Allen pasa un ‘Día de lluvia en Nueva York’ con Smith siendo ‘Géminis’


Con la locura del Joker todavía presente llega un nuevo viernes, y con él varios estrenos que, a diferencia de las últimas semanas, sí tienen muchos de ellos el potencial de convertirse en un gran atractivo para el grueso de los espectadores, o al menos en una pequeña sorpresa de la taquilla. Ciencia ficción, acción, drama, terror y cine para toda la familia son algunos de los géneros que se dan cita este 11 de octubre.

Desde luego, la principal novedad es Géminis, regreso tras las cámaras de Ang Lee tras Billy Lynn (2016). La historia, a medio camino entre la acción, el drama y la ciencia ficción, tiene como protagonista a un asesino de élite veterano que, de la noche a la mañana, es señalado y perseguido por otro agente, mucho más joven y cuya identidad no es capaz de descubrir, pero que es capaz de predecir todos y cada uno de sus movimientos. La persecución dará un giro inesperado cuando descubra que su perseguidor es una versión más joven de él mismo. Will Smith (Aladdín) da vida al protagonista y a su perseguidor (con el correspondiente rejuvenecimiento digital), y está acompañado en el reparto de esta coproducción entre Estados Unidos y China por Clive Owen (Valerian y la ciudad de los mil planetas), Mary Elizabeth Winstead (serie Fargo), Benedict Wong (Vengadores: Endgame), Douglas Hodge (Gorrión rojo), Ralph Brown (Jackie) y Linda Emond (La gran enfermedad del amor).

Puramente estadounidense es Día de lluvia en Nueva York, nueva película escrita y dirigida por Woody Allen (Wonder Wheel) cuya trama, a medio camino entre la comedia y el drama, narra el fin de semana en la Gran Manzana que pasan dos jóvenes amantes. La ciudad será testigo y escenario de los líos en los que se verán envueltos. Con el estilo habitual del director, la película cuenta igualmente con un amplio número de actores de renombre o con trayectoria ascendente, entre los que destacan Timothée Chalamet (Call me by your name), Elle Fanning (Mary Shelley), Selena Gomez (En lucha incierta), Jude Law (Capitana Marvel), Diego Luna (El blues de Beale Street), Liev Schreiber (serie Ray Donovan), Rebecca Hall (Holmes & Watson) y Kelly Rohrbach (Baywatch: Los vigilantes de la playa).

Otro que regresa este fin de semana es Casey Affleck (I’m still here), que escribe, dirige y protagoniza La luz de mi vida, drama de ciencia ficción que aborda la relación entre un padre y su hija en un mundo en el que las mujeres casi han desaparecido después de una pandemia. Bajo esta premisa la historia analiza la difícil tarea de educar y enseñar a los hijos a vivir y volar solos. A Affleck le acompañan en el reparto Anna Pniowsky (He’s out there), Tom Bower (Runoff), Elisabeth Moss (serie El cuento de la criada), Hrothgar Mathews (Teen lust) y Timothy Webber (Rabbit), entre otros.

Terror, comedia y thriller es lo que ofrece Noche de bodas, producción con capital estadounidense y canadiense que dirigen a cuatro manos Matt Bettinelli-Olpin y Tyler Gillett, responsables de El heredero del diablo (2014). La historia sigue la lucha por la supervivencia de una joven prometida que, para formar parte de la familia rica y excéntrica de su nuevo esposo, tiene que participar en una tradición ancestral y mortal. Samara Weaving (Tres anuncios en las afueras), Mark O’Brien (Malos tiempos en El Royale), Andie MacDowell (Paper year), Adam Brody (Isabelle), Henry Czerny (serie Revenge) y Nicky Guadagni (Lars y una chica de verdad) encabezan el reparto.

Antes de pasar a los estrenos puramente europeos, una de animación. Abominable es el título de lo nuevo de Dreamworks y Pearl Studios, una coproducción entre Estados Unidos y China que sigue la vida de una adolescente de Shanghai que un día se encuentra a un joven yeti en la azotea de su edificio. La criatura se ha escapado de un laboratorio y está siendo buscada por toda la ciudad, por lo que la joven y sus amigos deberán ayudarle a huir en una aventura en la que tendrán que enfrentarse a numerosos desafíos. Dirigida por Jill Culton (Colegas en el bosque) y Todd Wilderman (Colegas en el bosque 2), la cinta cuenta con las voces originales de Chloe Bennet (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.), Tenzing Norgay Trainor (serie Liv y Maddie), Albert Tsai (serie Dr. Ken), Eddie Izzard (La reina Victoria y Abdul), Joseph Izzo y Sarah Paulson (Glass).

Dos son las producciones españolas de la semana. Paradise Hills supone el debut en el largometraje de Alice Waddington, que dirige una historia de fantasía, drama y suspense cuyo argumento se desarrolla en una residencia de lujo donde familias acomodadas mandan a sus hijas para que sean educadas para ser mujeres perfectas. Una joven despierta allí una mañana, y aunque a su alrededor todo parece idílico, pronto descubrirá que la residencia, en realidad, oculta un oscuro secreto. Emma Roberts (serie American Horror Story: Apocalypse), Eiza González (Baby driver), Danielle Macdonald (A ciegas), Milla Jovovich (Desvelando la verdad), Awkwafina (Ocean’s 8), Jeremy Irvine (Mamma Mia! Una y otra vez) y Arnaud Valois (120 pulsaciones por minuto) son los principales actores.

Muy diferente es Abuelos, comedia dramática con marcada conciencia social que tiene como protagonistas a tres hombres en la última etapa de su vida laboral. Ninguno de ellos tiene trabajo, se sienten desfasados y el mercado laboral parece haber cerrado las puertas a personas de su edad. Ante esta situación, deciden emprender y montar su propio negocio, y nada mejor que hacerlo en el campo en el que se han convertido en expertos: cuidar de bebés. Santiago Requejo se pone al frente de su primer largometraje dirigiendo en el reparto a Carlos Iglesias (Los muertos no se tocan, nene), Roberto Álvarez (Neckan), Ramón Barea (Todos lo saben), Ana Fernández (La luz con el tiempo dentro), Mercedes Sampietro (Las furias) y Eva Santolaria (Héroes).

España también está presente en el último estreno de la semana, en colaboración con Francia y Luxemburgo. Lo que arde tiene como protagonista a un hombre que regresa a su aldea perdida en las montañas después de un tiempo en la cárcel por provocar un incendio. Allí vuelve a vivir con su madre, su perra y sus tres vacas. La tranquila vida que lleva en la naturaleza se verá alterada cuando un violento fuego arrasa la zona. Dirigido por Oliver Laxe (Mimosas), este drama está protagonizado por un reparto desconocido encabezado por Amador Arias, Benedicta Sánchez, Iván Yañez, Inazio Abrao y Elena Mar Fernández.

‘Fargo’, más drama y un humor negro irregular en la 3ª temporada


Se conoce como serie de antología a aquella producción en la que cada episodio o temporada tiene una historia diferente con personajes diferentes. En los últimos tiempos son varios los ejemplos, desde American Horror StoryTrue Detective. Los atractivos de este formato son evidentes: historias autoconclusivas, tratamiento concentrado, personajes que se renuevan cada poco tiempo, tramas dinámicas, etc. Pero también tiene sus inconvenientes, y es el hecho de que no todas las historias tengan el mismo nivel dramático. Ha pasado en prácticamente todas estas producciones, y Fargo no es ajena. La ficción creada por Noah Hawley (serie Bones) e inspirada en la homónima película de los hermanos Coen (¡Ave, César!) alcanza su tercera temporada con diferencias sustanciales en su tratamiento, a pesar de querer mantener la misma estructura que en etapas anteriores.

Unas diferencias que, aunque puedan parecer sutiles y podo determinantes, la realidad es que han provocado que estos 10 nuevos capítulos no hayan causado la misma sensación que las dos temporadas previas, que por cierto sí tenían algo en común, aunque fuera de un modo muy indirecto. Dichas diferencias se hayan en el peso dramático de los personajes y, sobre todo, en la carga de humor negro de la historia, más dramática que las anteriores o, si se prefiere, menos irónica. A esto se añaden algunos personajes secundarios algo irregulares, introducidos casi por necesidad más que por una auténtica construcción del relato. Eso por no hablar de ese personaje con toques divinos que se cuela en mitad de la historia en varias ocasiones.

Pero volviendo al tratamiento de la historia, esta tercera temporada de Fargo carga mucho las tintas sobre la relación de los hermanos gemelos interpretados por un espléndido Ewan McGregor (La Bella y la Bestia). Tanto que se olvida de definir algo mejor no solo a los secundarios, sino al otro personaje principal de este tipo de historias: el o la policía encargada del crimen que centra la trama, en esta ocasión interpretada por Carrie Coon (serie The Leftovers). Mientras que los roles de McGregor cargan sobre sus hombros el peso dramático y cómico del argumento, el de Coon se limita a potenciar la inocencia y, hasta cierto punto ingenuidad, característica de estos personajes, obviando el necesario toque cómico que siempre han tenido.

Y al perder esa ironía esta pata de la estructura dramática queda coja. En efecto, la investigación policial se vuelve un tanto anodina, sin interés más allá de que se resuelva cuanto antes para poder ver qué ocurre con los culpables y con los secundarios involucrados en el crimen. Dicho de otro modo, este tipo de personaje, que en temporadas anteriores había tenido un papel protagonista, queda aquí relegado a un secundario importante cuya historia, dicho sea de paso, carece del interés necesario para soportar el peso de su historia. Esto provoca un desequilibrio dramático que se aprecia en el ritmo y el interés de las secuencias, y que termina por generar una irregularidad que puede hacer muy cuesta arriba el seguimiento del argumento.

Secundarios, siempre los secundarios

El personaje de Coon, al poder compararse con temporadas anteriores, puede que sea el caso más evidente, pero no es ni mucho menos el único. De hecho, la trama está cargada de secundarios que entran y salen de la trama sin aportar gran cosa al conjunto, salvo tal vez acentuar más si cabe el carácter surrealista y absurdo de buena parte de una historia que, vista en su conjunto, tiene menos humor del que podría esperarse y más drama del que sin duda tuvieron las anteriores etapas (y eso que algunas fueron sumamente dramáticas).

Pero estas irregularidades no convierten esta tercera temporada de Fargo en una producción mediocre. De hecho, sigue estando muy por encima de la media que suele verse en la pequeña pantalla. Y ello es fundamentalmente gracias a unos personajes y unos actores que, salvo los casos ya comentados, son simplemente brillantes. Entre ellos destaca, como también es habitual en todas las temporadas de esta ficción, el villano, interpretado ahora por David Thewlis (Wonder Woman). Misterioso y desagradable como pocos, este personaje logra hacerse con el control de la trama casi al instante, tanto dramática como figuradamente. Su presencia en pantalla es, literalmente, tan cautivadora como repugnante, absorbiendo la atención del espectador de forma casi hipnótica. Es sin duda el gran atractivo de esta etapa, y con él dos roles secundarios cuyo valor es mejor que se compruebe por uno mismo.

De hecho, tiene tal relevancia en el desarrollo de la historia que, a diferencia de temporadas anteriores, el episodio final termina precisamente con cerrando el arco argumental de su particular trama, enfrentándole con el rol interpretado por Coon en un final, todo hay que decirlo, tan hermoso y simbólico como sencillo. El hecho de que ambos personajes terminen enfrentándose cara a cara, así como el final que tiene uno de los protagonistas interpretado por McGregor, viene a convertirse en el broche perfecto entre los dos extremos de esta ficción. Villano y policía se enfrentan cara a cara en un diálogo que aúna los diferentes elementos del irregular desarrollo de la trama, amén de cerrar la historia de una forma original y eficaz.

El mejor resumen de esta tercera temporada de Fargo podría ser que, aun sin alcanzar las cotas dramáticas e irónicas e sus predecesoras, es una ficción muy superior a lo que puede verse en la televisión. De nuevo con esos incomparables parajes nevados como telón de fondo, la historia, con sus numerosas irregularidades, ofrece de nuevo una enrevesada historia en la que asesinato, culpabilidad, crimen organizado y humor absurdo se combinan para mostrar un mundo tan surrealista como las situaciones que viven sus personajes. Es cierto que sobran secundarios, que hay secuencias innecesarias y que el peso dramático de los protagonistas es tan irregular que termina perjudicando el desarrollo dramático, pero con todo y con eso sigue arrancando una sonrisa sarcástica. Y lo más importante, sigue siendo Fargo.

‘Calle Cloverfield 10’: un nuevo tipo de cine de monstruos


John Gallagher Jr., Mary Elizabeth Winstead y John Goodman, en 'Calle Cloverfield 10'.Soy de los que piensan que Monstruoso (2008) es un clásico moderno, un thriller de catástrofes con monstruo de por medio que pone en su lugar a esas cintas creadas como si de un vídeo casero se tratara. Por eso, cuando esta especie de continuación salió casi de la nada (ya ocurrió con su predecesora), con un tráiler extraño y sugerente, el visionado era casi obligado. Y vaya por delante que es un film al que es mejor acercarse sin saber nada de él. De hecho, es casi mejor no tener, ni siquiera, la referencia del primer film. Por eso, y como muchas críticas ya han hecho, recomiendo leer lo menos posible de este comentario. Un último apunte: es de los mejores films de suspense que pueden verse ahora mismo en pantalla.

Porque sí, Calle Cloverfield 10 no es una cinta de monstruos al uso. Es más, salvo su clímax final, algo exagerado, no llega verse a ninguna criatura durante los 103 minutos. Pero eso no quiere decir que no haya monstruos en pantalla. La película, hábilmente dirigida por el debutante Dan Trachtenberg (con evidentes consejos del maestro J.J. Abrams), juega en todo momento al despiste con el espectador, que se ve obligado a elegir entre la realidad que cuenta el personaje de un impresionante John Goodman (Golpe de efecto) o lo que ven nuestros ojos. La tensión que genera esta lucha de intereses desarrolla un crescendo narrativo a través de puntos de giro tan sencillos y aparentemente simples como efectivos.

Lo que inicialmente se presenta como una historia de un psicópata secuestrando a una joven pronto se convierte en una historia de supervivencia ante una amenaza exterior real. Pero un nuevo giro devuelve las sospechas al interior de ese búnker al que el director y los actores, todos magníficos, sacan el máximo provecho. Estos constantes juegos de despiste obligan a la historia a mantener un equilibrio entre lo real y lo inventado, entre la cordura y la locura, que atrapa al espectador y le convierte en una víctima más de ese hombre aparentemente normal al que da vida Goodman. Una víctima que sufre junto a Mary Elizabeth Winstead (Aquí y ahora), que sospecha de John Gallagher Jr. (Margaret) y que, finalmente, ansía escapar de esa cárcel sea como sea.

Desde luego, lo mejor que ofrece Calle Cloverfield 10, dejando a un lado una puesta en escena sobria y brillante, y un diseño de producción tan sencillo como inquietante, es que plantea una alternativa que nunca llega a existir. Los monstruos, en realidad, están dentro y fuera del búnker. Las historias entre las que el espectador tiende a escoger irremediablemente no son excluyentes, al contrario, se complementan de forma espléndida. La secuela, por tanto, se revela más como una especie de spin off que como continuación al uso. Y salvo ese final que no parece encajar demasiado con el tono general del film, es una historia espléndida en su minimalismo e inquietante en su desarrollo.

Nota: 7,5/10

Sacha Baron Cohen es el ‘Agente contrainteligente’ del MI6


Estrenos 18marzo2016A menos de una semana para que llegue a las pantallas de medio mundo la que será una de las cintas de superhéroes del año, toca hablar de una batería de novedades que han aprovechado el último fin de semana antes del estreno de la que, presumiblemente, se convertirá en un blockbuster. Mucho humor, mucho terror y mucho drama son los ingredientes de las novedades que este viernes, 18 de marzo, aterrizan en la cartelera española.

El componente cómico lo acapara, sin duda, Agente contrainteligente, nueva incursión en el género del siempre provocador Sacha Baron Cohen (Los miserables), en esta ocasión en una de espías. Concretamente, Cohen da vida a un hooligan del fútbol inglés que vive en una pequeña ciudad de pescadores junto a su novia y sus 9 hijos. Para completar su felicidad solo le falta su hermano pequeño, del que fue separado en su infancia. Cuando por fin le encuentra no solo descubre que es un asesino a sueldo del MI6, sino que destapa por error una conspiración que podría acabar con el mundo tal y como lo conocemos. Ambos hermanos deberán unir fuerzas para salir vivos de esa situación. Dirigida por Louis Leterrier (Ahora me ves…), en el reparto también encontramos a Mark Strong (Kingsman: Servicio Secreto), Isla Fisher (Vidas criminales), Rebel Wilson (Mejor… solteras), Penélope Cruz (Zoolander 2), Tamsin Egerton (Grand Piano), Ian McShane (El niño) y Gabourey Sidibe (serie Empire).

Thriller y ciencia ficción se dan cita en Calle Cloverfield 10, secuela de Monstruoso (2008) que dirige Dan Trachtenberg, y con la que debuta en el largometraje. La trama arranca cuando una joven sufre un accidente de coche. Al despertar descubre que está encerrada en una celda bajo tierra junto a dos hombres, uno de los cuales asegura haberla salvado del Día del Juicio Final. Según explica, el exterior es inhabitable por un ataque químico. Las dudas sobre la verdad la impulsará a buscar una salida y a enfrentarse con su captor. Mary Elizabeth Winstead (Matar al mensajero), John Goodman (El jugador) y John Gallagher Jr. (serie The Newsroom) conforman el trío protagonista.

El suspense también es el ingrediente principal de El regalo, debut en el largometraje del actor Joel Edgerton (Exodus: Dioses y reyes), quien también es autor del guión. El argumento gira en torno a una joven pareja recién casada cuyas vidas dan un vuelco cuando, casi por casualidad, un viejo conocido del marido empieza a enviarles regalos y a encontrarse con ellos. Se inicia así una espiral de intrigas en la que la verdad de lo que ocurrió entre los dos hombre saldrá a la luz, generando dudas en la mujer. El reparto, en el que también encontramos a Edgerton, está encabezado por Jason Bateman (Ahí os quedáis), Rebecca Hall (Transcendence), Allison Tolman (serie Fargo) y Tim Griffin (El francotirador).

Respecto al drama, el principal estreno es la australiana La modista, adaptación de la novela de Rosalie Ham en la que una mujer regresa a su pueblo natal después de haber logrado su sueño de trabajar como modista en París. Una vez en el lugar donde su pasado le ha dejado tantos recuerdos, deberá reconciliarse con aquellas personas con las que rompió relación hace tantos años. Jocelyn Moorhouse (Heredarás la tierra) es la encargada de poner en imágenes esta historia protagonizada por Kate Winslet (Steve Jobs), Liam Hemsworth (Cut bank), Hugo Weaving (Matrix), Sarah Snook (Jessabelle), Judy Davis (A Roma con amor) y Caroline Goodall (Lo mejor de mí).

En lo que respecta a Europa, y más concretamente a España, destaca El pregón, comedia dirigida por Dani de la Orden (Barcelona, nit d’hivern) que gira en torno a dos hermanos, viejas glorias de la música electrónica de los años 90, incapaces de soportarse pero que, por una cantidad considerable de dinero, vuelven a reencontrarse para dar el pregón en su pueblo natal. Sin embargo, lo que se antoja un simple trabajo pronto deriva en una complicación detrás de otra que pondrá sus propias vidas en peligro. El reparto está encabezado por Andreu Buenafuente (Anacleto: Agente secreto), Berto Romero (3 bodas de más), Jorge Sanz (Clara no es nombre de mujer), Belén Cuesta (Ocho apellidos catalanes) y Goyo Jiménez (Torrente 4).

Francia y Reino Unido están detrás de Primavera en Normandía, comedia dramática con toques románticos que dirige Anne Fontaine (Dos madres perfectas). Adaptación de la novela de Posy Simmonds, la trama se centra en un parisino que se muda a un pequeño pueblo de Normandía para trabajar de panadero. Apasionado lector de Gustave Flaubert, encontrará en una granja cercana a una pareja de ingleses que parecen dos personajes sacados de los libros del escritor, lo que le llevará a involucrarse en sus vidas y a tratar de modificar su futuro. Gemma Arterton (Runner Runner), Fabrice Luchini (En la casa), Jason Flemyng (Top Dog), Isabelle Candelier (Unos días para recordar) y Niels Schneider (Reencontrar el amor) son sus principales protagonistas.

Puramente francesa es Luces de París, comedia que arranca cuando una pareja de ganaderos que han vivido toda su vida en el campo empieza a ver que la rutina del trabajo, ahora que los hijos han abandonado el hogar, puede terminar por romper su matrimonio. Ella, que desea algo más, decide realizar una escapada a París. Él deberá afrontar que tal vez sea necesario cambiar si no quiere perder al amor de su vida. Marc Fitoussi (Copacabana) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Isabelle Huppert (La venganza del hombre muerto), Jean-Pierre Darroussin (Fanny), Michael Nyqvist (serie Hora cero) y Pio Marmaï (En un patio de París).

En lo que respecta a la animación, varias propuestas. Francia, Italia, China y Bélgica producen El reino de los monos, adaptación de la novela de Roy Lewis que dirige el actor Jamel Debbouze (Days of Glory) en la que es su ópera prima. La historia se centra en un joven simio que nace muy diferente a los demás. Con menos pelo, más bajo y una extremidad inutilizada, deberá recurrir a su ingenio para sobrevivir, lo que podría convertirle en el primer eslabón que dio origen al ser humano. Entre las voces originales de la cinta, además del propio Debbouze, destacan la de Mélissa Theuriau, Arié Elmaleh (Les gamins) y Patrice Thibaud (Astérix en los Juegos Olímpicos).

También destaca la producción japonesa de 2014 El recuerdo de Marnie, adaptación de la novela de Joan G. Robinson que arranca cuando una joven tímida se traslada hasta una casa a orillas del mar para vivir con sus tíos. Allí descubre una antigua mansión rodeada por pantanos en la que se encuentra con la misteriosa Marnie, con la que rápidamente establece una amistad que le abre las puertas a un mundo de fantasía e imaginación. Pero poco a poco la atracción hacia la mansión aumenta, lo que llevará a la chica a tratar de reconstruir la historia de su nueva amiga. Dirigida por Hiromasa Yonebayashi (Arrietty y el mundo de los diminutos), la cinta cuenta con las voces, en su versión original, de Kasumi Arimura (The little Maestro), Sara Takatsuki (Jôkâ gêmu), Nanako Matsushima (Bizan) y Susumu Terajima (Kiyosu kaigi).

Por último, desde Japón llega igualmente El cuento de la princesa Kaguya, drama fantástico de 2013 dirigido por Isao Takahata (La tumba de las luciérnagas) que adapta la historia japonesa de ‘El cortador de Bambú’, en la que un hombre se encuentra dentro del taño de esta planta a una criatura que rápidamente florece para convertirse en una deliciosa niña. La cinta explora la variedad emocional de la evolución de esta pequeña en mujer. Entre las voces de su versión inglesa encontramos las de Chloë Grace Moretz (Carrie), James Caan (Lazos de sangre), Mary Steenburgen (Plan en Las Vegas), Darren Criss (serie Glee), Lucy Liu (serie Elementary), Beau Bridges (serie Masters of sex), James Marsden (El mayordomo) y Oliver Platt (Lucky them).

En lo que a documental se refiere, los amantes de la música y de Enrique Bunbury tienen una cita desde el miércoles día 15 con El camino más largo, producción norteamericana que aborda el viaje del cantante por las carreteras de Estados Unidos para explorar nuevos escenarios a los que nunca antes había llegado el rock español. Un viaje que se convertirá, sin embargo, en una forma de descubrir las luces y sombras del artista, incluso para el propio Bunbury. El film está dirigido por Alexis Morante, quien debuta de este modo en el largometraje.

‘Matar al mensajero’: los mismos héroes y villanos sobre el papel


Jeremy Renner da vida a Gary Webb en 'Matar al mensajero', dirigida por Michael Cuesta.Hay algo muy curioso en los thrillers ambientados en la corrupción política y el mundo del periodismo: todos ellos son, en esencia, iguales sobre el papel, pero todos ellos dejan un buen sabor de boca una vez que los títulos de crédito hacen acto de presencia. Es cierto que algunos son mejores que otros; que algunos directamente son soporíferos; y que muchos otros son directamente inverosímiles. Pero la base de verdad que suele acompañar este tipo de historias hacen que sus guiones posean una fortaleza única que lleva a los espectadores a estremecerse, indignarse y compadecerse con lo ocurrido en la trama. Lo nuevo de Michael Cuesta (Roadie) no es distinto, para bien y para mal.

Desde luego, si alguien acude a ver Matar al mensajero con la esperanza de encontrar una isla en un océano, mejor será que desista. Nada en la película interpretada por Jeremy Renner (En tierra de hombres), quien por cierto vuelve a un terreno dramático que maneja muy bien, supone una novedad. En este sentido, el desarrollo dramático puede preverse con varios minutos de antelación, pues las situaciones y los lugares son comunes a los que han presentado muchas otras películas (mejores películas) antes que esta. La puesta en escena de Cuesta, además, tampoco opta por una visión más transgresora de esta lucha quijotesca contra unos gigantes que, en esta ocasión, son gigantes de verdad. De hecho, es en el apartado visual donde más flojea el film.

Entonces, ¿no hay nada en ella digno de mención? No hay nada… y todo. Tal vez sea por la época de corrupción que vivimos; tal vez influya el hecho de que determinados aspectos del Gobierno de un país siguen siendo ajenos al gran público; o simplemente que este tipo de thrillers apasionan. Sea como fuere, la película entretiene gracias precisamente a no salirse del guión establecido, a presentar una lucha imposible de un hombre contra el sistema. Una lucha que, todo sea dicho, le otorga una victoria pírrica. Pero el resultado es lo de menos. Lo más interesante reside en el viaje personal y destructivo que vive el protagonista y el modo en que aquellos que le rodean reaccionan al desarrollo de los acontecimientos. Eso y la reivindicación de una profesión, el periodismo, que necesita más hombres como Gary Webb.

La conclusión de Matar al mensajero, por tanto, es que es una aportación más a este tipo de historias. No tiene nada de original, pero aun así entretiene. No tiene pretensiones de ningún tipo, y a pesar de ello logra generar una cierta incomodidad en el espectador al mostrar la espiral en la que se introduce sin red de seguridad. Posiblemente en otras circunstancias esta historia no habría pasado de un mero telefilm, pero gracias al espectacular reparto y a algunas secuencias bastante impactantes (la primera amenaza al protagonista, el final ideal que contrasta con el real, …) la película alcanza un nivel medio. Una prueba más de que a veces es mejor no experimentar y dejar las cosas como están.

Nota: 6/10

El thriller y la comedia acaparan los grandes estrenos de la semana


Estrenos 14noviembre2014Noviembre está siendo un mes de muchos estrenos. Hoy, viernes 14, mantiene la tendencia de acumular varias novedades de diverso interés que tienen una cosa en común: evitar a toda costa competir directamente con el asegurado taquillazo de la semana que viene, la primera parte de la última parte de la saga ‘Los Juegos del Hambre’. Es por eso que muchos de los títulos, a pesar de tener nombres de peso y tramas interesantes, poseen un carácter minoritario. Eso sí, y dado que en la variedad está el gusto, comedia, thriller, ciencia ficción, drama y biopics aglutinan el grueso de estos estrenos que repasamos a continuación.

Comenzamos por Matar al mensajero, thriller basado en el libro del periodista Gary Webb que recoge sus vivencias durante los años ochenta, época en la que desveló la relación existente entre la CIA y los rebeldes de Nicaragua. Una lista de nombres y de actividades que inició una campaña de desprestigio contra él, puso su vida en peligro en más de una ocasión y, finalmente, le llevó al suicidio. Intriga política y periodística que llega de la mano de Michael Cuesta (El fin de la inocencia), quien dirige a un interesante reparto encabezado por Jeremy Renner (La gran estafa americana), Mary Elizabeth Winstead (La jungla: Un buen día para morir), Paz Vega (Grace de Mónaco), Michael Sheen (serie Masters of sex), Robert Patrick (Más allá del amor), Ray Liotta (Uno de los nuestros), Tim Blake Nelson (Lincoln), Barry Pepper (serie Los Kennedy), Rosemarie DeWitt (Los amos del barrio), Oliver Platt (#Chef), Andy García (Vamos de polis) y Michael Kenneth Williams (serie Boardwalk Empire).

Muy distinto es el otro gran estreno de la semana, Dos tontos todavía más tontos. Secuela de la película protagonizada por Jim Carrey (Kick-Ass 2. Con un par) y Jeff Daniels (serie The Newsroom) hace ahora 20 años, la historia retoma a los personajes para narrar el viaje que harán estos dos amigos para encontrar al hijo de uno de ellos, cuya existencia desconocían, y enfrentarse a la responsabilidad que eso supone. Al igual que la primera parte, esta comedia gamberra está dirigida por los hermanos Bobby y Peter Farrelly (Algo pasa con Mary), y en el reparto podemos encontrar junto a Carrey y a Daniels los nombres de Kathleen Turner (Una pareja de tres), Laurie Holden (serie The Walking Dead), Rob Riggle (Los becarios), Rachel Melvin (Boo), Steve Tom (Life of Lemon) y Bill Murray (El gran hotel Budapest).

Otro de los estrenos norteamericanos es La conspiración de noviembre, thriller de espionaje que adapta a la gran pantalla el libro de Bill Granger “There are no spies”. La trama sigue a un retirado agente de la CIA cuyo carácter y gran entrenamiento le convierten en un hombre muy peligroso. El tipo de hombre necesario para proteger a una testigo de un antiguo caso de conspiración. Sin embargo, pronto descubre que este trabajo le convierte en objetivo de un antiguo amigo de la agencia, lo que le induce a pensar en que hay un infiltrado en la CIA. Roger Donaldson (Species) es el encargado de poner en imágenes la historia, mientras que Pierce Brosnan (Mejor otro día) da vida al protagonista. Además, Olga Kurylenko (Oblivion), Luke Bracey (G.I. Joe: La venganza), Bill Smitrovich (Los diarios del ron) y Amila Terzimehic (Top je bio vreo) completan el reparto principal.

Aunque la propuesta más original es Orígenes, drama escrito y dirigido por Mike Cahill (Otra Tierra) que, en clave de ciencia ficción, narra la investigación de un biólogo molecular sobre la evolución del ojo humano. Tras un breve encuentro con una exótica joven su trabajo invadirá su vida por completo hasta que realiza un descubrimiento que cambia por completo sus creencias científicas y espirituales. Comenzará entonces un viaje por medio mundo en busca de fenómenos que validen su reciente teoría. El reparto está encabezado por Michael Pitt (serie Boardwalk Empire), Brit Marling (Pacto de silencio), Astrid Bergès-Frisbey (El sexo de los ángeles) y Steven Yeun (serie The walking dead).

También dramática, aunque esta vez con dosis de comedia, es el género al que pertenece The skeleton twins, film dirigido por Craig Johnson (True adolescents) cuyo argumento arranca cuando dos gemelos se reencuentran tras años de voluntaria separación. La reunión les llevará a analizar sus respectivas vidas y los motivos por los que les ha ido tan mal, comprendiendo que su incapacidad para aceptar el pasado y afrontar el futuro es la clave para dar un giro a su existencia. Bill Hader (Cosas que hacer antes de los 18) y Kristen Wiig (La vida secreta de Walter Mitty) forman la pareja protagonista, a la que acompañan un puñado de cómicos conocidos como Luke Wilson (Un funeral de muerte), Ty Burrell (serie Modern family), Joanna Gleason (Plan en Las Vegas) y Kathleen Rose Perkins (serie Episodes).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y entre ellos destaca Escobar: Paraíso perdido, thriller que gira en torno a la figura del narcotraficante Pablo Escobar. Producido entre España, Francia y Bélgica, La trama comienza cuando un joven surfero se enamora perdidamente de una joven colombiana en un costero pueblo que parece el paraíso en la Tierra. Su vida dará un vuelco cuando la chica decida presentarle a su tío, que no es otro que el famoso narcotraficante, iniciándose así una peligrosa relación entre ambos hombres. Ópera prima del actor Andrea Di Stefano (La vida de Pi), su reparto está encabezado por Josh Hutcherson (Los Juegos del Hambre), Benicio Del Toro (Snatch. Cerdos y diamantes), Brandy Corbet (Martha Marcy May Marlene), Claudia Traisac (serie Cuéntame cómo pasó) y Carlos Bardem (Alacrán enamorado).

La novedad española más interesante es La ignorancia de la sangre, thriller basado en la novela de Robert Wilson cuya trama sigue la investigación que debe realizar el jefe de Homicidios de Sevilla cuando un niño es secuestrado por la mafia rusa, a la que lleva siguiendo desde hace tiempo. Mientras la organización criminal le exige un precio muy alto por su liberación, otro caso irrumpe en su vida: un compañero infiltrado en una célula terrorista islámica le pide ayuda cuando comprende que los terroristas tienen intención de reclutar para la causa a su propio hijo. Dirigido por Manuel Gómez Pereira (El juego del ahorcado), el film está protagonizado por Juan Diego Botto (Silencio en la nieve), Paz Vega (Lucía y el sexo), Alberto San Juan (Una pistola en cada mano), Cuca Escribano (Retorno a Hansala) y Ken Appledorn (Anochece en la India).

Tras su paso por el Festival de Sitges, Asmodexia llega a varios cines españoles en un estreno muy limitado. Enmarcada en el terror, y más concretamente en las posesiones demoníacas, esta cinta española dirigida por Marc Carreté, con la que debuta en el largometraje, sigue el viaje que realizan un pasto y su nieta a Barcelona. Por el camino se enfrentarán a los poseídos cuerpos de varios individuos de voluntades débiles, entre ellos niños, y comprenderán que el pasado que pretenden olvidar puede ser lo único que ayude a la Humanidad. El reparto está encabezado por Lluís Marco (La voz dormida), Clàudia Pons (Elisa K), Marta Belmonte (Campamento Flipy), Irene Montalà (Insensibles) y Albert Baró (Los niños salvajes).

Francia y Alemania están detrás de la producción de Diplomacia, drama histórico que se centra en los acontecimientos que rodearon a la entrada de los aliados en Paris durante la II Guerra Mundial en agosto de 1944. La decisión de Hitler en ese momento fue destruir la capital francesa, pero las órdenes dadas al gobernador militar alemán nunca llegaron a cumplirse. Esta adaptación de la obra de teatro de Cyril Gely ahonda en las decisiones, relaciones políticas y comunicaciones de esas horas. Volker Schlöndorff (El silencio tras el disparo) se encarga de poner en imágenes el guión y de dirigir a André Dussollier (Micmacs), Niels Arestrup (Perder la razón), Burghart Klaussner (Nono, el niño detective), Robert Stadlober (Adams ende) y Charlie Nelson (El hombre del tren), entre otros.

También desde Alemania nos llega Vivir sin parar, drama del 2013 cuyo argumento gira en torno a un anciano que en su juventud fue un conocido corredor de maratón. A pesar de sus éxitos, entre los que está una medalla de oro en unos Juegos Olímpicos, su vida transcurre en una residencia de ancianos junto a su mujer de forma rutinaria. Frustrado y desesperado, decide calzarse sus viejas zapatillas y empezar a correr con el objetivo de repetir viejas glorias. Poco a poco logra el apoyo de la mayoría de sus amigos y vecinos, pero la muerte de su esposa le sumirá en una profunda depresión de la que deberá salir si quiere cumplir la promesa que le hizo a su esposa. Kilian Riedhof, tras una larga trayectoria en televisión, debuta en el largometraje cinematográfico con esta historia protagonizada por Dieter Hallervorden (The child), Tatja Seibt (Formentera), Heike Makatsch (La ladrona de libros) y Frederick Lau (Coming in).

El cine para toda la familia tiene su mayor representante en la danesa Antboy, el pequeño gran superhéroe, producción del 2013 basada en los libros de Kenneth Bøgh Andersen protagonizados por un niño solitario enamorado en secreto de una compañera de su escuela y acosado por los acusones de su clase que un día es mordido por una hormiga de extraño aspecto. A la mañana siguiente descubre que posee los poderes proporcionales de una hormiga. Sus nuevos poderes le llevarán a vivir grandes aventuras y a decidir cuál será su lugar en el mundo. Ópera prima de Ask Hasselbalch, la cinta cuenta en su reparto con los debutantes Oscar Dietz, Samuel Ting Graf y Amalie Kruse Jensen, a los que se une Nicolas Bro (War horse).

El único estreno animado del fin de semana es Niko 2: Hermano pequeño, problema grande, aventura del 2012 producida entre Finlandia, Alemania, Dinamarca e Irlanda que supone la continuación de las aventuras de este pequeño reno iniciadas en 2008. Dirigida por Kari Juusonen, autor de la primera entrega, y por Jørgen Lerdam (Pettson & Findus – Glömligheter), la trama comienza cuando la madre del pequeño protagonista inicia una relación con un nuevo novio, lo que creará tensiones en su familia. Para colmo, es acusado del secuestro de su nuevo hermanastro. Ante esto, el valiente reno solo podrá iniciar la búsqueda para demostrar su inocencia. Las voces principales, en su versión original, corresponden a Erik Carlson, Mikko Kivinen (Myrsky), Vuokko Hovatta (Suden arvoitus) y Aarre Karén (Thomas).

Cierra los estrenos el documental catalán La dama del ajedrez, debut en la dirección y el guión del productor Agustín Mezquiza (Lola, la película). La película busca los orígenes del actual ajedrez, en el que la reina tiene un papel fundamental. Dicha pieza, introducida por un erudito judío, se inspira en el creciente poder de las reinas consortes de occidente, algo que el propio erudito dejó plasmado en un libro incunable de 1495 cuyo paradero se desconoce… hasta ahora.

Vuelve McClane con ‘Un plan perfecto’ para destapar corrupciones


Estrenos 15febrero2013Nuevo viernes, y con él nuevos estrenos, alguno de ellos muy esperado por los espectadores más veteranos. Hoy, 15 de febrero, es la fecha elegida en España para que el incombustible John McClane, ese héroe de acción que revolucionó el género con Jungla de cristal, vuelva a empuñar su arma para desbaratar el plan de los terroristas de turno. Claro que si él es el encargado de poner la acción, Russell Crowe (Los miserables) tiene sobre sus hombros la responsabilidad de la intriga, y Colin Firth (El discurso del rey) la de la comedia. Por supuesto, todos ellos acompañados por nombres capaces de atraer por sí solos a una buena legión de fans, por lo que la competencia este fin de semana se antoja interesante y variada, aunque algo limitada.

Dentro de todas las novedades, como decimos, destaca La jungla: Un buen día para morir, quinta entrega de la saga de McClane, quien vuelve a estar en el sitio equivocado en el momento más inoportuno. Dicho lugar es Moscú, a donde se traslada para localizar a su hijo, del que se distanció hace años. El momento es la guerra abierta entre la corrupción de un gobierno y el hombre capaz de derrocarlo si su alegato llega a los oídos adecuados. Hombre que está protegido por el hijo del protagonista. Acción, diversión y algún que otro guiño a los clichés más conocidos de la saga es lo que asegura este film dirigido por John Moore (Max Payne), en el que Bruce Willis vuelve a meterse en la piel del personaje que le dio la fama. Junto a él encontramos a Jai Courtney (Jack Reacher), Sebastian Koch (Sin identidad), Mary Elizabeth Winstead (La cosa) y el televisivo Amaury Nolasco (serie Prison Break).

Otro de los platos fuertes, tanto por la intriga que propone como por el reparto que la integra, es La trama, thriller que mezcla ingredientes políticos y policíacos en una historia que sigue a un antiguo policía de Nueva York reconvertido en investigador privado. Su vida cambiará cuando el alcalde le pida que espíe a su mujer por una posible infidelidad y el riesgo que eso supondría para su reelección, pero a medida que avanza en el caso comprobará que todo va más allá de un problema amoroso, descubriendo un secreto que podría cambiar el destino de la ciudad. Dirigida por Allen Hughes, quien debuta en el largometraje, y escrita por el primerizo Brian Tucker, la película está protagonizada, además del ya mencionado Crowe, por Mark Wahlberg (Ted), Catherine Zeta-Jones (El último gran mago), Jeffrey Wright (Los idus de marzo), Barry Pepper (Salvar al soldado Ryan), Alona Tal (Kalamity) y Natalie Martinez (Sin tregua).

En cuanto a la comedia, dos son los títulos que aterrizan en nuestra cartelera. Uno de ellos ya lo hemos dejado entrever al comienzo. Se trata de Un plan perfecto, protagonizada por Firth, Cameron Diaz (Bad teacher) y Alan Rickman (El perfume, historia de un asesino). El argumento, nueva versión de Ladrona por amor (1966) gira en torno a un conservador de arte que contrata a una mujer de Texas para que se haga pasar por la nieta de un hombre que poseía un cuadro de Monet con la intención de vendérselo a un coleccionista adinerado y algo excéntrico. La dificultad estriba en que la pintura es falsa. Dirigida por Michael Hoffman (Un día inolvidable), una de las curiosidades es que el guión viene firmado por los hermanos Coen (Fargo), en una de las pocas ocasiones en las que no duplican actividad en el campo de la dirección. En cuanto al resto del reparto, cabe destacar a Stanley Tucci (Burlesque), Cloris Leachman (The women), Tom Courtenay (La brújula dorada) y Senem Temiz (Thaandavam).

La otra comedia, aunque esta de corte más independiente, es Dos días en Nueva York, continuación de 2 días en París (2007) y que, en esta ocasión, sigue a la protagonista, de nuevo interpretada por Julie Delpy (Antes de amanecer) en una historia que pone de manifiesto la dificultad de las relaciones humanas, en esta ocasión con un niño pequeño de por medio fruto de su anterior romance y un nuevo amor. La propia actriz se pone tras las cámaras como ya hizo con la primera parte, aunque en esta ocasión quienes le acompañan son Chris Rock (Niños grandes), Albert Delpy (El Skylab), Alexia Landeau (El compromiso), Daniel Brühl (Eva) y Alexandre Nahon, quien también participó en la anterior entrega, entre otros.

Para finalizar el repaso a los estrenos vamos con una de animación por ordenador, Blackie & Kanuto, dirigida por Francis Nielsen (Émilie jolie) y co producida entre España, Francia e Italia. Su trama arranca cuando una oveja negra obsesionada con ir a la luna comienza un viaje acompañada por un perro pastor obsesionado con ella, durante el cual conocerán todo tipo de animales, a cada cual más extravagante. Ponen las voces principales Brian Vermeire (Internet date) y Bobby Jackson.

‘Abraham Lincoln: Cazador de vampiros’: esclavitud vampírica


Ni es la primera vez que Timur Bekmambetov se encuentra con un proyecto de vampiros, ni es su primera incursión en el cine norteamericano. Algunos de sus anteriores trabajos como director, el díptico Guardianes de la noche (2004) y Guardianes del día (2006), y Wanted (2008) son tres títulos que, dentro del género fantástico, se han erigido como obras a tener en cuenta. Ahora, con esta versión de la historia de Estados Unidos donde los vampiros tienen protagonismo absoluto el director pierde fuerza, mucha fuerza, y presenta un trabajo muy alejado de la espectacularidad visual de sus anteriores obras.

Y no es que no sea espectacular. Esta película con Abraham Lincoln como protagonista tiene algunas secuencias muy llamativas con la sangre  saliendo a borbotones y la acción cortando la respiración. Sin embargo, la sensación que terminan dejando, al igual que el resto del metraje, es la de que podría haberse logrado algo más. Bekmambetov es un autor definido por un uso muy específico de los efectos digitales, capaz de crear mundos únicos y desafíos imposibles a las leyes naturales. En este caso, sin embargo, todo parece excesivamente sencillo, simple, con una falta de riesgo inusitada. Y eso que la historia daba pie a eso y mucho más.

Con todo, lo peor del film sigue siendo el guión. Basada en la novela de Seth Grahame-Smith, quien también es el autor del libreto, la historia presenta un irregular equilibrio entre la trama y la acción, entre el devenir de la historia real y el de la historia fantástica. La intención de situar a los vampiros como sureños que utilizan la esclavitud para tener con qué alimentarse durante el resto de sus vidas es un punto de partida más que interesante, identificando la Guerra Civil norteamericana con un intento por terminar con el dominio de estos seres (por cierto, con un diseño poco original), está abordada de forma algo genérica a pesar de ser el hilo conductor de buena parte del metraje.

Además, existen varias incongruencias narrativas a lo largo del film que merman la posibilidad de identificación del espectador con la historia, además de una irregular distribución del drama personal del protagonista, que se pasa la mayor parte de la historia como una especie de superhéroe al que la vida privada no le afecta en absoluto. A pesar de todo, el film entretiene (sobre todo si no se toma demasiado en serio), y en buena medida es gracias a unos actores que abordan con el respeto necesario a los personajes históricos, sobre todo Benjamin Walker (Banderas de nuestros padres) y Mary Elizabeth Winstead (Scott Pilgrim contra el mundo) como el señor y la señora Lincoln.

Nota: 5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: