Elton ‘Rocketman’ John pone la música a ‘John Wick: Capítulo 3’


El mes de mayo finaliza por todo lo alto en lo que a estrenos se refiere, tanto por el interés que puedan tener los títulos que llegan este viernes día 31 como por la variedad y cantidad de los mismos. Musical biográfico, acción, thriller, comedia y mucho cine español son los ingredientes que los espectadores podrán encontrar en la cartelera.

Sin duda el título más importante es Rocketman, drama biográfico sobre la vida y carrera musical de Elton John, desde sus inicios como prodigio en la Royal Academy of Music hasta el estrellato con una carrera en la que su compositor y colaborador Bernie Taupin jugó un papel fundamental. Dirigida por Dexter Fletcher (Eddie el Águila), esta coproducción entre Estados Unidos y Reino Unido está protagonizada por Taron Egerton (Kingsman: El círculo de oro), Bryce Dallas Howard (Jurassic World: El reino caído), Richard Madden (serie Los Médici: Señores de Florencia), Jamie Bell (Cuatro fantásticos), Steven Mackintosh (Urban Hymn) y Gemma Jones (Tierra de Dios), entre otros.

Muy diferente es John Wick: Capítulo 3 – Parabellum, nueva entrega de la saga de acción protagonizada por Keanu Reeves (Matrix) que cuenta con capital exclusivamente hollywoodiense. La trama narra los hechos inmediatamente posteriores a la segunda entrega, cuando el protagonista es ex-comulgado por un asesinato dentro de las instalaciones del Continental. Esto provocará que toda clase de asesinos salgan en su búsqueda para cobrar la recompensa millonaria por su cabeza. Chad Stahelski vuelve a ponerse tras las cámaras como ya hizo en las dos anteriores entregas, y el reparto se completa con Ian McShane (El niño), Lawrence Fishburne (Passengers), Lance Reddick (Little woods), Halle Berry (X-Men: Días del futuro pasado), Anjelica Huston (El gran año) y Asia Kate Dillon (serie Billions).

Reino Unido y Estados Unidos también colaboran en La corresponsal, drama bélico de corte biográfico basado en un artículo de Vanity Fair escrito por Marie Brenner que aborda el trabajo y la vida de Marie Colvin, una de las corresponsales más famosa actualmente. Aunque al inicio de su carrera parece sentirse cómoda denunciando los horrores en países de todo el mundo mientras comparte martinis con la élite de Londres, poco a poco las tragedias que ve y relata empiezan a pesar en su vida personal hasta desmoronarse. A pesar de todo, se embarca en un último trabajo, el más peligroso, en la ciudad sitiada de Homs (Siria). Matthew Heineman, director de documentales como City of ghosts (2017), debuta en el género de ficción con esta cinta de 2018 entre cuyos actores destacan Rosamund Pike (El hombre del corazón de hierro), Jamie Dornan (Cincuenta sombras de Grey), Stanley Tucci (Transformers: El último caballero), Tom Hollander (La promesa), Alexandra Moen (Not alone) y Corey Johnson (Jackie).

Entre los estrenos puramente europeos destaca Infiltrado en Miami, comedia francesa de 2018 escrita y dirigida por Rachid Bouchareb (Tras la pista del enemigo) que arranca cuando un policía de Belleville, el distrito multiétnico de París, decide entrar como funcionario en el consulado francés de Miami ocupando el puesto de un amigo suyo que ha sido asesinado, con la esperanza de encontrar al asesino. En el estado norteamericano se alía con un policía con malas pulgas que le enseñará lo básico, y con el que comenzará a investigar el crimen. Omar Sy (Mañana empieza todo), Luis Guzmán (9/11), Biyouna (Cheba Louisa), Diem Nguyen, Eriq Ebouaney (Asalto en París) e Issaka Sawadogo (Det vita folket) encabezan el reparto.

Francia también está presente, junto a Bélgica, en la comedia dramática Clara y Claire, adaptación de la novela de Camille Laurens cuya trama se centra en una mujer de 50 años que, para espiar a su amante, crea un perfil falso en las redes sociales haciéndose pasar por una joven de 24 años. Sin embargo, el efecto que consigue es que el mejor amigo de su amante se enamore de ella, y que ella empiece a sentir algo por él. Y aunque todo transcurre en el mundo virtual, los sentimientos cada vez se vuelven más reales. Dirigida por Safy Nebbou (Comme un homme), la cinta está protagonizada por Juliette Binoche (Ghost in the Shell: El alma de la máquina), Nicole Garcia (Grandes familias), François Civil (Fonzy), Marie-Ange Casta (Ouvert la nuit), Guillaume Gouix (Perros rabiosos) y Charles Berling (Marie Curie).

La aventura dramática tiene como principal representante a Ártico, producción islandesa de 2018 que tiene como protagonista a un hombre que trata de sobrevivir en el Ártico, a 70 grados bajo cero, refugiándose en los restos de un avión accidentado. Sin embargo, un evento inesperado le obligará a salir y a emprender un peligroso viaje. Joe Penna debuta en el largometraje con esta cinta que tiene como únicos protagonistas a Mads Mikkelsen (serie Hannibal), Maria Thelma Smáradóttir (serie Prisioneras) y Tintrinai Thikhasuk.

Desde Italia llega 10 días sin mamá, comedia dirigida por Alessandro Genovesi (Soap opera), que también participa en su guión. El argumento se centra en un matrimonio y sus tres hijos. Él está completamente volcado en su trabajo, sin tiempo que dedicar a su familia, mientras que ella ha dejado de lado todo para ejercer como madre. Pero cuando la mujer, estresada de su rutina, decide irse de viaje a Cuba con su hermana, él tendrá que comenzar a ejercer como padre, lo que provocará un sinfín de situaciones caóticas. Fabio De Luigi (Esconde a la abuela en la nevera), Valentina Lodovini (Soundtrack), Angelica Elli, Bianca Usai y Matteo Castellucci son los principales actores.

En lo que a producción española se refiere, La estrategia del pequinés es el título de la adaptación de la novela homónima escrita por Alexis Ravel. Este thriller ambientado en las Islas Canarias arranca cuando un hombre que ha dejado atrás su vida criminal y trata de seguir adelante de forma tranquila se une a un último golpe para poder afrontar la enfermedad de su mujer. El plan es robar la caja fuerte del abogado y testaferro del más temible traficante de las islas. Para ello se suman al grupo un matón y una prostituta. Pero hasta un plan sencillo puede complicarse cuando los socios son gente que tiene la traición como única regla. Elio Quiroga (Nodo) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Jorge Bosch (Las ovejas no pierden el tren), Enrique Alcides (Haz de tu vida una obra de arte), Unax Ugalde (Lasa y Zabala), Kira Miró (No lo llames amor… llámalo X), Ismael Fritschi (Crisis) y Pep Jové (La luna en botella).

También española, aunque con colaboración estadounidense, es The chain, thriller dirigido por David Martín Porras (Stealing summers) que arranca cuando un hombre descubre que tiene la misma enfermedad neurológica que su padre. Dispuesto a no vivir lo mismo que él, decide suicidarse, para lo que contacta con una siniestra cadena de muertes asistidas. Su vida entrará en una espiral de violencia cuando deba cumplir con la única condición de la cadena: para morir primero hay que matar a alguien. El reparto está encabezado por John Patrick Amedori (Exorcismo en el Vaticano), Ray Wise (El destino de los Burnett), Madeline Zima (From A to B), Adrienne Barbeau (Gates of darkness), Jamie Clayton (El muñeco de nieve) y Dey Young (The northern kingdom).

La comedia dramática también es el género de Escapada, debut en el largometraje de Sarah Hirtt que cuenta con capital español, belga y luxemburgués. Ambientada en España, la historia aborda la relación de tres hermanos que vuelven a reencontrarse para solucionar una herencia. Un acontecimiento que despertará viejos fantasmas y que pondrá a prueba sus diferentes visiones del mundo. Entre los principales actores encontramos a François Neycken (Rodin), Raphaëlle Corbisier, Yohan Manca, María León (El autor), Sergi López (Huérfana) y Fermí Reixach (Amnesia).

La cinta más internacional posiblemente sea La ceniza es el blanco más puro, drama romántico coproducido entre China, Japón y Francia. La historia arranca en 2001, cuando una joven locamente enamorada de un cabecilla del hampa local es testigo de un ataque contra el hombre que ama. Para defenderle, dispara contra aquellos que pretenden atacarle, y para no delatarle termina condenada a cinco años de cárcel. Al salir busca al que fue su amor, pero este no parece dispuesto a aceptarla en su vida tras tanto tiempo. Jia Zhangke (Más allá de las montañas) escribe y dirige este film protagonizado por Zhao Tao (Naturaleza muerta), Liao Fan (Shi Fu), Xu Zheng (Wu rey qu), Liang Casper, Feng Xiaogang (Lao pao er) y Diao Yinan (Black coal).

Pasamos ahora a los estrenos de animación. Dilili en París es una cinta familiar de misterio con capital francés, belga y alemán ambientada en la Belle Époque y que tiene como protagonista a una joven que se embarca en una investigación para descubrir el origen de una serie de misteriosos secuestros, para lo que contará con la ayuda de un repartidor con scooter y de personajes extraordinarios que se cruzarán en su camino. Escrito y dirigido por Michel Ocelot (Kirikú y la bruja), el film cuenta con las voces originales de Prunelle Charles-Ambron, Enzo Ratsito, Natalie Dessay (Lucia di Lammermoor) y Bruno Paviot (Los pitufos 2), entre otros.

También de animación es Okko, el hostal y sus fantasmas, producción japonesa de 2018 basada en las novelas de Hiroko Reijo y Asami que tienen como protagonista a una joven que, tras perder a sus padres en un accidente de coche, va a vivir con su abuela, que regenta una posada tradicional japonesa. Allí empezará a ver y relacionarse con fantasmas que enseñarán a la joven la profesión de su abuela para convertirse en heredera del negocio. Kitarô Kôsaka (Nasu: Suitcase No Wataridori) es el encargado de dirigir esta cinta, entre cuyas voces en versión original destacan Seiran Kobayashi, Nana Mizuki (Gatos: Un viaje de vuelta a casa), Satsumi Matsuda, Rina Endô (serie Barakamon) y Etsuko Kozakura (Bonobono: Kumomo no Ki no Koto).

Terminamos este repaso con el documental La ciudad oculta, cinta dirigida por Víctor Moreno (La piedra) que cuenta con capital español, francés y alemán. La historia pone su mirada en un universo nunca visto en una película: el mundo que forman las tuberías, galerías, túneles, estaciones de metro, … en el subsuelo de una gran urbe. Un espacio sin el cual no podría funcionar y del que, sin embargo, no siempre somos conscientes.

Anuncios

‘Superlópez’ llega a la cartelera sin nadie que le haga sombra


De nuevo, son muchos los estrenos que aterrizan en la cartelera española este viernes, 23 de noviembre, pero en esta ocasión la principal novedad es española, y eso es, precisamente, una novedad con lo que veníamos viendo en pantalla en las últimas semanas. Acción, humor y drama se dan cita en los títulos de la semana, entre los que apenas hay estrenos estadounidenses.

Pero comencemos con un superhéroe, y no precisamente norteamericano. Superlópez lleva a la pantalla grande el personaje del dibujante español Jan para narrar los orígenes de este personaje, tan parecido en todo a Superman salvo, claro está, en la perfección de sus actos y su presencia. Y es que Juan siempre quiere pasar desapercibido, evitando así que un malvado villano le localice y pueda destruir su planeta de origen. Pero todo se va al traste cuando un antiguo amor de juventud regresa a su vida, lo que hará que Juan quiera destacar, poniendo el foco sobre la Tierra. Será entonces cuando deba convertirse en Superlópez y demostrar que puede ser un superhéroe… incluso con sus defectos. Javier Ruiz Caldera (Anacleto: Agente secreto) se pone tras las cámaras de esta producción española que combina humor, aventura y acción, y que está protagonizada por Dani Rovira (100 metros), Maribel Verdú (Abracadabra), Alexandra Jiménez (Toc toc), Julián López (La tribu), Pedro Casablanc (Bajo la Rosa), Gonzalo de Castro (serie Doctor Mateo) y Gracia Olayo (La Llamada).

Antes de pasar al resto de estrenos europeos, la única novedad estadounidense es A la sombra de Kennedy, drama biográfico de 2016 que aborda la figura de Lyndon B. Johnson durante el periodo posterior al asesinato de JFK. El que fuera vicepresidente y posterior presidente norteamericano tuvo que enfrentarse a luchas políticas en ambos partidos, pero también fue el impulsor de la Ley de Derechos Civiles de 1964, que impidió la discriminación racial en espacios públicos y en cualquier negocio o institución que recibiera fondos federales. Dirigida por Rob Reiner (Being Charlie), la cinta cuenta en su reparto con Woody Harrelson (Triple 9), Bill Pullman (Independence Day: Contraataque), Richard Jenkins (Lullaby), Jeffrey Donovan (Sicario), Jennifer Jason Leigh (Los odiosos ocho) y Michael Stahl-David (Mutual Friends).

De Reino Unido llega El veredicto (La ley del menor), drama que adapta la novela de Ian McEwan y en cuya dirección encontramos a Richard Eyre (Diario de un escándalo). La trama arranca cuando una prestigiosa juez del Tribunal Superior de Londres especializada en derechos familiares se encuentra con el caso de un joven con leucemia que no quiere tratarse al ser Testigo de Jehová. La mujer, que pasa por una grave crisis matrimonial, descubrirá sentimientos encontrados y luchará por hacer que el joven entre en razón y salve su vida. Emma Thompson (La bella y la bestia) da vida a la protagonista, estando acompañada en el reparto por Stanley Tucci (Spotlight), Fionn Whitehead (Dunkerque), Ben Chaplin (La leyenda de Tarzán) y Jason Watkins (Una cita en el parque), entre otros.

También española es el thriller Jaulas, escrito y dirigido por Nicolás Pacheco en el que es su debut en el largometraje. El argumento gira en torno a una mujer atrapada en una vida que no desea en un poblado andaluz que parece haberse quedado anclado en el tiempo. Decidida a cambiar su destino, coge a su hija y huye a la ciudad, comenzando una aventura por escapar de las jaulas que siempre han sido sus vidas. El reparto está encabezado por Manolo Caro (serie Allí abajo), Manuel Cañadas (Psicosis homicida), Estefanía de los Santos (De chica en chica), Antonio Dechent (Secuestro), Antonio Estrada (Carmina y amén.) y Mila Fernández.

España también está presente, junto a Francia y Argentina, en Con el viento, debut en la ficción de la directora Meritxell Colell (Manuscrit a la ciutat), quien también escribe el guión de esta historia centrada en una bailarina en Buenos Aires que debe regresar a España ante la enfermedad de su padre. La vuelta a la vida y la familia que dejó atrás abrirá nuevas heridas y cerrará otras, y la obligará a reconciliarse con su madre. Mónica García, Concha Canal, Ana Fernández (Purgatorio), Elena Martín (Las amigas de Àgata) y Xavier Martín encabezan el reparto.

El drama histórico con toques de intriga es el género de La noche de 12 años, cinta con capital español, argentino y uruguayo que aborda la historia real de José Mujica, Mauricio Rosencof y Eleuterio Fernández Huidobro, que fueron arrojados a un calabozo en el que apenas podían ver, escuchar, hablar, comer o dormir. Los tres debieron librar una batalla por su propia cordura. Álvaro Brechner (Mal día para pescar) escribe y dirige este film protagonizado por Antonio de la Torre (El autor), Chino Darín (Primavera), Alfonso Tort (Mal día para pescar), César Troncoso (Mi Mundial), Soledad Villamil (Todos tenemos un plan) y Silvia Pérez Cruz (Cerca de tu casa).

Entre el resto de estrenos europeos encontramos Un corazón extraordinario, adaptación de la novela escrita a cuatro manos entre Daniel Meyer y Lars Amend, y cuya trama, a medio camino entre la comedia y el drama, sigue a un joven de 30 años irresponsable y malcriado que es obligado por su padre a cuidar de un adolescente con una enfermedad cardíaca. El joven romperá todas las reglas para cumplir cada uno de los deseos de su nuevo amigo. Dirigida por Marc Rothemund (Pornorama), esta cinta alemana de 2017 cuenta en su reparto con Elyas M’Barek (El médico), Philip Schwarz, Nadine Wrietz (Mara y el señor del fuego), Uwe Preuss (Un mensaje para ti) y Lisa Bitter (Conni & Co.).

Desde Dinamarca llega The guilty, thriller dramático dirigido por Gustav Möller en el que es su debut en el largometraje. El argumento gira en torno a un exoficial de policía que ha sido suspendido de sus funciones y relegado a una centralita. Durante una de las rutinarias noches recibe la llamada de una mujer que ha sido secuestrada. Sin poder abandonar su puesto, el policía comenzará una búsqueda contrarreloj con la ayuda del resto de agentes en todo el país, luchando además contra sus propios demonios. Jakob Cedergren (Escuadrón de élite) da vida al protagonista, mientras que Jessica Dinnage (Mesteren), Omar Shargawi (Al Medina), Johan Olsen (serie Juleønsket) y Jacob Lohmann (Underverden) ponen algunas de las principales voces del relato.

Entre el resto de novedades está la iraní Tres caras, drama dirigido por Jafar Panahi (Taxi Teherán) que arranca cuando una actriz le pide ayuda al director para responder a la llamada de auxilio de una joven que quiere huir de una familia que le impide estudiar en el Conservatorio de Teherán. Se inicia entonces un viaje en el que, a pesar de la amabilidad de la gente, los visitantes descubrirán que las tradiciones son más poderosas que la propia hospitalidad. A medio camino entre realidad y ficción, esta cinta está protagonizada, además de por Panahi, por Behnaz Jafari (Gita), Marziyeh Rezaei, Maedeh Erteghaei y Narges Delaram.

En lo que a animación se refiere, la única representante es La increíble historia de la pera gigante, aventura basada en la novela de Jakob Martin Strid que narra el viaje de un elefante y una gata para salvar al alcalde de su ciudad, atrapado en una isla y que ha sido sustituido por el malvado teniente de alcalde. En el viaje tendrán que superar no solo enemigos y obstáculos que parecen insalvables, sino que deberán hacer frente a sus propios miedos. Dirigida a tres bandas por Amalie Næsby Fick, Jørgen Lerdam (Olsen-banden på de bonede gulve) y Philip Einstein Lipski (Ronal Barbaren), la cinta cuenta con las voces originales de Alfred Bjerre Larsen (Kidnapning), Lila Elvira Magnussen, Jakob Oftebro (serie Bajo la superficie), Peter Frödin (Alguien a quien amar) y Henrik Koefoed (Far til fire – i stor stil).

Por último, un documental. El misterio del Padre Pío ofrece, en clave de thriller, testimonios y documentos hasta ahora nunca divulgados sobre el complot contra este religioso, que tuvo los estigmas de Jesucristo en manos, pies y costado durante 50 años consecutivos; se decía que leía el alma en cualquier idioma y que tenía el don de la bilocación. La cinta está dirigida por el periodista José María Zavala.

Jackman se viste de ‘El gran showman’ para evitar dar la nota


Termina 2017, y lo hace con un puñado de estrenos tan variopintos como interesantes, al menos algunos de ellos. Con la música como gran protagonista, este viernes 29 de diciembre la comedia se convierte en el principal aliciente de las novedades que inundan la cartelera, ya sea combinada con el drama o en clave más gamberra. Y antes de comenzar el repaso, desde Toma Dos os deseamos un Feliz Año Nuevo y que el 2018 llegue cargado de buenas y emocionantes películas.

Sin duda este viernes la principal novedad es El gran showman, biopic de P. T. Barnum, pionero de la industria del espectáculo con una propuesta circense que combinaba malabares y lo que entonces se conocía como ‘freaks’. Narrado en clave musical, el film es la ópera prima de Michael Grace, que dirige un reparto encabezado por Hugh Jackman (Los miserables), Michelle Williams (Manchester frente al mar), Zac Efron (Baywatch: Los vigilantes de la playa), Zendaya (Spider-Man: Homecoming), Rebecca Ferguson (El muñeco de nieve) y Paul Sparks (serie House of cards), entre muchos otros.

La música también es protagonista en Dando la nota 3, que sitúa a las Bellas desunidas y tratando de mantenerse a flote con un empleo después de ganar el campeonato mundial y comprobar que no pueden ganarse la vida creado música solo con su voz. El grupo tiene una última oportunidad de reunirse en una gira alrededor del mundo junto al ejército, pero su reencuentro estará marcado por la rivalidad con otro grupo que combina sus voces con instrumentos. Humor, algo de drama y mucho ritmo es lo que propone esta cinta dirigida por Trish Sie (Step Up all in) y protagonizada por Anna Kendrick (El contable), Elizabeth Banks (Power Rangers), Brittany Snow (Una noche para morir), Hailee Steinfeld (3 días para matar), Rebel Wilson (Agente contrainteligente), Ruby Rose (John Wick: Pacto de sangre), Anna Camp (serie True Blood), Ester Dean (Dando la nota) y John Lithgow (Interstellar).

Muy diferente es la comedia dramática The disaster artist, nuevo film dirigido y protagonizado por James Franco (Una lucha incierta) que adapta el libro biográfico escrito a cuatro manos por Greg Sestero y Tom Bissell, y que narra el rodaje caótico de una de las peores películas de la historia, ‘The room’, realizada y protagonizada en 2003 por Tommy Wiseau. En el reparto encontramos, además de a Franco, a su hermano Dave Franco (Ahora me ves 2), Alison Brie (Mejor… solteras), Josh Hutcherson (Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1), Seth Rogen (Malditos vecinos 2), Zac Efron, que repite estreno, y Sharon Stone (Mothers and daughters).

Fuera de Estados Unidos destaca la británica El arte de la amistad, comedia dramática biográfica escrita y dirigida por el actor Stanley Tucci (Blind date) en torno a la vida del escultor y pintor suizo Alberto Giacometti, en concreto a su amistad con el escritor norteamericano James Lord, al que pidió retratar durante un viaje que este último realizó a París. Geoffrey Rush (Dioses de Egipto), Armie Hammer (Animales nocturnos), Clémence Poésy (Mañana empieza todo), Tony Shalhoub (Dulce venganza), James Faulkner (serie Juego de tronos) y Sylvie Testud (Tamara) encabezan el reparto.

Francia, Canadá y la República Checa colaboran en Una bolsa de canicas, drama que adapta la novela homónima de Joseph Joffo ambientada en la II Guerra Mundial. La historia se centra en dos hermanos que se ven obligados a huir de su hogar en París para no ser capturados por los nazis, comenzando un viaje por toda Francia hasta llegar a un lugar seguro en el que reencontrarse con su familia. Dirigida por Christian Duguay (Boot camp), la película cuenta entre sus actores con Dorian Le Clech (Lili Rose), Batyste Fleurial, Christian Clavier (Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?), Elsa Zylberstein (Primavera en Normandía), Patrick Bruel (Los ojos amarillos de los cocodrilos) y César Domboy (Un hombre de altura).

Desde Alemania nos llegan las dos últimas novedades. Por un lado, la comedia romántica Olvídate de Nick, cinta con toques dramáticos dirigida por Margarethe von Trotta (Tiro de gracia) cuya trama se centra en la relación entre dos mujeres totalmente opuestas que comparten un piso en Nueva York y el mismo exmarido, un galán que ha dejado a su segunda mujer por una joven modelo. Con el paso del tiempo y la convivencia ambas mujeres comprenderán que no es tanto lo que les separa. En el reparto destacan los nombres de Ingrid Bolsø Berdal (serie Westworld), Katja Riemann (High Society), Lucie Pohl (Deadly signal), Haluk Bilginer (Shelter) y Susan Duerden (Double duty).

Por otro, Recuerdos desde Fukushima es un drama que arranca cuando una joven alemana se une a una organización humanitaria que viaja a Fukushima para tratar de hacer la vida más fácil a los supervivientes de la catástrofe nuclear. Allí conocerá a la última geisha de la ciudad, una mujer arisca con la que, sin embargo, trabará amistad. Doris Dörrie (Cerezos en flor) escribe y dirige esta cinta protagonizada por Kaori Momoi (Amaya), Naomi Kamata, Rosalie Thomass (Taxi), Kurumi Aizawa y Moshe Cohen.

‘Transformers: El último caballero’: robots de destrucción masiva


Mantener el interés en una saga cinematográfica (o de cualquier otro tipo), sea del género que sea, es todo un reto. Pero hacerlo con el mismo director una y otra vez tras las cámaras parece casi tarea imposible. Y la saga Transformers es un buen ejemplo, por desgracia para muchos que, como un servidor, ha crecido con estos robots capaces de adoptar formas de todo tipo de objetos, principalmente vehículos. Que Michael Bay siga ejecutando la parte visual de estos proyectos empieza a evidenciar un cansancio alarmante de ideas, utilizando siempre los mismos recursos narrativos para una batalla que, al final, termina siendo la misma film tras film. Y lo peor de todo es que los guiones cada vez tienen menos efectividad.

En esta ocasión, y con la excusa de la historia secreta de estos robots gigantes en la Tierra, la historia nos retrotrae a la época de Arturo y la Mesa Redonda. Más allá de lo idóneo o no de esta idea, el principal escollo que no logra superar Transformers: El último caballero es una narrativa con demasiados personajes secundarios luchando en diversos frentes, amén de la presencia de roles que no aportan absolutamente nada al conjunto, salvo metraje innecesario que alargan este espectáculo audiovisual y pirotécnico hasta las dos horas y media. Que las películas hayan crecido en complejidad visual y dramática es, hasta cierto punto, normal. Que lo hagan incorporando personajes autoparódicos sin relevancia ninguna no solo no es normal, sino que no aporta el toque de humor que podría presuponerse, e incluso resta credibilidad a un conjunto que, por lo demás, entretiene los suficiente como para no mirar demasiado el reloj.

Porque sí, al igual que sus predecesoras, la cinta entretiene. Tal vez no durante todo su metraje (una razón más para quitar minutos innecesarios), pero en líneas generales ofrece lo que promete: acción, aventura y mucha adrenalina. Ahora bien, nada más. La historia secreta de los Transformers se explica en los primeros instantes, y a pesar de algún que otro giro argumental a lo largo del desarrollo, la narrativa visual en los momentos en que los robots no se lían a tortazos es más bien deficiente, con diálogos que en algunos momentos rozan el absurdo en un intento de ser divertidos (que lo consigan o no depende, me imagino, de la predisposición de cada uno). Eso por no hablar del hecho de que en muchas ocasiones se solventa de un plumazo los momentos más relevantes de la trama. Y esta es la principal diferencia. Los primeros films, con sus defectos, narraban una historia con una cierta coherencia, con unos límites autoimpuestos para poder crecer.

Tras esta Transformers: El último caballero todo en la saga parece desmoronarse. El guionista abandona, el director parece dejar la silla, y se busca un cambio de sentido dramático y argumental. Desde luego, la saga necesita de un lavado de cara urgente, aunque la clave está en saber cómo debe ser dicho lavado. Por lo pronto, habrá que pensar qué hacer con un planeta, la Tierra, que ya no tiene Luna, cuya superficie se ha visto atacada por otro planeta y en la que, ahora sí, se han destruido definitivamente las pirámides de Egipto. Bueno, sea como sea, la puerta para las siguientes entregas queda abierta con el final de este film, así que todo es posible. Solo queda la esperanza de que estas películas vuelvan a demostrar, como dice su ‘slogan’, que hay más de los que los ojos ven.

Nota: 5/10

Una Theron ‘Atómica’ frente al último caballero de los ‘Transformers’


Agosto comienza, en muchos sentidos, del mismo modo en que ha terminado julio. Y en las salas de cine no es diferentes. Si hace siete días llegaba el reinicio de una saga, ahora lo hace una nueva entrega de otra. La diferencia podría estar en que, mientras el fin de semana pasado era el único gran estreno, este viernes día 4 hay otras novedades llamadas a llenar las salas, o por lo menos a intentarlo.

Así que comenzamos este repaso semanal con Transformers: El último caballero, quinta parte de la famosa saga basada en los muñecos de Hasbro y en la serie animada que vuelve a dirigir Michael Bay (Dolor y dinero), y cuyo argumento arranca poco tiempo después de la anterior entrega, con Optimus Prime desaparecido y con la guerra entre Autobots y Decepticons en su punto álgido. Los humanos tratan de sobrevivir en esta lucha, pero para ello deberán conocer la Historia secreta de los Transformers en la Tierra. Mark Wahlberg (Día de patriotas) vuelve a ser el protagonista de esta aventura de ciencia ficción, acción y toques de humor en cuyo reparto encontramos también a Josh Duhamel (Spaceman), Anthony Hopkins (serie Westworld), Stanley Tucci (La bella y la bestia), John Goodman (Kong: La isla Calavera), John Turturro (Mia madre), Laura Haddock (serie Da Vinci’s demons) e Isabela Moner (Los peores años de mi vida), entre muchos otros.

Acción también es lo que propone Atómica, cinta que adapta la novela gráfica escrita por Antony Johnston e ilustrada por Sam Hart. Su argumento, ambientado en el mundo del espionaje en 1989, arranca cuando una agente del MI6 se traslada a Berlín para acabar con una red de espionaje que acaba de asesinar a su compañero. El agente estaba intentado hacer llegar a Occidente una lista con los nombres de todos los agentes encubiertos que trabajan en Berlín Oriental. A medida que la agente se infiltra en este mundo descubrirá no solo que nadie es lo que parece, sino que la muerte la acecha a cada paso que da. David Leitch dirige esta propuesta protagonizada por Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera), James McAvoy (Múltiple), Sofia Boutella (La Momia), John Goodman, que hace doblete esta semana, Toby Jones (serie Wayward Pines) y Eddie Marsan (serie Ray Donovan).

El estreno español de la semana es Abracadabra, nueva película escrita y dirigida por Pablo Berger (Blancanieves) que, en clave de comedia, narra la historia de un matrimonio en el que el marido parece más preocupado de su equipo de fútbol que de atender a su esposa. Todo cambia tras una boda y un aparente truco de hipnosis que convierte al hombre en un atento y servicial marido. A medida que pasa el tiempo la esposa reconoce cada vez menos al hombre con el que se casó, llegando a creer que está poseído e intentando curarle por todos los medios. Entre los principales actores destacan Antonio de la Torre (Tarde para la ira), Maribel Verdú (El faro de las orcas), Quim Gutiérrez (Anacleto: Agente secreto), José Mota (Torrente 4) y Josep Maria Pou (Secuestro).

Entre los estrenos europeos destaca Regreso a Montauk, drama romántico producido entre Alemania, Irlanda y Francia cuyo protagonista es un escritor que regresa a Nueva York para presentar su último libro. Allí le espera su esposa, pero también una mujer de la que se enamoró hace años y cuya historia es la base de su nueva novela. Aunque se muestra reticente al principio, finalmente terminará viajando con ella a Montauk, donde vivieron su romance y donde ya no queda prácticamente nada salvo un faro y una interminable playa. Dirigida por Volker Schlöndorff (Diplomacia), la cinta cuenta en su reparto con Stellan Skarsgård (Un traidor como los nuestros), Nina Hoss (serie Homeland), Niels Arestrup (War horse), Robert Seeliger (El mundo abandonado), Susanne Wolff (Los tres mosqueteros), Ray Wiederhold (For never) y Bronagh Gallagher (Amor en su punto).

Francia y Bélgica producen Reparar a los vivos, adaptación de la novela de Maylis De Kerangal cuya trama  se centra en un joven que, después de un día de surf con sus amigos, sufre un trágico accidente de coche que le deja conectado a un soporte vital en un hospital para poder sobrevivir. Mientras tanto, una mujer espera un trasplante de corazón que supondrá una nueva oportunidad de seguir viviendo. Katell Quillévéré (Suzanne) dirige este drama protagonizado por Emmanuelle Seigner (La venus de las pieles), Tahar Rahim (Los anarquistas), Anne Dorval (Miraculum), Alice Taglioni (French women), Monia Chokri (Yesterday, today, yesterday) y Bouli Lanners (Crudo).

La última de las novedades de esta semana es La decisión del rey, drama biográfico producido en Noruega sobre la decisión que tuvo que tomar el rey Haakon VII de aquel país en 1940, cuando el ejército alemán llega a Oslo, enfrentándose a la posibilidad de rendirse o morir. Dirigida por Erik Poppe (Mil veces buenas noches), entre los actores de esta cinta histórica destacan Jesper Christensen (Spectre), Anders Baasmo Christiansen (Kon-tiki), Tuva Novotny (Come Reza Ama), Katharina Schüttler (serie Hijos del Tercer Reich) y Karl Markovics (El gran hotel Budapest).

‘La Bella y la Bestia’: animación de carne y hueso


Las producciones Disney tienen muchos defectos, pero si por algo pueden ser defendidas es por la magia que desprenden en cada plano, por esa capacidad de llevar al espectador, sea de la edad que sea, a un momento de su vida en el que todo era fantasía, en el que todo estaba por descubrir. Y si eso ya tiene mérito, lograrlo con una versión en imagen real de una historia mil veces vista y cantada es un reto al alcance de muy pocos.

De ahí que esta nueva versión de La bella y la bestia tenga tanto mérito. La traslación al mundo de carne y hueso de esta fantasía con objetos animados no solo es fiel al original, sino que logra desprender el carrusel de emociones que tienen sus canciones, amén del recorrido dramático de sus personajes, interpretados por unos actores que disfrutan con cada línea de diálogo y con cada movimiento de baile. Esa diversión se traslada, en última instancia, al desarrollo argumental de la historia, adaptada en algunos aspectos a los tiempos modernos pero sin perder de vista en ningún momento la fuerza de la poderosa historia de base.

Es magia, sí. Es romance, ternura y diversión. Pero incluso su intención por ser fiel al original (coartado, claro está, por los límites que impone la realidad) deja espacio para la introducción de ciertas secuencias que ayudan a explicar algo mejor la evolución de los personajes, su pasado y su futuro, y cómo todo termina por tener más coherencia. Dichas secuencias, aunque inteligentemente introducidas, restan sin embargo algo de ritmo al resto del desarrollo, lo que al final deja un sabor agridulce en un film, por otro lado, muy completo que aprovecha con bastante habilidad los recursos del musical y de la fantasía animada en la que se basa (atención al número del comedor o al clásico baile en el salón).

Al final, lo realmente importante es si La bella y la bestia logra emocionar tanto como su original animado. La respuesta es un rotundo sí. O al menos, un SÍ con mayúsculas. Quizá su mayor problema sea que, en ese intento por no ser una copia exacta, trata de introducir elementos nuevos cuyo funcionamiento dentro del engranaje dramático no siempre es el idóneo. Pero desde luego, si ese es el mayor problema, bendito sea, porque lo cierto es que, aunque perjudica al ritmo, ayuda a completar la historia, haciéndola algo más adulta y compleja. Disney ha encontrado un nuevo nicho de mercado en estas versiones en imagen real. ¿Cuál será la siguiente?

Nota: 7/10

‘Spotlight’: explorando el infierno en la Tierra de la Iglesia


La redacción de 'Spotlight' durante la investigación del escándalo.El subgénero periodístico dentro del cine tiene, como casi todos los subgéneros, unas pautas muy concretas que no dejan lugar para medias tintas: o gusta o se aborrece. A diferencia de otras historias, las que se desarrollan en una redacción solo tienen una temática, que se basa en la investigación y el drama, por lo que si no hay un especial interés en estos pilares narrativos, poco se puede buscar en sus tramas. La última película de Tom McCarthy (Con la magia en los zapatos) es un ejemplo, sí, pero la cinta ofrece mucho más en lo que podríamos denominar como el descenso a los infiernos de la Iglesia.

Porque lo más interesante de Spotlight no es el escándalo que destapan, los terribles relatos de la víctimas o el modo en que debe luchar contra la estructura eclesiástica un periódico como The Boston Globe. No, lo realmente atractivo es el modo en que sus protagonistas, criados en el seno de la religión y con un entorno mayoritariamente creyente, afronta sus propias convicciones a medida que se adentran en una verdad tan terrible como real, tan extendida como ocultada. Es la reacción de los principales personajes lo que marca una diferencia y lo que convierte a este film en una obra espléndida, a la altura de las mejores obras sobre este tipo de historias.

Evidentemente, buena parte del éxito se debe a un reparto más que notable en el que, aunque compuesto por grandes estrellas, ninguno destaca por encima de los demás, conformando un microcosmos que funciona como debe funcionar, es decir, como una redacción. Ahí está, por ejemplo, un recuperado Michael Keaton (Need for speed), que guarda uno de los giros más interesantes de la trama, un espléndido Mark Ruffalo (Amor sin control), cuya interpretación física es cuanto menos curiosa, o Liev Schreiber (Mental), quien a pesar de tener un papel secundario su importancia es determinante.

Quizá el mayor ‘pero’ que se le pueda achacar a Spotlight es una cierta falta de ambición, tanto en su desarrollo dramático como en la puesta en escena. Pero es que tampoco lo necesita. Es cierto que la historia ofrece lo que ofrece, y que la trama podría haber hecho más hincapié en los truculentos secretos de la Iglesia, pero eso habría sido desviar la atención de lo verdaderamente importante: poder comprobar cómo afecta a una comunidad religiosa un escándalo de semejante magnitud. Es ahí donde entran en juego los personajes, y es ahí donde McCarthy encuentra el título para esta obra cuyo plano final es tan sencillo como brillante.

Nota: 7,5/10

‘Los Juegos del Hambre: Sinsajo I’: sin hambre y sin revolución


Jennifer Lawrence encabeza la revolución en 'Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Parte 1".Es entristecedor comprobar cómo una saga cinematográfica se deja llevar peligrosamente hacia la ruina. Sin que ‘Los Juegos del Hambre’ haya sido nunca una buena serie de películas, lo cierto es que la primera fue algo mejor que la segunda, y esta indiscutiblemente mejor que la tercera… y presumiblemente que la cuarta, dado que ambas son una única historia. No me cabe duda de que muchos de los problemas que acumula esta nueva aventura protagonizada por Jennifer Lawrence (Winter’s bone) recaen precisamente en eso. Muchos, pero no todos.

Porque a pesar de tener un final que no es un final; a pesar de ser una especie de película puente hacia una conclusión mayor; a pesar de todo, una de las grandes debilidades de Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Parte 1 reside en su desarrollo dramático, que se queda a medio camino de todo. Esta especie de drama adolescente enmarcado en una revolución no termina de definirse como un drama en el que la protagonista se vea abocada a elegir entre su mejor amigo y su verdadero amor. Los dilemas románticos quedan aparcados en favor de una supuesta revolución que apenas se muestra en dos o tres ocasiones. Entonces, ¿qué es lo que ocurre a lo largo de las dos horas de película? Pues en realidad, poca cosa. La línea argumental principal es una especie de toma y daca entre la protagonista y el personaje de Donald Sutherland (Orgullo y prejuicio), quien vuelve a conquistar la pantalla por encima del resto de actores. Y eso que el reparto es espectacular.

Todo ello no quiere decir que la labor de Francis Lawrence (Soy leyenda) como director no sea correcta. Visualmente la película resulta interesante, incluso entretenida en sus primeros compases, cuando transcurren las secuencias más dinámicas de la trama. Pero su pulso narrativo decae conforme decae el ritmo de un guión que se deja llevar. Por otro lado, tanto Lawrence director como Lawrence actriz dan la sensación de contener el dramatismo del personaje principal en un intento de acercar la historia a una juventud que no quiere intensidad emocional, o al menos eso se debe creer desde los estudios de Hollywood. El carácter contenido de la protagonista, a la que este papel le vino como anillo al dedo en sus inicios pero que ahora se le queda tremendamente corto, no es ninguna ayuda al carácter general de la historia.

Desde luego, Los Juegos del Hambre: Sinsajo. Parte 1 tiene el enorme problema de ser, en realidad, el planteamiento y el comienzo del nudo de una historia mucho mayor. Posiblemente si este film se ve de forma consecutiva con la segunda parte, a estrenar en un año, la sensación sea muy distinta. Pero en un afán recaudatorio se ha elegido este dichoso formato que no hace ningún bien a nadie, salvo a las productoras y sus arcas. El resultado es un film que se desinfla en su segunda mitad de forma alarmante, que no logra definirse entre revolución y romance, y cuyos protagonistas parecen más interesados en obtener los réditos rápidamente que en dar vida a sus personajes. A los seguidores de la saga literaria de Suzanne Collins les resultará emocionante; a los que hayan seguido la saga cinematográfica terminará resultando un poco tediosa; al resto posiblemente ni siquiera le interese.

Nota: 5,5/10

‘Transformers: La era de la extinción’: el transformio lo destruye todo


Optimus Prime deberá afrontar su mayor desafío en 'Transformers: La era de la extinción'.Ahora mismo no recuerdo ninguna saga cinematográfica que haya sido controlada por un único director/productor y haya sobrevivido para contarlo. Creativamente hablando, claro está. Y es que cuando un creador pasa demasiado tiempo enfrascado en un proyecto tras otro de características similares tiende a crear un bucle del que es muy difícil salir. Y si es alguien como Michael Bay (Dos policías rebeldes), lo normal es que dicho bucle se convierta en una orgía de destrucción, adrenalina y espectacularidad sin parangón. Esto no sería algo necesariamente malo si no fuera porque tras la fachada (y menuda fachada) debe existir una estructura sólida. Y por desgracia, ni siquiera el director es capaz de ocultar cosas como la nueva entrega de ‘Transformers’.

Cuando una película, a pesar de su espectáculo visual y de sus impecables efectos visuales y digitales, tiene momentos de tedio y diálogos que no van a ninguna parte algo falla. El texto escrito por Ehren Kruger, autor principal de esta saga cinematográfica, hace aguas en buena parte de su desarrollo, que por cierto es un tanto arriesgado para una película de estas características. Más allá de su duración, innecesaria a todas luces, Transformers: La era de la extinción presenta personajes y diálogos que intentan sin éxito recuperar el tono cómico y divertido que tuvieron sus antecesoras, sobre todo las dos primeras. El viaje que realizan Optimus Prime y la familia del personaje interpretado por Mark Wahlberg (El incidente) no termina de llenar los vacíos de acción que posee la trama, que por cierto modifica sustancialmente todo lo visto anteriormente, hasta el punto de convertir a estos robots espaciales en una creación mecánica, dejando aquello de la raza alienígena para otras épocas. Eso por no hablar del “transformio”, nuevo elemento que permite al director explorar vías diferentes de destrucción masiva.

Desde luego, el film gana enteros, y muchos, con las secuencias de acción, aunque incluso en estas se nota el cansancio narrativo y creativo de Bay, que no solo recurre a herramientas habituales en su cine, sino que reitera en numerosas ocasiones dichos recursos por si alguien no se había fijado la primera vez. Sin duda es espectacular, sobre todo en su tercio final con la presentación en sociedad de los Dinobots y esos combates a muerte entre los Autobots y una nueva raza de Decepticons que, como no podía ser de otro modo, recupera para la causa al villano por antonomasia de la saga. La cuestión es si todo esto es capaz de justificar el recorrido hecho con anterioridad. La respuesta dependerá del amor que se tenga por estos míticos juguetes.

Transformers: La era de la extinción se halla a medio camino entre el espectáculo más apabullante y el desarrollo más mediocre que puede conseguirse hoy en día en Hollywood. Desde luego, la película merece la pena gracias a esas transformaciones, a las secuencias de acción y a esos Dinobots que recuperan unos de los personajes más entrañables de las creaciones originales. Pero en ningún caso es una película entretenida. Esta cuarta entrega demuestra la decadencia en la que ha entrado la saga, y pide a gritos una renovación creativa en muchos de sus puestos claves, sobre todo en lo que a guión se refiere. Claro que existen algo más de 1.000 millones de razones para que todo siga igual en una futura entrega que no tardará en llenar las salas de cine y los bolsillos de sus principales responsables.

Nota: 5,5/10

Los Transformers, ante su extinción, y Favreau ante la cocina rápida


Estrenos 8agosto2014Puede que sea coincidencia, pero tras varios fines de semana con numerosos estrenos hoy viernes, 8 de agosto, tan solo cuatro títulos engrosan la lista de novedades en la cartelera española. ¿Y qué diferencia hay con días anteriores? Bueno, pues que los robots alienígenas capaces de transformarse en coches, aviones, tanques y hasta dinosaurios están de vuelta, y eso es motivo más que suficiente para tratar de no competir directamente con ellos. Sobre todo si ya han superado los 1.000 millones de dólares recaudados a nivel mundial. Empero, todavía hay esperanza para aquellos que prefieran algo más tranquilo y con un mayor contenido dramático y emocional gracias al resto de novedades.

Como la actualidad manda, es imprescindible que comencemos el repaso con Transformers: La era de la extinción, cuarta entrega de la saga iniciada por Michael Bay, director de las cuatro, hace ya siete años. Una entrega que cambia a sus actores y que tiene un cierto aire de renovación tras el cansancio creativo que parecía haberse apoderado de las dos secuelas anteriores. Su trama arranca con una espectacular batalla que destruye una ciudad entera pero que logra salvar a la Humanidad. Sin embargo, tras este ataque un misterioso grupo aparece con el objetivo de hacerse con el control de los Autobots, liderados por un Optimus Prime que todavía se recupera de sus heridas. Todo cambiará cuando una amenaza como jamás se había visto llegue a la Tierra con el objetivo de acabar con todo signo de vida, lo que incluye a Transformers y humanos, que unirán sus fuerzas para salvar el planeta al que llaman hogar. Acción, espectacularidad y aventuras sin pretensiones es lo que a todas luces van a encontrar los fans de estos personajes de Hasbro, que en esta ocasión verán en pantalla a Mark Wahlberg (Dolor y dinero), Nicola Peltz (serie Bates motel), Jack Reynor (Cold), Stanley Tucci (Los Juegos del Hambre: En llamas), Kelsey Grammer (serie Boss), Sophia Myles (Outlander), Titus Welliver (Argo) y T.J. Miller (serie Silicon Valley), entre muchos otros.

Aunque como digo, no es el único estreno. De hecho, el que más oportunidades podría tener de competir con la épica de Michael Bay es #Chef, primera película cuyo título es un hashtag de Twitter, lo que ya es de por sí una de las mejores publicidades de los últimos tiempos. Escrita, dirigida y protagonizada por Jon Favreau, responsable del éxito de Iron Man (2008), la película narra el viaje físico y espiritual de un chef que deja su trabajo en un importante restaurante al enfrentarse a un controlador dueño que limita su creatividad. Por circunstancias de la vida termina montando un negocio de comida rápida en una caravana junto a su ex mujer, su hijo y su mejor amigo, lo que le devolverá a sus raíces. Una comedia que ha generado muy buenas sensaciones allá por donde ha pasado y que cuenta con un reparto realmente espectacular en el que se dan cita nombres como los de John Leguizamo (Kick-Ass 2. Con un par), Bobby Cannavale (Blue Jasmine), Scarlett Johansson (Capitán América: El soldado de invierno), Dustin Hoffman (serie Luck), Sofía Vergara (serie Modern Family), Oliver Platt (Amor y otras drogas), Robert Downey Jr. (Iron Man 2), Emjay Anthony (No es tan fácil) y Amy Sedaris (Tanner Hall).

Los otros dos estrenos proceden de Europa. Mil veces buenas noches es un proyecto financiado a tres bandas por Noruega, Irlanda y Suecia y dirigido por Erik Poppe (Hawaii, Oslo) en 2013. Su trama gira en torno a una reportera gráfica especializada en conflictos bélicos que deberá decidir entre su familia y su trabajo cuando su propia vida se vea en peligro durante la realización de su labor. Será en ese momento cuando deba resolver las dudas sobre la importancia de su trabajo en un entorno en el que la muerte es algo habitual. Este drama está protagonizado por Nikolaj Coster-Waldau (serie Juego de tronos), Juliette Binoche (Copia certificada), Maria Doyle Kennedy (serie Los Tudor), Chloë Annett (Pasty faces), Lauryn Canny, Larry Mullen Jr. (Man on the train) y Eve Macklin (serie Love/Hate).

Finalmente, Shirley: Visions of reality es una producción austríaca de 2013 que, a través de los cuadros de Edward Hopper, narra la lucha de una mujer por romper los límites que la sociedad de los años 30 del siglo pasado le impone en todos los aspectos de su vida. Una lucha que afianzará sus convicciones sociopolíticas, culturales y profesionales. Escrita y dirigida por Gustav Deutsch (60 seconds of solitude in year zero), la película cuenta entre sus actores con Stephanie Cumming, Christoph Bach (Blindflug), Florentín Groll (El violín rojo), Elfriede Irrall (Eden) y Tom Hanslmaier (Planet USA).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: