Los ‘X-Men’ regresan para salvar a Fénix Oscura de ‘El sótano de Ma’


Tras el éxito de Vengadores: Endgame la Casa de las Ideas continúa dando superhéroes a la gran pantalla. Este viernes 7 de junio llega a España una de las historias de los mutantes más famosos del cómic, pero no lo hace sola. Terror, comedia, drama y una nueva propuesta de animación son algunos de los géneros que los espectadores podrán encontrar en las salas.

Aunque sin duda el título más esperado es X-Men: Fénix Oscura. Al menos lo será para los amantes de Marvel en particular y de los superhéroes en general. La historia, enmarcada en el universo de los jóvenes mutantes que se inició en 2011, narra cómo durante una misión de rescate en el espacio Jean Grey casi muere al ser alcanzada por una fuerza cósmica de origen desconocido. A su regreso a casa comenzará a notar la presencia en su interior de una fuerza infinitamente más poderosa que ella capaz de desatar sus poderes hasta límites que no puede controlar, iniciando una espiral de odio, violencia y destrucción de todo lo que la rodea, incluyendo los lazos familiares que la mantienen unida a los X-Men, que deberán encontrar la forma de salvar el mundo y salvar a Jean. Dirigida por Simon Kinberg, que debuta como director tras una larga carrera como productor de muchas de las cintas sobre mutantes, la cinta está protagonizada por Sophie Turner (serie Juego de tronos), Jessica Chastain (Molly’s game), Michael Fassbender (El muñeco de nieve), James McAvoy (Atómica), Jennifer Lawrence (Gorrión rojo), Nicholas Hoult (Equals), Alexandra Shipp (Falsa evidencia), Evan Peters (serie American Horror Story: Apocalypse), Tye Sheridan (Ready Player One) y Kodi Smit-McPhee (Slow west).

Muy diferente es El sótano de Ma, cinta de terror dirigida por Tate Taylor (La chica del tren) y con Octavia Spencer (La forma del agua) como principal protagonista. La actriz da vida a una mujer solitaria de una pequeña localidad a la que, un día, una adolescente recién llegada le pide que le compre alcohol para sus amigos. La mujer no duda en hacerse amiga de ellos a pesar de la diferencia de edad. Para ello, les ofrece la posibilidad de beber y hacer una fiesta en su sótano. Tan solo hay unas reglas básicas: uno de ellos debe quedarse sobrio, nada de palabrotas, nadie puede subir a la parte superior de la casa y deben llamarla ‘Ma’. Pero la hospitalidad poco a poco se convierte en una obsesión, derivando en una pesadilla para el grupo de adolescentes. El reparto se completa con Missi Pyle (De tonta, nada), Luke Evans (La Bella y la Bestia), Allison Janney (serie Mom), Juliette Lewis (Back roads), McKaley Miller (Super Novas), Diana Silvers (Booksmart), Corey Fogelmanis (#SquadGoals) y Dominic Burgess (Hot bot).

Drama, música y romance se dan cita en The song of Sway Lake, producción estadounidense de 2017 que gira en torno a un joven coleccionista de jazz que, tras la muerte de su padre, decide robar la primera versión de un éxito de la II Guerra Mundial. El volumen se encuentra en la residencia de verano de la propia familia, y para llevar a cabo su plan pide ayuda a su único amigo. Todo se complica cuando su cómplice se enamora de la aristocrática abuela del joven. Ari Gold (Adventures of power) se pone tras las cámaras, mientras que Rory Culkin (Scream 4), Robert Sheehan (Geostorm), Isabelle McNally (Amnesia), Mary Beth Peil (serie Dawson crece) y Elizabeth Peña (Blaze you out) encabezan el reparto.

Estados Unidos y Reino Unido colaboran en Mejor que nunca, comedia dramática que arranca cuando una mujer que vive en una residencia de ancianos decide montar un equipo de animadoras con sus compañeras. El hobbie pronto se convierte en algo más profesional cuando deciden presentarse a una competición, para lo que contratarán a una joven cheerleader capaz de entrenarlas. Zara Hayes, autora del documental Clothes to die for (2014), debuta en la dirección de ficción con esta historia protagonizada por Diane Keaton (Una cita en el parque), Jacki Weaver (Magia a la luz de la luna), Pam Grier (El hombre de los puños de hierro), Rhea Perlman (Volverás en mis sueños), Bruce McGill (Una noche para sobrevivir), Alisha Boe (Paranormal Activity 4) y Charlie Tahan (serie Wayward Pines).

Antes de pasar a los estrenos puramente europeos, una de animación. Mr. Link: El origen perdido es el título de una aventura cómica con capital estadounidense y canadiense. Escrita y dirigida por Chris Butler (El alucinante mundo de Norman), la cinta arranca cuando un investigador dedicado a mitos y monstruos se encuentra con una amable criatura, la última de su especie. En lugar de capturarla emprenden un viaje juntos para encontrar a los primos de este ser, los Yeti. En el camino, plagado de peligros, estarán acompañados por una aventurera que tiene el único mapa capaz de guiarles hasta su destino. Entre las principales voces en versión original encontramos a Hugh Jackman (El gran showman), Zach Galifianakis (Las apariencias engañan), Zoe Saldana (Guardianes de la galaxia Vol. 2), Emma Thompson (El veredicto. La ley del menor), Stephen Fry (Un robo inesperado), Timothy Olyphant (Feliz día de la madre) y Matt Lucas (Alicia a través del espejo).

De 2018 es El vendedor de tabaco, coproducción germano austríaca que adapta a la gran pantalla la novela de Robert Seethaler que narra la amistad que surge entre un joven que llega a Viena durante la ocupación nazi para trabajar en un estanco y uno de sus clientes, Sigmund Freud. Dirigido por Nikolaus Leytner (Der Fall des Lemming), este drama está protagonizado por Simon Morzé (Einer von uns), Bruno Ganz (Uno tras otro), Johannes Krisch (En la sombra), Emma Drogunova (Die familie), David Altman y Christoph Bittenauer (Life guidance).

Otro de los estrenos europeos es la francesa El creyente, drama de contenido religioso que tiene como protagonista a un joven de 22 años que se une a una comunidad religiosa aislada en un monte con el objetivo de superar su adicción a las drogas. Allí deberá luchar contra sus propios demonios, pero también encontrará el amor. Cédric Kahn (Una vida mejor) pone en imágenes esta historia de 2018 en la que también colabora como guionista, y en cuyo reparto encontramos a Anthony Bajon (Rodin), Damien Chapelle (Planetarium), Alex Brendemühl (Django), Louise Grinberg (Respire) y Hanna Schygulla (Avanti).

La producción española tiene como única representante la comedia Antes de la quema, nueva cinta dirigida por Fernando Colomo (La banda Picasso) cuya trama gira en torno a un humilde artista del carnaval de Cádiz cuya vida da un vuelco al empezar a trabajar en el depósito de droga más grande de Andalucía. El motivo de este trabajo es que el traficante local, gran admirador del artista, planea robar el almacén, y para ello necesita la colaboración de alguien de dentro. Salva Reina (Señor, dame paciencia), Manuela Velasco (serie Velvet), Maggie Civantos (serie Vis a vis), Joaquín Núñez (Ahora o nunca) y Manuel Manquiña (Neckan) son los principales actores.

Las novedades en imagen real se completan con Touch Me Not (No me toques), cinta de 2018 que cuenta con capital procedente de Alemania, Francia, Bulgaria, Rumanía y la República Checa. Este drama escrito y dirigido por Adina Pintilie, con el que debuta en la ficción, sigue los viajes emocionales de tres personajes a través de un acercamiento profundo y comprensivo a sus vidas a través de las relaciones íntimas, mezclando realidad y ficción. El film está interpretado por Laura Benson (Les profs 2), Tómas Lemarquis (3 días para matar), Christian Bayerlein, Dirk Lange e Irmena Chichikova (Viktoria).

Terminamos el repaso semanal con la cinta de animación Lino, producción brasileña de 2017 escrita y dirigida por Rafael Ribas (O grilo feliz e os insetos gigantes) que tiene como protagonista a un joven que trabaja como animador de fiestas. Harto de que los niños se burlen de él por trabajar con un disfraz de gato, decide cambiar su vida y contrata a un mago. Sin embargo, la magia no funciona como él espera y termina convertido en un felino gigante. Selton Mello (Soundtrack), Luis Carlos de Moraes (Adultério por amor), Dira Paes (Encantados), Paolla Oliveira (Trinta) y Guilherme Lopes (serie El Rico y Lázaro) ponen las voces principales.

1ª T. de ‘Castle Rock’, idónea carta de presentación del universo King


Stephen King es el maestro del terror, de eso no cabe la más mínima duda. Pero el autor de novelas como ‘El Resplandor’, ‘Carrie’ o ‘It’ es mucho más. De hecho, quien haya leído alguno de sus libros puede que haya percibido dos constantes muy claras (amén de otros muchos elementos, por supuesto). Por un lado, el manejo de pasado y presente en sus historias; por otro, que el desarrollo no responde tanto al terror puro y duro como a la intriga, gracias al juego que realiza con las diferentes tramas y los elementos de suspense que siempre están presentes. Y todo ello está presente en la primera temporada de Castle Rock, un alarde narrativo sencillamente espléndido ambientado en el universo King que, al igual que las novelas, juega al despiste con el espectador para terminar por revelarle algo mucho más interesante y complejo de lo que podría imaginar en un principio.

Y todo ello en apenas 10 episodios. Sus creadores, Sam Shaw y Dustin Thomason, autores de la serie Manhattan, parten de un acontecimiento tan concreto como un suicidio para hilvanar todo un complejo mundo en el que el caos, la violencia y la locura parecen entremezclarse solo para arrojar luz sobre un fenómeno aún más enriquecedor. En este sentido, la trama crece, y de qué modo, a lo largo de cada capítulo, incluso en aquellos en los que todo parece derivar en un absurdo o en los que se narran acontecimientos aparentemente independientes de todo el arco argumental. Pero no, al igual que cualquier novela de King, cada acontecimiento tiene un motivo, cada suceso está relacionado con el resto, y cada personaje tiene su motivación. Y por supuesto, algunas referencias a personajes y acontecimientos de sus obras, lo que hará las delicias de los fans.

De ahí que esta primera temporada de Castle Rock sea puro Stephen King sin necesidad de adaptar una novela. De hecho, captura su esencia bastante mejor que muchas de las películas o series que sobre su obra se han hecho a lo largo de los años. Y en esto tiene mucho que ver esa idea de utilizar el terror más como un concepto que sobrevuela la trama que como algo tangible (aunque tiene sus momentos). En su lugar, estos capítulos exploran temas tan interesantes como la locura, la incomprensión de la mente de acontecimientos nunca antes vistos, o los equilibrios existentes entre nuestro mundo y otras realidades. Todo ello, por supuesto, sustentado no solo en una trama más que notable, sino en un reparto en estado de gracia capaz de enriquecer sus personajes con unos matices que ofrecen al espectador, en algunas ocasiones, pistas sobre lo que está ocurriendo. Aunque, al igual que a los protagonistas, nos costará comprenderlo un poco al principio.

Porque, en efecto, esta serie es un auténtico rompecabezas en el que el espectador se sumerge primero para nadar a contracorriente y luego para dejarse llevar por el desarrollo. Y en ese cambio de postura frente a la ficción tienen mucho que ver los actores, como mencionaba antes. Fundamentalmente André Holland (Moonlight), Bill Skarsgård (It) y Sissy Spacek (Criadas y señoras). Los dos primeros porque establecen un duelo interpretativo profundo, primero como un abogado que lucha por un cliente y, más adelante, como las dos caras de una misma moneda, uno sin comprender lo ocurrido y otro instando a la acción. Y la tercera porque se convierte en eje fundamental de buena parte del relato. Es el anclaje para los diferentes espacios temporales y las diferentes realidades que se dan cita en la trama. En cierto modo, Spacek asume como propio el papel que en la ficción juegan las piezas de ajedrez, aportando mayor dramatismo si cabe a la condición particular de su rol y a la intriga del conjunto.

Henry Matthew Deaver

Pero evidentemente, el peso de la historia recae en los cuatro hombros de los dos protagonistas. Lo más interesante de esta primera temporada de Castle Rock es la evolución que viven ambos roles, sobre todo el de Holland. Lo que comienza siendo un misterio con tintes casi satánicos termina convirtiéndose en una reflexión sobre los mundos paralelos, las realidades alternativas y cómo eso genera unos efectos devastadores en la realidad en que nos encontremos. Curiosamente, todo comienza con el nombre que los dos protagonistas comparten, Henry Matthew Deaver, y con el modo en que los personajes secundarios afrontan, desde la ignorancia, lo que ocurre con el personaje de Skarsgård, ya sea con el suicidio inicial o las numerosas situaciones de caos y violencia que desata el desequilibrio entre universos.

Porque bajo la premisa de una obra de ciencia ficción con dosis de terror, lo que la trama esconde es una interesante reflexión acerca de los efectos y las consecuencias de modificar el equilibrio que existe en el universo (lo que, a su vez, se puede extrapolar a nuestro día a día) cuando se introduce un elemento externo que no tiene cabida en una realidad ya conformada. A lo largo de sus episodios esta etapa inicial plantea una serie de interrogantes que, aunque inicialmente pueden no tener nada que ver con la trama principal, terminan adquiriendo sentido cuando se resuelve dicha incógnita central. Dicho de otro modo, la ficción presenta numerosas ramificaciones, líneas argumentales secundarias y secuencias aparentemente inconexas que terminan por confluir en una línea argumental conjunta y global, desvelando al espectador el verdadero mapa dramático al que está asistiendo.

Esto, como ocurre con muchas historias de Stephen King, tiene un problema, y es que en no pocas ocasiones la trama se desvía demasiado de su objetivo principal. Y al ser una historia narrada en capítulos se corre el riesgo, como de hecho ocurre en alguna que otra ocasión, de que el espectador pierda el hilo de lo que se estaba contando o, lo que es más grave, el interés en una historia ciertamente original. Posiblemente este sea el mayor hándicap de la producción: su planteamiento narrativo resulta muchas veces rupturista, algo quebradizo. Es cierto que esto ayuda a crear un universo inclusivo, fascinante y rico dramáticamente hablando, pero también impide seguir el ritmo del arco dramático principal, obligando a prestar atención durante demasiado tiempo a situaciones y personajes secundarios que aportan poco o nada al conjunto, salvo tal vez asentar la conclusión final más de lo que ya estaría sin esas breves tramas secundarias.

Pero si el espectador queda atrapado en la red de Castle Rock la realidad es que se sumergirá en un universo apasionante, visualmente poderoso y dramáticamente inesperado. Terror, fantasía y drama se dan la mano en una historia que es puro Stephen King aunque no se base en ninguna novela ni relato concreto. El modo en que sus creadores utilizan los tiempos narrativos y dosifican la información para dirigir la historia por donde desean en todo momento es digno de estudio. Y si a todo ello sumamos un reparto excepcional, lo que nos encontramos es con una historia diferente, fresca, intrigante y capaz de demostrar que en televisión todavía queda margen para la originalidad y, sobre todo, que es posible enriquecer el universo de un escritor que lleva décadas perfeccionándolo y desgranándolo.

El ‘Exodus’ de R. Scott Vs. la ‘Magia a la luz de la Luna’ de W. Allen


Estrenos 5diciembre2014Tradicionalmente el mes de diciembre ha sido época de estrenos enfocados a los más pequeños y joyas del séptimo arte que buscan tener presencia en los principales festivales y galas de premios. Pero de un tiempo a esta parte es también época de grandes superproducciones con una vocación algo diferente a la del mero blockbuster. Este 2014 no va a ser menos, y hoy, 5 de diciembre, llega a las pantallas españolas el primero de esos films. Una historia ya conocida con nuevos protagonistas que está llamada a ser un taquillazo casi asegurado. Aunque la mejor noticia se encuentra en los títulos que la acompañan, muchos de ellos con nombres propios de peso dentro del celuloide.

Pero antes de centrarnos en ellos hay que hablar de Exodus: Dioses y reyes, nuevo film de Ridley Scott (Alien, el octavo pasajero) que recupera para la gran pantalla la historia de Moisés. Siguiendo la estela de clásicos como Los 10 mandamientos (1956), la trama narra la relación entre el faraón Ramsés y Moisés, su hermano adoptado, desde que estos son pequeños hasta que sus destinos les convierten en enemigos. Misma historia, por tanto, aunque con la visión grandilocuente de Scott y un diseño de producción simplemente espectacular que puede apreciarse incluso desde sus primeros tráilers. Acción, drama y efectos al servicio de un argumento que puede verse en 3D y que está protagonizado por un plantel de actores deslumbrante en el que destacan Christian Bale (La gran estafa americana), Joel Edgerton (El gran Gatsby), John Turturro (Aprendiz de gigoló), Aaron Paul (serie Breaking Bad), Ben Mendelssohn (Cruce de caminos), Sigourney Weaver (Luces rojas), Ben Kingsley (El médico) y la española María Valverde (Tengo ganas de ti).

En el lado opuesto del espectro cinematográfico se encuentra Magia a la luz de la Luna, nueva comedia escrita y dirigida por Woody Allen (Blue Jasmine) cuya acción transcurre en la Costa Azul durante los años 20 del pasado siglo. Este idílico marco sirve al director para exponer el enredo en el que se ve envuelto un mago al tratar de desenmascarar a una joven médium. Colin Firth (Un plan perfecto), Emma Stone (The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro), Marcia Gay Harden (serie The Newsroom), Jacki Weaver (Stoker) y Eileen Atkins (Cold Mountain) son los principales protagonistas de esta trama.

La tercera de las películas que provienen de Estados Unidos es Ouija, título que deja poco a la imaginación. En efecto, esta cinta de terror gira en torno a un tablero de este conocido juego. Todo comienza cuando una pareja decide investigar la misteriosa muerte de una de sus amigas al encontrar en su habitación una Ouija. Las preguntas les llevarán a descubrir que el espíritu que está con ellos no tiene intención de terminar el juego. Ópera prima de Stiles White, la obra está protagonizada por Olivia Cooke (serie Bates Motel), Daren Kagasoff (serie Vida secreta de un adolescente), Douglas Smith (Percy Jackson y el mar de los monstruos), Ana Coto (DisCONNECTED) y Bianca Santos (serie Familia de acogida).

Y con algo de retraso llega La última aventura de Robin Hood, drama independiente del 2013 que se estrena en Video on Demand y cuyo argumento narra los últimos años de vida de Errol Flynn, protagonista de clásicos como Robin de los Bosques (1938), Murieron con las botas puestas (1941) o El capitán Blood (1935). Unos años en los que su alcoholismo y su decadencia le llevaron a iniciar un romance con una joven actriz cuya madre, ansiosa por conseguir fama, no dudó en aprovechar. Sin embargo, cuando los acontecimientos se precipitaron y la relación se hizo pública, la vida de los implicados dio un determinante vuelco. Richard Glatzer y Wash Westmoreland (Quinceañera) escriben y dirigen esta trama protagonizada por Kevin Kline (Sin compromiso), Dakota Fanning (Push), Susan Sarandon (Pacto de silencio), Sean Flynn (Alex in Wonder), Bryant Batt (12 años de esclavitud) y Patrick St. Esprit (Chain letter).

Más antigua todavía es Electrick children, cinta producida en 2012 cuyo argumento sigue a una joven que vive en una comunidad mormona fundamentalista de Utah. Su vida cambia cuando, durante su decimoquinto cumpleaños, descubre un cassette de rock prohibido por su comunidad. El sonido que descubre le abre la mente y los ojos a un mundo que desconocía. Tres meses después anuncia que está embarazada, aunque asegura que ha sido una inmaculada concepción. Escapando de sus padres y de un matrimonio concertado, viaja a Las Vegas para intentar encontrar al cantante de su cinta y averiguar el misterio. Este drama supone el debut en la dirección y escritura de largometrajes de Rebecca Thomas, y está protagonizado por Julia Garner (Martha Marcy May Marlene), Rory Culkin (Scream 4), Liam Aiken (El demonio bajo la piel), Bill Sage (Precious) y Billy Zane (Titanic).

Dejamos Estados Unidos, aunque no Norteamérica. Desde Canadá Xavier Dorval (Los amores imaginarios) escribe y dirige Mommy, drama que narra la difícil relación entre una joven viuda y su hijo de 18 años, que sufre déficit de atención e hiperactividad. Todo cambia cuando una joven se muda a la vivienda de al lado, marcando sus vidas y obligándoles a entender la vida de otra forma. Anne Dorval (Miraculum), Suzanne Clément (Yo maté a mi madre), Antoine-Olivier Pilon (Laurence anyways) y Patrick Huard (Starbuck) son los actores principales.

Si nos fijamos en los estrenos europeos, destaca la española Natasha, ópera prima de Sandeep Raisinghani que combina humor y drama familiar. La cinta sigue a una joven fotógrafa cuya vida una vez deja su cámara está marcada por la triste relación con su madre y el voraz apetito por los hombres de su jefa, lo que le llevará a enfrentarse a un dilema sobre las relaciones que definirá su vida personal y laboral. El reparto está encabezado por un reparto prácticamente desconocido en el que destacan Anna Piqué Busqué, Pasión Guerrero (El Proyecto Rothstein), Francesc Such Gomar, Ricard Balada Cuadrado y Konstantina Tikova.

Por su parte, Mil noches, una boda (Party girl) es un drama francés cuya trama gira en torno a una mujer de 60 años a la que le sigue gustando salir por las noches y conocer hombres. Para ganarse la vida les invita a un cabaret próximo a la frontera entre Francia y Alemania. Sus sueños se verán realizados cuando un antiguo cliente le pide en matrimonio, presentándose así su oportunidad de cambiar de vida. La cinta está escrita y dirigida a tres bandas por Maria Amachoukeli-Barsacq, Claire Burger y Samuel Theis (La princesa de Montpensier), siendo la ópera prima de todos ellos. En el reparto destacan Angélique Litzenburger, Joseph Bour, Mario Theis y el propio Samuel Theis.

Finalmente, aunque no por eso menos importante, se estrena La isla de Giovanni, cinta de animación japonesa dirigida por Mizuho Nishikubo (Atagooru wa neko no mori) basada en hechos reales que narra la relación de dos niños de países e idiomas diferentes que tratan de superar tanto las barreras del lenguaje como las de la propia Historia. Todo ello porque las islas en las que viven se adjuntaron tras una serie de terribles conflictos. En su versión original cuenta con las voces de Natalie Hoover, Masachika Ichimura (Terumae romae), Polina Ilyushenko e Hiroshi Inuzuka (Chameleon).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: