Pasado y futuro del cine y el boxeo se citan en el ring de la cartelera


Último fin de semana de enero, y la cartelera se llena de novedades cuanto menos variadas, y desde luego interesantes en lo que a nombres e historias se refiere. Acción, drama, intriga y la presencia de grandes veteranos y estrellas incipientes del cine se dan cita este 25 de enero. Y para comenzar el repaso nada mejor que la nueva película de boxeo con Rocky Balboa.

En efecto, llega a la cartelera española Creed II: La leyenda de Rocky, secuela de la película homónima de 2015 que, además, continúa la historia narrada en la saga Rocky. Y en esta ocasión lo hace más fiel que nunca a los hechos que ocurrieron, pues la trama enfrentará al hijo de Apollo Creed con el hijo de Ivan Drago. Ambos reviven el duelo de sus padres en el ring con el aliciente de la venganza por la muerte del primero a manos del segundo. Todo ello con un trasfondo dramático y personal para el protagonista que le obligará a escoger entre sus ansias de honrar la memoria de su padre y su propia familia. Dirigida por Steven Caple Jr. (The land), la película está protagonizada por Sylvester Stallone (Los mercenarios 3), Michael B. Jordan (Black Panther), Tessa Thompson (serie Westworld), Dolph Lundgren (Aquaman), Florian Munteanu, Phylicia Rashad (Good deeds), Russell Hornsby (serie Grimm), Milo Ventimiglia (serie This is us) y Brigitte Nielsen (Big money rustlas).

Muy diferente es la comedia Familia al instante, que está inspirada en hechos reales y cuya historia se centra en un matrimonio que se plantea formar una familia, y para ello termina adoptando a tres hermanos. Su inexperiencia como padres para tratar con tres jóvenes dará lugar a divertidas situaciones mientras tratan de aprender a ser padres de la noche a la mañana. Sean Anders (Padres por desigual) se pone tras las cámaras de este film en cuyo reparto encontramos a Mark Wahlberg (Todo el dinero del mundo), Rose Byrne (Juliet, desnuda), Isabela Moner (Transformers: El último caballero), Julie Hagerty (Ella es el chico) y Octavia Spencer (La forma del agua).

También se estrena esta semana The old man & the gun, el último trabajo de Robert Redford (La verdad) como actor antes de retirarse. Dirigida por David Lowery (A ghost story) y basada en un artículo del New Yorker escrito por David Grann, la cinta gira en torno al ladrón de bancos Forrest Tucker, quien con 80 años y habiéndose escapado 18 veces de prisión, vive ahora en un hogar de jubilados y ha encontrado el amor. Pero cuando ve por televisión a un detective siente la necesidad de dar un último golpe y demostrar que sigue pudiendo poner en jaque a la policía. Casey Affleck (Triple 9), Sissy Spacek (Criadas y señoras), Danny Glover (Proud Mary), Tom Waits (Siete psicópatas) y Tika Sumpter (Michelle & Obama) son algunos de los nombres que acompañan a Redford ante las cámaras.

La última de las novedades estadounidenses es El blues de Beale Street, drama romántico con trasfondo criminal basado en la novela de James Baldwin cuyo argumento se centra en una joven de Harlem y su carrera contrarreloj para probar la inocencia de su novio, del que lleva un hijo en su interior. Dirigida por Barry Jenkins (Moonlight), la cinta está protagonizada por KiKi Layne, Stephan James (El héroe de Berlín), Regina King (serie The leftovers), Colman Domingo (serie Fear the walking dead), Teyonah Parris (Chi-Raq) y Michael Beach (Canal Street).

Pasamos ahora a las cintas europeas, y lo hacemos con La casa de Jack, drama con toques de terror dirigido escrito y dirigido por Lars Von Trier (Melancolía) que sigue a un personaje a través de cinco crímenes que le definen como un asesino en serie. Incapaz de adaptarse a la sociedad, considerar sus actos como una obra de arte, y aunque la policía cada vez cierra más el cerco en torno a él, sus actos resultarán más y más arriesgados. Todo ello con el trasfondo de la descripción que él mismo hace de sus actos, de su condición y sus pensamientos. Esta producción con capital danés, francés, alemán y sueco cuenta con un reparto encabezado por Matt Dillon (Tierra del mal), Bruno Ganz (Fortuna), Uma Thurman (Una buena receta), Siobhan Fallon Hogan (serie Wayward Pines), Sofie Gråbøl (serie Forbrydelsen) y Jeremy Davies (Una historia casi divertida).

Desde Italia nos llega Bendita locura, comedia cuya trama arranca cuando el propietario de una tienda de artículos religiosos se ve perdido tras el abandono de su mujer. Deprimido y desesperado, todo cambia cuando entra a trabajar una joven dependienta cuyo carácter alocado y descarado pone patas arriba su mundo. Será por su recomendación que el hombre se introduzca en el mundo de las citas online, con resultados desastrosos. Carlo Verdone (Enemigos íntimos) dirige, protagoniza y colabora en el guión de este film protagonizado, además, por Ilenia Pastorelli (Niente di serio), Maria Pia Calzone (Dobbiamo parlare), Lucrezia Lante Della Rovere (Quantum of Solace) y Paola Minaccioni (Miami beach), entre otros.

Rusia, Polonia y Serbia colaboran en Dovlatov, drama biográfico que dirige Aleksey German (Garpastum) en torno a la figura del irónico y brillante escritor. La historia se centra en seis días de su vida en la Unión Soviética de los años 70, cuando luchó por preservar su talento y decencia mientras veía cómo el resto de artistas eran víctimas de la maquinaria soviética. Milan Maric (Dobra zena), Danila Kozlovsky (Matilda), Helena Sujecka (Las inocentes), Artur Beschastny (Blueberry fields forever) y Elena Lyadova (Leviatán) encabezan el reparto.

Italia también está detrás, junto a Alemania y Austria, de Ötzi, el hombre de hielo, drama de 2017 ambientado hace más de 5.300 años, en la era neolítica. El argumento se centra en un clan, concretamente en el líder y guardián de un santuario sagrado. Un día que sale a cazar el asentamiento es atacado y todos sus miembros asesinados, salvo un bebé. A su regreso, y cegado por el dolor, el hombre emprende una búsqueda de venganza, aunque no le quedará más remedio que hacerlo llevándose al bebé con él. Felix Randau (Northern star) escribe y dirige esta cinta entre cuyos actores principales encontramos a Jürgen Vogel (Ostwind 2), André Hennicke (Solness), Susanne Wuest (Hey bunny), Sabin Tambrea (Marie Curie) y Martin Augustin Schneider.

Terminamos este repaso con dos cintas de animación. El viento entre las cañas es una coproducción entre Francia y Bélgica que recoge cinco cortos para niños y niñas en un maravilloso canto a la libertad. Cada uno de esos cortos está dirigido por un director diferente: Arnaud Demuynck, Nicolas Liguori, Anaïs Sorrentino, Rémi Durin y Madina Iskhakova.

Por su parte, Las aventuras del pequeño Colón es una aventura brasileña de 2016 para toda la familia. Dirigida por Rodrigo Gava (Turma da Mônica em Uma Aventura No Tempo), la historia se centra en tres grandes personajes históricos en su niñez: Cristobal Colón, Leonardo Da Vinci y Mona Lisa. Juntos se embarcan en una aventura para llegar a una isla en la que, según la leyenda, hay un tesoro escondido desde hace miles de años. Juntos deberán superar muchos peligros y aprender a apoyarse unos en otros sacando el máximo partido a sus capacidades.

‘Aquaman’: la punta del tridente


La estrategia de DC Cómics para llevar a la gran pantalla a sus principales superhéroes es cuanto menos curiosa. Sin un orden claro, ha preferido mostrar primero las aventuras en común que las historias personales de cada uno. Aunque lo más llamativo es, sin duda, que están siendo los personajes que rodean a Superman y Batman, principales baluartes de la casa de cómics, los que están dotando a este nuevo universo de mayor consistencia. El último en sumarse es el rey de los mares, y lo hace con un entretenimiento puro y clásico que aprovecha las últimas tecnologías para dar rienda suelta a la imaginación.

Porque otra cosa no, pero Aquaman desprende imaginación por las cuatro esquinas de cada fotograma. Tampoco es que su historia no diera pie a ello. El diseño de producción de Atlantis y de las criaturas que habitan en las profundidades alcanza su máxima expresión en los planos generales, donde el director James San (Sentencia de muerte) dan rienda suelta a su capacidad de aprovechar las posibilidades que ofrecen los grandes espacios en lo que a movimiento y trasfondo visual se refiere. Pero acompañando este lenguaje visual el espectador encuentra una historia íntima, de búsqueda y superación de los miedos y limitaciones propias del héroe, con una trama planteada a modo de pruebas de Hércules a cada cual más complicada y en la que el trofeo es un tridente para controlar los mares.

Y bajo este prisma, la cinta se revela como un viaje que recuerda las clásicas producciones de los mitos griegos o romanos. Mezclando acción y humor a partes iguales, al final lo más interesante es el buen sabor de boca del viaje, más que el viaje en sí o las fases por las que pasa. Y también en este aspecto más, digamos, introspectivo, Wan demuestra un manejo de la cámara y de la narración fuera de toda duda, tanto en las impecables secuencias de acción (que sacan el máximo partido al entorno acuático) como en los diálogos, algunos de ellos ciertamente interesantes e, incluso, con un mensaje medioambiental y social que aporta una crítica pocas veces vista en este tipo de producciones. A la historia podría habérsele pedido algo más, puede que mucho más. Mayor complejidad emocional de los personajes, mayor intriga, algo más de desafío tanto externo como interno para el héroe. Pero eso no quita para que no pueda disfrutarse.

Con todo ello, Aquaman es la última punta de un tridente que inició El hombre de acero en 2013 y continúa Wonder Woman en 2017. Y ya están anunciadas próximas entregas individuales de los superhéroes. Entre medias, por supuesto, producciones conjuntas con mayor o menor atractivo. Pero lo que pone de manifiesto esta aventura del rey de Atlantis es que una buena película de superhéroes nunca, jamás, debe nacer con pretensiones mayores que el entretenimiento. Para muchos esto siempre será una desventaja, pero personalmente creo que es lo que aporta la magia. En el caso que nos ocupa, un entretenimiento con un sabor clásico, sostenido con una trama de pura aventura y envuelto con unos efectos digitales modernos pero de concepción antigua. Esa unión entre pasado y presente es similar a la planteada en el film entre tierra y mar. Y en ambos casos el personaje al que da vida Jason Momoa (Sugar mountain) es la punta de lanza, o en este caso del tridente.

Nota: 7/10

‘Los mercenarios 3’: cualquier tiempo pasado fue mejor


Stallone y su equipo vuelven en 'Los mercenarios 3'.Hay que reconocerle a Sylvester Stallone una capacidad asombrosa para resucitar viejas glorias. Su trilogía de cine de acción clásico, en la que tienen cabida todos los nombres propios del género que han sido algo en algún momento, podrá ser mejor, regular o peor, pero ha dejado claro que todavía hay espectadores capaces de pagar una entrada por ver algo de realismo en la pantalla. Y si a esto añadimos que a cada nueva entrega se suman más y más nombres, pues el espectáculo está servido. En un intento de rizar el rizo el protagonista de Acorralado (1982) ha querido contar para esta nueva ocasión con sangre nueva, lo cual pervierte un poco el sentido natural de este tipo de películas.

Y lo hace no tanto por la presencia de una nueva generación de mercenarios, sino porque su presencia, que en teoría sirve para demostrar que cualquier tiempo pasado fue mejor, resta dinamismo al escaso desarrollo dramático que tiene Los mercenarios 3. Si bien es cierto que la secuencia que protagonizan, planificada al milímetro y con un estilo bastante más sutil que el que abre la película, es impecable, no es menos cierto que rompe con el ritmo que hasta ese momento tenía la trama, generando la sensación de querer cambiar y no poder conseguirlo. Si a esto añadimos la necesidad de hacer la película más accesible a un público más joven, el resultado es una cinta de acción con mucho espectáculo pero con menos músculo que sus predecesoras, o lo que es lo mismo, menos alma mercenaria.

De las nuevas incorporaciones destaca sobremanera la de Antonio Banderas (Two much), quien lejos de sentirse intimidado ante tanto mito del cine de acción termina por convertirse en el mejor personaje de la película gracias a un enfoque humorístico de su rol, quien por cierto es a su vez una especie de caricatura de algunos de sus papeles, sobre todo los de El Zorro. Su aportación eleva además el grado interpretativo de sus compañeros, lo cual es de agradecer, sobre todo porque ejerce de contrapeso ante la acumulación de testosterona que suponen otros debutantes de la saga y ante la cantidad de explosiones, tiroteos y peleas cuerpo a cuerpo que se dan a lo largo del metraje, y que de nuevo crean el verdadero interés de una historia que, aunque con algo más de carga dramática que las anteriores, no deja de ser una excusa para liarse a tortas con el primer sospechoso que se cruce en su camino.

La sensación que deja Los mercenarios 3 es agridulce. Evidentemente, nadie se espera de esto una obra cumbre del género. Simplemente se busca entretenimiento y evasión, algo que logra con creces. El problema reside en su enfoque menos adulto de los personajes y de la temática. Las secuencias de acción parecen algo más espectaculares y menos violentas, y la incorporación de los jóvenes conecta con las generaciones digitales, pero rompe con la tendencia salvaje de este grupo de tipos rudos que prefieren tirar una puerta abajo a entrar por el conducto de ventilación. La mejor prueba de esto es que el combate final se limita a un pequeño intercambio de golpes. Lo dicho: cualquier tiempo pasado fue mejor.

Nota: 6/10

‘Los mercenarios 3’ quieren escapar de los ‘Guardianes de la galaxia’


Estrenos 14agosto2014Dos pesos pesados llegan hoy a la cartelera. Si la semana pasada daba la sensación de que ninguna película quería competir con Transformers: La era de la extinción, la situación de este jueves 14 de agosto es bien distinta. Dos géneros distintos, es cierto, pero indudablemente enfocados a un público objetivo similar, y sin duda con la intención de convertir este fin de semana de tres días en un festival de colas en las taquillas, palomitas y diversión. Y para ello cuentan con sendos repartos que dejan sin aliento. Aunque por fortuna, no son las únicas novedades que aterrizan en la cartelera española.

Eso sí, son las más importantes, por lo que iniciamos el repaso con ellas. Y dado que se ha convertido en uno de los mejores estrenos del año, toca hablar primero de Guardianes de la galaxia, nueva producción de Marvel que adapta en esta ocasión una serie de cómics algo diferente a lo que nos tiene acostumbrados la Casa de las Ideas. La trama sigue a un aventurero que es capturado por un cazarrecompensas tras robar una misteriosa esfera. Una vez encerrado se unirá a cuatro inadaptados para huir de la prisión y de un misterioso villano que planea matarle y quedarse con la esfera. Sin embargo, todo cambia cuando descubre el verdadero poder del objeto, debiendo decidir entre su propio interés y la responsabilidad de tener el futuro del universo en sus manos. Dirigida por James Gunn (Super), quien también participa en el guión y será el director de la ya anunciada secuela, esta aventura espacial cargada de acción, humor y efectos especiales cuenta con un puñado de actores muy conocidos, entre los que destacan Chris Pratt (Her), Zoe Saldana (Avatar), Dave Bautista (El hombre de los puños de hierro), Vin Diesel (Riddick) y Bradley Cooper (La gran estafa americana), estos últimos prestando sus voces a los protagonistas generados por ordenador; Lee Pace (El hobbit: La desolación de Smaug), Benicio del Toro (Salvajes), John C. Reilly (Un dios salvaje), Djimon Hounsou (Diamante de sangre), Glenn Close (serie Daños y perjuicios), Michael Rooker (serie The walking dead) y Karen Gillan (Oculus).

Igual de impresionante, o incluso más, es el reparto de Los mercenarios 3, película que cierra la trilogía homenaje al cine de acción de los años 80 y 90 del siglo XX ideada por Sylvester Stallone (La gran revancha), quien por cierto vuelve a estar al frente de este equipo que en esta ocasión deberá hacer frente a una amenaza muy personal cuando un viejo conocido que fundó los Mercenarios reaparezca en escena. En realidad esto no sería un problema si no fuera porque años atrás dejó el grupo para dedicarse al tráfico de armas, siendo supuestamente asesinado por aquellos a los que consideraba su familia. Ahora, y temiendo que la vieja generación no sea suficiente, estas máquinas de matar deberán recurrir a sangre nueva capaz de abordar las situaciones desde otro punto de vista. Patrick Hughes (Red Hill) se pone tras las cámaras para llenar los planos de explosiones, disparos y peleas cuerpo a cuerpo protagonizadas por Jason Statham (Redención), Dolph Lundgren (Soldado universal), Jet Li (Romeo debe morir), Randy Couture (Cinturón rojo), Terry Crews (Gamer), Wesley Snipes (Blade), Mel Gibson (Vacaciones en el infierno), Antonio Banderas (La leyenda del Zorro), Kellan Lutz (Hércules: El origen de la leyenda), Ronda Rousey, Kelsey Grammer (serie Boss), Arnold Schwarzenegger (Sabotage) y Harrison Ford (Indiana Jones y el templo maldito).

Cuatro años después de su estreno en Estados Unidos, y sin duda motivado por la muerte de su director y protagonista, nos llega Una cita para el verano, único film en el que Philip Seymour Hoffman (La duda) se puso tras las cámaras. Adaptación de la obra de Robert Glaudini, la trama sigue la relación que inicia un introvertido conductor de limusinas con una mujer igualmente introvertida a raíz de que unos amigos comunes hagan las veces de celestinas. Sin embargo, mientras su relación se afianza y crece con el paso de los meses, el matrimonio que les presentó se pierde cada vez más en los problemas y las dificultades del día a día. Un interesante drama que, además de Hoffman, tiene en su reparto a John Ortiz (El lado bueno de las cosas), Richard Petrocelli (The tavern), Thomas McCarthy (El año del perro), Amy Ryan (El intercambio) y Daphne Rubin-Vega (Juegos salvajes).

Si dirigimos la mirada hacia Europa, una de las novedades es la francesa The last diamond, un thriller dramático procedente de Francia que narra el último trabajo de un atracador en libertad vigilada, que como no podía ser de otro modo es el robo de un valioso diamante durante una subasta. Para poder llevarlo a cabo deberá acercarse a una experta en diamantes que tiene un interés profesional y familiar en que todo salga según lo previsto. Eric Barbier (La hora del silencio) dirige la propuesta a la vez que colabora en el guión, mientras que Bérénice Bejo (The artist), Yvan Attal (Hora punta 3), Jean-Frençois Stévenin (Mis días felices), Antoine Basler (El asalto), Jacques Spiesser (Un engaño de lujo) y Annie Cordy (Las malas hierbas) son los actores principales.

Desde Reino Unido llega Belle, producción del 2013 que se basa en la historia real de la hija ilegítima y mestiza de un almirante de la Royal Navy. Su estatus social le permite moverse por importantes círculos sociales, pero su color de piel supone una limitación insalvable en una sociedad como la inglesa en pleno siglo XVIII, cuando la esclavitud todavía era algo habitual. Su romance con un joven idealista que pretende cambiar las cosas les llevará a intentar abolir la esclavitud. Dirigida por Amma Asante, para la que es su segundo largometraje tras A way of life (2004), la película está protagonizada por Gugu Mbatha-Raw (serie Touch), a la que acompañan una serie de rostros conocidos como los de Sam Reid (Anonymous), Matthew Goode (Stoker), Tom Wilkinson (El llanero solitario), Emily Watson (Anna Karenina), Sarah Gadon (Enemy), Miranda Richardson (La reina Victoria), Tom Felton (saga Harry Potter) y Penelope Wilton (serie Downton Abbey).

El último de los estrenos europeos es la coproducción entre Alemania y Bélgica titulada Mi amigo Mr. Morgan. Escrita y dirigida en 2013 por Sandra Nettelbeck (Deliciosa Martha), la película adapta la novela de Françoise Dorner en la que un anciano norteamericano que vive en París conoce a una joven que le lleva a cambiar su forma de ver el mundo. Viudo y con tendencias suicidas, la amistad con la joven le llevará a descubrir el valor del romance y el significado de la familia. El reparto está encabezado por Michael Caine (Ahora me ves…), Clémence Poésy (127 horas), Justin Kirk (Vamps), Jane Alexander (Terminator salvation), Gillian Anderson (serie La caza) y Michelle Goddet (¿Qué es la vida?).

La siguiente novedad procede de Canadá. Estrenada en su país en 2013, Gabrielle es un intenso drama romántico con toques musicales escrito y dirigido por Louise Archambault (Familia) cuya trama se centra en una joven con el síndrome de Williams. Su alegría por vivir y su capacidad para la música la llevarán a iniciar una relación con un joven al que conoce en un centro de ocio. Juntos deberán hacer frente a las limitaciones sociales de aquellos que les rodean y a los problemas personales que cada uno tiene. Gabrielle Marion-Rivard y Alexandre Landry conforman la pareja protagonista, rodeados para la ocasión por Mélissa Désormeaux-Poulin (Omertà) y Vincent-Guillaume Otis (Babine), entre otros.

Terminamos este repaso con Khumba, cinta de animación producida entre Estados Unidos y Suráfrica en 2013 que sigue a una cebra sin rayas en la mitad de su cuerpo durante el viaje que realiza a un pozo del que se cree que estos animales consiguieron su preciado dibujo. Los personajes que conocerá durante el camino, así como la necesidad de enfrentarse a un peligroso leopardo que aterroriza al resto de animales, harán que su visión del mundo y de la manada cambie para siempre. Dirigida por Anthony Silverston, quien debuta de este modo en el largometraje, la película cuenta en su versión original con voces como las de Jake T. Austin (Noche de fin de año), Steve Buscemi (serie Boardwalk Empire), Loretta Devine (Dos familias y una boda), Laurence Fishburne (Matrix), Richard E. Grant (La dama de hierro), AnnaSophia Robb (La montaña embrujada) y Liam Neeson (Battleship).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: