‘El maestro del agua’: el azúcar del café


Olga Kurylenko y Russell Crowe en un instante de 'El maestro del agua'.Las óperas primas de los directores suelen tener un punto en común. La mayoría de ellas son meros vehículos para demostrar la calidad del discurso narrativo que tienen con la cámara. Y eso es básicamente lo que puede encontrarse en la primera obra de Russell Crowe (Una mente maravillosa) tras las cámaras; eso sí, enriquecido con la experiencia como actor y con un trasfondo humano muy interesante.

A grandes rasgos, El maestro del agua ofrece poco desde el punto de vista de la narración. Sin demasiados giros argumentales, la búsqueda de este granjero australiano que viaja a Turquía para buscar a sus hijos muertos en la batalla de Galípoli (o de los Dardanelos) durante la I Guerra Mundial es una sucesión de secuencias, de diálogos sobre la pérdida, la esperanza y el amor. Visto así, el film puede entenderse como un tedioso ejercicio en el que lo único que se salvan son sus actores y la labor de Crowe como director, quien demuestra una caligrafía visual pulcra y con cierta fuerza en los momentos más dramáticos (aunque no tanta como cabría esperar).

Sin embargo, aquellos que quieran buscar algo más profundo, como de hecho hace el protagonista al inicio del relato, se encontrarán con una serie de ideas notables, algunas realmente reflexivas que dotan al relato, y por extensión al conflicto bélico que narra, de un significado matizado. El hecho de que, por ejemplo, el único que ayuda al protagonista sea su máximo enemigo da una idea de los lazos que unen a los hombres y que les lleva a enfrentarse en un conflicto bélico. Igualmente, los contrastes culturales entre occidente y oriente, y los efectos que una guerra tiene en todos los bandos, son otros temas que hacen al relato más sólido de lo que se aprecia a simple vista.

De este modo, El maestro del agua se convierte en un film que esconde bajo su superficie más de lo que aparenta. Visualmente tradicional, con un ritmo constante pero sin giros argumentales destacables, las ideas que lanza invitan al espectador a reflexionar sobre numerosos temas que van desde el choque de culturas hasta las relaciones humanas. Es, por hacer un símil con la propia película, como el café que se utiliza para tomar todas las decisiones. Puede parecer amargo, pero todo depende de la cantidad de azúcar que se le eche.

nota: 6,5/10

Russell Crowe debuta en la cartelera española como director


estrenos 24abril2015Siguiendo la estela de los últimos fines de semana, hoy viernes, 24 de abril, llegan a la cartelera un nutrido y muy variado grupo de estrenos, algunos de ellos con un interés añadido al que habitualmente podemos encontrar en la cartelera. Desde el regreso a la gran pantalla de veteranos actores, hasta comedias de todo tipo, los espectadores podrán encontrar en los cines atractivos proyectos, uno de los cuales sin duda destaca sobre el resto.

Dicho estreno es el de El maestro del agua, debut en la dirección de ficción de Russell Crowe (Gladiator), quien además protagoniza el film. Producida entre Estados Unidos, Australia y Turquía, la acción se centra en la búsqueda de un australiano que, cuatro años después de la I Guerra Mundial, realiza en Turquía para encontrar a sus dos hijos desaparecidos en combate, en un intento de cumplir una última promesa a su fallecida esposa. Un intenso drama salpicado de cierta intriga y con dosis de acción que cuenta en su reparto con Olga Kurylenko (Oblivion), Jai Courtney (Divergente), Isabel Lucas (Amanecer Rojo), Ryan Corr (Before the rain) y Damon Herriman (Son of a gun).

Muy diferente es la comedia gamberra Superpoli en Las Vegas, secuela de Superpoli de centro comercial (2009). Dirigida por Andy Fickman (La montaña embrujada), la trama se sitúa seis años después del primer film, y sitúa al protagonista en una convención de seguridad organizada en Las Vegas. A pesar de ser un encuentro informal y una excusa para tener unas merecidas vacaciones, cuando un complot para atacar el hotel en el que se hospeda sea descubierto el protagonista no tendrá más remedio que volver a hacer lo que mejor sabe hacer. Mucho humor y mucha acción de la mano de Kevin James (Peso pesado), quien repite como héroe de la función. A él se suman Raini Rodriguez (Fin de curso), Eduardo Verástegui (Bella), Daniella Alonso (serie Revolution) y Neal McDonough (serie Mob city).

Aunque sin duda la cinta con los mejores nombres en sus títulos de crédito es La sombra del actor, adaptación de la novela de Philip Roth que, a medio camino entre la comedia y el drama, aborda la desesperación de un famoso actor teatral que, casi de la noche a la mañana, pierde su talento para la interpretación. Deprimido y desesperado, se embarcará en una aventura con una lesbiana en un intento de recuperar la magia perdida. La película, producida entre Estados Unidos e Italia, está dirigida por Barry Levinson (Esfera) y protagonizada por Al Pacino (El Padrino II), Greta Gerwig (Frances Ha), Nina Arianda (Midnight in Paris), Dylan Baker (serie Political Animals), Charles Grodin (Beethoven), Dianne Weist (El gran año) y Kyra Sedgwick (serie The Closer).

Los amantes del terror tienen una cita con La pirámide, producción norteamericana dirigida por el debutante Grégory Levasseur, guionista de Alta tensión (2003) o Maniac (2012). La película, como se desprende de su título, narra la pesadilla que viven un grupo de arqueólogos al entrar en una pirámide recién descubierta y enfrentarse con algo que nunca hubieran imaginado. Ashley Hinshaw (serie True Blood), Christa Nicola (serie Home and Away), Denis O’Hare (serie American Horror Story) y James Buckley (Supercutres) conforman el reparto principal.

Pasamos ahora a los estrenos españoles, y entre ellos destaca Sexo fácil, películas tristes, co producida por Argentina en 2014 y cuya trama es, cuanto menos, diferente. La historia se centra en tres personajes: un guionista y los protagonistas de su nueva película, una comedia romántica que debe escribir mientras supera su mayor crisis sentimental. Escrita y dirigida por Alejo Flah (Taxi), la cinta cuenta con un interesante reparto encabezado por Ernesto Alterio (La montaña rusa), Quim Gutiérrez (La gran familia española), Marta Etura (Mientras duermes), Julieta Cardinali (Tres deseos) y Carlos Areces (Balada triste de trompeta).

Otra comedia, aunque esta vez gamberra, es el género al que pertenece Cómo sobrevivir a una despedida, cuyo argumento puede deducirse del propio titular. Un grupo de amigas cuyas vidas no han sido como imaginaban en su infancia deciden tomar las riendas de su futuro, y para ello comienzan por organizar una despedida de soltera a la primera del grupo que va a casarse. Manuela Moreno, quien también participa en el guión, debuta en el largometraje con esta propuesta protagonizada por Natalia de Molina (Vivir es fácil con los ojos cerrados), Celia de Molina (Temporal), Úrsula Corberó (Perdiendo el norte), María Hervás (serie La pecera de Eva) y Brays Efe.

Las novedades españolas se completan con dos propuestas muy diferentes. Por un lado, Murieron por encima de sus posibilidades es una ácida crítica en forma de comedia a la actual situación que viven millones de españoles. La trama arranca cuando cinco personajes muy golpeados por la crisis aunque sin aparentemente nada en común deciden llevar a cabo un intrincado plan: secuestrar al presidente del Banco Central y exigirle que todo vuelva a ser como antes. La propuesta está dirigida por Isaki Lacuesta (Los condenados), y cuenta con un reparto coral de excepción: Raúl Arévalo (La isla mínima), Imanol Arias (Pájaros de papel), Bruno Bergonzini (Todas las canciones hablan de mí), Àlex Brendemühl (Eltern) Eduard Fernández (El niño), Ariadna Gil (El baile de la Victoria), José Coronado (Los últimos días), Sergi López (Ismael), Carmen Machi (Ocho apellidos vascos) y Ángela Molina (Miel de naranjas).

Los estrenos europeos se completan con dos propuestas francesas. La familia Bélier es una comedia dramática dirigida por Eric Lartigau (Un ticket pour l’espace) que aborda la forma en que los seres humanos nos enfrentamos a los cambios importantes. La trama gira en torno a una chica de 16 años cuya vida se reparte entre el instituto y ayudar a sus padres sordos haciendo de intérprete con el resto del mundo. Su vida cambiará cuando un profesor descubra un talento para la canción, ofreciéndole la posibilidad de desarrollarlo en París. Karin Viard (El amor es un crimen perfecto), François Damiens (Tango libre), Louane Emera y Eric Elmosnino (Ouf) conforman el reparto principal.

Por su parte, Girlhood es un drama que aborda los problemas de integración que sufren los jóvenes en determinadas zonas de Francia. Escrita y dirigida por Céline Sciamma (Tomboy), la cinta sigue los intentos de una joven de huir del entorno opresivo en el que vive. Con nulas perspectivas en la escuela, su encuentro con tres chicas rebeldes abrirá un nuevo camino hacia la libertad que tanto anhela, lo que llevará a la joven a abandonar la escuela e incluso a cambiarse el nombre. El reparto está encabezado las debutantes por Karidja Touré, Assa Sylla, Lindsay Karamoh y Mariétou Touré.

La única propuesta animada del fin de semana llega desde Canadá. La leyenda de Sarila, ópera prima de Nancy Florence Savard, narra los problemas de una tribu de esquimales para encontrar alimentos. A pesar de los intentos de los cazadores, su área parece haber quedado desierta. Los intentos del chamán son infructuosos, por lo que decide enviar a un joven que está empezando a desarrollar ciertas habilidades mágicas (y al que envidia y teme) a encontrar Sarila, una tierra sagrada en la que hay alimentos en abundancia. La película cuenta con las voces originales de Christopher Plummer (La última estación), Rochelle Lefevre (American summer), Dustin Milligan (El rescate) y Tim Rozon (Long gone day).

Terminamos con el documental Cobain: Montage of Heck, relato autorizado de la vida y obra del cantante de Nirvana que, 20 años después de su muerte, sigue siendo un icono de la música. A través de vídeos caseros, grabaciones, fotografías y diarios el realizador y guionista Brett Morgen (El chico que conquistó Hollywood) realiza un recorrido visceral por el lado menos conocido del fallecido artista.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: