‘Valerian y la ciudad de los mil planetas’: aventuras galácticas


Si hay un director que merece ser considerado como uno de los pilares de la ciencia ficción moderna es Luc Besson. Su estilo podrá gustar más o menos, sus historias podrán ser más o menos interesantes, pero muchos de sus films ya se han hecho un hueco en la cultura popular, y han traspasado la barrera del entretenimiento para convertirse en iconos. Uno de los más claros ejemplos es El quinto elemento (1997), y con el tiempo puede que Valerian y la ciudad de los mil planetas siga esta estela, pues no solo cuenta con los elementos necesarios para ello, sino que es una de las cintas más completas del director en lo que a ciencia ficción se refiere.

Besson aprovecha al máximo las posibilidades narrativas y visuales de los cómics creados por Pierre Christin y Jean-Claude Mézières no solo para narrar una épica cinta de aventuras en la que el ritmo rara vez se detiene, sino para introducir al espectador en todo un universo en constante creación. Para ello, el director francés monta, a través de planos idénticos pero con diferentes protagonistas, una secuencia inicial sencillamente brillante, capaz de explicar en pocos minutos y sin necesidad de diálogos el origen y la relevancia de esa ‘ciudad de los mil planetas’ a la que hace referencia el título. A partir de esta puerta de entrada, todo un mundo de color, diversidad de especies y secuencias de acción, algunas de ellas rodadas con la característica habilidad del creador de El profesional (León) (1994) que, como todo buen relato de ciencia ficción, alberga un interesante reflejo de la sociedad actual y un mensaje a tener en cuenta sobre el comportamiento humano.

Posiblemente el mayor problema de este entretenidísimo film sea precisamente su duración, excesivamente larga y con momentos que podrían haberse resuelto de forma mucho más breve, por no decir que se podrían haber eliminado directamente. Esto afecta, además, a la dinámica de los protagonistas. Si bien es cierto que la labor de Dane DeHaan (Condenados) y Cara Delevingne (Ciudades de papel) es impecable, demostrando una química insuperable entre ambos, la duración lleva a los personajes a caer en una constante repetición de todo aquello que define su dinámica romántica, perdiendo algo de fuerza ese juego que se establece entre ambos. Asimismo, dicha duración obliga a alargar el misterio de la trama principal de forma algo innecesaria, sobre todo teniendo en cuenta que a partir de un determinado punto es fácil intuir quién es el villano en la trama, por lo que alargar posteriormente el misterio resulta inútil.

Y a pesar de estos problemas, Valerian y la ciudad de los mil planetas es, sin duda, una de las propuestas más frescas, interesantes y entretenidas de la ciencia ficción actual. Con un guión bien estructurado que es capaz de introducir de forma progresiva la trama principal y que combina con inteligencia comedia, acción e intriga, Besson compone una épica fantasía gracias a una narrativa que potencia los aspectos más positivos de la cinta y trata de contrarrestar las evidentes deficiencias de la misma, sobre todo las referidas a su duración. Una narrativa que deja momentos inolvidables como la secuencia en un mercado de otra dimensión, la persecución a través de los diferentes mundos de la ciudad o un curioso baile de la cantante Rihanna. Hay películas que simplemente distraen y otras que son capaces de alimentar la imaginación, y esta pertenece a la segunda categoría.

Nota: 7/10

Anuncios

‘El hobbit’ inicia su viaje liderando un grupo de estrenos más pequeños


Estrenos 14diciembre2012Todavía queda algún estreno importante antes de fin de año, pero sin duda este viernes, 14 de diciembre, llega a las carteleras españolas el último de los títulos llamados a arrasar en la taquilla gracias a su legión de fans, a la expectación generada y, sobre todo, al sabor de boca que dejaron las películas que adaptaban El señor de los anillos, de J. R. R. Tolkien. Para aquellos que no lo sepan, hoy se estrena El hobbit, cuya historia transcurre algunos años antes de los hechos acontecidos en la mastodóntica trilogía de Peter Jackson. Y aunque no lo parezca, el estreno llega acompañado de otras propuestas que, por suerte o por desgracia, se van a ver arrastradas por la fiebre de la Tierra Media.

Esta primera entrega que adapta el mucho más asequible libro de Tolkien vuelve a estar dirigida por Jackson, quien parece renunciar así a su promesa de no repetir la experiencia de zambullirse en las novelas del escritor sudafricano. Y sí, es la primera de una trilogía que, necesariamente y según todas las informaciones, va a desarrollar la historia literaria de forma mucho más extensa. Por ahora, lo que se cuenta en esta primera parte, subtitulada Un viaje inesperado, es el inicio del viaje de Bilbo Bolsón, un hobbit que se ve envuelto en la reconquista de un territorio que antaño perteneció a unos enanos, y que ahora está en manos del dragón Smaug. El trayecto estará plagado de peligros y de enemigos, pero también de extraños tesoros y recompensas inesperadas. Aventuras, magia y acción vuelven a ser los ingredientes de un proyecto rodado a 48 fotogramas por segundo y en el que no solo repite el director, sino algunos de sus actores, como Ian McKellen (X-Men), Hugo Weaving (El hombre lobo), Cate Blanchett (Hanna) o Andy Serkis (El origen del planeta de los simios), entre otros. Junto a ellos, Martin Freeman (Love Actually), Richard Armitage (Capitán América: El primer vengador), Ken Scott (Casanova), Graham McTavish (Colombiana), William Kircher (Out of the blue) y Benedict Cumberbatch (El topo) conforman el reparto principal.

Las alternativas a este estreno, aunque pocas, van dirigidas a todos los gustos. De entre ellas, la que más repercusión ha generado ha sido La hija de mi mejor amigo, comedia estadounidense del 2011 protagonizada por Hugh Laurie, el famoso House de la televisión. La historia, como se puede desprender del título español (que no el original, The Oranges), gira en torno a la relación que surge entre la hija y el padre de dos familias muy amigas desde hace años, y cómo el cada vez más creciente amor pondrá en jaque los años de amistad y las buenas relaciones. Dirigida por Julian Farino (Inadaptados y peligrosos), junto a Laurie encontramos a Leighton Meester (Desmadre de padre), Catherine Keener (Virgen a los 40), Adam Brody (Vaya par de polis), Oliver Platt (2012), Allison Janney (American Beauty) y Alia Shawkat (Tres reyes).

Si volvemos la vista hacia Europa, uno de los estrenos más interesantes es El molino y la cruz, producción polaco sueca del 2011 que toma como punto de partida el cuadro de Pieter Bruegel Camino al calvario para narrar las historias cruzadas de un puñado de personajes que aparecen en su pintura, entre ellos él mismo y la Virgen María. Un drama que dirige Lech Majewski (Blood of a poet) y que cuenta como principales actores con tres nombres de peso como son el de Rutger Hauer (Batman Begins), Michael York (Cabaret) y Charlotte Rampling (La duquesa).

El nuevo trabajo de Marion Cotillard (Contagio), que ayer mismo fue nominado a los Globos de Oro 2013, también se hace un hueco entre las novedades de hoy. Titulada De óxido y hueso, su trama desarrolla la relación que surge entre dos personajes a raíz de una tragedia, y que en un primer momento parecen totalmente opuestos: él se ha encontrado de la noche a la mañana con un hijo al que no conoce, sin dinero y viviendo en casa de su hermana; ella es atractiva y segura de sí misma. Jacques Audiard (Un profeta), quien participa en la escritura del guión, dirige el conjunto, en el que también se dejan ver Matthias Schoenaerts (El libro negro), Armand Verdure y Céline Sallette (Casa de tolerancia).

En lo referente al cine español, dos son los títulos que presentan sus credenciales esta semana. Uno de ellos es El bosque (El bosc), es un drama de corte fantástico ambientado en la Guerra Civil española, concretamente en 1936. La película se centra en una familia cuya casa da a un bosque en el que, durante la noche, aparecen unas misteriosas luces que, según la tradición, son la puerta a otro mundo del que nadie vuelve. Cuando el marido se vea obligado a esconderse en dichas luces, la mujer deberá hacer frente a la guerra y sus horrores, sobreviviendo como puede hasta el inexplicable regreso de su marido. Óscar Aibar (El Gran Vázquez) es el encargado de dirigir, mientras que Àlex Brendemühl (Entrelobos), Raquel Dalmases, Josep Maria Domènech (Estigmas), Tom Sizemore (Salvar al soldado Ryan) y Pere Ponce (Días de fútbol) son los rostros más conocidos.

Por último, la directora Oliva Costa debuta en el largometraje documental con Las constituyentes, obra del 2011 que recoge testimonios y vivencias de las 27 mujeres, diputadas y senadoras, que desde 1977 fueron protagonistas en el cambio político de España, así como supone un análisis y debate sobre la situación política actual del país gracias al encuentro que se produce entre estas constituyentes y representantes políticas del panorama actual.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: