‘El Gordo y el Flaco’ buscan la salida de una mortal ‘Escape Room’


Llegamos al ecuador del mes de marzo, y cinematográficamente hablando este viernes día 15 se presenta muy cargado de propuestas pero pocas enfocadas al gran público, predominando los estrenos europeos y de cinematografías ajenas a Estados Unidos. Eso sí, hay para todos los gustos: comedia, terror, fantasía, drama, …

Esta semana comenzamos el repaso con El Gordo y el Flaco (Stan & Ollie), comedia dramática con capital británico, canadiense y norteamericano que aborda los últimos años de la carrera del famoso dúo cómico del cine. La trama se centra en la gira que realizaron por Reino Unido tras la posguerra, mostrando lo que había tras los gags, las películas y la relación entre estos dos actores. Jon S. Baird (Cass) dirige esta cinta protagonizada por John C. Reilly (Kong: La Isla Calavera), Steve Coogan (La excepción a la regla), Shirley Henderson (Nunca estable, nunca quieta), Nina Arianda (Florence Foster Jenkins), Danny Huston (Wonder Woman), Stephanie Hyam (Su mejor historia) y Rufus Jones (El extranjero), entre otros.

Puramente norteamericana es Beautiful boy, siempre serás mi hijo, drama biográfico basado en las memorias escritas por David y Nic Sheff que aborda la desgarradora e inspiradora historia de una familia que se enfrentó a la adicción durante muchos años. Dirigida por Felix van Groeningen (Belgica), la cinta cuenta en su reparto con Steve Carell (La batalla de los sexos), Maura Tierney (Nature calls), Timothée Chalamet (Call me by your name), Amy Ryan (Monster trucks), Timothy Hutton (Todo el dinero del mundo) y Oakley Bull.

Muy diferente es Escape Room, cinta de terror coproducida entre Estados Unidos y Canadá que aborda el reciente fenómeno de las ‘escape rooms’ para narrar cómo seis jóvenes que no se conocen entre ellos terminan encerrados en una sala en la que deberán usar su ingenio para poder salir y lograr un premio que podría cambiar sus vidas. Lo que no saben es que las pruebas para conseguir las pistas que les lleven a la llave son mortales, y el más mínimo error puede acabar con sus vidas. Adam Robitel (Insidious. La última llave) pone en imágenes esta historia que tiene como principales actores a Taylor Russell (Hot air), Logan Miller (Con amor, Simon), Jay Ellis (November rule), Tyler Labine (Broken Star), Deborah Ann Woll (serie Daredevil), Nik Dodani (Alguien está vigilándote) y Yorick van Wageningen (Last summer).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, entre los que destaca El niño que pudo ser rey, aventura familiar con toques de fantasía escrita y dirigida por Joe Cornish (Attack the block) cuya trama se centra en un niño que piensa que es un don nadie hasta que se encuentra con Excalibur, la mítica espada clavada en la piedra. A partir de ese momento deberá asumir una función de líder que nunca pidió, y unirse a sus amigos y al mago Merlín para enfrentarse a la malvada Morgana. Louis Ashbourne Serkis (The current war), Tom Taylor (La Torre Oscura), Rhianna Dorris (serie Secret life of boys), Angus Imrie (Pond life), Dean Chaumoo, Patrick Stewart (Logan) y Rebecca Ferguson (El gran showman) encabezan el reparto.

La presencia española de la semana corre a cargo de Taxi a Gibraltar, comedia que tiene como protagonistas a tres perdedores muy diferentes pero que, por la promesa de un tesoro, emprenden un viaje delirante juntos a bordo del taxi de uno de ellos. Y destino no es otro que los túneles de Gibraltar. Alejo Flah (Sexo fácil, películas tristes) se pone tras las cámaras de esta historia en la que también participa como guionista, y que tiene como trío protagonista a Dani Rovira (Superlópez), Joaquín Furriel (Cien años de perdón), Ingrid García Jonsson (Toro), a los que acompañan José Manuel Poga (Oro) y José Troncoso (Autoréplica).

Francia y Alemania colaboran en Maya, drama que escribe y dirige Mia Hansen-Løve (El porvenir) cuyo argumento, ambientado en 2012, arranca cuando dos periodistas franceses son liberados tras cuatro meses de cautiverio en Siria. Tras superar varios chequeos médicos y contestar todas las preguntas de las autoridades, ambos vuelven a sus vidas, pero el más joven es incapaz de encontrar el rumbo de su vida a pesar del apoyo de su familia y su novia. Tras varias semanas regresa a Goa (India), donde creció. Allí conocerá a una mujer que cambiará su forma de ver el mundo. Entre los principales actores encontramos a Roman Kolinka (Juliette), Aarshi Banerjee, Suzan Anbeh (Die Tür), Judith Chemla (El jardín de Jeannette), Alex Descas (Un sol interior) y Pathy Aiyar (The letters).

La cinta más internacional de la semana posiblemente sea Yomeddine, comedia dramática con toques de aventura con la que debuta en el largometraje A.B. Shawky, quien también escribe esta historia cuyo protagonista es un hombre que nunca ha salido de la colonia de leprosos en la que le abandonaron siendo un niño. Cuando su mujer muere decide coger sus pertenencias y emprender un viaje en busca de sus raíces, atravesando para ello todo Egipto y afrontando las dificultades junto a un joven huérfano que se une a él en el camino. El reparto está encabezado por Rady Gamal, Ahmed Abdelhafiz, Osama Abdallah, Mohamed Abdel Azim (Clash) y Shahira Fahmy (La cámara de Claire).

De 2017 es la japonesa Gintama, adaptación en imagen real del manga de Hideaki Sorachi que llegó a las pantallas ayer jueves 14 y que transcurre en un periodo Edo alternativo en el que el país nipón ha sido invadido por alienígenas. En este contexto, un soldado de fortuna que sobrevive haciendo chapuzas junto a dos inseparables amigos descubrirá que una terrible amenaza se cierne sobre Japón cuando una poderosa espada mística caiga en las manos de un hombre que ansía dominar el mundo. Yûichi Fukuda (Joshîzu) es el encargado de poner en imágenes una historia que combina humor, aventura y acción y que cuenta como protagonistas con Shun Oguri (Terra formars), Masami Nagasawa (I am a hero), Masaki Suda (Nanimono), Masaki Okada (Omoi nokoshi) y Yûya Yagira (Crows 3).

Este fin de semana también se estrena Mirai, mi hermana pequeña, cinta de animación japonesa nominada en la última edición de los Premios Oscar a Mejor Película de Animación. La trama gira en torno a un niño que deja de ser el centro de atención de sus padres cuando nace su hermana pequeña. El pequeño comienza a experimentar frustración y situaciones que nunca antes había sentido, pero todo cambia cuando una versión adolescente de su hermana, procedente del futuro, aparezca para llevarle en una aventura extraordinaria. Escrita y dirigida por Mamoru Hosoda (El niño y la bestia), la película cuenta con las voces, en su versión en inglés, de Jaden Waldman, Victoria Grace, Daniel Dae Kim (serie Hawai 5.0), Rebecca Hall (Una relación abierta), John Cho (Columbus) y Crispin Freeman, entre otros.

Terminamos con un documental enfocado desde un punto de vista creativo. Contemplación aborda la progresivo deterioro que sufrió el escritor y teólogo John Hull hasta quedarse ciego en 1983. Con el fin de encontrar sentido a lo que le había ocurrido, comenzó a documentar en varias grabaciones de audio lo que estaba experimentando, dejando para la posteridad uno de los relatos más precisos sobre la ceguera. La cinta británica, de 2016 y dirigida a cuatro manos por Peter Middleton y James Spinney, autores del cortometraje homónimo que ganó un premio Emmy, cuenta con actores que sincronizan sus labios con los testimonios de familiares.

Anuncios

‘La Torre Oscura’: el Bien, el Mal y el Resplandor


Que una película resulte extrañamente conocida a pesar de no haber leído el libro (o libros) en los que se basa es un problema, pues implica una serie de condicionantes previos que nada tienen que ver con el film y que invitan a pensar en una falta de originalidad en los elementos que sustentan la trama. Y eso, en mayor o menor medida, es lo que ocurre con la nueva película de Nikolaj Arcel (La isla de las almas perdidas), adaptación de la saga literaria escrita por Stephen King quien, por suerte o por desgracia, vuelve a sus particulares obsesiones personales para relatar la lucha entre el bien y el mal.

En efecto, esta breve y algo enrevesada introducción es el principal escollo de La Torre Oscura, al menos para aquellos familiarizados con la obra del autor de ‘El Resplandor’. La cita de este título no es casual. A lo largo del film se menciona en no pocas ocasiones ese “resplandor”, ese poder del que ya hacía gala el niño que debía huir de su padre en el hotel Overlook y que aquí traspasa mundos enteros. Esta es solo una muestra de las recurrentes herramientas narrativas de la cinta, sin duda condicionada por las obras literarias. Herramientas que parecen sacadas de otras obras o, al menos, utilizadas en otras películas basadas en libros del escritor. Todo ello genera la sensación de estar viendo algo conocido, y como consecuencia no es difícil prever los giros argumentales, las decisiones dramáticas o, en último término, el final de la cinta.

Dicho con pocas palabras, la película resulta previsible, y la labor de Arcel tras las cámaras no aporta la originalidad que podría esperarse en una cinta de fantasía y acción como esta, si bien es cierto que los tiroteos y los enfrentamientos entre Idris Elba (serie Luther) y Matthew McConaughey (El mar de árboles) son los momentos más espectaculares del film. Todo ello no quiere decir que la cinta no sea entretenida, o por lo menos distraída. Toda la mitología construida alrededor de esta historia es lo suficientemente interesante y amplia como para desarrollarla en sucesivas secuelas, y la labor de los dos protagonistas de la cinta se convierte sin duda en el gran atractivo de esta historia. A todo ello se suma una duración muy ajustada que juega a favor y en contra del film. A favor porque no se distrae en tramas secundarias que pudieran reducir el ritmo de la narrativa, que aprovecha además el don del niño protagonista para narrar algunos de los acontecimientos de un modo diferente. Y en contra porque esa falta de tiempo impide desarrollar un poco más la enemistad entre héroe y villano, por lo que ambos se quedan en una arquetípica definición del Bien contra el Mal.

La sensación que deja La Torre Oscura es la de un film directo, sencillo y previsible con un trasfondo dramático y narrativo que se intuye detrás de sus múltiples secuencias de acción, de sus diálogos entre héroe y villano y de algunas secuencias que rompen el relato en su formato más tradicional. Todo ello invita a pensar que hay algo más de lo que se cuenta en estos 95 minutos, que existe un trasfondo dramático que involucra a todos los personajes de un modo u otro. En realidad, es algo que Stephen King hace muy bien en sus novelas, pero que suele ser muy complejo de trasladar a la gran pantalla. El resultado en este caso es un poco frustrante, precisamente por la sensación de estar ante algo más grande de lo que realmente se muestra.

Nota: 6,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: