‘Dumbo’: de vuelta a la niñez


Dejando a un lado las críticas que se le pueden hacer a Disney por el modo en que endulza todo tipo de historias y personajes, lo cierto es que la casa de Mickey Mouse ha nutrido la imaginación de varias generaciones con la magia que desprenden sus historias. Su apuesta por los remakes en imagen real está logrando un doble efecto: que muchos niños se acerquen a las historias clásicas de la productora de un modo más moderno, y que los millones de adultos que crecieron viendo estas fantasías vuelvan a ser niños. Y la última de estas versiones cumple con lo establecido.

Porque desde luego, Dumbo es todo lo que puede esperarse de ella. Divertida, mágica, enternecedora, y ante todo una lección de cómo hacer el bien y tomar las decisiones correctas siempre se impondrá al mal. En este sentido, uno de los retos superados con nota es el de trasladar la acción de la cinta de animación a una con personajes de carne y hueso. El guión opta con acierto por hacer que la trama se apoye en los personajes humanos no solo para que asuman el tono dramático de la historia, sino para que se conviertan en vehículo de los sentimientos del pequeño paquidermo protagonista. En este proceso, por ejemplo, destacan sobremanera momentos tan inolvidables como la vista de Dumbo a su madre encarcelada y, sobre todo, esa alucinación de elefantes rosas que Tim Burton (Eduardo Manostijeras) tan bien ha sabido plasmar en pantalla.

El problema puede estar, precisamente, en el director y en un protagonista encarnado por Colin Farrell (Noche de miedo) que está definido con brocha un poco gorda. Dado que Burton se pone tras las cámaras posiblemente podría esperarse algo más de transgresión narrativa, algo más de oscuridad en una historia muy “pulcra” a todos los niveles. Lo cierto es que aquello que convirtió al director en el maestro de la fantasía queda ya muy lejos, y solo en algunos detalles pueden verse todavía destellos de aquel realizador. Al fin y al cabo, es un producto Disney, y como tal debe entenderse. Más allá de eso, la historia se desarrolla sin distracciones, rellenando los momentos de depresiones narrativas con tramas secundarias que dotan de algo más de complejidad al conjunto, convirtiendo el film en una producción que puede leerse en muchos niveles.

Dumbo es, por tanto, magia en estado puro. Los adultos que recuerden con cariño la historia de este pequeño elefante capaz de volar gracias a una pluma encontrarán en esta nueva versión las claves para volver a ser niños, y aunque la historia pueda resultar previsible, a estas alturas no creo que nadie entre en una sala de cine buscando algo diferente, ni siquiera estando el nombre de Tim Burton tras las cámaras. Es, en definitiva, un paso más en el camino de remakes que prepara la productora, y que tiene como próximas citas AladdinEl Rey León. Puede que no sea de las mejores, y desde luego no está a la altura del clásico de 1941, pero sin duda hemos vuelto a nuestra niñez.

Nota: 6,5/10

‘Dumbo’ vuelve a alzar el vuelo en una ‘Nación salvaje’


Termina marzo, y lo hace con la tónica general de estas últimas semanas, es decir, fantasía, comedia y muchos títulos europeos. Con la salvedad de que este viernes día 29 lo que llega a las pantallas españolas como principal estreno no es una secuela, sino un remake en imagen real de un clásico de la animación que ha hecho soñar a generaciones.

Se trata de Dumbo, nueva versión del cuento homónimo de Helen Aberson que ilustró Harold Pearl, y que ahora el director Tim Burton (Big eyes) lleva a la gran pantalla con un reparto de carne y hueso y un pequeño elefante recreado por ordenador. De nuevo con Disney como estudio detrás de la película, la trama, para aquellos que no la conozcan, arranca cuando una antigua estrella es contratada junto a sus hijos para cuidar de una cría de elefante recién nacida cuyas enormes orejas son el hazmerreír de un espectáculo que pasa por sus horas más bajas. Sin embargo, cuando descubren que el pequeño elefante puede volar el circo vuelve a ser un éxito, atrayendo la atención de un promotor que quiere al animal como uno de sus espectáculos en un enorme parque de atracciones que oculta más de lo que parece. El reparto está encabezado por estrellas como Eva Green (Basada en hechos reales), Colin Farrell (Viudas), Michael Keaton (Spider-Man: Homecoming), Danny DeVito (Hotel Noir), Alan Arkin (El chico del millón de dólares) y Joseph Gatt (Finding Eden).

También norteamericana es Nación salvaje, film escrito y dirigido por Sam Levinson (Another happy day) que, combinando acción, thriller y comedia, gira en torno a una joven y su último año de instituto. Mensajes, selfies y chats ocupan su día a día, al igual que el del resto de sus compañeros y amigos. Pero cuando un hacker comienza a publicar detalles de sus vidas privadas y desata el caos, la pregunta que realmente importa es: ¿sobrevivirán a la siguiente noche? Entre los principales actores encontramos a Bella Thorne (No dejes de mirar), Maude Apatow (Other people), Bill Skarsgård (serie Castle Rock), Joel McHale (Adultos a la fuerza), Colman Domingo (serie Fear the walking dead) y Odessa Young (Sweet Virginia).

Entre los estrenos europeos destaca la francesa Las invisibles, comedia dramática que adapta el libro de Claire Lajeunie cuyo argumento tiene como punto de partida el cierre de un centro social para mujeres sin techo a raíz de una decisión municipal. Con un plazo de tres meses para reintegrar en la sociedad a estas mujeres, las trabajadoras sociales inician una campaña en la que todo vale con tal de salvarlas. Louis-Julien Petit (Carole Matthieu) es el encargado de dirigir esta cinta protagonizada por Audrey Lamy (Coexister), Corinne Masiero (Simon), Noémie Lvovsky (Monsieur Chocolat), Déborah Lukumuena (Divinas), Marianne Garcia (Cowboy Camembert) y Fatsah Bouyahmed (La vaca).

Procedentes de España llegan cuatro estrenos. El principal es ¿Qué te juegas?, comedia que supone el debut en el largometraje de Inés de León tras una larga trayectoria en el mundo del cortometraje. La historia se centra en un hermano y una hermana, ambos empresarios de éxito, atractivos y millonarios, pero que no se soportan. Ella, seria y agresiva, dirige el negocio familiar que él, más despreocupado, quiere revolucionar con sus ideas. Todo cambia cuando en una fiesta conocen a una monologuista que pondrá sus vidas patas arriba. Amaia Salamanca (Nuestros amantes), Javier Rey (Sin fin), Leticia Dolera (La novia), Santiago Segura (Sólo se vive una vez), Hugo Silva (Despido procedente) e Itziar Castro (Matar a Dios) encabezan el reparto.

El thriller es el género al que pertenece Boi, ópera prima de Jorge M. Fontana que, además de dirigir, escribe esta trama que gira en torno a un joven que se estrena como conductor privado. Mientras espera la decisión de su novia sobre un asunto que puede cambiarles la vida, deberá atender a sus primeros clientes, una pareja de empresarios asiáticos que han llegado a la ciudad a cerrar un importante negocio en menos de 48 horas. Entre los principales actores encontramos a Macarena Gómez (Secuestro), Bernat Quintana (Vorvik), Adrian Pang (Unlucky Plaza), Rachel Lascar (Caza al asesino) y Jean Claude Ricquebourg (Embrión).

El tercer estreno español es ¡Ay, mi madre!, comedia que tiene como punto de partida el fallecimiento de una mujer. Su hija, con la que se había distanciado, regresa al pueblo para hacerse cargo del entierro, descubriendo no solo los últimos deseos de su madre, sino la cuantiosa herencia que le ha dejado con la única condición de casarse antes de un mes. A partir de ese momento comenzarán a salir pretendientes y personajes que harán todo lo posible por lograr parte de esa herencia, lo que obligará a la joven a enfrentarse a su pasado y tratar de comprender su futuro. Frank Ariza debuta en el largometraje como director con este film en el que también hace las veces de guionista, y cuyo reparto está encabezado por Estefanía de los Santos (De chica en chica), Secun de la Rosa (El bar), Paz Vega (Actos de venganza), Mariola Fuentes (Kiki, el amor se hace), Marta Torné (7 años) y Terele Pávez (La puerta abierta).

Por último, Lady Off es el título del drama dirigido por David R.L. (La noche del ratón) que gira en torno a una joven actriz desilusionada que compagina un trabajo de dependienta a media jornada con pequeños papeles en obras menores y en teatros off madrileños. La ilusión regresa cuando le dan la oportunidad de interpretar a Lady Ana en una versión de Ricardo III de Shakespeare. Sin embargo, pronto chocará con la férrea visión del director, que entiende su personaje como un juguete al que Ricardo debe humillar y vejar sobre el escenario. Marta Fuenar, Mateu Bosch (Hablar), Yeyo Bayeyo y Jaione Azcona son los principales intérpretes.

Entre el resto de estrenos europeos encontramos Conociendo a Astrid, coproducción suecodanesa de corte biográfico que, en clave dramática, narra la vida de la escritora Astrid Lindgren, autora de numerosos libros infantiles y creadora del personaje Pipi Calzaslargas. La cinta narra sus primeros años, su trabajo como voluntaria en una redacción y una relación amorosa que dará un giro cuando ella tiene una revelación que le lleva a cuidar de sí misma y de su hijo por sus propios medios. Dirigida por Pernille Fischer Christensen (Alguien a quien amar), la cinta está protagonizada por Alba August (IRL), Trine Dyrholm (La comuna), Björn Gustafsson (Espías), Henrik Rafaelsen (Thelma), Maria Bonnevie (Uskyld) y Magnus Krepper (The Paradise suite).

También llega este viernes La caída del imperio americano, producción canadiense de 2018 que escribe y dirige Denys Arcand (El reino de la belleza) y cuyo argumento gira en torno a un intelectual con un doctorado en filosofía que se ve obligado a trabajar como repartidor para poder vivir decentemente. Un día se ve envuelto en un atraco que acaba mal, con dos muertos y bolsas por el suelo repletas de millones, planteándosele el dilema de irse con las manos vacías o llevarse todo el dinero. El reparto está encabezado por Alexandre Landry (Pays), Maripier Morin, Rémy Girard (Hot dog), Maxim Roy (Succulent & Savory), Pierre Curzi (Chorus) y Vincent Leclerc (El renacido).

Con algo de retraso se estrena la cinta china Ballad from Tibet, drama familiar dirigido por Zhang Wei (Shadow) que se centra en un grupo de niños tibetanos ciegos que emprenden un viaje para ver el mundo y llegar a la ciudad de Shenzhen, donde quieren lograr su objetivo de cantar a través de la televisión. Tan solo uno de ellos ve parcialmente por un ojo, y en su trayecto contarán con la ayuda de una familia nómada, un grupo de moteros y un productor de televisión. Esta historia basada en hechos reales tiene como protagonistas a Lobsang Turpten, Yeshi Choedon, Karma Sangmo y Pama Gumi, entre otros.

Terminamos con el documental En busca del Óscar, film que cuenta con capital español, estadounidense, argentino y dominicano y que aborda la figura de Óscar Peyrou, presidente de la Asociación Española de la Prensa Cinematográfica y delegado de FIRESCI en Madrid que es famoso por su peculiar método para escribir sus críticas: no hace falta ver la película en sí, basta con analizar su cartel. La cinta está dirigida por Octavio Guerra, que debuta en el largometraje.

‘La batalla de los sexos’ Vs ‘Enganchados a la muerte’


El nuevo mes cinematográfico que comienza lo hace, como suele ser habitual por estas fechas, con una combinación de títulos de lo más variopinta. Y es que los títulos de terror y suspense se combinan este viernes, 3 de noviembre, con obras enfocadas a competir en algunos de los premios más importantes del séptimo arte durante el comienzo del próximo año.

Y en este contexto, comenzamos el repaso con La batalla de los sexos, comedia dramática producida entre Estados Unidos y Reino Unido que narra la historia real que la tenista Billie Jean King y el tenista Bobby Riggs protagonizaron en 1973, cuando organizaron un partido que fue seguido por millones de personas y que dio lugar a un debate sobre la igualdad de género y el movimiento feminista. Dirigida a cuatro manos entre Jonathan Dayton y Valerie Faris (ambos directores de Pequeña Miss Sunshine), la cinta está protagonizada por Emma Stone (La La Land), Steve Carell (La gran apuesta), Andrea Riseborough (Oblivion), Elisabeth Shue (Persiguiendo Mavericks), Sarah Silverman (serie Masters of sex), Alan Cumming (Maladies) y Bill Pullman (Independence Day: Contraataque).

Puramente estadounidense es Enganchados a la muerte, drama que combina thriller con terror y ciencia ficción que se presenta como secuela de Línea mortal (1990) para narrar, de nuevo, cómo un grupo de estudiantes de medicina deciden iniciar un proyecto científico para tener experiencias cercanas a la muerte, sin saber que sus vidas nunca volverán a ser iguales cuando regresen del otro lado. Niels Arden Oplev (La venganza del hombre muerto) es el encargado de poner en imágenes esta continuación/remake, que cuenta en su reparto con Ellen Page (En el bosque), Diego Luna (Rogue One: Una historia de Star Wars), Nina Dobrev (Vamos de polis), Kiersey Clemons (Malditos vecinos 2), James Norton (Angelica), Charlotte McKinney (Baywatch: Los vigilantes de la playa) y Kiefer Sutherland, que repite su papel del film original.

Thriller y acción se dan cita en American Assassin, adaptación de la novela de Vince Flynn que dirige Michael Cuesta (Matar al mensajero) y cuya trama arranca cuando un joven ve cómo su novia muere a manos de un terrorista islámico. A partir de ese momento inicia una venganza personal que llama la atención de la CIA, siendo reclutado para formar parte de un operativo especial y entrenado por un veterano de guerra. El joven deberá enfrentarse a una serie de asesinatos aparentemente aleatorios que pondrán en juego todo lo que ha aprendido. Dylan O’Brien (El corredor del laberinto), Michael Keaton (Spider-Man: Homecoming), Sanaa Lathan (Rumbo a lo desconocido), Taylor Kitsch (serie True detective) y Scott Adkins (Criminal) son los principales intérpretes.

También llega a la cartelera A ghost story, drama romántico de corte fantástico cuyo argumento gira en torno a un fantasma que, vestido con una sábana, regresa a la casa en la que vivió para cuidar y consolar a su mujer. Sin embargo, en su nuevo estado lo único que puede hacer es ver cómo a ella se le escapa la vida poco a poco, por lo que iniciará un viaje a través de sus recuerdos para enfrentarse a algunas de las grandes preguntas de la vida. Escrita y dirigida por David Lowery (En un lugar sin ley), la película está interpretada por Casey Affleck (Manchester frente al mar), Rooney Mara (Lion), Will Oldham (Edén) y Brea Grant (Beyond the gates), entre otros.

El último de los estrenos estadounidenses es La gran enfermedad del amor, comedia romántica con dosis de drama que dirige Michael Showalter (The baxter) y cuya trama gira en torno a una joven pareja que deberá hacer frente a las diferencias culturales a medida que avanza su relación. Kumail Nanjiani (serie Silicon valley) protagoniza esta cinta en la que también participa como guionista, destacando en el reparto los nombres de Zoe Kazan (Expertos en crisis), Holly Hunter (Señor Manglehorn), Ray Romano (Robo a la mafia) y Vella Lovell (Literally, right before Aaron).

La propuesta de terror tiene sabor europeo. Desde Reino Unido y Rumanía llega The crucifixion, film que se basa en la historia real de una periodista que investiga la acusación de asesinato a un cura por acabar con la vida de una monja durante un exorcismo, tratando de averiguar si asesinó a una persona mentalmente enferma o si realmente perdió la batalla contra una presencia demoníaca, que además podría estar experimentando ella misma. Xavier Gens (Hitman) dirige la propuesta, en cuyo reparto encontramos a Matthew Zajac (Un lugar solitario para morir), Brittany Ashworth (Exhibit A), Corneliu Ulici (Closer to the moon), Sophie Cookson (Kingsman: El círculo de oro) y Javier Botet (La momia).

España cuenta con la colaboración de Perú en el drama El sistema solar, film dirigido a cuatro manos por Bacha Caravedo y Chinón Higashionna, realizadores de Perro guardián (2014). La cinta arranca cuando una familia mal avenida se reúne por Navidad después de muchos años. La cena termina siendo una sucesión de reproches y tensiones, pero la situación da un giro cuando el patriarca realiza una gran revelación. Gisela Ponce de León (Cu4tro), Javier Valdés (Dos besos: Troika), Adriana Ugarte (Julieta), César Ritter (El candidato) y Sebastián Zamudio encabezan el reparto.

La cinta más internacional tiene esta semana un tono animado. Deep es una coproducción española, estadounidense, belga y china que se centra en un grupo de criaturas abisales que, en el año 2100, se ve obligado a salir de su hogar en la grieta más profunda del planeta para buscar un nuevo lugar donde vivir, lo que les llevará a afrontar numerosas aventuras. La cinta está dirigida por Julio Soto Gurpide, quien de este modo debuta en el largometraje de ficción.

Y el domingo día 5 también se proyecta en salas Pokémon ¡Te elijo a ti!, nueva versión animada de las aventuras de Ash Ketchum, un joven de diez años que sueña con ser entrenador Pokémon y que creará una de las relaciones más conocidas de la cultura popular cuando se haga amigo de un indisciplinado Pikachu. Kunihiko Yuyama (Pokémon: La película) es su director.

En lo que al documental se refiere, dos propuestas. Por un lado, la española Saura (S), cinta dirigida por Félix Viscarret (Bajo las estrellas) que trata de realizar un retrato íntimo del director Carlos Saura a través de conversaciones con sus siete hijos. Sin embargo, el maestro del séptimo arte parece que solo quiere hablar de sus dos grandes pasiones: la fotografía y la pintura.

Y por otro, la francesa The Frankenstein Complex, film realizado en 2015 a cuatro manos por Gilles Penso y Alexandre Poncet (autores de Ray Harryhausen: Special Effects Titan) que indaga en las motivaciones de los artistas que han dedicado su vida a que los monstruos cobren vida en el séptimo arte.

‘Spider-Man: Homecoming’: por algo hay que empezar


Una película como la nueva aventura del Hombre Araña, al igual que otras adaptaciones de novelas, cómics, series, etc., puede ser analizada bajo el prisma de un fan o desde una perspectiva más objetiva. Y precisamente bajo esta última no puedo por menos que preguntarme cómo es posible que el personaje más famoso de Marvel haya tenido una trayectoria tan irregular desde que Sam Raimi abandonara los mandos del personaje (lo que ocurrió en aquella Spider-Man 2). Porque más allá de cambios de trajes y mejoras tecnológicas, la realidad es que el tratamiento de este héroe corriente que carga sobre sus hombros con la responsabilidad que genera la culpa no ha sido muy homogéneo que digamos.

Y desde luego, Spider-Man: Homecoming no es una excepción. Si bien es cierto que el desarrollo de la trama es notable y que el personaje interpretado por Tom Holland (Lo imposible) posiblemente sea el mejor de las diferentes sagas, la cinta es irregular en su tratamiento, pudiendo llegar a hacerse algo lenta en algunos momentos. Planteada como un producto que haga de puente entre lo visto hasta ahora en el mundo cinematográfico de Marvel y lo que está por llegar, esta nueva aventura presenta algunos giros dramáticos cuanto menos cuestionables que casi con toda seguridad harán recordar a los fans ciertas relaciones familiares totalmente innecesarias en este caso. Eso por no hablar del hecho de que hay más personajes secundarios que en una película coral, lo que termina por restar espacio y tiempo para un desarrollo algo más en profundidad del héroe y del villano.

No me malinterpreten. Ambos pilares de esta historia están bien definidos y poseen una solidez fuera de toda duda, pero eso no impide que se pierdan por el camino las explicaciones para algunas de sus decisiones. Con todo, la cinta deja varios momentos sobradamente impactantes, ya sea desde un punto de vista narrativo (el impacto de descubrir las identidades secretas, aunque sea en un contexto algo ilógico) o de acción. Respecto a este último aspecto, por cierto, alguien debería explicarme qué necesidad hay de poner en manos de directores “inexpertos” en la materia un producto tan complejo como este.

La labor de Jon Watts (Coche policial), aunque buena en muchos momentos, deja algo que desear en las secuencias de acción más complejas, recurriendo a un montaje confuso y a planos amplios que permitan desarrollar la espectacularidad del protagonista pero que restan intensidad a lo narrado. Bajo todo este prisma, Spider-Man: Homecoming se revela como un entretenimiento sólido que plantea las bases para un futuro que promete más de lo que ofrece este primer film. Demasiados personajes enturbian el estreno de uno de los mejores Spider-Man (si no el mejor) del cine, y la labor del director, buena en algunos momentos dramáticos, se pierde en las secuencias de acción. Eso por no hablar de lo que dirán los fans acerca del cambio de nombre de algunos personajes fundamentales en el imaginario arácnido o de ese final que parece destruir una dinámica que en los cómics ha funcionado durante décadas. Todo está por comenzar, y desde luego todo es mejorable.

Nota: 6,5/10

Trepamuros, lanzarredes, arañas… ‘Spider-Man’ regresa a casa


Último fin de semana de julio y uno de los más importantes en lo que a grandes estrenos se refiere. O al menos, de los más esperados por el público en general. Este viernes, día 28, aterriza en la cartelera española uno de los superhéroes más conocidos y más importantes de la cultura popular norteamericana, y lo hace regresando a la Casa de las Ideas que le vio nacer. Habrá quienes no consideren este estreno tan relevante, pero he aquí un dato: este es uno de los fines de semana con menos estrenos de los últimos meses, y ninguno de los títulos que llegan a las pantallas parece querer hacer frente a la principal novedad.

Dicha novedad es Spider-Man: Homecoming, nueva aventura del trepamuros de Marvel producida en esta ocasión por la propia compañía y que, a diferencia de reinicios anteriores, no narra los orígenes del personaje, sino que le sitúa momentos después de lo ocurrido en Capitán América: Civil War (2016). El joven héroe trata de volver al instituto y hacer vida normal, pero sus sueños de convertirse en un Vengador le llevarán a enfrentarse al Buitre, un nuevo villano contra el que no solo deberá dar lo mejor de sí, sino que deberá encontrar el verdadero significado de ser Spider-Man. Aventura, acción, humor y espectacularidad es lo que propone Jon Watts (Coche policial), que se pone tras las cámaras para dirigir a Tom Holland (Z, la ciudad perdida), Michael Keaton (El fundador), Robert Downey Jr. (El juez), Zendaya (serie Shake it up!), Marisa Tomei (La gran apuesta), Jon Favreau (#Chef), Gwyneth Paltrow (Mortdecai), Jacob Batalon (North Woods) y Tony Revolori (Mesa 19), entre otros.

También norteamericana es Diario de Greg: Carretera y manta, nueva adaptación a la gran pantalla de los libros de Jeff Kinney que narra cómo el protagonista logra convencer a su familia para hacer un viaje con motivo del 90 aniversario de su abuela. En realidad, lo que pretende es participar en una convención de videojuegos, pero sus planes no saldrán como los tenía previstos. David Bowers (Astro Boy) dirige esta comedia familiar protagonizada por Alicia Silverstone (King Cobra), Tom Everett Scott (La ciudad de las estrellas), Jason Drucker (Barely lethal), Charlie Wright (Ingrid goes west) y Joshua Hoover (Dos buenos tipos).

En lo que a estrenos europeos se refiere, desde Francia llega 50 primaveras, comedia dramática dirigida por Blandine Lenoir (Zouzou) cuya trama gira en torno a una mujer de 50 años cuya vida parece estanca. Separada y recientemente en el paro, recibe la noticia de que va a ser abuela. Todo podría cambiar, sin embargo, al reencontrarse con un amor de juventud, lo que podría ser un momento idóneo para iniciar una nueva vida. El reparto está encabezado por Agnès Jaoui (Un cuento francés), Thibault de Montalembert (Monsieur Chocolat), Pascale Arbillot (Pension complète), Sarah Suco (Un amor de verano) y Lou Roy-Lecollinet (Tres recuerdos de mi juventud).

España tiene esta semana un representante, la cinta de terror Inside. remake de la francesa A l’intérieur (2007), su historia arranca cuando una joven viuda que perdió a su marido y parte de su audición en un accidente de coche vive aislada en una casa de los suburbios y está a punto de dar a luz. La noche de Navidad recibe la visita de una misteriosa mujer que está dispuesta a matarla para quitarle al bebé, lo que despertará en ella una furia que nunca creyó tener. Miguel Ángel Vivas (Extinction) dirige esta historia en cuyo reparto encontramos a Rachel Nichols (Tokarev), Ben Temple (Matar el tiempo), Laura Harring (Ice scream) y Stany Coppet (Mortem).

En cuanto a las novedades procedentes del resto del mundo, destaca la argentina El invierno, ópera prima de Emiliano Torres que aborda el cambio generacional en una estancia patagónica, donde un viejo capataz es despedido y sustituido por un joven peón. El cambio no será fácil para ninguno de los dos, y empeorará con la llegada del invierno, que cada uno deberá superar a su modo. Entre los principales intérpretes de este drama de 2016 se hallan nombres como los de Alejandro Sieveking (Fragmentos de Lucía), Pablo Cedrón (Boca de pozo), Cristian Salguero (Paulina), Adrián Fondari (Jauja), Mara Bestelli (Tesis sobre un homicidio) y Violeta Vidal.

Por último pero no menos importante, Australia y Vanatu producen Tanna, drama romántico ambientado en una remota isla del Pacífico Sur que compitió en los Oscar como nominada a Mejor Película Extranjera. Todo comienza cuando una joven es obligada a casarse con un guerrero de otra tribu a pesar de su amor por el nieto del jefe de su propio poblado. La situación llevará a un amor prohibido que les obligará a huir para poder estar juntos, siendo perseguidos tanto por su tribu como por los guerreros enemigos que quieren acabar con sus vidas. Martin Butler y Bentley Dean debutan en la ficción con esta cinta protagonizada por los miembros de las tribus Mungau Dain, Marie Wawa, Marcelino Rofit, Albi Magia, Lingai Kowia y Mikum Tainakou.

‘El fundador’: el sueño americano… de otros


El cine cada vez parece nutrirse más de hechos reales. No sé si será por falta de creatividad o porque, efectivamente, la realidad muchas veces supera la ficción. Pero en ese maremágnum de cintas biográficas no todo tiene cabida, y aunque el morbo por conocer determinadas historias puede arrastrar al espectador a las salas, eso no quiere decir que sea necesariamente interesante. Y desde luego, el modo en que se creó el mayor imperio de hamburguesas de Estados Unidos no es, ni de lejos, la cima del atractivo cinematográfico.

De hecho, El fundador podría haber sido perfectamente un telefilm en cualquiera de las cadenas generalistas un sábado por la tarde. Su desarrollo dramático es excesivamente lineal, sin grandes conflictos ni, por supuesto, giros inesperados. Todo en esta cinta dirigida con excesivo academicismo por John Lee Hancock (Un sueño posible) desprende un cierto aroma a comida rápida, a un sistema para producir películas en cadena que apenas deja margen para la creatividad… vamos, lo que viene a ser el sistema que crearon los hermanos McDonald y que Ray Kroc les robó sin que ellos casi se dieran cuenta. Y ese es el problema, que es una producción tan prefabricada que pierde fuerza casi desde sus primeros compases.

Entonces, ¿qué le diferencia de una producción directa para televisión o vídeo? Evidentemente, el reparto. Michael Keaton (Jack Frost) vuelve a demostrar el gran talento que tiene dando vida a un personaje que presenta diferentes rostros a lo largo del metraje. Es gracias a él que el protagonista adquiere verdadera entidad dramática durante la trama, cargando sobre sus hombros muchos de los momentos para dotarlos de una complejidad que, de otro modo, no tendrían. En cierto modo, Keaton se come la película, nunca mejor dicho. Pero junto a él el resto de actores, incluso aquellos que disfrutan de pocos minutos, con especial mención a los hermanos McDonald.

Pero a pesar de su magnífica labor, Keaton no es capaz de lograr que El fundador se desprenda de ese carácter de cinta de andar por casa, de producción en cadena de historias con poco peso dramático que tratan de inflarse para lograr algo que no son. Sí, resulta interesante ver cómo se robó la idea que dio lugar al imperio. Y desde luego es digno de mención el cambio (o mejor dicho, cómo se quita la careta) que se va produciendo poco a poco en el protagonista. Pero la narrativa en sí misma es lineal, con personajes demasiado conocidos y sin grandes giros dramáticos. Y eso, al final, termina por resultar un poco tedioso.

Nota: 6/10

‘El fundador’ se lanza a buscar ‘Gold’ en la isla calavera de King Kong


Poco a poco van llegando las películas llamadas a llenar las salas. O al menos a intentarlo. Si hace siete días era la hora de los superhéroes, este viernes, 10 de marzo, es el turno de los animales gigantescos. Pero las nuevas versiones de historias conocidas no es lo único que se estrena. Hechos reales y mucho cine internacional es lo que aterriza hoy en las salas de cine de toda España.

Aunque lo primero es lo primero. Kong: la isla calavera es la nueva versión de la historia del famoso gorila gigantesco que, como es habitual, comienza cuando un grupo de exploradores y militares dan con una isla en el Pacífico siguiendo las leyendas de que en ella habitan criaturas prehistóricas y monstruosas. Al llegar allí, en efecto, se topan con estos seres, pero también con el enorme gorila rey de esa isla. Su única oportunidad de salvarse es el amor que el animal parece sentir por una de las mujeres de la expedición. Aventura, acción y muchos efectos para esta cinta dirigida por Jordan Vogt-Roberts (The kings of summer) y que cuenta en su reparto con Tom Hiddleston (La cumbre escarlata), Brie Larson (La habitación), Samuel L. Jackson (La leyenda de Tarzán), John Goodman (Calle Cloverfield 10), John C. Reilly (Langosta), Toby Kebbell (Un monstruo viene a verme) y Thomas Mann (Project X).

Muy diferente es el drama biográfico El fundador, cinta dirigida por John Lee Hancock (Al encuentro de Mr. Banks) que narra la historia de Ray Kroc, un vendedor de Illinois que en los años 50 conoció a los hermanos McDonald, propietarios de una hamburguesería con un sistema único de cocina. Solo él fue capaz de ver el potencial del negocio, y poco a poco fue posicionándose hasta arrebartarles la idea y convertirla en el imperio McDonald’s. Michael Keaton (Spotlight), Laura Dern (Alma salvaje), Patrick Wilson (Expediente Warren: El caso Enfield), Linda Cardellini (Padres por desigual), Nick Offerman (Knight of cups) y John Carroll Lynch (Jackie) encabezan el reparto.

Y aunque no se basa en una historia real, Gold sí utiliza las historias de muchos personajes auténticos para narrar la aventura de un explorador cuya suerte, en horas bajas, cambia cuando descubre una mina de oro. Sin embargo, lo más difícil será mantener su nueva fortuna alejada de las garras de todos aquellos que quieren su parte del pastel. Con dosis de drama y thriller, el film está dirigido por Stephen Gaghan (Syriana) y protagonizado por Matthew McConaughey (Los hombres libres de Jones), Edgar Ramírez (Joy), Bryce Dallas Howard (Jurassic World), Corey Stoll (Ant-Man), Toby Kebbell, que hace doblete en los estrenos, Rachael Taylor (serie Jessica Jones) y Bill Camp (Jason Bourne).

El estreno español de la semana es Zona hostil, ópera prima de Adolfo Martínez Pérez que utiliza un hecho real ocurrido en 2012 para narrar cómo a un convoy norteamericano escoltado por la Legión española le estalla una mina al norte de Afganistán. El grupo queda a cargo de un inexperto teniente, que debe esperar a la dotación de rescate. Pero cuando esta llega en helicóptero, el suelo cede bajo el aparato, dejándolo inutilizado y aislando a rescatadores y rescatados. La única salida parece ofrecerla un descabellado plan, pero para poder ejecutarlo los soldados deberán sobrevivir al ataque nocturno del enemigo. Este drama bélico cuenta en su reparto con Ariadna Gil (Vivir es fácil con los ojos cerrados), Raúl Mérida (serie Isabel), Roberto Álamo (Que Dios nos perdone), Antonio Garrido (La playa de los ahogados), Jacobo Dicenta (Camarón), Ismael Martínez (Faraday) e Ingrid García Jonsson (Toro).

También bélica, y también basada en un hecho real, es Land of mine: Bajo la arena, film producido en 2015 entre Dinamarca y Alemania que narra como, tras la II Guerra Mundial, un grupo de soldados alemanes es capturado por el ejército danés y llevado a una idílica playa en la que pueden ser libres siempre y cuando eliminen antes las cerca de 45.000 minas allí enterradas. Durante esos delicados trabajos un sargento danés empezará a apreciar a los hombres detrás del horror que causaron los nazis. Escrito y dirigido por Martin Zandvliet (Dirch), este testimonio anti bélico está protagonizado por Roland Møller (Secuestro), Mikkel Boe Følsgaard (Rosita), Laura Bro (Un asunto real), Louis Hofmann (Tom Sawyer), Joel Basman (Dawn) y Oskar Bökelmann (Die Vermissten).

Con algo de retraso también llega La comunidad de los corazones rotos, comedia dramática francesa de 2015 que tiene como escenario un edificio de los suburbios y un ascensor averiado. A través del encuentro de seis personajes esta cinta dirigida por Samuel Benchetrit (Chez Gino) aborda la ternura, el respeto y la compasión del ser humano. Isabelle Huppert (Luces de París), Valeria Bruni Tedeschi (El capital humano), Michael Pitt (Siete psicópatas), Gustave Kervern (En un patio de París) y Jules Benchetrit (Reencontrar el amor) encabezan el reparto.

Francia, Bélgica y Suiza colaboran en 9 meses (Keeper), drama romántico realizado en 2015 por Guillaume Senez en lo que supone su debut en el largometraje. La trama gira en torno a dos jóvenes quinceañeros enamorados que descubren juntos la sexualidad. Todo cambia cuando ella descubre que está embarazada, algo que él no asume bien al principio. Sin embargo, poco a poco la idea de ser padre le irá conquistando. El reparto está encabezado por Kacey Mottet Klein (Sister), Corentin Lobet (Una dama en París), Sam Louwyck (El país de las maravillas), Laetitia Dosch (Un amor de verano) y Galatéa Bellugi (Les yeux clairs).

Francia también colabora, junto a Brasil en este caso, en Doña Clara (Aquarius), film escrito y dirigido por Kleber Mendonça Filho (O Som ao Redor) que, en clave dramática, narra la lucha de una ex crítica musical contra un promotor inmobiliario que ha comprado todos los pisos del edificio en el que ella vive, situado frente al paseo marítimo. Una lucha que llevará a la mujer a reflexionar sobre su vida, su pasado y sus seres queridos. Entre los actores principales destacan Sonia Braga (Lope), Maeve Jinkings (Falsa Loura) e Irandhir Santos (Tatuagem).

Lejos de los estrenos europeos, también llega a la cartelera Yo no soy Madame Bovary, comedia china que arranca cuando una mujer organiza un falso divorcio para poder acceder a un segundo apartamento. Sin embargo, su marido vuelve a casarse de forma inesperada, lo que obliga a la mujer a recurrir al juzgado. Tras ser acusada por su marido, ella se embarca en un viaje de diez años para restaurar su reputación. Dirigida por Feng Xiaogang (El funeral del jefe), la película cuenta con Fan Bingbing (X-Men: Días del futuro pasado), Fan Wei (Ciudad de vida y muerte), Li Zonghan (Hushed road), Guo Tao (Regreso a casa) y Chengpeng Dong (One night surprise) entre sus principales actores.

En lo que a documental se refiere, la única propuesta de la semana es Uncle Howard, cinta dirigida por Aaron Brookner (The silver goat) que recupera la vida y obra del director Howard Brookner a través de un viaje realizado por su sobrino, que le lleva a encontrar las latas de sus films en un refugio subterráneo.

‘Spotlight’: explorando el infierno en la Tierra de la Iglesia


La redacción de 'Spotlight' durante la investigación del escándalo.El subgénero periodístico dentro del cine tiene, como casi todos los subgéneros, unas pautas muy concretas que no dejan lugar para medias tintas: o gusta o se aborrece. A diferencia de otras historias, las que se desarrollan en una redacción solo tienen una temática, que se basa en la investigación y el drama, por lo que si no hay un especial interés en estos pilares narrativos, poco se puede buscar en sus tramas. La última película de Tom McCarthy (Con la magia en los zapatos) es un ejemplo, sí, pero la cinta ofrece mucho más en lo que podríamos denominar como el descenso a los infiernos de la Iglesia.

Porque lo más interesante de Spotlight no es el escándalo que destapan, los terribles relatos de la víctimas o el modo en que debe luchar contra la estructura eclesiástica un periódico como The Boston Globe. No, lo realmente atractivo es el modo en que sus protagonistas, criados en el seno de la religión y con un entorno mayoritariamente creyente, afronta sus propias convicciones a medida que se adentran en una verdad tan terrible como real, tan extendida como ocultada. Es la reacción de los principales personajes lo que marca una diferencia y lo que convierte a este film en una obra espléndida, a la altura de las mejores obras sobre este tipo de historias.

Evidentemente, buena parte del éxito se debe a un reparto más que notable en el que, aunque compuesto por grandes estrellas, ninguno destaca por encima de los demás, conformando un microcosmos que funciona como debe funcionar, es decir, como una redacción. Ahí está, por ejemplo, un recuperado Michael Keaton (Need for speed), que guarda uno de los giros más interesantes de la trama, un espléndido Mark Ruffalo (Amor sin control), cuya interpretación física es cuanto menos curiosa, o Liev Schreiber (Mental), quien a pesar de tener un papel secundario su importancia es determinante.

Quizá el mayor ‘pero’ que se le pueda achacar a Spotlight es una cierta falta de ambición, tanto en su desarrollo dramático como en la puesta en escena. Pero es que tampoco lo necesita. Es cierto que la historia ofrece lo que ofrece, y que la trama podría haber hecho más hincapié en los truculentos secretos de la Iglesia, pero eso habría sido desviar la atención de lo verdaderamente importante: poder comprobar cómo afecta a una comunidad religiosa un escándalo de semejante magnitud. Es ahí donde entran en juego los personajes, y es ahí donde McCarthy encuentra el título para esta obra cuyo plano final es tan sencillo como brillante.

Nota: 7,5/10

El escándalo de ‘Spotlight’ contra los experimentados puños de Rocky


Estrenos29enero2016Los Oscar no se dan un respiro en este último fin de semana de enero. Si bien es cierto que la mayor parte de los títulos buscan ante todo el cuero entretenimiento y llenar las salas con propuestas poco exigentes, los estrenos más importantes compiten por la preciada estatuilla con historias algo más complejas. Al menos la novedad más importante. Pero este viernes, 29 de enero, también llega un film que, aunque solo cuenta con una nominación a los Oscar, su sola presencia tiene ya un carácter simbólico muy significativo.

Pero comencemos por el que es el título más interesante. Spotlight narra el caso real de este departamento de The Boston Globe cuya labor es realizar artículos de investigación, y que en 2003 ganó el Premio Pulitzer por destacar una amplia trama de encubrimiento de abuso de menores en el seno de la archidiócesis de la ciudad. Dirigida por Tom McCarthy (Con la magia en los zapatos), que también participa en el guión, la película está protagonizada por un interesante elenco encabezado por Mark Ruffalo (Foxcatcher), Michael Keaton (Birdman), Rachel McAdams (Aloha), Liev Schreiber (serie Ray Donovan), Stanley Tucci (Jugada Salvaje), John Slattery (serie Mad Men), Billy Crudup (Lazos de sangre) y Jamey Sheridan (Reunion).

También interesante es Creed. La leyenda de Rocky, aunque por motivos diferentes. Y es que Sylvester Stallone podría lograr su primer premio con el personaje con el que comenzó su carrera, al que vuelve a dar vida en esta continuación de la mítica saga de boxeo en la que el hijo de Apollo Creed, el primer gran rival de Rocky y su mejor amigo, pretende seguir los pasos de su padre, para lo que contacta con el retirado boxeador. A pesar de sus reticencias, Rocky termina aceptando ser su entrenador mientras debe ganar su propio combate contra un enemigo más peligroso que cualquiera de los que ha afrontado en su carrera. Drama, acción y espíritu de superación vuelven a ser las claves de este film dirigido por Ryan Coogler (Fruitvale station) y en cuyo reparto encontramos también a Michael B. Jordan (Cuatro fantásticos), Tessa Thompson (Selma), Ritchie Coster (serie True Detective) y Phylicia Rashad (Good deeds).

Muy diferente tanto en su tono como en su género es Pesadillas, adaptación a la gran pantalla de los libros de R.L. Stine que dirige Rob Letterman (Los viajes de Gulliver) y cuya trama arranca cuando un joven decide colarse en la casa de su vecino al sospechar que algo raro pasa entre padre e hija. Sin embargo, lo que descubre es que las pesadillas de ella, que el padre ha encerrado en libros, son reales, lo que desatará un sinfín de desastres y de situaciones divertidas. Fantasía y humor para los más jóvenes es lo que propone esta cinta protagonizada por Jack Black (serie The brink), Amy Ryan (Más fuerte que las bombas), Halston Sage (Ciudades de papel), Dylan Minnette (Prisioneros) y Ken Marino (Bicho malo).

Y antes de abandonar Hollywood, una cinta de 2012. Tar (El color del tiempo) es un drama romántico de corte biográfico basado en la colección de poemas del ganador del premio Pulitzer CK Williams. A través de 11 historias, dirigidas por 11 cineastas diferentes, la trama se desarrolla a lo largo de varias décadas en las que se aborda la vida del autor desde su infancia hasta su matrimonio. Edna Luise Biesold, Sarah-Violet Bliss (Fort Tilden), Gabrielle Demeestere (Yosemite), Alexis Gambis (The fly room), Brooke Goldfinch, Shripriya Mahesh, Pamela Romanowsky (The adderall diaries), Bruce Thierry Cheung, Tine Thomasen, Virginia Urreiztieta y Omar Zúñiga Hidalgo son los encargado de poner en imágenes estas historias, que están protagonizadas por James Franco (Spring breakers), Mila Kunis (Ted), Jessica Chastain (Criadas y señoras), Zach Braff (serie Scrubs), Henry Hopper (Restless) y Bruce Campbell (Spider-Man 3).

Ahora sí, pasamos a Europa, y entre las novedades destaca Cuando cae la nieve, drama con dosis de thriller ambientado en la Rusia comunista de los años 50, en plena Guerra Fría. La historia gira en torno a una espía norteamericana que debe obtener información de una joven promesa soviética del programa armamentístico comunista. Pero en el proceso deberá luchar entre su amor por el chico y su deber con su país. La decisión y sus consecuencias solo serán descubiertas 30 años más tarde. Con capital inglés y serbio, la película está dirigida por Shamim Sarif (The world unseen) y protagonizada por Rebecca Ferguson (Hércules), Charles Dance (serie Juego de tronos), Antje Traue (La dama de oro), Oliver Jackson-Cohen (El enigma del cuervo), Amy Nuttall (serie Downton abbey), Sam Reid (Tigers) y Anthony Head (serie Buffy cazavampiros).

El estreno español de la semana es Embarazados, comedia dirigida por Juana Macías (Planes para mañana) que narra la crisis que debe superar una pareja cuando ella decide que quiere tener hijos y él quiere seguir con su libertad. A este conflicto se suma el hecho de que los espermatozoides de él son pocos, vagos y anormales, y que ella está premenopaúsica con 37 años. Paco León (Tres bodas de más), Alexandra Jiménez (Los miércoles no existen), Ernesto Sevilla (Rey gitano), Alberto Amarilla (Fuga de cerebros 2), Iñaki Font (La casa de mi padre), Elisa Mouliaá (Al final todos mueren), Belén López (15 años y un día) y Karra Elejalde (Ocho apellidos catalanes) son los principales actores.

También aterriza en la cartelera Respira, drama alemán que gira en torno a una joven griega que, incapaz de encontrar trabajo en su país, emigra a Frankfurt, donde comienza a trabajar de niñera para la recién nacida de una importante directiva que no puede compaginar su maternidad con el trabajo. Poco a poco las dos mujeres se hacen amigas, pero sus vidas darán un giro radical cuando la joven pierda de vista por un segundo a la pequeña. Christian Zübert (Hardcover) dirige esta propuesta protagonizada por Jördis Triebel (Al otro lado del muro), Benjamin Sadler (El amigo alemán), Chara Mata Giannatou, Apostolis Totsikas (Nyfes) y Nike Maria Vassil.

Y desde Argentina llega Papeles en el viento, cinta basada en la novela de Eduardo Sacheri que comienza cuando un grupo de cuatro amigos pierde a uno de ellos. El resto, decidido a hacerse cargo de la hija que deja, idean una descabellada estafa en el mundo de la compraventa de jugadores de fútbol. Humor, drama y deporte se dan cita en este canto a la amistad y a la vida dirigido por Juan Taratuto (La reconstrucción) y protagonizado por Diego Peretti (Maktub), Pablo Echarri (Arrebato), Pablo Rago (Rosa fuerte) y Diego Torres (Extraños en la noche).

En cuanto al documental, destaca la cinta española Cola, Colita, Colassa, escrita y dirigida por Ventura Pons (A la deriva). Su argumento se centra en la vida de una fotógrafa especializada en el retrato cuya obra incluye no solo algunos de los rostros más conocidos del arte, la música o la literatura, sino rostros anónimos a los que une una rara virtud: el amor por la profesión que desprende esta artista.

Por último, también se estrena la francesa El gran día, obra que sigue la vida de cuatro niños en el que es su día más esperado, para el que se han preparado durante años y en el que están dispuestos a lograr el éxito. Cuatro niños de India, Mongolia, Cuba y Uganda que, aunque separados por kilómetros, comparten su pasión por la educación y el coraje de lograr su sueño. El film está dirigido por Pascal Plisson (Camino a la escuela).

‘Birdman’: La inesperada virtud de la ignorancia


Michael Keaton es 'Birdman', de Alejandro González Iñárritu.Siempre he considerado a Alejandro González Iñárritu (Amores perros) como un director que traspasa al espectador con las emociones, que plasma en imágenes el dolor, la alegría o la ira sin necesidad de recurrir a evidentes planos o a herramientas habituales. Pero lo que ha logrado con su último trabajo es algo simplemente fascinante, hipnótico, impecable. Lo que puede verse en pantalla, un largo plano secuencia que narra la vida de un actor en decadencia tres días antes de estrenar una obra en Broadway, es brillante, capaz no solo de hacer reír o llorar, sino de estremecer por la terrible belleza de la psicosis, obsesión y frustración de un héroe de acción venido a menos que todavía sueña con un pasado que le encumbró al estrellato.

Gracias al constante movimiento de cámara y al reducido espacio en el que transcurre la acción, el director logra transmitir la claustrofobia de un hombre atormentado por su pasado y por un ego que constantemente le insta a recuperar un estatus al que ya no pertenece. A través de los diálogos la trama se desarrolla en un mundo donde, además, los egos mantienen una constante lucha por imponer su criterio, independientemente de las víctimas que dejen por el camino. Un mundo de actores, críticos y productores que plasma no solo la hipocresía de unos artistas que viven en su propia realidad, sino la ignorancia que les persigue al creerse mejor o peor que los demás simplemente por el hecho de haber actuado en un viejo éxito de taquilla o por tener a los críticos comiendo de su mano. Unos críticos, por cierto, que tampoco se salvan de la quema.

En este contexto, la película cuenta con un reparto espectacular. Michael Keaton parece haber nacido para el papel, toda vez que su pasado como el Batman de Tim Burton le convierte en el alter ego perfecto para su personaje. Pero no es el único. Emma Stone (Rumores y mentiras), Naomi Watts (King Kong) y Edward Norton (Las dos caras de la verdad), quien parece interpretarse a si mismo a tenor de los rumores sobre su carácter, mantienen el pulso narrativo con momentos únicos que dotan al film de un dramatismo y una tensión incomparables. Incluso un irreconocible Zach Galifianakis (Salidos de cuentas) logra hacer olvidar su vis cómica para enfundarse un rol dramático que le encaja como un guante. El film logra, así, plasmar todo un microcosmos en el que la vida se mueve de forma paralela a la vida real, con situaciones oníricas a cada paso y con una ferviente y feroz crítica al moderno fenómeno de superhéroes que invade las pantallas. El comienzo es, a este respecto, sobresaliente.

No cabe duda de que estamos ante una de las películas del año. Bridman es un film brillante, complejo, divertido y dramático a partes iguales y con unos actores que se sobreponen a sus personajes para convertirse en ellos. El planteamiento narrativo de Iñárritu, con ese casi exclusivo plano secuencia, dota al conjunto de la originalidad necesaria para que el espectador se sienta parte del mundo del teatro, de las conversaciones con un ego que tiene forma de pájaro y de las ensoñaciones de un actor que no encuentra su sitio en el mundo moderno. Es cierto, empero, que en determinados momentos puede perder algo de ritmo. En cualquier caso, es toda una reflexión sobre el mundo del cine, de la interpretación y de las superproducciones. Una gran obra que parte con ventaja en la carrera hacia los Oscars.

Nota: 9/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: