‘Queen & Slim’ se enfrentan a ‘Manhattan sin salida’


Thriller, thriller y, después, un poco más de thriller es lo que propone este viernes, 21 de febrero, para los amantes del séptimo arte. Y entre tanta propuesta de suspense, algo de drama y comedia para un fin de semana en el que, a priori, no existe ningún título que vaya a atraer de forma global a los espectadores, pero muchos de ellos tienen el potencial de poder ser propuestas interesantes.

Arrancamos el repaso con Manhattan sin salida, thriller policial hollywoodiense que dirige Brian Kirk (Middletown) y cuya trama tiene como protagonista a un policía de Nueva York que ve una oportunidad de redimirse cuando ocho agentes del cuerpo son asesinados durante un robo. Junto a su compañera inicia una brutal persecución en el límite de lo legal que provocará algo que nunca había pasado en la historia de la isla: durante 24 horas todos los puentes se cerrarán y la ciudad quedará blindada, por lo que nadie podrá entrar ni salir. El reparto está encabezado por Chadwick Boseman (Vengadores: Endgame), Taylor Kitsch (Héroes en el infierno), J.K. Simmons (Spider-Man: Lejos de casa), Sienna Miller (La mujer americana), Stephen James (El blues de Beale Street), Keith David (Escuela para fracasados), Victoria Cartagena (The Pastor) y Gary Carr (serie Crimen en el paraíso).

También tiene toques de thriller, aunque en este caso en clave dramática, Queen & Slim, coproducción canadiense y estadounidense que arranca cuando una pareja de color es parada por la policía durante su primera cita. Lo que no debería ser más que una anécdota se vuelve trágico cuando el chico mata al policía en defensa propia. A partir de ese momento comienza una persecución, pero los jóvenes también se convertirán en símbolo del trauma y el dolor de todo un país, y llegarán a conocerse mejor de lo que cualquiera pudiera conocerles. Melina Matsoukas debuta en el largometraje tras una larga trayectoria en el mundo del videoclip, y entre sus principales actores encontramos a Daniel Kaluuya (Déjame salir), Jodie Turner-Smith (Lemon), Chloë Sevigny (El muñeco de nieve), Bokeem Woodbine (Overlord), Flea (Baby Driver) y Sturgill Simpson (Orca park).

Puramente estadounidense es La llamada de lo salvaje, aventura familiar con toques dramáticos que adapta la novela de Jack London cuyo protagonista es un perro con un gran corazón cuya apacible vida en California desaparece de la noche a la mañana al ser trasladado a Alaska durante la fiebre del oro de la década de 1890. Allí será un novato en un equipo de trineo que se encarga de entregar el correo, y del que terminará siendo el líder en la mayor aventura de su vida. Dirigida por Chris Sanders (Los Croods), la cinta está protagonizada por Harrison Ford (Blade Runner 2049), Dan Stevens (El apóstol), Karen Gillan (Jumanji: siguiente nivel), Colin Woodell (Perturbada) y Omar Sy (Infiltrado en Miami), entre otros.

Este fin de semana es también el regreso de Brian De Palma (Los intocables de Eliot Ness), quien dirige Domino, thriller con capital estadounidense, británico, neerlandés, francés, danés, belga e italiano. El argumento tiene como protagonista a un policía danés que se asocia con una oficial para localizar al asesino de su compañero. Pero nada es lo que parece, pues el individuo al que persiguen trabaja en una operación especial de la CIA para desarticular una célula terrorista del ISIS en Europa. Nikolaj Coster-Waldau y Carice van Houten, ambos vistos en Juego de tronos, dan vida a los protagonistas, estando acompañados en el reparto por Guy Pearce (María, reina de Escocia), Mohammed Azaay (Layla M.), Eriq Ebouaney (China salesman), Thomas W. Gabrielsson (Un asunto real) y Søren Malling (Keepers. El misterio del faro).

La principal representante española de la semana es El plan, comedia dramática que lleva a la gran pantalla la obra de teatro homónima de Ignasi Vidal. El argumento relata cómo tres perdedores que son amigos y que llevan tiempo en el paro idean un plan. Sin embargo, a la hora de ejecutarlo varios contratiempos les impiden salir de casa, lo que derivará en discusiones incómodas que pondrán sobre la mesa la verdadera forma de ser de cada uno, poniendo a prueba a su vez su amistad. Dirigida por Polo Menárguez (Invierno en Europa) dirige su primer largometraje de ficción, contando para ello con Antonio de la Torre (El reino), Raúl Arévalo (Mi obra maestra) y Chema del Barco (Petra) dando vida al trío protagonista.

También procede de España Corazón ardiente, dirigida por Andrés Garrigó (Fátima, el último misterio), quien debuta de este modo en la ficción. Este drama de corte religioso tiene como protagonista a una célebre escritora que investiga las apariciones del Sagrado Corazón de Jesús para su próxima novela. Durante ese viaje, en el que está acompañada por una experta en misterios, no solo conocerá extravagantes personajes, sino que descubrirá también los secretos de su propio corazón. El reparto está encabezado por Karyme Lozano (La leyenda del diamante), María Vallejo-Nágera, Carmelo Crespo, Yolanda Ruiz (Tesoro), Claudio Crespo, Pablo Viña (Retorno) e Ignacio Ysasi (Tea & Sangria).

Entre el resto de novedades de esta semana encontramos Nuestras madres, drama con capital guatemalteco, belga y francés que escribe y dirige César Díaz, y con la que debuta en la ficción tras dirigir dos documentales (Semillas de cenizas y Territorio liberado). La historia está ambientada en Guatemala en 2013, cuando se produce el juicio de los oficiales militares que comenzaron la guerra civil. El protagonista es un joven antropólogo encargado de identificar a los desaparecidos. Un día, y a través de la historia de una anciana, cree haber encontrado una pista que le puede conducir hasta su padre, desaparecido durante la guerra. Armando Espitia (Bombay), Emma Dib (Crónicas chilangas), Aurelia Caal y Julio Serrano Echeverría son los principales actores.

Sin duda la película más internacional de la semana es Monos, producción en la que colaboran Colombia, Argentina, Países Bajos, Alemania, Suecia, Uruguay, Suiza, Dinamarca y Estados Unidos. A medio camino entre el drama, el thriller y la aventura, la trama sigue a un grupo de ocho niños guerrilleros que conviven y se entrenan bajo el mando de un sargento paramilitar. Su misión será cuidar a una rehén norteamericana. Pero cuando la misión peligra, la confianza entre ellos empieza a cuestionarse. Alejandro Landes (Porfirio) se pone tras las cámaras de esta película protagonizada por Julianne Nicholson (Yo, Tonya), Moises Arias (Dando la nota 3), Jorge Román (Vigilia), Sofia Buenaventura, Laura Castrillón (serie Entre amigos) y Sneider Castro.

Terminamos con Las golondrinas de Kabul, cinta de animación que adapta la novela de Yasmina Khadra. La trama, ambientada en el verano de 1998, sigue a dos adolescentes que se han enamorado a pesar del entorno de violencia, miseria y ruinas en el que viven después de que la ciudad haya sido ocupada por los talibanes. Sobreviven día a día, pero un acto irresponsable de él cambiará sus vidas para siempre. Dirigida a cuatro manos por Zabou Breitman (No et moi) y Eléa Gobbé-Mévellec, quien debuta en la dirección, esta producción con capital francés, luxemburgués y suizo cuenta en su versión original con las voces de Swann Arlaud (Gracias a Dios), Zita Hanrot (Carnivores), Simon Abkarian (Cartas a Roxanne), Hiam Abbass (Blade Runner 2049) y Jean-Claude Deret (Natividad: La historia), entre muchos otros.

‘Jumanji: siguiente nivel’: una aventura muy jugable


Ya antes de que se estrenara Jumanji: Bienvenidos a la jungla (2017) la pregunta que surgía era si es necesaria una continuación/remake del clásico de 1995. El resultado, con sus pros y sus contras, no fue del todo malo. Pero… ¿una secuela? Pues lo cierto es que, con esos pros y esos contras que sigue manteniendo, funciona mucho mejor esta nueva aventura, y lo hace precisamente porque conoce sus ventajas y las explota al máximo.

Los aficionados a los videojuegos sabrán que cualquier saga trata de mejorar diferentes aspectos en cada entrega, incorporando nuevos personajes, habilidades, escenarios, etc. Y eso es precisamente lo que hace Jumanji: siguiente nivel. La trama ahonda mucho más en la aventura en su más amplio sentido, no solo con las secuencias de acción sino con el desarrollo de la historia dentro de ese universo. En este sentido, pueden identificarse mucho mejor los momentos propios de todo videojuego, incluyendo esas aventuras de plataformas en forma de puentes colgantes con mandriles de por medio. Pero a todo esto se suma algo más de profundidad dramática. Las motivaciones de los protagonistas, aunque siguen siendo bastante simples, se rodean de un contexto más interesante. Y la incorporación de los personajes de Danny DeVito (Batman vuelve) y Danny Glover (Arma letal) es sencillamente perfecta.

De hecho, son ellos los que logran en buena medida suplir las carencias de un guión que, por lo demás, se desarrolla de forma excesivamente lineal. Tanto es así que no es difícil prever, por ejemplo, los momentos en que cada personaje va perdiendo sus vidas. Pero esa falta de ambición del guión se convierte en una ventaja gracias a un ritmo trepidante que apenas da tregua al espectador y, sobre todo, a los cuatro actores protagonistas, capaces de imitar gestos, expresiones y miradas de sus compañeros de reparto para poder ver siempre en ellos a un avatar interpretado por otro rol, lo que da una versatilidad única al conjunto. En cierto modo, el título de la película resume a la perfección el contenido de la misma. Un siguiente nivel que se disfruta y se juega más y mejor, con una historia igualmente sencilla pero a todas luces más efectiva.

Y todo apunta a que no será la última aventura. Jumanji: siguiente nivel desde luego mejora respecto al original. No es que sea una gran película, pero sabe lo que propone y lo que puede ofrecer, y es sincera tanto en sus intenciones como en sus posibilidades. Jake Kasdan, director de la primera parte, demuestra su habilidad y artesanía con unas secuencias de acción más que solventes, algunas con claras referencias a clásicos como Parque Jurásico (1993), aunque deja ver las costuras en los momentos más narrativos. La verdad es que todo funciona en este videojuego mejorado, y a tenor del final de la aventura, no hay dos sin tres.

Nota: 6,5/10

‘Jumanji’ pasa al siguiente nivel en una ‘Navidad sangrienta’


La acción y la aventura parecen ser los géneros dominantes en este mes de diciembre. No es de extrañar, teniendo en cuenta que con las vacaciones de Navidad los más jóvenes suelen ser los que más asisten a las salas de cine. Y este viernes día 13 no es una excepción, añadiendo a la fórmula el terror propio de una fecha tan señalada cinematográficamente hablando.

Pero sin duda el título más destacado es Jumanji: Siguiente nivel, secuela de la, a su vez, remake/continuación realizada en 2017 del clásico de 1995. En esta ocasión, el grupo deberá volver al videojuego para rescatar a uno de los suyos, descubriendo que ese universo ya no es como ellos esperaban. Ahora, los jugadores deberán explorar nuevos territorios, debiendo además contar con compañeros inesperados. Dirigida por Jake Kasdan, director de la primera parte, la cinta cuenta con un reparto encabezado por Dwayne Johnson (El rascacielos), Jack Black (La casa del reloj en la pared), Kevin Hart (Escuela para fracasados), Karen Gillan (Vengadores: Endgame), Danny DeVito (Dumbo), Danny Glover (The old man & the gun), Rhys Darby (Objetivo: Hasselhoff), Awkwafina (Paradise Hills), Madison Iseman (Beauty mark) y Nick Jonas (Goat).

El terror lo pone Navidad sangrienta, coproducción entre Estados Unidos y Nueva Zelanda que, a modo de remake del clásico de 1974, narra cómo un grupo de universitarias de una hermandad prepara una serie de fiestas por las vacaciones navideñas. En ese momento un asesino con máscara empieza a matarlas una a una, y a medida que crece el número de víctimas, empezarán a preguntarse si pueden fiarse de algún hombre, sea el que sea. Sophia Takal (Siempre amigas) dirige esta propuesta protagonizada por Cary Elwes (serie Stranger things), Imogen Poots (Age out), Aleyse Shannon (serie Embrujadas), Brittany O’Grady (serie Star), Lily Donoghue (serie Los Goldberg) y Ben Black (serie The Cul de Sac), entre otros.

Entre los estrenos europeos encontramos Próxima, drama de acción franco alemán que gira en torno a la relación entre una mujer y su hija. Ella es una astronauta francesa que se entrena en la Agencia Espacial Europea y que se siente culpable por no poder pasar más tiempo con la pequeña. Es por eso que su amor es abrumador, por momentos inquietante. La relación desembocará en el caos cuando la mujer sea elegida para formar parte de una misión espacial de un año de duración. Dirigida por Alice Winocour (Disorder: El protector), la película está protagonizada por Eva Green (Basada en hechos reales), Zélie Boulant, Matt Dillon (La casa de Jack), Lars Eidinger (High life), Sandra Hüller (A la vuelta de la esquina) y Nancy Tate (Una familia de alquiler).

Puramente francés es el drama de corte histórico Curiosa. La trama sigue a Marie de Heredia, que se casa con el poeta Henri de Regnier mientras sigue siendo amante de Pierre Lou, poeta y viajero que se dedica a la fotografía erótica. Con él vivirá una iniciación al amor y el erotismo que les convertirá en unos de los escritores y poetas más conocidos de la Francia del siglo XIX. Lou Jeunet debuta en el largometraje cinematográfico con esta historia, mientras que Noémie Merlant (Un seductor a la francesa), Niels Schneider (Un pueblo y su rey), Benjamin Lavernhe (Rupture pour tous), Camélia Jordana (Una razón brillante), Amira Casar (Call me by your name) y Scali Delpeyrat (Premiers crus) encabezan el reparto.

De 2018 es la comedia dramática Las buenas intenciones, producción francesa dirigida por Gilles Legrand (L’odeur de la mandarine) cuyo argumento sigue a una mujer adicta a las causas benéficas. Siempre de una acción humanitaria a otra, suele utilizar su filantropía como una forma de sentirse culpable con familia y amigos. Sin embargo, cuando se ve amenazada por una carismática benefactora deberá buscar un medio de restaurar su reputación, abriendo para ello una autoescuela para refugiados. Entre los principales intérpretes encontramos a Agnès Jaoui (Comme un avion), Alban Ivanov (Patients), Claire Sermonne (Monsieur Cauchemar), Tim Seyfi (Bye bye Germany), Michèle Moretti (Sales gosses), Philippe Torreton (Les enfants de la chance) y Eric Viellard (50 primaveras).

La única cinta española de la semana es Moira, ópera prima de Daniel Lovecchio, quien se reserva un papel protagonista en esta historia que escribe Nerea Lovecchio, quien también forma parte del reparto. La trama gira en torno a un argentino de nacimiento que vive desde hace 30 años con su esposa y su hija en España. El día del cumpleaños de la joven recibe una llamada que le hará recordar un pasado violento marcado por la dictadura argentina, y que terminará mezclándose con sus actuales problemas familiares. Entre los principales actores de este drama encontramos también a Luciano Ciaglia (La noche de 12 años), Pury Estalayo, Victor Vidal (El teniente Amado) y Malena Alterio (serie Vergüenza).

En lo que respecta a la animación, Spy cat es el título de una aventura familiar con capital alemán y belga de 2018. La historia se centra en una divertida gata doméstica que nunca ha salido de su casa. A pesar de su curiosidad, lo único que conoce del mundo es lo que ha visto por televisión, por lo que se cree todas las historias que aparecen en pantalla. Un día, el hermanastro de su dueña le asigna una importante misión con el objetivo de deshacerse de ella. Cuando durante el viaje al mundo exterior es abandonada en medio de una carretera desierta, la gata se propondrá cumplir con su objetivo cueste lo que cueste. Dirigida a cuatro manos por Christoph y Wolfgang Lauenstein (Luis y los alienígenas), la cinta cuenta con las voces originales de Alexandra Neldel (Lommbock), Erik Borner (serie Lindenstraβe), Axel Prahl (Oh Gloria) y Sylvain Urban (La vie rêvée de David L).

Dos son los documentales de esta semana. Western stars es una producción norteamericana que aborda el concierto ofrecido por Bruce Springsteen en el que cantó algunos de los temas de su últimos disco, del que la película toma su título. La cinta, que llega a las salas el día 12, está dirigida por el propio cantante en colaboración con Thom Zimny (The ties that bind).

Por último, España y México colaboran en Sesión salvaje, cinta dirigida a cuatro manos por Paco Limón (Doctor infierno) y Julio Cesar Sánchez, para quien es su ópera prima. La obra recorre la época dorada del cine de géneros en España, desde los westerns rodados en Almería a las películas de terror, con especial mención al “destape” y al cine quinqui. Un homenaje, en definitiva, a la serie B en España y a la crónica de aquellos momentos históricos por parte de la actual generación de cineastas.

Los ‘Chicos buenos’ viven un ‘Infierno bajo el agua’ con ‘Angry Birds 2’


Hubo una época en la que los meses de julio y agosto acaparaban un gran número de estrenos destinados a llenar las salas de cine y a “reventar” la taquilla. Las tendencias cambian, y ahora esos títulos llegan antes o después de los meses de verano propiamente dichos. Eso no quiere decir que no haya títulos entretenidos o con interés para buena parte del público, como ocurre este viernes 23 de agosto. Terror, acción, algo de drama y, sobre todo, comedia, son los géneros que llegan este fin de semana.

Y precisamente al terror, con dosis de acción y drama, pertenece Infierno bajo el agua, nueva cinta de Alexandre Aja (Alta tensión) cuya premisa es aparentemente sencilla. Una joven desoye las órdenes de evacuación cuando un enorme huracán llega a su pueblo en Florida y decide ir en busca de su padre desaparecido. Le localiza en el entresuelo de su casa gravemente herido, pero antes de que puedan salir la inundación les deja aislados. Cada vez con menos tiempo para poder escapar, padre e hija deberán luchar contra la subida del agua y contra los cocodrilos que llegan con ella. Kaya Scodelario (Piratas del Caribe: La venganza de Salazar) y Barry Pepper (El Llanero Solitario) dan vida a la pareja protagonista de esta producción con capital estadounidense, francés y serbio, completándose el reparto con Ross Anderson (Macbeth), Anson Boon, George Somner (Urban Hymn) y Ami Metcalf (Aliados).

Muy diferente es Angry Birds 2: La película, que como su propio título indica es la secuela de la exitosa cinta de animación que adaptaba, a su vez, el conocido juego de móvil. Esta nueva aventura convierte a los enemigos en aliados, y cerdos y pájaros tendrán que aunar fuerzas ante una nueva villana procedente de una isla helada que quiere un lugar más cómodo para vivir, y está dispuesta a todo para conseguirlo. Thurop Van Orman y John Rice debutan en el largometraje como directores de esta coproducción entre Finlandia y Estados Unidos que cuenta con las voces originales de Jason Sudeikis (Una vida a lo grande), Josh Gad (Asesinato en el Orient Express), Peter Dinklage (serie Juego de tronos), Awkwafina (Malditos vecinos 2), Sterling K. Brown (Predator) y Bill Hader (Popstar), entre otros.

La comedia más gamberra llega de la mano de Chicos buenos, cinta hollywoodiense que arranca cuando a un chico le invitan a su primera “fiesta del morreo”. El problema es que nunca ha besado a nadie, no sabe cómo hacerlo y no quiere hacer el ridículo. Por eso, decide usar el dron de su padre, algo que tienen terminantemente prohibido, para espiar a una pareja en la casa vecina. Todo sale tremendamente mal y el aparato termina destrozado. Para sustituirlo sin que su padre se dé cuenta, los tres amigos inician una aventura con la que se verán envueltos en un asunto de drogas, e incluso serán perseguidos por la policía. Dirigida por Gene Stupnitsky, director de varios episodios de The office, la película está protagonizada por Jacob Tremblay (Wonder), Keith L. Williams (Lemon), Brady Noon (serie Boardwalk Empire), Molly Gordon (Ithaca), Lil Rea Howery (Déjame salir), Will Forte (Un gesto estúpido e inútil) y Midori Francis (Ocean’s 8).

También procede de Hollywood Stuber express, película dirigida por Michael Dowse (Amigos de más) que, en clave de comedia de acción, gira en torno a un tranquilo y educado conductor de Uber cuya vida cambia por completo el día que tiene como pasajero a un duro policía que anda tras la pista de un brutal asesino. Comienza entonces una persecución en la que el conductor deberá luchar no solo por su vida y no perder la cordura, sino por mantener su alta puntuación en el servicio de transporte. La cinta cuenta en su reparto con Dave Bautista (Vengadores: Infinity War), Kumail Nanjiani (serie Silicon valley), Iko Uwais (Milla 22), Karen Gillan (Jumanji: Bienvenidos a la jungla), Mira Sorvino (La hija de Dios), Natalie Morales (La batalla de los sexos) y Betty Gilpin (Una historia real).

Pasamos ahora a los estrenos puramente europeos, entre los que destaca Este niño necesita aire fresco, comedia dramática biográfica de 2018 que aborda la infancia de uno de los comediantes más queridos de Alemania. La cinta sigue la vida de Hape Kerkeling durante su infancia, cuando pone en práctica su capacidad para hacer reír a los demás en la tienda de barrio de su abuela. Su entorno familiar seguro y divertido cambia de la noche a la mañana cuando su madre cae en una depresión tras sufrir una operación. El pequeño deberá recurrir a todo su ingenio para sobrevivir al caos emocional y lograr que aquellos que quiere se rían con él. Adaptación del libro escrito por el propio Kerkeling, el film está dirigido por Caroline Link (En un lugar de África) y protagonizado por Julius Weckauf, Luise Heyer (Fado), Sönke Möhring (Lo imposible), Martina Eitner-Acheampong (Radio Heimat), Diana Amft (Frisch gepresst), Elena Uhling (Unter frauen) y Joachim Król (Persecución al límite).

También de 2018, y producida entre Francia y Bélgica, es Una íntima convicción, drama con toques de suspense dirigido por Antoine Raimbault, quien de este modo debuta en el largometraje. El argumento tiene como protagonista a una mujer que, tras asistir al juicio de un hombre acusado del asesinato de su esposa, está convencida de su inocencia. Por eso decide emprender una batalla judicial contra lo que considera una injusticia, para lo que convence a un abogado para que lo defienda. Pero a medida que la investigación se cierra alrededor del acusado la búsqueda de la mujer se convertirá en una obsesión. Marina Foïs (El taller de escritura), Olivier Gourmet (Dos mujeres), Laurent Lucas (Crudo), Philippe Uchan (Nos vemos allá arriba), Jean Benguigui (Les gorilles) y François Fehner (Les ogres) encabezan el reparto.

Terminamos el repaso con la japonesa El cocinero de los últimos deseos, adaptación de la novela de Keiichi Tanaka en la que un cocinero capaz de hacer maravillosas comidas sin necesidad de pensarlo termina perdiendo su restaurante debido a su perfeccionismo. Incapaz de encontrar otro trabajo, se ve obligado a cocinar por encargo. Es en ese momento cuando recibe una petición tan curiosa como complicada: preparar un mítico banquete celebrado el siglo pasado. El principal escollo será encontrar la receta de un famoso chef que estuvo en la Manchuria ocupada en China en los años 30. Dirigida en 2017 por Yôjirô Takita (Despedidas), esta comedia está protagonizada por Kazunari Ninomiya (Assassination classroom), Gô Ayano (Ikari), Yoshi Oida (Silencio), Hidetoshi Nishijima (Mientras ellas duermen) y Aoi Miyazaki (Petaru dansu).

‘Vengadores: Endgame’: y Marvel reinventó el cine


En una época de series y consumo inmediato, Marvel ha logrado, una vez más, lo imposible: que nos sentemos tres horas seguidas para ver lo que podría calificarse como el evento del año… no, de la década… no, del cine moderno. No dudo que haya detractores del cine de superhéroes, considerándolo poco menos que un producto de marketing pensado para adolescentes y frikis. Y aunque haya algunas películas que puedan responder a ese estereotipo, la Casa de las Ideas ha demostrado que este género es algo más. Vengadores: Endgame es la prueba definitiva de ello.

La película de los hermanos Russo, autores la precedente Vengadores: Infinity war, es sencillamente indescriptible. Y contrariamente a lo que pueda pensarse, no lo es por el aluvión de efectos digitales que contiene. Ni siquiera por la inmensidad de su trama. Lo es por la complejidad de sus personajes, por el desarrollo dramático de unos acontecimientos trágicos y traumáticos y el modo en que un grupo de personajes deciden afrontarlos. Esto confirma que toda buena película necesita explorar las motivaciones, los miedos y los deseos de sus personajes, llevarlos a situaciones límite y mostrar cómo reaccionan ante ellas. Y da igual cuál sea el contexto. En el caso que nos ocupa, todo ello con un inteligente toque humorístico en los momentos adecuados, aliviando la tensión dramática. El único problema, si es que puede considerarse así, es que existen tantos personajes que muchos quedan relegados a meros testimonios presenciales.

Pero Vengadores: Endgame es más, muchísimo más. Ahora que las series de televisión parecen haberse adueñado del entretenimiento, esta película confirma que si la pequeña pantalla puede beber de influencias cinematográficas, el séptimo arte puede hacer lo propio con el formato episódico. Desde este punto de vista, esta conclusión podría entenderse como el último capítulo de una primera temporada que ha durado 11 años y ha tenido 22 capítulos. Y en cierto modo, así está planteado. Desde que se estrenara Iron Man en 2008 todo lo que se ha visto en cada una de las películas estaba perfectamente planificado para formar parte de una macrohistoria mucho mayor y compleja que ha derivado en este ‘fin de partida’. No se trata simplemente de presentar personajes y juntarlos luego en otra película. No, cada acontecimiento, cada cambio, trauma, decisión y victoria (o derrota) han definido todo para llegar a este punto. Y esa es la esencia misma de cualquier producción seriada.

Y por si hubiera dudas de ello, la propia estructura dramática del film se encarga de asentar la idea. A lo largo de su desarrollo (y sin desvelar nada de la trama), la cinta viaja por el pasado de los personajes y por momentos de otros títulos de Marvel tanto física como psicológicamente. El espectador asiste a una introspección mucho mayor de los héroes que durante más de una década le han acompañado. Se produce así una mayor comprensión de sus motivaciones, de sus decisiones, de su ira y su temor. Pero sobre todo se logra un grado de empatía con todos ellos difícil de alcanzar en un film normal y corriente. A esto contribuye, claro está, haberles visto crecer a lo largo de cada film. Posiblemente muchos ya os hayáis dado cuenta, pero esta descripción de personajes es exactamente la misma que se puede hacer en una serie, que basa buena parte de su éxito en que los personajes pueden desarrollarse durante más tiempo que en una película.

Si no he mencionado nada de los efectos especiales o la acción no ha sido deliberado. Es sencillamente que la profundidad dramática de la cinta relega las espectaculares batallas a un segundo plano. Tal es la complejidad de Vengadores: Endgame. Y tal es el homenaje que Marvel rinde a sus fans, a los que ofrece un producto final más que excepcional. Los hermanos Russo, con su habitual y notable pulso narrativo, logran que las tres horas de duración sean un suspiro. Su sello se deja ver en cada plano, especialmente en ese combate final con plano secuencia marca de la casa. ¿Y el final? Pues el que debería ser, ni más ni menos, títulos de créditos incluidos. La película deja clara una cosa: que es el fin de una era y que nada volverá a ser lo mismo. Pero también deja la sensación de estar ante algo tan grandioso que será difícil de superar, tanto en espectacularidad como en carisma de sus protagonistas. En los años 60 Marvel revolucionó los cómics; ahora ha hecho lo mismo con el concepto mismo del cine, traspasando la propia dimensión de película autoconclusiva o de la secuela.

Nota: 9,5/10

‘Jumanji: Bienvenidos a la jungla’: pulse ‘Start’ si se atreve


Cuando en 1995 se presentaba Jumanji se hacía como una aventura familiar, un entretenimiento en torno a algo tan tradicional como un juego de mesa. Pero después de dos décadas, aquel film se ha convertido en una película de culto para varias generaciones, en un derroche de imaginación, humor, drama y acción con varias lecciones a aprender. Por eso se antojaba algo innecesario este remake/secuela que, en esta ocasión, se traslada a la jungla en lugar de traer la jungla a nuestro mundo.

Los tiempos cambian, y con ellos las formas de entretenimiento. Y por extensión, la de este juego de supervivencia selvático. Sin una explicación clara de los motivos por los que se convierte en videojuego, la mecánica de la película viene a ser la misma, salvo por detalles que restan la magia que sí tuvo la original: esa necesidad de jugar con dados, las consecuencias de hacer trampas y, sobre todo, las amenazas a las que se enfrentan los protagonistas. Es el contexto en realidad lo que convierte a esta aventura en una mera producción sin más recorrido que la distracción durante dos horas, amén de unos efectos especiales más correctos que otra cosa.

La cinta, desde luego, cumple con su función. El ritmo y las secuencias de acción se equilibran con el relato de la trama y un tratamiento que los aficionados a los videojuegos reconocerán al instante. Si a esto sumamos que los héroes tienen la mentalidad de unos adolescentes que no comprenden lo que ocurre, la combinación es hilarante por momentos, dejando vía libre a los actores para dar rienda suelta a un contraste entre físico y personalidad, entre el personaje de videojuego y el personaje en la vida real. Contraste que muchas veces salva un tratamiento más bien pobre de la historia, que tiende a olvidarse de los riesgos de la selva (como en la original) y se queda solo con los grandes animales que habitan entre los árboles.

Así, Jumanji: Bienvenidos a la jungla ofrece y confirma lo que se espera de ella, es decir, vivir una aventura durante las dos horas que dura esta historia. Con momentos divertidos y otros cargados de adrenalina, la película deja al margen el drama familiar o los problemas de los jóvenes para contar un relato cargado de acción, héroes y villanos de videojuego y PNJ. Y ese es precisamente lo que la convierte en una cinta que se olvida tan rápido como se consume. La falta de trasfondo, o al menos de un mensaje capaz de calar más que los músculos de Dwayne Johnson (serie Ballers), cuyo carisma por cierto salva buena parte del film, es lo que hace cuestionable esta adaptación, sobre todo para aquellos que vivieron y crecieron con el recuerdo del niño convertido en mono por hacer trampas en un juego de mesa.

Nota: 5,5/10

Sobrevivir al videojuego de ‘Jumanji’ para tener ‘Una vida a lo grande’


Antes de comenzar el repaso a los estrenos, desearos desde Toma Dos una Feliz Navidad. La aventura parece haberse instalado en la cartelera, y desde luego este viernes 22 de diciembre no va a desaparecer. Pero si hace una semana dichas aventuras eran en una galaxia muy muy lejana, ahora se trasladan a un videojuego. Eso sí, a diferencia del pasado día de estrenos, la principal novedad de esta semana llega acompañada de comedia, drama y animación para toda la familia.

Así que comenzamos el repaso con Jumanji: Bienvenidos a la jungla, nueva adaptación del libro de Chris Van Allsburg que, a diferencia de la versión de 1995 protagonizada por Robin Williams (El indomable Will Hunting), traslada la acción al interior de un videojuego. Planteada como secuela de esta, la trama comienza cuando cuatro adolescentes castigados en su instituto descubren un videojuego al que son transportados cuando comienzan a jugar. Una vez dentro, y con el aspecto de los personajes que han elegido, no solo deberán avanzar en el juego, deberán sobrevivir a él y encontrar el secreto escondido en su interior. Jake Kasdan (Sex tape) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Dwayne Johnson (Baywatch: Los vigilantes de la playa), Kevin Hart (Un espía y medio), Jack Black (Pesadillas), Karen Gillan (Guardianes de la galaxia vol. 2), Rhys Darby (Love birds), Alex Wolff (Mi gran boda griega 2), Nick Jonas (Goat) y Bobby Cannavale (Ant-Man).

Estados Unidos y Noruega colaboran en Una vida a lo grande, comedia dramática con tintes de ciencia ficción que supone el regreso tras las cámaras de Alexander Payne (Nebraska). La historia se centra en un futuro en el que, para acabar con los problemas de la superpoblación, se ha optado por reducir a la gente para que consuman menos recursos. En este contexto, un hombre se da cuenta de que su vida podría mejorar siendo pequeño, a pesar de los problemas que eso le acarreará al principio. Matt Damon (Jason Bourne), Kristen Wiig (Cazafantasmas), Christoph Waltz (La leyenda de Tarzán), Neil Patrick Harris (Perdida), Laura Dern (Wilson), Jason Sudeikis (Colossal), Udo Kier (Broer) y Joaquim de Almeida (El otro guardaespaldas) encabezan el reparto.

Este viernes también es el turno de lo nuevo de Woody Allen (Café Society) como director y guionista, Wonder Wheel, drama ambientado en el Nueva York de los años 50 y centrado en las vidas de cuatro personajes entrelazadas por sus actos: una actriz insegura que trabaja de camarera; su marido, que opera el carrusel de Coney Island; la hija de este, que huye de un marido mafioso; y un socorriste que sueña con ser escritor. Entre los actores encontramos a Kate Winslet (Triple 9), Justin Timberlake (Runner, runner), Juno Temple (Away), Jim Belushi (Toda la verdad), Max Casella (Vivir de noche), Jack Gore (serie Billions).

En lo que a animación se refiere, el estudio responsable de la saga Ice Age presenta Ferdinand, comedia de aventuras que tiene como protagonista un toro que, a causa de un error, es considerado una bestia peligrosa, por lo que le capturan y le llevan lejos de su hogar. Acompañado por un grupo de inadaptados, el animal iniciará una aventura para tratar de regresar con los suyos. Basada en el libro de Munro Leaf y Robert Lawson, la película está dirigida por Carlos Saldanha (Rio) y cuenta con las voces de John Cena (Padres por desigual), Bobby Cannavale, Lily Day, Anthony Anderson (El gran año), Kate McKinnon (Fiesta de empresa), Peyton Manning, Juanes y Raúl Esparza (serie Hannibal), entre otros.

También estadounidense es La cena, thriller dramático que adapta la novela de Herman Koch en la que dos parejas se reúnen en un restaurante para decidir qué hacer con el asesinato que han cometidos sus hijos, y que ha sido grabado por una cámara de seguridad. La decisión se complica dado que uno de los padres es político. Oren Moverman (Invisibles) dirige esta cinta protagonizada por Richard Gere (El nuevo exótico Hotel Marigold), Rebecca Hall (Transcendence), Laura Linney (Sully), Chloë Sevigny (Amor y amistad), Steve Coogan (Mindhorn) y Michael Chernus (La familia Fang).

El drama está presente en Columbus, film norteamericano que supone la ópera prima de Kogonada. La historia sigue la vida de un hombre coreano en Columbus, donde su padre, arquitecto de profesión, está en coma. Durante su estancia conoce a una joven que también cuida de su madre, en este caso para ayudarla a superar su adicción a las drogas. Ambos lucharán por hacer realidad sus sueños y poder tener una vida libre más allá de sus padres. En el reparto destacan los nombres de John Cho (Star Trek: Más Allá), Haley Lu Richardson (Múltiple), Parker Posey (Irrational man), Michelle Forbes (Dear Sidewalks) y Rory Culkin (Gabriel).

El último de los estrenos desde Estados Unidos es Bright, cinta de acción enmarcada en la ciencia ficción que solo podrá verse a través de Netflix. Dirigida por David Ayer (Escuadrón suicida), la película se ambienta en un mundo en el que conviven humanos y criaturas fantásticas. En este contexto, un detective recibe como compañero al primer orco que entra en el cuerpo de policía, y juntos comenzarán la investigación de un asesinato que les llevará a descubrir una varita mágica capaz de conceder cualquier deseo y que es considerada un arma mortal. Will Smith (Belleza oculta), Joel Edgerton (Loving), Noomi Rapace (El niño 44), Lucy Fry (La oscuridad), Brad William Henke (serie Orange is the new black), Andrea Navedo (serie Jane the virgin), Jay Hernandez (Malas madres) y Edgar Ramírez (Gold, la gran estafa) son los principales actores.

Desde Rusia nos llega Demasiado cerca, drama ambientado a finales de los años 90 del pasado siglo en el Cáucaso ruso. Allí una familia que subsiste gracias a un negocio familiar recibe un día una llamada advirtiendo del secuestro del hijo pequeño y de su novia. Al día siguiente reciben las condiciones y la cantidad económica del rescate, demasiado alta para sus posibilidades, lo que les lleva a vender su negocio y tener que buscar ayuda en aquellos que les rodean. Dirigida por Kantemir Balagov (Molodoy eschyo), la película está protagonizada por los debutantes Darya Zhovnar, Olga Dragunova, Veniamin Kac, Atrem Cipin y Nadir Zhukov.

El último de los estrenos de ficción es Tiger está vivo, thriller de acción y aventura con capital indio que dirige Ali Abbas Zafar (Bharat) y cuya trama se centra en un espía indio que, durante una complicada misión en Dublin, conoce a una estudiante de la que se enamora. Cuando descubre que es una espía paquistaní, ambos decidirán engañar a sus agencias y fugarse juntos, lo que pondrá en peligro sus vidas. Salman Khan (Tubelight), Katrina Kaif (Blue), Paresh Rawal (Welcome back) y Angad Bedi (Pink) son algunos de los protagonistas.

En lo que a documental se refiere la única propuesta es la española Lesa Humanitat, cinta escrita y realizada por Héctor Faver (Invocación) que gira en torno a la memoria histórica y la justicia universal, reflexionando sobre la impunidad de los criminales del Franquismo y la manipulación de los hechos desde la Transición hasta nuestros días.

‘El círculo’: ser lo que no somos delante de una cámara


Pros y contras de la tecnología. Beneficios y riesgos de tener todos nuestros datos en internet, ya sea desperdigados por el espacio digital o condensados en una única cuenta. Eterno debate que, en la nueva película de James Ponsoldt (Aquí y ahora), escribe un nuevo episodio cuya aportación al debate es más bien escasa. Y no porque no invite a la reflexión o no exponga claramente la dualidad de un mundo en constante, rápido y peligroso desarrollo, sino porque, como película, plantea un tratamiento dramático cuanto menos cuestionable. Muy a pesar del excelente reparto que tiene, todo sea dicho.

Desde luego, lo más llamativo de El círculo es su apuesta visual y muchos de los hitos que conforman su trama. Bebiendo de producciones previas, ya sean cinematográficas o televisivas, Ponsoldt apuesta por el caos que generan millones de mensajes incapaces de ser leídos en un formato visual que puede llegar a ser confuso, pero que en el fondo termina por llegar al espectador del modo adecuado a lo que se quiere transmitir. A esto se suma un diseño de producción que se nutre directamente del funcionamiento de los grandes gigantes de internet, a los que por cierto el argumento hace una crítica cuanto menos contundente, al menos durante su primera mitad. Todo ello conforma un desarrollo inicial interesante que, sin embargo, se desinfla de forma alarmante.

Y es que, como se menciona en un momento del film, todos nos comportamos diferente delante de una cámara. Da la sensación de que la historia no quiere en ningún momento tomar partido a favor o en contra de la tecnología. En una suerte de búsqueda del equilibrio entre lo bueno y lo malo, la cinta se queda en tierra de nadie, convirtiéndose en una huída hacia adelante de la protagonista que, para denunciar los riesgos de una transparencia absoluta y poner en evidencia a sus jefes, decide recurrir al máximo extremo de la transparencia. Todo ello después de sufrir en sus carnes las nefastas consecuencias de que toda su vida sea retransmitida por una cámara. Pero no queda ahí la cosa. La cinta se centra tanto en el personaje de Emma Watson (saga Harry Potter) que se olvida de dar algo de “cariño”, aunque sea mínimo, a algunas tramas secundarias, sobre todo a la de la mejor amiga, cuya evolución está narrada de forma tan escueta que da la sensación de que se ha quedado algo por el camino en la sala de montaje.

El verdadero problema de El círculo es pura y sencillamente dramático. El tratamiento del guión es tosco, plagado de referencias a otros films e historias previas similares que han abordado, si no este, otros temas relacionados. Y eso se nota a pesar de los actores, más que nada porque lo que podría dar un aire diferente al relato, como son las tramas secundarias, se reducen a la mínima expresión, siendo totalmente inconexas y, hasta cierto punto incomprensibles. Da la sensación de que la historia comienza de un modo pero, a mitad de desarrollo, comprende que hay una cámara que observa lo que está ocurriendo, tratando de rectificar y comportarse como algo que no es. O dicho de otro modo, la película comienza apuntando en una dirección para cambiar de rumbo, hacerlo sin una explicación coherente y terminar de un modo cuanto menos cuestionable.

Nota: 6/10

‘El círculo’ busca ‘La ciudad perdida’ durante una ‘Noche de venganza’


Muchos títulos con notables repartos es lo que propone este primer fin de semana de mayo. Desde películas que adaptan historias reales hasta thriller fantásticos o cintas de acción, este viernes, día 5, llegan a la cartelera española una amplia variedad de propuestas que, aunque ninguna parece estar llamada a llenar las salas como lo han hecho otros films en semanas anteriores, sí ofrecen al espectador algo diferente.

La primera de ellas es Z, la ciudad perdida, cinta biográfica que combina drama, aventura y acción de la mano de James Gray (El sueño de Ellis), quien escribe y dirige esta adaptación del libro de David Grann acerca de las expediciones que llevó a cabo el soldado Percy Fawcett en la selva brasileña. La primera de ellas le dejó tan fascinado que se embarcó nuevamente, descubriendo vestigios de antiguas civilizaciones perdidas. Tras regresar a Inglaterra, logra el apoyo para iniciar un último viaje, acompañado esta vez de su hijo mayor, en busca de la ciudad perdida de Z, pero nunca más se supo de ellos. En el reparto destacan nombres como los de Charlie Hunnam (Pacific Rim), Robert Pattinson (Life), Tom Holland (En el corazón del mar), Sienna Miller (Una buena receta), Angus Mcfadyen (Cisne blanco) e Ian McDiarmid (Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith).

Muy diferente es El círculo, thriller de ciencia ficción cuya trama, basada en la novela de Dave Eggers, arranca cuando una joven es contratada para trabajar en la compañía de internet más prestigiosa del mundo, que ha logrado unificar toda la información digital del individuo en una única identidad en busca de la transparencia. Sin embargo, a medida que la joven asciende, y guiada por el fundador de la empresa, irá sobrepasando los límites de la privacidad, la ética y la libertad, afectando a familiares, amigos y a ella misma. Dirigida por James Ponsoldt (Aquí y ahora), la película está protagonizada por Emma Watson (La bella y la bestia), Tom Hanks (Sully), John Boyega (Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza), Karen Gillan (Guardianes de la galaxia Vol. 2) y Bill Paxton (Al filo del mañana), en la que ha sido su última película antes de fallecer.

El thriller policíaco y de acción está representado por Noche de venganza, remake del film francés dirigido en 2011 por Frédéric Jardin cuyo argumento se centra en un policía de Las Vegas aparentemente corrupto. Después de que un atraco salga mal, una banda criminal decide secuestrar al hijo de este policía, que deberá recuperarlo en una sola noche mientras Asuntos Internos le investiga. La nueva versión, dirigida por Baran bo Odar (Silencio de hielo), está protagonizada por Jamie Foxx (Annie), a quien acompañan Michelle Monaghan (Pixels), Gabrielle Union (El nacimiento de una nación), Dermot Mulroney (La verdad), Scoot McNairy (Perdida), T.I. (Ant-Man) y David Harbour (Escuadrón suicida).

Terror en estado puro es lo que propone Nunca digas su nombre (Bye Bye Man), film dirigido por Stacy Title (El diablo viste de negro) que gira en torno a tres jóvenes universitarios que se mudan a una vieja casa fuera del campus. Allí liberan sin querer un ente sobrenatural que persigue y mata a todo aquel que descubre su nombre, por lo que intentarán mantener su existencia en secreto y evitar así la muerte del resto de compañeros. Douglas Smith (El caso Sloane), Cressida Bonas, Lucien Laviscount (Between two worlds), Carrie-Anne Moss (Matrix), Faye Dunaway (Flick) y Doug Jones (Ouija: El origen del mal) encabezan el reparto.

Entre los estrenos europeos de este viernes destaca Un Reino Unido, drama romántico que narra el conflicto internacional que provocó el príncipe de Botswana, Seretse Khama, al enamorarse y casarse con una mujer blanca de Londres en los años 40. Basada en el libro de Susan Williams, la película está dirigida por Amma Asante (Belle) y protagonizada por David Oyelowo (Selma), Rosamund Pike (Nuestro último verano en Escocia), Jack Davenport (Gernika), Tom Felton (Resucitado) y Laura Carmichael (serie Downton Abbey).

En lo que a producción nacional se refiere destaca Pasaje al amanecer, debut en el largometraje de Andreu Castro (serie Yo quisiera) que se ambienta en noviembre de 2004, durante la que es considerada la batalla más sangrienta de la guerra de Irak. En ese contexto un foto periodista es contratado para entrar en el centro del conflicto y relatar en imágenes lo que ocurre. El joven, antes de ir, deberá comunicárselo a su familia y a su novia, lo que resquebrajará los cimientos de las relaciones y llevará a todos los personajes a vivir sus particulares infiernos. El reparto está encabezado por Nicolás Coronado (Novatos), Andrea Duro (Los miércoles no existen), Elvira Mínguez (Truman), Lola Herrera (Primer y último amor), Ruth Díaz (Tarde para la ira) y Antonio Valero (Los Borgia).

El drama también está presente en El jugador de ajedrez, cuya historia se desarrolla durante la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial. El protagonista es un campeón de ajedrez español que, cuando el conflicto bélico estalla en España, decide emigrar a Francia junto a su mujer, natural del país, y la hija de ambos. Sin embargo, una vez allí será detenido por los nazis al considerarle un espía. Su única vía para sobrevivir es la pasión que siente el oficial al mando por el ajedrez. Luis Oliveros (Pata negra) dirige esta propuesta protagonizada por Marc Clotet (La estrella), Melina Matthews (Nick), Alejo Sauras (Los abrazos rotos), Andrés Gertrúdix (El apóstata) y Pau Durà (Todo está en el aire).

Entre el resto de estrenos destaca Casi leyendas, comedia dramática con el mundo de la música como telón de fondo que gira en torno a tres amigos que se han distanciado con el paso de los años. Sin embargo, deberán volver a reunirse para formar el grupo musical que estuvo a punto de alcanzar la fama hace 25 años, viéndose obligados además a afrontar sus calamitosas vidas. Escrita y dirigida por Gabriel Nesci (Días de vinilo), la película cuenta entre sus actores con Diego Peretti (Papeles en el viento), Santiago Segura (La reina de España), Diego Torres (La venganza), Claudia Fontán (La reconstrucción) y Florencia Bertotti (Igualita a mi).

Con algo de retraso llega la canadiense Los demonios, drama escrito y dirigido en 2015 por Philippe Lesage en el que es su debut en el largometraje de ficción. La trama se centra en un niño de diez años sensible e imaginativo que le tiene miedo a todo lo que le rodea, desde un posible divorcio de sus padres hasta el sida. Su vida en una zona residencial de Montreal se verá alterada cuando se produzcan una serie de secuestros de niños en su zona, lo que le llevará a descubrir que los demonios de su infancia podrían estar relacionados con las desapariciones. Édouard Tremblay-Grenier, Yannick Gobeil-Dugas, Vassili Schneider (Lucidité passagère), Sarah Mottet, Mathis Thomas y Laurent Lucas (Perros rabiosos) encabezan el reparto.

Desde Japón llega Maravillosa familia de Tokio, comedia que arranca el día del cumpleaños de la mujer del patriarca de una tradicional familia japonesa. Durante la celebración, y como regalo, la mujer le pide a su marido el divorcio. La revelación no solo supone un duro golpe para el incrédulo marido, sino que removerá los cimientos de toda la estructura familiar, cuyos miembros tratarán de evitar por todos los medios lo que parece ser una catástrofe. Yôji Yamada (Una familia de Tokio) dirige esta propuesta en cuyo reparto destacan los nombres de Yû Aoi (Viaje hacia la orilla), Yui Natsukawa (La casa del tejado rojo), Kazuko Yoshiyuki (Leonie), Isao Hashizume (Eien no 0), Shôzô Hayashiya (Penguin’s memorie – Shiawase monogatari) y Tomoko Nakajima (Boku no ojisan).

De Asia también procede Seoul Station, cinta de terror realizada en animación tradicional producida en Corea del Sur que gira en torno a los intentos por sobrevivir de un grupo de personas en la capital de aquel país después de que una horda de mendigos se haya transformado en zombis. Planteada como una precuela de Train to Busan (2016), la cinta está escrita y dirigida por el mismo autor, Yeon Sang-ho (The fake).

También pertenece al género de animación Ovejas y lobos, comedia de aventuras producida en Rusia y ambientada en una lejana y mágica tierra donde un grupo de ovejas vive sin preocupaciones hasta que una manada de lobos acampa en un barranco cercano. La película es la ópera prima de Andrey Galat y Maxim Volkov.

Terminamos el repaso con el documental español Herederos de la bestia, film escrito y dirigido a cuatro manos por Diego López y David Pizarro (Los perversos rostros de Víctor Israel) que aborda la historia detrás de la película El día de la bestia (1995) a través de entrevistas con el director, Álex de la Iglesia (El bar), los actores Santiago Segura, Terele Pávez (La puerta abierta) o Álex Angulo (Zipi y Zape y el club de la canica), y el guionista Jorge Guerricaechevarría (Cien años de perdón).

‘Guardianes de la galaxia Vol. 2’: éxitos del pasado, errores del presente


La división cinematográfica de Marvel parece haber encontrado el camino para lograr el éxito casi con cada nueva película que hace. Da igual que sea un superhéroe o varios, que sean muy conocidos o casi clandestino. Combinar ironía, algo de humor blanco, ciertas dosis de drama elaborado lo justo para no bajar el ritmo y, sobre todo mucha acción, parecen ser los pilares de los taquillazos que de un tiempo a esta parte está consiguiendo la compañía. Sin embargo, la base sobre la que construir todo ello es idéntica a cualquier film: una buena historia. Y es algo que no se debería perder de vista, pues la segunda aventura de estos defensores galácticos peca, precisamente, de esto.

Es innegable que Guardianes de la galaxia Vol. 2 es entretenida, hace reír (a algunos más que a otros) y tiene algunas escenas realmente espectaculares, sobre todo en sus primeros compases con ese plano secuencia en el que la acción, curiosamente, transcurre en segundo plano, lo que no deja de ser una idea diferente y loable. Y sí, la trama explora, aunque sea mínimamente, cómo evoluciona la relación de estos variopintos personajes en un grupo cuya unión se mantiene gracias a un frágil equilibrio entre el amor y la exasperación. En este sentido se podría decir que la cinta de James Gunn (Super), cuya labor tras las cámaras es intachable, ofrece más en todos los sentido, lo cual por cierto es lo que cabría esperar de una obra como esta.

Pero el problema es el trasfondo del asunto. Mientras que su predecesora tenía una historia relativamente compleja, que incluso encajaba dentro de los planes de desarrollo a nivel global de Marvel, esta segunda parte se desinfla a medida que pasan los minutos en lo que a argumento se refiere. Con la excusa de buscar los orígenes del protagonista, la cinta se pierde en un sinfín de caminos ya investigados en numerosas películas, cayendo en una previsibilidad que, por desgracia, termina restando frescura al conjunto. Da la sensación de que, en ese intento de superar el reto de más y mejor, la cinta se centra mucho en el “más” y se deja por el camino el “mejor”, recurriendo a herramientas manidas y algo arquetípicas. La ironía y mala leche de los personajes queda anulada, en parte, por esto, y es eso lo que termina por descafeinar una película que, por lo demás, mantiene el espíritu original.

Desde luego, Guardianes de la galaxia Vol. 2 no es mejor que la primera parte, ni mucho menos. Su falta de ambición a la hora de buscar una trama fresca y diferente hace que la cinta se vuelque por completo en los elementos que engalanaron la original historia de la cinta inicial. Dicho de otro modo, la saga parece encaminarse hacia un futuro vacío de contenido pero tan dinámico y espectacular que hará que dos horas se conviertan en dos minutos. Y eso es un peligro. Todavía se puede reconducir la situación, está claro, y prueba de ello son los minutos iniciales de esta continuación, todo un ejercicio de buen cine, narrado con originalidad y en el que la acción, el humor y la inteligencia se mezclan para dar unos minutos de auténtico oro. Hay esperanza, sí, pero sin el fondo la forma al final se pierde.

Nota: 6/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: