‘1917’: el viaje contrarreloj de un clásico moderno


Hay películas que parecen llamadas a convertirse en referentes o en clásicos casi al instante. Sam Mendes (American Beauty) es uno de los pocos directores que pueden presumir de lograr esa categoría con muchas de sus historias, incluyendo aquel primer drama de 1999. Su última película, independientemente de los premios que obtenga, es un ejercicio fílmico extraordinario, apasionante, capaz de sumergir al espectador en el horror de la guerra como pocos relatos logran. Y todo ello con la complejidad formal del plano secuencia, en este caso ligeramente falseado por motivos obvios.

Aquellos que alguna vez se hayan enfrentado a un rodaje de este tipo comprenderán todo lo que conlleva. Estudio de los movimientos de cámara, de todos los personajes, del decorado, la dinámica de los movimientos dentro y fuera de plano, etc. Pero en el caso de 1917 existe un componente adicional, y es el contexto bélico en el que se desarrolla. Muchos de los momentos exigen de una preparación aún mayor, no solo para dotar de realismo al conjunto, sino para no provocar accidentes y por las evidentes necesidades de una única toma. Todo esto, dicho de una forma menos técnica, implica un trabajo cinematográfico extraordinario que perfectamente podría haber derivado en una película tediosa, sin ritmo, carente de interés por el devenir de los personajes. Por el contrario, Mendes sumerge al espectador en la acción casi sin darle tiempo de saber dónde se encuentra en un ejercicio de composición visual, sonora y narrativa sencillamente perfecto.

Pero la película ofrece algo más que un espectáculo visual. El relato de la odisea que viven los dos protagonistas está estructurado de forma milimétrica para plantear constantes giros argumentales en los que la vida y la muerte se mezclan para reflejar el horror de una guerra en la que la lucha cuerpo a cuerpo y la constante huída hacia adelante eran el día a día. En este sentido, es cierto que los actores, muchos de ellos muy conocidos, se diluyen en el absorbente marcho que crea Mendes, pero no por ello su labor es menos importante, pues todos ellos logran generar tanto la urgencia del punto de partida como el intenso clímax en el comienzo de una batalla. Así, fondo y forma se dan la mano en una película que el director maneja con mano firme, en la que nada está dejado al azar aunque pueda parecer lo contrario, y en la que la angustia acompaña al espectador, que también es capaz de vivir el descanso final con el que cierra el film.

Así, 1917 se convierte en una obra extraordinaria, diferente, compleja en la forma y en el tratamiento de un fondo, por otro lado, bastante sencillo. Es cierto que la premisa inicial y la motivación que sustenta toda la historia es simple y directa, pero esto permite construir todo un mundo de horrores a cada cual más impactante. La I Guerra Mundial nunca se había vivido de forma tan cercana, y posiblemente en una película nunca habían ocurrido tantas situaciones como las que narra Mendes. Es lo que ofrece el plano secuencia. La imposibilidad de cortar para cambiar a otra secuencia obliga a completar los evidentes momentos narrativos más pausados con movimiento. Y eso, a su vez, minimiza esas pausas para acentuar la sensación de tensión constante, de peligro inminente que se cierne sobre los protagonistas y los espectadores. Una película imprescindible que si no se ha convertido ya en un clásico, lo hará dentro de poco.

Nota: 10/10

Sam Mendes nos lleva a ‘1917’ en un fin de semana para la Historia


Enero, como es habitual, es el mes en el que llegan a la cartelera española los principales títulos que competirán en los grandes premios cinematográficos de las próximas semanas. Pero este primer mes de 2020 está siendo, además, el de los regresos de grandes nombres delante y detrás de la cámara. Este viernes día 10 la historia, el drama, la comedia y el suspense se dan cita en las pantallas.

Sin duda la principal novedad es 1917, nueva película de Sam Mendes tras su paso por la franquicia Bond con Skyfall (2012) y Spectre (2015). Ahora se adentra en el género bélico con una coproducción entre Estados Unidos y Reino Unido que tiene como protagonistas a dos jóvenes soldados británicos en lo más crudo de la I Guerra Mundial. Ambos se embarcan en una misión aparentemente imposible: atravesar el territorio enemigo en una carrera contrarreloj para entregar un mensaje que evitará un mortífero ataque contra cientos de soldados, entre ellos el hermano de uno de los protagonistas. En el reparto encontramos a George MacKay (El secreto de Marrowbone), Dean-Charles Chapman (El pasajero), Mark Strong (¡Shazam!), Andrew Scott (Steel country), Richard Madden (serie Los Médici: Señores de Florencia), Daniel Mays (Two for Joy), Colin Firth (El regreso de Mary Poppins) y Benedict Cumberbatch (Vengadores: Endgame).

Estados Unidos también está presente, junto a Canadá, en El faro, thriller dramático con tintes de terror y fantasía que narra la historia de dos farreros en una remota y misteriosa isla de la costa de Nueva Inglaterra a finales del siglo XIX. Atrapados y aislados debido a una tormenta que parece no tener fin, se enzarzan en una escalada de enfrentamientos a medida que la tensión y unas misteriosas fuerzas, reales o imaginarias, se apoderan de ellos. Dirigida en blanco y negro por Robert Eggers (La bruja), la película tiene un escueto reparto integrado por Willem Dafoe (Aquaman), Robert Pattinson (High life) y Valeriia Karaman.

Con bastante retraso llega La guerra de las corrientes, drama biográfico norteamericano de corte histórico de 2017 que narra el enfrentamiento personal y comercial entre Thomas Edison y George Westinghouse por la propiedad sobre la implantación del sistema eléctrico de Estados Unidos a finales del siglo XIX, lo que provocó una de las primeras disputas corporativas de la historia. Dirigida por Alfonso Gomez-Rejon (Espera hasta que se haga de noche), la cinta está protagonizada por Benedict Cumberbatch, que repite estreno esta semana, Michael Shannon (Animales nocturnos), Nicholas Hoult (X-Men: Apocalipsis), Katherine Waterston (Animales fantásticos y dónde encontrarlos), Matthew Macfadyen (La familia von Trapp), Tom Holland (Z, la ciudad perdida) y Tuppence Middleton (El destino de Júpiter), entre otros.

Entre los estrenos puramente europeos destaca El reflejo de Sibyl, drama franco belga dirigido por Justine Triet (Los casos de Victoria) que tiene como protagonista a una terapeuta que decide volver a dedicarse a la escritura, su verdadera pasión. Para ello deja de ver a sus pacientes, pero su nueva vida se ve trastocada cuando una joven actriz la llama pidiendo verla. La escritora acepta, pero las revelaciones de esta nueva paciente cambiarán su vida para siempre. Virginie Efira (Un amor imposible), Adèle Exarchopoulos (El fiel), Gaspard Ulliel (Un pueblo y su rey), Sandra Hüller (A la vuelta de la esquina), Niels Schneider (Un amor imposible), Laure Calamy (La última locura de Claire Darling) y Paul Hamy (Jessica foerever) encabezan el reparto.

Nacionalidad española tiene La inocencia, drama cuya trama gira en torno a una adolescente que sueña con ser artista de circo y salir de su pueblo y su vida. Durante un verano pasa sus días con sus amigas y con un novio unos años mayor que ella. Pero en un pueblo hay poca intimidad, y los chismorreos obligan a la joven a llevar la relación en secreto. Una vez terminada la época estival llega el otoño, y con él la revelación de que está embarazada. Lucía Alemany debuta como directora de largometrajes con esta historia en cuyo guión colabora, y que está protagonizada por Carmen Arrufat, Laia Marull (Brava), Sergi López (Lazzaro feliz), Joel Bosqued (Que baje Dios y lo vea) y Sonia Almarcha (El reino).

También es de producción nacional La suite nupcial, comedia escrita, dirigida y protagonizada por Carlos Iglesias (2 francos, 14 pesetas), quien da vida a un hombre normal y corriente entrado en los sesenta. Sintiendo que la vida ha pasado ante sus ojos sin nada interesante, decide realizar un último intento por vivir una aventura, aunque eso suponga un fin de semana a todo lujo y fuera de su alcance y engañar a su mujer. Pero sus planes no salen exactamente como había planeado, pues su mujer también tenía planes para ese fin de semana. El reparto se completa con Eloísa Vargas (La voz dormida), Ana Arias (serie Cuéntame cómo pasó), José Mota (La chispa de la vida), Ana Fernández (Con el viento), Santiago Segura (Padre no hay más que uno) y María José Alfonso (Ana de día), entre otros.

Chile, Argentina y Bélgica colaboran en El príncipe, drama ambientado en Chile justo ante que Allende asuma la presidencia. El protagonista es un veinteañero solitario y narcisista que acuchilla a su mejor amigo y es enviado a prisión. Allí conoce a un hombre mayor y respetado al que se acerca, estableciendo una estrecha relación que permitirá al joven descubrir un mundo de afectos y lealtades en las luchas de poder tras las rejas. Basada en la novela de Mario Cruz, la película está dirigida por Sebastián Muñoz, quien debuta en la ficción tras el documental Buenos Aires rap (2014), y protagonizada por Juan Carlos Maldonado (serie Juegos de poder), Alfredo Castro (Una historia necesaria), Gastón Pauls (Cuando brillan las estrellas), Sebastián Ayala (Mala Junta) y Lucas Balmaceda (Prueba de actitud).

La última de las novedades de ficción es El misterio del Dragón, coproducción entre Rusia y China que dirige Oleg Stepchenko (Transilvania, el imperio prohibido) y cuyo argumento arranca cuando un cartógrafo inglés recibe la orden de crear un mapa de Rusia. En su largo viaje vivirá todo tipo de aventuras en las que criaturas, artes marciales y brujas serán protagonistas. Pero todas ellas parecerán un juego de niños cuando tenga que enfrentarse al gran Rey de los Dragones. Aventura, fantasía y acción se dan cita en un film con un reparto plagado de famosos actores: Jason Flemyng (Revolt), Xingtong Yao (Qian ren gong lue), Anna Churina (Svideteli), Jackie Chan (El extranjero), Arnold Schwarzenegger (Terminator: Destino oscuro), Rutger Hauer (Los hermanos Sisters) y Charles Dance (Antes de ti).

Finalizamos el repaso con el documental Pavarotti, nuevo largometraje de Ron Howard (Han Solo: Una historia de Star Wars) que aborda la figura del famoso tenor a través de la combinación de personalísimas actuaciones y el acceso a imágenes inéditas, logrando un íntimo retrato del cantante de ópera más querido de todos los tiempos.

‘¡Shazam!’: la fórmula Marvel


La trayectoria de Dc Cómics en el cine no está siendo tan exitosa como la de Marvel, eso es más que evidente. Por muchos motivos que darían para varias páginas de análisis, sus personajes no logran la aceptación de crítica y público que, en general, sí tienen los de la Casa de las Ideas. Tal vez por eso la llegada de este gamberro y paródico superhéroe es un soplo de aire fresco entre la rectitud de Superman y la gravedad de Batman.

Desde luego, ¡Shazam! es diferente a todo lo visto hasta ahora del Universo DC. Fresca, divertida, dinámica, con claras referencias al cine de los años 80 (película Big incluida) y a los superhéroes de esta compañía, la película es entretenimiento puro, con todo lo bueno y lo malo que eso conlleva. Y ante todo, funciona gracias a un guión que nunca llega a tomarse en serio a sí mismo, pero que gracias a eso es capaz de explotar al máximo conceptos como la familia, la fuerza del grupo y el bien contra el mal. Una fórmula simple en su planteamiento y groseramente evidente en su desarrollo que logra su único objetivo: hacer que las más de dos horas de duración se pasen en un suspiro para hacer olvidar malas experiencias previas.

A todo ello contribuyen un Zachary Levi (Spiral) que disfruta con un personaje desenfadado e infantil y un Mark Strong (El caso Sloane) que vuelve a demostrar su calidad como actor incluso en papeles de este tipo. Ellos dos soportan el peso narrativo y dramático de una historia dibujada con trazo grueso pero que no necesita mucho más. El guión, aunque previsible punto por punto y con un humor por momentos ridículo, juega bien los pocos elementos que tiene para convertir la historia, como casi todas las de superhéroes, en una moraleja sobre el poder, la responsabilidad, el amor y la verdadera familia. Como suele ocurrir en estos casos, el arco narrativo no depara giros inesperados (ni se los plantea), aunque tampoco los busca, y apuesta por un diseño visual limpio, simple en su paleta de colores. Dicho en pocas palabras, la cinta logra mucho con lo poco que realmente ofrece.

Y ahí está la magia de ¡Shazam!. Mientras que DC se había afanado hasta ahora por ofrecer un profundo trasfondo dramático de sus personajes (y no había funcionado como cabría esperar), ahora apuesta por la fórmula de Marvel: más entretenimiento, conceptos básicos pero universales y un tono más desenfadado que permite potenciar los momentos dramáticos. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que la cinta dirigida por David F. Sandberg (Nunca apagues la luz) no tenga un mensaje claro y un cierto desarrollo dramático, pero realmente está planteado de forma arquetípica. Esto podría ser algo malo si la película se tomara en serio a sí misma, lo que no es el caso. Esa capacidad de burlarse de su propia entidad y de utilizar el viaje del héroe como excusa para parodiar a otros personajes solo puede entenderse como un acierto, tanto porque hace gala de sus propias limitaciones como porque toca la tecla exacta en todos los espectadores: ¿cómo reaccionaríamos si tuviéramos poderes de la noche a la mañana? Y para esta pregunta no hay edad.

Nota: 7/10

Grita ‘¡Shazam!’ y aparecerás en un ‘Cementerio de animales’


Comenzamos el mes de abril en lo que a estrenos se refiere, y lo hacemos con un nuevo superhéroe de la factoría DC, que sigue intentando competir con el trabajo que ha realizado Marvel en los últimos años. Pero no es la única novedad interesante. Terror, drama y comedia se dan cita este viernes 5 de abril en la cartelera española.

Así, el título más relevante de la semana es ¡Shazam!, adaptación hollywoodiense del personaje de cómic homónimo creado por Bill Parker y  C.C. Beck. La trama arranca cuando un joven recibe de un mago los poderes de Shazam, que no solo le dotan de superfuerza, invulnerabilidad, capacidad de volar y un largo etcétera de poderes, sino que le convierten en un adulto. Con estas nuevas cualidades que surgen cada vez que grita ese nombre, el chico hará todo lo que haría cualquier adolescente: divertirse. Sin embargo, deberá aprender a dominarlos y a sacarles provecho para enfrentarse al Dr. Thaddeus Sivana y sus fuerzas del mal. Humor, acción y aventura se dan cita en este film dirigido por David F. Sandberg (Nunca apagues la luz) y protagonizado por Zachary Levi (Thor: Ragnarok), Mark Strong (Kingsman: El Círculo de Oro), Jack Dylan Grazer (It), Asher Angel (Jolene), Grace Fulton (Badland), Djimon Hounsou (La leyenda de Tarzán) y Cooper Andrews (The Walking Dead).

Muy distinta es Cementerio de animales, nueva versión de la conocida novela de terror de Stephen King que ya fue llevada al cine en 1989. Dirigida a cuatro manos por Kevin Kölsch y Dennis Wildmyer (Starry eyes), la película gira en torno a un médico y su familia, que deciden apartarse de Boston para mudarse a una casita en un recóndito paraje de Maine. Allí descubren un misterioso cementerio en lo más recóndito del bosque que está junto a su vivienda. Cuando la tragedia alcanza a la familia el médico recurrirá a su particular vecino y a ese extraño lugar de enterramiento, desencadenando una fuerza maléfica. Jason Clarke (El hombre del corazón de hierro), Amy Seimetz (Alien: Covenant), John Lithgow (Dos padres por desigual), Naomi Frenette (El justiciero), Jeté Laurence (El muñeco de nieve) y Hugo Lavoie son los principales actores de esta producción estadounidense.

Estados Unidos y Australia colaboran en Identidad borrada, adaptación de la novela biográfica escrita por Garrard Conley que aborda la difícil relación entre un joven de 19 años y sus padres, él pastor baptista de un pueblo norteamericano. Cuando el hijo confiesa que es gay deberá enfrentarse a un ultimátum: o ingresa en un programa de conversión para homosexuales, o su familia y todo su entorno le darán la espalda. El joven se somete al programa, pero lo que allí encontrará será mucho peor. Escrita y dirigida por Joel Edgerton (El regalo), quien se reserva un papel en esta historia, la cinta está protagonizada por Lucas Hedges (Tres anuncios en las afueras), Nicole Kidman (La seducción), Russell Crowe (La momia), Xavier Dolan (Tom en la granja) y Emily Hinkler (Sandy Wexler).

Puramente norteamericana es la comedia romántica La boda de mi ex, que vuelve a reunir a Keanu Reeves (John Wick: Pacto de sangre) y Winona Ryder (serie Stranger things) en una historia que tiene como protagonistas a dos personajes que se conocen en una boda que consideran miserable y desagradable. Ninguno de ellos ha tenido buenas experiencias en el amor, y a pesar de todo desarrollan un afecto mutuo que va en contra de sus vivencias. El reparto de esta cinta escrita y dirigida por Victor Levin (De 5 a 7) se completa con Dj Dallenbach, Greg Lucey (Revelator) y D. Rosh Wright (MindScans).

El drama familiar estadounidense tiene como representante La canción de mi padre, cinta de corte biográfico basado en la vida de Bart Millard, líder de la banda de rock cristiano MercyMe, cuyo tema ‘I can only imagine’ es el más vendido del góspel. La cinta aborda la difícil vida del cantante que se esconde tras este éxito, marcada por los abandonos, los abusos y un padre que gruñe y golpea más que habla y abraza. El artista logró su éxito cuando su padre afrontaba el peor momento, lo que le obligó a regresar a casa y enfrentarse a su pasado. Los hermanos Andrew y Jon Erwin (Woodlawn) se ponen tras las cámaras de esta historia protagonizada por J. Michael Finley, Brody Rose (Un don excepcional), Dennis Quaid (Un buen partido), Madeline Carroll (El verano de sus vidas), Cloris Leachman (The comedian) y Trace Adkins (Traded), entre otros.

El último de los estrenos procedentes de la meca de Hollywood es Asher, thriller dramático dirigido por Michael Caton-Jones (Instinto Básico 2. Adicción al riesgo) que tiene como protagonista a un antiguo agente del Mossad convertido en asesino a sueldo cuya vida, austera, transcurre en Brooklyn. Su vida cambia por completo cuando, durante un trabajo, rompe con una promesa que hizo de joven. Pero para ser el hombre que quiere ser primero deberá matar al hombre que fue. Ron Perlman (Animales fantásticos y dónde encontrarlos) da vida al protagonista, estando acompañado en el reparto por Famke Janssen (El mejor regalo), Richard Dreyfuss (El poder del dinero), Peter Facinelli (Crepúsculo), Jacqueline Bisset (Ya te extraño) y Guy Burnet (Dando la nota 3).

Entre los estrenos europeos destaca La sombra del pasado, thriller dramático con capital alemán y francés que está inspirado en hechos reales. Escrita y dirigida por Florian Henckel von Donnermarck (The tourist), y nominada al Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa en la última edición de los premios, la trama gira en torno al romance entre un joven estudiante de arte de Alemania del Este y su compañera de clase. El padre de ella, un famoso médico, se opone a la relación y está decidido a destruirla. Pero lo que ninguno sabe es que sus vidas están conectadas por un crimen ocurrido hace décadas. Tom Schilling (Suite francesa), Sebastian Koch (Niebla en agosto), Paula Beer (Frantz), Saskia Rosendahl (Nirgendwo) y Oliver Masucci (Ha vuelto) son los principales actores.

Desde Francia llega Un pueblo y su rey, drama de corte histórico que aborda la Revolución Francesa y el proceso por el que un grupo de ciudadanos tomaron conciencia nacional y sellaron el destino del Rey y el nacimiento de la República. Escrito y dirigido por Pierre Schoeller (El ejercicio del poder), el film está protagonizado por Gaspard Ulliel (Solo el fin del mundo), Adèle Haenel (120 pulsaciones por minuto), Olivier Gourmet (Dos mujeres), Louis Garrel (Mal genio) e Izïa Higelin (Un amor de verano).

También francesa es Mentes brillantes, drama escrito y dirigido por Thomas Lilti (Un doctor en la campiña) que se centra en dos amigos que buscan entrar en la facultad de Medicina. Para uno es el tercer intento; para el otro tan solo el primero. Pero ambos deberán encontrar el equilibrio entre la desesperación de su presente, con intensas noches de estudio y la competitividad del mundo actual, y el brillante futuro prometido con la carrera. El reparto está encabezado por Vincent Lacoste (Los casos de Victoria), William Lebghil (Los recuerdos), Michel Lerousseau (La tour 2 contrôle infernale), Darina Al Joundi (Un homme perdu), Benoît Di Marco (Voy a ser mamá) y Graziella Delerm (Lovers).

La única producción española de la semana es 7 razones para huir, comedia negra con un importante reparto coral que, a través de siete historias cortas, hace una radiografía de una sociedad actual que no progresa. Gerard Quinto, Esteve Soler y David Torras debutan en el largometraje con esta cinta basada en su cortometraje Interior. Familia (2014), y entre cuyos actores destacan Emma Suárez (Las hijas de Abril), Lola Dueñas (No sé decir adiós), Sergi López (Río arriba), Francesc Orella (El guardián invisible), David Verdaguer (Verano 1993), Jordi Sánchez (Señor, dame paciencia), Pepe Viyuela (Escuela de seducción) y Vicky Peña (Juegos de familia).

En lo que a animación se refiere, este viernes aterriza La alfombra mágica, aventura familiar con capital danés que adapta la novela de Ole Lund Kirkegaard que, a su vez, toma como referencia Las mil y una noches. La cinta narra los viajes de un niño que, acompañado de su cabra y de una alfombra voladora, y con la ayuda de una chica que vive en las calles de una gran ciudad, tratará de derrotar a sus enemigos por todo el mundo. Dirigida por Karsten Kiilerich (El pequeño vampiro), la película cuenta con las voces originales de Thure Lindhardt (Comando kill), Susie Power (Dark touch), Peter Frödin (Guldhornene), Kurt Ravn (Speed walking), Lars Ranthe (La comuna) y Birgitte Raaberg (I’ll come running).

Por último, también pertenece a la animación Gordon y Paddy, fantasía sueca basada en los libros de Ulf Nilsson y Gitte Spee y que arranca cuando el jefe de policía del bosque Gordon decide retirarse. Antes de irse debe buscar un sustituto, que según parece podría ser una pequeña ratoncita. Juntos deberán resolver un último caso antes de que Gordon abandone el cargo. Linda Hambäck (Bajsfilmen – Dolores och Gunellens värld) es la encargada de poner en imágenes esta historia, mientras que Stellan Skarsgård (Borg McEnroe), Melinda Kinnaman (Hus i helvete), Felix Herngren (Varannan vecka) y Mingus Broman ponen las principales voces.

Kenneth Brannagh resuelve el ‘Asesinato en el Orient Express’


Después de la tormenta llega la calma. Y habitualmente, después de un fin de semana de blockbuster llega otro algo más tranquilo en lo que a grandes estrenos se refiere. Este viernes 24 de noviembre es, en cierto sentido, así. A pesar de que no hay ninguna película llamada a arrasar en la taquilla, sí aterrizan en la cartelera varios títulos lo suficientemente interesantes y atractivos como para atraer a un buen número de espectadores.

El primero de ellos es Asesinato en el Orient Express, nueva adaptación de la famosa novela de Agatha Christie que dirige y protagoniza Kenneth Branagh (Dunkerque). Para aquellos que no conozcan la trama, esta se desarrolla a bordo del Orient Express, un tren en el que viaja un nutrido y variopinto grupo de personas, entre ellos el detective Hercules Poirot. Cuando uno de los pasajeros aparece muerto una mañana, el detective deberá averiguar quién es el responsable de su muerte, algo complicado cuando todos los pasajeros podrían tener motivos para matarle. Intriga y drama se dan cita en este viaje que cuenta con un espectacular reparto integrado, además de Branagh, por Michelle Pfeiffer (Madre!), Daisy Ridley (Star Wars: Episodio VII – El despertar de la Fuerza), Judi Dench (La reina Victoria y Abdul), Johnny Depp (Piratas del Caribe: La venganza de Salazar), Penélope Cruz (La reina de España), Willem Dafoe (La gran muralla), Derek Jacobi (Cenicienta) y Josh Gad (La Bella y la Bestia).

Muy diferente es Saw VIII, nueva entrega de la famosa saga de terror que arranca cuando una serie de cuerpos comienzan a aparecer por diferentes rincones de la ciudad. El denominador común de todos ellos es la violenta muerte que tuvieron, y las sospechas recaen en Jigsaw, que lleva más de 10 años muerto. Terror y gore en estado puro en este film dirigido a cuatro manos por los hermanos Michael y Peter Spierig (Daybreakers) y protagonizado por Laura Vandervoort (Ted), Tobin Bell (Enterrados vivos), Callum Keith Rennie (Warcraft: El origen), Matt Passmore (serie The Glades), Mandela Van Peebles (We the party) y Brittany Allen (Look again).

Estados Unidos, Reino Unido y Francia colaboran en Paddington 2, continuación de la película de 2014 sobre el oso con abrigo y sombrero creado por Michael Bond y cuyo argumento se centra en la rutina que ya vive el joven oso junto a la familia que le ha acogido. Con motivo del 100 cumpleaños de su tía, decide aceptar todo tipo de trabajos para poder ahorrar y comprar un buen regalo, aunque todo se complica cuando el presente es robado. Dirigida por Paul King, realizador de la primera parte, esta comedia cuenta con las voces de Ben Whishaw (En el corazón del mar), Michael Gambon (Kingsman: El círculo de oro) e Imelda Staunton (Pride), a los que se suman Sally Hawkins (Godzilla), Hugh Bonneville (Una razón para vivir) y Julie Walters (Brooklyn) para dar vida al resto de personajes.

Estos tres países también están detrás de En realidad, nunca estuviste aquí, thriller dramático basado en la novela de Jonathan Ames que gira en torno al secuestro de la hija de un importante político y cómo este contacta con un veterano de guerra que se dedica a salvar chicas de las mafias y las redes de explotación sexual. Lynne Ramsay (Tenemos que hablar de Kevin) es la encargada de poner en imágenes esta historia protagonizada por Joaquin Phoenix (Puro vicio), Ekaterina Samsonov (The ticket), Alessandro Nivola (Selma), John Doman (serie Gotham), Judith Roberts (Sentencia de muerte) y Alex Manette (La venganza de Jane).

El drama de acción tiene su principal representante en 6 días, film dirigido por Toa Fraser (Tierra de guerreros) que narra los hechos acontecidos durante la ‘Operación Nimrod’, que tuvo lugar después de que un grupo de terroristas israníes asaltaran la embajada iraní en Londres en 1980, tomando 26 rehenes y exigiendo la liberación de 91 presos durante el régimen del Ayatolá Jomeini. La trama aborda la tensión de esos momentos y el rescate final a cargo de las fuerzas especiales británicas. Mark Strong (El caso Sloane), Jamie Bell (Cuatro Fantásticos), Abbie Cornish (Geostorm), Martin Shaw (Facelift), Jared Turner (End of daze) y Emun Elliott (Exodus: Dioses y reyes) son los principales actores.

Puramente británica es Tierra de Dios, drama romántico escrito y dirigido por el actor Francis Lee (No soy nadie sin ti), quien debuta de este modo en la dirección de largometrajes. La historia sigue el aprendizaje de un joven que vive en una granja junto a sus ancianos padres cuidando y criando ovejas. Su alienada vida cambia cuando llega a la granja un trabajador rumano para ayudar en las tareas, surgiendo algo entre ambos que llevará al joven a aprender a amar. En el reparto destacan los nombres de Josh O’Connor (Florence Foster Jenkins), Alex Secareanu (Elegidos para ser héroes), Gemma Jones (El diario de Bridget Jones) e Ian Hart (La mejor receta).

En lo que a producción española se refiere, La higuera de los bastardos es la adaptación de la novela de Ramiro Pinilla que, en clave de comedia dramática con toques de thriller, sigue a un ejecutor durante el Franquismo que, al cruzar su mirada con la de un niño al que dejó huérfano, decide vigilar y cuidar la higuera que el pequeño plantó sobre la tumba de su padre. Convencido de que en un futuro el chico le matará, su actitud con el árbol empieza a crearle fama de ermitaño y convierte el lugar en sitio de peregrinación. Todo ello mientras el chivato que denunció a la familia no se separa del ejecutor pensando que bajo el árbol lo que realmente se esconde es un tesoro. Dirigida por Ana Murugarren (Tres mentiras), la película está protagonizada por Karra Elejalde (1898. Los últimos de Filipinas), Carlos Areces (De regreso al colegio), Jordi Sánchez (Señor, dame paciencia), Eneko Sagardoy (Amaren eskuak), Ramón Barea (El guardián invisible) y Pepa Aniorte (Cuerpo de élite), entre otros.

También es de producción nacional Tierra firme, comedia dirigida por Carlos Marques-Marcet (Fantastic) que gira en torno al viaje de tres amigos en barco por los canales de Londres. A través de sus experiencias y su forma de entender el amor se pondrá a prueba su capacidad para seguir juntos a pesar de sus diferencias. Natalia Tena (serie Juego de Tronos), Oona Chaplin (Proyecto Lázaro), David Verdaguer (Verano 1993), Geraldine Chaplin (Un monstruo viene a verme), Charlotte Atkinson (Cold), Lara Rossi (serie Crossing lines) y Trevor White (American Assassin) encabezan el reparto.

Otro de los estrenos europeos es El fiel, film nominado en la pasada edición de los Oscar que une crimen y drama en una historia de amor protagonizada por dos jóvenes que guardan importantes secretos y mantienen una doble vida que puede poner en peligro no solo su turbulento amor. Michaël R. Roskam (Bullhead) es el encargado de dirigir esta cinta interpretada, entre otros, por Matthias Schoenaerts (La chica danesa), Adèle Exarchopoulos (Diré tu nombre), Kerem Can (Istambul Story), Sam Louwyck (Monk) y Jean-Benoît Ugeux (L’astragale).

La única representante de la animación es la noruega El bosque de Haquivaqui, musical de 2016 para toda la familia que arranca cuando los animales más pequeños del bosque deciden redactar una ley para que todos puedan vivir en paz y armonía y evitar así que los animales más grandes se los coman. El problema es que el zorro siempre está hambriento. Basado en el libro de Thorbjørn Egner, la cinta está dirigida por Rasmus A. Sivertsen (Dos colegas al rescate) y cuenta con las voces de Nils Jørgen Kaalstad (Staying alive), Frank Kjosås (Engelen) y Stig Henrik Hoff (El último rey), entre otros.

A medio camino entre el documental y la comedia dramática está la española Cortar (Las 1001 novias), tercera entrega de la trilogía escrita, dirigida y protagonizada por Fernando Merinero (El viaje de Penélope), en la que analiza su vida y sus relaciones más íntimas a raíz del rodaje de una película en Gran Canaria, donde se reencuentra con antiguas parejas a través de cartas y recuerdos. En el resto del reparto destacan Angélica Revert (Retratos de mujer con hombre al fondo), Montserrat Berciano, Carolina Clemente (Tres metros sobre el cielo) y Magaly Santana (Los hijos del viento).

El documental en estado puro es el género de la española Indestructible. El alma de la salsa, ópera prima de David Pareja que realiza un recorrido visual por la salsa hasta que Diego ‘El Cigala’ la hace suya creando un acontecimiento irrepetible.

También española es El latido de Urdaibai, documental que recoge la vida dentro de esta Reserva de la Biosfera de la UNESCO desde hace más de 30 años. A través de las actividades cotidianas de varios personajes el director Alberto Rojo compone un retrato de la realidad actual de este espacio natural.

‘Kingsman: El círculo de oro’: no es oro todo lo que brilla, pero brilla


Hasta ahora Matthew Vaughn (Stardust) nunca había dirigido una secuela. Todos sus proyectos tenían ese componente adicional de ser únicas o, al menos, la primera de una serie. Y eso, unido a la fuerza visual del director, convertían esas cintas en auténticas joyas del séptimo arte. Esta primera segunda parte que dirige, aunque igualmente espectacular en su narrativa y su apuesta visual, pierde la frescura que sí otorgan las primeras partes, y eso es algo que, aunque sea muy en el fondo, se nota.

Quizá el problema (y la virtud) de Kingsman: El círculo de oro radica precisamente en el aspecto visual y en el lenguaje de Vaughn, que aunque original como pocos se mantiene fiel a un estilo ya planteado en la primera entrega. Dicho de otro modo, da la sensación de que el director no quiere (o no se atreve) a experimentar con otra narrativa. O sencillamente no puede. Sea como fuere, esta continuación remite demasiado, en algunos casos con acierto y en otros con algo de desatino, al estilo de la cinta original. Si a esto le sumamos un guión que no solo no aporta demasiado a la historia inicial sino que además hace algo más alargada la trama, lo que tenemos es una secuela previsible, entretenida como pocas pero que ofrece pocas novedades a lo ya visto hasta ahora.

Eso no quiere decir, ni mucho menos, que no estemos ante una cinta divertida y sumamente entretenida. Y a esto contribuyen, no cabe duda, las incorporaciones al reparto original, desde una Julianne Moore (Siempre Alice) muy cómoda como la villana de turno, hasta un Pedro Pascal (Destino oculto) que es capaz de acaparar la atención en prácticamente todas las secuencias del film en las que aparece. Eso por no hablar del humor que desprende toda la trama incluso en los momentos teóricamente más serios o dramáticos. Gracias a estos elementos la cinta es capaz de superar con relativa facilidad los problemas que presenta en lo que a ritmo se refiere, sobre todo en algunos momentos más narrativos del metraje.

En el fondo, Kingsman: El círculo de oro no deja de ser una cinta de aventuras y espionaje más. Visualmente poderosa y muy divertida, la película entretiene, los actores y los espectadores se lo pasan en grande, y la narrativa es ágil, fresca y dinámica, salvo en algunos momentos. Pero la película aporta más bien poco al universo ya presentado en la primera parte, y eso termina por restar algo de brillo al conjunto. En cierto modo, esta segunda parte responde a todo lo que debe tener una segunda parte: más de todo. Tal vez sea porque Vaughn nos ha acostumbrado a cosas fuera de lo común cada vez que se pone tras las cámaras, y esta cinta no lo es. No significa un fracaso. Es simplemente que no tiene el factor sorpresa de la primera entrega, pero eso no impide que se pueda disfrutar a carcajada limpia.

Nota: 7/10

El terror de ‘Déjame salir’ se enfrenta a la política de ‘El caso Sloane’


Si algo está caracterizando al mes de mayo son las numerosas propuestas que, al menos hasta ahora, tienen como punto en común el thriller y el terror. Este viernes, 19 de mayo, no es menos, y las principales novedades de la cartelera prometen intriga y emociones fuertes a los espectadores. Por supuesto, no es la única oferta, y aunque este es un fin de semana de pocos títulos nuevos, la variedad está servida.

Comenzamos el repaso con Déjame salir, ópera prima de Jordan Peele, quien también es autor de un guión que arranca cuando un joven afroamericano viaja con su novia blanca a la finca de los padres de ella para conocerlos y pasar el fin de semana. Aunque todo el mundo es extraordinariamente amable al comienzo, poco a poco se irán sucediendo extraños acontecimientos que pondrán en alerta al joven, iniciándose una pesadilla de la que intentará salir con vida. Intriga y terror se mezclan en esta historia protagonizada por Daniel Kaluuya (Sicario), Bradley Whitford (La cabaña en el bosque), Catherine Keener (serie Show me a hero), Allison Williams (serie Girls), Betty Gabriel (Election: La noche de las bestias) y Caleb Landry Jones (Decadencia).

El thriller y la política se unen en El caso Sloane, producción con capital francés y norteamericano dirigida por John Madden (El exótico Hotel Marigold) cuyo argumento se centra en una mujer conocida por su astucia y sus éxitos en las altas esferas del mundo político y empresarial. Acostumbrada a ganar sea como sea, cuando deba enfrentarse a un rival capaz de acabar con su carrera deberá decidir si el precio de la victoria realmente merece la pena. Jessica Chastain (Marte), Mark Strong (Agente contrainteligente), Gugu Mbatha-Raw (Los hombres libres de Jones), Alison Pill (serie The Newsroom), Jake Lacy (Carol), Michael Stuhlbarg (La llegada), John Lithgow (El contable) y Sam Waterston (Anesthesia) encabezan el reparto.

Entre los estrenos europeos destaca Personal shopper, coproducción franco alemana escrita y dirigida por Olivier Assayas (Después de mayo) que arranca cuando una joven estadounidense que reside en París consigue un trabajo como encargada de todo el vestuario de una celebrity, lo que le da tiempo para tratar de contactar de algún modo con el espíritu de su hermano gemelo, muerto en esa misma ciudad. Su vida se complica cuando empieza a recibir mensajes de texto de un desconocido. Drama y misterio se dan cita en esta historia protagonizada por Kristen Stewart (American ultra), Lars Eidinger (Elixir), Anders Danielsen Lie (La odisea de Alice) y Benjamin Biolay (Vicky).

Desde Alemania también llega Goodbye Berlín, comedia dramática familiar basada en la novela de Wolfgang Herrndorf cuya trama se centra en un joven de 14 años que se queda solo en casa. Durante ese tiempo un compañero de clase aparece con un coche robado, iniciando juntos un viaje por carretera que les cambiará la vida. Fatih Akin (El padre) dirige esta propuesta en cuyo reparto destacan nombres como los de Anand Batbileg, Tristan Göbel (Zurich), Aniya Wendel, Julius Felsberg (Hotel Lux) y Uwe Bohm (Freistatt).

La última de las novedades de ficción es Boris sin Béatrice, drama escrito y dirigido por Denis Côté (Curling) que se centra en un hombre que decide tener una relación extra matrimonial para satisfacer sus necesidades emocionales mientras su mujer se encuentra gravemente enferma. James Hyndman (Black eyed dog), Simone-Élise Girard (Die), Denis Lavant (Eva no duerme), Dounia Sichov (Marussia) y Laetitia Isambert-Denis (Sans elle).

Terminamos el repaso con el documental Dancer, obra que se centra en el bailarín ucraniano Sergei Polunin, que con 19 años se convirtió en el primer bailarín más joven del Royal Ballet de Londres. La cinta está dirigida por Steven Cantor (Nadie muere en Lily Dale).

Sacha Baron Cohen es el ‘Agente contrainteligente’ del MI6


Estrenos 18marzo2016A menos de una semana para que llegue a las pantallas de medio mundo la que será una de las cintas de superhéroes del año, toca hablar de una batería de novedades que han aprovechado el último fin de semana antes del estreno de la que, presumiblemente, se convertirá en un blockbuster. Mucho humor, mucho terror y mucho drama son los ingredientes de las novedades que este viernes, 18 de marzo, aterrizan en la cartelera española.

El componente cómico lo acapara, sin duda, Agente contrainteligente, nueva incursión en el género del siempre provocador Sacha Baron Cohen (Los miserables), en esta ocasión en una de espías. Concretamente, Cohen da vida a un hooligan del fútbol inglés que vive en una pequeña ciudad de pescadores junto a su novia y sus 9 hijos. Para completar su felicidad solo le falta su hermano pequeño, del que fue separado en su infancia. Cuando por fin le encuentra no solo descubre que es un asesino a sueldo del MI6, sino que destapa por error una conspiración que podría acabar con el mundo tal y como lo conocemos. Ambos hermanos deberán unir fuerzas para salir vivos de esa situación. Dirigida por Louis Leterrier (Ahora me ves…), en el reparto también encontramos a Mark Strong (Kingsman: Servicio Secreto), Isla Fisher (Vidas criminales), Rebel Wilson (Mejor… solteras), Penélope Cruz (Zoolander 2), Tamsin Egerton (Grand Piano), Ian McShane (El niño) y Gabourey Sidibe (serie Empire).

Thriller y ciencia ficción se dan cita en Calle Cloverfield 10, secuela de Monstruoso (2008) que dirige Dan Trachtenberg, y con la que debuta en el largometraje. La trama arranca cuando una joven sufre un accidente de coche. Al despertar descubre que está encerrada en una celda bajo tierra junto a dos hombres, uno de los cuales asegura haberla salvado del Día del Juicio Final. Según explica, el exterior es inhabitable por un ataque químico. Las dudas sobre la verdad la impulsará a buscar una salida y a enfrentarse con su captor. Mary Elizabeth Winstead (Matar al mensajero), John Goodman (El jugador) y John Gallagher Jr. (serie The Newsroom) conforman el trío protagonista.

El suspense también es el ingrediente principal de El regalo, debut en el largometraje del actor Joel Edgerton (Exodus: Dioses y reyes), quien también es autor del guión. El argumento gira en torno a una joven pareja recién casada cuyas vidas dan un vuelco cuando, casi por casualidad, un viejo conocido del marido empieza a enviarles regalos y a encontrarse con ellos. Se inicia así una espiral de intrigas en la que la verdad de lo que ocurrió entre los dos hombre saldrá a la luz, generando dudas en la mujer. El reparto, en el que también encontramos a Edgerton, está encabezado por Jason Bateman (Ahí os quedáis), Rebecca Hall (Transcendence), Allison Tolman (serie Fargo) y Tim Griffin (El francotirador).

Respecto al drama, el principal estreno es la australiana La modista, adaptación de la novela de Rosalie Ham en la que una mujer regresa a su pueblo natal después de haber logrado su sueño de trabajar como modista en París. Una vez en el lugar donde su pasado le ha dejado tantos recuerdos, deberá reconciliarse con aquellas personas con las que rompió relación hace tantos años. Jocelyn Moorhouse (Heredarás la tierra) es la encargada de poner en imágenes esta historia protagonizada por Kate Winslet (Steve Jobs), Liam Hemsworth (Cut bank), Hugo Weaving (Matrix), Sarah Snook (Jessabelle), Judy Davis (A Roma con amor) y Caroline Goodall (Lo mejor de mí).

En lo que respecta a Europa, y más concretamente a España, destaca El pregón, comedia dirigida por Dani de la Orden (Barcelona, nit d’hivern) que gira en torno a dos hermanos, viejas glorias de la música electrónica de los años 90, incapaces de soportarse pero que, por una cantidad considerable de dinero, vuelven a reencontrarse para dar el pregón en su pueblo natal. Sin embargo, lo que se antoja un simple trabajo pronto deriva en una complicación detrás de otra que pondrá sus propias vidas en peligro. El reparto está encabezado por Andreu Buenafuente (Anacleto: Agente secreto), Berto Romero (3 bodas de más), Jorge Sanz (Clara no es nombre de mujer), Belén Cuesta (Ocho apellidos catalanes) y Goyo Jiménez (Torrente 4).

Francia y Reino Unido están detrás de Primavera en Normandía, comedia dramática con toques románticos que dirige Anne Fontaine (Dos madres perfectas). Adaptación de la novela de Posy Simmonds, la trama se centra en un parisino que se muda a un pequeño pueblo de Normandía para trabajar de panadero. Apasionado lector de Gustave Flaubert, encontrará en una granja cercana a una pareja de ingleses que parecen dos personajes sacados de los libros del escritor, lo que le llevará a involucrarse en sus vidas y a tratar de modificar su futuro. Gemma Arterton (Runner Runner), Fabrice Luchini (En la casa), Jason Flemyng (Top Dog), Isabelle Candelier (Unos días para recordar) y Niels Schneider (Reencontrar el amor) son sus principales protagonistas.

Puramente francesa es Luces de París, comedia que arranca cuando una pareja de ganaderos que han vivido toda su vida en el campo empieza a ver que la rutina del trabajo, ahora que los hijos han abandonado el hogar, puede terminar por romper su matrimonio. Ella, que desea algo más, decide realizar una escapada a París. Él deberá afrontar que tal vez sea necesario cambiar si no quiere perder al amor de su vida. Marc Fitoussi (Copacabana) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Isabelle Huppert (La venganza del hombre muerto), Jean-Pierre Darroussin (Fanny), Michael Nyqvist (serie Hora cero) y Pio Marmaï (En un patio de París).

En lo que respecta a la animación, varias propuestas. Francia, Italia, China y Bélgica producen El reino de los monos, adaptación de la novela de Roy Lewis que dirige el actor Jamel Debbouze (Days of Glory) en la que es su ópera prima. La historia se centra en un joven simio que nace muy diferente a los demás. Con menos pelo, más bajo y una extremidad inutilizada, deberá recurrir a su ingenio para sobrevivir, lo que podría convertirle en el primer eslabón que dio origen al ser humano. Entre las voces originales de la cinta, además del propio Debbouze, destacan la de Mélissa Theuriau, Arié Elmaleh (Les gamins) y Patrice Thibaud (Astérix en los Juegos Olímpicos).

También destaca la producción japonesa de 2014 El recuerdo de Marnie, adaptación de la novela de Joan G. Robinson que arranca cuando una joven tímida se traslada hasta una casa a orillas del mar para vivir con sus tíos. Allí descubre una antigua mansión rodeada por pantanos en la que se encuentra con la misteriosa Marnie, con la que rápidamente establece una amistad que le abre las puertas a un mundo de fantasía e imaginación. Pero poco a poco la atracción hacia la mansión aumenta, lo que llevará a la chica a tratar de reconstruir la historia de su nueva amiga. Dirigida por Hiromasa Yonebayashi (Arrietty y el mundo de los diminutos), la cinta cuenta con las voces, en su versión original, de Kasumi Arimura (The little Maestro), Sara Takatsuki (Jôkâ gêmu), Nanako Matsushima (Bizan) y Susumu Terajima (Kiyosu kaigi).

Por último, desde Japón llega igualmente El cuento de la princesa Kaguya, drama fantástico de 2013 dirigido por Isao Takahata (La tumba de las luciérnagas) que adapta la historia japonesa de ‘El cortador de Bambú’, en la que un hombre se encuentra dentro del taño de esta planta a una criatura que rápidamente florece para convertirse en una deliciosa niña. La cinta explora la variedad emocional de la evolución de esta pequeña en mujer. Entre las voces de su versión inglesa encontramos las de Chloë Grace Moretz (Carrie), James Caan (Lazos de sangre), Mary Steenburgen (Plan en Las Vegas), Darren Criss (serie Glee), Lucy Liu (serie Elementary), Beau Bridges (serie Masters of sex), James Marsden (El mayordomo) y Oliver Platt (Lucky them).

En lo que a documental se refiere, los amantes de la música y de Enrique Bunbury tienen una cita desde el miércoles día 15 con El camino más largo, producción norteamericana que aborda el viaje del cantante por las carreteras de Estados Unidos para explorar nuevos escenarios a los que nunca antes había llegado el rock español. Un viaje que se convertirá, sin embargo, en una forma de descubrir las luces y sombras del artista, incluso para el propio Bunbury. El film está dirigido por Alexis Morante, quien debuta de este modo en el largometraje.

‘Kingsman: Servicio secreto’: los sastres de la mesa redonda


Taron Egerton, Colin Firth y Samuel L. Jackson protagonizan 'Kingsman: Servicio secreto'.Apenas tiene cinco películas en su haber como director, pero Matthew Vaughn (Stardust) es uno de los realizadores con un futuro más prometedor. Al menos con una visión más personal de la narrativa audiovisual y del espectáculo. Su último film lo confirma, no solo porque es una de las propuestas más divertidas y con mensaje de denuncia social que hay actualmente en la cartelera, sino porque derrocha imaginación formal por los cuatro costados de cada uno de sus fotogramas.

Y es que Kingsman: Servicio secreto vuelve a nutrirse de la imaginación que también derrocha Mark Millar en sus novelas gráficas. La película, más allá de su contenido o de sus excesos (ese final con la princesa es la guinda del pastel), es un viaje en montaña rusa por un mundo, el del espionaje, visto desde un punto de vista muy particular. A medio camino entre la elegancia de James Bond y la crudeza de Jason Bourne, Vaughn construye un relato que deja muy poco tiempo al aburrimiento, que obliga al espectador a mantener la atención sobre cada detalle y que, en definitiva, disecciona un género muy manido con una mirada gamberra y original.

A todo ello contribuye un reparto que simplemente impresiona. Se ha convertido en algo habitual ver a grandes actores enfundarse trajes de superhéroes. Lo que no es tan habitual es ver a alguien como Colin Firth (El diario de Bridget Jones) enfundarse un traje de sastre para protagonizar una de las secuencias más violentas y mejor rodadas de los últimos años, que tiene como protagonistas una iglesia y un grupo de feligreses en estado de ira. Lo cierto es que todos los protagonistas, sin excepción, forman un mosaico de personalidades y de contrastes que juegan en beneficio de un film que sabe reírse de si mismo y de todos aquellos referentes que toma para darles la vuelta. Y lo hace a través de esa especie de organización que emula a los caballeros de la mesa redonda del rey Arturo.

Quizá peque de violenta. Quizá haya momentos en los que pierda algo de fuelle. Y posiblemente algunos secundarios no estén demasiado desarrollados. Pero Kingsman: Servicio secreto es una alternativa divertida, transgresora y con un claro mensaje que es capaz de agradar a todo tipo de espectadores. Y eso no es fácil de lograr hoy en día. Ahí está el mérito de Matthew Vaughn, quien ha logrado que sus cinco obras como director sean cinco films que han dejado una cierta huella en cada uno de sus géneros. Solo le queda realizar un film de gran calado en crítica y público para convertirse en uno de los más grandes directores. Todo llegará.

Nota: 7/10

‘No confíes en nadie’: mucho actor para poca trama


Nicole Kidman y Colin Firth protagonizan 'No confíes en nadie'.Cuando una historia es sólida y sus personajes están bien construidos por regla general la labor de los actores se ajusta a lo que se espera de ellos. Pero cuando la trama resulta predecible y sus actores se encuentran por encima de las expectativas el contraste es tan notable que termina por ser lo más destacado del conjunto. El segundo largometraje de Rowan Joffe (Brighton Rock) para la gran pantalla peca precisamente de eso. Desconozco el trasfondo que posee la novela en la que se basa, pero la adaptación realizada por el realizador no alcanza lo que podría esperarse de ella.

Y es que su historia acerca de una mujer que borra sus recuerdos de los últimos 20 años cada vez que se acuesta posee reminiscencias a mil y una películas de características similares, pero sin la originalidad de las mismas. Esto se traduce en un guión sin demasiadas sorpresas, que intenta sin éxito desviar la atención del villano de turno para generar cierta tensión dramática que solo se sostiene por los actores. A estos problemas dramáticos contribuye, sin duda, la elección de la información que se va ofreciendo con cuentagotas y los momentos utilizados para ello. Por ejemplo, los personajes secundarios sobre los que recaen las sospechas son exculpados rápidamente. Y teniendo en cuenta que apenas son dos, los juegos de intelecto que propone No confíes en nadie caen por su propio peso al redirigir de forma involuntaria la atención sobre el verdadero villano.

Lo que distingue a esta trama de telefilms vistos en la hora de sobremesa es el reparto que posee, muy superior a lo que finalmente propone la película. Nicole Kidman (Grace de Mónaco) recupera su mejor versión, en muchas ocasiones recordando a lo que ya logró en Los otros (2001). Y Mark Strong (El topo) vuelve a demostrar que necesita muy pocos minutos en pantalla para comerse una escena. Pero es Colin Firth (Condenados) el que sorprende al afrontar un papel muy distinto a lo que suele hacer, evidenciando una versatilidad que le convierte en uno de los mejores actores de su generación. Son ellos los que soportan el verdadero peso de la narración y los que logran tapar algunos agujeros dramáticos generados al forzar el desarrollo de una trama que tiende a desviarse de lo verdaderamente importante.

El mejor resumen de No confíes en nadie es que hay muy poca trama para tanto actor. O viceversa. La sensación que queda en el espectador es la de estar ante una historia sin grandes alicientes, con un punto de partida interesante pero que pierde fuerza de forma rápida hasta convertirse en una especie de drama con madre coraje incluida. Eso por no hablar del modo en que se afronta la amnesia, primero de forma global y luego de forma selectiva. Es gracias a los actores que el interés se mantiene, hasta el punto de interesarse más por los motivos que les han llevado a aceptar el proyecto que por el proyecto en sí. Un thriller sin demasiado brillo que permite a sus protagonistas brillar por sí mismos.

Nota: 5,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: