‘Alien: Covenant’: el infierno original en un paraíso moderno


No hay nada como volver al principio para recuperar la esencia de algo. Al menos en parte. Por supuesto, eso no es garantía de nada, pero siempre es un buen comienzo para enderezar un barco que zozobra. La saga ‘Alien’ ha ido, indefectiblemente, de más a menos, y aunque soy partidario de defender lo que representa Prometheus (2012) en este universo, es indudable que no está a la altura de lo que el propio Ridley Scott logró en 1979. La nueva entrega, a medio camino entre el clásico y la modernidad, tiene las virtudes del primero y los vicios de la segunda, y es en esta combinación de ADNs donde el director logra crear un híbrido más que interesante.

Porque a pesar de los defectos de Alien: Covenant, sus aspectos positivos convierten a este film en una obra inquietante, eficaz en su relato y con un pulso narrativo firme y directo. Bueno, tal vez directo no sea el mejor apelativo a tenor de todo el trasfondo que posee, pero desde luego Scott vuelve a demostrar que es capaz de generar tensión dramática prácticamente con una pared. En este sentido, el film aprovecha un desarrollo dramático prácticamente calcado al original para explorar nuevas formas de terror, nuevas vías de crear estos monstruos que continúan evolucionando, esta vez de forma más coherente que en entregas anteriores y con una explicación tan eficaz como perturbadora.

De hecho, el film posee varias lecturas, algunas más interesantes que otras. Desde la mera y simple acción espacial hasta el trasfondo sociológico, filosófico e incluso religioso, la cinta explora en mayor o menor medida los diferentes aspectos que componen la complejidad del espíritu humano. Y esto es, a su vez, lo que juega en su contra. La cinta tarda en arrancar en lo que a trama se refiere, sus reflexiones rompen en muchos momentos el ritmo narrativo de la historia y, es cierto, aprovecha en demasía la estética y la estructura del primer film, hasta el punto de introducir personajes similares, entornos conocidos y, lo peor de todo, una previsibilidad en las decisiones de sus personajes y en las apuestas dramáticas que restan fuerza al film.

En realidad, Alien: Covenant es un puente casi perfecto entre lo que representó Prometheus y lo que ha sido la saga original. Aterradora, inquietante, dramática por momentos y espléndidamente rodada, la nueva película de Scott demuestra que la serie de terror espacial puede ofrecer todavía muchos y enriquecedores matices a este universo. Sí, es cierto que los aliens ahora se crean por otros medios, que se cambia una reunión en torno a una mesa por una camilla y que su desarrollo se desinfla un poco al final ante lo previsible del argumento. Sin embargo, todo eso no impide que sea una obra notable capaz de perturbar con el uso que el director hace de las sombras y de las posibilidades del guión. Y ojo a la labor de Michael Fassbender (La luz entre los océanos), auténtico héroe, villano y todo lo que se quiera decir de él. El resto del reparto, por suerte o por desgracia, no están a su altura. Más o menos como ocurre con su personaje y el resto de la tripulación.

Nota: 7,5/10

R. Scott aterroriza a los tripulantes del Covenant con un nuevo ‘Alien’


Después de un fin de semana de muchos y muy variados estrenos, toca descansar. O al menos, no llenar la cartelera con decenas de títulos nuevos. Pero el hecho de que este viernes, 12 de mayo, no se estrenen tantas películas no quiere decir, ni mucho menos, que no exista una variada oferta. Desde el terror espacial más icónico hasta un drama con la novia de Hollywood, pasando por varias novedades europeas.

Pero comencemos por el que, sin duda, es el estreno de la semana. Alien: Covenant, regreso de Ridley Scott (Marte) al universo que él mismo ayudó a convertir en todo un icono de la ciencia ficción y el terror espacial, monstruos incluidos. Secuela de Prometheus (2012), la cinta se centra en una expedición colonial formada por varias parejas cuyo objetivo es encontrar un paraíso inexplorado donde iniciar una nueva sociedad, algo que parecen encontrar en un planeta que pronto se convierte en una pesadilla, y en el que habita un sintético que parece tener una estrecha relación con la criatura que amenaza con acabar con sus vidas. En el reparto encontramos a Michael Fassbender (Assassin’s Creed), Katherine Waterston (Steve Jobs), Danny McBride (Juerga hasta el fin), Demián Bichir (Los odiosos ocho), Noomi Rapace (El niño 44), Billy Crudup (Spotlight), Carmen Ejogo (Selma), Amy Seimetz (Lovesong), Callie Hernandez (Blair Witch), Jussie Smollett (serie Empire), Guy Pierce (El editor de libros) y James Franco (¿Tenía que ser él?).

Estados Unidos y España colaboran en Money, thriller que arranca cuando la velada de la que disfrutan dos parejas con una vida acomodada dará un giro de 180 grados con la presencia de dos maletines llenos de dinero y la aparición de un extraño que sacará a la luz los aspectos más oscuros de cada uno de ellos. Debut en el largometraje de José Martín Rosete, su internacional reparto está encabezado por Kellan Lutz (Hércules: El origen de la leyenda), Jess Weixler (La mirada del amor), Lucía Guerrero (Perdona si te llamo amor) y Jesse Williams (El mayordomo).

Antes de abordar los estrenos puramente europeos, una propuesta que cuenta con capital estadounidense, sudafricano y alemán. Guardián y verdugo es el título de la adaptación de la novela escrita por Chris Marnewick y dirigida por Oliver Schmitz (Le secret de Chanda) cuya trama, basada en hechos reales, gira en torno a un abogado que defendió a un joven guardia de prisión de máxima seguridad traumatizado por todas las penas de muerte que había presenciado en los años 80. Steve Coogan (Philomena), Andrea Riseborough (Oblivion), Garion Dowds, Deon Lotz (French toast) y Robert Hobbs (Young ones) son los principales actores.

La producción nacional tiene como único representante Demonios tus ojos, thriller dramático en el que también participa Colombia y que está dirigido por Pedro Aguilera (Naufragio). La historia arranca cuando un joven director de cine descubre una noche, en una web de vídeos eróticos, que una de las protagonistas es su hermana pequeña. Sorprendido y conmocionado, viaja a Madrid para hablar con ella, pero una atracción hacia ella surgirá durante el proceso de investigación. El reparto está encabezado por Ivana Baquero (El club de los incomprendidos), Julio Perillán (Proyecto Lázaro), Lucía Guerrero (Grupo 7), Nicolás Coronado (Novatos) y Elisabet Gelabert (Las furias).

Entre los títulos europeos destaca Paraíso, film con participación alemana y rusa  que centra su atención en las vidas de tres personajes muy diferentes que se cruzan durante la II Guerra Mundial. Sus ideologías y sus formas de ver el mundo les llevarán a tomar decisiones muy diferentes ante el mundo que les ha tocado vivir. Dirigido por Andrey Konchalovskiy (Tío Vania), este drama está protagonizado por Philippe Duquesne (Tras la pared), Vera Voronkova (Kontakt), Christian Clauss, Yuliya Vysotskaya (Max) y Peter Kurth (Herbert), entre otros.

Con algo de retraso llega la italiana Le llamaban Jeeg Robot, thriller con toques de comedia y ciencia ficción realizado en 2015 cuya trama arranca cuando un joven ladrón de poca monta recibe unos increíbles poderes que utilizará para hacer una importante carrera criminal. Todo cambia cuando conoce a una joven trastornada que cree que es el héroe de una famosa serie de animación japonesa. Juntos deberán enfrentarse a un mafioso cuyo único objetivo es obtener fama y notoriedad. Dirigida por Gabriele Mainetti (Ultimo stadio), entre los actores destacan nombres como los de Claudio Santamaria (Terraferma), Luca Marinelli (La gran belleza), Stefano Ambrogi (Sotto una buona stella), Maurizio Tesei (Fantasmi), Ilenia Pastorelli y Francesco Formichetti (L’ultima ruota del carro).

También es de 2015 el drama romántico Bajo el sol, film que cuenta con capital croata, serbio y esloveno que, con el marco de las guerras balcánicas, aborda la historia de diferentes historias de amor a lo largo de tres décadas, arrancando en los años 90, donde dos amantes se ven obligados a vivir su relación en la clandestinidad por el conflicto bélico, y terminando en 2011, cuando finalmente una relación puede alcanzar su plenitud una vez cicatrizadas las heridas de la guerra. Escrita y dirigida por Dalibor Matanic (Kino lika), la película está protagonizada por Dado Cosic (El segador), Nives Ivankovic (Agonija), Goran Markovic (Mrak) y Tihana Lazovic (Suti).

En lo que a animación se refiere, dos propuestas. Por un lado, Richard, la cigüeña, película que cuenta con participación alemana, belga, luxemburguesa y noruega y que gira en torno a un gorrión adoptado por una familia de cigüeñas cuyo mayor deseo es viajar a África antes del invierno. Con la ayuda de un búho y un periquito iniciará el viaje para demostrar que es una cigüeña más. Dirigen Toby Genkel (¡Upsss! ¿Dónde está Noé…?) y Reza Memari en el que es su debut en el largometraje.

Por otro, la noruega Dos colegas al rescate, cinta de aventuras realizada en 2015 a cuatro manos por Rasmus A. Sivertsen (Pelle Politibil går i vannet) y Rune Spaans, para el que es su primer film como director. El argumento se centra en dos atolondrados amigos que viven en el interior de un túnel ferroviario y cuyas existencias cambian cuando conocen a la hija de un importante científico secuestrado por Rasputín, un villano que quiere convertir a los humanos en robots.

‘Marte’: Robinson Crusoe espacial


Matt Damon debe sobrevivir en 'Marte' solo con su ingenio.Cualquier proyecto de Ridley Scott (Black rain) relacionado con la ciencia ficción siempre genera expectación por motivos más que evidentes. Tal vez sea por eso que lo que se espera siempre de sus films es poco menos que la genialidad. Su última incursión en el género, aunque no alcance ese grado, sin duda es uno de los mejores ejercicios de entretenimiento, drama y fascinación por el planeta rojo de los últimos años. Y lo más interesante es que no recurre a grandes artificios ni a complejas historias, todo lo contrario.

Si algo hace atractiva a Marte es, precisamente, su sencillez. Sencillez en el desarrollo dramático, sencillez en su lenguaje narrativo y sencillez en sus personajes. El guión, aunque previsible, tiene la fuerza suficiente para estremecer, conmover y hacer reír a partes iguales. Nada en la historia hace pensar en un desenlace diferente al que todo el mundo tiene en mente, pero eso no impide que la tensión sea más que palpable en muchos momentos, sobre todo en el clímax. La narrativa utilizada por Scott acentúa este carácter natural, casi habitual, como si los paseos por Marte fueran algo de andar por casa.

Pero el reparto es, sin lugar a dudas, el principal responsable. Con la cantidad de nombres importantes que figuran lo normal sería que la historia tendiera hacia una suerte de cinta heroica en la alguien terminara sacrificándose. Nada de eso está presente, ni remotamente. Las decisiones, frías, calculadas y sopesadas de cara a la opinión pública, se toman en un marco muy diferente al de la típica cinta de aventuras. Y los actores, sin excepción, no solo conocen el alcance de sus roles, sino que los dotan de una vida sobria, sin estridencias patrióticas o enaltecedoras. Son, simple y llanamente, hombres en una situación extraordinaria.

Todo ello convierte a Marte en una obra diferente, curiosa en su forma y en su contenido, no tanto porque ofrezca algo novedoso, sino porque dentro de la comodidad de lo previsible es capaz de lograr el entretenimiento serio e inteligente que respeta al espectador. Ridley Scott recupera un buen tono narrativo, respetando los límites de su relato y aprovechando al máximo lo que le ofrecen sus actores. Un notable drama de un náufrago en un mar de polvo y tierra en el que nada crece y nada vive. Bueno, casi nada.

Nota: 7/10

Los estrenos llevan al espectador de ‘Marte’ a ‘La Cumbre escarlata’


Estrenos 16octubre2015Comienza un fin de semana de estrenos muy interesantes. Tras varias semanas sin títulos que fuesen realmente atractivos (y los que a priori iban a serlo no han resultado ser lo que se esperaba), este viernes, 16 de octubre, llegan una serie de títulos a tener en cuenta, sobre todo los dos primeros. Muy enmarcados en la ciencia ficción y el terror, sin duda están llamados a acaparar la taquilla durante algunas semanas.

El primero de ellos es Marte, nuevo film de Ridley Scott (Exodus: Dioses y reyes) que devuelve al director al género de la ciencia ficción, en el que sin duda es un maestro. Basado en el libro de Andy Weir, el argumento arranca cuando la tripulación de un viaje a Marte se ve obligada a suspender su misión a causa de una tormenta. Sin embargo, durante la evacuación uno de los miembros es dado por muerto y abandonado en el planeta. Cuando el hombre despierta en ese planeta hostil y sin apenas recursos, deberá recurrir a su ingenio y sus conocimientos para poder sobrevivir hasta que vuelvan a por él. Y si la trama y el director resultan interesantes, el reparto no lo es menos: Matt Damon (Interstellar), Jessica Chastain (La señorita Julia), Kate Mara (serie House of cards), Kristen Wiig (Los amos de la noticia), Sebastian Stan (Capitán América: El soldado de invierno), Michael Peña (Ant-Man), Jeff Daniels (serie The Newsroom), Sean Bean (El destino de Júpiter) y Chiwetel Ejiofor (12 años de esclavitud) son los principales actores.

Bastante diferente es La Cumbre Escarlata, regreso de Guillermo del Toro (Pacific Rim) al terror en estado puro. La trama gira en torno a una joven escritora que sufre un bloqueo creativo a causa de un trauma familiar. Para lograr tratar el problema recurre a un amigo de la infancia que nunca ha dejado de quererla. Sin embargo, en su camino se cruza un misterioso desconocido que trata de seducirla. El destino la llevará a una antigua casa que respira, que desprende dolor y que sangra por los muertos que en ella se encuentran. Con una cuidada atmósfera y un suspense que dejará helado a más de uno, la película cuenta en su reparto con Mia Wasikowska (Madame Bovary), Charlie Hunnam (serie Hijos de la Anarquía), Jessica Chastain, que repite esta semana, y Tom Hiddleston (Thor).

Otro estreno interesante es Slow West, western de capital inglés y neozelandés que combina elementos clásicos y modernos del género para narrar la búsqueda de un joven escocés que llega al viejo Oeste norteamericano en busca de su único amor, una chica que parece haberse esfumado. Durante su camino se encontrará con un forajido que se ofrece a ayudarle. Ambos descubrirán que no son los únicos que siguen el rastro, pues la cabeza de la joven tiene precio. Ópera prima de John Maclean, la película están protagonizada por Michael Fassbender (X-Men: Días del futuro pasado), Kodi Smit-McPhee (El amanecer del Planeta de los Simios), Caren Pistorius (serie Descubriendo a Nina) y Ben Mendelsohn (Lost river).

En cuanto a las propuestas españolas, destaca la comedia romántica Los miércoles no existen, cinta coral que narra las relaciones humanas y los azares del destino en un grupo de jóvenes que parecen destinados a encontrarse constantemente, aunque no en las circunstancias que les gustarían. Peris Romano (8 citas) escribe y dirige esta propuesta que arranca cuando un joven decide rehacer su vida junto a un nuevo amor, aunque todavía no ha podido olvidar a su prometida, que le dejó al día siguiente de declararse. A partir de ese momento se sucederán una serie de encuentros, desencuentros y malentendidos que podrían redefinir el mundo de varias personas. Eduardo Noriega (La bella y la bestia), Inma Cuesta (Tres bodas de más), Alexandra Jiménez (Casi inocentes), William Miller (La venta del paraíso), Gorka Otxoa (Lobos de Arga) y María León (Rey Gitano) encabezan el reparto.

También española es el drama Amama, nuevo film escrito y dirigido por Asier Altuna (Bertsolari) que pone el acento sobre el contraste entre generaciones y entre las formas de vida del campo y la ciudad. La trama se centra en la relación entre un padre y su hija, dos visiones diferentes del mundo que no logran encontrar puntos en común, y todo ello bajo la silenciosa mirada de la abuela. La cinta está protagonizada por Kandido Uranga (Naufragio), Iraia Elias, Klara Badiola (La buena nueva) y Ander Lipus (Agujeros en el cielo).

España también está presente en El rey de La Habana, drama que cuenta además con capital de la República Dominicana. Escrita y dirigida por Agustí Villaronga (Pa negre), la cinta se enmarca en pleno Período Especial en La Habana de los años 90. Allí un joven trata de escapar de su realidad, marcada por la miseria, junto a dos cómplices, uno de ellos una transexual que quiere huir de la isla a toda costa. Maikol David Tortolo, Yordanka Ariosa (Boccaccerías Habaneras), Héctor Medina Valdés (Esther en alguna parte), Ileana Wilson (La buena voz) y Chanel Terrero (serie Gym Tony) son sus principales protagonistas.

Terminamos el repaso de la semana con El nuevo nuevo Testamento, comedia producida entre Francia, Bélgica y Luxemburgo que juega con la hipotética idea de que Dios vive en la Tierra. Concretamente, en Bruselas. Y no vive solo. Tiene mujer y una hija de 10 años. Sin embargo, la relación del Todopoderoso con las dos mujeres no es ideal. Tanto, que la pequeña, para vengarse de él, hace públicas las fechas de fallecimiento de toda la Humanidad. Jaco Van Dormael (Las vidas posibles de Mr. Nobody) es el director de esta curiosa propuesta que protagonizan Benoît Poelvoorde (El precio de la fama), Yolande Moreau (Henri), Catherine Deneuve (En un patio de París) y Pili Groyne (Dos días, una noche).

‘Exodus: Dioses y reyes’: las lagunas de Egipto


Joel Edgerton y Christian Bale dan vida a Ramsés y a Moisés en 'Exodus: Dioses y reyes', de Ridley Scott.Ridley Scott, director de joyas como Blade Runner (1982) es víctima de su propio legado. Sus primeros films han alcanzado tal grado de grandeza que prácticamente todo lo que hace actualmente es mirado bajo ese mismo prisma. Lo que los espectadores parecen olvidar es que aquellos films que tanto impactaron no lo hicieron por unos sólidos guiones (que también), sino por una puesta en escena y un diseño de producción apabullantes. Y esto, sobre todo esto, es lo que su última película deja en el recuerdo.

En efecto, si algo destaca de Exodus: Dioses y reyes es el cuidado diseño de producción, sobre todo en lo referente al mundo egipcio. El vestuario y la recreación de los templos y carros trasladan al espectador a un Egipto faraónico que, aunque con sus errores históricos, algunos provocados por auténtica desidia, fascina y dota al conjunto de una magia única. La apuesta por la tonalidad grisácea, una seña de identidad de las grandes superproducciones de Scott, crea además un nexo de unión con la imagen que se tiene hoy en día de ese mundo antiguo que, todo hay que decirlo, era más colorido de lo que se presenta en el film.

Y si el diseño de producción es hermoso, su condición de blockbuster hace que la cinta tenga algunos momentos simplemente espectaculares. Momentos todos ellos que, por cierto, se apartan en cierto modo de la intervención divina para dotarlos de un cierto realismo teológico. En realidad, todo el guión contiene una interesante carga política y social, revolución incluida, que trata de restar relevancia a la presencia de un Dios vengativo y, hasta cierto punto, infantil. Sin embargo, la mayor debilidad reside, precisamente, en el texto de base. El desarrollo dramático se antoja intermitente, plagado de secundarios que aparecen y desaparecen como por arte de magia y con unos protagonistas estereotipados en exceso, sobre todo el faraón interpretado por Joel Edgerton (Warrior), quien hace lo que puede con un rol maniqueo, odioso y débil.

Al final, la sensación que deja Exodus: Dioses y reyes es la de un film con una puesta en escena espectacular que trata de abarcar demasiado y que no se define mucho. Su evidente vocación política (el Moisés de Christian Bale –El maquinista– es un hombre que organiza una revolución) y su poco afán por defender la obra de Dios hacen que el film resulte interesante desde un punto de vista meramente interpretativo. Ahora bien, la cinta peca en exceso de irregularidad, tanto en su ritmo como en su definición de los personajes, demasiado estereotipados incluso para el tipo de relato que es. Entretiene, desde luego, pero da la sensación de que podría haber sido algo mucho mejor en su contenido, que no en su forma. En definitiva, Scott dota de vida un guión con muchas lagunas.

Nota: 5,5/10

El ‘Exodus’ de R. Scott Vs. la ‘Magia a la luz de la Luna’ de W. Allen


Estrenos 5diciembre2014Tradicionalmente el mes de diciembre ha sido época de estrenos enfocados a los más pequeños y joyas del séptimo arte que buscan tener presencia en los principales festivales y galas de premios. Pero de un tiempo a esta parte es también época de grandes superproducciones con una vocación algo diferente a la del mero blockbuster. Este 2014 no va a ser menos, y hoy, 5 de diciembre, llega a las pantallas españolas el primero de esos films. Una historia ya conocida con nuevos protagonistas que está llamada a ser un taquillazo casi asegurado. Aunque la mejor noticia se encuentra en los títulos que la acompañan, muchos de ellos con nombres propios de peso dentro del celuloide.

Pero antes de centrarnos en ellos hay que hablar de Exodus: Dioses y reyes, nuevo film de Ridley Scott (Alien, el octavo pasajero) que recupera para la gran pantalla la historia de Moisés. Siguiendo la estela de clásicos como Los 10 mandamientos (1956), la trama narra la relación entre el faraón Ramsés y Moisés, su hermano adoptado, desde que estos son pequeños hasta que sus destinos les convierten en enemigos. Misma historia, por tanto, aunque con la visión grandilocuente de Scott y un diseño de producción simplemente espectacular que puede apreciarse incluso desde sus primeros tráilers. Acción, drama y efectos al servicio de un argumento que puede verse en 3D y que está protagonizado por un plantel de actores deslumbrante en el que destacan Christian Bale (La gran estafa americana), Joel Edgerton (El gran Gatsby), John Turturro (Aprendiz de gigoló), Aaron Paul (serie Breaking Bad), Ben Mendelssohn (Cruce de caminos), Sigourney Weaver (Luces rojas), Ben Kingsley (El médico) y la española María Valverde (Tengo ganas de ti).

En el lado opuesto del espectro cinematográfico se encuentra Magia a la luz de la Luna, nueva comedia escrita y dirigida por Woody Allen (Blue Jasmine) cuya acción transcurre en la Costa Azul durante los años 20 del pasado siglo. Este idílico marco sirve al director para exponer el enredo en el que se ve envuelto un mago al tratar de desenmascarar a una joven médium. Colin Firth (Un plan perfecto), Emma Stone (The Amazing Spider-Man 2: El poder de Electro), Marcia Gay Harden (serie The Newsroom), Jacki Weaver (Stoker) y Eileen Atkins (Cold Mountain) son los principales protagonistas de esta trama.

La tercera de las películas que provienen de Estados Unidos es Ouija, título que deja poco a la imaginación. En efecto, esta cinta de terror gira en torno a un tablero de este conocido juego. Todo comienza cuando una pareja decide investigar la misteriosa muerte de una de sus amigas al encontrar en su habitación una Ouija. Las preguntas les llevarán a descubrir que el espíritu que está con ellos no tiene intención de terminar el juego. Ópera prima de Stiles White, la obra está protagonizada por Olivia Cooke (serie Bates Motel), Daren Kagasoff (serie Vida secreta de un adolescente), Douglas Smith (Percy Jackson y el mar de los monstruos), Ana Coto (DisCONNECTED) y Bianca Santos (serie Familia de acogida).

Y con algo de retraso llega La última aventura de Robin Hood, drama independiente del 2013 que se estrena en Video on Demand y cuyo argumento narra los últimos años de vida de Errol Flynn, protagonista de clásicos como Robin de los Bosques (1938), Murieron con las botas puestas (1941) o El capitán Blood (1935). Unos años en los que su alcoholismo y su decadencia le llevaron a iniciar un romance con una joven actriz cuya madre, ansiosa por conseguir fama, no dudó en aprovechar. Sin embargo, cuando los acontecimientos se precipitaron y la relación se hizo pública, la vida de los implicados dio un determinante vuelco. Richard Glatzer y Wash Westmoreland (Quinceañera) escriben y dirigen esta trama protagonizada por Kevin Kline (Sin compromiso), Dakota Fanning (Push), Susan Sarandon (Pacto de silencio), Sean Flynn (Alex in Wonder), Bryant Batt (12 años de esclavitud) y Patrick St. Esprit (Chain letter).

Más antigua todavía es Electrick children, cinta producida en 2012 cuyo argumento sigue a una joven que vive en una comunidad mormona fundamentalista de Utah. Su vida cambia cuando, durante su decimoquinto cumpleaños, descubre un cassette de rock prohibido por su comunidad. El sonido que descubre le abre la mente y los ojos a un mundo que desconocía. Tres meses después anuncia que está embarazada, aunque asegura que ha sido una inmaculada concepción. Escapando de sus padres y de un matrimonio concertado, viaja a Las Vegas para intentar encontrar al cantante de su cinta y averiguar el misterio. Este drama supone el debut en la dirección y escritura de largometrajes de Rebecca Thomas, y está protagonizado por Julia Garner (Martha Marcy May Marlene), Rory Culkin (Scream 4), Liam Aiken (El demonio bajo la piel), Bill Sage (Precious) y Billy Zane (Titanic).

Dejamos Estados Unidos, aunque no Norteamérica. Desde Canadá Xavier Dorval (Los amores imaginarios) escribe y dirige Mommy, drama que narra la difícil relación entre una joven viuda y su hijo de 18 años, que sufre déficit de atención e hiperactividad. Todo cambia cuando una joven se muda a la vivienda de al lado, marcando sus vidas y obligándoles a entender la vida de otra forma. Anne Dorval (Miraculum), Suzanne Clément (Yo maté a mi madre), Antoine-Olivier Pilon (Laurence anyways) y Patrick Huard (Starbuck) son los actores principales.

Si nos fijamos en los estrenos europeos, destaca la española Natasha, ópera prima de Sandeep Raisinghani que combina humor y drama familiar. La cinta sigue a una joven fotógrafa cuya vida una vez deja su cámara está marcada por la triste relación con su madre y el voraz apetito por los hombres de su jefa, lo que le llevará a enfrentarse a un dilema sobre las relaciones que definirá su vida personal y laboral. El reparto está encabezado por un reparto prácticamente desconocido en el que destacan Anna Piqué Busqué, Pasión Guerrero (El Proyecto Rothstein), Francesc Such Gomar, Ricard Balada Cuadrado y Konstantina Tikova.

Por su parte, Mil noches, una boda (Party girl) es un drama francés cuya trama gira en torno a una mujer de 60 años a la que le sigue gustando salir por las noches y conocer hombres. Para ganarse la vida les invita a un cabaret próximo a la frontera entre Francia y Alemania. Sus sueños se verán realizados cuando un antiguo cliente le pide en matrimonio, presentándose así su oportunidad de cambiar de vida. La cinta está escrita y dirigida a tres bandas por Maria Amachoukeli-Barsacq, Claire Burger y Samuel Theis (La princesa de Montpensier), siendo la ópera prima de todos ellos. En el reparto destacan Angélique Litzenburger, Joseph Bour, Mario Theis y el propio Samuel Theis.

Finalmente, aunque no por eso menos importante, se estrena La isla de Giovanni, cinta de animación japonesa dirigida por Mizuho Nishikubo (Atagooru wa neko no mori) basada en hechos reales que narra la relación de dos niños de países e idiomas diferentes que tratan de superar tanto las barreras del lenguaje como las de la propia Historia. Todo ello porque las islas en las que viven se adjuntaron tras una serie de terribles conflictos. En su versión original cuenta con las voces de Natalie Hoover, Masachika Ichimura (Terumae romae), Polina Ilyushenko e Hiroshi Inuzuka (Chameleon).

Tráiler de ‘Exodus: Dioses y reyes’, épica bíblica a cargo de R. Scott


Fotograma del tráiler de 'Exodus', dirigida por Ridley Scott.Tras hacerse públicas varias fotografías del film, ayer pudimos finalmente descubrir el tráiler de lo nuevo de Rdiley Scott después de El consejero. Bajo el título de Exodus: Dioses y reyes, la trama escrita por Steven Zaillian, guionista de, entre otras, La lista de Schindler (1993), aborda diversas historias del libro del Éxodo, centrándose principalmente en la relación entre Moisés y Ramsés en Egipto. Supone, por tanto, una actualización de Los 10 mandamientos (1956), aunque es de esperar que aporte al menos algo distinto a la trama, más fresco y dinámico. Y a tenor de lo visto en estos primeros minutos, que como siempre encontraréis al final del texto, cumple con esa idea de dotar de mayor dinamismo a la historia, así como un tono más sombrío y más épico, si es que esto último es posible.

Lo que no se le puede negar a este avance es su capacidad para mostrar el diseño de producción, todo un despliegue de grandiosidad que refleja con bastante coherencia el estilo egipcio en todos los detalles, desde los majestuosos edificios de piedra (el colorido de estatuas, muros y figuras es notable) hasta la indumentaria o las herramientas, como se desprende de esas secuencias bélicas en las que los carros son tirados por dos caballos (es esta una de las imágenes más conocidas de Ramsés II) o los soldados y reyes visten los tocados que pueden encontrarse representados en los muros de los templos. Del mismo modo, el tráiler hace hincapié en la relación fraternal entre Moisés y el futuro faraón, llevándolas hasta límites nunca antes presentados, es decir, una lucha entre ambos.

Una grandiosidad, por cierto, que impregna todos los detalles del film, desde sus planos, con un uso interesante de los planos generales para mostrar la grandeza de Egipto, hasta sus efectos visuales, como ese plano del caballo ante el muro de agua. Por otro lado, Scott sigue fiel a su estilo personal a tenor de la apuesta por una fotografía sombría, que huye de brillanteces cromáticas y se acerca más a ese tono sombrío al que antes hacía referencia, en la línea de lo que ya hizo en Gladiator (2000) o en El reino de los cielos (2005). Por supuesto, todavía falta mucho para valorar positiva o negativamente el film, pero a priori se antoja una propuesta cuanto menos interesante que, independientemente de su influencia bíblica, parece querer contar una historia más terrenal, próxima a las relaciones entre hermanos y al debate de la esclavitud en Egipto, algo que por cierto ya se ha demostrado no ser cierto, al menos en la forma en que esta historia pretende mostrarlo.

La película, que llegará a los cines en diciembre de este 2014, cuenta con un reparto espectacular en el que destacan Christian Bale (La gran estafa americana) como Moisés; Joel Edgerton (El gran Gatsby) como Ramsés; John Turturro (Aprendiz de gigoló) como Seti; Sigourney Weaver (serie Political animals) como Tuya, la madre de Ramsés; Aaron Paul (serie Breaking Bad) como Josué; Ben Kingsley (El médico) como Nun; la española María Valverde (Tengo ganas de ti) como Séfora; e Indira Varma (Mindscape) como Miriam. A continuación el tráiler.

‘El consejero’ de Scott, ante un reino de hielo y el fin del mundo


POSTER_fin_B1_hun.aiHay que reconocer que, en mayor o menor medida, el otoño cinematográfico de 2013 está deparando numerosas propuestas interesantes para todos los gustos. Más allá del entretenimiento o de los nombres que avalen las producciones, estas cuentan con los suficientes argumentos por sí solas como para ser atractivas. Este último viernes de noviembre, día 29, no difiere en este sentido, y títulos para todos los gustos llegan precedidos por una cierta expectación. Pero con una diferencia. Algunos de ellos tienen la clara intención de convertirse en los éxitos de estas Navidades.

Posiblemente el estreno más importante sea El consejero, la nueva película de Ridley Scott (Alien, el octavo pasajero) y el primer guión para cine escrito por Cormac McCarthy, autor de novelas ya llevadas a la gran pantalla como No es país para viejos (2007) o La carretera (2009). La historia, a grandes rasgos, narra el peligroso camino que inicia un respetado abogado cuando decide cambiar los juzgados y las leyes por el mundo de los narcotraficantes. Y si los nombres tras la cámara son interesantes, los actores que integran el reparto de este thriller dramático no lo son menos: Michael Fassbender (Prometheus), Brad Pitt (Guerra Mundial Z), Javier Bardem (Skyfall), Penélope Cruz (A Roma con amor) y Cameron Díaz (Un plan perfecto) son los principales, a los que acompañan Bruno Ganz (El hundimiento) y Rosie Perez (Los blancos no la saben meter).

Aunque sin duda la que tiene todas las papeletas para convertirse en la película del invierno es Frozen, el reino de hielo, nuevo clásico de Disney en animación por ordenador y presentada en 3D. Basada en un relato de Hans Christian Andersen, la historia narra cómo una profecía condena a un idílico reino a vivir en un invierno sin fin. Para romper el maleficio, una joven princesa deberá unirse a un rudo hombre de las montañas, superar las bajas temperaturas y las criaturas místicas y enfrentarse a la Reina del Hielo para que rompa el hechizo. Humor y acción en una película para todas las edades que, según las primeras impresiones, es lo mejor que ha hecho la compañía desde hace bastante tiempo. Dirigida por Chris Buck (Tarzán) y Jennifer Lee (guionista de ¡Rompe Ralph!), la cinta cuenta con las voces en su versión original de Kristen Bell (Un invierno en la playa), Idina Menzel (serie Glee), Jonathan Grouff (serie Boss), Ciarán Hinds (Pozos de ambición), Josh Gad (Jobs) y Alan Tudyk (Lío embarazoso).

El género cómico está representado por partida doble este fin de semana. Por un lado tenemos ¡Menudo fenómeno!, la adaptación norteamericana del éxito canadiense Starbuck (2011), en la que un hombre que en su juventud se dedicó a donar esperma descubre que, tras varios años, tiene 533 hijos, muchos de los cuales le están buscando y desean conocerle. Con Vince Vaughn (Los becarios) como protagonista en solitario, y con Ken Scott como director (fue el encargado de poner en imágenes el original), la película cuenta además con Cobie Smulder (Los Vengadores), Chris Pratt (La noche más oscura), Simon Delaney (Un lugar donde quedarse), Bobby Moynihan (En la boda de mi hermana), Dave Patten (Acceptance) y Britt Robertson (serie La Cúpula).

Por otro, y proveniente de Inglaterra, llega Bienvenidos al fin del mundo, película que cierra la trilogía, o mejor dicho el tríptico, iniciado con Zombies Party (2004) y continuado con Arma fatal (2007). En esta ocasión la trama objeto de parodia es apocalíptica, y se centra en un grupo de amigos que, tras décadas sin verse, se reúnen para realizar por última vez el maratón alcohólico, un recorrido por los pubs de su ciudad natal que termina en The World’s End (literalmente, el fin del mundo). Durante su recorrido, sin embargo, una serie de extraños acontecimientos desembocarán en el auténtico fin del mundo, convirtiendo su viaje en una lucha por sobrevivir. Al igual que en las anteriores, el trío protagonista del proyecto es Edgar Wright (Scott Pilgrim contra el mundo) como director y Simon Pegg (Star Trek: En la oscuridad) y Nick Frost (Paul) como guionistas y protagonistas. Junto a ellos, frente a las cámaras encontramos a Martin Freeman (El Hobbit: Un viaje inesperado), Rosamund Pike (Jack Reacher), Eddie Marsan (Jack el caza gigantes), Paddy Considine (Blitz) y Pierce Brosnan (Goldeneye).

Centrándonos en los estrenos españoles, toca hablar de dos propuestas muy distintas. Una de ellas, Viral, es un thriller psicológico que tiene como protagonista a un joven que resulta elegido para participar en un concurso tan extraño como único: pasar una semana encerrado en el edificio FNAC de Madrid, en Callao. Claro que el reto no es solo eso. Deberá conseguir 100.000 fans para la nueva red de la tienda. Motivado por la posibilidad de conquistar a la chica de la que está enamorado, cajera de la tienda, acepta el reto a pesar de tener miedo a los espacios cerrados. Sin embargo, a medida que el tiempo pasa irá notando cada vez más que no está solo, que algo, o alguien, está encerrado allí con él. Las dudas sobre su propia cordura se irán adueñando de él. Ópera prima de Lucas Figueroa, la película cuenta con una serie de actores conocidos como Juan Blanco (serie Amar es para siempre), Aura Garrido (El cuerpo), Miguel Ángel Muñoz (No controles), Pablo Rivero (serie Cuéntame cómo pasó), Pedro Casablanc (Siete minutos) y Dafne Fernández (La caja 507).

Diamantes negros es el título de la otra producción española, aunque en esta ocasión compartiendo gastos con Portugal. La historia, dirigida por Miguel Alcantud (Impulsos), narra el periplo de dos jóvenes africanos que son separados de sus familias cuando son pequeños para llegar a Europa como las próximas promesas del fútbol. Sin embargo, a medida que crecen, y las expectativas con ellos, dejan de ser considerados niños para tratarles como lo que realmente quieren que sean: una mina de dinero rápido y fácil. Los debutantes Setigui Diallo y Hamidou Samaké son los protagonistas de este drama ambientado en el mundo del deporte rey, que cuenta también con Carlo D’Ursi (El último vuelo del flamenco), Carlos Bardem (Alacrán enamorado), Guillermo Toledo (El otro lado de la cama), Ana Risueño (La herencia Valdemar), Antonio Barroso ([REC]3: Génesis) y Santiago Molero (serie Águila Roja).

Christian Duguay (El arte de la guerra) presenta hoy su nueva película, Jappeloup, de padre a hijo, un biopic que recrea la vida de Pierre Durand desde que en los años 80 dejó su carrera como abogado para dedicarse a su verdadera pasión: el salto de obstáculos. Apoyado por su padre, su apuesta por un caballo que a priori no posee ninguna cualidad para ganar y la forma de crecer y superar sus propias adversidades le convertirán en una leyenda olímpica de dicho deporte. El reparto principal está integrado por Guillaume Canet (La guerra de los botones), Marina Hands (La escafandra y la mariposa), Daniel Auteuil (Caché), Lou de Laâge (J’aime regarder les filles) y Tchéky Karyo (Fuerzas especiales).

Y seguimos en Francia. Mis días felices es el título del drama romántico dirigido por Marion Vernoux (À boire) que gira en torno a una mujer de 60 años que, con la jubilación, descubre que su vida se ha instalado en la monotonía. Asfixiada por un matrimonio aburrido, un día conoce a un instructor de un centro ocupacional que devuelve la pasión a su vida, ofreciéndole la posibilidad de una nueva juventud y planteándole el dilema de destruir y abandonar todo lo que ha construido durante su vida anterior. Protagonizada por Fanny Ardant (Un regalo para ella), la película cuenta también con Laurent Lafitte (Pequeñas mentiras sin importancia), Patrick Chesnais (600 kilos de oro puro), Jean-François Stévenin (El pacto de los lobos) y Fanny Cottençon (Conversaciones con mi jardinero).

Daniel Young debutó en la dirección de largometrajes en 2009 con Pinprick, thriller con tintes dramáticos producido por Suiza y Hungría cuyo punto de partida es, cuanto menos, curioso. Una joven adolescente esconde a un criminal en su armario. Su madre, divorciada recientemente, no lo sabe. A pesar de que la relación entre el hombre y la joven comienza con conversaciones amables, él pronto se aburre, por lo que empieza a espiar los movimientos de las dos mujeres de la casa. Tras un incidente, el hombre revela su presencia a la madre, pero lejos de sentirse amenazada, ella le invita a quedarse. Se iniciará entonces un nuevo estatus que permitirá al criminal prepararse para su movimiento definitivo. Rachel Blake (Lantana), Laura Greenwood (V de Vendetta), Ervin Nagy (Camaleón), Zoltán Rátóti (Sólo sexo y nada más) y Debbie Javor (Legado de sangre) conforman el reparto principal.

Y finalizamos con esta nuevas películas en cartelera. De tal padre, tal hijo es un film japonés dirigido por Hirokazu Koreeda (Air doll) que, en clave dramática, narra cómo el mundo perfecto de un hombre que toda su vida ha trabajado duro para conseguir la estabilidad se desmorona al saber que su hijo de seis años no es en realidad su hijo, sino el de otra familia. Todo se debe a un error del hospital, que los cambió al nacer. Al conocer a su verdadero hijo y a la familia que le ha cuidado todos estos años, las dudas sobre su papel como progenitor aflorarán. Entre los actores destacan Masaharu Fukuyama (Atolanta bugi), Machiko Ono (Nobô no shiro), Yôko Maki (Moteki), Keita Ninomiya (Ôsama to boku), Shôgen Hwang y Jun Fubuki (Pulse).

‘Los mercenarios 2’ salvan la taquilla con ayuda de los veteranos


Aunque sigue sin presentar cifras muy abultadas, la taquilla española del pasado fin de semana ha arrojado unos datos bastante optimistas en diferentes ámbitos. Por un lado, el total recaudado, 6,7 millones de euros, es un 8% más que hace una semana. Por otro, tanto los principales estrenos como los títulos más veteranos han obtenido recaudaciones relativamente positivas si se compara con el comportamiento en semanas anteriores. Dentro de todo esto, claro está, destaca Los mercenarios 2, que se queda cerca de los 2 millones de euros.

En efecto, la película que vuelve a recuperar a las grandes estrellas del cine de acción de los 80 y 90 del siglo XX logra en concreto 1,95 millones de euros repartidos en 325 cines, lo que arroja una media muy alta (unos 6.000 euros por sala) y supera los datos iniciales de su predecesora. Dado que no hay estrenos a corto plazo de características similares es más que probable que aguante bien el tirón, aunque en su contra jugará el rápido desgaste que suelen tener este tipo de films más allá del público objetivo al que van dirigido.

Por su parte, Brave mantiene su segunda posición logrando cerca de 1,2 millones de euros, lo que sumado a las cifras de las semanas anteriores hace un total de 9,76 millones de euros aproximadamente. Dado que esta semana desciende un 19% es más que probable que su cantidad final alcance los 15 millones de euros, sobre todo si aprovecha los días de vacaciones infantiles que quedan en España. Del mismo modo, la comedia Ted repite en la tercera posición gracias al millón de euros que logra entre el 24 y el 26 de agosto.

Uno de los descensos más acusados lo presenta la que fuera líder de la taquilla la semana pasada. El legado de Bourne cae hasta un 42% para recaudar 684.000 euros (3,55 millones de euros en total), sin duda afectada por el estreno de Sylvester Stallone (Get Carter) y compañía. En cualquier caso, y a menos que la situación cambie, su recorrido en la pantalla grande no será demasiado longevo. En quinta posición, y con 411.000 euros, se encuentra Prometheus, que ve reducida su recaudación un 34% respecto al fin de semana anterior. En el caso de la película de Ridley Scott (Blade Runner), el total está cerca de los 10 millones de euros.

El resto del top 10, salvo el estreno de Headhunters, está compuesto por viejos conocidos como Madagascar 3: De marcha por Europa, que ocupa la sexta posición con 327.000 euros recaudados, un 17% menos que mantiene la línea de otras semanas y confirma al film infantil como uno de los éxitos del verano. Su total llega ya a los 9,23 millones de euros, y es más que probable que supere los 10 millones. Por su parte, ¡Piratas! no termina de convencer, tal vez por el estilo de animación, tal vez por la historia contada. El caso es que desciende un 27% y logra un total de 1,21 millones de euros que bien podrían convertirse en 2 millones si logra mantenerse a flote unas semanas más.

Los últimos tres puestos son para El caballero oscuro: La leyenda renace, que se mantiene en octavo lugar; Headhunters, que estrenada en 95 cines logra 196.600 euros. Aunque la cifra no es demasiado positiva, el tipo de historia, el estilo visual y el boca oreja pueden hacer que se mantenga algunas semanas más; y Ice Age 4: La formación de los continentes, que cierra la lista de los 10 films más taquilleros en España.

‘Imparable’, la última aportación de Tony Scott al cine de acción


El mundo del séptimo arte ha perdido a uno de los directores más influyentes del moderno cine de acción. Tony Scott, hermano pequeño de Ridley Scott, falleció en la mañana de ayer a los 68 años tras lanzarse al vacío desde el puente Vincent Thomas, en el puerto de Los Ángeles. Según diversas fuentes, todo apunta a un suicidio motivado, tal vez, por el diagnóstico de un tumor cerebral inoperable que el director recibió hacía poco. Sea como fuere, termina la carrera de un realizador que supo combinar como nadie la acción y la comedia en sus primeros años para luego evolucionar hacia una estética que combina los movimientos de cámara rápidos y caóticos con una fotografía fría y de tonos pálidos. Uno de los ejemplos más claros es su última película, Imparable, realizada en 2010.

El film, protagonizado por el que fue su actor fetiche durante los últimos años, Denzel Washington (realizaron juntos Asalto al tren Pelham 1 2 3 El fuego de la venganza), y por Chris Pine (Star Trek) aborda una trama inspirada en un suceso real sobre un tren fuera de control que va directo a una ciudad y está cargado con material tóxico, y como dos hombres se enfrentan a la tarea de intentar detenerlo antes de que se produzca la catástrofe. A priori, la historia puede resultar un tanto sencilla, y en cierto modo el guión así lo atestigua. Los dramas personales que se suceden a lo largo de su ajustada hora y media no generan excesiva empatía, más por ser tópicos que por carecer de los componentes necesarios.

De hecho, puede que sin la mano de Scott la película no hubiera sido la distracción veraniega en la que se convirtió. La fuerza visual de las secuencias, tanto aquellas protagonizadas por los actores, como las que incluyen otros trenes o el propio diseño de la vía, unido a su corta duración, convierten a Imparable en un disfrute adrenalítico que provoca alguna que otra inquietud en el espectador, a pesar de conocer de antemano el final.

Si algo define al cine del menor de los hermanos Scott es su fuerza gracias a unos movimientos de cámara muchas veces imperceptibles debido a su rapidez. Eso, y la facilidad para hacer grandilocuente lo más sencillo. A diferencia de Ridley, cuyo estilo se podría definir como más tradicional (incluso en cintas como Gladiator), Tony siempre ha tratado de innovar, de evolucionar en un estilo que ha marcado una época y a directores como Quentin Tarantino (Pulp Fiction). En el caso de Imparable, el director maneja con eficacia la calma que precede a la tormenta, componiendo una tensión entre los personajes que estallará al mismo tiempo que la velocidad llega a su máximo.

La historia es, por tanto, un aumento progresivo de la tensión dramática generada por el contraste de los elementos más grandes (trenes, vías, ciudades) con los detalles más insignificantes, y que tienen su máxima expresión en los fallos que llevan al tren a estar sin control y en las decisiones de los dos hombres, quienes buscan más salvar sus vidas que impedir una catástrofe (aunque, en realidad, ambas decisiones se convierten en una sola).

A la sombra de un hermano

Guste o no, la carrera de Tony Scott siempre estuvo algo eclipsada por la de su hermano, autor de auténticas obras maestras del cine como Alien, el octavo pasajero (1979) o Blade Runner (1982). Sin embargo, sería injusto calificar las películas del director de El último Boy Scout (1991) como inferiores a las de Ridley. Puede que no lleguen a ser revolucionarias, pero sin duda más de una pueden ser consideradas auténticos clásicos de sus respectivos géneros. Cintas como Top Gun (1986), El ansia (1983), Revenge (1990) o Marea roja (1995) son buena muestra de ello.

En el caso de Imparable, la labor de Scott con un guión irregular que deja caer la acción en muchos momentos en favor de un desarrollo dramático algo tópico es inmejorable. Su continua búsqueda de la velocidad, del ritmo frenético tanto en el tren como en las oficinas desde las que se intenta controlar todo, convierten al film en una cinta de acción mejor de lo que a priori podría suponerse. En la memoria quedan algunos momentos álgidos como los protagonizados por Washington y Pine para intentar frenar el tren, o uno de los momentos finales en los que el vehículo casi descarrila en medio de una ciudad.

La historia suele poner en su sitio a todo el mundo. Tal vez Tony Scott no será recordado como un revolucionario, pero desde luego sí será considerado como un maestro. Su cine, en mayor o menor medida, ha influenciado los estilos narrativos de muchos autores posteriores y coetáneos del cine de acción y la intriga, y ha mantenido siempre un nivel de entretenimiento superior al de muchos directores actuales cuyo lenguaje audiovisual viene determinado más por el productor que por sus propias inquietudes.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: