‘Spider-Man: Lejos de casa’: resolviendo el misterio del cómic


Spider-Man ha vuelto a casa. No lo hizo en la anterior película en solitario. Curiosamente, lo logra en esta segunda aventura, y lo hace lejos de su Nueva York natal. Habrá quien achaque a este regreso a la esencia del personaje al cambio de localización, pero la realidad es que el cambio se encuentra en el guión, que aprovecha al máximo las posibilidades dramáticas del personaje y, sobre todo, del villano.

Porque la historia, en efecto, ahonda por completo en los dramas que siempre han acompañado al Hombre Araña. Lejos de dotarle de una gran responsabilidad ante grandes eventos intergalácticos, Spider-Man: Lejos de casa sitúa al protagonista en los clásicos dilemas entre su interés personal y su responsabilidad como héroe, haciéndole crecer en pantalla en las dos horas que dura el film. El rol al que vuelve a dar vida con extraordinario acierto Tom Holland (Edge of winter) comienza siendo un adolescente enamoradizo para terminar asumiendo sus errores, las consecuencias de los mismos y los sacrificios para enmendarlo. Tal vez era necesario ver una vez más esto en pantalla (al fin y al cabo, es la misma estructura dramática que el incidente que le lleva a ser un héroe), pero la verdad es que funciona como un engranaje preciso, convirtiendo la historia en una mezcla perfecta entre drama, humor adolescente, acción y una espectacularidad fuera de toda duda.

Buena parte de la responsabilidad del éxito radica en su villano, un Jake Gyllenhaal (Okja) que engrandece a Mysterio no solo para consolidar sus motivaciones, sino para hacer mucho más dura la madurez que alcanza el héroe en esta historia. Sin necesidad de muertes impactante o de giros argumentales inesperados (salvo el de la primera escena post-créditos, que deja el futuro en una gran incógnita y recupera a uno de los mejores personajes y actores de las primeras películas), el villano construye un plan que obliga al héroe a asumir sus errores y, sobre todo, a ser consciente de todas sus capacidades y poderes, en concreto de ese “cosquilleo” de Peter Parker, como lo llaman en el film. Los fans de los cómics posiblemente puedan prever de antemano el desarrollo de la historia, pero eso no impide disfrutar de unas secuencias de acción tan espectaculares como bien diseñadas, sobre todo la de Londres y ese primer encuentro de Spider-Man con la fuerza del villano, todo un alarde de traslación a imagen en movimiento de las pesadillas que vive en los cómics y que resuelve el misterio de cómo hacer una buena adaptación al séptimo arte. Jon Watts, director de la primera entrega, parece haber solventado algunos errores narrativos para sacar todo el partido a la dinámica que genera el héroe arácnido.

Desde luego, Spider-Man: Lejos de casa no solo es una extraordinaria película de superhéroes, bien rodada y con personajes sólidos. Es, ante todo, un tratamiento minucioso y preciso de un personaje complejo, en constante lucha entre sus deseos personales y sus obligaciones, y siempre con temor a perder a sus seres queridos. Son ideas que se repiten, y que incluso utiliza el villano de turno para su propio beneficio. Incidir reiteradamente en estos conceptos dota al conjunto de una profundidad dramática que hacía tiempo que no se veía en las historias del personaje. Puede resultar algo infantil en algunos momentos, pero esto no es impedimento para disfrutar de una obra muy muy completa, un broche de oro a esta etapa del Universo Cinematográfico Marvel y una declaración de intenciones en toda regla.

Nota: 8/10

Anuncios

‘Spider-Man: Lejos de casa’ redescubre a The Beattles en ‘Yesterday’


Con el reciente reestreno de Vengadores: Endgame todavía en la retina, el mes de julio comienza de la mejor forma posible. Pocos estrenos pero todos ellos muy interesantes por diferentes motivos se dan cita este viernes día 5, incluyendo una de las propuestas superheroicas más esperadas de los últimos meses y un nueva cinta con The Beattles como telón de fondo.

Pero comencemos por Spider-Man: Lejos de casa, segunda aventura en solitario del superhéroe arácnido con el rostro de Tom Holland (Z, la ciudad perdida) y que cierra oficialmente el ciclo en el Universo Cinematográfico Marvel. La trama se sitúa inmediatamente después de los acontecimientos de la última entrega de ‘Vengadores’, con un Spider-Man/Peter Parker que trata de buscar su lugar en el mundo. Entre tanto, decide realizar un viaje con sus amigos de instituto por Europa, pero lo que iban a ser unas vacaciones en las que declararse a MJ se convierten en una nueva misión a cargo de Nick Furia, que le pide que se enfrente a una criaturas elementales que están generando el caos, y a las que solo parece plantar cara Mysterio, un hombre llegado de otra realidad. Dirigida por Jon Watts, que ya se puso tras las cámaras de la primera entrega de esta etapa, la película propone humor, acción y algo de dramatismo, contando para ello con un reparto que se completa con Jake Gyllenhaal (Los hermanos Sisters), Samuel L. Jackson (Glass), Zendaya (El gran showman), Jon Favreau (#Chef), Marisa Tomei (La primera purga: La noche de las bestias), Cobie Smulders (Asesinos internacionales) y Angourice Rice (La seducción).

Muy diferente de este blockbuster de Hollywood es la británica Yesterday, comedia de corte algo fantástico que juega con la idea de un mundo sin la música de The Beattles… y en el que un solo hombre recuerda las canciones. Con esta premisa arranca el nuevo film de Danny Boyle (T2: Trainspotting), que tiene como protagonista a un cantautor de escaso éxito que, después de sufrir un accidente, despierta en una realidad en la que nadie sabe quiénes son los músicos que integran la banda británica, por lo que sus canciones solo las conoce él. Ante esto, ¿cómo resistir la tentación de sacar provecho? Entre los principales actores encontramos a Himesh Patel (serie Gente de barrio), Lily James (Mamma Mia! Una y otra vez), Kate McKinnon (Cazafantasmas), Ana de Armas (Blade Runner 2049), Lamorne Morris (serie New girl) y Meera Syal (Absolutamente todo), además de la presencia de conocidos personajes de la televisión o la música como James Corden o Ed Sheeran.

Volviendo a Estados Unidos nos encontramos con La (des)educación de Cameron Post, drama que adapta la novela de Emily M. Danforth cuya protagonista es una niña de 12 años cuyos padres mueren en un accidente de coche. En ese momento la joven está descubriendo su homosexualidad, algo que se interrumpe al irse a vivir con su anticuada abuela paterna y su ultraconservadora tía. Su enamoramiento de su mejor amiga solo empeorará las cosas, por lo que su tía la envía a un campamento de conversión religiosa para “curar” su homosexualidad. Dirigida por Desiree Akhavan (Appropiate behavior), la cinta está protagonizada por Chloë Grace Moretz (The equalizer), Quinn Shephard (serie Rehenes), Sasha Lane (American honey), Marin Ireland (In the radiant city), John Gallagher Jr. (Calle Cloverfield 10) y Owen Campbell (Super dark times).

La producción española tiene como representante a 522. Un gato, un chino y mi padre, drama escrito y dirigido por Paco R. Baños (Ali) que gira en torno a una enferma de agorafobia que vive junto con su gato sin poder dar más de 522 pasos más allá de su apartamento. Su vida social se limita a un vecino amante y al dependiente de una tienda oriental. La muerte del animal y su deseo de darle sepultura en Portugal, el país natal de la joven, obligan a la protagonista a tratar de luchar contra su enfermedad, para lo que contará con la ayuda del dependiente. Juntos montarán su “hogar” en una camioneta y emprenderán un viaje que harán a la mujer enfrentarse con su pasado. Natalia de Molina (Techo y comida), Alberto Jo Lee (Paella today), Miguel Borges (Nascido em Angola), Maya Murofushi (Seguimi), João Lagarto (Stefan Zweig: Adiós a Europa) y Nadia de Santiago (Parada en el infierno) encabezan el reparto.

También española, aunque en este caso en el ámbito de la animación, es Elcano y Magallanes, la primera vuelta al mundo, aventura que, como su propio título indica, está inspirada en el viaje que comenzó en 1519 en Sevilla y concluyó tres años después en el mismo sitio, lo que demostró que la Tierra era redonda por primera vez. El viaje comenzó con 5 naves y 240 hombres, y terminó solo con 18 marineros al borde de la muerte. Dirigida por Ángel Alonso (El ladrón de sueños), la cinta cuenta con las voces originales de Kiko Jáuregui (serie Hospital central), Iñaki Beraetxe (El final de la noche), Vito Rogado (serie Mi querido Klikowsky), Ander Vildósola Gala (Bon appétit) y Aintzane Krujeiras (Teresa eta Galtzagorri).

Terminamos este repaso a los estrenos con Varda por Agnès, documental francés que dirige la propia Agnès Varda (Jacquot de Nantes) y que repasa la experiencia de la directora en el séptimo arte, aportando luz y visión de lo que llamaba “escritura de cine”. La obra forma parte de una serie compuesta por seis películas documentales enfocadas a entender mejor el cine de la mano de personajes ilustres de esta profesión.

‘Vengadores: Endgame’: y Marvel reinventó el cine


En una época de series y consumo inmediato, Marvel ha logrado, una vez más, lo imposible: que nos sentemos tres horas seguidas para ver lo que podría calificarse como el evento del año… no, de la década… no, del cine moderno. No dudo que haya detractores del cine de superhéroes, considerándolo poco menos que un producto de marketing pensado para adolescentes y frikis. Y aunque haya algunas películas que puedan responder a ese estereotipo, la Casa de las Ideas ha demostrado que este género es algo más. Vengadores: Endgame es la prueba definitiva de ello.

La película de los hermanos Russo, autores la precedente Vengadores: Infinity war, es sencillamente indescriptible. Y contrariamente a lo que pueda pensarse, no lo es por el aluvión de efectos digitales que contiene. Ni siquiera por la inmensidad de su trama. Lo es por la complejidad de sus personajes, por el desarrollo dramático de unos acontecimientos trágicos y traumáticos y el modo en que un grupo de personajes deciden afrontarlos. Esto confirma que toda buena película necesita explorar las motivaciones, los miedos y los deseos de sus personajes, llevarlos a situaciones límite y mostrar cómo reaccionan ante ellas. Y da igual cuál sea el contexto. En el caso que nos ocupa, todo ello con un inteligente toque humorístico en los momentos adecuados, aliviando la tensión dramática. El único problema, si es que puede considerarse así, es que existen tantos personajes que muchos quedan relegados a meros testimonios presenciales.

Pero Vengadores: Endgame es más, muchísimo más. Ahora que las series de televisión parecen haberse adueñado del entretenimiento, esta película confirma que si la pequeña pantalla puede beber de influencias cinematográficas, el séptimo arte puede hacer lo propio con el formato episódico. Desde este punto de vista, esta conclusión podría entenderse como el último capítulo de una primera temporada que ha durado 11 años y ha tenido 22 capítulos. Y en cierto modo, así está planteado. Desde que se estrenara Iron Man en 2008 todo lo que se ha visto en cada una de las películas estaba perfectamente planificado para formar parte de una macrohistoria mucho mayor y compleja que ha derivado en este ‘fin de partida’. No se trata simplemente de presentar personajes y juntarlos luego en otra película. No, cada acontecimiento, cada cambio, trauma, decisión y victoria (o derrota) han definido todo para llegar a este punto. Y esa es la esencia misma de cualquier producción seriada.

Y por si hubiera dudas de ello, la propia estructura dramática del film se encarga de asentar la idea. A lo largo de su desarrollo (y sin desvelar nada de la trama), la cinta viaja por el pasado de los personajes y por momentos de otros títulos de Marvel tanto física como psicológicamente. El espectador asiste a una introspección mucho mayor de los héroes que durante más de una década le han acompañado. Se produce así una mayor comprensión de sus motivaciones, de sus decisiones, de su ira y su temor. Pero sobre todo se logra un grado de empatía con todos ellos difícil de alcanzar en un film normal y corriente. A esto contribuye, claro está, haberles visto crecer a lo largo de cada film. Posiblemente muchos ya os hayáis dado cuenta, pero esta descripción de personajes es exactamente la misma que se puede hacer en una serie, que basa buena parte de su éxito en que los personajes pueden desarrollarse durante más tiempo que en una película.

Si no he mencionado nada de los efectos especiales o la acción no ha sido deliberado. Es sencillamente que la profundidad dramática de la cinta relega las espectaculares batallas a un segundo plano. Tal es la complejidad de Vengadores: Endgame. Y tal es el homenaje que Marvel rinde a sus fans, a los que ofrece un producto final más que excepcional. Los hermanos Russo, con su habitual y notable pulso narrativo, logran que las tres horas de duración sean un suspiro. Su sello se deja ver en cada plano, especialmente en ese combate final con plano secuencia marca de la casa. ¿Y el final? Pues el que debería ser, ni más ni menos, títulos de créditos incluidos. La película deja clara una cosa: que es el fin de una era y que nada volverá a ser lo mismo. Pero también deja la sensación de estar ante algo tan grandioso que será difícil de superar, tanto en espectacularidad como en carisma de sus protagonistas. En los años 60 Marvel revolucionó los cómics; ahora ha hecho lo mismo con el concepto mismo del cine, traspasando la propia dimensión de película autoconclusiva o de la secuela.

Nota: 9,5/10

‘Capitana Marvel’: Brilla en la oscuridad, tal vez demasiado


Marvel quería su Mujer Maravilla. Después de más de una década con superhéroes masculinos (salvo contadas excepciones, y desde luego nunca en solitario), la Casa de las Ideas necesitaba de un personaje femenino que liderara una revolución en este universo cinematográfico. Más o menos como hizo DC con Wonder Woman allá por 2017. El resultado, aunque brilla en la oscuridad, no termina de ser lo que cabría esperar de ella. Y eso es porque la oscuridad nunca se apodera de la historia.

El planteamiento, de hecho, no es malo. Una protagonista que no recuerda su pasado, unos poderes que no controla, unos amigos y enemigos de los que sospecha, … Las bases dramáticas de Capitana Marvel son sólidas. Sin embargo, la apuesta es dotar al conjunto de luz y color, y no solo visualmente, sino narrativamente hablando. La apuesta por el humor, en algunos momentos un tanto infantil, restan gravedad a lo expuesto en pantalla. Además, el hecho de que personajes como los Skrull hagan gala de un sentido del humor como el que muestran no termina de encajar demasiado. A esto se suma que durante buena parte del segundo acto los personajes parecen dar vueltas sobre una misma idea sin terminar de resolver el enigma, como si hubiera que estirar la duración del film y no se supiera el modo correcto de hacerlo. Esto genera un doble efecto: por un lado, impedir una profundización dramática en los personajes (algunos de los cuales, por cierto, se puede intuir desde el principio de qué lado están), y por otro romper el ritmo narrativo que imprimen las secuencias de acción, cayendo en un tedio innecesario.

Pero que nadie se lleve a error. Estamos ante un entretenimiento puro y duro, con algunas secuencias de acción espléndidas y con un trasfondo emocional y dramático que, aunque no está tratado del todo bien, sí surte el efecto suficiente como para sentar las bases del personaje. Unos efectos visuales impecables, marca de la Casa de las Ideas, completan un festival de luz y color en el que los actores disfrutan para mostrar una complicidad entre ellos y entre los personajes que tampoco suele verse demasiado, y que también suele definir a las cintas de Marvel. Eso por no hablar de complementos secundarios como el famoso gato Goose, que termina por jugar un papel bastante importante en la estructura temporal de todas las películas que hasta ahora conforman este Universo Cinematográfico Marvel.

Al final, Capitana Marvel se acerca más a Guardianes de la galaxia que a Capitán América, pero funciona. De un modo sencillo, por momentos simple, pero funciona. Brie Larson (La habitación) es por derecho propio esta superheroína de poderes cósmicos, y aunque tal vez la película no imprima a su personaje el dramatismo que cabría esperar a tenor de su pasado, ella convierte a Carol Danvers en el referente femenino de este UCM. Podría ser mejor, más dramática, más oscura, incluso más trágica. Pero como presentación de personaje tiene la fuerza suficiente. Y a tenor de la primera escena postcréditos, todo apunta a que la versión más dramática está por venir.

PD.: el homenaje inicial a Stan Lee y su legado dentro y fuera de los cómics es imprescindible.

Nota: 6,5/10

Solo ‘Capitana Marvel’ puede salvar la ‘Mula’ de Eastwood


Cita señalada la de este viernes 8 de marzo. Este Día Internacional de la Mujer se celebra en el cine con un esperado estreno que, más allá de su contenido de fantasía, se ha promocionado como referente del feminismo o, al menos, como un icono de la lucha de la mujer. Pero no es el único estreno, ni mucho menos el único relevante. Este fin de semana es también el del regreso de un clásico del séptimo arte.

Pero comenzamos el repaso con Capitana Marvel, adaptación del personaje de Marvel Cómics en una aventura en solitario como paso previo a su integración en el Universo Cinematográfico Marvel. Dirigida a cuatro manos por Anna Boden y Ryan Fleck, directores de La última apuesta (2015), la trama aborda la historia de Carol Danvers, que se convertirá en una de las heroínas más poderosas de la Tierra cuando el planeta se vea en medio de una guerra galáctica entre dos razas alienígenas. Acción, ciertas dosis de humor y mucha espectacularidad es lo que promete esta superproducción hollywoodiense protagonizada por Brie Larson (Kong: La Isla Calavera), Samuel L. Jackson (Glass), Ben Mendelsohn (Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda), Djimon Hounsou (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), Lee Pace (Revolt), Lashana Lynch (Brotherhood), Gemma Chan (London fields), Clark Gregg (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.), Jude Law (El editor de libros) y Annette Bening (La excepción a la regla).

Muy diferente es Mula, nuevo film dirigido y protagonizado por Clint Eastwood (15:17 Tren a París) que, con capital estadounidense, se basa en un artículo del New York Times Magazine. El argumento de este thriller dramático se centra en un hombre de 80 años arruinado y que está a punto de perder su negocio por una ejecución hipotecaria. Desesperado, acepta un sencillo trabajo de conductor, sin saber que, en realidad, está haciendo de correo de drogas para un cártel mexicano. Lo hace tan bien que no solo continúa al volante, sino que la carga aumenta exponencialmente y se le asigna un controlador. Pero esto hace que entre en el radar de un agente de la DEA. Sus problemas de dinero desaparecen, pero sus errores del pasado regresan con más fuerza que nunca. Junto a Eastwood encontramos en el reparto a Bradley Cooper (Ha nacido una estrella), Laurence Fishburne (La última bandera), Michael Peña (Marte), Dianne West (Hermanísimas), Andy García (Geostorm), Alison Eastwood (The door) y Taissa Farmiga (El valle de la venganza), entre otros.

Pasamos ahora a los estrenos europeos, entre los que destaca 70 binladens, thriller español que tiene como protagonista a una mujer que, por diversas circunstancias, se encuentra en una situación límite en la que necesita 35.000 euros en 24 horas. Desesperada, acude al banco para solicitar un préstamo, pero antes de poder cerrar la operación dos atracadores irrumpen en la sucursal. La mujer hará todo lo que sea necesario para salir de allí con vida y con el dinero. Koldo Serra (Gernika) se pone tras las cámaras, mientras que entre los principales actores encontramos a Emma Suárez (Las furias), Hugo Silva (Despido procedente), Nathalie Poza (Julieta), Bárbara Goenaga (Operación Concha), Daniel Pérez Prada (Cómo sobrevivir a una despedida) y Susana Abaitua (Compulsión).

Terror y zombies es lo que propone La noche devora el mundo, adaptación francesa de la novela de Pit Agarmen que dirige Dominique Rocher en el que es su debut en el largometraje. La cinta arranca cuando un joven, en plena fiesta en un apartamento parisino, decide irse a dormir en una de las habitaciones. A la mañana siguiente descubre que todos los invitados se han convertido en muertos vivientes, y que la ciudad ha sido asolada. Anders Danielsen Lie (La odisea de Alice), Golshifteh Farahani (Shelter), Denis Lavant (Eva no duerme), Sigrid Bouaziz (Personal shopper) y David Kammenos (Los lioneses) encabezan el reparto.

También procede de Francia la comedia dramática Háblame de ti, que lleva a la pantalla grande el libro de Christian Streiff cuyo protagonista, un hombre de negocios respetado pero sin tiempo para el ocio o la familia, sufre un derrame cerebral que le afecta al habla y la memoria. En su rehabilitación recibe el apoyo de una joven logopeda con la que establecerá una estrecha relación que le permitirá conocerse a si mismo y construir una nueva vida. Hervé Mimran (Nous York) dirige esta cinta protagonizada por Fabrice Luchini (El juez), Leïla Bekhti (O los tres o ninguno), Rebecca Marder (Demandez la permission aux enfants), Igor Gotesman (Five) y Clémence Massart-Weit (Prisonnières).

Francia colabora con Islandia y Ucrania en La mujer de la montaña, thriller dramático con dosis de acción de 2018 centrado en una profesora de canto que declara la guerra a la industria local del aluminio que está contaminando su país. Y para ello no duda en arriesgar de cualquier forma si eso ayuda a proteger el medio ambiente de Islandia. Todo cambia con la llegada de una carta que le permite adoptar a una niña. Dirigido por Benedikt Erlingsson (De caballos y hombres), el film cuenta en su reparto con Halldóra Geirharðsdóttir (Kurteist fólk), Jóhann Sigurðarson (Rokland), Juan Camillo Roman Estrada (De caballos y hombres) y Jörundur Ragnarsson (Grimmd).

El último de los estrenos puramente europeos en imagen real es Cold November, drama realizado con capital procedente de Kosovo, Albania y la República de Macedonia que dirige Ismet Sijarina (Ama doren) cuya trama está ambientada en los años 90, cuando el Gobierno de Yugoslavia canceló la autonomía de Kosovo, disolvió su Parlamento y cerró la televisión nacional. La sociedad protestó pacíficamente en la calle, y en este contexto un archivista debe decidir entre dos opciones, ambas injustas. Finalmente, involuntariamente y de mala gana, elige una tragándose su vergüenza y lidiando con la mala reputación solo con el objetivo de poder dar bienestar a su familia. Entre los principales actores encontramos a Kushtrim Hoxha (Human zoo), Adriana Matoshi (The marriage), Emir Hadzihafizbegovic (Zaba), Fatmir Spahiu (Kukumi) y May-Linda Kosumovic (A dream).

La cinta más internacional es sin duda Las herederas, drama escrito y dirigido por Marcelo Martinessi y que supone su debut en el largometraje. Con capital paraguayo, brasileño, uruguayo, alemán, noruego y francés, la cinta se centra en la vida de dos sexagenarias que viven juntas desde hace más de 30 años. Hijas de familias de buena posición social, sus herencias les habían permitido vivir cómodamente sin trabajar, pero ahora que el dinero se ha acabado, no pueden hacer frente a su situación. Una de ellas termina en la cárcel por no poder pagar las deudas, y la otra empieza un servicio de taxi que le ayuda a mantenerse. A través de este servicio conoce a una joven glamurosa y 20 años más joven, que cambiará su forma de ver el mundo y de relacionarse consigo misma y con los demás. El reparto está encabezado por Ana Brun, Margarita Irun (Felipe Canasto), Ana Ivanova (Crisis), Nilda Gonzalez, María Martins y Alicia Guerra (serie La Chuchi).

En cuanto a la animación, la única propuesta es Corgi: Las mascotas de la reina, aventura con capital belga que gira en torno a un perro que es la mascota favorita de la reina de Inglaterra. Su vida en el Palacio de Buckingham es de auténtico lujo, aunque su arrogancia genera bastante irritación. Cuando provoca un incidente diplomático uno de sus compañeros lo aprovecha para traicionarle y es expulsado, teniendo que vivir como un perro callejero. Solo el amor le permitirá encontrar las herramientas necesarias para redimirse. Dirigida por Ben Stassen (El hijo de Bigfoot), entre las voces originales destacan las de Tom Courtenay (45 años), Jon Culshaw (Los años dorados de Hollywood), Jamal Fahim, Kulvinder Ghir (Level Up) y Sarah Hadland (Magicians).

Terminamos con el documental Muerte en León. Caso cerrado, film que revisa el asesinato de la presidenta de la Diputación de León, Isabel Carrasco, en 2014, así como el juicio posterior a las tres mujeres cómplices del crimen, una de ellas una policía local. La cinta, dirigida por Justin Webster (Seré asesinado) ofrece un final más concluyente a la investigación y a la serie que hace dos años causó un gran impacto al terminar con una revelación que planteaba más preguntas que respuestas.

‘Glass’: héroes (y villanos) de carne y hueso


Diferenciarse en el mundo de los superhéroes en el cine es cada vez más complejo. La proliferación de adaptaciones, personajes e historias ha llevado a este subgénero a repetirse en muchas ocasiones, y por lo tanto a debilitar las tramas y los superhéroes y supervillanos que las protagonizan. Por eso la nueva película de M. Night Shyamalan (El incidente) resulta gratificante a pesar de sus evidentes limitaciones.

Más allá del hecho de unir dos historias totalmente diferentes bajo un mismo arco dramático, Glass es una reflexión no solo sobre la estructura argumental de los cómics y de las historias que nutren sus páginas, sino sobre el efecto y el impacto que este elemento de la cultura popular tiene en la sociedad y en el imaginario colectivo. Con una historia sencilla a la par que directa, el director y también guionista desgrana algunos ejes dramáticos y recursos narrativos de este arte, fundiendo cine y tebeo a través de un metalenguaje ya utilizado en una de las historias sobre las que pivota el film. Y lo hace, además, controlando al milímetro los giros argumentales, marca de la casa Shyamalan, con una profundidad en los personajes que, aunque irregular, termina por dotar al conjunto de una suerte de equiparación entre cómic y realidad.

El problema del film, y no es un problema menor, es un final que retuerce la trama, que trata de dar hasta un triple sentido a lo que se ha narrado. Y a diferencia de otras historias del director, la historia en este caso no ofrece el trasfondo necesario para tanto giro dramático. Esto termina por convertir la historia en una parodia de sí misma, intentado explicar que los superhombres existen entre nosotros pero haciéndolo con quiebros finales para, presuntamente, despistar al espectador de algo que, en realidad, se sabe desde el principio. A esto se suma una cierta ralentización en el ritmo narrativo en varios momentos, algo que se trata de compensar, fundamentalmente, con la labor de James McAvoy (Inmersión), aunque sin conseguirlo del todo.

En definitiva, Glass es un film que va de más a menos, que sienta unas buenas bases dramáticas y ofrece al espectador una reflexión acerca de nuestra sociedad, nuestra cultura y, por qué no, el cine de superhéroes. Pero lo hace con el inconfundible estilo de Shyamalan, para bien y para mal. La necesidad de incorporar giros argumentales que transformen la historia en algo más, en algo diferente, termina por tener el efecto opuesto. Menos sorpresas finales posiblemente habrían dejado un relato más lineal y simple, pero habrían reafirmado este film como un entretenimiento visual para completar una suerte de trilogía. En lugar de eso, da la sensación de que pretende ser más de lo que ya es de por sí, limitando su propio potencial.

Nota: 7/10

Shyamalan enfrenta ‘Glass’ a ‘La favorita’


Al igual que ya ocurriera el fin de semana pasado, este viernes 18 de diciembre llegan a la cartelera un puñado de estrenos que se reparten entre el entretenimiento en estado puro y los más que presumibles candidatos a los premios que se entregarán dentro de algunas semanas. Acción, drama y humor son los principales ingredientes de estas novedades, cuyo repaso comienza con un film que es secuela de dos películas diferentes.

Se trata de Glass, nuevo film escrito y dirigido por M. Night Shyamalan cuya historia une las que ya narrara el propio director en El protegido (2000) y Múltiple (2016). En concreto, sitúa al héroe de la primera y al villano de la segunda enfrentándose en una serie de encuentros cada vez más violentos, mientras la figura del antagonista de la película del año 2000 parece encontrarse detrás de todo y conocer secretos cruciales para ambos hombres. Drama, ciencia ficción y misterio se dan cita en este film estadounidense protagonizado por Sarah Paulson (Los archivos del Pentágono), Bruce Willis (El justiciero), Anya Taylor-Joy (El secreto de Marrowbone), James McAvoy (Atómica), Samuel L. Jackson (Vengadores: Infinity War), estos cuatro repitiendo los papeles que interpretaran en las dos primeras películas; Spencer Treat Clark (Guerra total) y Luke Kirby (Touched with fire).

Muy diferente es La favorita, comedia dramática de corte biográfico ambientada a comienzos del siglo XVIII en Inglaterra, en guerra con Francia y gobernada por la reina Ana, quien parece más preocupada en carreras de patos que en el devenir de su país. En este contexto una joven entra a trabajar como criada en el palacio, siendo acogida por la mano derecha de la reina, una mujer que gobierna y cuida de la frágil salud de la regente. A medida que la política y la guerra consumen gran parte del tiempo de la gobernante, la criada comenzará a acercarse a la reina para ganarse su favor y recuperar la posición aristocrática que una vez ostentó. Yorgos Lanthimos (El sacrificio de un ciervo sagrado) se pone tras las cámaras de esta coproducción entre Estados Unidos, Reino Unido e Irlanda, y que cuenta en su reparto con Olivia Colman (Asesinato en el Orient Express), Rachel Weisz (Mi prima Rachel), Emma Stone (La batalla de los sexos), Nicholas Hoult (The current war), Joe Alwyn (Billy Lynn) y Mark Gatiss (Un traidor como los nuestros), entre otros.

Puramente estadounidense es también Uno más de la familia, aventura para toda la familia que dirige Charles Martin Smith (Stone of destiny) tomando como punto de partida el libro de W. Bruce Cameron. La trama tiene como protagonista a una perra, que realizará un increíble viaje de vuelta a casa después de ser separada de su dueño. Ashley Judd (Ingenua inocencia), Wes Studi (serie Penny Dreadful), Alexandra Shipp (X-Men: Apocalipsis), Edward James Olmos (Blade Runner 2049), Bryce Dallas Howard (Jurassic World: El reino caído) y Chris Bauer (Sully) son algunos de los numerosos actores.

El drama tiene como principal representante Dios no está muerto: Una luz en la oscuridad, que arranca cuando un indencio arrasa una iglesia, lo que deja devastada a la congregación y al cura que la regentaba. La situación lleva a una Universidad a querer expropiar los terrenos y utilizarlos para el campus. Acorralado por lo ocurrido, el religioso hombre pide ayuda a su hermano, abogado de una gran ciudad y ateo. La reunión familiar abrirá viejas heridas y llevará a los hermanos a plantearse los motivos de su separación. Ópera prima de Michael Mason, el reparto de esta producción estadounidense está encabezado por Jennifer Taylor (Una oportunidad para Emma), John Corbett (Mi gran boda griega 2), Ted McGinley (Area of conflict), Tatum O’Neal (Su última voluntad) y Shane Harper (Lift me up).

En lo que a producción exclusivamente europea se trata destaca Gente que viene y bah, comedia española que adapta la novela de Laura Norton cuyo argumento gira en torno a una mujer a la que todo parece irle bien en la vida hasta que, en una sola semana, da un giro de 180 grados: descubre que su novio se está enrollando con una de las presentadoras más monas de la tele y es despedida con una indemnización ridícula. Con este cambio no tiene más remedio que volver a su pueblo natal, donde le espera una familia cuanto menos peculiar y un vecino “misterioso”. Dirigida por Patricia Font, que debuta de este modo en el largometraje, la cinta está protagonizada por Clara Lago (Al final del túnel), Carmen Maura (Cuernavaca), Alexandra Jiménez (Superlópez), Álex García (Gernika), Fernando Guallar (serie Velvet Colección) y Carlos Cuevas (Ahora o nunca).

También española, aunque con colaboración argentina, es La gran aventura de los Lunnis y el libro mágico, producción familiar protagonizada por los famosos personajes de la televisión que narra cómo una niña experta en cuentos y fantasías deberá salvar el libro que contiene todas las historias creadas por la Humanidad de los intentos de un hombre que carece de imaginación y quiere destruir ese libro. Con la ayuda de la guardiana y de los Lunnis, la pequeña se adentrará en las historias más conocidas para derrotar al malvado villano. Juan Pablo Buscarini (El inventor de juegos) dirige esta película que cuenta, entre otros, con Lucrecia (Ataque verbal), Carla Chiorazzo, Bruno Oro (Little ashes), Ramón Barea (Todos lo saben), David Fernández y Pablo Carbonell (Atasco en la nacional).

Austria y Luxemburgo colaboran en Caso Murer: El carnicero de Vilnius, drama de corte histórico escrito y dirigido por Christian Frosch (Von jetzt an kein Zurück) que aborda el juicio a Franz Murer, respetado y adinerado político en 1963 que durante la II Guerra Mundial cometió crímenes de guerra cuando ocupaba el cargo de oficial austríaco de las SS. Las pruebas durante el proceso judicial de su culpabilidad son abrumadoras, pero los poderes establecidos quieren cerrar ese oscuro capítulos cuanto antes. Entre los principales actores encontramos a Karl Fischer (Attack of the lederhosen zombies), Alexander E. Fennon (Stimmen), Melita Jurisic (Mad Max: Furia en la carretera), Ursula Ofner (Von jetzt an kein Zurück) y Karl Markovics (La decisión del rey).

Terminamos el repaso a los estrenos con Mujeres, de Coque Malla, documental español dirigido por Gonzalo Visedo en el que es su debut en el largometraje. La cinta aborda la vida y la carrera del artista español a través de sus canciones y la visión de diferentes mujeres, todas ellas artistas, de edades muy variadas, todo ello culminando con la grabación del disco que da nombre al film.

‘Los Increíbles 2’: como si no hubiera pasado el tiempo


Han pasado 14 años, pero en realidad no ha pasado el tiempo. En ningún sentido. Este es uno de los motivos por los que se habla de la ‘magia del cine’. El director Brad Bird, el genio detrás de algunas de las joyas de la animación de los últimos años gracias a Pixar, ha logrado algo muy difícil: un viaje al pasado para las generaciones que hace más de una década disfrutaron, se emocionaron y crecieron con Los Increíbles. Pero lo ha hecho alejado de nostalgias o de autorreferentes, contando una nueva historia que continúa las aventuras de esta familia con la esencia, el sabor y la maestría que ya tuvo la primera parte.

De este modo, Los Increíbles 2 se convierte en todo lo que una secuela debe ser. Visualmente arrolladora, la cinta posee más acción, más espectacularidad y más superhéroes. Pero al mismo tiempo, y esto es lo que hace que estemos ante una nueva joya de la animación, es que la cinta ofrece mucho más que una mera continuación de las aventuras. Si la primera cinta exploraba los secretos en una familia y cómo la unión de sus miembros era la forma de enfrentarse a los problemas, esta segunda parte ahonda en las inseguridades del padre de familia, en la aceptación de los roles dentro del grupo familiar y en las relaciones entre padres e hijos.

Y lo hace con una historia que, aunque en cierto modo previsible, no deja de fascinar a cada paso que da gracias a los equilibrios dentro de su trama con las diferentes historias que en ella se desarrollan. Si el drama y la acción los aporta la parte de la superheroína y sus aventuras, el punto irónico y cómico está representado por ese Mr. Increíble que debe aprender a ser “increíble” también en su casa, con sus hijos, lidiando con problemas comunes como los deberes, las primeras relaciones de su hija con chicos o el cuidado de un bebé que, en este caso, en lugar de descubrir el mundo descubre sus poderes. Atentos a este pequeño que desarrolla todo su potencial en algunas de las secuencias más hilarantes y perfectamente desarrolladas del metraje.

El hecho de que la trama transcurra desde el punto en el que terminó la primera parte ayuda a que Los Increíbles 2 nos lleve de viaje al pasado, pero es solo un lugar desde el que comenzar. El viaje es mucho más complejo, más enriquecedor y más divertido que todo eso. La cinta de Bird, que vuelve a demostrar su talento, puede entenderse en varios niveles, y esto la convierte casi en un clásico automático. Sí, es diversión, acción, espectacularidad y una animación impecable. Pero también es drama familiar. Y es conflicto emocional. Y es comedia. Incluso tiene algunos toques de comedia adolescente. En definitiva, un film que es más de lo que podría pensarse a simple vista. Un film imprescindible.

Nota: 9/10

‘El otro guardaespaldas’: A 200 palabrotas por hora


El género de las buddy movies hace tiempo que parece haber agotado la fórmula. O al menos, no ser capaz de reinventar la dinámica que sustenta su trama. Y bajo este prisma, la nueva película de Patrick Hughes (Red Hill) es un quiero y no puedo, un intento de ofrecer algo diferente con la misma estructura y la misma narrativa. Y en ese extraño equilibrio es donde logra sus mayores virtudes y presenta sus mayores defectos.

Y es que El otro guardaespaldas es un film irregular, con una duración excesiva que, sin embargo, no engaña al espectador. Es lo que es, un entretenimiento sin mayor objetivo que introducir la mayor cantidad de tacos e insultos posibles por minuto mientras las balas y los coches vuelan por los aires. Acción a raudales, diálogos correctos con palabras políticamente incorrectas y un desarrollo dramático algo esquemático que tienen en la pareja protagonista a sus máximos valedores. Ver a Ryan Reynolds (Criminal) y Samuel L. Jackson (Cell) juntos en pantalla es posiblemente el mayor acierto del film, amén de un buen ramillete de secundarios que siempre son de agradecer.

Por supuesto, la ironía, la espectacularidad y la adrenalina están aseguradas, pero más allá de eso la historia se vuelve endeble. Quizás haya que agradecer el hecho de que, al menos, exista una historia, pero lo cierto es que resulta casi irrelevante. Si a esto sumamos varias secuencias innecesarias que alargan el conjunto hasta casi dos horas de metraje, el resultado son demasiados agujeros en el ritmo narrativo como para pasarlos por alto, incluso a pesar de los protagonistas y de unas cuantas secuencias muy bien rodadas y plagadas de un humor un tanto negro.

Todo esto se puede resumir en que El otro guardaespaldas es lo que podría esperarse de una película de estas características… y puede que un poquito más. Si lo que se busca es acción con poca justificación para distraerse durante un par de horas, esta es la película. Incluso con sus problemas de ritmo, que los tiene, y un guión previsible y plagado de arquetipos, Patrick Hughes logra ofrecer un producto lo suficientemente bueno como para no desesperar. Puede que sea su mano en la realización o puede que sea la pareja estrella, pero el caso es que no es un mal representante de este tipo de cine.

Nota: 6/10

La animación y el terror españoles lideran los estrenos de la semana


Agosto termina, en lo que a estrenos se refiere, de un modo muy diferente a como había empezado. En primer lugar, porque este viernes día 25 se dan cita un buen puñado de títulos nuevos enfocados a todo tipo de público, desde el infantil hasta los amantes del terror. Pero es que además, y es algo que no ocurría desde hacía meses, las dos principales novedades tienen sello español y son muy diferentes entre ellas.

Sin duda la película de la semana es Tadeo Jones 2: El secreto del rey Midas, continuación del éxito de animación español realizado en 2012 que arranca cuando el protagonista viaja a Las Vegas para asistir a la presentación de un descubrimiento realizado por su compañera de aventuras que demostraría la existencia del Collar de Midas. Todo se tuerce cuando la arqueóloga es secuestrada por un malvado ricachón que quiere hacerse con el collar y las riquezas que promete. Tadeo, acompañado de su loro y su perro, deberá iniciar una nueva aventura para rescatarla, enfrentándose por el camino con nuevos enemigos y conociendo nuevos aliados. Enrique Gato, creador del personaje, vuelve a ponerse tras las cámaras, acompañado en esta ocasión por David Alonso, que debuta en la dirección. Entre las voces en su versión original destacan Trevor White (serie X company), Adriana Ugarte (Julieta), Michelle Jenner (Tenemos que hablar) y José Corbacho (Incidencias).

El terror es lo que predomina en la española Verónica, nuevo film de Paco Plaza ([REC]) inspirado en archivos policiales nunca resueltos cuya trama se inicia con una Ouija realizada por un grupo de adolescentes. A partir de ese momento, una de las chicas será asediada por presencias sobrenaturales que amenaza con hacer daño a toda su familia. Sandra Escacena, Bruna González (La promesa), Claudia Placer, Iván Chavero, Ana Torrent (Encontrarás dragones), Sonia Almarcha (La puerta abierta) y Leticia Dolera (La novia) encabezan el reparto.

El estreno hollywoodiense de la semana es El otro guardaespaldas, comedia de acción que se centra en la extraña relación que se establece entre un guardaespaldas y un asesino a sueldo cuando el primero es contratado para proteger al segundo, que está a punto de testificar en un juicio. Patrick Hughes (Los mercenarios 3) es el encargado de poner en imágenes esta historia que tiene como principales protagonistas a Ryan Reynolds (Life) y Samuel L. Jackson (Kong: La isla Calavera), a los que acompañan Salma Hayek (El marido de mi hermana), Gary Oldman (Criminal), Elodie Yung (serie Daredevil), Joaquim de Almeida (Diablo) y Richard E. Grant (Logan).

Entre los estrenos europeos destaca la británica Una cita en el parque, romance con toques de comedia y drama que se centra en una viuda cuya vida se ha desmoronado desde el fallecimiento de su marido, aunque ella vive sin aceptarlo. Todo podría cambiar cuando, a través de la ventana y al otro lado del parque junto al que vive, ve a un hombre cuya vida podría estar igual de destartalada que la suya. Dirigida por Joel Hopkins (Nunca es tarde para enamorarse), la cinta está protagonizada por Diane Keaton (Ático sin ascensor), Brendan Gleeson (Assassin’s Creed), Lesley Manville (Maléfica), James Norton (Bonobo), Simon Callow (Golden Years) y Jason Watkins (serie Taboo).

Francia, Alemania y Bélgica producen En lugar del Sr. Stein, la nueva película escrita y dirigida por Stéphane Robelin (¿Y si vivimos todos juntos?) que, en clave de comedia romántica, gira en torno a un viudo jubilado que, gracias a la ayuda de un joven contratado por su hija para que le ayude, descubre las maravillas de Internet y comienza a entrar en una página de contactos. Cuando una joven, seducida por su romanticismo, le pide una cita, el hombre decide aceptar, pero solo hay un problema: la foto que ha puesto es la del chico que le ayuda, al que intentará convencer para que se haga pasar por él. El reparto está encabezado por Pierre Richard (Mes héros), Yaniss Lespert (El nombre), Fanny Valette (La traversée), Stéphanie Crayencour (El médico africano), Stéphane Bissot (Los caballeros blancos) y Macha Méril (Un regalo para ella).

Alemania y Francia también están detrás, en este caso junto a Rumanía, de Ana, mon amour, drama que se inspira en la novela de Cezar Paul-Bedescu, autor que participa en el guión de esta historia que se centra en una pareja que se enamoró en la Universidad. Sus vidas han corrido juntas durante años, pero cuando ella logra triunfar él parece aislarse cada vez más al percatarse de que toda su vida ha girado en torno a una mujer que no puede comprender. Dirigida por Cãlin Peter Netzer (Madre e hijo), la película está protagonizada por Diana Cavallioti (Elegidos para ser héroes), Mircea Postelnicu (Portretul luptatorului la tinerete), Carmen Tanase (Selfie), Vasile Muraru (Padurea de fagi) y Adrian Titieni (Puzzle).

Cerramos este repaso a los estrenos con El movimiento, drama con capital argentino y surcoreano escrito y dirigido por Benjamín Naishtat (Historia del miedo) y cuya trama, ambientada en la primera mitad del siglo XIX en la Pampa argentina, se centra en la anarquía total que vivió la región en esa época, cuando grupos de hombres armados que decían pertenecer al movimiento recorrían la zona exigiendo tributos y sumisión. Una de estas bandas está comandada por un hombre educado y carismático que parece esconder oscuras intenciones. Pablo Cedrón (Boca de Pozo), Céline Latil, Francisco Lumerman (serie El marginal), Marcelo Pompei y Alberto Suarez (El estudiante) encabezan el reparto.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: