‘Un don excepcional’: una normalidad extraordinaria


Hay historias tan simples y tan conocidas que contarlas puede ser un ejercicio mucho más difícil que cualquier superproducción de Hollywood. Historias en las que prima, ante todo, los personajes, la sensibilidad y eso tan complejo y a la vez necesario que es el equilibrio entre drama y comedia. Lo nuevo de Marc Webb ((500) Días juntos) es el último ejemplo de una lista de feel good movies que suelen dejar en el espectador una enternecedora y algo ñoña sonrisa durante varios días.

Desde luego, si lo que se busca es algo original, diferente y con giros argumentales profundos que se abstenga siquiera de comenzar a ver el ajustado metraje de Un don excepcional. Su argumento, lineal y previsible, apenas busca ofrecer algo nuevo con respecto a otras historias similares. Es más, si no fuera por el director y el reparto posiblemente estaríamos ante algún telefilm de sobremesa con ínfulas de película comercial. Pero algo tiene, y algo importante: es consciente de lo que es y lo explota hasta sus últimas consecuencias.

Y es aquí donde marca las diferencias. La labor de Webb tras las cámaras y con el excelente reparto con el que cuenta es brillante, aprovechando el academicismo formal para exponer una historia de la forma más clásica y efectiva posible. Todos los actores, incluido un Chris Evans que deja a un lado el traje del Capitán América y que parece mostrar un registro algo más amplio que el puro músculo, son conscientes de su lugar en la trama y aprovechan ese espacio para mostrar lo mejor de sí mismos. Pero ante todo está la trama, capaz de utilizar los cánones más tópicos de este tipo de historias para ofrecer al espectador algunos rincones irónicos y un personaje, el de la niña interpretada por Mckenna Grace (Russell Madness), tan encantador como entrañable.

Así, Un don excepcional logra no solo no aburrir con un desarrollo cuyo final parece conocerse de antemano, sino que logra sacar un rédito extraordinario a los pocos huecos para la originalidad que deja la historia. Huecos rellenados con la ironía de unos personajes que parecen estar de vuelta de todo; huecos rellenados con un cierto trasfondo emocional de los protagonistas que explica algunos aspectos de la trama poco claros; y huecos rellenados, en definitiva, con esa conciencia fílmica de ser una producción para hacer sentir bien al espectador. Nada más y nada menos, que en los tiempos que corren no es precisamente poco. Tal vez no sea la película del año, pero desde luego que es una de las obras más sinceras, divertidas, enternecedoras y atractivas de las últimas semanas.

Nota: 7/10

Anuncios

‘Gru’ llega por tercera vez el día que Vigalondo se vuelve ‘Colossal’


El último viernes de junio va a dar paso, sin duda, a un fin de semana para los más pequeños de la casa. Y es que el principal estreno de este día 30 es la continuación de una de las sagas más rentables y conocidas de la animación actual, que no solo ha dejado millones en la taquilla sino que ha generado toda una corriente de merchandising con unos personajes que, gusten más o menos, ya forman parte del imaginario colectivo. No es la única novedad, por supuesto. Ciencia ficción, drama y comedia acaparan un buen puñado de títulos.

Pero comencemos por Gru 3, mi villano favorito, tercera entrega de la saga de Illumination dirigida por Kyle Balda y Pierre Coffin, autores de Los minions (2015), el spin off de esta serie de aventuras con dosis de comedia y de acción que, en esta ocasión, narra cómo el protagonista, después de ser expulsado de la Liga de Anti-Villanos por fallar en una de las misiones, se encuentra de forma casi inesperada con un hermano gemelo del que no conocía su existencia y quien quiere unirse a él para dar el golpe definitivo y convertirse en una pareja de supervillanos. Entre las voces en su versión original encontramos las de Steve Carell (La gran apuesta), Kristen Wiig (Cazafantasmas), Trey Parker (Baseketball), Miranda Cosgrove (Presencias misteriosas), Steve Coogan (La excepción a la regla) y Julie Andrews (Rompedientes).

Muy diferente es Colossal, nueva cinta escrita y dirigida por Nacho Vigilando (Open Windows) cuya historia, a medio camino entre la ciencia ficción y la comedia, arranca cuando una joven decide abandonar Nueva York y volver a su ciudad natal después de perder su trabajo y a su novio. Y mientras ella busca un nuevo sentido a su vida, Seúl es atacada por un monstruo. La joven comprenderá poco a poco que, de algún modo, está conectada con los acontecimientos a través de su mente. El reparto está encabezado por Anne Hathaway (El becario), Jason Sudeikis (El héroe de Berlín), Dan Stevens (serie Legión), Austin Stowell (El puente de los espías) y Tim Blake Nelson (Cuatro Fantásticos).

El tercer estreno estadounidense es Un don excepcional, drama dirigido por Marc Webb (The Amazing Spider-man 2: El poder de Electro) que gira en torno a un hombre soltero que tiene a su cargo a su sobrina, una niña prodigio que pronto empieza a destacar en matemáticas, lo que provocará una lucha por la custodia entre el hombre y su madre, que tiene planes para su nieta. Chris Evans (Capitán América: Civil War), Mckenna Grace (Independence Day: Contraataque), Jenny Slate (serie House of lies), Octavia Spencer (Figuras ocultas) y Lindsay Duncan (Alicia a través del espejo) son los principales actores.

La comedia es el género protagonista de Una noche con mi exsuegro, film norteamericano dirigido por Gavin Wiesen (El arte de pasar de todo) que arranca con la incómoda cena a la que asiste un joven músico con los padres de su novia. Todo lo que puede salir mal sale mal, y poco tiempo después la chica le deja. Un buen día el padre de ella, un ocupado hombre de negocios, se presenta en la puerta del chico solicitando su ayuda para encontrar a la joven, que parece haber desaparecido, iniciando de este modo un viaje que podría desembocar en una extraña amistad. El reparto está encabezado por J.K. Simmons (El contable), Emile Hirsch (Just Jim), Analeigh Tipton (Lucy) y Meta Golding (The Fix).

Corea del Sur y Estados Unidos colaboran en Okja, aventura dramática con dosis de acción escrita y dirigida por Bong Joon-ho (Snowpiercer) que llega a Netflix el 28 de junio, y cuya trama comienza cuando una niña debe huir con su mejor amigo, un enorme animal perseguido por las grandes compañías para experimentar con él y utilizarlo como alimento. A través de su viaje la pequeña se verá obligada a madurar al descubrir lacras como los alimentos modificados genéticamente, el ecoterrorismo o la obsesión por las marcas y la imagen. Entre los actores encontramos a Ahn Seo-Hyun (Man-seu-teo), Tilda Swinton (Doctor Strange), Jake Gyllenhaal (Life), Lily Collins (Un invierno en la playa), Paul Dano (La juventud), Steven Yeun (serie The walking dead) y Giancarlo Esposito (serie Érase una vez).

La producción española tiene como uno de sus representantes la comedia Despido procedente, cinta que se centra en la difícil semana que vive un empresario de una multinacional, en la que además de enfrentarse a un compañero por un puesto de trabajo deberá lidiar con un desconocido que le acosa por la calle después de que le diera una indicación errónea, y por la que le reclama una indemnización. Basada en la historia titulada ‘El acosador’, de Juanjo Muñoz y Javier Pascual, la cinta está dirigida por Lucas Figueroa (Viral) y protagonizada por Imanol Arias (Anacleto: Agente secreto), Darío Grandinetti (Relatos salvajes), Hugo Silva (Tenemos que hablar), Luis Luque (Gato negro) y Miguel Ángel Solá (El corredor nocturno).

Muy diferente es el drama Verano 1993, producción española escrita y dirigida por Carla Simón, quien de este modo debuta en el largometraje. La trama gira en torno a una niña de 6 años cuya madre muere de sida, pasando a formar parte de la familia de sus tíos y su prima. El primer verano que pasa con ellos estará cargado de emociones que harán el cambio en su vida inolvidable. El reparto está encabezado por Bruna Cusí (serie Pulseras rojas), Laia Artigas, Paula Robles (serie Sol negro) y David Verdaguer (100 metros).

Entre el resto de estrenos europeos destaca la francesa Aurora, adaptación de la novela de Marie Desplechin que dirige Emilie Deleuze (Al amanecer) y cuya historia se centra en una adolescente de 13 años que se refugia en la música y en la banda de rock en la que toca para superar los problemas que tiene con su familia, los chicos y sus profesores. Entre los actores destacan los nombres de Philippe Duquesne (Tras la pared), Alex Lutz (París a toda costa), Tessa Blandin, Léna Magnien, Patricia Mazuy (Deux Rémi, deux) y Pauline Acquart (Los Feliz).

Desde Polonia llega Los últimos días del artista: Afterimage, última película del fallecido director Andrzej Wajda (Katyn) que aborda la vida y el proceso creativo del pintor vanguardista Wladyslaw Strzeminski, una de las figuras artísticas más importantes de la primera mitad del siglo XX en aquel país. La trama arranca cuando se niega a someter su arte al realismo social que impone Stalin en 1948. Perseguido y expulsado de la Universidad, comenzará una lucha contra la tiranía intelectual con la ayuda de sus alumnos. Boguslaw Linda (Kajinek), Aleksandra Justa (Ki) y Bronislawa Zamachowska (Sugihara Chiune) encabezan el reparto.

Polonia también está detrás, junto con Grecia, de Park, drama escrito y dirigido por Sofia Exarchou que supone su debut en el largometraje. La cinta aborda la vida de los jóvenes que viven aislados en la Villa Olímpica de los Juegos celebrados en Atenas en 2004, unas instalaciones en desuso y abandonadas que los chicos utilizan para pasar el tiempo celebrando una versión distorsionada de las pruebas deportivas. Unos jóvenes que crecen sin miedo a nada, pero que también buscan ser aceptados. El reparto cuenta con actores debutantes como Dimitris Kitsos, Enuki Gvenatadze y Dimitra Vlagopoulou, a los que se suman Lena Kitsopoulou (Parees) y Thomas Bo Larsen (La caza).

Fuera de las fronteras europeas destaca la cinta de animación japonesa En este rincón del mundo, adaptación del manga de Fumiyo Kono que, ambientado en 1944, narra cómo una joven de 18 años se ve obligada a casarse con un funcionario judicial del tribunal militar, trasladándose a vivir con la familia de este. Su vida transcurre de forma tranquila hasta que los alimentos comienzan a escasear y hasta que un amigo de la infancia la visita, despertando sentimientos que creía olvidados. La cinta está dirigida por Sunao Katabuchi (Arîte hime).

‘Capitán América: Civil War’: Una historia con espectáculo


Capitán América y Iron Man se enfrentan cara a cara en 'Capitán América: Civil War'.Esto de que los superhéroes se enfrenten unos a otros parece estar de moda. Tampoco es de extrañar, dado que una vez comprendido que los buenos siempre derrotarán a los malos, queda por dirimir qué buenos son mejores que otros, y para ello nada mejor que un combate. Ahora bien, lo que también es necesario dilucidar son los motivos de dicha lucha y su resultado final. Y en el caso de la nueva película de Anthony y Joe Russo (Bienvenidos a Collinwood), el fondo ha resultado casi mejor que la forma, a diferencia de la lucha de titanes de DC que se pudo ver hace algunas semanas.

Capitán América: Civil War es, ante todo, un thriller, una cinta de intriga con secuencias de acción perfectamente integrada y con ciertas dosis de drama. La trama juega en todo momento al despiste con el espectador y el grupo de héroes que en ella aparecen, convirtiendo la cinta más en una especie de nueva entrega de ‘Los Vengadores’ que en una cinta sobre el supersoldado de Marvel. Pero dejando eso a un lado, la elaboración de la historia termina resultado muy superior a lo visto habitualmente en estos films, más próxima a la trilogía sobre Batman de Christopher Nolan que a obras como, incluso, ‘Iron Man’.

Una intriga que, además, justifica espléndidamente las motivaciones de todos y cada uno de los personajes a través de una persecución sin cuartel que termina, como bien reza el título, en una lucha fratricida cuyas consecuencias son incalculables, al menos para los no duchos en esta materia. Pero del mismo modo que el contenido es brillante, la apuesta narrativa de los hermanos Russo está excesivamente encorsetada. No es una mala narrativa, al contrario, pero da la sensación de que se podría haber sacado mucho más partido, por ejemplo, al combate entre superhéroes, por no hablar de otras persecuciones.

Este extremo puede que reste algo de brillo a Capitán América: Civil War, pero por supuesto no logra contrarrestar su enorme calidad, lo cual demuestra una vez más que un buen guión es la base de cualquier buen film. El modo en que todo se integra en una trama con un giro argumental final notablemente interesante es digno de aplaudir, sobre todo en un momento en el que las cintas de superhéroes parecen un poco abandonadas en ese sentido. Y para los fans de Spider-Man: sus pocos minutos en pantalla es de lo mejor de la cinta, lo que habría que tomarse como una promesa para el futuro del trepamuros. En definitiva, un entretenimiento sin parangón con más fondo que forma. ¿Se puede pedir algo más a estas películas?

Nota: 8/10

Numerosos estrenos llegan para ver la Guerra Civil de Marvel


Estrenos 29abril2016El último fin de semana de abril es el elegido para acoger la presentación en público del segundo gran evento cinematográfico del año. Y si el primero perteneció a DC Cómics, este queda en manos de su más directo competidor, Marvel. Pero curiosamente, y a diferencia del encuentro entre Batman y Superman, en esta ocasión la cinta llega acompañada por un gran número de estrenos, algunos de ellos más que notables y que han tenido presencia en los principales premios del mundo. Aunque si algo destaca este viernes, 29 de abril, es la Guerra Civil que pretende arrasar en taquilla.

Desde luego, Capitán América: Civil War es uno de los films más esperados del año. Un evento cinematográfico que no solo continúa el Universo Marvel creado en la gran pantalla, sino que al igual que ocurrió en el papel, pretende mover los cimientos de lo construido hasta ahora. Dirigida por Anthony y Joe Russo, autores de Capitán América: El soldado de invierno (2014), la historia se sitúa inmediatamente después de Los Vengadores: La era de Ultrón (2015), cuando una nueva misión termina en una nueva devastación. Es entonces cuando las autoridades deciden poner en marcha un sistema para depurar responsabilidades y un órgano que regule estas intervenciones, obligando a los superhéroes a identificarse ante alguien. Tal decisión provocará un cisma entre los dos principales líderes superheróicos, iniciándose un enfrentamiento que cambiará para siempre la relación entre ellos. Acción y buenas dosis de drama es lo que los fans podrán encontrar en esta historia que acoge a todos los superhéroes vistos hasta ahora, así como algún otro que se presenta en sociedad. El reparto está encabezado por Chris Evans (Snowpiercer), Robert Downey Jr. (El juez), Scarlett Johansson (Lucy), Sebastian Stan (Marte), Anthony Mackie (Dolor y dinero), Don Cheadle (serie House of lies), Jeremy Renner (Misión: Imposible – Nación secreta), Chadwick Boseman (42), Paul Bettany (Mortdecai), Elizabeth Olsen (Godzilla), Paul Rudd (Ant-Man), Emily VanCamp (serie Revenge), Daniel Brühl (Burnt) y Tom Holland (En el corazón del mar), quien da vida al nuevo Spider-man.

Muy distinta es Trumbo, drama biográfico basado en el libro de Bruce Cook que aborda la vida del guionista Dalton Trumbo, reputado autor de muchos libretos en los años 40 que fue perseguido por sus ideas políticas. Su nombre estuvo incluido en la famosa lista negra que contó con algunos de los actores, directores y periodistas más conocidos de la época. Jay Roach (En campaña todo vale) dirige una propuesta protagonizada por Bryan Cranston (Argo), Diane Lane (El hombre de acero), Helen Mirren (Un viaje de diez metros), John Goodman (El jugador), Elle Fanning (Maléfica), Louis C.K. (La gran estafa americana) y Michael Stuhlbarg (Steve Jobs).

La comedia norteamericana tiene a su máximo representante en Feliz día de la madre, producción dirigida por Garry Marshall (Historias de San Valentín) orientada a llenar las salas en un fin de semana que, no por casualidad, se celebra el Día de la Madre. La cinta presenta cuatro historias, tres de mujeres muy diferentes y una de un hombre que debe afrontar un día como este un año después de que su esposa falleciera. El enredo, el humor y algunas dosis de drama se entremezclan en las vidas de los personajes para evidenciar los problemas a los que se deben enfrentar las madres en su día a día. El reparto, de auténtico lujo, está encabezado por Julia Roberts (Agosto), Jennifer Aniston (Somos los Miller), Kate Hudson (Una decisión peligrosa), Jason Sudeikis (El héroe de Berlín), Britt Robertson (Tomorrowland) y Timothy Olyphant (serie Justified).

Respecto a la animación, la única propuesta es Ratchet & Clank: La película, adaptación del famoso videojuego cuya historia arranca cuando un joven mecánico que vive en un lejano planeta acude a las pruebas de los Galactic Space Rangers para entrar a formar parte de este cuerpo de élite que proteja el Universo, justo en el momento en que un malvado villano decide destruir un planeta con una nueva y poderosa arma. La película, dirigida a cuatro manos por Kevin Munroe (Dylan Dog: Los muertos de la noche) y Jericca Cleland (serie Animism), cuenta con las voces, en su versión original, de James Arnold Taylor (serie Johnny Test), David Kaye (Up), Rosario Dawson (Cautivos), Paul Giamatti (San Andrés), John Goodman (Calle Cloverfield 10) y Sylvester Stallone (Creed: La leyenda de Rocky).

Antes de pasar a las novedades del Viejo Continente, una propuesta australiana. Backtrack es el nuevo trabajo escrito y dirigido por Michael Petroni (Till human voices wake us), un thriller con ciertas dosis de ciencia ficción que arranca cuando un accidente se cobra la vida de la hija de un psicólogo. Destrozado por la pérdida, el hombre se refugia en su trabajo hasta que descubre que todos los pacientes que ha tratado desde el trágico suceso son fantasmas de personas que murieron en 1987, año que parece tener algún significado para él que no recuerda. Decidido a conocer el origen de sus delirios, viaja hasta un pueblo en el que un secreto oculto durante décadas podría ser la respuesta a todo. El reparto está encabezado por Adrien Brody (American Heist), Sam Neill (Mejor otro día), Bruce Spence (Yo, Frankenstein) y Robin McLeavy (Abraham Lincoln: Cazador de vampiros).

En cuanto a los estrenos europeos, desde Francia llega Monsieur Chocolat, biopic dramático sobre la vida de Rafael Padilla, el primer artista negro que se subió a un escenario en aquel país y que logró convertirse en una estrella junto al payaso Foottit. Una vida que, sin embargo, no estuvo exenta de problemas raciales y prejuicios sociales. Roschdy Zem (Bodybuilder) dirige la cinta, que cuenta con Omar Sy (Intocable) como principal protagonista, al que se suman James Thierrée (Desacuerdo perfecto), Clotilde Hesme (serie Les revenants), Olivier Gourmet (Grand Central), Frédéric Pierrot (Joven y bonita) y Noémie Lvovsky (Mi casa en París).

Varios son los estrenos españoles. Uno de los más interesantes es La punta del iceberg, thriller dramático que arranca cuando se producen tres suicidios en el seno de una importante empresa. Una mujer será la encargada de investigar los sucesos, descubriendo todo un entramado de abusos de poder, mentiras encubiertas y un ambiente laboral enfermizo. Ópera prima de David Cánovas, la película está protagonizada por Maribel Verdú (Felices 140), Carmelo Gómez (La playa de los ahogados), Ginés García Millán (Vulcania), Bárbara Goenaga (Pikadero), Fernando Cayo (Palmeras en la nieve) y Álex García (La novia).

Diametralmente opuesta es La noche que mi madre mató a mi padre, comedia escrita y dirigida por Inés París (Semen, una historia de amor) centrada en los enredos que se generan durante una cena de amigos. Ex parejas, viejas rencillas y nuevos amores se dan cita en esta reunión en la que todos los personajes terminarán por perder los papeles. Belén Rueda (Ismael), Eduard Fernández (El niño), Diego Peretti (Sin hijos), María Pujalte (Que se mueran los feos), Fele Martínez (La estrella) y Patricia Montero (Fuga de cerebros 2) integran el reparto.

También pertenece a la comedia Quatretondeta, film que arranca cuando una hija pretende repatriar a París el cadáver de su madre contra los deseos de su padre. Es entonces cuando el hombre roba el cadáver de su esposa y emprende un viaje hasta el pueblo que da nombre a la película para poder enterrarla. El problema es que, de camino, se pierde, dando lugar a todo un enredo en el que se irán involucrando cada vez más personajes. Pol Rodríguez debuta en la dirección con esta obra protagonizada por José Sacristán (Toro), Laia Marull (Las olas), Julián Villagrán (Ciudad Delirio) y Sergi López (Un día perfecto).

España está presente, junto a Finlandia y Etiopía, en el thriller fantástico Crumbs, obra que sigue el viaje de un personaje aficionado a recoger migajas de civilizaciones pasadas que se ve obligado a vagar por un paisaje etíope postapocalíptico en el que tendrá que hacer frente a Santa Claus, brujas, nazis de segunda generación y a sus propios miedos. Dirigida por Miguel Llansó, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta está protagonizada por un reparto anónimo en el que destacan Daniel Tadesse, Selam Tesfayie (Sost Maezen) y Tsegaye Abegaz.

Otro de los estrenos europeos es El caso Fritz Bauer, drama alemán dirigido por Lars Kraume (Todo por el éxito) que aborda la historia del hombre que logró llevar ante la justicia al ex SS Adolf Eichmann doce años después de la II Guerra Mundial. Entre los actores principales encontramos a Burghart Klauβner (Tren de noche a Lisboa), Ronald Zehrfeld (Phoenix), Dani Levy (La vaca nupcial) y Sebastian Blomberg (Berlin Telegram).

Y desde Suecia aterriza en la cartelera española una nueva aventura de la familia Andersson, en esta ocasión Los Andersson en la nieve. La comedia, ópera prima de Gustaf Åkerblom, se centra en el hijo del clan, enamorado de una compañera de clase que está a punto de irse a esquiar con otro chico. Para recuperarla, convence a toda su familia de ir a la misma estación de esquí a pasar las vacaciones, aunque ninguno sabe esquiar y no se pueden permitir ese viaje. El reparto está encabezado por William Ringström (Los Andersson en Grecia), Anja Lundkvist (Offside), Hanna Elffors Elfström (Los Andersson) y Julius Jimenez Hugoson.

Entre el drama y el documental se sitúa Mysterious Object at Noon, ópera prima de Apichatpong Weerasethakul realizada en el año 2000 y que ahora llega a nuestras pantallas. La historia, con capital tailandés y Holandés, sigue el viaje del equipo de grabación por Tailandia entrevistando a varias personas que se encuentra por el camino. A través de sus relatos se va dando forma a una fábula protagonizada por un niño en silla de ruedas con superpoderes y su profesora. La cinta también fue la primera incursión en el cine para algunos de sus actores, entre ellos Kongkiat Khomsiri, Djuangjai Hirunsri y Saisiri Xoomsai.

Puramente documental es Mañana, producción francesa que parte de un estudio en el que se advertía de que parte de la Humanidad desaparezca en el año 2100. La cinta recoge experiencias en varios países de gente que está experimentando nuevas formas de agricultura, ecologismo, democracia y economía. Nuevas fórmulas que están funcionando y que son una pequeña muestra de cómo podría ser el mundo del mañana. La obra está dirigida por Cyril Dion, quien debuta en la dirección, y la actriz Melanie Laurent (Respire).

‘Los Vengadores: La era de Ultrón’: doble de acción, mitad de drama


'Los Vengadores. La era de Ultrón' supone para los héroes la prueba más dura de sus vidas.Cada uno a su modo, MarvelDC Cómics han cambiado el modo de entender el cine de superhéroes. El primero ha redefinido el concepto de entretenimiento; el segundo ha elevado este género a cotas que parecían inimaginables. Pero si algo ha hecho la casa de héroes como Spider-Man o Iron Man es crear un mundo cinematográfico que traslada de forma magistral el mundo de los cómics. Esto implica que, aunque para disfrutar de una película no hace falta ver el resto, todas y cada una se nutren entre ellas. Y en esto ha tenido buena parte de responsabilidad Joss Whedon (serie Buffy Cazavampiros), quien con la continuación de Los Vengadores (2012) vuelve a demostrar su habilidad para el dinamismo visual.

Porque lo cierto es que Los Vengadores: La era de Ultrón es un constante movimiento. Las peleas, los momentos irónicos, e incluso los momentos más dramáticos, contienen una agilidad narrativa fuera de toda duda. Es, al igual que le ocurría a su predecesora, un cómic en movimiento, algo que queda patente con la declaración de intenciones de la primera secuencia y ese plano en el que aparecen todos los superhéroes en formación de ataque. A partir de ese momento poco margen existe para la reflexión, lo cual no quiere decir que no exista un cierto desarrollo dramático. No mucho, pero existe. Si a esto se suma la comodidad de unos actores que disfrutan de sus personajes lo que obtenemos es un relato entretenido como pocos que invita al espectador a evadirse de todo lo que le rodea.

Ahora bien, la película se encuentra con un escollo relativamente importante que no logra solventar, y es el hecho de tener que luchar contra su propia naturaleza. Sin los conflictos personales que poblaron la primera entrega lo que queda es un arco dramático algo plano, sin grandes giros argumentales y, desde luego, con pocas o ninguna sorpresa. Se puede decir que la película es lineal, una carencia que se suple, y muy bien, con el dinamismo de sus secuencias y el ritmo desenfrenado de la narración, que apenas deja tiempo para la reflexión. Plagada de efectos visuales a cada cual más espectacular (los planos generales de combate son simplemente brillantes), la película cojea en el plano emocional al no existir las fricciones entre los héroes que sí se vivieron en el film original. Incluso el intento de incorporar la vida secreta de uno de los protagonistas, que en un principio parece dotar de mayor gravedad a la trama, se diluye entre rayos y puñetazos.

Algo ayuda, además de la continua sucesión de luchas y persecuciones, la presencia de un villano como Ultrón, al que da vida un James Spader (serie Boston Legal) cuya labor solo podrá apreciarse en todo su esplendor en la versión original. El resto de nuevos personajes suponen una distracción de las irregularidades del film, es cierto, pero su introducción en un film tan repleto de personajes impide que se desarrollen como es debido, lo que les convierte en meros testigos de lo que ocurre en pantalla. Sí, tienen ciertos momentos de protagonismo y gloria, pero su presencia queda lejos de la que tienen el resto de héroes, algo motivado principalmente porque éstos han tenido la oportunidad de brillar con luz propia en sus respectivas sagas. Tratar de presentar en sociedad nuevos héroes en un film tan saturado termina por diluirlos en un maremagno de poderes.

Lo que no cabe duda es que Los Vengadores: La era de Ultrón cumple con lo que promete, y lo hace con nota. Tal vez haya perdido el factor sorpresa de la primera entrega; tal vez su aspecto dramático no tiene la misma fuerza. Pero todo eso queda eclipsado por una agilidad visual y narrativa innegables, y que convierten a Whedon en uno de los nombres de peso en esta segunda etapa de Marvel, que terminará este año. Dos horas y media de acción en estado puro, humor irónico para los momentos más relajados y poca profundidad dramática que se pasan con bastante velocidad. Ahora toca esperar al próximo villano, que para aquellos que no puedan aguantar las ganas de conocerlo será… el que aparece en la secuencia post títulos de créditos.

Nota: 7/10

La batalla entre Los Vengadores y Ultrón pretende arrasar la taquilla


Estrenos 30abril2015Pues ya ha llegado. Hoy jueves, 30 de abril, aterriza en las salas españolas la secuela de una de las cintas más taquilleras de los últimos años. Y lo hace, además, aprovechando la festividad por el Día del Trabajo, lo que añade, si cabe, más alicientes al film. Su llegada representa, además, el inicio de la temporada veraniega en lo que a cine se refiere, por lo que la cartelera empezará a llegarse de blockbusters que tratarán de llenar las salas. Es sin duda el gran estreno de la semana, pero llega acompañado de muchos otros, entre ellos varios españoles.

Por tanto, Los Vengadores: La era de Ultrón, segunda parte del taquillazo de 2012 en la que los principales superhéroes de Marvel se dan cita para salvar al mundo, aunque no sin antes destruir buena parte de él. Acción, humor, entretenimiento, mucha espectacularidad y unos efectos visuales brillantes es lo que promete esta historia que comienza cuando Tony Stark/Iron Man decide poner en marcha un viejo proyecto para preservar la paz mundial que había quedado relegado al olvido. Sin embargo, algo sale mal y lo que crea en realidad es una amenaza tecnológica que pretende acabar con la raza humana y a la que los héroes más poderosos de la Tierra deberán hacer frente mientras lidian con sus propios conflictos. La película, escrita y dirigida de nuevo por Joss Whedon (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.) cuenta con el reparto original y con los actores aparecidos en otros films, entre los que destacan Robert Downey Jr. (El juez), Chris Evans (Capitán América: El soldado de invierno), Chris Hemsworth (Blackhat: Amenaza en la red), Mark Ruffalo (Foxcatcher), Scarlett Johansson (Lucy), Jeremy Renner (Matar al mensajero), Samuel L. Jackson (Kingsman: Servicio secreto), Don Cheadle (serie House of lies), Cobie Smulders (serie Cómo conocí a vuestra madre), Anthony Mackie (Dolor y dinero), Hayley Atwell (Cenicienta), Idris Elba (serie Luther) y Stellan Skarsgård (El médico), a los que se suman James Spader (serie The blacklist), Aaron Taylor-Johnson (Godzilla), Elizabeth Olsen (Luces rojas), Paul Bettany (Mortdecai) y Andy Serkis (El amanecer del Planeta de los simios).

Muy distinto es el drama romántico Lo mejor de mí, adaptación de otra novela de Nicholas Sparks que vuelve a explorar las relaciones a través de los años y cómo éstas afectan no solo a los protagonistas, sino a todos los que les rodean. En esta ocasión la trama narra la relación de dos jóvenes adolescentes que provenían de mundos muy distintos y cuyas vidas se separaron durante años. Con motivo del funeral de un antiguo amigo común, sus vidas vuelven a encontrarse, y viejos sentimientos no resueltos florecen de nuevo. Michael Hoffman (Un plan perfecto) es el encargado de dirigir la propuesta, mientras que Michelle Monaghan (serie True Detective), James Marsden (X-Men: Días del futuro pasado), Liana Liberato (Un invierno en la playa), Luke Bracey (Monte Carlo) y Gerald McRaney (serie House of cards) conforman el reparto principal.

El tercer estreno norteamericano es Lecciones de amor, comedia romántica protagonizada por Clive Owen (serie The Knick) y Juliette Binoche (Ellas) que gira en torno a la relación romántica que inician un profesor de literatura y una pintora y profesora de arte. Un contraste entre disciplinas que les llevará a un conflicto de difícil solución. Dirigida por Fred Schepisi (Cosas de familia), la cinta completa su reparto con Bruce Davison (X-Men), Navid Negahban (serie Homeland) y Amy Brenneman (serie The Leftovers).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y entre ellos destaca la británica Walking on sunshine, comedia musical con toques románticos que, a través de canciones del pop de los años 80, cuenta la historia de una joven que antes de casarse decide invitar a su hermana para que le ayude con los preparativos. Lo que no sabe es que su hermana tuvo un romance con su prometido, lo que creará un triángulo amoroso que deberá ser resuelto antes de dar el “si, quiero”. Max Giwa y Dania Pasquini (StreetDance 2) dirigen este musical en el que podremos ver frente a la cámara a Annabel Scholey (serie Personal Affairs), Hannah Arterton (serie Atlantis), Giulio Berruti (Bon appétit), Greg Wise (Three days in Havana), Katy Brand (Svengali) y la cantante Leona Lewis.

En cuanto a las novedades españolas, Andrés Luque y Samuel Martín (Agallas) dirigen el drama Tiempo sin aire, cuya trama arranca cuando una madre colombiana se traslada con su hijo pequeño hasta Tenerife para encontrar a uno de los responsables de la muerte de su hija a manos de una milicia paramilitar. En su búsqueda de venganza participa un psicólogo cuya vida cambiará con la presencia de la mujer. El reparto está encabezado por Juana Acosta (serie Velvet), Carmelo Gómez (Silencio en la nieve), Adriana Ugarte (serie El tiempo entre costuras), Félix Gómez (Agnosia) y Toni Acosta (Siete minutos).

También desde España llega a la cartelera El hijo bastardo de Dios, escrita y dirigida por Martín Garrido Ramis (Héroes de cartón) y cuyo argumento, a medio camino entre el thriller y el drama, gira en torno a un funcionario de un pequeño pueblo de Mallorca cuya discapacidad ha hecho que se aleje poco a poco de sus compañeros. Para colmo la vida con su madre paralítica no es más sencilla. Sin nada que perder, el hombre urdirá un intrincado plan para poder escapar de la vida que le ha tocado vivir. Beatriz Barón (Proceso a ETA), Lola Paniza Potrony (The marionette), Xisco Ródenas (serie Un golpe de suerte) y Nando Torres (El cura y el veneno) son algunos de los actores principales.

El último de los estrenos españoles es Pos eso, comedia de animación realizada con plastilina que parodia una de las películas de terror más famosas de la historia: El exorcista (1973). La trama narra la depresión en la que cae una bailaora de flamenco tras la muerte de su marido, torero de profesión. Para colmo, su hijo Damián ha empezado a dar síntomas de un extraño comportamiento que ningún médico, psicólogo o psiquiatra es capaz de explicar, por lo que se ve obligada a recurrir a medidas más sobrenaturales. Ópera prima de Sam, la cinta cuenta con las voces de Anabel Alonso (9 meses), Álex Angulo (A escondidas), Mariví Bilbao (Maktub), Santiago Segura (Torrente 5: Operación Europeas) y Josema Yuste (La venganza de Ira Vamp).

Y sin duda uno de los estrenos más atractivos es la francesa Astérix: La residencia de los Dioses, nueva adaptación a la pantalla grande de las aventuras del galo más famoso de los cómics que, esta vez, llega de forma animada. La aventura arranca cuando César, harto de no poder derrotar a los galos por la fuerza, decide construir un complejo residencial de lujo junto a la aldea de los héroes para seducirles con el espejismo del lujo y poder así atraerles a su terreno. Acción y humor se dan cita en este film dirigido por Louis Clichy, que debuta tras las cámaras, y Alexandre Astier (David et madame Hansen) que cuenta con las voces originales de Roger Carel (Nocturna), Guillaume Briat (Adèle y el misterio de la momia), Lòrant Deutsch (Tu seras mon fils) y Alain Chabat (Un regalo para ella), entre otros.

Los estrenos europeos se completan con Mandarinas, co producción de 2013 entre Estonia y Georgia que escribe y dirige Zaza Urushadze (Sami Sakhli) y cuya trama se ambienta en 1992 durante la Guerra Civil de Georgia. En este contexto bélico un hombre de un pequeño pueblo se niega a abandonar su hogar para poder cultivar sus campos de mandarinas. Sin embargo, quedarse le llevará a encontrarse con muchos soldados heridos de uno y otro bando que han sido dejados atrás. Su esfuerzo por salvarles la vida hará que la guerra llegue hasta su puerta. Lembit Ulfsak (Mina olin siin), Raigo Trass (Vana daami visiit), Elmo Nüganen (Puhdistus), Giorgi Nakashidze (Jakos Khiznebi) y Misha Meskhi (Bablo) conforman el reparto principal.

Terminamos con las novedades de ficción. Difret, co producida entre Etiopía y Estados Unidos, supone el debut en el largometraje de Zeresenay Mehari, quien adapta la historia real de una joven que, durante el camino de vuelta de la escuela, es rodeada y secuestrada por un grupo de hombres a caballo con el objetivo de tomarla por esposa. Una práctica habitual no solo en el pueblo de la joven, sino en toda Etiopía. La cinta cuenta con un desconocido reparto encabezado por Brook Sheferaw, Haregewine Assefa, Tirita Hagere y Meron Getnet.

En cuanto al documental, el único representante es Qué extraño llamarse Federico, film italiano dirigido por Ettore Scola (Gente de Roma) que trata de ser no solo un homenaje a la figura de Federico Fellini, sino una reflexión sobre su obra. A medio camino entre el documental y el cine experimental, los nietos del fallecido director dan vida a los protagonistas en un intento de devolver a la vida al autor de La dolce vita (1970).

Tráiler de ‘Los Vengadores: La era de Ultrón’: más y más de todo


El tráiler de 'Los Vengadores: La era de Ultrón' ofrece la primera imagen del personaje.De una secuela se espera siempre más y mejor. Si es un drama o un thriller, más intensidad emocional. Y si es una cinta de acción… pues eso, más acción. Pero cuando se habla de la continuación de un evento como el que fue Los Vengadores hace ya dos años es difícil pensar en algo más grande que la destrucción final de Nueva York. Por eso el primer tráiler generaba tanta expectación, y a tenor de lo que puede verse en el avance que Marvel hizo público ayer los fans verán cumplidas sus expectativas, al menos en lo que a espectacularidad se refiere. Aunque como está ocurriendo en la llamada “segunda fase”, los elementos más dramáticos de este grupo de superhéroes también están presentes. La trama de Los Vengadores: La era de Ultrón sitúa a los héroes ante un reto aún mayor al de su primera aventura juntos, pues deberán hacer frente no solo a sus problemas para trabajar juntos, sino a un enemigo que nace cuando Tony Stark trata de relanzar un antiguo programa que salvaguardaría la paz mundial. Cuando Ultrón haga acto de presencia y revele sus verdaderos planes solo ellos serán capaces de detenerle, aunque para ello tengan que sacrificar su propia vida.

A tenor de lo que puede verse en este primer avance, que como es habitual encontraréis al final del texto, los componentes dramáticos tendrán un papel fundamental. Más allá de las rencillas que nutren la dinámica del grupo (y que según parece volverán a aparecer), lo relevante es el carácter algo derrotista del montaje y de los momentos elegidos para el tráiler, dejando en el aire la sensación de estar ante el final de algo y ante un nuevo comienzo. El escudo roto del Capitán América es la imagen más elocuente de todas, sugiriendo la posibilidad de su muerte o, al menos, de su derrota. Y no sería algo descabellado si tenemos en cuenta la tradición de muerte y resurrección que existe en los cómics.

En cualquier caso, lo que sí parece evidente es que esta continuación dirigida de nuevo por Joss Whedon, creador de series como Buffy, cazavampiros, busca un tratamiento visual de la historia similar al de su predecesora, en el que los contrastes o los juegos de luces quedan relegados a un segundo plano. Esto, que funcionó bien en la primera parte debido, en buena medida, al tono aventurero de la misma, genera un pequeño contraste con el tono de la trama, aunque por otro lado saca mucho partido a las secuencias de acción, sobre todo a la que protagonizan Hulk y el Hulkbuster. Lo que parece claro es que la película será más grande en todos los sentidos.

Habrá que esperar hasta mayo del 2015 para poder disfrutar de Los Vengadores: La era de Ultrón, que cuenta en su reparto con los actores que vienen dando vida a los superhéroes en las últimas películas, es decir, Chris Evans (Rompenieves) como Capitán América; Robert Downey Jr. (#Chef) como Iron Man; Chris Hemsworth (La cabaña en el bosque) como Thor; Scarlett Johansson (Lucy) como Viuda Negra; Jeremy Renner (El sueño de Ellis) como Ojo de Halcón; Mark Ruffalo (Begin Again) como Hulk; Samuel L. Jackson (RoboCop) como Nick Furia; Paul Bettany (Transcendence) como la voz de Jarvis; y Cobie Smulders (serie Cómo conocí a vuestra madre) como Maria Hill. Además, y como se puede ver en el tráiler, se incorporan Andy Serkis (King Kong), Aaron Taylor-Johnson (Godzilla) como Quicksilver; y Elizabeth Olsen (Luces rojas) como Bruja Escarlata. Sin más dilación, el primer avance.

‘Snowpiercer’: conocer el interior de la máquina es desolador


Chris Evans es el principal protagonista de 'Snowpiercer'.Siempre he creído, y en este espacio lo he defendido más de una vez, que el cine fantástico es la mejor herramienta para denunciar los problemas sociales más profundos. Este tipo de historias, gracias a la libertad narrativa y visual que ofrecen, dan pie a explicar estructuras y conflictos sociales de modos que un drama humano ni siquiera puede plantearse. La nueva película de Bong Joon-ho (Crónica de un asesino en serie) es la última de las incorporaciones a este grupo; una historia apocalíptica limitada a un espacio reducido pero con unos planteamientos que obligan al espectador a reflexionar sobre muchos y muy variados aspectos.

Posiblemente el tema que menos aborda Snowpiercer y que, sin embargo, da pié a toda la historia, es el cambio climático. Con un punto de partida ya de por sí decadente (la Humanidad, en su afán por acabar con algo que ha provocado, termina por autodestruirse), la trama apenas pierde un segundo para explicar a grandes rasgos los principales protagonistas y las posiciones que ocupan en esta lucha por los derechos humanos. Una lucha que, como no puede ser de otro modo, vuelve a hacer hincapié en los privilegiados y los que menos tienen, representados aquí por los que están en la cabeza del tren y los que están en la cola (la cabeza y los pies, como se menciona en el film) en un supuesto orden que garantiza la subsistencia. Obreros y empresarios, en definitiva, que remiten ligeramente a Metrópolis (1927), sobre todo en el diseño de vestuario y maquillaje de los primeros. Un tren, por cierto, que más que una máquina es la representación física del funcionamiento del mundo, incluyendo esa idea de que para que todo funcione es necesario que nadie vea la suciedad del motor.

Con este trasfondo, el de la lucha por una vida mejor y unos derechos arrebatados, el desarrollo dramático se entrega a un ritmo trepidante plagado de revelaciones alarmantes y aterradoras en el que los personajes, todos ellos extraordinariamente interpretados, apenas encuentran un respiro en esa frenética carrera. En esos pocos respiros, además, el film ofrece una sólida base conceptual que cimenta sobremanera todo el imaginario de este mundo apocalíptico (por cierto, los planos del helado planeta son excepcionales). Sin duda, uno de los momentos más desgarradores es el que protagoniza Chris Evans (Los 4 fantásticos) en su discurso final, revelador, impactante y uno de los mejores ejemplos de lo que el ser humano es capaz de hacer en situaciones extremas. Por supuesto, la cinta posee varios puntos débiles, entre ellos una cierta entrega al exceso hacia el final del metraje y la sensación de conocer la descorazonadoramente realista explicación final en diversos momentos.

Esto no debe impedir, sin embargo, ver en Snowpiercer una gran obra del fantástico. El concepto visual del tren, con cada uno de los vagones destinado a una actividad, o las secuencias de lucha, muchas de ellas rodadas sin parafernalias musicales o visuales, dotan al conjunto de un tono sombrío, frío y poco esperanzador. La idea de tener que atravesar un largo pasillo para poder alcanzar la libertad que da el control resulta una suerte de reflexión sobre los viajes y sacrificios que deben hacer aquellos que no tienen los recursos necesarios para alcanzar la sociedad más pudiente. Aunque sin duda lo más impactante, incluso si se sospecha, es ese final a cargo de Ed Harris (Adiós pequeña, adiós) y los minutos que se derivan de él, unos instantes que combinan sabiamente desolación y esperanza en el que queda bien claro que conocer el interior de la máquina no siempre es la mejor opción.

Nota: 8/10

Los ‘Malditos vecinos’ tienen ‘3 días para matar’ el aburrimiento


Estrenos 9mayo2014Debido al Día del Trabajo los primeros estrenos del mes de mayo de 2014 se han retrasado hasta hoy, viernes 9. Y si las novedades que llegan se pueden entender como sintomáticas de lo que va a ser el resto del mes, nos esperan semanas de numerosos y muy diversos estrenos. En efecto, muchas son las películas que llegan a la cartelera, y quizá lo mejor es que todas ellas pertenecen a géneros muy dispares, son de nacionalidades y estilos muy distintos, y están respaldadas por nombres propios que van dirigidos a públicos muy concretos. En definitiva, la oferta cinematográfica se renueva ampliamente para tratar de competir en una cartelera ya de por sí muy completa.

Uno de esos estrenos es 3 días para matar, nueva película dirigida por McG (Los ángeles de Charlie) y con Luc Besson (El quinto elemento) como artífice de la historia. Protagonizada por Kevin Costner (Hatfields & McCoys), la historia gira en torno a un agente del servicio secreto que ve cómo su vida está a punto de apagarse a causa de una enfermedad terminal. Motivado por una droga experimental que podría salvarle, acepta realizar una última y peligrosa misión. Cuando las cosas no se desarrollan como cabría esperar, el hombre iniciará una carrera contrarreloj por su vida. Acción, adrenalina y diversión es lo que encontrarán aquellos que decidan verla. Amber Heard (Los diarios del ron), Hailee Steinfeld (Valor de ley), Connie Nielsen (Basic), Eriq Ebouaney (Transporter 3), Richard Sammel (Malditos bastardos) y Tómas Lemarquis (Insensibles) completan el reparto.

Muy distinto es el cariz de Malditos vecinos, comedia gamberra que narra cómo una familia debe luchar por recuperar la vida que tenían antes de que una fraternidad universitaria se mude a la casa de al lado. Las situaciones rocambolescas y las provocaciones no harán más que aumentar hasta que los intereses de los vecinos choquen frontalmente. Dirigida por Nicholas Stoller (Paso de ti), la película cuenta en su reparto con Seth Rogen (Juerga hasta el fin) y Rose Byrne (Los becarios) dando vida la matrimonio, mientras que en la fraternidad encontramos a Zac Efron (El chico del periódico), Dave Franco (Ahora me ves…) y Christopher Mintz-Plasse (Kick-Ass 2. Con un par), siendo Lisa Kudrow (serie Friends) otro de los rostros más conocidos del film.

Una de las propuestas más interesantes es Snowpiercer. Con un equipo artístico y técnico internacional, esta producción coreana en la que participan también Estados Unidos, Francia y la República Checa se ambienta en un futuro apocalíptico en el que los supervivientes de la Humanidad, tras un experimento fallido para terminar con el calentamiento global, viven en un tren alimentado por un motor en constante movimiento. Dando vueltas por un mundo de nieve y hielo, el tren no ha logrado eliminar las diferencias de clases, siendo los primeros vagones para los poderosos y los vagones de cola para la clase explotada. Todo cambiará cuando un joven decida liderar una revuelta para hacerse con el control de la máquina. Bong Joon-ho (The host) es el encargado de poner en imágenes un guión en el que él mismo participa y que interpretan Chris Evans (Capitán América: El soldado de invierno), Jamie Bell (Al borde del abismo), Tilda Swinton (El gran hotel Budapest), Alison Pill (serie The Newsroom), John Hurt (Melancolía), Ed Harris (Dolor y dinero), Octavia Spencer (Criadas y señoras) y Luke Pasqualino (The Apparition).

En un lugar sin ley es el título del nuevo trabajo de David Lowery (Deadroom) como director y guionista. Ambientado en los años 70, este drama aborda la vida de dos jóvenes ladrones enamorados que viven despreocupadamente de lo que consiguen robar en cada uno de sus asaltos. Sin embargo, cuando la mujer mata a un policía durante una de las persecuciones será el hombre el que cargue con las culpas y vaya a la cárcel. Cuatro años después, consumido por la necesidad de ver a su mujer y a su hija, pondrá en marcha un plan de fuga. Rooney Mara (Her) y Casey Affleck (Un golpe de altura) dan vida a la pareja protagonista, completándose el reparto con Ben Foster (El único superviviente), Keith Carradine (Heredarás la tierra), Nate Parker (Non-Stop) y Robert Longstreet (Take shelter).

Terminamos con los estrenos norteamericanos con un film de 2011, Mi último día sin ti, comedia dramática de corte romántico que gira en torno al viaje que realiza un joven ejecutivo alemán a Nueva York con la responsabilidad de despedir a numerosos empleados de la empresa para la que trabaja. Uno de ellos es una joven que acaba de empezar y cuyo sueño es llegar a ser cantante. Poco a poco se iniciará una relación entre ambos que cambiará su forma de ver el mundo. Stefan C. Schaefer (Arranged) es su director, mientras que Nicole Beharie (serie Sleepy Hollow), Ken Duken (Amenaza terrorista), Reg E. Cathey (El fraude), Marlene Forte (Cut off) y Robert Clohessy (El lobo de Wall Street) son los actores principales.

Dejamos Estados Unidos definitivamente para centrarnos en las producciones europeas. Una de ellas es Mi vida ahora, drama británico con dosis de thriller que narra cómo una joven que es enviada a Reino Unido a vivir con sus tíos asiste al estallido de un conflicto que sume al país en una especie de dictadura militar. A partir de ese momento deberá luchar por su vida en una guerra que no entiende si quiere volver a ver al joven del que se enamoró antes del conflicto. Dirigida por Kevin Macdonald (La legión del águila), la película está interpretada por Saoirse Ronan (Hanna), Tom Holland (Lo imposible), George MacKay (Resistencia), Harley Bird, Danny McEvoy y Anna Chancellor (Breaking and entering).

Desde Francia nos llega la adaptación de una de las novelas de más éxito de los últimos tiempos. Los ojos amarillos de los cocodrilos es el nombre del film y de la obra literaria de Katherine Pancol que narra en clave dramática la relación de dos hermanas diametralmente opuestas. Una, historiadora de profesión, pasa dificultades después de separarse; la otra, mujer florero, vive una vida vacía y sin pretensiones. Todo cambia cuando esta afirma que está escribiendo un libro, mentira que poco a poco empieza a sobrepasarla y por la que tendrá que pedir ayuda a su hermana para que lo escriba por ella. El éxito de la novela creará unos vínculos que ninguna esperaba. Dirigida por Cécile Telerman (Toda la culpa es de mi madre), el reparto está integrado por Emmanuelle Béart (Mission: Impossible), Julie Depardieu (El pastel de boda), Jacques Weber (7 años de matrimonio), Karole Rocher (Polisse), Patrick Bruel (Oh, Jerusalén), Quim Gutiérrez (La gran familia española) y Alice Isaaz (Fiston), entre otros.

También francesa es Wrong cops, comedia policíaca escrita y dirigida por Quentin Dupieux (Rubber) cuyo argumento se centra en un policía corrupto y melómano cuya lista de delitos es más larga que la de los criminales a los que persigue. Para colmo, la comisaría en la que trabaja está repleta de individuos a cada cual más disfuncional: un maníaco sexual, un policía chantajista, un tuerto deforme cuyo sueño es ser una estrella del techno, … La vida de todos ellos cambiará cuando una de las víctimas del protagonista, un vecino dado por muerto, se despierte. Mark Burnham (Wrong), el cantante Marilyn Manson (Party monster), Grace Zabriskie (Hasta que el cura nos separe), Daniel Quinn (Karaoke man), Steve Little (La cruda realidad), Isabella Palmieri (serie As the world turns) y Eric Roberts (El caballero oscuro) son sus principales protagonistas.

Un castillo en Italia es el nombre de nuestro siguiente estreno. Producida en Francia, esta comedia con tintes dramáticos es el nuevo proyecto de Valeria Bruni Tedeschi (Actrices), quien escribe, dirige y protagoniza la historia de una joven que vive a caballo entre París y un viejo castillo familiar al norte de Italia. Su vida está marcada por las constantes insistencias de su entorno familiar por encontrar un marido, algo que empezará a sopesar cuando conozca a un joven actor que vuelva a despertar en ella sentimientos que creía perdidos. En su decisión terminará influyendo mucho su hermano, enfermo terminal de sida cuya vida parece apagarse a la par que la ruina de la familia se hace más evidente. El resto de los intérpretes principales son Louis Garrel (Un verano ardiente), Filippo Timi (El americano), Marisa Bruni Tedeschi (Es más fácil para un camello), Xavier Beauvois (A galope) y Céline Sallette (De óxido y hueso).

Reino Unido también está presente en nuestra cartelera con The machine, thriller de ciencia ficción escrito y dirigido por Caradog W. James (Little white lies) cuya trama transcurre en un mundo futuro que vive inmerso en la Segunda Guerra Fría. En este contexto el Ministerio de Defensa británico encarga a un científico que desarrolle el arma perfecta: un soldado cibernético capaz de acatar las más difíciles órdenes. Tras recluirse bajo tierra debido a los fracasos de sus primeros proyectos, el hombre logra crear el clon de una bella mujer que será la clave de la victoria. Caity Lotz (serie Arrow), Toby Stephens (Muere otro día), Denis Lawson (Perfect sense), Sam Hazeldine (El enigma del cuervo) y Pooneh Hajimohammadi integran el reparto principal.

La representante española más relevante es Una noche en el viejo México, segunda película como director de Emilio Aragón (serie Médico de familia). Rodada en Estados Unidos y con un reparto internacional, la historia sigue el viaje que realizan un anciano y su nieto después de que, por un azar del destino, hayan perdido sus tierras y su rancho. Un viaje que les llevará hasta México y que les servirá para conocerse mejor el uno al otro. Una parada durante la noche les llevará a conocer a una stripper que ve en ambos una forma de escapar de su vida y encontrar un futuro mejor. Robert Duvall (Jack Reacher) y Jeremy Irvine (Grandes esperanzas) son los dos principales protagonistas, junto a los que encontramos a Angie Cepeda (Heleno), Luis Tosar (Mientras duermes), Joaquín Cosio (El llanero solitario), Javier Gutiérrez (Zipi y Zape y el club de la canica) y Jim Parrack (serie True Blood).

El malagueño Ramón Salazar (20 centímetros) es el responsable de 10.000 noches en ninguna parte, drama que escribe y dirige centrándose en el viaje que realiza un hombre gris y miedoso con la intención de escapar de su propia vida. Un viaje de autodescubrimiento que le llevará a aprender nuevas formas de entender la vida al tiempo que le enseñará que toda decisión conlleva siempre una incertidumbre por lo que pudo haber sido. La cinta está protagonizada por Najwa Nimri (Abre los ojos), Lola Dueñas (Los amantes pasajeros), Susi Sánchez (La piel que habito), Andrés Gertrúdix (Silencio en la nieve), Andrés Lima (Tú eliges) y Rut Santamaría (Historias de Lavapiés).

El único estreno de la semana que llegó ayer jueves es la española Las aventuras de Lily Ojos de Gato, drama dirigido por Yonay Boix que, a lo largo de una noche, desvela el verdadero rostro de una joven que aparenta ser fuerte, decidida, independiente y con grandes planes de futuro. Poco a poco la realidad demostrará que su situación laboral es casi inexistente, que bebe más de la cuenta y que uno de sus mayores deseos es ser madre a pesar de no encontrar una pareja estable. El reparto está integrado por nombres poco conocidos y debutantes como los de Ana Adams, josé Gimeno, Beatriz Olivares, Elena Rey y Álex Alcalde.

España, Francia e Irlanda son los países que están detrás de Amor en su punto, comedia romántica protagonizada por Richard Coyle (Un buen año) y Leonor Watling (Lo mejor de Eva) que se centra en la búsqueda del amor de un periodista gastronómico que, a pesar del éxito en su carrera, no logra encontrar a su media naranja. Su vida dará un vuelco cuando su camino se cruce con el de una comisaria de arte que parece totalmente opuesta a él pero por la que siente una irresistible atracción. Dirigida a cuatro manos por Dominic Harari y Teresa Pelegri, que ya colaboraron en Seres queridos (2004), la cinta cuenta también con Ginés García Millán (Entre el cielo y el mar), Simon Delaney (Spin the bottle), Ciara Bailey (Invasion Ireland) y Michelle Beamish (Eden) frente a las cámaras.

En apatía. Secuelas del odio es el último film español de ficción que recibimos este viernes. Ópera prima de Joel Arellanes Duran, quien escribe y dirige, la trama se centra en un joven a quien los abusos de su infancia, la violencia y una educación agnóstica le han vuelto indiferente ante la vida. Cuando una persona tome su lugar ante la ley y pegue por lo que él es responsable su apatía se verá trastornada. Este intenso drama está protagonizado por Álvaro Díaz Rodríguez, Christian Casas (serie Cuéntame cómo pasó), Lucía Ramos (serie Física o química) y Carme Juan.

Pasamos a continuación a los documentales. Violetta: La emoción del concierto supone el salto a la gran pantalla de los personajes de la famosa serie de televisión de Disney Channel que ha triunfado en Latinoamérica y Europa. En concreto, esta producción argentina dirigida por Matthew Amos, realizador especializado en eventos musicales (MTV World Stage: Evanescence 3D), sigue los pasos de la gira por Europa que hicieron las estrellas de la ficción televisiva a finales de 2012 y principios de 2013.

Por último, la española El somni es un viaje alrededor del Celler de Can Roca que utiliza diversas técnicas audivisuales y estilos narrativos, incluyendo la animación o el cine de ensayo. La cinta está dirigida por Franc Aleu (Bubbles).

‘Capitán América: El soldado de invierno’: lo llaman seguridad en lugar de miedo


Chris Evans repite como el superhéroe de Marvel en 'Capitán América: El soldado de invierno'.Más y mejor. Esa es la filosofía de toda segunda parte que se precie. Y si estamos hablando de superproducciones con superhéroes de por medio, lo normal es que se traduzca en más acción, más explosiones y más combates, sin que eso tenga necesariamente que ir acompañado de un mejor argumento. Por fortuna para esta continuación de Capitán América: El primer vengador (2011), posee todos los ingredientes para ser una digna sucesora, incluyendo una temática que, al igual que la primera entrega, ofrece algo más que una simple ensalada de bofetadas. Y por cierto, ¡qué bofetadas!.

Porque no nos engañemos, una aplastante mayoría del público que acuda a ver Capitán América: El soldado de invierno buscará, ante todo, entretenimiento y acción, ya sea en 2D o en 3D. Y eso, le pese a quien le pese, está garantizado desde el primer minuto. Su secuencia inicial, muy bien narrada por Anthony y Joe Russo (Tú, yo y ahora… Dupree), es toda una declaración de intenciones de lo que luego vendrá: una espiral de acción cada vez más magnificada (incluyendo una batalla aérea entre grandes naves y pequeños guerreros) combinada con acierto con una trama de espionaje, mentiras y secretos que, para los más fieles seguidores, posiblemente no ofrezca grandes dificultades. La cinta, salvo algún bajón de ritmo habitual en este tipo de films, mantiene el nivel de su predecesora.

Aunque como digo, hay algo más, pero también algo menos. Coincidencia o no (me inclino a pensar que no), el mensaje implícito y explícito de esta continuación se ajusta a la realidad que vivimos como un guante. Los constantes debates entre seguridad y privacidad, entre defensa y miedo, remiten a una problemática real que hace a la trama más interesante de lo que podría interpretarse en un primer momento. Es evidente que la acción se impone sobre todos los demás elementos, pero eso no impide que el espectador pueda encontrar algo más que golpes y explosiones en aquellos momentos en los que el film se toma un respiro. Es una lástima, sin embargo, que dichos momentos no estén acompañados de una solidez interpretativa algo mayor. Si bien es cierto que tanto Chris Evans (Puncture) como Robert Redford (Juego de espías) o Samuel L. Jackson (Cleaner) se encuentran notablemente cómodos en sus respectivos roles, la participación de Scarlett Johansson (The Spirit) o Anthony Mackie (Destino oculto) enturbia notablemente el conjunto, la primera por una fatiga más que evidente y el segundo por una falta de acomodo al personaje que, esperemos, se solucione en el futuro.

Del mismo modo, Capitán América: El soldado de invierno apenas deja hueco para desarrollar el pasado del villano más allá de su identidad y su conexión con el resto de personajes. Aunque no lo parezca, sus puntos débiles afectan lo suficiente a la trama como para que esta no logre despegar más allá de un buen entretenimiento. Tampoco es que la propia cinta busque algo más, es cierto, pero teniendo en cuenta el nivel que han adquirido este tipo de producciones se antoja necesario algo más de contenido dramático. Sea como fuere, un espectáculo más que digno que sigue la línea iniciada por aquella primera película y que, en su secuencia post créditos, pone las bases para el próximo mega evento de Marvel.

Nota: 7/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: