‘Mientras dure la guerra’: el templo de la inteligencia


Hay que reconocerle a Alejandro Amenábar (Tesis) su valentía a la hora de escoger proyectos. O más bien, su capacidad para afrontar producciones que tratan de ahondar en los entresijos que se esconden detrás de cada historia, sea real o ficticia. Las motivaciones, el desarrollo de acontecimientos, los giros argumentales que cambian por completo el sentido de una trama, … Todo ello, unido a un lenguaje visual que sabe adaptarse a cada relato, le convierte en uno de los mejores directores del panorama español.

Eso, y mucho más, es lo que desprende Mientras dure la guerra. Su forma de encarar el inicio de la Guerra Civil en España y la relación del escritor Miguel de Unamuno con el bando sublevado y la República es sencillamente brillante. Puede parecer simple, incluso un poco academicista, pero en un país tan polarizado como este es un soplo de aire fresco que alguien tome la suficiente distancia para tratar de aportar una visión objetiva de los acontecimientos. Esto no quiere decir, ni mucho menos, que no despierte sentimientos de muy diversa índole, pero sí permite al espectador acercarse a este momento vital de la historia reciente de España. A través de un desarrollo marcado por los giros argumentales en forma de muertes y disparos en la madrugada, Amenábar construye el cambio de paradigma que se produce en el protagonista (magistral Karra Elejalde –La higuera de los bastardos-) de una forma natural, evidenciando el error inicial que se traduce, finalmente, en ese discurso histórico en la Universidad de Salamanca el Día de la Raza (ahora Día de la Hispanidad).

Pero la película va mucho más allá. En realidad, los acontecimientos acaecidos en 1936 no dejan de ser un reflejo de lo que el director en realidad quiere contar, y es el carácter de una sociedad condenada a enfrentarse, condenada a no entenderse. La breve secuencia del protagonista y su joven amigo en una carretera a Zamora discutiendo por ideas contrarias (con una clara referencia al Duelo a garrotazos de Goya) es posiblemente el momento más clarificador de un film cuya puesta en escena, vestuario y reparto son simplemente soberbios. Y si la historia de Unamuno resulta atractiva por cuanto viene a representar ese cambio de mentalidad, no lo es menos el modo en que Francisco Franco desarrolla su estrategia para terminar convirtiéndose en el dictador que gobernó España durante casi 40 años.

Habrá quienes critiquen a Mientras dure la guerra por plantear la historia tan solo desde el punto de vista de un bando. Habrá quienes consideren que evita mostrar la violencia. Pero la realidad es que Amenábar construye el que posiblemente sea el relato más fiel de esos primeros meses de contienda. No es necesario mostrar disparos en la nuca, ni conflictos bélicos en el frente. Basta con evidenciar la virulencia con la que se defienden las ideas para hacerse una idea del enconamiento social y político existente en 1936. Y es aquí donde subyace el verdadero interés y la extraordinaria visión de la película. Su retrato de aquellos meses, de los intelectuales, las cazas de brujas, los fusilamientos y el golpe de Estado (no solo en la sublevación militar, sino también de Franco dentro de sus propias filas) es brillante, elegante y tan complejo como la sociedad que describe. Un reflejo de muchas cosas que se pueden ver y sentir hoy en día.

Nota: 9/10

Anuncios

‘El mensajero’ se infiltra entre los estrenos europeos de la semana


Estrenos 7junio2013Los más aficionados al séptimo arte recordarán que hace unos años se produjo en Hollywood una huelga de guionistas que amenazó con paralizar todas las producciones del mercado norteamericano en curso. Afortunadamente, todo terminó relativamente bien. Y decimos “relativamente” porque de aquellos polvos llegan estos lodos en forma de pocas producciones a la cartelera española. Durante las últimas semanas la tónica general está siendo un único estreno viernes tras viernes, teniendo cada vez más presencia las producciones nacionales o europeas. Hoy, viernes 7 de junio, la dinámica no es diferente.

Así pues, el único estreno procedente de Estados Unidos es El mensajero (Snitch), thriller de acción basado en hechos reales que sigue los esfuerzos de un padre por salvar a su hijo de una pena de cárcel de 10 años por tráfico de drogas tras una acusación errónea. Dichos esfuerzos pasan por infiltrarse en un importante cártel de droga y proveer de pruebas e información a la abogada del Gobierno con la que ha llegado al acuerdo. Ric Roman Waugh (La sombra del crimen) dirige esta historia plagada de persecuciones, intrigas y secuencias de acción protagonizada por Dwayne Johnson (G. I. Joe: La venganza) como el citado padre coraje, al que acompañan Susan Sarandon (La gran boda), Barry Pepper (La trama), Jon Bernthal (serie The walking dead), Michael Kenneth Williams (serie Boardwalk Empire), Benjamin Bratt (El amor en los tiempos del cólera) y David Harbour (Sin tregua).

Otro de los estrenos a destacar es Inch’Allah, producción francocanadiense de 2012 que obtuvo el Premio de la Crítica en la última edición del Festival de Berlín. Escrita y dirigida por Anaïs Barbeau-Lavalette (Le ring), la historia se centra en la vida de una joven doctora canadiense que atiende a mujeres palestinas embarazadas en un campo de concentración de Cisjordania. Aunque su carácter le impulsa a tender puentes entre los dos bandos de la guerra, los constantes controles, las balas y la violencia terminarán por arrastrarla a una peligrosa vorágine. Evelyne Brochu (Café de Flore), Sabrina Ouazani (De dioses y hombres), Sivan Levy (Burning Mooki) y Yousef ‘Joe Sweid (Ágora) son sus principales intérpretes.

La parte española de los estrenos está representada esta semana por dos títulos. El primero es 15 años y un día, lo nuevo de Gracia Querejeta (Siete mesas de billar francés). La historia comienza cuando un joven adolescente es enviado por su madre a pasar unos días con su abuelo tras ser expulsado del colegio. El conflicto se generará entre los diferentes caracteres de ambos personajes: el joven tiende a bordear el peligro, mientras que su abuelo, un ex militar de costumbres fijas, es un hombre que ha encontrado ya un equilibrio en su vida. Un drama de carácter social que está protagonizado por Maribel Verdú (Blancanieves), Tito Valverde (Todos los hombres sois iguales), Arón Piper (Maktub), Belén López (8 citas), Susi Sánchez (La voz dormida) y Boris Cucalón, entre otros.

El segundo es Clara, no es nombre de mujer, comedia coral en la que diversas historias se entrecruzan para mostrar un mosaico de relaciones humanas entre Madrid y La Habana. Entre ellas, la de un boticario que se refugia en sus amigos y su moto tras varios años casado con la que fuera su novia de la Facultad. Al mismo tiempo, el sobrino del boticario planea un viaje de fin de curso a Cuba con diversos compañeros y su novia, relación que no es bien vista por algunos de los personajes que aparecen en la trama. Ópera prima de Pepe Carbajo, la película está protagonizada por Jorge Sanz (Ni pies ni cabeza), Miriam Benoit (Vidas tenebrosas), Juan Dorá, Esmeralda Moya (serie Hay alguien ahí), Jorge Perugorría (El cuerno de la abundancia), Juan Muñoz (Equipo Ja) y Miriam Díaz-Aroca (XXL).

En lo que respecta al cine europeo, una de las propuestas para el fin de semana es Populaire, comedia francesa que supone la ópera prima de Régis Roinsard, quien también participa en el guión, y que narra cómo una joven francesa de un pueblo se embarca en una competición de mecanografía en 1958 tras una entrevista de trabajo en la que, aunque desastrosa, descubre un talento innato para escribir a máquina de forma vertiginosa, algo de lo que quiere aprovecharse el jefe de la agencia de seguros para la que hace la prueba. La cinta está protagonizada, entre otros, por Romain Duris (Los seductores), Déborah François (El monje), Bérénice Bejo (The artist), Shaun Benson (Prank), Miou-Miou (Germinal) y Mélanie Bernier (La delicadeza).

Para concluir, aunque no por eso menos interesante, llega a las pantallas españolas Turistas (Sightseers), cinta de Reino Unido precedida de muy buenos comentarios cuya trama comienza cuando un joven convence a su introvertida novia para realizar un viaje en caravana y poder así enseñarle su mundo. Sin embargo, lo que nace como un idílico viaje romántico termina convirtiéndose en una odisea tan particular como los dos protagonistas. Humor negro y ácido es el principal componente de esta historia dirigida por Ben Wheatley (Kill list) y protagonizada por Alice Lowe (Arma fatal) y Steve Oram (It’s all gone Pete Tong), a los que acompañan Eileen Davies (Another year), Roger Michael (La sarrasine), Monica Dolan (Guernsey) y Seamus O’Neill (Murder in mind).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: