‘Barry Seal: El traficante’: contrabando en modo automático


¿Cómo convertir un telefilm al uso en una película comercial capaz de atraer a miles de personas a los cines? Con una estrella mundial y un director capaz de imprimir un mínimo sello personal. ¡Et voilà! Un éxito casi asegurado. Esa es la fórmula de lo nuevo de Tom Cruise (Valkiria), y lo cierto es que funciona solo a ratos, fundamentalmente porque su duración es exageradamente larga para lo que realmente importa en esta comedia negra con final esperado.

Porque si algo tiene Barry Seal: El traficante es que es previsible. Muy previsible, de hecho. Independientemente de que se conozca o no su historia, el desarrollo del guión se mueve por lugares comunes, por giros ya conocidos y a través de personajes cuanto menos arquetípicos. En medio de todo ello, una trama que puede anticiparse casi en el primer minuto y que deja poco lugar no solo para la sorpresa, sino para el interés. Salva el conjunto, y no es algo menor, la labor de Cruise y la dinámica con el resto de personajes, que generan algunos momentos realmente cómicos por lo que pueden tener de verdad detrás.

Este es, precisamente, el mayor atractivo del film. Cierto es que la labor de Doug Liman (El caso Bourne) tras las cámaras imprime un dinamismo extraordinario a los momentos más tediosos de la historia y ofrece al espectador una narrativa cuanto menos especial (atentos al final del film, uno de los más poéticos de los últimos meses), pero lo realmente interesante es el hecho de pensar en varios momentos que algo de todo eso ocurrió de verdad. A este respecto, la obra ofrece una visión ácida y dura (para aquellos que no conozcan la historia) de la forma de actuar  e influir en el devenir de otros estados de Estados Unidos.

Pero la mano de un director, el trasfondo verídico del film o el carisma de una estrella son suficientes para que Barry Seal: El traficante se quite esa imagen de película para televisión. Posiblemente sea porque su historia es previsible, pero también tendrá algo que ver el hecho de que muchos secundarios, incluyendo la mujer del protagonista, están definidos con brocha gorda, dando simplemente las pinceladas suficientes para que puedan encajar en el imagen general del conjunto. Y por supuesto, la duración. El viaje de este traficante que fue tuvo que guardar su dinero enterrado en el jardín al no poder blanquearlo al mismo ritmo que le llegaba es demasiado largo, casi tanto como los momentos que pasa solo en el avión. Demasiado metraje para tan poca historia.

Nota: 6/10

Anuncios

Gutiérrez y Echegui, dos policías que se enfrentan al traficante Cruise


Septiembre comienza casi del mismo modo a como terminó agosto en materia de estrenos cinematográficos. Casi, porque mientras el mes anterior los estrenos españoles liberaban la lista de novedades, este viernes día 1 es un título norteamericano el que parece llamado a ser el más importante. Además, a la lista de films españoles les acompaña un puñado de títulos de todo el mundo, sobre todo de Europa.

Pero comencemos el repaso por Barry Seal: El traficante, comedia de acción que narra la historia real de un piloto de aerolíneas al que la CIA contrata durante la época de Ronald Reagan para realizar una operación encubierta contra el cártel de Medellín, y que terminó trabajando para Pablo Escobar. La cinta, dirigida por Doug Liman (Al filo del mañana), tiene como protagonista a Tom Cruise (La Momia), quien en esta ocasión está acompañado por Domhnall Gleeson (El renacido), Jayma Mays (serie Glee), Sarah Wright (Noche de marcha), Jesse Plemons (Déjame salir) y Lola Kirke (serie Mozart in the jungle).

También procede de Estados Unidos All Saints, drama dirigido por Steve Gomer (Fly by night) que aborda la historia real del pastor Michael Spurlock, que tenía a su cargo una Iglesia a punto de cerrar y una comunidad de refugiados del Sudeste Asiático. Los problemas les llevaron a convertirse en granjeros para tratar de salvar tanto la Iglesia como la comunidad. Cara Buono (serie Stranger things), John Corbett (Mi gran boda griega 2), Barry Corbin (Windsor) y David Keith (A perfect vacation) encabezan el reparto.

Entre los numerosos estrenos españoles destaca La niebla y la doncella, thriller escrito y dirigido por Andrés M. Koppel, con el que debuta en el largometraje. Adaptación de la novela de Lorenzo Silva, la trama se centra en la reapertura de un crimen ocurrido en La Gomera, donde un político de la isla es absuelto de haber matado a un joven. Nuevas pistas obligarán a replantear todo lo conocido hasta ese momento. El reparto está encabezado por Quim Gutiérrez (La gran familia española), Verónica Echegui (Kamikaze), Paola Bontempi (La isla interior), Aura Garrido (Vulcania), Sanny van Heteren (Violet) y Roberto Álamo (Zona hostil).

Diferente es Parada en el infierno, cinta que combina suspense y terror en una historia ambientada en el Lejano Oeste y que arranca cuando los propietarios de una solitaria y tranquila parada de diligencias en medio de la nada se ven obligados a enfrentarse a una banda de forajidos liderados por un hombre sin escrúpulos. Víctor Matellano (Wax) dirige esta propuesta protagonizada por Tábata Cerezo (Altamira), Enzo G. Castellari (Operación Nam), Nadia de Santiago (Musarañas), Antonio Mayans (La Ama), Guillermo Montesinos (Locos por el sexo) y Conrado San Martín (La mujer de mi vida).

En cuanto al resto de estrenos europeos, Los casos de Victoria es el título de una comedia romántica francesa con toques dramáticos que dirige Justine Triet (La bataille de Solférino) y cuya historia gira en torno a una joven abogada que acude invitada a la boda de un antiguo cliente con su novio. Después de la noche de bodas el marido le acusa de haber querido matarle, por lo que el hombre vuelve a requerir los servicios de la abogada para que le defienda. El único problema es que el testigo de la presunta agresión es el perro de la pareja, lo que desatará un sinfín de problemas. En el reparto destacan los nombres de Virginie Efira (Un hombre de altura), Vincent Lacoste (Hipócrates), Melvil Poupaud (Frente al mar) y Laure Calamy (Primaire).

Georgia, Rusia y Polonia están detrás de Rehenes, drama que adapta la historia real de dos jóvenes de clase alta que, en 1983 y con la excusa de los preparativos de su boda, planean el secuestro de un avión que les lleve a Turquía y poder así escapar de la URSS. Sin embargo, a medida que se acerca el momento la presión va en aumento, y nada de lo que habían previsto sale como estaba esperado. Rezo Gigineishvili (Zhara) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por un casi anónimo reparto encabezado por Irakli Kvirikadze, Giorgi Grdelidze, Giga Datiashvili y Tinatin Dalakishvili (Zvezda).

Y con algo de retraso llega el documental Un tango más, film con capital argentino, alemán e italiano producido en 2015 que aborda la historia de amor entre los dos bailarines de tango más famosos de todos los tiempos, María Nieves y Juan Carlos Copes, que se conocieron en una milonga siendo unos niños a finales de los años 40 y durante casi 50 años bailaron juntos. La cinta está dirigida por German Kral (Música cubana).

‘La Momia’: la maldición de las malas decisiones


Debería ser relativamente sencillo hacer una película de aventuras sobre Egipto, sus maldiciones y toda la mitología que conlleva. No hablo de una película espléndida en todos sus aspectos, pero sí al menos entretenida y con ritmo trepidante. Pero lo que han creado entre Alex Kurtzman (Así somos) y Tom Cruise (Collateral) se antoja decidida y conscientemente mediocre. Es difícil poder explicar, si no, tal cúmulo de incongruencias narrativas y equivocadas decisiones artísticas. Y todo ello sin tener en cuenta los errores que muchos apasionados de los faraones sin duda encontrarán en un metraje de casi dos horas que, en algunas ocasiones, puede hacerse un poco lento.

En realidad, para comprender lo que ocurre con esta La Momia es fundamental prestar atención al logo inicial del film: Dark Universe. La apuesta de Universal por resucitar a todos sus monstruos clásicos en una especie de mundo en el que conviven sin demasiada paz ni armonía ha llevado a los responsables de este primer relato a mezclar churras con merinas. Demasiados personajes innecesarios, demasiadas referencias a otros monstruos y demasiada historia de fondo que posiblemente sirva para hilar el resto de películas, pero que para lo que cuenta esta trama es totalmente innecesario. Eso por no hablar de secuencias poco acertadas.

Pero el verdadero problema de esta cinta no es el concepto en el que se basa, sino su tratamiento. Para empezar, elegir a Cruise para semejante papel es cuanto menos cuestionable. Ni tiene la gracia que exige el personaje ni la química con su compañera de reparto. Y para continuar, la base sobre la que se sustenta todo el relato, la maldición egipcia, está tan cogida con pinzas que plantea más interrogantes que respuestas. Y para finalizar, las continuas referencias no solo a otros monstruos clásicos, sino a la película que Stephen Sommers (Van Helsing) dirigió en 1999 y que se ha convertido en todo un referente visual. Todo ello provoca la sensación de estar ante una producción sin un objetivo claro, más allá de la construcción de un universo posterior en el que se puedan desarrollar mejores historias. El problema es que si no se asientan bien los pilares todo se tambalea.

Podría haberse optado por una sencilla película de aventuras. Podría haberse optado por una cinta de acción. Incluso por algo más terrorífico con referencias a la mitología egipcia. Pero en lugar de todo eso, La Momia trata de ser una mala copia de su predecesora de hace 18 años, introduciendo para la ocasión personajes que pintan poco o nada en una historia que debería tener a Egipto en el centro de su ideario, pero que en realidad relega al país del Nilo a una simple excusa a la que recurrir cuando conviene. Incluso aceptando esto como algo positivo para que la historia pueda avanzar por otros senderos, la película se pierde en su propia ausencia de objetivo, dejando un desarrollo irregular, unos personajes poco sólidos y un final abierto que, sinceramente, crea más incógnitas sobre el futuro de las que responde.

Nota: 4/10

Cruise se enfrenta a ‘La Momia’ mientras McGregor busca a su hija


El mes de junio ha arrancado con estrenos destinados a una amplia variedad de público pero con pocos visos de convertirse en éxitos de taquilla. Sin embargo, y a tenor de lo que está por llegar, esa no va a ser la tónica general. Es más, desde este viernes, día 9, las novedades van a estar marcadas por cintas en las que priman la aventura, la acción y la diversión por encima de la profundidad o la solidez de sus historias. Claro que con ellas, como ocurre hoy, llegan una serie de títulos de lo más interesantes.

Comenzamos este repaso con La Momia, nueva revisión del mito con maldiciones egipcias, aventura y humor a partes iguales. Dirigida en esta ocasión por Alex Kurtzman, creador de la serie Sleepy Hollow, y protagonizada por Tom Cruise (Al filo del mañana), la trama arranca cuando es descubierta por casualidad una cripta enterrada en lo más profundo del desierto. En ella descansa el cuerpo de una antigua princesa cuyo destino de reinar sobre Egipto le fue arrebatado por su ambición. Devuelta a la vida, utilizará todo su poder no solo para recuperar lo que le fue quitado, sino para someter a todo el planeta a su reinado. En el reparto también destacan Russell Crowe (Dos buenos tipos), Annabelle Wallis (Annabelle), Sofia Boutella (Star Trek: Más allá), Jake Johnson (Todo o nada), Courtney B. Vance (Terminator: Génesis), Javier Botet (El guardián invisible) y Marwan Kenzari (Ben-Hur).

Muy diferente es American Pastoral, primer largometraje de Ewan McGregor (La bella y la bestia) como director. Adaptación de la novela de Philip Roth, este drama con dosis de thriller cuenta con capital de Estados Unidos y Hong Kong narra la aparentemente perfecta vida de un antiguo atleta de instituto casado con una ex reina de la belleza. Su apacible vida se ve alterada cuando su hija desaparece tras ser acusada de cometer un acto violento, lo que llevará al hombre a buscarla, removiendo para ello los cimientos de una familia que nunca volverá a ser la misma. El propio McGregor protagoniza esta cinta cuyo reparto se completa con Jennifer Connelly (Noé), Dakota Fanning (El benefactor), Rupert Evans (The canal), Uzo Aduba (serie Orange is the new black), Molly Parker (serie House of cards) y David Strathairn (La deuda).

Pasamos ahora a las novedades europeas, y entre ellas destaca El sueño de Gabrielle, adaptación de la novela de Milena Agus que dirige Nicole Garcia (El adversario) y cuya trama gira en torno a una joven de la Provenza francesa que sueña con encontrar el verdadero amor en los años 50. Tras un matrimonio concertado con un granjero español honrado y cariñoso al que no ama, la joven conoce a un teniente herido en la guerra de Indochina que despertará sus deseos de amar y ser amada. Un sueño que está dispuesta a perseguir a toda costa. Este drama romántico con capital francés, belga y canadiense está protagonizado por Marion Cotillard (Macbeth), Louis Garrel (Mi amor), Àlex Brendemühl (Ma ma) y Brigitte Roüan (Voy a ser mamá).

Francia y Bélgica también colabora en Testigo, thriller de acción que arranca cuando un contable es despedido de la empresa en la que ha trabajado durante años. Es entonces cuando una misteriosa compañía le contrata para transcribir conversaciones telefónicas intervenidas. Su situación se complicará a medida que se vaya viendo involucrado en una compleja trama política con el mundo del espionaje como telón de fondo. Debut en el largometraje de Thomas Kruithof, la cinta cuenta con François Cluzet (Una semana en Córcega), Alba Rohrwacher (El país de las maravillas), Simon Abkarian (El padre), Sami Bouajila (Atracadores), Denis Podalydès (Monsieur Chocolat) y Alexia Depicker (La religiosa) como principales actores.

Estos dos países son los responsables igualmente de Una policía en apuros, nueva comedia dirigida y protagonizada por Dany Boon (Supercondríaco), quien también participa en un guión que se centra en la relación entre una policía que entra en el programa de formación del R.A.I.D. no por méritos propios, sino por motivos ocultos, y un agente misógino. En los momentos en los que no se tiran los trastos a la cabeza deberán tratar de detener a una peligrosa banda que está detrás de algunos de los robos más impresionantes de las calles de París. Entre los actores principales, además de Boon, encontramos a Alice Pol (Llévame a la Luna), Michel Blanc (Un viaje de diez metros), Yvan Attal (Rapt) y Sabine Azéma (Una cosa por otra).

El principal español de la semana es Patria, drama que dirige Joan Frank Charansonnet (Regression Post Panic Film) y que adapta a la gran pantalla la historia épica popular del caballero Otger Cataló, quien en base a la leyenda conquistó el territorio de Cataluña después de vencer a los sarracenos en el siglo VII. El reparto, en el que también participa el propio Charansonnet, está encabezado por Miquel Sitjar (A la deriva), Boris Ruiz (Los ojos de Julia), Miquel Gelabert (El Greco), Joan Massotkleiner (Las chicas de la sexta planta) y Àngels Bassas (Negro Buenos Aires).

La otra novedad con capital español es Pieles, debut en el largometraje del actor Eduardo Casanova (serie Aída), quien también escribe el guión de este drama centrado en varios personajes físicamente diferentes que se buscan en una sociedad que solo entiende una forma física que excluye y maltrata al diferente. Jon Kortajarena (Acantilado), Carmen Machi (La puerta abierta), Candela Peña (El tiempo de los monstruos), Ana Polvorosa (Mi gran noche), Macarena Gómez (Secuestro), Secun de la Rosa (La mula) y Carolina Bang (Dos a la carta) encabezan el reparto.

En lo que a animación se refiere, la única representante es Capitán Calzoncillos: Su primer peliculón, adaptación de la serie de novelas infantiles escritas por Dav Pilkey. El argumento se centra en dos traviesos escolares que hipnotizan al director de su colegio para convertirlo en un héroe de cómic. Lo que no esperan es lo que eso desencadena a continuación. La cinta está dirigida por David Soren (Turbo).

Jack Reacher regresa al frente de muchos estrenos europeos


Estrenos 11noviembre2016Fin de semana fundamentalmente europeo. Así podría definirse la batería de estrenos que llegan este viernes, 11 de noviembre, a la cartelera española. Con la salvedad de dos de los títulos, el resto son producciones o coproducciones de países de nuestro entorno, muchos de ellos con un reparto atractivo y conocido.

Aunque si hay un film que a buen seguro acaparará la atención de la mayoría de espectadores es Jack Reacher: Nunca vuelvas atrás, secuela del film de 2012 protagonizado por Tom Cruise (Al filo del mañana), quien vuelve a ponerse en la piel de este ex policía militar en una aventura que arranca cuando decide volver a su antigua base para reunirse con una comandante. Sin embargo, la situación se vuelve crítica cuando descubre que está encarcelada por un delito que no ha cometido. Tras ayudarla a escapar y convertirse ambos en fugitivos, juntos deberán descubrir la verdad de lo ocurrido, lo que llevará al protagonista a descubrir un secreto de su pasado. Basada en una nueva novela de Lee Child, la cinta cuenta con capital norteamericano y chino, está dirigida por Edward Zwick (El caso Fischer) y en su reparto encontramos también a Cobie Smulders (Vengadores: La era de Ultrón), Danika Yarosh (serie Heroes Reborn), Patrick Heusinger (Frances Ha) y Aldis Hodge (The East).

También estadounidense, aunque en colaboración con Reino Unido, es Absolutamente fabulosas, comedia que adapta la serie británica del mismo nombre y que sigue las peripecias de dos amigas que viven la gran vida en Londres: alcohol, drogas, glamour y compras son su día a día. Pero cuando se ven envueltas en un incidente y todos los paparazzi van tras ellas tendrán que idear un plan para escapar de la tormenta mediática y darse la gran vida eternamente en la Riviera francesa. Mandie Fletcher debuta en el largometraje cinematográfico con este film que escribe y protagoniza la autora de la serie, Jennifer Saunders (Fanny and Elvis), que está acompañada frente a las cámaras por Joanna Lumley (El lobo de Wall Street), Julia Sawalha (Venus and Mars), June Whitfield (Innocent), Rebel Wilson (Agente contrainteligente) y Gwendoline Christie (serie Juego de tronos), así como numerosos famosos que hacen sendos cameos.

Ambos países están también detrás de American Honey, drama escrito y dirigido por Andrea Arnold (Cumbres borrascosas) cuya historia arranca cuando una joven decide escaparse de casa y vender suscripciones a domicilio. Una vida en la que no solo estará rodeada de jóvenes, sino en la que descubrirá el amor, las largas noches de fiesta y el desafío a la ley. Entre los principales intérpretes destacan Sasha Lane, Crystal Ice, Arielle Holmes (Heaven knows what), McCaul Lombardi y Shia LaBeouf (Corazones de acero).

También es una coproducción El navío, drama escrito, dirigido y protagonizado por Julio Quintana que supone su debut en el largometraje. Con capital estadounidense y puertorriqueño, la historia se centra en un joven que vive en un pueblo arrasado por un tsunami. Todos le dan por muerto tras sufrir un accidente, pero logrará regresar en un barco hecho con los restos de una escuela que quedó sepultada por las aguas, lo que despertará las conciencias de la gente. En el reparto también encontramos a Martin Sheen (Trash: Ladrones de esperanza), Aris Mejias (Ladrones y mentirosos) y Jacqueline Duprey (Desamores).

El thriller de terror y de corte fantástico tiene a Anomalous como su máximo representante. Con capital estadounidense y español, la cinta comienza cuando un joven que padece una extraña variante de la esquizofrenia aparece muerto. Según decía, una presencia que no podía definir le perseguía y acosaba, algo que encajaba con su enfermedad. Pero el caso da un giro cuando se descubren las grabaciones que realizó durante la semana previa a su muerte, y que responden a un tratamiento experimental de su psiquiatra. Debut en el largometraje de Hugo Stuven, el film está protagonizado por Lluís Homar (La fossa), Ben Temple (Matar el tiempo), Adria Arjona (Little Galicia), Edgar Fox (serie The Girl’s guide to depravity) y Christy Escobar (serie Homegirls).

Puramente española es No culpes al karma de lo que te pasa por gilipollas, comedia romántica basada en la novela de Laura Norton que dirige Maria Ripoll (Utopía) y cuya historia sigue la desastrosa vida amorosa de una joven que tiene un negocio de plumas y cuyo novio, que lleva un año fuera, está a punto de volver. Dispuesta a que todo salga bien, una semana antes del reencuentro su vida da un vuelco: su padre se va a vivir con ella después de separarse de su madre por una infidelidad, y su hermana está a punto de casarse con el que fuera el amor de instituto de la protagonista. Verónica Echegui (Kamikaze), Álex García (La novia), David Verdaguer (100 metros), Elvira Mínguez (Truman), Jordi Sánchez (Cuerpo de élite) y Cecilia Freire (8 citas) encabezan el reparto.

También es interesante Las furias, sobre todo por el reparto que presenta. Este drama escrito y dirigido por Miguel del Arco, en el que es su primer largometraje, aborda la complicada relación de los miembros de una familia que se reúnen un fin de semana en el caserón de verano que tienen en la costa. El motivo es doble. Por un lado, elegir los muebles y enseres que quieran conservar antes de que la matriarca del clan venda la casa y emprenda un misterioso viaje; por otro, celebrar la boda del hermano mayor con la mujer con la que lleva 15 años, y de la que todo el mundo pensaba que se iba a separar. Un encuentro en el que pasado, presente y futuro se dan cita para dar cuenta de lo que ha ocurrido, de lo que no y de lo que debería ocurrir. Entre los numerosos actores encontramos a José Sacristán (Toro), Mercedes Sampietro (El hombre de arena), Bárbara Lennie (Contratiempo), Carmen Machi (La puerta abierta), Emma Suárez (Julieta), Alberto San Juan (Las ovejas no pierden el tren) y Gonzalo de Castro (serie Doctor Mateo).

España está presente, junto a Argentina, en la comedia dramática El ciudadano ilustre, cuya trama gira en torno a un Premio Nobel de Literatura argentino que vive desde hace décadas en Barcelona, y cuyo éxito se ha basado en escribir historias que retratan con crudeza la vida de su pequeño pueblo, al que no ha vuelto en 40 años. Cuando recibe una carta que le nombra Ciudadano ilustre del lugar que le vio nacer decide volver, pero lo que se encontrará allí no serán abrazos y reconocimiento, más bien al contrario. Dirigida a cuatro manos por Gastón Duprat y Mariano Cohn (El hombre de al lado), la cinta cuenta en su reparto con Oscar Martínez (Relatos salvajes), Nora Navas (Felices 140), Andrea Frigerio (Pasaje de vida), Dady Brieva (Más que un hombre) y Belén Chavanne (Resentimental).

También aterriza en la cartelera El último acto, comedia británica que se centra en un retirado y aclamado actor que vive recluido en su casa para que el mundo no sepa de su enfermedad degenerativa. El hombre, que no soporta su decadencia y anhela su pasado mujeriego, hace la vida imposible a su hija y a su antigua amante, también ama de llaves, y rechaza enfermera tras enfermera. Todo cambia cuando conoce a una joven que aspira en secreto a convertirse en actriz y con la que compartirá su pasión por Shakespeare. Dirigida por János Edelényi (Prima primavera), la película está protagonizada por Brian Cox (Pixels), Anna Chancellor (Testamento de juventud), Emilia Fox (serie Merlin) y Roger Moore (Incompatibles).

Otra de las novedades es la comedia familiar francesa Benito Sansón, cinta producida en 2014 que adapta el cómico de Peyo en el que un niño de 10 años de apariencia normal mantiene en secreto sus superpoderes. El problema es que los pierde cuando se resfría, lo que le obliga a llevar siempre una bufanda. La trama arranca cuando a su pueblo llega una banda de matones que pretende saquear la ciudad con la tapadera de una compañía de taxis. Solo el pequeño podrá interponerse en sus planes. Dirigida por Manuel Pradal (A Crime), la cinta cuenta entre sus actores con Gérard Jugnot (La guerra de los botones), Jean Reno (En la mente del asesino), Thierry Lhermitte (Gigola), Leopold Huet y Evelyne Buyle (Secretos cantados).

Desde Japón nos llega Después de la tormenta, drama dirigido por Hirokazu Koreeda (Nuestra hermana pequeña) que aborda la desastrosa vida de un hombre que vive de su pasado como premiado autor. Todo lo que gana de sus rentas se lo gasta en apuestas, lo que le impide pagar la pensión alimenticia de su hijo. La muerte de su padre, sin embargo, le llevará a retomar las riendas de su vida y a tratar de hacerse un hueco en el día a día de su hijo. Un tifón le obligará a refugiarse en casa de la abuela junto a su ex mujer y su hijo, una oportunidad única para el reencuentro. Hiroshi Abe (Milagro), Lily Franky (De tal padre, tal hijo), Kirin Kiki (Akunin), Satomi Kobayashi (Gama no abura), Sôsuke Ikematsu (Shinsan) e Isco Hashizume (La casa del tejado rojo) encabezan el reparto.

Y este viernes también se produce el salto a la gran pantalla de Peppa Pig: Las botas de oro, que narra cómo el conocido personaje de dibujos animados debe recorrer medio mundo y hasta viajar al espacio para recuperar sus botas de oro, robadas por la señora Pato y que necesita para competir en el Gran Concurso de Saltos de Charcos. La cinta está dirigida por Phillip Hall y Joris Van Hurzel.

En lo que a documentales se refiere, dos son las propuestas. Y las dos españolas. Por un lado, Bollywood Made in Spain, musical escrito y dirigido por Ramón Margareto (Salamandras y salamandros) que, a medio camino entre el formato documental y la comedia romántica narra la relación de una bailarina española que emigra a India y un actor hindú. Basada en hechos reales, juntos regresan a Alicante para buscarse un futuro.

Por otro, El último verano, ópera prima de Leire Apellaniz que centra su atención en los cines al aire libre que cada verano se pueden encontrar en varios pueblos de España. Una tradición que vive cada proyección como si fuera la última dado que el formato fotoquímico está a punto de desaparecer y ser sustituido por el digital.

Tom Cruise pone ‘Del revés’ la taquilla española sin mucho secreto


El pasado fin de semana dejó en la taquilla española una serie de consideraciones a tener en cuenta. La más evidente, por supuesto, es la pérdida del número uno por parte de Del revés. Sin embargo, otras menos obvias puede que sean más importantes. Para empezar, la recaudación total fue de 5,85 millones de euros tal y como recoge El Séptimo Arte, lo que implica una pérdida del 4,25%. No es mucho, es cierto, pero sí es significativo si tenemos en cuenta los estrenos que llegaban. Además, la diferencia entre los dos primeros puestos del box office y los siguientes es muy grande, tal vez demasiado, lo que refleja un interés muy focalizado.

Dicho esto, toca hablar del nuevo número uno. Misión: Imposible – Nación secreta arrebata el puesto a la cinta de Pixar gracias a los 1,65 millones de euros recaudados en las 533 salas en las que se exhibía, lo que arroja un balance de 3.099 euros en cada una. Es un buen comienzo, aunque teniendo en cuenta el tipo de film que es habrá quien esperase algo más. Bajo esta perspectiva, y a tenor de las novedades que están a punto de llegar, lo normal será que termine entre los 6 y los 7 millones de euros. Relativamente cerca se sitúa Del revés, que se queda en los 1,13 millones de euros, un 27,5% menos que hace siete días. Tras un mes en cartel sigue manteniéndose por encima del millón de euros semanal, lo cual solo puede considerarse como un éxito. Si a esto sumamos que acumula 14,14 millones, lo que obtenemos es uno de los films más rentables de este año. Su objetivo ahora es quedarse lo más cerca posible de los 20 millones de euros.

El tercer puesto es para Ted 2, que obtiene 468.733 euros, aproximadamente un 56% menos que hace siete días. La cinta se desinfla rápidamente en su segunda semana, acumulando hasta la fecha cerca de 2,5 millones. Todo apunta a que, como mucho, podrá llegar a los 5 millones de euros, y eso si tiene suerte. El otro gran estreno de la semana, Ciudades de papel, se queda en cuarta posición con 452.320 euros obtenidos en 362 pantallas, es decir, 1.249 euros en cada una. Aunque no es un mal dato, se esperaba algo más de esta película, cuyas aspiraciones pasan por alcanzar los 2 millones de euros.

En mitad del top 10 se sitúa Pixels, que pierde cerca de un 40% con respecto al fin de semana anterior. Sus 363.384 euros le permiten tener un balance global de 3,87 millones de euros, por lo que ahora mismo apunta a quedarse lo más cerca posible de los 5 millones. Por su parte, Los minions mantiene una cierta fortaleza en el ranking y en su sexta semana recauda 347.649 euros, un 39,7% menos. Su total supera ya los 22,22 millones de euros, y aunque tiene complicado poder llegar a los 25 millones, no cabe duda de que se ha convertido en uno de los éxitos de este 2015.

Muy diferente es el futuro para Ant-Man, una de las cintas de Marvel con peores recaudaciones. En su tercera semana logra 270.558 euros (-47%), y acumula ya cerca de 3 millones. Casi con toda probabilidad dicha cifra será superada en los próximos días, pero desde luego los 5 millones son un dato inalcanzable. En octava posición encontramos El secreto de Adaline, que recauda 242.850 euros, casi un 48% menos. No es extraño este comportamiento en una cinta de estas características, del mismo modo que tampoco sería extraño que terminara con un total de unos 1,5 millones de euros. Por ahora ya ha logrado 1,08 millones.

Y nueve semanas lleva en cartelera Jurassic World, en las que ha acumulado un total de casi 22 millones de euros. Esta semana añade 175.902 euros, lo que supone un crecimiento con respecto al fin de semana anterior del 28%. El top 10 se cierra con otro estreno, Mi casa en París, que debuta en 58 salas con 139.096 euros (2.398 euros de media). Parece evidente que la cinta tendrá problemas para llegar incluso al medio millón en total.

‘Misión: Imposible – Nación secreta’: la confirmación de una saga


Tom Cruise vuelve a ser Ethan Hunt en 'Misión: Imposible - Nación secreta'.A pesar de haber tenido ciertos altibajos, sobre todo en su segunda entrega, la saga de Misión: Imposible ha logrado confirmarse en sus últimas aventuras como una serie muy completa, capaz de ofrecer al espectador lo que espera de un modo fresco, dinámico y muy atractivo. La última incursión en el personaje de Ethan Hunt por parte de Tom Cruise (Top Gun) es el broche de oro a una evolución que ha sabido sacar partido de los elementos más característicos de la trama y, sobre todo, de unos personajes que se han convertido en fijos.

Puede que muchos consideren a esta Misión: Imposible – Nación secreta como una vuelta de tuerca más a las situaciones inimaginables que vive el protagonista, entre las que se lleva la palma la secuencia inicial. Sin embargo, y al igual que ocurre con otras sagas como la de ‘James Bond’, todo ello forma parte del encanto de las aventuras de este espía. Partiendo de esta base, lo realmente importante es comprobar si la cinta es capaz de trasladar al espectador a su terreno, de introducirle en sus propias normas para ofrecerle un entretenimiento digno. Lo consigue con creces. La película desprende un dinamismo único, un ritmo cuidadosamente calculado que permite a la trama desarrollarse con coherencia y naturalidad sin perder por ello ni un ápice de acción o adrenalina.

Sin duda esto se debe al equilibrio entre las secuencias de acción, algunas de ellas realmente logradas, y las secuencias de mayor tensión dramática, que incorporan en todo momento la sensación de prender la famosa mecha que acompaña siempre a la película. Esto, unido a la consistencia de un núcleo de protagonistas que parece haber encajado perfectamente en la trama (lo que aporta una mayor continuidad a las aventuras de Hunt), ofrece al espectador los anclajes necesarios para conocer de antemano los trucos a utilizar. Y aunque eso podría dar pie a una previsibilidad contraproducente, el hecho de que la trama aproveche ese conocimiento previo en su beneficio (bien a través de referencias explícitas, bien como una suerte de gag) transforma la previsibilidad en ironía, lo que no hace sino mejorar el resultado final.

Es cierto, sin embargo, que el villano sigue siendo uno de los puntos más débiles de la saga. No se trata tanto de que no posean fuerza como de que son arquetipos que no parecen estar a la altura de la calidad de los héroes. En Misión: Imposible – Nación secreta ocurre algo similar con el rol de Sean Harris (Harry Brown). Pero es un mal menor. Esta quinta entrega (ya hay sexta en camino) confirma la idea de que estamos ante una saga que, tras varios intentos, ha encontrado la esencia que le permitirá vivir para siempre, más o menos como le ha ocurrido al agente secreto más famoso del cine. Mientras siga sabiendo cuál es su sitio y lo que puede o no puede ofrecer, bienvenido seas, Ethan Hunt.

Nota: 7,5/10

Regresa ‘Misión: Imposible’ para salvar las ‘Ciudades de papel’


Estrenos 7agosto2015Comenzamos un mes repleto de títulos atractivos para los amantes de los blockbusters, la acción y el humor. Y lo hacemos con dos títulos que están llamados, cada uno en su estilo, a llenar las salas. Por supuesto, llegan acompañados de propuestas que tal vez no alcancen todos los rincones de la geografía española, pero que sin duda ofrecen una mayor variedad para aquellos que prefieran historias más intimistas. Aunque hoy viernes, 7 de agosto, todo pasa por Ethan Hunt y su equipo de espías.

En efecto, Misión: Imposible – Nación Secreta, quinta entrega de la saga iniciada en 1996 que en esta ocasión dirige Christopher McQuarrie (Jack Reacher) y que cuenta con el grueso del reparto protagonista de Misión: Imposible – Protocolo fantasma (2011). La trama arranca cuando el equipo protagonista descubra la existencia de una organización secreta internacional conocida como el Sindicato cuyo objetivo es destruir la FMI. El reto se plantea cuando comprendan que los agentes de esta organización no solo están altamente cualificados, sino que rivalizan en capacidades y aptitudes con los miembros del grupo de Hunt. Tom Cruise (Al filo del mañana), Simon Pegg (Bienvenidos al fin del mundo), Jeremy Renner (Matar al mensajero), Ving Rhames (Percentage), Alec Baldwin (Blue Jasmine), Rebecca Ferguson (Hércules), Sean Harris (Serena) y Tom Hollander (Una cuestión de tiempo) encabezan el reparto.

Los adolescentes tienen su principal reclamo en Ciudades de papel, drama romántico basado en la novela de John Green que narra la relación de un joven y su enigmática vecina, de la que está secretamente enamorado. Una noche ella le pide que le acompañe en una aventura por la ciudad, desapareciendo a la mañana siguiente. Será entonces cuando el chico inicie un viaje junto a sus amigos para encontrar el paradero de la chica de sus sueños, quien ha dejado pistas ocultas para poder localizarla. Dirigida por Jake Schreier (Un amigo para Frank), la película está protagonizada por Cara Delevingne (Anna Karenina), Nat Wolff (Bajo la misma estrella), Halston Sage (Malditos vecinos), Cara Buono (serie Person of interest), Austin Abrams (Gangster Squad), Caitlin Carver (serie Familia de acogida) y Justice Smith (Trigger finger).

Otro de los títulos interesantes, sobre todo por los nombres que lo apoyan, es Bernie, comedia negra producida en 2011 y basada en un artículo escrito por Skip Hollandsworth que aborda la relación de un empresario de pompas fúnebres muy querido en su comunidad con una adinerada viuda. Sin embargo, con el paso del tiempo ella empieza a ser extremadamente controladora, lo que obligará al hombre a buscar una forma de alejarse de ella. Richard Linklater (Boyhood) dirige la propuesta, mientras que Jack Black (Año uno), Shirley MacLaine (En sus zapatos), Matthew McConaughey (serie True detective), Brady Coleman (Pineapple) y Richard Robichaux (Foreign exchange) encabezan el reparto.

Antes de entrar en los estrenos europeos hablamos de la cinta más internacional de la semana. Mi casa en París, que cuenta con capital norteamericano, francés e inglés, es una producción de 2014 que adapta la obra de Israel Horowitz (3 weeks after paradise), quien por cierto también se encarga de escribir este guión y dirigir la película. A medio camino entre la comedia romántica y el drama, la trama arranca cuando un neoyorquino sin mujer, hijos ni dinero recibe la noticia de que ha heredado de su padre, con el que no se hablaba, una enorme casa en París. Dispuesto a venderla, viaja a la ciudad para ver el estado de la propiedad, pero todo cambia cuando descubre que allí vive una anciana con su hija. Para colmo, la ley francesa impide que el hombre tenga acceso a la propiedad hasta que la mujer mayor fallezca. El reparto principal está integrado por Kevin Kline (La última aventura de Robin Hood), Maggie Smith (El exótico hotel Marigold), Kristin Scott Thomas (En la casa), Dominique Pinon (Amelie) y Stéphane Freiss (Un regalo para ella).

Otra de las novedades es el drama biográfico El bailarín del desierto, film inglés de 2014 basado en la vida de Afshin Ghaffarian, un iraní apasionado del baile y la música que, en el turbulento clima político del país en 2009, decide juntarse con otros jóvenes que comparten su afición para crear un grupo clandestino que les ayude a cumplir sus sueños de bailar ante un público. El proceso no solo le permitirá centrarse en su afición, sino que le abrirá las puertas al amor. Dirigida por Richard Raymond, quien de este modo debuta en el largometraje, la película está protagonizada por Freida Pinto (El origen del planeta de los simios), Tom Cullen (Los últimos días en Marte), Nazanin Boniadi (serie Homeland) y Reece Ritchie (Hércules), entre otros.

Desde Francia llega la comedia romántica Les combattants, ópera prima de Thomas Cailley que gira en torno a un joven cuyo verano se prevé tranquilo, repartiendo el tiempo entre sus amigos y la empresa familiar. Pero todo cambia cuando entra en su rutina una joven que pone patas arriba su mundo con una forma de entender la vida muy diferente. Aunque ella no le pide nada, él deberá decidir si seguir con sus planes o dejarlo todo para estar junto a ella. Adèle Haenel (Casa de tolerancia), Kévin Azaïs (La marche), Antoine Laurent (Notre tour viendra) y Brigitte Roüan (Voy a ser mamá) son los actores principales.

También francesa es El apóstol, película escrita y dirigida por Cheyenne Carron (Extase) que adapta la historia real de un joven musulmán que debe luchar contra su destino de convertirse en Imán. Una lucha que se desencadena por el secreto que oculta a su familia y amigos: se ha convertido al Cristianismo. Cuando se revele su conversión el mundo que conocía se volverá hostil, pero descubrirá otros jóvenes que viven su misma situación, generando una corriente de lucha a través del perdón y la redención. Narrado en clave dramático, el film está protagonizado por Brahim Tekfa, Salah Sassi (Héroes del cielo), Fayçal Safi (De guerre lasse) y Norah Krief (Faire avec).

Por último, Al otro lado del muro es un drama de 2013 dirigido por Christian Schwochow (Novemberkind) que adapta la novela de Julia Franck en la que una mujer de la Alemania Oriental de los años 70 pretende cruzar el Muro de Berlín para huir de una vida de penurias, terror y dolor. Acompañada de su hijo y con la promesa de un matrimonio con un alemán occidental, la mujer pronto comprenderá que la vida en la parte occidental no es tan luminosa como creía, iniciando una etapa de tránsito en la que el espionaje, el sufrimiento y el control rivalizan con la realidad que pretendía dejar atrás. La película está protagonizada por Jördis Triebel (La mujer papa), Tristan Göbel (Goethe!), Alexander Scheer (Cuando Santa cayó del cielo) y Jacky Ido (MS1: Máxima seguridad).

Tráiler de ‘Mission: Impossible. Rogue Nation’: más difícil todavía


'Mission: Impossible. Rogue Nation' es la última aventura de Tom Cruise como Ethan Hunt.Por si alguien tenía dudas, sí. En cine sí existe el más difícil todavía. 19 años después de aquella primera Mission: Impossible de 1996 nos llega la quinta entrega de la saga, Mission: Impossible. Rogue Nation, cuyo tráiler ha visto la luz en la tarde de ayer domingo. Un avance que, a pesar de su corta duración de apenas un minuto, ya confirma que el espía más famoso del mundo con permiso de James Bond y Jason Bourne es capaz del más difícil todavía. Y es que Ethan Hunt es capaz de trepar por acantilados sin necesidad de correas, escalar edificios de cristal o, como es el caso, no despegarse del lateral de un avión en pleno despegue. ¡Qué lejos queda aquel viaje en tren de la primera entrega!

Pero más allá de todo eso, lo que este primer tráiler (que como siempre encontraréis al final del texto) permite apreciar es una sofisticación mayor de los elementos que han hecho famosa a la saga, es decir, la tecnología y los engaños propios de una película de espías. Eso, y las secuencias de acción, que con los años han adquirido una sofisticación muy alta. Pero a pesar de que estas primeras imágenes se centran fundamentalmente en este último aspecto, no hay que despreciar los pocos momentos “tradicionales” que deja el tráiler, y que son algunos de los más atractivos.

Entre ellos destaca, cómo no, las ya imprescindibles gafas con las que el equipo de espías se comunica en todas las películas, o ese momento en el que se realiza un salto del ángel sin cuerda de seguridad. Lo cierto es que la saga, tras una segunda y una tercera entregas algo más débiles, parece haber recuperado un notable nivel tanto en su trama como en su apuesta visual. Posiblemente tenga algo que ver el hecho de que desde hace algún tiempo J.J. Abrams (Star Trek: En la oscuridad) está detrás de la franquicia. En este tráiler, incluso sin aportar demasiada información, ya se deja entrever ese estilo que parece haber alcanzado la serie.

La película, dirigida por Christopher McQuarrie (Jack Reacher), vuelve a contar con Tom Cruise (Al filo del mañana) como principal protagonista, al que acompañan Jeremy Renner (Matar al mensajero), Simon Pegg (serie Mob city), Alec Baldwin (Blue Jasmine), Rebecca Ferguson (Hércules), Sean Harris (Serena), Simon McBurney (La teoría del todo) y Ving Rhames (Pulp fiction), único actor que repite desde el principio de la saga junto a Cruise. El tráiler, a continuación.

‘Al filo del mañana’: reviviendo Normandía una y otra vez


Tom Cruise y Emily Blunt son los encargados de salvar el mundo 'Al filo del mañana'.Cualquiera que haya jugado a un videojuego sabe que una de las leyes es que si mueres vuelves al último punto en el que salvaste la partida. Y si la fase es muy complicada, el jugador puede vivir el momento una y otra vez. Ahora imagínense que el videojuego es bélico, que transcurre en el desembarco de Normandía durante la II Guerra Mundial y que siempre mueren al llegar a la playa. Bueno, pues más o menos eso, con alicientes fantásticos y alienígenas, es lo que propone la nueva cinta de Doug Liman (Jumper), un realizador que tal vez no posea un talento único pero que, para compensar, sabe muy bien cuáles son las claves de cualquier cinta de acción. Esta historia sobre una invasión alienígena lo demuestra.

Porque más allá de las connotaciones sociales e históricas de la película, Al filo del mañana es ante todo un producto comercial, un entretenimiento perfectamente armado y estructurado cuyo ritmo e interés nunca decaen. La forma en que Liman afronta el tratamiento de la historia, comenzando con repeticiones para, poco a poco, pasar a una narrativa lineal que presupone la constante vuelta al comienzo, revela un sentido dramático muy interesante. Consciente de su propia condición, la historia se mueve por la comedia, el drama y la intriga de forma natural y fresca, permitiendo a Tom Cruise (Noche y día) un papel al que no le tenemos acostumbrado: el de héroe muy a su pesar. La evolución de su personaje, que pasa de ser un hombre miedoso y cobarde a un soldado capaz de sacrificarse por los demás, es notable gracias a esa constante repetición de momentos que, lejos de ser monótona, saca partido de la vena más irónica y divertida del reparto. Esto unido a unos efectos ciertamente abrumadores y a una trama que es algo más que acción, tiros y monstruos da como resultado un film de acción de alto nivel.

Y por si esto fuera poco, hay algo más. El guión, que adapta una novela de Hiroshi Sakurazaka, es una prueba más de que una buena forma de observar la realidad y la historia es utilizando la ciencia ficción. Y si no, simplemente hay que sustituir esa raza alienígena que funciona como un cerebro (cuyos soldados vienen a ser una suerte de agresivas neuronas movidas casi por impulsos) por el ejército nazi. De hecho, el inicio del relato, con esa imagen de Europa siendo invadida en color rojo, es muy sintomática: solo Inglaterra, Rusia y España quedan fuera de la influencia. No es casualidad, por tanto, que el grueso de la acción tenga lugar en un desembarco militar que termina en masacre donde el ejército invasor espera paciente el envite de los soldados, enviados a una muerte casi segura. Y tampoco es casualidad que el final tenga lugar en París. Incluso de forma subconsciente, las constantes referencias a uno de los acontecimientos más negros de la Historia de la humanidad convierten al film en algo más que un mero vehículo de lucimiento personal o de entretenimiento olvidable.

Puede que la historia de Al filo del mañana no posea una gran complejidad, lo cual tampoco es algo malo. Y desde luego tiene unas concesiones al gran público algo innecesarias, como es ese final en el que el héroe debe, por narices, tener un final acorde a su figura. Pero más allá de todo eso la película es pura adrenalina, un producto que aúna inteligentemente acción y humor, tensión y drama, para erigirse como un relato capaz de ofrecer algo más que el actual cine de acción. Una obra por encima de la media que debe ser disfrutada, con lecturas a diversos niveles y un equipo técnico y artístico a la altura de las exigencias del proyecto. Una película de ciencia ficción como debe ser.

Nota: 7,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: