‘Midway’: una batalla a mitad de camino


El nombre de Roland Emmerich (El día de mañana) se asocia irremediablemente al cine de catástrofes y a la espectacularidad de la destrucción digital de ciudades, estados y, por qué no, del planeta entero. Y aunque el director ha demostrado ser capaz de realizar con éxito obras mucho más intimistas, lo cierto es que han pasado más bien desapercibidas en los últimos tiempos. Con su última película trata de unir esos dos universos, el del espectáculo visual y la profundidad dramática, con desigual fortuna.

En realidad, el problema de Midway, por llamarlo de algún modo, está en su guión. La película trata de abordar varios meses de conflicto bélico que explican cómo de la derrota de Pearl Harbor se llegó a esa batalla que cambió el curso de la historia de Estados Unidos en la II Guerra Mundial. Y como relato global lo cierto es que la cinta logra el objetivo de mostrar la lucha aérea, naval y de espionaje que se desarrolló en esas semanas. A través de un reparto coral el espectador logra hacerse una idea de cómo se lograron gestar algunas de las estrategias que terminaron con el resultado ya conocido, intercalando durante el metraje algunas secuencias de acción a las que Emmerich saca provecho y demuestra, una vez más, su ágil lenguaje visual en los momentos épicos. Dejando a un lado un comienzo un poco irregular (si no es croma, se le parece demasiado, y mal hecho), la historia se plantea como una escalada de acción hasta esa batalla final en la que los planos subjetivos de los aviones marcan el relato.

El problema está en la parte dramática. O mejor dicho, en el reparto. No porque no esté bien elegido, más bien al contrario, todos los actores ofrecen una buena interpretación. Más bien porque son tantos personajes que es imposible identificarse con uno. Sí, es cierto que el grueso del relato se sustenta sobre los hombros de dos roles fundamentales, pero es que ni siquiera ellos ofrecen al espectador un trasfondo dramático lo suficientemente interesante como para resultar atractivos. Son, por decirlo de algún modo, excesivamente planos en su definición. A todo ello se suman unos secundarios que entran y salen de escena casi con la misma velocidad con la que se les olvida, lo que al final genera un mosaico de rostros que aportan poco o nada al conjunto de la historia. Eso por no hablar de la presencia de John Ford, que es mejor no comentar por mucho que sea un hecho histórico. Todo ello trastoca el relato, lo ralentiza, impide que el espectador llegue a introducirse de lleno en una trama que, en realidad, no existe, porque lo que se hace es plantear los acontecimientos uno detrás de otro.

Dicho de otro modo, Midway funciona muy bien como seudodocumental o documental ficcionado sobre los acontecimientos que acaecieron entre 1941 y 1942. Y ofrece unas batallas navales y aéreas lo suficientemente atractivas y bien rodadas, siempre con su componente patriota de por medio (lo de la bomba en la bandera de Japón como si se hiciese diana era algo que podía preverse desde la primera batalla). Pero la película falla en su componente dramático. No ofrece nada nuevo, y no solo eso. Existen tantos personajes con diferentes grados de protagonismo que el relato no puede sostenerlos a todos, por lo que el metraje entre conflicto y conflicto se vuelve tedioso, en algunos momentos innecesario, planteando una película a la que le podrían sobrar algunos minutos de metraje.

Nota: 6/10

‘Midway’ pone el campo de batalla y ‘Los ángeles de Charlie’ la acción


Diciembre se ha convertido ya en el mes de estreno de las grandes superproducciones. A la espera de que llegue la tercera y última parta de la última trilogía galáctica, este jueves día 5, fecha adelantada por el puente que va a haber en España, llegan a la cartelera un buen puñado de títulos que buscan competir por la atención de los espectadores de una forma masiva, al menos los dos principales estrenos. Acción, intriga, drama y algo de aventura para toda la familia son los principales géneros.

Este jueves supone el regreso de Roland Emmerich (Independence Day: Contraataque), y lo hace con Midway, drama bélico cargado de acción que recrea la famosa batalla de la II Guerra Mundial en 1942. Tras el ataque sorpresa a Pearl Harbor, Japón prepara un nuevo ataque que será contrarrestado por un almirante y el mejor piloto de la armada estadounidense. Pero mientras esta batalla tiene lugar, todas las miradas se centran en la isla de Midway, donde tendrá lugar una batalla aérea y naval que pondrá a prueba la potencia y fortaleza de ambas naciones, y que modificará el curso de la historia. El reparto de esta superproducción con capital estadounidense y chino está encabezado por Ed Skrein (Alita: Ángel de combate), Woody Harrelson (Han Solo: Una historia de Star Wars), Patrick Wilson (Aquaman), Luke Evans (El sótano de Ma), Aaron Eckhart (El exterminador), Nick Jonas (Jumanji: Bienvenidos a la jungla), Mandy Moore (serie This is us), Dennis Quaid (La canción de mi padre) y Darren Criss (serie American Crime Story: The Assassination of Gianni Versace).

Puramente hollywoodiense es la nueva versión de Los ángeles de Charlie, la famosa serie de televisión de los años 80 que ahora regresa a la gran pantalla narrando cómo los ángeles de Charlie se expanden contando con más mujeres entrenadas para ese trabajo y más Bosleys liderando los equipos por todo el mundo. En concreto, la historia sigue el reclutamiento de una de estas jóvenes a raíz de que un ingeniero llame la atención de peligrosos criminales por la tecnología que ha desarrollado, por lo que los ángeles deberán arriesgar sus vidas para salvar el planeta. Acción, humor y espectáculo son los ingredientes de este film dirigido por Elizabeth Banks (Dando la nota: Aún más alto), que se reserva además un papel importante, y protagonizado por Kristen Stewart (Lizzie), Naomi Scott (Power Rangers), Ella Balinska (A modern tale), Patrick Stewart (Entre dos maridos), Sam Claflin (A la deriva), Djimon Hounsou (Rey Arturo: La leyenda de Excalibur), Luis Gerardo Méndez (Tiempo compartido) y Jonathan Tucker (serie Westworld), entre otros.

También procede de Estados Unidos La gran mentira, thriller basado en la novela homónima de Nicholas Searle que dirige Bill Condon (Mr. Holmes) y que arranca cuando un estafador profesional se fija en una adinerada mujer que acaba de quedarse viuda. El objetivo del hombre es quedarse con todo, pero a medida que se acerca a ella y van conociéndose el trabajo, que debería haber sido sencillo, se convierte en un juego peligroso. Helen Mirren (El cascanueces y los cuatro reinos), Ian McKellen (El último acto), Russell Tovey (El hipopótamo), Jim Carter (serie Downton Abbey), Mark Lewis Jones (El apóstol) y Jóhannes Haukur Jóhannesson (Los hermanos Sisters) son los principales actores.

Una de las cintas más internacionales es sin duda Los dos papas, comedia dramática de corte biográfico producida por Netflix que se estrena el viernes 6 y que cuenta con capital estadounidense, británico, italiano y argentino. Dirigida por Fernando Meirelles (El jardinero fiel) e inspirada en los hechos reales ocurridos en 2012, la trama aborda cómo el Papa Benedicto convocó en Roma al cardenal Bergoglio, su futuro sucesor, para revelarle un secreto que sacudiría los cimientos de la Iglesia católica. Se desata así una lucha entre tradición y progreso, culpa y perdón, entre dos hombres muy diferentes que deben encontrar un terreno común para el futuro de los millones de seguidores. La pareja protagonista está interpretada por Jonathan Pryce (El hombre que mató a Don Quixote) y Anthony Hopkins (Transformers: El último caballero), a los que acompañan Juan Minujín (El amor menos pensado), Sidney Cole (Common people), Thomas D. Williams y Federico Torre (Noi e la Giulia).

Pasamos a las novedades puramente europeas, y entre ellas destaca Legado en los huesos, continuación de el guardián invisible (2017) y segunda parte de la Trilogía del Baztán escrita por Dolores Redondo. La cinta, con capital español y alemán y dirigida por Fernando González Molina, que se hizo cargo de la primera parte y dirigirá también la tercera, se sitúa en los acontecimientos inmediatamente posteriores al final de la primera película, con el juicio contra el hombre acusado de violar, mutilar y asesinar a su hijastra como principal escenario. Pero tras el suicidio del acusado el juicio se suspende y la inspectora encargada del caso es llamada porque junto al cuerpo se ha encontrado una nota con un escueto mensaje: “Tarttalo”. Una palabra que desatará una terrorífica trama. El reparto está encabezado por Marta Etura (El hombre de las mil caras), Elvira Mínguez (Todos lo saben), Francesc Orella (La mejor opción), Leonardo Sbaraglia (Acusada), Imanol Arias (serie Cuéntame cómo pasó), Itziar Aizpuru (Cuando dejes de quererme) y Benn Northover (United passions).

De España procede Longa noite, drama de corte histórico ambientado en la zona rural de Galicia. El protagonista, un hombre que regresa a su pueblo natal, se encuentra con el rencor de ganaderos y vecinos, quienes le ven como una amenaza por querer profundizar en memorias que creían haber olvidado. Escrita y dirigida por Eloy Enciso (Arraianos), la cinta está protagonizada por un reparto casi debutante integrado por Celsa Araujo (Arraianos), Misha Bies Golas, Nuria Lestegás, Suso Meilan, Manuel Pumares y Verónica Quintana.

Italia, Francia, Alemania y Brasil colaboran en El traidor, drama biográfico que relata la guerra entre los jefes de la mafia siciliana en los años 80, cuando Tommaso Buscetta decide huir y esconderse en Brasil mientras sus hijos son asesinados. Cuando es extraditado por la justicia brasileña decide tomar un camino inesperado, aliándose con un juez y traicionando el voto que realizó con la Cosa Nostra. Dirigida por Marco Bellocchio (Felices sueños), la película cuenta en su reparto con Pierfrancesco Favino (Mi prima Rachel), Luigi Lo Cascio (El nombre del bambino), Maria Fernanda Cândido (O amuleto), Alessio Praticò (Antonia.), Frabrizio Ferracane (Primula rossa) y Fausto Russo Alesi (Sangre de mi sangre).

El último de los estrenos en imagen real es El joven Ahmed, coproducción franco belga que escriben y dirigen a cuatro manos Jean-Pierre y Luc Dardenne (La chica desconocida) y que fue premiada a la Mejor Dirección en el pasado Festival de Cannes. La trama sigue al joven de 13 años que da título al film y cuyo destino parece atrapado entre los ideales de pureza de los que le habla su imán y las pasiones de la vida que empieza a descubrir. Idir Ben Addi, Olivier Bonnaud (Un pueblo y su rey), Myriem Akheddiou (Aves de paso), Victoria Bluck y Claire Bodson (Élève libre) son los principales actores.

En lo que respecta a animación, Bayala, una aventura mágica supone el debut en el largometraje de Aina Järvine y Federico Milella. La historia, que cuenta con capital alemán y luxemburgués, narra la aventura de las hadas del Sol para devolver al mundo de Bayala su esplendor y vida, amenazada por el egoísmo de una malvada hada. Entre las voces de la versión original encontramos las de Rebecca Becker, Kathryn Cahill (La película Pokémon. El poder de todos), Franciska Friede (Luis y los alienígenas), Vibe Jones, Michael Kargus y Liza Ortiz.

Desde Noruega llega con algo de retraso Solan & Eri, misión a la luna, aventura de 2018 para toda la familia que sigue el viaje de los dos personajes protagonistas cuyo objetivo es construir una nave y lograr llegar a la luna para dar el segundo paso sobre el satélite de la Tierra. Dirigida por Rasmus A. Sivertsen (El bosque de Haquivaqui), cuenta con las voces originales de Kari Ann Grønsund (La montaña mágica), Trond Høvik (En busca de la estrella de Navidad), Per Skjølsvik (Bare Bea), Kåre Conradi (La leona), John F. Brungot (Dos colegas al rescate) y Fridtjov Såheim (Barcos).

‘Independence Day: Contraataque’: autodestrucción innecesaria


La llegada de una nueva nave pondrá en jaque a la Humanidad en 'Independence Day: Contraataque'.Cualquier aficionado al cine conoce la expresión “Segundas partes nunca fueron buenas”. Y como toda expresión, es tan cierta como injusta, pues la historia ha demostrado que algunas de las mejores películas son segunda partes. Pero lo nuevo de Roland Emmerich (Godzilla) no es el caso. Es más, la impresión que deja en el espectador, sobre todo en aquel que disfrutó de ese espectáculo que fue Independence Day en 1996, es si realmente era necesaria esta fanfarria destructiva a mayor ego de un director que parece buscar nuevas formas de apocalipsis más que narrar una historia, aunque esta sea mínima.

Y este contraataque alienígena en el Día de la Independencia norteamericana no tiene, precisamente una historia. Al menos no una historia coherente. Si bien es cierto que su comienzo, aunque titubeante, sí sienta las bases de lo que podría ser una trama, el desarrollo posterior a la segunda invasión de los extraterrestres (espectacular y, desde luego, lo mejor de la cinta) es tan plano, previsible y carente de ritmo que puede llegar a provocar cierto estrés. La falta de carisma de los jóvenes actores que, en teoría, deben de coger el testigo de Will Smith (Dos policías rebeldes) se convierte en una carga más de una cinta que arrastra problemas conceptuales, narrativos y de definición acuciantes.

Que la Humanidad haya avanzado cientos de años gracias a la tecnología alienígena no impide, por ejemplo, que los soldados sigan llevando pistolas con balas limitadas; que se haya aprendido del primer ataque no significa que se haya creado un campo de protección que impida la llegada de los extraterrestres (como de hecho sí parece que siguen utilizando las naves invasoras); y que una nave con su propia gravedad (mayor que la terrestre, al parecer) no sea capaz de acabar con el planeta en un abrir y cerrar de ojos son licencias narrativas que el director se toma para tratar de aportar carga dramática al conjunto, pero que debido al tratamiento de personajes y al fallido intento de combinar drama, ironía y acción lo que realmente aportan es un tono irreal a una cinta ya de por sí fantástica.

El principal problema de Independence Day: Contraataque es el que sufren muchas cintas de acción y ciencia ficción de hoy en día: la tecnología ha superado a la imaginación, y eso permite hacer a los directores todo lo que se les ocurra. Absolutamente todo. La falta de limitaciones, por desgracia, intercambia espectacularidad por originalidad, por un lenguaje más elaborado que ofrezca al espectador algo más de lo que ve en pantalla. Si en la primera parte la destrucción se centraba en unos pocos edificios, ahora son ciudades; si en 1996 los aliens apenas se veían, aquí hay uno del tamaño de la Casa Blanca, y a plena luz del día. Y si hace 20 años Roland Emmerich ofreció al mundo una buena película de invasiones extraterrestres con un reparto más que notable, ahora lo que muestra es un compendio de efectos digitales, diálogos absurdos y actores que parecen preguntarse por el sentido de todo esto. Pero la pregunta importante es: ¿era necesaria esta continuación?

Nota: 4/10

Vuelven los aliens de ‘Independence Day’ entre dramas y comedias


Estrenos 1julio2016Comenzamos el mes de julio más o menos como terminamos el mes de junio, esto es, con una nutrida batería de estrenos liderados por blockbusters veraniegos que tratan de revitalizar viejos éxitos de taquilla. La diferencia está en que, este viernes 1 de julio, la comedia romántica y el drama acaparan la práctica totalidad del resto de novedades, ya sean europeos o estadounidenses.

Pero comencemos por la principal película. Independence Day: Contraataque es, como su propio título indica, la secuela del famoso taquillazo de 1996 que dirigió Rolan Emmerich (Asalto al poder), quien además vuelve a ponerse a los mandos de esta segunda invasión. Porque sí, la secuela narra cómo 20 años después del ataque el 4 de julio la Humanidad ha logrado una unidad para defenderse de los alienígenas, utilizando para ello la tecnología que se consiguió en el ataque. Pero ni siquiera eso será suficiente para afrontar una nueva invasión, más grande y devastadora. Solo la valentía de los hombres y mujeres permitirá que la raza humana vuelva a evitar la extinción. A rostros conocidos del primer título como Bill Pullman (Lola Versus), Jeff Goldblum (Mortdecai), Vivica A. Fox (Los olvidados) o Judd Hirsch (serie Daños y perjuicios) se suman nombres como los de Liam Hemsworth (Los juegos del hambre), Charlotte Gainsbourg (Samba), Maika Monroe (It follows), Jessie T. Usher (Un equipo legendario) y William Fichtner (Elysium).

Otro de los estrenos norteamericanos es la comedia Todos queremos algo, lo nuevo de Richard Linklater después de Boyhood (Momentos de una vida) que se podría considerar, además, secuela espiritual de otra de sus películas, Movida del 76 (1993). La historia se centra en un grupo de jugadores de un equipo de béisbol de instituto que, a punto de entrar en la Universidad, comprenden poco a poco que la responsabilidad y la edad adulta les acechan cada vez más. En el amplio reparto destacan nombres como los de Ryan Guzman (Jem y los hologramas), Zoey Deutch (Hermosas criaturas), Tyler Hoechlin (Carta blanca), Wyatt Russell (Infiltrados en la Universidad) y Blake Jenner (serie Glee).

También comedia, aunque en este caso dramática, es Demolición, cinta de 2015 que dirige Jean-Marc Vallée (Dallas Buyers Club) y cuya historia gira en torno a un banquero que trata de superar el trastorno emocional que le ha supuesto la pérdida de su esposa en un accidente de tráfico. Para ello, deberá demoler los cimientos que una vez sustentaron la vida que conocía. El reparto está encabezado por Jake Gyllenhaal (Everest), Naomi Watts (Mientras seamos jóvenes), Chris Cooper (Agosto), Polly Draper (Efectos secundarios) y Wass Stevens (Bridge and tunnel).

La cinta más internacional es, sin duda, Esperando al rey, comedia dramática con capital norteamericano, británico, francés, alemán y mexicano que adapta a la gran pantalla la novela de Dave Eggers. Su historia versa acerca de cómo un empresario norteamericano que no ha tenido éxito en los negocios toma una arriesgada decisión como último intento de salir a flote. Su viaje a Arabia Saudita, donde la economía está en auge, será la prueba definitiva para comprender si es capaz de triunfar. Tom Tykwer (El atlas de las nubes) escribe y dirige esta adaptación, que cuenta en su reparto con Tom Hanks (El puente de los espías), Sarita Choudhury (serie Homeland), Sidse Babett Knudsen (serie Borgen) y Tom Skerritt (Enamorarse).

Y antes de entrar de lleno en las novedades europeas, España y Estados Unidos colaboran en Mi panadería en Brooklyn, comedia romántica que comienza cuando dos hermanas heredan una panadería en el barrio neoyorquino. Las diferencias entre ambas mujeres provocará que el local se divida en dos partes, ofreciendo el mismo servicio desde un punto de vista más conservador y otro más hipster. Pero los problemas con el banco y el constante cambio que sufre el barrio obligará a un entendimiento. Gustavo Ron (Vivir para siempre) es el encargado de poner en imágenes la historia protagonizada por Blanca Suárez (Mi gran noche), Aitor Luna (serie Gran reserva), Aimee Teegarden (Fin de curso), Ward Horton (Annabelle), Krysta Rodríguez (Entérate: soy virgen) y Griffin Newman (The fly room).

El romance, aunque esta vez en clave dramática, también es el protagonista de Antes de ti, adaptación de la novela de Jojo Moyes cuya historia arranca cuando una joven alegre e imaginativa empieza a trabajar para la familia más rica de la ciudad cuidando a un joven banquero que se ha quedado en silla de ruedas tras un accidente. Amargado y cínico, el chico está a punto de darlo todo por perdido, pero el tesón y las ganas de vivir de la joven le harán ver el mundo desde otra perspectiva, despertando además sentimientos que creía muertos. Dirigida por Thea Sharrock, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta británica está protagonizada por Sam Claflin (Blancanieves y la leyenda del cazador), Emilia Clarke (serie Juego de Tronos), Jenna Coleman (serie Doctor Who), Matthew Lewis (The rise) y Charles Dance (The imitation game).

Francia y Bélgica colaboran en Un amor de verano, nuevo drama romántico dirigido por Catherine Corsini (La nueva Eva) que traslada al espectador a comienzos de los años 70, cuando una joven, hija de campesinos, decide huir del yugo familiar e instalarse en París. Allí conoce a una chica que lucha por los derechos de las mujeres. Ambas iniciarán una historia de amor que cambiará sus vidas. La película cuenta en su reparto con Cécile De France (El niño de la bicicleta), Izïa Higelin (Samba), Noémie Lvovsky (Mi casa en París) y Kévin Azaïs (Vandal).

Muy diferente es el drama bélico 1944, co producción entre Estonia y Finlandia que trata de narrar de la forma más objetiva posible los acontecimientos ocurridos en las Colinas Azules durante la II Guerra Mundial. Un combate que, en realidad, fue una lucha fratricida, ya que los habitantes fueron obligados a escoger bando (Ejército Rojo o Waffen SS) y luchar entre ellos. La película está dirigida por Elmo Nüganen (Nombres en mármol), y en su reparto encontramos a Pääru Oja (Väikelinna detektiivid ja valge daami salados), Maiken Schmidt (Deemonid), Mait Malmsten (Kertu) y Marko Leht.

Finalmente, desde Polonia llega Cuerpo (Cialo), comedia dramática dirigida por Malgorzata Szumowska (Amarás al prójimo) que aborda la relación entre cuerpo y alma desde tres puntos de vista muy diferentes: un abogado que se enfrenta a la muerte todos los días, su hija anorexia que no ha superado la muerte de su madre y la terapeuta de la joven, que asegura que puede comunicarse con los muertos de sus pacientes. Entre los intérpretes principales destacan Janusz Gajos (Jasminum), Maja Ostaszewska (Jack Strong), Ewa Dalkowska (Trick) y Justyna Suwala.

‘Asalto al poder’: cuando McClane encontró a Obama


Channing Tatum y Jamie Foxx protagonizan 'Asalto al poder', de Roland Emmerich.La verdad es que desconozco por completo si en alguna futura entrega de la saga Jungla de Cristal existe la intención de que su protagonista, John McClane, salve al presidente de los Estados Unidos. Pero si es así, mejor que lo modifiquen, porque la idea se la han robado a cuatro manos entre el guionista James Vanderbilt (Zodiac) y el realizador Roland Emmerich (Independence Day). El resultado, por supuesto, no llega al nivel de la primera Jungla de cristal, pero tampoco lo pretende. Es, simple y llanamente, un entretenimiento, una sucesión constante de tiros, peleas y sentido del humor que conforman una autoparodia donde todo es susceptible de ser ridiculizado. Incluso el actual líder del mundo libre, pues no es casual que sea una persona de color cuyo objetivo es terminar con la guerra en Oriente Medio preparando un tratado de paz.

El principal problema de Asalto al poder es precisamente eso: que es un mero entretenimiento. No debería ser así, pero el hecho de que lo único que importe sean los tiroteos y la destrucción de iconos norteamericanos convierte la trama en una excusa. Tanto que cuando realmente necesita encontrar una explicación a lo sucedido el espectador recibe no una, sino múltiples motivaciones diferentes de lo que sucede dentro de la Casa Blanca. Por no hablar del hecho de que muchas de las resoluciones a los villanos de turno son un tanto absurdas, al más puro estilo ‘deus ex machina’ de la Grecia clásica. Vanderbilt compone un guión que oscila constantemente entre el humor de unos personajes humanizados (repito, al más puro estilo McClane) y unas secuencias de acción que, la verdad, no reflejan fielmente el abultado presupuesto de la película salvo en algún momento con aparatosos accidentes de por medio.

La falta de argumento queda casi patente desde el primer minuto. Con apenas un par de detalles la película presenta a sus personajes y los bandos en los que militan (buenos y malos, sin grises intermedios), ahorrándose la necesidad de explicaciones que solo lastrarían el ritmo del film, que por cierto no decae nunca, algo complicado en cualquier relato. Pero el hecho de que apenas exista un desarrollo dramático no impide, sin embargo, que la película no se disfrute, aunque exige del espectador una mente abierta al disfrute más básico. Por otro lado, las similitudes con la película de John McTiernan (Depredador) no se limitan solo al espíritu del film. Channing Tatum (Todos los días de mi vida) se esfuerza en parecerse al personaje de Bruce Willis (Los sustitutos) en todos los aspectos, físico y moral. Falta una frase emblemática, eso sí, pero por lo demás lo tiene todo.

En el fondo, Asalto al poder es lo que promete cualquier película de Emmerich. Es acción, es humor y es patriotismo. No es historia, una pena. Pero al igual que le ocurría a Objetivo: La Casa Blanca, en el fondo es lo de menos. Lo que al final queda es la impresión de una película simpática, sin grandes exigencias y con detalles de humor que reflejan, consciente o inconscientemente, el ridículo que puede hacer el ser humano (y los sistemas de seguridad del “país más seguro del mundo”) en situaciones para las que no está preparado. Todo lo demás es buscarle los tres pies al gato de una película que representa los últimos coletazos del cine veraniego y palomitero.

Nota: 6/10

Emmerich vuelve para enfrentarse a ‘La gran familia española’


Estrenos 13septiembre2013Este segundo fin de semana de septiembre se presenta, en lo que a estrenos se refiere, algo desequilibrado. Por un lado, hoy viernes, 13 de septiembre, nos llegan cintas de acción, de fantasía, comedias y dramas que aportan variedad a la hora de elegir qué ver. Pero por otro, el carácter de estas nuevas propuestas no es precisamente el de los blockbusters veraniegos, por lo que no sería demasiado extraño que la taquilla se resienta una vez pasado el fin de semana. En cualquier caso, no deja de ser interesante recuperar el cine de acción más clásico y, sobre todo, poder analizar con la perspectiva de los Oscar las pre candidatas españolas.

Comenzamos como siempre con los estrenos norteamericanos. El más interesante, entre otras cosas porque supone el regreso de Roland Emmerich al género que mejor maneja tras su visión de Shakespeare en Anonymous (2011), es Asalto al poder, cinta de acción y destrucción de los principales iconos norteamericanos en la que un policía del Capitolio se ve envuelto en pleno ataque paramilitar a la Casa Blanca, siendo el único capaz de salvar al Presidente de los Estados Unidos y al país. Escrita por James Vanderbilt, guionista de The Amazing Spider-man, la cinta cuenta con Channing Tatum (Efectos secundarios) y Jamie Foxx (Django desencadenado) como principales protagonistas, a los que acompañan Maggie Gyllenhaal (El caballero oscuro), Richard Jenkins (Los diarios del ron), James Woods (Ejecución inminente), Jason Clarke (La noche más oscura), Joey King (Expediente Warren: The Conjuring), Lance Reddick (serie Fringe) y Rachelle Lefevre (The caller).

Percy Jackson y el mar de los monstruos es el otro título que aporta Hollywood. Continuación de la película de 2010, la historia retoma la vida de este joven que, tras descubrir que es un semidiós griego, debe ahora recuperar el Vellocino de oro para salvar de la venganza de Cronos no solo su campamento, sino al mundo entero, tarea para la que contará con la ayuda de sus amigos. Basado en el segundo tomo de la saga literaria escrita por Rick Riordan, esta aventura fantástica plagaa de acción y humor está dirigida por Thor Freudenthal (El diario de Greg) y cuenta con el mismo reparto principal, compuesto por Logan Lerman (Un invierno en la playa), Alexandra Daddario (Carta blanca), Brandon T. Jackson (Rompedientes), Jake Abel (La huésped) y Sean Bean (Soldados de fortuna). A ellos se suman para la ocasión Douglas Smith (State’s evidence), Leven Rambin (Los juegos del hambre), Stanely Tucci (Un plan perfecto), Nathan Fillion (serie Castle) y Robert Knepper (serie Prison break).

La mayor parte del resto de estrenos es española. De todos ellos sobresale La gran familia española, nueva comedia escrita y dirigida por Daniel Sánchez Arévalo (Primos) que recientemente ha sido pre seleccionada por la Academia de Cine española como candidata a los Oscar. Su historia transcurre durante la final del Mundial que ganó España. Ese día un joven decide casarse con la que ha sido su amor de toda la vida. Sin embargo, nada sale como tenía planeado, incluyendo sus propias dudas sobre su amor. La película cuenta con muchos nombres conocidos del cine español como Quim Gutiérrez (Los últimos días), Antonio de la Torre (Los amantes pasajeros), Verónica Echegui (Yo soy la Juani), Miquel Fernández (Fin), Patrick Criado (serie Águila Roja), Roberto Álamo (La piel que habito), Arantxa Martí y Sandra Martín.

Una de las propuestas españolas que más puede atraer al público joven es Afterparty, una de terror que cuenta cómo el protagonista de una exitosa serie de televisión amanece encerrado en una cabaña junto a tres chicas que conoció la noche anterior en una fiesta. Lo único con lo que cuentan es un móvil que solo permite recibir vídeos de un asesino ataviado con la indumentaria del villano de su serie que está matando uno a uno al resto de jóvenes encerrados en ese mismo lugar. Debut en la dirección de Miguel Larraya, quien participa en el guión, la película está protagonizada por actores vistos en series de televisión: Luis Fernández (serie Los protegidos), Úrsula Corberó (serie Gran Reserva), David Seijo (serie El barco), Alicia Sanz (serie Bandolera), Ana Caldas (serie Bicho malo) y Juan Blanco (serie Amar es para siempre).

Otra cinta española que llega es Arraianos, drama producido en 2012 que combina realidad y ficción en una trama que sigue las vidas de los habitantes de un pueblo perdido en los bosques entre Galicia y Portugal, convertidos para la ocasión en actores que interpretan sus propias vidas. Dirigida por Eloy Enciso (Pic-nic), la película es una libre adaptación de la obra ‘O bosque’, de Jenaro Marinhas del Valle.

Saliendo de nuestras fronteras, aunque sin dejar Europa, tenemos el film El comandante y la cigüeña, comedia italiana de 2012 en la que confluyen diversas historias enmarcadas en el actual clima de crisis que viven Italia y el resto del mundo. Un fontanero cuya vida se centra en su familia y el trabajo y una artista que espera la oportunidad de su vida son los principales protagonistas de esta divertida trama acerca de las segundas oportunidades y la posibilidad de volver a empezar. Silvio Soldini (Pan y tulipanes) es su director, mientras que Valerio Mastandrea (La prima cosa bella), Alba Rohrwacher (Yo soy el amor), Luca Zingaretti (El cónsul Perlasca) y Claudia Gerini (La desconocida) son sus principales intérpretes.

En cuanto al género documental, dos son las novedades. El espíritu del ’45, escrito y dirigido por Ken Loach (El viento que agita la cebada) es un comprometido largometraje que, a través de declaraciones de los protagonistas de la época, narra el ambiente y los ideales que sucedieron inmediatamente a la II Guerra Mundial en Inglaterra, y que se basaban en una propiedad común en la que producción y servicios beneficiarían a todos, creando así una sociedad en la que unos pocos no se enriquecerían del trabajo de muchos. Una lucha colectiva que el director ha querido recordar en una época donde estos ideales son más necesarios que nunca.

Por su parte, Bajarí es una producción española que gira en torno al flamenco y a la cultura gitana en la Barcelona actual (el título es el nombre de la ciudad en caló). A través de las historias de unos jóvenes que buscan seguir los pasos de sus predecesores, la película narra la preparación y el desarrollo de estos jóvenes talentos y de un espectáculo en el que estarán acompañados por algunos de los más grandes artistas. El film es la ópera prima de Eva Vila.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: