‘Joker’: todos somos pobres payasos


Comenzaba la década de los años 40 del pasado siglo cuando Batman presentaba el primer número de su propia serie. En aquellas viñetas ya aparecía un villano vinculado irremediablemente al Hombre Murciélago: el Joker. El origen de ambos personajes quedaba intrínsecamente relacionado. Menciono todo esto porque la nueva película de Todd Phillips (Salidos de cuentas) sobre cómo este villano se convierte en lo que todos conocemos tiene un giro dramático final que recupera esa idea que muchas veces se ha planteado sobre el destino entrelazado de héroe y antihéroe.

Pero en realidad eso es solo la guinda del pastel. Lo que Phillips (cuya labor tras las cámaras deja algunos momentos brillantes y sobrecogedores), y sobre todo Joaquin Phoenix (Irrational man), ofrecen en Joker va mucho más allá del cómic. En realidad, es difícil clasificar esta película más allá del drama. El magistral guión ahonda, despacio pero sin pausa, en muchos de los males sociales actuales, en la lucha de clases, en la locura y, finalmente, en las consecuencias de nuestras decisiones, personales y políticas. Lo que comienza siendo simplemente la historia de un pobre hombre marcado por una enfermedad mental bajo control gracias a un sinfín de medicamentos termina derivando en una locura con la guerra de clases como telón de fondo. Resulta fascinante apreciar la deriva que toma el personaje de Phoenix y cómo poco a poco construye esa personalidad que, aunque nada tiene que ver con la batalla que se desata al final, la utiliza en su propio beneficio para lograr esa admiración, ese protagonismo que siempre se le ha negado.

En realidad, la película cuenta con multitud de referentes cinematográficos, lo cual ayuda a profundizar en la mente de este personaje tan complejo e interesante que Phoenix eleva a la categoría de leyenda (sería todo un acierto que dos actores lograran Oscars por este mismo personaje). A través de giros argumentales perfectamente estudiados el guión construye un descenso a los infiernos de la mente de un hombre al tiempo que vincula irremediablemente el destino de este Joker con la familia Wayne. Este es, sin duda, otro de los aciertos del film: aunque el trasfondo del cómic siempre está presente, en realidad la historia va más allá de las viñetas. Y como muchas buenas historias, todo se construye más con el relato (algo muy de moda hoy en día) que con la verdad. El primer punto de giro se plantea como algo casi fortuito, defensivo, casi hasta patético. Pero es a partir de ese punto cuando se empieza a edificar todo un entramado en el que la realidad y la ficción se mezclan en la pantalla como una proyección de la mente del protagonista, llevando al espectador por un viaje tan apasionante como inquietante. Una evolución dramática que va de la mano con la evolución del personaje, que pasa de ser un hombre timorato, asustadizo y triste a una figura con tanta seguridad que es capaz de confesar y cometer lo que comete al final del film.

Desde luego, la película es inquietante. La risa histérica que logra Phoenix, con la que en cierto modo se abre y se cierra Joker, acompaña al espectador como la banda sonora de esta locura con crítica social, trasfondo dramático y una lucha de clases que, como no podía ser de otro modo, no viene motivada por este Payaso, sino por el modo en que los ricos tratan a las clases más desfavorecidas (el desprecio de Wayne a las clases pobres llamándoles payasos es el mejor ejemplo). Todo ello compone un complejo mosaico que invita a revisionar el film una y otra vez en busca de referencias cinematográficas, de conceptos morales y sociales y, sobre todo, de esa magistral actuación. Y aquí vuelvo al comienzo. Phoenix hace suyos los papeles de los dos Joker cinematográficos previos para unirlos en uno solo, tanto visualmente como dramáticamente, fusionando en este definitivo rol ambos conceptos de villano. Que estamos ante una gran película es algo incuestionable a tenor de todas las ramificaciones, interpretaciones y lecturas que ofrece esta historia. Pero es que posiblemente estemos ante una de las mejores películas del año.

Nota: 9/10

Phoenix se convierte en ‘Joker’ ante Garci y Sánchez Arévalo


El mes de octubre no podría arrancar de mejor manera en lo que a cine se refiere. Tras cosechar numerosas críticas y empezar a apuntar alto en los principales premios cinematográficos, llega a las carteleras españolas un film que, sin duda, va a ser uno de los estrenos del año. No lo hace solo, pues este viernes día 4 también es el regreso de nombres propios del cine español.

Sin duda el título de la semana es Joker, cinta acerca del origen del archienemigo de Batman que va más allá del propio universo del cómic para convertirse en todo un retrato de la sociedad actual. Dirigido por Todd Phillips (R3sacón), este drama con toques de thriller sigue la vida de un hombre derribado por la sociedad e incapaz de salir adelante. Será entonces cuando se convierta en el personaje conocido como el Joker, desatando una locura que contará cada vez con más seguidores. La película, que cuenta con capital estadounidense y canadiense, está protagonizada por Joaquin Phoenix (Los hermanos Sisters), Robert De Niro (Joy), Zazie Beetz (Deadpool 2), Frances Conroy (serie American Horror Story: Apocalypse), Marc Maron (Mike y Dave buscan rollo serio), Shea Whigham (El vicio del poder) y Brett Cullen (serie True Detective).

Este es el único estreno procedente de Estados Unidos. En lo que a Europa se refiere destaca El crack cero, thriller español que supone el regreso de José Luis Garci tras Holmes & Watson. Madrid days (2012). La trama, al más puro estilo del cine negro, se sitúa seis meses después del suicidio de un afamado sastre. Una misteriosa mujer visita a un detective privado para que investigue lo ocurrido, pues está convencida de que el hombre, que era su amante, fue asesinado. El investigador poco a poco irá descubriendo que existe más de un sospechoso, y más de una motivación para matar a un sastre. El reparto está encabezado por Carlos Santos (El hombre de las mil caras), Miguel Ángel Muñoz (Al final todos mueren), Patricia Vico (El aviso), Luisa Gavasa (El árbol de la sangre), Pedro Casablanc (Dolor y gloria), Belén López (La sal de la vida), Macarena Gómez (Musarañas), Cayetana Guillén Cuervo (Una pistola en cada mano), Paula Echevarría (serie Velvet) y Ramón Langa (Aún hay tiempo).

También regresa este viernes Daniel Sánchez Arévalo (La gran familia española) con Diecisiete, drama español que tiene como protagonista a un joven interno en un centro de menores que participa en una terapia de reinserción con perros. Allí establece un vínculo con un animal, pero cuando el perro finalmente es adoptado el joven, lejos de alegrarse, decide escaparse para buscarlo. Comienza así un viaje en el que participarán su hermanos mayor, su abuela, dos perros, una vaca y otros animales. Entre los principales actores encontramos a Biel Montoro (Blue Rai), Nacho Sánchez, Íñigo Aranburu (El guardián invisible), Kandido Uranga (70 binladens), Itsaso Arana (Acantilado) y Carolina Clemente (Implosión).

Francia y Bélgica colaboran en Una pequeña mentira, adaptación del cómic creado por Artur Laperla y Mario Torrecillas que narra la vida de un niño que trata por todos los medios de levantar el ánimo de su padre. Su gran oportunidad se presentará cuando un importante club de fútbol inglés se interese por el pequeño. Sin embargo, su baja estatura provoca que finalmente sea rechazado. Para no dar una mala noticia a su padre cometerá una pequeña mentira que, poco a poco, ser irá haciendo cada vez más grande. Julien Rappeneau (Rosalie Blum) se pone tras las cámaras de este drama protagonizado por François Damiens (Están por todas partes), Maleaume Paquin (Rémi: Una vida extraordinaria), Ludivine Sagnier (El amor está en el aire), André Dussollier (Le grand jeu) y Laetitia Dosch (Gaspard at the wedding).

Otro de los estrenos europeos es La directora de orquesta, drama biográfico de 2018 escrito y dirigido por Maria Peters (Sonny boy) que aborda la vida de Antonia Brico, joven que sueña con convertirse en directora de orquesta en los años 50. Dado que nadie parece tomarla en serio por ser una mujer, decide enfrentarse al mundo y presentarse a un examen de ingreso en la Orquesta Filarmónica de Berlín. Sus planes se verán trastocados cuando aparezca el amor de su vida y tenga que elegir entre él y sus sueños. Christanne de Brujin, Benjamin Wainwright (Historia de una pasión), Scott Turner Schofield (serie Belleza y poder), Seumas F. Sargent (The philosopher king) y Annet Malherbe (Lucia de B.) son los protagonistas de esta producción de los Países Bajos.

Con algo de retraso nos llega Cuernavaca, producción mexicana de 2017 que, en clave dramática, arranca cuando el mundo de un niño cambia por completo tras el accidente de su madre. Sin nadie que le cuide, es llevado con su abuela paterna en una casa en la que no es querido y en la que tendrá que enfrentarse al rechazo, al seductor y peligroso mundo del hijo del jardinero y a la búsqueda de su padre. La cinta es el debut en el largometraje de ficción de Alejandro Andrade, que escribe y dirige esta historia protagonizada por Carmen Maura (El futuro ya no es lo que era), Emilio Puente, Moisés Arizmendi (Los presentes), Mariana Gajá (Como te ves, me vi) y Diego Álvarez García.

Pasamos a los estrenos de animación, entre los que destaca Tabaluga y la princesa de hielo, film alemán de 2018 dirigido por Sven Unterwaldt Jr. (Otto’s eleven) y que adapta la famosa serie de televisión. La trama tiene como protagonista a un pequeño dragón que conoce a una hermosa princesa de hielo con la que surge algo más que amistad. Juntos deberán embarcarse en la aventura más grande de sus vidas para hacer frente al malvado Hombre de las Nieves. Entre las voces originales encontramos las de Kristin Fairlie (Moon point), Wincent Weiss, Michael Herbig (Cuatro contra el banco), Heinz Hoenig (Radio Heimat) e Yvonne Catterfeld (La familia von Trapp).

También de 2018, aunque esta vez con origen pakistaní, es El rey burro, fábula que arranca cuando el Rey León, monarca de la jungla, decide jubilarse. Para que su sucesor tenga credibilidad, decide convocar elecciones. Un humilde burro lavandero termina siendo candidato contra el sucesor legítimo del rey. Pero lo que nadie sabe, ni siquiera el burro, es que todo forma parte de un macabro plan de la consejera del Rey León para destronarle y hacerse con la corona. Esta ópera prima de Aziz Jindani cuenta con las voces de Afzal Khan (Moosa khan), Shafaat Ali (Parwaaz Hai Junoon), Hina Dilpazir (Saat Din Mohabbat In), Vasay Chaudhry (Armaan), Adeel Hashmi (Bachaana) y Shabbir Jan (Kanebaaz), entre otros.

Para finalizar este repaso, dos documentales. Amazing Grace es el título de una producción estadounidense de 2018 que aborda el concierto que Aretha Franklin dio en la Iglesia Bautista Misionera New Temple en Watts, Los Ángeles, en 1972. Dos días de conciertos que se convirtieron en el álbum más vendido de la artista y que fueron filmados por un equipo de rodaje encabezado por Sydney Pollack (La intérprete). El material, sin embargo, nunca vio la luz, y tras la muerte del director el productor Alan Elliott ha retomado el trabajo para convertirlo en un film dirigido a cuatro manos.

Por otro lado, Varados es el nuevo trabajo escrito y dirigido por Helena Taberna (Acantilado). Este film con capital español se acerca al día a día de los refugiados de larga duración en edificios en Atenas o en campos de refugiados, donde estos hombres y mujeres esperan una documentación que les permita continuar con sus vidas, viviendo mientras tanto en una situación precaria.

Jonah Hill y Miles Teller, profesionales del peligroso ‘Juego de armas’


Estrenos 9septiembre2016Después de la tormenta llega la calma. Y después de la espectacularidad de la nueva Ben-Hur llega… bueno, llega más acción, aunque en esta ocasión con buenas dosis de humor. Porque este viernes, 9 de septiembre, se estrena uno de los proyectos más curiosos e interesantes del año, al menos en lo que a temática y actores se refiere. Y no llega solo. Mucho cine europeo es lo que los espectadores podrán encontrar este fin de semana en la cartelera española.

Pero comencemos por Juego de armas, versión cinematográfica de una historia real recogida por un artículo de Guy Lawson para la revista ‘Rolling Stone’. Su trama es cuanto menos curiosa: dos jóvenes sobreviven vendiendo armas a través de internet. Su negocio da un enorme salto cuando logran un contrato con el Pentágono por valor de 300 millones para suministrar armas a los aliados estadounidenses del ejército afgano. Pero esa cantidad de dinero y la vida que parece prometer a estos dos jóvenes está acompañada de una sucesión interminable de problemas. Humor, acción y algo de drama son los tres pilares de este film dirigido por Todd Phillips (R3sacón) y protagonizado por Miles Teller (Cuatro fantásticos), Jonah Hill (El lobo de Wall Street), Ana de Armas (Por un puñado de besos), Kevin Pollak (Camino) y Shaun Toub (serie Homeland).

Vamos ahora con los estrenos españoles, entre los que destaca Gernika, drama dirigido por Koldo Serra (Bosque de sombras) cuya historia se centra en la relación de amor entre un famoso corresponsal y una idealista censura de la oficina de prensa de la República. Relación que no es bien vista por el jefe de la joven, un comisario político soviético consumido por los celos. Todo ello con el conocido bombardeo de la localidad vasca como telón de fondo. El reparto, muy internacional, está encabezado por James D’Arcy (Hitchcock), María Valverde (Ahora o nunca), Jack Davenport (Kingsman: Servicio Secreto), Irene Escolar (Altamira), Bárbara Goenaga (Sin retorno), Ingrid García Jonsson (Toro), Álex García (La novia), Víctor Clavijo (La isla del viento), Julián Villagrán (Ciudad Delirio) y Burn Gorman (La cumbre escarlata).

También tiene especial interés Tarde para la ira, el debut en la dirección del actor Raúl Arévalo (Cien años de perdón). Este thriller arranca cuando un hombre que ha pasado ocho años en prisión por el robo a una joyería vuelve a reintegrarse en la sociedad con el objetivo de rehacer su vida. Sin embargo, una situación inesperada y un desconocido le harán comenzar un viaje que le obligará a enfrentarse con el pasado. Antonio de la Torre (Felices 140), Luis Callejo (Palmeras en la nieve), Ruth Díaz (Los días no vividos) y Manolo Solo (B) encabezan el reparto.

La animación está representada por El principito, nueva versión del famoso libro de Antoine de Saint-Exupéry. Producida en Francia en 2015, la trama narra, para aquellos que no la conozcan, el encuentro entre un aviador que se estrella en el desierto del Sáhara y un pequeño príncipe del espacio exterior que viaja de planeta en planeta realizando preguntas que a priori pueden parecer evidentes. La cinta, dirigida por Mark Osborne (Kung Fu Panda), cuenta con las voces de Riley Osborne, Jeff Bridges (El séptimo hijo), Rachel McAdams (Una cuestión de tiempo), Paul Rudd (Ant-Man), Marion Cotillard (El sueño de Ellis), James Franco (Retales de una vida), Benicio del Toro (Sicario) y Paul Giamatti (San Andrés), entre otros.

Aunque sin duda la cinta más europea es Sparrows (Gorriones), cinta producida en 2015 entre Dinamarca, Croacia e Islandia y cuya trama se centra en un joven que se ve obligado a vivir con su padre cuando su madre decide trasladar su vida a África siguiendo a su nuevo marido. La difícil relación del adolescente con su padre y con sus viejos amigos de la infancia definirá su vida. Dirigida por Rúnar Rúnarsson (Eldfjall), la película está protagonizada por Ingvar Eggert Sigurdsson (Everest), Rade Serbedzija (Venganza: Conexión Estambul), Atli Oskar Fjalarsson (Órói) y Rakel Björk Björnsdóttir (Ferox).

En 2015 también se produjo El espejo de los otros, comedia dramática argentina escrita y dirigida por Marcos Carnevale (Corazón de león) cuyo argumento gira en torno a un restaurante de Buenos Aires diseñado en las ruinas de una catedral gótica. Con una única mesa, el establecimiento ofrece la experiencia de compartir el amor, la vida, la muerte, la codicia y la soledad en una “última cena”. El reparto está encabezado por Norma Aleandro (La suerte en tus manos), Graciela Borges (Dos hermanos), Leticia Brédice (Rosa fuerte) y Alfredo Casero (La reconstrucción).

Y desde India llega Masaan, drama romántico ambientado en la ciudad santa de Benarés que sigue las vidas de varios personajes atrapados entre la época moderna y el mundo tradicional en el que se han criados. Un joven pobre que se enamora de una chica de una casta superior, un niño huérfano que busca una familia o un policía que cae en la corrupción y traiciona sus principios son algunos de estos personajes. Dirigida por Neeraj Ghaywan (Shorts), la cinta está protagonizada por Pankaj Tripathy (Maazii), Vicky Kaushal (Bombay Velvet), Sanjay Mishra (Boss) y Richa Chacha (Words with Gods).

Para finalizar, un doble evento que solo unos pocos podrán ver este jueves, 8 de septiembre. Ataque a los TitanesAtaque a los Titanes 2: El fin del mundo es la adaptación japonesa a imagen real del conocido manga creado por Hajime Isayama que narra cómo la Humanidad ha aprendido a vivir encerrada en ciudades de enormes muros. El motivo es que hace casi un siglo los Titanes aparecieron para acabar convertir a los hombres en su alimento. Los muros han conseguido dar un poco de tranquilidad y normalidad, pero cuando un Titán colosal hace acto de presencia y destruye las paredes como si fueran papel, la Humanidad tendrá que hacer frente de nuevo a sus miedos. El díptico está dirigido por Shinji Higuchi (Lorelei), y en su reparto encontramos a Haruma Miura (Crows II), Kiko Mizuhara (Tokio blues), Kanata Hongô (Gantz), Nanami Sakuraba (Akai ito), Takahiro Miura (Samu life) y Satomi Ishihara (Sadako 3D).

Concurso ‘R3sacón’: puedes ganar un combo DVD + Blu-ray + Copia digital (plazo cerrado)


Aplicacion_R3saconEste mes de octubre salía a la venta en DVD + Blu-Ray Disc + Copia digital la tercera entrega de las aventuras de la manada más divertida de los últimos años, R3sacón. Si te gustó la película pero todavía no has tenido oportunidad de conseguirla, ¡no esperes y participa en el sorteo que celebramos en Toma Dos! Warner Bros. y PartnersHub te traen el concurso más divertido y sencillo para ganar una de las ediciones Combo Blu-Ray Disc+DVD+Copia Digital que llegará directamente a tu casa. Para participar sólo tenéis que pinchar en el enlace https://archive.partnershub.com/embeds/253/super-massive-movies/widget/super-massive-movies-es-es/ y seguir los pasos que os indican. El 3 de noviembre termina el plazo para concursar, momento a partir del cual nos pondremos en contacto con el ganador para que reciba su premio. Recordad que es solo para los residentes en España, pues el concurso se pone en marcha con motivo de su estreno doméstico en este país.

Pero, ¿cómo podéis ganar el Combo de R3sacón? Tenéis dos opciones. Una de ellas es seleccionando el icono de la película en la aplicación y contestando al test sobre estos amigos y sus aventuras a lo largo de los años. Si eres fan de sus borracheras en Las Vegas y Tailandia, este es tu concurso. Cuando tengáis el resultado escribidlo y comentadlo en este mismo post. La otra opción es que compartáis alguno de los GIFS de la aplicación Super Massive Movies que vosotros mismos podéis controlar y nos digáis por qué os gustó esa escena. De entre todos elegiremos al más original y divertido.

R3sacón sitúa al grupo de amigos dos años después de lo ocurrido en Tailandia. El motivo de la reunión, sin embargo, es mucho más triste. La muerte del padre de Alan (Zach Galifianakis) y los sentimientos que provoca en este obligan al grupo a llevarle a un centro especializado. Durante el camino serán atacados por un mafioso al que Mr. Chow (Ken Jeong) le debe dinero. Amenazados de muerte, deberán encontrarle en unos pocos días si quieren recuperar sus vidas y volver a ser quienes eran. Su búsqueda les llevará de vuelta a sus orígenes: a Las Vegas. Dirigida por Todd Phillips, autor de la trilogía, la película cuenta con Bradley Cooper (Cruce de caminos), Ed Helms (Quemando ruedas), Justin Bartha (serie The new normal), John Goodman (El vuelo), Melissa McCarthy (Por la cara) y Heather Graham (5 días de guerra).

Concurso R3sacón.

‘R3sacón’: la manada afronta la realidad de sus borracheras


John Goodman será el enemigo de los cuatro amigos en 'R3sacón'.Todo vuelve a la normalidad cuando se pasan los efectos del alcohol. Tras dos entregas repitiendo estructura y éxito, la tercera parte de este compendio de malas decisiones y peores soluciones ha decidido caminar por derroteros más coherentes, más normales. Abandonando los principales conceptos que le han dado fama, R3sacón opta por la comedia más tradicional con ciertos toques de intriga y acción para revelarse como un producto diferente, algo menos interesante que sus predecesoras pero igualmente eficaz, gracias sobre todo a sus personajes principales y, de nuevo, a un Zach Galifianakis (Salidos de cuentas) que vuelve a demostrar lo fácil que se le da interpretar a personajes tan extravagantes como Alan.

Es gracias a él y a las surrealistas escenas que provoca que el film mantiene la comicidad de épocas pasadas. A pesar de perder ese factor sorpresa que aporta el elemento de búsqueda de sentido después de una borrachera, la película funciona en su elemento cómico. Sin embargo, no alcanza el nivel de las anteriores aventuras, y eso se debe precisamente a la previsibilidad de su argumento y a la falta de originalidad que sí tuvo, por ejemplo, la primera parte. En todo momento, el argumento ofrece pistas de hacia donde camina y cuál va a ser el desenlace. Aquí no hay ya sorpresas en forma de tigre o de tatuaje (al que, por cierto, se hace referencia en un momento de la trama), sino un devenir tan sencillo como eficaz.

Tan solo la presencia de John Goodman (Red state) y de Ken Jeong (Loca obsesión) aportan el toque alocado que sí poseían el resto de aventuras. El primero disfruta como nunca con su villano de manual, mientras que el segundo da rienda suelta a los excesos de un personaje que parece ser el único vestigio de un grupo que hace todo lo posible por madurar en esta tercera parte. De hecho, el intento por desmarcarse de la conocida estructura de las anteriores películas es tan firme que no incluye las ya inolvidables fotografías finales… aunque se sustituyen por una escena que perfectamente podría ser el inicio de una cuarta parte que prometería mucho más de lo que han ofrecido estas tres.

En cualquier caso, R3sacón es un digno broche de oro a una trilogía que ha marcado época. Puede que no sea lo que los fans esperen; puede que no exista esa sensación de estar ante la resaca de la mayor fiesta del año. Pero es la resaca de todo lo que ha hecho esta “manada” durante las dos películas anteriores. Lo cierto es que era necesario cambiar algo de formato para no encasillar demasiado la saga. Es previsible, sí, pero entretiene igualmente. Una hora y cuarenta minutos divertidísimos que logran distraer, y eso es mucho más de lo que podría decirse de varias comedias actuales.

Nota: 6/10

Los chicos del ‘R3sacón’ vuelven a Las Vegas


Estrenos 31mayo2013Las expectativas vuelven a repetirse. ¿Ocurrirá lo mismo con los resultados? Lo cierto es que todo hace prever que la tercera y última parte, al menos de momento, de la saga cómica más salvaje de los últimos años va a cosechar los éxitos que ya tuvieron sus predecesoras. La duda que existe es si realmente el público no se ha cansado ya de las comprometidas fotografías al final de estos films, una seña de identidad que refleja fielmente el espíritu de estas tramas. Sea como sea, es el gran estreno de la semana, y aunque hasta otros siete títulos le acompañan este viernes 31 de mayo (algunos de bastante peso) pocos parecen tener la fuerza suficiente para competir con R3sacón.

Porque sí, ese es el título de esta tercera parte de Resacón en Las Vegas (2009), dirigido de nuevo por Todd Phillips. Con el 3 en lugar de la ‘E’. Un cambio que, tal vez, quiera reflejar también el cambio en el desarrollo de la trama, que poco o nada tiene que ver con las anteriores… ¿o sí? En esta ocasión, el grupo se reúne dos años después de lo ocurrido en la última película con motivo del entierro del padre de uno de los personajes. En su intento por ayudarle, los amigos se verán envueltos en una venganza entre mafiosos que les obligará a regresar a un mundo que pensaban que ya habían dejado atrás. Ya no hay despedidas de soltero. No hay bodas. Simplemente son un grupo de amigos que tratan de ayudar en una mala situación. Pero como reza la frase promocional, es la “conclusión de la trilogía sobre las malas decisiones”. Dicho queda. Humor salvaje y desenfreno vuelven a ser las claves de esta comedia en la que repiten los actores principales, es decir, Bradley Cooper (Sin límites), Ed Helms (Quemando ruedas), Zach Galifianakis (Salidos de cuentas), Justin Bartha (La búsqueda), Ken Jeong (Híncame el diente), Heather Graham (Desde el infierno) y Jamie Chung (Sucker Punch), a los que se suman John Goodman (Argo) y Melissa McCarthy (Por la cara).

Y esta es la única película que representa a Hollywood en los estrenos de esta semana en España. Otro de los títulos importantes está producido en Inglaterra. Nos referimos a 360: Juego de destinos, nuevo trabajo como director del brasileño Fernando Meirelles (El jardinero fiel). La historia combina diversas historias de amor en diferentes lugares del mundo que implican a unos pocos personajes. Y aunque dichas historias pueden no tener demasiada relación, todo comienza con la decisión de uno de dichos personajes, a partir de lo cual se desencadenarán una serie de acontecimientos que compondrán un thriller cuya resolución deberá decidirse en el punto en el que todo comenzó. Basada en una obra original de Arthur Schnitzler, y con guión de Peter Morgan (The Queen), esta cinta del 2011 cuenta con un reparto de verdadero lujo encabezado por Anthony Hopkins (Hitchcock), Jude Law (Efectos secundarios), Rachel Weisz (El legado de Bourne), Ben Foster (Pandórum), Lucia Siposová (Dark Spirits) y Gabriela Marcinkova (Byzantium).

En tercer lugar cabría destacar la española Hijo de Caín, thriller que gira en torno a un joven cuya afición por el ajedrez y su extraña actitud hacia su entorno le llevan a recibir tratamiento psicológico personalizado. Médico y paciente encontrarán en el juego de estrategia un camino para entenderse, pero también una vía para descubrir los secretos más oscuros de la familia del joven. Secretos que ponen la vida en peligro de todos aquellos que acceden a ellos. Ópera prima de Jesús Monllao, la película cuenta con José Coronado (El cuerpo) como uno de los grandes nombres, al que acompañan Julio Manrique (Soldados de Salamina), Maria Molins (A la deriva), Jack Taylor (Agnosia), David Solans, Mercè Rovira (Hombre cero) y Abril García.

A partir de aquí, estrenos de lo más variopinto. Por ejemplo, la comedia canadiense Mi gran aventura sexual, que como su propio título indica gira en torno al sexo. Más concretamente, a los problemas de un joven que ve cómo la vida con su novia se trunca al rechazar esta la propuesta de matrimonio por una vida íntima poco satisfactoria. Él iniciará entonces un viaje de iniciación de la mano de una stripper con la intención de descubrir todo lo que necesita saber para recuperar a su novia. Sean Garrity (Lucid) dirige la propuesta, mientras que Jonas Chernick (Seven times lucky), Emily Hampshire (Cosmópolis), Sarah Manninen (Never forget), Vik Sahay (Time bomb) y Melissa Marie Elias (Tamara) conforman el reparto principal.

Otro de los títulos, esta vez proveniente de Argentina, es Madres de mayo, título en español de esta producción de 2011 titulada originalmente El abismo… todavía estamos. Ópera prima de Pablo Yotich, este drama sigue a un joven que decide dejar la militancia política de finales de los años 70 tras enterarse de que su novia está embarazada. Lo que desconoce es que los militares le persiguen. Tras encontrarles, ambos serán torturados y su hija, nacida en la cárcel, será entregada a una familia militar burguesa, en la que crecerá con unos ideales hasta que decida buscar sus verdaderos orígenes. La película cuenta con la presencia de Alejandro Fiore (Aguas verdes), Juliana Giuliani, Juan Palomino (La metamorfosis), Mabel Pessen (Tango) y Agustina Posse.

Junto a estas películas, dos thrillers. El primero es una producción danesa del 2010 titulada Todo irá bien, en la que todo comienza con un atropello. El conductor del coche decide huir del lugar, no sin antes denunciar el hecho de forma anónima y coger del atropellado un sobre con unas fotos sobre prisioneros de guerra torturados por soldados daneses. Cuando le enseña las fotos a su hermana, reportera de una cadena de televisión, ella le advierte de lo peligrosas que pueden llegar a ser, iniciándose así una persecución y una búsqueda por saber qué se esconde tras esas imágenes. Escrita y dirigida por Christoffer Boe (Allegro), el film está protagonizado por Jens Albinus (Bailar en la oscuridad), Igor Radosavljevic (serie Forbrydelsen), Marijana Jankovic (Kandidaten), Özlem Saglanmak (Fighter) y Benjamin Boe Rasmussen (Dommeren).

El segundo llega de Corea del Sur. Dirigido por Choi Dong-Hoon (Tazza), El gran golpe sigue a un grupo de ladrones internacional que decide dar el golpe de su carrera robando un gran casino. Sin embargo, el honor no existe entre ladrones, y cada uno de los miembros iniciará un plan por separado para intentar hacerse con todo el botín. Acción e intriga son los ingredientes de esta trama protagonizada por Kim Yun-seok (Ya-soon), Lee Jung-Jae (Sun Mool), Kim Hye-su (Too tired to die), Gianna Jun (Blood: El último vampiro), Simon Yan (Mit moon) y Angelica Lee (The Eye), entre otros.

Finalmente, y como solemos hacer desde Toma Dos, una mención especial para el apartado documental. En esta ocasión con la representante española ¿De qué va la vida?escrito y dirigido por Ángel González y Hugo Burgos. La producción es un trabajo de investigación que trata de aportar respuesta a las preguntas más antiguas de la Humanidad desde diferentes puntos de vista y contando para ello con el testimonio y las respuestas de personalidades relevantes del mundo de la ciencia, la religión, la cultura o la razón.

‘Resacón en Las Vegas’, comedia adolescente para adultos


Zach Galifianakis, Bradley Cooper y Ed Helms en 'Resacón en Las Vegas'.Hay directores que se identifican fácilmente con un tipo de cine. Martin Scorsese (Casino), por ejemplo, tiende a relacionarse con historias sobre la mafia o el crimen organizado. James Cameron ha realizado, en su mayoría, producciones de ciencia ficción, como demuestran Terminator (1984) o Avatar (2009). El caso de Todd Phillips es mucho más concreto. Su especialidad es la comedia desmadrada y exageradamente alocada, normalmente enmarcada en alguna celebración y con unos finales cuanto más salvajes mejor. Eso es, al menos, lo que se puede deducir viendo en su filmografía títulos como Aquellas juergas universitarias (2003) o Road Trip (2000). Aunque si una se lleva la palma es Resacón en Las Vegas (2009), cinta que rompió todos los moldes de la hasta entonces comedia adolescente y que ha dado lugar a una exitosa trilogía, cuya última entrega se estrena el viernes 31 de mayo.

Y digo que rompió todos los moldes por dos motivos fundamentales. El primero es que supo trasladar los pilares de la comedia adolescente a un entorno mucho más adulto, al menos en teoría. El segundo, que pertenece al desarrollo del film, es su capacidad para sorprender al utilizar la ausencia de recuerdos en todo momento. La propia premisa de la trama da lugar a ese recurso, pues la historia comienza cuando un joven y sus tres amigos deciden ir a celebrar la despedida de soltero del primero a Las Vegas el día antes de la boda. La mañana siguiente a la despedida el novio ha desaparecido, uno de los amigos ha perdido un diente y hay un tigre y un bebé en la habitación del hotel, totalmente destrozada. Los tres amigos iniciarán entonces la búsqueda del prometido, para lo que tendrán que reconstruir una noche de la que no recuerdan absolutamente nada.

No es la primera vez que se utiliza una técnica semejante, es cierto, pero el acierto de Phillips radica en el hecho de presentar a tres personajes relativamente normales y convertirlos en auténticos salvajes una vez el alcohol entra en su organismo. A diferencia de otros films en los que el espectador descubre la trama casi al tiempo que los personajes, en Resacón en Las Vegas los personajes descubren su olvidada noche, pero el espectador solo puede entregarse a un auténtico ‘tour de force’ en el que cada descubrimiento lleva aún más al extremo una trama, por lo demás, tan simple y lineal como cualquier otra que esté narrada cronológicamente. En este sentido, el film guarda cierto parecido con Memento (2000): ambas pierden el atractivo si se analizan de forma cronológica.

Al final poco importa la resolución de la trama, más que previsible. Lo que cuenta es el viaje de regresión que deben hacer tres personajes que, por cierto, se han convertido en todo un icono de la cultura popular moderna, sobre todo el interpretado por Zach Galifianakis (En camapña todo vale), quien saltó a la fama a raíz de este niño en el cuerpo de un hombre que es capaz de cualquier cosa por unos amigos que conoce desde hace horas, y que es el verdadero caos en la ecuación de la película. Y aunque es su personaje el que mejor se adapta a lo absurdo de la situación, no hay que olvidar a los otros dos protagonistas. Bradley Cooper (El equipo A) encarna a la perfección al hombre que teme perder a un amigo de la infancia, mientras que Ed Helms (Sigo como Dios) se encaja como un guante al comedido compañero que pierde los papeles casi más que ningún otro cuando se emborracha.

Tópicos adultos

Todo lo anterior lleva a una inexorable conclusión: Resacón en Las Vegas es un film previsible y plagado de tópicos. Sí, es cierto, pero eso no es necesariamente malo. Prueba de ello es que, por ejemplo, ganó el Globo de Oro a la Mejor Comedia. Posiblemente uno de los motivos principales sea el hecho de que todos estos elementos mil y una veces abordados se enmarcan en un contexto adulto, con problemas verdaderos y con situaciones que pueden provocar conflictos mucho mayores que un mero desencanto adolescente. El hecho de que todo transcurra durante una despedida de soltero, en la ciudad del pecado, y con un entorno en el que la responsabilidad por los actos pasados está siempre presente, generan la sensación de estar ante algo más que una desmadrada comedia. Al fin y al cabo, y como mucha gente habrá confesado al empezar los títulos de crédito finales, todos nos sentimos reflejados en estos tres personajes tan dispares.

Desde luego, la película de Todd Phillips es alocada, salvaje y en muchos momentos excesiva. Empero, nunca llega a superar ciertos límites… hasta las revelaciones finales. La película utiliza con mucha inteligencia las distintas formas de presentar los acontecimientos de esa noche desaparecida del recuerdo hasta el punto de que no se alcanza a contar todos los momentos, sólo aquellos estrictamente necesarios para resolver el misterio del novio desaparecido. Cámaras de vídeo, testimonios de personajes con los que se encuentran, el bebé, el tigre, etc. Cada uno de ellos es una llave que abre una puerta de la memoria, pero que deja en la oscuridad al resto… hasta las revelaciones finales.

Sin duda, lo más recordado de este film es y será la sucesión de fotos encontradas en una cámara que desvelan lo ocurrido durante aquella fatídica noche. Todo lo que se había estado ocultando hasta ese momento y muchas de las incógnitas que quedan en el aire cuando se cierra el último plano de la trama se revelan en forma de instantáneas que provocan tantas o más carcajadas que el propio desarrollo argumental. Un recurso más que se acerca a una realidad que todo el mundo ha vivido alguna vez, tanto si se ha perdido la memoria como si no. Fue un acierto, sin duda, y se convirtió en un sello personal de la película y de la saga.

Tal vez no vaya a pasar a la historia como una comedia determinante en el desarrollo del género, pero Resacón en Las Vegas aporta algo de luz a un género cada vez más saturado de adolescentes, sexo y humor sin sentido. La película de Phillips sube un peldaño la edad de sus personajes y la del público al que va dirigida para convertirse en una propuesta “más seria”, más coherente en todos y cada uno de sus detalles. Como decíamos más arriba, poco importa cómo termine. Es más, se sabe casi desde el principio. Lo importante es la forma de resolver los enigmas para saber qué ocurrió durante la noche. Y la película es, en ese sentido, un claro modelo de lo que hay que hacer.

‘Project X’: ritual de iniciación al sexo del joven norteamericano


Reconozco que una crítica nunca debe comenzar con esta frase, pero creo que es conveniente decirlo para no inducir a error al lector: Project X no es una buena película. Su argumento es tan previsible que se conoce antes incluso de que se proyecte el primer fotograma (sobre todo si se ha visto el trailer); sus personajes resultan excesivamente prototípicos, actuando y decidiendo de igual modo que se ha hecho en mil y una historias similares con anterioridad. Lo único original en esta nueva producción de Todd Phillips es ese carácter de falso documental, de vídeo casero grabado por un miembro de esta salvaje fiesta que recoge todo lo que puede, combinándolo con imágenes de otros dispositivos, incluyendo canales de televisión. Y ni eso, pues ya empieza a mostrar claros signos de saturación.

Con todo, la cinta ha sido un éxito de taquilla en su país de origen, y ha supuesto uno de esos raros casos de notoriedad relativamente inesperada. ¿Cómo? Apelando a un estilo salvaje que ya dio sus frutos en las dos partes de Resacón en Las Vegas (producidas por Phillips), pero llevado al extremo. Si en aquellas despedidas de soltero sólo se conocía lo ocurrido realmente a través de las fotografías finales, aquí se presencia de forma directa, sin censura de ningún tipo merced a plasmar ese espíritu norteamericano de organizar la mayor y más épica fiesta para ser popular y, sobre todo, poder terminar en la cama con alguna de las chicas que acuden.

Es ese estilo, unido al carácter realista tanto del formato como de los actores principales, todos ellos más que convincentes para ser unos desconocidos del gran público (tal vez por eso han contando con la libertad necesaria), convierten a este film en un título a tener en cuenta. No es que haya descubierto nada nuevo; de hecho, el devenir de los acontecimientos, a cada cual más desastroso, podría ser comparado con muchas otras películas. Sin ir más lejos, con las protagonizadas por Bradley Cooper. Pero el entusiasmo de los intérpretes, el clímax al que llega el desenfreno fiestero y las consecuencias realistas a las que se enfrentan los organizadores convierten a la cinta en un caso único.

Project X es, en cierto modo, una especie de La bruja de Blair en el género fiestero. Desde luego, no será recordada por su calidad. Tal vez sí por sus actores. Pero sobre todo, por el caos absoluto en el que deriva lo que comienza siendo una “fiesta tranquila” en el jardín trasero de una casa. Un documento que evidencia el ritual de iniciación al sexo que se ha implantado entre los jóvenes norteamericanos (y, por tanto, exportado al resto del mundo) donde la mejor forma de perder la virginidad es en una macrofiesta donde alcohol, drogas, música y cansancio se mezclan sin control. Un punto y aparte a la hora de montar una fiesta. Y eso, nos guste o no, hay que reconocerlo.

Nota: 6,5/10

Cómo organizar la fiesta más salvaje en un año de crisis personal


De un tiempo a esta parte, y a la espera de futuros días de estreno mejores, la cartelera española se ve asaltada por grandes títulos fines de semana alternativos. El problema es que cuando hay un gran estreno, su repercusión es multitudinaria, pero cuando toca un viernes sin grandes títulos, la calidad de los mismos tiende a ser realmente pobre. Por tanto, si el fin de semana pasado llegó Blancanieves y la leyenda del cazador, hoy viernes, 8 de junio, toca aguantar el aluvión de cintas poco o nada trascendentes, aunque es de agradecer que muchas de ellas traten de arrancarnos la sonrisa.

Si se analizan los estrenos, el más importante puede que sea Project X, la cinta revelación en lo que va de año con una trama tan simple y absurda como divertida. Todo comienza cuando un chico de instituto, relativamente marginado entre sus compañeros, decide organizar una macrofiesta, de esas que tan de moda están en Estados Unidos, el fin de semana que sus padres no están. Pero lo que comienza como un intento de ser conocido y conseguir acostarse con alguna chica termina en un auténtico infierno, con coches en piscinas, altercados con la policía e, incluso, la casa ardiendo. Con el ya estandarizado formato casero y de falso documental de títulos como REC o la reciente Chronicle, el director Nima Nourizadeh debuta en la dirección de la mano del productor Todd Phillips, el de Resacón en Las Vegas. Igualmente, delante de la pantalla se dejan ver una serie de actores jóvenes casi desconocidos, como Thomas Mann (Una historia casi divertida), Oliver Cooper y Jonathan Daniel Brown, quienes debutan en el largometraje con este film.

Junto a esta película, otra comedia que atrae más por el reparto que por la historia en sí. El gran año, una historia sobre las crisis de identidad y existenciales de los hombres en diferentes periodos de su vida, cuenta con Steve Martin (La Pantera Rosa), Jack Black (King Kong), Owen Wilson (La Mansión), Anjelica Huston (El honor de los Prizzi) o Rosamund Pike (Orgullo y prejuicio) en su reparto. Unas crisis, por cierto, que se superan intentando ser el mejor en algo que apasione, por lo que los tres protagonistas masculinos competirán por ser los mejores observadores de aves. David Frankel (El diablo viste de Prada) dirige esta propuesta basada en el libro de Mark Obmascik.

También en clave cómica llega Las chicas de la sexta planta, una producción francesa del 2010 que cuenta en su reparto con nombres españoles como el de Carmen Maura (La comunidad), Natalia Verbeke (El otro lado de la cama) o Lola Dueñas (Mar adentro) entre otros. La historia, dirigida por Phillippe Le Guay (Trois huit), se centra en un aburrido hombre de negocios de 60 años cuya vida cambia por completo al conocer a las chicas de la sexta planta de su edificio, que son las que se encargan de que todo esté ordenado y limpio. Fabrice Luchini (Las aventuras amorosas del joven Molière), Sandrine Kiberlain (Los infieles), Audrey Fleurot (Intocable) y Concha Galán (Volver) también forman parte del amplio elenco de actores.

Además, Francia está presente en la cartelera con otro título de 2010, Cuatro amantes, un drama romántico que gira en torno a dos parejas que, a medida que avanza su relación, van complicándola al introducir el amor en la amistad. Escrita por Julie Peyr y Antony Cordier (Douches froides), es éste último el que se hace cargo de la dirección. La cinta está protagonizada por Marina Foïs (Polisse), Élodie Bouchez (La vida soñada de los ángeles), Roschdy Zem (La fría luz del día) y Nicolas Duvauchell (Una mujer en África) como los cuatro miembros de las parejas.

En línea con la tónica general de los estrenos del 8 de junio, desde Reino Unido llega otra comedia, esta vez con la música como telón de fondo. Se trata de Rock ‘n’ love, dirigida por David Mackenzie, realizador con una interesante carrera donde se hallan títulos como Young Adam (2003). La cinta sigue a dos estrellas de la música que despiertan esposados el mismo día que deben subirse a un escenario para tocar en un importante festival. Las situaciones que generará su unión, tanto personales como profesionales, serán a cada cual más extravagante. Luke Treadaway (Furia de titanes) y Natalia Tena (Un niño grande) encarnan a los dos músicos.

En lo que se refiere a la producción española, dos dramas centran la atención. Por un lado, Evelyn, la historia de una inmigrante peruana que, en busca de una vida mejor, termina siendo secuestrada para ejercer la prostitución y convertida en una esclava sexual. Dirige la cinta Isabel de Ocampo, quien debuta así en el largometraje, mientras que delante de la cámara se encuentran Cindy Díaz (Contracorriente), Adolfo Fernández (Silencio en la nieve), Agnes Kiraly (Memorias de Alicia) y Guadalupe Lancho (Lo contrario al amor).

Por otro, Jaime Rosales, ganador del Goya al Mejor Director por La soledad (2007), presenta Sueño y silencio, coproducida por Francia, y en la que una familia española que vive en París verá cómo cambian sus vidas cuando sufran un accidente durante unas vacaciones en el Delta del Ebro. Miquel Barceló, Celia Correas, María de Medeiros (Pulp Fiction) y Sergi López (El monje) son algunos de los actores protagonistas.

Para finalizar, tres son los títulos que completan los estrenos de esta semana. En primer lugar, Stopped on track, producción francoalemana dirigida por Andreas Dresen (En el séptimo cielo) acerca de cómo la vida golpea siempre en el peor momento y la forma que tiene el ser humano de afrontar las situaciones más difíciles, en este caso la enfermedad terminal de un padre de familia de 40 años. Entre los intérpretes destacan Steffi Kühnert (La cinta blanca) y Milan Peschel (Un juego de inteligencia) como los dos miembros del matrimonio.

Jacobo Lobo es la nueva incursión en el largometraje de Joram Lürsen tras Het geheim. Con un tono aventurero, esta cinta familiar gira en torno a un niño que descubre que es un pequeño niño-lobo que, cada luna llena, se transforma. Basado en los libros de Paul Van Loon, los protagonistas son Mass Bronkhuyzen, Nick Geest y Joop Keesmaat (Zonde).

En cuanto al cine animado, este fin de semana está representado por Plumíferos: Aventuras voladoras, una producción argentina del 2010 dirigida por Daniel De Felippo y Gustavo Giannini acerca de los sueños y la libertad. Por supuesto, y tal y como su nombre indica, con pájaros de ciudad como protagonistas: por un lado, un gorrión que quiere ser un ave exótica y, por otro, un canario enjaulado que ansía ser libre para poder volar.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: