‘Puñales por la espalda’: el agujero del donut


Las novelas de Agatha Christie han dado numerosas y magníficas películas de intriga y cierto toque de humor. Superarlas suele ser un ejercicio banal que no lleva a ningún sitio. Por eso muchos directores tratan de refrescar el género utilizando los mismos parámetros pero introduciendo ciertos componentes que acentúen el humor, la intriga o ciertos conflictos. Lo que no es tan habitual es conocer la identidad del asesino al comienzo de la historia y conocer, sobre todo, cómo se perpetró el crimen.

Eso es lo que propone Rian Johnson (Looper), y lo hace con una agilidad narrativa y una eficacia poco habituales en el cine. Porque a partir de ese momento, Puñales por la espalda cambia ligeramente su sentido para dejar de ser una producción al uso sobre un asesinato y descubrir la identidad del criminal, y pasar a convertirse en un juego del ratón y el gato entre un investigador, el culpable de la muerte, y un caso mucho más complejo de lo que cabría esperar inicialmente. Bajo esta premisa, la trama sabe crecer y ofrecer al espectador un espectáculo fascinante e interesante, con unos personajes complejos en su definición y magníficamente interpretados por un reparto de lujo. Y lo hace sobre una narrativa que se construye en base a flashbacks que, como piezas de un puzzle, ofrecen una fotografía de lo que ocurrió… o mejor dicho, de lo que ocurrió pero no se vio. Y este es uno de los grandes aciertos del film.

La película, como todas las historias de este tipo, se construye sobre los recuerdos de cada personaje sobre los momentos previos a la muerte. Pero son recuerdos distorsionados, manipulados por los auténticos acontecimientos. Y una vez conocidos, el resto de la historia se centra en aquello que no aparece inicialmente en la trama, y que se revela como una línea argumental alternativa que, si el espectador está atento, puede desvelarse, o al menos intuirse, por una única frase. Lo cierto es que la resolución final, cargada de giros dramáticos, explica gráficamente las motivaciones, acontecimientos y decisiones que llevaron al crimen que se investiga, pero es el camino lo verdaderamente gratificante. A todo ello habría que sumar, en menor medida, la crítica social que contiene la historia, con una familia rica y clasista, una enfermera inmigrante y un servicio invisible a los ojos de la clase alta. En este sentido, la imagen final de la película es totalmente gráfica.

De este modo, Puñales por la espalda se revela como un thriller con tintes de comedia fresco y original, con un mensaje que va más allá de la mera intriga criminal y que, sobre todo, transgrede lo suficiente las normas del género para distanciarse de otras producciones y tener un alma propia. Tiene algunos problemas, como el hecho de que algunos secundarios no están lo suficientemente desarrollados, pero son problemas menores que quedan reducidos ante la magnitud que adquiere la trama, cuya resolución, por cierto, es la guinda a todo un proceso de investigación digno de la reina del misterio.

Nota: 8/10

Estas ‘Last Christmas’ habrá ‘Puñales por la espalda’


Último viernes de noviembre, y como la calma que precede antes de la tormenta, este fin de semana llegan un puñado de estrenos como preludio a los grandes blockbusters que vendrán. Ninguno de ellos está destinado, a priori, a atraer a grandes masas de público a las salas, pero sin duda sí ofrecen una amplia variedad a los espectadores. Comedia, romance, intriga, drama y algo de terror son los ingredientes para este viernes 29.

Comenzamos el repaso con Puñales por la espalda, comedia dramática con un crimen como telón de fondo que escribe y dirige Rian Johnson (Looper) cuya trama arranca con el asesinato de un renombrado novelista de misterio en su mansión tras su 85 cumpleaños. Un inquisitivo detective es contratado para investigar a todos los familiares reunidos en la vivienda, pero la tarea no será fácil, teniendo que desentrañar una maraña de pistas falsas y mentiras interesadas. Esta producción hollywoodiense cuenta con un impresionante reparto integrado por Daniel Craig (Spectre), Chris Evans (Vengadores: Endgame), Ana de Armas (Blade Runner 2049), Jamie Lee Curtis (La noche de Halloween), Toni Collette (Ritmos del corazón), Don Johnson (Book club), Michael Shannon (Fahrenheit 451), LaKeith Stanfield (serie Atlanta), Katherine Langford (serie Por trece razones), Christopher Plummer (Todo el dinero del mundo) y Jaeden Martell (It).

Muy diferente es Last Christmas, comedia romántica navideña producida entre Estados Unidos y Reino Unido con música de George Michael. El argumento tiene como protagonista a una joven amargada por varias malas decisiones que trabaja como elfo en una tienda navideña que abre todo el año. Cuando conoce a un joven capaz de ver en su interior comienza una vida idílica que, sin embargo, deberá afrontar todos los retos que se le presentan a medida que llegue la Navidad. Dirigida por Paul Feig (Un pequeño favor), la cinta está protagonizada por Emilia Clarke (serie Juego de tronos), Emma Thompson (Johnny English: De nuevo en acción), quien participa también en el guión, Henry Golding (Crazy rich asians), Michelle Yeoh (Guardianes de la galaxia vol. 2), Lydia Leonard (Born of war) y Patti LuPone (The comedian).

Entre los estrenos puramente europeos encontramos Gloria Mundi, producción con capital franco italiano que, en clave dramática, arranca cuando una familia se reúne para celebrar el nacimiento de una niña. Es un momento de alegría, pero los tiempos que viven son difíciles. El tío de la pequeña ideará un negocio que podría sacarles de la mala situación que atraviesan. Robert Guédiguian (La casa junto al mar) dirige esta historia en cuyo guión también participa, y que está protagonizada por Ariane Ascaride (Les chatouilles), Jean-Pierre Darroussin (serie Oficina de infiltrados), Gérard Meylan (Cézanne y yo), Anaïs Demoustier (Deux fils), Robinson Stévenin (Fui banquero) y Lola Naymark (Una historia de locos), entre otros.

La principal representante española es La hija de un ladrón, drama que gira en torno a una joven madre de un bebé cuyo mayor deseo es formar una familia normal junto a su hermano pequeño y el padre de su hijo. Pero sus planes se verán amenazados cuando su padre, tras años de ausencia y haber salido de la cárcel, reaparece en sus vidas. Ella deberá tomar la difícil decisión de alejarlo. Dirigida por Belén Funes, que de este modo debuta en el largometraje, la película cuenta en su reparto con Greta Fernández (Elisa y Marcela), Eduard Fernández (Mientras dure la guerra), Àlex Monner (Como la vida misma), Frank Feys (Como reinas) y Borja Espinosa (Vulcania).

También española, aunque de 2018, es el drama Letters to Paul Morrissey, debut en el largometraje de los directores Armand Rovira y Saida Benzal, ambos autores del guión de este drama estructurado en varios segmentos, cada uno protagonizado por un personaje en una parte del mundo. Todos ellos tienen en común que escriben cartas para enviárselas al director de Trash (1970), Flesh (1968) o Heat (1972), colaborador de Warhol y uno de los representantes de la ‘Velvet Underground’. Entre los principales actores encontramos a Xavi Sáez (No sé decir adiós), Almar G. Sato (Maniac tales. Relatos inquietantes), María Fajula, Joe Dallesandro (Pacino is missing) y la propia Saida Benzal (Orson West).

De 2018 es igualmente la cinta Perros de presa, producción con capital polaco, alemán y neerlandés que escribe y dirige Adrian Panek (Daas). La película, a medio camino entre el drama y el terror, está ambientada en la II Guerra Mundial y tiene como protagonistas a un grupo de niños liberados de un campo de concentración nazi que tienen que afrontar el hambre y la sed. Aunque el mayor peligro al que deberán enfrentarse son unos agresivos perros en una mansión abandonada en el bosque. Kamil Polnisiak, Nicolas Przygoda (Playground), Sonia Mietielica (Handlarz cudów), Danuta Stenka (Planeta solteros) y Werner Daehn (Tom of Finland) encabezan el reparto.

Argentina, en colaboración con España, produce La odisea de los giles, comedia de aventuras que tiene como protagonistas a un grupo de vecinos de un pueblo de Buenos Aires. Todos ellos son giles, término argentino que se refiere a una persona buena, ingenua y un poco incauta. Esto provoca que cuando deciden depositar todos sus ahorros en un banco para crear una cooperativa agrícola sean víctimas de la estafa de un abogado y un banquero corruptos, perdiendo todo su dinero. Será entonces cuando, liderados por una leyenda del fútbol local, decidan tomarse la justicia por su mano. Basada en la novela de Eduardo Sacheri ‘La noche de Usina’, la película está dirigida por Sebastián Borensztein (Capitán Kóblic) y protagonizada por Ricardo Darín (Todos lo saben), Luis Brandoni (Mi obra maestra), Chino Darín (Las leyes de la termodinámica), Verónica Llinás (Adiós entusiasmo), Daniel Aráoz (Una especie de familia) y Carlos Belloso (Unidad XV).

Tres son las propuestas de animación de esta semana. Jacob, Mimi y los perros del barrio es el título de una aventura familiar con toques de comedia cuya trama arranca cuando un joven que sueña con convertirse en arquitecto como su padre. Cuando este se ausenta durante una semana por trabajo, el chico se queda con su prima Mimi y su tío Águila en un barrio antiguo de Riga. Allí un rico hombre de negocios quiere destruir el parque central para construir un rascacielos, algo que los jóvenes intentarán detener. Para ello contarán con la ayuda de una jauría de perros que, para su sorpresa, pueden hablar. Esta coproducción entre Letonia y Polonia está dirigida por Edmunds Jansons, quien debuta de este modo en el largometraje.

Desde Japón llega El tiempo contigo, drama con tintes de fantasía escrito y dirigido por Makoto Shinkai (Your name) que se centra en un joven que huye de su casa en una isla para asentarse en Tokio en el verano de su primer año de instituto. Las cosas no salen como esperaba y rápidamente se ve sumido en la pobreza hasta que, finalmente, encuentra un trabajo como escritor freelance en una dudosa revista de ocultismo. Durante ese tiempo, al lluvia no cesa en la ciudad. Un día conoce a una joven alegre y de carácter fuerte que vive sola con su hermano, y que tiene un extraño poder: simplemente rezando puede despejar el cielo. La película cuenta con las voces originales de Kotaro Daigo, Nana Mori (Tôkyô gûru ‘S’), Kentaro Araki, Chieko Baishô (Hâmerun) y Kana Hanazawa (Godzilla: The planet eater).

Finalmente, con mucho retraso llega Bobby, el Erizo, film de 2016 con capital estadounidense y chino cuyo protagonista, el erizo que da nombre a la película, pierde la memoria debido a un accidente, por lo que iniciará un viaje para recuperarla. En su aventura descubre un plan diabólico que puede acabar con todos los animales del planeta, por lo que tendrá que lograr que todos ellos se unan a la lucha. Esta ópera prima de Jianming Huang cuenta con las voces de Anthony Padilla (Smosh: The movie), Chevy Chase (Vacaciones), Jon Heder (Christmas Eve), Kari Wahlgren (Aviones: Equipo de rescate), Todd Haberkorn (Last month’s rent) y Patrick Seitz (Harmony), entre otros.

‘Star Wars: Los últimos Jedi’: una nueva generación


Habrá quien acuse a la saga de Star Wars de repetir esquemas, de que no ha habido un giro narrativo importante desde El imperio contraataca, allá por 1980. Y es cierto, todo en estas películas huele y sabe conocido. Pocas sorpresas en lo que a guión se refiere, por tanto. Ahora bien, eso no impide que no se puedan disfrutar, sobre todo si la fórmula se sigue paso a paso y se añaden las dosis necesarias de espectáculo, humor y drama.

Y eso es lo que hace Ryan Johnson (Los hermanos Bloom) en esta octava entrega de la saga, segunda de la tercera trilogía. Visualmente poderosa (el combate final es de lo más hermoso de la saga), esta nueva aventura galáctica es un deleite para los sentidos, con una notable y apasionante batalla inicial que sienta las bases de lo que va a ser todo el desarrollo posterior. Y si bien el arco argumental es bastante simple (los rebeldes huyendo de la Primera Orden), las diferentes tramas secundarias que se dan cita, así como la historia de Rey (de nuevo con los rasgos de Daisy Ridley –Scrawl-), nutren sobradamente la sencillez de su planteamiento.

Con todo, esta sencillez en el argumento permite ahondar en algunos aspectos ya planteados en la anterior parte. Para empezar, el viaje de la protagonista y el modo en que debe elegir entre luz y oscuridad, algo que recuerda mucho al viaje que ya hizo Luke Skywalker en la cinta de 1980. Pero posiblemente lo más interesante sea la personalidad de Kylo Ren y su entrega por completo al Lado Oscuro. Con Adam Driver (serie Girls) explotando los matices del personaje, el rol toma las riendas de los villanos de la saga al menos durante la próxima película, protagonizando algunos de los momentos más interesantes de esta entrega.

Pero si por algo destaca esta Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi es por mostrar el cambio de generación de la saga galáctica. Los nuevos y jóvenes personajes dan un paso al frente para cargar sobre sus hombros el peso narrativo y el futuro de la historia. Atrás quedan Luke Skywalker, Han Solo o Leia, cuya participación, si es que se produce, quedará reducida a algo meramente testimonial. El futuro parece asegurado ante el carisma que presentan muchos secundarios y el interés que despierta el pasado y el futuro de los protagonistas. Posiblemente la historia siga sin deparar grandes sorpresas, pero a estas alturas nadie debería de esperar más que espectáculo, un desarrollo correcto y mucha diversión. Y eso esta película lo cumple con creces.

Nota: 7,5/10

‘Looper’: conflicto entre los “yo” del presente y del futuro


Posiblemente las películas más complicadas dentro de la ciencia ficción sean aquellas que giran en torno a los viajes en el tiempo. Las consecuencias de los actos, los bucles temporales y la explicación de las motivaciones deben estar perfectamente hilados y trabajados al milímetro para que no exista alguna incongruencia que tire al traste una historia. Por fortuna, lo nuevo de Bruce Willis (Lágrimas del sol) aplica estas normas de forma seria y original, ofreciendo un producto interesante y, sobre todo, un soplo de aire fresco dentro del género.

Y eso que la película corre el riesgo en más de una ocasión de perderse entre explicaciones científicas y metafísicas, pues esta es una de sus características. Sí, hay acción y de la buena, pero la mayor parte del metraje es un juego del gato y el ratón entre la versión más juvenil y la más madura de un mismo personaje, todo con el trasfondo de una organización criminal que no va a permitir el error de que uno de sus asesinos de objetivos del futuro deje escapar a su “yo futuro”. Pero no, el relato se mantiene fiel a su máxima de contar todo con sencillez y sin demasiados rodeos (los justos para mantener algo de intriga), lo que es una baza a favor de un guión sólido, interesante y fascinante en su génesis del concepto temporal.

Aunque si algo destaca por encima de todo en este experimento audiovisual es la labor de Joseph Gordon-Levitt, joven que con (500) días juntos (2009) dio un golpe sobre la mesa para hacerse oír como uno de los mejores actores de su generación. A primera vista llama poderosamente la atención el maquillaje utilizado para modificar sus rasgos y hacer que se parezca a Willis, una combinación de técnicas tradicionales con los efectos digitales. Pero a medida que pasan los minutos lo que el espectador ve es una versión joven del protagonista de El protegido (2000), incluyendo la forma de sonreír, sus miradas e, incluso, el movimiento corporal. La labor de mimetismo de Gordon-Levitt es asombrosa, y se consolida con la no menos sorprendente secuencia sobre la vida del personaje.

Looper es uno de esos títulos de género que no hacen demasiado ruido pero que terminan por ser un importante referente en las reflexiones sobre los viajes en el tiempo y su influencia en el propio futuro que en principio está ya escrito. La labor de Rian Johnson (Brick) como guionista y director es el principal pilar de una notable historia a la que lo único que se le puede echar en cara es un poco más de ambición y una cierta falta de ritmo hacia el tramo final (sobre todo con una historia de amor demasiado forzada).

Nota: 7,5/10

Asesinos y fantasmas del pasado, protagonistas de los estrenos


Es difícil que ocurra, pero este fin de semana la película de Bayona sobre el tsunami de Tailandia del 2004 podría perder ese estatus de película más taquillera. No el récord histórico, claro está, sino el número uno que desde Toma Dos analizamos cada semana. Y es que varios estrenos muy atractivos para los espectadores que suelen llenar las salas llegan hoy viernes, 19 de octubre.

La primera de ellas es Looper, un título que durante varios meses ha pasado más o menos desapercibido, pero que en las últimas semanas ha adquirido casi la categoría de obligado visionado. Escrita y dirigida por Rian Johnson (Los hermanos Bloom), la historia es, cuanto menos, curiosa: en un futuro próximo los asesinatos están prohibidos, por lo que los objetivos son mandados al pasado donde un grupo de asesinos a sueldo llamados “loopers” se encargan de eliminarlos y deshacerse de los cuerpos. Uno de ellos, sin embargo, recibe un día el encargo de acabar con su yo del futuro. Junto a la trama, tal vez lo más curioso es la transformación física del protagonista, Joseph Gordon-Levitt (50/50), cuyos rasgos se han combinado digitalmente con los de Bruce Willis (Red), versión madura del personaje. Junto a ellos, Emily Blunt (Eternamente comprometidos), Paul Dano (Pozos de ambición), Piper Perabo (El bar Coyote) y Jeff Daniels (Dos tontos muy tontos) completan el reparto principal.

Otra de las películas atractivas, al menos para los seguidores del género, es Paranormal Activity 4, nueva entrega de la famosa saga de terror que, fiel a su tradición y su estilo, narra los sucesos que ocurren en un vecindario cuando llega una extraña mujer  y su hijo. Tras las cámaras repiten los responsables de la anterior parte, Henry Joost y Ariel Schulman, mientras que los elegidos para pasar miedo son la ya habitual Katie Featherston, Kathryn Newton (Bad teacher), Matt Shively (Barrio tales) y el jovencísimo Brady Allen, debutando en su primer largometraje.

Para aquellos que prefieren la comedia llega En campaña todo vale, una sátira sobre las elecciones en Norteamérica muy apropiada teniendo en cuenta lo que ocurrirá en unos meses, y que tiene un cierto aire con Caballero sin espada (1939). Y es que la cinta cuenta cómo un congresista debe hacer frente a un candidato propuesto y manipulado por unos ejecutivos que buscan tener más influencia en el distrito. Dirigida por Jay Roach (Los padres de él), los dos protagonistas son Will Ferrell (Elf) y Zack Galifianakis (Resacón en Las Vegas), lo cual permite hacerse una idea del tipo de comedia que es. Completan el reparto Dylan McDermott (Mercy), Jason Sudeikis (Carta blanca), John Lithgow (Tenías que ser tú), Dan Aykroyd (Los cazafantasmas) y Brian Cox (El caso Bourne).

Con bastante retraso, en concreto cuatro años, llega Adam resucitado, una coproducción entre Alemania, Estados Unidos e Israel que adapta la novela de Yoram Kaniuk en la que se sigue la vida de un artista de vodevil en Berlín durante los años 20 y cómo la II Guerra Mundial y su experiencia con los nazis le arrebatan su talento y, sobre todo, marcan para siempre su forma de entender el entretenimiento y acaba con sus ganas de vivir. Un drama dirigido por Paul Schrader (American Gigolo) y protagonizado por Jeff Goldblum (La mosca), Willem Dafoe (Anticristo), Derek Jacobi (Anonymous) y Ayelet Zurer (Munich).

Entrando ya en las producciones puramente europeas destaca una coproducción realizada en 2010 entre Noruega, Francia, Suecia y Polonia. Bajo el título de La isla de los olvidados, la película aborda la vida de un joven que llega a un correccional en un fiordo noruego para ser juzgado por un tribunal y, posiblemente, condenado a muerte. Su única salida es fugarse de dicho centro, regentado por un despótico superintendente que utiliza a los jóvenes allí encerrados como mano de obra barata. Stellan Skarsgård (Ángeles y demonios) es el principal protagonista de este drama dirigido por Marius Holst (Lukten av mann), y en el que también aparecen Benjamin Helstad (Engelen), Kristoffer Joner (Pax) y Trond Nilssen, que debutó en el largometraje con este film.

En lo que se refiere a España, dos son las películas que llegan este fin de semana, ambas coproducidas por países sudamericanos. La primera de ellas, ¡Atraco!, es una comedia que cuenta con la participación de Argentina y en la que un ayudante del general Perón decide empeñar las joyas de Evita para solucionar la precaria situación económica que vive el ex presidente de Argentina en 1955 tras haber sido derrocado. Aunque todo debe hacerse con la mayor de las discreciones, una serie de infortunios llevarán a los peronistas a organizar un atraco para recuperarlas. Dirige Eduard Cortés (The Pelayos) y protagonizan Guillermo Francella (El secreto de sus ojos), Óscar Jaenada (La fría luz del día), Amaia Salamanca (Fuga de cerebros), Nicolás Cabré (Papá por un día) y Daniel Fanego (Vaquero).

La segunda, esta vez en colaboración con Venezuela, es 9 meses, producida en 2010. Dirigida por Miguel Perelló (Lo que tiene el otro), esta comedia romántica sigue a un actor que recibe una extraña petición de una antigua novia: dejarla embarazada junto a dos amigas al mismo tiempo. Ellas ven en él al hombre perfecto, y él ve la oportunidad de tener una familia numerosa, aunque todo cambia cuando, en el momento de decidirse, entra en escena el verdadero amor de su vida. Enrique Arce (Manolete) y Jaime Linares (Fiesta) son, al mismo tiempo, guionistas y protagonistas de la cinta, en la que también aparecen Mónica Cruz (Astérix en los Juegos Olímpicos), Anabel Alonso (Atasco en la nacional) y Sergio Caballero (Donde el olor del mar no llega).

Bruce Willis y Joseph Gordon-Levitt combinan sus rasgos en ‘Looper’


Bruce Willis se ha ganado a pulso su lugar como estrella del cine de acción. Sin embargo, su participación en películas como El sexto sentidoDoce monos le ha colocado como uno de los nombres a tener en cuenta dentro del género fantástico. Precisamente con la cinta co-protagonizada por Brad Pitt está relacionado uno de sus próximos proyectos. Hablamos de Looper, del que apareció un primer e impactante trailer hace unos días (y que, como siempre, encontraréis al final del texto).

La premisa base ya es, cuanto menos, interesante. La Humanidad ha encontrado por fin la forma de realizar viajes en el tiempo y, como ocurre con casi todo lo que inventa, se crea un mercado negro que la mafia aprovecha para eliminar a sus enemigos. En este contexto, Joe (Joseph Gordon-Levitt) se dedica a asesinar por una buena suma de oro a la gente que dichos grupos envían desde el futuro. Pero todo cambia cuando una de sus víctimas sea él mismo, aunque con unos años de más, y que será interpretado por Willis.

Pero ese no es su único atractivo. La propuesta, dirigida por Rian Johnson (Brick) y con la participación de Emily Blunt (Destino oculto), Jeff Daniels (Buenas noches, y buena suerte), Piper Perabo (El bar Coyote) y Paul Dano (Pozos de ambición), supone todo un experimento en lo que a interpretaciones diferentes de un mismo personaje se refiere. Como es habitual, a la hora de tener que mostrar a un personaje en diferentes etapas de su vida se recurre a dos actores que, más o menos, tengan un parecido físico.

Los responsables de Looper, sin embargo, van más allá. Para los que estén familiarizados con el rostro de Gordon-Levitt la foto superior tal vez les haya parecido un poco extraña. No es para menos. Y es que, de cara a generar una mayor verosimilitud, tanto los rasgos del protagonista de (500) días juntos como los del famoso John McClaine se han modificado digitalmente, mezclándolos hasta encontrar un punto en común donde cada rostro presenta cualidades del otro.

Viajes en el tiempo

Como decimos, esta no es la primera vez que Bruce Willis viaja en el tiempo. Y tampoco es la primera vez que se encuentra con su yo más joven. Doce monos ya planteaba la posibilidad de que el personaje de Willis se encontrara con su versión más joven, infantil, al final del film, en un acto de auténtica paradoja, pues no solo salvaba el futuro del mundo, sino su propia vida.

Dirigida por el siempre interesante Terry Gilliam (El imaginario del Dr. Parnassus, la cinta abordaba el tema de los viajes en el tiempo de una forma mucho más apocalíptica y oscura de lo que lo hace Looper, que en ese sentido parece acercarse más a otras producciones como Time Cop.

En cualquier caso, la película de Johnson plantea algunas cuestiones que siempre han sido polémicas en las discusiones relacionadas con los viajes en el tiempo: cómo puede influir un cambio del pasado en el futuro, cuál es el efecto de conocer la situación del yo futuro y, sobre todo, qué ocurre si las dos versiones de uno mismo se encuentran en un mismo espacio de tiempo.

Todo esto y más a buen seguro se resolverá en Looper, cuyo estreno está previsto para el 28 de septiembre en Estados Unidos, y para octubre en España.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: