‘El abuelo que saltó por la ventana y se largó’: la aburrida vejez de una vida explosiva


Felix Herngren es el encargado de adaptar 'El abuelo que saltó por la ventana y se largó'.Como ocurre en cualquier arte, cuando uno se acerca a una película debe conocer, al menos, el bagaje cultural de la obra. Fundamentalmente el país del que procede. Puede parecer insustancial, pero en muchas ocasiones explica claramente las características de la obra y de su forma de afrontar los restos que presente. En el caso de lo nuevo de Felix Herngren (Varannan vecka) resulta imprescindible. La película, un éxito de taquilla en Suecia que adapta, a su vez, un best seller de Jonas Jonasson, posee todas las pautas del cine de aquel país, por lo que su aceptación o rechazo dependerán en buena medida del gusto por la forma de entender un relato audiovisual que tenga el espectador.

Por tanto, El abuelo que saltó por la ventana y se largó posiblemente genere las mismas sensaciones a favor y en contra. Su trama, que recurre a un viaje para recordar una vida inigualable, es una sucesión de situaciones cómicas, algunas extremadamente surrealistas, que conforman un paisaje irreal, casi de cuento con moraleja en el que la lección a aprender es que lo único importante es perseguir aquello que nos apasiona. Es en definitiva una comedia amable. El principal problema con el que puede encontrarse es que su humor, lejos de hacer reír, es más bien una fina capa que lo impregna todo. Aporta al conjunto una sensación de bienestar, de aventura por carambola que convierte a su protagonista, interpretado por Robert Gustafsson (Alfred), en un entrañable anciano capaz de involucrar en sus aventuras a todo personaje con el que se cruza usando únicamente su bondad. Empero, en todo momento planea la sensación de que el film va a dar el siguiente paso, de que se va a convertir en una obra que arrancará la risa de los labios. Pero eso nunca llega a ocurrir.

Si a esto se añade el hecho de que su metraje es excesivamente largo, las aventuras y desventuras de este hombre cuya mayor pasión son los explosivos se antoja algo tediosa en varios momentos, incapaz de remontar el vuelo a medida que avanza la acción. Todo ello convierte al film en un marco que pierde consistencia a medida que el anciano llega a los últimos años de su memoria, dejando para el recuerdo algunos momentos irónicos y ácidos en sus primeros compases que no tienen desperdicio, como es su participación en la Guerra Civil española y el brindis de Franco por un comunista muerto en combate. Pero dichos momentos, por desgracia, no son suficientes para sostener toda la estructura. Es más, una vez se encienden las luces puede dar la impresión de que esa fascinante vida tiene menos protagonismo que la aventura que vive el centenario anciano, lo que es en definitiva un síntoma de que algo no cuadra.

Al fin y al cabo, lo más relevante de El abuelo que saltó por la ventana y se largó es, precisamente, todas las peripecias que el personaje ha vivido a lo largo de su vida. Son lo mejor del film, sin duda, y son también lo que provoca más ironía y comicidad. Pero en líneas generales el film de Herngren pone más el acento en la aventura del abuelo fugado, algo que muchos espectadores pueden percibir como un lastre narrativo. Y en cierto modo lo es, sobre todo si tenemos en cuenta que su metraje es excesivamente largo para lo que se cuenta en pantalla. De todas formas, y volviendo a la idea inicial, es un tipo de cine muy característico, deudor de un estilo narrativo y que solo puede entenderse bajo ese prisma. Los que lo aprecien disfrutarán mucho, pero el resto posiblemente se sientan defraudados.

Nota: 5/10

Anuncios

Schwarzenegger trata de recuperar su estatus con un ‘Sabotage’


Estrenos 11julio2014El verano cinematográfico de este 2014 está siendo, cuanto menos, de perfil bajo. Aquellos que sigan viernes tras viernes las novedades que llegan a la cartelera habrán notado que muchos de los estrenos en principio más relevantes carecen de grandes estrellas o de tramas propias de esta época. Hoy, 11 de julio, los estrenos mantienen esa tendencia, pues salvo un thriller de acción a la antigua usanza, el resto de films se enmarcan en general en comedias amables y dramas sociales y románticos. Todo a la espera de que empiecen a llegar los grandes títulos, algo que ocurrirá la semana próxima. Por ahora, aquí va un resumen de estas nuevas películas.

Quizá un síntoma del fenómeno mencionado es el hecho de que uno de los films más relevantes es Sabotage, propuesta de acción e intriga que recupera la época dorada del género, tanto por su estrella como por la temática y el estilo visual utilizado. La historia gira en torno a las relaciones creadas en un grupo especial de la DEA encargado de las misiones más peligrosas y brutales. En una de esas misiones se hacen con una importante suma de dinero que logran esconder. Cuando algún tiempo después los agentes empiecen a morir uno a uno el equipo deberá investigar quién está detrás de todo sin poder confiar en nadie. Dirigida por David Ayer (Sin tregua), la película es un nuevo intento por parte de Arnold Schwarzenegger (Terminator) de recuperar un trono que perdió en los 90. Eso sí, para ello se rodea de un puñado de actores conocidos, entre los que destacan Sam Worthington (Avatar), Terrence Howard (Prisioneros), Olivia Williams (El sexto sentido), Joe Manganiello (serie True Blood), Max Martini (Pacific Rim), Mireille Enos (Guerra Mundial Z) y Josh Holloway (serie Intelligence).

Diametralmente opuesta es la temática de Más allá del amor, drama romántico adolescente basado en la novela de Scott Spencer que se encarga de dirigir Shana Feste (El mejor). Su trama aborda la relación entre una chica privilegiada y un joven carismático cuya pasión tendrá que luchar contra las opiniones de ambas familias, opuestas a dicho amor. Alex Pettyfer (Soy el número cuatro) y Gabriella Wilde (Carrie) son los principales protagonistas, a los que acompañan Robert Patrick (Terminator 2: El juicio final), Bruce Greenwood (El vuelo), Rhys Wakefield (The Purge: La noche de las bestias), Dayo Okeniyi (Runner Runner), Joely Richardson (Luces rojas) y Emma Rigby (El médico).

Igualmente distinta es otro de los estrenos que nos llegan de Estados Unidos. Producida en 2013, La batalla del año 3D es un musical dirigido por Benson Lee que se basa en un documental dirigido por el mismo director titulado Planet B-Boy (2007). Con la presencia de bailarines de hip-hop profesionales, la cinta narra los intentos de un antiguo y exitoso bailarín que, gracias a la fortuna que ha amasado, pretende devolver a Estados Unidos su lugar en las competiciones de baile. Para ello contrata a antiguos colaboradores, pero nuevos retos se le presentarán al tener que lidiar con los egos de las nuevas estrellas. Entre sus intérpretes encontramos a Josh Holloway, que también estrena Sabotage, Laz Alonso (Jugada perfecta), Josh Peck (Red Dawn), Caity Lotz (serie Arrow), el rapero Chris Brown (Ladrones) y el bailarín Jon ‘Do Knock’ Cruz.

Con más retraso nos llega Un plan perfecto, estrenada en 2012. Ópera prima escrita y dirigida por la actriz Jennifer Westfeldt (serie 24), quien se reserva un papel en el film, su argumento gira en torno a seis amigos cuya relación se ve marcada por la llegada de sus bebés. Mientras que los problemas crecen en los matrimonios a medida que van teniendo más niños, los dos únicos miembros de la pandilla que todavía permanecen solteros deciden tener un hijo mientras mantienen su independencia para salir con otras personas. La película, que se encuentra a medio camino entre la comedia coral y el drama, cuenta con Adam Scott (La vida secreta de Walter Mitty), Maya Rudolph (La boda de mi mejor amiga), Kristen Wiig (Casi perfecta), Megan Fox (Transformers), Chris O’Dowd (Calvary), Jon Hamm (serie Mad Men) y Edward Burns (Salvar al soldado Ryan).

Dejamos Estados Unidos para hablar del único estreno español de la semana, La cueva, historia de terror que comienza cuando un grupo de cinco amigos decide ir a pasar sus vacaciones en Formentera, donde durante varios días recorren los rincones más hermosos y desconocidos de la isla. Ataviados únicamente con sus mochilas, una de sus exploraciones les lleva a una cueva que deciden explorar. La situación se volverá insostenible cuando ninguno de ellos logre encontrar el camino de vuelta y tanto el agua como la comida empiecen a escasear. Alfredo Montero (Niñ@s) es el encargado de poner en imágenes un guión en el que también participa, mientras que Marta Castellote, Xoel Fernández (Mataharis), Eva García-Vacas (Holmes & Watson. Madrid days), Marcos Ortiz (La chispa de la vida) y Jorge Páez dan vida a los cinco amigos.

Otro título importante de la semana es El abuelo que saltó por la ventana y se largó, éxito sueco del 2013 que adapta la novela de Jonas Jonasson. El film sigue las peripecias de un abuelo que en el día de su 100 cumpleaños se escapa de su residencia. Rápidamente se ve envuelto en una trama criminal al robar una importante suma de dinero a un conocido capo. Aunque capturarle podría parecer sencillo, el anciano no es un hombre cualquiera. Su vida ha estado plagada de momentos imprescindibles en la Historia de la Humanidad, conociendo a personajes tan relevantes como Stalin, Hitler, Franco o Reagan. Dirigida por Felix Herngren (Varannan vecka), en el reparto de la película destacan Robert Gustafsson (Fyra nyanser av bruna), Iwar Wiklander (Las huellas imborrables), David Wiberg, Mia Skäringer (Mammas pojkar), Jens Hultén (Más allá de la frontera), Bianca Cruzeiro y Alan Ford (Snatch: Cerdos y diamantes).

Desde Reino Unido aterriza en España el drama romántico Ahora y siempre, film del 2012 con un interesante reparto que adapta la novela de Jenny Downham para contar cómo una joven diagnosticada con una enfermedad terminal se enfrenta al mundo a través de una lista de tareas que toda adolescente debería realizar. Y aunque poco a poco logra hacer su sueño realidad, la llegada de un nuevo vecino pondrá su mundo patas arriba. Tras las cámaras encontramos a Ol Parker (Rosas rojas), mientras que frente a ella se dejan ver nombres como los de Dakota Fanning (La guerra de los mundos), Jeremy Irvine (Grandes esperanzas), Olivia Williams, que repite estreno, Kaya Scodelario (Shank) y Paddy Considine (El ultimátum de Bourne).

También de 2012 es la co producción entre Alemania y Noruega titulada Dos vidas, una combinación de thriller y drama que dirigen a cuatro manos Georg Maas (NeuFundLand) y Judith Kaufmann, quien debuta de este modo en la dirección. Su trama se ambienta en Europa unos años después de la caída del Muro de Berlín. Una “hija de la guerra” (fruto del amor entre un soldado alemán y una mujer noruega), solicitada para declarar contra el estado noruego, se niega a colaborar en el juicio. Su reacción tendrá consecuencias inesperadas cuando toda su vida se vaya desmoronando poco a poco al descubrirse todos los secretos y mentiras sobre los que se construyó su infancia y la de sus hijos. Una situación que obligará a todos los miembros de la familia a posicionarse a su lado o contra ella. Juliane Köhler (El hundimiento), Liv Ullmann (Sonata de otoño), Sven Nordin (Ulykken), Ken Duken (Mi último día sin ti), Julia Bache-Wiig (En gansee snill mann) y Rainer Bock (Passion) son los actores principales.

Por último, hay que hablar de Borgman, thriller escrito y dirigido por Alex van Warmerdam (Los norteños) cuya historia se centra en un hombre que vive bajo tierra en un refugio que él mismo ha construido. Su vida, similar a la de otras personas, se ve alterada cuando un grupo de hombres armados, entre ellos un sacerdote, acudan al bosque en el que se esconde con la intención de matarle. El reparto está formado por Jan Bijvoet (Alabama Monroe), Hadewych Minis (Loft), Jeroen Perceval (Bullhead), Tom Dewispelaere (Frits en Freddy) y el propio Warmerdam.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: