‘Luces rojas’: un luminoso truco de magia


Pocas veces un director logra un impacto como el de Buried (Enterrado) con su segunda película. Por eso, había muchas expectativas puestas en el nuevo trabajo de Rodrigo Cortés y, más que repetir el éxito, si mantendría el buen nivel narrativo y argumental de la propuesta protagonizada por Ryan Reynolds. Y al igual que uno de los personajes de Luces Rojas, el regreso de Cortés ha supuesto todo un trabajo de buen hacer cinematográfico, un truco de magia que engancha gracias a una historia de tintes sobrenaturales con un reparto de verdadero lujo.

Y como todo buen truco, la película presenta a dos escépticos científicos (Sigourney Weaver y Cillian Murphy) que se dedican a desenmascarar fenómenos paranormales. Todo parece ir sobre ruedas hasta que hace acto de presencia un mentalista ciego (Robert DeNiro), que vuelve tras años de retiro dispuesto a sorprender al mundo. Su fuerte carisma y la sofisticación de sus espectáculos cambiará por completo la forma de ver las cosas de los dos científicos. Hasta aquí, una historia que, en mayor o menor medida, puede parecer conocida. Sin embargo, Cortés se distancia de títulos similares para tejer una sofisticada trama en la que se mezclan secretos, trucos y sentimientos que marcan sin remedio el devenir de los personajes.

Unos personajes, por cierto, que se mueven en una atmósfera cada vez más opresiva, más intrigante, que presenta como inexplicables una serie de fenómenos que sólo al final pueden tener su explicación, aunque para muchos no sea la esperada. Como decíamos al comienzo, Luces rojas presenta sus elementos como un buen truco de magia. Pero como tal, termina por crear un desenlace que poco o nada se parece a los elementos presentados, ofreciendo una cara diametralmente opuesta de todo lo que hasta ese momento se había visto.

En este sentido, muchos podrían encontrar más de un punto en común con películas como El sexto sentidoLos otros e incluso El truco final. Que nadie se llame a engaño: aquí no hay muertos de por medio. En cierto modo, es algo mucho más complejo, dado que aquí el factor sorpresa viene determinado por las decisiones de los personajes y cómo éstas afectan a su entorno y a ellos mismos.

Pero esta tercera película del director de Concursante posiblemente no lograría la solidez que muestra en pantalla si no fuera por un reparto convincente. Comenzando por una Sigourney Weaver (Alien) para la que fue escrito el papel, Cillian Murphy (Batman Begins) confirma una vez más que es uno de los mejores actores de su generación, y Robert DeNiro (Toro salvaje) simplemente demuestra que no ha perdido capacidad interpretativa siempre y cuando se le ofrezca un papel con capacidad de evolucionar.

Poco se le puede reprochar a esta espléndida historia con un final que mantiene en vilo hasta prácticamente el último plano. En todo caso, existen momentos en los que el espectador puede notar la desorientación de los propios personajes al encontrarse desubicado entre explicaciones científicas y conversaciones que tratan de explicar la verdadera naturaleza de los mismos, y que sólo con un segundo visitando pueden llegar a entenderse. Con todo, Rodrigo Cortés mantiene y, hasta cierto punto, incrementa el nivel de su anterior película, lo que no deja de ser una magnífica noticia para el cine en general y el cine español en particular.

Nota: 8/10

Anuncios

Acerca de Miguel Ángel Hernáez
Periodista y realizador de cine y televisión.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: