‘Un pliegue en el tiempo’ y ‘Winchester’ lideran los estrenos post Oscar


Pasados los Oscar y conocidos los títulos considerados por la Academia como los mejores del año, es hora de iniciar una nueva temporada de estrenos que, esperemos, sea al menos tan interesante como los mejores films que nos ha dejado la temporada de premios. Este viernes, 9 de marzo, la fantasía y el terror dominan la cartelera española, en la que también aterriza mucho e interesante cine español.

Y dado que la fantasía predomina este fin de semana, comencemos con Un pliegue en el tiempo, adaptación de la novela de Madeleine L’Engle que produce Disney y que dirige Ava DuVernay (Selma). La trama de esta aventura familiar arranca cuando una joven, acompañada de su hermano pequeño y de varios amigos, decide salir en busca de su padre, quien ha desaparecido misteriosamente. Será entonces cuando se encuentren con tres guías celestiales que les transporten a mundos más allá de su imaginación, donde la joven descubrirá su verdadero poder, teniendo que derrotar no solo a la oscuridad que reside en ella, sino a la que amenaza con apoderarse del universo. El reparto está encabezado por Storm Reid (Juegos de manos), Mindy Kaling (Juerga hasta el fin), Reese Witherspoon (Alma salvaje), Oprah Winfrey (El mayordomo), Gugu Mbatha-Raw (El caso Sloane), Chris Pine (Wonder Woman), Zach Galifianakis (Las apariencias engañan), Michael Peña (Belleza oculta) y David Oyelowo (Un reino unido).

La fantasía se mezcla con el terror en Winchester: La casa que construyeron los espíritus, cinta que toma como punto de partida la historia de la misteriosa y legendaria Mansión Winchester, residencia de la viuda del inventor del rifle de repetición durante décadas, en las que estuvo en constante construcción. El argumento narra cómo un psicoanalista llega a esta casa-fortaleza para tratar a la viuda, que asegura que el objetivo de no dejar nunca de construir es mantener a raya a los espíritus de las personas fallecidas por un rifle Winchester. A medida que pase tiempo en esa casa descubrirá que los fantasmas que atormentan a la mujer pueden no ser producto de su locura. Dirigida por los hermanos Michael y Peter Spierig (Daybreakers), esta coproducción entre Estados Unidos y Australia está protagonizada por Helen Mirren (Espías desde el cielo), Jason Clarke (El hombre del corazón de hierro), Sarah Snook (La modista), Angus Sampson (Insidious: La última llave), Laura Brent (Healing) y Tyler Coppin (Hasta el último hombre).

Fuera de Estados Unidos destaca la que posiblemente sea la cinta más internacional de la semana, La muerte de Stalin. Adaptación del cómic realizado por Fabien Nury y Thierry Robin, esta comedia con capital inglés, francés y belga aborda en clave de sátira lo ocurrido en los días anteriores al funeral en 1953, cuando las luchas por el poder, las traiciones y las manipulaciones predominaron entre los posibles candidatos a suceder al dictador soviético. Dirigido por Armando Iannucci (In the loop), el film está protagonizado por Steve Buscemi (serie Boardwalk Empire), Olga Kurylenko (El maestro del agua), Andrea Riseborough (Animales nocturnos), Jason Isaacs (La cura del bienestar), Michael Palin (Criaturas feroces), Jeffrey Tambor (serie Transparent) y Paddy Considine (Melanie. The girl with all the gifts).

En el cine español el principal estreno es Loving Pablo, cinta en la que también participa Bulgaria y que dirige Fernando León de Aranoa (Un día perfecto). Adaptación de la novela de Virginia Vallejo, la película narra la vida de Pablo Escobar a partir del relato de la propia Vallejo, quien fuera la pareja del líder del narcotráfico colombiano durante los años 80. Javier Bardem (Madre!) y Penélope Cruz (La reina de España) dan vida a la pareja, completándose el reparto con Peter Sarsgaard (Los siete magníficos), Julieth Restrepo (Moria), David Ojalvo (El hechizo de un café) y David Valencia (Traidora).

También procede de España Bajo la piel del lobo, ópera prima escrita y dirigida por Samu Fuentes que, en clave dramática, narra cómo un hombre que vive solo en las montañas, y cuyo único contacto con el mundo son los momentos en que baja al valle, verá cómo su forma de vida y todo lo que había conocido hasta ese momento se tambalea al encontrarse con una joven que despertará en él sentimientos que nunca había experimentado. Mario Casas (El bar), Irene Escolar (Gernika), Ruth Díaz (Pasaje al amanecer), Ramón Barea (El guardián invisible), Kandido Uranga (Amama) y Josean Bengoetxea (Que Dios nos perdone) encabezan el reparto.

Puramente francesa es Historias de una indecisa, película dirigida por Eric Lavaine (Barbacoa de amigos) que arranca cuando una mujer de 40 años que siempre ha dependido de su padre y sus amigas para tomar cualquier decisión conoce a dos jóvenes atractivos entre los que tendrá que elegir. Y en esta ocasión no podrá contar con la ayuda de nadie. Entre los principales actores destacan Alexandra Lamy (Con todas nuestras fuerzas), Jamie Bamber (El tesoro de la montaña), Arnaud Ducret (Les profs 2), Anne Marivin (SMS) y Sabrina Ouazani (Pattaya).

Finalizamos el repaso esta semana con la cinta de animación El reino de las Ranas. Misión en el Ártico, producción china que se centra en las aventuras de la Princesa Rana, quien deberá salvar su reino del Malvado Capitán Uniojo. La película está dirigida por Guangxi Chang (Lotus Lantern).

Anuncios

‘Jackie’: la belleza de un recuerdo doloroso


Peter Sarsgaard y Natalie Portman, en un momento de 'Jackie'.Hay películas que parecen planificadas para que un actor o actriz pueda ofrecer lo mejor de sí en una interpretación a la que no le haga sombra nada, ni el resto del reparto ni la fotografía o la propia historia. Quiero pensar que el nuevo film de Pablo Larraín (Neruda) no sea el caso, pero desde luego lo parece. Y es que en esta revisión de los días posteriores al asesinato de JFK es un relato cuyo principal atractivo, por no decir el único, es Natalie Portman (La venganza de Jane).

La actriz demuestra, como los grandes actores, que no es necesario maquillaje o efectos especiales para meterse en la piel de un personaje histórico. Su forma de hablar, de moverse y de relacionarse con el resto de personajes sumerge al espectador en el mundo que rodea a Jackie Kennedy y le guía a través del sufrimiento, la ira o el miedo que se vivió en esos aciagos días. Si bien es cierto que la caracterización de los personajes, de todos, es impecable, lo realmente relevante es la capacidad de los actores, con Portman a la cabeza, para explorar las contradictorias emociones y situaciones que se vivieron en aquellos días. Y el problema, precisamente, también se encuentra en este aspecto.

Porque sí, los actores son espléndidos, pero no logran eliminar la sensación de que el tratamiento de la película y su desarrollo dramático se estancan a cada paso, o mejor dicho avanzan de forma tediosa, lenta y pesada sin ofrecer ninguna novedad salvo, tal vez, el punto de vista de Jackie Kennedy, lo cual por cierto no es capaz de soportar el peso de un relato de más de hora y media. De este modo, la cinta se revela como un producto que pierde fuerza a medida que avanza, con algún conato de atractivo e interés pero que nunca logra convertirse en algo más. A esto se suma que, llegados a un punto del segundo acto, da la sensación de estar viviendo las mismas situaciones y emociones una y otra vez, dando vueltas a una decisión que, al conocerse de antemano, pierde cierto componente de intriga que pudiera tener.

De este modo, Jackie se convierte, lo quiera o no, en representante de ese tipo de cine planteado desde su gestación para la grandeza de un actor (o actriz, como es el caso). Que Natalie Portman esté inconmensurable no es óbice, sin embargo, para no comprender que sin ella la película posiblemente no habría llegado a las salas de cine. O tal vez sí, pero sin el puñado de nominaciones a los Oscar que ha conseguido. Sea como fuere, quien tenga interés en ver a Portman convertida en una Kennedy, que disfrute. Para el resto posiblemente la película resulte algo indiferente, una combinación entre belleza y dolor en este recuerdo del asesinato de JFK.

Nota: 6/10

‘Jackie’ y ‘El nacimiento de una nación’, ante ‘La gran muralla’


Estrenos 17febrero2017Siguiendo con la tendencia de las últimas semanas, este viernes 17 de febrero llegan a la cartelera un reducido grupo de estrenos, aunque para todos los gustos. Desde la acción de corte fantástico hasta el drama biográfico, quizá lo más destacado de este fin de semana es que, a diferencia de otros, llegan varias propuestas europeas, algunas de ellas muy interesantes, y que los principales estrenos son coproducciones.

Comenzamos el repaso con La gran muralla, aventura de corte fantástico con buenas dosis de acción que supone el regreso tras las cámaras de Zhang Yimou (Hero). La trama se centra en dos mercenarios europeos que son apresados y encarcelados en la Gran Muralla China. Allí descubrirán rápidamente que esta impresionante obra ha sido construida para proteger a la Humanidad del mayor peligro al que se ha enfrentado. Ambos deberán decidir si unirse a la lucha por la supervivencia o continuar su camino. Matt Damon (Jason Bourne), Pedro Pascal (serie Juego de tronos), Willem Dafoe (Spider-Man), Andy Lau (Shi gu) y Pilou Asbæk (Ben-Hur) encabezan el reparto de esta coproducción entre Estados Unidos y China.

Muy distinto es el drama biográfico Jackie, cinta producida entre Estados Unidos, Francia y Chile que, como se desprende del título, narra la vida de la Primera Dama Jacqueline Kennedy los días inmediatamente posteriores al asesinato de su marido. Dirigida por Pablo Larraín (Neruda), el gran atractivo del film recae sobre su protagonista, Natalie Portman (Thor: El mundo oscuro), a quien acompañan Peter Sarsgaard (El caso Fischer), Greta Gerwig (La sombra del actor), Max Casella (Jugada salvaje), Beth Grant (Food), Billy Crudup (Spotlight) y John Hurt (Hércules).

También tiene una base histórica El nacimiento de una nación, film estadounidense escrito, dirigido y protagonizado por Nate Parker (Non-Stop) que nada que ver con el clásico de 1915 dirigido por D. W. Griffith, y cuya historia narra la vida del esclavo Nat Turner, hombre instruido y predicador que es utilizado por su amo para someter al resto de esclavos 30 años antes de la Guerra de Secesión. Tras las innumerables atrocidades de las que es testigo decide encabezar un levantamiento para llevar a su pueblo a la libertad. Además de Parker, en el reparto encontramos a Armie Hammer (Operación U.N.C.L.E.), Jackie Earle Haley (RoboCop), Gabrielle Union (En qué piensan los hombres), Penelope Ann Miller (The Artist), Aja Naomi King (36 saints) y Mark Boone Junior (serie Hijos de la Anarquía).

Comedia, drama y familia son los ingredientes de Lo que de verdad importa, nueva película escrita y dirigida por Paco Arango (Maktub) que cuenta con capital exclusivamente norteamericano (Estados Unidos y Canadá). El argumento arranca cuando un ingeniero mecánico inglés está a punto de cerrar su tienda de reparaciones al ser incapaz de ordenar su vida. La salvación llega en forma de un familiar que no sabía que tenía y que le ofrece el dinero necesario para salvar el negocio a cambio de que se traslade durante un año a Canadá, lugar de origen de sus antepasados, donde descubrirá que a su alrededor pueden ocurrir cosas extraordinarias. Oliver Jackson-Cohen (El enigma del cuervo), Jonathan Pryce (Hysteria), Camilla Luddington (serie True Blood) y Jorge García (El gurú de las bodas) son los principales actores del film.

La única cinta de ficción puramente europea es Manual de un tacaño, comedia francesa que gira en torno a un virtuoso violinista que tiene un gran defecto: es un tacaño, hasta el punto de cronometrarse bajo la ducha o ver la televisión del vecino con prismáticos. Su vida cambia cuando a su orquesta llega una violonchelista que se enamora de él por su música, y cuando una joven llega a su casa asegurando que es su hija. Ambas mujeres le obligarán a ser alguien que no es. Dirigida por Fred Cavayé (Mea culpa), la película está protagonizada por Dany Boon (Llévame a la Luna), Laurence Arné (Bowling), Noémie Schmidt (L’etudiante et monsieur Henri), Patrick Ridremont (Dead man talking) y Christophe Favre (Vicky).

Francia también está presente en Heidi, un viento de libertad, drama que representa el debut en el largometraje de Mohamed Ben Attia y que cuenta con capital tunecino y belga. La trama arranca cuando un joven tunecino sin demasiado carácter que está a punto de casarse con una joven buscada por su madre se va a pasar unos días a un hotel en horas bajas. Allí se enamora de la mujer encargada de la animación, una persona libre y despreocupada totalmente diferente a él. Sin embargo, los preparativos de la boda continúan, por lo que el joven deberá elegir. El reparto está encabezado por Omnia Ben Ghali, Hakim Boumsaoudi (Le fil), Sabah Bouzouita (La saison des hommes), Rym Ben Messaoud y Majd Mastoura.

En lo que al documental se refiere, la única novedad que llega este viernes es Bigas x Bigas, cinta española dirigida por Santiago Garrido Rua y el propio Bigas Luna que hace un recorrido por la vida del director de Jamón Jamón (1992) a través del cine, la poesía, la amistad, el amor, la pasión y arte. La película cuenta con la participación de actores, directores y personalidades del cine.

‘Los siete magníficos’: satisfacción por un trabajo bien hecho


'Los siete magníficos' regresan de la mano de Antoine Fuqua.Realizar un remake puede parecer sencillo. Incluso puede considerarse que no se requieren grandes dotes para hacer este tipo de películas. Pero como para todo, es necesario tener cierta habilidad, y lo nuevo de Antoine Fuqua (Training day) es el mejor ejemplo, sobre todo si se compara con otras versiones recientes de clásicos imperecederos. Lo que logra el director con este film es algo tan difícil como fundamental en estos tiempos: entretener sin echar de menos la película que toma como referencia.

No seré yo quien defienda que Los siete magníficos, versión 2016, es una obra maestra, y mucho menos que está a la altura de la cinta de 1960. Pero desde luego es un film más que meritorio en todos sus aspectos. Fuqua logra, con pequeños cambios en la trama, mantener la esencia de esta historia de honor, hermanamiento y valentía gracias a un desarrollo de personajes que, si bien cojea en algunos casos (ya sea por falta de profundidad o por un exceso de previsibilidad), al final funciona a las mil maravillas. Desde luego, tanto Denzel Washington (Imparable) como Chris Pratt (Eternamente comprometidos) literalmente roban la atención en cada plano en el que aparecen, pero el resto del reparto, sobre todo los nombres más conocidos, logran crear un mosaico rico, variopinto y armonizado de roles.

Y esto es, en realidad, lo más importante del film. Su desarrollo, es cierto, cae en algunos tópicos, pero son problemas secundarios ante la puesta en escena elegida por Fuqua, quien lejos de experimentos visuales de última generación recurre a lo más tradicional, es decir, a las bases del western. Primeros planos, movimientos de cámara sencillos que ubiquen la acción, composiciones lineales y circulares para enriquecer la planificación, etc. Todo ello en un claro homenaje no solo al clásico dirigido por John Sturges (La gran evasión), sino a todo un género. Esto, en definitiva, es lo que le convierte en un gran director, pues en lugar de adaptar la trama a su estilo, adapta su estilo a la trama. Todo ello acompañado por una banda sonora obra de James Horner (Braveheart) que bebe del clásico para encontrar el tono perfecto.

El resumen más simple podría ser que Los siete magníficos es una buena película. En algunos tramos incluso excelente. Pero más allá de valoraciones de este tipo, lo cierto es que Antoine Fuqua ha creado un entretenimiento puro, una obra capaz de hacer reír, de emocionar, de generar tensión (el primer duelo en el pueblo es de lo mejor que se puede ver últimamente). Y todo ello teniendo que luchar contra la pesada losa que supone beber de un clásico. El mérito, por tanto, es doble. Tiene sus errores, e incluso habrá quienes encuentren demasiadas referencias a otras películas. Pero eso no tiene que ser necesariamente malo cuando las luces se encienden y la sensación que queda es de satisfacción.

Nota: 7/10

‘Elvis & Nixon’ se encuentran en el ‘Café Society’ dirigido por Allen


Estrenos 26agosto2016Agosto ha sido un mes cinematográfico intenso. Puede que no del mismo modo que en años anteriores, y es posible que la calidad de muchos de sus films no hayan colmado las expectativas puestas en ellos, pero en cualquier caso ha contado con varios títulos de peso. Tal vez por eso este viernes, día 26, las novedades que aterrizan en la cartelera española son algo menos llamativas, al menos en lo que a espectacularidad se refiere, aunque no por eso menos interesantes. El drama se adueña de los títulos, entre los que encontramos nombres de auténtico lujo y citas anuales ineludibles.

En este contexto, uno de los films más interesantes es Elvis & Nixon, relato que aborda el encuentro que tuvieron el rey del rock y el hombre más poderoso del mundo en 1970. Encuentro inmortalizado en una foto pero del que poco se conoce. Dirigido por Liza Johnson (Return), lo más interesante de este drama, sin embargo, se encuentra en los actores que dan vida a los principales personajes: Michael Shannon (El hombre de acero), Kevin Spacey (serie House of cards), Evan Peters (X-Men: Días del futuro pasado), Ashley Benson (Pixels), Alex Pettyfer (El mayordomo), Colin Hanks (serie Fargo) y Tate Donovan (3 generaciones).

Otro de los estrenos importantes procedentes de Estados Unidos es Café Society, lo nuevo de Woody Allen (Irrational man) que, como es habitual, combina humor y drama para narrar cómo un joven perteneciente a una familia mafiosa de los años 30 decide abandonar el futuro que parece predestinado e irse a Hollywood a probar fortuna. Allí es contratado como chico de los recados por su tío, un poderoso agente. El amor surgirá cuando conozca a una joven que tiene novio. Sin embargo, su vida da un vuelco el día que ella le confiesa que ha roto con su pareja. Y como también es habitual en el director y guionista, el reparto está plagado de nombres propios como los de Steve Carell (La gran apuesta), Jesse Eisenberg (Batman v Superman: El amanecer de la Justicia), Kristen Stewart (Equals), Blake Lively (El secreto de Adaline), Parker Posey (Ni un pelo de listo) y Corey Stoll (Ant-Man).

También llega a la cartelera Experimenter, drama biográfico acerca de los experimentos que llevó a cabo en 1951 el psicólogo Stanley Milgram sobre la obediencia. Unos estudios cuyas conclusiones desvelaron aspectos del comportamiento humano desconocidos hasta entonces, y cuyas repercusiones levantaron una gran polémica. Escrita y dirigida por Michael Almereyda (Guerra total), la película está protagonizada por Winona Ryder (serie Show me a hero), Peter Sarsgaard (El caso Fischer), Kellan Lutz (Los mercenarios 3), Taryn Manning (serie Orange is the new black), Anton Yelchin (Star Trek: Más allá), John Leguizamo (#Chef) y Dennis Haysbert (Querida gente blanca).

La animación está representada por Kubo y las dos cuerdas mágicas, aventura familiar con toques fantásticos y que supone el debut en la dirección de Travis Knight. La trama comienza cuando un chico convoca a un espíritu del pasado por error, lo que le obligará a enfrentarse a dioses y monstruos. Para poder sobrevivir deberá encontrar una armadura mágica que una vez fue propiedad de su padre, un legendario samurai. Entre las voces de la versión original encontramos a Art Parkinson (San Andrés), Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera), Ralph Fiennes (Spectre), Rooney Mara (Carol) y Matthew McConaughey (Interstellar).

Dejamos Hollywood para fijarnos en los estrenos europeos y, más concretamente, en el representante español. Cuerpo de élite es el título del debut en el largometraje de Joaquín Mazón, una comedia centrada en un cuerpo de seguridad ultrasecreto del que nadie conoce su existencia: el cuerpo de élite autonómico. Cuando sus miembros mueren en una emboscada durante una misión, la necesidad de un nuevo equipo que sea capaz de salvar España lleva a sus responsables a reclutar a lo mejor de lo mejor de varios cuerpos de seguridad nacionales y autonómicos. O al menos eso creen. María León (Los miércoles no existen), Miki Esparbé (Rumbos), Jordi Sánchez (Ahora o nunca), Andoni Agirregomezkorta (El síndrome de Svensson), Juan Carlos Aduviri (También la lluvia), Silvia Abril (Vulcania), Carlos Areces (Anacleto: Agente secreto) y Joaquín Reyes (Tres bodas de más) son los principales intérpretes.

Alemania y Suiza colaboran para llevar a la gran pantalla una nueva versión de Heidi, novela de Johanna Spyri que se centra en una niña que vive feliz con su abuelo en las montañas de los Alpes, y cuya vida da un vuelco cuando su tía se la lleva a Frankfurt, donde se convertirá en la inseparable amiga de una adinerada niña paralítica que está aprendiendo a leer y escribir con una estricta institutriz. Dirigida por Alain Gsponer (Rose), la cinta está protagonizada por Anuk Steffen, Bruno Ganz (Uno tras otro), Isabelle Ottmann, Katharina Schüttler (serie Hijos del Tercer Reich) y Quirin Agrippi.

Desde Yemen llega 10 años y divorciada, drama producido en 2014 cuya historia pone el foco en la vida que se ven obligadas a llevar muchas niñas. La trama arranca cuando una joven de 10 años entra en un juzgado para pedir el divorcio de un matrimonio impuesto por su familia y la de su cónyuge, de 30 años. Khadija Al-Salami (Amina) escribe y dirige este film que cuenta con un limitado y anónimo reparto encabezado por Adnan Alkhader y Reham Mohammed.

‘El caso Fischer’: locura en tiempos de la Guerra Fría


Liv Schreiber y Tobey Maguire disputan la gran partida en 'El caso Fischer'.Habrá muchas generaciones, entre las que me encuentro, que conocerán la leyenda de Bobby Fischer de forma muy general. Ajedrecista, genio, niño prodigio, campeón. Pero pocos conocerán la locura que se escondía detrás de sus excentricidades. Y muy pocos estarán al tanto del infierno que debió de hacer pasar a todos aquellos que le rodeaban. La nueva película de Edward Zwicky (El último samurai), como buen biopic, narra todo eso, es cierto, pero ofrece al mismo tiempo una interesante radiografía de una época que muchos jóvenes solo conocen ya por los libros de Historia. Y es aquí donde radica su mayor logro.

Porque si algo bueno tiene El caso Fischer es precisamente el modo en que se vivió la rivalidad entre Rusia y Estados Unidos durante la Guerra Fría en esas partidas de ajedrez entre Fischer y el campeón soviético Boris Spassky. Un juego que representaba el desafío de intelectos, de estrategia y, en definitiva, de dominio sobre el rival entre dos potencias que pugnaban por el control del mundo en todos los aspectos. Bajo esta interpretación la cinta adquiere un significado mayor que el mero juego, engrandeciendo además los aspectos más dramáticos y personales del protagonista, un joven obsesionado con el reconocimiento de ser el mejor. Reconocimiento, por cierto, que no tenía que llegar necesariamente con el título en sí, sino con todo lo que conlleva (adulación, dinero, servilismo, …).

No quiere esto decir que Fischer sea presentado como un intransigente niño mimado. Al contrario, la época que le toca vivir acentúa su locura hasta convertirse en obsesión, y es en esa obsesión donde sus ansias de reconocimiento encuentran su mayor impulso. No se trata de tener más que nadie; no se trata de lograr premios o un título. Se trata, en realidad, de ser reconocido por todas y cada una de las personas como un hombre superior, como una mente privilegiada capaz de derrotar en el juego a cualquiera. Y si todo esto queda magistralmente definido sobre el papel, no es menos cierto que la labor de Tobey Maguire (Brothers) es impecable, introduciéndose en la mente del jugador para poder ofrecer todos los matices del hombre.

Frente a él, y no menos importante, se encuentra Liev Schreiber (Mental), cuya interpretación del campeón ruso es simplemente magistral. Aunque pueda parecer menor, e incluso poco definido, apenas dos momentos permiten al espectador comprender que la locura no es exclusiva de Fischer, si bien es cierto que en él está desarrollada de forma superlativa. Por tanto, El caso Fischer se puede interpretar como algo más que un biopic o, al menos, como una biografía que es a su vez el reflejo de una complicada época en la que había más intereses en juego que el mero ajedrez. La película, como tal producto, tiene las limitaciones propias del género, tanto formales como narrativas, pero se suplen con bastante efectividad gracias precisamente al trasfondo social y político que imprime al conjunto.

Nota: 7/10

T. 3 de ‘The killing’, personajes más complejos para un nuevo crimen


Mireille Enos y Joel Kinnaman investigan otro caso en la tercera temporada de 'The Killing'.Así como hay libros que se adaptan a la televisión o al cine, hay productos audiovisuales que perfectamente podrían convertirse en una novela, tanto por su trama como por las idas y venidas de su producción. No cabe duda de que uno de esos casos es The killing, versión norteamericana de la serie Forbrydelsen, que a principios de agosto finalizó su tercera temporada en Estados Unidos y que, tras dos cancelaciones y dos resurrecciones, finalmente verá una cuarta temporada a modo de epílogo que aporte una cierta coherencia a la conclusión, sobre todo, de los personajes. Y no deja de resultar curioso, la verdad, que un producto tan interesante como este haya tenido tantos problemas para seguir adelante, sobre todo teniendo en cuenta las numerosas producciones sin alma propia que circulan por los canales públicos y de pago.

Por cierto, lo de “alma propia” no es casualidad. Si la primera temporada se planteó como un remake puro y duro del original danés, la segunda dio un giro radical, no solo por alargar la trama de la primera parte (hay que recordar que en la versión europea cada caso es una temporada), sino por ofrecer una resolución radicalmente distinta, demostrando entre otras cosas que la serie tiene algo que ofrecer. Ahora, esta tercera temporada de 12 episodios va un paso más allá y narra un caso completamente distinto del original (al menos del que correspondería al segundo caso en Dinamarca) y se postula como una obra única, independiente y, sobre todo, muy interesante en sus propios giros argumentales. Para aquellos que no hayan visto todavía la temporada, esta comienza presentando a los personajes unos meses después de la conclusión del anterior caso de la joven desaparecida. Sarah Linden (Mireille Enos) trabaja en un puerto y Stephen Holder (Joel Kinnaman) tiene un nuevo compañero con el que debe iniciar la investigación del brutal asesinato de una joven prostituta. Pronto el caso queda relacionado con otro que Linden investigó hace años y por el cual un hombre está en el corredor de la muerte, uniendo de nuevo sus caminos para resolver el rompecabezas.

Evidentemente, y aunque la premisa inicial pueda parecer sencilla, esta nueva temporada de The killing posee todos los elementos que caracterizan a la serie, desde la compleja psicología del personaje de Mireille Enos (Guerra Mundial Z) hasta los oscuros recovecos de una investigación que tiene múltiples callejones sin salida, numerosos sospechosos y un trasfondo social y criminal mucho más complejo de lo que podría esperarse. Y al igual que en otras temporadas, el villano de la función queda oculto hasta el final, iniciando un juego con el espectador por adivinar la verdadera identidad que normalmente perderemos los que estamos a este lado de la pantalla. Este es, entre otros, el mayor aliciente de la producción. La facilidad de su creadora, Veena Sud (responsable también del original), para orquestar un sinfín de tramas secundarias con características para convertirse en principales pero sin llegar nunca a serlo es fascinante. Curas con un pasado oscuro, un hombre inocente y sospechoso al mismo tiempo en el corredor de la muerte, un joven con unos gustos sexuales un tanto especiales. Todos y cada uno de ellos de una profundidad moral y psicológica que normalmente no tienen secundarios de este tipo y, por tanto, todos con unas grandes posibilidades de convertirse en villanos.

Sin duda es este el otro gran atractivo de la serie, derivado del anterior. En todo momento de esta tercera temporada la serie se toma muy en serio a cada personaje. Apenas deja nada al azar, e incluso aquello que uno no llega a comprender o que puede parecer inconexo encuentra su explicación en la revelación del último episodio, por cierto mucho más impactante y perturbadora que la de la segunda temporada y, en cierto sentido, que las de la serie danesa. La calidad de los personajes, más allá de los protagonistas (de los que hablaremos a continuación), es lo que convierte a la serie, independientemente de sus tramas bien estructuradas o de un diseño visual que le debe mucho, muchísimo, a Seven (1995), en una de esas producciones que enganchan desde el primer momento, que mantienen al espectador esperando el siguiente capítulo para encontrar la solución del acertijo. Por cierto, y en relación a la película de Brad Pitt, decir a modo de detalle que el final de esta tercera temporada es un claro homenaje al final de aquella.

Intercambio de protagonismo

Aunque si hay algo realmente novedoso en esta temporada de The killing es el flujo de importancia y poder que se ha producido entre sus protagonistas. Si bien es cierto que el personaje de Enos sigue teniendo un peso específico e imprescindible en el caso a investigar, el personaje de Kinnaman sufre, por decirlo de algún modo, una evolución camaleónica para convertirse, psicológicamente hablando, en un rol muy similar al de su compañera. En otras palabras, la obsesión que caracterizó a Sarah Linden en temporadas anteriores queda ahora en manos de Stephen Holder. Un cambio que, personalmente, se agradece, entre otras cosas por Kinnaman demuestra un carisma pocas veces visto hasta ahora que lo convierte, por derecho propio, en el protagonista de la trama. No sé si atribuirlo a su aumento de peso (posiblemente para protagonizar RoboCop) o a la consciente importancia que se le otorga en la historia, pero desde luego hace sombra, casi literalmente, al resto del reparto. Y eso que no estamos hablando de malos actores.

Lo cierto es que, mientras en las temporadas anteriores la práctica totalidad del interés recaía en la protagonista, esta nueva tanda de capítulos reparte ese peso, permitiendo a la serie ganar en interés y crecer no solo dramáticamente, sino en complejidad. Queda así, por tanto, solventado uno de los problemas, por decir algo, que se daban antes: la proliferación de secundarios sin recorrido. El hecho de repartir un caso policial en dos temporadas obligaba a sacarse de la manga un sinfín de posibles villanos cuyo desarrollo era mínimo. Ahora, sin embargo, la limitación temporal y de personajes (por cierto, más tradicional dentro del género) obliga a una mayor evolución, a una presentación más profunda de sus motivaciones y de sus claroscuros. La mejor prueba de que se ha mejorado en este sentido es el personaje de Peter Sarsgaard (Blue Jasmine), el reo en el corredor de la muerte cuya trama personal en la cárcel corre en paralelo a la principal casi hasta el final. Por cierto, un final crudo, difícil y asépticamente bello en su resolución.

Su complejidad juega en todo momento con la idea de que existe algo más de lo que se cuenta en un primer momento sobre él, algo que se desvela progresivamente durante la temporada y en proporción directa a la proximidad de su ejecución. Es más, podría decirse que su arco dramático con los demás presos y los guardias es una serie en sí misma. Pero no es el único personaje interesante. El papel de Elias Koteas (Shutter Island) y, sobre todo, su pasado con el personaje de Enos, es uno de esos roles capaces de aportar algo casi con su mera presencia, por no hablar de la resolución que se le da al trío amoroso entre él, su mujer y Linden.

Todo ello, en definitiva, convierten a esta tercera temporada de The killing en una entrega mucho más completa y compleja que sus predecesoras, con un trasfondo social y criminal más interesante y con unos personajes mucho más desarrollados. El hecho de aprovechar al máximo las cualidades de los dos protagonistas ofrece, además, muchas más salidas narrativas al conjunto de la producción. El riesgo que se corre, claro está, es el de derivar en una serie típica con pareja de policías en el centro de la trama. Sin embargo, ni el tono general de la serie ni el futuro parece que lo vayan a permitir. Tan solo seis episodios es lo que tendrá la cuarta temporada, según las informaciones publicadas. Lo justo para resolver la complicada situación en la que terminan estos últimos 12 capítulos. Lo justo para cerrar como se merece una serie como esta.

‘Fast and Furious 6’ llega para adelantar a todos los estrenos


Estrenos 24mayo2013Llega el viernes y toca hablar de estrenos. Y como es habitual, la tanda de nuevos títulos que llega a las pantallas españolas viene liderada por una película que está llamada a provocar una asistencia masiva del público a las salas, consiguiendo algo similar a lo que hizo en su momento Iron Man 3, una de las pocas alegrías que ha tenido la taquilla en las últimas semanas. En esta ocasión, coches, adrenalina y mucha acción llegan acompañadas por thrillers, dramas de corte fantástico y mucho cine europeo, entre el que destaca algún que otro título español.

Y vamos con esa primera película. Si hablamos de coches, persecuciones, delitos y peleas aderezado con la presencia de Vin Diesel (Pitch Black) y Paul Walker (Ladrones), muchos tendrán en la mente la saga Fast & Furious. En efecto, hoy viernes, 24 de mayo, llega a España la sexta entrega, titulada cómo no Fast & Furious 6, de nuevo con Justin Lin como director tras encargarse de las últimas películas de la serie. En esta ocasión, la trama transcurre algún tiempo después de la finalización de la anterior película. Tras el golpe orquestado a un imperio mafioso, el equipo dirigido por Diesel y Walker vive dispersado sin poder volver a casa. Sin embargo, su oportunidad de conseguir un indulto llega con la propuesta de detener a una peligrosa banda de conductores mercenarios. Además de los dos protagonistas, muchos rostros conocidos de la saga repiten en sus respectivos papeles, como son Dwayne Johnson (G. I. Joe: La venganza), Michelle Rodriguez (Resident evil), Elsa Pataky (Di Di Hollywood), Tyrese Gibson (Transformers), Shea Whigham (serie Boardwalk Empire) y el rapero Ludacris (Max Payne), a los que habría que sumar nuevas incorporaciones como la de Gina Carano (Indomable) y Luke Evans (Immortals).

Otra de las propuestas más atractivas cambia algo de tercio, aunque sigue teniendo un claro componente del cine de acción. Hablamos de Dead Man Down (La venganza del hombre muerto), thriller que dirige Niels Arden Oplev, director de Millennium 1: Los hombres que no amaban a las mujeres, la primera versión que se hizo de la famosa novela de Stieg Larsson. Este thriller arranca cuando la mano derecha de un señor del crimen debe hacer frente a un asesino que busca acabar con su jefe, no sin antes eliminar a toda la banda uno por uno. En medio de esta situación conoce a una joven que busca venganza por un crimen cometido contra ella. Lo que nadie parece sospechar es que el protagonista oculta un secreto del pasado. Protagonizada por Colin Farrell (Noche de miedo) y Noomi Rapace, precisamente Lisbeth Salander en la versión de Oplev, la película cuenta también con Terrence Howard (Red tails), Dominic Cooper (El doble del diablo) e Isabelle Huppert (Amor).

El otro estreno estadounidense lleva por título Un amigo para Frank y su argumento es, cuanto menos, curioso. Ambientada en el futuro, la historia se centra en un anciano cuya pasión y única actividad son los libros. Dado que su única amiga es la bibliotecaria de su ciudad, sus hijos deciden regalarle un robot que le cuide y le haga algo de compañía. Lo que al principio se convierte en una incomodidad para el hombre poco a poco se irá tornando en amistad y verdadero afecto. Dirigida por Jake Schreier, quien debuta así en el largometraje, esta comedia dramática con tintes de ciencia ficción está protagonizada por Frank Langella (La caja), James Marsden (27 vestidos), Liv Tyler (The ledge), Susan Sarandon (El cliente), Peter Sarsgaard (An education) y Jeremy Strong (Lincoln), entre otros.

Pasando a la producción nacional que llega este viernes lo primero que nos encontramos es La estrella, drama romántico que supone la ópera prima de Alberto Aranda, quien escribe y dirige este film basado en la novela de Belén Carmona, quien también colabora en el guión. Un guión que sigue a una joven cuya felicidad, al menos de forma aparente, se halla en cuidar de los demás. Tanto, que se olvida de cuidar de sí misma. Sin embargo, su don para el flamenco y para la vida en general le llevarán a descubrir que también tiene derecho a ser feliz. Ingrid Rubio (Que se mueran los feos), Carmen Machi (Los abrazos rotos), Marc Clotet (Mil cretins), Fele Martinez (Tesis), Carlos Blanco (Trastorno) y Rubén Sánchez forman el elenco principal.

Chaika es el otro film español, aunque en esta ocasión comparte producción con Georgia y Rusia. Su historia comienza cuando un joven vuelve a su hogar para enfrentarse a lo que queda de su pasado y de su familia. Durante su estancia empezará a recordar viejos y vagos recuerdos que el protagonista tenía de su madre, un viaje que le llevará a descubrir nuevos territorios desconocidos para él y nuevas revelaciones que modificarán esos recuerdos. Un drama en su definición más pura que dirige Miguel Ángel Jiménez (Ori) y que protagonizan Salome Demuria (Çölçü) y Gio Gabunia.

El director inglés Michael Winterbotton regresa a las pantallas españolas con The trip, producción del 2010 que cuenta como principales protagonistas con Steve Coogan y Rob Brydon, actores con los que ya coincidió en 24 Hour Party People. En esta ocasión la historia es una road movie que se centra en dos personajes que realizan un viaje por los mejores restaurantes de la campiña inglesa. Paul Popplewell (Redención), Margo Stilley (9 songs) y Claire Keelan (The last hangman) completan el reparto principal de esta comedia anglosajona.

En cuanto al resto del mundo, una de las películas que se estrenan hoy es El estudiante, realizada en Argentina en 2011. La trama comienza cuando un joven del interior del país sudamericano llega a Buenos Aires para estudiar en la universidad. Sin embargo, pronto comprende que nada de lo que estudia le interesa, por lo que empieza a deambular por la facultad conociendo gente. Todo cambia cuando entabla amistad con una joven que le introduce en política. Poco a poco aprenderá las técnicas hasta convertirse en un dirigente estudiantil. Dirigida por Santiago Mitre (El amor – primera parte), la película está protagonizada por Esteban Lamothe (La vida por Perón), Romina Paula (Medianeras), Ricardo Félix (La paz) y Valeria Correa (El hombre de al lado).

Por último tenemos que mencionar En otro país, film procedente de Corea del Sur que narra diferentes historias relacionadas entre sí a través de elementos comunes como un hotel, un socorrista o el hecho de que las mujeres protagonistas se llaman Anne y tienen relación de un modo u otro con el país asiático. Un drama que dirige Hong Sang-soo (Hahaha) y que protagonizan Isabelle Huppert, que repite estreno gracias a Un amigo para Frank, Kwon Hye Hyo y Jung Yu Mi, quienes debutan en la interpretación, Yoon Yeo-jeong (Hanyo) y Moon So-ri (Sa-kwa).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: