Los ‘Hombres de Negro’ regresan para proteger el mundo de ‘Tolkien’


La fantasía sigue siendo el denominador común de los principales estrenos. Este viernes, 14 de junio, llegan a la cartelera secuelas (o reinicios) y los orígenes de historias (o más bien de sus creadores) muy conocidas por el gran público durante los últimos años (o décadas). Pero no solo de blockbusters vive la cartelera española. Un buen puñado de títulos europeos y de otros rincones del mundo se dan cita para ofrecer una amplia variedad temática al espectador.

Pero comenzamos el repaso por Men in Black: International, nueva entrega de la saga iniciada en 1997 que, en cierto modo, es un reinicio de la historia. En esta ocasión es una mujer la que entra a formar parte de esta organización encargada de proteger la Tierra de la escoria del universo, y lo hace a las órdenes de otro agente algo más experimentado. Juntos deberán detener a una amenaza como nunca antes habían visto: una criatura capaz de adoptar cualquier forma, incluyendo la de los propios Hombres de Negro. F. Gary Gray (Fast & Furious 8) se pone tras las cámaras de esta aventura de acción, comedia y ciencia ficción con capital estadounidense y británico que está protagonizada por Tessa Thompson y Chris Hemsworth (que ya coincidieron en Vengadores: Endgame), a los que acompañan Rebecca Ferguson (El gran showman), Liam Neeson (Viudas), Emma Thompson (La Bella y la Bestia), Rafe Spall (Cuando yo no esté) y Kumail Nanjiani (serie Silicon Valley).

Muy diferente es el drama biográfico Tolkien, cinta puramente hollywoodiense que aborda la figura de J.R.R. Tolkien, autor de ‘El Señor de los Anillos’, ‘El Hobbit’ y numerosos libros en torno al universo de la Tierra Media. En concreto, la trama se centra en sus años de formación, cuando un joven huérfano busca amistad, amor e inspiración artística en el grupo de estudiantes del que forma parte. El grupo de amigos se verá inmerso en la I Guerra Mundial, donde el escritor encontrará la inspiración para sus famosas obras y personajes. Dirigida por Dome Karukoski (El gruñón), la película tiene un reparto encabezado por Nicholas Hoult (X-Men: Fénix Oscura), Lily Collins (La excepción a la regla), Colm Meaney (Halal Daddy), Patrick Gibson (Property of the State), Tom Glynn-Carney (Dunkerque), Craig Roberts (Los principios del cuidado), Laura Donnelly (Heart of lightness) y Derek Jacobi (Asesinato en el Orient Express).

También procede de Hollywood Kin, cinta de ciencia ficción, acción y drama que supone el debut en el largometraje de Jonathan y Josh Baker, con una historia basada, precisamente, en su cortometraje Bag Man. El argumento tiene como protagonista a un niño africano de 14 años que vive en Detroit con su padre adoptivo. El joven, que empieza a tener contacto con la delincuencia, hace un importante descubrimiento mientras explora un edificio abandonado: los restos de algo de otro mundo, y en concreto una extraña caja metálica que contiene lo que podría ser un arma de gran poder. Entre los principales actores encontramos a Myles Truitt (serie Queen sugar), Dennis Quaid (Tu mejor amigo), Jack Reynor (Detroit), Zoë Kravitz (Animales fantásticos y dónde encontrarlos), James Franco (The disaster artist) y Carrie Con (Los archivos del Pentágono).

Otro de los estrenos es Pequeño gran problema, comedia romántica con tintes de fantasía que arranca cuando una poderosa y temperamental ejecutiva de fuerte carácter se despierta volviendo a ser una adolescente de 13 años. Todo ello justo antes de la presentación más importante de su carrera profesional. Para no perder la oportunidad de negocio necesitará a su ayudante, la única que sabe lo ocurrido. Tina Gordon Chism (Peeples) dirige esta historia, en cuyo guión participa, mientras que Regina Hall (Plan de chicas), Issa Rae (A bitter lime), Marsai Martin (Juerga de mamis), Justin Hartley (serie This is us), Tone Bell (Implanted) y JD McCrary (serie The Paynes) son los principales actores.

La última de las novedades estadounidenses es El sol también es una estrella, drama romántico de corte adolescente que adapta la novela de Nicola Yoon. Dirigida Ry Russo-Young (Si no despierto), la trama tiene como protagonistas a un romántico universitario y a una joven pragmática que se enamoran en medio de la agitación que produce Nueva York. Los sentimientos surgen inmediatamente, pero también los conflictos y las dudas, sobre todo en ella, que lucha con todas sus fuerzas para que no deporten a su familia mientras él intenta convencerla de que están destinados a estar juntos. El reparto está encabezado por Yara Shahidi (En la mente del asesino), Charles Melton (serie Riverdale), Gbenga Akinnagbe (Independence Day: Contraataque), Jake Choi (La última apuesta), Cathy Shim (El gran colapso) y Anais Lee (Lazos de sangre).

Entre los estrenos europeos destaca La biblioteca de los libros rechazados, adaptación de la novela de David Foenkinos que cuenta cómo en un pueblo de Bretaña existe una peculiar biblioteca compuesta únicamente por libros rechazados por las editoriales. Una joven editora visita el lugar y descubre una novela que no solo le gusta, sino que está dispuesta a publicarla. Su autor, un cocinero de una pequeña pizzería, ya ha fallecido. El misterio en torno al autor aumenta cuando, al hablar con su viuda, descubre que jamás leyó un libro, y mucho menos escribió nada. Entonces, ¿quién es en realidad el misterioso escritor? Rémi Bezançon (Zarafa) se pone tras las cámaras de esta comedia dramática protagonizada por Fabrice Luchini (La alta sociedad), Camille Cottin (Una familia embarazosa), Alice Isaaz (Elle), Bastien Bouillon (Promesas al amanecer), Astrid Whettnall (Madame Marguerite) y Josiane Stoléru (Wild side), entre otros.

Ambos países colaboran también en Enemigos íntimos, coproducción de 2018 entre Francia y Bélgica que dirige David Oelhoffen (Lejos de los hombres) y cuyo argumento gira en torno a dos hombres que han crecido en el mismo y conflictivo barrio. Sus vidas, sin embargo, han sido muy diferentes: uno es policía y el otro criminal. Ambos se reencuentran tras uno de los mayores golpes del segundo que termina en un fiasco, recuperando una profunda e indisoluble relación. Entre los principales actores de este thriller dramático destacan Matthias Schoenaerts (Gorrión Rojo), Reda Kateb (Los últimos parisinos), Adel Bencherif (Objetivo: Londres), Sofiane Zermani (Mauvaises herbes), Sabrina Ouazani (Escuadrón de élite) y Gwendolyn Gourvenec (Open tables).

Puramente francesa es Sauvage, drama de 2018 que sigue la vida de un joven de 22 años que pasa sus días vendiendo su cuerpo por poco dinero. A través de este trabajo sexual el joven busca el afecto en cualquiera del que pueda obtenerlo, pero deberá plantearse si prefiere esa libertad y los peligros que plantea, o una vida estable y sus comodidades. Escrita y dirigida por Camille Vidal-Naquet, quien debuta así en el largometraje, la cinta está protagonizada por Félix Maritaud (120 pulsaciones por minuto), Eric Bernard (11.6), Nicolas Dibla y Philippe Ohrel (Aux yeux de tous).

La producción española tiene como representante La jaula, nueva cinta escrita y dirigida por Marcos Cabotá (Noctem) que, en clave de thriller, arranca cuando estalla una bomba en un coche de la Guardia Civil en 2009 cerca del puerto de Mallorca. Dos agentes mueren, y la policía activa la Operación Jaula, que impide a todo transporte entrar o salir de la isla. El reparto está encabezado por Xavier Nuñez (El cura y el veneno), Carolina Meijer (Truman), Antonia Payeras (Sesión 1.16), Javivi (Fuera de foco) y Miguel Ángel Jiménez.

Desde Rumanía nos llega A decent man (Un hombre como Dios manda), ópera prima escrita y dirigida por Hadrian Marcu que, en clave dramática, narra la situación que vive un ingeniero de perforación en la comunidad de trabajadores en la que vive. Está a punto de casarse con su novia, que está embarazada, pero mantiene una relación con la mujer de un compañero. El caos se apoderará de la historia cuando la novia se entere de la infidelidad. Los personajes principales están interpretados por Bogdan Dumitrache (Sieranevada), Madalina Constantin (Marussia), Ada Gales (In blue) y Valeriu Andriuta (Más allá de las colinas).

Suspense y drama se dan cita en Largo viaje hacia la noche, cinta de 2018 escrita y dirigida por Bi Gan (Kaili blues) que cuenta con capital francés y chino y cuyo argumento arranca cuando un hombre regresa a su ciudad natal, de la que huyó varios años atrás. Regresa para buscar a la mujer que amaba y a la que nunca ha podido olvidar. El reparto está encabezado por Wei Tang (Blackhat: Amenaza en la red), Jue Huang (Ash), Sylvia Chang (Más allá de las montañas), Hong-Chi Lee (Sui sheng meng si) y Yongzhong Chen.

Entre el resto de estrenos encontramos Memorias de un asesino, producción surcoreana de 2017 que traslada a la gran pantalla la novela de Young-ha Kim, que sigue la historia de un antiguo asesino en serie que es diagnosticado con Alzheimer. A pesar de que lleva 17 años sin cometer asesinatos, empiezan a producirse una serie de crímenes cerca de su ciudad de los que se considera responsable. Sin embargo, al encontrarse con el novio de su hija comprende instintivamente que él es el asesino en serie, pero necesitará evidencias concretas para salvar a su hija del psicópata. Dirigida por Shin-yeon Won (Gabal), la cinta está protagonizada por Kyung-gu Sol (Silmido), Nam-gil Kim (Dorihwaga), Seal-Hyun Kim (Gangman 1970) y Del-su Oh (Asesinos).

Sin duda la producción más internacional es The breadwinner (El pan de la guerra), cinta de animación de 2017 nominada al Oscar que adapta a la gran pantalla el libro de Deborah Ellis que, inspirado en hechos reales, narra la vida de una joven afgana que se ve obligada a disfrazarse de chico para mantener a su familia después de que su padre sea detenido durante la invasión estadounidense de su país. La película cuenta con capital procedente de Estados Unidos, Irlanda, Canadá y Luxemburgo, y está dirigida por Nora Twomey (El secreto del libro de Kells). Entre las principales voces del reparto encontramos las de Saara Chaudry (Isabelle dances into the spotlight), Soma Chhaya (Poltergeist), Noorin Gulamgaus (RoboCop), Laara Sadiq (Happily ever after) y Ali Badshah (Moon point).

Terminamos con el documental El Estado contra Mandela y los otros, obra dirigida a cuatro manos por Nicolas Champeaux, que debuta en la dirección, y Gilles Porte (Tantale). La cinta aborda el juicio histórico en el que Nelson Mandela y otras ocho personas se enfrentaron a la pena de muerte entre 1963 y 1964. Los acusados decidieron convertir el juicio en un altavoz contra el apartheid.

‘Vengadores: Endgame’: y Marvel reinventó el cine


En una época de series y consumo inmediato, Marvel ha logrado, una vez más, lo imposible: que nos sentemos tres horas seguidas para ver lo que podría calificarse como el evento del año… no, de la década… no, del cine moderno. No dudo que haya detractores del cine de superhéroes, considerándolo poco menos que un producto de marketing pensado para adolescentes y frikis. Y aunque haya algunas películas que puedan responder a ese estereotipo, la Casa de las Ideas ha demostrado que este género es algo más. Vengadores: Endgame es la prueba definitiva de ello.

La película de los hermanos Russo, autores la precedente Vengadores: Infinity war, es sencillamente indescriptible. Y contrariamente a lo que pueda pensarse, no lo es por el aluvión de efectos digitales que contiene. Ni siquiera por la inmensidad de su trama. Lo es por la complejidad de sus personajes, por el desarrollo dramático de unos acontecimientos trágicos y traumáticos y el modo en que un grupo de personajes deciden afrontarlos. Esto confirma que toda buena película necesita explorar las motivaciones, los miedos y los deseos de sus personajes, llevarlos a situaciones límite y mostrar cómo reaccionan ante ellas. Y da igual cuál sea el contexto. En el caso que nos ocupa, todo ello con un inteligente toque humorístico en los momentos adecuados, aliviando la tensión dramática. El único problema, si es que puede considerarse así, es que existen tantos personajes que muchos quedan relegados a meros testimonios presenciales.

Pero Vengadores: Endgame es más, muchísimo más. Ahora que las series de televisión parecen haberse adueñado del entretenimiento, esta película confirma que si la pequeña pantalla puede beber de influencias cinematográficas, el séptimo arte puede hacer lo propio con el formato episódico. Desde este punto de vista, esta conclusión podría entenderse como el último capítulo de una primera temporada que ha durado 11 años y ha tenido 22 capítulos. Y en cierto modo, así está planteado. Desde que se estrenara Iron Man en 2008 todo lo que se ha visto en cada una de las películas estaba perfectamente planificado para formar parte de una macrohistoria mucho mayor y compleja que ha derivado en este ‘fin de partida’. No se trata simplemente de presentar personajes y juntarlos luego en otra película. No, cada acontecimiento, cada cambio, trauma, decisión y victoria (o derrota) han definido todo para llegar a este punto. Y esa es la esencia misma de cualquier producción seriada.

Y por si hubiera dudas de ello, la propia estructura dramática del film se encarga de asentar la idea. A lo largo de su desarrollo (y sin desvelar nada de la trama), la cinta viaja por el pasado de los personajes y por momentos de otros títulos de Marvel tanto física como psicológicamente. El espectador asiste a una introspección mucho mayor de los héroes que durante más de una década le han acompañado. Se produce así una mayor comprensión de sus motivaciones, de sus decisiones, de su ira y su temor. Pero sobre todo se logra un grado de empatía con todos ellos difícil de alcanzar en un film normal y corriente. A esto contribuye, claro está, haberles visto crecer a lo largo de cada film. Posiblemente muchos ya os hayáis dado cuenta, pero esta descripción de personajes es exactamente la misma que se puede hacer en una serie, que basa buena parte de su éxito en que los personajes pueden desarrollarse durante más tiempo que en una película.

Si no he mencionado nada de los efectos especiales o la acción no ha sido deliberado. Es sencillamente que la profundidad dramática de la cinta relega las espectaculares batallas a un segundo plano. Tal es la complejidad de Vengadores: Endgame. Y tal es el homenaje que Marvel rinde a sus fans, a los que ofrece un producto final más que excepcional. Los hermanos Russo, con su habitual y notable pulso narrativo, logran que las tres horas de duración sean un suspiro. Su sello se deja ver en cada plano, especialmente en ese combate final con plano secuencia marca de la casa. ¿Y el final? Pues el que debería ser, ni más ni menos, títulos de créditos incluidos. La película deja clara una cosa: que es el fin de una era y que nada volverá a ser lo mismo. Pero también deja la sensación de estar ante algo tan grandioso que será difícil de superar, tanto en espectacularidad como en carisma de sus protagonistas. En los años 60 Marvel revolucionó los cómics; ahora ha hecho lo mismo con el concepto mismo del cine, traspasando la propia dimensión de película autoconclusiva o de la secuela.

Nota: 9,5/10

Y once años después llega el final del viaje de ‘Vengadores’


Ha pasado más de una década desde aquel Iron Man que supuso el pistoletazo de salida para el Universo Cinematográfico Marvel. Y este viernes 26 de abril es la fecha elegida para la conclusión de ese viaje por el que han pasado multitud de superhéroes. Aunque no es el único estreno, más bien al contrario. Más de una decena de títulos completan la oferta que llega a las salas de toda España.

Pero comencemos por Vengadores: Endgame, continuación de Vengadores: Infinity war que adelanta su estreno al jueves y que vuelve a estar dirigida por los hermanos Anthony y Joe Russo (Capitán América: Civil War). Su historia aborda la decisión que toman los Vengadores que han sobrevivido a la decisión de Thanos de acabar con la mitad de la población del Universo. Los supervivientes deberán hacer acopio de todas sus fuerzas y su determinación para enfrentarse una última vez a un enemigo aparentemente invencible. Aventura, acción y unos colosales efectos especiales es lo que plantea esta conclusión a 22 películas en estos años, y en la que estarán presentes todos los superhéroes de la Casa de las Ideas que ya han pasado por la gran pantalla. Así, el reparto está encabezado por Robert Downey Jr. (El juez), Chris Evans (Un don excepcional), Chris Hemsworth (Malos tiempos en El Royale), Mark Ruffalo (Spotlight), Chadwick Boseman (Dioses de Egipto), Don Cheadle (serie House of lies), Brie Larson (La habitación), Scarlett Johansson (Una noche fuera de control), Paul Rudd (Mute), Dave Bautista (Hotel Artemis), Tom Holland (Z, la ciudad perdida), Evangeline Lilly (Acero puro), Josh Brolin (Deadpool 2), Jeremy Renner (La llegada) y Sebastian Stan (La suerte de los Logan).

También estadounidense es el western Sin piedad, segunda película como director del actor Vincent D’Onofrio (serie Daredevil), quien también se reserva un papel en este drama biográfico en torno a las legendarias figuras de Pat Garrett y Billy el Niño. La trama arranca cuando un joven se ve obligado a atravesar el suroeste de Estados Unidos para salvar a su hermana de su despiadado tío. Por el camino se cruza con el sheriff y el famoso forajido, envueltos en un juego del gato y el ratón en el que el joven deberá elegir bando y demostrar a su familia qué tipo de hombre es. Entre los principales actores destacan el debutante Jake Schur, Ethan Hawke (Los siete magníficos), Dane DeHaan (Valerian y la ciudad de los mil planetas), Leila George (Mortal engines), Chris Pratt (quien también está presente en Vengadores: Endgame) y Adam Baldwin (serie The last ship).

Estados Unidos y Chile colaboran en Gloria Bell, comedia dramática con toques de romance de 2018 que reinterpreta Gloria, la película chilena de 2013. La cinta sigue la vida de una mujer divorciada de espíritu libre cuyos días pasan en una oficina y sus noches en una pista de baile. Una noche conoce a un hombre que le abrirá las puertas a un nuevo amor, pero también a las dificultades del mundo de las citas, la identidad y la familia. Sebastián Lelio, director del film original, se pone tras las cámaras de esta nueva versión que cuenta con Julianne Moore (El séptimo hijo), John Turturro (Transformers: El último caballero), Jeanne Tripplehorn (Un marido perfecto), Sean Astin (serie Stranger things), Michael Cera (Tyrel), Brad Garrett (Not fade away) y Alanna Ubach (Hasta los huesos) como principales actores.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y lo hacemos con La importancia de llamarse Oscar Wilde, coproducción de 2018 con capital británico, belga, italiano y alemán. Escrita, dirigida y protagonizada por Rupert Everett, supone el debut tras las cámaras del actor de Noche real (2015). El argumento aborda los últimos momentos del escritor, que en su lecho de muerte repasa su vida, sus momentos más oscuros y el apoyo incondicional de sus amigos. Junto a Everett completan el reparto Colin Firth (Kingsman: El Círculo de Oro), Colin Morgan (serie Humans), Emily Watson (En la playa de Chesil), Edwin Thomas, Tom Wilkinson (Negación) y Anna Chancellor (El último acto).

Entre los estrenos españoles destaca La pequeña Suiza, comedia dirigida por Kepa Sojo (El síndrome de Svensson) que transcurre en un imaginario pueblo castellano ubicado en el centro del País Vasco. Sus habitantes solicitan formar parte del territorio vasco, algo a lo que se niega el gobierno de la comunidad. Sin embargo, un curioso hallazgo llevará a los osados habitantes a pedir una nueva anexión, aunque en este caso nada menos que a Suiza. Entre los principales intérpretes encontramos a Maggie Civantos (serie Vis a vis), Jon Plazaola (Villaviciosa de al lado), Ingrid García Jonsson (Toro), Secun de la Rosa (El bar), Enrique Villén (Las aventuras de Moriana), Ramón Barea (Bajo la piel de lobo) y Antonio Resines (La reina de España).

También española es The invocation of Enver Simaku, thriller de terror ambientado en la Albania de 1997, cuando un hombre regresa a ese país para investigar el asesinato de su esposa después de casi dos décadas en las que una imagen de vídeo, deteriorada y casi fantasmagórica, le ha obsesionado. Su investigación le llevará a sumergirse en un mar de grabaciones, expedientes y visiones del más allá. Escrita y dirigida por Marco Lledó Escartín (Los ajos quemados), la cinta está protagonizada por Julien Blaschke (La piel fría), Antonio de la Cruz (Nacida para ganar), Laertis Vasiliou (Agon), Viktor Zhusti (Delegacioni) y Piro Milkani (Fraktura), entre otros.

El drama histórico está representado por La portuguesa, adaptación a la gran pantalla de la novela de Robert Musil que narra cómo el miembro de una familia italiana busca un matrimonio en Portugal. Tras regresar de su viaje de luna de miel, se ve envuelto en la guerra con las fuerzas del Episcopado de Trento. La llegada de la extranjera aporta más tensión en el seno familiar, pero con el fin de la guerra su figura, y la de los portugueses, podría perderse en el día a día familiar. Rita Azevedo Gomes (La venganza de una mujer) dirige esta producción portuguesa protagonizada por Clara Riedenstein (John from), Marcello Urgeghe (The secret agent), Ingrid Caven (Deepfrozen), Rita Durão (Quaresma) y Pierre Léon (La France).

Rusia y Francia coproducen Leto, biopic romántico con trasfondo musical que aborda la escena del rock de principios de los 80 en Leningrado y, en concreto, la figura de Viktor Tsoï, un joven músico que creció escuchando a grandes estrella del rock. Su encuentro con su ídolo Mike y su esposa cambiará su destino, construyendo juntos una leyenda inmortal. Dirigido por Kirill Serebrennikov (Traición), el film cuenta con los actores Teo Yoo (Equals), Irina Starshenbaum (Attraction) y Roman Bilyk dando vida al trío protagonista.

La cinta más internacional de la semana es Familia sumergida, película con capital argentino, noruego, brasileño y alemán con la que debuta como directora de largometrajes la actriz María Alche (Me casé con un boludo). Este drama arranca cuando una mujer se enfrenta a la muerte de su hermana y a vaciar la casa familiar de Buenos Aires. En ese proceso conoce a un amigo de su hija cuya presencia en la vivienda dará lugar a viajes y aventuras juntos. Uno de esos días, además, recibe una llama de un pariente lejano para una reunión, mientras en su casa mantiene diálogos con otros familiares de otra dimensión. El reparto está encabezado por Mercedes Morán (Maracaibo), Esteban Bigliardi (La cordillera), Marcelo Subiotto (La luz incidente), Ia Arteta y Laila Maltz (Adiós entusiasmo).

Pasamos a los estrenos de animación. Buñuel en el laberinto de las tortugas adapta la novela gráfica homónima de Fermín Solís que aborda la historia del famoso director de cine justo después de rodar su primera película, La Edad de Oro. A pesar de ser una de las principales figuras del movimiento surrealista, Buñuel encuentra muchas dificultades para financiar su siguiente proyecto, un documental sobre Las Hurdes, una de las regiones más pobres y olvidadas de España. Por ello, el escultor Ramón Acín compra un billete de lotería prometiendo que, si toca, pagará la producción. La suerte se pone de su lado y comienza un viaje con el que Luis se convertirá en Buñuel. Dirigida por Salvador Simó (Petualangan singa pemberani), esta coproducción entre España, los Países Bajos y Alemania cuenta con las voces principales de Jorge Usón (Los futbolísimos), Fernando Ramos, Luis Enrique de Tomás y Cyril Corral.

Con algo de retraso, aunque estrenada el jueves 25, llega Mutafukaz, aventura animada de 2017 que une acción y comedia en una trama que sigue la vida de un pobre diablo que malvive en una mega-urbe infestada de bandas violentas, policías corruptos y buscavidas sin escrúpulos. Un día, durante su trabajo como repartidor, sufre un accidente a partir del cual empieza a tener visiones de seres monstruosos por toda la ciudad. Con capital francés y japonés, y dirigida a cuatro manos por Shôjirô Nishimi y Guillaume Renard, autor del cortometraje en el que se basa esta historia, entre las voces originales de esta cinta destacan las de Orelsan (Comment c’est loin), Gringe (serie Bloqués), Redouanne Harjane (Prêt à tout), Féodor Atkine (Road games) y Julien Kramer.

La última de las novedades animadas es Terra Willy: Planeta desconocido, comedia de nacionalidad francesa que dirige Eric Tosti, y con la que debuta en el largometraje tras varios años en televisión. El argumento arranca cuando un niño que viaja por el espacio con sus padres sufre un accidente, su nave se destruye y él sale despedido en una cápsula de emergencia a un planeta desconocido. Separado de sus padres, buscará la forma de reencontrarse con ellos, al tiempo que explora este nuevo mundo acompañado de un robot de supervivencia y de un amigo alienígena. Timothé Vom Dorp (El hijo de Jean), Edouard Baer (Astérix & Obélix: Al servicio de su majestad), Marie-Eugénie Maréchal, Guillaume Lebon (L’enfant prodige) y Barbara Tissier (Carences) ponen las principales voces.

Para terminar, dos documentales. La canción de nuestra vida, producción estadounidense de 2016 escrita y dirigida por el cantante Rory Feek (Josephine), aborda la vida de su esposa, la también cantante Joey Feek. La cinta narra la lucha de la mujer contra el cáncer mientras afrontan el mayor reto de sus vidas: el nacimiento de su hija con Síndrome de Down, con el que decidieron aparcar sus carreras musicales y establecerse en una pequeña granja en la comunidad que amaban.

Del presente año es Azul Siquier, producción escrita y dirigida por Felipe Vega (Nubes de verano) que sigue el trabajo y la pasión por la fotografía de Carlos Pérez-Siquier, fotógrafo almeriense que lleva toda la vida enfrentado a la luz y el color de su tierra para tratar de captarla con su cámara. A través de su visor el director realiza una descripción de este arte y del artista con una mirada llena de humor y melancolía.

‘Malos tiempos en El Royale’: Una última noche en la frontera


Drew Goddard, autor de guiones de algunas de las series más importantes de unos años para acá y director de La cabaña en el bosque (2012), posiblemente solo necesite una historia contundente y dramática para hacerse un nombre. Pero lo que está fuera de toda duda es de que estamos ante uno de los jóvenes autores con más talento de las nuevas generaciones de directores y guionistas. Su última película es un ejemplo en todos los sentidos, aunque todavía evidencia una necesidad de afinar algunos aspectos.

Porque si algo tiene Malos tiempos en El Royale es originalidad. Originalidad en su guión, en el tratamiento del mismo y en su puesta en escena. Con evidentes influencias al cine de Tarantino, el director compone una obra que, como si de una cebolla se tratara, se desprende capa a capa de su planteamiento inicial para desvelar los secretos de unos personajes a cada cual más complejo. Es cierto que en este proceso se deja algunas cosas de cierta relevancia por el camino, pero eso no impide que la cinta se comprenda y se disfrute. El hecho de que la historia se construya sobre los secretos del pasado de cada personaje y los propios secretos del hotel permite al film crecer dramáticamente hasta alcanzar un clímax un tanto atípico en el que la frontera entre héroes y villanos se diluye para ofrecer una pequeña muestra de la sociedad en la que cada uno lucha contra sus propios demonios y persigue sus propios intereses.

Visualmente hablando, estamos ante un film tan clásico como original, que a través de esa frontera entre California y Nevada construye toda una imaginería pocas veces vista. Los contrastes entre los diferentes escenarios, desde ese aparcamiento en el que la lluvia no para de caer hasta el pasillo en el que se espía a los huéspedes, pasando por la recepción o las propias habitaciones, ayudan a crear un ambiente malsano en toda la ficción, que de nuevo recuerda a Tarantino por su uso cromático de los diferentes ambientes y el contraste no solo entre ellos, sino con los propios personajes, todos ellos sumamente atractivos y todos ellos interpretados notablemente por los actores.

Entre sus puntos más débiles quedan algunas motivaciones poco explicadas y cierta falta de ambición en algunas secuencias, no solo en la narración utilizada sino en el propio guión. Pero en todo caso, Malos tiempos en El Royale es una obra notable, entretenida, con personajes apasionantes y una puesta en escena impecable. Habrá quienes la tachen de copia a obras como Pulp Fiction (1994) o Four Rooms (1995), pero nada más lejos de la realidad. Puede que la estética evoque en determinados momentos a la obra y el estilo de Tarantino, pero Goddard tiene personalidad propia, y su segunda película como director nos sitúa ante un autor a tener en cuenta.

Nota:7,5/10

‘Los crímenes de Grindelwald’ afrontan ‘Malos tiempos en El Royale’


El mes de noviembre está siendo muy prolífico en lo que a estrenos se refiere. Muchas novedades semana tras semana, y muchas de ellas enfocadas al gran público, lo que da como resultado una amplia selección de títulos en los principales cines del país. Y este viernes, día 16, no es diferente. Magia, thriller, drama, comedia y cine familiar se dan cita en la cartelera española.

Y el primero de estos títulos es Animales fantásticos: Los crímenes de Grindelwald, continuación de la cinta de 2016 que, a su vez, surge del universo de ‘Harry Potter’. La trama se desarrolla meses después de el protagonista ayude a capturar al mago oscuro que da nombre al film. Sin embargo, este logra escapar y reunir a un grupo de seguidores para alzarse sobre cualquier ser no mágico. El joven Newt Scamander deberá unir fuerzas con otros magos, entre ellos su antiguo maestro Dumbledore, para enfrentarse de nuevo a un enemigo más peligroso que nunca. David Yates (La leyenda de Tarzán) vuelve a ponerse tras las cámaras de esta producción británica y estadounidense como ya hiciera con la primera parte, mientras que en el reparto encontramos a Eddie Redmayne (La chica danesa), Katherine Waterston (Alien: Convenant), Dan Fogler (Becks), Jude Law (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), Johnny Depp (Asesinato en el Orient Express), Ezra Miller (Liga de la Justicia), Zoë Kravitz (Una noche fuera de control) y Carmen Ejogo (Llega de noche).

Puramente norteamericana es Malos tiempos en El Royale, thriller dramático escrito y dirigido por Drew Goddard (La cabaña en el bosque) que arranca cuando siete desconocidos con numerosos secretos a sus espaldas se reúnen en un viejo hotel que cuenta con un oscuro pasado. A lo largo de una única y fatídica noche tendrán la última oportunidad de redimirse antes de que todo se vaya al infierno. El reparto coral está encabezado por Chris Hemsworth (Thor: Ragnarok), Jeff Bridges (Kingsman: El círculo de oro), Jon Hamm (Baby driver), Dakota Johnson (Cincuenta sombras de Grey), Cynthia Erivo, Lewis Pullman (La batalla de los sexos), Nick Offerman (En pecado), Cailee Spaeny (Pacific Rim: Insurrección) y Shea Whigham (Kong: La Isla Calavera).

Reino Unido y Estados Unidos también colabora en Colette, drama biográfico sobre la novelista, periodista, guionista, libretista y artista de revistas y cabaré francesa que se hizo famosa con la novela ‘Gigi’, y que se vio obligada a firmar con el nombre de su marido mientras luchaba por cambiar las normas instauradas en la sociedad. Condecorada con la Legión de Honor y de escandalosa reputación, a su muerte se le negó un funeral católico al ser atea, pero es la única escritora del país galo que ha tenido funerales de estado. Wash Westmoreland (Siempre Alice) dirige esta historia protagonizada por Keira Knightley (Everest), Dominic West (Money monster), Eleanor Tomlinson (serie Poldark), Fiona Shaw (El hipopótamo), Ray Panthaki (One crazy thing), Aiysha Hart (Honour) y Denise Gough (Jimmy’s Hall).

Puramente británica es Cuando yo no esté, drama de 2016 basado en la novela de St. John Greene que arranca cuando a una mujer le diagnostican cáncer de mama incurable. A partir de ese momento comienza a elaborar una lista para su marido con el objetivo de ayudarle a crear la mejor vida posible para sus dos hijos. Niall Johnson (Secretos de familia) es el encargado de esta adaptación tanto sobre el papel como detrás de las cámaras, mientras que Rafe Spall (La gran apuesta), Emilia Fox (Suspension of disbelief), Elaine Cassidy (El loft), William Stagg (The four warriors) y Matthew Stagg (The chameleon) son los principales actores.

En lo que a producción española se refiere, El desentierro es el título de la nueva película de Nacho Ruipérez (Blue lips), un thriller cuyo punto de partida es la muerte de un hombre. Su sobrino regresa a España, desencadenando una serie de acontecimientos que revelarán un oscuro pasado de drogas, alcohol, prostitución y organizaciones criminales que todavía hoy sigue presente. El reparto está encabezado por Michel Noher (Ochentaisiete), Leonardo Sbaraglia (Nieve negra), Jan Cornet (Perdona si te llamo amor), Jelena Jovanova (En tierra de sangre y miel) y Nesrin Cavadzade (Son mektup).

También procede de España el drama Alegría, tristeza, cuya trama gira en torno a una familia vital y carismática formada por el padre, bombero de profesión, la madre y la hija. Un trágico incidente hará que el padre sufra un duro golpe a partir del cual no podrá recuperarse emocionalmente, siendo incapaz de empatizar y reconocer los sentimientos de los demás. Se inicia entonces una terapia en la que su hija tendrá un papel fundamental. Dirigida por Ibon Cormenzana (Los Totenwackers), la película está protagonizada por Roberto Álamo (La niebla y la doncella), Manuela Vellés (Lobos sucios), Claudia Placer (Verónica), Pedro Casablanc (Bajo la Rosa) y Carlos Bardem (Assassin’s Creed).

De 2017 es Maniac Tales, film español compuesto por cinco relatos de intriga y terror unidos por una historia troncal. Un mexicano inmigrante ilegal en Estados Unidos que vive en las calles recibe una oferta de trabajo aparentemente sencilla: ser portero en un edificio antiguo. Pero la situación pronto se complica ya que una de las inquilinas, guionista de profesión, ha desaparecido junto con el último capítulo de una famosa serie de televisión, que da nombre a esta cinta. Denise Castro (Salvación), Enrique García (321 días en Michigan), Abdelatif Hwidar (Kanimambo), Kike Mesa y Rodrigo Sancho son los encargados de dirigir cada segmento, mientras que en el coral reparto encontramos a Enrique Arce (Juegos de familia), Alex Hafner (Killing Frisco), Carlos Reig-Plaza (13), Minnie Marx (Ahora o nunca), Mark Schardan (Palmeras en la nieve) y Alicia Montesquiu, entre otros.

La comedia tiene a su principal representante en Mi obra maestra, cinta con capital español y argentino dirigida por Gastón Duprat (El ciudadano ilustre) que aborda la relación entre dos amigos mal avenidos, un arisco pintor y un galerista de arte que intenta reflotar la carrera del artista. A pesar de no coincidir en casi nada, su amistad dura ya varias décadas, lo que genera no pocas tensiones entre ellos en todo tipo de situaciones. Guillermo Francella (El misterio de la felicidad), Luis Brandoni (Sólo se vive una vez), Raúl Arévalo (Cien años de perdón), Andrea Frigerio (Pasaje de vida) y María Soldi (serie Historia de un clan) encabezan el reparto.

Entre el resto de estrenos europeos encontramos Kika Superbruja, nueva aventura de invierno, comedia familiar con toques dramáticos producida en Alemania y que vuelve a llevar a la gran pantalla los personajes de Knister, en esta ocasión para narrar cómo después de un hechizo que lanza la joven protagonista el ayudante de Santa Claus comienza a causar estragos en la ciudad. Para solucionarlo Kika deberá viajar a la Edad Media y salvar la Navidad. Wolfgang Groos (Las hermanas vampiras) dirige esta cinta de 2017 protagonizada por Hedda Erlebach (Die Anfängerin), Jürgen Vogel (Winnetou: Un nuevo mundo), Anja Kling (Socorro, he encogido a la profe) y Neil Malik Abdullah (Ein tick anders).

Argentina en exclusiva produce La educación del Rey, drama dirigido en 2017 por Santiago Esteves, quien de este modo debuta en el largometraje. La trama se centra en un adolescente al que le apodan ‘Rey’ que, en su noche de bautismo como delincuente, termina escapando y cayendo en el patio de un guardia de seguridad retirado. Este le ofrece dos opciones: o arreglar los desperfectos causados o ser denunciado a la policía. El joven opta por lo primero, y a medida que su relación crece se parece cada vez más a las leyendas de formación de un soberano. Pero el pasado siempre vuelve, y los cabos sueltos del crimen les irán acosando cada vez más. Entre los principales actores encontramos a Martín Arroyo, Germán de Silva (Los del suelo), Matías Encinas, Walter Jakob (Elefante blanco) y Mario Jara.

Respecto al género de animación, Condorito: La película es una aventura cómica dirigida a cuatro manos en 2017 por Alex Orrelle y Eduardo Schuldt (La Entidad). Con capital peruano, el argumento adapta a la gran pantalla al famoso personaje, que deberá salvar a su cuñada de un grupo de alienígenas que la han abducido. Lo que no había pensado es que durante su ausencia su novia será tentada románticamente por un rico pretendiente. La cinta cuenta con las voces originales de Omar Chaparro (Compadres), Jessica Cediel (Todas para uno), Cristián de la Fuente (Enamorándome de Abril), Jey Mammon (serie La pelu) y Coco Legrand (Lokas).

Con más retraso llega Trenk, el pequeño caballero, aventura animada de 2015 que cuenta con capital alemán y austríaco y cuya trama sigue a un joven campesino que sueña con convertirse en un valiente caballero. Su condición, sin embargo, es un impedimento. Por eso decide viajar a un castillo, donde conocerá a un Sir y a su hija, quienes le ayudarán a lograr su sueño. Anthony Power (La leyenda del pirata Barbanegra) dirige esta cinta en la que Georg Sulzer (V8 2: La venganza de los nitros), Axel Prahl (Harms) y Johannes Zeiler (Oktober november) ponen las principales voces.

Terminamos con un repaso a los documentales, y entre ellos destaca Oscuro y Lucientes, escrito y dirigido por Samuel Alarcón, quien debuta de este modo en el largometraje. Esta producción española aborda la muerte de Francisco de Goya en 1928 durante su exilio francés. Enterrado en el cementerio local de Burdeos, ni siquiera la familia del artista reclamó en su momento el cadáver, por lo que no fue hasta décadas después cuando el cónsul español en aquella localidad reclamó el cuerpo y lo trajo a España. La sorpresa fue que al abrir la lápida la cabeza de Goya había desaparecido.

Otra de las novedades es Ni distintos ni diferentes: Campeones, cinta que Álvaro Longoria (The propaganda game) dirigió al mismo tiempo que producía Campeones (2017). La cinta relata la vida de los actores protagonistas fuera de los escenarios, en su día a día en una sociedad que no está preparada para ellos, todo a través de la emoción y el humor.

España y Estados Unidos colaboran en El silencio de otros, en torno a la lucha que a día de hoy siguen realizando las víctimas y los supervivientes del franquismo. Filmado a lo largo de seis años, el documental es un relato intimista sobre el modo en que afrontan su situación y cómo preparan la conocida como Querella Argentina. Robert Bahar y Almudena Carracedo, directores de Made in L.A. (2007) se ponen tras las cámaras.

También se estrena Matangi/Maya/M.I.A., coproducción británica y estadounidense en torno a la figura de la artista de Sri Lanka, concretamente a su faceta como activista política. La cinta está dirigida por Steve Loveridge, en el que es su primer largometraje.

Terminamos este repaso con Shut up and play the piano, coproducción entre Alemania, Francia y Reino Unido que dirige Philipp Jedicke en el que es su debut en el largometraje cinematográfico. La cinta es un viaje de la mano de Chilly Gonzales que lleva al espectador desde el punk de Berlín a las orquestas filarmónicas, contando para ello con conocidos artistas y grupos de la escena musical.

’12 valientes’: los jinetes del 11-S


Estados Unidos tiene una capacidad única para convertir sus ‘vergüenzas’ o sus derrotas históricas, ya sean bélicas, diplomáticas o de cualquier índole, en éxitos morales o sociales. Y elevar sus éxitos hasta la categoría de hazañas atemporales que deberían estudiarse en los libros de historia, al menos en los suyos. Por eso no es de extrañar un film como el que dirige Nicolai Fuglsig (Exfil), con sus discursos, su mensaje moral sobre el valor de un soldado, el hermanamiento de los guerreros o la amistad que surge en un campo de batalla. Y por eso tampoco debería extrañar que la película sea, en pocas palabras, una más sobre las numerosas guerras en las que ha estado el país norteamericano.

En efecto, 12 valientes no deja de ser una obra que ofrece poco al espectador. Se encuentra en ese peligroso rango de películas que dicen muy poco emocional o narrativamente, y que por ello tienden a ser olvidadas con facilidad. Y lo cierto es que la película tiene potencial para no ser una más, pero aquí el principal problema radica en un guión con un desarrollo dramático excesivamente lineal y plano, y un director sin un pulso narrativo adecuado para este tipo de historias bélicas. Visualmente hablando, el lenguaje de Fuglsig recurre a planos excesivamente generales en los momentos más intensos del relato, restando dramatismo a la situación de unos soldados que tuvieron que combatir casi a ciegas en un territorio en el que nadie se había adentrado antes. No por casualidad, donde mejor trabaja el director es en los momentos puramente interpretativos, aquellos en los que se explora el trasfondo de los personajes, sus motivaciones, sus miedos y sus anhelos. Al fin y al cabo, su planificación alcanza la máxima expresividad en estos momentos.

Y junto a esto, el guión, débil en los momentos bélicos y sólido en los dramáticos. La relación que se establece entre los personajes de Chris Hemsworth (Vacaciones) y Navid Negahban (Castillo de arena) es posiblemente lo mejor del relato, amén de los vínculos entre los soldados, lo que en el fondo convierte al reparto en uno de los aspectos más atractivos de la cinta. Pero el texto se mueve en todo momento en territorios dramáticos conocidos, sin ofrecer al espectador nada que sea realmente distinto. Si a esto le sumamos que los teóricos puntos de giro dramáticos carecen, en realidad, del dramatismo esperado, el resultado es una historia bastante lineal, sin grandes retos para los protagonistas. Y eso deja un sabor agridulce ya que da la sensación de que los héroes alcanzan su objetivo sin sacrificios, sin cambiar un ápice su forma de entender el mundo que les rodea desde el comienzo del relato hasta el final.

Al igual que el monumento que hay en Nueva York, 12 valientes sirve únicamente como homenaje para esos soldados que realizaron la primera misión, secreta y por tanto sin reconocimiento, en territorio afgano tras el atentado del 11-S. Un homenaje que tiene su interés si no se conoce la historia, que resulta curioso en tanto en cuanto unos soldados con el último armamento militar tienen que moverse a caballo por un territorio desconocido. Pero ahí termina todo. Los amantes del cine tal vez encuentren más alicientes en el reparto, pero desde luego su historia, dramáticamente hablando, ofrece poco, y desde luego menos de lo que podría haber ofrecido. Ese es el problema de relatos basados en hechos reales: si la realidad no supera a la ficción, la ficción poco puede hacer para que la realidad tenga más atractivo.

Nota: 6,5/10

Justicia, guerra, amor y literatura en los primeros estrenos de mayo


Era uno de los estrenos más esperados, y todo apunta a que terminará siendo el estreno más taquillero de la historia. Pero hay vida después de Vengadores: Infinity War, y esa vida se traduce en varios estrenos dirigidos a todo tipo de público, predominando la comedia, el drama y la acción en este 4 de mayo.

Y precisamente el drama con dosis de suspense es lo que ofrece Roman J. Israel, Esq., film escrito y dirigido por Dan Gilroy (Nightcrawler) cuyo protagonista, que da nombre al título, es un abogado defensor idealista y comprometido cuya vida cambia drásticamente el día en que su mentor, un icono de los derechos civiles, muere. Es entonces cuando es contratado por la empresa de un antiguo alumno de ese legendario hombre e inicia una amistad con una joven luchadora por la igualdad de derechos, desencadenándose una serie de eventos que pondrán a prueba los valores que siempre había defendido. La cinta, una de las últimas nominadas a los Oscar que quedaba por estrenarse, cuenta con un notable reparto encabezado por Denzel Washington (Los siete magníficos), Colin Farrell (La seducción), Carmen Ejogo (Selma), Shelley Hennig (Ouija), Nazneen Contractor (serie Heroes reborn) y Tony Plana (Adrift).

Muy diferente es 12 valientes, adaptación del libro de Doug Stanton que narra la lucha de varios soldados norteamericanos en los días inmediatamente posteriores al 11-S, cuando son enviados a Afganistán como primera respuesta al atentado terrorista. Allí deberán unir fuerzas con el ejército local y convencer al general aliado, para lo que adoptarán las tácticas de los soldados afganos a caballo y el respeto entre ellos. Nicolai Fuglsig (Exfil) dirige esta cinta bélica con dosis de acción y drama protagonizada por Chris Hemsworth (Cazafantasmas), Michael Shannon (La forma del agua), Michael Peña (Belleza oculta), Geoff Stults (J. Edgar), Austin Stowell (La batalla de los sexos), Ben O’Toole (Detroit) y Jack Kesy (Baywatch: Los vigilantes de la playa).

El drama biográfico con toques románticos es lo que propone Rebelde entre el centeno, adaptación del libro de Kenneth Slawenski realizada por Danny Strong en el que es su debut tras las cámaras en un largometraje. La trama aborda la vida del escritor J. D. Salinger y todo lo que rodeó a la creación de su obra más conocida, ‘El guardián entre el centeno’. Una adolescencia rebelde, grandes amores y pérdidas terribles son algunos de los hitos que marcaron su carácter. Nicholas Hoult (X-Men: Apocalipsis), Kevin Spacey (serie House of cards), Sarah Paulson (Carol), Brian d’Arcy James (Spotlight), Victor Garber (Eternal) y Zoey Deutch (Todos queremos algo) son los principales protagonistas.

Entre los estrenos procedentes de Estados Unidos también tenemos Amor a medianoche, remake de una miniserie japonesa de 2015 cuyo argumento se centra en una joven que padece una rara enfermedad que le impide exponerse a la luz del sol. Su vida cambiará cuando conozca a un chico e inicien un romance de verano. Dirigida por Scott Speer (Step Up Revolution), la cinta está protagonizada por Bella Thorne (The babysitter), Patrick Schwarzenegger (Zombie camp), Quinn Shephard (serie Rehenes) y Rob Riggle (Memorias de un asesino internacional).

Este fin de semana también llega Lucky, una de las últimas películas protagonizadas por Harry Dean Stanton (Un lugar donde quedarse). Dirigida por John Carroll Lynch, actor visto en El fundador (2016) que debuta de este modo tras las cámaras, la cinta sigue el viaje de autodescubrimiento de un ateo de 90 años quien ha enterrado a todos aquellos a los que alguna vez amó y que, en el ocaso de su vida, parte en busca de la iluminación. En el reparto también encontramos a Ed Begley Jr. (Cazafantasmas), Beth Grant (Domain), James Darren (Random acts), Barry Shabaka Henley (Mad families) e Yvonne Huff (Barry Munday).

La comedia gamberra la representa #SexPact, cinta que aborda el tema del sexo adolescente y la virginidad desde un punto de vista algo diferente. En esta ocasión son las chicas jóvenes las que planean mantener relaciones sexuales por primera vez el día del baile de graduación, y serán los padres de tres de ellas los que intentarán por todos los medios que eso no ocurra, provocando por el camino un sinfín de situaciones hilarantes. Ópera prima de Kay Cannon, la película está protagonizada por John Cena (Dos padres por desigual), Leslie Mann (Mejor… solteras), Kathryn Newton (serie Big little lies), Ike Barinholtz (The disaster artist), Gina Gershon (Inconcebible) y Rhoda Griffis (Los milagros del cielo).

Al mismo género pertenece Super maderos 2, secuela de la comedia de 2001 que recupera a los personajes de la historia original para situarles en medio de un conflicto entre Estados Unidos y Canadá. A consecuencia de eso se encomienda a estos policías establecer un nuevo puesto de patrulla de carreteras en la zona de litigio, lo que derivará en un trabajo policial nada convencional. Jay Chandrasekhar, quien ya dirigió la primera parte, vuelve a ponerse tras las cámaras y se reserva un personaje de esta cinta en cuyo reparto encontramos a Rob Lowe (Monster Trucks), Emmanuelle Chriqui (The steps), Lynda Carter (Dos chalados y muchas curvas), Brian Cox (serie Los Medici: Señores de Florencia), Seann William Scott (Vaya par de polis), Damon Wayans Jr. (Los otros dos) y Marisa Coughlan (Estación Espacial 76).

Dejamos Estados Unidos para mirar a Europa, concretamente a Alemania, desde donde llega Manifesto, film de 2015 escrito y dirigido por Julian Rosefeldt (The creation) en el que la actriz Cate Blanchett (Carol) da vida a varios personajes para rendir un homenaje a la tradición literaria de los manifiestos artísticos. Para ello se utilizan textos relacionados con el futurismo, el dadaísmo, Dogma 65 y otros movimientos, así como reflexiones personales de artistas, arquitectos, bailarines y directores de cine. El reparto de este drama se completa con Carl Dietrich, Erika Bauer y Marina Michael entre otros.

Francia presenta Amante por un día, drama que arranca cuando una joven de 26 años sufre una ruptura sentimental y decide regresar a casa de su padre. Sin embargo, allí descubre que el hombre tiene una relación con una chica de su misma edad. Philippe Garrel (Un verano ardiente) dirige este film protagonizado por Éric Caravaca (Pollo con ciruelas), Esther Garrel (Call me by your name), Louise Chevillotte y Laetitia Spigarelli (La terre penche).

La producción española está representada por Mi querida cofradía, cinta dirigida por Marta Díaz de Lope Díaz (Los inocentes) cuyo argumento arranca cuando una malagueña católica y apostólica está a punto de ser elegida como presidenta de su cofradía, su mayor sueño. Pero finalmente el elegido es Ignacio, su máximo rival. Esta situación llevará a la mujer a meterse en un lío que, lejos de solucionarse, parece aumentar poco a poco. Gloria Muñoz (Llueven vacas), Pepa Aniorte (Cuerpo de élite), Juan Gea (Las 13 rosas), Joaquín Núñez (Ahora o nunca) y Manuel Morón (Cerca de tu casa) encabezan el reparto.

El último de los estrenos de la semana es el documental Sâdhaka, la senda del yoga, cinta española dirigida por Nicolas Gauthier que realiza un viaje audiovisual de la mano de Ramiro Calle, pionero en introducir el yoga en España, para relatar la verdadera historia de esta práctica, sus virtudes, su propósito y las formas más falaces que puede adoptar, todo ello con humor y sabiduría sin evitar la polémica.

‘Vengadores: Infinity War’: infinitamente Marvel


Han pasado 10 años desde aquella primera aventura de Iron Man. 10 años en los que Marvel ha construido, algunas veces con más acierto que otras pero siempre con mimo y cuidado, todo un universo en el que poder desarrollar las aventuras de sus personajes, sus motivaciones, sus debilidades y los conflictos que les definen a lo largo de los años. Y todo eso desemboca aquí, en una macroproducción superheróica en la que nada se deja al azar y todo, absolutamente todo, tiene un objetivo: convertir a este film en el mayor espectáculo de la historia. Que lo haya conseguido o no es cuestión de puntos de vista, pero algo queda claro: se puede conseguir.

Porque en efecto, Vengadores: Infinity war es un espectáculo. Pero también es una historia, un drama capaz de generar desasosiego, de enfrentar a estos personajes capaces de cosas extraordinarias ante un enemigo invencible, ante ese desafío que, como se menciona en la película, les hará fracasar estrepitosamente. Toda historia debe construirse, al menos en teoría, sobre un crecimiento constante de tensión, de acción o de drama. En el cine de superhéroes esto, habitualmente, se traduce en combates que ponen al héroe ante un desafío cada vez mayor que debe superar para, al final, enfrentarse a la gran amenaza. Y aunque esta cinta de los hermanos Russo (Capitán América: El soldado de invierno) responde a esa idea, ese crecimiento dramático está construido sobre desafíos fallidos, sobre una lucha en la que el villano vence constantemente, hasta un final que… que aquí no revelaré, pero que puede generar cierto desasosiego.

Se trata, por tanto, de una producción compleja, de una obra de arte del género que merece ser reconocida como tal. Nada de enfrentamientos cuyo final se conoce de antemano; nada de momentos narrativos que restan ritmo al conjunto. Todo en el film se construye con el único objetivo de ofrecer una historia dinámica, profunda, en la que las motivaciones son lo primero y los efectos (sencillamente espectaculares, dicho sea de paso) lo segundo. Es más, pocas veces podrá verse que uno de los momentos más dramáticos de un film lo protagonice un villano que debe luchar entre lo que persigue y la única persona a la que alguna vez ha querido. Y los hermanos Anthony y Joe imprimen al conjunto un estilo visual brillante, aprovechando al máximo los planos generales de las batallas y las posibilidades de los numerosos superhéroes que aparecen a lo largo del metraje.

Desde luego, Vengadores: Infinity War es la cinta que todo fan lleva esperando 10 años. Pero es más. Es un relato sobre el fracaso, sobre la lucha contra un destino que parece escrito y que es incapaz de ser cambiado. Una lucha frustrante, en definitiva. Y no hay nada más satisfactorio, dramáticamente hablando claro esta, que ver a un héroe caído para volver a levantarse. Y dado que en este caso son decenas de ellos, la sensación agridulce que deja el final del film se multiplica de forma exponencial. Ahora sí, Marvel ha logrado alcanzar un clímax dramático en su cine, un nivel que posiblemente no sea tan adulto como el de su principal competidor, DC Cómics, pero sin duda sí ha sabido profundizar más que en otras ocasiones. Y desde luego, ha dado una lección sobre cómo construir este tipo de relatos tan complejos, cómo introducir a cada uno de los personajes y cómo mostrar la derrota individual de cada uno. ¿Tiene algo malo entonces? Bueno, mucha gente la verá sólo como una más de superhéroes. Y, por supuesto, que hay que esperar un año para el desenlace.

Nota: 9/10

La Guerra del Infinito de ‘Los Vengadores’ arrasa con los estrenos


Ya está aquí. Este viernes 27 de abril es posiblemente la fecha más esperada por los fans de los superhéroes y los cómics. Muchos de ellos, de hecho, aprovecharán los pases de la noche del jueves para poder ver antes que la mayoría una de las cintas que más expectación han creado en los últimos meses. Tanto que a pesar de que esta semana llegan muchos más estrenos, ninguno de ellos parece poder competir (ni quieren hacerlo) con un título que tiene garantizado el éxito.

Se trata, como muchos ya sabrán, de Vengadores: Infinity War, primera parte de un díptico en el que la división cinematográfica de Marvel ha puesto toda la carne en el asador. O mejor dicho, a todos sus superhéroes en una macro cinta de acción que hará las delicias (o no) de los fans. Para quienes no conozcan la trama, esta sitúa a los superhéroes colaborando para hacer frente a amenazas contra las que no pueden luchar solos. Pero cuando Thanos aparece en la Tierra todos ellos tendrán que unirse para tratar de derrotar una amenaza que planea destruir todo el universo utilizando para ello el Guantelete del Infinito. Los hermanos Russo, Anthony y Joe (Capitán América: Civil War) se ponen tras las cámaras de este blockbuster que junta a todos los rostros que hasta ahora han protagonizado las historias Marvel en la gran pantalla, entre los que destacan Chris Evans (Un don excepcional), Robert Downey Jr. (El juez), Chris Hemsworth (Cazafantasmas), Scarlett Johansson (Una noche fuera de control), Josh Brolin (Everest), Tom Holland (Z, la ciudad perdida), Benedict Cumberbatch (The imitation game), Elizabeth Olsen (Godzilla), Chadwick Boseman (Marshall), Sebastian Stan (La suerte de los Logan), Chris Pratt (Passengers), Tom Hiddleston (Kong: La Isla Calavera), Zoe Saldana (Vivir de noche), Vin Diesel (El último cazador de brujas), Idris Elba (La Torre Oscura), Danai Gurira (serie The Walking Dead), Paul Bettany (Mortdecai), Jeremy Renner (La llegada), Dave Bautista (Blade Runner 2049), Paul Rudd (Juerga de mamis), Bradley Cooper (Juego de armas), Mark Ruffalo (Ahora me ves 2) y Don Cheadle (serie House of lies).

El otro estreno procedente enteramente de Hollywood es Noche de juegos, comedia gamberra con toques de intriga que gira en torno a una pareja acostumbrada a tener todas las semanas una noche de juegos con varios amigos. Todo cambia cuando el hermano del protagonista organiza algo diferente: resolver un asesinato con criminales y agentes del FBI interpretados por actores. Pero cuando el anfitrión es secuestrado todos los jugadores comenzarán a dudar qué es real y qué no, e iniciarán una carrera en la que no habrá puntos ni recompensas, y en la que el único objetivo es rescatar a su amigo y hermano sin morir en el intento. John Francis Daley y Jonathan Goldstein (Vacaciones) dirigen a cuatro manos esta cinta entre cuyos actores principales destacan Jason Bateman (Fiesta de empresa), Rachel McAdams (Spotlight), Billy Magnussen (Ingrid goes west), Sharon Horgan (Amor sin cita previa), Kyle Chandler (Manchester frente al mar), Lamorne Morris (Sandy Wexler), Kylie Bunbury (El canguro), Jesse Plemons (Los archivos del Pentágono), Michael C. Hall (Frío en julio) y Danny Huston (Wonder Woman).

Estados Unidos y Reino Unido colaboran en 7 días en Entebbe, thriller dramático que dirige José Padilha (RoboCop) cuya historia, ambientada en 1976, se centra en el secuestro de un avión de Air France procedente de Tel Aviv con 248 pasajeros por parte de dos palestinos del Frente Popular. El aparato fue desviado al Aeropuerto Internacional de Entebbe, en Uganda, donde se realizó el rescate más impactante de la historia reciente. Daniel Brühl (La casa de la esperanza), Rosamund Pike (El hombre del corazón de hierro), Eddie Marsan (serie Ray Donovan), Ben Schnetzer (Pride), Denis Ménochet (Norfolk) y Mark Ivanir (Bye bye Germany) encabezan el reparto.

España tiene como representante Hacerse mayor y otros problemas, comedia romántica con toques de drama que escribe y dirige Clara Martínez-Lázaro (Una casa frente al mar) y cuyo argumento gira en torno a una mujer de 35 años que vive con la sensación de haber fracasado en su vida. Para colmo, su mejor amiga le comunica que está embarazada y que quiere que ella sea la madrina del bebé. En el reparto destacan Silvia Alonso (Es por tu bien), Bárbara Goenaga (La punta del iceberg), Antonio Resines (La reina de España), Vito Sanz (serie Vergüenza) y María Esteve (Los 2 lados de la cama).

Puramente dramática es El león duerme esta noche, cinta con capital francés y japonés que sigue la vida de un actor que se instala de forma clandestina en una casa abandonada en la que vivió un antiguo amor. Ese mismo lugar es utilizado por un grupo de niños para jugar a hacer películas, por lo que el encuentro entre ellos provocará un contraste en la forma de entender el paso de la vida. Nobuhiro Suwa (Yuki & Nina) dirige esta propuesta protagonizada por Jean-Pierre Léaud (Visage), Pauline Etienne (Romance en Tokio), Maud Wyler (2 otoños 3 inviernos), Jules Langlade y Adrien Cuccureddu.

Desde Italia llega Fortunata, drama dirigido por Sergio Castellitto (Volver a nacer) que narra la lucha de una joven madre que, con un matrimonio a sus espaldas, busca la manera de poder abrir una peluquería para emanciparse, conquistar la independencia y lograr volver a ser feliz. Jasmine Trinca (Caza al asesino), Stefano Accorsi (Veloz como el viento), Alessandro Borghi (Dalida), Edoardo Pesce (Tommaso) y Nicole Centanni encabezan el reparto.

Por último, dos cintas que cuentan con la colaboración de varios países. Lou Andreas-Salomé es el título de una coproducción entre Alemania, Austria, Italia y Suiza que aborda la vida de la escritora rusa que da nombre a la película, una mujer adelantada a su tiempo que se codeó con personalidades como Nietzsche o Freud, y que fue amante de Rainer Maria Rilke. Dirigida por Cordula Kablitz-Post, que debuta de este modo en el largometraje de ficción tras una carrera en el documental, la cinta está protagonizada por Katharina Lorenz (Freistatt), Nicole Heesters (Solo para clarinete), Liv Lisa Fries (Boy 7), Helena Pieske (Hitman: Agente 47), Matthias Lier (El castillo de Roca Negra) y Katharina Schüttler (Alone in Berlin).

Finalmente, Invitación de boda cuenta con capital palestino, francés, colombiano, alemán, qatarí, noruego y de los Emiratos Árabes Unidos. Este drama escrito y dirigido por Annemarie Jacir (La sal de este mar) narra la tensa y frágil relación entre un hombre de avanzada edad y su hijo, quien regresa a Nazaret después de varios años en Roma porque se va a casar y, como establece la tradición palestina, debe ayudar a su padre a entregar en mano todas las invitaciones. El film cuenta en su reparto con Mohammad Bakri (Girafada), Saleh Bakri (Salvo), Tarik Kopty (Mars at sunrise), Monera Shehadeh y Lama Tatour.

‘Thor: Ragnarok’: un señor del trueno psicodélico


Es curioso, pero en Marvel siempre hay algún personaje que, por el motivo que sea, se queda en un limbo incapaz de definirle en un marco concreto. El Dios del Trueno ha sido, desde el principio, uno de esos personajes. Tres son sus aventuras en solitario, y tres las diferentes visiones del personaje que se han dado. Que esta última vaya a ser la definitiva parece algo evidente a tenor del éxito que está teniendo, pero la pregunta es si realmente es la versión idónea de Thor.

Posiblemente no, pero a tenor del final de Thor: Ragnarok, eso no es algo demasiado importante. Y es que esta tercera entrega del personaje parece más un camino hacia la madurez que una mera representación algo cómica y autoparódica de este superhéroe de cómic. Con un estilo que recuerda poderosamente a la saga de Guardianes de la galaxia, el director Taika Waititi (Lo que hacemos en las sombras) imprime una fuerza visual algo psicodélica y deliberadamente colorida para este viaje del protagonista por medio universo. Un viaje que, como he dicho, le permite madurar al comprender tanto sus lazos familiares como el futuro que le espera como líder de su pueblo. En este sentido, la cinta ahonda notablemente en el héroe, pasando de un personaje arrogante y arquetípico a otro más dramático y poliédrico (tampoco mucho, que al fin y al cabo esto es una ‘peli’ de superhéroes de Marvel), utilizando para ello un diseño de producción espléndido como marco para el humor y ciertos chistes fáciles dirigidos al público adolescente.

El principal problema de esta tercera entrega es que ahonda en los problemas que siempre han tenido estas aventuras en solitario del personaje. Para empezar, Chris Hemsworth (Cazafantasmas), con toda su presencia en pantalla y su adecuado perfil divino, no termina de imprimir el carácter dramático al personaje, ni siquiera con el corte de pelo. Hay que reconocer, sin embargo, que sí es capaz de asumir la madurez de su rol, lo que abre las puertas a unas interesantes posibilidades dramáticas en un futuro no muy lejano. La cinta, además, adolece de una duración excesiva, algo que se aprecia en una serie de secuencias innecesarias destinadas a divertir a un público adolescente más interesando en la risa fácil y obscena que en la historia que le cuentan. Todo ello resta fuerza a una historia que, por lo demás, sabe apoyarse en unos notables secundarios para construir un relato que va más allá del Señor del Trueno, que tarda más de dos horas en ganarse el título de Dios.

Así las cosas, se podría decir que Thor: Ragnarok es la mejor de la trilogía. La apuesta visual del director, unido a una planificación que en algunos momentos sabe aprovechar al máximo las posibilidades narrativas de la historia y a una banda sonora brillante, ensalzan el viaje de madurez de un héroe que ha tardado mucho tiempo en encontrarse a sí mismo. Con todo, eso no quiere decir que esta película no peque de muchas irregularidades, fundamentalmente provocadas por una cierta sensación de necesitar autoparodiarse, como si el personaje de Thor no pudiera tomarse en serio como, por ejemplo, sí hace Capitán América. Habrá que ver cómo se presenta el rol en las próximas aventuras, pero por lo pronto el camino emprendido, con sus debilidades y dificultades, parece el adecuado.

Nota: 7,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: