‘1898. Los últimos de Filipinas’: los tontos de Baler


Los soldados sobreviven en una iglesia durante el asedio de '1898. Los últimos de Filipinas'.El cine español tiene una deuda con la historia de su país. Más o menos como la tienen casi todos los países a la hora de analizar y reconocer sus propios errores. Tal vez por eso el debut en el largometraje de Salvador Calvo ha provocado el interés y la curiosidad que ha provocado. Y lo cierto es que, al menos en el aspecto dramático y autocrítico, no decepciona, abordando uno de los hechos históricos más interiorizados en la cultura popular desde un punto de vista sincero y ajeno a patriotismos baratos o a heroismos trasnochados.

Habrá quien diga que eso es realismo. En realidad, 1898. Los últimos de Filipinas es un mural de personalidades, un reflejo del declive de una guerra en la que los jóvenes no creen y en la que los más veteranos simplemente hacen los único que han sabido hacer en esos años. De este modo, se genera un conflicto que va más allá del puro belicismo y que termina por definir no solo el contexto político de la época, sino incluso el social. Quizá el mayor problema en este sentido es que los personajes tienden a estereotiparse a medida que avanza la historia: el teniente sediento de sangre; el doctor razonable; los jóvenes asustados; el cura que trata de imbuir de lecciones de vida a través de la palabra de Dios. Pero con todo y con eso, la habilidad de Calvo para narrar la historia logra desprender a la trama de muchos de sus lastres, ofreciendo un estilo visual que aprovecha al máximo los potenciales del desarrollo y que presenta un contexto político, social y económico que en varias ocasiones puede trasladarse a la actualidad.

El talón de Aquiles, sin embargo, se encuentra precisamente en la propia historia. Por mucho que la vistan, que tenga momentos realmente impactantes o que su reparto (la inmensa mayoría del mismo al menos) haga una labor más que notable, lo cierto es que este relato de un grupo de soldados atrincherados en una iglesia da para poco. Para muy poco. Y dos horas de duración son excesivas para algo que podría haberse narrado en hora y media, incluso menos. La consecuencia más inmediata es que en muchos momentos la trama avanza con paso demasiado lento, repitiendo esquemas y cayendo en una reiteración de ideas y propuestas que generan la impresión de andar en círculos hasta los momentos relevantes de la acción.

Lo que termina provocando 1898. Los últimos de Filipinas es una sensación de producto preciosista (algunos planos son brillantes), con factura técnica y artística impecable y con algunos momentos realmente logrados, pero cuyo contenido parece forzado por una necesidad etérea de que la película tiene que tener una duración determinada, como si los casi 12 meses de asedio tuvieran que relatarse en los casi 120 minutos que dura. Menos tiempo habría convertido este film en algo mejor para mayor crítica y vergüenza del Imperio. Y habría eliminado, además, algunas irregularidades dramáticas que se aprecian en determinados momentos.

Nota: 6,5/10

Anuncios

‘Vaiana’ sale a mar abierto para buscar ‘Animales nocturnos’


Estrenos 2diciembre2016Diciembre va a ser un mes plagado de estrenos muy esperados, pero también de títulos que empiezan a sonar para los premios que se entregarán en los primeros meses de 2017. Y este viernes, día 2, aterrizan en la cartelera española varios de esos films. Pero como siempre, no lo hacen solos, y este fin de semana tiene la particularidad de que se estrenan varias películas españolas de notable interés.

Pero comencemos por Animales nocturnos, adaptación de una novela de Austin Wright que, en clave de thriller dramático, narra la vida de una joven galerista de arte que un día recibe el manuscrito inédito de su exmarido, al que no ve desde hace años, para que lo lea y le dé su opinión. Pero lo que comienza siendo una sencilla lectura pronto se convierte en un violento viaje que obligará a la mujer a enfrentarse a miedos y hechos del pasado que había dejado enterrados. Tom Ford (Un hombre soltero) se pone tras las cámaras de esta historia protagonizada por Amy Adams (La llegada), Jake Gyllenghaal (Everest), Armie Hammer (Operación U.N.C.L.E.), Aaron Taylor-Johnson (Godzilla), Michael Shannon (Loving), Isla Fisher (Ahora me ves…), Laura Linney (Sully) y Michael Sheen (serie Masters of sex).

También se estrena este viernes la que será la cinta de animación de estas navidades. Vaiana es la nueva producción Disney dirigida a cuatro manos por Ron Clements y John Musker, autores de Tiana y el sapo (2009). Ambientada en la Polinesia hace 2.000 años, la historia sigue la aventura de una entusiasta joven descendiente de un largo linaje de capitanes marinos que deberá embarcarse en un peligroso viaje para buscar ayuda cuando su familia se vea amenazada por una maldición. Aventura, comedia y algo de drama son los ingredientes de esta cinta que cuenta con las voces principales de Auli’i Cravalho y Dwayne Johnson (Un espía y medio).

Antes de abandonar norteamérica hay que hablar de La pasión de Augustine, drama religioso producido por Canadá en 2015 que dirige Léa Pool (En busca de un sueño) y cuya trama arranca cuando la Madre Augustine, que enseña a través de la música a mujeres en dificultades en los años 60, en plena revolución cultural y social. Cuando sus métodos empiezan a ser cuestionados y su vida corra peligro recurrirá de nuevo a la música para poder salvar todo lo que le importa. Entre las actrices protagonistas destacan Céline Bonnier (Love project), Valérie Blais (Borderline), Anne-Élisabeth Bossé (9), Pierrette Robitaille (Mambo italiano) y Lysandre Ménard.

Y como siempre que estrena una película, también destaca esta semana La doncella, nuevo thriller dramático dirigido por Park Chan-wook (Stoker) que se inspira en la novela de Sarah Waters para narrar la historia de una joven carterista que, en 1930 y bajo la colonización japonesa de Corea, entra a trabajar al servicio de una rica mujer como su doncella. Su intención no es otra que robar la cuantiosa fortuna de la mujer, recluida en su mansión bajo la influencia de un tirano, para un hombre que se hace pasar por Conde. Ha Jung-woo (Asesinos), Jo Jin-woong (Paparoti), Moon So-ri (En otro país), Kim Hae-suk (El gran golpe) y Kim Min-hee (Ahora sí, antes no) son los principales actores.

En lo que a estrenos europeos se refiere destaca sobremanera la española 1898. Los últimos de Filipinas, drama bélico histórico dirigido por Salvador Calvo, que debuta en el largometraje de ficción tras una larga trayectoria en televisión. Su trama, como se desprende del título, narra la historia del grupo de soldados españoles que resistieron en aquel país durante un año sin saber que el conflicto entre España y Estados Unidos, en el que el primer país perdió las últimas colonias, había terminado. El notable reparto está encabezado por Luis Tosar (Toro), Emilio Palacios (La puerta abierta), Álvaro Cervantes (Tengo ganas de ti), Javier Gutiérrez (Plan de fuga), Karra Elejalde (100 metros), Carlos Hipólito (Amores locos) y Eduard Fernández (El hombre de las mil caras).

También es española la comedia Villaviciosa de al lado, film basado en la historia real de un pueblo en el que tocó la lotería pero cuyos agraciados prefirieron que la noticia no saliera a la luz dado que el premio había sido adquirido en el local de alterne al que iban todos los hombres. Dirigida por Nacho G. Velilla (Perdiendo el norte), la cinta está protagonizada por Carmen Machi (Ocho apellidos catalanes), Arturo Valls (Rey Gitano), Belén Cuesta (El pregón), Macarena García (Palmeras en la nieve), Yolanda Ramos (Ahora o nunca), Carmen Ruiz (Mi gran noche), Carlos Santos (Miel de naranjas), Jon Plazaola (serie Allí abajo) y el cómico Leo Harlem.

A la comedia pertenece igualmente Ranas, producción española escrita y dirigida por Patxo Tellería (Bypass) cuya historia gira en torno a un director de una sucursal de banco que es detenido por delitos económicos. Sin embargo, logra huir y esconderse. Abandonado por su superior, que fue el que le enredó en el delito, sin familia ni amigos, termina en un edificio ocupado por desahuciados en lucha, a los que logra engañar para que le den dinero y poder, de ese modo, comprar documentación falsa y huir del país. En el reparto de esta comedia encontramos nombres como los de Gorka Otxoa (Los miércoles no existen), Mikel Losada (Tres mentiras), María Cruickshank (serie Vis a vis), Gurutze Beitia (El primer último día) y Miren Gaztañaga (Bingen).

El thriller dramático español está representado por La madriguera, que centra su atención en un escritor de éxito cuya vida da un giro tras un trágico suceso que le lleva a encerrarse en su casa y dejar de escribir. Su editorial, que quiere que cumpla su contrato, decide enviar a una ayudante que admira su obra, pero lo que comienza siendo una relación laboral pronto deriva en una obsesión del hombre hacia la que considera su musa, y a la que no piensa dejar escapar nunca. Ópera prima de Kurro González, en su reparto encontramos a Francisco Conde (Entrelobos), Cristina Castaño (Nacida para ganar), Carlos Santos, que hace doblete en estrenos, Javier Mora (Lasa y Zabala) y Adriana Torrebejano (serie Tierra de lobos).

España y Francia están detrás de El perdido, aventura con dosis de drama dirigida por Christophe Farnarier (El somni) cuya historia, basada en hechos reales, sigue el viaje de un campesino andaluz que en los años 90 desapareció durante 14 años para vivir en el monte. Adri Miserachs da vida al protagonista.

Francia también está presente, junto con Suiza, en Aloys, fantasía dramática que arranca cuando un taciturno detective cuya vida consiste en grabar a los demás se emborracha y se queda dormido en un autobús. Cuando despierta su cámara y sus cintas han desaparecido. Una posterior llamada de una misteriosa mujer podría desvelarle el paradero de su trabajo. Escrita y dirigida por Tobias Nölle (Heimatland), la película está protagonizada por Georg Friedrich (Wild), Koi Lee, Yufei Li, Tamil Krejcí (Mémorie) y Tilde von Overbeck.

Desde Brasil nos llega Madre solo hay una, cinta escrita y dirigida por Anna Muylaert (Una segunda madre) que gira en torno a un adolescente cuya vida se desmorona cuando descubre de forma brusca que su madre le robó de un hospital cuando era un bebé. Sus padres biológicos, que le encuentran después de 17 años, quieren integrarle en su familia y en la vida acomodada que llevan, aunque el joven tiene una visión muy diferente de lo que debería ser su vida. Matheus Nachtergaele (Sangue Azul), Daniela Nefussi (Bicho de sete cabeças), Daniel Botelho y Noemi Nero encabezan el reparto de este drama.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: