‘Z, la ciudad perdida’: lo que esconde la obsesión con el Amazonas


Después de seis películas, el director James Gray (Two lovers) se ha convertido en uno de esos autores de Hollywood capaces de sacar adelante proyectos complejos en lo dramático y en lo técnico. Y desde luego, su último proyecto no se aparta de esta idea. Incluso si solo atendemos a la duración de la historia, que transcurre a principios del siglo XX, y a los numerosos acontecimientos por todo el mundo que la nutren, la película ya recuerda a las grandes épicas del Hollywood clásico. Pero por suerte, hay mucho más.

Z, la ciudad perdida es una obra mastodóntica en todos los sentidos. Visualmente incomparable, con unos escenarios tan variopintos como la selva amazónica, la Inglaterra de principios de siglo o las trincheras de la I Guerra Mundial, el film explora, más que la simple búsqueda de aventuras, el constante equilibrio entre el deber y la familia, entre una obsesión y el deber con aquellos que son más cercanos a nosotros. En este sentido, Gray compone con un puñado de protagonistas todo un cosmos en el que, incluso los secundarios, abordan de algún modo esta dualidad, esta confrontación dramática que termina convirtiéndose en el motor de una historia cuyo final, por cierto, es de los más elegantes y bellos que se podían realizar teniendo en cuenta el desenlace de la historia real que relata.

Posiblemente el mayor problema del film sea su duración. A pesar de que la obra es capaz de mantener el interés durante buena parte de su metraje, sobre todo cuando la selva es la protagonista, es inevitable que el ritmo decaiga en numerosas ocasiones, lo que le hace flaco favor, además al reparto. Y es que, aunque la labor del director con los actores es espectacular, no impide que sus carencias interpretativas se perciban a lo largo de las casi dos horas y media de duración, fundamentalmente en aquellos momentos más dramáticos. Con todo, es de justicia reconocer su trabajo en un film que abarca décadas, y en el que los personajes pasan por diferentes etapas de su vida. En este sentido, el tratamiento del guión, que presenta de forma diferente a los protagonistas dependiendo del momento, es formidable.

Pero a pesar de sus debilidades, Z, la ciudad perdida es una de las aventuras épicas más atractivas e interesantes de los últimos años. Gray es capaz de crear un universo fascinante, un mundo con el que demuestra que lo inexplorado todavía tiene cabida en una sociedad que tiene cualquier rincón del mundo al alcance de un clic. Con una puesta en escena elegante y sobria, el director explora las pasiones de un hombre obsesionado no solo con un descubrimiento, sino con el honor, su familia y la reparación de su nombre. En realidad, y aunque la ciudad perdida sea el Mcguffin, lo verdaderamente relevante son las motivaciones que llevan a estos hombres a volver a la selva amazónica hasta en tres ocasiones. Es ahí donde la obra alcanza su mayor expresividad, y donde el espectador puede encontrar todo lo que esconde el film.

Nota: 7,5/10

‘El círculo’ busca ‘La ciudad perdida’ durante una ‘Noche de venganza’


Muchos títulos con notables repartos es lo que propone este primer fin de semana de mayo. Desde películas que adaptan historias reales hasta thriller fantásticos o cintas de acción, este viernes, día 5, llegan a la cartelera española una amplia variedad de propuestas que, aunque ninguna parece estar llamada a llenar las salas como lo han hecho otros films en semanas anteriores, sí ofrecen al espectador algo diferente.

La primera de ellas es Z, la ciudad perdida, cinta biográfica que combina drama, aventura y acción de la mano de James Gray (El sueño de Ellis), quien escribe y dirige esta adaptación del libro de David Grann acerca de las expediciones que llevó a cabo el soldado Percy Fawcett en la selva brasileña. La primera de ellas le dejó tan fascinado que se embarcó nuevamente, descubriendo vestigios de antiguas civilizaciones perdidas. Tras regresar a Inglaterra, logra el apoyo para iniciar un último viaje, acompañado esta vez de su hijo mayor, en busca de la ciudad perdida de Z, pero nunca más se supo de ellos. En el reparto destacan nombres como los de Charlie Hunnam (Pacific Rim), Robert Pattinson (Life), Tom Holland (En el corazón del mar), Sienna Miller (Una buena receta), Angus Mcfadyen (Cisne blanco) e Ian McDiarmid (Star Wars: Episodio III – La venganza de los Sith).

Muy diferente es El círculo, thriller de ciencia ficción cuya trama, basada en la novela de Dave Eggers, arranca cuando una joven es contratada para trabajar en la compañía de internet más prestigiosa del mundo, que ha logrado unificar toda la información digital del individuo en una única identidad en busca de la transparencia. Sin embargo, a medida que la joven asciende, y guiada por el fundador de la empresa, irá sobrepasando los límites de la privacidad, la ética y la libertad, afectando a familiares, amigos y a ella misma. Dirigida por James Ponsoldt (Aquí y ahora), la película está protagonizada por Emma Watson (La bella y la bestia), Tom Hanks (Sully), John Boyega (Star Wars: Episodio VII – El despertar de la fuerza), Karen Gillan (Guardianes de la galaxia Vol. 2) y Bill Paxton (Al filo del mañana), en la que ha sido su última película antes de fallecer.

El thriller policíaco y de acción está representado por Noche de venganza, remake del film francés dirigido en 2011 por Frédéric Jardin cuyo argumento se centra en un policía de Las Vegas aparentemente corrupto. Después de que un atraco salga mal, una banda criminal decide secuestrar al hijo de este policía, que deberá recuperarlo en una sola noche mientras Asuntos Internos le investiga. La nueva versión, dirigida por Baran bo Odar (Silencio de hielo), está protagonizada por Jamie Foxx (Annie), a quien acompañan Michelle Monaghan (Pixels), Gabrielle Union (El nacimiento de una nación), Dermot Mulroney (La verdad), Scoot McNairy (Perdida), T.I. (Ant-Man) y David Harbour (Escuadrón suicida).

Terror en estado puro es lo que propone Nunca digas su nombre (Bye Bye Man), film dirigido por Stacy Title (El diablo viste de negro) que gira en torno a tres jóvenes universitarios que se mudan a una vieja casa fuera del campus. Allí liberan sin querer un ente sobrenatural que persigue y mata a todo aquel que descubre su nombre, por lo que intentarán mantener su existencia en secreto y evitar así la muerte del resto de compañeros. Douglas Smith (El caso Sloane), Cressida Bonas, Lucien Laviscount (Between two worlds), Carrie-Anne Moss (Matrix), Faye Dunaway (Flick) y Doug Jones (Ouija: El origen del mal) encabezan el reparto.

Entre los estrenos europeos de este viernes destaca Un Reino Unido, drama romántico que narra el conflicto internacional que provocó el príncipe de Botswana, Seretse Khama, al enamorarse y casarse con una mujer blanca de Londres en los años 40. Basada en el libro de Susan Williams, la película está dirigida por Amma Asante (Belle) y protagonizada por David Oyelowo (Selma), Rosamund Pike (Nuestro último verano en Escocia), Jack Davenport (Gernika), Tom Felton (Resucitado) y Laura Carmichael (serie Downton Abbey).

En lo que a producción nacional se refiere destaca Pasaje al amanecer, debut en el largometraje de Andreu Castro (serie Yo quisiera) que se ambienta en noviembre de 2004, durante la que es considerada la batalla más sangrienta de la guerra de Irak. En ese contexto un foto periodista es contratado para entrar en el centro del conflicto y relatar en imágenes lo que ocurre. El joven, antes de ir, deberá comunicárselo a su familia y a su novia, lo que resquebrajará los cimientos de las relaciones y llevará a todos los personajes a vivir sus particulares infiernos. El reparto está encabezado por Nicolás Coronado (Novatos), Andrea Duro (Los miércoles no existen), Elvira Mínguez (Truman), Lola Herrera (Primer y último amor), Ruth Díaz (Tarde para la ira) y Antonio Valero (Los Borgia).

El drama también está presente en El jugador de ajedrez, cuya historia se desarrolla durante la Guerra Civil española y la II Guerra Mundial. El protagonista es un campeón de ajedrez español que, cuando el conflicto bélico estalla en España, decide emigrar a Francia junto a su mujer, natural del país, y la hija de ambos. Sin embargo, una vez allí será detenido por los nazis al considerarle un espía. Su única vía para sobrevivir es la pasión que siente el oficial al mando por el ajedrez. Luis Oliveros (Pata negra) dirige esta propuesta protagonizada por Marc Clotet (La estrella), Melina Matthews (Nick), Alejo Sauras (Los abrazos rotos), Andrés Gertrúdix (El apóstata) y Pau Durà (Todo está en el aire).

Entre el resto de estrenos destaca Casi leyendas, comedia dramática con el mundo de la música como telón de fondo que gira en torno a tres amigos que se han distanciado con el paso de los años. Sin embargo, deberán volver a reunirse para formar el grupo musical que estuvo a punto de alcanzar la fama hace 25 años, viéndose obligados además a afrontar sus calamitosas vidas. Escrita y dirigida por Gabriel Nesci (Días de vinilo), la película cuenta entre sus actores con Diego Peretti (Papeles en el viento), Santiago Segura (La reina de España), Diego Torres (La venganza), Claudia Fontán (La reconstrucción) y Florencia Bertotti (Igualita a mi).

Con algo de retraso llega la canadiense Los demonios, drama escrito y dirigido en 2015 por Philippe Lesage en el que es su debut en el largometraje de ficción. La trama se centra en un niño de diez años sensible e imaginativo que le tiene miedo a todo lo que le rodea, desde un posible divorcio de sus padres hasta el sida. Su vida en una zona residencial de Montreal se verá alterada cuando se produzcan una serie de secuestros de niños en su zona, lo que le llevará a descubrir que los demonios de su infancia podrían estar relacionados con las desapariciones. Édouard Tremblay-Grenier, Yannick Gobeil-Dugas, Vassili Schneider (Lucidité passagère), Sarah Mottet, Mathis Thomas y Laurent Lucas (Perros rabiosos) encabezan el reparto.

Desde Japón llega Maravillosa familia de Tokio, comedia que arranca el día del cumpleaños de la mujer del patriarca de una tradicional familia japonesa. Durante la celebración, y como regalo, la mujer le pide a su marido el divorcio. La revelación no solo supone un duro golpe para el incrédulo marido, sino que removerá los cimientos de toda la estructura familiar, cuyos miembros tratarán de evitar por todos los medios lo que parece ser una catástrofe. Yôji Yamada (Una familia de Tokio) dirige esta propuesta en cuyo reparto destacan los nombres de Yû Aoi (Viaje hacia la orilla), Yui Natsukawa (La casa del tejado rojo), Kazuko Yoshiyuki (Leonie), Isao Hashizume (Eien no 0), Shôzô Hayashiya (Penguin’s memorie – Shiawase monogatari) y Tomoko Nakajima (Boku no ojisan).

De Asia también procede Seoul Station, cinta de terror realizada en animación tradicional producida en Corea del Sur que gira en torno a los intentos por sobrevivir de un grupo de personas en la capital de aquel país después de que una horda de mendigos se haya transformado en zombis. Planteada como una precuela de Train to Busan (2016), la cinta está escrita y dirigida por el mismo autor, Yeon Sang-ho (The fake).

También pertenece al género de animación Ovejas y lobos, comedia de aventuras producida en Rusia y ambientada en una lejana y mágica tierra donde un grupo de ovejas vive sin preocupaciones hasta que una manada de lobos acampa en un barranco cercano. La película es la ópera prima de Andrey Galat y Maxim Volkov.

Terminamos el repaso con el documental español Herederos de la bestia, film escrito y dirigido a cuatro manos por Diego López y David Pizarro (Los perversos rostros de Víctor Israel) que aborda la historia detrás de la película El día de la bestia (1995) a través de entrevistas con el director, Álex de la Iglesia (El bar), los actores Santiago Segura, Terele Pávez (La puerta abierta) o Álex Angulo (Zipi y Zape y el club de la canica), y el guionista Jorge Guerricaechevarría (Cien años de perdón).

‘Ocho apellidos catalanes’ llega al cine… y el resto no importa


Estrenos 20noviembre2015Año y medio después del estreno más importante del cine español de todos los tiempos, por fin llega su secuela. Mismo director, mismos guionistas, mismos actores y, como no podía ser de otro modo, mismo humor. En un intento de explotar el filón, algo que suele hacer Hollywood y que tanto, tantísimo se critica, este viernes, 20 de noviembre, solo tiene acento español. De hecho, y aunque hay otros estrenos, todo gira alrededor de los tópicos patrios.

Porque sí, Ocho apellidos catalanes explota, de nuevo, los tópicos de los españoles, con especial presencia del independentismo catalán tan de actualidad estos días. Utilizando las mismas armas que funcionaron en el éxito de aquella Ocho apellidos vascos (2014), la trama sitúa al joven sevillano de nuevo en su ciudad natal y sin la chica de sus sueños. Pero de nuevo se verá obligado a salir de su rutina cuando el padre de ella, vasco acérrimo, acuda en su ayuda para evitar que la chica termine con un catalán, sacrilegio donde los haya. Juntos deberán viajar hasta Barcelona para rescatarla. Emilio Martínez Lázaro (Amo tu cama rica) repite como director junto a Clara Lago (Extinction), Dani Rovira (Ahora o nunca), Karra Elejalde (Rey gitano) y Carmen Machi (Perdiendo el norte), a los que se suman para la ocasión Berto Romero (Tres bodas de más), Rosa María Sarda (Rivales), Belén Cuesta (serie Bandolera) y Antonio Resines (La daga de Rasputín).

Y después de esto, la nada. O casi, porque llegan muchas novedades de poco calado. De Estados Unidos procede Grandma, comedia dirigida por Paul Weitz (El circo de los extraños) que gira en torno al viaje que emprenden una mujer y su nieta para encontrar los 600 dólares que la joven necesita. A través de las visitas a viejos amigos y amantes ambas descubrirán aspectos de sus vidas que desconocían, y desenterrarán secretos que habían olvidado. La película, con un reparto casi exclusivamente femenino, está protagonizada por Lily Tomlin (Proceso de admisión), Julia Garner (serie The americans), Marcia Gay Harden (Magia a la luz de la luna), Judy Greer (Carrie), Elizabeth Peña (Plush), Laverne Cox (serie Orange is the new black), Nat Wolff (Ciudades de papel), Sam Elliott (Pacto de silencio) y John Cho (serie Sleep Hollow).

También comedia, y también norteamericana, es Mistress America, cinta dirigida por Noah Baumbach (Frances Ha) y con guión escrito por él mismo en colaboración con Greta Gerwig (Lola versus), quien también protagoniza el film. La historia se centra en una universitaria de primer año que no logra encajar en la frenética vida de Nueva York. Su sensación de soledad desaparece cuando su futura hermanastra, que vive en Times Square, la arrastre a un mundo totalmente nuevo, aunque frenéticamente loco. El reparto se completa con Seth Barrish (Una historia real), Michael Chernus (serie Orange is the new black), Andrea Chen (The trinket) y Juliet Brett (serie Redheads anonymous).

Posiblemente la película más internacional sea Life, drama biográfico acerca de la relación entre el fotógrafo Dennis Stock y el actor James Dean. Con capital canadiense, alemán, australiano y estadounidense, la cinta se centra en cómo Stock conoce a Dean en un momento de su vida en el que necesitaba un cambio, provocado fundamentalmente por el actor. A lo largo de una gira por Estados Unidos la relación entre ambos no solo cambiará al fotógrafo, sino que dejará algunas de las mejores imágenes del protagonista de Gigante (1956). Anton Corbijn (El hombre más buscado) dirige esta interesante propuesta protagonizada por Robert Pattinson (Agua para elefantes), Joel Edgerton (Black Mass), Ben Kingsley (Exodus: Dioses y reyes) y Dane DeHaan (The amazing Spider-man 2: El poder de Electro).

Francia y Bélgica están detrás de Conexión Marsella, thriller de acción del 2014 que arranca cuando un joven magistrado es transferido para luchar contra el crimen organizado en 1975. Casado y con hijos, su ambición le llevará a perseguir al padrino más intocable de la French Connection, pero pronto comprende que, si quiere obtener resultados, debe dejar a un lado los métodos tradicionales. Dirigida por Cédric Jimenez (Aux yeux de tous), la película está protagonizada por Jean Dujardin y Gilles Lellouche, que ya coincidieron en Los infieles (2012). Junto a ellos, Benoît Magimel (Pequeñas mentiras sin importancia), Céline Sallette (De óxido y hueso) y Melanie Doutey (Post partum) completan el reparto.

En cuanto al otro estreno español, Sonata para violonchelo, debut en el largometraje de ficción de Anna Bofarull. Su trama gira en torno a una violonchelista de éxito entregada por completo a su música y cuya vida amorosa se limita a relaciones esporádicas con atractivos jóvenes. Todo cambia cuando un exabrupto le obliga a replantearse no solo su forma de vida, sino el futuro a largo plazo. Montse Germán (Tocar el cielo), Juanjo Puigcorbé (La venta del paraíso), Jan Cornet (Luces rojas) y Marina Salas (Por un puñado de besos) son los principales protagonistas.

Las novedades de ficción se completan con la surcoreana Niebla, drama de 2014 que aprovecha la desesperación generada por la crisis económica para narrar el plan de un capitán de barco pesquero de introducir inmigrantes de forma ilegal. Todo se va al traste cuando es descubierto por una patrullera, lo que le obligará a trazar un macabro plan aprovechando la densa niebla que inunda la costa. En este contexto, un joven marinero tratará de salvar de su destino a una inmigrante de la que se ha enamorado. Ópera prima de Shim Sung-bo, la cinta está protagonizada por Kim Yun-seok (El gran golpe), Park Yoo-Chin, Han Ye-ri (Be with me), Kim Sang-ho (Champ) y Mun Seong-kun (En otro país).

Terminamos con el único documental de la semana, I am your father, que como se desprende de su título está íntimamente relacionado con la saga ‘Star Wars’. Concretamente, la obra recoge el viaje de un joven director para encontrar a David Prowse, actor que ha dado vida a Darth Vader en todas las entregas de la serie. Sin embargo, su rostro nunca ha llegado a verse en pantalla, por lo que siempre ha podido vivir en el anonimato. La intención del realizador es convencerle de volver a rodar una escena que fue suprimida del montaje final y que le habría dado la misma fama que al resto de sus compañeros de reparto. El film, producido en España, está escrito y dirigido por Toni Bestard (El perfecto desconocido) y Marcos Cabotá (Amigos…).

‘Selma’ es el punto de partida de los estrenos de marzo


Estrenos 6marzo2015Iniciamos nuevo mes cinematográfico en lo que a estrenos se refiere, pero viendo las novedades poco parece haber cambiado. La cartelera española se va a nutrir a partir de hoy viernes, 6 de marzo, de cintas de Oscar, de propuestas de terror, thriller y comedia que llevan sello europeo y norteamericano. Ah!, y el regreso de unos personajes que han marcado un antes y un después para muchas generaciones. Pero lo primero es lo primero.

Si hay un estreno que destaca ése es Selma, drama histórico y biográfico producido entre Estados Unidos y Reino Unido que narra la marcha que un joven Martin Luther King emprendió desde Selma a Montgomery, en Alabama, como acto para defender y reivindicar los derechos civiles y la igualdad de voto. Un acto cuya repercusión más inmediata fue que el presidente Johnson firmó la ley sobre el derecho al voto ese mismo año. Nominada a Mejor Película y ganadora de un Oscar a la Mejor Canción, esta cinta dirigida por Ava DuVernay (I will follow) tiene un amplio e interesante reparto en el que destacan David Oyelowo (El mayordomo), Tom Wilkinson (El gran hotel Budapest), Tim Roth (El fraude), Giovanni Ribisi (Mil maneras de morder el polvo), Cuba Gooding Jr. (Jerry Maguire), Carmen Ejogo (serie Hora Cero), Alessandro Nivola (La gran estafa americana), André Holland (serie The Knick) y la presentadora Oprah Winfrey.

Puramente norteamericana es En tercera persona, nuevo trabajo de Paul Haggis (Crash) como guionista y director, producido en 2013 y que de nuevo vuelve a tratar el tema de las relaciones humanas y cómo determinan nuestro futuro, incluso de forma indirecta. En concreto, la trama narra las historias de amor, pasión y confianza de tres parejas que viven en Nueva York, Roma y París, sin que aparentemente tengan relación alguna. Un interesante drama que, como suele ser habitual en el director, cuenta con un reparto de lujo, a saber: Liam Neeson (Caminando entre las tumbas), Olivia Wilde (Rush), Maria Bello (Prisioneros), Mila Kunis (Ted), Adrien Brody (Midnight in Paris), James Franco (Juerga hasta el fin) y Kim Basinger (Batman).

Sin dejar Estados Unidos, toca ahora hablar de un film que puede parecer comedia, pero en realidad pertenece al género de terror. Zombeavers (Castores zombies) supone el debut en el largometraje de Jordan Rubin, y como su propio título indica narra la surrealista historia de un grupo de jóvenes universitarios cuyas vacaciones junto a un apacible lago se ven alteradas por un grupo de castores muertos vivientes con una agresividad desatada. Cortney Palm (San Patricios), Lexi Atkins (White Dwarf), Rachel Melvin (My funny Valentine) y Hutch Dano (Ramona y su hermana) son algunos de los protagonistas que sufrirán los ataques de estos particulares zombis.

También de terror, aunque producida en 2013, es Oculus: El espejo del mal, nuevo film de Mike Flanagan (Absentia) que arranca cuando dos hermanos vuelven a reunirse tras 20 años de separación. Uno de ellos, encerrado durante ese tiempo en una institución mental por el brutal asesinato de sus padres, trata de rehacer su vida, pero el pasado parece perseguirle. Su hermana está convencida de que él no solo no cometió los crímenes, sino que fue una fuerza sobrenatural alojada en un antiguo espejo de su casa. El reparto está encabezado por Karen Gillan (Guardianes de la galaxia), Brenton Thwaites (Maléfica), Katee Sackhoff (Riddick), Rory Cochrane (Argo) y Annalise Basso (Al filo de la verdad).

Cerramos el ciclo de films estadounidenses con Lawless (Sin ley), drama ambientado en el mundo del crimen producido en 2012 y cuyo argumento, ambientado en la década de los años 30, sigue la lucha de tres hermanos que han logrado salir adelante gracias a una destilería de alcohol y a un negocio de venta ilegal. El contrabando se verá amenazado cuando llegue desde Chicago un agente especial que imponga la Ley Seca, algo que los tres hermanos no pueden permitir. Basado en la novela de Matt Bondurant, el film está dirigido por John Hillcoat (La carretera), quien dirige a un notable plantel de actores, en el que destacan Shia LaBeouf (Transformers), Tom Hardy (Origen), Jason Clarke (Tierra de asesinatos), Guy Pearce (MS1: Máxima seguridad), Jessica Chastain (El árbol de la vida), Mia Wasikowska (Stoker), Dane DeHaan (The Amazing Spider-man 2: El poder de Electro) y Gary Oldman (El topo).

Canadá y Alemania son los dos países que están detrás de Maps to the stars, lo nuevo de David Cronenberg (Promesas del este) como director. Este intenso drama gira en torno a los secretos y los lados oscuros de todos los miembros de una familia que vive en Hollywood y que está marcada por traumas, obsesiones y celos. La frágil situación familiar se agravará cuando uno de sus miembros regrese del psiquiátrico y empiece a trabajar para una actriz en decadencia y cuya vida ha estado marcada por las sospechas de asesinato. Un interesante film con un no menos interesante reparto, a saber: Julianne Moore (Siempre Alice), Mia Wasikowska, que repite esta semana, Robert Pattinson (Agua para elefantes), John Cusack (Grand piano), Olivia Williams (Sabotage) y Sarah Gadon (Enemy).

Producida entre Reino Unido e Irlanda, Calvary es el segundo film de John Michael McDonagh tras la notable El irlandés (2011), de nuevo protagonizado por Brendan Gleeson (Al filo del mañana). Su argumento, dramático aunque con ciertas dosis de humor negro, narra cómo un sacerdote debe hacer frente a sus propio calvario mientras mantiene a flote la fe de sus feligreses y la vida de su frágil hija. En el reparto también destacan Chris O’Dowd (Thor: El mundo oscuro), Kelly Reilly (El vuelo), Aidan Gillen (serie Juego de Tronos) y Dylan Moran (Corredor de fondo).

Si nos centramos en los estrenos nacionales, destacan dos películas. Por un lado, la comedia Perdiendo el norte, tercer largometraje de Nacho G. Velilla (Que se mueran los feos) que aborda una de las mayores problemáticas de la España actual: el éxodo de jóvenes al extranjero, concretamente a Alemania. Todo comienza cuando dos jóvenes con una gran cualificación pero pocas oportunidades laborales ven un programa similar a ‘Españoles por el Mundo’ y deciden ir a Alemania ante el alentador panorama que se muestra. Sin embargo, cuando llegan allí las cosas no son como se anunciaban por televisión. Yon González (Torrente 4), Blanca Suárez (Los amantes pasajeros), Julián López (Torrente 5. Operación Eurovegas), José Sacristán (Magical girl), Miki Escarbé (La maniobra de Heimlich), Úrsula Corberó (Quién mató a Bambi?), Malena Alterio (Al final del camino), Javier Cámara (La vida inesperada) y Carmen Machi (Ocho apellidos vascos) conforman el reparto principal.

Por otro, La luz con el tiempo dentro es un drama biográfico que trata de aproximar al espectador a la figura de Juan Ramón Jiménez a través de una reconstrucción de su vida mediante su obra. Con el autor como protagonista y narrador de la historia, el film incluye secuencias que incluso llegan a adaptar relatos suyos. Dirigida por Antonio Gonzalo (Una pasión singular), la cinta cuenta con un reparto encabezado por Marc Clotet (La voz dormida), Carlos Álvarez-Nóvoa (El amor no es lo que era), Tamara Arias (7 pasos y medio), Ana Fernández (Acorralados) y Alex O’Dogherty (serie Doctor Mateo).

Argentina, Colombia, Francia y Polonia están detrás de Refugiado, la producción más internacional de la semana. Dirigida por Diego Lerman (La mirada invisible), quien también participa en el guión, la historia arranca cuando un niño de siete años regresa a su casa después de una fiesta de cumpleaños y descubre a su madre inconsciente. Víctima de malos tratos, cuando la mujer despierta decide acudir a un centro para mujeres maltratadas con el pequeño, y desde allí ambos iniciarán un viaje para instalarse en otro lugar. Un viaje en el que, a través de los ojos del niño, todo se vuelve peligroso. Entre los intérpretes principales están Julieta Díaz (Corazón de león), Sebastián Molinaro, Marta Lubos (Patagonia) y Valentina García Guerrero.

Desde Asia nos llegan dos películas muy distintas. The target (El objetivo) es una producción de Corea del Sur escrita y dirigida por Chang (Gosa) que sigue la búsqueda desesperada de dos personajes de lo más dispar: un ex mercenario acusado de un crimen que no ha cometido y un médico cuya esposa ha sido secuestrada. Cuando los caminos de ambos se crucen solo dispondrán de 36 horas para descubrir quién está detrás de todo. El reparto está encabezado por Jin Guo, Yeo-Jeong Jo (Bang Ja Jeon), Jin-wook Lee (Su-sang-han gel-nyeo) y Seung-ryong Ryu (Sikeurit).

Por último, una de animación japonesa. Los Caballeros del Zodíaco: La leyenda del Santuario supone una revisión del famoso manga de Masami Kurumada y de la serie de televisión que influyó en tantas generaciones. Con un diseño por ordenador y unos efectos mejorados, la cinta dirigida por Kei’ichi Sato (Ashura) es una especie de resumen del arco argumental más famoso de estos personajes, es decir, el que enfrenta a Seiya y sus amigos a los Caballeros de Oro, en una lucha por salvar a Atenea. La versión original cuenta con las voces de Kaito Ishikawa, Kenji Akabane, Kensho Ono (Eden), Nobuhiko Okamoto (Patema y el mundo inverso) y Kenji Kojima (Clannad).

‘Crepúsculo’, el inicio del amor adolescente y el final del vampiro


Kristen Stewart y Robert Pattinson en 'Crepúsculo'.El personaje del vampiro es y ha sido siempre un icono del romanticismo, desde que Bram Stoker escribiera Drácula. Por supuesto, a lo largo de las décadas ha evolucionado, eliminando algunos estereotipos y perdiendo, en determinadas ocasiones, ese carácter romántico y maldito. Pero de todas las aproximaciones a este icono de la cultura puede que la más extraña sea la de Stephenie Meyer, autora de la saga Crepúsculo en cuyo primer volumen se basa, precisamente, Crepúsculo (2008). Si por algo será recordada la película es por iniciar una moda de cine juvenil que ofrece no solo unos estereotipos algo anticuados sobre las relaciones amorosas y sexuales, sino por destruir por completo la imagen de las criaturas fantásticas que han poblado la imaginación del ser humano desde joven.

En el caso de esta película, los vampiros dejan de ser esas criaturas temibles y a la vez fascinantes para convertirse en una especie de familia que evita por todos los medios destacar sobre el resto. Hasta que la protagonista se fija y se obsesiona con uno de ellos. Es entonces cuando el espectador/lector descubre que, si bien es cierto que se alimentan de sangre, no poseen colmillos, y tienen una fuerza y una velocidad sobrehumanas, amén de una piel que brilla como el diamante cuando se expone al sol (de ahí que lo eviten, si es que tiene eso algún sentido). El film, en sí mismo, no deja de ser una historia de amor imposible en la que las diferencias quedan apartadas por un sentimiento que finalmente rompe todas las barreras posibles.

Similar en el fondo a lo que ocurre en Hermosas criaturas, esta primera entrega dirigida con excesiva parsimonia por Catherine Hardwicke (Los amos de Dogtown) peca de numerosos errores en guión, dirección y, sobre todo, reparto. Si bien la historia en general es aceptable, pues toma no pocos elementos de otras tramas anteriores, el hecho de que el concepto que prime por encima de todo sea el amor incondicional termina por desmembrar cualquier atisbo de coherencia. A lo largo del relato no existen verdaderos conflictos más allá de las amenazas externas que parecen perseguir a la protagonista. En ningún momento existen dudas personales o verdaderos cambios de orientación en la línea argumental, creando un relato plano, por momentos aburrido en su reiteración de los problemas amorosos de dos jóvenes.

Pero a esto se suma, por desgracia, la débil visión de la directora, cuya puesta en imágenes, con un montaje excesivamente encorsetado y una estética visual tan gris como su planificación, pone el foco en los fallos y oculta los pocos aciertos que tiene el film. Claro que el principal problema es que esos fallos residen en la elección del elenco principal, Kristen Stewart (Jumper) y Robert Pattinson (Little ashes). La primera todavía tiene que demostrar al gran público, y no solo a los fans, que es actriz, pues su inexpresividad alcanza cotas pocas veces vistas en una pantalla de cine; el segundo, simplemente, resulta sobreactuado en su papel de galán atormentado, algo sin duda provocado por la falta de trabajo por parte de Hardwicke.

Un mensaje ultraconservador

Aunque lo más llamativo del film es el subtexto que emana de todos y cada uno de los diálogos. No es ningún misterio que Meyer, autora de todo este mundo, es mormona, lo que se traduce en un conservadurismo y puritanismo extremo. Trasladado al mundo vampírico de Crepúsculo obtenemos a unos seres irracionales cuya sed de sangre ante un ser humano que les atrae pocas o ninguna vez puede ser controlada… salvo si hay amor de por medio. Son, por así decirlo, unos seres atractivos por su belleza pero que esconden una bestia en su interior capaz de acabar con la vida. Y qué curioso que sea el protagonista masculino el que cargue sobre sus espaldas con este rol.

Por contra, la joven protagonista se muestra sumisa y, lo más preocupante, deseosa de adentrarse en ese mundo tan intrigante como peligroso. Es él el que lleva la batuta en la relación, marcando los tiempos de todos los aspectos, incluso de la relación sexual, reservada hasta después del matrimonio por miedo a no poder controlar su propia fuerza. Unos conceptos, en fin, que sitúan a la mujer varios años por detrás del hombre y desdibujan a una criatura como el vampiro que queda relegada, en esta ocasión, a mero espejo de lo que se considera al hombre y el peligro que representa para la mujer.

Crepúsculo posee demasiados elementos en su contra como para ser considerada una buena película. Esto no implica, por supuesto, que no atraiga a una legión de seguidores. Sin embargo, el trabajo técnico y artístico es flojo, principalmente por una falta de liderazgo lo suficientemente sólido como para saber que una novela no puede ser llevada de forma literal a una pantalla de cine. Al menos, la mayor parte de las veces. El texto audiovisual es muy diferente al literario, y mientras que en una novela se hacen determinadas concesiones, una película no puede dar vueltas siempre sobre un mismo concepto sin avanzar a través de la resolución de verdaderos conflictos.

La saga Crepúsculo llega a su fin para intentar arrasar en taquilla


Por fin ha llegado. Tras varios años asistiendo al trío amoroso entre vampiros, humanos y hombres lobo, finalmente llega a la gran pantalla la conclusión de la saga Crepúsculo. Y lo hace en un fin de semana donde, siendo sinceros, no hay ningún estreno que pueda hacerle sombra. Y eso que algunos de ellos, remasterizaciones incluidas, son de lo más interesante. Es más, el estreno de la última entrega de esta serie es un fenómeno de tales proporciones que ni la taquilla se ha movido, a la espera de comprobar si Lo imposible se resistirá a los encantos de un film que, por cierto, llega con la reposición a modo de maratón de sus predecesoras.

Sea como sea, La saga Crepúsculo: Amanecer. Parte II, que así se titula esta última entrega, llega con el objetivo claro de arrasar entre los miles de fieles seguidores que tiene en España. Cualquier resultado que no sea un éxito rotundo podría ser considerado como un fracaso, aunque eso es algo que nadie en su sano juicio contempla. Otra cosa es que convenza a la crítica, algo que no parece vaya a ocurrir a tenor de las primeras impresiones, que la sitúan en la misma línea narrativa y visual de las cuatro partes anteriores. Como su propio título indica, es la segunda parte de la adaptación del cuarto libro escrito por Stephenie Meyer, y en la película retomamos la historia de la transformación de la joven protagonista en vampiro, con todo lo que eso conlleva. Sin embargo, el verdadero peligro surge cuando el clan de vampiros Volturi descubre que ha tenido una niña vampiro, algo que consideran peligroso para su seguridad, por lo que iniciarán un conflicto en el que se verán envueltos diversos clanes vampíricos y algunas manadas de licántropos. Bill Condon, director de La saga Crepúsculo: Amanecer. Parte I, es el director, mientras que todo el reparto repite en sus respectivos papeles: Kristen Stewart (Blancanieves y la leyenda del cazador) es Bella, Robert Pattinson (Agua para elefantes) es Edward y Taylor Lautner (Sin salida) interpreta a Jacob, conformando el trío protagonista.

Pero como decimos, hay más estrenos. No muchos más, es cierto, pero hay más títulos a escoger para aquellos que no quieran o no puedan acudir a ver el estreno de la semana. Uno de ellos es En la mente del asesino, thriller dirigido por Rob Cohen (xXx) y basado en la novela de James Patterson. La trama gira en torno a Alex Cross, detective de la policía que debe esclarecer las muertes de una banda criminal muy similares a las que, hace años, se atribuyeron a un asesino en serie al que nunca se logró capturar. Protagonizada por Tyler Perry (Madea goes to jail), el verdadero atractivo reside en el papel de Matthew Fox (Jack en Perdidos) y su transformación física tan diferente a lo que se le ha visto en pantalla. Junto a ellos destacan los rostros de Jean Reno (Ronin), Edward Burns (Ella es única), Rachel Nichols (Star Trek) y Giancarlo Esposito (Sospechosos habituales).

Otra de las propuestas es Holy Motors, escrita y dirigida por Leos Carax (Mala sangre). A medio camino entre el drama y el cine fantástico, su argumento gira en torno a un misterioso personaje que, día tras día, interpreta diferentes roles, desde un hombre de negocios hasta un asesino. Nadie sabe quién es, y siempre va acompañado de una mujer mayor que le lleva en una limusina de un lugar a otro. La pregunta que se plantea entonces es cuál de todas esas vidas es la real, cuál es la que le lleva al final del día a su casa, con su familia y su rutina… si es que realmente la tiene. Denis Lavant (Tuvalu) es el principal protagonista, aunque está acompañado por nombres tan conocidos como Eva Mendes (Sólo una noche), Edith Scob (Vidocq), la cantante Kylie Minogue o Elise Lhomeau (Sur le départ).

Ken Loach (El viento que agita la cebada) vuelve a la gran pantalla con La parte de los ángeles, comedia dramática escrita por Paul Laverty, guionista habitual del director (Sólo un beso), y coproducida por Reino Unido, Francia, Bélgica e Italia. La película sigue a un joven padre de familia que no logra huir de su pasado delictivo, pero que sí evita la cárcel a cambio de trabajos sociales. Es durante estos trabajos cuando descubre, junto a otros tres jóvenes con los que traba amistad, que tiene un don para el whisky, tanto para destilarlo como para identificar los mejores años, lo que le abre un mundo en el que deberá elegir si volver a la senda del delito (en este caso de estafa) o apuntar un poco más lejos en el tiempo. Protagonizada por Paul Brannigan (que debuta como actor), también aparecen en pantalla John Henshaw (Buscando a Eric), Gary Maitland (Tickets), Jasmin Riggins y William Ruane (Fast Romance).

Por último, mencionar que vuelve a la gran pantalla, con motivo de su 25 aniversario, El festín de Babette en una edición digital restaurada. Escrita y dirigida por Gabriel Axel (La verdadera historia de Hamlet, príncipe de Dinamarca), la película adapta la novela de Karen Blixen ambientada en 1871 y en la que dos hermanas solteras que viven en un apartado y puritano pueblo de pescadores recuerdan sus años de juventud. La llegada de una joven francesa que huye del terror cambiará sus vidas al entrar a trabajar como sirvienta y, años más tarde, organizar un banquete con lo mejor de la gastronomía francesa. Ganadora del Oscar a la Mejor Película de Habla No Inglesa en 1988, la película cuenta con la participación de Stéphane Audran (El carnicero), Bodil Kjer (John og Irene), Birgitte Federspiel (Sult), Jarl Kulle (Sonrisas de una noche de verano), Jean-Philippe Lafont (Tarare) y Bibi Andersson (El séptimo sello), entre otros.

Bayona eclipsa al resto de estrenos con ‘Lo imposible’


Durante su proceso de producción y postproducción no generó mucho ruido, pero la aparición de sus primeras imágenes provocaron una avalancha de notoriedad que la han empujado hasta convertirse en uno de los títulos más esperados del año. Hablamos, claro está, de Lo imposible, que este jueves 11 de octubre llega a las pantallas de toda España. Pero no es el único estreno relevante del puente del Pilar. En cantidad son pocos, al menos comparados con semanas anteriores, pero el atractivo que tienen todos los films es indiscutible.

Aunque el más relevante, como decimos, será Lo imposible, lo nuevo de J. A. Bayona, el director que debutó hace cinco años con El orfanato. En esta nueva producción deja de lado el terror para adentrarse en un drama puro y duro basado en la historia real de una familia que, durante sus vacaciones de invierno en Tailandia, se ve sorprendida por el tsunami que arrasó esa costa en 2004. Muy recomendable para aquellos que quieran emocionarse en una sala de cine, lo visto hasta ahora permite pensar que la fuerza visual tanto del desastre ecológico como de lo acontecido en los días posteriores son impecables. Ewan McGregor (Trainspotting), Naomi Watts (Caza a la espía), Geraldine Chaplin (El monje), Tom Holland (Arrietty y el mundo de los diminutos) y Marta Etura (Celda 211) son los principales protagonistas.

Pero hay más, mucho más. Puede que el principal competidor con este intenso drama sea un film diametralmente opuesto. Dirigido por Tim Burton (Sombras tenebrosas), Frankenweenie está basado en un cortometraje del propio director realizado en 1984. En él, al igual que en el largometraje, un niño logra devolver a la vida a su mascota utilizando todo el poder de la ciencia, aunque su logro traerá consigo consecuencias inesperadas en su barrio. Inspirada, como es evidente, en la historia de Frankenstein, la película está realizada con la técnica de animación por stop motion de muñecos de plastilina que tan buenos resultados le ha dado al autor de Batman en el pasado. Proyectada tanto en 2D como en 3D, y rodada en blanco y negro, varios son los actores conocidos que ponen sus voces a los personajes: Catherine O’Hara (Solo en casa), Martin Short (Mars Attacks!), Martin Landau (Ed Wood), Winona Ryder (Bitelchus), Charlie Tahan (Siempre a mi lado) y Christopher Lee (La maldición de Frankenstein), entre otros.

El tercer nombre importante que llega a la cartelera española es David Cronenberg (Promesas del este), que vuelve a la gran pantalla con Cosmópolis, protagonizada por el omnipresente Robert Pattinson, que todavía tiene en cartel Bel ami, historia de un seductor. Basada en una novela de Don DeLillo que adapta el propio director, la historia de este drama sigue a un joven de oro de las altas finanzas que asiste desde su limusina al declive del capitalismo que le ha hecho tan rico. Desde su ventanilla observará la degradación de un sistema y asistirá a una degradación cada vez mayor de la sociedad, hasta el punto de creer que quieren asesinarle. Junto al vampiro más famoso de los últimos años descubrimos en la pantalla actores como Sarah Gordon (Detrás de las paredes), Paul Giamatti (Templario), Kevin Durand (Acero puro), Juliette Binoche (Ellas), Samantha Morton (Código 46), Emily Hampshire (Die), Jay Baruchel (El aprendiz de brujo) y Mathieu Amalric (Pollo con ciruelas).

El toque extravagante lo pone el cine europeo, y más concretamente una coproducción entre Alemania, Finlandia y Australia que lleva por nombre Iron Sky. Puede que muchos hayan oído hablar de ella porque en internet ha tenido bastante repercusión sus vídeos promocionales. Para aquellos que no la conozcan, ahí va el argumento: tras la II Guerra Mundial, un grupo de nazis pertenecientes a un programa secreto espacial logra eludir las represalias y se instala en el lado oscuro de la Luna. Décadas después, en el 2018, un nuevo ejército está preparado para invadir la Tierra. Ciencia ficción, acción y comedia a partes iguales es lo que promete esta cinta dirigida por Timo Vuorensola, que debuta así en el largometraje, y protagonizada por Julia Dietze (Little Paris), Christopher Kirby (Daybreakers), Götz Otto (Svik), Udo Kier (Blade) y Peta Sergeant (The bet), entre otros.

Cierra la tanda de estrenos de este largo fin de semana una propuesta española, Bypass, comedia dirigida por Patxo Tellería y Aitor Mazo (que también participa como actor), autores de La máquina de pintar nubes, y protagonizada por Itziar Atienza, que debuta como actriz; Bárbara Goenaga (Agnosia), Mikel Losada (El cazador de dragones), Gorka Otxoa (Lobos de Arga) y Unax Ugalde (Tequila). El argumento gira en torno a un joven que acude al hospital para ver a una vieja amiga a punto de morir por una cardiopatía incurable. Unos momentos antes, sin embargo, se entera de que ella ha estado enamorada en secreto de él durante años, por lo que opta por decirle que él también está enamorado de ella. El efecto producido es el menos esperado: la joven se cura y comienza a salir con el chico, incapaz éste de decirle la verdad y con una segunda novia que está embarazada.

El atractivo de la juventud y de la madurez, entre fraudes y venganzas


¿Podrá alguno de los estrenos de este 5 de octubre arrebatar el primer puesto de la taquilla a la española Las aventuras de Tadeo Jones? Esa es la pregunta que cabe hacerse tras observar semana tras semana los magníficos resultados que está obteniendo la cinta de animación. Y no será por no tener competencia. En concreto, este viernes llega a las pantallas de nuestro país cintas con tramas de lo más variadas, con actores capaces de atraer a todo tipo de públicos y con un claro sabor español en buena parte de ellos.

Uno de dichos estrenos es El fraude, debut en el largometraje de Nicholas Jarecki, productor ejecutivo de Los confidentes (2008). La historia, que también firma Jarecki, sigue a un magnate norteamericano cuya vida parece, de cara al exterior, perfecta en el plano familiar y empresarial. Sin embargo, la realidad es que un fraude le obliga a vender su imperio lo antes posible y que posee una amante. Todo su mundo se tambalea cuando un sangriento accidente amenaza con descubrir su doble moral. Con Richard Gere (La sombra de la traición) como principal protagonista, este thriller con toques dramáticos cuenta con nombres del calibre de Susan Sarandon (The lovely bones) o Tim Roth (serie Miénteme), además de Brit Marling (Sound of my voice) y Laetitia Casta (La guerra de los botones) entre otros.

Otro que regresa a la gran pantalla es Liam Neeson (Battleship), y lo hace de la mano del incombustible Luc Besson (El quinto elemento), quien escribe el guión de Venganza: Conexión Estambul, secuela de aquella Venganza que llegara a las pantallas en 2008. Como su propio nombre indica, el film transcurre en la ciudad turca, y como mucha gente se imaginará repite a grandes rasgos los patrones que dieron cierto éxito a la primera entrega (al menos el suficiente para hacer una continuación). La trama retoma el final del primer film para mostrar al protagonista disfrutando de unas vacaciones en Estambul antes de que su mujer sea secuestrada. Mientras él intenta rescatarla, su hija deberá luchar por su vida huyendo de los mismos sicarios que han perpetrado el secuestro. Repiten todos los protagonistas, es decir, Neeson, Maggie Grace (MS1: Máxima seguridad) y Famke Janssen (X-Men), aunque esta vez lo hacen bajo la dirección de Olivier Megaton (Colombiana).

Pero no son solo los actores veteranos o maduros los que piden paso este fin de semana. El público juvenil femenino también tiene su oferta cinematográfica, representada en esta ocasión por dos títulos de lo más dispar. En primer lugar, llega Bel Ami, historia de un seductor, un intento más de Robert Pattinson por dejar a un lado su papel de vampiro y demostrar que tiene algo más que ofrecer que el estrellato juvenil. Que lo consiga o no está en manos de los espectadores. Por ahora, la propuesta sigue a un joven apuesto en el París del siglo XIX. Su encanto personal le abre puertas muy rápidamente, lo que utiliza para ascender de forma vertiginosa en la estructura social, aunque para ello debe dejar atrás sus principios morales. Basada en la famosa novela de Guy de Maupassant, este drama romántico de época está dirigido a cuatro manos por Declan Donnellan y Nick Ormerod, ambos debutantes en el largometraje. Por supuesto, el principal atractivo es Pattinson, aunque el resto del reparto también destaca: Uma Thurman (Ceremony), Kristin Scott Thomas (La pesca del salmón en Yemen) y Christina Ricci (Casper).

En segundo lugar, se estrena Magic Mike, lo nuevo del siempre interesante Steven Soderberg (Indomable), una historia de strippers y sueños rotos que tantas veces se ha narrado en Hollywood. En esta ocasión, el protagonista es un joven que durante el día busca encontrar su camino en la vida y por la noche se desnuda ante un público femenino que, con los años, le ha convertido en una estrella. Todo cambia cuando conoce a un joven al que decide instruir y a la hermana de este, quien le hace cambiar su forma de ver el mundo. Channing Tatum (Infiltrados en clase), que fue stripper en su juventud, da vida al protagonista, aunque no es el único guapo/guapa del reparto: Matthew McConaughey (The paperboy), Olivia Munn (Tentación en Manhattan) y Alex Pettyfer (In Time) completan el reparto principal de esta comedia.

Terminamos el ciclo norteamericano con la nueva entrega de la saga de zombis más famosa de la actualidad. Resident Evil: Venganza supone la quinta película de la serie y, como no podía ser de otro modo, cuenta con Milla Jovovich (Los tres mosqueteros) como protagonista. El argumento comienza con la huida de la heroína de una instalación donde se sigue desarrollando el virus que convierte a los humanos en zombis, y donde inicia también una búsqueda de respuestas que le llevará por todo el mundo hasta descubrir una verdad que cambiará para siempre su forma de ver la realidad y de entender todo lo que ocurre a su alrededor. Acción, violencia y sangre (más que terror en sí) son los ingredientes de este film que dirige Paul W. S. Anderson, responsable del inicio de la saga en 2002, y que cuenta además con Sienna Guillory (Corazón de tinta), Michelle Rodriguez (Invasión a la Tierra) y Aryana Engineer (La huérfana).

Por otro lado, aquellos que busquen propuestas europeas o nacionales hoy viernes pueden elegir entre numerosas películas. Una de ellas es 7 días en La Habana, una coproducción hispano francesa que sigue la línea iniciada por Paris, je t’aime (2006) y continuada por New York, I love you (2009). En esta ocasión, como es evidente, los cortometrajes de los directores tratan de mostrar el carácter único de la capital cubana a través de sus barrios, su diversidad cultural, … Laurent Cantet (La clase), Benicio Del Toro (Salvajes), Julio Medem (Caótica Ana), Elia Suleiman (Cyber Palestine), Juan Carlos Tabío (El cuerno de la abundancia), Pablo Trapero (Elefante blanco) y Gaspar Noé (Enter the Void) son los encargados de dirigir las historias cortas, protagonizadas entre otros por Josh Hutcherson (Los juegos del hambre), Daniel Brühl (Eva), Emir Kusturica (El caso Farewell) y Jorge Perugorría (La mala).

Baztan es el título de la ópera prima de Iñaki Elizalde protagonizada por un puñado de actores españoles conocidos, como es el caso de Carmelo Gómez (Silencio en la nieve), Unax Ugalde (Tequila), Kandido Uranga (Vacas) y Joseba Apaolaza (Arriya). La historia de este drama sobre personas y personajes, como él mismo se define, sigue a un equipo de rodaje que viaja hasta el valle de Baztan para hacer una película sobre unos acontecimientos que ocurrieron en el siglo XVII. Durante su estancia allí comprobarán que los recelos sociales y la discriminación racial siguen muy presentes, así como las voces en contra y las consecuencias de este carácter.

El último de los estrenos pertenece al género documental. Zuloak, dirigido por Fermín Muguruza (Checkpoint Rock: Canciones desde Palestina), sigue la trayectoria de la banda que da nombre al film, integrada exclusivamente por mujeres. La película sirve, sin embargo, para reivindicar un tipo de música realizada en el País Vasco, así como a todas las artistas que siguen produciendo música en la región.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: