‘Predator (2018)’: regresa el cine de los 80


Es difícil enfrentarse a un clásico. Ya sea dirigiendo un remake o una secuela, cuando un film alcanza esa categoría el resultado de continuar su estela no suele ser demasiado satisfactorio. Las numerosas películas con el Depredador como protagonista son un buen ejemplo, de ahí que esta nueva secuela pueda generar, en principio, cierto recelo. Pero solo en principio.

De hecho, las dudas quedan resueltas en los primeros minutos de Predator gracias a un guión que tampoco se toma a sí mismo demasiado en serio y a un director, Shane Black (Kiss Kiss, Bang Bang) que vuelve a demostrar su pericia tras las cámaras dotando al conjunto de un dinamismo incomparable y constante, equilibrando perfectamente las secuencias de acción (algunas realmente espectaculares) con la mínima trama que sostiene la cinta. Sin embargo, nada funcionaría si la película no conociera al dedillo su lugar dentro de la saga. Esto permite al guión constantes referencias al film original de 1987, pero también homenajear un tipo de cine que parece extinguido, y que en cierto modo se recupera con la ironía suficiente como para que no se convierta en una amalgama de clichés.

Dicho de otro modo, la película entretiene, es dinámica y divertida, y contiene una violencia acorde a los nuevos tiempos. Todo ello, evidentemente, deja agujeros relativamente importantes en el guión que el espectador puede optar por engrandecerlos o por dejarse llevar y superarlos sin mayores problemas. Asimismo, la película introduce elementos un tanto fuera de lugar que no terminan de encajar del todo en el concepto original de la criatura. Pero dejando a un lado esas ideas, que por otro lado se pueden achacar a la evolución de los tiempos, lo cierto es que la cinta se revela como una digna secuela.

Desde luego, Predator es la mejor de las secuelas modernas, una historia sencilla pero bien construida, que introduce al espectador de forma directa en una espiral de acción, humor y violencia en la que los actores, todos ellos sin excepción, disfrutan como nunca, y eso se traslada no solo a sus personajes, sino al conjunto del relato. Con especial mención a Sterling K. Brown (Marshall) como villano de turno; sencillamente impecable. Se puede decir que la nueva cinta de Black es una regresión a un tipo de cine perdido, un cine de puro entretenimiento, de tramas lineales, con pocos puntos de giro pero bien construidas, y que a pesar de ciertas incongruencias de guión terminan dejando un buen sabor de boca.

Nota: 7/10

‘Todos lo saben’: ‘Predator’ viene a cazar la cartelera española


Fin de semana interesante el que comienza este viernes, 14 de septiembre, al menos cinematográficamente hablando. Además de que la cartelera española recibe numerosos estrenos, estos poseen un notable atractivo para una amplia variedad de público, desde los fans del terror y la acción hasta los amantes de la comedia, pasando por un título que ha estado a punto de ser seleccionado por España para ir a los Oscar.

Posiblemente la cinta más esperada sea Predator, nueva entrega de la famosa saga iniciada allá por 1987 que, en esta ocasión, pretende ser una especie de secuela del original. La trama arranca cuando un joven activa sin querer una nave alienígena y una llamada que atrae a los cazadores más mortíferos del universo a la Tierra. Habiendo mejorado sus capacidades con ADN de otras especies, estas criaturas solo encontrarán la resistencia de un dispar grupo de exsoldados y una profesora de ciencias desencantada. Acción, violencia y dosis de terror son los ingredientes de este film con capital estadounidense y canadiense dirigido por Shane Black (Iron Man 3) y protagonizado por Boyd Holbrook (Logan), Sterling K. Brown (serie This is us), Thomas Jane (Hombres de valor), Keegan-Michael Key (¿Tenía que ser él?), Alfie Allen (serie Juego de tronos), Jacob Tremblay (La habitación), Olivia Munn (Fiesta de empresa), Trevante Rhodes (Moonlight) e Yvonne Strahovski (serie El cuento de la criada).

Muy diferente es Book Club, comedia dramática estadounidense con toques románticos que es la ópera prima de Bill Holderman. El argumento se centra en cuatro amigas sexagenarias que deciden montar un club de lectura y comentar un libro cada mes. Pero cuando la obra elegida es ’50 sombras de Grey’ la vida de las cuatro dará un vuelco a medida que avancen en la lectura, surgiendo situaciones tan hilarantes como escandalosas. El reparto está encabezado por Diane Keaton (Ático sin ascensor), Jane Fonda (La juventud), Candice Bergen (La excepción a la regla), Mary Steenburgen (Un paseo por el bosque), Andy García (Geostorm), Craig T. Nelson (La proposición), Don Johnson (La hora de la venganza), Richard Dreyfuss (El poder del dinero) y Alicia Silverstone (El sacrificio de un ciervo sagrado).

Entre los estrenos europeos destaca Todos lo saben, film con capital español, francés e italiano que España estuvo barajando presentar a los Oscar, decantándose finalmente por Campeones. La cinta, dirigida por Asghar Farhadi (El viajante), narra el viaje de una familia desde Argentina a su pueblo natal en España para una celebración. Pero la visita se verá trastocada por unos acontecimientos imprevistos que cambiará por completo la vida de todos los miembros de la familia. Javier Bardem (Madre!), Penélope Cruz (Asesinato en el Orient Express), Ricardo Darín (Truman), Bárbara Lennie (Magical girl), Jaime Lorente (Historias románticas (un poco) cabronas), Inma Cuesta (La novia), Carla Campra (Verónica) y Eduard Fernández (Perfectos desconocidos) son los principales actores.

Puramente española es Contigo no, bicho, comedia adolescente que dirigen a cuatro manos Álvaro Alonso, debutante en el largometraje, y Miguel Ángel Jiménez (Chaika). Su argumento arranca cuando un miembro de un grupo de cuatro adolescentes que solo piensan en chicas y videojuegos pierde la virginidad. A partir de ese momento el resto buscará la forma de cambiar su destino, y organizarán un viaje de fin de semana con el único objetivo de seguir los pasos de su amigo o morir en el intento. El plantel de actores está encabezado por Manuel Pérez, Carlos Suárez, Fredy López, Alfonso Sánchez (Ocho apellidos vascos), Alberto López (Toro), Amarna Miller (CineBasura. La peli) y Alicia Ciero.

También procede de España Los amores cobardes, cuya trama gira en torno a una joven fuerte e independiente que regresa a su ciudad natal para pasar las vacaciones de verano. Allí la esperan su madre y su única amiga, pero la sorpresa llega cuando se encuentra inesperadamente con un chico que solía ser su mejor amigo, y que hace años cortó todo contacto, sin explicaciones ni despedidas. Carmen Blanco escribe y dirige este drama romántico que supone su debut en el largometraje, y que está protagonizado por Blanca Parés (Pasión criminal), Ignacio Montes (Azul y no tan rosa), Anna Coll Miller, Tusti de las Heras (Sor) y Agustín Otón.

De 2017 es la producción española Penélope, ópera prima de Eva Vila que versiona La Odisea de Homero. En concreto, narra el regreso a casa de un hombre treinta años después de partir, y la espera de una mujer. Con ellos, ambos en el final de sus vidas, parece extinguirse un modo de ver el mundo. Carme Tarte Vilardell y Ramon Closet Sala dan vida a la pareja.

Con retraso llega Marisa en los bosques, comedia dramática de 2016 de producción española que supone el debut en el largometraje de Antonio Morales, quien también es autor de un guión que gira en torno a una dramaturga de 35 años que cree haber perdido el control de su vida. Sin trabajo y sin proyectos a la vista, se vuelca con los problemas de su amiga para olvidarse de los suyos, pero cuando una tragedia altere su delicado equilibrio y vea que no puede buscar apoyo en sus amistades, recurrirá a la noche de Madrid. El reparto está encabezado por Patricia Jordá (Segunda oportunidad), Aida de la Cruz (serie Física o química), Mauricio Bautista (Las huellas que devuelve el mar), Carmen Mayordomo (Casting) y Yohana Cobo (Bullying).

Fuera de España nos encontramos con la italiana Una casa, la familia y un milagro, comedia que supone el debut en la dirección del actor Augusto Fornari (Leone nel basilico) y cuyo argumento arranca cuando el patriarca de una familia entra en un coma irreversible. Ante esta situación, sus cuatro hijos deciden vender la casa familiar y todo su contenido para ayudar con los problemas económicos de uno de ellos. Pero cuando logran venderlo todo el padre despierta, y los médicos aconsejan que para recuperarse completamente vuelva a la vida que tenía rodeado de sus hijos, por lo que los cuatro tendrán que apañárselas para que parezca que no ha pasado nada. Entre los principales actores encontramos a Valentina Chico (Taxi lovers), Marco Conidi (Lo dejo cuando quiero), Libero De Rienzo (Miel), Luigi Diberti (Bingo) y Antonio Fornari (A.A.A. Achille).

De 2016 también es Iqbal y el superchip, cinta danesa que adapta la novela de Manu Sareen que narra cómo dos jóvenes amigos y vecinos de una calle deben hacer frente a los intentos de dos adultos para apoderarse del proyecto de renovación de su vecindario, con el objetivo secreto de destruirlo para hacerse con el petróleo que hay debajo. Cuando descubren un chip con energía mágica tratan de vendérselo a los adultos a cambio de que abandonen sus planes, pero tras ser engañados recurrirán a todo su ingenio para recuperarlo y salvar su hogar. Oliver Zahle dirige esta aventura familiar en la que es su primera incursión en el largometraje, y que está protagonizada por Hircano Soares (Iqbal y la fórmula secreta), Liv Leman Brandorf (Familien Jul), Arien Takiar (Landet af glas), Rasmus Bjerg (serie 1864) y Andreas Bo Pedersen (Lotto).

En lo que se refiere a la animación, la única propuesta es Al aire, patos, aventura para toda la familia con capital estadounidense y chino que dirige Christopher Jenkins en la que es su ópera prima. El argumento gira en torno a un ganso experto en vuelo que, junto a su familia, se dispone a viajar a tierras más cálidas antes de que llegue el invierno. Sin embargo, el joven es demasiado independiente, y cuando el jefe del grupo le encargue dirigir el vuelo de los más pequeños, decide escaparse y viajar por su cuenta para demostrar su valía. Pero su viaje sale mal y resulta herido, teniendo que encargarse a partir de entonces de dos pequeños patos que ven en él la madre que nunca tuvieron. Jim Gaffigan (The bleeder), Zendaya (El gran showman), Lance Lim (Independence Day: Contraataque), Greg Proops (Bad actress), Natasha Leggero (The Do-over), Carl Reiner (Ocean’s 13) y Stephen Fry (Amor y amistad) ponen las principales voces en la versión norteamericana.

El género documental está representado por Testigo de otro mundo, cinta argentina que combina ciencia ficción y misterio en una historia cuyo eje es un hombre que vive en soledad después de ser testigo de un suceso OVNI. El director del film, Alan Stivelman (Humano), en colaboración con un famoso astrofísico, tratan de ayudarle a entender el profundo significado de su experiencia.

Crowe y Gosling son ‘Dos buenos tipos’ en medio de los estrenos


Estrenos 10junio2016Sin mucho ruido, pero esperemos que con bastantes nueces, una pequeña batería de estrenos llegan un nuevo viernes a la cartelera española. Y lo hace, pues eso, sin causar demasiado revuelo, al menos en comparación con semanas anteriores, pero ofreciendo al espectador algo diferente, una alternativa entre tanto blockbuster veraniego. Como es habitual en los últimos tiempos, este 10 de junio se presenta con muchas novedades europeas y apenas títulos norteamericanos.

De hecho, Dos buenos tipos hace las veces de uno de los representante de Hollywood. Una comedia a medio camino entre el thriller y el drama que recupera el espíritu de cintas como Arma Letal (1987) y cuya historia gira en torno a la pareja que forman un malogrado detective privado y un matón a sueldo. Dos personajes con poco en común pero que deberán unir fuerzas para investigar la desaparición de una persona a la que ambos siguen y para evitar que un equipo de entrenados asesinos acaben con sus vidas. Dirigida por Shane Black (Iron Man 3), la película cuenta con un interesante reparto encabezado por Russell Crowe (Los miserables), Ryan Gosling (La gran apuesta), Matt Bomer (serie American Horror Story: Hotel), Kim Basinger (En tercera persona) y Angourice Rice (Las últimas horas).

A este título se añade la cinta de terror estadounidense Green room, que arranca cuando un grupo de punk rock cuya carrera musical es tan larga como desconocida es contratado para tocar en un club de Oregón. Pero lo que debería ser un concierto de tercera se convierte en una lucha por la supervivencia cuando el grupo presencia en el local un horrible acto de violencia. Escrita y dirigida por Jeremy Saulnier (Blue ruin), la película tiene un reparto encabezado por Anton Yelchin (Caza al terrorista), Imogen Poots (Mejor otro día), Joe Cole (Peterman), Alia Shawkat (Las últimas supervivientes) y Callum Turner (Reina y patria).

Estados Unidos y España colaboran en otra propuesta de terror, Summer Camp, debut en el largometraje de Alberto Marini cuya historia comienza cuando cuatro jóvenes deciden convertirse en monitores de un campamento de verano. Sin embargo, la noche anterior a que lleguen todos los niños comienzan a atacarse entre ellos de forma salvaje, convirtiéndose en víctimas o agresores de forma casi inconsciente y aleatoria. Una noche de pesadilla que solo terminará cuando encuentren el origen de ese extraño comportamiento. La cinta está protagonizada por Diego Boneta (Rock of ages), Andrés Velencoso (Fin), Maiara Walsh (Los muertos del hambre) y Jocelin Donahue (The living).

En cuanto a los estrenos europeos, destaca sobremanera Eddie el Águila, coproducción que cuenta con capital inglés, alemán y norteamericano y que aborda la vida real de Michael ‘Eddie’ Edwards, saltador de esquí británico cuya lucha por competir en los Juegos Olímpicos se ha convertido en un ejemplo de confianza en uno mismo. A medio camino entre la comedia y el drama, la historia se centra en la relación del deportista con su entrenador, única persona que creyó en él cuando todo un país le daba la espalda, y que le ayudó a alcanzar su sueño en 1988. Dexter Fletcher (Amanece en Edimburgo) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Taron Egerton (Legend), Hugh Jackman (Chappie), Christopher Walken (One more time), Jo Hartley (Up there), Tim McInnerny (Autómata) y Jim Broadbent (Brooklyn).

Entre la producción nacional tiene especial relevancia, aunque solo sea por el amplio reparto que presenta, la comedia Rumbos, nueva película dirigida por Manuela Burló Moreno (Cómo sobrevivir a una despedida) que entrecruza las vidas de varios personajes enmarcadas dentro de seis vehículos diferentes: dos coches, una ambulancia, un tráiler, un taxi y un autobús. A través de sus miedos, sus esperanzas y sus deseos la obra aborda el equipaje vital que todos llevamos a cuestas. Pilar López de Ayala (Intruders), Carmen Machi (Ocho apellidos catalanes), Ernesto Alterio (Incidencias), Karra Elejalde (Ocho apellidos vascos), Miki Esparbé (Perdiendo el norte), Nora Navas (Felices 140) y Fernando Albizu (A cambio de nada) encabezan el reparto.

También española es Las amigas de Àgata, cinta escrita y dirigida por Laia Alabart, Alba Cros, Laura Rius y Marta Verheyen en lo que supone el debut en el largometraje para las cuatro. La historia se centra en una joven estudiante universitaria y las emociones que experimenta en su primer año, cuando conoce nuevas amistades pero mantiene todavía relación con las amigas de su infancia. Entre los actores, todos debutantes, encontramos a Elena Martín, Marta Cañas, Carla Linares y Victòria Serra.

Entre el resto de estrenos europeos destaca la comedia italiana Si Dios quiere, debut en la dirección del guionista Edoardo Maria Falcone (Confusi e felici) cuya trama se centra en un cardiólogo de éxito ateo, engreído y pagado de si mismo cuya vida da un vuelco cuando su hijo le confiesa que quiere hacerse cura. Será entonces cuando comience una cruzada contra un párroco muy particular que, al parecer, ha sido la principal influencia para tomar dicha decisión. El reparto está encabezado por Alessandro Gassman (El nombre del bambino), Laura Morante (La mujer del anarquista), Ilaria Spada (Un matrimonio da favola) y Marco Giallini (Tutti al mare).

Aunque sin duda la cinta más europea es Las Mil y Una Noches: Vol. 2, el desconsolado, segunda cinta de la trilogía escrita y dirigida por Miguel Gomes (Tabu) que, en clave de drama y tomando como punto de partida el famoso libro árabe, recoge una serie de relatos que desgranan la situación que vive Portugal actualmente. Así, la joven Sherezade narra cómo un gallo parlante se presenta a las elecciones, cómo un mago asegura tener una pócima para acabar con la austeridad, etc. Co producido entre Francia, Portugal, Alemania y Suiza, esta segunda parte cuenta en su reparto con Carloto Cotta (Olvidados), Crista Alfaiate (4 copas), Chico Chapas, Luísa Cruz (Veneno cura) y Pedro Caldas (Coitado do Jorge).

Finalizamos este repaso con la cinta de animación Albert, producción danesa que arranca en el pueblo más pequeño del mundo. Allí vive el niño que da nombre a la película, cuyas travesuras alcanzan un punto álgido al destrozar la estatua del héroe local, un piloto de globo. Al descubrir lo enfadados que están los vecinos el joven toma la decisión de convertirse él mismo en piloto de globo, para lo que huirá de su hogar y comenzará, junto a su mejor amigo, una aventura que le llevará a robar el diamante más grande del mundo. El film está escrito y dirigido por Karsten Kiilerich (El patito feo y yo), y entre sus voces originales están las de Alfred Bjerre Larsen (Familien Jul), Oscar Dietz (Antboy. El pequeño gran superhéroe), Asta Nordby y Peter Zhelder (Storm).

‘Iron Man 3’: el hombre de hierro busca su alma en un interior vacío


Robert Downy Jr. pasará sus peores momentos en 'Iron Man 3', de Shane Black.Hay que reconocerlo. La trilogía sobre el hombre de hierro de Marvel es, en líneas generales, una de las más completas sobre superhéroes de todas las que se han hecho. Su tercera entrega, dirigida por Shane Black (Kiss Kiss Bang Bang), no solo se mantiene al mismo nivel que sus predecesoras en espectacularidad y comicidad, sino que introduce un elemento evitado en sus dos primeras partes que más tarde o más temprano tenía que llegar. Y lo hace con la inteligencia y la humildad, si es que este término puede aplicarse a un film de estas características, que ha definido siempre su estilo narrativo.

Dicho elemento no es otro que la crisis de identidad del héroe. Iron Man, que siempre se ha caracterizado por una moral cuestionable y una actitud ante la vida más bien libertina, se enfrenta en esta tercera aventura a sus propios miedos, relacionados en buena medida con la incertidumbre de no saber cuál de sus dos actitudes ante la vida es la que realmente le define. Y para descubrirlo nada mejor que enfrentarse a los villanos de turno, los siempre excelentes Guy Pearce (L. A. Confidencial) y Ben Kingsley (Casa de arena y niebla), sin más recursos que su ingenio.

Para los amantes de la acción, este viaje de descubrimiento personal puede que sea, al final, el talón de Aquiles del relato, pues termina por exigir más metraje para su correcto desarrollo, obligando a robárselo a otros aspectos como la acción o la comedia. Puede que sí, pero eso no impide que Iron Man 3 cuente con unas secuencias de acción realmente espectaculares. Simplemente con el ataque a la casa de Tony Stark (con un Robert Downey Jr. que parece haber nacido para este papel) y el desenlace final bastaría para dejar sin aliento a cualquier espectador, pero por fortuna no son las únicas que posee el film.

Y como siempre, los detalles. Marvel está consiguiendo algo único: trasladar su idea de los cómics al cine. Para aquellos que no estén muy familiarizados con su mundo, mencionar simplemente que las historias que protagoniza un personaje suelen tener consecuencias en las aventuras de otro. El hecho de que esta tercera entrega base buena parte de su desarrollo dramático en los acontecimientos ocurridos en Los Vengadores (incluyendo una corta secuencia al final de los créditos con uno de sus protagonistas) refuerza la idea de que estamos ante algo más que una película individual, más incluso que la tercera parte de una trilogía. Estamos ante una nueva pieza de ese gran puzzle que se está formando con los superhéroes creados por Stan Lee. Para el fan, la película se convertirá en una delicia.

Desde luego, Iron Man 3 no alcanza las cotas dramáticas y serias que impuso Christopher Nolan con su trilogía sobre Batman. Tampoco lo intenta. La película es un colofón muy entretenido y espectacular a una saga que se ha ganado por derecho propio estar entre lo mejor del cine de superhéroes. A decir verdad, es perfecta en su propuesta, pues incluso sus errores (como ese final resuelto casi por arte de magia) quedan empequeñecidos ante la brillantez del conjunto.

Nota: 8/10

Marvel alcanza su “edad oscura” con ‘Iron Man 3’


Tendrán que pasar varios años, puede que no muchos, para que comprobemos el alcance real y la influencia formal y conceptual que ha tenido sobre el cine de superhéroes la trilogía de Christopher Nolan (Memento) sobre Batman. Su forma de abordar los conflictos y las tramas de este tipo de personajes ha dado un giro radical a lo que hasta ese momento se venía haciendo, algo que encuentra su principal expresión en la fotografía utilizada y en la definición de los personajes. La reacción de la empresa rival y principal impulsora de este tipo de cine, Marvel, no se ha hecho esperar, y tras The amazing Spider-man se presenta ahora Iron Man 3, cuyo primer trailer podéis ver al final de este texto y en el que se apuntan varias cosas interesantes.

Para empezar, Jon Favreau, director de las dos anteriores entregas, abandona las riendas para limitarse a su pequeño papel de guardaespaldas del protagonista, por lo que otro director ocupa la silla principal. El elegido es Shane Black, cuya experiencia en este campo de la dirección solo ha sido Kiss Kiss, Bang Bang (2005). En lo referente al reparto, repiten los principales rostros y se incorporan otros nuevos que, siguiendo la estela de las anteriores películas, aportan un notable interés. Así, a Robert Downey Jr. (Iron-Man), Gwyneth Paltrow (Pepper Potts), Paul Bettany (éste como la voz de Jarvis, el mayordomo computerizado de Tony Stark/Iron Man) y Don Cheadle (James Rhodes/Máquina de guerra) se unen Guy Pearce (En tierra hostil), Ben Kingsley (Gandhi) y Rebecca Hall (El retrato de Dorian Gray).

Con todo, lo más llamativo proviene tanto de su argumento como del tono general del film que se desprende de estas primeras imágenes en movimiento. A grandes rasgos, la historia gira en torno a la supervivencia del protagonista cuando su entorno más cercano, incluyendo toda su tecnología, es atacado, por lo que deberá tirar de ingenio para sobrevivir y restablecer el orden. Todo con la referencia de lo acontecido en Los Vengadores. Y si bien todo esto se intuye en el trailer, lo que sí se llega a apreciar con claridad es, precisamente, el tono sombrío del conjunto; una seriedad que parecía disimularse en otras películas y que aquí toma protagonismo mediante la presión ejercida sobre los límites del protagonista.

Sin duda, la saga de Iron Man siempre ha sido espectacular. Las propias características del personaje lo requieren. Y aunque es de suponer que su egocentrismo seguirá intacto, también es fácil prever un cambio de actitud moral y social, un compromiso mayor que le llevará, como decimos, a sus propios límites (en forma de, por ejemplo, una máscara rota por la mitad o el hundimiento bajo toneladas de hormigón y metal). En este sentido, la espectacularidad que parece haber imprimido Black supera con creces las propuestas anteriores.

Marvel, y con ella sus superhéroes, ha madurado. Ya no hay vuelta atrás para esta nueva etapa, una “edad oscura” en la que los personajes abandonan la luminosidad de sus actuaciones y el derecho moral que les permite tomarse la justicia por su mano para adentrarse en un mundo más humano, más realista si se prefiere, en el que todo lo que hacen afecta de forma notable a la sociedad y al resto de individuos, y en el que los villanos dejan de tener grandes poderes para convertirse, simple y llanamente, en terroristas de última generación. Es algo digno de alabar, y así lo demuestra el espectacular trailer que encontraréis a continuación.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: