Butler juega al ‘Juego de ladrones’ y McAvoy realiza una ‘Inmersión’


El mes de abril comienza, en lo que a estrenos se refiere, de un modo muy diferente a como terminó marzo. Sin grandes estrenos que puedan convertirse en blockbusters, la cartelera española se llena este viernes día 6 de varias propuestas para todo tipo de públicos, desde el thriller hasta la comedia, pasando por la animación.

Y dado que no hay ningún gran título, comenzamos por Juego de ladrones, cinta estadounidense que combina acción y drama que arranca cuando un grupo de ladrones especializado en robos de bancos decide ir a por su mayor reto. En su camino, sin embargo, se encuentra una unidad de élite de la policía de Los Ángeles que suele disparar antes de detener a nadie. Ópera prima de Christian Gudegast, autor también de la historia, la película está protagonizada por Gerard Butler (Geostorm), Pablo Schreiber (Traces), O’Shea Jackson Jr. (Straight Outta Compton), el rapero 50 Cent (Espías), Maurice Compte (Memorias de un asesino internacional), Evan Jones (Mil maneras de morder el polvo) y Brian Van Holt (Una bala en la cabeza).

Estados Unidos también participa, junto a Alemania, Francia y España, en Inmersión, thriller dramático con toques románticos dirigido por Wim Wenders (Todo saldrá bien) y que adapta la novela de J.M. Ledgard. El argumento gira en torno a la relación entre un hombre y una mujer que se conocen en un remoto hotel y se enamoran casi en contra de su voluntad. Cuando se separan descubrimos que él es agente del servicio secreto británico y ella busca el origen de la vida en nuestro planeta. Dos mundos separados que llevará su amor a límites que nunca imaginaron. James McAvoy (Atómica), Alicia Vikander (La luz entre los océanos), Alexander Siddig (serie Da Vinci’s demons) y Reda Kateb (Los caballeros blancos) encabezan el reparto.

Francia y Bélgica coproducen Un sol interior, comedia dramática que sigue los pasos de una artista parisina, madre divorciada, que busca el amor entre un plantel de hombres de muy diferentes perfiles sociales, aunque solo encuentra decepciones. Dirigida por Claire Denis (Los canallas), la película tiene como protagonistas a Juliette Binoche (Ghost in the Shell), Xavier Beauvois (El secreto del hielo), Philippe Katerine (Opium), Josiane Balasko (Mes héros) y Nicolas Duvauchelle (Dalida).

Puramente española es Campeones, nueva comedia con tintes dramáticos dirigida por Javier Fesser (Mortadelo y Filemón contra Jimmy el Cachondo) cuya trama se centra en un entrenador profesional de baloncesto que, tras cometer una infracción al volante, es obligado a trabajar con un equipo de chicos con discapacidad intelectual como trabajos comunitarios. Pero lo que comienza siendo una obligación terminará por darle increíbles lecciones de vida que le abrirán los ojos a una realidad que desconocía. En el reparto destacan los nombres de Javier Gutiérrez (El autor), Itziar Castro (Matar a Dios), Luisa Gavasa (La novia), Daniel Freire (Cruzados), Juan Margallo (La reina de España) y Athenea Mata (serie La dársena de poniente).

También procede de España Miss Dalí, drama que aborda la relación entre el artista Salvador Dalí y su hermana Anna María a lo largo de los años. Escrita y dirigida por Ventura Pons (El virus de la por), la cinta está protagonizada por Claire Bloom (Max Rose), Siân Phillips (La guerra de Murphy), Vicky Peña (Juegos de familia), Josep Maria Pou (Abracadabra), Joan Pera (Forasters) y Joan Carreras (Insensibles), entre otros.

El tercer estreno español es Resort Paraíso, thriller dirigido por Enrique García (321 días en Michigan) que arranca cuando una pareja que atraviesa un mal momento decide refugiarse en el hotel donde ella trabaja, cerrado durante la temporada invernal. La mujer tiene acceso a todos los elementos del lugar y un plan para pasar desapercibidos, pero cuando son descubiertos por uno de los guardias de seguridad comienza un macabro juego del gato y el ratón. En el reparto encontramos, entre otros, los nombres de Nora Aguirre, Susana Almahano, Rafael Castillo-Romero, Virginia de Morata (Maniac Tales) y Noelia Galdeano.

Este viernes también se estrena la japonesa Verano de una familia de Tokio, nueva entrega de la saga de películas que vuelve a dirigir Yôji Yamada (La casa del tejado rojo) y que, en esta ocasión, se centra en los intentos de toda la familia porque el abuelo deje de conducir después de sufrir un accidente. Isao Hashizume (Después de la tormenta), Kazuko Yoshiyuki (Umi suzume), Masahiko Nishimura (Zen), Yui Natsukawa (Soromon no gishou) y Tomoko Nakajima (Cha no aji) vuelven a dar vida a los principales personajes.

La única representante de la animación es Have a nice day, cinta que combina comedia y crimen y que ha sido escrita y dirigida por Jian Liu (Piercing I). Su trama arranca cuando un chófer roba una importante suma de dinero a su jefe para poder pagarle a su novia una operación de cirugía plástica. Durante la noche comenzarán a perseguirle para recuperar el dinero robado. Entre las voces de su versión original, además del propio Liu, encontramos las de Changlong Zhu, Kai Cao, Siming Yang y Haitao Shi.

En cuanto al documental, Marea Humana realiza un viaje por 23 países para mostrar la vida a la que se enfrentan los millones de refugiados que huyen de la guerra, la represión y el hambre en el mundo. Con capital estadounidense, alemán y chino, el film está dirigido por Ai Weiwei (Lao ma ti hua).

Anuncios

‘Geostorm’: los fallos de una tormenta planetaria


El productor Dean Devlin sabe de catástrofes cinematográficas. Tanto en sentido figurado como en el contenido de sus films. De ahí que su primera incursión en la silla del director en una película para la gran pantalla potencie los aspectos positivos y reduzca al máximo los negativos para ofrecer un entretenimiento puro y duro que, todo sea dicho, no puede (y tampoco quiere) evitar sus limitaciones.

Y ahí está la clave de Geostorm, en sus propias limitaciones. Acercarse a un film de estas características, incluyendo el título, ya debería de ser aviso suficiente como para saber lo que se espera de ella, algo con lo que director y actores saben jugar, ofreciendo un producto capaz de reírse de sí mismo, con frases lapidarias en momentos de máxima tensión y un ritmo que no decae en ningún momento, desarrollando la trama en un metraje ajustado, algo de agradecer en tiempos en los que la máxima parece ser apabullar al espectador con innecesarios minutos de efectos digitales. Así, la historia deambula por terrenos conocidos y previsibles, pero suple esta carencia de efectividad dramática con unos personajes que funcionan bien como arquetipos y con una espectacularidad en algunas secuencias sencillamente fascinante.

Pero el problema es ese, que todo ese envoltorio se utiliza para tratar de disimular las carencias. ‘Tratar’ es la palabra clave en este caso, pues lo cierto es que el film es lo que es. Dramáticamente hablando, su previsibilidad lleva a conocer el villano de turno varios minutos antes de que se desvele su identidad. Y aunque la trama está bien tratada desde el punto de vista de la coherencia, tiene demasiadas concesiones dramáticas que permiten hacer avanzar la acción. Eso, en este tipo de films, se convierte en importantes agujeros en el desarrollo de la historia. Quizá lo más interesante de todo sea la moraleja del conjunto, con el cambio climático como principal aliciente y con la unión de pueblos como mensaje final, si bien es cierto que se diluye entre tanta tormenta de rayos, entre tanta granizada y entre tantas olas gigantes.

El mejor resumen de Geostorm es que es lo que es desde el principio. No engaña, pero tampoco apasiona. No tiene ínfulas de algo más grande, pero tampoco logra desprenderse de sus numerosos fallos. Una tormenta imperfectamente perfecta que se apoya, y de un modo nada disimulado, en su reparto (todos ellos pasándoselo en grande) y en sus efectos especiales. La mano de Devlin, a falta de ofrecer un punto de vista propio, logra disimular las imperfecciones. Pero como si de los fallos que afectan a los satélites del film se tratara, por mucho que el director trate de corregir, al final las catástrofes se producen.

Nota: 6/10

La ‘Geostorm’ amenaza con dejar ‘La piel fría’ en la cartelera


Si el pasado fin de semana estuvo marcado por el thriller y el terror, este viernes 20 de octubre es la ciencia ficción la que pretende tomar el control de la cartelera española. Claro que este género no llega solo, destacando la producción española de corte más terrorífico y fantástico. Y todo ello acompañado de nombres de renombre tanto de la escena cinematográfica nacional como internacional en un día en el que llegan muchos títulos nuevos.

La principal novedad es Geostorm, mega producción hollywoodiense de ciencia ficción que, como su propio título indica, tiene como protagonista una tormenta mundial. En concreto, la historia toma como punto de partida una red de satélites creados por las naciones de la Tierra para acabar con las catástrofes naturales. Sin embargo, cuando dichos satélites comienzan a sufrir errores sin que nadie pueda detenerlos esos fenómenos que se querían evitar regresan magnificados, amenazando con crear una tormenta planetaria. Solo un diseñador de sistemas y su hermano parecen ser capaces de frenar un desastre que podría acabar con la Humanidad. Dirigida por Dean Devlin, productor de cintas como Independence Day (1996) o Godzilla (1998) que debuta de este modo en el largometraje, esta cinta de apabullantes efectos especiales está protagonizada por Gerard Butler (Dioses de Egipto), Abbie Cornish (6 days), Ed Harris (Madre!), Jim Sturgees (La mejor oferta) y Andy García (Passengers), entre otros.

De Estados Unidos también procede Creative Control, drama de ciencia ficción dirigido y protagonizado por Benjamin Dickinson (First winter) en 2015, quien también participa en el guión de esta historia que transcurre en Nueva York a cinco minutos de alcanzar el futuro, cuando los avances tecnológicos han facilitado la vida a la sociedad pero al mismo tiempo han generado una notable ansiedad. El protagonista, un ejecutivo de publicidad de tecnología que envidia la vida de su mejor amigo, decide utilizar la imagen de la novia de éste para un nuevo proyecto de realidad aumentada, lo que eliminará la línea entre realidad y fantasía y pondrá a prueba la vida de todos los implicados. Junto a Dickinson encontramos en el reparto a Nora Zehetner (Spooner), Dan Gill (El gurú de las bodas), Alexia Rasmussen (Gabriel) y Reggie Watts (Fort Tilden).

En cuanto al cine europeo, la ciencia ficción y el terror también son protagonistas en La piel fría, cinta franco española que adapta a la gran pantalla la novela de Albert Sánchez Piñol en la que un antiguo terrorista del IRA acepta una oferta de trabajo como meteorólogo en una isla en la que solo habita un farero, y en la que ha desaparecido el oficial al que iba a sustituir. Pronto descubre que en esa isla habita algo más que no es capaz de explicar. Dirigida por Xavier Gens (Hitman), el film está protagonizado por David Oakes (Truth or Dare), Aura Garrido (Vulcania), Ray Stevenson (Transporter Legacy), John Benfield (Speed Racer) e Iván González (El borde del tiempo).

Desde Francia llega Atraco en familia, comedia cuya trama comienza cuando dos mujeres, una científica informática y otra carterista en grandes hoteles, descubren que son hermanas al acudir al testamento de su padre. Sus vidas cambiarán todavía más cuando descubran que, en realidad, su progenitor no ha muerto, y que es un ladrón de guante blanco que quiere pasar con ellas el tiempo que le queda organizando el robo de un Stradivarius valorado en 15 millones. Pascal Bourdiaux (Fiston) se pone tras las cámaras para poner en imágenes la historia y dirigir, entre otros, a Jean Reno (Escuadrón de élite), Reem Kherici (Asalto al convoy), Camille Chamoux (Maman a tort), Pascal Demolon (Discount), Alexis Michalik (Kamikaze) y Natalia Verbeke (Las chicas de la sexta planta).

Puramente española es Red de libertad, drama histórico que pone en imágenes la historia real de Helena Studler, una religiosa que a comienzos de la II Guerra Mundial urdió un plan junto a un grupo de hombres y mujeres para salvar a miles de judíos de un campo de concentración cercano a la ciudad en la que vive. Escrita y dirigida por Pablo Moreno (Poveda), la cinta está protagonizada por Assumpta Serna (Trash), Giulia Charm (serie El secreto de Puente Viejo), Fran Calvo (Fantasma), Ainhoa Aldanondo (Un Dios prohibido) y Javier Bódalo (La noche del virgen).

También española es Handia, drama de corte histórico dirigido a cuatro manos por Aitor Arregi (Cristóbal Molón) y Jon Garaño (Loreak) que narra la historia real del Gigante de Altzo, el hombre más alto para su época en el siglo XIX. La trama recoge el viaje que durante más de 20 años realizó por toda Europa junto a su hermano Martín. Ramón Agirre (Plan de fuga), Eneko Sagardoy (Amaren eskuak), Joseba Usabiaga (Pikadero) y Aia Kruse (Zorion perfektua) encabezan el reparto.

Con algo de retraso se estrena también Amor a la siciliana, comedia dramática italiana de 2016 ambientada en 1943, cuando las fuerzas aliadas desembarcaron en Sicilia. La historia se centra en un joven enamorado de la hija del dueño de un restaurante de Nueva York y prometida a Lucky Luciano. Para poder pedir su mano necesita viajar a Sicilia, donde vive el padre de la joven y que se encuentra bajo el yugo de las tropas nazis. Es por eso que decide alistarse en las fuerzas aliadas, lo que le llevará a superar infinidad de situaciones para poder lograr su objetivo. Escrita (al menos en parte), dirigida y protagonizada por Pif (Pazze di me), la cinta cuenta también con los actores Miriam Leone (Felices sueños), Andrea Di Stefano (La vida de Pi), Stella Egitto (Ti stimo fratello) y Vincent Riotta (Tender eyes).

También a cuatro manos está dirigida Spoor, producción que cuenta con capital polaco, alemán, checo, sueco y eslovaco y cuyo argumento arranca cuando en un bosque comienzan a aparecer los cuerpos de una serie de cazadores furtivos. Una joven del pueblo asegura que todo es obra de los animales salvajes, pero la policía comienza a sospechar de ella. Agnieszka Holland (In darkness) y Kasia Adamik (Amok) dirigen este thriller dramático basado en la novela de Olga Tokarczuk y protagonizado por Jakub Gierszal (The fold), Katarzyna Herman (Demon), Andrzej Grabowski (The high frontier), Tomasz Kot (Disco Polo), Borys Szyc (Dzej Dzej) y Miroslav Krobot (Revival).

Fuera del Viejo Continente nos encontramos con Las hijas de Abril, drama mexicano escrito y dirigido por Michel Franco (A los ojos) que gira en torno a una joven de 17 años embarazada que vive con una medio hermana y que no sabe nada de su madre desde hace años. Dispuesta a que eso siga así, mantiene el embarazo en secreto, pero las necesidades económicas que implica un bebé llevan a su hermana a llamar a la madre, que llega dispuesta a ayudar. Sin embargo, pronto resulta evidente el motivo por el que la joven no quería acercarse a su madre. Emma Suárez (Julieta), Ana Valeria Becerril, Hernán Mendoza (Purasangre), Iván Cortés (El vigilante), Joanna Larequi (La caridad) y Enrique Arrizon son los principales actores.

Con origen indio se estrena también Golmaal again, comedia de acción de corte fantástico que representa la cuarta entrega de la saga ‘Golmaal’ y  que se centra en la disputa que dos bandas rivales mantienen desde la infancia, centrando la trama en un posible espíritu que habría poseído la casa de uno de los miembros de las bandas. Rohit Shetty (Dilwale) se pone tras las cámaras de esta entrega, al igual que hizo con las tres anteriores, para dirigir, entre otros, a Ajay Devgn (Shivaay), Tabu (La vida de Pi), Prakash Raj (Manithan), Parineeti Chopra (Kill Dil) y Arshad Warsi (Ishqiya).

En el género de animación varias son las novedades. Por un lado, la japonesa Ancien y el mundo mágico, cuyo argumento se centra en una joven que reparte su tiempo entre ayudar a su padre viudo en las tareas del hogar y tratar de mantenerse despierta en clase. A pocos días de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la chica emprenderá una aventura cuando unos misteriosos hombres secuestren a su padre. Una aventura que le llevará a descubrir el verdadero pasado de su familia y la relación con una princesa en la que se convierte cada vez que sueña. Kenji Kamiyama (Cyborg 009: Call of Justice I) escribe y dirige esta propuesta que cuenta con las voces, en su versión original, de Brina Palencia (All the wrong friends), Mitsuki Takahata (Ikari), Arata Furuta (Too young to die) y Shinnosuke Mitsushima (Star sand).

Por otro, Alemania, Reino Unido, Dinamarca y los Países Bajos colaboran en una nueva versión de El pequeño vampiro, en esta ocasión realizada en animación por ordenador y en 3D. Adaptando la famosa saga de libros juveniles escritos por Angela Sommer-Bodenburg, la trama gira en torno a la amistad que surge entre un vampiro de 13 años que tiene que huir de un prestigioso cazavampiros y un humano de la misma edad fascinado por estas criaturas que le ayudará en su lucha contra sus enemigos. Richard Claus (El príncipe de los ladrones) y Karsten Kiilerich (El patito feo y yo) dirigen a cuatro manos esta aventura de acción y comedia a la que ponen voz Jim Carter (serie Downton Abbey), Rasmus Hardiker (Huge), Alice Krige (Will), Tim Pigott-Smith (Whisky Galore) y Miriam Margolyes (Un desmadre de viaje).

Finalmente, desde Rusia nos llega Kikoriki. Equipo invencible, aventura dirigida por Denis Chernov, quien debuta de este modo en el largometraje. El argumento se centra en los habitantes de una tranquila y paradisíaca isla cuya rutina se ve alterada cuando la televisión entra en sus vidas. Aterrados ante las desgracias que ven en un programa, un grupo de amigos decide ir a la gran ciudad a salvar a la población, sin saber que no siempre es cierto todo lo que se ve en televisión. Vadim Bochanov, Mikhail Chernyak, Garik Kharlamov y Dmitriy Nagiev ponen las principales voces.

En el ámbito documental encontramos Lumière! Comienza la aventura, film escrito, dirigido y licitado por Thierry Frémaux en el que es su debut como realizador. Producida en Francia en 2016, la cinta recoge 108 de las 15.000 películas que filmaron los hermanos que revolucionaron la sociedad con el invento del cinematógrafo, y cuenta con la colaboración del director Martin Scorsese (Casino).

‘Dioses de Egipto’: demasiada fantasía para tan poca mitología


Nikolaj Coster-Waldau da vida a Horus en 'Dioses de Egipto'.La nueva película de Alex Proyas (Yo, Robot) es el mejor ejemplo de lo que Hollywood tiende a hacer con historias que tienen un base sólida. Los amantes de Egipto posiblemente encuentren la esencia de la mitología que rodea la historia de Osiris, Isis, Seth y Horus, incluyendo las luchas diarias de Ra por volver a salir cada mañana o el Juicio de Osiris, aunque un poco pervertido en su esencia. Sin embargo, la parafernalia que rodea a estos elementos, incluyendo un Egipto mágico y un tanto extraño, desvirtúan por completo lo que podría ser una cinta de aventuras mucho más humilde y sincera.

Sin entrar en el fondo de la elección de actores (algunos un tanto cuestionables), lo cierto es que Dioses de Egipto arranca con fuerza, asesinato fratricida y usurpación de poder incluidos. Y aunque los primeros compases de la trama, aproximadamente hasta el comienzo del segundo acto, sientan unas sólidas bases, la historia trata de abarcar tantos elementos de la mitología egipcia que termina por crear una amalgama de subtramas que perjudica el ritmo narrativo. Es entonces cuando el interés decae, los diálogos se tornan esposos y las secuencias de acción, espectaculares, introducen un lenguaje formal un tanto extraño.

A todo ello se suma, además, la necesidad de productores, director y guionista de introducir monstruos y amenazas de dimensiones apocalípticas para justificar un clímax que los egipcios narraron de forma mucho más sencilla y, a todas luces, menos caótica. Y aun siendo conscientes de la necesidad y el tono fantástico de la propuesta, dicho final no deja de poseer una grandilocuencia excesiva para el carácter aventurero y mágico que tiene el desarrollo en muchos compases del metraje. Dicho de otro modo, es demasiado final para tan poco aperitivo.

Así, Dioses de Egipto no es ni tan mediocre como muchos auguraban ni es una aventura humilde que permita explorar la magia del Egipto mitológico. Es, simple y llanamente, una cinta de fantasía que toma como justificación la lucha entre Horus y Seth para dar rienda suelta a una imaginación que muchas veces excede los límites que se marca la propia película. El problema de esto no es que no resulte creíble (hablamos de dioses con forma animal), sino que traiciona las reglas que parece plantear al comienzo, lo que llevará a mucha gente a desconectar de la trama. Aunque, con un poco de suerte, despertará la curiosidad por las relaciones entre los Dioses de Egipto. Y eso, al menos, ya es algo.

Nota: 6/10

Vuelve Dory para buscar a los ‘Dioses de Egipto’


Estrenos 22junio2016Los estrenos del último fin de semana de junio se adelantan. Al menos los más importantes. Este miércoles, día 22, llegan a la cartelera un buen puñado de novedades llamadas a reinar en la taquilla española, sin duda con la intención de aprovechar las Fiestas de San Juan que se celebran en buena parte de la geografía nacional. Y si hay que hablar de un estreno, ese es una nueva secuela.

Claro que en esta ocasión secuela tal vez no sea la denominación más acertada. La nueva película de Pixar, que lleva por nombre Buscando a Dory, recupera a los personajes del clásico Buscando a Nemo (2003) para narrar una nueva aventura, esta vez centrada en el famoso pez con poca memoria que arrancó más de una sonrisa y más de una lágrima. En concreto, Dory recuerda que tiene una familia en algún lugar, y que puede que la estén buscando, por lo que convence a sus amigos para iniciar un viaje que les llevará por medio mundo. Una premisa tan sencilla como la de la primera parte que a buen seguro volverá a hacer las delicias de grandes y pequeños, amén de mostrar una animación única del entorno marino. Andrew Stanton, director de la primera parte, repite tras las cámaras, acompañado para la ocasión por Angus MacLane, que debuta en el largometraje. Entre las voces originales encontramos a Ellen DeGeneres (Carta de amor), Albert Brooks (La verdad duele), Hayden Rolence, Ed O’Neill (serie Modern Family), Kaitlin Olson (Vacaciones), Ty Burrell (Butter), Diane Keaton (La gran boda), Idris Elba (Caza al asesino) y Dominic West (Pride).

Muy diferente es el otro gran estreno, Dioses de Egipto, epopeya de acción y efectos especiales que narra, no sin ciertas licencias, uno de los episodios más importantes de la mitología Egipcia: la lucha entre el dios Horus y su tío Set, dios de la oscuridad. La historia arranca cuando un joven que quiere salvar a su amada emprende un viaje para buscar a Horus, el dios halcón, y pedir su ayuda para recuperar el trono de Egipto, usurpado por Set, quien ha destruido la próspera tierra del Nilo. Así, mortal e inmortal emprenden una batalla contra las fuerzas del mal que les llevará al Más Allá y a lugares emblemáticos de la tierra de los faraones. Alex Proyas regresa a la dirección después de que en 2009 realizara Señales del futuro, mientras que el reparto está encabezado por Gerard Butler (Objetivo: Londres), Nikolaj Coster-Waldau (serie Juego de tronos), Brenton Thwaites (Maléfica), Geoffrey Rush (La mejor oferta), Chadwick Boseman (Decisión final) y Courtney Eaton (Mad Max: Furia en la carretera), entre otros.

Otra secuela, aunque esta vez en clave de comedia gamberra, cierra el trío de estrenos procedente de Hollywood. Se trata de Malditos vecinos 2, que vuelve a contar con el equipo principal y con una trama que, a grandes rasgos, juega con los mismos elementos que llevaron a la primera parte al éxito. En esta ocasión, el matrimonio protagonista afronta la llegada de su segundo hijo, lo que les lleva a querer mudarse a una casa más grande. Pero cuando pretenden vender la vivienda actual descubren que una hermandad universitaria, esta vez de chicas, se ha mudado a la casa de al lado, lo que hará más difícil la venta. Para poder echarlas recurrirán a un viejo amigo experto en estos temas. Nicholas Stoller (Paso de ti) vuelve a ponerse tras las cámaras, mientras que el reparto vuelven a encabezarlo Seth Rogen (Steve Jobs), Zac Efron (El chico del periódico), Rose Byrne (Espías), Dave Franco (Negocios con resaca) y Lisa Kudrow (Rumores y mentiras), a los que se suman Chloë Grace Moretz (La quinta ola), Selena Gomez (Spring breakers) y Kiersey Clemons (Dope).

Entre las novedades europeas destaca lo nuevo de Stephen Frears (Philomena), titulado The program. La trama, producida entre Francia y Reino Unido y basada en el libro de David Walsh, narra la conspiración de Lance Armstrong y su desesperada carrera por ganar, en un engaño a la comunidad internacional que ha supuesto una de las mayores decepciones deportivas de la historia. Este drama está protagonizado por Ben Foster (El único superviviente), Chris O’Dowd (St. Vincent), Jesse Plemons (serie Fargo), Lee Pace (Guardianes de la galaxia), Dustin Hoffman (El coro) y Guillaume Canet (En solitario).

Puramente francesa es la comedia Un hombre de altura, adaptación europea de la cinta argentina Corazón de León (2013) cuya historia, para aquellos que no hayan visto el film original, arranca cuando una joven y guapa abogada rompe su matrimonio. Abierta a volver a encontrar el amor, la mujer entra en contacto con un hombre que ha encontrado su teléfono. La primera conversación deja claro que algo entre ellos puede surgir, pero cuando queden para conocerse las diferencias físicas entre ambos y las convenciones sociales no dejarán de poner trabas a su amor. Dirigida por Laurent Tirard (El pequeño Nicolás), la película cuenta en su reparto con Jean Dujardin (Monuments Men), Virginie Efira (20 años no importan), Cédric Kahn (Tedio), Stéphanie Papanian y César Domboy (El desafío).

Alemania está presente en la producción india 7 diosas, comedia dramática dirigida por Pan Nalin (Valley of flowers) en la que una fotógrafa de éxito reúne a sus mejores amigas en la víspera de su boda en una idílica playa. Las mujeres son un reflejo de la sociedad india actual, y aunque todo está preparado para que la noche se convierta en una celebración por todo lo alto, un pequeño detalle puede dar al traste con la fiesta: ninguna de las amigas sabe con quién se ha prometido la novia. Sarah-Jane Dias (Panjaa), Anushka Manchanda, Amrit Maghera (Someday…), Pavleen Gujral y Sandhya Mridul (Strings) encabezan el reparto.

La producción española está representada por Benidorm mon amour, ópera prima de Santiago Pumarola que, en clave de comedia, aborda el viaje de tres amigos cuando uno de ellos logra un permiso en la Mili. Dispuestos a pasar un fin de semana inolvidable, emprenden su camino hacia Benidorm, donde conocerán a un grupo de francesas espectaculares, pero donde se verán envueltos también en una trama de policías y ladrones de medio pelo que les situará al borde de la muerte. La cinta está protagonizada por José Lamuño (Cómo sobrevivir a una despedida), Nazaret Aracil (serie Esposados), Miguel Barberá (serie Toledo) y Ferran Gadea (Blockbuster).

España y México colaboran en el drama Pozoamargo, nueva cinta escrita y dirigida por Enrique Rivero (Parque vía) que arranca cuando el protagonista descubre que tiene una enfermedad venérea. La culpa y el autocastigo son tales que decide huir y refugiarse en el campo como un campesino, trabajando para expiar sus pecados. Todo cambiará cuando una serie de acontecimientos le abran la puerta a una posible redención. Natalia de Molina (Techo y comida), Elsa Díaz, Jesús Gallego y Xuaco Carballido (Cenizas del cielo) encabezan el reparto.

Respecto a las novedades sudamericanas, la principal propuesta es Desde allá, coproducción entre México y Venezuela que gira en torno al propietario de un laboratorio de prótesis dentales que dedica su tiempo libre a buscar jóvenes en paradas de autobús para ofrecerles dinero y observarles mientras se masturban. Pero no es esta la única obsesión del hombre. Otra de sus aficiones es espiar a un hombre de avanzada edad con el que le une un pasado común. Todo cambiará cuando lleve a su casa al líder de una pequeña banda de delincuentes. Ópera prima de Lorenzo Vigas, la cinta cuenta con Alfredo Castro (Las niñas quispe), Luis Silva, Jericó Montilla y Catherina Cardozo (Travesía) entre sus principales actores.

Desde Brasil nos llega La orilla (Beira-Mar), debut en el largometraje de ficción de los directores Filipe Matzembacher y Marcio Reolon cuya trama se centra en la relación de dos amigos que aprovechan un viaje a una ciudad de la costa para abordar el distanciamiento en su relación, los conflictos con la familia y el futuro que a ambos les espera. El reparto está encabezado por Francisco Gick, Elisa Brittes (Os Senhores da Guerra 2: Passo da Cruz), Mauricio Barcellos y Mateus Almada.

Finalizamos el repaso de esta semana con Phantom Boy, película de animación que cuenta con capital francés y belga y que, en clave de fantasía y cine negro, sigue las aventuras de un niño internado en un hospital que se convierte, junto a un policía con la pierna rota y una intrépida periodista, en la única esperanza para salvar Nueva York de la amenaza de un hombre desfigurado que podría colapsar la ciudad. Dirigida a cuatro manos por Jean-Loup Felicioli y Alain Gagnol, autores de Un gato en París, la película cuenta, en su versión original, con las voces de Edouard Baer (Pollo con ciruelas), Audrey Tatou (La delicadeza) y Jean-Pierre Marielle (Max).

‘Objetivo: Londres’: No podrán con nosotros


Gerard Butler acaba con toda una conspiración terrorista en 'Objetivo: Londres'.El éxito que tuvo hace tres años Objetivo: La Casa Blanca no tuvo nada que ver con la acción a raudales que desprendía cada fotograma. Ni siquiera la ironía de su protagonista, un Gerard Butler (El soldado de Dios) que podría acabar con un país entero mientras juega al parchís. No, el verdadero secreto de aquel film residía en la original propuesta de atacar un símbolo de Estados Unidos y en la relación que se establecía entre los personajes principales, amén de una narrativa más que solvente. Esa frescura, en cierto modo, se pierde en esta secuela y se sustituye con un mensaje mucho más patriótico y de rabiosa actualidad. Que eso sea algo bueno, malo o regular depende de cada uno.

Lo que está claro es que Objetivo: Londres es frenética, con un ritmo incesante a base de explosiones, tiroteos y combates cuerpo a cuerpo. Un ritmo que apenas deja tiempo para un mínimo desarrollo y que, por extensión, obliga al espectador a aceptar una serie de carencias que se disimulan, algunas mejor que otras, con la ironía del protagonista, la valentía del presidente interpretado por Aaron Eckhart (Love happens) y la lucha de los servicios de inteligencia británicos. Todos estos elementos conforman un conjunto distraído, divertido a ratos y a todas luces entretenido, que deja algunos detalles sobre los que reflexionar, aunque solo sea desde un punto de vista cómico.

La parodia de los principales dirigentes políticos europeos (en contraposición al heroico líder norteamericano, claro está) es el punto de partida de la denuncia social y política del film, cuyo final son dos discursos más patriotas que los padres de la Constitución cuyo contenido, en resumen, es que por mucho terrorismo que exista, nunca doblegarán a Occidente. Hasta cierto punto, este contenido político resulta interesante analizado en el contexto que vive el mundo actualmente, pero se vuelve pura panfletada en el contexto dramático de la historia, en la que un solo hombre, además de recorrerse Londres a pie, es capaz de acabar él solito con toda una organización terrorista.

Pero tal vez una crítica en este sentido sea exigirle demasiado a Objetivo: Londres. Lo cierto es que la película de Babak Najafi (Sebbe) es un entretenimiento puro, con todos los ingredientes para sacar una sonrisa, para generar espectáculo y para despertar ese sentimiento que solo Estados Unidos sabe sacar. Visualmente potente (el plano secuencia del ataque final es espléndido), su trama tal vez sea excesivamente lineal, sin grandes sobresaltos y con villanos secretos más previsibles que el movimiento de un péndulo. Pero repito, tal vez sea exigir demasiado. Al final, esta secuela es, pues eso, una secuela. Restada la originalidad de la primera, lo que resta es un buen film de acción. Y eso no es necesariamente malo.

Nota: 6/10

Fantasía, acción y drama, principales propuestas de la cartelera


Estrenos 8abril2016Mucho cine, y muy variado, es lo que propone la cartelera española desde este fin de semana. Cine para todos los gustos, desde la acción a la fantasía, pasando por drama con sabor español, comedia europea o documentales que exploran algunas de las mentes más interesantes de las últimas décadas. Este viernes, 8 de abril, continúa así la tendencia que parece haberse implantado este mes (y que, de hecho, va a durar durante alguna semana más) y ofrece al espectador la oportunidad de disfrutar con todo tipo de historias.

Entre ellas destaca Las crónicas de Blancanieves. El Cazador y la Reina del Hielo, especie de precuela de Blancanieves y la leyenda del cazador (2012) que aprovecha a los mejores personajes para narrar una historia totalmente diferente que transcurre, en teoría, varios años antes. En concreto, la trama se centra en la relación entre la malvada reina de la primera película y su hermana, la Reina del Hielo. Cuando ésta sufre una traición decide huir del reino y formar un ejército de cazadores. Sin embargo, sus dos principales campeones incumplen la única regla de la regente: enamorarse. Dirigida por Cedric Nicolas-Troyan, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta cuenta con Chris Hemsworth (En el corazón del mar) y Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera) repitiendo en los papeles de cazador y reina malvada, sumándose para la ocasión Jessica Chastain (La cumbre escarlata), Emily Blunt (Sicario), Sam Claflin (Los juegos del hambre: En llamas) y Nick Frost (Negocios con resaca).

Muy diferente, aunque también con buenas dosis de acción, es Objetivo: Londres, secuela de Objetivo: La Casa Blanca (2013), que vuelve a contar con el reparto principal y que, como reza el título, se traslada a la capital británica. El argumento arranca cuando el Primer Ministro británico muere en extrañas circunstancias. A su funeral acuden los principales jefes de Estado del mundo, pero lo que inicialmente debería ser un acto seguro pronto se convierte en un caos en el que todos los líderes están en peligro. De nuevo, el Presidente de Estados Unidos y su Jefe de Seguridad deberán plantar batalla, ayudados esta vez por una agente del MI-6. Babak Najafi (Sebbe) es el encargado de llenar de adrenalina esta historia protagonizada por Gerard Butler (Un buen partido), Morgan Freeman (Ted 2), Aaron Eckhart (Los diarios del ron), Jackie Earle Haley (RoboCop) y Angela Bassett (serie American Horror Story: Freak Show).

Desde Estados Unidos también llega el thriller de terror La invitación, cinta dirigida por Karyn Kusama (Jennifer’s body) que aborda el dolor de la pérdida desde una perspectiva diferente. La historia arranca cuando una pareja pierde a su pequeño en extrañas circunstancias. El matrimonio se rompe y ella desaparece durante años. Cuando regresa, lo has cambiada y con un nuevo marido. Pero en ese cambio se intuye algo más, algo inquietante, al menos por parte de quien compartió con ella tantos momentos. Sin embargo, la pregunta que se plantea es si ese cambio es realmente así o, por el contrario, está provocado por los miedos del hombre. Logan Marshall-Green (Prometheus), Tammy Blanchard (Into the woods), John Carroll Lynch (Gran Torino), Michiel Huisman (serie Juego de tronos) y Emayatzy Corinealdi (In the morning) son los principales protagonistas.

En lo que a estrenos españoles se refiere, la principal apuesta es Julieta, lo nuevo de Pedro Almodóvar (Los amantes pasajeros) que adapta una serie de relatos cortos de Alice Munro para narrar cómo la vida de la protagonista, que da nombre al film, se encuentra al borde del abismo de la locura y la culpa, y cómo se ha producido el cambio desde que, hace 30 años, tomase una serie de decisiones que dejaron atrás a todos aquellos que había querido alguna vez. El reparto, integrado en su mayoría por mujeres, está encabezado por Emma Suárez (Novatos), Adriana Ugarte (Palmeras en la nieve), Inma Cuesta (La novia), Darío Grandinetti (Relatos salvajes), Rossy de Palma (Incidencias), Susi Sánchez (La fotógrafa), Daniel Grao (La mula) y Michelle Jenner (Tenemos que hablar).

El Franquismo, la II Guerra Mundial y los nazis centran la historia de Lobos sucios, thriller dramático con capital español que narra la difícil vida de una mujer en Galicia en 1944. Su único objetivo es curar a su hija, por lo que trabaja en una mina de wolframio a las órdenes de los nazis. Ajena a los chismorreos que la consideran una meiga, la mujer se ve envuelta de repente en los entresijos de la guerra cuando un grupo de espías aliados llega al pueblo para intentar robar el wolframio. Inspirada en personajes y hechos reales, la cinta está dirigida por Simón Casal, quien debuta en el largometraje, y protagonizada por Manuela Vellés (Somos gente honrada), Marian Álvarez (Felices 140), Sam Louwyck (Terre battue) y Pierre Kiwitt (El regreso de Elías Urquijo).

El tercer estreno español de la semana es Madrid, above the moon, comedia romántica con dosis de drama que narra la relación entre un madrileño y una turista. Pero lo que comienza siendo un idilio no siempre termina bien. Escrita y dirigida por Miguel Santesmases (Días azules), la película está protagonizada por Rocío León (Anabel), Bernabé Fernández (serie Amar es para siempre), Helena Sanchís y Víctor Vidal (Vampyres).

Pasamos ahora a las novedades europeas, y entre ellas destaca la francesa El juez, comedia dramática del 2015 que escribe y dirige Christian Vincent (La cocinera del presidente) que gira en torno al presidente de un temido tribunal de lo penal cuyas penas siempre son superiores a 10 años. Pero todo cambia cuando se encuentra con una integrante de un jurado popular de la que estuvo enamorado en secreto hace años, y que podría ser la única que logra cambiar su sentido de la justicia. Fabrice Luchini (Primavera en Normandía), Sidse Babett Knudsen (serie Borgen), Eva Lallier y Corinne Masiero (Discount) encabezan el reparto.

Del país galo también procede El novato, comedia estudiantil en torno a un chico nuevo en un instituto en el que todos los grupos ya están formados. Los chavales más enrollados no le facilitan las cosas, y solo le hacen caso los marginados y una guapa chica sueca que no habla mucho francés. Ópera prima de Rudi Rosenberg, la película está protagonizada por Guillaume Cloud-Roussel, Geráldine Martineau (Le guetteur), Joshua Raccah y Réphaël Ghrenassia.

Más internacional es Efraín, producción que cuenta con capital etíope, alemán, francés, noruego y qatarí y que narra cómo un niño debe afrontar una dura realidad. Después de que su padre se vaya a trabajar a la ciudad, el pequeño se va a vivir con sus abuelos y sus tíos a una casa en las montañas. Le acompaña un cordero, pero la complicidad que tiene con el animal pronto es puesta en riesgo cuando su familia le dice que debe ser sacrificado para la próxima comida festiva. Yared Zeleke debuta en el largometraje con este drama familiar cuyo reparto está encabezado por Rediat Amare, Welela Assefa, Kidist Siyum y Rachel Teshome (Difret).

Aunque sin duda la cinta más global del fin de semana es Cementery of splendour, drama fantástico escrito y dirigido por Apichatpong Weerasethakul (Mekong hotel) que cuenta con capital estadounidense, tailandés, inglés, alemán, francés, malayo, surcoreano, mexicano y noruego. Este cuento transcurre en un hospital en el que residen soldados afectados por una extraña enfermedad del sueño. Ubicado en una zona rural en la que la magia, la ciencia y la tradición oral se dan cita, la historia aborda la relación entre vivos y muertos, entre el presente y el pasado. Jenjira Pongpas (Sang sattawat), Banlop Lomnoi (Tropical maladi), Petcharat Chaiburi y Jarinpattra Rueangram son sus principales protagonistas.

En cuanto al documental, una única propuesta. Dark Star. El universo de H. R. Giger explora no solo la obra fantástica de este artista, creador de la criatura de Alien, el octavo pasajero (1979) y autor de algunas de las ilustraciones más perturbadoras que se han creado. Esta película dirigida por Belinda Sallin, con la que debuta en el cine, es también una forma de adentrarnos en la mente del hombre que ha dado forma a los miedos más profundos del ser humano.

Los dragones de Dreamworks vuelven a volar en la cartelera


Estrenos 1agosto2014El primer fin de semana de agosto se presenta cuanto menos curioso en lo que a estrenos se refiere. Varios títulos llegan hoy, viernes 1, a las salas españolas, y todos ellos proceden de Estados Unidos y de Europa. Y a tenor del cariz que tienen las producciones, solo uno parece erigirse como firme candidato a arrasar en la taquilla veraniega de este 2014. Uno, por cierto, que convierte en protagonistas de las salas de cine a los más pequeños de la casa. Todo esto no impide, por supuesto, que el resto de espectadores no puedan escoger entre una amplia variedad de temas, desde la comedia romántica hasta el thriller de acción más clásico.

Así que iniciamos el repaso con Cómo entrenar a tu dragón 2, secuela de la exitosa y notable cinta de animación del 2010 producida por Dreamworks que retoma la relación entre un joven vikingo enclenque y algo cobarde, y un dragón con el que, en teoría, debería estar enemistado. La trama, que transcurre cinco años después de la primera entrega, sitúa a los dos protagonistas en medio de una guerra por la paz cuando descubren por accidente una isla de hielo secreta en la que viven dragones salvajes y un misterioso Jinete de Dragones. Dean DeBlois repite tras las cámaras, mientras que Jay Baruchel (Juerga hasta el fin), Cate Blanchett (Blue Jasmine), Gerard Butler (300), Craig Ferguson (Trust Me), Jonah Hill (El lobo de Wall Street), Christopher Mintz-Plasse (Kick Ass 2. Con un par), America Ferrera (Sin tregua), Kristen Wiig (La vida secreta de Walter Mitty), Djimon Hounsou (Amistad) y Kit Harington (serie Juego de Tronos) son algunos de los actores que prestan sus voces en la versión original.

La comedia romántica tiene como principal propuesta Begin Again, cinta ambientada en el mundo de la música escrita y dirigida por John Carney (Once). La película arranca con la relación de una pareja que comparte su pasión por la música. Cuando él sea tentado por un importante contrato discográfico el romance entre ambos se romperá, por lo que ella se verá obligada a empezar de nuevo. En uno de estos comienzos conocerá a un productor musical en horas bajas que busca algo con lo que reflotar su reputación. El reparto principal está compuesto por nombres tan importantes como Keira Knightley (Anna Karenina), Mark Ruffalo (Ahora me ves…), Hailee Steinfeld (Valor de ley), el cantante de Maroon 5, Adam Levine (serie American Horror Story: Asylum), Catherine Keener (Sobran las palabras) y el rapero Mos Def (16 calles).

El último de los estrenos norteamericanos es El protector (Homefront), producto hecho a la medida de su estrella, Jason Statham (Los mercenarios 2). Basado en la novela de Chuck Logan, y con un guión escrito por Sylvester Stallone (La gran revancha), este thriller de acción  sigue la apacible vida de un ex agente de la DEA que se retira a un pequeño pueblo con su familia. Todo cambia cuando un traficante de drogas llega a la localidad y amenaza a su familia y a todos los que ahora considera sus amigos, por lo que el hombre se verá obligado a volver a la acción. Adrenalina y violencia es lo que asegura este film dirigido por Gary Fleder (El jurado) a todos sus seguidores, que podrán encontrar en pantalla, además, a actores como James Franco (El origen del planeta de los simios), Winona Ryder (Cisne negro), Kate Bosworth (Perros de paja), Frank Grillo (Infierno blanco) y Rachelle Lefevre (Asalto al poder).

Empezamos el recorrido por las películas europeas con la francesa Reencontrar el amor, drama romántico escrito y dirigido por Lisa Azuelos (LOL), quien también interpreta a uno de los personajes. La trama sigue a un feliz hombre de familia que disfruta de una vida plena hasta que un día se encuentra por casualidad con una mujer que despertará en él sentimientos inesperados. Y aunque al principio ninguno de los dos busca una relación (ella tiene la norma de evitar los hombres casados), un posterior reencuentro les llevará a vivir situaciones que mezclarán sueños y realidad. Sophie Marceau (Cambio de papeles) y François Cluzet (En solitario) son la pareja protagonista, a los que se suman actores como Alexandre Astier (Astérix en los Juegos Olímpicos) y Arthur Benzaquen (R.T.T.).

Dos son las producciones nacionales que debutan hoy en la cartelera. Una de ellas, El oro del tiempo, es el nuevo drama escrito y dirigido por Xavier Bermúdez (León y Olvido) cuyo argumento se centra en la vida de un hombre cuyo amor por su esposa fallecida le ha llevado a preservar su cuerpo durante 40 años en la casa que ambos compartían. Sin embargo, mientras que los años no pasan para ella, sí hacen estragos en él, por lo que se ve obligado a contratar a una joven para que cuide de su frágil salud. Sin apenas más escenarios que la vivienda, el reparto está integrado por Ernesto Chao (Los muertos van deprisa), Nerea Barros (Rafael), Manolo Cortés (Un cuento para Olivia) y Marta Larralde (Dos miradas).

La otra es El árbol magnético, intenso drama que arranca cuando un joven regresa a su pueblo natal para asistir a una despedida simbólica de la casa que fue su horgar, ahora en venta. A través del “árbol magnético”, una curiosidad local de extrañas propiedades, y con la ayuda de una chica que fue criada como su prima y que siempre se sintió atraída por él, el joven irá recordando poco a poco quién era y el pasado que le ha convertido en la persona que es hoy. Ópera prima de Isabel de Ayguavives, la película cuenta con un reparto en el que destacan actores como Andrés Gertrúdix (El idioma imposible), Manuela Martelli (Olvidados), Agustín Silva (Magic Magic), Juan Pablo Larenas (La nana), Gonzalo Robles (serie Los 80), Daniel Alcaíno (Paseo de oficina) y Catalina Saavedra (La jubilada).

Terminamos con la producción italiana del 2013 Viajo sola, tercera película dirigida por Maria Sole Tognazzi (Passato prossimo) que, en clave dramática, narra la búsqueda del equilibrio que realiza una mujer cuya vida profesional transcurre entre hoteles y destinos lujosos, y sin embargo su vida personal es sencilla, rutinaria y solitaria. Margherita Buy (No basta una vida), Stefano Accorsi (Silencio de amor), Fabrizia Sacchi (Melissa P.), Gianmarco Tognazzi (Maledimiele), Lesley Manville (Another year) y Alessia Barela (Zora la vampira) son algunos de sus actores.

Snyder va mucho más allá del cómic en su adaptación de ‘300’


Un momento de '300' en el que los espartanos fabrican un muro de cadáveres.El reciente estreno de 300: El origen de un imperio ha devuelto a la actualidad la película de 2006 de la que toma nombre: 300. Este tipo de acontecimientos son perfectos para echar la vista atrás y poder analizar, con la perspectiva que da la distancia temporal, un film de las características del dirigido por Zack Snyder (El hombre de acero), pero en esta ocasión se revela incluso imprescindible dada la enorme deuda que aquella película tiene con el original. Una deuda formal, por supuesto, pero también narrativa y argumental, hasta el punto de que se puede considerar un complemento. Que sea un producto necesario o no es algo discutible, pero de lo que no cabe duda es del enorme impacto que tuvo hace 8 años el film basado en la novela gráfica de Frank Miller (Sin City).

Para aquellos que no hayan visto el film o no sepan qué historia narra, la película de Snyder es una recreación de la batalla de las Temópilas, uno de los conflictos enmarcados dentro de las II Guerras Médicas, en las que el dios rey persa Jerjes trató de invadir lo que hoy conocemos como Grecia. Dicha batalla enfrentó en un angosto paso flanqueado por dos grandes muros de piedra el enorme ejército persa contra un grupo de espartanos liderados por su rey Leónidas. La fiereza en el combate de los soldados espartanos y las ventajas del terreno les permitieron aguantar los ataques, pero finalmente fueron derrotados cuando Jerjes les rodeó gracias a las confidencias de un traidor. Su sacrificio, sin embargo, permitió al resto de pueblos aunarse y prepararse para repeler al enemigo.

Esto, narrado de forma tan genérica, puede dar pie a pensar en un tradicional peplum. Nada más lejos de la realidad. Sin duda, el mayor acierto de Snyder a la hora de adaptar el cómic de Miller fue seguir a pies juntillas el estilo del dibujante, cargado de contraluces, contrastes entre blancos y negros, trágicas siluetas y un uso del color muy particular. La genialidad del director de Amanecer de los muertos (2004) fue lograr que las viñetas del papel cobraran vida propia, conformando un film único hasta entonces y capaz de erigirse como independiente a pesar de no olvidar sus orígenes. Gracias a los numerosos cambios de ritmo entre las cámaras lentas y rápidas las batallas, sangrientas donde las haya, adquieren un grado superlativo de dramatismo, apelando al mismo tiempo a la tragedia y el sadismo de este tipo de conflictos. A este estilo formal contribuyó de forma determinante el uso de escenarios ficticios que pudieran recrear todo el mundo imaginario plasmado en la novela gráfica.

Porque sí, el mundo al que Snyder da vida en 300 es de todo menos histórico. Tampoco se pretende, la verdad. Una de las principales críticas que se le hizo al film es el alegato tan descarado en favor de la testosterona y el machismo generalizado de sus secuencias (de ahí que algunas secuencias hayan quedado para la posteridad como irónicas, como la conversación entre Jerjes y Leónidas). Puede que algo de todo eso exista en el film, pero lo cierto es que la película va mucho más allá en todos los sentidos. Entre su acción desmesurada, el uso y abuso de efectos visuales (algo que le ha pasado factura al propio director) y de sangre digital, y las frases que ya forman parte de la historia del cine, existen muchos conceptos que convierten a esta película en todo un ejercicio narrativo que supera su propia condición de entretenimiento.

Músculo rojo

El principal es la predominancia de una paleta cromática cálida liderada por el rojo. Salvo escenas nocturnas (y alguna que otra también se antoja bañada por ese color), la tendencia del film es impregnar de rojos, amarillos y naranjas todo el entorno en el que se desarrolla la acción. Gracias a esto, el espectador percibe con mayor claridad la pasión de una cultura entregada al combate cuya máxima en la vida era morir en la batalla. Unos colores, por cierto, asociados tradicionalmente no solo a la pasión, sino a la sangre. Este último elemento muy presente, incluso sin tener en cuenta la presencia explícita. Ese último plano de los espartanos caídos y atravesados con flechas es muy significativo. Si uno lo ve tiene la sensación de estar ante un cuadro en el que la sangre baña todos y cada uno de los recovecos que dejan los cuerpos. Empero, apenas existe sangre como tal. Todo, absolutamente todo, esta provocado por las capas de los soldados, colocadas de forma muy concreta.

Una paleta cromática que, no por casualidad, está en el polo opuesto a la utilizada en 300: El origen de un imperio, en la que la predominancia de azules no solo permite diferenciar a espartanos de atenienses, sino que define los diferentes caracteres de ambas sociedades. Pero más allá de todo esto, 300 destaca por una banda sonora excepcional (de la que hablaremos en otro momento) y por unas interpretaciones que, dentro de los parámetros de la propia historia, son sencillamente perfectas. Gerard Butler (Objetivo: La Casa Blanca) resulta, con los años, un Leónidas único, capaz de captar la dicotomía entre el guerrero que no acepta una retirada y el padre y marido cariñoso en un mundo definido por la violencia. Igualmente, Snyder logra que el grupo de espartanos enviados a su sacrificio no sea únicamente un conjunto de músculos y cuerpos perfectos (que, dicho sea de paso, sufrieron un entrenamiento bastante duro). Todos y cada uno de ellos, al menos los principales protagonistas, muestran las diferentes caras de unos hombres formados para la guerra pero humanos al fin y al cabo.

La épica del film, lograda como hemos dicho por esa combinación de velocidades de cámara, la estética cromática y los efectos visuales, se completa con un ritmo que no decae prácticamente nunca. En comparación con la novela gráfica, además, la película introduce una trama secundaria tan interesante como es la de la traición en el propio seno de Esparta, que corre de forma paralela a la traición del ejército por Efialtes (aquí un espartano deforme que clama venganza interpretado por Andrew Tiernan) y que enriquece más el, por otro lado, algo insulso personaje de Jerjes (Rodrigo Santoro), presentado como un simple villano que no hace más que destruir todo a su paso. El hecho de que sus estrategias ofrezcan algo más que la acción directa no solo se antoja lógico y plausible, sino que incluso refleja las intrigas y conspiraciones entre la élite de los pueblos de la Grecia antigua.

Desde luego, 300 no es un film que busque una aproximación histórica a la batalla de las Termópilas. Ni siquiera lo intenta. Es un entretenimiento, es cierto, pero más allá de todo eso, de su parafernalia y de su épica, de su estética digital y de la anunciada tragedia, es una película que ha creado un punto de inflexión en la forma de entender la narrativa audiovisual. Su legado, más allá de su continuación, puede verse en la serie Spartacus. Pero a diferencia de todas ellas, la película de Zack Snyder es capaz de narrar en diferentes planos, desde el cromático hasta el sonoro, desde el dramático hasta el cómico. Un relato completo en todos los sentidos que, con los años, ha adquirido más y más peso, siguiendo su camino hacia el estatus de imprescindible en la tradición cinematográfica.

‘Objetivo: La Casa Blanca’: la satisfacción de un trabajo bien hecho


Gerard Butler y Aaron Eckhart protagonizan 'Objetivo: La Casa Blanca', de Antoine Fuqua.Tal vez 15 años de trabajo no son suficientes para calificar a un director como genio o artesano, pero desde luego Antoine Fuqua (El tirador) está demostrando que su talento reside, sobre todo, en la narrativa eficaz de historias más o menos mediocres. De forma cada vez más clara sus películas abandonan el drama o la intriga en favor de la acción y de unos personajes bastante arquetípicos que se nutren de frases e iconos del cine utilizados hasta la saciedad. Su último trabajo es un buen ejemplo de todos estos elementos. Ahora bien, incluso en este sentido existen los buenos y los malos films. Y desde luego, Objetivo: La Casa Blanca pertenece a los primeros.

Quizá lo mejor que tiene la trama es que no engaña, posiblemente porque es muy consciente de sus propias limitaciones. De hecho, el propio título, tanto en inglés (Olympus has fallen) como en español permite al espectador hacerse una idea de lo que está a punto de presenciar. Es un relato simple, directo y sin grandes alardes, capaz de justificar todas y cada una de las decisiones de sus personajes a través de secuencias eficaces, entretenidas y sorprendentes. En este sentido es imprescindible destacar el pilar central de la trama, el ataque a una Casa Blanca más fortificada que cualquier centro militar. Tanto por su duración como por su intensidad, amén de una planificación sencillamente perfecta, es más que probable que en un futuro se mencione estos minutos como unos de los más acertados del cine de acción. Realmente deja sin palabras, entre otras cosas porque logra la difícil tarea de convencer acerca de la posibilidad de que un solo hombre sobreviva a una carnicería de semejantes dimensiones.

A partir de aquí, por supuesto, la película transita por terrenos comunes, sin enseñar nada fuera de lo normal pero tampoco insultando la inteligencia y la coherencia de cualquier narración. En cierto modo, la película de Fuqua recuerda a los grandes clásicos de los años 80 del siglo XX del cine de acción, con un héroe (un Gerard Butler que se muestra más que cómodo) poco convencional y unos terroristas cuya serenidad les convierte en los más peligrosos del mundo, sobre todo si tenemos en cuenta que piden como rescate por el Presidente de Estados Unidos… bueno, tampoco importa demasiado lo que piden. De hecho, lo primordial es que la trama llegue a su previsible desenlace de la mejor manera posible, y el director de Los amos de Brooklyn (2009) lo consigue con creces gracias a una capacidad narrativa muy artesanal, además de un plantel de actores conscientes de su lugar y más que correctos en sus trabajos, sobre todo Aaron Eckhart (Gracias por fumar) y Morgan Freeman (Invictus).

Objetivo: La Casa Blanca es, en definitiva, lo que anuncia: un producto entretenido, patriota y enaltecedor de los valores estadounidenses. Eso no es necesariamente malo, más bien al contrario. La película es un divertimento constante salpicado por secuencias de acción tan apabullantes como el atentado inicial o la pelea final. Sí, no posee grandes giros dramáticos, pero tampoco los necesita. Sus argumentos son otros muy distintos, pero tienen la suficiente solidez para aguantar el relato, incluso convertirlo en uno de esos cada vez más raros productos de acción donde importa más el alma que la apariencia. Fuqua no tal vez no sea un creativo, pero es un artesano que transmite la sensación del trabajo bien hecho. Y es tan bueno en lo suyo como el protagonista de su historia.

Nota: 6,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: