‘Déjame salir’: el negro está de moda


No sé si la frase que da nombre a esta crítica, escuchada en uno de los diálogos de la película en cuestión, es acertada o no, pero de lo que no cabe duda es de lo que representa, tanto dentro como fuera del film. Y en este sentido, el debut en la dirección de Jordan Peele puede considerarse un éxito, ahondando en los conflictos raciales y en la sensibilidad de los espectadores. Otra cosa, sin embargo, es el producto cinematográfico en sí.

Porque, en efecto, en lo que a contenido social, moral, sociológico e incluso cinematográfico Déjame salir es una cinta cuanto menos interesante, que aprovecha con acierto la tensión dramática que generan los incongruentes detalles que percibe el protagonista y, por ende, el espectador. El trasfondo racial que se percibe casi en cada plano queda acentuado por una dirección un tanto simple de Peele, que se aleja de efectismos (más allá de los estrictamente necesarios) para optar por una sobriedad que contrasta, y mucho, con una banda sonora demasiado amiga de las estridencias. Si a esto sumamos un reparto notable, sobre todo los secundarios, nos encontramos con una historia que camina por la delgada frontera entre el thriller más oscuro y el terror más adolescente, dejando para el recuerdo algunos hallazgos visuales.

El problema es que la carga y el análisis social que el film hace del racismo termina perdiéndose por un tratamiento previsible, plagado de tópicos y secuencias reutilizadas. Antes o después, el espectador es capaz de anticiparse a los acontecimientos, a los giros de guión e, incluso, a la naturaleza de los personajes. Y una vez ocurre, el desarrollo de la trama se vuelve monótono, aderezado por algunas ideas racistas que dan cuenta de la crueldad de la sociedad, pero monótono al fin y al cabo. Dado que una película debe ser entendida como un todo en el que cada parte funciona de forma coordinada con el resto, la irregularidad de su desarrollo termina lastrando las buenas ideas que traspasan la pantalla para quedarse grabadas en el subconsciente.

Una vez se encienden las luces, Déjame salir muestra todas sus caras, las mejores y las peores, y se define como un film irregular, con un interesante contenido que invita a la reflexión pero un tratamiento poco arriesgado, más interesado en recorrer los caminos que cientos de films ya han marcado antes en lugar de llevar la trama por territorios más ignotos. Puede que esa sea la clave para que el espectador se centre en el mensaje y la visión sobre el racismo que emana de la historia, pero también es la clave para entender que la cinta, como producto, podría haber sido mejor.

Nota: 6,5/10

El terror de ‘Déjame salir’ se enfrenta a la política de ‘El caso Sloane’


Si algo está caracterizando al mes de mayo son las numerosas propuestas que, al menos hasta ahora, tienen como punto en común el thriller y el terror. Este viernes, 19 de mayo, no es menos, y las principales novedades de la cartelera prometen intriga y emociones fuertes a los espectadores. Por supuesto, no es la única oferta, y aunque este es un fin de semana de pocos títulos nuevos, la variedad está servida.

Comenzamos el repaso con Déjame salir, ópera prima de Jordan Peele, quien también es autor de un guión que arranca cuando un joven afroamericano viaja con su novia blanca a la finca de los padres de ella para conocerlos y pasar el fin de semana. Aunque todo el mundo es extraordinariamente amable al comienzo, poco a poco se irán sucediendo extraños acontecimientos que pondrán en alerta al joven, iniciándose una pesadilla de la que intentará salir con vida. Intriga y terror se mezclan en esta historia protagonizada por Daniel Kaluuya (Sicario), Bradley Whitford (La cabaña en el bosque), Catherine Keener (serie Show me a hero), Allison Williams (serie Girls), Betty Gabriel (Election: La noche de las bestias) y Caleb Landry Jones (Decadencia).

El thriller y la política se unen en El caso Sloane, producción con capital francés y norteamericano dirigida por John Madden (El exótico Hotel Marigold) cuyo argumento se centra en una mujer conocida por su astucia y sus éxitos en las altas esferas del mundo político y empresarial. Acostumbrada a ganar sea como sea, cuando deba enfrentarse a un rival capaz de acabar con su carrera deberá decidir si el precio de la victoria realmente merece la pena. Jessica Chastain (Marte), Mark Strong (Agente contrainteligente), Gugu Mbatha-Raw (Los hombres libres de Jones), Alison Pill (serie The Newsroom), Jake Lacy (Carol), Michael Stuhlbarg (La llegada), John Lithgow (El contable) y Sam Waterston (Anesthesia) encabezan el reparto.

Entre los estrenos europeos destaca Personal shopper, coproducción franco alemana escrita y dirigida por Olivier Assayas (Después de mayo) que arranca cuando una joven estadounidense que reside en París consigue un trabajo como encargada de todo el vestuario de una celebrity, lo que le da tiempo para tratar de contactar de algún modo con el espíritu de su hermano gemelo, muerto en esa misma ciudad. Su vida se complica cuando empieza a recibir mensajes de texto de un desconocido. Drama y misterio se dan cita en esta historia protagonizada por Kristen Stewart (American ultra), Lars Eidinger (Elixir), Anders Danielsen Lie (La odisea de Alice) y Benjamin Biolay (Vicky).

Desde Alemania también llega Goodbye Berlín, comedia dramática familiar basada en la novela de Wolfgang Herrndorf cuya trama se centra en un joven de 14 años que se queda solo en casa. Durante ese tiempo un compañero de clase aparece con un coche robado, iniciando juntos un viaje por carretera que les cambiará la vida. Fatih Akin (El padre) dirige esta propuesta en cuyo reparto destacan nombres como los de Anand Batbileg, Tristan Göbel (Zurich), Aniya Wendel, Julius Felsberg (Hotel Lux) y Uwe Bohm (Freistatt).

La última de las novedades de ficción es Boris sin Béatrice, drama escrito y dirigido por Denis Côté (Curling) que se centra en un hombre que decide tener una relación extra matrimonial para satisfacer sus necesidades emocionales mientras su mujer se encuentra gravemente enferma. James Hyndman (Black eyed dog), Simone-Élise Girard (Die), Denis Lavant (Eva no duerme), Dounia Sichov (Marussia) y Laetitia Isambert-Denis (Sans elle).

Terminamos el repaso con el documental Dancer, obra que se centra en el bailarín ucraniano Sergei Polunin, que con 19 años se convirtió en el primer bailarín más joven del Royal Ballet de Londres. La cinta está dirigida por Steven Cantor (Nadie muere en Lily Dale).

Una estafa de Oscar intenta evitar el espionaje de Jack Ryan


Estrenos 31enero2014El mes de enero termina de la mejor manera posible. Al menos en lo que a estrenos se refiere. Como suele ocurrir por estas fechas, los viernes han estado plagados de novedades con nominaciones y premios de los principales festivales y galas alrededor del mundo. Hoy, 31 de enero, no solo uno, sino dos films comparten esa característica. Y no son los únicos. Cine de acción e intriga con nombres propios de peso y el regreso de uno de los mejores directores del panorama cinematográfico actual completan la oferta principal.

Es complicado elegir el estreno más importante, así que comenzaremos por los nominados. Con 10 candidaturas a los Oscar La gran estafa americana se perfila como una de las grandes favoritas para los Oscar. Dirigida por David O. Russell (El lado bueno de las cosas), la historia está basada en el famoso caso de corrupción que golpeó a la sociedad norteamericana en los años 70 y que tuvo como implicados a mafiosos, políticos y otras personalidades importantes de la época. El film, aclamado allí donde ha sido proyectado, está narrado en clave de thriller con dosis dramáticas. Aunque sin duda el verdadero atractivo es un impresionante reparto encabezado por Christian Bale (El caballero oscuro), Bradley Cooper (R3sacón), Amy Adams (El hombre de acero) y Jennifer Lawrence (Los Juegos del Hambre: En llamas), todos ellos con posibilidades de llevarse una estatuilla. Además, Jeremy Renner (El legado de Bourne), Jack Huston y Shea Whigham (ambos vistos en la serie Boardwalk Empire), y Michael Peña (Sin tregua) completan el plantel de actores.

La otra en discordia es Al encuentro de Mr. Banks, biopic sobre Walt Disney y su lucha por adquirir los derechos del libro en el que se basó Mary Poppins (1964). La película, producida en Reino Unidos y narrada en clave cómica, está dirigida por John Lee Hancock (Un sueño posible) y cuenta con Tom Hanks (Capitán Phillips) y Emma Thompson (Hermosas criaturas) en los papeles principales. También podremos ver a Colin Farrell (Siete psicópatas), Ruth Wilson (El llanero solitario), Paul Giamatti (12 años de esclavitud), Bradley Whitford (La cabaña en el bosque), B.J. Novak (Malditos bastardos) y Jason Schwartzman (Moonrise kingdom), entre otros.

El tercer estreno que luchará por convertirse en el más taquillero en España es Jack Ryan: Operación Sombra, nueva entrega de las aventuras del personaje creado por el escritor Tom Clancy que ya interpretaran, entre otros, Harrison Ford en Juego de Patriotas (1992) o Alec Baldwin en La caza del Octubre Rojo (1990). En esta ocasión sus aventuras transcurren en lo que podría considerarse una precuela de las anteriores. La trama se centra en un joven Ryan que es reclutado por la CIA como analista para descubrir actos terroristas. Sin embargo, todo cambiará cuando su trabajo le sitúe en el centro de todas las miradas de aquellos a quienes espía, convirtiéndose por necesidad en un activo de campo. Dirigida por Kenneth Branagh (Thor), quien se reserva uno de los roles principales, la película está protagonizada por Chris Pine (Star Trek: En la oscuridad), Keira Knightley (Anna Karenina), Kevin Costner (serie Hatfields & McCoys), Lenn Kudrjawizki (Los falsificadores), Colm Feore (serie Revolution) y Alec Utgoff (The tourist).

Por su parte, Roman Polanski (Un dios salvaje) regresa a la dirección con La Venus de las pieles, drama francés basado en la obra de David Ives que, a su vez, adapta la novela de Leopold von Sacher-Masoch. Escrita a cuatro manos por Davis y Polanski, la película narra la prueba que realiza un director de teatro a una actriz después de frustrarse por no lograr encontrar un candidato lo suficientemente bueno para encabezar un reparto. El problema surge cuando comprende que la mujer, que tiene todo lo que él odia en una persona, demuestra ser una actriz extraordinaria capaz de asumir el papel, aprenderse las frases y comprender los matices de un complejo personaje. Intimista como pocos, el relato cuenta únicamente con Emmanuelle Seigner (En la casa) y Mathieu Amalric (Munich) como protagonistas.

También procedente de Francia llega 20 años no importan, comedia romántica de enredo en la que una redactora jefe de una revista entregada a su trabajo ve una oportunidad de ascenso cuando un joven de 20 años se cruza en su camino. Desde ese momento la imagen que proyecta en sus compañeros y en sus jefes cambiará, iniciando un romance improbable para impulsar su carrera. David Moreau (The Eye) es el encargado de poner en imágenes la historia, mientras que frente a las cámaras encontramos a Virginie Efira (La oportunidad de mi vida), Pierre Niney (Tímidos anónimos), Gilles Cohen (Un profeta), Amélie Glenn (Kabuli kid), Charles Berling (El nombre) y Michaël Abiteboul (Lo que sé de Lola).

El género de animación queda representado en esta ocasión por la cinta alemana El caballero Don Latón, comedia basada en la novela de Jörg Hilbert y Felix Janosa que sigue las aventuras de un engreído caballero que debe redimirse para recuperar el corazón de su amada tras ser acusado falsamente de un robo. La peculiaridad radica en que todo transcurre en un reino mágico donde todo el mundo está hecho de chatarra y vive como si fuera de carne y hueso. Dirigida a tres bandas por Thomas Bodenstein, Hubert Weiland (ambos directores de Der Mondbär) y Nina Wels, la cinta cuenta con las voces originales de Ulrich Frank (Big Mäc), Tom Gerhardt (Dinosaurier), Christoph Maria Herbst (300 Worte Deutsch) y Rick Kavanian (Otto’s Eleven).

Finalizamos los estrenos de la semana con dos documentales. El primero, Ignasi M., es una producción española dirigida por Ventura Pons (Amor idiota) que gira en torno a Ignasi M., reputado museólogo que, con la crisis, ha visto como su negocio ser hundía a pesar de sus intentos por mantenerlo a flote, incluída una hipoteca de su casa que está a punto de perder. Todo en un entorno familiar y personal muy complejo en el que se dan cita una ex mujer en silla de ruedas que acaba de descubrir su lesbianismo o su propia homosexualidad seropositiva.

El segundo es Into the mind, nuevo proyecto de Eric Crosland y Dave Mossop, creadores del documental All.I.Can. (2011). La historia sigue a un esquiador que trata de ascender y esquiar la última montaña. A través de un viaje que llevará al espectador por los grandes picos del mundo, la cinta difumina la línea que separa los sueños de la realidad y ofrece una reflexión filosófica sobre los límites del cuerpo y la mente humanos, y sobre el equilibrio entre los desafíos y las recompensas.

‘La cabaña en el bosque’: no es otra estúpida película de terror rural


Los cinco jóvenes vivirán en 'La cabaña en el bosque' la peor noche de sus vidas.Cualquiera que lea el título de esta película se imaginará que es un film de terror. Y es cierto. Y si uno tiene más o menos experiencia en este tipo de relatos, podrá aproximar más o menos los personajes (número y características), el desarrollo y la cantidad de sangre que se verá en pantalla. Y todo ello es cierto. Pero este debut de Drew Goddard en la dirección, apadrinado por el cada vez más relevante Joss Whedon (serie Buffy Cazavampiros), es eso y mucho más. En cierto modo, es un clásico instantáneo, una experiencia que equilibra perfectamente terror, innovación y algo de humor con tintes surrealistas, amén de una historia mucho más compleja de lo que cabría esperar.

Es más, su complejidad se muestra desde el primer momento, ofreciendo la idea de que los fenómenos que se suceden en la casa están controlados por un grupo de empleados de una gran corporación que manejan los tiempos como si de directores de escena se trataran. Esta es, sin duda, su fortaleza y su tendón de Aquiles, pues mientras aporta frescura a la clásica historia de terror ambientada en un destartalado lugar en medio de la nada, elimina ciertos elementos de suspense. Claro que tampoco parece importar a sus responsables, pues la resolución que finalmente explica todo el conglomerado de hechos que se suceden es mucho más impactante, empequeñeciendo a los personajes y, sobre todo, encuadrando La cabaña en el bosque en algo muy distinto.

Podría decirse que es cine dentro de cine. Goddard otorga una clase magistral sobre las claves del género de terror, cómo crearlas y en qué momento utilizarlas; cine dentro del cine. Pero además, y a través de los personajes de Richard Jenkins (The visitor) y Bradley Whitford (Pequeño Manhattan), se muestra esta clásica historia a través de la mirada algo obscena e insensible de personas insensibilizadas ante el miedo, el dolor y el sufrimiento ajenos, como si se tratase de dos espectadores más que asisten a esta cacería humana (los momentos de cotidianidad son de lo mejor del film), con la salvedad de que ellos mismos tienen bastante control sobre el resultado final. En este sentido, la película adquiere un valor añadido que compensa la ausencia de un miedo más apabullante o de la aparente ausencia inicial de sangre o, mejor dicho, de más sangre de la que ya tiene. Aviso a navegantes: todo lo que parece faltar en los primeros compases se compensa, y de qué manera, con un final que deja sin palabras.

No cabe duda de que La cabaña en el bosque es un soplo de aire fresco en esta variante dentro del género. La película juega en todo momento con los clichés y los tópicos más manidos de este tipo de historias para retorcerlos y mostrarlos desde un punto de vista único y nunca antes visto. Su éxito radica, precisamente, en esa vuelta de tuerca que se da en el tercer acto y que, de un modo u otro, se avisa poco a poco a lo largo del metraje sin que uno se dé cuenta. Para los amantes del cine de terror se convierte en un film imprescindible de forma automática. Para los demás, un experimento curioso digno de ver.

Nota: 8/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: