Tom Cruise pone ‘Del revés’ la taquilla española sin mucho secreto


El pasado fin de semana dejó en la taquilla española una serie de consideraciones a tener en cuenta. La más evidente, por supuesto, es la pérdida del número uno por parte de Del revés. Sin embargo, otras menos obvias puede que sean más importantes. Para empezar, la recaudación total fue de 5,85 millones de euros tal y como recoge El Séptimo Arte, lo que implica una pérdida del 4,25%. No es mucho, es cierto, pero sí es significativo si tenemos en cuenta los estrenos que llegaban. Además, la diferencia entre los dos primeros puestos del box office y los siguientes es muy grande, tal vez demasiado, lo que refleja un interés muy focalizado.

Dicho esto, toca hablar del nuevo número uno. Misión: Imposible – Nación secreta arrebata el puesto a la cinta de Pixar gracias a los 1,65 millones de euros recaudados en las 533 salas en las que se exhibía, lo que arroja un balance de 3.099 euros en cada una. Es un buen comienzo, aunque teniendo en cuenta el tipo de film que es habrá quien esperase algo más. Bajo esta perspectiva, y a tenor de las novedades que están a punto de llegar, lo normal será que termine entre los 6 y los 7 millones de euros. Relativamente cerca se sitúa Del revés, que se queda en los 1,13 millones de euros, un 27,5% menos que hace siete días. Tras un mes en cartel sigue manteniéndose por encima del millón de euros semanal, lo cual solo puede considerarse como un éxito. Si a esto sumamos que acumula 14,14 millones, lo que obtenemos es uno de los films más rentables de este año. Su objetivo ahora es quedarse lo más cerca posible de los 20 millones de euros.

El tercer puesto es para Ted 2, que obtiene 468.733 euros, aproximadamente un 56% menos que hace siete días. La cinta se desinfla rápidamente en su segunda semana, acumulando hasta la fecha cerca de 2,5 millones. Todo apunta a que, como mucho, podrá llegar a los 5 millones de euros, y eso si tiene suerte. El otro gran estreno de la semana, Ciudades de papel, se queda en cuarta posición con 452.320 euros obtenidos en 362 pantallas, es decir, 1.249 euros en cada una. Aunque no es un mal dato, se esperaba algo más de esta película, cuyas aspiraciones pasan por alcanzar los 2 millones de euros.

En mitad del top 10 se sitúa Pixels, que pierde cerca de un 40% con respecto al fin de semana anterior. Sus 363.384 euros le permiten tener un balance global de 3,87 millones de euros, por lo que ahora mismo apunta a quedarse lo más cerca posible de los 5 millones. Por su parte, Los minions mantiene una cierta fortaleza en el ranking y en su sexta semana recauda 347.649 euros, un 39,7% menos. Su total supera ya los 22,22 millones de euros, y aunque tiene complicado poder llegar a los 25 millones, no cabe duda de que se ha convertido en uno de los éxitos de este 2015.

Muy diferente es el futuro para Ant-Man, una de las cintas de Marvel con peores recaudaciones. En su tercera semana logra 270.558 euros (-47%), y acumula ya cerca de 3 millones. Casi con toda probabilidad dicha cifra será superada en los próximos días, pero desde luego los 5 millones son un dato inalcanzable. En octava posición encontramos El secreto de Adaline, que recauda 242.850 euros, casi un 48% menos. No es extraño este comportamiento en una cinta de estas características, del mismo modo que tampoco sería extraño que terminara con un total de unos 1,5 millones de euros. Por ahora ya ha logrado 1,08 millones.

Y nueve semanas lleva en cartelera Jurassic World, en las que ha acumulado un total de casi 22 millones de euros. Esta semana añade 175.902 euros, lo que supone un crecimiento con respecto al fin de semana anterior del 28%. El top 10 se cierra con otro estreno, Mi casa en París, que debuta en 58 salas con 139.096 euros (2.398 euros de media). Parece evidente que la cinta tendrá problemas para llegar incluso al medio millón en total.

Anuncios

Sam Mendes renueva la saga Bond con ‘Skyfall’


Las sagas cinematográficas sobre un personaje no suelen dejar mucho margen a la innovación visual, y mucho menos para cambiar el carácter de los personajes. Por supuesto, alguien tan longevo como James Bond, que lleva ya más de 50 años salvando al mundo, no es una excepción. Sin embargo, en los últimos años se ha permitido algunas bocanadas de aire fresco que han vuelto a colocarlo como uno de los mejores reclamos de la acción y la intriga. Títulos como GoldenEye (1995) o Casino Royale (2006) son dos claros ejemplos. La nueva entrega, la número 23, tiene a priori todos los elementos para continuar con dichos cambios. Y si hace algunos días aparecía el primer cartel promocional, ahora se presenta el trailer de esta Skyfall, en el que se puede comprobar que la mano de Sam Mendes ha tenido la libertad suficiente para no renunciar a su estilo tan personal.

Cierto es que la historia tiene algunas líneas narrativas y de estilo que deben mantenerse: trajes, armas, elegancia, secuencias de acción lo más espectaculares posible, gadgets imposibles, … Pero a pesar de todo, el director de American Beauty (1999) demuestra ya en estas primeras imágenes en movimiento que este nuevo Bond, que vuelve a interpretar Daniel Craig (con el que trabajó en Camino a la perdición – 2002), se mueve en un mundo algo diferente, más poético visualmente y mucho más emocionalmente comprometido de lo que estaba en sus anteriores incursiones en la gran pantalla. Y eso que desde la llegada de Craig el agente británico con licencia para matar más frío y seguro de si mismo de la historia parece mucho más humano.

La trama continúa la historia narrada en las dos anteriores entregas. En esta ocasión, Bond debe probar su lealtad a M cuando el pasado de ésta vuelve para acabar con ella. Por tanto, esta vez la amenaza no es solo contra el mundo, sino contra la propia agencia MI6, a la que deberá salvar nuestro agente 007. Y si actores como Craig o Judi Dench repiten en sus respectivos papeles, caras nuevas y muy conocidas se suman para crear un reparto de auténtico lujo, a saber: Ralph Fiennes (Ira de titanes), Albert Finney (Erin Brockovich), Javier Bardem (No es país para viejos), Naomie Harris (Piratas del Caribe. En el fin del mundo) y Ben Whishaw (El perfume) como un joven Q.

Desde luego, el título es muy esperado por los seguidores más fieles de la saga, pero también existe un alto interés en ver qué ha sido capaz de hacer un director como Mendes con un material como este. Y como decimos, visto este primer teaser-trailer de Skyfall, el resultado promete una visión muy particular de Bond. En efecto, el director de Revolutionary Road (2008) deja ver ya ese estilo ciertamente poético, centrado en el conflicto tanto interno como externo de los personajes, con una fotografía dura, fría y de tonos grises, capaz de jugar con las sombras y los colores como pocos autores lo hacen hoy en día.

Y ese estilo lo impregna todo: diálogos, acción, suspense. Llama mucho la atención que muchas de las secuencias de acción del film transcurren en escenarios donde la luz, y perdonen la expresión, brilla por su ausencia. Secuencias que, en varios momentos, quedan débilmente iluminadas por ráfagas de disparos y por luces azules o de otros colores. Por supuesto, también hay hueco para el estilo más clásico y espectacular. Habrá que esperar a ver este nuevo Bond, pero una cosa parece segura: afortunadamente, Mendes ha contado con la confianza necesaria para ofrecer una visión particular del personaje. Y eso, para bien o para mal, es de agradecer.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: