiales dedicado a detener a los criminales más peligrosos. Pero cuando deban enfrentarse a un enemigo cuyo objetivo es detener los avances de la robótica la protagonista deberá aceptar y entender su propia condición. Acción, ciencia ficción y dosis de drama es lo que ofrece este film cuyo reparto está encabezado por Scarlett Johansson (Capitán América: Civil War), Pilou Asbæk (Ben-Hur), Michael Pitt (serie Boardwalk Empire), Juliette Binoche (La espera), Takeshi Kitano (Zatoichi) y Michael Wincott (Hitchcock).

El otro estreno importante, sobre todo para los más pequeños, es Los Pitufos: La aldea escondida. Los personajes creados por Peyo regresan a la gran pantalla animados por ordenador para vivir una nueva aventura que les llevará a descubrir el mayor secreto de la historia de los pitufos, una aldea misteriosa que deberán salvar de las garras del malvado mago Gargamel. Diversión a raudales para toda la familia en esta cinta dirigida por Kelly Asbury (Shrek 2) y que cuenta con las voces, en su versión original, de Ariel Winter (serie Modern family), Michelle Rodriguez (Fast & Furious 7), Julia Roberts (Money monster), Joe Manganiello (Magic Mike XXL) y Mandy Patinkin (serie Homeland).

La comedia tiene a su principal representante en Mesa 19, film dirigido por Jeffrey Blitz (Rocket Science) que se desarrolla en una boda. Durante el banquete, los invitados que no encajan en ninguna otra parte son sentados en una misma mesa, por lo que deciden hacer algo al respecto. Anna Kendrick (El contable), Amanda Crew (Silicon Valley), Lisa Kudrow (La chica del tren), Wyatt Russell (Infiltrados en la Universidad), Stephen Merchant (Logan), Tony Revolori (El gran hotel Budapest), Margo Martindale (serie The americans) y Craig Robinson (Jacuzzi al pasado) encabezan el reparto.

Este fin de semana también llega a la cartelera Últimos días en el desierto, nueva revisión de los 40 días de ayuno y rezo que Jesucristo pasó en el desierto, y durante los que tuvo que enfrentarse al Diablo. Escrito y dirigido por Rodrigo García (Albert Nobbs), este drama producido en Estados Unidos en 2015 cuenta con un limitado reparto integrado por Ewan McGregor (Agosto), Ciarán Hinds (Circuito cerrado), Tye Sheridan (Mud), Ayelet Zurer (serie Daredevil) y Susan Gray (The lords of Salem).

Entre los estrenos europeos destaca Mañana empieza todo, comedia dramática franco británica dirigida por Hugo Gélin (Comme des frères) que arranca cuando un joven soltero y conquistador que vive en la costa francesa recibe la visita de una antigua conquista. La mujer le deja un bebé asegurando que es suyo y desaparece. Incapaz de hacerse cargo de la pequeña, trata de encontrar a la madre sin éxito. El tiempo pasa y la niña crece en una vida maravillosa bajo los cuidados del padre, pero tras ocho años la madre regresa para recuperar a su hija. El reparto está encabezado por Omar Sy (Inferno), Clémence Poésy (Mi amigo Mr. Morgan) y Antoine Bertrand (Louis Cyr).

Bélgica, Bulgaria y Holanda están presentes en El rey de los belgas, cinta escrita y dirigida a cuatro manos por Peter Brosens y Jessica Woodworth (Altiplano) cuya trama, a medio camino entre la comedia y el drama, gira en torno al Rey Nicolas III, un alma solitaria que tiene la sensación de vivir una vida que no es la suya. Durante una visita de estado a Estambul estará acompañado de un director británico, quien tiene la misión de rodar un documental con el que pulir la imagen aburrida del monarca. Entre los actores del film encontramos a Goran Radakovic (Amanet), Bruno Georis (Un feliz acontecimiento), Titus De Voogdt (Broer), Peter Van den Begin (Wiplala) y Lucia Debay (Melody).

La única representación española es Bella Durmiente, cinta en la que colabora junto a Francia. Escrita y dirigida por Adolfo Arrieta (Tam Tam), esta comedia dramática es una versión libre del clásico cuento que se centra en el príncipe de Letonia, quien vive sus días obsesionado con la idea de ingresar en el Reino de Kentz y despertar de su letargo a la Bella Durmiente. Pero para poder lograrlo tendrá que convencer primero a su padre, quien no cree en la leyenda. En el reparto destacan los nombres de Agathe Bonitzer (Un cuento francés), Mathieu Amalric (Grandes familias), Serge Bozon (Marguerite et Julien), Ingrid Caven (Fuera de temporada) y Niels Schneider (Primavera en Normandía).

El documental tiene esta semana hasta tres representantes. Por un lado, la española Cantábrico. Los dominios del oso pardo, cinta que traslada al espectador a la cornisa cantábrica, hogar de mitos y leyendas y de animales como los lobos, los gatos monteses, los urogallos y los osos pardos, símbolo de la zona. El film está escrito y dirigido por Joaquín Gutiérrez Acha (Guadalquivir).

Destaca también David Lynch: The Art Life, recorrido íntimo por los años formativos en la vida del director, desde su educación en Montana hasta las oscuras calles de Philadelphia. Un recorrido que le ha convertido en uno de los artistas más personales del cine. Jon Nguyen, Rick Barnes y Olivia Neergaard-Holm debutan como directores con este largometraje.

Por último, The first monday in may aborda la creación de la exposición China: Through the looking glass. Dirigida por Andrew Rossi (Ivory Tower), la cinta aborda la inauguración que tuvo lugar en 2015 en el Museo Metropolitano de Nueva York, y que congregó a lo más selecto del mundo del cine y de la moda.

‘Capitán América: Civil War’: Una historia con espectáculo


Capitán América y Iron Man se enfrentan cara a cara en 'Capitán América: Civil War'.Esto de que los superhéroes se enfrenten unos a otros parece estar de moda. Tampoco es de extrañar, dado que una vez comprendido que los buenos siempre derrotarán a los malos, queda por dirimir qué buenos son mejores que otros, y para ello nada mejor que un combate. Ahora bien, lo que también es necesario dilucidar son los motivos de dicha lucha y su resultado final. Y en el caso de la nueva película de Anthony y Joe Russo (Bienvenidos a Collinwood), el fondo ha resultado casi mejor que la forma, a diferencia de la lucha de titanes de DC que se pudo ver hace algunas semanas.

Capitán América: Civil War es, ante todo, un thriller, una cinta de intriga con secuencias de acción perfectamente integrada y con ciertas dosis de drama. La trama juega en todo momento al despiste con el espectador y el grupo de héroes que en ella aparecen, convirtiendo la cinta más en una especie de nueva entrega de ‘Los Vengadores’ que en una cinta sobre el supersoldado de Marvel. Pero dejando eso a un lado, la elaboración de la historia termina resultado muy superior a lo visto habitualmente en estos films, más próxima a la trilogía sobre Batman de Christopher Nolan que a obras como, incluso, ‘Iron Man’.

Una intriga que, además, justifica espléndidamente las motivaciones de todos y cada uno de los personajes a través de una persecución sin cuartel que termina, como bien reza el título, en una lucha fratricida cuyas consecuencias son incalculables, al menos para los no duchos en esta materia. Pero del mismo modo que el contenido es brillante, la apuesta narrativa de los hermanos Russo está excesivamente encorsetada. No es una mala narrativa, al contrario, pero da la sensación de que se podría haber sacado mucho más partido, por ejemplo, al combate entre superhéroes, por no hablar de otras persecuciones.

Este extremo puede que reste algo de brillo a Capitán América: Civil War, pero por supuesto no logra contrarrestar su enorme calidad, lo cual demuestra una vez más que un buen guión es la base de cualquier buen film. El modo en que todo se integra en una trama con un giro argumental final notablemente interesante es digno de aplaudir, sobre todo en un momento en el que las cintas de superhéroes parecen un poco abandonadas en ese sentido. Y para los fans de Spider-Man: sus pocos minutos en pantalla es de lo mejor de la cinta, lo que habría que tomarse como una promesa para el futuro del trepamuros. En definitiva, un entretenimiento sin parangón con más fondo que forma. ¿Se puede pedir algo más a estas películas?

Nota: 8/10

Numerosos estrenos llegan para ver la Guerra Civil de Marvel


Estrenos 29abril2016El último fin de semana de abril es el elegido para acoger la presentación en público del segundo gran evento cinematográfico del año. Y si el primero perteneció a DC Cómics, este queda en manos de su más directo competidor, Marvel. Pero curiosamente, y a diferencia del encuentro entre Batman y Superman, en esta ocasión la cinta llega acompañada por un gran número de estrenos, algunos de ellos más que notables y que han tenido presencia en los principales premios del mundo. Aunque si algo destaca este viernes, 29 de abril, es la Guerra Civil que pretende arrasar en taquilla.

Desde luego, Capitán América: Civil War es uno de los films más esperados del año. Un evento cinematográfico que no solo continúa el Universo Marvel creado en la gran pantalla, sino que al igual que ocurrió en el papel, pretende mover los cimientos de lo construido hasta ahora. Dirigida por Anthony y Joe Russo, autores de Capitán América: El soldado de invierno (2014), la historia se sitúa inmediatamente después de Los Vengadores: La era de Ultrón (2015), cuando una nueva misión termina en una nueva devastación. Es entonces cuando las autoridades deciden poner en marcha un sistema para depurar responsabilidades y un órgano que regule estas intervenciones, obligando a los superhéroes a identificarse ante alguien. Tal decisión provocará un cisma entre los dos principales líderes superheróicos, iniciándose un enfrentamiento que cambiará para siempre la relación entre ellos. Acción y buenas dosis de drama es lo que los fans podrán encontrar en esta historia que acoge a todos los superhéroes vistos hasta ahora, así como algún otro que se presenta en sociedad. El reparto está encabezado por Chris Evans (Snowpiercer), Robert Downey Jr. (El juez), Scarlett Johansson (Lucy), Sebastian Stan (Marte), Anthony Mackie (Dolor y dinero), Don Cheadle (serie House of lies), Jeremy Renner (Misión: Imposible – Nación secreta), Chadwick Boseman (42), Paul Bettany (Mortdecai), Elizabeth Olsen (Godzilla), Paul Rudd (Ant-Man), Emily VanCamp (serie Revenge), Daniel Brühl (Burnt) y Tom Holland (En el corazón del mar), quien da vida al nuevo Spider-man.

Muy distinta es Trumbo, drama biográfico basado en el libro de Bruce Cook que aborda la vida del guionista Dalton Trumbo, reputado autor de muchos libretos en los años 40 que fue perseguido por sus ideas políticas. Su nombre estuvo incluido en la famosa lista negra que contó con algunos de los actores, directores y periodistas más conocidos de la época. Jay Roach (En campaña todo vale) dirige una propuesta protagonizada por Bryan Cranston (Argo), Diane Lane (El hombre de acero), Helen Mirren (Un viaje de diez metros), John Goodman (El jugador), Elle Fanning (Maléfica), Louis C.K. (La gran estafa americana) y Michael Stuhlbarg (Steve Jobs).

La comedia norteamericana tiene a su máximo representante en Feliz día de la madre, producción dirigida por Garry Marshall (Historias de San Valentín) orientada a llenar las salas en un fin de semana que, no por casualidad, se celebra el Día de la Madre. La cinta presenta cuatro historias, tres de mujeres muy diferentes y una de un hombre que debe afrontar un día como este un año después de que su esposa falleciera. El enredo, el humor y algunas dosis de drama se entremezclan en las vidas de los personajes para evidenciar los problemas a los que se deben enfrentar las madres en su día a día. El reparto, de auténtico lujo, está encabezado por Julia Roberts (Agosto), Jennifer Aniston (Somos los Miller), Kate Hudson (Una decisión peligrosa), Jason Sudeikis (El héroe de Berlín), Britt Robertson (Tomorrowland) y Timothy Olyphant (serie Justified).

Respecto a la animación, la única propuesta es Ratchet & Clank: La película, adaptación del famoso videojuego cuya historia arranca cuando un joven mecánico que vive en un lejano planeta acude a las pruebas de los Galactic Space Rangers para entrar a formar parte de este cuerpo de élite que proteja el Universo, justo en el momento en que un malvado villano decide destruir un planeta con una nueva y poderosa arma. La película, dirigida a cuatro manos por Kevin Munroe (Dylan Dog: Los muertos de la noche) y Jericca Cleland (serie Animism), cuenta con las voces, en su versión original, de James Arnold Taylor (serie Johnny Test), David Kaye (Up), Rosario Dawson (Cautivos), Paul Giamatti (San Andrés), John Goodman (Calle Cloverfield 10) y Sylvester Stallone (Creed: La leyenda de Rocky).

Antes de pasar a las novedades del Viejo Continente, una propuesta australiana. Backtrack es el nuevo trabajo escrito y dirigido por Michael Petroni (Till human voices wake us), un thriller con ciertas dosis de ciencia ficción que arranca cuando un accidente se cobra la vida de la hija de un psicólogo. Destrozado por la pérdida, el hombre se refugia en su trabajo hasta que descubre que todos los pacientes que ha tratado desde el trágico suceso son fantasmas de personas que murieron en 1987, año que parece tener algún significado para él que no recuerda. Decidido a conocer el origen de sus delirios, viaja hasta un pueblo en el que un secreto oculto durante décadas podría ser la respuesta a todo. El reparto está encabezado por Adrien Brody (American Heist), Sam Neill (Mejor otro día), Bruce Spence (Yo, Frankenstein) y Robin McLeavy (Abraham Lincoln: Cazador de vampiros).

En cuanto a los estrenos europeos, desde Francia llega Monsieur Chocolat, biopic dramático sobre la vida de Rafael Padilla, el primer artista negro que se subió a un escenario en aquel país y que logró convertirse en una estrella junto al payaso Foottit. Una vida que, sin embargo, no estuvo exenta de problemas raciales y prejuicios sociales. Roschdy Zem (Bodybuilder) dirige la cinta, que cuenta con Omar Sy (Intocable) como principal protagonista, al que se suman James Thierrée (Desacuerdo perfecto), Clotilde Hesme (serie Les revenants), Olivier Gourmet (Grand Central), Frédéric Pierrot (Joven y bonita) y Noémie Lvovsky (Mi casa en París).

Varios son los estrenos españoles. Uno de los más interesantes es La punta del iceberg, thriller dramático que arranca cuando se producen tres suicidios en el seno de una importante empresa. Una mujer será la encargada de investigar los sucesos, descubriendo todo un entramado de abusos de poder, mentiras encubiertas y un ambiente laboral enfermizo. Ópera prima de David Cánovas, la película está protagonizada por Maribel Verdú (Felices 140), Carmelo Gómez (La playa de los ahogados), Ginés García Millán (Vulcania), Bárbara Goenaga (Pikadero), Fernando Cayo (Palmeras en la nieve) y Álex García (La novia).

Diametralmente opuesta es La noche que mi madre mató a mi padre, comedia escrita y dirigida por Inés París (Semen, una historia de amor) centrada en los enredos que se generan durante una cena de amigos. Ex parejas, viejas rencillas y nuevos amores se dan cita en esta reunión en la que todos los personajes terminarán por perder los papeles. Belén Rueda (Ismael), Eduard Fernández (El niño), Diego Peretti (Sin hijos), María Pujalte (Que se mueran los feos), Fele Martínez (La estrella) y Patricia Montero (Fuga de cerebros 2) integran el reparto.

También pertenece a la comedia Quatretondeta, film que arranca cuando una hija pretende repatriar a París el cadáver de su madre contra los deseos de su padre. Es entonces cuando el hombre roba el cadáver de su esposa y emprende un viaje hasta el pueblo que da nombre a la película para poder enterrarla. El problema es que, de camino, se pierde, dando lugar a todo un enredo en el que se irán involucrando cada vez más personajes. Pol Rodríguez debuta en la dirección con esta obra protagonizada por José Sacristán (Toro), Laia Marull (Las olas), Julián Villagrán (Ciudad Delirio) y Sergi López (Un día perfecto).

España está presente, junto a Finlandia y Etiopía, en el thriller fantástico Crumbs, obra que sigue el viaje de un personaje aficionado a recoger migajas de civilizaciones pasadas que se ve obligado a vagar por un paisaje etíope postapocalíptico en el que tendrá que hacer frente a Santa Claus, brujas, nazis de segunda generación y a sus propios miedos. Dirigida por Miguel Llansó, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta está protagonizada por un reparto anónimo en el que destacan Daniel Tadesse, Selam Tesfayie (Sost Maezen) y Tsegaye Abegaz.

Otro de los estrenos europeos es El caso Fritz Bauer, drama alemán dirigido por Lars Kraume (Todo por el éxito) que aborda la historia del hombre que logró llevar ante la justicia al ex SS Adolf Eichmann doce años después de la II Guerra Mundial. Entre los actores principales encontramos a Burghart Klauβner (Tren de noche a Lisboa), Ronald Zehrfeld (Phoenix), Dani Levy (La vaca nupcial) y Sebastian Blomberg (Berlin Telegram).

Y desde Suecia aterriza en la cartelera española una nueva aventura de la familia Andersson, en esta ocasión Los Andersson en la nieve. La comedia, ópera prima de Gustaf Åkerblom, se centra en el hijo del clan, enamorado de una compañera de clase que está a punto de irse a esquiar con otro chico. Para recuperarla, convence a toda su familia de ir a la misma estación de esquí a pasar las vacaciones, aunque ninguno sabe esquiar y no se pueden permitir ese viaje. El reparto está encabezado por William Ringström (Los Andersson en Grecia), Anja Lundkvist (Offside), Hanna Elffors Elfström (Los Andersson) y Julius Jimenez Hugoson.

Entre el drama y el documental se sitúa Mysterious Object at Noon, ópera prima de Apichatpong Weerasethakul realizada en el año 2000 y que ahora llega a nuestras pantallas. La historia, con capital tailandés y Holandés, sigue el viaje del equipo de grabación por Tailandia entrevistando a varias personas que se encuentra por el camino. A través de sus relatos se va dando forma a una fábula protagonizada por un niño en silla de ruedas con superpoderes y su profesora. La cinta también fue la primera incursión en el cine para algunos de sus actores, entre ellos Kongkiat Khomsiri, Djuangjai Hirunsri y Saisiri Xoomsai.

Puramente documental es Mañana, producción francesa que parte de un estudio en el que se advertía de que parte de la Humanidad desaparezca en el año 2100. La cinta recoge experiencias en varios países de gente que está experimentando nuevas formas de agricultura, ecologismo, democracia y economía. Nuevas fórmulas que están funcionando y que son una pequeña muestra de cómo podría ser el mundo del mañana. La obra está dirigida por Cyril Dion, quien debuta en la dirección, y la actriz Melanie Laurent (Respire).

‘¡Ave, César!’: el absurdo del humor negro


Scarlett Johansson y Josh Brolin son dos de los protagonistas de '¡Ave, César!'.Un caos absoluto. Un mundo en el que los egos se mezclan con los intereses económicos, en el que la Guerra Fría y la amenaza del comunismo conformaban un paisaje de fondo constante, y en el que casi nada es lo que parece. Así describen los hermanos Coen (Un tipo serio) el Hollywood de los años 50. Y en esta suerte de caos en el que todo termina saliendo bien es donde la película logra sus mayores logros, pero también donde se encuentra con sus mayores problemas.

Y es que ¡Ave, César! contiene demasiados personajes secundarios que ayudan a crear ese microcosmos que es el estudio de cine en el que se ruedan muchas y variopintas películas (desde western hasta musicales, pasando por dramas y, cómo no, peplum), pero que al mismo tiempo desvían la atención de la trama principal, lo que no hace sino ralentizar el ritmo del desarrollo dramático. En muchas ocasiones da la sensación de estar ante un episodio largo de alguna de las sitcom más populares de la parrilla televisiva actual, aunque sin el humor tan evidente que estas contienen.

Este es el gran problema. Los hermanos Coen apuestan por una estructura narrativa inconexa, que vive de los surrealistas personajes que aparecen y desaparecen sin dejar la huella necesaria en el espectador, ni digamos ya en la historia principal. Es cierto que muchos de ellos, por no decir todos, aportan su granito de arena a un humor ácido y negro que divierte y entretiene, pero no es menos cierto que su poca presencia en el conjunto general hace inviable poder apreciarlos en todo su esplendor. Y algunos de ellos, como es el caso del director interpretado por Ralph Fiennes (Cegados por el sol) o el actor al que da vida Channing Tatum (El destino de Júpiter), piden a gritos más minutos en pantalla.

Al final, el título no solo hace honor al contenido de la trama, sino a la impresión general del film. ¡Ave, César! es el título de una película sobre la vida de Cristo. Una incongruencia que se traslada al propio cariz de esta comedia de los hermanos Coen, plagadas de personajes que rozan el absurdo y de un humor que divierte por momentos, que mantiene siempre un nivel óptimo de sonrisa en el rostro del espectador, pero que se diluye entre tanto personaje, tanta secuencia de película diferente y tan poca unión entre ellas. Es la vida de un estudio de cine.

Nota: 6/10

Los hermanos Coen saludan a ‘Masacre’ con ‘¡Ave, César!’


Estrenos 19febrero2016Poco a poco los títulos con nominaciones a los Oscar están dejando paso a películas más “comerciales”, más enfocadas a distraer durante un par de horas que a estremecer con sus historias. Pero en esa transición la cartelera española todavía recibirá cintas que son, cuanto menos, diferentes. Y hoy viernes, 19 de febrero, va a ser uno de esos días. Comedias ácidas, cintas de acción, animación sorprendente y hasta relatos de época se dan cita en la amplia variedad de novedades que llegan.

Entre ellas destaca, sin duda, ¡Ave, César!, nueva comedia escrita y dirigida por los hermanos Coen (A propósito de Llewyn Davis) que recupera el espíritu más irónico, ácido y crítico de los directores. Ambientada en el Hollywood de los años 50, la trama se centra en las peripecias de un “arreglaproblemas” de uno de los estudios, que entre otras cosas deberá enfrentarse al secuestro de una de las estrellas. Y como suele ser habitual en estos hermanos, el reparto está plagado de grandes nombres, entre los que destacan George Clooney (Tomorrowland: El mundo del mañana), Scarlett Johansson (Vengadores: La era de Ultrón), Channing Tatum (Los odiosos ocho), Ralph Fiennes (Spectre), Jonah Hill (El lobo de Wall Street), Josh Brolin (Everest), Tilda Swinton (Y de repente tú), Alden Ehrenreich (Blue Jasmine), Frances McDormand (serie Olive Kitteridge), Alison Pill (serie The Newsroom) y Christopher Lambert (Electric slide).

Para los amantes de la acción y los superhéroes se estrena Masacre, traslación a la gran pantalla del conocido antihéroe de Marvel que supone el debut en el largometraje de Tim Miller y que narra los orígenes de Wade Wilson, un soldado de las fuerzas especiales convertido en mercenario que se somete a un experimento para luchar contra su enfermedad. Dicho experimento le otorga una curación acelerada y una serie de habilidades únicas, lo que le llevará a convertirse en Masacre y perseguir al hombre que ha acabado con su vida. Violencia y humor negro son las características de este personaje interpretado por Ryan Reynolds (Eternal), al que acompañan Morena Baccarin (serie Gotham), Gina Carano (Indomable), T.J. Miller (serie Silicon Valley), Style Dayne (Lecciones de amor) y Ed Skrein (Transporter Legacy).

Muy distinta es Anomalisa, propuesta de animación que sigue la banal existencia de un hombre deprimido y atormentado a pesar de tenerlo aparentemente todo. Marido, padre y autor de un libro de autoayuda superventas, su vida dará un vuelco durante un viaje de negocios en el que conocerá a una tímida comercial, en la que podría encontrar al amor de su vida. Charlie Kaufman (Cómo ser John Malkovich) es el autor de esta original película dirigida por él mismo en colaboración con Duke Johnson, y que tiene un reparto de voces integrado únicamente por David Thewlis (Macbeth), Jennifer Jason Leigh (Amores asesinos) y Tom Noonan (serie Daños y perjuicios).

El último de los estrenos norteamericanos, con colaboración canadiense en este caso, es Robots: La invasión, cinta de ciencia ficción y acción de 2014 que narra la invasión extraterrestre de una raza de robots que logran confinar a los humanos en sus casas mediante la implantación de unos chips. Si salen corren el riesgo de morir calcinados a manos de unas máquinas de matar tremendamente eficaces. La única esperanza parece estar en un grupo de jóvenes y en un plan para acabar con la nave nodriza que domina el cielo. Dirigida por Jon Wright (Tormented), la cinta está protagonizada por Gillian Anderson (serie La caza), Ben Kingsley (Aprendiendo a conducir), Callan McAuliffe (Soy el número cuatro), Milo Parker (Mr. Holmes) y Ella Hunt (Intruders).

Entre los estrenos europeos destacan las novedades españolas. Por un lado, La corona partida aborda las intrigas por la corona de Castilla entre Fernando V y Felipe el Hermoso, padre y marido respectivamente de Juana, legítima heredera al trono. Jordi Frades, director de la serie Isabel, es el responsable de poner en imágenes esta historia protagonizada por Rodolfo Sancho (Las nornas), Irene Escolar (Un otoño sin Berlín), Raúl Mérida (Reverso), Eusebio Poncela (La herencia Valdemar), José Coronado (Fuego) y Fernando Guillén Cuervo (Sangre de mayo).

Por otro, El mal que hacen los hombres narra, a modo de thriller, el mundo del narcotráfico y la violencia que conlleva. La historia se centra en un sicario y un médico anglosajón que esperan órdenes acerca de la joven hija de un narcotraficante que tienen secuestrada. La situación cambiará cuando un cuarto personaje entre en escena. Dirigida por Ramon Térmens (Negro Buenos Aires), la película está protagonizada por Daniel Faraldo (La hora de las sombras), Andrew Tarbet (Exodus: Dioses y reyes), Sergio Peris-Mencheta (Hablar), Priscilla Delgado (Los muertos no se tocan, nene) y Nikol Kollars (Sing for Darfur).

Desde Polonia llega Dioses, drama biográfico de 2014 dirigido por Lukasz Palkowski (Rezerwat) que aborda la vida de Zbigniew Religa, un cirujano del país que, en los años 80, luchó contra los cánones establecidos y los reparos sociales para llevar a cabo el primer trasplante de corazón con éxito. Tomasz Kot (Fotograf), Piotr Glowacki (Heavy mental), Magdalena Czerwinska (Kret), Rafal Zawierucha (Jack Strong) y Marian Zembala conforman el reparto principal.

Colombia, Argentina y Venezuela están detrás de El abrazo de la serpiente, aventura dramática que adapta el diario de Theodor Koch-Grunberg para narrar la relación que se establece entre un chamán de una tribu amazónica que ha decidido vivir aislado en la selva y un etnobotánico estadounidense, y que les llevará a cambiar su forma de ver el mundo. Ciro Guerra (Los viajes del viento) es el encargado de dirigir este film protagonizado por Jan Bijvoet (Borgman), Antonio Bolivar, Brionne Davis (Savaged) y Nibio Torres.

También sudamericana, en este caso de Brasil, es la cinta de animación El niño y el mundo, realizada por Alê Abreu (Garoto cósmico) en 2013. Su trama aborda la imagen del mundo que tiene un niño, tanto de los problemas como de la propia forma de las cosas. Así, la animación es tan sencilla y dinámica como la de un niño, combinando colores y una banda sonora que no siempre se ajusta a la visión de los adultos.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: