‘Liga de la Justicia’: en busca de la unidad


Puede que la estrategia de Warner Bros.DC Cómics con las adaptaciones de los superhéroes a la gran pantalla no sea clara, pero si algo puede asegurarse casi con rotundidad es que Zack Snyder (Watchmen) ha conseguido unirlos a los principales personajes en una obra fresca, entretenida, dinámica y narrativamente sólida, al menos lo suficiente como para no derivar en un producto extenso y carente de ritmo.

Y el reto no era precisamente sencillo, teniendo en cuenta que a diferencia de Marvel, tan solo tienen película propia algunos de los protagonistas. Sin embargo, el desarrollo dramático de Liga de la Justicia, lejos de apostar por una consecución de diálogos innecesarios o secuencias de acción apabullantes sin demasiada narrativa, opta por presentar a los protagonistas en su ambiente, con una sencilla acción o algún diálogo enfocado a desarrollar la trama. A esto se suma la presentación del conflicto, con un villano al que son incapaces de derrotar de forma individual, sentando a su vez las bases de todo el desarrollo posterior y de las decisiones tomadas que se convierten, por extensión, en interesantes puntos de giro. Por supuesto, esto no quiere decir que estemos hablando de una película que pueda ser considerada sobresaliente. Existen varios puntos débiles en su guión, entre ellos las motivaciones de algunos personajes, que quedan definidas de forma algo esquemática, o la falta de profundidad en las relaciones entre los personajes, que debilitan a su vez algunas partes del desarrollo.

Con todo, esto puede que no debiera ser considerado como una debilidad. Porque la realidad es que esta cinta no pretende erigirse como un referente. Al contrario, parece planteada como un entretenimiento. Muy bueno, pero entretenimiento al fin y al cabo. Y en esto Snyder es un maestro. Alejado del abuso que ha hecho en los últimos films de sus más característicos recursos (cambios de ritmo, cámaras lentas, etc.), el director apuesta por un aspecto formal más sobrio, en el que deja su personal huella pero que permite respirar al espectador. A pesar de las carencias del apartado de efectos digitales, lo cierto es que la labor tras las cámaras ofrece, por ejemplo, un final digno de un film de estas características, amén de varios momentos dramáticos brillantes en los que se aprovechan todos los elementos, desde los efectos hasta la fotografía o el sonido.

Desde luego, Liga de la Justicia no es una obra cúlmen del género superheróico, pero cumple su objetivo. Es más, lo hace brillantemente. Snyder logra quitarse ciertas obsesiones para narrar una historia sólida, fresca y dinámica en la que el humor hace de puente entre la acción y el drama. Su reparto, aunque irregular en sus interpretaciones (Gal Gadot vuelve a ser la mejor con mucha diferencia), desprende una comodidad pocas veces vista, lo que ayuda a que la historia adquiera un ritmo propio en las diferentes historias secundarias que se dan cita en esta aventura. No es perfecta, pero sí sienta las bases, en la línea que ya lo hizo Wonder Woman, para el futuro de las adaptaciones de esta casa.

Nota: 7/10

Anuncios

‘Liga de la Justicia’ se presenta ante los espectadores españoles


Llegó el día. Este viernes, 17 de noviembre, llega a los cines de toda España uno de los estrenos más esperados por los fans en la que es, junto a la nueva entrega de Star Wars, una de las citas más importantes de la cartelera en este tramo final del año. Pero para aquellos que busquen algo más que el blockbuster de la semana, diversos son los títulos nuevos que aterrizan en las salas, desde el drama humano hasta el thriller, pasando por la comedia con tintes sociales.

Pero comencemos por Liga de la Justicia, adaptación de las aventuras de los superhéroes de DC Cómics que reúne a los principales personajes para enfrentarse a un mal mayor de lo que han visto hasta ahora. La trama comienza tiempo después del final de Batman v Superman: El amanecer de la justicia (2016), cuando Batman decide reclutar a un grupo de metahumanos impulsado por el sacrificio de Superman y su renovada fe en la Humanidad. Acción, espectáculo y ciertas dosis de humor se dan cita en este film dirigido por Zack Snyder (El hombre de acero) y protagonizado por, entre otros, Ben Affleck (Vivir de noche), Henry Cavill (Operación U.N.C.L.E.), Gal Galot (Wonder Woman), Jason Momoa (Una bala en la cabeza), Ezra Miller (Las ventajas de ser un marginado), Ray Fisher, Amber Heard (La chica danesa), Amy Adams (La llegada), Jesse Eisenberg (Ahora me ves 2), Connie Nielsen (Las confesiones), Diane Lane (París puede esperar), Jeremy Irons (Assassin’s Creed) y J.K. Simmons (El muñeco de nieve).

Entre los estrenos europeos destaca la británica Una razón para vivir, drama basado en la historia real de Robin y Diana Cavendish, una pareja de aventureros cuyas vidas cambian para siempre cuando él queda paralizado por la polio, situación que juntos afrontan para tratar de mantener una vida corriente. El actor Andy Serkis (Gollum en la saga de El Señor de los Anillos) debuta tras las cámaras dirigiendo a Andrew Garfield (Silencio), Claire Foy (serie The Crown), Tom Hollander (La promesa), Camilla Rutherford (Absolutamente fabulosas) y Ed Speleers (Alicia a través del espejo) como principales actores.

Francia y Bélgica colaboran en Con los brazos abiertos, comedia de marcado carácter social cuyo argumento arranca cuando un humorista casado con una millonaria acepta el reto de acoger en su casa a los más necesitados, como de hecho anima a hacer a todo el mundo siempre que puede. Dicho y hecho, al día siguiente se presenta en su casa un curioso grupo que pondrá a prueba su capacidad de predicar con el ejemplo. Philippe de Chauveron (Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Christian Clavier (Una bolsa de canicas), Ary Abittan (Fatal), Elsa Zylberstein (Primavera en Normandía), Cyril Lecomte (Mea culpa) y Nanou Garcia (Zouzou).

La producción española tiene a El autor como su principal representante. Adaptación de una novela de Javier Cercas, y dirigida por Manuel Martín Cuenca (Caníbal), esta comedia dramática gira en torno a un hombre cuyo sueño es ser escritor. Con una vida gris y sin talento, todo lo que crea es anodino y carente de interés, al contrario que su mujer, que sin pretenderlo crea un best-seller. Dispuesto a hacer su sueño realidad, indaga en los secretos de la novela junto a un profesor de escritura, comprendiendo que toda ficción surge de la realidad. Comienza entonces a manipular a sus vecinos para crear la historia perfecta, pero toda decisión tiene sus consecuencias. El reparto está encabezado por Javier Gutiérrez (1898. Los últimos de Filipinas), Antonio de la Torre (Que Dios nos perdone), María León (Cuerpo de élite), Adriana Paz (Hilda), Tenoch Huerta (La carga) y Adelfa Calvo (La isla mínima).

España también produce El vientre de Europa, drama escrito, dirigido y protagonizado por Juan Pinzás (Días de boda) que combina fantasía y misterio para narrar el viaje introspectivo de un cineasta desde el vientre de su madre al vientre de Europa, uniendo pasado, presente y futuro a través de dos ciudades como Berlín y Madrid. Junto a Pinzás encontramos en el reparto a Elke Krüger, Katherine Sorel y María Villar (La princesa de Francia).

Entre el resto de estrenos europeos también encontramos Jupiter’s Moon, drama de ciencia ficción con capital húngaro y alemán cuyo argumento se centra en los intentos de un joven sirio por cruzar la frontera hacia Europa junto a su padre. Cuando están a punto de conseguirlo son interceptados por la policía húngara, que dispara al joven. En lugar de morir, este se eleva por el aire. El milagro se repite en ante los ojos de un corrupto médico de un campo de refugiados, que tratará de explotar el talento del recién llegado. Dirigida por Kornél Mundruczó (Lányok), la cinta está protagonizada por Mónika Balsai (Un hada llamada Liza), Merab Ninidze (Rehenes), György Cserhalmi (Mephisto) y Zsombor Jéger (Kincsem).

También aterriza en la cartelera lo nuevo de Baltasar Kormákur (Everest), titulado Medidas extremas. A medio camino entre el drama y el thriller, la trama comienza cuando un cirujano felizmente casado y con dos hijas ve cómo su mundo empieza a desmoronarse cuando su hija mayor comienza una relación con un traficante de drogas. La mala influencia de este tanto en la joven como en la familia llevarán al médico a límites que nunca imaginó. Kormákur da vida al protagonista en un reparto en el que también destacan Hera Hilmar (We are the freaks), Ingvar Eggert Sigurðsson (De caballos y hombres) y Gísli Örn Garðarsson (Brim).

Desde Colombia llega Los Nadie, debut en el largometraje de Juan Sebastián Mesa que gira en torno a cinco jóvenes que se conocen y malviven en las calles de una ciudad hostil mientras sueñan con un viaje que les permita escapar de ese entorno. Los debutantes Esteban Alcaraz, Camila Castrillón, Angélica Puerta, Alejandro Pérez Ceferino y Luis Felipe Álzate son los protagonistas de este drama.

Japón produce, en colaboración con Francia, el drama romántico Hacia la luz, nuevo trabajo escrito y dirigido por Naomi Kawase (Una pastelería en Tokio) que narra la relación entre una mujer que hace audiodescripciones de películas y un fotógrafo que está a punto de perder la vista. A pesar de sus diferencias, ambos encontrarán una conexión a través del cine. Masatoshi Nagase (Five to Nine) y Ayame Misaki (Ataque a los titanes) dan vida a la pareja protagonista, que está acompañada por Tatsuya Fuji (Watashi no otoko), Mantarô Koichi (Rinne) y Noémie Nakai (Death Note. El nuevo mundo).

La animación tiene como único representante a La Isla de los Monstruos, producción mexicana cuya trama comienza cuando un joven inicia un viaje a Isla Calaca cuando descubre que puede transformarse en un monstruo. Allí conocerá todo tipo de seres extraños con los que vivirá una aventura que cambiará su vida. Leopoldo Aguilar (El secreto del medallón de jade) dirige esta propuesta a la que ponen voz Fiona Hardingham (El último baile), Roger Jackson (la voz al teléfono en Scream), Jenifer Beth Kaplan, Eric Larsen y Katie Leigh (Jake and the giants).

Dos propuestas españolas copan la oferta documental de la semana. Por un lado, Los demás días es una obra escrita y dirigida por Carlos Agulló (Plot for peace) que sigue el trabajo del doctor Pablo Iglesias, médico de cuidados paliativos con el que la cinta aborda la cuestión de vivir bien hasta el último momento, de cuidar la vida más que ofrecer a los pacientes una muerte digna.

Por otro, Arte al agua narra la vida a bordo de un barco de arrastre en Terranova, recogiendo para ello testimonios de los pescadores. Olivier van der Zee (Encierro) escribe y dirige el film.

‘Vivir de noche’: el pasado siempre vuelve


Ben Affleck dirige y protagoniza 'Vivir de noche'.Con cada película que hace, Ben Affleck (Argo) se confirma por partida doble. Se confirma con un director más que notable, con un lenguaje narrativo sobrio a la par que bello y sumamente expresivo. Y se confirma como un actor muy limitado, sobre todo si da vida a personajes con una expresividad relativamente alta. Su último film como director, guionista y actor confirman la máxima, lo que puede llegar a dejar un sabor agridulce en el paladar para los amantes del cine de gánsteres y, en general, para los amantes del buen cine.

En efecto, Vivir de noche es un film completo y complejo en el que más allá de la violencia del mundo en el que se desarrolla la trama, durante la Ley Seca de Estados Unidos, se aborda en realidad la evolución de una sociedad convulsa, marcada por una Gran Depresión y el miedo a lo diferente. En este marco, Affleck desarrolla una historia (basada en una novela de Dennis Lehane, autor de ‘Mystic River’ o ‘Shutter Island’) de un modo extremadamente lineal pero con muchas ramificaciones que enriquecen la aparente simplicidad de la propuesta. Con un reparto de altura y una factura técnica impecable, la cinta aborda temas como el racismo, la violencia y, sobre todo, el modo en que el pasado marca nuestras vidas incluso cuando parece que ha quedado definitivamente enterrado. El final, en este sentido, es tan impactante como esclarecedor. La historia, asimismo, está salpicada de secuencias de acción brillantemente ejecutadas, sobre todo el clímax final.

El problema es el propio Affleck. Si bien es cierto que su personaje adolece de cierta melancolía durante buena parte del metraje, el actor no logra imprimirle la naturalidad que debería, sobre todo en la segunda mitad de la trama. De hecho, contrasta sobremanera con el resto del reparto y, especialmente, con los personajes con los que comparte más planos. No son pocos los momentos en los que resta emotividad y dramatismo a las escenas compartidas, amén de un discurso pro igualdad racial que, aunque intenso, está enunciado con una falta de sentimiento bastante evidente. Todo ello termina por afectar a algunas partes del desarrollo dramático.

Puede que Vivir de noche no sea una película intensa, pero sin duda es una obra muy rica en matices. Tanto que es importante no perder detalle del desarrollo de la trama. Con un equilibrio espléndido entre drama y acción, entre el bien y el mal, Affleck logra como director una cinta compleja que reflexiona sobre el modo en que nuestras acciones tienen consecuencias, sobre cómo el pasado nos acosa hasta encontrarnos en el momento que menos se espera. Todo ello en un contexto social que muchas veces se pasa por alto en este tipo de films. El problema es, como suele ocurrir en sus películas, que él mismo se pone delante de las cámaras. Aunque, hay que reconocerlo, no es algo insalvable en este caso.

Nota: 7,5/10

‘Lion’ lidera unos estrenos múltiples que invitan a ‘Vivir de noche’


Estrenos 27enero2017Último fin de semana de enero, y como ha venido siendo habitual desde que comenzara 2017, a la cartelera llegan novedades con aroma a Oscar y premios en general. De hecho, la principal película de este viernes, 27 de enero, fue una de las más nominadas en los últimos Globos de Oro y ha acaparado unas cuantas nominaciones a los premios de la Academia de Hollywood. Pero junto con ella aterrizan propuestas para todos los públicos que van desde el thriller hasta la animación.

Comenzamos el repaso con Lion, adaptación del libro de Saroo Brierley en el que narra su viaje para reencontrarse con su familia después de 25 años. La trama arranca cuando, de pequeño, se pierde en un tren y se ve obligado a vivir solo en Calcuta, donde una familia australiana le adopta. Años después, y convertido en un hombre, regresa sobre sus pasos y sus recuerdos para localizar a aquellos que perdió hace tanto tiempo. Dirigido por Garth Davis, que debuta de este modo en el largometraje de ficción, este interesante drama coproducido entre Estados Unidos y Australia está protagonizado por Dev Patel (Chappie), Nicole Kidman (El editor de libros), Rooney Mara (Carol), David Wenham (300: El origen de un imperio) y Nawazuddin Siddiqui (Kick), entre otros.

Desde Hollywood llega Vivir de noche, nuevo trabajo de Ben Affleck (Argo) como director en el que adapta una novela de Dennis Lehane. El argumento se centra en un grupo de gángsteres en plenos años 20, durante la Ley Seca. Buscando prosperar en su negocio, se trasladan a Florida, donde no solo deberán hacer frente a la competencia y al Ku Klux Klan, sino al pasado que arrastran con ellos. Protagonizada por el propio Affleck, la cinta cuenta con un notable reparto en el que destacan nombres como Sienna Miller (Burnt), Zoe Saldana (Star Trek: Más allá), Elle Fanning (The neon demon), Chris Cooper (Agosto), Brendan Gleeson (En el corazón del mar), Chris Messina (serie The newsroom) y Clark Gregg (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.).

Este viernes también supone el regreso de M. Night Shyamalan (La visita) al thriller con dosis de terror. Múltiple narra la historia de un hombre con un trastorno de identidad disociativa que tiene un total de 23 personalidades. Su vida da un giro cuando una de ellas le lleva a secuestrar a tres jóvenes. La historia, escrita también por el director indio, tiene como principal protagonista a James McAvoy (X-Men: Apocalipsis), al que acompañan Anya Taylor-Joy (La bruja), Betty Buckley (El incidente), Brad William Henke (The tank) y Haley Lu Richardson (Bronce).

Y nueve años después de su última película como director, Sean Penn (Caza al asesino) regresa tras las cámaras con Diré tu nombre, drama ambientado en los conflictos bélicos de África y que gira en torno a la relación entre la directora de una agencia de ayuda internacional y un apasionado médico que ha dedicado buena parte de su vida a salvar vidas en el continente. Lo que comienza como un apasionado romance se sembrará de dudas cuando las decisiones que él tomó en el pasado terminen por influir en la relación. Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera) y Javier Bardem (El consejero) dan vida a la pareja protagonista, y están acompañados por Adèle Exarchopoulos (Los anarquistas), Jean Reno (Escuadrón de élite) y Jared Harris (Operación U.N.C.L.E.).

El thriller también define la historia de Como perros salvajes, adaptación de la novela de Edward Búnker cuyo argumento se centra en tres ex convictos contratados para llevar a cabo un secuestro en Los Ángeles. Sin embargo, el trabajo sale mal y se verán obligados a iniciar una carrera en la que no solo tratarán de salvar sus vidas, sino que lucharán por no volver a la cárcel. Paul Schrader (Adam resucitado) se pone tras las cámaras en este film protagonizado por Nicolas Cage (Policías corruptos), Willem Dafoe (Pasolini), Reynaldo Gallegos (El francotirador) y Magi Avila (La reyna del pacífico).

Estados Unidos, Reino Unido y China colaboran en Billy Lynn, drama bélico basado en la novela de Ben Fountain cuyo argumento se centra en un grupo de soldados que se convierten en héroes tras una angustiosa batalla en Irak. Uno de ellos, un joven de 19 años, verá cómo sus vidas son convertidas en espectáculo a su regreso a Norteamérica, iniciando una gira de la victoria que nada tiene que ver con lo que realmente vivieron en Oriente Medio. Dirigida por Ang Lee (La vida de Pi), la cinta cuenta en su reparto con el debutante Joe Alwyn, Steve Martin (El gran año), Kristen Stewart (Café Society), Garrett Hedlund (Pan: Viaje a Nunca Jamás), Vin Diesel (El último cazador de brujas) y Chris Tucker (El lado bueno de las cosas).

El terror tiene a su máximo representante en Somnia. Dentro de tus sueños, cinta dirigida por Mike Flanagan (Hush) en la que una pareja decide adoptar a un niño al que le aterroriza dormir. Aunque al principio creen que se debe al traumático pasado del pequeño, poco a poco descubren que sus sueños se proyectan en la realidad, por lo que muchas veces las terribles pesadillas que tiene adquieren forma física. Para poder salvarse deberán averiguar qué se esconde tras los sueños del niño. Kate Bosworth (Hombres de élite), Thomas Jane (El velo), Jacob Tremblay (La habitación), Annabeth Gish (Tierra de asesinos) y Dash Mihok (serie Ray Donovan) encabezan el reparto.

En lo que a estrenos europeos se refiere, El último rey es una propuesta de aventuras y acción con capital noruego, danés, irlandés y húngaro cuya trama se ambienta en la Noruega de 1206. En plena cruenta guerra civil el rey agoniza en su lecho de muerte, pero en secreto nace uno de sus hijos, destinado a sucederle en el trono. Los enemigos del monarca ponen precio a la cabeza del bebé, y tan solo dos fieles soldados, dispuestos a sacrificarlo todo, se interpondrán para que el niño llegue a convertirse algún día en el nuevo rey de Noruega. Dirigida por Nils Gaup (En busca de la estrella del Navidad), la película está protagonizada por Jakob Oftebro (serie 1864), Nikolaj Lie Kaas (El niño 44), Thorbjørn Harr (serie Vikingos), Kristofer Hivju (serie Juego de tronos) y Pål Sverre Hagen (La leyenda de Ragnarok).

Francia y Canadá colaboran en Ballerina, aventura familiar de animación que dirigen a cuatro manos Eric Summer y Éric Warin, ambos debutantes en el largometraje de ficción. El argumento gira en torno a una joven huérfana cuyo único sueño es convertirse en bailarina. Para ello contará con la ayuda de su mejor amigo y de un inventor, con los que vivirá múltiples aventuras en un París mágico. Entre las voces originales encontramos las de Elle Fanning, que esta semana repite estreno, Dane DeHaan (Condenados), la cantante Carly Rae Jepsen y Maddie Ziegler.

Fuera de Europa destaca la surcoreana El imperio de las sombras, nuevo film escrito y dirigido por Kim Jee-woon (El último desafío) cuya trama, ambientada a finales de los años 20, durante la ocupación japonesa de Corea, aborda un juego de espías en el que la resistencia trata de destruir una base japonesa en Seúl. En medio del conflicto se encuentra un policía que colabora con los japoneses pero que se siente obligado a colaborar en una causa mayor. En el reparto destacan nombres como los de Lee Byung-hun (Los siete magníficos), Song Kang-ho (Sado), Gong Yoo (Train to Busan), Park Hee-soon (Ga-bi), Eom Tae-goo (Cha-i-na-ta-un) y Han Ji-min (Yeok-rin).

Desde Chile llega Las Plantas, drama de 2015 que gira en torno a una joven de 17 años que cuida de su hermano en estado vegetativo y que sobrevive gracias a su madre, que está en el hospital. Fan de los cómics, un día descubre un extraño ejemplar cuya historia llevará a la chica a descubrir su sexualidad y a un mundo en el que fantasía y realidad se mezclan. Ópera prima de Roberto Doveris, la cinta está protagonizada por Ingrid Isensee (El bosque de Karadima), Ernesto Meléndez (serie Vuelve temprano), Mauricio Vaca (Miguel San Miguel) y Violeta Castillo.

El documental tiene como representante El fin de ETA, producción española dirigida por Justin Webster (Seré asesinado) en torno a las conversaciones que durante años mantuvieron en el caserío Txillarre, de Elogiar (Gipuzkoa), el líder del PSOE vasco Jesús Eguiguren y el líder de Batasuna, Arnaldo Otegui. Un diálogo personal que adquirió mayor trascendencia cuando en 2004 el PSOE llegó al Gobierno de España de la mano de José Luis Rodríguez Zapatero.

‘La chica del tren’ se detiene en la cartelera española


Estrenos 21octubre2016El mes de octubre no está siendo especialmente llamativo en lo que a estrenos se refiere. En efecto, han llegado a la cartelera española títulos más o menos esperados, pero ninguno de ellos parece alcanzar las expectativas puestas en sus historias. De ahí que este viernes, 21 de octubre, sea una oportunidad única para lograr que crítica y público se aúnen para avalar una de las películas más esperada de estas semanas, que por cierto no llega sola.

Hablamos de La chica del tren, adaptación de la conocida novela de Paula Hawkins que gira en torno a una mujer que cada día, de camino al trabajo, fantasea con la vida que lleva una pareja que ve desde el tren en el que viaja. Recientemente divorciada, todo cambia cuando ve desde la ventanilla un suceso impactante que tendrá repercusiones inesperadas, y que la situará en una investigación que ella misma ha ayudado a iniciar. Intriga y drama se combinan en este thriller dirigido por Tate Taylor (Criadas y señoras) y que protagonizan Emily Blunt (Sicario), Rebecca Ferguson (Hércules), Haley Bennett (Los siete magníficos), Justin Theroux (serie The leftovers), Luke Evans (Immortals), Lisa Kudrow (serie Friends), Edgar Ramírez (Joy), Laura Prepon (serie Orange is the new black) y Allison Janney (El hogar de Miss Peregrine para niños peculiares).

Desde Hollywood también llega El contable, nuevo thriller de acción para Ben Affleck (Batman v Superman: El amanecer de la Justicia) que dirige Gavin O’Connor (La venganza de Jane) y cuya trama se centra en un erudito de las matemáticas que, a través de una supuesta gestoría de un pequeño pueblo de Estados Unidos, hace de contable autónomo para algunas de las organizaciones más peligrosas del mundo. Pero cuando Hacienda pone el foco sobre su tapadera acepta un cliente legal. Lo que descubrirá allí pondrá en peligro su vida como nunca antes lo había estado. El reparto se completa con Anna Kendrick (Dando la nota – Aún más alto), J.K. Simmons (Whiplash), John Lithgow (Interstellar), Jeffrey Tambor (serie Transparent), Jon Bernthal (Corazones de acero) y Jean Smart (serie Fargo).

Muy diferente es la comedia adolescente Mike y Dave buscan rollo serio, que como se desprende de su título arranca cuando dos hermanos juerguistas ponen un anuncio en internet para encontrar la pareja perfecta con la que acudir a la boda hawaiana de su hermana. Las dos amigas que contestan al anuncio, sin embargo, podrán a prueba el propio carácter juerguista de los chicos. Dirigida por Jake Szymanski, quien debuta en el largometraje cinematográfico después de una larga trayectoria en televisión y el cortometraje, la película está protagonizada por Zac Efron (Malditos vecinos 2), Adam Devine (El becario), Anna Kendrick (Into the woods), Aubrey Plaza (Dirty Grandpa), Stephen Root (Miles) y Alice Wetterlund (The interview).

Estados Unidos, en colaboración con Grecia, está detrás de Verano en Brooklyn, drama familiar que dirige Ira Sachs (El juego del matrimonio) y cuya historia se centra en un joven que se muda a la casa que su abuelo tiene en Brooklyn. Allí conoce a un chico de su edad con el que comparte varias de sus aficiones, y con el que formará un frente común no solo contra los matones del barrio, sino contra la discusión entre sus respectivas familias por un alquiler que amenaza su amistad. Greg Kinnear (Un invierno en la playa), Jennifer Ehle (Cincuenta sombras de Grey), Paulina García (Los 33), Alfred Molina (El secreto de una obsesión), Michael Barbieri y Theo Taplitz son los principales actores del reparto.

Aunque sin duda uno de los estrenos más curiosos de la semana, y posiblemente del año, es Hardcore Henry, cinta de acción y ciencia ficción de 2015 producida entre Estados Unidos y Rusia cuyo punto de partida ya es de por sí original. Un hombre revive en Moscú gracias a su novia. No recuerda nada, pero pocos minutos después es tiroteado y su novia secuestrada, por lo que deberá emprender una búsqueda que le llevará a enfrentarse a todo un ejército que planea dominar el mundo. Y todo ello narrado desde el punto de vista del protagonista, como si de un videojuego en primera persona se tratara. Ilya Naishuller debuta en el largometraje con esta película, contando en el reparto con Sharlto Copley (Chappie), Haley Bennett, que hace doblete esta semana, Danila Kozlovsky (Vampire academy) y Tim Roth (Selma).

Pasamos a los estrenos europeos, y entre ellos destaca La próxima piel, thriller dramático dirigido a cuatro manos por Isaki Lacuesta (Los condenados) e Isa Campos (Els passos dobles) y producido por España y Suiza. El argumento se centra en un joven adolescente que regresa con su familia después de haber estado ocho años desaparecido, y cuando todos lo daban por muerto. Pero lo que comienza siendo un feliz reencuentro familiar se transforma en desconfianza cuando la familia empieza a sospechar que la persona que ha regresado no es el joven desaparecido. Àlex Monner (Sólo química), Emma Suárez (Julieta), Sergi López (Un día perfecto), Bruno Todeschini (Conexión Marsella) e Igor Szpakowski (La por) encabezan el reparto.

Puramente española es Luz de Soledad, drama biográfico que narra los comienzos de las Siervas de María, institución religiosa originada en Madrid en 1851. La trama arranca cuando una joven recurre a Sor Inés para que cuide de su irascible padre, y es a través de esta relación que se aborda el proceso de creación de la institución. Pablo Moreno (Poveda) dirige esta cinta protagonizada por Laura Contreras (Vigilo el camino), Lolita Flores (Fuerte Apache), Elena Furiase (Un Dios prohibido), Carlos Cañas (Todo lo que tú quieras) y Raúl Escudero (Nada de nadie).

Con sello francés se estrena Cuando tienes 17 años, drama romántico que se centra en la difícil vida de un adolescente que vive con su madre, médico de profesión, mientras su padre está en una misión militar. Para colmo, en el colegio sufre acoso de otro joven cuya madre adoptiva está gravemente enferma. La situación se complicará cuando la doctora invite al joven a vivir con ellos, poniendo bajo el mismo techo a los dos adolescentes. Dirigida por André Téchiné (Los testigos), la película cuenta en su reparto con Sandrine Kiberlain (Floride), Kacey Mottet Klein (Keeper) y Corentin Fila.

Terminamos con la cinta animada Cuervito Calcetín: La gran carrera, cinta realizada en 2012 en Alemania que adapta el libro de Nele Moost cuya historia comienza cuando el protagonista que da nombre a la película destruye por accidente todas las provisiones de los animales para pasar el invierno. Decidido a reponerlas antes de que sea tarde, se inscribe en una tumultuosa carrera para ganar el primer premio y comprar todos los alimentos. En el proceso, sin embargo, ganará algo más importante que el dinero. El film está dirigido a cuatro manos por Sandor Jesse (El pequeño rey Macius: La película) y Ute von Münchow-Pohl (Kleiner Dodo).

‘Escuadrón Suicida’, unos buenos malos… ¿o eran malos buenos?


Will Smith y Margot Robbie lideran el 'Escuadrón Suicida' de David Ayer.A tenor de las críticas recibidas, debo de ser de los pocos que defienden Escuadrón Suicida. Y la verdad es que no me arrepiento. Argumentos a su favor tiene, como también los tiene en su contra. Vamos, lo que le viene a pasar al 80% de las películas, y lo que prácticamente ocurre en todas las cintas de superhéroes. El problema, o al menos uno de los más importantes, de la cinta de David Ayer (Corazones de acero), no radica en la propia historia, sino en algo que va más allá de la película, y que tiene un nombre: DC Cómics. La reciente obsesión por juntar en pantalla a un grupos de personajes conocidos por los amantes de los cómics está llevando a esta compañía a hacer películas irregulares, de difícil narrativa, pero con mucha espectacularidad.

La verdad es que esta película con un plantel de actores más que notable merece un análisis más profundo que el de la mera crítica, de ahí este extenso texto. A David Ayer se le puede acusar de muchas cosas, pero desde luego no de lo principal en cualquier película de superhéroes/supervillanos: entretenimiento. Porque esta reunión de malos no tan malos (hay buenos que son peores) es eso, puro y sencillo entretenimiento. El que quiera buscar algo más puede que lo encuentre, pero saldrá mayormente decepcionado. Y la verdad es que la película no busca nada más. Secuencias brillantemente ejecutadas, un humor algo irregular pero efectivo, sobre todo cuando recae sobre Margot Robbie (La leyenda de Tarzán) y su ya imprescindible Harley Quinn, y algunos diálogos que permiten hacer avanzar la acción son las señas de identidad. Vamos, lo mismo que ocurre en Los Vengadores y cintas similares.

Quizá la mejor defensa para este argumento es que Escuadrón Suicida dura dos horas y apenas se nota, logrando superar los baches propios de la narrativa de forma más o menos solvente. Pero volvamos sobre el reparto, o mejor dicho sobre esa pareja formada por Robbie y Jared Leto (El señor de la guerra), un Joker menos alocado y más psicópata que sin duda eleva el tono del film cada vez que aparece… y se hace poco. Ambos personajes, sin duda los mejor definidos e interpretados, son el mejor ejemplo de cómo los secundarios (o protagonistas con menor peso en la trama) pueden terminar por arrebatar el protagonismo de una historia. Y este sí es un punto débil de la película, que abordaré a continuación.

Pero junto a ellos hay todo un grupo de actores solventes, disfrutando de sus respectivos papeles y demostrando que la película puede funcionar en todos sus aspectos. El desarrollo dramático conseguido por Ayer, aunque claramente diferenciado en dos partes, es lo suficientemente sólido como para componer un mosaico de aventura, acción y humor en el que cada personaje, al menos los principales, está definido no solo por sus motivaciones, sino por su pasado y por su personalidad. Otra cosa es lo que ocurre con el resto de secundarios y lo que cabría esperar de la cinta. En cualquier caso, no se puede negar que esta cinta es una pieza más en la construcción de ese mundo cinematográfico de DC, y personalmente creo que es una pieza interesante y atractiva.

Al humo de las velas

Pero seamos sinceros. Escuadrón Suicida no es una película perfecta. De hecho, posiblemente no sea de las mejores de superhéroes. Y varios son sus problemas, que en principio no afectan al disfrute de estas aventuras, pero que sí pueden resultar determinantes para un tipo de público, sobre todo el más especializado. Para empezar, y como comentaba al inicio, DC Cómics llega tarde. Más bien, llega al humo de las velas a esta especie de fiesta en que se han convertido las películas de superhéroes. Con un tono más oscuro que su eterno rival, Marvel Cómics, la compañía ha querido resumir en un par de películas los años de trabajo en la pantalla grande que lleva su competidora. Y eso pasa factura, en algunos casos más grande que en otros.

En la película que nos ocupa, esto se traduce en una necesidad de presentar a demasiados personajes en una sola historia. Si algo han demostrado este tipo de films es que presentar a más de un personaje en la trama (además del héroe, claro está) tiende a ser un problema narrativo más que evidente. Ha pasado con todos, desde Spider-Man a Batman. Y si eso es así, ¿qué puede ocurrir cuando son 10 los roles a desarrollar? Aunque la opción elegida por Ayer no es la peor de todas, desde luego deja muchas lagunas. Para empezar, divide claramente la historia en dos, impidiendo un desarrollo más o menos profundo de la trama principal y su respectiva amenaza. Además, el director y guionista se ve obligado a desarrollar únicamente a los principales, dejando al resto a su suerte y a tratar de resumir su historia en una sola frase, con suerte en una mínima secuencia. Esta idea, aunque efectiva, termina por desdibujar a este grupo de villanos, convirtiendo a muchos de ellos en arquetipos lineales con poca o ninguna diferencia entre ellos, salvo sus habilidades y su aspecto, claro está.

Y precisamente los villanos es otro punto débil de la cinta. Puede parecer irónico que una cinta que se basa en un grupo de malos tenga como debilidad precisamente eso, pero así es. El problema es la necesaria humanización de los personajes. Todos ellos, sobre todo los principales, deben tener un aspecto con el que se puedan identificar los espectadores. Y esto termina siendo un problema, amén de escoger a actor como Will Smith (La verdad duele), héroe por antonomasia del cine de aventuras moderno, para un asesino a sueldo que parece más una figura paternal para el resto de supervillanos. La película utiliza dos herramientas para esa humanización, a cada cual más peligrosa. Por un lado, convertir a los presuntamente buenos, y en general a todos los que les rodean, en más malos que los propios villanos. Y por otro, demostrar que todos los malos lo que buscan, en realidad, es una vida tranquila, sencilla y en paz.

Eso es algo que no funciona, al menos no como vehículo para demostrar que son villanos sin escrúpulos que pueden lograr la redención con sus buenas acciones por un bien mayor. Y no funciona porque, además de que parecen héroes en lugar de antihéroes, los buenos parecen demasiado inocentes. Algo que representa a la perfección el personaje de Joel Kinnaman (serie House of cards), quien comienza la cinta aparentando un desprecio hacia su escuadrón de villanos y termina por ser amigo de asesinos, psicópatas y monstruos. Y ni siquiera la muerte inicial de un miembro del grupo puede eliminar la sensación de que estos antihéroes son héroes; para eso ya se cuidan mucho de que el único que muere es aquel que no tiene casi ni presentación. El resultado final es que Escuadrón Suicida funciona como película de superhéroes, no de supervillanos obligados a hacer el bien. Funciona por su entretenimiento, aunque falla en algunos aspectos que para muchos pueden ser fundamentales. Ahora bien, se disfruta mucho, tanto de la acción como del humor, de su banda sonora y de la locura que imprimen al conjunto Leto y Robbie. Al final, como todo, la película funciona porque se encuentra en un punto intermedio. Y puede que ese sea el problema.

‘Batman v Superman: El amanecer de la Justicia’: de Dioses y Hombres


Henry Cavill y Ben Affleck se ven las caras en 'Batman v Superman: El amanecer de la Justicia'.Roma no se construyó en un día. Y si los romanos no pudieron, los de DC Cómics, Warner Bros. y todo el equipo que ha trabajado en este entretenido film de superhéroes no pueden construir todo un universo en una sola película, por muy larga que esta sea. Es por ello que esta continuación de El hombre de acero es también una precuela de lo que está por llegar. Y esa dualidad le resta capacidad para definirse en uno u otro sentido, lo que sin duda perjudica al conjunto.

Porque sí, como secuela Batman v Superman: El amanecer de la Justicia es digna sucesora. A las dudas sobre el carácter todopoderoso del hijo de Krypton se suma la atormentada personalidad del murciélago de Gotham, muy bien encarnado por un Ben Affleck (Ases calientes) hipermusculado para la ocasión. Si bien es cierto que sus historias corren de forma paralela durante casi todo el metraje, la forma en que se entrecruzan y se integran poco a poco representa un buen ejemplo de construcción dramática creciente para alcanzar un inevitable clímax en forma de enfrentamiento. A esto se añade la pieza que, posiblemente, es lo más interesante de la trama: Lex Luthor (sensacional Jesse Eisenberg –El amor es más fuerte que las bombas-).

Su presencia como agente caótico es sublime. Su intervención en la historia como catalizador que dinamiza y, poco a poco, se desvela como un marionetista nato, es brillante, tanto por su actuación como por el modo en que los guionistas desvelan con cuenta gotas su participación en el desarrollo dramático del film. Gracias a él y a Batman el tono oscuro que ya tuvo la primera película se acrecienta hasta encontrarnos con un substrato emocional que apunta directamente a la infancia y a los traumas que todos los personajes cargan a sus espaldas. Y desde luego, la estética formal utilizada por Zack Snyder (Watchmen) es el envoltorio idóneo.

Pero algo falla en este conjunto. Más allá del hecho de que las historias de ambos superhéroes se muevan en paralelo durante buena parte de la historia (lo que pone de manifiesto que Batman es más interesante, en general, que Superman), el problema es que la cinta necesita minutos, mucho minutos, para presentar personajes que deberían haber tenido espacio en otros films y de forma mucho más distribuida. Lo que Marvel ha logrado en varios años a través de secuencias extra, de cameos y de películas independientes, DC parece querer hacerlo en una cinta, en unos minutos y en una sola historia. Y el resultado es que, literalmente, sobra. Aporta poco, por no decir nada, al conjunto de la trama, lo que rompe el ritmo narrativo.

En cualquier caso, Batman v Superman: El amanecer de la Justicia es una película para disfrutar. El poderío visual de Snyder vuelve a estar presente de forma abrumadora, sobre todo en su tercio final y en esa monstruosa batalla que vuelve a destruir media ciudad. Y la forma de integrar las historias de los dos superhéroes principales en una única trama a través de un villano común que maneja los hilos de forma notable representa una construcción dramática más que interesante. Pero en mucho momentos la historia se va por las ramas, perdiendo la perspectiva de lo que narra para introducir lo que está por llegar. Y lo que está por llegar, por cierto, es una nueva era de Dioses y Hombres. Por si a alguien le quedaba alguna duda, tenemos superhéroes (o meta-humanos, según se mire) para rato.

Nota: 7,5/10

Lucha de Titanes superheróicos en la cartelera española


Estrenos 23marzo2015La espera ha sido larga, sobre todo para los fans que han seguido con interés (y avidez) cualquier mínima novedad en torno al film. Y hoy miércoles, 23 de marzo, llega a la cartelera con la intención de arrasar e iniciar una serie de cintas con más y más superhéroes. Es, desde luego, el estreno del fin de semana, y sin duda uno de los más interesantes del año. Pero en este puente de Semana Santa también llegan otras novedades, una de ellas muy relacionada con estas fechas.

Aunque a todas luces, Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia es el gran estreno. Secuela de El hombre de acero y preludio de los eventos de DC Cómics que están a punto de llegar, la película recoge los acontecimientos posteriores a la gran batalla final del anterior film. Superman es considerado un héroe y una amenaza, algo que llevará a Bruce Wayne a enfundarse de nuevo el traje de Batman y tratar de detenerle antes de que arrase el planeta. Pero una amenaza mayor les obligará a unir fuerzas. Acción, espectacularidad y un ritmo incansable es lo que promete esta cinta que vuelve a tener tras las cámaras a Zack Snyder, director de la primera entrega, y que cuenta con un reparto encabezado por Henry Cavill (Operación U.N.C.L.E.), Ben Affleck (Perdida), Amy Adams (Big Eyes), Laurence Fishburne (serie Hannibal), Diane Lane (Tiro mortal), Gal Gadot (Triple 9), Jesse Eisenberg (American ultra), Jeremy Irons (Race), Holly Hunter (Señor Manglehorn) y Callan Mulvey (300: El origen de un imperio).

El otro gran estreno es Resucitado, drama de corte histórico que combina aventura y acción para abordar la muerte y resurrección de Jesucristo desde un punto de vista diferente. La trama arranca cuando un militar romano y su joven ayudante reciben la misión de encontrar el cuerpo de Cristo después de que su tumba haya sido abierta. Los rumores de la resurrección son cada vez más fuertes, por lo que ambos romanos deberán hacer todo lo posible por acallar lo que podría ser una revuelta en Jerusalén. Dirigida por Kevin Reynolds (serie Hatfields & McCoys), la película está protagonizada por Joseph Fiennes (Hércules), Cliff Curtis (serie Fear the Walking Dead), Tom Felton (Belle), Peter Firth (serie Un mundo sin fin) y María Botto (3 bodas de más).

La principal representante de la comedia es Mi gran boda griega 2, secuela del éxito de 2002 que vuelve a escribir y protagonizar Nia Vardalos (Mi vida en ruinas). La historia sitúa a los personajes del primer film varios años después, aunque con una vida que no ha cambiado mucho. Mientras los protagonistas esperan que su hija siga la tradición griega, un inesperado secreto familiar sale a la luz, lo que provocará un nuevo evento que reunirá a toda la familia, con el consecuente caos que eso genera. Kirk Jones (Qué esperar cuando estás esperando) es el director de esta propuesta romántica en cuyo reparto encontramos a los mismos actores del film original, entre los que destacan, además de Vardalos, John Corbett (Obsesión), Lainie Kazan (Pixels), Gia Carides (Año uno), Joey Fatone (Mancation), Louis Mandylor (Asesinato sin condena), Alex Wolff (El canguro), Elena Kampouris (Con la magia en los zapatos) y Michael Constantine (Coacción a un jurado).

El único estreno europeo de la semana es O los tres o ninguno, comedia dramática escrita, dirigida y protagonizada por Kheiron (Les gamins) que narra el viaje que sus padres realizaron desde Irán a Francia para comenzar una nueva vida. Optimista y familiar, la trama aborda con cierto sentido del humor los problemas a los que tuvieron que enfrentarse en su nueva vida. En el reparto también encontramos a Leïla Bekhti (Antes del frío invierno), Gérard Darmon (Low cost) y Zabou Breitman (Entre amis).

Finalizamos el repaso con la japonesa Nuestra pequeña hermana, drama que adapta el manga de Akimi Yoshida en el que tres hermanas viajan al campo para asistir al entierro de su padre, al que no han visto en 15 años y que ha formado otra familia. Allí conocen a su tímida hermanastra, a la que rápidamente acogen y con la que compartirán varias experiencias que cambiarán las vidas de las cuatro jóvenes. Hirozaku Koreeda (De tal padre, tal hijo) es el responsable de poner en imágenes esta historia protagonizada por Suzu Hirose (serie Bitâ buraddo), Masami Nagasawa (The Crossing) y Haruka Ayase (Ichi).

‘Perdida’: la psicopatía es un grado


Ben Affleck pasará por un infierno para recuperar a Rosamund Pike en 'Perdida'.Hay películas que dejan sin palabras. Historias que abruman de tal modo que es imposible articular una idea hasta varios minutos después. Es durante esos momentos de reflexión en los que uno está a solas con sus reflexiones y sus recuerdos cuando la trama adquiere toda su dimensión, toda su complejidad. La verdad es que David Fincher no tiene nada que demostrar en este sentido. Seven (1995) ya tuvo un efecto similar. Pero la sabiduría de los años hace que su nueva película sea una experiencia audiovisual sin parangón, una tela de araña que atrapa sin necesidad de artificios para exponer al espectador a una espiral malsana y a una atmósfera opresiva y sorpresiva. Y todo ello sin recurrir a una estructura clásica de thriller.

Se puede decir que Perdida son dos películas. Hasta prácticamente la mitad del metraje Fincher opta por una narrativa clásica de cine negro. La investigación centrada en las sospechas de que el personaje de Ben Affleck (Paycheck) ha asesinado a su esposa no presentan grandes esfuerzos narrativos, limitándose a exponer las situaciones con la elegancia que caracteriza al director. Pero a partir de este momento el film adquiere un cariz completamente distinto para convertirse en toda una disertación sobre la psicopatía, en una lección de lenguaje audiovisual que enamora no tanto por su capacidad para mantener el suspense, sino por su facilidad para generar emociones encontradas en el público, que asiste con asombro a las maquinaciones de un personaje manipulador, frío y calculador cuyo único objetivo es obtener lo que quiere, da igual el coste.

El director demuestra una vez más su capacidad para manejar los tiempos y la narrativa dentro del cine. A medida que avanza la historia la película se transforma, y con ella el espectador, para convertirse en algo totalmente distinto a lo esperado en un primer momento. La mujer fatal adquiere de este modo un estatus nuevo, distinto, en buena medida gracias a la magistral actuación de Rosamund Pike (Orgullo y prejuicio), cuyas miradas carentes de toda emoción en algunos momentos son más aterradoras que cualquier asesino en serie de pesadilla. Lo cierto es que la acción del film transcurre por derroteros más o menos previsibles hasta su tercio final, cuando un violento giro dramático saca a relucir la verdadera psicología y psicopatía de la protagonista, así como confirma el sentimiento de piedad que provoca el rol de Affleck, quien por cierto es de lo más flojo del conjunto (su falta de expresividad, eso sí, concuerda con el personaje).

En pocas palabras, David Fincher lo ha vuelto a hacer. Perdida es una de esas joyas modernas capaces de hipnotizar con muy poco e impactar incluso con menos. Al igual que su protagonista, es fría, calculadora y manipuladora. Y poco importa que el espectador trate de mantenerse ajeno a todo. El proceso de linchamiento público al que se somete el protagonista, la indiferencia y el odio de la protagonista, o el mortal laberinto en el que Rosamund Pike encierra a Ben Affleck crean una maraña de tramas cuyo desenlace es impactante y aterrador debido, precisamente, a la ausencia total de emoción que hay en él. El propio director define el film como el más cercano a Hitchcock de todos los que ha hecho hasta ahora, pero lo cierto es que no necesita comparaciones de ningún tipo. Fincher es único.

Nota: 8,5/10

Fincher busca a la esposa ‘Perdida’ mientras ‘Annabelle’ aterroriza


Estrenos 10octubre2014Estas últimas semanas han sido, en lo que a estrenos se refiere, de lo más variopinto. Cada viernes se combinaban cintas enfocadas al puro entretenimiento con historias que requerían del espectador algo más que un bol de palomitas. Hoy, 10 de octubre, el fenómeno se repite, aunque con una diferencia: la cinta más importante apunta directamente a los Oscar, lo cual invita a pensar en el habitual cambio de tendencia que se produce en estas fechas, iniciándose de este modo la lista de títulos que lucharán por llevarse la mayor cantidad posible de premios en los próximos festivales y galas.

El título de dicho film es Perdida, lo nuevo de David Fincher tras Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres (2011). Basada en la novela de Gillian Flynn, quien se encarga también de la adaptación, la trama se centra en una pareja durante los preparativos de su quinto aniversario de boda. Una mañana ella desaparece sin dejar rastro, y lo que comienza siendo una simple investigación pronto tiene como principal sospechoso al marido, que insiste en su inocencia. Sin embargo, la actitud fría y distante ante la posible muerte de la mujer parece esconder su culpabilidad. Intriga y drama son los ingredientes principales de esta película que, según las primeras impresiones, demuestra de nuevo que estamos ante uno de los mejores directores de los últimos años. Ben Affleck (Runner, runner) y Rosamund Pike (Jack Reacher) forman la pareja protagonista, a los que acompañan Neil Patrick Harris (Mil maneras de morder el polvo), Tyler Perry (Madea gets a job), Carrie Coon (serie The leftovers) y Kim Dickens (A cualquier precio), entre otros.

Muy distinto es el carácter del otro gran film del fin de semana. Annabelle puede entenderse como una especie de precuela de Expediente Warren: The conjuring (2013), o al menos un spin off cuya acción transcurre antes de la citada película. Por tanto, terror en estado puro para esta historia que sigue la tranquila vida de una pareja que está a punto de tener un hijo. Antes de que ella dé a luz, su marido decide regalarle una muñeca vintage, último miembro de una amplia colección. Al poco tiempo, una pareja perteneciente a una secta satánica les ataca en su propia casa, derramando sangre e invocando a un maligno ente que terminará poseyendo a la muñeca, iniciándose una pesadilla como nunca antes habían conocido. John R. Leonetti (El efecto mariposa 2) es el encargado de dirigir la cinta, que está protagonizada por Annabelle Wallis (Steel trap), Ward Horton (Letting go), Alfre Woodard (serie Copper), Tony Amendola (serie Érase una vez), Kerry O’Malley (serie Los que matan) y Eric Ladin (serie Boardwalk Empire).

El último de los estrenos estadounidenses es Así nos va, nueva comedia romántica dirigida por Rob Reiner (El presidente y Miss Wade) que se centra en un agente inmobiliario cuya crueldad deliberada con todos aquellos que le rodean hace que poca gente quiera acercarse a él. Y eso poco parece importarle, pues su único objetivo es vender una casa más y retirarse en paz. Todo su mundo da un vuelco cuando su hijo le pide que se haga cargo de una nieta a la que ni siquiera conoce. Al no saber qué hacer con ella decide dejarla con su vecina para seguir con sus planes, pero la presencia de la pequeña le obligará a abrir su corazón a todo aquello que siempre rechazó. El reparto está encabezado por Michael Douglas (Behind the Candelabra), Diane Keaton (La gran boda), Sterling Jerins (Guerra Mundial Z), Annie Parisse (serie Person of interest) y Austin Lysy (El fraude).

Continuamos el repaso de las novedades con el cine europeo, y lo hacemos con Mi vida ahora, drama con dosis de thriller producido en Reino Unido en 2013 cuya trama transcurre en un futuro cercano. La protagonista es una joven estadounidense que es enviada a Inglaterra a vivir con sus primos durante un verano, tiempo en el que conocerá a un joven. Sin embargo, su vida dará un vuelco cuando un conflicto internacional se extienda por Europa y Reino Unido queda sumido en un estado militar. Sola y separada de su familia, la joven deberá iniciar un viaje por su supervivencia. Basada en la novela de Meg Rosoff, la cinta está dirigida por Kevin Macdonald (La legión del águila) y protagonizada por Saoirse Ronan (El gran hotel Budapest), George MacKay (Amanece en Edimburgo), Tom Holland (Lo imposible), Harley Bird y Anna Chancellor (Hysteria).

En cuanto al cine español, dos son las propuestas de la semana. Dioses y perros es el nuevo drama protagonizado por Hugo Silva (Las brujas de Zugarramurdi) cuyo argumento gira en torno a un joven que se ha autoimpuesto una vida gris y anodina. Pasa los días haciendo de sparring para su amigo, boxeador y ex alcohólico, y el poco tiempo libre que tiene lo pasa cuidando de su hermano. Todo cambia cuando llega a su barrio una profesora que le hará cambiar su punto de vista de todo lo que le rodea, y que le llevará a una encrucijada que no dejará indiferente a nadie. Dirigida por David Marqués (En fuera de juego) y Rafa Montesinos (serie Gavilanes), en la cinta encontramos también los nombres de Megan Montaner (serie Amar es para siempre), Elio González (serie Bandolera), Juan Codina (Los días no vividos) y Enrique Arce (Mejor otro día).

Al mismo género pertenece A escondidas, cuya acción narra el encuentro de dos jóvenes cuyas vidas, muy diferentes, cambiarán para siempre. Uno es un chico marroquí que, tras enterarse de que va a ser deportado, huye con las pocas pertenencias que tiene. El otro es un adolescente al que los nervios le juegan una mala pasada al tratar de conquistar a una chica durante una noche en una discoteca. Segunda película escrita y dirigida por Mikel Rueda (Izarren agria), cuyo reparto principal está integrado por Germán Alcarazu, Adil Koukouh, Álex Angulo (Zipi y Zape y el club de la canica) y Ana Wagener (Secuestrados).

Italia también está presente este fin de semana gracias a Blanca como la nieve, roja como la sangre, comedia dramática del 2013 que gira en torno a la vida de un chico de dieciséis años cuyas máximas aspiraciones son el deporte y una chica de pelo rojo de la que está profundamente enamorado. Sin embargo, su rutina se verá alterada cuando decida acercarse a la joven, descubriendo que está pasando por una difícil situación y asumiendo la responsabilidad de tomar decisiones en el pequeño mundo en el que ambos viven. Todo bajo la atenta mirada de la mejor amiga de él, confidente de sus dudas y sus deseos. Giacomo Campiotti (Corsa di primavera) es el encargado de poner la historia en imágenes y de dirigir a Filippo Scicchitano (Un giorno speciale), Gaia Weiss (Hércules: El origen de la leyenda), Aurora Ruffino (La soledad de los números primos), Luca Argentero (Come Reza Ama), Romolo Guerreri (La festa) y Flavio Insinna (Ex: Todos tenemos uno).

También del 2013 es Amarás al prójimo, drama con dosis de thriller procedente de Polonia que dirige Malgoska Szumowska (Ellas) y que narra la apacible vida que lleva un sacerdote en una zona rural del país. Su presencia en el pueblo es fruto de sus intentos por alejarse de los oscuros sentimientos que en el pasado marcaron su vida. Su trabajo con jóvenes con problemas de conducta transcurre con normalidad hasta que uno de ellos se acerca demasiado a él, derribando la fortaleza que había logrado construir y levantando las sospechas de todos sus vecinos, que empezarán a verle como un enemigo. Andrzej Chyra (Aquello que amamos), Mateusz Kosciukiewicz (Bejbi blues), Maja Ostaszewska (Katyn), Lukasz Simlat (Drogówka), Maria Maj (Zero) y Tomasz Schuchardt (Yuma) conforman el reparto principal.

El último de los estrenos de ficción es Winter Sleep (Sueño de invierno), drama turco dirigido por Nuri Bilge Ceylan (Érase una vez en Anatolia) y basado en relatos cortos de Anton Chekhov cuya trama se centra en un pequeño hotel de Anatolia regentado por un veterano actor casado con una joven mujer de la que está alejado emocionalmente. Para colmo, con ellos vive su hermana, triste porque se acaba de divorciar. La llegada del invierno no solo les impedirá salir, sino que sacará a la luz sus aflicciones, sus miedos y sus anhelos. El reparto está encabezado por Haluk Bilginer (The international: Dinero en la sombra), Melisa Sözen (Okul), Demet Akbag (Organize isler), Nadir Saribacak (Yozgat blues), Ayberk Pekcan (Ask ve devrim) y Tamer Levent (Su ve Ates).

Cerramo este repaso con el documental One Direction: Where We Are, el montaje llevado a cabo por Paul Dugdale, director habituado a realizar este tipo de películas como demuestran Adele live at the Royal Albert Hall (2011) o Jessie J live in London (2011). Los fans de esta boy band no solo podrán disfrutar del concierto que el grupo dio en el estadio de San Siro, sino que como extra se incluyen una serie de entrevistas en el backstage previas al concierto. La película estará en cartel únicamente durante el fin de semana.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: