‘Homeland’ cambia de enemigo y une familia y espionaje en la 7ª T.


El final de la sexta temporada de Homeland supuso toda una revolución en muchos aspectos. La serie sentaba unas bases cuanto menos interesantes para su desarrollo futuro. Y una vez vista y disfrutada la séptima etapa, solo cabe rendirse ante lo evidente: esta ficción creada por Alex Gansa (serie Maximum Bob) y Howard Gordon (serie Tyrant) es una de las más completas, complejas y enriquecedoras que existen en la actualidad. Y lo es porque aprovecha los acontecimientos reales para crear todo un mundo ficticio paralelo, dotándolo así de un realismo inusualmente alto, algo imprescindible en este tipo de tramas.

Al igual que ya ocurriera al final de la anterior etapa, el argumento transcurre en Estados Unidos. Pero a diferencia de lo visto hasta ahora, el islamismo ha dejado paso a la amenaza rusa, al delicado equilibrio entre dos potencias mundiales históricamente enfrentadas. Casualidad o no (más bien lo segundo), la injerencia rusa ha sido una de las constantes en los primeros meses de Donald Trump en la Casa Blanca, del mismo modo que ocurre en la serie. Claro que en estos 12 capítulos  la trama va más allá. Mucho más allá si se analizan la sucesión de acontecimientos que han nutrido el arco dramático de la temporada. Porque, en efecto, son muchos los matices dignos de analizar en esta etapa, al igual que ocurre en la serie en general.

Si bien es cierto que todo vuelve a girar en torno a Carrie Mathison (Claire Danes –El caso Wells-, de nuevo inmensa en el papel), como no podría ser de otro modo, Homeland es capaz de encontrar tramas secundarias lo suficientemente importantes como para ampliar su campo narrativo, elevando el grado de complejidad de la historia y terminando con un gancho que, posiblemente, sea el mejor de toda la serie. Pero sobre eso hablaremos luego. Uno de los aspectos más interesantes de la historia es, precisamente, el peso que han ganado muchos secundarios. No hace falta mencionar que el rol al que da vida Mandy Patinkin (Wonder) es imprescindible ya en esta historia, pero a él se han sumado otros de presencia intermitente en esta historia.

Me refiero fundamentalmente a la familia de Mathison. En anteriores temporadas el tratamiento de su relación con su hija, sobre todo en los primeros años, y con su familia más directa ha sido cuanto menos cuestionable. Ya fuera por falta de espacio o por entenderse como una carga dramática innecesaria, lo cierto es que los roles de la hermana y de la hija han sido utilizados más como una muleta en la que apoyarse en diferentes momentos de la narración que como un trasfondo dramático. En esta séptima etapa, sin embargo, adquieren un peso notable, convirtiéndose en motor dramático para el desarrollo de la protagonista, interfiriendo de forma activa en el aspecto que, hasta ahora, siempre había sido el epicentro de la historia: el trabajo de una mujer para defender Estados Unidos. La unión de ambos mundos, muy diferenciados hasta ahora, transforma la historia para dotarla de una mayor profundidad dramática y, por tanto, una mayor y enriquecedora complejidad. Complejidad, por cierto, que se traduce en una espléndida deriva emocional de la protagonista, incapaz de manejar todos los aspectos de su vida a la vez.

Árabes por rusos

Aunque sin duda el cambio más interesante está en el enemigo al que debe enfrentarse la protagonista. La pasada temporada trasladó la amenaza al interior de Estados Unidos, y en esta se rompe, al igual que se hizo en la tercera etapa, con lo visto hasta ahora para plantear un nuevo enemigo, como decía al principio tomando como punto de partida la situación actual de las relaciones políticas internacionales. Bajo este prisma, la trama aborda, en primer lugar una amenaza interna marcada por teorías de la conspiración, y en segundo lugar una amenaza externa con influencias de la Guerra Fría.

Respecto a la primera, heredera directa del final de la sexta temporada, los creadores de Homeland aprovechan igualmente la realidad. O mejor dicho, las emociones actuales. La serie localiza buena parte de los sentimientos de rechazo que genera Trump para articular toda una lucha clandestina contra la presidenta a la que da vida Elizabeth Marvel (serie House of cards), primero a través de un comunicador de masas y luego a través de los propios movimientos políticos en el Congreso. Dos líneas aparentemente independientes que, sin embargo, tienen mucho en común y, lo que es más relevante, ofrecen un reflejo de la sociedad americana, al menos de una parte de ella. El tiroteo en una finca particular y las consecuencias del mismo es posiblemente uno de los momentos más dramáticos vistos en esta serie, y ha habido muchos. Pero a diferencia de otros, este se podría haber evitado, lo que aporta si cabe un mayor impacto emocional.

Ambos elementos de esta amenaza interna están unidos por algo mucho mayor, que es la amenaza externa. El cambio de enemigo a Rusia genera también un cambio en el desarrollo dramático muy particular. A diferencia de temporadas anteriores, donde el enemigo se escondía y era necesario encontrarle, en estos 12 episodios el enemigo juega las mismas cartas que la protagonista, lo que eleva la dificultad del juego y, por lo tanto, el interés. El mejor momento que define esta idea es la conversación entre los roles de Danes y Patinkin, donde la primera comprende el alcance de la conspiración rusa y el segundo se pone tras una pista que hasta ese momento solo era una teoría. Punto de inflexión de manual, dicha conversación modifica en apenas unos minutos todo el planteamiento narrativo precedente y posterior, en un ejercicio dramático sencillamente brillante en todos sus aspectos.

Pero si Homeland deja algo grabado a fuego en la memoria es su gancho de final de temporada. Esos meses con la protagonista prisionera, esa mirada perdida al ser rescatada y la certeza de que su mente tardará en recuperarse, si es que alguna vez lo logra, son ingredientes suficientes para que una futura temporada desarrolle una trama sumamente interesante, potenciando los aspectos personales y profesionales del personaje y dotando de un mayor protagonismo a secundarios menos importantes en todos estos años. Pero eso es el futuro. Por lo pronto, la séptima etapa no solo confirma que la serie es de lo mejor en intriga y espionaje que se hace hoy en día, sino que sabe adaptarse y reinventarse a cada paso, aprovechando los acontecimientos de la actualidad política para crear toda una conspiración que evoluciona constantemente.

Anuncios

1ª T. de ‘Fear the Walking Dead’, el tambaleante comienzo de los muertos vivientes


La primera temporada de 'Fear the Walking Dead' nos narra cómo nació el mundo de los zombies.A pesar de los años transcurridos desde aquella joya titulada La noche de los muertos vivientes (1968), a pesar de la evolución de los zombies, el género sigue teniendo unas reglas muy claras y delimitadas que, en caso de no seguirlas, el fallo está casi asegurado. Y no estoy hablando de cosas absurdas o de pequeños detallas, sino de estructuras dramáticas y conceptuales de este tipo de cine. Por eso el spin off de The Walking Dead, titulado sin demasiada originalidad Fear the Walking Dead, camina constantemente entre dos tierras muy difíciles de conjugar. Y por eso el resultado final es tan interesante como incompleto.

La primera temporada de esta nueva serie creada por Dave Erickson (serie Canterbury’s law) y Robert Kirkman, la mente detrás de este mundo originario de los cómics, es un claro ejemplo de cómo todo debe tener un equilibrio en cualquier producción audiovisual. Esto no quiere decir que todos y cada uno de los elementos deban ser excepcionales, sino que la interpretación debe ser acorde al género de la trama; que el lenguaje visual utilizado se acomode a lo que la historia requiere. Y eso no es algo que ocurra en estos primeros seis episodios. De hecho, posiblemente la mayor debilidad de la producción sea la definición de los personajes sobre el papel, a lo que se suman unos actores que no terminan de encajar en sus respectivos roles.

Es difícil achacar este problema a una única causa. Posiblemente lo primordial sea que los protagonistas tratan de mantener su personalidad en un contexto que evoluciona rápidamente. La incapacidad de los personajes de Kim Dickens (serie House of cards) y Cliff Curtis (Mil palabras) para actuar en base a lo que sucede a su alrededor es uno de los aspectos menos comprensibles de la trama, a lo que se suman los personajes adolescentes, de lejos los más débiles de toda la ficción. Curiosamente, en Fear the Walking Dead son los secundarios los roles más interesantes, con un bagaje cultural más atractivo y con una coherencia dramática mucho mayor.

Esto invita a pensar que la serie trata de llevar las claves de The Walking Dead a un contexto inicial. Dicho de otro modo, los conflictos internos y externos que se dan en la serie original entre la humanidad y la violencia tratan de ser aquí un punto de partida de algo mucho mayor. Pero ni el mundo en el que viven los personajes es igual, ni los propios personajes son iguales. Por ello, tratar de adaptar esa estructura a algo sensiblemente distinto es una ardua tarea que no siempre funciona, provocando una cierta irregularidad cuyo efecto más inmediato es que la serie no logra nunca desprenderse de la sensación de ser un producto menor, nacido para ampliar algo ya existente. Y aunque pueda ser esa su función, la serie tiene potencial para ser algo independiente.

Futuro prometedor

Y aquí es donde entramos en el verdadero atractivo de la serie. Si hay algo que Fear the Walking Dead retrate con sumo cuidado es el proceso de cambio que sufre la sociedad en apenas unos días. A través de pequeñas píldoras, la mayoría vistas con los ojos de los protagonistas, Kirkman y Erickson construyen un mundo nuevo a medio camino entre la civilización que conocemos y el apocalipsis zombie al que se enfrentan los protagonistas de la serie original. Primero a modo de sucesos aislados, luego con revueltas sociales y más tarde con control militar, esta primera temporada narra las diferentes etapas por las que pasa la desaparición de la sociedad tal y como la conocemos, algo que no deja de ser sumamente enriquecedor.

Pero no es lo único. Como decía al inicio, la presencia de los personajes secundarios es más interesante que la de los protagonistas, y en este sentido también lo son las tramas que protagonizan. Así, es gracias a ellos que la trama da pasos de gigante hacia un futuro prometedor que pone su primera piedra con la muerte que cierra el episodio final, y que a todas luces debe significar un cambio de mentalidad en los protagonistas y un cambio de sentido en el desarrollo dramático de la serie, que se adentra en un terreno más oscuro, similar al de The Walking Dead. Y es una muerte de un secundario, posiblemente uno de los mejores y menos desarrollados de toda la temporada.

Es importante destacar también el secretismo con el que se desarrollan los acontecimientos. Esa estructura en forma de píldoras es un caldo de cultivo idóneo para desarrollar la idea de que el poder siempre oculta la verdad a la sociedad, ya sea por con el argumento de la seguridad, ya sea por el miedo al caos que podría generarse. Pero esa sensación de una falsa protección, que en cierto modo también experimenta el espectador, es lo que termina convirtiéndose en el detonante del cambio, en un punto de inflexión que deriva en el primer uso bélico de los muertos vivientes cuyo resultado, como no podía ser de otro modo, es catastrófico. Sin duda, es en este momento cuando la serie alcanza sus mayores cotas de entretenimiento, interés y complejidad. Y es en este momento cuando realmente empieza a sacudirse, aunque sea de forma mínima, la pesada carga que supone tener una serie de culto como referente.

Todo esto se puede resumir en que la primera temporada de Fear the Walking Dead podría haber dado más de lo que finalmente ha dado. Podría haber sido más compleja, más profunda desde un punto de vista dramático. Y podría haber tenido unos personajes más adecuados al contexto personal y familiar que se plantea. Pero eso no quiere decir que no sea un comienzo interesante. Desde luego, los fans de The Walking Dead no pueden, ni deben, establecer comparaciones. Lo mejor es adentrarse en ella como algo nuevo y diferente, iniciando así un viaje hacia la desaparición de la Humanidad que, como todo viaje, tiene momentos buenos y momentos malos. Lo importante es que lo que se atisba en el horizonte es algo prometedor.

‘Terminator: Génesis’: el presente de un pasado alterado por el futuro


Arnold Schwarzenegger vuelve a ser el T-800 en 'Terminator: Génesis'.A primera vista la saga ‘Terminator’ puede ser entendida como un mero entretenimiento de viajes en el tiempo, robots de última tecnología y la ya tradicional guerra entre la Humanidad y las máquinas. Pero esta historia creada por James Cameron (Mentiras arriesgadas) va mucho más allá: es una reflexión sobre el destino, sobre la fútil lucha del hombre contra algo que ocurrirá irremediablemente. Por eso esta entrega/reinicio/remake dirigida por Alan Taylor (Mi Napoleón) deja con un sabor de boca tan agridulce, pues combina lo mejor y más tradicional de la saga pero trata de dar un final que no solo no concuerda, sino que además rompe por completo con todo lo visto a lo largo de las dos horas de metraje.

La verdad es que toda película con viajes en el tiempo es un ejercicio de funambulismo muy peligroso. Exige por parte de director y guionista un control de todo lo que ocurre y de todo lo que se dice para que concuerde no solo con el presente, sino con el futuro que todavía está por llegar y con el pasado que todo el mundo conoce. Dicho de otro modo, ofrecer un final que no mantenga intacto el pasado, el presente y el futuro rompe por completo con el desarrollo dramático de la historia. Por ello no tiene mucho sentido la secuencia final de Terminator: Génesis, y por eso no parece muy coherente el giro que da el film hacia su tercio final.

Y es que la película va de más a menos. Con un comienzo espectacular y brillante, la cinta se anuncia como una especie de homenaje a los dos primeros títulos de la serie, ambos clásicos indiscutibles. La presencia de los robots de ambas cintas, algunos guiños a momentos inolvidables y ciertos diálogos cargados de ironía parecen convertir a esta nueva entrega en una referencia constante a lo mejor de este universo. Pero es cuando debe tomar las riendas de su propia historia cuando la cosa empieza a torcerse. Su objetivo de rizar el rizo lleva a sus responsables a crear una trama que no aguanta ni siquiera una mínima reflexión, no digamos ya una “sesuda” discusión sobre la viabilidad de lo visto en pantalla. A esto tampoco ayuda demasiado el reparto, no tanto porque no sean los actores idóneos sino porque sus personajes tienen un punto autoparódico que no termina de encajar bien en el mito de Sarah Connor y Kyle Reese.

Todo ello por no hablar de algunas preguntas sin respuesta que plantea la película. Es cierto que Terminator: Génesis aborda una línea temporal diferente, y como tal tiene libertad para desarrollar la trama a su antojo. Y hasta cierto punto, sale victoriosa del intento. Pero el problema es que está planteada como una historia tradicional y estándar, en la que el final feliz es de obligado cumplimiento y en la que los héroes logran el objetivo completo, esto es, acabar con la amenaza en el pasado, en el presente y en el futuro. Y eso, más que le pese a alguno, no es Terminator.

Nota: 5,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: