‘X-Men: Fénix Oscura’: pocas cenizas de las que resucitar


Después de escribir los guiones de las últimas aventuras mutantes, Simon Kinberg ha decidido debutar en la dirección de largometrajes con esta historia que adapta una de las sagas más famosas de los X-Men. Y más allá de que la aproximación a las páginas de Marvel haya sido más o menos fiel, como película presenta dos debilidades demasiado contundentes como para obviarlas y no permitir que influyan en el resultado final.

Para empezar, el tratamiento de la historia es excesivamente lineal y simplista. X-Men: Fénix Oscura carece de giros argumentales que generen cierto interés en el espectador, convirtiendo a estos personajes cargados de habilidades sobrehumanas y traumas del pasado en meros vehículos para hacer que la historia avance a golpe de efecto especial. A diferencia de películas pasadas, los personajes apenas dejan aflorar algo del conflicto interno y externo que mantienen, y tan solo sale a relucir cuando conviene. En este sentido es importante matizar además que lo poco que el director (y también autor del guión) rasca de la superficie de los protagonistas se queda en eso, en una mera muestra de intenciones que no se desarrolla posteriormente, sirviendo únicamente como trampolín para una secuencia final espectacular, eso sí, en un tren en marcha.

El otro gran problema de la cinta es la falta de unos enemigos sólidos. La trama juega en todo momento con la delgada y difusa línea que separa el bien del mal. Algo que siempre ha estado presente en estos personajes y que es de agradecer que se mantenga. Pero una vez revelado el verdadero villano de la cinta (y ¡oh, sorpresa!, no es el personaje del título), la película pierde algo de interés tanto porque el villano carece de un trasfondo dramático atractivo como porque el personaje de Sophie Turner (serie Juego de Tronos) parece no desarrollar todo el poder que, en teoría, podría mostrar. A pesar de sus limitaciones, la película plantea la constante lucha entre el bien y el mal dibujada no solo en este personaje, sino en las decisiones de todos los mutantes que aparecen en el film, independientemente de su categoría como héroes o villanos, lo que aporta cierta complejidad (tampoco mucho) a una historia carente, por otro lado, de una gran espectacularidad, a excepción de su tercio final, donde se invierte todo el dinero que se había ahorrado previamente.

Desde luego, X-Men: Fénix Oscura es la cinta más débil de la nueva saga mutante. Curiosamente, igual que X-Men: La decisión final, que también abordaba la historia del mismo personaje. No sé si será casualidad o es que este arco narrativo tiene dificultades para dar su salto a la gran pantalla, pero en cualquier caso estamos ante un film con excesivas irregularidades, espectacular en su tratamiento visual pero carente de giros narrativos y con un desarrollo de personajes más bien plano en el que la dualidad entre el bien y el mal que siempre ha estado presente en estas historias, aunque sobrevuela prácticamente toda la cinta, solo se explora a fondo en los momentos en los que la trama lo necesita como recurso argumental. Es entretenida, es cierto, pero muestra síntomas de agotamiento mutante.

Nota: 6/10

‘Ready Player One’: el Oasis de la cultura pop


Aviso a navegantes. Lo nuevo de Steven Spielberg (Minority report) es una experiencia visual y nostálgica inigualable, pero también esconde una notable crítica social. Y esta dualidad es lo que convierte a esta aventura de ciencia ficción en una obra espléndida. Puede que no guste a aquellos que hayan sido ajenos a la cultura de los años 80 y 90, pero aunque solo se conozcan algunos de los personajes que han poblado la imaginación de generaciones durante estas décadas la película se disfrutará de un modo que cada vez resulta más difícil experimentar.

Por supuesto, Ready Player One es ante todo un entretenimiento en su máxima expresión. El guión, perfectamente estructurado aunque algo carente de importantes giros dramáticos, presenta en apenas unos pocos segundos el contexto social en el que se desarrolla la trama, pasando rápidamente a introducirse en lo más relevante de la acción y aprovechando las impecables secuencias de acción para hacer avanzar un argumento que a muchos les recordará a algún videojuego que les dejó huella en su infancia. Con una música inolvidable y unos efectos visuales que ya quisieran muchas películas, Spielberg se da un festín referencial de una cultura que necesita ser reivindicada como una parte fundamental de todo lo que actualmente vivimos. A esto se suma un reparto notable y una estructura dramática bien construida, con pilares sólidos sobre los que asentar posteriormente el importante mensaje (una suerte de huevo de Pascua) que esconde el film.

Siempre he pensado que la ciencia ficción es el mejor género para mostrar y contar los problemas de la sociedad, y por eso este film basado en la novela de Ernest Cline es capaz de sobrepasar el mero entretenimiento. La verdad es que no podría esperarse menos de Spielberg. Sus efectos especiales, la agilidad del lenguaje visual del director o las constantes referencias no impiden apreciar que la cinta, en realidad, habla de un mundo incapaz de vivir en el mundo real, obsesionado con escapar de una rutina que le asquea y que busca una salida en una realidad virtual en la que nadie es quien dice ser y todos se ocultan detrás de una identidad falsa. Un videojuego a escala global que permite interactuar con personas de todo el planeta, hacer amigos y enamorarse sin ni siquiera conocerse físicamente. La idea de que lo único que se vive realmente es la vida real resume a la perfección no solo la moraleja de esta historia, sino el camino que está tomando una sociedad cuya visión está dirigida hacia una pantalla de móvil y no hacia quienes están junto a nosotros.

Aunque a Ready Player One puede faltarle algo de fuerza en algunos momentos clave, lo cierto es que su carácter juvenil y aventurero, amén del espectáculo visual que supone ver y escuchar tantos referentes de la cultura pop en ese Oasis, convierten a esta aventura en algo diferente, fresco, dinámico y, ante todo, digno de disfrutar. Una película que invita a reflexionar sobre el camino que toma la sociedad mientras nuestros sentidos se deleitan con la música, los personajes y las criaturas que han nutrido la imaginación de la sociedad y de muchas generaciones durante décadas. A muchos su estructura de videojuego les puede resultar extraña, pero lo cierto es que no deja de ser la misma que la de cualquier otro relato con el que nos hemos maravillado cuando éramos más jóvenes. Y conseguir que volvamos a nuestra juventud siempre es algo admirable.

Nota: 8/10

Spielberg da rienda suelta a la fantasía en ‘Ready Player One’


La Semana Santa en España obliga a adelantar los estrenos a este jueves, 29 de marzo. Y aunque algún título llegará dos días después, en realidad todo parece tener poca relevancia al que, casi con toda seguridad, será uno de los estrenos más importantes del año, y desde luego una de las películas más taquilleras.

Hablamos de Ready Player One, nueva fantasía de Steven Spielberg (Los archivos del Pentágono) que recoge todas las referencias posibles del cine, los videojuegos y la cultura popular de las últimas décadas. Con un título que resultará familiar para los amantes de los videojuegos de los años 80, la trama sigue a un joven que vive en un futuro donde la esperanza se ha reducido a todo un universo de realidad virtual llamado Oasis, que permite a todo el que entra cumplir sus fantasías. Antes de morir, el creador de este entorno virtual deja un tesoro que permitirá, a quien lo encuentre, controlar la compañía y, en definitiva, la vía de escape para un planeta desolado. El joven iniciará así una carrera para encontrar el tesoro que terminará convirtiéndose en toda una revolución. En el extenso reparto destacan Tye Sheridan (X-Men: Apocalipsis), Olivia Cooke (serie Bates Motel), Ben Mendelsohn (Rogue One: Una historia de Star Wars), Mark Rylance (Dunkerque), Simon Pegg (Star Trek: Más allá) y T.J. Miller (serie Silicon Valley).

Junto a este estreno también llega desde Estados Unidos El justiciero, nueva adaptación de la novela de Brian Garfield, que ya fue llevada al cine en 1974. A medio camino entre el drama y la acción, el argumento arranca cuando un famoso cirujano de Nueva York, felizmente casado y con una hija, es atacado en su casa por tres ladrones. Tras la muerte de su esposa y la violación de su hija la sed de venganza se apodera de él y decide tomarse la justicia por su mano. Eli Roth (El infierno verde) dirige este film protagonizado por Bruce Willis (El último disparo), Vincent D’Onofrio (serie Daredevil), Elisabeth Shue (Persiguiendo Mavericks), Dean Norris (El libro secreto de Henry), Kimberly Elise (Dope) y Beau Knapp (Dirty lies).

Dejamos Hollywood para mirar hacia Europa, concretamente a Francia. Cosas de la edad es el nuevo film escrito (al menos en parte), dirigido y protagonizado por Guillaume Canet (El secreto del hielo), una comedia dramática que aborda, precisamente, la vida del actor y director. En concreto, todo comienza cuando una joven actriz le dice a Canet que ya no es uno de los actores más deseados. Se inicia así un proceso que amenaza con destruir todo lo que había construido hasta ese momento. En el reparto encontramos también a Marion Cotillard (Assassin’s Creed), Gilles Lellouche (Están por todas partes), Philippe Lefebvre (SMS), Ben Foster (Inferno) y Kev Adams (Fiston), entre otros.

También francesa, y también dirigida por un actor, es Barbara, un antibiopic musical de la mítica artista planteado como el proyecto de rodaje del biopic en sí, combinando los preparativos con imágenes de archivo. Mathieu Amalric (Grandes familias) es el encargado de ponerse tras las cámaras y delante de ellas, y a su nombre se suman en el reparto los de Jeanne Balibar (Delight), Aurore Clément (Cegados por el sol), Grégoire Colin (Los canallas), Fanny Imber y Vincent Peirani.

Francia y Bélgica colaboran en Una razón brillante, drama que arranca cuando una joven estudiante de derecho tiene un enfrentamiento en su primer día de clase con un brillante pero cínico y provocador profesor. Obligado a redimirse por su comportamiento, el hombre preparará a la joven para un concurso de oratoria a nivel nacional, lo que obligará a ambos a superar sus diferencias. Dirigida por Yvan Attal (Están por todas partes), la cinta está protagonizada por Daniel Auteuil (Entre amigos), Camélia Jordana (O los tres o ninguno), Yasmin Houicha (Divinas) y Jean-Philippe Puymartin (Les gamins).

La representante española es El club de los buenos infieles, comedia dirigida por Lluís Segura que supone su debut en el largometraje. La historia arranca cuando cuatro amigos de la infancia, todos casados, se reencuentran en una cena de antiguos alumnos. Las copas dan pie a confesar un secreto que todos comparten: que aunque quieren a sus mujeres, ya no las desean, por lo que deciden crear un club de infieles para poder salir sin sus mujeres. Entre los principales actores destacan Fele Martínez (Nuestros amantes), Jordi Vilches (Murieron por encima de sus posibilidades), Hovik Keuchkerian (Toro), Adrián Lastra (De chica en chica) y Albert Ribalta (La maniobra de Heimlich).

Entre el resto de estrenos destaca El Cairo Confidencial, cinta con capital sueco, danés, alemán y francés que tiene la primavera árabe como telón de fondo. En este contexto un detective corrupto es llamado al hotel Nile Hilton de El Cairo para resolver el asesinato de una hermosa mujer, lo que le llevará a introducirse de lleno en la realidad del país y, sobre todo, en el mundo de las élites blindadas por la justicia. Escrito y dirigido por Tarik Saleh (Tommy), este thriller dramático está protagonizado por Fares Fares (El niño 44), Tareq Abdalla (Warda), Yasser Ali Maher (El-Maslaha), Nael Ali (Genenet al asmak), Hania Amar (Mohamed Dubois) y Slimane Dazi (Chouf).

Por último, y con algo de retraso, se estrena el viernes día 30 Veloz como el viento, drama deportivo italiano de 2016 dirigido por Matteo Rovere (Gli sfiorati) que sigue la vida de una joven cuya familia tiene una larga tradición en el mundo del motor. La muerte de su padre hará que su hermano, de 40 años y que ahora es un ángel caído del automovilismo, luche contra sus propios demonios para enseñar todo lo que sabe a su joven hermana, descubriendo ambos el verdadero sentido de la familia. Stefano Accorsi (La nostra terra), Matilda De Angelis (serie Tutto può succedere), Roberta Mattei (Non essere cattivo), Paolo Graziosi (La passione) y Tatiana Luter (One more day) encabezan el reparto.

Fin de semana para encontrarse con ‘Ghost in the Shell’ y Los Pitufos


El último día de marzo llega cargado de estrenos. A diferencia de viernes anteriores, este 31 aterrizan en la cartelera numerosos títulos que abarcan un amplio espectro de género y gustos, desde la ciencia ficción a la animación infantil, pasando por sendos documentales muy interesantes. Pero si algo destaca entre todos ellos es, sin duda, la adaptación de una de las historias más importantes del manga.

Se trata de Ghost in the Shell, que vuelve al cine de la mano de Rupert Sanders (Blancanieves y la leyenda del cazador), esta vez en imagen real y con actores de carne y hueso. La nueva adaptación de la obra de Masamune Shirow vuelve a narrar la historia de Major, una cyborg única en su especie que trabaja en la Sección 9, un cuerpo de élite de operaciones especiales dedicado a detener a los criminales más peligrosos. Pero cuando deban enfrentarse a un enemigo cuyo objetivo es detener los avances de la robótica la protagonista deberá aceptar y entender su propia condición. Acción, ciencia ficción y dosis de drama es lo que ofrece este film cuyo reparto está encabezado por Scarlett Johansson (Capitán América: Civil War), Pilou Asbæk (Ben-Hur), Michael Pitt (serie Boardwalk Empire), Juliette Binoche (La espera), Takeshi Kitano (Zatoichi) y Michael Wincott (Hitchcock).

El otro estreno importante, sobre todo para los más pequeños, es Los Pitufos: La aldea escondida. Los personajes creados por Peyo regresan a la gran pantalla animados por ordenador para vivir una nueva aventura que les llevará a descubrir el mayor secreto de la historia de los pitufos, una aldea misteriosa que deberán salvar de las garras del malvado mago Gargamel. Diversión a raudales para toda la familia en esta cinta dirigida por Kelly Asbury (Shrek 2) y que cuenta con las voces, en su versión original, de Ariel Winter (serie Modern family), Michelle Rodriguez (Fast & Furious 7), Julia Roberts (Money monster), Joe Manganiello (Magic Mike XXL) y Mandy Patinkin (serie Homeland).

La comedia tiene a su principal representante en Mesa 19, film dirigido por Jeffrey Blitz (Rocket Science) que se desarrolla en una boda. Durante el banquete, los invitados que no encajan en ninguna otra parte son sentados en una misma mesa, por lo que deciden hacer algo al respecto. Anna Kendrick (El contable), Amanda Crew (Silicon Valley), Lisa Kudrow (La chica del tren), Wyatt Russell (Infiltrados en la Universidad), Stephen Merchant (Logan), Tony Revolori (El gran hotel Budapest), Margo Martindale (serie The americans) y Craig Robinson (Jacuzzi al pasado) encabezan el reparto.

Este fin de semana también llega a la cartelera Últimos días en el desierto, nueva revisión de los 40 días de ayuno y rezo que Jesucristo pasó en el desierto, y durante los que tuvo que enfrentarse al Diablo. Escrito y dirigido por Rodrigo García (Albert Nobbs), este drama producido en Estados Unidos en 2015 cuenta con un limitado reparto integrado por Ewan McGregor (Agosto), Ciarán Hinds (Circuito cerrado), Tye Sheridan (Mud), Ayelet Zurer (serie Daredevil) y Susan Gray (The lords of Salem).

Entre los estrenos europeos destaca Mañana empieza todo, comedia dramática franco británica dirigida por Hugo Gélin (Comme des frères) que arranca cuando un joven soltero y conquistador que vive en la costa francesa recibe la visita de una antigua conquista. La mujer le deja un bebé asegurando que es suyo y desaparece. Incapaz de hacerse cargo de la pequeña, trata de encontrar a la madre sin éxito. El tiempo pasa y la niña crece en una vida maravillosa bajo los cuidados del padre, pero tras ocho años la madre regresa para recuperar a su hija. El reparto está encabezado por Omar Sy (Inferno), Clémence Poésy (Mi amigo Mr. Morgan) y Antoine Bertrand (Louis Cyr).

Bélgica, Bulgaria y Holanda están presentes en El rey de los belgas, cinta escrita y dirigida a cuatro manos por Peter Brosens y Jessica Woodworth (Altiplano) cuya trama, a medio camino entre la comedia y el drama, gira en torno al Rey Nicolas III, un alma solitaria que tiene la sensación de vivir una vida que no es la suya. Durante una visita de estado a Estambul estará acompañado de un director británico, quien tiene la misión de rodar un documental con el que pulir la imagen aburrida del monarca. Entre los actores del film encontramos a Goran Radakovic (Amanet), Bruno Georis (Un feliz acontecimiento), Titus De Voogdt (Broer), Peter Van den Begin (Wiplala) y Lucia Debay (Melody).

La única representación española es Bella Durmiente, cinta en la que colabora junto a Francia. Escrita y dirigida por Adolfo Arrieta (Tam Tam), esta comedia dramática es una versión libre del clásico cuento que se centra en el príncipe de Letonia, quien vive sus días obsesionado con la idea de ingresar en el Reino de Kentz y despertar de su letargo a la Bella Durmiente. Pero para poder lograrlo tendrá que convencer primero a su padre, quien no cree en la leyenda. En el reparto destacan los nombres de Agathe Bonitzer (Un cuento francés), Mathieu Amalric (Grandes familias), Serge Bozon (Marguerite et Julien), Ingrid Caven (Fuera de temporada) y Niels Schneider (Primavera en Normandía).

El documental tiene esta semana hasta tres representantes. Por un lado, la española Cantábrico. Los dominios del oso pardo, cinta que traslada al espectador a la cornisa cantábrica, hogar de mitos y leyendas y de animales como los lobos, los gatos monteses, los urogallos y los osos pardos, símbolo de la zona. El film está escrito y dirigido por Joaquín Gutiérrez Acha (Guadalquivir).

Destaca también David Lynch: The Art Life, recorrido íntimo por los años formativos en la vida del director, desde su educación en Montana hasta las oscuras calles de Philadelphia. Un recorrido que le ha convertido en uno de los artistas más personales del cine. Jon Nguyen, Rick Barnes y Olivia Neergaard-Holm debutan como directores con este largometraje.

Por último, The first monday in may aborda la creación de la exposición China: Through the looking glass. Dirigida por Andrew Rossi (Ivory Tower), la cinta aborda la inauguración que tuvo lugar en 2015 en el Museo Metropolitano de Nueva York, y que congregó a lo más selecto del mundo del cine y de la moda.

‘X-Men: Apocalipsis’: ¿la tercera parte siempre es la peor?


Los mutantes se enfrentan a su mayor enemigo en 'X-Men: Apocalipsis'.Si algo hay que reconocerle a Bryan Singer (Verano de corrupción) es que ha sabido trasladar a la perfección el mundo mutante de Marvel a la gran pantalla. Por supuesto, eso no quiere decir que no haya altibajos y momentos de crisis creativa, pero en líneas generales ha sabido mantener un cierto nivel narrativo y conceptual. Esta tercera parte de la segunda trilogía sobre los personajes confirma lo ya sabido y, aunque aporta pocas novedades, sí es capaz de hacer avanzar la historia hacia un futuro ciertamente interesante.

Quizá lo mejor de esta X-Men: Apocalipsis sea el tratamiento de los nuevos personajes, sobre los que descansa buena parte de la historia y que suponen un soplo de aire fresco a los roles ya conocidos. Y tal vez porque están llamados a ser los protagonistas, la labor de Sophie Turner, la famosa Sansa Stark de Juego de Tronos, y Tye Sheridan (Detour) es de lo mejor de la cinta, amén de la solvencia y peso que aportan los principales héroes de anteriores entregas.

Y aunque los personajes están bien tratados (curiosamente, el que peor parado sale es el villano de turno, interpretado por Oscar Isaac –Mojave-) y la trama posee buenas secuencias de acción mezcladas con cierta ironía, la película peca en exceso de conformismo y previsibilidad. A pesar de su espectacular y prometedor comienzo, el desarrollo dramático se desinfla poco a poco hasta convertirse en una línea temporal a la que se le ven los conflictos y puntos de giro con horas de antelación. Y el tratamiento de un personaje tan importante como Magneto (de nuevo un magnífico Michael Fassbender –Frank-) no es que se menosprecie, es que simplemente se repite de lo visto en películas previas, lo que termina por convertirle en una especie de recurso dramático que siempre sufre, se enfurece y finalmente recapacita para luego seguir su camino.

Es precisamente esta falta de frescura el problema que más se le puede achacar a un film que, por otro lado, es un espectáculo a la altura de sus predecesores. Desde luego, que lo peor de X-Men: Apocalipsis sea el modo en que se ha tratado el argumento no es algo demasiado alentador, pero esa debilidad logra suplirse con el desarrollo de varios personajes nuevos y con una espectacularidad sin parangón, amén de convertir el film en un nexo de unión entre todas las películas hechas sobre estos personajes (atentos al diálogo final entre Xavier y Magneto). En un momento dado se llega a decir en el film que “las terceras partes siempre son las peores”. En esta ocasión, y comparada con las anteriores, desde luego que no es mejor, pero no tiene que ser necesariamente peor, sobre todo si no se espera demasiado de ella.

Nota: 7/10

Bond, James Bond… y nada más


Estrenos 6noviembre2015No cabe duda de que es uno de los estrenos del año. Después de dos entregas sumamente entretenidas, James Bond vuelve por la puerta grande. Y lo hace en un fin de semana en el que nada ni nadie parece hacerle sombra. Lo cierto es que, salvo alguna entrega para fanáticos del terror o del manga, ningún estreno parece que pueda igualar las expectativas creadas por este nuevo film del agente secreto más famoso del cine. Pero repasemos lo que nos llega hoy viernes, 6 de noviembre, que no es precisamente poco.

Evidentemente, comenzamos por Spectre, lo nuevo de Sam Mendes (American Beauty) y Daniel Craig (Detrás de las paredes) como máximos responsables de James Bond. Después de haber reformulado muchas de las bases del personaje, director y actor se atreven ahora con la organización criminal más importante del universo Bond: Spectre. La trama recupera el pasado del agente secreto para desvelar un complot que no solo amenaza su vida, sino que puede estar detrás de los intentos por destruir el servicio secreto británico. Acción, intriga y las dosis de humor que caracterizan al personaje vuelven a ser las protagonistas de este film en el que también participan Ralph Fiennes (El gran hotel Budapest), Ben Whishaw (The Tempest), Naomi Harris (Ninja Assassin), Léa Seydoux (La bella y la bestia), Dave Bautista (Guardianes de la galaxia), Christoph Waltz (Big eyes), Monica Bellucci (Un verano ardiente), Andrew Scott (Pride) y Rory Kinnear (serie Penny Dreadful).

El resto de estrenos norteamericanos explotan el terror. Sinister 2, continuación del film de 2012, toma como excusa la evolución de uno de los policías de la cinta original para narrar cómo sus investigaciones acerca de una fuerza maligna y sobrenatural le llevan hasta una vieja casa en medio del campo. Lo que no espera encontrar allí es a una madre con sus dos hijos que huye de un marido maltratador. La mujer y el policía deberán unir fuerzas para luchar contra una amenaza mucho mayor que parece haber estado acosando a los pequeños desde hace tiempo. Dirigida por Ciarán Foy (Citadel), la película está protagonizada por Shannyn Sossamon (serie Wayward Pines), James Ransone (Tangerine), Robert Daniel Sloan (Hero of the day), Dartanian Sloan (Hick) y Lea Coco (Saving Lincoln).

También de terror, aunque en este caso con un claro toque irónico y humorístico, es Scouts vs. zombies, cinta dirigida por Christopher Landon (Burning Palms) que, como su propio título indica, un grupo de adolescentes pertenecientes a los scouts deberán hacer frente a un apocalipsis zombie para poder sobrevivir. El reparto está encabezado por Halston Sage (Malditos vecinos), Tye Sheridan (Mud), Patrick Schwarzenegger (Un invierno en la playa), David Koechner (Road Hard) y Sarah Dumont (Acid girls).

Dejamos Estados Unidos para centrarnos en los estrenos españoles, y entre ellos destaca Isla bonita, lo nuevo de Fernando Colomo (La banda Picasso) como director, trabajo en el que también hace las veces de actor. La trama arranca cuando un realizador publicitario venido a menos es invitado por un amigo para que pase unos días en Menorca con él y su joven mujer. Sin embargo, ella también ha invitado a su familia, por lo que el hombre deberá quedarse en casa de una amiga del matrimonio, escultora y antisistema, que no tiene una buena relación con su hija. Un interesante drama que cuenta, además, con Olivia Delcán, Nuria Román, Miguel Ángel Furones y Lilian Caro (El próximo Oriente).

Otra de las novedades procedentes de España es Novatos, drama centrado en el mundo de las novatadas. En concreto, el argumento gira en torno a un joven que llega a Madrid para estudiar en la Universidad… y vivir en un Colegio Mayor. Será allí donde experimente la crueldad de las “bromas” que los veteranos gastan a los más jóvenes. Y como él están muchos estudiantes, entre ellos una chica que debe soportar la soberbia de una compañera acostumbrada a conseguir todo lo que quiere. Dirigida por Pablo Aragüés (Vigilo el camino), la cinta cuenta con Nicolás Coronado (El amor no es lo que era), Lucía Ramos (No quiero ser recuerdo), Alejandra Onieva (Por un puñado de besos), Javier Butler (Reset) y Emma Suárez (Área de descanso) como actores principales.

Entre el resto de estrenos europeos destaca la francesa Dheepan, drama con toques de thriller ganador de la Palma de Oro en Cannes y que dirige Jacques Audiard (De óxido y hueso). Su trama arranca cuando un hombre que lucha por la independencia tamil se ve obligado a huir de Sri Lanka. Para lograr asilo político en Europa decide unirse a una mujer y una niña, a las que hace pasar por esposa e hija. Después de algún tiempo dando tumbos por Francia, finalmente logra un trabajo como portero en un bloque de edificios. Decidido a reconstruir su vida, la violencia de la ciudad traerá de vuelta fantasmas del pasado. El reparto está encabezado por Jesuthasan Antonythasan (Sengadal), Kalieaswari Srinivasan, Claudine Vinasithamby, Vincent Rottiers (Renoir) y Marc Zinga (De force).

Francia, junto con Bélgica, también está detrás de La promesa, adaptación de 2013 de la novela de Stefan Zweig cuya historia, ambientada en 1912, narra el secreto amor que profesa un joven secretario hacia la mujer de su acaudalado jefe, propietario de una fábrica de acero. A medida que la relación laboral entre los hombres se estrecha, el joven tendrá más y más acceso a la casa del matrimonio, donde decide observar a la mujer sin hacer ningún tipo de movimiento que pueda comprometer su trabajo o revelar sus verdaderos sentimientos. Drama y romance se combinan en esta película dirigida por Patrice Leconte (Confidencias muy íntimas) y protagonizada por Rebecca Hall (Transcendence), Alan Rickman (El mayordomo), Richard Madden (serie Juego de tronos), Toby Murray y Maggie Steed (serie Whites).

Y también cuenta con capital francés, además de alemán y japonés, Una pastelería en Tokio, versión cinematográfica de la novela de Durian Sukegawa que gira en torno a la relación entre el propietario de una pastelería y una anciana que entra a trabajar en el negocio produciendo dorayakis y la salsa de la que están rellenos. Aunque el hombre accede de mala gana, la mujer pronto demuestra que tiene magia en las manos, lo que hace florecer al negocio de forma inesperada. A medida que la relación entre ambos se estreche las viejas heridas sin cerrar volverán a aparecer. Este drama está dirigido por Naomi Kawase (Aguas tranquilas) y cuenta con un reparto liderado por Kirin Kiki (Still walking), Miyoko Asada (Shea hausu), Etsuko Ichihara (La anguila) y Miki Mizuno (Bushido man).

Los fans de la serie animada ‘Dragon Ball’ tienen una cita ineludible este fin de semana con Dragon Ball Z: La resurrección de F, nueva película que continúa la historia de Goku, Vegeta, Krillin, Bulma y los demás personajes de la saga. En esta ocasión, la trama se centra en el regreso a la vida de Freeza gracias a las bolas de dragón que utilizan dos miembros de su ejército. Con un elaborado plan para acabar con la Tierra, este poderoso enemigo avanza hacia el planeta liderando un ejército al que solo podrán hacer frente Goku y sus amigos. Pero lo que ninguno sabe es que el revivido Freeza posee una fuerza mucho mayor de la que tuvo jamás. La película supone el debut en la dirección de Tadayoshi Yamamuro, habitual director de animación de producciones manga.

Finalizamos con el documental Él me llamó Malala, obra dirigida por Davis Guggenheim (Esperando a Superman) que ahonda en la vida de la Premio Nobel de la Paz, señalada por los talibanes junto a su padre por defender la educación para las mujeres. Gravemente herida por un tiroteo en el autobús en el que acudía a la escuela, la por entonces niña de 15 años es ahora la fundadora del Fondo Malala.

El cine para adolescentes invade la cartelera española


Estrenos 19septiembre2014La segunda mitad del mes de septiembre va camino de convertirse en una tierra de nadie para las novedades que están por llegar. Hoy, viernes 19, son muchos los estrenos que aterrizan en la cartelera española, pero ninguno de ellos presenta a priori la fuerza necesaria para convertirse en un gran éxito. Por supuesto, todo puede ocurrir, pero teniendo en cuenta que los títulos con más peso de la semana (o lo que es lo mismo, aquellos con mayor distribución) van dirigidos a públicos muy concretos, no sería extraño que ninguno de ellos lograse marcar una diferencia significativa. Eso sí, los adolescentes tienen en esta ocasión un protagonismo especial.

Y es que las tres principales películas norteamericanas compiten por su atención. La primera de ellas es El corredor del laberinto, nuevo intento de iniciar una saga cinematográfica para los más jóvenes, en esta ocasión basada en las novelas de James Dashner. Ópera prima de Wes Ball, su trama gira en torno a un chico que un día despierta en un descampado rodeado de varios jóvenes y sin recordar nada de su pasado. La única forma de salir del claro es atravesando un ciclópeo laberinto que se abre durante el día y se cierra durante la noche, momento en el que no solo cambia su diseño, sino que unas criaturas campan a sus anchas por el entramado de altas paredes. El reparto está formado por Dylan O’Brien (Los becarios), Thomas Brodie-Sangster (serie Juego de Tronos), Kaya Scodelario (Ahora y siempre), Will Poulter (Somos los Miller), Aml Ameen (Red heart) y Blake Cooper (Prosper), entre otros.

Muy distinta es Si decido quedarme, drama romántico que adapta la novela de Gayle Forman y que sigue la vida de una joven cuya vida parece encaminada a conseguir todo lo que se proponga. Sin embargo, un terrible accidente la dejará al borde de la muerte. Será en ese momento cuando deba sopesar todos los aspectos de su vida y decidir si vive o si finalmente muere. R.J. Cutler, habitual director de series, entre las que se encuentra Nashville, es el encargado de poner en imágenes el guión y de dirigir a Chloë Grace Moretz (Kick-Ass 2. Con un par), Mireille Enos (Sabotage), Liana Liberato (Un invierno en la playa), Lauren Lee Smith (Three days in Havana), Jamie Blackley (El quinto poder) y Stacy Keach (Nebraska).

Otro de los estrenos estadounidenses es Así en la Tierra como en el Infierno, thriller de terror que vuelve a explotar el formato footage para abordar, en esta ocasión, el viaje de un grupo de exploradores a las catacumbas de la ciudad de París en la que los huesos sin catalogar y los tortuosos pasillos forman un laberinto que encierra un oscuro secreto. Cuando el grupo desvele la verdadera función de esta ciudad de los muertos se desatará un terror inimaginable. Dirigida por John Erick Dowdle (La trampa del mal), que también participa en el guión, la película tiene como actores principales a Ben Feldman (Monstruoso), Perdita Weeks (The invisible woman), Edwin Hodge (The purgue: La noche de las bestias), François Civil (Ellas) y Marion Lambert.

Nicolas Cage (El aprendiz de brujo) vuelve a la cartelera española con Joe, drama del 2013 con ciertas dosis de oscuridad que narra el viaje de redención de un ex presidiario cuya vida transcurre pacífica y anónima en un pequeño pueblo de Texas. Su tendencia al alcohol al caer la noche encontrará alivio en la llegada de un joven que busca trabajo para mantener a su familia. Viendo una oportunidad de devolver a la sociedad lo que le quitó, se vuelca con él en su intento de enderezar la vida de ambos. David Gordon Green (Superfumados) dirige esta adaptación de la novela de Larry Brown, mientras que Tye Sheridan (Mud), Heather Kafka (Pit stop), Ronnie Gene Blevins (Samuel Bleaks), Sue Rock (Suicide notes) y Adriene Mishler (Good night) acompañan a Cage en el reparto principal.

Dejamos Estados Unidos para pasar al otro lado de la frontera. Desde Canadá llega La gran seducción, comedia dirigida por Don McKellar (Childstar) en la que un pequeño pueblo canadiense que vive de las ayudas públicas ve una oportunidad de prosperar cuando una importante empresa decide instalar allí una fábrica. La única condición es que haya un médico en el pueblo, algo poco probable. Todo cambia cuando un joven doctor debe pasar allí un mes, iniciándose una estrategia por parte de todos los habitantes para conseguir que se quede de forma permanente. Taylor Kitsch (El único superviviente) y Brendan Gleeson (Pacto de silencio) son los principales protagonistas, a los que se suman Liane Balaban (serie Sobrenatural), Gordon Pinset (serie Los Pilares de la Tierra) y Mary Walsh (Mambo italiano), entre otros.

En cuanto a los estrenos europeos, uno de los más relevantes es la francesa Yves Saint Laurent, que como su propio título indica aborda la vida del famoso diseñador de moda. En concreto, la cinta narra su juventud y auge, así como los demonios internos y el inmovilismo del mundo de la moda a comienzos de la segunda mitad del siglo XX, contra los que tuvo que luchar durante buena parte de su vida profesional y personal. Basada en el libro de Laurence Benaïm, la película cuenta con Jalil Lespert (24 mesures) tras las cámaras, y con Pierre Niney (Tímidos anónimos), Guillaume Gallienne (Guillaume y los chicos, ¡a la mesa!), Charlotte Le Bon (La espuma de los días), Laura Smet (Pauline et François), Nikolai Kinski (Fay grima), Ruben Alves (La jaula dorada) y Marie De Villepin (Baikonur) delante de ellas.

Desde Gran Bretaña llega God help the girl, ópera prima de Stuart Murdoch que, en clave musical, narra el drama romántico de una joven que escribe canciones para superar sus problemas emocionales, proceso durante el cual conocerá a una pareja que también utiliza la música para afrontar la encrucijada en la que se han convertido sus vidas. El reparto está compuesto por Emily Browning (Pompeya), Olly Alexander (Grandes esperanzas), Hannah Murray (Código de defensa), Pierre Boulanger (Monte Carlo) y Cora Bisset (Red road).

La única representante española es El amor no es lo que era, drama producido en 2013 que supone el debut en el largometraje de Gabriel Ochoa, quien además participa en el guión. El argumento se centra en tres parejas en diferentes etapas de su relación. Los miembros de una de ellas acaban de conocerse; otra, sin embargo, pasa por un momento de crisis sin comprender qué es lo que está fallando; por último, una pareja que hacía años que no se veía vuelve a reencontrarse. Aida Folch (El artista y la modelo), Alberto San Juan (Mientras duermes), Petra Martínez (Que se mueran los feos), Carlos Álvaez-Nóvoa (De tu ventana a la mía), Blanca Romero (Fin), José Coronado (Los últimos días) y Nicolás Coronado (serie Tierra de lobos) son los principales actores.

La griega Boy eating the bird’s food completa el grupo de novedades europeas de la semana, al menos en lo que a ficción se refiere. Ópera prima escrita y dirigida por Ektoras Lygizos, y estrenada en 2012, este intenso drama sobre los efectos de la crisis griega sigue a un joven contratenor que se ve obligado a robar la comida de su canario para subsistir. Reacio a pedir auxilio a amigos y familiares, con los que parece haber perdido toda relación, su vida transcurre entre los intentos de mantener vivo a su único amigo y las acciones desesperadas por solventar una situación extrema. Con una puesta en escena muy particular, la película tiene un limitado y casi anónimo reparto encabezado por Yiannis Papadopoulos (Antes del anochecer), Kleopatra Peraki, Vangelis Kommatas, Lila Mpaklesi (Paradeisos) y Kharálampos Goyós.

Del 2010 es el último de los estrenos de ficción. Fase 7 es una producción argentina enmarcada en la ciencia ficción que, en clave de thriller, narra la psicosis generada por el temor a un posible contagio de la Gripe A. En concreto, la trama se centra en los vecinos de un bloque de viviendas que harán lo que sea necesario para que la amenaza no llegue a sus hogares. Debut en la dirección de Nicolás Goldbart, quien también escribe el guión, la película cuenta con un reparto integrado por Daniel Hendler (Los paranoicos), Jazmín Stuart (La peli), Yayo Guridi (Bañeros III, todopoderosos), Federico Luppi (La habitación de Fermat) y Carlos Bermejo (Morir en San Hilario).

En lo que al género documental se refiere, Sacro GRA realiza un viaje por el anillo de 70 kilómetros que circunvala Roma. Una zona que, como explican los siete protagonistas de esta historia, no solo está alejado de los grandes monumentos de la ciudad eterna, sino que es un escaparate para los marginados de una capital que no termina de expandirse. La película está dirigida por Gianfranco Rosi (Boatman).

‘Mud’: el río se lleva la inocencia de la juventud


Matthew McConaughey es el protagonista de 'Mud', de Jeff Nichols.Con tan solo tres películas el director y guionista Jeff Nichols, cuyo anterior trabajo fue la espléndida Take Shelter (2011), ha demostrado ser una de las conciencias creativas más profundas del actual panorama cinematográfico. Su última propuesta, todo un estudio acerca de la madurez humana y el despertar de la inocencia infantil, no solo mantiene la calidad ya atesorada, sino que descubre al espectador la complejidad de la naturaleza humana, de los sentimientos y, casi por encima de todo, la calidad interpretativa de sus protagonistas.

Sí, la historia es simplemente brillante. Sí, la forma de narrar la idea central de la trama es hermosa en su forma y enternecedora en su fondo. Pero con todo y con eso, cuando se encienden las luces de la sala el espectador solo puede pensar en una cosa: ¿de verdad que el protagonista es Matthew McConaughey (Sahara)? El cambio ha sido drástico pero acertado. El actor, encasillado desde hace tiempo en una cara bonita ideal para protagonizar cintas de dudosa calidad (salvo honrosas excepciones), ya lleva algún tiempo eligiendo meticulosamente los papeles a interpretar, y en Mud simplemente lo borda. Su forma de afrontar un personaje ambiguo, capaz de mentir incluso cuando se trata de sus sentimientos pero guiado siempre por un amor malsano, es magistral. Las miradas, sus constantes dudas y esa falsa voluntad que le mueve en la consecución de su objetivo son las herramientas con las que el actor logra componer un personaje complejo, una especie de versión adulta de la otra sorpresa del film, Tye Sheridan, uno de los chicos en El árbol de la vida (2011).

Y es que ambos personajes se mueven por un mismo ideal: el amor. Da igual que sea correspondido o no; da igual que les introduzca en una caótica espiral de la que nunca tendrán el control. Ambos personajes actúan impulsados por sus respectivos enamoramientos, y por eso conectan tan bien en pantalla. Y ambos sufren, del mismo modo, un despertar emocional de una forma algo cruel. En este sentido hay que reseñar que el film no trata, en el fondo, acerca del amor o del romance. Esta es una historia sobre la madurez, sobre la pérdida de todo aquello que nos ata a una etapa de nuestra vida que hay que dejar atrás. Todo lo que acontece remite indudablemente a la infancia, que queda plasmada en esa casa en el río que es destruida al final del film, y en ese propio río que arrastra todo a su paso como si del caudal de la vida se tratara. Un simbolismo tan sencillo como bello.

No hay que tener miedo a decirlo. Mud es un film excepcional, muy completo y complejo. Tal vez este sea su mayor defecto (si no contamos lo desaprovechado que está Michael Shannon), pues obliga al espectador a prestar atención a todas las sutiles miradas, a todos los elocuentes silencios que hay en el relato. No es una película intimista, sino emotiva. No busca remover la conciencia del espectador, sino sus recuerdos. Es, en definitiva, una historia de madurez, de evolución humana. Una historia universal en la que poco importa la edad que se tenga, pues antes o después es necesario dejar ese idealismo romántico y utópico para aterrizar en el mundo real.

Nota: 8,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: