‘Vengadores: Endgame’: y Marvel reinventó el cine


En una época de series y consumo inmediato, Marvel ha logrado, una vez más, lo imposible: que nos sentemos tres horas seguidas para ver lo que podría calificarse como el evento del año… no, de la década… no, del cine moderno. No dudo que haya detractores del cine de superhéroes, considerándolo poco menos que un producto de marketing pensado para adolescentes y frikis. Y aunque haya algunas películas que puedan responder a ese estereotipo, la Casa de las Ideas ha demostrado que este género es algo más. Vengadores: Endgame es la prueba definitiva de ello.

La película de los hermanos Russo, autores la precedente Vengadores: Infinity war, es sencillamente indescriptible. Y contrariamente a lo que pueda pensarse, no lo es por el aluvión de efectos digitales que contiene. Ni siquiera por la inmensidad de su trama. Lo es por la complejidad de sus personajes, por el desarrollo dramático de unos acontecimientos trágicos y traumáticos y el modo en que un grupo de personajes deciden afrontarlos. Esto confirma que toda buena película necesita explorar las motivaciones, los miedos y los deseos de sus personajes, llevarlos a situaciones límite y mostrar cómo reaccionan ante ellas. Y da igual cuál sea el contexto. En el caso que nos ocupa, todo ello con un inteligente toque humorístico en los momentos adecuados, aliviando la tensión dramática. El único problema, si es que puede considerarse así, es que existen tantos personajes que muchos quedan relegados a meros testimonios presenciales.

Pero Vengadores: Endgame es más, muchísimo más. Ahora que las series de televisión parecen haberse adueñado del entretenimiento, esta película confirma que si la pequeña pantalla puede beber de influencias cinematográficas, el séptimo arte puede hacer lo propio con el formato episódico. Desde este punto de vista, esta conclusión podría entenderse como el último capítulo de una primera temporada que ha durado 11 años y ha tenido 22 capítulos. Y en cierto modo, así está planteado. Desde que se estrenara Iron Man en 2008 todo lo que se ha visto en cada una de las películas estaba perfectamente planificado para formar parte de una macrohistoria mucho mayor y compleja que ha derivado en este ‘fin de partida’. No se trata simplemente de presentar personajes y juntarlos luego en otra película. No, cada acontecimiento, cada cambio, trauma, decisión y victoria (o derrota) han definido todo para llegar a este punto. Y esa es la esencia misma de cualquier producción seriada.

Y por si hubiera dudas de ello, la propia estructura dramática del film se encarga de asentar la idea. A lo largo de su desarrollo (y sin desvelar nada de la trama), la cinta viaja por el pasado de los personajes y por momentos de otros títulos de Marvel tanto física como psicológicamente. El espectador asiste a una introspección mucho mayor de los héroes que durante más de una década le han acompañado. Se produce así una mayor comprensión de sus motivaciones, de sus decisiones, de su ira y su temor. Pero sobre todo se logra un grado de empatía con todos ellos difícil de alcanzar en un film normal y corriente. A esto contribuye, claro está, haberles visto crecer a lo largo de cada film. Posiblemente muchos ya os hayáis dado cuenta, pero esta descripción de personajes es exactamente la misma que se puede hacer en una serie, que basa buena parte de su éxito en que los personajes pueden desarrollarse durante más tiempo que en una película.

Si no he mencionado nada de los efectos especiales o la acción no ha sido deliberado. Es sencillamente que la profundidad dramática de la cinta relega las espectaculares batallas a un segundo plano. Tal es la complejidad de Vengadores: Endgame. Y tal es el homenaje que Marvel rinde a sus fans, a los que ofrece un producto final más que excepcional. Los hermanos Russo, con su habitual y notable pulso narrativo, logran que las tres horas de duración sean un suspiro. Su sello se deja ver en cada plano, especialmente en ese combate final con plano secuencia marca de la casa. ¿Y el final? Pues el que debería ser, ni más ni menos, títulos de créditos incluidos. La película deja clara una cosa: que es el fin de una era y que nada volverá a ser lo mismo. Pero también deja la sensación de estar ante algo tan grandioso que será difícil de superar, tanto en espectacularidad como en carisma de sus protagonistas. En los años 60 Marvel revolucionó los cómics; ahora ha hecho lo mismo con el concepto mismo del cine, traspasando la propia dimensión de película autoconclusiva o de la secuela.

Nota: 9,5/10

Anuncios

‘Mula’: arrollado por el avance de la tecnología


La nueva película de Clint Eastwood (Sully) como actor y director tiene muchas capas de interpretación, como suele ocurrir con buena parte de los films de este maestro del séptimo arte. Una película con un interesante mensaje, complejo y fraguado a fuego lento durante las casi dos horas de metraje que, sin embargo, se pierde en muchos momentos por unas tramas secundarias un tanto irregulares.

La premisa base de Mula es sencillamente perfecta. Un hombre arrollado por el avance tecnológico que ha perdido a su familia por su obsesión por un trabajo que ahora le traiciona. A partir de esta idea Eastwood compone un relato adusto, trágico en algunos momentos y cómico en muchos otros, pero siempre en los márgenes de un drama cuyo final, si no se conoce de antemano, se intuye al comienzo del segundo acto. El director y actor crea un personaje que no es de esta generación, mucho menos de este mundo tecnológicamente avanzado y políticamente correcto. Habrá quien ponga etiquetas políticas al rol de Eastwood, más si tenemos en cuenta la ideología del director, pero nada más lejos de la realidad. Es, sencilla y llanamente, un hombre anclado en una época de éxito que ha sido incapaz de adaptarse a un mundo cambiante, pero que termina por recibirlo con los brazos abiertos.

La mejor prueba de ello es cómo comienza a transportar la droga: por una necesidad económica y, al menos al principio, “engañado” por todo un cártel al que, sin embargo, termina ganándose. En líneas generales, la trama principal es lo suficientemente sólida como para aguantar por sí misma el peso de todo el film, si bien es cierto que en no pocos momentos el relato se vuelve un poco tedioso y repetitivo (como de hecho debió de ser en muchas ocasiones el caso real en el que se basa). El problema, y no es menor, son los secundarios, o mejor dicho las tramas secundarias. Porque mientras que todo el reparto está en plena forma ofreciendo un paisaje muy atractivo, las historias que protagonizan son demasiado endebles, sobre todo las relativas a la investigación de la DEA. Su falta de interés termina por restar a la historia principal, y con ello aburrir en algunos momentos al espectador.

Pero a pesar de todo, Mula es una película diferente, anclada en otro tiempo tanto dramática como visualmente. La mano firme de Eastwood compone un relato que ya no suele verse en el cine. En este sentido, el mensaje del avance imparable de la tecnología trasciende la propia trama para dar el salto a nuestro entorno en un ejercicio metalingüístico que se ve poco últimamente. Es cierto que las tramas secundarias son algo irregulares, y que hay tramos del film sin demasiado ritmo. Pero es una obra a descubrir en el mundo de los efectos especiales y la espectacularidad visual. El intimismo con el que narra, la sensibilidad y la ironía, son elementos todos ellos que hacen diferente esta historia. Al menos un poco diferente.

Nota: 7/10

Solo ‘Capitana Marvel’ puede salvar la ‘Mula’ de Eastwood


Cita señalada la de este viernes 8 de marzo. Este Día Internacional de la Mujer se celebra en el cine con un esperado estreno que, más allá de su contenido de fantasía, se ha promocionado como referente del feminismo o, al menos, como un icono de la lucha de la mujer. Pero no es el único estreno, ni mucho menos el único relevante. Este fin de semana es también el del regreso de un clásico del séptimo arte.

Pero comenzamos el repaso con Capitana Marvel, adaptación del personaje de Marvel Cómics en una aventura en solitario como paso previo a su integración en el Universo Cinematográfico Marvel. Dirigida a cuatro manos por Anna Boden y Ryan Fleck, directores de La última apuesta (2015), la trama aborda la historia de Carol Danvers, que se convertirá en una de las heroínas más poderosas de la Tierra cuando el planeta se vea en medio de una guerra galáctica entre dos razas alienígenas. Acción, ciertas dosis de humor y mucha espectacularidad es lo que promete esta superproducción hollywoodiense protagonizada por Brie Larson (Kong: La Isla Calavera), Samuel L. Jackson (Glass), Ben Mendelsohn (Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda), Djimon Hounsou (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), Lee Pace (Revolt), Lashana Lynch (Brotherhood), Gemma Chan (London fields), Clark Gregg (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.), Jude Law (El editor de libros) y Annette Bening (La excepción a la regla).

Muy diferente es Mula, nuevo film dirigido y protagonizado por Clint Eastwood (15:17 Tren a París) que, con capital estadounidense, se basa en un artículo del New York Times Magazine. El argumento de este thriller dramático se centra en un hombre de 80 años arruinado y que está a punto de perder su negocio por una ejecución hipotecaria. Desesperado, acepta un sencillo trabajo de conductor, sin saber que, en realidad, está haciendo de correo de drogas para un cártel mexicano. Lo hace tan bien que no solo continúa al volante, sino que la carga aumenta exponencialmente y se le asigna un controlador. Pero esto hace que entre en el radar de un agente de la DEA. Sus problemas de dinero desaparecen, pero sus errores del pasado regresan con más fuerza que nunca. Junto a Eastwood encontramos en el reparto a Bradley Cooper (Ha nacido una estrella), Laurence Fishburne (La última bandera), Michael Peña (Marte), Dianne West (Hermanísimas), Andy García (Geostorm), Alison Eastwood (The door) y Taissa Farmiga (El valle de la venganza), entre otros.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, entre los que destaca 70 binladens, thriller español que tiene como protagonista a una mujer que, por diversas circunstancias, se encuentra en una situación límite en la que necesita 35.000 euros en 24 horas. Desesperada, acude al banco para solicitar un préstamo, pero antes de poder cerrar la operación dos atracadores irrumpen en la sucursal. La mujer hará todo lo que sea necesario para salir de allí con vida y con el dinero. Koldo Serra (Gernika) se pone tras las cámaras, mientras que entre los principales actores encontramos a Emma Suárez (Las furias), Hugo Silva (Despido procedente), Nathalie Poza (Julieta), Bárbara Goenaga (Operación Concha), Daniel Pérez Prada (Cómo sobrevivir a una despedida) y Susana Abaitua (Compulsión).

Terror y zombies es lo que propone La noche devora el mundo, adaptación francesa de la novela de Pit Agarmen que dirige Dominique Rocher en el que es su debut en el largometraje. La cinta arranca cuando un joven, en plena fiesta en un apartamento parisino, decide irse a dormir en una de las habitaciones. A la mañana siguiente descubre que todos los invitados se han convertido en muertos vivientes, y que la ciudad ha sido asolada. Anders Danielsen Lie (La odisea de Alice), Golshifteh Farahani (Shelter), Denis Lavant (Eva no duerme), Sigrid Bouaziz (Personal shopper) y David Kammenos (Los lioneses) encabezan el reparto.

También procede de Francia la comedia dramática Háblame de ti, que lleva a la pantalla grande el libro de Christian Streiff cuyo protagonista, un hombre de negocios respetado pero sin tiempo para el ocio o la familia, sufre un derrame cerebral que le afecta al habla y la memoria. En su rehabilitación recibe el apoyo de una joven logopeda con la que establecerá una estrecha relación que le permitirá conocerse a si mismo y construir una nueva vida. Hervé Mimran (Nous York) dirige esta cinta protagonizada por Fabrice Luchini (El juez), Leïla Bekhti (O los tres o ninguno), Rebecca Marder (Demandez la permission aux enfants), Igor Gotesman (Five) y Clémence Massart-Weit (Prisonnières).

Francia colabora con Islandia y Ucrania en La mujer de la montaña, thriller dramático con dosis de acción de 2018 centrado en una profesora de canto que declara la guerra a la industria local del aluminio que está contaminando su país. Y para ello no duda en arriesgar de cualquier forma si eso ayuda a proteger el medio ambiente de Islandia. Todo cambia con la llegada de una carta que le permite adoptar a una niña. Dirigido por Benedikt Erlingsson (De caballos y hombres), el film cuenta en su reparto con Halldóra Geirharðsdóttir (Kurteist fólk), Jóhann Sigurðarson (Rokland), Juan Camillo Roman Estrada (De caballos y hombres) y Jörundur Ragnarsson (Grimmd).

El último de los estrenos puramente europeos en imagen real es Cold November, drama realizado con capital procedente de Kosovo, Albania y la República de Macedonia que dirige Ismet Sijarina (Ama doren) cuya trama está ambientada en los años 90, cuando el Gobierno de Yugoslavia canceló la autonomía de Kosovo, disolvió su Parlamento y cerró la televisión nacional. La sociedad protestó pacíficamente en la calle, y en este contexto un archivista debe decidir entre dos opciones, ambas injustas. Finalmente, involuntariamente y de mala gana, elige una tragándose su vergüenza y lidiando con la mala reputación solo con el objetivo de poder dar bienestar a su familia. Entre los principales actores encontramos a Kushtrim Hoxha (Human zoo), Adriana Matoshi (The marriage), Emir Hadzihafizbegovic (Zaba), Fatmir Spahiu (Kukumi) y May-Linda Kosumovic (A dream).

La cinta más internacional es sin duda Las herederas, drama escrito y dirigido por Marcelo Martinessi y que supone su debut en el largometraje. Con capital paraguayo, brasileño, uruguayo, alemán, noruego y francés, la cinta se centra en la vida de dos sexagenarias que viven juntas desde hace más de 30 años. Hijas de familias de buena posición social, sus herencias les habían permitido vivir cómodamente sin trabajar, pero ahora que el dinero se ha acabado, no pueden hacer frente a su situación. Una de ellas termina en la cárcel por no poder pagar las deudas, y la otra empieza un servicio de taxi que le ayuda a mantenerse. A través de este servicio conoce a una joven glamurosa y 20 años más joven, que cambiará su forma de ver el mundo y de relacionarse consigo misma y con los demás. El reparto está encabezado por Ana Brun, Margarita Irun (Felipe Canasto), Ana Ivanova (Crisis), Nilda Gonzalez, María Martins y Alicia Guerra (serie La Chuchi).

En cuanto a la animación, la única propuesta es Corgi: Las mascotas de la reina, aventura con capital belga que gira en torno a un perro que es la mascota favorita de la reina de Inglaterra. Su vida en el Palacio de Buckingham es de auténtico lujo, aunque su arrogancia genera bastante irritación. Cuando provoca un incidente diplomático uno de sus compañeros lo aprovecha para traicionarle y es expulsado, teniendo que vivir como un perro callejero. Solo el amor le permitirá encontrar las herramientas necesarias para redimirse. Dirigida por Ben Stassen (El hijo de Bigfoot), entre las voces originales destacan las de Tom Courtenay (45 años), Jon Culshaw (Los años dorados de Hollywood), Jamal Fahim, Kulvinder Ghir (Level Up) y Sarah Hadland (Magicians).

Terminamos con el documental Muerte en León. Caso cerrado, film que revisa el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, en 2014, así como el juicio posterior a las tres mujeres cómplices del crimen, una de ellas una policía local. La cinta, dirigida por Justin Webster (Seré asesinado) ofrece un final más concluyente a la investigación y a la serie que hace dos años causó un gran impacto al terminar con una revelación que planteaba más preguntas que respuestas.

‘Ha nacido una estrella’: Ha nacido un director


Es sumamente complicado llevar a la gran pantalla una historia que ya ha sido adaptada en varias ocasiones. La comparación con las anteriores versiones es inevitable. Tal vez por eso sea tan interesante el primer trabajo de Bradley Cooper (Aloha) como director y guionista, porque es capaz de, a partir de una historia conocida, imprimir matices que enriquecen, y mucho, tanto los personajes como la trama. Y que eso se logre en una primera película hace que esta sea aún más interesante.

Porque, en efecto, la premisa básica de Ha nacido una estrella es conocida. Pero no así sus personajes. Cooper construye un universo complejo en torno a la pareja protagonista, sobre todo en lo referente al personaje que él mismo interpreta. A la premisa base de que la decadencia de este rol se mezcla con los celos y el ascenso de su pareja se suman un pasado complejo, marcado por un cierto sentimiento de abandono, un presente ahogado en alcohol y, en cierto modo, un atisbo de coherencia disfrazada por la brutalidad de sus borracheras que le permite comprender que su pareja, aquella chica a la que él descubre, está perdiendo su identidad por lograr algo efímero.

Todo ello convierte a este personaje en el verdadero motor de la trama, robando cierto protagonismo a una Lady Gaga (Machete Kills) cuya voz brilla en todo su esplendor en un personaje igualmente sólido pero algo más arquetípico. A todo ello se suma una puesta en escena intimista casi desde el primer plano, recurriendo a movimientos de cámara que capten los sentimientos de los personajes para marcar una evolución dramática más detallada, y huyendo todo lo posible de los previsibles planos generales (que también existen) en los macroconciertos que se suceden a lo largo de la cinta. Cooper sustenta así a unos personajes marcados por la tragedia intensificando los buenos y los malos momentos, las decisiones y un final cuya elegancia está fuera de toda duda. Todo ello define a un director con un futuro brillante.

Ha nacido una estrella es ante todo un brillante drama en el que los miedos, las fobias y el amor se muestran detrás de un manto de alcohol, celos y música. Su mayor punto débil es el ritmo, que decae en varios momentos y alargan la historia de un modo innecesario, sobre todo la trama ya está en pleno desarrollo. Pero con todo y con eso, el espectador asiste a una introspección pocas veces vista en pantalla, en la que una única mirada es capaz de revelar todo, en la que la música es vehículo narrativo perfecto para exponer conflictos, romances, recelos y odios. Y desde luego, esa falta de ritmo no impide disfrutar de un notable drama realizada por un interesante director.

Nota: 8/10

‘Ha nacido una estrella’ cinematográfica… y podría ser ‘Venom’


Octubre comienza fuerte cinematográficamente hablando. Si hace unas semanas hablábamos sobre la importancia de los títulos de esta época de cara a los grandes premios, las novedades de este viernes día 5 confirman no solo esta hipótesis, sino la de que estos meses de otoño/invierno se han convertido en el momento idóneo para estrenos más comerciales.

Y en esta categoría entra, sin duda, Venom, adaptación a la gran pantalla del antihéroe de Marvel Comics que nació como villano de ‘Spider-Man’ y que ya tuvo presencia en cines en Spider-Man 3. Ahora, el director Ruben Fleischer (Gangster Squad. Brigada de élite) dirige esta historia de ciencia ficción, acción y ciertas dosis de terror que arranca cuando un periodista obsesionado con desenmascarar al líder de una Fundación termina fusionándose con un simbionte en los laboratorios que estaba investigando. La unión le otorga nuevos e increíbles poderes, pero también una ira y una rabia que le impulsan a cometer crímenes, lo que obligará al reportero a luchar contra sus propios demonios y a encontrar el equilibrio entre él mismo y Venom. Tom Hardy (Dunkerque) da vida al antihéroe, mientras que Michelle Williams (El gran showman), Riz Ahmed (Jason Bourne), Reid Scott (De vuelta a casa), Jenny Slate (Un don excepcional), Scott Haze (Héroes en el infierno) y Woody Harrelson (Tres anuncios en las afueras) completan el reparto principal.

Este fin de semana también es el debut como director del actor Bradley Cooper (El francotirador) con Ha nacido una estrella, nueva versión de este drama musical que él mismo protagoniza junto a la cantante Lady Gaga (American Horror Story: Hotel). La trama gira en torno a un veterano cantante que descubre a una joven artista de la que también se enamora. Ella, a punto de darse por vencida, se pone bajo los focos animada por el entusiasmo de él, logrando triunfar. Pero a medida que la carrera de la joven asciende la relación entre ambos se deteriora, y él deberá luchar contra sus propios demonios para salvar su futuro. Entre el resto de intérpretes destacan Sam Elliott (Volverás en mis sueños), Dave Chappelle (Reventado), Michael Harney (serie Orange is the new black) y Andrew Dice Clay (Blue Jasmine).

Fantasía y aventura para toda la familia es lo que propone Christopher Robin, film basado en los personajes creados por A.A. Milne y Ernest Shepard que cuenta cómo el niño que vivió innumerables aventuras en el bosque de los Cien Acres con su banda de animales de peluche se ha convertido en un adulto, y ha perdido el rumbo. Es por eso que ahora serán sus amigos los que viajarán al mundo real para ayudarle y hacerle recordar el niño que lleva dentro. Marc Foster (Guerra Mundial Z) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Ewan McGregor (La bella y la bestia), Hayley Atwell (Vengadores: La era de Ultrón), Bronte Carmichael (En la playa de Chesil), Mark Gatiss (Negación), Brad Garrett (Not fade away) y Toby Jones (El muñeco de nieve).

Pasamos a los estrenos europeos, entre los que destaca Cold war, nueva película de Pawel Pawlikowski (Ida) que aborda una historia de amor imposible durante la Guerra Fría entre un hombre y una mujer de origen y temperamento diferentes pero que su destino les condena a estar juntos. Drama, romance y música son los ingredientes de este film con capital polaco, francés y británico en cuyo reparto encontramos a Joanna Kulig (Las inocentes), Tomasz Kot (Dioses), Borys Szyc (Sugihara chiune), Agata Kulesza (Dark crimes) y Cédric Kahn (Una vida mejor).

Puramente francesa es Gauguin, viaje a Tahití, adaptación del libro con los relatos del pintor. Este drama biográfico aborda las experiencias que vivió el artista, la enfermedad y la soledad, y la influencia de una joven nativa que se convertirá en el centro de sus obras más memorables. Dirigida por Edouard Deluc (Boda en Mendoza), la cinta está protagonizada por Vincent Cassel (Una semana en Córcega), Tuheï Adams, Malik Zidi (Objetivo: París), Pua-Taï Hikutini, Pernille Bergendorff y Marc Barbé (7 giorni).

La producción española tiene como principal representante a Ola de Crímenes, comedia negra dirigida por Gracia Querejeta (Felices 140) cuyo punto de partida es un asesinato. Concretamente el que comete el hijo de una divorciada acomodada al matar a su padre. Ella, para proteger a su hijo, intenta ocultar el delito, pero en lugar de eso desata una ola de crímenes por Bilbao. Y mientras tanto, la nueva esposa del difunto y su implacable abogada tratan de ocultar toda una trama de corrupción mientras son investigadas por dos tenaces inspectores. Maribel Verdú (Abracadabra), Luis Tosar (1898. Los últimos de Filipinas), Paula Echevarría (Vulnerables), Juana Acosta (Perfectos desconocidos), Raúl Arévalo (Cien años de perdón), Antonio Resines (La reina de España), Javier Cámara (Es por tu bien) y Nora Navas (El ciudadano ilustre) son los principales actores.

También española es Viaje al cuarto de mi madre, intenso drama que aborda el momento en el que una hija abandona el hogar en el que ha crecido. En concreto, la historia se centra en la relación entre una madre y su hija, la segunda con la intención de irse pero que no sabe cómo decírselo a su madre. En ese contexto ambas tendrán que afrontar que el mundo que habían construido en común se tambalea. Celia Rico Clavellino escribe y dirige el que es su debut en el largometraje, en cuyo reparto encontramos a Anna Castillo (La Llamada), Lola Dueñas (No sé decir adiós), Pedro Casablanc (Bajo la Rosa), Adelfa Calvo (La isla mínima) y Marisol Membrillo (Magical girl).

Al thriller pertenece Ánimas, cinta escrita y dirigida a cuatro manos por Laura Alvea y Jose F. Ortuño (The extraordinary tale of the times table) cuya trama se centra en dos amigos, ella una chica segura de sí misma y él un joven tímido y retraído. Sus vidas cambian cuando el padre del chico fallece en extrañas circunstancias, pues ella iniciará un viaje en el que realidad y pesadilla se confunden, y en el que se llegará a cuestionar su propia existencia. El plantel de actores está integrado por Clare Durant (I love her), Liz Lobato (The birthday), Ángela Molina (El otro hermano), Luis Bermejo (Fe de etarras), Iván Pellicer (serie Fugitiva) y Chacha Huang (El hombre de las mil caras).

Este fin de semana es también del debut en el largometraje de ficción de David Gutiérrez Camps (Hollywood contra Franco) con Sotobosque, drama que narra la vida de una mujer en la Cataluña interior, donde sobrevive vendiendo piñas y que intenta integrarse sin éxito en una sociedad que solo le da sonrisas condescendientes. El limitado y anónimo reparto está compuesto por Musa Camara, Samba Diallo y Deborah Marin.

El último de los estrenos en imagen real es Aprendiendo a vivir, drama que cuenta con capital israelí y polaco cuya trama se centra en un joven de 17 años con un carácter impulsivo y algo violento que, sin embargo, es apreciado por su comunidad. Su padre le ve como el heredero del negocio de construcción que tiene, pero el adolescente encuentra un modelo a seguir en su profesor de literatura. Dividido entre dos mundos, deberá encontrar su nueva identidad y la oportunidad para una nueva vida. Matan Yair escribe y dirige el que es su debut en el largometraje de ficción, que está protagonizado por Asher Lax, Ami Smolartchik (Atomic falafel), Yaacov Cohen (Encirclements) y Keren Berger (Cupcakes).

La única producción de animación es la española Black is Beltza, dirigida por Fermín Muguruza (Nola?). El argumento, ambientado en 1965, se basa en el hecho real que protagonizó la comparsa de gigantes de Pamplona, imagen típica de San Fermín que en ese año fue invitada a Nueva York para desfilar por la Quinta Avenida. Sin embargo, no todos pudieron salir, pues se prohibió la presencia de dos gigantes negros. El mozo encargado de portar uno de ellos vivirá en primera persona los acontecimientos de esa época como los disturbios raciales provocados por el asesinato de Malcolm X y los primeros hippies. Entre las voces originales encontramos las de Unax Ugalde (Lasa y Zabala), Sergi López (Río arriba), Maria de Medeiros (100 metros), Jorge Perugorría (Vientos de la Habana), Emma Suárez (Julieta) y Ramón Barea (La higuera de los bastardos).

En cuanto al documental, Querido Fotogramas es un repaso a los 70 años de la icónica revista cinematográfica española a través de las cartas que los lectores han enviado a lo largo de las décadas. Un viaje que homenajea al cine y a todos los que lo hacen posible, a los espectadores, a los periodistas y, por supuesto, a los lectores. El film está escrito y dirigido por Sergio Oksman (Goodbye, America).

También española, y también documental, es Mudar la piel, cinta dirigida a cuatro manos por Cristóbal Fernández y Ana Schulz en la que es, para ambos, su ópera prima. El film aborda la relación de amistad entre un mediador de ETA y el gobierno español y un espía de los servicios secretos que se infiltró en su vida durante años.

Por último, el documental Barbacana, la huella del lobo aborda el conflicto entre el lobo y los ganaderos a través del seguimiento de una manada de lobos, recorriendo localizaciones que van desde diferentes sierras en Andalucía hasta el norte cantábrico. Arturo Menor (WildMed. El último bosque mediterráneo) es su director.

‘Vengadores: Infinity War’: infinitamente Marvel


Han pasado 10 años desde aquella primera aventura de Iron Man. 10 años en los que Marvel ha construido, algunas veces con más acierto que otras pero siempre con mimo y cuidado, todo un universo en el que poder desarrollar las aventuras de sus personajes, sus motivaciones, sus debilidades y los conflictos que les definen a lo largo de los años. Y todo eso desemboca aquí, en una macroproducción superheróica en la que nada se deja al azar y todo, absolutamente todo, tiene un objetivo: convertir a este film en el mayor espectáculo de la historia. Que lo haya conseguido o no es cuestión de puntos de vista, pero algo queda claro: se puede conseguir.

Porque en efecto, Vengadores: Infinity war es un espectáculo. Pero también es una historia, un drama capaz de generar desasosiego, de enfrentar a estos personajes capaces de cosas extraordinarias ante un enemigo invencible, ante ese desafío que, como se menciona en la película, les hará fracasar estrepitosamente. Toda historia debe construirse, al menos en teoría, sobre un crecimiento constante de tensión, de acción o de drama. En el cine de superhéroes esto, habitualmente, se traduce en combates que ponen al héroe ante un desafío cada vez mayor que debe superar para, al final, enfrentarse a la gran amenaza. Y aunque esta cinta de los hermanos Russo (Capitán América: El soldado de invierno) responde a esa idea, ese crecimiento dramático está construido sobre desafíos fallidos, sobre una lucha en la que el villano vence constantemente, hasta un final que… que aquí no revelaré, pero que puede generar cierto desasosiego.

Se trata, por tanto, de una producción compleja, de una obra de arte del género que merece ser reconocida como tal. Nada de enfrentamientos cuyo final se conoce de antemano; nada de momentos narrativos que restan ritmo al conjunto. Todo en el film se construye con el único objetivo de ofrecer una historia dinámica, profunda, en la que las motivaciones son lo primero y los efectos (sencillamente espectaculares, dicho sea de paso) lo segundo. Es más, pocas veces podrá verse que uno de los momentos más dramáticos de un film lo protagonice un villano que debe luchar entre lo que persigue y la única persona a la que alguna vez ha querido. Y los hermanos Anthony y Joe imprimen al conjunto un estilo visual brillante, aprovechando al máximo los planos generales de las batallas y las posibilidades de los numerosos superhéroes que aparecen a lo largo del metraje.

Desde luego, Vengadores: Infinity War es la cinta que todo fan lleva esperando 10 años. Pero es más. Es un relato sobre el fracaso, sobre la lucha contra un destino que parece escrito y que es incapaz de ser cambiado. Una lucha frustrante, en definitiva. Y no hay nada más satisfactorio, dramáticamente hablando claro esta, que ver a un héroe caído para volver a levantarse. Y dado que en este caso son decenas de ellos, la sensación agridulce que deja el final del film se multiplica de forma exponencial. Ahora sí, Marvel ha logrado alcanzar un clímax dramático en su cine, un nivel que posiblemente no sea tan adulto como el de su principal competidor, DC Cómics, pero sin duda sí ha sabido profundizar más que en otras ocasiones. Y desde luego, ha dado una lección sobre cómo construir este tipo de relatos tan complejos, cómo introducir a cada uno de los personajes y cómo mostrar la derrota individual de cada uno. ¿Tiene algo malo entonces? Bueno, mucha gente la verá sólo como una más de superhéroes. Y, por supuesto, que hay que esperar un año para el desenlace.

Nota: 9/10

‘Guardianes de la galaxia Vol. 2’: éxitos del pasado, errores del presente


La división cinematográfica de Marvel parece haber encontrado el camino para lograr el éxito casi con cada nueva película que hace. Da igual que sea un superhéroe o varios, que sean muy conocidos o casi clandestino. Combinar ironía, algo de humor blanco, ciertas dosis de drama elaborado lo justo para no bajar el ritmo y, sobre todo mucha acción, parecen ser los pilares de los taquillazos que de un tiempo a esta parte está consiguiendo la compañía. Sin embargo, la base sobre la que construir todo ello es idéntica a cualquier film: una buena historia. Y es algo que no se debería perder de vista, pues la segunda aventura de estos defensores galácticos peca, precisamente, de esto.

Es innegable que Guardianes de la galaxia Vol. 2 es entretenida, hace reír (a algunos más que a otros) y tiene algunas escenas realmente espectaculares, sobre todo en sus primeros compases con ese plano secuencia en el que la acción, curiosamente, transcurre en segundo plano, lo que no deja de ser una idea diferente y loable. Y sí, la trama explora, aunque sea mínimamente, cómo evoluciona la relación de estos variopintos personajes en un grupo cuya unión se mantiene gracias a un frágil equilibrio entre el amor y la exasperación. En este sentido se podría decir que la cinta de James Gunn (Super), cuya labor tras las cámaras es intachable, ofrece más en todos los sentido, lo cual por cierto es lo que cabría esperar de una obra como esta.

Pero el problema es el trasfondo del asunto. Mientras que su predecesora tenía una historia relativamente compleja, que incluso encajaba dentro de los planes de desarrollo a nivel global de Marvel, esta segunda parte se desinfla a medida que pasan los minutos en lo que a argumento se refiere. Con la excusa de buscar los orígenes del protagonista, la cinta se pierde en un sinfín de caminos ya investigados en numerosas películas, cayendo en una previsibilidad que, por desgracia, termina restando frescura al conjunto. Da la sensación de que, en ese intento de superar el reto de más y mejor, la cinta se centra mucho en el “más” y se deja por el camino el “mejor”, recurriendo a herramientas manidas y algo arquetípicas. La ironía y mala leche de los personajes queda anulada, en parte, por esto, y es eso lo que termina por descafeinar una película que, por lo demás, mantiene el espíritu original.

Desde luego, Guardianes de la galaxia Vol. 2 no es mejor que la primera parte, ni mucho menos. Su falta de ambición a la hora de buscar una trama fresca y diferente hace que la cinta se vuelque por completo en los elementos que engalanaron la original historia de la cinta inicial. Dicho de otro modo, la saga parece encaminarse hacia un futuro vacío de contenido pero tan dinámico y espectacular que hará que dos horas se conviertan en dos minutos. Y eso es un peligro. Todavía se puede reconducir la situación, está claro, y prueba de ello son los minutos iniciales de esta continuación, todo un ejercicio de buen cine, narrado con originalidad y en el que la acción, el humor y la inteligencia se mezclan para dar unos minutos de auténtico oro. Hay esperanza, sí, pero sin el fondo la forma al final se pierde.

Nota: 6/10

La panda de pringaos regresa en ‘Guardianes de la galaxia, vol. 2’


Tras varias semanas de numerosos estrenos de diferente interés, sobre todo para el gran público, abril termina por todo lo alto, al menos en lo que a variedad se refiere. Blockbusters, películas de autor, viejas glorias e historias de todo el mundo se dan cita en la cartelera este viernes, día 28. O mejor dicho, más que historias de todo el mundo, lo que llega a España son historias de toda la galaxia.

Y es que se estrena Guardianes de la galaxia, vol. 2, continuación del éxito de Marvel de 2014 que repite prácticamente en todos sus aspectos la fórmula que tan buenas sensaciones dejó la primera entrega. La trama continúa las aventuras de este grupo mientras intentan mantener unida esta familia recién descubierta, tratan de averiguar los orígenes de uno de ellos e incorporan a su lucha a viejos enemigos convertidos ahora en necesarios aliados. Acción, aventura, humor y mucha diversión son los ingredientes de este film aderezado con una banda sonora de lo más ochentera y en el que repiten los responsables originales. Así, James Gunn (Super) se pone tras las cámaras para dirigir a Chris Pratt (Passengers), Zoe Saldana (Vivir de noche), Dave Bautista (Spectre), Bradley Cooper (Juego de armas), Vin Diesel (Fast & Furious 8), Michael Rooker (serie The walking dead), Karen Gillan (La gran apuesta) y Glenn Close (Decadencia), a los que se suman Kurt Russell (Los odiosos ocho), Tommy Flanagan (Running wild), Elizabeth Debicki (Operación U.N.C.L.E.) y Sylvester Stallone (Creed: La leyenda de Rocky).

Entre los nuevos títulos de este fin de semana destaca también La excepción a la regla, comedia dramática con una notable carga romántica escrita y dirigida por Warren Beatty (Enredos de sociedad), quien también se reserva un papel relevante en esta trama que arranca cuando una joven actriz llega a Los Ángeles para trabajar a las órdenes de Howard Hughes. Poco a poco inicia una relación con el chofer del famoso multimillonario, productor y director; relación que desembocará en una historia de amor que desafiará la regla del magnate de que sus empleados no intimen con sus actrices. El extenso reparto de este film de 2016 está compuesto por nombres tan conocidos como los de Alden Ehrenreich (¡Ave, César!), Lily Collins (Un invierno en la playa), Haley Bennett (La chica del tren), Candice Bergen (Guerra de novias), Martin Sheen (Trash, ladrones de esperanza), Taissa Farmiga (serie American Horror Story: Roanoke), Alec Baldwin (La verdad duele), Matthew Broderick (Manchester frente al mar), Ed Harris (Retales de una vida), Annette Bening (Casi perfecta) y Oliver Platt (The ticket), entre muchos otros.

Muy diferente es Una historia de venganza, thriller dramático protagonizado por Arnold Schwarzenegger (Terminator: Génesis) que se inspira en la historia verídica del accidente aéreo de Überlingen, en Alemania, donde dos aviones chocaron y dejaron decenas de muertos en 2002. Un hombre, cuya mujer e hija fallecieron en el suceso, inicia entonces una búsqueda para vengarse del hombre responsable de la tragedia. Elliott Lester (Blitz) dirige la propuesta, cuyo reparto se completa con Maggie Grace (V3nganza), Scott McNairy (Expertos en crisis), Kevin Zegers (Colonia V), Hannah Ware (Shame) y Glenn Morshower (Lugares ocultos).

Fuera de las fronteras de Hollywood destaca Lady Macbeth, film británico que adapta la novela de Nikolai Leskov en la que una mujer vive amargada y angustiada por un matrimonio con un hombre que le dobla la edad y una despiadada familia. Ambientada en la Inglaterra rural de 1865, la mujer comenzará un romance con un joven que trabaja en la hacienda de su marido, lo que despertará en ella una poderosa fuerza que la llevará a conseguir todo lo que quiere. Dirigida por William Oldroyd (In mid wickedness), la cinta está protagonizada por Cosmo Jarvis (Doble identidad: Jaque al MI-5), Florence Pugh (The falling), Paul Hilton (London road) y Naomi Ackie (serie The five), entre otros.

El principal estreno español es Plan de fuga, thriller escrito y dirigido por Iñaki Dorronsoro (La distancia) que gira en torno al duelo entre un ladrón de bancos y un policía. El primero se alía con una banda para robar la inexpugnable caja fuerte del banco Suizo, cuya entrada es difícil y la fuga, en teoría, imposible. El segundo inicia una investigación para tratar de desbaratar todo el plan. Luis Tosar (Toro), Javier Gutiérrez (Assassin’s Creed), Alain Hernández (Palmeras en la nieve) y Alba Galocha (El hombre de las mil caras) encabezan el reparto.

También española es La mano invisible, drama de 2016 que reflexiona sobre el mundo laboral actual mediante una historia que se centra en 11 trabajadores que son invitados a desarrollar su labor en una nave industrial y ante la mirada de cientos de personas, sin saber muy bien el motivo por el que están allí o el objetivo de lo que ocurre. David Macián debuta en el largometraje con este film que protagonizan Marta Larralde (Novatos), Marina Salas (Por un puñado de besos), Josean Bengoetxea (Que Dios nos perdone), José Luis Torrijo (Los amantes pasajeros) y Eduardo Ferrés (La final).

Con algo más de retraso llega Todo mujer, producción española de 2015 escrita y dirigida por Rafael Gordon (Bellos suicidios) que, en clave dramática, cuenta la historia de una mujer que vive como una ermitaña en un palacete segoviano que se cae a pedazos, en el que además habita un intruso enamorado. Su única forma de supervivencia es una gallina que pone un huevo con el que no se muere de hambre. La vida de la mujer cambia por completo cuando conoce a un mendigo en peores circunstancias que ella y decide acogerlo. En el reparto destacan los nombres de Isabel Ordaz (Una hora más en Canarias), Julia Quintana (Mussolini va a morir), Miguel Torres García, Arantxa de Juan (Terca vida) y Alfonso Arranz Lago.

Entre el resto de estrenos europeos destacan dos cintas italianas. Un italiano en Noruega narra en clave de comedia las peripecias de un funcionario del sur de Italia cuya vida se desmorona cuando se produce una reducción de plantilla y sufre un traslado forzoso a Noruega, donde deberá de encargarse de una estación científica en el Polo Norte y adaptarse a las costumbres de este país. Dirigida por Gennaro Nunziante (Sole a catinelle), la cinta está protagonizada por Checco Zalone (Che bella giornata), Eleanora Giovanardi (Amo la tempestad), Sonia Bergamasco (La straniera), Mauricio Micheli (Valzer) y Lino Banfi (Focaccia Blues).

A medio camino entre el drama y la comedia se encuentra Maravilloso Boccaccio, adaptación de varios relatos del ‘Decamerón’ que toman como punto de partida el mismo que el clásico escrito por Boccaccio. En 1348 un grupo de jóvenes huye de la peste que asola los núcleos urbanos de la Toscana, refugiándose en una mansión en la que, para pasar los días, cada uno de ellos debe contar una historia cuya duración o género no importan. Tan solo deben tener una cosa en común: deben hablar de amor. Paolo y Vittorio Taviani (César debe morir) dirigen esta versión protagonizada por Kasia Smutniak (Limbo), Jasmine Trinca (Miel), Kim Rossi Stuart (Anni felici), Riccardo Scamarcio (Pasolini) y Lello Arena (Facciamo paradiso), entre otros.

Lejos de Europa encontramos La chica dormida, producción australiana de 2015 que adapta a la gran pantalla esta obra de teatro cuya trama se centra en una joven que está a punto de cumplir 15 años y convertirse en una mujer. Para celebrarlo, su madre organiza una fiesta a la que invita a familiares y amigos de la joven, que comenzará a sentirse presionada. Tras la celebración, la chica entrará en un mundo incomprensible algo violento y erótico. Ópera prima de Rosemary Myers, la película está interpretada por Bethany Whitmore (Mental), Harrison Feldman (serie Upper Middle Bogan), Tilda Cobham-Hervey (52 martes), Matthew Whittet (Australia), Danielle Catanzariti (Closed for winter) y Eamon Farren (Chained).

Desde India llega la conclusión de la superproducción de acción y aventura Baahubali 2: The conclusion, que dirige, al igual que la primera entrega, S.S. Rajamouli (Eega). La trama se centra en el hijo de Baahubali, quien descubre la verdad sobre su pasado y emprende un viaje para encontrar las respuestas a las preguntas que le han atormentado, descubriendo que la historia del reino está muy ligada a su propia vida. Prabhas (Rebel), Tamannaah Bhatia (Bengal tiger), Anushka Shetty (Lingaa) y Rana Daggubati (Baby) encabezan el reparto.

Terminamos el repaso con Dancing Beethoven, documental escrito y dirigido por Arantxa Aguirre (El esfuerzo y el ánimo) cuya temática se centra en la preparación de la Novena Sinfonía de Beethoven por parte del Béjart Ballet Lausanne y el Ballet de Tokio. Ambas compañías representan esta pieza en Tokio acompañadas por la Orquesta Filarmónica de Israel, dirigida por Zubin Mehta.

‘Joy’: siempre positivo, nunca negativo


Jennifer Lawrence es 'Joy'.David O. Russell, director de cintas como El lado bueno de las cosas (2012) o The fighter (2010) se está especializando en un tipo de cine que puede terminar resultando contraproducente. Un tipo de cine satisfactorio y de buenas vibraciones, pero que en el fondo no termina de funcionar, básicamente porque no existen conflictos notables que permitan a la trama dar esa vuelta de tuerca que, por otro lado, es tan necesaria en sus películas. Y su último trabajo, en el que vuelve a colaborar con su musa particular, no es una excepción.

De hecho, Joy es el mejor ejemplo de cómo desarrollar una historia, entretener durante dos horas y ofrecer una feel-good movie sin demasiados altibajos dramáticos. La estrategia de Russell es, simple y llanamente, situar a sus protagonistas en contextos extremos para, a continuación, sacar a relucir la fuerza que tenían oculta. No existe, por tanto, margen para la decepción o la derrota, salvo que sea un artificio que aporte el consabido aderezo momentáneo de desazón. Sin embargo, basta haber visto alguna de sus películas para saber que el final feliz siempre se impone, y que sus historias son ejemplos de superación.

Eso no quita para que la cinta protagonizada por Jennifer Lawrence (El castor) no arroje algunas reflexiones interesantes, desde la toxicidad de algunas familias hasta las extrañas amistades que pueden darse entre determinados individuos. Aunque sin duda lo que destaca de la cinta es la labor de Lawrence, alejada de roles heroicos y más próxima a esos papeles de mujer fuerte en los que se encuentra tan cómoda. La actriz logra asumir como propia la variedad de emociones por las que pasa su personaje, y lo que es más importante, es capaz de transmitir las difíciles relaciones que mantiene con el resto de protagonistas, todos ellos espléndidos en sus respectivos papeles.

La sensación que deja Joy es agridulce. Es un film entretenido que despierta emociones positivas en el espectador. Y los actores se entregan por completo a unos personajes que, en muchos casos, son prácticamente indefendibles. Pero el resultado final es demasiado parecido a otras cintas, sobre todo a otras del propio director. Y el desarrollo dramático de la trama principal, basado en machacar a la protagonista hasta una jugada maestra final, es excesivamente lineal, lo que resta intriga a una resolución final algo previsible.

Nota: 6/10

La cartelera española se llena de nombres propios después de Reyes


Estrenos 8enero2016Con el nuevo año 2016 llega, como suele ser habitual en estas fechas, la época de los estrenos más interesantes del año, aquellos que luchan y lucharán por los principales premios cinematográficos en todo el mundo. Uno de ellos ya llegó el pasado 1 de enero, y este viernes, día 8, no se queda atrás. Claro que no son las únicas novedades. La ciencia ficción, el terror, el drama y una amplia variedad de géneros se dan cita en la cartelera española.

Aunque desde luego el título más interesante es Joy. Y lo es sobre todo por los nombres que sustentan el proyecto, cuya relevancia en los últimos años ha sido notable. Tras las cámaras está David O. Russell, y delante de ella encontramos actores como Jennifer Lawrence, Bradley Cooper y Robert De Niro, que ya coincidieron con el director en El lado bueno de las cosas (2012). En esta ocasión la trama se centra en una joven que logra abrirse camino en el mundo de los negocios, aunque para ello tenga que luchar contra su propia familia y contra una tormenta de emociones que pondrá a prueba la confianza que deposita en aquellos a los que considera amigos. En el reparto de esta comedia también encontramos a Édgar Ramírez (Líbranos del mal), Virginia Madsen (Walter) e Isabella Rossellini (Pollo con ciruelas).

Muy diferente es el thriller biográfico que propone Legend, adaptación de la novela de John Pearson que narra el ascenso y la caída de los hermanos gemelos Kray, los gánsteres más famosos de Londres en los años 60. El director Brian Helgeland (Payback) es el responsable de poner en imágenes esta historia protagonizada por Tom Hardy (Locke) en un doble papel, Emily Browning (Pompeya), Taron Egerton (Kingsman: Servicio secreto), Christopher Eccleston (serie The Leftovers), David Thewlis (Macbeth) y Chazz Palminteri (Último recurso).

Completa el trío principal de novedades otro nombre propio. Maggie es el título del nuevo intento de Arnold Schwarzenegger (Terminator: Génesis) de recuperar su hueco en el cine y, en particular, en el género fantástico. La historia se ambienta en el mundo de los zombis, y más concretamente en algo poco habitual en este tipo de films: el proceso de transformación. Todo comienza cuando un padre debe hacer frente a la enfermedad que ha contraído su hija, un virus que la transformará en un ser peligroso y que obliga al hombre a mantenerla en cuarentena y recluida en casa. Ópera prima de Henry Hobson, la cinta cuenta en su reparto con Abigail Breslin (Agosto), Joely Richardson (Más allá del amor), Jodie Moore (Heaven’s rain) y Rachel Whitman Groves (Dunaway hearts).

Más terrorífica es Exorcismo en el Vaticano, producción que vuelve a incidir en Dios y el Diablo, en las posesiones y en la lucha del bien y el mal. Aunque en esta ocasión la trama trata de ir más allá y se centra en una joven cuya vida cambia cuando empieza a ver que su mera presencia provoca dolor y muerte a los que la rodean. Cuando el Vaticano se fija en ella, decide iniciar un exorcismo pensando que está poseída por un demonio. Pero el secreto que descubrirán será mucho más peligroso, iniciando un proceso para salvar al mundo. Dirigida por Mark Neveldine (Gamer), la película está protagonizada por Dougray Scott (V3nganza), Michael Peña (Ant-Man), Peter Andersson (Flugparken), Djimon Hounsou (El séptimo hijo) y Kathleen Robertson (serie Boss).

Sin duda la novedad más internacional es Eisenstein en Guanajuato, comedia biográfica con tintes románticos que escribe y dirige Peter Greenaway (La ronda de noche), y que cuenta con capital holandés, finlandés, belga, francés y mexicano. Su trama arranca unos años después del rodaje de El acorazado Potemkin (1925). Rechazado por Hollywood, el director ruso recala en México para rodar su nuevo film, donde se dejará llevar además por el encanto del país y de su joven y atractivo guía, quien le llevará a dar libertad a sus deseos más reprimidos. Elmer Bäck (Där vi en gång gått), Luis Alberti (Carmin tropical), Maya Zapata (Bolero de noche), Lisa Owen (Los insólitos peces gato) y Stelio Savante (Jimmy) son los principales actores.

Puramente francesa es la comedia No es mi tipo, producida en 2014 y que adapta la novela de Philippe Vilain en la que un joven profesor de Filosofía en París es destinado a Arras durante un año. En ese tiempo inicia una relación con una peluquera con la que le unen más diferencias que similitudes. Escrita y dirigida por Lucas Belvaux (Rapt), la cinta cuenta en su reparto con Émilie Dequenne (Perder la razón), Loïc Corbery (Les amateurs), Sandra Nkake (Casablanca driver), Charlotte Talpaert y Anne Coesens (Como un león).

También de 2014 es la holandesa Secretos de guerra, drama familiar de corte histórico que se centra en la relación de dos amigos que viven a salvo de los acontecimientos de la II Guerra Mundial, conflicto que ven como el contexto ideal para sus aventuras. La llegada de una joven a una granja cercana separará a ambos chicos, lo que lleva a uno de ellos a revelar una pequeña infracción de la familia de la chica. Lo que no sabe es que con sus celos desvela una conspiración mucho mayor. Basada en la novela de Jacques Vriens, la cinta está dirigida por Dennis Bots (Zoop in Afrika) y está protagonizada por Maas Bronkhuyzen (Jacobo lobo), Joes Brauers, Nils Verkooijen (Spijt!), Pippa Allen (Patatje Oorlog) y Loek Peters (Roffa).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: