‘El círculo’: ser lo que no somos delante de una cámara


Pros y contras de la tecnología. Beneficios y riesgos de tener todos nuestros datos en internet, ya sea desperdigados por el espacio digital o condensados en una única cuenta. Eterno debate que, en la nueva película de James Ponsoldt (Aquí y ahora), escribe un nuevo episodio cuya aportación al debate es más bien escasa. Y no porque no invite a la reflexión o no exponga claramente la dualidad de un mundo en constante, rápido y peligroso desarrollo, sino porque, como película, plantea un tratamiento dramático cuanto menos cuestionable. Muy a pesar del excelente reparto que tiene, todo sea dicho.

Desde luego, lo más llamativo de El círculo es su apuesta visual y muchos de los hitos que conforman su trama. Bebiendo de producciones previas, ya sean cinematográficas o televisivas, Ponsoldt apuesta por el caos que generan millones de mensajes incapaces de ser leídos en un formato visual que puede llegar a ser confuso, pero que en el fondo termina por llegar al espectador del modo adecuado a lo que se quiere transmitir. A esto se suma un diseño de producción que se nutre directamente del funcionamiento de los grandes gigantes de internet, a los que por cierto el argumento hace una crítica cuanto menos contundente, al menos durante su primera mitad. Todo ello conforma un desarrollo inicial interesante que, sin embargo, se desinfla de forma alarmante.

Y es que, como se menciona en un momento del film, todos nos comportamos diferente delante de una cámara. Da la sensación de que la historia no quiere en ningún momento tomar partido a favor o en contra de la tecnología. En una suerte de búsqueda del equilibrio entre lo bueno y lo malo, la cinta se queda en tierra de nadie, convirtiéndose en una huída hacia adelante de la protagonista que, para denunciar los riesgos de una transparencia absoluta y poner en evidencia a sus jefes, decide recurrir al máximo extremo de la transparencia. Todo ello después de sufrir en sus carnes las nefastas consecuencias de que toda su vida sea retransmitida por una cámara. Pero no queda ahí la cosa. La cinta se centra tanto en el personaje de Emma Watson (saga Harry Potter) que se olvida de dar algo de “cariño”, aunque sea mínimo, a algunas tramas secundarias, sobre todo a la de la mejor amiga, cuya evolución está narrada de forma tan escueta que da la sensación de que se ha quedado algo por el camino en la sala de montaje.

El verdadero problema de El círculo es pura y sencillamente dramático. El tratamiento del guión es tosco, plagado de referencias a otros films e historias previas similares que han abordado, si no este, otros temas relacionados. Y eso se nota a pesar de los actores, más que nada porque lo que podría dar un aire diferente al relato, como son las tramas secundarias, se reducen a la mínima expresión, siendo totalmente inconexas y, hasta cierto punto incomprensibles. Da la sensación de que la historia comienza de un modo pero, a mitad de desarrollo, comprende que hay una cámara que observa lo que está ocurriendo, tratando de rectificar y comportarse como algo que no es. O dicho de otro modo, la película comienza apuntando en una dirección para cambiar de rumbo, hacerlo sin una explicación coherente y terminar de un modo cuanto menos cuestionable.

Nota: 6/10

‘El círculo’ busca ‘La ciudad perdida’ durante una ‘Noche de venganza’


Muchos títulos con notables repartos es lo que propone este primer fin de semana de mayo. Desde películas que adaptan historias reales hasta thriller fantásticos o cintas de acción, este viernes, día 5, llegan a la cartelera española una amplia variedad de propuestas que, aunque ninguna parece estar llamada a llenar las salas como lo han hecho otros films en semanas anteriores, sí ofrecen al espectador algo diferente.

La primera de ellas es Z, la ciudad perdida, cinta biográfica que combina drama, aventura y acción de la mano de James Gray (El sueño de Ellis), quien escribe y dirige esta adaptación del libro de David Grann acerca de las expediciones que llevó a cabo el soldado Percy Fawcett en la selva brasileña. La primera de ellas le dejó tan fascinado que se embarcó nuevamente, descubriendo vestigios de antiguas civilizaciones perdidas. Tras regresar a Inglaterra, logra el apoyo para iniciar un último viaje, acompañado esta vez de su hijo mayor, en busca de la ciudad perdida de Z, pero nunca más se supo de ellos. En el reparto destacan nombres como los de Charlie Hunnam (Pacific Rim), Robert Pattinson (Life), Tom Holland (En el corazón del mar), Sienna Miller (Una buena receta), Angus Mcfadyen (Cisne blanco) e Ian McDiarmid (Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith).

Muy diferente es El círculo, thriller de ciencia ficción cuya trama, basada en la novela de Dave Eggers, arranca cuando una joven es contratada para trabajar en la compañía de internet más prestigiosa del mundo, que ha logrado unificar toda la información digital del individuo en una única identidad en busca de la transparencia. Sin embargo, a medida que la joven asciende, y guiada por el fundador de la empresa, irá sobrepasando los límites de la privacidad, la ética y la libertad, afectando a familiares, amigos y a ella misma. Dirigida por James Ponsoldt (Aquí y ahora), la película está protagonizada por Emma Watson (La bella y la bestia), Tom Hanks (Sully), John Boyega (Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza), Karen Gillan (Guardianes de la galaxia Vol. 2) y Bill Paxton (Al filo del mañana), en la que ha sido su última película antes de fallecer.

El thriller policíaco y de acción está representado por Noche de venganza, remake del film francés dirigido en 2011 por Frédéric Jardin cuyo argumento se centra en un policía de Las Vegas aparentemente corrupto. Después de que un atraco salga mal, una banda criminal decide secuestrar al hijo de este policía, que deberá recuperarlo en una sola noche mientras Asuntos Internos le investiga. La nueva versión, dirigida por Baran bo Odar (Silencio de hielo), está protagonizada por Jamie Foxx (Annie), a quien acompañan Michelle Monaghan (Pixels), Gabrielle Union (El nacimiento de una nación), Dermot Mulroney (La verdad), Scoot McNairy (Perdida), T.I. (Ant-Man) y David Harbour (Escuadrón suicida).

Terror en estado puro es lo que propone Nunca digas su nombre (Bye Bye Man), film dirigido por Stacy Title (El diablo viste de negro) que gira en torno a tres jóvenes universitarios que se mudan a una vieja casa fuera del campus. Allí liberan sin querer un ente sobrenatural que persigue y mata a todo aquel que descubre su nombre, por lo que intentarán mantener su existencia en secreto y evitar así la muerte del resto de compañeros. Douglas Smith (El caso Sloane), Cressida Bonas, Lucien Laviscount (Between two worlds), Carrie-Anne Moss (Matrix), Faye Dunaway (Flick) y Doug Jones (Ouija: El origen del mal) encabezan el reparto.

Entre los estrenos europeos de este viernes destaca Un Reino Unido, drama romántico que narra el conflicto internacional que provocó el príncipe de Botswana, Seretse Khama, al enamorarse y casarse con una mujer blanca de Londres en los años 40. Basada en el libro de Susan Williams, la película está dirigida por Amma Asante (Belle) y protagonizada por David Oyelowo (Selma), Rosamund Pike (Nuestro último verano en Escocia), Jack Davenport (Gernika), Tom Felton (Resucitado) y Laura Carmichael (serie Downton Abbey).

En lo que a producción nacional se refiere destaca Pasaje al amanecer, debut en el largometraje de Andreu Castro (serie Yo quisiera) que se ambienta en noviembre de 2004, durante la que es considerada la batalla más sangrienta de la guerra de Irak. En ese contexto un foto periodista es contratado para entrar en el centro del conflicto y relatar en imágenes lo que ocurre. El joven, antes de ir, deberá comunicárselo a su familia y a su novia, lo que resquebrajará los cimientos de las relaciones y llevará a todos los personajes a vivir sus particulares infiernos. El reparto está encabezado por Nicolás Coronado (Novatos), Andrea Duro (Los miércoles no existen), Elvira Mínguez (Truman), Lola Herrera (Primer y último amor), Ruth Díaz (Tarde para la ira) y Antonio Valero (Los Borgia).

El drama también está presente en El jugador de ajedrez, cuya historia se desarrolla durante la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial. El protagonista es un campeón de ajedrez español que, cuando el conflicto bélico estalla en España, decide emigrar a Francia junto a su mujer, natural del país, y la hija de ambos. Sin embargo, una vez allí será detenido por los nazis al considerarle un espía. Su única vía para sobrevivir es la pasión que siente el oficial al mando por el ajedrez. Luis Oliveros (Pata negra) dirige esta propuesta protagonizada por Marc Clotet (La estrella), Melina Matthews (Nick), Alejo Sauras (Los abrazos rotos), Andrés Gertrúdix (El apóstata) y Pau Durà (Todo está en el aire).

Entre el resto de estrenos destaca Casi leyendas, comedia dramática con el mundo de la música como telón de fondo que gira en torno a tres amigos que se han distanciado con el paso de los años. Sin embargo, deberán volver a reunirse para formar el grupo musical que estuvo a punto de alcanzar la fama hace 25 años, viéndose obligados además a afrontar sus calamitosas vidas. Escrita y dirigida por Gabriel Nesci (Días de vinilo), la película cuenta entre sus actores con Diego Peretti (Papeles en el viento), Santiago Segura (La reina de España), Diego Torres (La venganza), Claudia Fontán (La reconstrucción) y Florencia Bertotti (Igualita a mi).

Con algo de retraso llega la canadiense Los demonios, drama escrito y dirigido en 2015 por Philippe Lesage en el que es su debut en el largometraje de ficción. La trama se centra en un niño de diez años sensible e imaginativo que le tiene miedo a todo lo que le rodea, desde un posible divorcio de sus padres hasta el sida. Su vida en una zona residencial de Montreal se verá alterada cuando se produzcan una serie de secuestros de niños en su zona, lo que le llevará a descubrir que los demonios de su infancia podrían estar relacionados con las desapariciones. Édouard Tremblay-Grenier, Yannick Gobeil-Dugas, Vassili Schneider (Lucidité passagère), Sarah Mottet, Mathis Thomas y Laurent Lucas (Perros rabiosos) encabezan el reparto.

Desde Japón llega Maravillosa familia de Tokio, comedia que arranca el día del cumpleaños de la mujer del patriarca de una tradicional familia japonesa. Durante la celebración, y como regalo, la mujer le pide a su marido el divorcio. La revelación no solo supone un duro golpe para el incrédulo marido, sino que removerá los cimientos de toda la estructura familiar, cuyos miembros tratarán de evitar por todos los medios lo que parece ser una catástrofe. Yôji Yamada (Una familia de Tokio) dirige esta propuesta en cuyo reparto destacan los nombres de Yû Aoi (Viaje hacia la orilla), Yui Natsukawa (La casa del tejado rojo), Kazuko Yoshiyuki (Leonie), Isao Hashizume (Eien no 0), Shôzô Hayashiya (Penguin’s memorie – Shiawase monogatari) y Tomoko Nakajima (Boku no ojisan).

De Asia también procede Seoul Station, cinta de terror realizada en animación tradicional producida en Corea del Sur que gira en torno a los intentos por sobrevivir de un grupo de personas en la capital de aquel país después de que una horda de mendigos se haya transformado en zombis. Planteada como una precuela de Train to Busan (2016), la cinta está escrita y dirigida por el mismo autor, Yeon Sang-ho (The fake).

También pertenece al género de animación Ovejas y lobos, comedia de aventuras producida en Rusia y ambientada en una lejana y mágica tierra donde un grupo de ovejas vive sin preocupaciones hasta que una manada de lobos acampa en un barranco cercano. La película es la ópera prima de Andrey Galat y Maxim Volkov.

Terminamos el repaso con el documental español Herederos de la bestia, film escrito y dirigido a cuatro manos por Diego López y David Pizarro (Los perversos rostros de Víctor Israel) que aborda la historia detrás de la película El día de la bestia (1995) a través de entrevistas con el director, Álex de la Iglesia (El bar), los actores Santiago Segura, Terele Pávez (La puerta abierta) o Álex Angulo (Zipi y Zape y el club de la canica), y el guionista Jorge Guerricaechevarría (Cien años de perdón).

‘Guardianes de la galaxia Vol. 2’: éxitos del pasado, errores del presente


La división cinematográfica de Marvel parece haber encontrado el camino para lograr el éxito casi con cada nueva película que hace. Da igual que sea un superhéroe o varios, que sean muy conocidos o casi clandestino. Combinar ironía, algo de humor blanco, ciertas dosis de drama elaborado lo justo para no bajar el ritmo y, sobre todo mucha acción, parecen ser los pilares de los taquillazos que de un tiempo a esta parte está consiguiendo la compañía. Sin embargo, la base sobre la que construir todo ello es idéntica a cualquier film: una buena historia. Y es algo que no se debería perder de vista, pues la segunda aventura de estos defensores galácticos peca, precisamente, de esto.

Es innegable que Guardianes de la galaxia Vol. 2 es entretenida, hace reír (a algunos más que a otros) y tiene algunas escenas realmente espectaculares, sobre todo en sus primeros compases con ese plano secuencia en el que la acción, curiosamente, transcurre en segundo plano, lo que no deja de ser una idea diferente y loable. Y sí, la trama explora, aunque sea mínimamente, cómo evoluciona la relación de estos variopintos personajes en un grupo cuya unión se mantiene gracias a un frágil equilibrio entre el amor y la exasperación. En este sentido se podría decir que la cinta de James Gunn (Super), cuya labor tras las cámaras es intachable, ofrece más en todos los sentido, lo cual por cierto es lo que cabría esperar de una obra como esta.

Pero el problema es el trasfondo del asunto. Mientras que su predecesora tenía una historia relativamente compleja, que incluso encajaba dentro de los planes de desarrollo a nivel global de Marvel, esta segunda parte se desinfla a medida que pasan los minutos en lo que a argumento se refiere. Con la excusa de buscar los orígenes del protagonista, la cinta se pierde en un sinfín de caminos ya investigados en numerosas películas, cayendo en una previsibilidad que, por desgracia, termina restando frescura al conjunto. Da la sensación de que, en ese intento de superar el reto de más y mejor, la cinta se centra mucho en el “más” y se deja por el camino el “mejor”, recurriendo a herramientas manidas y algo arquetípicas. La ironía y mala leche de los personajes queda anulada, en parte, por esto, y es eso lo que termina por descafeinar una película que, por lo demás, mantiene el espíritu original.

Desde luego, Guardianes de la galaxia Vol. 2 no es mejor que la primera parte, ni mucho menos. Su falta de ambición a la hora de buscar una trama fresca y diferente hace que la cinta se vuelque por completo en los elementos que engalanaron la original historia de la cinta inicial. Dicho de otro modo, la saga parece encaminarse hacia un futuro vacío de contenido pero tan dinámico y espectacular que hará que dos horas se conviertan en dos minutos. Y eso es un peligro. Todavía se puede reconducir la situación, está claro, y prueba de ello son los minutos iniciales de esta continuación, todo un ejercicio de buen cine, narrado con originalidad y en el que la acción, el humor y la inteligencia se mezclan para dar unos minutos de auténtico oro. Hay esperanza, sí, pero sin el fondo la forma al final se pierde.

Nota: 6/10

‘Selma’ es el punto de partida de los estrenos de marzo


Estrenos 6marzo2015Iniciamos nuevo mes cinematográfico en lo que a estrenos se refiere, pero viendo las novedades poco parece haber cambiado. La cartelera española se va a nutrir a partir de hoy viernes, 6 de marzo, de cintas de Oscar, de propuestas de terror, thriller y comedia que llevan sello europeo y norteamericano. Ah!, y el regreso de unos personajes que han marcado un antes y un después para muchas generaciones. Pero lo primero es lo primero.

Si hay un estreno que destaca ése es Selma, drama histórico y biográfico producido entre Estados Unidos y Reino Unido que narra la marcha que un joven Martin Luther King emprendió desde Selma a Montgomery, en Alabama, como acto para defender y reivindicar los derechos civiles y la igualdad de voto. Un acto cuya repercusión más inmediata fue que el presidente Johnson firmó la ley sobre el derecho al voto ese mismo año. Nominada a Mejor Película y ganadora de un Oscar a la Mejor Canción, esta cinta dirigida por Ava DuVernay (I will follow) tiene un amplio e interesante reparto en el que destacan David Oyelowo (El mayordomo), Tom Wilkinson (El gran hotel Budapest), Tim Roth (El fraude), Giovanni Ribisi (Mil maneras de morder el polvo), Cuba Gooding Jr. (Jerry Maguire), Carmen Ejogo (serie Hora Cero), Alessandro Nivola (La gran estafa americana), André Holland (serie The Knick) y la presentadora Oprah Winfrey.

Puramente norteamericana es En tercera persona, nuevo trabajo de Paul Haggis (Crash) como guionista y director, producido en 2013 y que de nuevo vuelve a tratar el tema de las relaciones humanas y cómo determinan nuestro futuro, incluso de forma indirecta. En concreto, la trama narra las historias de amor, pasión y confianza de tres parejas que viven en Nueva York, Roma y París, sin que aparentemente tengan relación alguna. Un interesante drama que, como suele ser habitual en el director, cuenta con un reparto de lujo, a saber: Liam Neeson (Caminando entre las tumbas), Olivia Wilde (Rush), Maria Bello (Prisioneros), Mila Kunis (Ted), Adrien Brody (Midnight in Paris), James Franco (Juerga hasta el fin) y Kim Basinger (Batman).

Sin dejar Estados Unidos, toca ahora hablar de un film que puede parecer comedia, pero en realidad pertenece al género de terror. Zombeavers (Castores zombies) supone el debut en el largometraje de Jordan Rubin, y como su propio título indica narra la surrealista historia de un grupo de jóvenes universitarios cuyas vacaciones junto a un apacible lago se ven alteradas por un grupo de castores muertos vivientes con una agresividad desatada. Cortney Palm (San Patricios), Lexi Atkins (White Dwarf), Rachel Melvin (My funny Valentine) y Hutch Dano (Ramona y su hermana) son algunos de los protagonistas que sufrirán los ataques de estos particulares zombis.

También de terror, aunque producida en 2013, es Oculus: El espejo del mal, nuevo film de Mike Flanagan (Absentia) que arranca cuando dos hermanos vuelven a reunirse tras 20 años de separación. Uno de ellos, encerrado durante ese tiempo en una institución mental por el brutal asesinato de sus padres, trata de rehacer su vida, pero el pasado parece perseguirle. Su hermana está convencida de que él no solo no cometió los crímenes, sino que fue una fuerza sobrenatural alojada en un antiguo espejo de su casa. El reparto está encabezado por Karen Gillan (Guardianes de la galaxia), Brenton Thwaites (Maléfica), Katee Sackhoff (Riddick), Rory Cochrane (Argo) y Annalise Basso (Al filo de la verdad).

Cerramos el ciclo de films estadounidenses con Lawless (Sin ley), drama ambientado en el mundo del crimen producido en 2012 y cuyo argumento, ambientado en la década de los años 30, sigue la lucha de tres hermanos que han logrado salir adelante gracias a una destilería de alcohol y a un negocio de venta ilegal. El contrabando se verá amenazado cuando llegue desde Chicago un agente especial que imponga la Ley Seca, algo que los tres hermanos no pueden permitir. Basado en la novela de Matt Bondurant, el film está dirigido por John Hillcoat (La carretera), quien dirige a un notable plantel de actores, en el que destacan Shia LaBeouf (Transformers), Tom Hardy (Origen), Jason Clarke (Tierra de asesinatos), Guy Pearce (MS1: Máxima seguridad), Jessica Chastain (El árbol de la vida), Mia Wasikowska (Stoker), Dane DeHaan (The Amazing Spider-man 2: El poder de Electro) y Gary Oldman (El topo).

Canadá y Alemania son los dos países que están detrás de Maps to the stars, lo nuevo de David Cronenberg (Promesas del este) como director. Este intenso drama gira en torno a los secretos y los lados oscuros de todos los miembros de una familia que vive en Hollywood y que está marcada por traumas, obsesiones y celos. La frágil situación familiar se agravará cuando uno de sus miembros regrese del psiquiátrico y empiece a trabajar para una actriz en decadencia y cuya vida ha estado marcada por las sospechas de asesinato. Un interesante film con un no menos interesante reparto, a saber: Julianne Moore (Siempre Alice), Mia Wasikowska, que repite esta semana, Robert Pattinson (Agua para elefantes), John Cusack (Grand piano), Olivia Williams (Sabotage) y Sarah Gadon (Enemy).

Producida entre Reino Unido e Irlanda, Calvary es el segundo film de John Michael McDonagh tras la notable El irlandés (2011), de nuevo protagonizado por Brendan Gleeson (Al filo del mañana). Su argumento, dramático aunque con ciertas dosis de humor negro, narra cómo un sacerdote debe hacer frente a sus propio calvario mientras mantiene a flote la fe de sus feligreses y la vida de su frágil hija. En el reparto también destacan Chris O’Dowd (Thor: El mundo oscuro), Kelly Reilly (El vuelo), Aidan Gillen (serie Juego de Tronos) y Dylan Moran (Corredor de fondo).

Si nos centramos en los estrenos nacionales, destacan dos películas. Por un lado, la comedia Perdiendo el norte, tercer largometraje de Nacho G. Velilla (Que se mueran los feos) que aborda una de las mayores problemáticas de la España actual: el éxodo de jóvenes al extranjero, concretamente a Alemania. Todo comienza cuando dos jóvenes con una gran cualificación pero pocas oportunidades laborales ven un programa similar a ‘Españoles por el Mundo’ y deciden ir a Alemania ante el alentador panorama que se muestra. Sin embargo, cuando llegan allí las cosas no son como se anunciaban por televisión. Yon González (Torrente 4), Blanca Suárez (Los amantes pasajeros), Julián López (Torrente 5. Operación Eurovegas), José Sacristán (Magical girl), Miki Escarbé (La maniobra de Heimlich), Úrsula Corberó (Quién mató a Bambi?), Malena Alterio (Al final del camino), Javier Cámara (La vida inesperada) y Carmen Machi (Ocho apellidos vascos) conforman el reparto principal.

Por otro, La luz con el tiempo dentro es un drama biográfico que trata de aproximar al espectador a la figura de Juan Ramón Jiménez a través de una reconstrucción de su vida mediante su obra. Con el autor como protagonista y narrador de la historia, el film incluye secuencias que incluso llegan a adaptar relatos suyos. Dirigida por Antonio Gonzalo (Una pasión singular), la cinta cuenta con un reparto encabezado por Marc Clotet (La voz dormida), Carlos Álvarez-Nóvoa (El amor no es lo que era), Tamara Arias (7 pasos y medio), Ana Fernández (Acorralados) y Alex O’Dogherty (serie Doctor Mateo).

Argentina, Colombia, Francia y Polonia están detrás de Refugiado, la producción más internacional de la semana. Dirigida por Diego Lerman (La mirada invisible), quien también participa en el guión, la historia arranca cuando un niño de siete años regresa a su casa después de una fiesta de cumpleaños y descubre a su madre inconsciente. Víctima de malos tratos, cuando la mujer despierta decide acudir a un centro para mujeres maltratadas con el pequeño, y desde allí ambos iniciarán un viaje para instalarse en otro lugar. Un viaje en el que, a través de los ojos del niño, todo se vuelve peligroso. Entre los intérpretes principales están Julieta Díaz (Corazón de león), Sebastián Molinaro, Marta Lubos (Patagonia) y Valentina García Guerrero.

Desde Asia nos llegan dos películas muy distintas. The target (El objetivo) es una producción de Corea del Sur escrita y dirigida por Chang (Gosa) que sigue la búsqueda desesperada de dos personajes de lo más dispar: un ex mercenario acusado de un crimen que no ha cometido y un médico cuya esposa ha sido secuestrada. Cuando los caminos de ambos se crucen solo dispondrán de 36 horas para descubrir quién está detrás de todo. El reparto está encabezado por Jin Guo, Yeo-Jeong Jo (Bang Ja Jeon), Jin-wook Lee (Su-sang-han gel-nyeo) y Seung-ryong Ryu (Sikeurit).

Por último, una de animación japonesa. Los Caballeros del Zodíaco: La leyenda del Santuario supone una revisión del famoso manga de Masami Kurumada y de la serie de televisión que influyó en tantas generaciones. Con un diseño por ordenador y unos efectos mejorados, la cinta dirigida por Kei’ichi Sato (Ashura) es una especie de resumen del arco argumental más famoso de estos personajes, es decir, el que enfrenta a Seiya y sus amigos a los Caballeros de Oro, en una lucha por salvar a Atenea. La versión original cuenta con las voces de Kaito Ishikawa, Kenji Akabane, Kensho Ono (Eden), Nobuhiko Okamoto (Patema y el mundo inverso) y Kenji Kojima (Clannad).

‘Guardianes de la galaxia’: una panda de pringaos muy ochentera


Los 'Guardianes de la galaxia' tratarán de defender una de las gemas del infinito.Puede que no busque originalidad, pero desde luego Marvel ha encontrado la fórmula para el éxito. Sus películas serán más o menos profundas, mejores o peores, pero todas ellas son un despliegue de entretenimiento puro y duro que no solo distrae, sino que vistas en conjunto conforman un cosmos que tiene repercusiones en cada detalle. Y su última propuesta no se queda atrás. Alejada de los superhéroes tradicionales, esta aventura espacial que bebe en ocasiones de la saga galáctica por antonomasia es un espectáculo sin tregua, una pequeña joya de la ciencia ficción que hará las delicias de los fans y que logra en gran parte el equilibrio necesario entre acción y humor que caracteriza a la casa de cómics.

Buena parte de la responsabilidad recae, por supuesto, en James Gunn (Super), quien da el salto de esta forma al cine espectáculo en su segundo film. Y si bien es cierto que Guardianes de la galaxia peca en algunos momentos de pardilla en sus secuencias de acción, es innegable la espectacularidad con la que el director aborda dichos momentos, aprovechando al máximo la capacidad visual y digital que le otorga la compañía, así como el colorido entorno de la historia. El contraste con la banda sonora, nutrida de éxitos clásicos de la música, no hace sino acentuar el estilo kitsch de los combates espaciales y del diseño de los personajes, la mayoría actores con una pintura especial. Esto otorga al conjunto un aire natural, físico y real que no poseen otras historias similares, además de generar una cierta proximidad con el espectador.

El otro gran aliciente del relato son sus personajes, sobre todo los protagonistas. El carácter algo patético del quinteto, motivado hasta bien avanzado el metraje por sus propios intereses, no solo no es algo que se suela ver en una cinta de superhéroes, sino que provoca algunos de los momentos más divertidos e interesantes. Es cierto que el guión adolece en determinados momentos de una comicidad infantil y algo innecesaria, pero en líneas generales el choque de caracteres provoca situaciones de lo más curiosas. Posiblemente el mejor personaje de todos sea Rocket, el mapache al que da voz Bradley Cooper (El lado bueno de las cosas), aunque es difícil no sonreír con la ternura de Groot, cuyas pocas frases las dice Vin Diesel (Fast & Furious 5). Son ellos los que más vida dan a los protagonistas, aunque sería injusto no encontrar igualmente atractivos los trasfondos emocionales de los cinco personajes.

Así, Guardianes de la galaxia se convierte en una de las mejores propuestas veraniegas de este 2014. Una película divertida, entretenida y con un toque retro que la hace mucho más auténtica de lo que podría esperarse. Es cierto que su guión tiene ciertas concesiones innecesarias, pero en líneas generales su desarrollo es impecable. Apenas da descanso, y cuando lo hace es solo para ahondar en el pasado de unos personajes canallas y motivados por sus propios intereses. Su espectacularidad, a pesar de la falta de destreza de Gunn en algunos momentos, está fuera de toda duda. Y su conexión con el resto del mundo cinematográfico de Marvel es indispensable gracias a la presencia de una gema del infinito y a diversos personajes llamados a influir en otras sagas cinematográficas. La aventura está servida.

Nota: 7,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: