‘Vengadores: Endgame’: y Marvel reinventó el cine


En una época de series y consumo inmediato, Marvel ha logrado, una vez más, lo imposible: que nos sentemos tres horas seguidas para ver lo que podría calificarse como el evento del año… no, de la década… no, del cine moderno. No dudo que haya detractores del cine de superhéroes, considerándolo poco menos que un producto de marketing pensado para adolescentes y frikis. Y aunque haya algunas películas que puedan responder a ese estereotipo, la Casa de las Ideas ha demostrado que este género es algo más. Vengadores: Endgame es la prueba definitiva de ello.

La película de los hermanos Russo, autores la precedente Vengadores: Infinity war, es sencillamente indescriptible. Y contrariamente a lo que pueda pensarse, no lo es por el aluvión de efectos digitales que contiene. Ni siquiera por la inmensidad de su trama. Lo es por la complejidad de sus personajes, por el desarrollo dramático de unos acontecimientos trágicos y traumáticos y el modo en que un grupo de personajes deciden afrontarlos. Esto confirma que toda buena película necesita explorar las motivaciones, los miedos y los deseos de sus personajes, llevarlos a situaciones límite y mostrar cómo reaccionan ante ellas. Y da igual cuál sea el contexto. En el caso que nos ocupa, todo ello con un inteligente toque humorístico en los momentos adecuados, aliviando la tensión dramática. El único problema, si es que puede considerarse así, es que existen tantos personajes que muchos quedan relegados a meros testimonios presenciales.

Pero Vengadores: Endgame es más, muchísimo más. Ahora que las series de televisión parecen haberse adueñado del entretenimiento, esta película confirma que si la pequeña pantalla puede beber de influencias cinematográficas, el séptimo arte puede hacer lo propio con el formato episódico. Desde este punto de vista, esta conclusión podría entenderse como el último capítulo de una primera temporada que ha durado 11 años y ha tenido 22 capítulos. Y en cierto modo, así está planteado. Desde que se estrenara Iron Man en 2008 todo lo que se ha visto en cada una de las películas estaba perfectamente planificado para formar parte de una macrohistoria mucho mayor y compleja que ha derivado en este ‘fin de partida’. No se trata simplemente de presentar personajes y juntarlos luego en otra película. No, cada acontecimiento, cada cambio, trauma, decisión y victoria (o derrota) han definido todo para llegar a este punto. Y esa es la esencia misma de cualquier producción seriada.

Y por si hubiera dudas de ello, la propia estructura dramática del film se encarga de asentar la idea. A lo largo de su desarrollo (y sin desvelar nada de la trama), la cinta viaja por el pasado de los personajes y por momentos de otros títulos de Marvel tanto física como psicológicamente. El espectador asiste a una introspección mucho mayor de los héroes que durante más de una década le han acompañado. Se produce así una mayor comprensión de sus motivaciones, de sus decisiones, de su ira y su temor. Pero sobre todo se logra un grado de empatía con todos ellos difícil de alcanzar en un film normal y corriente. A esto contribuye, claro está, haberles visto crecer a lo largo de cada film. Posiblemente muchos ya os hayáis dado cuenta, pero esta descripción de personajes es exactamente la misma que se puede hacer en una serie, que basa buena parte de su éxito en que los personajes pueden desarrollarse durante más tiempo que en una película.

Si no he mencionado nada de los efectos especiales o la acción no ha sido deliberado. Es sencillamente que la profundidad dramática de la cinta relega las espectaculares batallas a un segundo plano. Tal es la complejidad de Vengadores: Endgame. Y tal es el homenaje que Marvel rinde a sus fans, a los que ofrece un producto final más que excepcional. Los hermanos Russo, con su habitual y notable pulso narrativo, logran que las tres horas de duración sean un suspiro. Su sello se deja ver en cada plano, especialmente en ese combate final con plano secuencia marca de la casa. ¿Y el final? Pues el que debería ser, ni más ni menos, títulos de créditos incluidos. La película deja clara una cosa: que es el fin de una era y que nada volverá a ser lo mismo. Pero también deja la sensación de estar ante algo tan grandioso que será difícil de superar, tanto en espectacularidad como en carisma de sus protagonistas. En los años 60 Marvel revolucionó los cómics; ahora ha hecho lo mismo con el concepto mismo del cine, traspasando la propia dimensión de película autoconclusiva o de la secuela.

Nota: 9,5/10

Y once años después llega el final del viaje de ‘Vengadores’


Ha pasado más de una década desde aquel Iron Man que supuso el pistoletazo de salida para el Universo Cinematográfico Marvel. Y este viernes 26 de abril es la fecha elegida para la conclusión de ese viaje por el que han pasado multitud de superhéroes. Aunque no es el único estreno, más bien al contrario. Más de una decena de títulos completan la oferta que llega a las salas de toda España.

Pero comencemos por Vengadores: Endgame, continuación de Vengadores: Infinity war que adelanta su estreno al jueves y que vuelve a estar dirigida por los hermanos Anthony y Joe Russo (Capitán América: Civil War). Su historia aborda la decisión que toman los Vengadores que han sobrevivido a la decisión de Thanos de acabar con la mitad de la población del Universo. Los supervivientes deberán hacer acopio de todas sus fuerzas y su determinación para enfrentarse una última vez a un enemigo aparentemente invencible. Aventura, acción y unos colosales efectos especiales es lo que plantea esta conclusión a 22 películas en estos años, y en la que estarán presentes todos los superhéroes de la Casa de las Ideas que ya han pasado por la gran pantalla. Así, el reparto está encabezado por Robert Downey Jr. (El juez), Chris Evans (Un don excepcional), Chris Hemsworth (Malos tiempos en El Royale), Mark Ruffalo (Spotlight), Chadwick Boseman (Dioses de Egipto), Don Cheadle (serie House of lies), Brie Larson (La habitación), Scarlett Johansson (Una noche fuera de control), Paul Rudd (Mute), Dave Bautista (Hotel Artemis), Tom Holland (Z, la ciudad perdida), Evangeline Lilly (Acero puro), Josh Brolin (Deadpool 2), Jeremy Renner (La llegada) y Sebastian Stan (La suerte de los Logan).

También estadounidense es el western Sin piedad, segunda película como director del actor Vincent D’Onofrio (serie Daredevil), quien también se reserva un papel en este drama biográfico en torno a las legendarias figuras de Pat Garrett y Billy el Niño. La trama arranca cuando un joven se ve obligado a atravesar el suroeste de Estados Unidos para salvar a su hermana de su despiadado tío. Por el camino se cruza con el sheriff y el famoso forajido, envueltos en un juego del gato y el ratón en el que el joven deberá elegir bando y demostrar a su familia qué tipo de hombre es. Entre los principales actores destacan el debutante Jake Schur, Ethan Hawke (Los siete magníficos), Dane DeHaan (Valerian y la ciudad de los mil planetas), Leila George (Mortal engines), Chris Pratt (quien también está presente en Vengadores: Endgame) y Adam Baldwin (serie The last ship).

Estados Unidos y Chile colaboran en Gloria Bell, comedia dramática con toques de romance de 2018 que reinterpreta Gloria, la película chilena de 2013. La cinta sigue la vida de una mujer divorciada de espíritu libre cuyos días pasan en una oficina y sus noches en una pista de baile. Una noche conoce a un hombre que le abrirá las puertas a un nuevo amor, pero también a las dificultades del mundo de las citas, la identidad y la familia. Sebastián Lelio, director del film original, se pone tras las cámaras de esta nueva versión que cuenta con Julianne Moore (El séptimo hijo), John Turturro (Transformers: El último caballero), Jeanne Tripplehorn (Un marido perfecto), Sean Astin (serie Stranger things), Michael Cera (Tyrel), Brad Garrett (Not fade away) y Alanna Ubach (Hasta los huesos) como principales actores.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y lo hacemos con La importancia de llamarse Oscar Wilde, coproducción de 2018 con capital británico, belga, italiano y alemán. Escrita, dirigida y protagonizada por Rupert Everett, supone el debut tras las cámaras del actor de Noche real (2015). El argumento aborda los últimos momentos del escritor, que en su lecho de muerte repasa su vida, sus momentos más oscuros y el apoyo incondicional de sus amigos. Junto a Everett completan el reparto Colin Firth (Kingsman: El Círculo de Oro), Colin Morgan (serie Humans), Emily Watson (En la playa de Chesil), Edwin Thomas, Tom Wilkinson (Negación) y Anna Chancellor (El último acto).

Entre los estrenos españoles destaca La pequeña Suiza, comedia dirigida por Kepa Sojo (El síndrome de Svensson) que transcurre en un imaginario pueblo castellano ubicado en el centro del País Vasco. Sus habitantes solicitan formar parte del territorio vasco, algo a lo que se niega el gobierno de la comunidad. Sin embargo, un curioso hallazgo llevará a los osados habitantes a pedir una nueva anexión, aunque en este caso nada menos que a Suiza. Entre los principales intérpretes encontramos a Maggie Civantos (serie Vis a vis), Jon Plazaola (Villaviciosa de al lado), Ingrid García Jonsson (Toro), Secun de la Rosa (El bar), Enrique Villén (Las aventuras de Moriana), Ramón Barea (Bajo la piel de lobo) y Antonio Resines (La reina de España).

También española es The invocation of Enver Simaku, thriller de terror ambientado en la Albania de 1997, cuando un hombre regresa a ese país para investigar el asesinato de su esposa después de casi dos décadas en las que una imagen de vídeo, deteriorada y casi fantasmagórica, le ha obsesionado. Su investigación le llevará a sumergirse en un mar de grabaciones, expedientes y visiones del más allá. Escrita y dirigida por Marco Lledó Escartín (Los ajos quemados), la cinta está protagonizada por Julien Blaschke (La piel fría), Antonio de la Cruz (Nacida para ganar), Laertis Vasiliou (Agon), Viktor Zhusti (Delegacioni) y Piro Milkani (Fraktura), entre otros.

El drama histórico está representado por La portuguesa, adaptación a la gran pantalla de la novela de Robert Musil que narra cómo el miembro de una familia italiana busca un matrimonio en Portugal. Tras regresar de su viaje de luna de miel, se ve envuelto en la guerra con las fuerzas del Episcopado de Trento. La llegada de la extranjera aporta más tensión en el seno familiar, pero con el fin de la guerra su figura, y la de los portugueses, podría perderse en el día a día familiar. Rita Azevedo Gomes (La venganza de una mujer) dirige esta producción portuguesa protagonizada por Clara Riedenstein (John from), Marcello Urgeghe (The secret agent), Ingrid Caven (Deepfrozen), Rita Durão (Quaresma) y Pierre Léon (La France).

Rusia y Francia coproducen Leto, biopic romántico con trasfondo musical que aborda la escena del rock de principios de los 80 en Leningrado y, en concreto, la figura de Viktor Tsoï, un joven músico que creció escuchando a grandes estrella del rock. Su encuentro con su ídolo Mike y su esposa cambiará su destino, construyendo juntos una leyenda inmortal. Dirigido por Kirill Serebrennikov (Traición), el film cuenta con los actores Teo Yoo (Equals), Irina Starshenbaum (Attraction) y Roman Bilyk dando vida al trío protagonista.

La cinta más internacional de la semana es Familia sumergida, película con capital argentino, noruego, brasileño y alemán con la que debuta como directora de largometrajes la actriz María Alche (Me casé con un boludo). Este drama arranca cuando una mujer se enfrenta a la muerte de su hermana y a vaciar la casa familiar de Buenos Aires. En ese proceso conoce a un amigo de su hija cuya presencia en la vivienda dará lugar a viajes y aventuras juntos. Uno de esos días, además, recibe una llama de un pariente lejano para una reunión, mientras en su casa mantiene diálogos con otros familiares de otra dimensión. El reparto está encabezado por Mercedes Morán (Maracaibo), Esteban Bigliardi (La cordillera), Marcelo Subiotto (La luz incidente), Ia Arteta y Laila Maltz (Adiós entusiasmo).

Pasamos a los estrenos de animación. Buñuel en el laberinto de las tortugas adapta la novela gráfica homónima de Fermín Solís que aborda la historia del famoso director de cine justo después de rodar su primera película, La Edad de Oro. A pesar de ser una de las principales figuras del movimiento surrealista, Buñuel encuentra muchas dificultades para financiar su siguiente proyecto, un documental sobre Las Hurdes, una de las regiones más pobres y olvidadas de España. Por ello, el escultor Ramón Acín compra un billete de lotería prometiendo que, si toca, pagará la producción. La suerte se pone de su lado y comienza un viaje con el que Luis se convertirá en Buñuel. Dirigida por Salvador Simó (Petualangan singa pemberani), esta coproducción entre España, los Países Bajos y Alemania cuenta con las voces principales de Jorge Usón (Los futbolísimos), Fernando Ramos, Luis Enrique de Tomás y Cyril Corral.

Con algo de retraso, aunque estrenada el jueves 25, llega Mutafukaz, aventura animada de 2017 que une acción y comedia en una trama que sigue la vida de un pobre diablo que malvive en una mega-urbe infestada de bandas violentas, policías corruptos y buscavidas sin escrúpulos. Un día, durante su trabajo como repartidor, sufre un accidente a partir del cual empieza a tener visiones de seres monstruosos por toda la ciudad. Con capital francés y japonés, y dirigida a cuatro manos por Shôjirô Nishimi y Guillaume Renard, autor del cortometraje en el que se basa esta historia, entre las voces originales de esta cinta destacan las de Orelsan (Comment c’est loin), Gringe (serie Bloqués), Redouanne Harjane (Prêt à tout), Féodor Atkine (Road games) y Julien Kramer.

La última de las novedades animadas es Terra Willy: Planeta desconocido, comedia de nacionalidad francesa que dirige Eric Tosti, y con la que debuta en el largometraje tras varios años en televisión. El argumento arranca cuando un niño que viaja por el espacio con sus padres sufre un accidente, su nave se destruye y él sale despedido en una cápsula de emergencia a un planeta desconocido. Separado de sus padres, buscará la forma de reencontrarse con ellos, al tiempo que explora este nuevo mundo acompañado de un robot de supervivencia y de un amigo alienígena. Timothé Vom Dorp (El hijo de Jean), Edouard Baer (Astérix & Obélix: Al servicio de su majestad), Marie-Eugénie Maréchal, Guillaume Lebon (L’enfant prodige) y Barbara Tissier (Carences) ponen las principales voces.

Para terminar, dos documentales. La canción de nuestra vida, producción estadounidense de 2016 escrita y dirigida por el cantante Rory Feek (Josephine), aborda la vida de su esposa, la también cantante Joey Feek. La cinta narra la lucha de la mujer contra el cáncer mientras afrontan el mayor reto de sus vidas: el nacimiento de su hija con Síndrome de Down, con el que decidieron aparcar sus carreras musicales y establecerse en una pequeña granja en la comunidad que amaban.

Del presente año es Azul Siquier, producción escrita y dirigida por Felipe Vega (Nubes de verano) que sigue el trabajo y la pasión por la fotografía de Carlos Pérez-Siquier, fotógrafo almeriense que lleva toda la vida enfrentado a la luz y el color de su tierra para tratar de captarla con su cámara. A través de su visor el director realiza una descripción de este arte y del artista con una mirada llena de humor y melancolía.

‘Vengadores: Infinity War’: infinitamente Marvel


Han pasado 10 años desde aquella primera aventura de Iron Man. 10 años en los que Marvel ha construido, algunas veces con más acierto que otras pero siempre con mimo y cuidado, todo un universo en el que poder desarrollar las aventuras de sus personajes, sus motivaciones, sus debilidades y los conflictos que les definen a lo largo de los años. Y todo eso desemboca aquí, en una macroproducción superheróica en la que nada se deja al azar y todo, absolutamente todo, tiene un objetivo: convertir a este film en el mayor espectáculo de la historia. Que lo haya conseguido o no es cuestión de puntos de vista, pero algo queda claro: se puede conseguir.

Porque en efecto, Vengadores: Infinity war es un espectáculo. Pero también es una historia, un drama capaz de generar desasosiego, de enfrentar a estos personajes capaces de cosas extraordinarias ante un enemigo invencible, ante ese desafío que, como se menciona en la película, les hará fracasar estrepitosamente. Toda historia debe construirse, al menos en teoría, sobre un crecimiento constante de tensión, de acción o de drama. En el cine de superhéroes esto, habitualmente, se traduce en combates que ponen al héroe ante un desafío cada vez mayor que debe superar para, al final, enfrentarse a la gran amenaza. Y aunque esta cinta de los hermanos Russo (Capitán América: El soldado de invierno) responde a esa idea, ese crecimiento dramático está construido sobre desafíos fallidos, sobre una lucha en la que el villano vence constantemente, hasta un final que… que aquí no revelaré, pero que puede generar cierto desasosiego.

Se trata, por tanto, de una producción compleja, de una obra de arte del género que merece ser reconocida como tal. Nada de enfrentamientos cuyo final se conoce de antemano; nada de momentos narrativos que restan ritmo al conjunto. Todo en el film se construye con el único objetivo de ofrecer una historia dinámica, profunda, en la que las motivaciones son lo primero y los efectos (sencillamente espectaculares, dicho sea de paso) lo segundo. Es más, pocas veces podrá verse que uno de los momentos más dramáticos de un film lo protagonice un villano que debe luchar entre lo que persigue y la única persona a la que alguna vez ha querido. Y los hermanos Anthony y Joe imprimen al conjunto un estilo visual brillante, aprovechando al máximo los planos generales de las batallas y las posibilidades de los numerosos superhéroes que aparecen a lo largo del metraje.

Desde luego, Vengadores: Infinity War es la cinta que todo fan lleva esperando 10 años. Pero es más. Es un relato sobre el fracaso, sobre la lucha contra un destino que parece escrito y que es incapaz de ser cambiado. Una lucha frustrante, en definitiva. Y no hay nada más satisfactorio, dramáticamente hablando claro esta, que ver a un héroe caído para volver a levantarse. Y dado que en este caso son decenas de ellos, la sensación agridulce que deja el final del film se multiplica de forma exponencial. Ahora sí, Marvel ha logrado alcanzar un clímax dramático en su cine, un nivel que posiblemente no sea tan adulto como el de su principal competidor, DC Cómics, pero sin duda sí ha sabido profundizar más que en otras ocasiones. Y desde luego, ha dado una lección sobre cómo construir este tipo de relatos tan complejos, cómo introducir a cada uno de los personajes y cómo mostrar la derrota individual de cada uno. ¿Tiene algo malo entonces? Bueno, mucha gente la verá sólo como una más de superhéroes. Y, por supuesto, que hay que esperar un año para el desenlace.

Nota: 9/10

La Guerra del Infinito de ‘Los Vengadores’ arrasa con los estrenos


Ya está aquí. Este viernes 27 de abril es posiblemente la fecha más esperada por los fans de los superhéroes y los cómics. Muchos de ellos, de hecho, aprovecharán los pases de la noche del jueves para poder ver antes que la mayoría una de las cintas que más expectación han creado en los últimos meses. Tanto que a pesar de que esta semana llegan muchos más estrenos, ninguno de ellos parece poder competir (ni quieren hacerlo) con un título que tiene garantizado el éxito.

Se trata, como muchos ya sabrán, de Vengadores: Infinity War, primera parte de un díptico en el que la división cinematográfica de Marvel ha puesto toda la carne en el asador. O mejor dicho, a todos sus superhéroes en una macro cinta de acción que hará las delicias (o no) de los fans. Para quienes no conozcan la trama, esta sitúa a los superhéroes colaborando para hacer frente a amenazas contra las que no pueden luchar solos. Pero cuando Thanos aparece en la Tierra todos ellos tendrán que unirse para tratar de derrotar una amenaza que planea destruir todo el universo utilizando para ello el Guantelete del Infinito. Los hermanos Russo, Anthony y Joe (Capitán América: Civil War) se ponen tras las cámaras de este blockbuster que junta a todos los rostros que hasta ahora han protagonizado las historias Marvel en la gran pantalla, entre los que destacan Chris Evans (Un don excepcional), Robert Downey Jr. (El juez), Chris Hemsworth (Cazafantasmas), Scarlett Johansson (Una noche fuera de control), Josh Brolin (Everest), Tom Holland (Z, la ciudad perdida), Benedict Cumberbatch (The imitation game), Elizabeth Olsen (Godzilla), Chadwick Boseman (Marshall), Sebastian Stan (La suerte de los Logan), Chris Pratt (Passengers), Tom Hiddleston (Kong: La Isla Calavera), Zoe Saldana (Vivir de noche), Vin Diesel (El último cazador de brujas), Idris Elba (La Torre Oscura), Danai Gurira (serie The Walking Dead), Paul Bettany (Mortdecai), Jeremy Renner (La llegada), Dave Bautista (Blade Runner 2049), Paul Rudd (Juerga de mamis), Bradley Cooper (Juego de armas), Mark Ruffalo (Ahora me ves 2) y Don Cheadle (serie House of lies).

El otro estreno procedente enteramente de Hollywood es Noche de juegos, comedia gamberra con toques de intriga que gira en torno a una pareja acostumbrada a tener todas las semanas una noche de juegos con varios amigos. Todo cambia cuando el hermano del protagonista organiza algo diferente: resolver un asesinato con criminales y agentes del FBI interpretados por actores. Pero cuando el anfitrión es secuestrado todos los jugadores comenzarán a dudar qué es real y qué no, e iniciarán una carrera en la que no habrá puntos ni recompensas, y en la que el único objetivo es rescatar a su amigo y hermano sin morir en el intento. John Francis Daley y Jonathan Goldstein (Vacaciones) dirigen a cuatro manos esta cinta entre cuyos actores principales destacan Jason Bateman (Fiesta de empresa), Rachel McAdams (Spotlight), Billy Magnussen (Ingrid goes west), Sharon Horgan (Amor sin cita previa), Kyle Chandler (Manchester frente al mar), Lamorne Morris (Sandy Wexler), Kylie Bunbury (El canguro), Jesse Plemons (Los archivos del Pentágono), Michael C. Hall (Frío en julio) y Danny Huston (Wonder Woman).

Estados Unidos y Reino Unido colaboran en 7 días en Entebbe, thriller dramático que dirige José Padilha (RoboCop) cuya historia, ambientada en 1976, se centra en el secuestro de un avión de Air France procedente de Tel Aviv con 248 pasajeros por parte de dos palestinos del Frente Popular. El aparato fue desviado al Aeropuerto Internacional de Entebbe, en Uganda, donde se realizó el rescate más impactante de la historia reciente. Daniel Brühl (La casa de la esperanza), Rosamund Pike (El hombre del corazón de hierro), Eddie Marsan (serie Ray Donovan), Ben Schnetzer (Pride), Denis Ménochet (Norfolk) y Mark Ivanir (Bye bye Germany) encabezan el reparto.

España tiene como representante Hacerse mayor y otros problemas, comedia romántica con toques de drama que escribe y dirige Clara Martínez-Lázaro (Una casa frente al mar) y cuyo argumento gira en torno a una mujer de 35 años que vive con la sensación de haber fracasado en su vida. Para colmo, su mejor amiga le comunica que está embarazada y que quiere que ella sea la madrina del bebé. En el reparto destacan Silvia Alonso (Es por tu bien), Bárbara Goenaga (La punta del iceberg), Antonio Resines (La reina de España), Vito Sanz (serie Vergüenza) y María Esteve (Los 2 lados de la cama).

Puramente dramática es El león duerme esta noche, cinta con capital francés y japonés que sigue la vida de un actor que se instala de forma clandestina en una casa abandonada en la que vivió un antiguo amor. Ese mismo lugar es utilizado por un grupo de niños para jugar a hacer películas, por lo que el encuentro entre ellos provocará un contraste en la forma de entender el paso de la vida. Nobuhiro Suwa (Yuki & Nina) dirige esta propuesta protagonizada por Jean-Pierre Léaud (Visage), Pauline Etienne (Romance en Tokio), Maud Wyler (2 otoños 3 inviernos), Jules Langlade y Adrien Cuccureddu.

Desde Italia llega Fortunata, drama dirigido por Sergio Castellitto (Volver a nacer) que narra la lucha de una joven madre que, con un matrimonio a sus espaldas, busca la manera de poder abrir una peluquería para emanciparse, conquistar la independencia y lograr volver a ser feliz. Jasmine Trinca (Caza al asesino), Stefano Accorsi (Veloz como el viento), Alessandro Borghi (Dalida), Edoardo Pesce (Tommaso) y Nicole Centanni encabezan el reparto.

Por último, dos cintas que cuentan con la colaboración de varios países. Lou Andreas-Salomé es el título de una coproducción entre Alemania, Austria, Italia y Suiza que aborda la vida de la escritora rusa que da nombre a la película, una mujer adelantada a su tiempo que se codeó con personalidades como Nietzsche o Freud, y que fue amante de Rainer Maria Rilke. Dirigida por Cordula Kablitz-Post, que debuta de este modo en el largometraje de ficción tras una carrera en el documental, la cinta está protagonizada por Katharina Lorenz (Freistatt), Nicole Heesters (Solo para clarinete), Liv Lisa Fries (Boy 7), Helena Pieske (Hitman: Agente 47), Matthias Lier (El castillo de Roca Negra) y Katharina Schüttler (Alone in Berlin).

Finalmente, Invitación de boda cuenta con capital palestino, francés, colombiano, alemán, qatarí, noruego y de los Emiratos Árabes Unidos. Este drama escrito y dirigido por Annemarie Jacir (La sal de este mar) narra la tensa y frágil relación entre un hombre de avanzada edad y su hijo, quien regresa a Nazaret después de varios años en Roma porque se va a casar y, como establece la tradición palestina, debe ayudar a su padre a entregar en mano todas las invitaciones. El film cuenta en su reparto con Mohammad Bakri (Girafada), Saleh Bakri (Salvo), Tarik Kopty (Mars at sunrise), Monera Shehadeh y Lama Tatour.

‘Capitán América: Civil War’: Una historia con espectáculo


Capitán América y Iron Man se enfrentan cara a cara en 'Capitán América: Civil War'.Esto de que los superhéroes se enfrenten unos a otros parece estar de moda. Tampoco es de extrañar, dado que una vez comprendido que los buenos siempre derrotarán a los malos, queda por dirimir qué buenos son mejores que otros, y para ello nada mejor que un combate. Ahora bien, lo que también es necesario dilucidar son los motivos de dicha lucha y su resultado final. Y en el caso de la nueva película de Anthony y Joe Russo (Bienvenidos a Collinwood), el fondo ha resultado casi mejor que la forma, a diferencia de la lucha de titanes de DC que se pudo ver hace algunas semanas.

Capitán América: Civil War es, ante todo, un thriller, una cinta de intriga con secuencias de acción perfectamente integrada y con ciertas dosis de drama. La trama juega en todo momento al despiste con el espectador y el grupo de héroes que en ella aparecen, convirtiendo la cinta más en una especie de nueva entrega de ‘Los Vengadores’ que en una cinta sobre el supersoldado de Marvel. Pero dejando eso a un lado, la elaboración de la historia termina resultado muy superior a lo visto habitualmente en estos films, más próxima a la trilogía sobre Batman de Christopher Nolan que a obras como, incluso, ‘Iron Man’.

Una intriga que, además, justifica espléndidamente las motivaciones de todos y cada uno de los personajes a través de una persecución sin cuartel que termina, como bien reza el título, en una lucha fratricida cuyas consecuencias son incalculables, al menos para los no duchos en esta materia. Pero del mismo modo que el contenido es brillante, la apuesta narrativa de los hermanos Russo está excesivamente encorsetada. No es una mala narrativa, al contrario, pero da la sensación de que se podría haber sacado mucho más partido, por ejemplo, al combate entre superhéroes, por no hablar de otras persecuciones.

Este extremo puede que reste algo de brillo a Capitán América: Civil War, pero por supuesto no logra contrarrestar su enorme calidad, lo cual demuestra una vez más que un buen guión es la base de cualquier buen film. El modo en que todo se integra en una trama con un giro argumental final notablemente interesante es digno de aplaudir, sobre todo en un momento en el que las cintas de superhéroes parecen un poco abandonadas en ese sentido. Y para los fans de Spider-Man: sus pocos minutos en pantalla es de lo mejor de la cinta, lo que habría que tomarse como una promesa para el futuro del trepamuros. En definitiva, un entretenimiento sin parangón con más fondo que forma. ¿Se puede pedir algo más a estas películas?

Nota: 8/10

‘Iron Man 3’: el hombre de hierro busca su alma en un interior vacío


Robert Downy Jr. pasará sus peores momentos en 'Iron Man 3', de Shane Black.Hay que reconocerlo. La trilogía sobre el hombre de hierro de Marvel es, en líneas generales, una de las más completas sobre superhéroes de todas las que se han hecho. Su tercera entrega, dirigida por Shane Black (Kiss Kiss Bang Bang), no solo se mantiene al mismo nivel que sus predecesoras en espectacularidad y comicidad, sino que introduce un elemento evitado en sus dos primeras partes que más tarde o más temprano tenía que llegar. Y lo hace con la inteligencia y la humildad, si es que este término puede aplicarse a un film de estas características, que ha definido siempre su estilo narrativo.

Dicho elemento no es otro que la crisis de identidad del héroe. Iron Man, que siempre se ha caracterizado por una moral cuestionable y una actitud ante la vida más bien libertina, se enfrenta en esta tercera aventura a sus propios miedos, relacionados en buena medida con la incertidumbre de no saber cuál de sus dos actitudes ante la vida es la que realmente le define. Y para descubrirlo nada mejor que enfrentarse a los villanos de turno, los siempre excelentes Guy Pearce (L. A. Confidencial) y Ben Kingsley (Casa de arena y niebla), sin más recursos que su ingenio.

Para los amantes de la acción, este viaje de descubrimiento personal puede que sea, al final, el talón de Aquiles del relato, pues termina por exigir más metraje para su correcto desarrollo, obligando a robárselo a otros aspectos como la acción o la comedia. Puede que sí, pero eso no impide que Iron Man 3 cuente con unas secuencias de acción realmente espectaculares. Simplemente con el ataque a la casa de Tony Stark (con un Robert Downey Jr. que parece haber nacido para este papel) y el desenlace final bastaría para dejar sin aliento a cualquier espectador, pero por fortuna no son las únicas que posee el film.

Y como siempre, los detalles. Marvel está consiguiendo algo único: trasladar su idea de los cómics al cine. Para aquellos que no estén muy familiarizados con su mundo, mencionar simplemente que las historias que protagoniza un personaje suelen tener consecuencias en las aventuras de otro. El hecho de que esta tercera entrega base buena parte de su desarrollo dramático en los acontecimientos ocurridos en Los Vengadores (incluyendo una corta secuencia al final de los créditos con uno de sus protagonistas) refuerza la idea de que estamos ante algo más que una película individual, más incluso que la tercera parte de una trilogía. Estamos ante una nueva pieza de ese gran puzzle que se está formando con los superhéroes creados por Stan Lee. Para el fan, la película se convertirá en una delicia.

Desde luego, Iron Man 3 no alcanza las cotas dramáticas y serias que impuso Christopher Nolan con su trilogía sobre Batman. Tampoco lo intenta. La película es un colofón muy entretenido y espectacular a una saga que se ha ganado por derecho propio estar entre lo mejor del cine de superhéroes. A decir verdad, es perfecta en su propuesta, pues incluso sus errores (como ese final resuelto casi por arte de magia) quedan empequeñecidos ante la brillantez del conjunto.

Nota: 8/10

Marvel alcanza su “edad oscura” con ‘Iron Man 3’


Tendrán que pasar varios años, puede que no muchos, para que comprobemos el alcance real y la influencia formal y conceptual que ha tenido sobre el cine de superhéroes la trilogía de Christopher Nolan (Memento) sobre Batman. Su forma de abordar los conflictos y las tramas de este tipo de personajes ha dado un giro radical a lo que hasta ese momento se venía haciendo, algo que encuentra su principal expresión en la fotografía utilizada y en la definición de los personajes. La reacción de la empresa rival y principal impulsora de este tipo de cine, Marvel, no se ha hecho esperar, y tras The amazing Spider-man se presenta ahora Iron Man 3, cuyo primer trailer podéis ver al final de este texto y en el que se apuntan varias cosas interesantes.

Para empezar, Jon Favreau, director de las dos anteriores entregas, abandona las riendas para limitarse a su pequeño papel de guardaespaldas del protagonista, por lo que otro director ocupa la silla principal. El elegido es Shane Black, cuya experiencia en este campo de la dirección solo ha sido Kiss Kiss, Bang Bang (2005). En lo referente al reparto, repiten los principales rostros y se incorporan otros nuevos que, siguiendo la estela de las anteriores películas, aportan un notable interés. Así, a Robert Downey Jr. (Iron-Man), Gwyneth Paltrow (Pepper Potts), Paul Bettany (éste como la voz de Jarvis, el mayordomo computerizado de Tony Stark/Iron Man) y Don Cheadle (James Rhodes/Máquina de guerra) se unen Guy Pearce (En tierra hostil), Ben Kingsley (Gandhi) y Rebecca Hall (El retrato de Dorian Gray).

Con todo, lo más llamativo proviene tanto de su argumento como del tono general del film que se desprende de estas primeras imágenes en movimiento. A grandes rasgos, la historia gira en torno a la supervivencia del protagonista cuando su entorno más cercano, incluyendo toda su tecnología, es atacado, por lo que deberá tirar de ingenio para sobrevivir y restablecer el orden. Todo con la referencia de lo acontecido en Los Vengadores. Y si bien todo esto se intuye en el trailer, lo que sí se llega a apreciar con claridad es, precisamente, el tono sombrío del conjunto; una seriedad que parecía disimularse en otras películas y que aquí toma protagonismo mediante la presión ejercida sobre los límites del protagonista.

Sin duda, la saga de Iron Man siempre ha sido espectacular. Las propias características del personaje lo requieren. Y aunque es de suponer que su egocentrismo seguirá intacto, también es fácil prever un cambio de actitud moral y social, un compromiso mayor que le llevará, como decimos, a sus propios límites (en forma de, por ejemplo, una máscara rota por la mitad o el hundimiento bajo toneladas de hormigón y metal). En este sentido, la espectacularidad que parece haber imprimido Black supera con creces las propuestas anteriores.

Marvel, y con ella sus superhéroes, ha madurado. Ya no hay vuelta atrás para esta nueva etapa, una “edad oscura” en la que los personajes abandonan la luminosidad de sus actuaciones y el derecho moral que les permite tomarse la justicia por su mano para adentrarse en un mundo más humano, más realista si se prefiere, en el que todo lo que hacen afecta de forma notable a la sociedad y al resto de individuos, y en el que los villanos dejan de tener grandes poderes para convertirse, simple y llanamente, en terroristas de última generación. Es algo digno de alabar, y así lo demuestra el espectacular trailer que encontraréis a continuación.

Spider-Man se impone mientras Mario Casas mantiene el tipo


Se cumplieron las previsiones. Con el precedente de lo ocurrido en Estados Unidos, donde se convirtió en el mejor estreno en un martes (allí fue el 4 de julio) de la historia, The amazing Spider-Man ha logrado en España el segundo mejor estreno del año, tan solo por detrás de otra producción sobre personajes MarvelLos Vengadores. A este magnífico comportamiento contribuye, sin duda, la posibilidad de las tres dimensiones, pero la buena recepción por parte del público y de la crítica convierten al film en un éxito sólido que podrá luchar con cierta fuerza cuando llegue el estreno de El caballero oscuro: La leyenda renace.

El efecto Spider-Man, además, supone una bocanada de aire para una taquilla que parece languidecer desde principios de años, por lo que una taquilla total del 8,3 millones de euros, de los que 3,2 pertenecen al hombre araña, es una buena noticia. Por otro lado, la recaudación total de la película de Marc Webb se ha repartido en 423 cines, logrando una media de más de 7.500 euros. Teniendo en cuenta el previsible descenso debido a los próximos estrenos, es más que probable que supere la barrera de los 10 millones de euros.

En general, todos los films han visto cómo su comportamiento mejoraba respecto al fin de semana anterior, gracias principalmente a la finalización de la Eurocopa de fútbol. En este sentido, Ice Age 4: La formación de los continentes, desciende un 25% y suma 2,23 millones de euros a una cifra total de 7,44 millones en apenas 10 días. Un recorrido que tiene todas las papeletas para mantenerse ante la falta de estrenos similares en próximas semanas. En tercer lugar sigue estando Tengo ganas de ti, que apenas varía su recaudación (un 4% menos) y deja una cifra de 1,23 millones. En total supera ya los 9 millones, y analizando los datos de los últimos días es más que probable que roce los 15 millones de euros.

Blancanieves y la leyenda del cazador sigue aguantando el tirón gracias a sus 294.000 euros que completan una cifra de 8,67 millones de euros, cifra que aumentará relativamente poco dado el largo recorrido que tiene el film y los numerosos estrenos que están por llegar la próxima semana. Otro de los estrenos del pasado viernes 6 de julio, La delicadeza, se coloca en quinta posición con 281.000 euros, lo que no está nada mal teniendo en cuenta los títulos con los que competía y el carácter de esta producción francesa.

En sexta posición encontramos El enigma del cuervo, que en su segunda semana cae un 26% y recauda 223.000 euros. Es más que probable que alcance el millón de euros en total, pero es evidente que la cantidad de blockbusters que llegarán en verano afectarán muy negativamente su recorrido.

El resto del top 10 mantiene más o menos los títulos de semanas anteriores. Así, mientras que Men in Black III se sitúa en séptima posición, Moonrise Kingdom le sigue con una recaudación total de más de 600.000 euros, descendiendo esta semana un 17%. Del mismo modo, Intocable sigue maravillando a los espectadores españoles y se sitúa como la menos taquillera de este top 10, precedida por MS1: Máxima seguridad, que cae un 43% y roza el millón de euros en su recuento final, cifra que no variará mucho.

‘Men in Black III’ se impone en una mala semana de la taquilla española


No está siendo una buena época para el cine en España. Salvo por el estreno de Los Vengadores hace unas semanas, el resto de estrenos está registrando unos resultados más bien discretos. Y eso que llegan títulos con galones para arrasar en taquilla prácticamente semana tras semana. En concreto, el fin de semana del 25 de mayo obtuvo poco más de cinco millones de euros, de los cuales se llevó la mayor parte el estreno de la semana, Men In Black III, que se situó como la más taquillera por delante de la película de Marvel y de otros estrenos.

Así, la película protagonizada por Will Smith (Independence Day), Tommy Lee Jones (The company men) y Josh Brolin (American Gangster) logró 2,2 millones de euros en 790 pantallas que la proyectaban, lo que supone una media de 2.785 euros, una cifra muy inferior a la obtenida por Iron-Man y compañía el fin de semana de su estreno. Con esta respuesta del público, y a la espera del inminente estreno de Blancanieves y la leyenda del cazador, su evolución en la taquilla no parece que vaya a ser prometedora, aunque habrá que esperar a ver cómo se defiende de la versión del cuento de hadas.

La que sí mantiene el pulso a los estrenos es Sombras tenebrosas, que se coloca en segunda posición con 529.000 euros recaudados. Aunque la cifra supone un descenso del 62%, en total ya acumula 4,63 millones de euros, con lo que se prevé que pueda llegar a superar los cinco millones de euros, pero no mucho más. Tras ella, el otro gran estreno de la semana, Cuando te encuentre, que logra algo menos de 500.000 euros en 212 salas, lo que en cómputos generales deja una media por pantalla similar a la del estreno.

En cuarto lugar se sitúan el megaevento de superhéroes del año, que con una caída del 58% logra 388.000 euros, lo que la convierte en uno de los mejores estrenos del año junto a Intocable, con la salvedad de que la primera partió con muchas más copias y el añadido del 3D, mientras que el producto francés ha encontrado mercado gracias a unos elementos mucho más dramáticos y sencillos. En total, es bastante probable que logre superar los 15 millones de euros.

El resto del top 10 está integrado por viejas conocidas de la cartelera que, por diversos motivos, no aguantan el tirón y descienden sus recaudaciones más de un 50% con respecto al fin de semana anterior. Así, salvo excepciones muy contadas, títulos como La sombra de la traiciónAmerican Pie: el reencuentro se quedan en 238.000 y 233.000 euros respectivamente, lo que suponen caídas de más del 60% para ambas. La primera acumula ya poco más de un millón de euros, y en cifras similares tiene previsto quedarse, mientras que la segunda ya cuenta con 4,7 millones, pudiendo llegar a superar los cinco millones.

Profesor Lazhar se coloca en séptima posición con 185.000 euros, los que supone un descenso del 37%, convirtiéndola en una de las pocas películas que encuentra una respuesta positiva entre el público esta semana. Logra una recaudación total de 576.600 euros, teniendo a tiro el millón de euros. Por su parte, Intocable parece sufrir ya la inevitable fatiga, y desciende un 48% hasta los 141.000 euros. Claro que, como venimos diciendo, su recorrido ha sido increíble, manteniéndose en cartel más de tres meses, siempre entre lo más alto, y con una recaudación total que roza los 15,5 millones de euros.

Los dos últimos puestos de las 10 cintas más taquilleras los ocupan Los juegos del hambre, que alcanza 139.000 euros (un 59% menos) y supera ya los 8,14 millones, cifra más o menos definitiva. Por último, la cinta de animación Los Cachorros: el códice de Marco Polo desciende un 48% y añade 93.000 euros a un total de 295.000 euros, cantidad que se presume final a falta de que las próximas semanas pueda conseguir algo más, aunque ya fuera del top 10.

Richard Gere no logra mover una taquilla dominada por Tim Burton


Pocas sorpresas en la taquilla del pasado fin de semana en España. De hecho, más bien ninguna. Analizando los estrenos, lo único que podría haber ocurrido es que Los Vengadores recuperaran la corona como película más taquillera, pero no ha sido así. Por otro lado, los estrenos del 18 de mayo han pasado más bien desapercibidos, con la excepción de La sombra de la traición. También es digno de destacar que todos los films del top 10 presentan unos descensos muy moderados, en algunos casos casi inexistentes, existiendo algún que otro ascenso respecto a la semana anterior.

Por tanto, Sombras tenebrosas sigue ostentando el título de cinta más taquillera en su tercera semana en cartel. La película de Tim Burton (Batman) desciende un 26% y logra 1,38 millones de euros, lo que hace un total de 3,82 millones. Aunque el éxito de estas últimas semanas es indiscutible, sin duda ha estado condicionado por una falta de estrenos de renombre, por lo que habrá que esperar a la llegada de títulos como Men in black IIIBlancanieves y la leyenda del cazador.

Y si Burton y compañía repiten, también lo hace el megaproyecto de Marvel. Y lo consigue con un comportamiento que hace pensar en una carrera larga en la taquilla. Con un descenso del 18%, Los Vengadores recaudan 0,91 millones en España, lo que completa la cifra de 14,08 millones de euros en un mes. Cierto es que los próximos estrenos pueden afectarla en gran medida, pero este fenómeno parece no verse afectado (al menos, no demasiado) por otros films de acción o fantásticos.

La medalla de bronce es para American Pie: El reencuentro, que se queda en los 620.000 euros aproximadamente, lo que supone un 30% menos que el fin de semana anterior. Con todo, la comedia suma ya 4,33 millones, pudiendo superar fácilmente la barrera de los 5. En cuarto lugar se halla uno de los estrenos, La sombra de la traición. Proyectada en 280 pantallas (unas 40 menos que su predecesora), la película de Richard Gere (Oficial y caballero) consigue 0,62 millones de euros, lo que implica un promedio de 2.215 euros por sala. Teniendo en cuenta que este tipo de películas no parecen funcionar demasiado bien en España, puede que supere el millón de euros, pero tendrá difícil llegar mucho más lejos.

Una de las cintas más veteranas, Los juegos del hambre, se encuentra en la mitad del ranking, con un descenso casi imperceptible del 3%. En total lleva recaudados 7,92 millones de euros, de los que 0,34 fueron el fin de semana pasado. Un éxito indiscutible que podría verse afectado por los inminentes estrenos, aunque todavía tiene recorrido para atraer a más espectadores que se sumen a los 1,22 millones que ya la han visto.

El otro menor descenso lo registra Infiltrados en clase, que con un -9% logra poco más de 300.000 euros, lo que le otorga un total de 0,76 millones de euros en su segunda semana. Es más que probable que supere el millón de euros, pero no mucho más. En séptimo lugar se halla otro de los estrenos, Profesor Lazhar, que con 91 copias logra casi los 0,30 millones de euros, lo que hace una media de 3.215 por sala, la mejor de las diez películas más taquilleras.

Intocable parece que, poco a poco, llega al final de su vida comercial en España, aunque lo hace luchando y manteniendo el ritmo que ha llevado desde su estreno. Es el único título que logra mejorar la cifra de la semana anterior, un 2%. Así, logra 0,27 millones de euros, que dan forma a los 15,16 millones que lleva acumulados.

Ya cerrando el top 10, Safe cae un 22% con apenas 0,2 millones de euros recaudados, lo que hace un total de 1,28 millones de euros, cifra que puede superar por poco, aunque no es muy factible que llegue a los 2 millones. En último lugar encontramos otro de los estrenos, Los Cachorros: el códice de Marco Polo, que a pesar de salir con 236 copias se queda en 0,18 millones de euros, lo que sin duda augura una mala recaudación para este título infantil.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: