‘Thor: Ragnarok’: un señor del trueno psicodélico


Es curioso, pero en Marvel siempre hay algún personaje que, por el motivo que sea, se queda en un limbo incapaz de definirle en un marco concreto. El Dios del Trueno ha sido, desde el principio, uno de esos personajes. Tres son sus aventuras en solitario, y tres las diferentes visiones del personaje que se han dado. Que esta última vaya a ser la definitiva parece algo evidente a tenor del éxito que está teniendo, pero la pregunta es si realmente es la versión idónea de Thor.

Posiblemente no, pero a tenor del final de Thor: Ragnarok, eso no es algo demasiado importante. Y es que esta tercera entrega del personaje parece más un camino hacia la madurez que una mera representación algo cómica y autoparódica de este superhéroe de cómic. Con un estilo que recuerda poderosamente a la saga de Guardianes de la galaxia, el director Taika Waititi (Lo que hacemos en las sombras) imprime una fuerza visual algo psicodélica y deliberadamente colorida para este viaje del protagonista por medio universo. Un viaje que, como he dicho, le permite madurar al comprender tanto sus lazos familiares como el futuro que le espera como líder de su pueblo. En este sentido, la cinta ahonda notablemente en el héroe, pasando de un personaje arrogante y arquetípico a otro más dramático y poliédrico (tampoco mucho, que al fin y al cabo esto es una ‘peli’ de superhéroes de Marvel), utilizando para ello un diseño de producción espléndido como marco para el humor y ciertos chistes fáciles dirigidos al público adolescente.

El principal problema de esta tercera entrega es que ahonda en los problemas que siempre han tenido estas aventuras en solitario del personaje. Para empezar, Chris Hemsworth (Cazafantasmas), con toda su presencia en pantalla y su adecuado perfil divino, no termina de imprimir el carácter dramático al personaje, ni siquiera con el corte de pelo. Hay que reconocer, sin embargo, que sí es capaz de asumir la madurez de su rol, lo que abre las puertas a unas interesantes posibilidades dramáticas en un futuro no muy lejano. La cinta, además, adolece de una duración excesiva, algo que se aprecia en una serie de secuencias innecesarias destinadas a divertir a un público adolescente más interesando en la risa fácil y obscena que en la historia que le cuentan. Todo ello resta fuerza a una historia que, por lo demás, sabe apoyarse en unos notables secundarios para construir un relato que va más allá del Señor del Trueno, que tarda más de dos horas en ganarse el título de Dios.

Así las cosas, se podría decir que Thor: Ragnarok es la mejor de la trilogía. La apuesta visual del director, unido a una planificación que en algunos momentos sabe aprovechar al máximo las posibilidades narrativas de la historia y a una banda sonora brillante, ensalzan el viaje de madurez de un héroe que ha tardado mucho tiempo en encontrarse a sí mismo. Con todo, eso no quiere decir que esta película no peque de muchas irregularidades, fundamentalmente provocadas por una cierta sensación de necesitar autoparodiarse, como si el personaje de Thor no pudiera tomarse en serio como, por ejemplo, sí hace Capitán América. Habrá que ver cómo se presenta el rol en las próximas aventuras, pero por lo pronto el camino emprendido, con sus debilidades y dificultades, parece el adecuado.

Nota: 7,5/10

Anuncios

La ‘Geostorm’ amenaza con dejar ‘La piel fría’ en la cartelera


Si el pasado fin de semana estuvo marcado por el thriller y el terror, este viernes 20 de octubre es la ciencia ficción la que pretende tomar el control de la cartelera española. Claro que este género no llega solo, destacando la producción española de corte más terrorífico y fantástico. Y todo ello acompañado de nombres de renombre tanto de la escena cinematográfica nacional como internacional en un día en el que llegan muchos títulos nuevos.

La principal novedad es Geostorm, mega producción hollywoodiense de ciencia ficción que, como su propio título indica, tiene como protagonista una tormenta mundial. En concreto, la historia toma como punto de partida una red de satélites creados por las naciones de la Tierra para acabar con las catástrofes naturales. Sin embargo, cuando dichos satélites comienzan a sufrir errores sin que nadie pueda detenerlos esos fenómenos que se querían evitar regresan magnificados, amenazando con crear una tormenta planetaria. Solo un diseñador de sistemas y su hermano parecen ser capaces de frenar un desastre que podría acabar con la Humanidad. Dirigida por Dean Devlin, productor de cintas como Independence Day (1996) o Godzilla (1998) que debuta de este modo en el largometraje, esta cinta de apabullantes efectos especiales está protagonizada por Gerard Butler (Dioses de Egipto), Abbie Cornish (6 days), Ed Harris (Madre!), Jim Sturgees (La mejor oferta) y Andy García (Passengers), entre otros.

De Estados Unidos también procede Creative Control, drama de ciencia ficción dirigido y protagonizado por Benjamin Dickinson (First winter) en 2015, quien también participa en el guión de esta historia que transcurre en Nueva York a cinco minutos de alcanzar el futuro, cuando los avances tecnológicos han facilitado la vida a la sociedad pero al mismo tiempo han generado una notable ansiedad. El protagonista, un ejecutivo de publicidad de tecnología que envidia la vida de su mejor amigo, decide utilizar la imagen de la novia de éste para un nuevo proyecto de realidad aumentada, lo que eliminará la línea entre realidad y fantasía y pondrá a prueba la vida de todos los implicados. Junto a Dickinson encontramos en el reparto a Nora Zehetner (Spooner), Dan Gill (El gurú de las bodas), Alexia Rasmussen (Gabriel) y Reggie Watts (Fort Tilden).

En cuanto al cine europeo, la ciencia ficción y el terror también son protagonistas en La piel fría, cinta franco española que adapta a la gran pantalla la novela de Albert Sánchez Piñol en la que un antiguo terrorista del IRA acepta una oferta de trabajo como meteorólogo en una isla en la que solo habita un farero, y en la que ha desaparecido el oficial al que iba a sustituir. Pronto descubre que en esa isla habita algo más que no es capaz de explicar. Dirigida por Xavier Gens (Hitman), el film está protagonizado por David Oakes (Truth or Dare), Aura Garrido (Vulcania), Ray Stevenson (Transporter Legacy), John Benfield (Speed Racer) e Iván González (El borde del tiempo).

Desde Francia llega Atraco en familia, comedia cuya trama comienza cuando dos mujeres, una científica informática y otra carterista en grandes hoteles, descubren que son hermanas al acudir al testamento de su padre. Sus vidas cambiarán todavía más cuando descubran que, en realidad, su progenitor no ha muerto, y que es un ladrón de guante blanco que quiere pasar con ellas el tiempo que le queda organizando el robo de un Stradivarius valorado en 15 millones. Pascal Bourdiaux (Fiston) se pone tras las cámaras para poner en imágenes la historia y dirigir, entre otros, a Jean Reno (Escuadrón de élite), Reem Kherici (Asalto al convoy), Camille Chamoux (Maman a tort), Pascal Demolon (Discount), Alexis Michalik (Kamikaze) y Natalia Verbeke (Las chicas de la sexta planta).

Puramente española es Red de libertad, drama histórico que pone en imágenes la historia real de Helena Studler, una religiosa que a comienzos de la II Guerra Mundial urdió un plan junto a un grupo de hombres y mujeres para salvar a miles de judíos de un campo de concentración cercano a la ciudad en la que vive. Escrita y dirigida por Pablo Moreno (Poveda), la cinta está protagonizada por Assumpta Serna (Trash), Giulia Charm (serie El secreto de Puente Viejo), Fran Calvo (Fantasma), Ainhoa Aldanondo (Un Dios prohibido) y Javier Bódalo (La noche del virgen).

También española es Handia, drama de corte histórico dirigido a cuatro manos por Aitor Arregi (Cristóbal Molón) y Jon Garaño (Loreak) que narra la historia real del Gigante de Altzo, el hombre más alto para su época en el siglo XIX. La trama recoge el viaje que durante más de 20 años realizó por toda Europa junto a su hermano Martín. Ramón Agirre (Plan de fuga), Eneko Sagardoy (Amaren eskuak), Joseba Usabiaga (Pikadero) y Aia Kruse (Zorion perfektua) encabezan el reparto.

Con algo de retraso se estrena también Amor a la siciliana, comedia dramática italiana de 2016 ambientada en 1943, cuando las fuerzas aliadas desembarcaron en Sicilia. La historia se centra en un joven enamorado de la hija del dueño de un restaurante de Nueva York y prometida a Lucky Luciano. Para poder pedir su mano necesita viajar a Sicilia, donde vive el padre de la joven y que se encuentra bajo el yugo de las tropas nazis. Es por eso que decide alistarse en las fuerzas aliadas, lo que le llevará a superar infinidad de situaciones para poder lograr su objetivo. Escrita (al menos en parte), dirigida y protagonizada por Pif (Pazze di me), la cinta cuenta también con los actores Miriam Leone (Felices sueños), Andrea Di Stefano (La vida de Pi), Stella Egitto (Ti stimo fratello) y Vincent Riotta (Tender eyes).

También a cuatro manos está dirigida Spoor, producción que cuenta con capital polaco, alemán, checo, sueco y eslovaco y cuyo argumento arranca cuando en un bosque comienzan a aparecer los cuerpos de una serie de cazadores furtivos. Una joven del pueblo asegura que todo es obra de los animales salvajes, pero la policía comienza a sospechar de ella. Agnieszka Holland (In darkness) y Kasia Adamik (Amok) dirigen este thriller dramático basado en la novela de Olga Tokarczuk y protagonizado por Jakub Gierszal (The fold), Katarzyna Herman (Demon), Andrzej Grabowski (The high frontier), Tomasz Kot (Disco Polo), Borys Szyc (Dzej Dzej) y Miroslav Krobot (Revival).

Fuera del Viejo Continente nos encontramos con Las hijas de Abril, drama mexicano escrito y dirigido por Michel Franco (A los ojos) que gira en torno a una joven de 17 años embarazada que vive con una medio hermana y que no sabe nada de su madre desde hace años. Dispuesta a que eso siga así, mantiene el embarazo en secreto, pero las necesidades económicas que implica un bebé llevan a su hermana a llamar a la madre, que llega dispuesta a ayudar. Sin embargo, pronto resulta evidente el motivo por el que la joven no quería acercarse a su madre. Emma Suárez (Julieta), Ana Valeria Becerril, Hernán Mendoza (Purasangre), Iván Cortés (El vigilante), Joanna Larequi (La caridad) y Enrique Arrizon son los principales actores.

Con origen indio se estrena también Golmaal again, comedia de acción de corte fantástico que representa la cuarta entrega de la saga ‘Golmaal’ y  que se centra en la disputa que dos bandas rivales mantienen desde la infancia, centrando la trama en un posible espíritu que habría poseído la casa de uno de los miembros de las bandas. Rohit Shetty (Dilwale) se pone tras las cámaras de esta entrega, al igual que hizo con las tres anteriores, para dirigir, entre otros, a Ajay Devgn (Shivaay), Tabu (La vida de Pi), Prakash Raj (Manithan), Parineeti Chopra (Kill Dil) y Arshad Warsi (Ishqiya).

En el género de animación varias son las novedades. Por un lado, la japonesa Ancien y el mundo mágico, cuyo argumento se centra en una joven que reparte su tiempo entre ayudar a su padre viudo en las tareas del hogar y tratar de mantenerse despierta en clase. A pocos días de los Juegos Olímpicos de Tokio 2020, la chica emprenderá una aventura cuando unos misteriosos hombres secuestren a su padre. Una aventura que le llevará a descubrir el verdadero pasado de su familia y la relación con una princesa en la que se convierte cada vez que sueña. Kenji Kamiyama (Cyborg 009: Call of Justice I) escribe y dirige esta propuesta que cuenta con las voces, en su versión original, de Brina Palencia (All the wrong friends), Mitsuki Takahata (Ikari), Arata Furuta (Too young to die) y Shinnosuke Mitsushima (Star sand).

Por otro, Alemania, Reino Unido, Dinamarca y los Países Bajos colaboran en una nueva versión de El pequeño vampiro, en esta ocasión realizada en animación por ordenador y en 3D. Adaptando la famosa saga de libros juveniles escritos por Angela Sommer-Bodenburg, la trama gira en torno a la amistad que surge entre un vampiro de 13 años que tiene que huir de un prestigioso cazavampiros y un humano de la misma edad fascinado por estas criaturas que le ayudará en su lucha contra sus enemigos. Richard Claus (El príncipe de los ladrones) y Karsten Kiilerich (El patito feo y yo) dirigen a cuatro manos esta aventura de acción y comedia a la que ponen voz Jim Carter (serie Downton Abbey), Rasmus Hardiker (Huge), Alice Krige (Will), Tim Pigott-Smith (Whisky Galore) y Miriam Margolyes (Un desmadre de viaje).

Finalmente, desde Rusia nos llega Kikoriki. Equipo invencible, aventura dirigida por Denis Chernov, quien debuta de este modo en el largometraje. El argumento se centra en los habitantes de una tranquila y paradisíaca isla cuya rutina se ve alterada cuando la televisión entra en sus vidas. Aterrados ante las desgracias que ven en un programa, un grupo de amigos decide ir a la gran ciudad a salvar a la población, sin saber que no siempre es cierto todo lo que se ve en televisión. Vadim Bochanov, Mikhail Chernyak, Garik Kharlamov y Dmitriy Nagiev ponen las principales voces.

En el ámbito documental encontramos Lumière! Comienza la aventura, film escrito, dirigido y licitado por Thierry Frémaux en el que es su debut como realizador. Producida en Francia en 2016, la cinta recoge 108 de las 15.000 películas que filmaron los hermanos que revolucionaron la sociedad con el invento del cinematógrafo, y cuenta con la colaboración del director Martin Scorsese (Casino).

El agente secreto más famoso de los tebeos llega a la cartelera


Estrenos 4septiembre2015Habrá quien diga que Hollywood se ha entregado al dinero fácil con las adaptaciones de superhéroes y cómics. Pero España parece haber aceptado también esa premisa. A las versiones realizadas de ‘Mortadelo y Filemón’, ‘Zipi y Zape’ o ‘Arrugas’ se une ahora la de otro de los clásicos personajes de los tebeos que todos leíamos de pequeños. Eso sí, no es el único estreno de hoy viernes, 4 de septiembre. La comedia y la acción son los géneros que reinan esta semana en la taquilla, aunque eso no impide que exista un hueco para el drama e, incluso, el terror.

Pero sin duda el estreno más importante es Anacleto: Agente secreto, versión cinematográfica del personaje creado y dibujado por Vázquez. En realidad, la historia se centra en el hijo del famoso espía, un chico que desconoce la identidad secreta de su padre, que trabaja de vigilante nocturno en una gran superficie y que no tiene ningún tipo de ambición, lo que hace que su novia le deje. Su vida da un vuelco cuando un famoso villano internacional empieza a perseguirle. Acosado, decide recurrir a su padre, descubriendo así que el criminal es el archienemigo de la familia. Acción, humor y espectacularidad son los ingredientes de esta cinta dirigida por Javier Ruiz Caldera (Tres bodas de más) y protagonizada por Imanol Arias (serie Cuéntame cómo pasó), Quim Gutiérrez (La gran familia española), Berto Romero (Spanish movie), Alexandra Jiménez (Esto no es una cita), Carlos Areces (Los amantes pasajeros), Rossy de Palma (No molestar) y Silvia Abril (Promoción fantasma), entre muchos otros.

Entre los estrenos norteamericanos destaca Transporter: Legacy, cuarta entrega de la saga de acción que cambia de director y de protagonista. La trama arranca cuando el famoso piloto y mercenario se ve envuelto en un trabajo que tiene por objetivo salvar a su padre. Para lograrlo deberá unir fuerzas con la líder de un grupo de asaltantes que trata de acabar con una red de tráfico de seres humanos. Camille Delamarre (La fortaleza) dirige la propuesta, mientras que Ed Skrein (La espada de la venganza) se pone en la piel del héroe. Junto a él encontramos a Ray Stevenson (Thor: El mundo oscuro), Gabriella Wright (Everly), Loan Chabanol (En tercera persona) y Tatiana Pajkovic (Nynne).

La comedia romántica tiene su mayor representante en Ático sin ascensor, film de 2014 que tiene como grandes atractivos a Morgan Freeman (Lucy) y Diane Keaton (La gran boda), y que narra los intentos de una pareja mayor por vender el piso en el que han vivido durante 40 años. En este proceso, plagado de hilarantes situaciones y de difíciles momentos, ambos recordarán lo vivido durante esos años, comprendiendo qué ha sido realmente su vida juntos. Basada en la novela de Jill Ciment, la película está dirigida por Richard Lonzcraine (Firewall), y en el reparto también destacan nombres como los de Cynthia Nixon (serie Sexo en Nueva York), Claire van der Boom (Red hill) y Carrie Preston (serie True Blood).

Otra comedia, aunque esta vez con tintes más dramáticos, es Mientras seamos jóvenes, escrita y dirigida por Noah Baumbach (Frances Ha) en 2014 y cuyo argumento gira en torno a la relación que establece una pareja en la cuarentena con dos jóvenes cuya vitalidad y similares aficiones les imbuyen de una vida que pensaban que nunca volverían a tener. Sin embargo, a medida que vayan ganando en confianza empezarán a sospechar que la joven pareja oculta varios secretos. Ben Stiller (La vida secreta de Walter Mitty), Naomi Watts (St. Vincent), Adam Driver (A propósito de Llewyn Davis) y Amanda Seyfried (Mil maneras de morder el polvo) dan vida al cuarteto protagonista.

El último título de Estados Unidos es Una chica vuelve a casa sola de noche, propuesta de terror que supone el debut en el largometraje de Ana Lily Amirpour. Su trama se desarrolla en la ciudad iraní de Bad City, donde una vampiresa debe sobrevivir en medio de un paisaje de personajes marginales, a lo que deberá añadir un romance inesperado que puede poner en peligro su forma de vida. Sheila Vand (Argo), Arash Marandi (Kunduz: The incident at Hadji Ghafur), Marshall Manesh (Territorio prohibido), Mozhan Marnò (serie The blacklist) y Dominic Rains (Outbreak) encabezan el plantel de actores.

En lo que a novedades europeas se refiere hay que hablar de El maestro, film italiano de 2014 inicialmente pensado para televisión que dirige Giacomo Campiotti (Blanca como la nieve, roja como la sangre) y que recupera la historia del profesor de jóvenes problemáticos. En este caso la historia se ambienta en 1946, cuando un soldado de la II Guerra Mundial busca trabajo como docente, aunque sin recomendación no es tarea fácil. Por ello, acepta ser el maestro de un grupo de jóvenes de un reformatorio, a los que deberá ganarse para que puedan aprender las lecciones más valiosas para su futuro. Este drama está protagonizado por Claudio Santamaria (600 kilos de oro puro), Nicole Grimaudo (Tengo algo que deciros), Lucia Mascino (Viva la libertad) y Lorenzo Guidi.

La producción más internacional de la semana es Los hongos, cinta de 2014 producida por Alemania, Francia, Argentina y Colombia que arranca cuando un joven que trabaja en la construcción pierde su empleo por robar material para su gran pasión: los grafitis. Sin dinero, decide recorrer la ciudad para encontrar a otro importante grafitero que le ayude en su situación. La relación de ambos personajes terminará por impregnar a su entorno de una sensación de libertad nunca antes conocida. Dirigida por Oscar Ruiz Navia (El vuelco del cangrejo), la película está protagonizada por un debutante reparto encabezado por Jovan Alexis Marquinez, Calvin Buenaventura, Atala Estrada y Gustavo Ruiz Montoya.

Los estrenos de ficción terminan hoy con Corazón silencioso, producción danesa también realizada en 2014 que cuenta con Bille August (Adiós Bafana) como director. El argumento gira en torno a una reunión familiar durante un fin de semana. La madre, enferma terminal, ha decidido acabar con su vida, algo que sus hijas parecen haber aceptado. Sin embargo, a medida que se desarrolle el encuentro las decisiones serán cada vez más difíciles, y viejos conflictos volverán a resurgir. El film está protagonizado por Ghita Nørby (Original), Paprika Steen (Amor es todo lo que necesitas), Danica Curcic (Over kanten), Morten Grunwald (Cuando un hombre vuelve a casa) y Pilou Asbæk (serie Borgen).

En cuanto al documental, la española La vida en llamas aborda el día a día de una unidad de élite conocida como BRICA que lucha contra el fuego prácticamente sin protección. Ubicada en Andalucía, una de las peores zonas en la lucha contra el fuego, la acción sigue a los miembros de este equipo que, armados con motosierras y hachas, se enfrentan a llamas de más de 50 metros para evitar que el incendio arrase todo a su paso. La cinta está dirigida por Manuel H. Martín (30 años de oscuridad).

‘Divergente’: no quiero ser una sola cosa


Shailene Woodley y Theo James protagonizan 'Divergente', de Neil Burger.Soy consciente de que con los años se adquiere una perspectiva sobre lo que nos rodea que no se tiene a edades más tempranas, pero incluso así me resulta sorprendente la cantidad de novelas juveniles que están surgiendo en los últimos años (y sus correspondientes adaptaciones cinematográficas, claro) y que son, en esencia, idénticas. Me imagino que esto ha pasado toda la vida, incluyendo mis años adolescentes, pero parece que Hollywood ha decidido explotar al máximo este fenómeno en los últimos años, provocando una saturación de proyectos cuyas intenciones van poco más allá de llenar salas. Lo cual es muy loable siempre y cuando no resulte ofensivo incluso para los menos exigentes. Esto último es lo que le ocurre al nuevo film de Neil Burger (Tipos con suerte).

En líneas generales, Divergente es un film de aventuras con cierto mensaje revolucionario de fondo que entretiene, o mejor dicho distrae durante sus excesivos 139 minutos. Con un diseño de vestuario que parece sacado de lo que se rechazó en Los Juegos del hambre, la película aprovecha bastante bien sus momentos de acción para conformar un entramado dinámico que apenas pierde fuerza durante sus momentos más narrativos. Bien es cierto que el hecho de tener que explicar la estructura social dominante genera un interés que, sin duda, deberá ser sustituido por algo más en las próximas secuelas, la primera de ellas empezando a rodarse en estos días. El entrenamiento al que es sometido la protagonista, una Shailene Woodley (Moola) que ni encandila ni molesta, se termina convirtiendo en lo mejor del film junto a esa especie de golpe de estado final perpetrado por el personaje de Kate Winslet (Descubriendo Nunca Jamás), de largo la mejor del reparto junto a Jai Courtney (Felony).

Pero el hecho de que no sea un insulto a la inteligencia no implica que no sea mejorable, más bien al contrario. La cinta no ahonda nunca en algunos de los conflictos más interesantes que propone, como es la lucha de poder entre las distintas facciones que viene a desmentir esa idea instaurada en el film de sociedad idealizada. La necesidad de narrarlo todo desde el punto de vista de la joven protagonista impide, por ejemplo, desarrollar algo más algunos villanos y algunos secundarios, algo que habría aportado más dramatismo al conjunto. Además, y aunque no sea necesariamente una debilidad, existe cierta tendencia a infantilidad algunas situaciones. La película se mueve entre la seriedad que aportan los actores más maduros (que por extensión interpretan los personajes más interesantes) y el abandono al género adolescente más tópico y previsible (la relación romántica, la amistad, la ausencia total de sangre). Uno de los mejores ejemplos de esa dualidad es la labor del propio director, quien alterna secuencias muy logradas (el descenso por el cable) con otras bastante confusas o poco convincentes (en general, las peleas).

En cierto modo, Divergente logra un equilibrio entre los dos mundos que representa, tanto formalmente como interpretativamente. Empero, este equilibrio es precisamente lo que impide que alcance el potencial que podría tener, quedándose en un mero producto adolescente que, todo hay que decirlo, sabe cuál es su sitio y cuáles son sus posibilidades. Teniendo esto en cuenta, y sin tomarse demasiado en serio algunos de sus momentos, la cinta se deja ver con cierta frescura, perdiendo ritmo hacia su tercio final pero sin resultar ridícula, como sí ha ocurrido con otros films de características similares. En resumen, podría ser peor. Mucho peor. Es de suponer que en ocasiones futuras aproveche algo más todo el trasfondo social del orden y el control en oposición al libre albedrío que ahora mismo solo se intuye. Pero eso tendrá que ser en un año aproximadamente.

Nota: 6/10

La comedia dramática encuentra algún ‘Divergente’ entre los estrenos


estrenos-30abril2014Nuevo fin de semana que se adelanta en lo que a estrenos se refiere. Si hace dos semanas era con motivo de la Semana Santa, en esta ocasión las novedades se adelantan a hoy miércoles, 30 de abril, con motivo del Día del Trabajo y las diferentes festividades regionales del día 2 de mayo, fecha en la que, por cierto, llegará alguno de los estrenos que hoy abordamos. Será una buena ocasión, por tanto, para descubrir si alguna de las nuevas películas que hoy llegan tiene la fuerza suficiente para competir con Ocho apellidos vascos. Desde luego, algunos de los títulos tienen los suficientes elementos como para lograrlo, pero no puede asegurarse nada.

Comenzamos por el que será el estreno que más atraiga a los adolescentes. Divergente es el título del nuevo film de ciencia ficción para adolescentes que busca seguir la exitosa senda de producciones como Crepúsculo (2008) o Los Juegos Del Hambre (2012). Adaptación del best-seller escrito por Veronica Roth, la historia tiene lugar en un futuro distópico en el que la sociedad se divide en cinco facciones, cada una cultivando una virtud. La protagonista, una joven que está a punto de pasar su examen para conocer la facción a la que pertenece, verá cómo todo su mundo se desmorona al descubrir que no posee únicamente una virtud, iniciando una huida que le llevará a conocer a otros como ella en un grupo rebelde que trata de luchar contra el orden impuesto. Acción, drama y romance son los pilares de esta historia dirigida por Neil Burger (Sin límites) y protagonizada por un reparto en el que encontramos muchos rostros conocidos: Shailene Woodley (Los descendientes), Kate Winslet (Una vida en tres días), Theo James (Underworld: El despertar), Ashley Judd (Objetivo: La Casa Blanca), Maggie Q (El sicario de Dios), Miles Teller (Project X), Zoë Kravitz (El mejor), Jai Courtney (La Jungla: Un buen día para morir), Ray Stevenson (Thor: El mundo oscuro) y Mekhi Phifer (serie Torchwood: El día del milagro).

Evidentemente, una producción de semejantes características proviene de Estados Unidos, nacionalidad a la que también pertenece Aprendiz de gigoló, comedia ácida que escribe, dirige y protagoniza John Turturro (Transformers: El lado oscuro de la luna) y que gira en torno a dos amigos cuyas penurias económicas les lleva a plantearse empezar en el negocio de los gigolós a pesar de su edad y de su aspecto físico. Sin embargo, el principal problema al que deberán enfrentarse será la comunidad judía en la que viven y las tradiciones de su religión. Woody Allen (Blue Jasmine) completa la pareja de protagonistas, a los que acompañan Vanessa Paradis (Café de Flore), Liev Schreiber (serie Ray Donovan), Sharon Stone (Retratos de soledad) y Sofía Vergara (serie Modern family).

En lo que respecta a España, sin duda el estreno más relevante es Carmina y amén, continuación de la comedia Carmina o revienta (2012) que ha seguido sus pasos en lo que a distribución se refiere (se estrena al mismo tiempo en varias plataformas). Paco León (Tres bodas de más) vuelve a abordar la figura de su madre, Carmina Barrios (¿Quién mató a Bambi?), en una historia que arranca con la muerte de su marido. Sin embargo, avisar de su fallecimiento implicaría perder la paga doble que todavía le debían al difunto, por lo que decide esperar unos días hasta cobrarla. Durante ese tiempo tanto ella como su hija deberán compaginar su duelo con la cotidianidad del vecindario en el que viven. La película, que vuelve a contar con el actor en la dirección y el guión, presenta en su reparto a María León (La voz dormida), José Luis García Pérez (Impávido), Manuel Solo (Celda 211) y Yolanda Ramos (serie 7 vidas).

Desde México nos llega una de las comedias de más éxito durante el último año en todo el mundo. No se aceptan devoluciones aborda la relación que se forja entre un hombre, soltero y mujeriego, y el bebé que deja en su puerta una mujer de su pasado. En un intento por quitarse responsabilidades, el hombre viaja a Los Ángeles para devolver a la pequeña, pero en lugar de eso encontrará un lugar donde vivir y criar a su hija. Sin embargo, su mundo volverá a ponerse patas arriba cuando la madre biológica reclame, tras siete años de ausencia, la custodia de la niña. Dirigida y protagonizada por Eugenio Derbez (No eres tú, soy yo), la película cuenta además con Jessica Lindsey (Ahora me ves…), Loreto Peralta, Daniel Raymont (Un buen corazón), Alessandra Rosaldo (serie Ni contigo ni sin ti) y Hugo Stiglitz (Seis días en la oscuridad).

Volviendo a Europa, toca hablar de El gran cuaderno, un intenso drama co producido entre Hungría, Alemania, Austria y Francia que gira en torno a dos hermanos gemelos que son trasladados por su madre a una casa en el campo para huir del horror de la II Guerra Mundial en el último año de conflicto. Sin embargo, los pequeños aprenden rápidamente que la única forma de sobrevivir en el mundo que les espera es insensibilizándose ante las emociones, por lo que inician un duro entrenamiento físico y mental que plasman en un cuaderno. János Szász (Woyzeck) es el encargado de poner la historia en imágenes, mientras que el reparto está integrado por András Gyémánt, László Gyémánt, Gyöngyvér Bognár (Ópium: Egy elmebeteg nö naplója), Piroska Molnár (Aglaja), András Réthelyi (Fekete kefe) y Ulrich Thomsen (serie Banshee).

Aunque sin duda la novedad más internacional es The lunchbox, cinta que cuenta con capital indio, alemán, francés y estadounidense. Su trama gira en torno al malentendido que se produce entre una ama de casa que trata de recuperar el interés de su marido y un solitario oficinista a punto de jubilarse. Todo comienza cuando la mujer prepara una fiambrera que termina por error en manos del hombre. A partir de este momento, y a través de notas que se van dejando en la fiambrera, se establecerá una amistad entre ambos que podría derribar los cimientos de sus acomodadas y monótonas vidas. Ópera prima de Ritesh Batra, la película cuenta con Irrfan Khan (La vida de Pi), Nimrat Kaur (Una noche con el rey), Nawazuddin Siddiqui (Chittagong), Denzil Smith (Paap) y Lillete Dubey (El exótico hotel Marigold) en su reparto principal.

La única película que se estrena el viernes 2 de mayo es Gangs of Wasseypur. Parte II, continuación del mismo título que llegó hace tan solo una semana. La historia, recordemos, narra la enemistad entre atracadores de trenes rivales. Cuando uno de ellos se convierte en un renegado se ve obligado a trabajar en una mina. Sin embargo, la vieja enemistad retornará cuando su hijo decida restaurar el honor del famoso atracador clamando venganza contra el clan rival, que lo convertirá en uno de los hombres más peligrosos de la India. La cinta de 2012 fue dirigida por Anurag Kashyap (No smoking), y entre sus actores principales encontramos a Manoj Bajpayee (Dus Tola), Richa Chadda (Benny and Babloo), Nawazuddin Siddiqui (Talaash), Tigmanshu Dhulia (Arrogantes y exquisitos), Jameel Khan (Loins of Punjab presents) y Piyush Mishra (Gulaal).

El género de animación queda representado por la española La tropa de trapo en la selva del arcoiris, segunda entrega de las aventuras de estos personajes de nuevo dirigida por Álex Colls y que, a su vez, es una adaptación de la serie de televisión. En esta ocasión el argumento sigue a los protagonistas en su intento por salvar animales en peligro en todo el planeta. Su aventura les llevará a la Selva del Arcoiris, en la que se encontrarán con una diversidad inesperada y, lo que es más importante, se deberán enfrentar al peligro de que todos los colores desaparezcan por el mal uso que hace el ser humano del planeta.

‘Thor: El mundo oscuro’: un entretenimiento con luces y sombras


Chris Hemsworth y Tom Hiddleston en un momento de 'Thor. El mundo oscuro'.Lo que ocurre en la Casa de las Ideas, nombre con el que se conoce a Marvel, desde que decidió apostar fuerte por las adaptaciones cinematográficas de sus cómics es cuanto menos curioso. Existen dos niveles bastante diferenciados, asociados normalmente a la fama de sus personajes. Algunas películas han ayudado a ensalzar esta especie de subgénero en el que se han convertido las películas de superhéroes; otros, por contra, demuestran los importantes vacíos que existen en estas tramas cuando el humor y la mediocridad se apoderan de los relatos. El caso de la primera Thor hace un par de años se quedó a medio camino, y su continuación no mejora demasiado, aunque hay que reconocer que posee los suficientes elementos para que casi dos horas de metraje se pasen en un suspiro.

El principal problema de Thor: El mundo oscuro reside en su guión, que adolece por completo de profundidad dramática, incluso en los momentos más teóricamente impactantes de la trama. Apenas existe sorpresa en sus giros argumentales, algunos de los cuales, por cierto, se ven venir de lejos si se conoce la naturaleza de los protagonistas, quienes se aferran a sus naturalezas inamovibles como si de un mapa de intenciones y personalidades se tratara, y en el que los buenos se distinguen con unos colores y los malos con otros (en pocas palabras, claros y oscuros). En este sentido, empero, hay que aplaudir la madurez con la que se trata al protagonista respecto al primer film, en el que se le presentaba algo más infantil y más insoportable. Por otro lado, tampoco ayuda demasiado la realización de Alan Taylor, director curtido en la televisión que, según parece, ha debido conseguir el trabajo gracias a su labor en la serie Juego de Tronos, de la que ha dirigido numerosos episodios.

Es aquí donde se encuentra el tendón de Aquiles, al menos visualmente hablando. La planificación es impersonal, correcta pero carente de una marca personal, de una visión que supere ese marco formal que tienen los artesanos de este oficio. Eso no es necesariamente malo, más bien al contrario. Sin embargo, en este caso concreto, con la aplicación de las tres dimensiones al resultado final, podría haber optado por algo más arriesgado, sobre todo con algunas ideas realmente originales del guión, como ese combate final que se viaja entre varios mundos. Todo ello evita que el espectador se zambulla en la riqueza visual de un film que, por otro lado, entretiene de principio a fin. Gracias a la combinación de humor y a la labor de los actores, todos ellos más que correctos en sus respectivos papeles, la película se convierte en un espectáculo puro y duro.

Habrá quien opine que la primera parte fue mejor que la segunda; otros pensarán lo contrario, y habrá quienes directamente la consideren irrelevante. Thor: El mundo oscuro mantiene el nivel de la primera, y por momentos la supera. Pero que nadie espere con esto nada más que una distracción palomitera que, en el fondo, podría haber sido mucho mejor. Hay que verla como lo que es: un eslabón más en ese macroproyecto de la compañía que consiste en llevar el mundo de los cómics a la gran pantalla. Siempre que no se espere más de ella, podrá disfrutarse sin grandes frustraciones. Incluyendo la ya tradicional secuencia final en los créditos, un guiño que posiblemente solo entenderán los fans.

Nota: 6/10

Thor y Gordon-Levitt lideran un fin de semana cargado de estrenos


Estrenos 31octubre2013Muchos son los estrenos que conforman el pistoletazo de salida de noviembre en España. En un fin de semana alargado por la festividad de Todos los Santos, hasta 11 películas se presentan en las salas de cine de todo el país hoy jueves, 31 de octubre, y muchas de ellas esperadas. Algunas representan los últimos coletazos de los estrenos veraniegos, otros se ajustan más a lo que esta época del año suele ofrecer en cuestiones cinematográficas. Todos ellos comparten, sin embargo, numerosas características en común: la presencia de actores muy conocidos y el regreso de algunos nombres propios que han definido el cine de los últimos años (y décadas). Y dado que hay que empezar por alguno, qué mejor que hacerlo con un superhéroe.

Ya no está Kenneth Branagh (Valkiria) tras las cámaras, pero sí el resto del reparto original de Thor (2011) en la primera de las continuaciones sobre el famoso personaje superheróico/divino de Marvel. Bajo el título Thor: El mundo oscuro, la película cuenta cómo el famoso dios nórdico debe enfrentarse a una antigua raza a la que ni siquiera su padre, Odín, ha podido derrotar. Una raza que amenaza con sumir todo el universo en la más absoluta oscuridad, incluyendo la Tierra y a su amada. Nuestro héroe se verá obligado a sacrificar todo lo que ha conocido, todo lo que ha querido, para tener alguna posibilidad de encontrar un futuro. Acción, humor y el sello de la casa que alumbró al personaje en las páginas de los cómics son los sellos de identidad. Y sí, la dirección cambia de manos, siendo Alan Taylor (Mi Napoleón) el nuevo responsable, pero como decimos el reparto repite. Así, encontraremos entre otros a Chris Hemsworth (Rush), Natalie Portman (Brothers), Tom Hiddleston (The deep blue sea), Stellan Skarsgård (Millennium: Los hombres que no amaban a las mujeres), Anthony Hopkins (Hitchcock), Rene Russo (Arma letal 4), Idris Elba (Pacific Rim), Kat Dennings (Una conejita en el campus), Ray Stevenson (Los otros dos) y Jaimie Alexander (El último desafío).

Don Jon es el título de la ópera prima del actor Joseph Gordon-Levitt (Looper), quien escribe, dirige y protagoniza esta trama que actualiza la figura del Don Juan, teniendo como personaje principal a un hombre cuya vida transcurre entre gimnasios, mujeres y pornografía, y que intentará reformarse al conocer a la que considera la mujer de su vida. Con un marcado tono cómico, la película ha recibido elogios allá por donde ha pasado. Junto al actor y director encontramos también a Scarlett Johansson (The Spirit), Julianne Moore (Un hombre soltero), Tony Danza (Crash) y Glenne Headly (El buen nombre).

Otro de los estrenos interesantes del fin de semana, al menos por los nombres que lo avalan, es Sólo Dios perdona, thriller con tintes dramáticos escrito y dirigido por Nicolas Winding Refn, director de Drive (2011), y co producido entre Estados Unidos, Francia, Tailandia y Suecia. La historia se adentra en el mundo de los suburbios, las drogas, la prostitución y el boxeo en Bangkok tomando como eje a un prófugo de la justicia norteamericana que deberá vengar la muerte de su hermano a petición de su madre, después de que fuera asesinado por masacrar a una joven prostituta. El fugitivo se verá envuelto en una espiral de violencia en la que cada nuevo paso le hundirá en los rincones más oscuros de la sociedad. Protagonizada por Ryan Gosling (Cruce de caminos), la película cuenta también con Kristin Scott Thomas (En la casa), Vithaya Pansringarm (Trade of innocents), Tom Burke (The kid) y Gordon Brown (Man to man).

Del 2012 es nuestra siguiente propuesta, dirigida e interpretada por Robert Redford (Leones por corderos). Pacto de silencio es un thriller en el que un abogado experto en derechos civiles y padre de una hija verá cómo su vida se derrumba cuando un periodista desvele que su pasado no fue tan monótono como su actual vida. Durante su juventud el experimentado abogado fue un radical antibelicista y fugitivo buscado por asesinato. Perseguido por el FBI, el hombre iniciará una carrera contrarreloj por todo el país para encontrar a la única persona que podría limpiar su nombre. A Redford le acompaña un reparto realmente extenso e interesante: Shia LaBeouf (Transformers), Julie Christie (Troya), Susan Sarandon (El fraude), Nick Nolte (Warrior), Chris Cooper (American Beauty), Terrence Howard (Iron Man), Stanley Tucci (Burlesque), Richard Jenkins (Los diarios del ron), Anna Kendrick (Up in the air), Brendan Gleeson (Albert Nobbs) y Sam Elliott (Gracias por fumar).

Con más retraso llega Hojas de hierba, producción estadounidense de 2009 escrita y dirigida por el actor Tim Blake Nelson (O Brother!), quien también se reserva un papel. A medio camino entre la comedia dramática y el thriller, el argumento se centra en dos hermanos gemelos diametralmente opuestos. Uno es profesor de filosofía; el otro es un criminal cuya presencia en la vida de su hermano obligará al primero a tomar decisiones peligrosas para su estilo de vida y para su integridad física. Edward Norton (El velo pintado) es el gran protagonista de la historia, pero no es el único rostro conocido. Lucy DeVito (Just add water), Melanie Lynskey (serie Dos hombres y medio), Susan Sarandon, que hace doblete el fin de semana, Keri Russell (La camarera), Richard Dreyfuss (Poseidón) y Maggie Siff (serie Hijos de la Anarquía) completan el reparto.

Dejamos Estados Unidos para quedarnos con los estrenos españoles, entre los que destaca Vivir es fácil con los ojos cerrados, nueva película escrita y dirigida por David Trueba (Soldados de Salamina) que se enmarca en la década de los 60 del siglo pasado y que tiene como protagonista a un profesor de inglés seguidor de los Beatles quien, al enterarse de que John Lennon está rodando una película en Almería, inicia un viaje para conocerle. Durante el camino recogerá a un joven que se ha escapado de casa y a una chica que parece huir de algo, surgiendo entre los tres una amistad muy especial. El drama está protagonizado por Javier Cámara (Los amantes pasajeros), Francesc Colomer (Pa negre), Natalia de Molina (Temporal), Ariadna Gil (El laberinto del fauno), Jorge Sanz (La niña de tus ojos) y Ramón Fontserè (Madrid, 1987).

Otra de las propuestas españolas es Al final todos mueren, comedia que mezcla la ciencia ficción, el drama y el romance en cuatro historias diferentes que tienen como nexo de unión el inminente impacto de un meteorito que terminará con la vida en la Tierra. Al igual que otros films similares, cada uno de los fragmentos cuenta con un reparto propio y una dirección diferente. Los que se ponen tras las cámaras son Javier Botet (Mamá), David Galán Galindo, Roberto Pérez Toledo (los tres debutantes en el largometraje) y Pablo Vara (DHA: Dos horas antes). Además, Javier Fesser (Camino) se encarga de las secuencias iniciales y finales. Por su parte, en el reparto aparecen nombres como Manuela Vellés (Retornos), Elisa Mouliaá (serie Borgia), Macarena Gómez (Carne de neón), Andrea Duro (Promoción fantasma), Miguel Ángel Muñoz (Lope) y el propio Botet.

Mirando hacia Europa, dos películas francesas llegan a la cartelera. El viaje de Bettie es un drama que arranca cuando la protagonista ve cómo su vida se desmorona: su amante la abandona y el restaurante familiar peligra. Ante esto, lo que comienza siendo un paseo en coche para despejar las ideas se convierte en un viaje en el que se reencontrará con su hija y surgirán las posibilidades de un nuevo amor. Dirigida por Emmanuelle Bercot (Clément). quien también participa en el guión, la película cuenta con Catherine Deneuve (La chica del tren) como principal protagonista, a la que acompañan Nemo Schiffman (Backstage), Gérard Garouste, Camille (Les morsures de l’aube) y Claude Gensac (Coursier).

Por otro lado, El postre de la alegría (Paulette) es la nueva película de Jérôme Enrico (L’origine du monde), una comedia dramática cuya protagonista, una anciana gruñona y racista, encuentra la solución a sus problemas económicos al toparse con un paquete de hachís. Aunque al principio decide venderlo en pequeñas dosis, la presión de los camellos de la zona en la que vive la obliga a destinar la droga a otros fines: condimento para unos pasteles que prepara con sus amigas y que harán volar a sus clientes. El reparto está integrado por, entre otros, Bernadette Lafont (Bazar), Carmen Maura (Tetro), Dominique Lavanant (Madame Edouard), Françoise Bertin (Juntos, nada más) y André Penvern (La vida en rosa).

En cuanto a la animación, Doraemon y Nobita Holmes en el misterioso Museo del Futuro es el único título que llega hoy viernes. Basado en los personajes de la famosa serie de televisión japonesa, el argumento del film da inicio cuando un ladrón roba el cascabel de Doraemon mientras este duerme. Para encontrarlo le da a su amigo Nobita un disfraz de detective “sherlockiano” con el que reunir pistas. Sin embargo, estas les llevarán a un museo en el siglo XXII, donde deberán enfrentarse a personajes con numerosos secretos. Dirigida por Wasabi Mizuta, director muy relacionado con el personaje, la película cuenta con las voces en la versión original de Megumi Oohara, Yumi Kakazu y Subaru Kimura.

Finalmente, un documental. Blackfish narra la historia de Tilikum, una orca que vive en cautividad y que ha matado a varias personas a lo largo de todo este tiempo. A través de emotivas entrevistas e impactantes imágenes la directora Gabriela Cowperthwaite (City Lax: An Urban Lacrosse Story) construye un relato que explora no solo la naturaleza de estos animales, sino cómo es su vida en cautividad, la vida de sus cuidadores y las presiones que ejerce la industria de los parques acuáticos.

‘Dexter’ empieza a vislumbrar su destino en la séptima temporada


'Dexter' terminará siendo detenido en la séptima temporada.Puede que no sea una producción que siempre dé lo mejor de sí misma. Para muchos, puede que ni siquiera llegue a la altura de otros títulos que surgieron en sus mismas fechas o hace más bien poco. Pero si algo hay que reconocer a Dexter es que, tras siete temporadas, ha mantenido el interés gracias a una combinación de ingenio, crimen, violencia y drama tan original como increíble. ¿O tal vez no es tan increíble? Ya dijimos aquí que la sexta temporada finalizaba con una revelación impactante que involucraba a la hermana del protagonista y a ese “oscuro pasajero” que acompaña a este forense/asesino en serie, y que no era otra que el descubrimiento de las actividades nocturnas del personaje. Sí, fue uno de los mejores finales de la televisión y de la serie (tal vez, junto a la muerte de la esposa en la bañera), pero asomaba a Dexter a un precipicio que debía ser cruzado de forma muy cautelosa para no caer en el ridículo más absoluto o en la fantasía menos creíble.

Aunque podamos considerar que la serie, en su conjunto, posee los suficientes atractivos para ser considerada una de las mejores de la parrilla, no es menos cierto que en todos estos años la factura narrativa no ha sido demasiado regular. Es difícil conseguirlo si se tienen en cuenta la cantidad de tramas secundarias y principales que existen, amén de la amplia lista de criminales que han pasado por la mesa plastificada de este “entrañable” asesino. La producción ha dado tumbos desde su vertiente más sangrienta hasta sus elementos más personales, desde el aspecto más visual de los crímenes a las diatribas morales de su protagonista. Y normalmente ha sido alternando las temporadas. Por eso esta séptima temporada, penúltima de las aventuras del buen criminal de Miami, tenía tanto interés.

A todas luces, se preveía que tendría que abordar los conflictos personales y sociales del protagonista, el ya inolvidable Michael C. Hall (Gamer). Y lo cierto es que así ha sido. Nada de asesinatos brutales; nada de perseguir a un importante criminal. Al menos no de forma prioritaria a lo largo de los 12 capítulos (lo que no implica que no hayan existido, y con colaboraciones como la de Ray Stevenson). La única caza y captura ha sido la del propio Dexter a raíz de un descuido que le lleva a querer romper ese código tan sagrado que mantiene a raya sus ansias de matar.

Con todo y con eso, que nadie piense que esta temporada ha sido de las menos interesantes. Ni mucho menos. Tanto su comienzo como su final la convierten por méritos propios en una de las más interesantes, si no la más interesante, además de realista (si es que ese término se puede aplicar a una serie como esta). Si en el primer episodio retoma ese impactante final de la anterior temporada, la conclusión del capítulo 12 es igualmente memorable, involucrando de pleno al personaje de Jennifer Carpenter (Ex-Girlfriends) en el oscuro mundo de Dexter con un asesinato que, curiosamente, permite al protagonista mantener intacto su código… al menos técnicamente.

El amor incomprensible

Como decimos, la mirada de esta anteúltima temporada se centra sobre todo en la psique del protagonista, y no tanto en los asesinatos. Y como ha sucedido en otras temporadas, para ello han introducido a un personaje femenino aún más enfermizo si cabe que los anteriores (a excepción de su mujer), capaz de aceptar todo lo que es, comprenderlo y amarlo. Claro que ella, interpretado por Yvonne Strahovski (Asesinos de élite), es casi peor que él. Y, de nuevo, el carácter de Dexter choca contra lo que considera una salida a su soledad y oscuridad.

Y es que eso es, posiblemente, lo que mejor define al personaje. Más allá de su código, de sus asesinatos de criminales o de su defensa de aquellos a los que ama, lo que mejor permite definirle es su forma de interactuar con aquellos personajes que parecen comprenderle. Mientras todos se mueven por venganza, por miedo, por lujuria o por autodefensa, el protagonista va más allá en su comprensión del crimen para convertirlo en algo inherente a él, en una necesidad irracional, casi ancestral, de acabar con todos los criminales de su ciudad. Forma parte de él como puede hacerlo cualquier extremidad. No es, por tanto, una curiosidad, un mecanismo de defensa o un descuido. Es él, simple y llanamente, algo que en esta temporada se desarrolla con mucho acierto.

Ahora solo queda esperar a lo que acontecerá en la octava y última temporada. Con un Dexter que ha violado su código y ha arrojado luz sobre su “oscuro pasajero” solo para descubrir que es él mismo, y con una hermana involucrada de lleno en su faceta criminal, todo puede ocurrir. Tal y como se ha desarrollado la séptima temporada, con las expectativas creadas y el nivel que ha alcanzado la serie en lo referente a la complejidad emocional y dramática, va a ser complicado aceptar cualquier final de serie. Aventurando un poco, lo más probable es que todo termine más o menos bien, pero eso sería un ejercicio de hipocresía bastante notable a tenor del cariz cada vez más sombrío que está adquiriendo la serie.

En cualquier caso, Dexter ha huido de una temporada al uso para echar toda, o casi toda, la carne en el asador. Por fortuna, los guionistas han afrontado la nueva relación fraternal con una seriedad inusitada, abordando un proceso de cambio tanto en el protagonista como en su hermana (por cierto, el de esta última mucho más interesante). El problema es que los acontecimientos parecen escaparse cada vez más de las manos de los creadores, derivando en una sorprendente y algo esperada confluencia de líneas argumentales que va a suponer, si es que eso es posible, un mayor trabajo que esta interesante séptima temporada.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: