‘El escándalo (Bombshell)’: las tres caras del abuso de poder


Coincide en el tiempo con la serie La voz más alta, aunque por motivos obvios de formato, la película se centra únicamente en la caída de Roger Ailes vista, eso sí, a través de la mirada de las trabajadoras, en concreto de tres personajes que vienen a representar a decenas de mujeres. Pero quizá lo más interesante de la nueva película de Jay Roach (La cena) no sea nada de lo explícito que se puede ver en pantalla, sino de las reflexiones a las que invita el relato.

De hecho, El escándalo (Bombshell) es una obra previsible y hasta cierto punto arquetípica, construida sobre personajes reales que, sin embargo, se han podido ver en infinidad de films sobre temáticas similares en las que el poder, la ambición y la humillación del sexo opuesto son los principales ingredientes. Es más, el lenguaje visual de Roach es excesivamente academicista, en el peor sentido de la palabra. Sin fuerza, su narrativa se limita a exponer los hechos, apelando únicamente a la labor de sus tres actrices principales para salvar la función. Y vaya si lo hacen, por cierto. Charlize Theron (Tully), Nicole Kidman (The upside) y Margot Robbie (Dreamland) no solo componen unos personajes atractivos, sino que de forma conjunta vienen a representar tres caras muy diferentes de una misma lacra.

Y es aquí donde entramos en lo más interesante del film. La película reflexiona sobre el poder en un mundo de hombres, sobre la denigración de la mujer y el abuso de la posición que algunos directivos ejercen sobre ellas, considerándolas meros objetos de los que valerse a cambio de otorgarles una carrera construida sobre la mayor de las mentiras y el peor de los secretos. Todo eso con la campaña política de Donald Trump, sus constantes ataques a la mujer y la vinculación tan estrecha del polémico personaje con la cadena Fox. En cierto modo, y a diferencia de la serie, el personaje de Ailes es casi un secundario. Sí, es cierto que es el leit motiv de toda la historia, el motor que la hace avanzar, pero poco a poco la película se desvincula de él para convertirse en un relato sobre la situación de la mujer (y su lucha) en un mundo dominado por hombres retrógrados, misóginos y de cuestionables valores morales. Es en este contexto donde los personajes de Theron, Kidman y Robbie se revelan como símbolos, más que como roles. Y es en este contexto donde la película adquiere su mayor potencial, incluso aunque lo haga un poco tarde.

Lo más indignante de El escándalo (Bombshell) es, sin embargo, el texto final que señala cómo una cadena de televisión pagó más por la indemnización a un hombre que ha acosado a decenas de mujeres durante décadas, que por la indemnización a todas esas víctimas. Es la guinda de un relato que, en cierto sentido, resulta aterrador. Por lo demás, la película de Roach se puede entender casi como un telefilm basado en hechos reales, sin la fuerza narrativa que debería tener el relato desde su inicio (por cierto, un comienzo prometedor que rápidamente deja paso a un clasicismo formal que no encaja con la época en la que se desarrolla). En cualquier caso, su trasfondo dramático y moral, las reflexiones a las que invita y, sobre todo, sus tres actrices protagonistas, son motivos suficientes para disfrutarla.

Nota: 6,5/10

Margot Robbie, por partida doble en ‘El escándalo’ y ‘Aves de presa’


Febrero arranca, cinematográficamente hablando, del mismo modo que terminó febrero, es decir, con las últimas películas con nominaciones a los Oscar llegando a la cartelera española. Y este viernes día 7 lo hace además con dos peculiaridades. La primera, que las dos películas principales están protagonizadas por la misma actriz. La segunda, que los estrenos llegan apenas unos días antes de conocer quiénes levantarán la preciada estatuilla dorada.

Pero comencemos el repaso, y lo hacemos con El escándalo, drama biográfico con capital estadounidense y canadiense que relata el auge y, sobre todo, la caída de Roger Ailes, el hombre detrás del imperio mediático de Fox que fue acusado de acoso por parte de varias trabajadoras de las cadenas. El film, que recoge la misma historia que relata la serie La voz más alta, está dirigido por Jay Roach (En campaña todo vale) y protagonizado por Charlize Theron (Casi imposible), Nicole Kidman (Aquaman), Margot Robbie (Érase una vez en… Hollywood), John Lithgow (Cementerio de animales), Kate McKinnon (Yesterday), Allison Janney (El sótano de Ma), Stephen Root (Seberg), Malcolm McDowell (serie Mozart in the jungle) y Connie Britton (serie Nashville), entre otros.

Margot Robbie también protagoniza, aunque esta vez como actriz principal, Aves de presa (y la fantabulosa emancipación de Harley Quinn), cinta  hollywoodiense de acción, aventura y toques de humor que recupera al personaje que ya apareciera en Escuadrón Suicida (2016) para adaptar otra serie de cómics de DC a la gran pantalla. La trama arranca cuando la protagonista se ha separado de Joker. Perdida y sin rumbo, decide ser ella misma y unirse a otras tres heroínas para luchar contra un rey del crimen que ha secuestrado a una niña. Cathy Yan (Dead pigs) se pone tras las cámaras de esta atípica película de superhéroes en cuyo reparto también encontramos a Mary Elizabeth Winstead (All about Nina), Jurnee Smollet-Bell (One last thing), Rosie Perez (Active adults), Ewan McGregor (Doctor Sueño), Ella Jay Basco y Chris Messina (Vivir de noche).

Este fin de semana es el regreso también de Terrence Malick (Song to song), que escribe y dirige Vida oculta. El argumento, basado en hechos reales, narra la vida de un devoto esposo y padre austríaco que se negó a luchar para los nazis en la II Guerra Mundial, incluso cuando surgió la amenaza de ser ejecutado. El reparto de este drama romántico con capital estadounidense y alemán está encabezado por August Diehl (El joven Karl Marx), Valerie Pachner (Jack), Maria Simon (Loverboy), Bruno Ganz (El vendedor de tabaco), Karin Neuhäuser (En la sombra), Tobias Moretti (Die Hölle) y Matthias Schoenaerts (Gorrión rojo).

El terror llega de la mano de Bliss, cinta escrita y dirigida por Joe Begos (Poder mental) que tiene como protagonista a una artista que atraviesa una crisis creativa interminable. En su lucha por acabar con esa mala racha y poder completar su obra, decide recurrir a drogas pesadas, introduciéndose en una espiral de alucinaciones, visiones y sed de sangre que es incapaz de resistir, y que pondrá en peligro a su novio y sus amigos. Dora Madison (The honor farm), Tru Collins (The price), Rhys Wakefield (serie True Detective), George Wendt (The independents) y Jeremy Gardner (Like me) encabezan el reparto de esta producción estadounidense.

Pasamos ahora a las novedades puramente europeas, entre las que destaca la comedia Una misión de locos, producción francesa que arranca cuando un médico interino en un hospital psiquiátrico se ve obligado a recurrir a un paciente que asegura ser un agente secreto para encontrar a su prometida desaparecida. Pero ninguno de los dos ha previsto las consecuencias de tal decisión. Ludovic Colbeau-Justin (C’est tout pour moi) se encarga de poner en imágenes esta historia protagonizada por Dany Boon (Mi familia del norte), Philippe Katerine (El gran baño), Anne Serra (K.O.), Samuel Jouy (Burn out) y Sophie Verbeeck (El collar rojo).

Suecia, Georgia y Francia colaboran en Solo nos queda bailar, drama romántico escrito y dirigido por Levan Akin (El círculo) ambientado en el mundo de la danza. En concreto, la cinta sigue a un joven que ha entrenado desde muy pequeño con su compañera de baile. Su mundo se ve sacudido con la llegada de otro chico que se convierte en su mayor rival, pero también en su mayor deseo, por lo que tendrá que arriesgarlo todo para liberarse en un entorno muy conservador. Entre los principales actores, la mayoría de ellos debutantes, encontramos a Levan Gelbakhiani, Bachi Valishvili, Ana Javakishvili, Giorgi Tsereteli, Tamar Buknikashvili (Ana-Bana) y Marika Gogichaishvili.

La única producción española de la semana es Arima, debut en el largometraje de ficción de Jaione Camborda. La trama, en clave de drama fantástico, narra cómo la vida de cuatro mujeres y una niña se ve alterada por la llegada de dos forasteros. Uno, huidizo y fantasmagórico, huye del otro, herido y con un arma. La frontera entre lo real y lo imaginario, entre la pesadilla y el sueño, se difuminará para todos los implicados. Melania Cruz (A esmorga), Nagore Arias, Rosa Puga Davila (Sesión), Iria Parada, Tito Asorey (serie Fariña) y Mabel Rivera (Little Galicia) dan vida a los protagonistas.

Pasamos ahora a la animación. La Patrulla Canina: Rescate a toda velocidad es el título de la nueva aventura en la gran pantalla de los personajes de la famosa serie de televisión. En esta ocasión la Patrulla Canina está dispuesta a apoyar al héroe de la gran carrera, pero cuando el legendario piloto no puede participar en el campeonato, tendrá que recurrir a sus amigos caninos para que le ayuden. Charles E. Bastien, director de numerosas series de televisión infantiles, se pone tras las cámaras de esta producción canadiense que cuenta con las voces originales de Anya Cooke, Cathal J. Dodd (serie The aventures of Chuck & friends), Isaac Emberson-Heeks, Lukas Engel (serie Las crónicas del miedo), Addison Holley (The red maple leaf) y Kallan Holley (La Patrulla Canina: Misión tu primer cine).

También se estrena Lur y Amets, aventura animada española dirigida a cuatro manos por Joseba Ponce, quien debuta en la dirección, e Imanol Zinkunegi (PayaS.O.S. ¡Al rescate!). La historia tiene como protagonistas a dos gemelos que se quedan con su abuela al tener que asistir sus padres a una boda. Pero lo que parece un fin de semana convencional se convierte en algo extraordinario gracias a los poderes de la anciana. Juntos iniciarán un viaje inolvidable a través de diferentes épocas con dos malvados hombres persiguiéndoles a través de cada una de las historias.

Terminamos con la francesa Zibila y el poder de las rayas, cuatro cuentos para los más pequeños que arrancan cuando una joven cebra es adoptada por una pareja de caballos. En su primer día de escuela sus compañeros acaban riéndose de ella por ser diferente y tener rayas. Pero gracias a sus amigos se embarcará en una gran aventura para recuperar la confianza perdida. Las otras tres historias, que también son un alegato en favor de la diversidad, se titulan El fondant de chocolateNo tengo miedo del cocodriloEn las aulas. Están todos ellos dirigidos por Isabelle Favez, responsable de numerosos cortos.

Grita ‘¡Shazam!’ y aparecerás en un ‘Cementerio de animales’


Comenzamos el mes de abril en lo que a estrenos se refiere, y lo hacemos con un nuevo superhéroe de la factoría DC, que sigue intentando competir con el trabajo que ha realizado Marvel en los últimos años. Pero no es la única novedad interesante. Terror, drama y comedia se dan cita este viernes 5 de abril en la cartelera española.

Así, el título más relevante de la semana es ¡Shazam!, adaptación hollywoodiense del personaje de cómic homónimo creado por Bill Parker y  C.C. Beck. La trama arranca cuando un joven recibe de un mago los poderes de Shazam, que no solo le dotan de superfuerza, invulnerabilidad, capacidad de volar y un largo etcétera de poderes, sino que le convierten en un adulto. Con estas nuevas cualidades que surgen cada vez que grita ese nombre, el chico hará todo lo que haría cualquier adolescente: divertirse. Sin embargo, deberá aprender a dominarlos y a sacarles provecho para enfrentarse al Dr. Thaddeus Sivana y sus fuerzas del mal. Humor, acción y aventura se dan cita en este film dirigido por David F. Sandberg (Nunca apagues la luz) y protagonizado por Zachary Levi (Thor: Ragnarok), Mark Strong (Kingsman: El Círculo de Oro), Jack Dylan Grazer (It), Asher Angel (Jolene), Grace Fulton (Badland), Djimon Hounsou (La leyenda de Tarzán) y Cooper Andrews (The Walking Dead).

Muy distinta es Cementerio de animales, nueva versión de la conocida novela de terror de Stephen King que ya fue llevada al cine en 1989. Dirigida a cuatro manos por Kevin Kölsch y Dennis Wildmyer (Starry eyes), la película gira en torno a un médico y su familia, que deciden apartarse de Boston para mudarse a una casita en un recóndito paraje de Maine. Allí descubren un misterioso cementerio en lo más recóndito del bosque que está junto a su vivienda. Cuando la tragedia alcanza a la familia el médico recurrirá a su particular vecino y a ese extraño lugar de enterramiento, desencadenando una fuerza maléfica. Jason Clarke (El hombre del corazón de hierro), Amy Seimetz (Alien: Covenant), John Lithgow (Dos padres por desigual), Naomi Frenette (El justiciero), Jeté Laurence (El muñeco de nieve) y Hugo Lavoie son los principales actores de esta producción estadounidense.

Estados Unidos y Australia colaboran en Identidad borrada, adaptación de la novela biográfica escrita por Garrard Conley que aborda la difícil relación entre un joven de 19 años y sus padres, él pastor baptista de un pueblo norteamericano. Cuando el hijo confiesa que es gay deberá enfrentarse a un ultimátum: o ingresa en un programa de conversión para homosexuales, o su familia y todo su entorno le darán la espalda. El joven se somete al programa, pero lo que allí encontrará será mucho peor. Escrita y dirigida por Joel Edgerton (El regalo), quien se reserva un papel en esta historia, la cinta está protagonizada por Lucas Hedges (Tres anuncios en las afueras), Nicole Kidman (La seducción), Russell Crowe (La momia), Xavier Dolan (Tom en la granja) y Emily Hinkler (Sandy Wexler).

Puramente norteamericana es la comedia romántica La boda de mi ex, que vuelve a reunir a Keanu Reeves (John Wick: Pacto de sangre) y Winona Ryder (serie Stranger things) en una historia que tiene como protagonistas a dos personajes que se conocen en una boda que consideran miserable y desagradable. Ninguno de ellos ha tenido buenas experiencias en el amor, y a pesar de todo desarrollan un afecto mutuo que va en contra de sus vivencias. El reparto de esta cinta escrita y dirigida por Victor Levin (De 5 a 7) se completa con Dj Dallenbach, Greg Lucey (Revelator) y D. Rosh Wright (MindScans).

El drama familiar estadounidense tiene como representante La canción de mi padre, cinta de corte biográfico basado en la vida de Bart Millard, líder de la banda de rock cristiano MercyMe, cuyo tema ‘I can only imagine’ es el más vendido del góspel. La cinta aborda la difícil vida del cantante que se esconde tras este éxito, marcada por los abandonos, los abusos y un padre que gruñe y golpea más que habla y abraza. El artista logró su éxito cuando su padre afrontaba el peor momento, lo que le obligó a regresar a casa y enfrentarse a su pasado. Los hermanos Andrew y Jon Erwin (Woodlawn) se ponen tras las cámaras de esta historia protagonizada por J. Michael Finley, Brody Rose (Un don excepcional), Dennis Quaid (Un buen partido), Madeline Carroll (El verano de sus vidas), Cloris Leachman (The comedian) y Trace Adkins (Traded), entre otros.

El último de los estrenos procedentes de la meca de Hollywood es Asher, thriller dramático dirigido por Michael Caton-Jones (Instinto Básico 2. Adicción al riesgo) que tiene como protagonista a un antiguo agente del Mossad convertido en asesino a sueldo cuya vida, austera, transcurre en Brooklyn. Su vida cambia por completo cuando, durante un trabajo, rompe con una promesa que hizo de joven. Pero para ser el hombre que quiere ser primero deberá matar al hombre que fue. Ron Perlman (Animales fantásticos y dónde encontrarlos) da vida al protagonista, estando acompañado en el reparto por Famke Janssen (El mejor regalo), Richard Dreyfuss (El poder del dinero), Peter Facinelli (Crepúsculo), Jacqueline Bisset (Ya te extraño) y Guy Burnet (Dando la nota 3).

Entre los estrenos europeos destaca La sombra del pasado, thriller dramático con capital alemán y francés que está inspirado en hechos reales. Escrita y dirigida por Florian Henckel von Donnermarck (The tourist), y nominada al Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa en la última edición de los premios, la trama gira en torno al romance entre un joven estudiante de arte de Alemania del Este y su compañera de clase. El padre de ella, un famoso médico, se opone a la relación y está decidido a destruirla. Pero lo que ninguno sabe es que sus vidas están conectadas por un crimen ocurrido hace décadas. Tom Schilling (Suite francesa), Sebastian Koch (Niebla en agosto), Paula Beer (Frantz), Saskia Rosendahl (Nirgendwo) y Oliver Masucci (Ha vuelto) son los principales actores.

Desde Francia llega Un pueblo y su rey, drama de corte histórico que aborda la Revolución Francesa y el proceso por el que un grupo de ciudadanos tomaron conciencia nacional y sellaron el destino del Rey y el nacimiento de la República. Escrito y dirigido por Pierre Schoeller (El ejercicio del poder), el film está protagonizado por Gaspard Ulliel (Solo el fin del mundo), Adèle Haenel (120 pulsaciones por minuto), Olivier Gourmet (Dos mujeres), Louis Garrel (Mal genio) e Izïa Higelin (Un amor de verano).

También francesa es Mentes brillantes, drama escrito y dirigido por Thomas Lilti (Un doctor en la campiña) que se centra en dos amigos que buscan entrar en la facultad de Medicina. Para uno es el tercer intento; para el otro tan solo el primero. Pero ambos deberán encontrar el equilibrio entre la desesperación de su presente, con intensas noches de estudio y la competitividad del mundo actual, y el brillante futuro prometido con la carrera. El reparto está encabezado por Vincent Lacoste (Los casos de Victoria), William Lebghil (Los recuerdos), Michel Lerousseau (La tour 2 contrôle infernale), Darina Al Joundi (Un homme perdu), Benoît Di Marco (Voy a ser mamá) y Graziella Delerm (Lovers).

La única producción española de la semana es 7 razones para huir, comedia negra con un importante reparto coral que, a través de siete historias cortas, hace una radiografía de una sociedad actual que no progresa. Gerard Quinto, Esteve Soler y David Torras debutan en el largometraje con esta cinta basada en su cortometraje Interior. Familia (2014), y entre cuyos actores destacan Emma Suárez (Las hijas de Abril), Lola Dueñas (No sé decir adiós), Sergi López (Río arriba), Francesc Orella (El guardián invisible), David Verdaguer (Verano 1993), Jordi Sánchez (Señor, dame paciencia), Pepe Viyuela (Escuela de seducción) y Vicky Peña (Juegos de familia).

En lo que a animación se refiere, este viernes aterriza La alfombra mágica, aventura familiar con capital danés que adapta la novela de Ole Lund Kirkegaard que, a su vez, toma como referencia Las mil y una noches. La cinta narra los viajes de un niño que, acompañado de su cabra y de una alfombra voladora, y con la ayuda de una chica que vive en las calles de una gran ciudad, tratará de derrotar a sus enemigos por todo el mundo. Dirigida por Karsten Kiilerich (El pequeño vampiro), la película cuenta con las voces originales de Thure Lindhardt (Comando kill), Susie Power (Dark touch), Peter Frödin (Guldhornene), Kurt Ravn (Speed walking), Lars Ranthe (La comuna) y Birgitte Raaberg (I’ll come running).

Por último, también pertenece a la animación Gordon y Paddy, fantasía sueca basada en los libros de Ulf Nilsson y Gitte Spee y que arranca cuando el jefe de policía del bosque Gordon decide retirarse. Antes de irse debe buscar un sustituto, que según parece podría ser una pequeña ratoncita. Juntos deberán resolver un último caso antes de que Gordon abandone el cargo. Linda Hambäck (Bajsfilmen – Dolores och Gunellens värld) es la encargada de poner en imágenes esta historia, mientras que Stellan Skarsgård (Borg McEnroe), Melinda Kinnaman (Hus i helvete), Felix Herngren (Varannan vecka) y Mingus Broman ponen las principales voces.

‘Destroyer: Una mujer herida’: la importancia del tiempo


El tiempo no lo cura todo. Hay heridas que permanecen, que parecen cicatrizadas pero que pueden volver a abrirse con un pequeño roce. Bajo esta premisa se construye la nueva película de Karyn Kusama (Jennifer’s body), y es precisamente el tiempo el que acapara toda la atención de una trama con una Nicole Kidman (El sacrificio de un ciervo sagrado) sencillamente inmensa.

La historia de Destroyer: Una mujer herida, en realidad, podría considerarse más bien simple si no fuera por el manejo de los tiempos narrativos del guión, que siguiendo el ejemplo de películas previas juega con el antes y el después en el orden narrativo para ofrecer al espectador un giro argumental final que cambia por completo la perspectiva de todo lo visto hasta ese momento. Al menos modifica en cierto modo parte de la interpretación que da el espectador a los acontecimientos. De otro modo, es decir, si la historia se desarrollara de forma lineal, posiblemente estaríamos ante una obra más mediocre de lo que es, amén de que cuenta con un reparto en buen estado de forma. La labor de Kusama, por otro lado, tampoco ofrece demasiado a la cinta, toda vez que se limita a narrar de un modo aséptico, sin ninguna huella personal y sin demasiada garra en los momentos más tensos de la trama.

En realidad, junto al manejo de los tiempos dramáticos la película se sostiene gracias a la labor de Kidman, quien sostiene sobre sus hombros el paso de un tiempo que ha destrozado a su personaje. Un tiempo en el que el arrepentimiento, la culpa y la venganza han consumido su vida hasta el punto de destruir sus relaciones, su trabajo y su salud. En esta situación, y ante el regreso de sus demonios después de tantos años, la actriz asume el viaje sin retorno de su personaje y lo nutre con matices gracias a los saltos temporales que se dosifican con acierto a lo largo de un metraje algo excesivo pero en cierto modo necesario. Así, lo que en principio no es más que una investigación con conexiones pasadas se convierte en una forma de exorcizar demonios, en una viaje de aceptación de unos errores que han pesado durante demasiado tiempo, y en una venganza disfrazada de justicia en la que todo sacrificio es poco para lograr el ansiado final.

De este modo, Destroyer: Una mujer herida se aleja de las motivaciones de películas similares protagonizadas por hombres para ofrecer una visión relativamente nueva sobre el tiempo y el efecto que tiene en nuestras vidas. Y lo hace con crudeza, con algunos momentos de violencia descarnada que, aunque rodados con mano excesivamente simple, no dejan de generar un impacto en el espectador. El giro final aporta un sentido completamente distinto al conjunto, pero no impide que la labor de Kidman brille por sí sola. Un personaje complejo, atormentado, destruido por sus decisiones y sin nada que perder que la actriz eleva de categoría dramática en un film, por otro lado, demasiado lineal hasta sus minutos finales.

Nota: 7/10

Dragones y mujeres intentan resolver un nuevo misterio de Holmes


Fin de semana de Oscar, y como tal la cartelera española recibe a uno de los candidatos a algunas de las principales categorías. Pero este viernes 22 de febrero son varios los títulos que compiten por hacerse con el control de la taquilla, estando dirigidos a un amplio y variado público que encontrará propuestas dramáticas, cómicas, de suspense e incluso algo de terror.

Pero comenzamos el repaso con Cómo entrenar a tu dragón 3, nueva entrega de la franquicia animada de DreamWorks que tiene como eje central la amistad entre un joven vikingo y un dragón. En concreto, la trama de esta tercera parte se centra en cómo estos dos personajes deben afrontar su destino. Para el vikingo es gobernar a su pueblo, mientras que el dragón deberá convertirse en líder de su especie. Pero este destino pondrá a prueba su amistad, les enfrentará a mayores peligros y les descubrirá a nuevos personajes. Dean DeBlois, director de toda la saga, se pone tras las cámaras de nuevo, mientras que entre las voces originales encontramos las de Jay Baruchel (Don Peyote), America Ferrera (X/Y), F. Murray Abraham (serie Homeland), Cate Blanchett (Thor: Ragnarok), Gerard Butler (Geostorm), Jonah Hill (Juego de armas) y Kit Harrington (serie Juego de tronos).

A medio camino entre comedia y drama se encuentra ¿Podrás perdonarme algún día?, cinta biográfica nominada a tres Oscar que aborda la vida de Lee Israel, famosa biógrafa que en las décadas de los 70 y 80 se ganó la vida escribiendo las memorias de grandes personalidades del cine, la moda, la cultura o el periodismo. Sin embargo, cuando ve que sus libros ya no se venden y no generan interés, decide comenzar a realizar falsificaciones instigada por su mejor amigo, entrando en una espiral de la que cada vez le será más difícil escapar. Dirigida por Marielle Heller (The diary of a teenage girl), la cinta estadounidense está protagonizada por Melissa McCarthy (Cazafantasmas), Richard E. Grant (Logan), Jane Curtin (Cuerpos especiales), Anna Deavere Smith (serie Nurse Jackie) y Marc Evan Jackson (Jumanji: Bienvenidos a la jungla).

También procede de Hollywood Una cuestión de género, drama biográfico dirigido por Mimi Leder (Deep Impact) que narra la historia de Ruth Bader Ginsburg, una joven abogada que logró cambiar el curso de la historia con un caso sobre discriminación de género que logró abrir el camino para la igualdad en los tribunales. Felicity Jones (Rogue One: Una historia de Star Wars) da vida a la protagonista, estando acompañada en el reparto por Armie Hammer (Call me by your name), Justin Theroux (serie The leftovers), Kathy Bates (serie American Horror Story: Apocalypse), Sam Waterston (El caso Sloane), Jack Reynor (Detroit) y Cailee Spaeny (Pacific Rim: Insurrección).

Drama y acción se dan cita en Destroyer. Una mujer herida, nuevo film protagonizado por Nicole Kidman (La seducción) que le ha supuesto una nominación a los Globos de Oro. El argumento gira en torno a una dura detective de policía de Los Ángeles incapaz de perdonarse sus errores del pasado. Mientras intenta reconducir la relación con su hija adolescente se entera de que el líder de una banda criminal en la que se infiltró de joven regresa a la ciudad, lo que será para la mujer la última oportunidad de redimirse y de proteger a su familia. Karyn Kusama (Jennifer’s body) se pone tras las cámaras, mientras que entre el resto de los intérpretes encontramos a Toby Kebbell (Ben-Hur), Tatiana Maslany (Stronger), Sebastian Stan (Vengadores: Infinity War), Bradley Whitford (Los archivos del Pentágono) y Scott McNairy (Una historia de venganza), entre otros.

El último de los estrenos estadounidenses es Holmes & Watson, nueva mirada a los míticos personajes creados por Arthur Conan Doyle, aunque esta vez en clave de comedia. Dirigida por Etan Cohen (Dale duro), la cinta es una mirada cómica a algunos de los casos más famosos del investigador británico y su fiel ayudante. Entre los principales actores destacan Will Ferrell (Dos padres por desigual), John C. Reilly (Kong: La Isla Calavera), Ralph Fiennes (Spectre), Hugh Laurie (Tomorrowland: El mundo del mañana), Kelly Macdonald (T2: Trainspotting), Rebecca Hall (La cena), Lauren Lapkus (Noche de estreno), Rob Brydon (Cenicienta) y Steve Coogan (La excepción a la regla).

Pasamos ahora a las novedades europeas, y entre ellas destaca la británica Obediencia, drama escrito y dirigido por Jamie Jones en el que es su debut en el largometraje cinematográfico. La trama gira en torno a un joven de 19 años que se ve obligado a regresar a casa para cuidar de su madre alcohólica. Frustrado por las pocas expectativas de futuro que tiene, se sumerge en el mundo del boxeo, conociendo a una joven que vive de okupa en unas casas abandonadas para huir de la riqueza de su familia. A medida que los disturbios en su barrio aumenten, el joven deberá decidir si permanecer con sus amigos o buscar una nueva vida junto a la chica. Marcus Rutherford, Sophie Kennedy Clark (La chica danesa), Michael Quartey (Hoods n Halos), Sam Gittins (Howl: Aullido) y T’Nia Miller (Stud life) encabezan el reparto.

La única representante española de la semana es No te supe perder, thriller dramático con la violencia de género como telón de fondo. La historia gira en torno a una mujer que parece vivir una vida perfecta con un marido que la adora y que, como él mismo afirma, solo encuentra sentido a su vida cuando ella se baja del tren. Pero una noche, en un giro inesperado en su día a día, él la golpea. Ella, por el bien de sus hijos y por el amor que le profesa, decide no acudir a la policía, pero la relación cambia para siempre con consecuencias imprevisibles. Manuel Benito de Valle debuta como director en el largometraje de ficción, mientras que entre los principales actores destacan Marisol Membrillo (Magical girl), Hieman Casado, Elena Larios (The take down), Aníbal Soto (321 días en Michigan) y María Luisa Barrera.

La cinta más internacional de la semana es Pájaros de verano, producción con capital colombiano, danés y mexicano que dirigen a cuatro manos Cristina Gallego, para la que es su ópera prima, y Ciro Guerra (El abrazo de la serpiente). El argumento, en clave dramática, está basado en los hechos reales que dieron lugar al origen del narcotráfico en Colombia. Ambientada en los años 70, la cinta sigue los pasos de una familia indígena que, ante la demanda de droga por parte de la juventud norteamericana se ve obligada a convertirse en empresarios y a asumir el papel de liderazgo. Riqueza y poder se convierten entonces en las claves de una guerra fratricida que pondrá en peligro no solo sus vidas, sino las tradiciones ancestrales bajo las que se habían regido. El reparto cuenta, entre otros, con Carmiña Martínez (La captura), José Acosta, Natalia Reyes (Chess), Jhon Narváez y Greider Meza.

Por último, aunque no por eso menos importante, un documental. El libro de imágenes es el título de la nueva película escrita y dirigida por Jean-Luc Godard (Adiós al lenguaje) que, a través de cinco capítulos, aborda en clave experimental el uso de la imagen, del sonido y, sobre todo, del silencio.

‘Aquaman’: la punta del tridente


La estrategia de DC Cómics para llevar a la gran pantalla a sus principales superhéroes es cuanto menos curiosa. Sin un orden claro, ha preferido mostrar primero las aventuras en común que las historias personales de cada uno. Aunque lo más llamativo es, sin duda, que están siendo los personajes que rodean a Superman y Batman, principales baluartes de la casa de cómics, los que están dotando a este nuevo universo de mayor consistencia. El último en sumarse es el rey de los mares, y lo hace con un entretenimiento puro y clásico que aprovecha las últimas tecnologías para dar rienda suelta a la imaginación.

Porque otra cosa no, pero Aquaman desprende imaginación por las cuatro esquinas de cada fotograma. Tampoco es que su historia no diera pie a ello. El diseño de producción de Atlantis y de las criaturas que habitan en las profundidades alcanza su máxima expresión en los planos generales, donde el director James San (Sentencia de muerte) dan rienda suelta a su capacidad de aprovechar las posibilidades que ofrecen los grandes espacios en lo que a movimiento y trasfondo visual se refiere. Pero acompañando este lenguaje visual el espectador encuentra una historia íntima, de búsqueda y superación de los miedos y limitaciones propias del héroe, con una trama planteada a modo de pruebas de Hércules a cada cual más complicada y en la que el trofeo es un tridente para controlar los mares.

Y bajo este prisma, la cinta se revela como un viaje que recuerda las clásicas producciones de los mitos griegos o romanos. Mezclando acción y humor a partes iguales, al final lo más interesante es el buen sabor de boca del viaje, más que el viaje en sí o las fases por las que pasa. Y también en este aspecto más, digamos, introspectivo, Wan demuestra un manejo de la cámara y de la narración fuera de toda duda, tanto en las impecables secuencias de acción (que sacan el máximo partido al entorno acuático) como en los diálogos, algunos de ellos ciertamente interesantes e, incluso, con un mensaje medioambiental y social que aporta una crítica pocas veces vista en este tipo de producciones. A la historia podría habérsele pedido algo más, puede que mucho más. Mayor complejidad emocional de los personajes, mayor intriga, algo más de desafío tanto externo como interno para el héroe. Pero eso no quita para que no pueda disfrutarse.

Con todo ello, Aquaman es la última punta de un tridente que inició El hombre de acero en 2013 y continúa Wonder Woman en 2017. Y ya están anunciadas próximas entregas individuales de los superhéroes. Entre medias, por supuesto, producciones conjuntas con mayor o menor atractivo. Pero lo que pone de manifiesto esta aventura del rey de Atlantis es que una buena película de superhéroes nunca, jamás, debe nacer con pretensiones mayores que el entretenimiento. Para muchos esto siempre será una desventaja, pero personalmente creo que es lo que aporta la magia. En el caso que nos ocupa, un entretenimiento con un sabor clásico, sostenido con una trama de pura aventura y envuelto con unos efectos digitales modernos pero de concepción antigua. Esa unión entre pasado y presente es similar a la planteada en el film entre tierra y mar. Y en ambos casos el personaje al que da vida Jason Momoa (Sugar mountain) es la punta de lanza, o en este caso del tridente.

Nota: 7/10

‘Coco’ visita el mundo de los difuntos mientras ‘Wonder’ va al colegio


Diciembre se estrena en cuanto a novedades cinematográficas con una variada propuesta de géneros para todos los tipos de públicos. Desde la animación familiar hasta el drama, pasando por la comedia negra, este viernes día 1 comienza lo que será, durante las próximas semanas, una sucesión de títulos en los que se mezclan aquellos con posibilidades para los próximos premios y aquellos que están llamados a llenar las salas de cine.

Uno de los que posiblemente combine ambos objetivos sea Coco, nueva cinta de animación de Pixar que, en esta ocasión, transcurre en México. Concretamente, en torno a la mitología y la tradición de los muertos. La trama comienza con los sueños de un joven de ser músico. Sin embargo, una de las tradiciones de su familia es precisamente evitar el contacto con la música. Por una serie de circunstancias termina en el Mundo de los Muertos, donde emprenderá un viaje para descubrir el misterio de su familia y tratar de acercarse a su ídolo, Ernesto de la Cruz. Dirigida a cuatro manos por Lee Unkrich (Toy Story 3) y Adrian Molina, que debuta en el largometraje, esta aventura de humor, fantasía y color cuenta con las voces, en su versión original, de Anthony Gonzalez, Gael García Bernal (serie Mozart in the jungle), Benjamin Bratt (Doctor Strange), Alanna Ubach (Hasta los huesos), Jaime Camil (Amor a primera vista) y Edward James Olmos (2 guns), entre otros.

Muy diferente es Wonder, drama con tintes familiares que adapta la novela de R.J. Palacio cuya historia gira en torno a un niño nacido con malformaciones faciales que le han obligado a someterse a multitud de operaciones y que le han impedido hacer una vida normal. Por eso cuando se incorpora al colegio en quinto grado el joven deberá afrontar un viaje en el que contará con el apoyo de sus padres y en el que la solidaridad y la aceptación de la sociedad y de sus compañeros serán puestas a prueba. Stephen Chbosky (Las ventajas de ser un marginado) es el encargado de poner en imágenes la historia y dirigir a Jacob Tremblay (La habitación), Julia Roberts (Money monster), Owen Wilson (Golpe de estado), Mandy Patinkin (serie Homeland) y Millie Davis (serie Orphan Black).

La tercera producción puramente estadounidense es Dos padres por desigual, continuación de la comedia de 2015 que arranca cuando los padres protagonistas han conseguido encontrar un equilibrio entre sus obligaciones (uno como padre adoptivo y otro como padre biológico) y su amistad. Pero ese equilibrio será puesto a prueba cuando lleguen los respectivos padres de cada uno de ellos, cuyas diferencias son incluso mayores que las de los protagonistas. Y todo ello en Navidad. Tras las cámaras vuelve a ponerse Sean Anders (Desmadre de padre), y en el reparto repiten Will Ferrell (Zoolander Nº 2), Mark Wahlberg (Transformers: El último caballero), Linda Cardellini (El fundador), Scarlett Estevez (Someone to love) y Alessandra Ambrosio (serie Verdades secretas), a los que se suman Mel Gibson (Los mercenarios 3) y John Lithgow (El caso Sloane).

Estados Unidos está presente, junto a Reino Unido e Irlanda, en El sacrificio de un ciervo sagrado, cinta que combina drama, misterio y terror dirigida por Yorgos Lanthimos (Langosta) y cuyo argumento que se centra en un brillante cirujano que decide acoger en su casa a un adolescente conflictivo. Las consecuencias de esa decisión demostrarán al médico que ha cometido el peor error imaginable. Colin Farrell (Premonición), Nicole Kidman (La seducción), Barry Keoghan (Dunkerque), Alicia Silverstone (King Cobra), Raffey Cassidy (Tomorrowland: El mundo del mañana) y Bill Camp (Gold, la gran estafa) encabezan el reparto.

El cine español tiene a su principal representante en Perfectos desconocidos, nueva comedia negra de Álex de la Iglesia (El bar) basada, a su vez, en la película italiana homónima de 2016. La trama comienza cuando cuatro parejas se reúnen para cenar, reír y disfrutar de la luna llena y del eclipse que esa noche se va a producir. Pero todo cambia cuando deciden jugar a un juego aparentemente inocente: dejar todos los móviles sobre la mesa, al alcance de todos, para poder ver mensajes y escuchar llamadas de forma conjunta. Será entonces cuando los secretos salgan a la luz. El reparto está integrado por Belén Rueda (Órbita 9), Eduardo Noriega (Llueven vacas), Dafne Fernández (Entrelobos), Juana Acosta (Vientos de la Habana), Ernesto Alterio (Rumbos), Eduard Fernández (1898. Los últimos de Filipinas) y Pepón Nieto (Mi gran noche).

España y Estados Unidos colaboran en La vida y nada más, drama que se centra en un joven afroamericano que busca su sitio en la Norteamérica actual. Con una madre que anhela algo más que cuidar de sus hijos, el adolescente se verá obligado a cuidar de su familia al tiempo que busca el modo de comunicarse con un padre ausente, lo que le llevará por un peligroso camino. Escrita y dirigida por Antonio Méndez Esparza (Aquí y allá), la cinta está protagonizada por los debutantes Regina Williams, Ry’nesia Chambers, Robert Williams y Andrew Bleechington.

El principal estreno de ficción procedente del resto de Europa es Destinos, drama con capital búlgaro, alemán y macedonio dirigido por Stephan Komandarev (El mundo es grande y la felicidad se esconde en cualquier esquina) cuyo argumento tiene como punto de partida el asesinato y posterior suicido que comete un pequeño empresario de Bulgaria que por las noches conduce un taxi para llegar a fin de mes. El motivo del incidente es una reunión con un banquero al que tendría que sobornar el doble de lo que habían estipulado. La muerte de ambos provoca un debate nacional sobre la situación y el pesimismo de la sociedad búlgaras. Y mientras, cinco taxistas con sus pasajeros se desplazan con rumbo a sus destinos. Ivan Barnev (La lección), Irini Jambonas (While Aya was sleeping), Assen Blatechki (Jigsaw puzzle) y Vassil Vassilev (serie Magna Aurea) encabezan el reparto.

Y este viernes también se estrena Grandeza y decadencia de un pequeño comercio de cine, película inédita dirigida por Jean-Luc Godard (Adiós al lenguaje) en 1986. La trama se centra en la creación de una película y los diferentes elementos que en ella se juntan. Por un lado, el director que realiza un casting para buscar a sus figurantes. Por otro, el productor venido a menos que no encuentra financiación. Y por último, la mujer de éste, que quiere ser actriz y que será elegida por el director. Este drama está protagonizado por Jean-Pierre Léaud (Visage), Jean-Pierre Mocky (Calomnies), Caroline Champetier (Mon coeur est rouge) y Marie Valera (Objetivo felicidad).

‘La seducción’: buena hospitalidad sureña


Tal vez sea porque la historia se basa en una novela de Thomas Cullinan, y por lo tanto no es un guión original, pero lo cierto es que la nueva película de Sofía Coppola (The Bling Ring) se distancia significativamente de algunos de los temas abordados en sus anteriores proyectos para adentrarse en una compleja trama con muy diversas interpretaciones en las que el bien y el mal se difuminan casi tanto como en la guerra que marca el contexto del film.

Y es que La seducción no es lo que parece a primera vista. De hecho, no es lo que parece ni siquiera con su parsimonioso y contemplativo comienzo. La trama, articulada en torno a una dualidad que puede interpretarse desde el punto de vista de la Guerra de Secesión norteamericana o desde la confrontación de géneros, siembra durante su primera mitad todos los elementos necesarios para un final tan trágico y brutal que es imposible no reaccionar ante él. La seducción a la que hace referencia el título parece desarrollarse muchas veces en un subtexto, en unas sencillas miradas que, en ningún caso, invitan a pensar en el aciago final para un Colin Farrell (La señorita Julia) brillante en su papel protagonista. Bueno, de hecho habría que destacar a todo el reparto.

Si bien es cierto que Coppola tarda un tiempo en dotar de ritmo a la trama (y este puede que sea el mayor problema de la historia), la directora imprime fuerza narrativa al relato una vez se pone en marcha el juego entre el hombre y las mujeres que habitan en la casa. Un juego en el que, y en esto Coppola acierta de pleno con una planificación espléndida, el espectador parece situarse junto al personaje de Farrell para terminar viendo una realidad muy diferente, un final desencadenado por la propia actitud del protagonista y el miedo al bando contrario que siempre subyace en un conflicto bélico.

De este modo, La seducción se convierte en una obra trágica, marcada en todo momento por el miedo y por la atracción que todos personajes femeninos sienten, de un modo u otro, hacia el rol masculino. La evolución del film, que pasa de ser tener un ambiente más bien tedioso a uno enrarecido y marcado por la tragedia, es sin duda el mayor atractivo de una historia cuyos actores sobresalen gracias a una complicidad potenciada por la labor de Coppola en la narrativa y en el aspecto visual, donde destaca el uso de las luces y las sombras. Puede que en sus primeros compases posea un ritmo lento y parsimonioso, pero el tratamiento posterior compensa sobradamente los primeros minutos.

Nota: 7/10

Valerian y ‘La seducción’ de ‘La Torre Oscura’


Fin de semana de pocos aunque muy notables estrenos. Aventuras juveniles, cintas de acción y dramas con dosis de suspense son los principales géneros que se dan cita este viernes, 18 de agosto, en la cartelera española. Y todos ellos, en mayor o menor medida, con nombres de actores y directores capaces de añadir un plus de interés a las ya de por sí atractivas historias nuevas que pueden verse en las pantallas de todo el país.

Para empezar, una adaptación. La Torre Oscura lleva al cine la saga literaria escrita por Stephen King en la que el bien y el mal se enfrentan en un mundo post-apocalíptico personificados en un pistolero que trata de detener al Hombre de Negro, cuyo único objetivo es destruir una torre y poder así sembrar el caos. Su confrontación llegará a la Tierra, poniendo en peligro las vidas de inocentes. Nikolaj Arcel (Un asunto real) dirige esta propuesta de acción, fantasía y drama protagonizada por Idris Elba (serie Luther), Matthew McConaughey (Gold), Abbey Lee (Dioses de Egipto), Jackie Earle Haley (serie Predicador), Nicholas Hamilton (Captain Fantastic), Fran Kranz (Rebirth), Michael Barbieri (Spider-Man: Homecoming) y Claudia Kim (serie Marco Polo).

Este es también el fin de semana de Luz Besson (Lucy), quien escribe y dirige Valerian y la ciudad de los mil planetas, adaptación del cómic creado por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières. La trama arranca cuando dos agentes especiales del gobierno son enviados a una ciudad intergaláctica en constante crecimiento en una misión para localizar y detener una misteriosa fuerza que amenaza el equilibrio de una ciudad en la que conviven miles de especies de todos los rincones del universo. Dane DeHaan (La cura del bienestar), Cara Delevingne (Escuadrón Suicida), Clive Owen (serie The Knick), Rihanna (Battleship), Ethan Hawke (Los siete magníficos), Herbie Hancock (Alrededor de la medianoche), Rutger Hauer (El secuestro de Alfred Heineken) y Sam Spruell (Legend) encabezan el reparto de este film francés de ciencia ficción que promete espectacularidad y aventura a raudales.

El drama con toques de thriller tiene a su máximo exponente en La seducción, nuevo film escrito y dirigido por Sofia Coppola (The bling ring) que adapta un guión que, a su vez, adapta la novela de Thomas Cullinan en la que un soldado yanki durante la Guerra Civil norteamericana es rescatado por una joven sureña tras resultar malherido. Cuando despierta se encuentra en una casa que sirve de escuela de señoritas del Sur, donde el recelo inicial de las jóvenes se convierte poco a poco en afecto hacia el hombre, lo que despertará los celos entre las chicas. El reparto está encabezado por Colin Farrell (Premonición), Nicole Kidman (Lion), Kirsten Dunst (Figuras ocultas), Elle Fanning (Vivir de noche), Angourie Rice (Dos buenos tipos) y Oona Laurence (Malas madres).

Volviendo a Europa, y volviendo a Francia, nos encontramos con Cézanne y yo, drama biográfico escrito y dirigido por Danièle Thompson (Cena de amigos) en el que se explora la amistad de juventud entre el pintor post impresionista y el escritor Émile Zola, así como su forma de integrarse en la sociedad, sus miedos y su pasión por el arte y las mujeres. Guillaume Gallienne (Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!) y Guillaume Canet (El asedio de Jadotville) dan vida a la pareja protagonista en un reparto en el que también destacan Déborah François (Maestro), Alice Pol (Supercondríaco) y Sabine Azéma (Una cosa por otra).

‘Lion’: el largo viaje a casa


Dev Patel protagoniza 'Lion'.Habrá quien quiera ver en el debut en el largometraje de ficción de Garth Davis una historia excesivamente lacrimógena, capaz de despertar todo tipo de sentimientos en el espectador. Y en efecto, así es. Lo que cabe analizar, por tanto, es el modo en que se logra esa emotividad. No es a través de un viaje plagado de infortunios. No es con giros dramáticos marcados por la pérdida. Porque aunque tiene parte de todo ello, en realidad es un viaje personal de auto descubrimiento, de comprensión de quienes somos en realidad y cómo eso define todos y cada uno de nuestros pasos, incluso cuando no nos movemos del sofá.

Y es aquí donde Lion logra la grandeza que la convierte en una de las candidatas a los Oscar. Dividida en dos partes desde un punto de vista narrativo, la trama aborda en todo momento la soledad de un personaje literalmente perdido en el mundo. Incapaz de conocer sus orígenes, la historia se mueve constantemente motivada por la necesidad de conocer los orígenes, la familia que se ha dejado atrás. De ahí que la historia transmita un mensaje tan poderoso en cada momento del viaje, ya sea con un niño perdido en una gran urbe, con un joven que trata de construir una vida sin conocerse a sí mismo, o con un viaje que se desarrolla fundamentalmente a través de internet.

El carácter verídico de la historia confiere al conjunto, además, un tono si cabe más dramático que tiene su punto álgido con las imágenes finales. Pero más allá de todo esto, destaca la labor de Davis tras las cámaras, dotando al conjunto de una lírica y una belleza idóneas, incluso en aquellos momentos más trágicos. El lenguaje visual, con planos más amplios al comienzo y mucho más cercanos a medida que avanza la trama, introduce al espectador en el cuerpo del protagonista hasta llegar a sentir la angustia y la desolación de la pérdida, primero, y las de la dificultad para encontrar su hogar, después. A todo ello contribuye Dev Patel (About Cherry), quien no solo vuelve a demostrar el gran actor que es, sino su capacidad para dotar a sus personajes de una versatilidad única.

Desde luego, Lion es una de las películas del año. Su carga dramática es alta, muy alta, pero distribuida con inteligencia a lo largo de un viaje que se pasa en un suspiro y que se realiza tanto física como digitalmente. Una historia de supervivencia, de superación y determinación que conmueve cualquier corazón que se haya sentido perdido en algún momento de su vida, ya sea real o figuradamente. Ante su fuerza, su belleza y su mensaje el espectador solo puede dejarse llevar y acompañar a este niño en ese viaje que termina como un adulto. Y atentos a la resolución final con el destino de algunos personajes.

Nota: 8/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: