‘Objetivo: Washington D.C.’: habrá bajas, pero serás tú


Los espectadores más jóvenes, aquellos que han crecido con la saga ‘Transformers’ o ‘Fast & Furious’, tal vez solo conozcan por referencias, o como cine “clásico”, que hubo una época en la que el cine de acción era más artesanal que digital, en el que lo importante eran los personajes y una buena ejecución visual más que la espectacularidad de los efectos. Hoy en día es difícil encontrarlo, y precisamente por eso la saga protagonizada por Gerard Butler (Un hombre de familia) resulta tan refrescante en el panorama cinematográfico actual.

No es un alarde de originalidad. De hecho, Objetivo: Washington D.C. es bastante previsible (al villano “activo” se le identifica casi desde el principio, y al villano “en la sombra” un poco más tarde). Y sin duda, si alguien quiere buscarle la lógica a algunas de sus secuencias sencillamente va a fracasar. Pero eso es algo que va implícito en este tipo de historias. Superado eso, lo que nos encontramos es un relato sencillo, directo, cargado de humor, acción y efectividad que explota al máximo las posibilidades de sus actores y de sus escenarios, construyendo un crescendo dramático que utiliza buena parte de los recursos que ya se han demostrado efectivos en estas historias.

En este sentido, esta tercera parte de la saga tiene el aroma de otras cintas de aventuras y de acción de los años 80 y 90. Desde la traición del amigo hasta la presencia del padre que todavía puede enseñar algo a su hijo, la película bebe de numerosos referentes para revelarse como un entretenimiento puro, sin más ambición que la que puede tener cualquiera de las tres películas que conforman esta trilogía. Simplemente, sabe lo que es, ofrece lo que puede ofrecer y lo hace con honestidad y calidad en su propuesta. Tal vez no sea mucho para los estándares de hoy en día, pero desde luego logra dejar un buen sabor de boca con sus aciertos y sus fallos, que son muchos en ambos lados de la ecuación.

Desde luego, Objetivo: Washington D.C. tiene muchos errores, tanto en su desarrollo como en su planteamiento de guión. Y por supuesto, que nadie exija realismo. Pero Butler vuelve a demostrar el interés que despierta, cómo es capaz de acaparar toda la atención de cualquier historia por muy buenos actores que le rodeen. Carga sobre sus hombros el peso del relato, y es él el que es capaz de elevar el tono y la calidad del mismo en muchas ocasiones gracias a ese equilibrio que encuentra entre la ironía, la chulería y la gravedad de las situaciones que vive su personaje. La historia es simple, arquetípica y previsible. Pero es el tratamiento que necesita (en su gran mayoría al menos) para permitir que brillen otros aspectos de la trama. Y lograr ese delicado punto intermedio sigue siendo un arte al alcance de pocos. Como dice el personaje de Butler en un momento dado: “Habrá bajas, pero no serás tú”.

Nota: 7/10

Anuncios

Butler es el ‘Objetivo: Washington D.C.’ del resto de estrenos


Terminamos agosto prácticamente igual a como empezó, es decir, con un buen puñado de estrenos sin que ninguno de ellos sea, a priori, un gran atractivo para el masivo público. Eso no quiere decir que alguno de los títulos de este viernes día 30 no tenga atractivo suficiente como para dar una sorpresa en la cartelera española.

Sin duda la cinta con más posibilidades es Objetivo: Washington D.C., tercera entrega de la saga de acción hollywoodiense protagonizada por Gerard Butler (Keepers. El misterio del faro), quien retoma el personaje de Mike Banning para volver a situarle ante una conspiración que amenaza al mundo. En esta ocasión, sin embargo, el principal sospechoso es él después de que el presidente de los Estados Unidos quede en coma por un intento de asesinato. Retenido por sus propios compañeros, el agente secreto se verá obligado a escapar y convertirse en un fugitivo para poder limpiar su nombre, encontrar a los verdaderos responsables y salvar a su familia y a su país. Ric Roman Waugh (El mensajero) se pone tras las cámaras de este film cuyo reparto se completa con Morgan Freeman (El cascanueces y los cuatro reinos), Piper Perabo (Mariposa negra), Jada Pinkett Smith (serie Gotham), Nick Nolte (Un paseo por el bosque), Tim Blake Nelson (Colossal) y Danny Huston (El Gordo y el Flaco), entre otros.

Estados Unidos y Australia colaboran para llevar a la gran pantalla Dora y la ciudad perdida, primera película en imagen real de los famosos personajes de la serie de animación Dora la exploradora. La trama sitúa a la joven de vuelta en la civilización después de pasar la mayor parte de su vida explorando la jungla, y teniendo que enfrentarse a la aventura que supone el instituto. Pero cuando sus padres son secuestrados Dora no tarda en organizar un equipo con su mejor amigo, el mono Botas, un misterioso habitante de la jungla y varios compañeros de instituto para rescatarles, resolviendo de paso el misterio que oculta una ciudad de oro. Dirigida por James Bobin (Alicia a través del espejo), la película está protagonizada por Isabela Moner (Transformers: El último caballero), Eva Longoria (Lowriders), Michael Peña (Ant-Man y la Avispa), Eugenio Derbez (Geostorm), Temuera Morrison (Aquaman), Adriana Barraza (First Law) y Benicio del Toro (Sicario: El día del soldado).

También procede de Hollywood, esta vez junto a Francia, Playmobil: La película, cinta de animación que sigue la estela de Lego y que lleva a los famosos muñecos a la gran pantalla con una aventura que arranca cuando un joven desaparece en el mágico mundo de Playmobil. Será su hermana Marla quien salga a buscarle, iniciando un viaje por un mundo desconocido en el que deberá superar desafíos y en el que hará nuevos amigos. Ópera prima de Lino DiSalvo, cuya experiencia siempre ha estado ligada a departamentos de animación, la cinta cuenta con Anya Taylor-Joy (Múltiple) y Gabriel Bateman (Nunca apagues la luz) como pareja protagonista, a los que se suman las voces, en la versión original, de Daniel Radcliffe (Imperium), Jim Gaffigan (Supermaderos 2), Adam Lambert (serie Glee), Kenan Thompson (Brother Nature) y la cantante Meghan Trainor.

Ambos países también colaboran en Anna, nueva película escrita y dirigida por Luc Besson (Lucy) que, como muchos títulos de su filmografía, tiene como protagonista a una bella joven cuya aparente fragilidad esconde en realidad a una de las asesinas más temidas del mundo. Un secreto le obligará a desatar su fuerza y sus habilidades en un viaje que dejará un camino de víctimas. Thriller y acción son los ingredientes de esta historia con Sasha Luss (Valerian y la ciudad de los mil planetas), Helen Mirren (Winchester: La casa que construyeron los espíritus), Luke Evans (La Bella y la Bestia), Cillian Murphy (Dunkerque), Lera Abova y Alexander Petrov (Lyod) como principales actores.

Pasamos a los estrenos puramente europeos con Quien a hierro mata, thriller dramático español dirigido por Paco Plaza (Verónica) que tiene como protagonista a un hombre ejemplar que trabaja en una residencia de ancianos como enfermero. Allí llega un día el narco más conocido de la zona, recién salido de la cárcel. El negocio familiar está en manos de los hijos, pero un fallo en una operación les genera una gran deuda con un proveedor colombiano. Uno de ellos recurrirá al enfermero para que convenza a su padre de que asuma la deuda. Pero el enfermero tiene sus propio objetivo. Luis Tosar (Yucatán) encabeza un reparto en el que también encontramos a Xan Cejudo, Ismael Martínez (De chica en chica), Enric Auquer (Framed), María Vázquez (Trote), Pablo Guisa Koestinger (El habitante), Daniel Currás (Heroína) y Víctor Duplá (serie Fariña).

España y Venezuela colaboran en La noche de las dos lunas, drama de 2018 cuyo argumento arranca cuando una mujer, en su tercer mes de embarazo, descubre que el bebé que espera no tiene su ADN. En la clínica donde se realizó el tratamiento reconocen haber cometido un error, intercambiando su embrión con el de otra pareja que ha sufrido un aborto. Su decisión de continuar el embarazo y tener el bebé iniciará una batalla legal por parte de los padres biológicos. Dirigida por Miguel Ferrari (Azul y no tan rosa), la película está protagonizada por Prakriti Maduro (Tamara), Mariaca Semprún (El peor hombre del mundo), María Barranco (La daga de Rasputín), Luis Gerónimo Abreu (Liz en septiembre) y Albi de Abreu (Diario de Bucaramanga).

La cinta más internacional es Tu fotografía, drama romántico con capital estadounidense, alemán e indio que narra la vida de un joven que trabaja como fotógrafo callejero, enviando casi todo el dinero a su abuela. Cuando esta le insiste en que se case, él le manda una fotografía de una joven diciendo que es su prometida. El enredo aumenta cuando la anciana insiste en organizar una reunión familiar, por lo que el chico tendrá que buscarla y pedirla que se haga pasar por aquello que no es. Ella, introvertida y tímida, decide aceptar en un impulso que abrirá la puerta a una aventura que unirá la tradición y la modernidad. Ritesh Batra (Nosotros en la noche) escribe y dirige esta cinta cuyo reparto está encabezado por Nawazuddin Siddiqui (Manto), Sanya Malhotra (Dangal), Sachin Khedekar (Judwaa 2), Denzil Smith (Ishq forever), Brinda Trivedi y Lubna Salim (OMG: Oh my god!).

Desde India llega Saaho, segunda película como director y guionista de Sujeeth (Run Raja Run). Su argumento, a medio camino entre la acción y el thriller, gira en torno a una batalla de poder en los más altos escalafones. Una batalla que deja episodios no relacionados e independientes, pero que se entrelazarán para revelar una serie de juegos mentales. Entre los principales intérpretes encontramos a Shraddha Kapoor (Haider), Prabhas (Chakran), Mandira Bedi (O Teri), Jackie Shroff (Ventilator), Neil Nitin Mukesh (Prem ratan dhan payo) y Chunky Pandey (Housefull 3).

Terminamos este repaso con El hotel a orillas del río, drama surcoreano de 2018 que escribe y dirige Hong Sang-soo (La cámara de Claire) y que tiene como protagonista a una poeta que se hospeda en un hotel junto a un río. Desde allí convoca a sus dos hijos, a los que no ve desde hace tiempo. Todo parece estar motivado por la impresión de que va a morir. Mientras padre e hijos se ponen al día, llega al hotel una joven engañada por su pareja. Dos historias sin relación ninguna que se verán entrelazadas con una repentina nevada. Gi Ju-bong (Ahora sí, antes no), Kim Min-hee (La doncella), Kwon Hae-hyo (Geu-hu), Song Seon-mi (En la playa de una sola noche) y Yoo Joon-Sang (Lo tuyo y tú) encabezan el reparto.

‘El mensajero’: todo por mi hijo… y por los actores


Barry Pepper, Susan Sarandon y Dwayne Johnson protagonizan 'El mensajero', de Ric Roman Waugh.En España somos muy dados a criticar de forma casi despectiva todo lo que producimos, o casi todo. El cine ha sufrido durante años, y no sin cierta razón, una serie de críticas negativas agrupadas bajo el paraguas de que todo lo que hacemos trata siempre los mismos temas y tiene una calidad bastante pobre. Para aquellos que tal vez no lo sepan, eso ocurre en todos los rincones del mundo, incluido Estados Unidos. Prueba de ello es este thriller con ciertas dosis de acción que protagoniza Dwayne Johnson (El rey Escorpión), una historia tan plana como su actor principal y que ha llegado a donde ha llegado gracias al reparto que tiene, nada más (y nada menos).

Basada en la historia real de un padre coraje, la trama es excesivamente televisiva, con unos giros dramáticos que no solo son previsibles, sino que aportan poco al desarrollo de los acontecimientos, los cuales parecen anunciar con luces de neón e indicadores gráficos cuál va a ser el final. A esa imagen de mediocridad contribuye sin lugar a dudas la labor de Ric Roman Waugh (Felon), director especializado en tramas menores de intriga y acción cuya planificación, salvo casos contados, deja bastante poco a la imaginación formal. Visto de otro modo, todos los elementos se confabulan para ofrecer al espectador un telefilm venido a más cuyo interés radica, aunque sea de forma secundaria, en sus actores y ese conato de crítica social que se asoma en algunos momentos.

Una crítica social que centra su mirada en los desequilibrios del sistema legal de Estados Unidos, donde un joven en primera condena que trafica con drogas tiene una pena de cárcel mayor que un violador o un pederasta. Cosas de la justicia. Y aunque a lo largo del metraje (unos excesivos 112 minutos) el mensaje intenta salir a flote, la indeterminación del guión por optar por un género concreto lo sepulta hasta el texto final que desvela por completo sus intenciones. En cualquier caso, siempre quedan las secuencias de acción, de lo mejor del film, y los actores, sobre todo una Susan Sarandon (Pena de muerte) cínica en su labor de fiscal, y un Barry Pepper (La milla verde) que aporta mucho a pesar de su barba de chivo más que el propio Johnson, un intérprete cuya mayor virtud reside en su físico, y que en esta ocasión se muestra claramente irregular.

Y a pesar de todo entretiene, sobre todo a medida que la intriga relacionada con el cártel de drogas gana presencia. El problema, o mejor dicho algunos de los múltiples problemas, es que dicha intriga, meollo de la película en sí mismo, se toma su tiempo, puede que demasiado. Junto a la previsibilidad de la historia convierte a El mensajero en la típica cinta de sobremesa que distrae durante casi dos horas, pero que se olvida tan pronto como empiezan sus títulos de crédito. Lo que hace un buen plantel de actores. Si no fuera por ellos, a duras penas hubiera sido editada en DVD directamente.

Nota: 5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: