Wright se adentra ‘En un lugar salvaje’ con pocos estrenos


Estrenos 11junio2021

Fin de semana previo a uno de los estrenos más esperados de los últimos meses, y desde luego uno de los que ha recibido mejores críticas. Y como suele ocurrir en estos casos, este viernes, 11 de junio, son pocas las novedades que llegan a la cartelera, preludio de lo que está por llegar. Eso sí, aunque pocos, ofrecen al espectador una amplia variedad de géneros a escoger.

Y entre estos destaca En un lugar salvaje, debut como directora de largometrajes de la actriz Robin Wright (serie House of cards), quien también protagoniza este drama que arranca cuando una mujer, incapaz de conectar con el mundo que conocía antes de sufrir una tragedia, decide retirarse a las Montañas Rocosas. Su vida comenzará de nuevo cuando, a punto de morir, es rescatada por un cazador local. El reparto se completa con Demián Bichir (La monja), Warren Christie (serie The resident), Kim Dickens (Emboscada final), Brad Leland (Marea negra) y Finlay Wojtak-Hissong (La amabilidad de los extraños).

También llega este fin de semana a las pantallas la española Historias lamentables, la última comedia de Javier Fesser (Campeones) que se estrenaba directamente en Amazon Prime Video allá por noviembre de 2020. La cinta está compuesta por cuatro historias interconectadas en las que la desgracia de los protagonistas es el motor del humor: un joven apocado a punto de heredar el imperio levantado por su padre; un veraneante enfermizo del orden; un africano sin papeles acompañado por una mujer insoportable; y un pequeño empresario ludópata son los protagonistas de estos relatos. En el reparto encontramos los nombres de Chani Martín (Diecisiete), Laura Gómez de la Cueva, Matías Janick, Alberto Castrillo-Ferrer (El encamado), Pol López (Los del túnel) y Fernando Sansegundo (serie Isabel).

Desde España también procede Solo una vez, drama que tiene como protagonista a una psicóloga del servicio de atención a las mujeres víctimas de violencia de género que es acosada por el marido de una de sus pacientes. En esta situación, recibe una pareja que nunca ha puesto un pie en este tipo de centros. Él asegura no ser ningún maltratador a pesar de la denuncia que ha recibido. Guillermo Ríos Bordón (El salto inicial) da el salto al largometraje de ficción con este film protagonizado por Ariadna Gil (Parking), Álex García (Orígenes secretos), Silvia Alonso (Perdiendo el este), Mari Carmen Sánchez (Todos lo saben) e Isa Montalbán (Xtremo).

El tercer estreno en el que España está presente, esta vez junto a Perú y México, es La casa del caracol, thriller con dosis de terror cuya trama arranca cuando un escritor decide pasar el verano en un pueblo de la serranía malagueña en su búsqueda de inspiración para su siguiente novela. Allí conoce a varios personajes peculiares sobre los que empieza a investigar, descubriendo que guardan muchos secretos y que existe entre los lugareños una leyenda oculta. Pero a veces, la realidad supera los mitos. La cinta, basada en la novela homónima de Sandra García Nieto, supone el debut en el largometraje de Macarena Astorga y cuenta con un reparto encabezado por Javier Rey (El silencio de la ciudad blanca), Paz Vega (Rambo: Last blood), Carlos Alcántara (Siete semillas), Norma Martinez (Encadenados), Pedro Casablanc (Explota explota), Elvira Mínguez (Ofrenda a la tormenta), Jesús Carroza (La isla mínima) y Fernando Tejero (serie La que se avecina).

Con bastante retraso llega a las pantallas españolas La violinista, drama romántico finlandés que gira en torno, como indica su título, a una violinista que se ve obligada a poner punto final a su carrera profesional después de que un accidente la deje sin la sensibilidad necesaria en los dedos. La mujer se reconvierte entonces en profesora de música, y será en esa etapa cuando conozca a un joven estudiante que hará aflorar sentimientos que creía olvidados. Paavo Westerberg debuta en el largometraje con esta historia de 2018 protagonizada por Matleena Kuusniemi (Elokuu), Olavi Uusivirta (Ollaan vapaita), Kim Bodnia (serie Killing Eve), Samuli Edelmann (Misión Imposible: Protocolo Fantasma) y Misa Lommi (Toiset tytöt).

Terminamos con el documental Human Life, coproducción entre Italia y Brasil que ilustra la verdadera belleza e importancia de la vida a través de varias historias como la de un pintor tetrapléjico, el fundador de un hogar para niños abandonados y discapacitados, un surfista que perdió las manos en un accidente o una mujer que sobrevivió al Holocausto, entre muchas otras personas. La cinta está dirigida por Gustavo Brinholi y Luis H. Marques, para quienes es su ópera prima.

‘Bruja Escarlata y Visión’, la historia de la sitcom en una 1ª T. brillante


Elizabeth Olsen y Paul Bettany muestran sus discrepancias en la primera temporada de 'Bruja Escarlata y Visión'.

El final de Vengadores: Endgame (2019) dejó huérfanos a muchos fans de Marvel. Más allá de lo que han supuesto para el cine la estrategia comercial y narrativa de los últimos años de esta compañía, esa macropelícula abrió la puerta a un futuro incierto para muchos personajes. Algunos han encontrado (o encontrarán) continuidad en la gran pantalla, pero otros han dado el salto a la televisión. Los primeros han sido Bruja Escarlata y Visión, y desde luego la carta de presentación de la Casa de las Ideas en la pequeña pantalla no podría haber sido mejor.

Esta primera temporada de apenas 9 episodios es un derroche de imaginación, complejidad narrativa, trasfondo dramático y, si se quiere, hasta niveles de interpretación. La trama transcurre algún tiempo después del final de aquel film, con Bruja Escarlata y Visión viviendo juntos en un pueblecito… pero en los años 50. A medida que van pasando las épocas también se irán desvelando secretos que darán respuesta a las principales preguntas que plantea la serie: ¿cómo puede vivir Visión después de morir en Vengadores: Infinity War? ¿Por qué los viajes a diferentes épocas? ¿quiénes son los personajes que rodean a los protagonistas?

Sin desvelar demasiado de la trama, las respuestas a esas y muchas otras preguntas es lo que engrandece esta primera temporada de Bruja Escarlata y Visión. La incomprensión inicial que tiene el espectador da paso rápidamente a una serie de hitos narrativos que sientan las bases de una intriga que se desgrana progresivamente hasta un final épico en el que, esta vez sí, se ve a la auténtica Bruja Escarlata que los seguidores conocen. Pero hasta llegar a ese punto, la serie creada por Jacal Schaeffer (Timadoras compulsivas) logra el perfecto equilibrio entre humor, drama, suspense y acción, aprovechando al máximo, además, las posibilidades que ofrecen los poderes de los protagonistas.

Plantear cada episodio como si de una sitcom se tratara, ambientándolo en una época diferente y, en consecuencia, con unos estándares narrativos propios de cada década, da el tono perfecto para contrarrestar la gravedad de lo que realmente ocurre, algo que se desvela en el tercio final de esta primera entrega de capítulos. Es gracias a esta apuesta narrativa y visual (que tiene su explicación, como todo en la serie) que el relato fluye casi de forma orgánica, llevando al espectador por un viaje emocional único en el que se ahonda en algo poco habitual en este tipo de producciones: los motivos por los que un personaje actúa como actúa. O mejor dicho, el trasfondo dramático que lleva a un héroe a actuar movido únicamente por su propio interés. Soy consciente de que muchos espectadores tenderán a rechazar esta serie tanto por el contenido (cine de superhéroes) como por su apuesta visual. Pero al igual que ocurre con el personaje que interpreta magistralmente Elizabeth Olsen (Wind river), hay mucho más de lo que se ve a primera vista.

'Bruja Escarlata y Visión' tienen en Kathryn Hahn a una poderosa vecina en la primera temporada.

Historia de la televisión

Tal es así que esta primera temporada de Bruja Escarlata y Visión es, en cierto modo, un repaso a la historia de la televisión. No es difícil identificar los programas a los que homenajea no solo a través de sus cabeceras, todas ellas imprescindibles, sino a través de la propia estructura de los episodios, adaptada convenientemente a las necesidades narrativas superheroicas. Una estructura, por cierto, que se ve alterada por la introducción de pequeños elementos disruptivos que, mientras que alteran la percepción del espectador, siembran todo lo que será la posterior explicación de lo que verdaderamente ocurre en ese pueblecito estadounidense. Y dicho sea de paso, esos elementos se convierten, al menos en el primer y parte del segundo acto del arco dramático de la temporada (en otras palabras, hasta el cuarto episodio más o menos) en los cliffhanger y los puntos de giro más interesantes de los últimos tiempos, al menos en este tipo de producciones.

Dicho esto, y dejando a un lado la atrevida y acertada apuesta visual y concepción narrativa de la serie, lo que destaca es el extraordinario reparto que conforma la serie. Más allá de la pareja protagonista, a la que los fans estarán más acostumbrados, destaca una Kathryn Hahn (Malas madres) que disfruta con su papel como pocos actores demuestran en pantalla. La actriz se adapta a cada época casi de forma mimética para revelar en un épico final su verdadera naturaleza. Aunque puede resultar previsible, el viaje por el que lleva a su personaje merece mucho la pena. Y junto a ella, otros cameos y pequeñas participaciones que no solo harán las delicias de los fans, sino que convierten esta serie en algo poco habitual: en una parte más del Universo Cinematográfico Marvel. No se trata de una producción aislada, ni mucho menos. La participación de algunos personajes vistos en otras películas, amén de la presencia de los hijos de Wanda (nombre de pila de Bruja Escarlata) y Visión, o ese nuevo/viejo Pietro interpretado por Evan Peters (X-Men: Fénix Oscura) componen todo un mundo cargado de referencias, guiños y homenajes muy propio de Marvel.

Pero nada de eso importaría si el guion no estuviera estructurado de un modo brillante. Sí, es cierto que dado el tipo de producción que es, posiblemente no haya llevado a los personajes hasta las últimas consecuencias de sus actos. Pero es que tampoco se pretende. La trama se mueve cómodamente entre diferentes géneros para ofrecer al espectador una experiencia única en todos los sentidos. Desde el humor innato de las producciones de Marvel hasta el suspense de los primeros compases, el drama del tramo central de la historia y, por supuesto, la acción y la espectacularidad del desenlace. Todo ello se articula de forma maestra para componer lo más importante de todo: el viaje del héroe, ese que le transforma y que, por lo tanto, le lleva a ser una persona diferente a la que comenzó. Y dado que, en este caso, Bruja Escarlata ya era quien era, ese final desvela su verdadera naturaleza. De Visión mejor no decir nada, salvo que la serie introduce un nuevo personaje en la ecuación.

Lo que tenemos, por tanto, es una serie fuera de lo común. Bruja Escarlata y Visión es todo lo que puede esperarse de ella, y más. A nivel narrativo y de guion, esta primera temporada es perfecta para apreciar cómo combinar los diferentes géneros en una estructura donde cada elemento tiene su función, y donde la intriga y el drama se introducen poco a poco en la comedia a través de puntos de giro y ganchos argumentales. A través de eso, la historia evoluciona hasta un punto de no retorno en el que personajes y tramas confluyen para dar lugar a un clímax tan espectacular como apropiado para el universo cinematográfico en el que se ambienta. Una primera temporada que supera las expectativas, pero que también sienta las bases de lo que deberían ser las series vinculadas a películas. Y a tenor de lo visto hasta ahora en Marvel, parece que va a ser así.

‘Expediente Warren: Obligado por el demonio’: la posesión final


Patrick Wilson y Vera Farmiga se enfrentan a una posesión en 'Expediente Warren: Obligado por el demonio'.

Allá por los años 80 del siglo pasado tuvo lugar en Estados Unidos uno de los primeros juicios por asesinato en el que se argumentó una posesión demoníaca. En ese caso estuvo implicado el matrimonio Warren, protagonista de, hasta ahora, dos películas de terror sumamente interesantes. Ahora, dicha posesión da el salto a la gran pantalla en una tercera entrega de la saga que, si bien no tiene el mismo atractivo que las dos primeras, es lo suficientemente resuelta como para completar una buena trilogía de terror moderno.

Que no esté a la altura de sus predecesoras es algo que casi se puede intuir solo por su título. Expediente Warren: Obligado por el diablo sigue las pautas de este tipo de films, contando con sustos muy bien planificados y una narrativa en paralelo que aporta el grado necesario de intriga y suspense. Pero ni Michael Chaves (La Llorona), su director, es James Wan (responsable de la saga y director de las dos primeras), ni la historia es tan atractiva como la de los anteriores films. Y no lo es, simple y llanamente, porque de estas posesiones se han visto últimamente muchas, tal vez demasiadas películas.

Esto no solo resta sorpresa al desarrollo narrativo del film, que recurre a varios clichés, sino que además se distancia un poco de lo que fueron los otros casos de los Warren. Aquí el villano no es un alma en pena, y por mucho que pueda desprenderse del título, tampoco es un demonio. La falta de motivaciones claras del personaje antagonista hace que pierda fuerza el conjunto del film. Si lo que mueve a los protagonistas es importante, lo que mueve a los antagonistas es igual o más relevante para establecer un contraste adecuado que permita crecer a los personajes. Y esa carencia es uno de los talones de Aquiles de esta cinta.

Todo ello no impide, sin embargo, que los amantes del género, y de esta saga en particular, puedan disfrutar de este Expediente Warren: Obligado por el demonio. Es una cinta directa, sencilla, que sabe a lo que va y cómo conseguirlo. Tal vez Chaves no tenga la maestría de Wan a la hora de resolver ciertos nudos dramáticos, pero sí es un gran artesano. Y desde luego, la pareja formada por Patrick Wilson (Aquaman) y Vera Farmiga (Skin) vuelve a demostrar que han nacido para estos papeles. Su química y su talento es lo que sustenta muchas de las escenas dramáticas del film. ¿Podría haber sido mejor? Sin duda. Pero eso no impide que pasemos dos horas entretenidos.

Nota: 6,5/10

El matrimonio Warren regresa a la cartelera ‘Obligado por el demonio’


El mes de junio comienza con la promesa de ser el pistoletazo de salida para una programación de esperados e importantes estrenos. Si durante las últimas semanas, en mayor o menor medida, han ido llegando títulos de distinto calado, en los próximos días vamos a ver una retahíla de novedades llamadas a llenar las salas todo lo que la pandemia lo permita. Y comenzamos por este viernes, 4 de junio, con una dosis de terror muy codiciada por los fans.

Se trata de Expediente Warren: Obligado por el demonio, tercera entrega de la famosa y exitosa saga que pondrá los pelos de punta a más de uno. Dirigida por Michael Chaves (La Llorona), esta producción estadounidense se centra en uno de los casos más sensacionales de los archivos del matrimonio Warren. La trama arranca con la lucha por el alma de un niño, pero terminó yendo mucho más allá para convertirse en el primer caso en la historia de los Estados Unidos en que un sospechoso de asesinato utilizaría la posesión demoníaca como argumento en su defensa. El reparto vuelve a estar encabezado por Patrick Wilson (Midway) y Vera Farmiga (Godzilla: el rey de los monstruos), a los que se suman Julian Hilliard (serie Penny Dreadful: City of Angels), Ruairi O’Connor (Alcanzando tu sueño), Sterling Jerins (Daisy Winters), Charlene Amoia (Vitals) y Shannon Kook (Goliath), entre otros.

Canadá e Irlanda colaboran en Sueños de una escritora en Nueva York, drama de 2020 que lleva a la gran pantalla la novela autobiográfica de Joanna Smith Rakoff. La cinta arranca cuando una joven que aspira a ser una gran escritora en la Nueva York de los años 90 logra un trabajo en una agencia literaria. Su función será la de ayudante de la agente literaria de J. D. Salinger. Entre sus funciones está la de responder cartas de fans. Poco a poco se irá apartando del protocolo, personalizando las respuestas utilizando la voz del gran escritor. Pero en ese proceso terminará por descubrir su propia voz. Philippe Falardeau (La buena mentira) escribe y dirige esta adaptación que protagonizan Margaret Qualley (Érase una vez en… Hollywood), Sigourney Weaver (Un monstruo viene a verme), Douglas Booth (Mary Shelley), Colm Feore (La viuda), Matt Holland (Elephant song), Théodore Pellerin (Ville neuve) y Seána Kerslake (Bosque maldito).

La película española de esta semana es Karen, drama biográfico sobre la danesa Karen Blixen. La cinta es un relato íntimo de sus últimos tiempos en África y de la extraña amistad que forja con su criado somalí, cuyas diferencias desaparecen ante un entendimiento ancestral. Dirigida por María Pérez, quien debuta de este modo en el largometraje de ficción, el film está protagonizado por Christina Rosenvinge (La pistola de mi hermano), Alito Rodgers (Wax) e Isabelle Stoffel (Los exiliados románticos).

Desde Francia nos llega Dios mío ¡los niños han vuelto!, comedia de 2020 que dirige y protagoniza Michèle Laroque (Una mujer brillante) y cuyo argumento gira en torno a un feliz matrimonio que tras años casado, él parece tener ojos solo para sus bonsáis, y ella pasa los días sintiéndose ignorada. Sus vidas cambian cuando su hija, de 27 años, llegue con su novio para pasar un tiempo después de que les hayan echado de su piso. Con el hombre sumido en una crisis de la mediana edad y los jóvenes sin ninguna intención de marcharse, la mujer intentará que vuelvan a abandonar el nido para retomar las riendas de su vida. Junto a Laroque, Stéphane De Groodt (No molestar), Alice de Lencquesaing (Cartas a Roxane) y Olivier Rosemberg (Fracassés) forman el cuarteto de actores principal.

El drama biográfico también está presente en The Good Traitor, cinta danesa de 2020 que aborda la figura de Henrik Kauffmann, embajador de aquel país en Washington en 1939. Con el comienzo de la II Guerra Mundial, y después de que las tropas alemanas invadieran Dinamarca, este embajador tomó la decisión de declararse único representante verdadero de un país libre y en clara oposición a los nazis. Christina Rosendahl (Idealisten) se pone tras las cámaras, mientras que el reparto está encabezado por Ulrich Thomsen (El espacio entre las líneas), Burn Gorman (Pacific Rim: Insurrección), Ross McCall (The beautiful ones), Denise Gough (Juliet, desnuda), Zoë Tapper (El secreto de la isla) y Pixie Davies (El regreso de Mary Poppins).

También es de origen danés la película Shorta. El peso de la ley, thriller de acción que tiene como protagonistas a dos policías que, durante una patrulla rutinaria por el gueto de Svalegarden, deberán hacer frente a un infierno sin salida provocado por la muerte de un joven inmigrante que había entrado en coma bajo tutela judicial, lo que desata violentos disturbios en el vecindario. Dirigida a cuatro manos por Frederik Louis Hviid y Anders Ølholm, ambos debutantes en el largometraje, la cinta está protagonizada por Jacob Lohmann (Los traductores), Simon Sears (Vinterbrødre), Tarek Zayat, Issa Khattab, Özlem Saglanmak (Hijos de Dinamarca) y Arian Kashef (serie Cuando el polvo se asienta).

El film más internacional de la semana es Gaza mon amour, drama de 2020 con capital palestino, francés, alemán, portugués y qatarí que escriben y dirigen Arab y Tarzan Nasser (Dégradé). El argumento, ambientado en la Gaza actual, sigue a un pescador de 60 años que está enamorado en secreto de una mujer que trabaja como modista en un mercado local. Cuando por fin se decide a confesarle su amor, en sus redes encuentra una estatua griega de Apolo. Cuando ese valioso tesoro se descubre su vida se complica tanto que pondrá en peligro todos sus planes. Salim Dau (Todo pasa en Tel Aviv), Hiam Abbass (Blade Runner 2049), Maisa Abd Elhadi (Los informes sobre Sarah y Saleem), George Iskandar (The last band in Lebanon) y Manal Awad (Al-mor wa al rumman) encabezan el reparto.

Terminamos el repaso a los estrenos de ficción con Un pequeño contratiempo, comedia romántica procedente de Australia que arranca cuando un joven acostumbrado a dejarlo todo para ‘después’ conoce a una chica con la que empieza una relación. Un día, cuando acude a visitar la tumba de su padre, se encuentra con una misteriosa mujer que le hace un regalo muy especial. A partir de ese momento, su vida pasará a toda velocidad, despertándose cada día un año más viejo, justo en su aniversario. Escrita y dirigida por Josh Lawson (La pequeña muerte), quien se reserva un papel en el film, entre los principales actores encontramos a Rafe Spall (Jurassic World: El reino caído), Zahra Newman (La verdad), Ronny Chieng (Crazy rich asians), Noni Hazlehurst (Ladies in black), Dena Kaplan (serie Dance academy) y Benjamin Taylor.

En cuanto al género documental, la única propuesta es Errantes sin retorno. Una historia rohingya, cinta dirigida por Mélanie Carrier y Olivier Higgins centrada en el campo de refugiados de Kutupalong, el más grande del mundo. La película se centra en varios exiliados de la minoría musulmana rohingya, que huyeron de Myanmar para escapar del genocidio. Su vida, que transcurre entre poesía, pesadillas, reparto de comida y partidos de fútbol, es un testimonio de una dura realidad diaria y de los fantasmas que les persiguen.

‘Cruella’: qué bueno es ser mala


Emma Stone se mete en la piel de 'Cruella'.

Disney parece haber encontrado un nuevo filón para seguir explotando sus personajes más conocidos. Si Angelina Jolie ha dado un nuevo sentido a Maléfica, la villana de La bella durmiente (1959), ahora hace lo propio con ese personaje obsesionado con un abrigo de dálmatas. La fórmula se repite, pero no por eso deja de ser efectiva, lo que viene a demostrar una vez más que más allá de convencionalismos y obligaciones narrativas, una buena historia, con personajes y actores interesantes, vale más que cualquier otra cosa.

Porque Cruella no es más que eso: una buena historia contada con toda la sinceridad posible. Craig Gillespie (Yo, Tonya) coge a esta malvada para reconvertirla en una heroína… a su estilo, claro está. Posiblemente lo más interesante del film sea que la protagonista, a la que da vida una maravillosa Emma Stone (La favorita), no sufre una transformación de buena a mala. No, el personaje es cruel casi desde el principio. El hecho de vivir lo que vive durante esta trama y cómo eso la empuja a aceptarse a sí misma es lo verdaderamente interesante, ofreciendo al espectador un viaje emocional y humano en el que dálmatas y demás personajes de la famosa novela de Dodie Smith están relegados a meros decorados para, eso sí, sentar las bases de lo que luego será la historia que todos conocemos.

Pero desde luego, no estamos ni ante una precuela ni ante una nueva versión. Lo que ofrece Gillespie es un drama con toques de humor (en algunos casos, muy negro) narrado con pulso firme, recurriendo a efectos y efectismos demasiado obvios pero con una estética y una puesta en escena muy atractiva, sacando el máximo partido a algunas de las escenas más impactantes visualmente hablando. A esto se suma un reparto que disfruta dando vida a unos personajes que, más allá de la empatía que despierten, son todos villanos (o casi todos). En este sentido, es interesante estudiar cómo el punto de vista desde el que se narra una historia puede cambiar la perspectiva sobre los roles que la protagonizan, y cómo establecer según qué límites dramáticos (los héroes son malos, pero no matan) puede ayudar a potenciar esa división entre buenos y malos.

Cruella podría ser una magnífica película si no fuera porque su guion, aunque interesante, recurre a una estructura demasiado conocida. Es cierto que la lucha en el mundo de la moda que plantea durante su desarrollo y ese reparto en estado de gracia ayudan a que el espectador se sumerja en la historia, pero eso no impide que la resolución y los giros dramáticos sean previsibles o, al menos, presumibles. En todo caso, eso no impide que no se pueda disfrutar de esta revisión de este personaje de pelo bicolor, y que estemos ante una película notable. ¡Ah! Y no se vayan de la sala hasta que haya pasado el primer bloque de los títulos de crédito. Hay una sorpresa para los más nostálgicos.

Nota: 7/10

‘Cruella’, ‘Uno de nosotros’ y ‘Despierta la furia’ llegan a la cartelera


Estrenos 28mayo2021

El mes de mayo termina por todo lo alto, al menos en lo que a estrenos se refiere. Casi como preludio de lo que está por llegara, este viernes, día 28, aterriza en la cartelera española uno de los films esperados del año, o al menos uno de los que más curiosidad han despertado. Lo hace, claro está, acompañado con una amplia oferta de propuestas dramáticas, cómicas, de intriga y de aventuras.

Pero comencemos este repaso con Cruella, nueva cinta de Disney sobre uno de sus personajes más icónicos: la villana de 101 dálmatas. Aunque en esta ocasión, la trama explora los orígenes de esta mujer amante de las pieles de animales. Ambientada en la década de 1980, la historia aborda quién era Cruel de Vil antes de su enfrentamiento con Pongo, Perdia y el resto de dálmatas, y sobre todo explora su fascinación por las pieles. Dirigida por Craig Gillespie (Yo, Tonya), esta combinación de humor, thriller y drama tiene como gran protagonista a Emma Stone (Zombieland: Mata y remata), estando acompañada por Emma Thompson (Last Christmas), Paul Walter Hauser (Richard Jewell), Mark Strong (1917), Kirby Howell-Baptiste (Find me) y Emily Beecham (Little Joe), entre otros.

Muy diferente es el thriller dramático Uno de nosotros, adaptación estadounidense de la novela de Larry Watson que tiene como principales reclamos a dos grandes estrellas de Hollywood como Kevin Costner (Figuras ocultas) y Diane Lane (Liga de la Justicia). La trama sigue a un sheriff retirado y su mujer, que dejan su rancho para recuperar a su nieto, atrapado en una peligrosa familia que vive al margen de la sociedad. Pero cuando comprenden que no van a devolverles al pequeño no les quedará otra opción que embarcarse en una lucha por su familia. Thomas Bezucha (Monte Carlo) se pone tras las cámaras de este film de 2020 cuyo reparto se completa con Jeffrey Donovan (Sicario: El día del soldado), Booboo Stewart (Bad company), Lesley Manville (Rompiendo las normas), Kayli Carter (Vida privada) y Will Brittain (Clementine).

Estados Unidos y Reino Unido colaboran en Despierta la furia, thriller de acción que supone el regreso tras las cámaras de Guy Ritchie (The Gentlemen). El argumento tiene como protagonista a un misterioso tipo que se incorpora como guardia de seguridad en una compañía de blindados. Pero cuando durante un intento de atraco saque a relucir sus habilidades de soldado profesional se hará imposible seguir ocultando los motivos por los que busca un ajuste de cuentas. Jason Statham (Megalodón) vuelve a ponerse a las órdenes del director británico encabezando un conocido grupo de intérpretes, entre los que destacan Josh Hartnett (serie Penny Dreadful), Jeffrey Donovan, que hace doblete esta semana; Holt McCallany (Monster trucks), Scott Eastwood (Escuadrón suicida), Laz Alonso (serie The boys) y Andy García (Mula).

España está presente, junto a Argentina y Uruguay, en El año de la furia, aventura de acción de corte histórico ambientada en 1972. La trama sigue a dos guionistas de un conocido programa de humor de televisión en Montevideo. Ambos luchan por mantener su integridad ante las presiones de sus superiores para que rebajen el tono de sus sátiras políticas. De forma paralela, un teniente del ejército presionado para torturar a militantes o simpatizantes de la guerrilla de los Tupamaros exorciza sus demonios con una prostituta. Rafa Russo (La decisión de Julia) escribe y dirige este film protagonizado por Alberto Ammann (El silencio del cazador), Joaquín Furriel (Taxi a Gibraltar), Daniel Grao (El asesino de los caprichos), Martina Gusman (Elefante blanco), Sara Sálamo (Todos lo saben), Paula Cancio (Eso que nos enamora) y Maribel Verdú (Superlópez).

Puramente española es Armugán, el último acabador, drama fantástico escrito y dirigido por Jo Sol (Vivir y otras ficciones) que toma como punto de partida la leyenda de Armugán, cuyo oficio es ayudar a morir a aquellos que tienen miedo a dar ese paso. Un ángel del abismo al que nadie desea encomendarse pero que es necesario cuando los hombres se dan cuenta de que la eternidad es una ilusión. Gonzalo Cunill (Altamira), Diego Gurpegui, Núria Lloansi (serie Un si grand soleil), Íñigo Martínez y Núria Prims (Incierta gloria) conforman el reparto.

Entre los estrenos europeos destaca Maldita jungla, aventura con dosis de comedia procedente de Francia cuyo argumento se centra en un joven aventurero ingenuo que viaja hasta la Guyana en busca de los misteriosos Otopis ocultos. Sin embargo, lo que allí se encontrará no es un grupo de salvajes, sino unos gánsteres de la jungla. Escrita y dirigida a cuatro manos por Hugo Benamozig y David Caviglioli, quienes debutan de este modo en el largometraje, la cinta está protagonizada por Vincent Dedienne (Club de padres), Catherine Deneuve (La verdad), Alice Belaïdi (Budapest), Jonathan Cohen (Primeras vacaciones), Patrick Descamps (El collar rojo) y Luca Besse.

Comedia, drama y misterio se dan cita en Nunca volverá a nevar, film de 2020 con capital alemán y polaco que escriben y dirigen Malgorzata Szumowska (Mug) y Michal Englert, para quien es su ópera prima. La trama tiene como protagonista a un masajista que entra en la vida de unos ricos que viven en una comunidad cerrada. Sin embargo, toda esa riqueza no impide que los residentes transmitan una tristeza que el misterioso recién llegado parece capaz de curar. Entre los principales actores encontramos a Alec Utgoff (Un traidor como los nuestros), Agata Kulesza (Cold war), Maja Ostaszewska (Panie dulskie), Weronika Rosati (Hombres de valor) y Katarzyna Figura (Yuma).

Terminamos el repaso a los estrenos de ficción con Siervos, cinta coproducida entre Eslovaquia, Rumanía, República Checa e Irlanda cuya historia sigue a dos estudiantes de un seminario en la Checoslovaquia totalitaria de los años 80 del siglo pasado. Ambos deberán decidir si colaborarán de la forma más fácil que les plantean o si, por el contrario, se someterán a la vigilancia de la policía secreta. Ivan Ostrochovský (Koza) dirige este drama protagonizado por Vlad Ivanov (Atardecer), Martin Sulík (Kára plná bolesti), Milan Mikulcík (Únos), Samuel Skyva, Vladimír Strnisko y Samuel Polakovic.

En lo que a animación se refiere, la única propuesta de la semana es La abeja Maya y el orbe dorado, nueva aventura del famoso personaje que, en esta ocasión, deberá unirse a sus amigos para llevar el misterioso orbe que da título al film a su destino. Pero cuando el objeto se quiebra, el grupo deberá afrontar una responsabilidad aún mayor: cuidar de una pequeña hormiga princesa. Noel Cleary (La abeja Maya: Los juegos de la miel) es el encargado de dirigir esta producción con capital alemán y australiano que cuenta con las voces originales, entre otros, de Coco Jack Gillies (Skinford), Benson Jack Anthony (Awoken), Frances Berry (Palm Beach), Christian Charisiou (The taverna) y Justin Clarke (Healing).

Por último, dos documentales. Gunda es el título de una obra coproducida entre Estados Unidos y Noruega y dirigida por Victor Kossakovsky (Aquarela), quien realiza un alegato animalista mostrando la vida de una familia de cerdos.

Desde España llega Surcos, film compuesto por cinco historias de personas mayores en tiempos de pandemia que escribe y dirige Julio Mazarico.

‘The undoing’, un nuevo sentido para los juegos de sospechas


Nicole Kidman y su familia deben afrontar la acusación sobre Hugh Grant en 'The undoing'.

La base de cualquier thriller con un asesinato (o varios) de por medio es, o bien plantear varios posibles culpables y desentrañar la tela de araña de sus motivaciones (como las novelas de Agatha Christie), o bien desviar la atención sobre un personaje para después desvelar quién es el auténtico culpable. A veces, ambos formatos se combinan. Pero lo que es más extraño es ver algo como lo que propone la miniserie The undoing, creada por David E. Kelley (serie Boston legal): plantear un crimen, un culpable y comenzar un juego de sospechas para terminar en el mismo culpable.

Y eso es gracias, en primer lugar, a una estructura magistralmente construida, utilizando con inteligencia las bases del propio género y, sobre todo, contando con unos personajes espléndidos y unos actores en estado de gracia. Pero vayamos por pasos. Lo primero, la trama: un matrimonio de la alta sociedad neoyorquina ve cómo su vida da un giro cuando una mujer aparece muerta. Aparentemente, lo único que les relaciona con el crimen es que la víctima, una joven de clase media, llevaba a su hijo al mismo colegio elitista que ellos. Pero cuando el marido desaparece y todas las sospechas recaen sobre él, el mundo de la esposa se desmorona mientras se inicia una investigación que pondrá contra las cuerdas todo lo que creía saber.

Kelley da una vuelta de tuerca más al clásico whodunnit y lo utiliza para algo que habitualmente se reserva más para los dramas. El guionista maneja los tiempos dramáticos y los giros argumentales para, en lugar de apuntar a un sospechoso cada vez, ahondar en el infierno que vive la protagonista de The undoing, interpretada por una sobria y soberbia Nicole Kidman (Bombshell), en sus dudas, sus miedos, las presiones sociales y el conflicto interno que se produce en esta terapeuta de parejas. Y no por casualidad, a medida que el espectador se involucra en su pesadilla y descubre con ella más y más secretos de su marido, las sospechas comienzan a recaer en todo tipo de personajes. Y es aquí donde juega una baza fundamental los conocimientos que todos, espectadores y guionistas, tenemos del género. El creador de esta serie juega con esos engranajes para hacer creer algo que, en realidad, nunca existió.

Esto permite, a su vez, una libertad inesperada para poder explorar tanto a la protagonista como las relaciones sociales y familiares, amén de ofrecer al espectador una suerte de reflexión sobre las capas sociales. Dado que durante muchos episodios el espectador llega a sospechar lo que no es, la serie se permite el lujo de presentar aspectos más o menos oscuros, más o menos ocultos, de cada uno de los secundarios, evidenciando que no todos son ángeles, pero que eso no les convierte en demonios. Este juego del gato y el ratón, que termina poniendo a cada uno en su sitio, puede tener además otras lecturas más metalingüísticas, llevándonos a preguntarnos en qué posición quedamos como espectadores al verter nuestras sospechas sobre personajes que son completamente inocentes.

El asesinato del personaje de Matilda De Angelis será el detonante de 'The undoing'.

Protagonistas sospechosos

Esta especie de viaje circular que es The undoing no podría existir sin ese juego con los pilares del género, pero también son fundamentales los personajes. Y a diferencia de otras cintas en las que cada uno de los sospechosos tiene una motivación, en esta serie lo más interesante es que esas “dudas razonables” que se plantean son casi más una imaginación del espectador que una motivación real. Porque lo cierto es que ninguno de los protagonistas o secundarios tienen razones para cometer el crimen. Bueno, casi ninguno. En realidad, esas sospechas se desvían única y exclusivamente por la información que va descubriendo el personaje de Kidman, que establece vínculos desconocidos para ella y, hasta cierto punto, potenciales culpables.

Pero como decimos, todo obedece a los conocimientos que el espectador tiene del género. Y ahí está el verdadero interés que genera Kelley. Puede que muchos terminen decepcionados al ver que el camino termina donde empezó, pero nada más lejos de la realidad. Como suele ocurrir en las mejores historias, lo importante no es dónde termina, sino lo que se ha recorrido. Y en este caso, ese viaje es extraordinario. El guionista de la miniserie realiza un minucioso estudio de la alta sociedad, su hipocresía, el poder que ostentan y cómo las sospechas recaen siempre en los mismos. Aunque ante todo es un ejemplo de cómo destruir el mundo de un personaje y el modo en que este intenta reconstruirlo o, al menos, pegar algunos de los trozos. El modo en que el rol de Kidman afronta esa duda razonable es brillante, y muchos estudiantes de guion deberían tenerlo como modelo de lo que se puede llegar a conseguir sabiendo manejar los términos de un género tan difícil y utilizado como este.

No cabe duda de que, además, el reparto tiene buena culpa de esto. Lejos de histrionismos o de excesos dramáticos, todos y cada uno de los actores y actrices asumen una interpretación contenida, sobria, casi ajena a las emociones por las que pasa la protagonista. Salvo momentos muy puntuales, en los que la ira y la rabia hacen acto de presencia, todo el relato se mantiene en una contenida tensión dramática que, además, aporta el contexto y el escenario necesarios para el crescendo emocional que escala la terapeuta. Sus diálogos con su padre, con su mejor amiga, con la policía… todo obedece a una contención marcada, entre otras cosas, por los estándares de su clase social. Tan solo el hijo muestra unas emociones mucho más evidentes, curiosamente en contraposición con el pequeño de la asesinada, lo abriría todo un análisis psicológico y social que podría ir mucho más allá de la propia serie.

Desde luego, The undoing es una de las miniseries más recomendables del último año. Tal vez para muchos sepa a poco, o se espere de ella algo que, en realidad, no es. Pero ahí está la gracia de este juego. Puede que si en el proceso de estos 6 episodios no se produjesen importantes transformaciones internas de los personajes, o si estos se entregasen a un histrionismo justificado en el daño social del crimen, el resultado hubiese sido otro. Pero la introspección de la que hacen gala los actores, unido a ese juego de sospechosos que plantea el guionista y al trasfondo sociológico que plantea la serie, convierten esta historia en un relato que no hay que dejar pasar. Incluso aunque se conozca al culpable casi desde el principio.

‘Spiral: Saw’: otra y otra y otra y…


Chris Rock y Max Minghella deberán enfrentarse a un nuevo asesino en serie en 'Spiral: Saw

Cada cierto tiempo surge una película de terror que, más allá de tener un impacto en los espectadores, da lugar a una saga más o menos longeva en el tiempo. Los amantes del género, sobre todo los más veteranos, recordarán la época dorada que comenzó a finales de los años 80 del pasado siglo. Más tarde, en los 90, llegó Scream. Y a principios del siglo XXI fue el turno de Saw. Conocer la historia es importante, porque todas estas sagas comparten un problema, y es la falta de ideas que termina por apoderarse de ellas. Algo normal, por otro lado.

Y todas tienen en común también un intento de reinventarse, de adaptarse a los nuevos tiempos que han evolucionado desde la primera entrega, aunque lo hagan repitiendo esquemas. Spiral: Saw adolece de todo ello, aunque lo hace con estilo. La verdad es que en esta nueva entrega/reinicio de la franquicia no hay nada nuevo: muertes macabras, elecciones imposibles, un policía que debe resolver un puzzle y una sorpresa final que, a poco que se conozcan este tipo de historias, se puede prever con más o menos acierto. Entonces, ¿qué aporta? Como novedad nada, salvo tal vez para los amantes del gore. Ahora bien, es tan corta, sencilla y directa que se disfruta sin demasiados inconvenientes.

Y buena parte de la responsabilidad de que no sea un fracaso total está en el reparto, con un Chris Rock (Niños grandes) reconvertido a actor dramático como principal y más grata sorpresa. Aquellos que le hayan visto en la cuarta temporada de Fargo ya estarán sobre aviso, pero la verdad es que, con sus limitaciones, está logrando encontrar un espacio en un tipo de cine muy alejado del que nos tiene acostumbrados. Y lo hace con solvencia. Y junto a él, un puñado de rostros conocidos que aportan su experiencia y su calidad para sostener un guion tan previsible como efectivo (y a veces efectista) al que el director saca el provecho que puede sacar, que tampoco es mucho. La puesta en escena de Darren Lynn Bousman (The barrens) resulta, a veces, excesivamente sobria, aunque hay que reconocerle algunos momentos viscerales en las escenas más sangrientas.

La verdad es que Spiral: Saw es otra más. Puede que no de las mejores, pero tampoco de las peores. Simplemente, una más para la colección. Eso sí, de continuar la saga, siempre tendrá el honor de ser la primera piedra de una renovación, pues el final deja la puerta abierta a una, dos, tres y todas las continuaciones que se quieran. Siempre que haya imaginación para asesinar de la forma más traumática posible a las pobres víctimas, claro está. Porque la fórmula, desde luego, no aporta nada nuevo.

Nota: 5/10

Los macabros crímenes de la saga Saw vuelven con ‘Spiral’


Estrenos 21mayo2021

Si el terror fue el género que dominó la cartelera el pasado fin de semana, este viernes, 21 de mayo, no se queda atrás en ofrecer sustos, violencia y sangre a los espectadores. Pero en esta ocasión lo hace acompañándolo con otros films de muy diversa índole, desde aclamadas películas hasta comedias y dramas con sabor español y europeo.

Pero comencemos el repaso con Spiral: Saw, nueva entrega de la famosa saga de terror a medio camino entre la reinvención y el spin-off. Producida entre Estados Unidos y Canadá, la trama se centra en la investigación que llevan a cabo dos detectives, uno de ellos novato, sobre unos asesinatos que recuerdan a los terribles crímenes que asolaron la ciudad en el pasado, entrando de lleno en el macabro juego del asesino. Sangre y violencia es lo que promete este film dirigido por Darren Lynn Bousman (autor de varias entregas de la saga como Saw II, Saw III y Saw IV) y protagonizado por Chris Rock (serie Fargo), Samuel L. Jackson (Spider-Man: Lejos de casa), Max Minghella (serie El cuento de la criada), Morgan David Jones (Red rover), Marisol Nichols (serie Riverdale) y Dan Petronijevic (He never died), entre otros.

Puramente estadounidense, aunque muy distinta, es First Cow, film de 2019 que, a medio camino entre el drama y el western, narra la amistad entre un cocinero contratado por una expedición de cazadores y un inmigrante chino que huye de los hombres que le persiguen, todo ello en el Oregón de 1820. Basada en la novela de Jonathan Raymond, la cinta está dirigida por Kelly Reichardt (Night moves) y protagonizada por John Magaro (Overlord), Alia Shawkat (Blaze), Rene Auberjonois (Certain women), Toby Jones (Jurassic World: El reino caído), Ewen Bremner (Wonder Woman) y Dylan Smith (El corredor del laberinto: La cura mortal).

También estadounidense, aunque de este 2021, es Érase una vez en Queens, drama ambientado en el deporte que arranca cuando un joven asiático-americano que sueña con ser una estrella del baloncesto debe enfrentarse no solo a las dificultades para conseguir la ansiada beca, sino a una madre controladora que tiene otros planes para él. Esta lucha terminará con un enfrentamiento de baloncesto callejero con el número uno del Lower Manhattan. Eddie Huang debuta en el largometraje con esta historia que también escribe, y en cuyo reparto encontramos al debutante Taylor Takahashi, Domenick Lombardozzi (El irlandés), Taylour Paige (La madre del blues), Jorge Lendeborg Jr. (Bumblebee), Perry Yung (The jade pendant), Mike Moh (Érase una vez en… Hollywood), el fallecido rapero Pop Smoke y Steve Coulter (Annabelle vuelve a casa).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, entre los que destaca la española Poliamor para principiantes, nueva comedia dirigida por Fernando Colomo (Antes de la quema) cuyo argumento se centra en la confrontación entre un joven defensor del amor romántico y una chica entusiasta del poliamor. Entre los principales actores destacan Karra Elejalde (Mientras dure la guerra), Toni Acosta (Padre no hay más que uno), María Pedraza (¿A quién te llevarías a una isla desierta?), Quim Àvila (serie Hache), Inma Cuevas (Toc toc) y Eduardo Rosa (La rusa).

También española es la ópera prima de Borja de la Vega, titulada Mía y Moi, drama cuyo punto de partida es la llegada de Mía y Moi a una destartalada casa familiar tras la muerte de su madre. Ambos tratan de descansar junto al novio de Moi, recuperando recuerdos familiares y tratando de reencontrarse mientras sanan sus heridas. Sin embargo, la llegada del novio de Mía alterará la convivencia generando una tensión que terminará estallando en un acto de violencia irreversible. Bruna Cusí (Escapada), Ricardo Gómez (serie Cuéntame cómo pasó), Eneko Sagardoy (Handia) y Joe Manjón (Framed) conforman el reparto.

A medio camino entre el drama y el documental se encuentra Tierra Santa. El último peregrino, cinta dirigida a cuatro manos por Andrés Garrigó (Corazón ardiente) y Pablo Moreno (Luz de Soledad). La historia tiene como protagonista a una familia en crisis que decide viajar a Tierra Santa para tratar de solucionar sus problemas. A lo largo del viaje el espectador conocerá a personas con vidas y testimonios impactantes. El reparto de su parte ficcionada está formado por Álex Larumbe (serie La línea invisible), Rafa Jiménez (El berrido de los silencios), Susi Lillo, Carlos Cañas (Poveda), Wendy Gara (serie The whole point of it) y Alex Tormo (Red de libertad).

Francia y Bélgica colaboran en Pequeño país, drama de 2020 escrito y dirigido por Eric Barbier (Promesa al amanecer) a partir del best seller de Gaël Faye. La trama sigue la vida de un niño de 10 años en Burundi, una ciudad propicia para vivir todo tipo de aventuras. Pero este paraíso se tambalea cuando sus padres deciden separarse, y termina de romperse con la guerra civil de Ruanda en 1993. Delante de las cámaras encontramos los nombres de Jean-Paul Rouve (Lola y sus hermanos), Djibril Vancoppenolle, Dayla de Medina, Isabelle Kabano y Veronika Varga (Le serpent).

El último de los estrenos puramente europeos de ficción en imagen real es Sweat, drama que, a lo largo de tres días, relata la vida de una monitora de fitness convertida en una celebridad. Y a pesar de los miles de seguidores, de empleados fieles y de la admiración que despierta, la mujer busca en todo momento una verdadera intimidad que le permita saber quién es realmente. Escrita y dirigida por Magnus von Horn (Después de esto), esta cinta con capital polaco y sueco está protagonizada por Magdalena Kolesnik (Varsovia 1944), Julian Swiezewski (Plan B), Aleksandra Konieczna (Corpus Christi), Zbigniew Zamachowski (El correo de Varsovia), Lech Lotocki (Heavy Mental) y Magdalena Kuta (Amok).

Este fin de semana llega también Rizi (Days), la historia de dos hombres muy diferentes que se reúnen en un cuarto de hotel para compartir su soledad. Uno vive en una casa grande en la que siente un extraño dolor que apenas puede soportar; el otro vive en un pequeño apartamento donde prepara platos tradicionales de su pueblo natal. Escrito y dirigido por Ming-liang Tsai (Xi you), este drama con capital taiwanés y francés tiene como pareja protagonista a Kang-sheng Lee (Jiao you) y Anong Houngheuangsy.

Pasamos ahora a los estrenos de animación. Cascarrabias es el título de una comedia de aventuras de 2018 producida entre Estados Unidos, Reino Unido y México que arranca cuando un joven vuelve al parque de atracciones de su abuela, que está a punto de cerrar. Sin embargo, un poco de magia en una de las atracciones le llevará a un mundo mágico donde un mago ha lanzado un hechizo de tristeza. Andrés Couturier (Magos y gigantes) dirige esta propuesta a la que ponen voces, en su versión original, Toby Kebbell (El consejero), Ian McShane (John Wick: Pacto de sangre), Lily Collins (La excepción a la regla), Keith Wickham (serie Thomas y sus amigos) y David Holt (El caballero Don Latón), entre otros.

Más actual es Felix y el tesoro de Morgäa, aventura para toda la familia de 2021 que dirige Nicola Lemay en el que supone su debut en el largometraje. La trama se centra en un niño de 12 años que, aprovechando la ausencia de su madre, sale a buscar a su padre, un pescador que desapareció en el mar años antes. Las principales voces de esta cinta canadiense son las de Gabriel Lessard (Que empiece la guerra), Karine Vanasse (Malek), Guy Nadon (Elephant song), Marc Labrèche (Whitewash), Antoine Durand (Premier juillet, le film) y Tristan Harvey.

Terminamos con el documental El código de los diferentes, cinta estadounidense dirigida por Salome Chasnoff (Brink of survival) que aborda la discapacidad y la imagen que de ella ha mostrado Hollywood a través de más de un siglo de películas. Artistas, académicos y activistas investigan el poder de las imágenes y cómo estas moldean la percepción del público en un film que desacredita tópicos y se atreve a imaginar un paisaje cinematográfico que dé voz a las personas con discapacidad.

Asesinos, zombis, guerreros y mucha sangre inundan la cartelera


Estrenos 14mayo2021

Este viernes 14 de mayo es el primero en mucho tiempo en el que confinamientos y toques de queda no van a afectar a los horarios y la asistencia a las salas de cine. Y para celebrarlo, nada mejor que un buen puñado de estrenos, de los que al menos uno está llamado a atraer a los espectadores a los cines. Terror, acción, comedia y drama son los principales géneros de la semana.

Comenzamos el repaso con Este cuerpo me sienta de muerte, film hollywoodiense cuyo estreno fue paralizado por la pandemia. A medio camino entre el terror, el gore y la comedia, la cinta narra la vida de una adolescente que trata de sobrevivir al instituto. Su mundo cambia cuando el asesino en serie de su ciudad trata de asesinarla con una antigua y mística daga. La puñalada, lejos de acabar con su vida, hace que asesino y víctima intercambien sus cuerpos. La joven comienza así una carrera contrarreloj para recuperar su cuerpo mientras es perseguida por todo el pueblo y el asesino hace de las suyas bajo la apariencia de la chica. La película, que sigue la fórmula de relatos recientes como Feliz día de tu muerte (2017), está dirigida por Christopher Landon (no por casualidad, director de la anteriormente citada película) y protagonizada por Vince Vaughn (Peleando en familia), Kathryn Newton (serie Big little lies), Celeste O’Connor (Selah y las picas), Uriah Shelton (El portal del guerrero), Misha Osherovich (El jilguero) y Alan Ruck (Nación cautiva), entre otros.

De tono muy diferente es Ejército de los muertos, regreso de Zack Snyder (Liga de la Justicia de Zack Snyder) al género zombi que ya abordó en su debut en el largometraje con ese clásico moderno que es Amanecer de los muertos (2004), remake, a su vez, del clásico homónimo de George Romero. La cinta estadounidense, que se estrena en un puñado de cines una semana antes de que esté disponible en Netflix, se sitúa tiempo después de un brote de zombis en Las Vegas, donde se ha establecido una zona de cuarentena. Será ahí donde un grupo de mercenarios decida adentrarse para perpetrar el mayor atraco de la historia. Acción, violencia y mucha sangre es lo que promete esta historia protagonizada por Dave Bautista (Vengadores: Endgame), Ella Purnell (OVNI: No estamos solos), Omari Hardwick (El hechizo), Ana de la Reguera (El amor lo es todo, todo), Theo Rossi (Serpiente de cascabel), Matthias Schweighöfer (100 cosas), Nora Arnezeder (serie Mozart in the jungle) e Hiroyuki Sanada (Mr. Holmes).

Y como no hay dos sin tres, este fin de semana llega también una nueva película con Mads Mikkelsen (Chaos walking), aunque lo hace con mucho retraso. Valhalla Rising es el título de una cinta de 2009 con capital danés y británico que, a medio camino entre el drama, la acción y la aventura, narra el viaje, de un enigmático guerrero con una fuerza sobrenatural en el 1000 antes de Cristo. Tras años esclavizado, logra escapar con la ayuda de un niño al que lleva consigo. El hombre llegará a una tierra desconocida donde el dolor y la sangre son predominantes, y donde descubrirá, por fin, quién es realmente. Dirigida por Nicolas Winding Refn (Drive), en el reparto encontramos también a Gary Lewis (Keepers. El misterio del faro), Jamie Sives (En el corazón del mar), Ewan Stewart (Alpha male) y Alexander Morton (Fuera de control).

La producción española de la semana, en colaboración con Francia, es Ilargi Guztiak. Todas las lunas, drama con toques fantásticos que arranca cuando, al final de la última guerra carlista, una niña es rescatada de un orfanato por una misteriosa mujer. La pequeña creerá ver en ella a un ángel que la va a llevar al Cielo, pero nada más lejos de la realidad. La niña no tardará en descubrir que lo que ha hecho ha sido darle la vida eterna y una condena a vivir encerrada en su niñez. Tiempo después, cuando un hombre la acoge en su casa como si fuera su propia hija, comenzará una lucha contra su propia naturaleza para intentar recuperar su vida. Igor Legarreta (Cuando dejes de quererme) dirige esta propuesta en cuyo guion también participa, mientras que Haizea Carneros, Josean Bengoetxea (Campanadas a muerto), Itziar Ituño (Un otoño sin Berlín), Lier Quesada y Zorion Eguileor (El hoyo) encabezan el reparto.

Francia también está presente, en este caso junto a Bélgica, en la comedia de 2020 Borrar el historial, cinta dirigida a cuatro manos por Benoît Deléphine y Gustave Kervern (autores de I feel good) cuyo argumento arranca cuando tres amigos, superados por sus problemas con la tecnología y las redes sociales, deciden declarar la guerra a los gigantes tecnológicos, para lo que contarán con la ayuda de un pirata informático. Entre los principales actores encontramos a Blanche Gardin (Problemos), Corinne Masiero (Las invisibles), Denis Podalydès (La belle époque), Benoît Poelvoorde (Deux fils), Jean Dujardin (El oficial y el espía) y Denis O’Hare (serie American Horror Story: Roanoke).

De ese mismo año es Vivir sin nosotros, drama romántico procedente de Suecia que es el primer largometraje de ficción escrito y dirigido por David Färdmar. El argumento gira en torno a la ruptura de una pareja homosexual. Para uno de ellos es un alivio terminar con una relación autodestructiva, pero para el otro es un momento devastador. En el reparto destacan los nombres de Björn Elgerd (Bröderna Karlsson), Jonathan Andersson (Känn ingen sorg), Micki Stoltt (serie Surrogate), Nemanja Stojanovic (serie The restaurant), Victor Iván (Ring Mamma!) y Melker Wernberg (serie Ängelby).

Entre el resto de estrenos nos encontramos con Ghosts, drama con capital turco, qatarí y francés que escribe y dirige Azra Deniz Okyay y con el que debuta en el largometraje de ficción. La trama, ambientada en Estambul, sigue las vidas de cuatro personajes que se cruzan en un barrio en pleno proceso de gentrificación y con un negocio de drogas como telón de fondo. Dilayda Günes, Beril Kayar (Ögrenci Kafasi: Soygun), Nalan Kuruçim (Aydede) y Emrah Ozdemir (Abluka) son los principales actores.

Fuera de Europa destaca Hijos del sol, drama iraní que tiene como protagonista a un niño de 12 años que, junto a sus tres amigos, trabaja para sobrevivir y ayudar a su familia mediante pequeños delitos. Todo cambia cuando recibe el encargo de encontrar un tesoro oculto bajo tierra, pero antes de empezar la misión deberá unirse a una institución caritativa que intenta educar a niños sin hogar. Majid Majidi (El color del paraíso) se pone tras las cámaras de este film de 2020 protagonizado por Shamila Shirzad, Roohollah Zamani, Ali Nassirian (Iran burger), Tannaz Tabatabaei (Arvand), Safar Mohammadi y Ali Ghabeshi.

La última de las novedades de ficción en imagen real es la taiwanesa Goodbye, Dragon Inn, comedia dramática de 2003 dirigida por Ming-liang Tsai (The river) que transcurre durante la última noche de un histórico y regio cine chino que proyecta su última película, a la que asisten un reducido número de almas para decir adiós. Entre los principales actores destacan Lang-sheng Lee (Ni na bian ji dian), Shiang-chyi Chen (La moitié du ciel), Kiyonobu Mitamura, Tien Miao (Nu zei) y Chan Shih ().

En lo que a animación se refiere, Barbie y Chelsea, el cumpleaños prohibido es la única propuesta. Esta nueva aventura de la muñeca más famosa del mundo arranca cuando las dos protagonistas se embarcan en un viaje a través de una isla encantada para salvar ese cumpleaños perdido, conociendo a nuevos amigos animales que hablan. Dirigida por Cassandra Mckay, que debuta de este modo en el largometraje, la cinta estadounidense cuenta con las voces originales de America Young (Lost on purpose), Cassidy Naber (serie La vida en piezas), Laila Berzins (serie Prodigiosa: Las aventuras de Ladybug), Nakia Burrise (Between kings and queens) y Kirsten Day (Guy), entre otros.

Respecto al género documental, dos son las propuestas. Subterranean es un drama dirigido a cuatro manos por Manuel Matanzas y Gabriel Velazqueti, quienes debutan de este modo tras las cámaras. La historia que abordan es la de dos personas que dejan una vida asegurada y un trabajo fijo en importantes empresas para, con 45 años, ir en busca del sueño americano, que en su caso es convertirse en estrellas de rock.

Terminamos con Herencia, producción española de 2019 dirigida por Ana Hurtado que, a través de diferentes vidas y personajes, aborda el mestizaje y la transculturación de Cuba.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: