‘Vengadores: Endgame’: y Marvel reinventó el cine


En una época de series y consumo inmediato, Marvel ha logrado, una vez más, lo imposible: que nos sentemos tres horas seguidas para ver lo que podría calificarse como el evento del año… no, de la década… no, del cine moderno. No dudo que haya detractores del cine de superhéroes, considerándolo poco menos que un producto de marketing pensado para adolescentes y frikis. Y aunque haya algunas películas que puedan responder a ese estereotipo, la Casa de las Ideas ha demostrado que este género es algo más. Vengadores: Endgame es la prueba definitiva de ello.

La película de los hermanos Russo, autores la precedente Vengadores: Infinity war, es sencillamente indescriptible. Y contrariamente a lo que pueda pensarse, no lo es por el aluvión de efectos digitales que contiene. Ni siquiera por la inmensidad de su trama. Lo es por la complejidad de sus personajes, por el desarrollo dramático de unos acontecimientos trágicos y traumáticos y el modo en que un grupo de personajes deciden afrontarlos. Esto confirma que toda buena película necesita explorar las motivaciones, los miedos y los deseos de sus personajes, llevarlos a situaciones límite y mostrar cómo reaccionan ante ellas. Y da igual cuál sea el contexto. En el caso que nos ocupa, todo ello con un inteligente toque humorístico en los momentos adecuados, aliviando la tensión dramática. El único problema, si es que puede considerarse así, es que existen tantos personajes que muchos quedan relegados a meros testimonios presenciales.

Pero Vengadores: Endgame es más, muchísimo más. Ahora que las series de televisión parecen haberse adueñado del entretenimiento, esta película confirma que si la pequeña pantalla puede beber de influencias cinematográficas, el séptimo arte puede hacer lo propio con el formato episódico. Desde este punto de vista, esta conclusión podría entenderse como el último capítulo de una primera temporada que ha durado 11 años y ha tenido 22 capítulos. Y en cierto modo, así está planteado. Desde que se estrenara Iron Man en 2008 todo lo que se ha visto en cada una de las películas estaba perfectamente planificado para formar parte de una macrohistoria mucho mayor y compleja que ha derivado en este ‘fin de partida’. No se trata simplemente de presentar personajes y juntarlos luego en otra película. No, cada acontecimiento, cada cambio, trauma, decisión y victoria (o derrota) han definido todo para llegar a este punto. Y esa es la esencia misma de cualquier producción seriada.

Y por si hubiera dudas de ello, la propia estructura dramática del film se encarga de asentar la idea. A lo largo de su desarrollo (y sin desvelar nada de la trama), la cinta viaja por el pasado de los personajes y por momentos de otros títulos de Marvel tanto física como psicológicamente. El espectador asiste a una introspección mucho mayor de los héroes que durante más de una década le han acompañado. Se produce así una mayor comprensión de sus motivaciones, de sus decisiones, de su ira y su temor. Pero sobre todo se logra un grado de empatía con todos ellos difícil de alcanzar en un film normal y corriente. A esto contribuye, claro está, haberles visto crecer a lo largo de cada film. Posiblemente muchos ya os hayáis dado cuenta, pero esta descripción de personajes es exactamente la misma que se puede hacer en una serie, que basa buena parte de su éxito en que los personajes pueden desarrollarse durante más tiempo que en una película.

Si no he mencionado nada de los efectos especiales o la acción no ha sido deliberado. Es sencillamente que la profundidad dramática de la cinta relega las espectaculares batallas a un segundo plano. Tal es la complejidad de Vengadores: Endgame. Y tal es el homenaje que Marvel rinde a sus fans, a los que ofrece un producto final más que excepcional. Los hermanos Russo, con su habitual y notable pulso narrativo, logran que las tres horas de duración sean un suspiro. Su sello se deja ver en cada plano, especialmente en ese combate final con plano secuencia marca de la casa. ¿Y el final? Pues el que debería ser, ni más ni menos, títulos de créditos incluidos. La película deja clara una cosa: que es el fin de una era y que nada volverá a ser lo mismo. Pero también deja la sensación de estar ante algo tan grandioso que será difícil de superar, tanto en espectacularidad como en carisma de sus protagonistas. En los años 60 Marvel revolucionó los cómics; ahora ha hecho lo mismo con el concepto mismo del cine, traspasando la propia dimensión de película autoconclusiva o de la secuela.

Nota: 9,5/10

Anuncios

‘Vengadores: Infinity War’: infinitamente Marvel


Han pasado 10 años desde aquella primera aventura de Iron Man. 10 años en los que Marvel ha construido, algunas veces con más acierto que otras pero siempre con mimo y cuidado, todo un universo en el que poder desarrollar las aventuras de sus personajes, sus motivaciones, sus debilidades y los conflictos que les definen a lo largo de los años. Y todo eso desemboca aquí, en una macroproducción superheróica en la que nada se deja al azar y todo, absolutamente todo, tiene un objetivo: convertir a este film en el mayor espectáculo de la historia. Que lo haya conseguido o no es cuestión de puntos de vista, pero algo queda claro: se puede conseguir.

Porque en efecto, Vengadores: Infinity war es un espectáculo. Pero también es una historia, un drama capaz de generar desasosiego, de enfrentar a estos personajes capaces de cosas extraordinarias ante un enemigo invencible, ante ese desafío que, como se menciona en la película, les hará fracasar estrepitosamente. Toda historia debe construirse, al menos en teoría, sobre un crecimiento constante de tensión, de acción o de drama. En el cine de superhéroes esto, habitualmente, se traduce en combates que ponen al héroe ante un desafío cada vez mayor que debe superar para, al final, enfrentarse a la gran amenaza. Y aunque esta cinta de los hermanos Russo (Capitán América: El soldado de invierno) responde a esa idea, ese crecimiento dramático está construido sobre desafíos fallidos, sobre una lucha en la que el villano vence constantemente, hasta un final que… que aquí no revelaré, pero que puede generar cierto desasosiego.

Se trata, por tanto, de una producción compleja, de una obra de arte del género que merece ser reconocida como tal. Nada de enfrentamientos cuyo final se conoce de antemano; nada de momentos narrativos que restan ritmo al conjunto. Todo en el film se construye con el único objetivo de ofrecer una historia dinámica, profunda, en la que las motivaciones son lo primero y los efectos (sencillamente espectaculares, dicho sea de paso) lo segundo. Es más, pocas veces podrá verse que uno de los momentos más dramáticos de un film lo protagonice un villano que debe luchar entre lo que persigue y la única persona a la que alguna vez ha querido. Y los hermanos Anthony y Joe imprimen al conjunto un estilo visual brillante, aprovechando al máximo los planos generales de las batallas y las posibilidades de los numerosos superhéroes que aparecen a lo largo del metraje.

Desde luego, Vengadores: Infinity War es la cinta que todo fan lleva esperando 10 años. Pero es más. Es un relato sobre el fracaso, sobre la lucha contra un destino que parece escrito y que es incapaz de ser cambiado. Una lucha frustrante, en definitiva. Y no hay nada más satisfactorio, dramáticamente hablando claro esta, que ver a un héroe caído para volver a levantarse. Y dado que en este caso son decenas de ellos, la sensación agridulce que deja el final del film se multiplica de forma exponencial. Ahora sí, Marvel ha logrado alcanzar un clímax dramático en su cine, un nivel que posiblemente no sea tan adulto como el de su principal competidor, DC Cómics, pero sin duda sí ha sabido profundizar más que en otras ocasiones. Y desde luego, ha dado una lección sobre cómo construir este tipo de relatos tan complejos, cómo introducir a cada uno de los personajes y cómo mostrar la derrota individual de cada uno. ¿Tiene algo malo entonces? Bueno, mucha gente la verá sólo como una más de superhéroes. Y, por supuesto, que hay que esperar un año para el desenlace.

Nota: 9/10

‘Thor: Ragnarok’: un señor del trueno psicodélico


Es curioso, pero en Marvel siempre hay algún personaje que, por el motivo que sea, se queda en un limbo incapaz de definirle en un marco concreto. El Dios del Trueno ha sido, desde el principio, uno de esos personajes. Tres son sus aventuras en solitario, y tres las diferentes visiones del personaje que se han dado. Que esta última vaya a ser la definitiva parece algo evidente a tenor del éxito que está teniendo, pero la pregunta es si realmente es la versión idónea de Thor.

Posiblemente no, pero a tenor del final de Thor: Ragnarok, eso no es algo demasiado importante. Y es que esta tercera entrega del personaje parece más un camino hacia la madurez que una mera representación algo cómica y autoparódica de este superhéroe de cómic. Con un estilo que recuerda poderosamente a la saga de Guardianes de la galaxia, el director Taika Waititi (Lo que hacemos en las sombras) imprime una fuerza visual algo psicodélica y deliberadamente colorida para este viaje del protagonista por medio universo. Un viaje que, como he dicho, le permite madurar al comprender tanto sus lazos familiares como el futuro que le espera como líder de su pueblo. En este sentido, la cinta ahonda notablemente en el héroe, pasando de un personaje arrogante y arquetípico a otro más dramático y poliédrico (tampoco mucho, que al fin y al cabo esto es una ‘peli’ de superhéroes de Marvel), utilizando para ello un diseño de producción espléndido como marco para el humor y ciertos chistes fáciles dirigidos al público adolescente.

El principal problema de esta tercera entrega es que ahonda en los problemas que siempre han tenido estas aventuras en solitario del personaje. Para empezar, Chris Hemsworth (Cazafantasmas), con toda su presencia en pantalla y su adecuado perfil divino, no termina de imprimir el carácter dramático al personaje, ni siquiera con el corte de pelo. Hay que reconocer, sin embargo, que sí es capaz de asumir la madurez de su rol, lo que abre las puertas a unas interesantes posibilidades dramáticas en un futuro no muy lejano. La cinta, además, adolece de una duración excesiva, algo que se aprecia en una serie de secuencias innecesarias destinadas a divertir a un público adolescente más interesando en la risa fácil y obscena que en la historia que le cuentan. Todo ello resta fuerza a una historia que, por lo demás, sabe apoyarse en unos notables secundarios para construir un relato que va más allá del Señor del Trueno, que tarda más de dos horas en ganarse el título de Dios.

Así las cosas, se podría decir que Thor: Ragnarok es la mejor de la trilogía. La apuesta visual del director, unido a una planificación que en algunos momentos sabe aprovechar al máximo las posibilidades narrativas de la historia y a una banda sonora brillante, ensalzan el viaje de madurez de un héroe que ha tardado mucho tiempo en encontrarse a sí mismo. Con todo, eso no quiere decir que esta película no peque de muchas irregularidades, fundamentalmente provocadas por una cierta sensación de necesitar autoparodiarse, como si el personaje de Thor no pudiera tomarse en serio como, por ejemplo, sí hace Capitán América. Habrá que ver cómo se presenta el rol en las próximas aventuras, pero por lo pronto el camino emprendido, con sus debilidades y dificultades, parece el adecuado.

Nota: 7,5/10

‘Thor: Ragnarok’ trata de descubrir ‘El secreto de Marrowbone’


La ciencia ficción, la fantasía y el terror se están convirtiendo en las tónicas habituales de cada viernes durante este mes de octubre. Y este 27 no es una excepción, con Marvel con gran protagonista en las pantallas de toda España. Pero mientras los superhéroes acaparan la atención del gran público, otros títulos más modestos pero tanto o más interesantes se cuelan entre los estrenos de la semana.

Por supuesto, comenzamos el repaso con Thor: Ragnarok, tercera entrega cinematográfica del Dios del Trueno convertido en superhéroe en los cómics de Marvel que, en esta ocasión, deberá iniciar una carrera contrarreloj para evitar que la diosa Hela acabe con todos los mundos. Una carrera para la que tendrá que contar con todos los aliados posibles y que comenzará al otro lado del universo, donde deberá enfrentarse a su antiguo amigo Hulk. Aventura, acción, humor y efectos especiales se dan cita en este film dirigido por Taika Waititi (Lo que hacemos en las sombras) y protagonizado por Chris Hemsworth (Cazafantasmas), Tom Hiddleston (Kong: La Isla Calavera), Cate Blanchett (Carol), Mark Ruffalo (Spotlight), Idris Elba (La Torre Oscura), Jeff Goldblum (Independence Day: Contraataque), Tessa Thompson (South Dakota), Karl Urban (Star Trek: Más allá), Anthony Hopkins (Transformers: El último caballero), Benedict Cumberbatch (Doctor Strange) y Ray Stevenson (Transporter Legacy), entre otros.

Muy diferente es la española El secreto de Marrowbone, thriller dramático con toques de terror que escribe y dirige Sergio G. Sánchez en el que es su debut en el largometraje. La trama arranca cuando cuatro hermanos deciden ocultar a la sociedad la muerte de su madre en un intento de que no les separen, para lo que se mudan a una apartada y abandonada mansión. Sin embargo, allí pronto comienzan a notar una aterradora presencia que amenaza sus vidas y las de aquellos que les rodean. Anya Taylor-Joy (Múltiple), George MacKay (Captain Fantastic), Mia Goth (La cura del bienestar), Charlie Heaton (serie Stranger things), Matthew Stagg (The chameleon) y Tom Fisher (La reina Victoria) encabezan el reparto.

Norteamericana es también Patti Cake$, drama musical escrito y dirigido por Geremy Jasper que supone su primera incursión en el largometraje. La historia se centra en Patricia Dombrowski, una joven con el sueño de convertirse en una estrella del hip-hop y que, en un camino plagado de dificultades, contará con su abuela y sus amigos Jheri y Basterd como grandes aliados. Entre los actores destacan Danielle Macdonald (Trust me), Bridget Everett (Y de repente tú), Cathy Moriarty (El doble), Siddharth Dhananjay y Mamoudou Athie (El círculo).

Entre los estrenos del resto de Europa destaca lo nuevo de Wim Wenders (The Million Dollar Hotel), titulado Los hermosos días de Aranjuez, film con capital francés, alemán y portugués que, en clave dramática, aborda el proceso creativo de un escritor y su relación con sus personajes en una puesta en escena en la que un hombre y una mujer mantienen una conversación en una terraza para conocerse mientras que, en el interior de la casa, el escritor observa la escena. Adaptación de la obra teatral escrita por Peter Handke, la cinta cuenta en su reparto con Reda Kateb (Los caballeros blancos), Sophie Semin (Más allá de las nubes), Jens Harzer (Boy 7) y Nick Cave (Johnny Suede).

También se estrena Un golpe a la inglesa, cinta británica ambientada en el mundo del crimen que narra la historia ocurrida en 2015, cuando un hombre de 76 años lideró un equipo de ladrones entrados en años para robar un depósito de seguridad en el barrio de las joyerías de Londres, y que terminaron siendo perseguidos por la mafia búlgara y Scotland Yard. El botín se valoró en 200 millones de libras (casi 225 millones de euros actualmente). Ronnie Thompson (Francotirador) dirige esta cinta protagonizada por Matthew Goode (The imitation game), Joely Richardson (serie Emerald city), Stephen Moyer (Detour), Clive Russell (Su mejor historia) y Larry Lamb (Blood: El último vampiro).

Comedia y drama se dan cita en la francesa Nuestra vida en la Borgoña, film que dirige Cédric Klapisch (Nuestra vida en Nueva York) y cuyo argumento arranca cuando un joven que ha pasado 10 años recorriendo el mundo regresa a su Borgoña natal ante la inminente muerte de su padre, que se produce al comienzo de la vendimia. Su regreso y el reencuentro con sus hermanos le llevará a reencontrarse con su pasado y a recuperar los vínculos con sus hermanos al mismo tiempo que madura el primer vino que los tres producen sin su padre. El reparto está encabezado por Pio Marmaï (Maestro), Ana Girardot (serie Les revenants), François Civil (Así en la Tierra como en el Infierno), María Valverde (Gernika) y Karidja Touré (La banda de las chicas).

Desde Hungría nos llega En cuerpo y alma, drama romántico que gira en torno a dos introspectivas personas que, sin conocerse de nada, empiezan a tener los mismos sueños cada noche. La extraña coincidencia les llevará a intentar hacer realidad esas experiencias oníricas, pero cuanto más lo intentan parecen estar más lejos de su alcance. Ildikó Enyedi (Vakond) escribe y dirige esta película que cuenta con Morcsányi Géza, Alexandra Borbély (Swing), Ervin Nagy (White God), Júlia Nyakó (Vespa) y Tamás Jordán (Mansfeld) como principales actores.

Fuera del viejo continente encontramos El tercer asesinato, thriller dramático de origen japonés que escribe y dirige Hirokazu Koreeda (Después de la tormenta). Su trama arranca cuando un abogado debe defender a un acusado de robo con homicidio, quien ya cumplió pena de prisión por otro asesinato hace 30 años. Con pocas posibilidades de ganar el caso ya que el acusado se declara culpable, el abogado empieza a interrogar al presunto autor y a su familia, lo que le llevará a sospechar que su cliente no es culpable. Masaharu Fukuyama (De tal padre, tal hijo), Kôji Yakusho (El mundo de Kanako), Suzu Hirose (Nuestra hermana pequeña) e Isao Hashizume (Maravillosa familia de Tokio) encabezan el reparto.

En lo que a documental se refiere, Francia y Colombia colaboran en Jericó, el infinito vuelo de los días, cinta que combina el género documental con la ficción para abordar la vida de varias mujeres en el pueblo de Jericó. A través de sus testimonios, sus vivencias y la red que tejen entre ellas nos adentramos en el espíritu femenino de la cultura y el patrimonio colombiano. El film está escrito y dirigido por Catalina Mesa, que de este modo debuta en el largometraje.

‘Kong: La Isla Calavera’: el olor del napalm por la mañana


Realizar la enésima película sobre un personaje o una misma historia siempre es una apuesta arriesgada. Contar algo diferente, no caer en tópicos, etc., suelen ser problemas añadidos a la ya de por sí difícil tarea de componer una historia. De ahí que resulte tan satisfactorio encontrarse con un producto como la nueva versión de King Kong, una grata sorpresa que esconde varias interpretaciones a medida que se avanza en su trama y se rasca un poco sobre esa superficie de serie B maquillada con gran presupuesto y un puñado de estrellas que disfrutan como niños.

Porque, en efecto, Kong: La Isla Calavera es un entretenimiento en todos los sentidos. Visualmente espectacular, la labor de Jordan Vogt-Roberts (The kings of summer) no se limita únicamente a narrar la historia, sino que aprovecha con inteligencia las posibilidades que ofrece la perspectiva de tamaños entre el gigantesco simio y los diminutos humanos. La llegada a la isla, sin ir más lejos, es uno de los momentos más espectaculares del cine de acción de los últimos meses, combinando ritmo y belleza visual a partes iguales. Y cómo no, las inevitables luchas entre monstruos de proporciones ciclópeas que harán las delicias de cualquier aficionado al género.

Aunque desde luego, lo más interesante es el guión, lo cual puede parecer obvio pero es todo un logro para este tipo de films. Sin apenas carencias de ritmo, el desarrollo dramático combina adrenalina y narrativa casi a partes iguales y, lo que es más atractivo, ofrece una interpretación diferente no solo de este argumento, sino de la visión general de este personaje a lo largo de los años. Con la guerra de Vietnam como telón de fondo, la cinta se afana en dibujar un ejército americano obsesionado con un enemigo al que no puede derrotar, y al que quiere aniquilar incluso cuando está de su parte, con algunas referencias a clásicos del cine que no deberían ser pasadas por alto (entre ellas, cómo no, Apocalypse Now). Algo muy diferente a la imagen de atracción de feria que tiene este enorme mono en las versiones ambientadas en los años 20.

Quizá el mayor problema sean los arquetípicos personajes de su historia y la imperiosa necesidad de transitar algunos lugares comunes en su arco narrativo. Esto, sin duda, resta complejidad a la trama, pero lo cierto es que tampoco la busca. Kong: La Isla Calavera es lo que quiere ser, un divertimento sin mayor preocupación que la de evadir al espectador durante un par de horas. Pero si además lo hace aportando algo más de trasfondo y crítica política y social, mejor que mejor.

Nota: 7/10

‘El fundador’ se lanza a buscar ‘Gold’ en la isla calavera de King Kong


Poco a poco van llegando las películas llamadas a llenar las salas. O al menos a intentarlo. Si hace siete días era la hora de los superhéroes, este viernes, 10 de marzo, es el turno de los animales gigantescos. Pero las nuevas versiones de historias conocidas no es lo único que se estrena. Hechos reales y mucho cine internacional es lo que aterriza hoy en las salas de cine de toda España.

Aunque lo primero es lo primero. Kong: la isla calavera es la nueva versión de la historia del famoso gorila gigantesco que, como es habitual, comienza cuando un grupo de exploradores y militares dan con una isla en el Pacífico siguiendo las leyendas de que en ella habitan criaturas prehistóricas y monstruosas. Al llegar allí, en efecto, se topan con estos seres, pero también con el enorme gorila rey de esa isla. Su única oportunidad de salvarse es el amor que el animal parece sentir por una de las mujeres de la expedición. Aventura, acción y muchos efectos para esta cinta dirigida por Jordan Vogt-Roberts (The kings of summer) y que cuenta en su reparto con Tom Hiddleston (La cumbre escarlata), Brie Larson (La habitación), Samuel L. Jackson (La leyenda de Tarzán), John Goodman (Calle Cloverfield 10), John C. Reilly (Langosta), Toby Kebbell (Un monstruo viene a verme) y Thomas Mann (Project X).

Muy diferente es el drama biográfico El fundador, cinta dirigida por John Lee Hancock (Al encuentro de Mr. Banks) que narra la historia de Ray Kroc, un vendedor de Illinois que en los años 50 conoció a los hermanos McDonald, propietarios de una hamburguesería con un sistema único de cocina. Solo él fue capaz de ver el potencial del negocio, y poco a poco fue posicionándose hasta arrebartarles la idea y convertirla en el imperio McDonald’s. Michael Keaton (Spotlight), Laura Dern (Alma salvaje), Patrick Wilson (Expediente Warren: El caso Enfield), Linda Cardellini (Padres por desigual), Nick Offerman (Knight of cups) y John Carroll Lynch (Jackie) encabezan el reparto.

Y aunque no se basa en una historia real, Gold sí utiliza las historias de muchos personajes auténticos para narrar la aventura de un explorador cuya suerte, en horas bajas, cambia cuando descubre una mina de oro. Sin embargo, lo más difícil será mantener su nueva fortuna alejada de las garras de todos aquellos que quieren su parte del pastel. Con dosis de drama y thriller, el film está dirigido por Stephen Gaghan (Syriana) y protagonizado por Matthew McConaughey (Los hombres libres de Jones), Edgar Ramírez (Joy), Bryce Dallas Howard (Jurassic World), Corey Stoll (Ant-Man), Toby Kebbell, que hace doblete en los estrenos, Rachael Taylor (serie Jessica Jones) y Bill Camp (Jason Bourne).

El estreno español de la semana es Zona hostil, ópera prima de Adolfo Martínez Pérez que utiliza un hecho real ocurrido en 2012 para narrar cómo a un convoy norteamericano escoltado por la Legión española le estalla una mina al norte de Afganistán. El grupo queda a cargo de un inexperto teniente, que debe esperar a la dotación de rescate. Pero cuando esta llega en helicóptero, el suelo cede bajo el aparato, dejándolo inutilizado y aislando a rescatadores y rescatados. La única salida parece ofrecerla un descabellado plan, pero para poder ejecutarlo los soldados deberán sobrevivir al ataque nocturno del enemigo. Este drama bélico cuenta en su reparto con Ariadna Gil (Vivir es fácil con los ojos cerrados), Raúl Mérida (serie Isabel), Roberto Álamo (Que Dios nos perdone), Antonio Garrido (La playa de los ahogados), Jacobo Dicenta (Camarón), Ismael Martínez (Faraday) e Ingrid García Jonsson (Toro).

También bélica, y también basada en un hecho real, es Land of mine: Bajo la arena, film producido en 2015 entre Dinamarca y Alemania que narra como, tras la II Guerra Mundial, un grupo de soldados alemanes es capturado por el ejército danés y llevado a una idílica playa en la que pueden ser libres siempre y cuando eliminen antes las cerca de 45.000 minas allí enterradas. Durante esos delicados trabajos un sargento danés empezará a apreciar a los hombres detrás del horror que causaron los nazis. Escrito y dirigido por Martin Zandvliet (Dirch), este testimonio anti bélico está protagonizado por Roland Møller (Secuestro), Mikkel Boe Følsgaard (Rosita), Laura Bro (Un asunto real), Louis Hofmann (Tom Sawyer), Joel Basman (Dawn) y Oskar Bökelmann (Die Vermissten).

Con algo de retraso también llega La comunidad de los corazones rotos, comedia dramática francesa de 2015 que tiene como escenario un edificio de los suburbios y un ascensor averiado. A través del encuentro de seis personajes esta cinta dirigida por Samuel Benchetrit (Chez Gino) aborda la ternura, el respeto y la compasión del ser humano. Isabelle Huppert (Luces de París), Valeria Bruni Tedeschi (El capital humano), Michael Pitt (Siete psicópatas), Gustave Kervern (En un patio de París) y Jules Benchetrit (Reencontrar el amor) encabezan el reparto.

Francia, Bélgica y Suiza colaboran en 9 meses (Keeper), drama romántico realizado en 2015 por Guillaume Senez en lo que supone su debut en el largometraje. La trama gira en torno a dos jóvenes quinceañeros enamorados que descubren juntos la sexualidad. Todo cambia cuando ella descubre que está embarazada, algo que él no asume bien al principio. Sin embargo, poco a poco la idea de ser padre le irá conquistando. El reparto está encabezado por Kacey Mottet Klein (Sister), Corentin Lobet (Una dama en París), Sam Louwyck (El país de las maravillas), Laetitia Dosch (Un amor de verano) y Galatéa Bellugi (Les yeux clairs).

Francia también colabora, junto a Brasil en este caso, en Doña Clara (Aquarius), film escrito y dirigido por Kleber Mendonça Filho (O Som ao Redor) que, en clave dramática, narra la lucha de una ex crítica musical contra un promotor inmobiliario que ha comprado todos los pisos del edificio en el que ella vive, situado frente al paseo marítimo. Una lucha que llevará a la mujer a reflexionar sobre su vida, su pasado y sus seres queridos. Entre los actores principales destacan Sonia Braga (Lope), Maeve Jinkings (Falsa Loura) e Irandhir Santos (Tatuagem).

Lejos de los estrenos europeos, también llega a la cartelera Yo no soy Madame Bovary, comedia china que arranca cuando una mujer organiza un falso divorcio para poder acceder a un segundo apartamento. Sin embargo, su marido vuelve a casarse de forma inesperada, lo que obliga a la mujer a recurrir al juzgado. Tras ser acusada por su marido, ella se embarca en un viaje de diez años para restaurar su reputación. Dirigida por Feng Xiaogang (El funeral del jefe), la película cuenta con Fan Bingbing (X-Men: Días del futuro pasado), Fan Wei (Ciudad de vida y muerte), Li Zonghan (Hushed road), Guo Tao (Regreso a casa) y Chengpeng Dong (One night surprise) entre sus principales actores.

En lo que a documental se refiere, la única propuesta de la semana es Uncle Howard, cinta dirigida por Aaron Brookner (The silver goat) que recupera la vida y obra del director Howard Brookner a través de un viaje realizado por su sobrino, que le lleva a encontrar las latas de sus films en un refugio subterráneo.

Los ‘Angry Birds’ lideran un semana de estrenos europeos


Estrenos 13mayo2016En apenas siete días llegan las nuevas aventuras de los mutantes más famosos del cine, pero hasta entonces las salas españolas van a asistir al desembarco de un nutrido grupo de estrenos cuyo punto en común es que la mayoría tienen nacionalidad europea. Terror, comedia, drama y biopic se dan cita para ofrecer a los espectadores este viernes, 13 de mayo, un amplio abanico de opciones que están lideradas, sin embargo, por un puñado de estrenos norteamericanos, uno de ellos de animación que sin duda va a hacer las delicias de millones de personas.

Y es que cualquiera que haya tenido relación con un móvil en los últimos años conocerá, en mayor o menor medida, el juego ‘Angry Birds’. Pues bien, ahora Angry Birds, la película traslada la acción a la gran pantalla para narrar el motivo por el que los pájaros están enfadados. La historia arranca cuando un grupo de cerdos verdes llegan a una isla habitada por felices pájaros. Sin embargo, tendrán que ser tres pájaros marginados con problemas de ira los que se afanen en descubrir los motivos ocultos de la presencia de esos visitantes. Dirigida a cuatro manos por Clay Kaytis y Fergal Reilly, ambos debutantes en ese puesto, esta comedia de acción y aventura, que puede verse en 3D, cuenta con las voces en la versión original de Peter Dinklage (serie Juego de tronos), Tituss Burgess (Are you joking?), Jason Sudeikis (Feliz día de la madre), Keegan-Michael Key (Keanu), Sean Penn (Caza al asesino), Maya Rudolph (Hermanísimas) y Danny McBride (Juerga hasta el fin).

Antes de continuar con las novedades puramente hollywoodienses, dos estrenos relevantes. La bruja es la ópera prima de Robert Eggers en el campo del largometraje, producida entre Estados Unidos, Reino Unido, Canadá y Brasil. El guión, también de Eggers, se ambienta en la Nueva Inglaterra de 1630, cuando un granjero decide mudarse con su familia a una zona próxima a un bosque ante el temor de ser repudiado de su iglesia. Pero ese viaje pronto se verá amenazado por una presencia maligna. Las cosechas se pierden, los animales se vuelven agresivos, uno de los hijos desaparece mientras el otro parece estar poseído. La familia acusa a la hija adolescente, pero la realidad va a poner en tela de juicio la fe de todos. El reparto, que combina rostros conocidos con debutantes, está encabezado por Anya Taylor-Joy, Ralph Ineson (Harry Potter y el misterio del príncipe), Kate Dickie (Prometheus), Harvey Scrimshaw (Oranges and sunshines) y Ellie Grainger.

Estados Unidos y Reino Unido también colaboran en la comedia de ciencia ficción Absolutamente todo, cinta dirigida por Terry Jones (Viento en los sauces) que se centra en la anodina vida de un desmotivado profesor de instituto. Todo cambia cuando recibe la capacidad de hacer lo que quiera, un poder que, aunque inicialmente parece un don, se revela como una pesada carga dado que se lo ha concedido un grupo de alienígenas que destruirán la Tierra en función de cómo utilice ese nuevo poder. Simon Pegg (Misión: Imposible – Nación secreta), Kate Beckinsale (El rostro de un ángel), Rob Riggle (Vamos de polis), Sanjeev Bhaskar (Teorema Zero) forman el reparto principal, que cuenta con la voz de Robin Williams (El hombre más enfadado de Brooklyn) en el que fue su último papel antes de fallecer en 2014.

Volvemos a los estrenos procedentes de Hollywood, y lo hacemos con La última apuesta, drama que se centra en un adicto al juego al que la suerte ha abandonado hace tiempo. Sumido en un profundo pozo, conoce a un joven jugador en el que ve su oportunidad para reengancharse a una racha ganadora, para lo que le convence para realizar un viaje a través de fichas, cartas y ruletas. Dirigida a cuatro manos por Anna Boden y Ryan Fleck (Sugar), la película está protagonizada por Ryan Reynolds (Cautivos), Sienna Miller (El francotirador), Analeigh Tipton (Lucy) y Ben Mendelssohn (Lost river).

También llega desde Estados Unidos Llena de gracia, drama que aborda la vida de María, la madre de Jesucristo, en sus últimos días. En concreto, la historia se centra en la relación entre Pedro y María en los últimos días de vida de ésta, cuando el apóstol acude al lugar en el que se ha retirado para encontrar paz y respuestas ante el creciente número de seguidores que tiene Jesús día tras día. Escrito y dirigido por Andrew Hyatt (The last light), el film está interpretado por Merik Tadros (Follow), Kelsey Asbille (serie One Tree Hill), Bahia Haifi y Noam Jenkins (Prueba mortal).

Pasmos ahora a las novedades europeas, y entre ellas destaca Espías desde el cielo, thriller británico que arranca cuando una oficial de inteligencia inicia una operación de espionaje a una célula terrorista en Nairobi, para lo que recurre a un piloto de drenes. Sin embargo, cuando durante la operación descubran que el grupo se prepara para un atentado, el objetivo cambiará a matar. La aparición de una niña en la zona de impacto del misil obligará a tomar una difícil decisión que se irá extendiendo por la cadena de mando hasta las más altas instancias en una carrera contrarreloj. Gavin Hood (Expediente Anwar) dirige esta cinta que cuenta con un reparto notable encabezado por Aaron Paul (Triple 9), Helen Mirren (Un viaje de diez metros), Alan Rickman (Un plan perfecto), Phoebe Fox (War book), Graham Hopkins (Dead easy), Francis Chouler (Impunity), Daniel Fox (Momentum) e Iain Glen (La dama de hierro).

Irlanda, Reino Unido y Bélgica están detrás de High-Rise, adaptación de la novela de J.G. Ballard que narra, en clave de drama fantástico, las obligadas relaciones que debe establecer un doctor cuando se muda a un bloque de edificios. Pero lo que comienza siendo una forma de ser un buen vecino se convierte poco a poco en un caos que amenaza con desintegrar la salud mental del protagonista. Dirigida por Ben Wheatley (Turistas), la película está protagonizada por Tom Hiddleston (La cumbre escarlata), Sienna Miller, que dobla estreno este fin de semana, Jeremy Irons (Hermosas criaturas), Luke Evans (Nadie vive), Elisabeth Moss (serie Mad Men) y James Purefoy (serie The following).

Y precisamente Jeremy Irons es uno de los protagonistas de El hombre que conocía el infinito, drama biográfico de Srinivasa Ramanujan Iyengar que se basa en la obra de Robert Kanigel y que narra cómo este joven pobre de India logró entrar en la Universidad de Cambridge durante la I Guerra Mundial, convirtiéndose en pionero en teorías matemáticas. Matt Brown (Ropewalk) es el encargado de poner en imágenes la historia y dirigir a Dev Patel (Chappie), Toby Jones (El cuento de los cuentos), Stephen Fry (La mirada del amor) y Jeremy Northam (La duda de Darwin).

Francia está representada por El hombre perfecto, thriller que gira en torno a un joven autor cuyo sueño es convertirse en un escritor de renombre pero que, para su desgracia, no ha visto publicada ninguna de sus obras. Su vida da un giro cuando encuentra el manuscrito de un anciano solitario que acaba de morir y decide poner su firma en el texto, lo que tendrá consecuencias imprevisibles. Dirigida por Yann Gozlan (Captifs), la cinta cuenta en su reparto con Pierre Niney (Altamira), Ana Girardot (serie Les revenants), André Marcon (3 corazones) y Valéria Cavalli (El pasado).

En cuanto al cine español, Esa sensación narra en clave de comedia dramática tres historias diferentes que se interconectan en una ciudad. Un virus que obliga a decir cosas sin querer, un hombre que espía a su padre y una mujer que se relaciona apasionadamente con los objetos urbanos abordan el amor, la fe y la voluntad en la sociedad actual. Juan Cavestany (Gente en sitios), Julián Génisson (La tumba de Bruce Lee) y Pablo Hernando (Berserker) escriben y dirigen esta obra protagonizada por Vito Sanz (Los exiliados románticos), Lorena Iglesias (Todos tus secretos), Miquel Insua (Diamond Flash) y Jorge Suquet (Requisitos para ser una persona normal).

También española es Bombay Goa Express, ópera prima de Juan Estelrich Revesz que comienza cuando un escritor de renombre que vive en la eterna duda sobre la importancia de su obra se encuentra con una mujer enamorada de sus libros. El encuentro, que se produce en el tren entre Bombay y Goa, estará marcado por el libro escrito por él que ella lleva en su bolso, y que será la primera piedra de una historia de amor. A medio camino entre la comedia y el drama, el film está protagonizado por Julián Chester, María Blanco (serie Cuestión de sexo), Mario Tardón (serie El partido) y María Adamuz (serie Entre amigos).

Otro de los estrenos europeos es Reina Cristina, la mujer que fue rey, drama biográfico producido entre Finlandia, Alemania, Canadá, Suecia y Francia que aborda la vida de la Reina Cristina de Suecia, mujer revolucionaria, amante del arte y la ciencia que fue criada en la corte luterana y que tuvo que luchar entre su deseo de ser libre pensadora y las normas que rigieron la época que le tocó vivir. Dirigida por Mika Kaurismäki (Divorcio a la finlandesa), la película está dirigida por Malin Buska (Happy end), Sarah Gadon (Noche real), Michael Nyqvist (serie Hora cero) y François Arnaud (Perros rabiosos).

Finalmente, Islandia y Dinamarca producen el drama Corazón gigante, drama escrito y dirigido por Dabur Kári (Un buen corazón) que gira en torno a un cuarentón que todavía no ha dado el salto al mundo adulto y que deambula por el día a día apoyándose en sus rutinas. Su vida cambia cuando una vitalicia mujer y una niña de ocho años entran en su vida, abriendo las puertas a los cambios. Gunnar Jónsson (Opinberun Hannesar), Ilmur Kristjánsdóttir (Dís), Sigurjón Kjartansson (serie Pressa) y Francisca Una Dagsdóttir encabezan el reparto.

Los estrenos llevan al espectador de ‘Marte’ a ‘La Cumbre escarlata’


Estrenos 16octubre2015Comienza un fin de semana de estrenos muy interesantes. Tras varias semanas sin títulos que fuesen realmente atractivos (y los que a priori iban a serlo no han resultado ser lo que se esperaba), este viernes, 16 de octubre, llegan una serie de títulos a tener en cuenta, sobre todo los dos primeros. Muy enmarcados en la ciencia ficción y el terror, sin duda están llamados a acaparar la taquilla durante algunas semanas.

El primero de ellos es Marte, nuevo film de Ridley Scott (Exodus: Dioses y reyes) que devuelve al director al género de la ciencia ficción, en el que sin duda es un maestro. Basado en el libro de Andy Weir, el argumento arranca cuando la tripulación de un viaje a Marte se ve obligada a suspender su misión a causa de una tormenta. Sin embargo, durante la evacuación uno de los miembros es dado por muerto y abandonado en el planeta. Cuando el hombre despierta en ese planeta hostil y sin apenas recursos, deberá recurrir a su ingenio y sus conocimientos para poder sobrevivir hasta que vuelvan a por él. Y si la trama y el director resultan interesantes, el reparto no lo es menos: Matt Damon (Interstellar), Jessica Chastain (La señorita Julia), Kate Mara (serie House of cards), Kristen Wiig (Los amos de la noticia), Sebastian Stan (Capitán América: El soldado de invierno), Michael Peña (Ant-Man), Jeff Daniels (serie The Newsroom), Sean Bean (El destino de Júpiter) y Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud) son los principales actores.

Bastante diferente es La Cumbre Escarlata, regreso de Guillermo del Toro (Pacific Rim) al terror en estado puro. La trama gira en torno a una joven escritora que sufre un bloqueo creativo a causa de un trauma familiar. Para lograr tratar el problema recurre a un amigo de la infancia que nunca ha dejado de quererla. Sin embargo, en su camino se cruza un misterioso desconocido que trata de seducirla. El destino la llevará a una antigua casa que respira, que desprende dolor y que sangra por los muertos que en ella se encuentran. Con una cuidada atmósfera y un suspense que dejará helado a más de uno, la película cuenta en su reparto con Mia Wasikowska (Madame Bovary), Charlie Hunnam (serie Hijos de la Anarquía), Jessica Chastain, que repite esta semana, y Tom Hiddleston (Thor).

Otro estreno interesante es Slow West, western de capital inglés y neozelandés que combina elementos clásicos y modernos del género para narrar la búsqueda de un joven escocés que llega al viejo Oeste norteamericano en busca de su único amor, una chica que parece haberse esfumado. Durante su camino se encontrará con un forajido que se ofrece a ayudarle. Ambos descubrirán que no son los únicos que siguen el rastro, pues la cabeza de la joven tiene precio. Ópera prima de John Maclean, la película están protagonizada por Michael Fassbender (X-Men: Días del futuro pasado), Kodi Smit-McPhee (El amanecer del Planeta de los Simios), Caren Pistorius (serie Descubriendo a Nina) y Ben Mendelsohn (Lost river).

En cuanto a las propuestas españolas, destaca la comedia romántica Los miércoles no existen, cinta coral que narra las relaciones humanas y los azares del destino en un grupo de jóvenes que parecen destinados a encontrarse constantemente, aunque no en las circunstancias que les gustarían. Peris Romano (8 citas) escribe y dirige esta propuesta que arranca cuando un joven decide rehacer su vida junto a un nuevo amor, aunque todavía no ha podido olvidar a su prometida, que le dejó al día siguiente de declararse. A partir de ese momento se sucederán una serie de encuentros, desencuentros y malentendidos que podrían redefinir el mundo de varias personas. Eduardo Noriega (La bella y la bestia), Inma Cuesta (Tres bodas de más), Alexandra Jiménez (Casi inocentes), William Miller (La venta del paraíso), Gorka Otxoa (Lobos de Arga) y María León (Rey Gitano) encabezan el reparto.

También española es el drama Amama, nuevo film escrito y dirigido por Asier Altuna (Bertsolari) que pone el acento sobre el contraste entre generaciones y entre las formas de vida del campo y la ciudad. La trama se centra en la relación entre un padre y su hija, dos visiones diferentes del mundo que no logran encontrar puntos en común, y todo ello bajo la silenciosa mirada de la abuela. La cinta está protagonizada por Kandido Uranga (Naufragio), Iraia Elias, Klara Badiola (La buena nueva) y Ander Lipus (Agujeros en el cielo).

España también está presente en El rey de La Habana, drama que cuenta además con capital de la República Dominicana. Escrita y dirigida por Agustí Villaronga (Pa negre), la cinta se enmarca en pleno Período Especial en La Habana de los años 90. Allí un joven trata de escapar de su realidad, marcada por la miseria, junto a dos cómplices, uno de ellos una transexual que quiere huir de la isla a toda costa. Maikol David Tortolo, Yordanka Ariosa (Boccaccerías Habaneras), Héctor Medina Valdés (Esther en alguna parte), Ileana Wilson (La buena voz) y Chanel Terrero (serie Gym Tony) son sus principales protagonistas.

Terminamos el repaso de la semana con El nuevo nuevo Testamento, comedia producida entre Francia, Bélgica y Luxemburgo que juega con la hipotética idea de que Dios vive en la Tierra. Concretamente, en Bruselas. Y no vive solo. Tiene mujer y una hija de 10 años. Sin embargo, la relación del Todopoderoso con las dos mujeres no es ideal. Tanto, que la pequeña, para vengarse de él, hace públicas las fechas de fallecimiento de toda la Humanidad. Jaco Van Dormael (Las vidas posibles de Mr. Nobody) es el director de esta curiosa propuesta que protagonizan Benoît Poelvoorde (El precio de la fama), Yolande Moreau (Henri), Catherine Deneuve (En un patio de París) y Pili Groyne (Dos días, una noche).

Vampiros, venganzas, intrigas y un nuevo ‘Tarzán’ copan los estrenos


Estrenos 13junio2014Fin de semana flojo en lo que a grandes estrenos se refiere. Ninguna de las películas presentadas hoy viernes, 13 de junio, tiene a priori la fuerza necesaria para convertirse en un sólido candidato a conquistar la taquilla. Pero como el cine no es solo dinero o espectáculo, muchas de las novedades que llegan a la cartelera cuentan a su favor con un interés artístico que va más allá del mero entretenimiento. Estrenos de perfil bajo que, sin embargo, abarcan un amplio abanico de géneros y gustos cinematográficos, por lo que no será difícil encontrar algo que nos atraiga a las salas.

Sin duda una de las características de estos estrenos es que proceden fundamentalmente de Europa y Estados Unidos. Uno de los más llamativos es la nueva versión de Tarzán producida en Alemania y proyectada en 3D. Presentada como una especie de reinicio del personaje creador por Edgar Rice Burroughs y ambientada en la época moderna, la historia narra cómo una pareja de multimillonarios muere en un accidente de avión en África y su hijo, el único superviviente, es adoptado por un grupo de gorilas. Mientras el pequeño crece, la empresa de sus padres es dirigida por un director general que tratará por todos los medios de obtener beneficio destruyendo diversos lugares naturales. Sólo Tarzán, con la ayuda de una guía turística, se interpondrá en sus objetivos. Aventuras, diversión y drama enfocados a los más pequeños es lo que propone el director Reinhard Klooss (Animals united), quien cuenta con las voces, en el reparto original, de Kellan Lutz (Hércules: El origen de la leyenda), Spencer Locke (Karaoke man), Robert Capron (El diario de Greg), Jaime Ray Newman (serie Eureka), Brian Huskey (Noche de miedo), Mark Deklin (serie Lone star) y Trevor St. John (Los elegidos).

Uno de los estrenos norteamericanos que llegan es la comedia No hay dos sin tres, nueva película de Nick Cassavetes (El diario de Noa) cuyo argumento es tan sencillo como prometedor: varias mujeres deciden unirse en un frente común contra un conquistador empedernido que las ha estado engañando. Desde luego, lo más interesante es el reparto coral que protagoniza la cinta, en el que encontramos a Cameron Díaz (Un plan perfecto), Leslie Mann (El cambiazo), Nikolaj Coster-Waldau (serie Juego de tronos), Don Johnson (Django desencadenado), Kate Upton (Los tres chiflados), la cantante Nicki Minaj y Taylor Kinney (La noche más oscura).

Estados Unidos también está presente en el thriller Las dos caras de enero, adqptación de la novela homónima de Patricia Highsmith. Coproducida por Reino Unido y Francia, la trama sigue a un joven que trabaja como guía turístico en Grecia, lo que aprovecha para estafar a sus clientes. Su vida entrará en una peligrosa espiral cuando conozca a una glamurosa, sofisticada y misteriosa pareja que le invitará a introducirse en su modo de vida. Ópera prima de Hossein Amini, quien desempeña tareas de dirección y guión, la película presenta un cartel de actores muy interesante, siendo los más destacados Viggo Mortensen (El señor de los anillos: La Comunidad del anillo), Kirsten Dunst (Un amor entre dos mundos), Oscar Isaac (A propósito de Llewyn Davis), Daisy Bevan (El misterio del collar) y David Warshofsky (Capitán Phillips).

Otro de los nombres propios de estos estrenos es el de Jim Jarmusch (Los límites del control), que vuelve a ponerse tras las cámaras después de cuatro años de ausencia. Y lo hace con Sólo los amantes sobreviven, drama romántico con dosis de terror producido entre Alemania y Reino Unido que narra la relación entre un atormentado músico y su enigmática amante. Ambos son vampiros que deambulan por un mundo desolado. Sin embargo, su idilio se verá interrumpido por la llegada de la hermana pequeña de ella. Precedida de buenos comentarios, la cinta cuenta en su reparto con Tilda Swinton (Snowpiercer), Tom Hiddleston (Thor: El mundo oscuro), Anton Yelchin (Star Trek: En la oscuridad), Mia Wasikowska (Stoker), John Hurt (El topo) y Jeffrey Wright (Los juegos del hambre: En llamas).

Con algo de retraso respecto a su estreno en Estados Unidos nos llega Not that funny, comedia dramática del 2012 dirigida por Lauralee Farrer, quien debuta de este modo en el largometraje de ficción. El film se centra en la vida de una joven que, harta de la vida que la rodea y de un novio egocéntrico, decide volver a sus orígenes y buscar un hombre que le haga ver el mundo desde otro punto de vista. Su vecino, un chico sencillo y aparentemente normal, tratará entonces de convertirse en ese hombre. Tony Hale (Cuerpos especiales), Timothy V. Murphy (serie Hijos de la Anarquía), Brigid Brannagh (Algo más que cómplices), Erin Way (serie Alphas), John Kapelos (Junkyard dog) y Nick Thune (Dreamworld) conforman el reparto principal.

Volviendo a centrarnos en Europa, otra de las novedades es Violette, coproducción francobelga de 2013 que se ambienta a principios del siglo XX y que gira en torno a la relación entre una joven y Simone de Beauvoir en los años de la posguerra. Una relación que llevará a ambas mujeres a establecer una amistad que durará mientras vivan y a fortalecer sus propias convicciones, relacionadas ambas con la pasión por escribir de Violette. Martin Provost (El vientre de Juliette) se encarga de poner el guión en imágenes, mientras que frente a la cámara encontramos a Emmanuelle Devos (Crónica de una mentira), Sandrine Kiberlain (Las chicas de la sexta planta), Olivier Gourmet (El ejercicio del poder), Catherine Hiegel (Felpudo maldito) y Olivier Py (Cada uno busca su gato), entre otros.

Finalizamos el repaso con Meteora, película dirigida por Spiros Stathoulopoulos (PVC-1) que cuenta en clave romántica una historia tan clásica como el propio cine: un hombre y una mujer se enamoran. El problema es que ambos pertenecen a diferentes órdenes religiosas. El film, que incorpora ciertas dosis de drama, está protagonizado por Theo Alexander (El Greco), Tamila Koulieva-Karantinaki (Mia thalassa makria), Giorgos Karakantas, Dimitris Hristidis y Stelios Mavroudakos.

Thor saca de la oscuridad a la taquilla española


Noviembre ha empezado de la mejor manera posible en lo tocante a la taquilla y las recaudaciones. Con un incremento del 33% respecto a la semana pasada en el cómputo general, España ve cómo los espectadores dejan unos 9 millones de euros en las salas de todo el país. Claro que estos datos deben ser analizados desde una doble perspectiva. Por un lado, estamos hablando de un fin de semana largo motivado por la festividad de Todos los Santos; por otro, la película más taquillera, además de una distribución masiva, se presentaba en 3D, con el consecuente aumento del precio de las entradas. En este sentido, es significativo que ninguno de los demás estrenos haya llegado a superar la parte baja del top 10, quedándose muchos de ellos fuera de esta lista, lo que ha permitido a los títulos más veteranos aguantar en posiciones similares a las de la semana pasada.

Entrando en el detalle del ranking, la primera película que nos encontramos es Thor: El mundo oscuro, llamada a ser la más taquillera tanto por su temática como por su distribución, 717 salas. Los 2,47 millones de euros obtenidos los confirman, y la colocan entre los mejores estrenos del año con datos que no se veían desde el verano. La media por sala se queda en 3.453 euros, una buena cifra que, sin embargo, habrá que ver cómo evoluciona, pues si algo ha quedado demostrado este año es que este tipo de films pierden fuerza en taquilla rápidamente.

A continuación, y como avanzábamos antes, mantenimientos de semanas anteriores hasta los últimos puestos. El primero que nos encontramos es Turbo, que se queda en los 916.000 euros aproximadamente, lo que supone un descenso mínimo del 5%. Su total se queda a las puertas de los 4 millones de euros, y no sería extraño que terminara alrededor de los 7,5 millones si mantiene el buen ritmo, algo que parece probable a falta de potentes estrenos dirigidos a su público objetivo. En cuanto a la medalla de bronce, Insidious: Capítulo 2 registra el mayor descenso de este ranking, un 35,5%, lo que supone algo más de 906.000 euros este fin de semana. 2,78 millones de euros es su montante final hasta ahora, y aunque todo apunta que podría colocarse fácilmente en el entorno de los 5 millones de euros, el estreno de nuevos films de terror en las próximas semanas podría afectar a su comportamiento.

En cuarta posición está Capitán Phillips, que se queda lejos de las anteriores películas y recauda 0,56 millones de euros esta semana, es decir, un 13,4% menos. Su total tras tres semanas en cartel es de 3,27 millones de euros, por lo que no debería resultar complicado que alcance los 5 millones de euros. Similares datos, al menos en las recaudaciones parciales, son los de Gravity, que esta semana marca el ecuador de esta lista. Unos 546.000 euros es lo que consigue en los tres días aquí analizados, lo que supone un descenso del 13,7%. Eso sí, su total tras cinco semanas en la cartelera es de 7,24 millones de euros, teniendo como objetivo más inmediato los 8 millones que, casi con toda probabilidad, superará.

El descenso más bajo si lo comparamos con la semana pasada lo protagoniza El mayordomo, cuyo 4% de pérdida sitúa la recaudación en unos 3.000 euros por debajo de su predecesora, es decir, 543.000 euros. Su total se queda muy cerca de los 4 millones de euros, cifra que superará casi con toda probabilidad la semana que viene, teniendo como objetivo más inmediato alcanzar los 5 millones. Por otro lado, la sorpresa de la semana la da Zipi y Zape y el club de la canica, que mantiene su recaudación respecto a la semana pasada, aumentando un imperceptible 0,1%. Por tanto, los 0,49 millones de euros recaudados hacen un total de 4,29 millones de euros en cinco semanas, siendo relativamente sencillo que supere los 5 millones. El último de los títulos más veteranos del top 10 es Una cuestión de tiempo, comedia que sigue manteniéndose entre lo más visto con un descenso del 12% después de que la semana pasada mantuviera sus cifras intactas. Así, esta semana se queda en los 331.000 euros aproximadamente y supera los 1,6 millones de euros en su tercera semana. De mantener este ritmo no tendrá dificultades para superar los 2 millones de euros.

Y como lo prometido es deuda, dos estrenos en los últimos puestos de la tabla. En noveno lugar se halla Pacto de silencio, cuyo estreno en 128 pantallas deja un total de casi 315.000 euros (2.460 euros de media). Teniendo en cuenta la temática y el reparto de actores no parece probable que vaya a mejorar mucho sus cifras en las próximas semanas, por lo que el millón de euros es un objetivo razonable para este film. Un objetivo, por cierto, al que también parece aspirar el farolillo rojo de este top 10, el estreno Doraemon y Nobita Holmes en el misterioso Museo del Futuro, que debuta con 0,29 millones de euros en 222 salas, lo que deja una media de 1.330 euros.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: