‘Hitchcock’: el Alma del genio frente a su psicosis


Scarlett Johansson, Anthony Hopkins y Helen Mirren, juntos en 'Hitchcock'.El dicho asegura que detrás de un gran hombre siempre hay una gran mujer. ¿Y detrás de un genio? La respuesta es Alma. Ese es uno de los secretos que se esconden detrás del debut en la ficción de Sacha Gervasi, guionista de La Terminal (2004), quien compone un relato tan entretenido como neutro en su forma y previsible en su contenido, sobre todo teniendo en cuenta que narra las vicisitudes del rodaje de Psicosis (1960) y que, por tanto, se conoce de antemano su desenlace. Esto, en realidad, no es ni una excusa ni un motivo.

Más bien, es el principal escollo. En teoría, poco debería importar cómo termina si el camino fuera interesante. El problema es que el desarrollo se sirve de numerosos tópicos y conflictos ya vistos y resueltos en más de una ocasión, de ahí que al final lo único que queden sean los detalles y el hecho de poder disfrutar de algunas de las interpretaciones, en especial la de Helen Mirren (The Queen) como Alma, la mujer de Hitchcock. En el otro extremo podríamos encontrar, por desgracia, la del propio protagonista, y no por falta de talento de su actor, Anthony Hopkins (Alejandro Magno). Su labor es encomiable al adoptar la expresión corporal y la cadencia en el lenguaje del famoso director, pero todo queda embarrado por un maquillaje que, en primer lugar, no le hace justicia al personaje cinematográfico (muchas veces ni se parece), y en segundo lugar le impide conseguir la máxima expresividad.

Con todo, para los amantes del cine y para todos aquellos que sientan curiosidad por adentrarse en las tripas de un rodaje cinematográfico es una buena oportunidad de comprobar cómo se gestan muchas veces las grandes obras maestras del cine. Con un formato que homenajea a la mítica serie Alfred Hitchcock presenta, el film cuenta todos y cada uno de los detalles que acompañaron a las escenas más polémicas, como el famoso asesinato en la ducha o el descubrimiento final en la casa. Todo ello adornado con unas pinceladas que, a su modo, se convierten en lo más interesante, por transgresor, del conjunto.

Dichas pinceladas llegan en forma de diálogos entre el director y el asesino detrás de la obra Psicosis, Ed Gein. La obsesión de Hitchcock por entender al personaje le llevan a mantener una serie de conversaciones que, lejos de llevarle a comprender las motivaciones de su protagonista, lo que consiguen es ayudar al espectador a comprender mejor lo atormentado del director y, sobre todo, la indefensión de un genio que siente cómo pierde a su musa, su Alma. Hitchcock es, para bien y para mal, un film que podría haber aspirado a algo más. Con algo más de suspense y la mano de un director más atrevido posiblemente estaríamos hablando de una historia más interesante. Con eso y un maquillaje algo más elaborado.

Nota: 6/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: