‘House of cards’ pierde el norte en una última temporada innecesaria


El caso de la serie House of cards va a ser objeto de estudio con el paso de los años, y por varios motivos. Esta ficción creada por Beau Willimon (Los idus de marzo) es el mejor ejemplo de que una historia no debe alargarse por motivos ajenos a los puramente creativos. Estoy hablando, claro está, de la salida de Kevin Spacey (American Beauty) por los casos de abusos y la consecuente sexta temporada, muy lejos del nivel que tuvieron las anteriores y, sobre todo, ajena completamente a una coherencia narrativa propia de cualquier serie. Habrá quienes hayan puesto en cuestión si los acontecimientos narrados hasta ahora son más o menos fantasiosos, si son más o menos creíbles en un contexto de falsa realidad como el que expone la serie. Personalmente, viendo a algunos presidentes que han dirigido la Casa Blanca en las últimas décadas creo que la serie encaja perfectamente en el realismo, pero de lo que no cabe duda es de que estos últimos 8 episodios dejan una mala e indeleble huella en el conjunto.

Y lo más alarmante de todo es que no habría sido necesaria esta sexta y última temporada. El final de la anterior etapa, aunque algo abierto, cerraba un ciclo de forma más que notable, con una suerte de golpe de estado encubierto de una esposa a su marido, tomando el control de la Casa Blanca y demostrando que ella es, si cabe, más sibilina que él. La ausencia de Spacey, unida a una falta completa de un plan para esta circunstancia, hacen que estos capítulos carezcan de un sentido dramático y argumental. Es lo que suele ocurrir cuando se quiere narrar mucho en muy poco tiempo. A la reducción de episodios con respecto a temporadas anteriores se une la presencia de nuevos personajes cuyo papel en este castillo de naipes apenas queda aclarado, y desde luego no llega nunca a desarrollarse como debería.

Y sobrevolando todo esto, la figura de Spacey. Su ausencia absoluta de la serie alcanza cotas ridículas. Sus fotografías aparecen sutilmente sin la cabeza en el plano, y los pocos audios en los que pudiera escucharse su voz se presentan a través de artimañas narrativas que, dicho sea de paso, resultan un tanto absurdas tanto en el contexto dramático en el que se encuentran como en el tono serio y oscuro de toda la serie. Y a pesar de los intentos por no tenerle en imagen, su figura está constantemente presente en toda la temporada. Si bien es cierto que esta última etapa pertenece al rol interpretado por Robin Wright (Wonder Woman), en realidad el grueso de la trama principal de House of cards está motivado constante por ese Frank Underwood que tanto ha fascinado durante años gracias, entre otras cosas, a la extraordinaria labor de Spacey.

Puede que este sea uno de los motivos por los que la trama no termina de funcionar correctamente. Demasiadas historias secundarias, demasiados personajes que no aportan demasiado, y sobre todo una necesidad de resolver la ausencia de Spacey de la forma más lógica posible. Todo eso genera una mezcla que sus creadores no son capaces de equilibrar, entregándose por completo a un desarrollo marcado por el extremo, por el histrionismo contenido en esos caros trajes y esos elegantes despachos. El final de la temporada, y consecuentemente de la serie, es la mejor evidencia de la deriva absurda que toma la trama, que busca sin éxito una explicación racional a algo completamente ilógico. Y no estoy hablando del desarrollo del arco argumental, que también, sino al hecho de que esta temporada no era necesaria, al menos no en estos términos.

Embarazos embarazosos

Pero entremos en el detalle. Estos 8 episodios ponen el foco y la complicidad con el espectador en la figura de Claire Underwood. Y aunque Wright vuelve a demostrar la increíble actriz que es, lo cierto es que la temporada evidencia que este personaje es único… como un secundario. Ya sea por una narrativa sin un objetivo claro, o porque el personaje realmente no da para tanto, lo cierto es que el protagonismo de esta Primera Dama reconvertida en primera Presidenta de Estados Unidos carece de la fuerza de su predecesor. Y a ello contribuye sobremanera la definición de su personaje que hacen a lo largo del relato o, mejor dicho, la resolución del mismo a los planteamientos inicialmente expuestos.

Y me explico. Durante los primeros compases de esta temporada asistimos a un planteamiento que, con sus más y sus menos, anuncia un cierto suspense político en el que se puede apreciar una estrategia de la protagonista. Sin embargo, a medida que transcurren los episodios dicha estrategia se diluye poco a poco hasta quedar en nada, no tanto por la inacción de la protagonista como por los acontecimientos que se suceden a su alrededor, amén de algunos hitos dramáticos cuestionables como esa presunta crisis que sume a la Presidenta en una depresión. La suma de elementos lleva la serie por un camino no solo ajeno a lo visto hasta ahora, sino alejado de la realidad, apostando más por una suerte de drama personal que perfectamente habría encajado en otro tipo de ficción algo menos elaborada y a todas luces de menor calidad dramática y artística que House of cards.

Aunque sin duda el aspecto dramático más polémico es el embarazo de la protagonista, que irrumpe en el desarrollo argumental como un Deus ex machina para tratar de dar un giro a la trama. Giro que, por cierto, provoca el efecto contrario, pues no solo no aporta el pretendido dramatismo a la historia, sino que aporta a la trama un carácter aún más incomprensible y ridículo al plantear más preguntas y dar pocas de las respuestas que cabría esperar. Esto sumado a la resolución de la trama principal en torno a lo que realmente ha ocurrido con el personaje de Frank Underwood convierte el final de temporada en casi una parodia de sí mismo, enrevesando innecesariamente un final que podría haber sido mucho más sencillo si se hubiera dejado ir del todo al rol de Spacey. Baste decir que los argumentos finales de los dos personajes implicados en la última escena son el reflejo de lo que ha sido esta temporada en todos los sentidos.

Lo cierto es que apena mucho comprobar cómo una producción puede dar al traste con una seña de identidad construida durante años en tan solo un puñado de episodios. House of cards, con sus posibles excesos según se mire, es una serie adulta, sobria, oscura y tremendamente inteligente, en la que ni un solo personaje sobra y en la que toda trama, sea principal o secundaria, tiene influencia sobre cualquier detalle del conjunto. Pero eso es hasta esta sexta y última temporada. El desarrollo dramático, limitado por falta de espacio, la presencia de nuevos personajes sin el trasfondo necesario, y sobre todo una falta de objetivo en la resolución de esta compleja historia convierten esta etapa en un mal reflejo de lo que alguna vez fue la serie. Entiendo la decisión de la productora de apartar a Spacey, pero había muchas y mejores soluciones que la adoptada para dar un final con sentido a una ficción de estas características. Los Underwood nos dejan con mal sabor de boca.

Anuncios

Del Toro explica ‘La forma del agua’ a ‘Black Panther’


Febrero está siendo un mes de premios, de candidatos, de sorpresas y de decepciones. Y este viernes, día 16, no va a ser diferente. En todo caso, habrá que ver si se suma un nuevo elemento a esa lista: el blockbuster. Un título llamado a conquistar la taquilla y adelantado a las fechas en las que habitualmente llegan este tipo de estrenos. Pero este fin de semana es también el del film más aclamado en los últimos meses, y el de numerosas propuestas para todo tipo de públicos.

Comenzamos el repaso con La forma del agua, nueva aventura dramática de corte fantástico dirigida por Guillermo del Toro (La cumbre escarlata) cuya historia se ambienta en los años 60, en plena Guerra Fría. Una joven muda trabaja en el servicio de limpieza de un laboratorio en el que se investiga con una criatura mitad humano mitad anfibio. Entre los dos surge una conexión especial que hará que la joven arriesgue su vida para liberarle, y que provocará que ambos sean perseguidos por la seguridad del recinto. Con la mayor cantidad de nominaciones a los Oscar, esta cinta está protagonizada por Sally Hawkins (Blue Jasmine), Michael Shannon (Animales nocturnos), Richard Jenkins (Los Hollar), Octavia Spencer (Un don excepcional), Michael Stuhlbarg (Los archivos del Pentágono) y Doug Jones (Nunca digas su nombre).

Muy diferente es Black Panther, nueva adaptación de las aventuras de un superhéroe de Marvel, en esta ocasión uno que ya tuvo una participación en Capitán América: Civil War. La historia se centra en T’Challa, líder del reino de Wakanda, una pequeña nación africana que, además, es el único depósito del planeta de Vibranium, un metal capaz de absorber las vibraciones sónicas. Las posibilidades de este material, tanto defensivas como armamentísticas, llevan a muchos mercenarios a tratar de atacar la nación solo para apoderarse de él, por lo que el rey deberá defender a su pueblo de estos ataques, convirtiéndose para ello en Black Panther. Acción, aventura y muchos efectos es lo que promete esta cinta dirigida por Ryan Coogler (Creed: La leyenda de Rocky) y protagonizada por Chadwick Boseman (Dioses de Egipto), Michael B. Jordan (Cuatro Fantásticos), Lupita Nyong’o (12 años de esclavitud), Andy Serkis (La guerra del planeta de los simios), Angela Bassett (Objetivo: Londres), Forest Whitaker (Rogue One: Una historia de Star Wars), Danai Gurira (serie The walking dead), Winston Duke (serie Modern family), Martin Freeman (serie Fargo), Daniel Kaluuya (Déjame salir) y Sterling K. Brown (serie This is us), entre otros.

El último de los estrenos estadounidenses es Deber cumplido, drama bélico y biográfico basado en el libro de David Finkel. Su argumento arranca cuando un soldado norteamericano regresa a casa de su servicio en Irak. Sus intentos de reintegrarse en la sociedad se verán dificultados cada vez más por el síndrome de estrés post traumático que sufre, así como por los horribles recuerdos que le provoca la guerra y las situaciones que vivió con sus compañeros. Ópera prima de Jason Hall, actor visto en El francotirador (2014), la cinta cuenta en su reparto con Miles Teller (Juego de armas), Beulah Koale (The last saint), Joe Cole (Green room), Scott Haze (The institute), Haley Bennett (La chica del tren) y Amy Schumer (Descontroladas).

Entre las novedades europeas destaca The party, comedia dramática producida en Reino Unido y dirigida por Sally Potter (Ginger & Rosa), y cuya trama se centra en una mujer que decide organizar una fiesta con varios amigos para celebrar su nombramiento como ministra. Pero lo que comienza como algo festivo terminará transformándose en tragedia. El reparto está encabezado por Cillian Murphy (Dunkerque), Patricia Clarkson (El corredor del laberinto), Emily Mortimer (Spectral), Kristin Scott Thomas (Suite francesa), Timothy Spall (Negación), Cherry Jones (Reporteras en guerra) y Bruno Ganz (Uno tras otro).

La representante española, en colaboración con Argentina, es Cuando dejes de quererme, thriller dramático cuyo punto de partida es el abandono de un hombre a su mujer y su hija. Años después la hija, que se trasladó a Argentina, recibe una llamada que le explica que su padre ha sido encontrado muerto en un bosque de un tiro en la nuca hace 30 años. Cuando llega a España junto a su padrastro para recibir las cenizas un agente de seguros le comenta a la mujer que su padre firmó un seguro de vida antes de morir. La mujer y los dos hombres tratarán de desvelar qué se oculta tras esta muerte. Igor Legarreta debuta en el largometraje con esta película protagonizada por Eneko Sagardoy (Handia), Forencia Torrente (Soldado Argentino solo conocido por Dios), Miki Esparbé (Es por tu bien), Eduardo Blanco (Kamikaze), Joaquín Climent (El bar) y Antonio Dechent (Oro).

Desde Rusia nos llega Celestial Camel, aventura de corte familiar producida en 2015 que dirige Yuriy Feting (Bibinur) que narra cómo el patriarca de una familia decide vender un camello albino a pesar de la creencia de que este animal traerá suerte a su familia. Esta decisión provoca que la madre del animal se escape en su busca, y a su vez desencadena que el pequeño de la familia salga en busca de los dos animales a través del desierto. Mikhail Gasanov, Viktor Sukhorukov (Ostrov), Petr Novikov, Irina Hurgunova y Danzan Badrashkiev encabezan el anónimo reparto.

En cuanto a la animación, el único representante de la semana es Boonie Bears y el gran secreto, producción china de 2016 cuyo argumento arranca cuando un oso que no está contento con su vida decide unirse al circo. Allí logra hacer nuevos amigos y sentirse cómodo con su vida, llena de fama y aprecio. Su hermano y el resto de antiguos amigos logran encontrarle una noche, pero llevarle de vuelta a su hogar será más difícil de lo que podrían esperar. La cinta está dirigida por Ding Lian (Boonie Bears, to the rescue!)

Balagueró presenta su ‘Musa’ deseando un ‘Feliz día de tu muerte’


10Se dice que la calma siempre precede a la tormenta. Y eso, llevado a los estrenos que cada viernes llegan a la cartelera española, vendría a ser lo que ocurre hoy, 10 de noviembre, con las novedades. Sin que ninguna de ellas sea un gran estreno, algo que se reserva para la próxima semana, sí son muchos y muy variados los géneros que se dan cita en las salas, destacando el terror, el drama y la comedia humana y social como grandes elementos.

De hecho, terror es lo que propone la única película de Hollywood esta semana, titulada Feliz día de tu muerte. El argumento, tan sencillo como efectivo, gira en torno a una joven que es asesinada por un enmascarado en el día de su cumpleaños. Sin embargo, algo ocurre y la joven despierta de nuevo en ese mismo día, reviviendo una y otra vez su asesinato a manos del misterioso asesino, que oculta su rostro en todo momento con una siniestra máscara. Esto permitirá a la chica tener el tiempo suficiente para averiguar la identidad y los motivos de su verdugo. Dirigida por Christopher Landon (Zombie camp), la cinta está protagonizada por Jessica Rothe (La ciudad de las estrellas – La La Land), Israel Broussard (Ingenua inocencia), Ruby Modine (Memoria), Rachel Matthews y Charles Aitken (The girl on the train).

También pertenece al terror Musa, lo nuevo de Jaume Balagueró (Mientras duermes) que cuenta con capital español, irlandés, francés y belga. La trama, adaptación de la novela de José Carlos Somoza, comienza cuando un profesor de universidad que no ha pisado las aulas desde la trágica muerte de su novia empieza a tener una recurrente pesadilla en la que una joven es asesinada en un extraño ritual. Cuando esa misma mujer aparece muerta en las mismas circunstancias se cuela en la escena del crimen para investigar lo sucedido y buscar respuestas a sus sueños, pero lo que encuentra es a otra mujer que ha tenido las mismas pesadillas. Juntos inician un viaje a un oscuro mundo en busca de la verdad. Elliot Cowan (Da Vinci’s demons), Franka Potente (Valerie), Ana Ularu (serie Emerald City), Manuela Vellés (Lobos sucios), Leonor Watling (Amor en su punto), Joanne Whalley (La medida de la venganza) y Christopher Lloyd (Un golpe con estilo) encabezan el reparto.

España también está presente en La librería, nueva película de Isabel Coixet (Nadie quiere la noche) que cuenta además con capital inglés y alemán. Basada en la novela homónima de Penelope Fitzgerald, la historia se centra en una viuda en un pueblecito costero de Inglaterra que, en los años 50, decide abrir una librería, lo que desencadenará un gran revuelo entre los vecinos. Este drama está protagonizado por Emily Mortimer (Spectral), Patricia Clarkson (serie House of cards), Bill Nighy (Su mejor historia), James Lance (Estranged), Michael Fitzgerald (El reino de los cielos) y Jorge Suquet (Requisitos para ser una persona normal).

Puramente española es Oro, aventura dramática de corte histórico que adapta la obra corta inédita de Arturo Pérez-Reverte inspirada, a su vez, en la expedición de los conquistadores españoles del siglo XVI, Lope de Aguirre y Núñez de Balboa, en busca de ciudades indígenas rebosantes de oro. Agustín Díaz Yanes (Solo quiero caminar) escribe y dirige esta película protagonizada por Raúl Arévalo (Cien años de perdón), José Coronado (El hombre de las mil caras), Bárbara Lennie (Contratiempo), Óscar Jaenada (Infierno azul), Luis Callejo (Tarde para la ira), Juan José Ballesta (Indeleble), Juan Diego (Anochece en la India), Anna Castillo (La Llamada) y Juan Echanove (serie Cuéntame cómo pasó), entre muchos otros.

La comedia tiene su principal representante en Algo muy gordo, cinta española que arranca cuando un guionista de televisión recibe la noticia de que, por un error jurídico, no tiene aprobado Bachillerato, teniendo que repetir octavo de EGB. Su regreso a las aulas y a un mundo que ya había olvidado provocará situaciones de lo más inexplicables. Dirigido por Carlo Padial (Mi loco Erasmus), el film cuenta en su reparto con Berto Romero (El pregón), Carlos Areces (La reina de España), Carolina Bang (El futuro ya no es lo que era) y Javier Botet (La Momia).

También española es Una función para olvidar, drama dirigido por Martín Garrido Ramis (Héroes de cartón) que comienza cuando una excéntrica y madura actriz con una modesta compañía teatral decide ensayar con todo su grupo en un pequeño hotel de la costa. La convivencia de todos los miembros será lugar a una creciente y problemática situación. María Castillo, Fernando Esteso (Re-emigrantes), Xisco Ródenas (Turbulencia zombi), Carmen Hoyos, Beatriz Barón (El hijo bastardo de Dios) y Esteban Balbi (Vino para robar) son los principales actores.

Entre el resto de estrenos europeos destaca The Square, película con capital sueco, alemán, francés y danés que, en clave de comedia dramática, centra su trama en un artista que expone en un museo una obra revolucionaria: una plaza en la que la gente participa e impone sus reglas. Lo que debería ser un acto de civismo que sacara lo mejor del ser humano termina convirtiéndose en el escenario de la hipocresía de la gente. Ruben Östlund (Fuerza mayor) escribe y dirige esta cinta protagonizada por Elisabeth Moss (serie Mad Men), Dominic West (Money Monster), Terry Notary (La guerra del planeta de los simios) y Claes Bang (La niña de la selva).

Reino Unido y Hungría colaboran en La mejor receta, comedia dramática de 2015 cuya trama comienza cuando un veterano panadero judío con un humilde negocio en Londres decide contratar a un joven aprendiz musulmán que le ayude a mantener a flote el negocio. Un día al joven se le cae por accidente marihuana en la masa del pan, lo que provocará un aumento de las ventas. John Goldschmidt (Just one kid) dirige esta cinta entre cuyos intérpretes destacan Jonathan Pryce (Hysteria), Phil Davis (Mr. Holmes), Ian Hart (serie Luck), Pauline Collins (Albert Nobbs) y Malachi Kirby (Gone too far).

El thriller es el género principal de Pasaje de vida, producción hispano argentina de 2015 dirigida por Diego Corsini (Solos en la ciudad) que narra tres momentos en la vida del protagonista de forma paralela. Por un lado, su juventud como militante en compañía de su amada; por otro, su huída a España para salvar su vida; y finalmente, el conflicto con su hijo que desea irse a vivir a otro país. Drama y romance también se dan cita en este film protagonizado por Chino Darín (Muerte en Buenos Aires), Miguel Ángel Solá (El corredor nocturno), Carla Quevedo (20.000 besos), Javier Godino (Los días no vividos), Marco Antonio Caponi (Olvídame) y Silvia Abascal (El amor se mueve).

En lo que a animación se refiere, Japón y Estados Unidos colaboran en Yo-Kai Watch, la película, aventura de 2014 que combina acción y humor y que arranca cuando el protagonista descubre un reloj en el bosque que le lleva a conocer a un fantasma, y que le permitirá ver desde ese momento todo tipo de criaturas sobrenaturales con las que vivirá una gran aventura. La cinta está dirigida a cuatro manos por Shigeharu Takahashi y Shinji Ushiro, habituales directores de la serie de televisión en la que se basa este film que, para ambos, es su debut en el largometraje.

En cuanto al documental, dos son las propuestas. La Chana narra la historia de la bailaora autodidacta Antonia Santiago Amador, figura imprescindible del flamenco en los años sesenta y setenta, cuando sorprendió al mundo con un estilo innovador y veloz. La diva, sin embargo, abandonó los escenarios repentinamente en el cénit de su carrera, y actualmente vive en Cataluña con el recuerdo de lo que un día fue. Lucija Stojevic debuta en el largometraje con esta propuesta.

Finalmente, cine y deporte se unen en Bernabéu, una mirada a la figura del expresidente del Real Madrid, que ocupó el cargo 35 años y que dio nombre al estadio de fútbol, a través de entrevistas a veteranos del club, imágenes y audios. El productor Ignacio Salazar-Simpson debuta como director con este film.

‘Los minions’ llegan a la cartelera para encontrar a su villano favorito


Estrenos 3julio2015Con permiso de lo nuevo de Pixar este viernes, 3 de julio, llega a los cines españoles la que posiblemente sea la cinta de animación más esperada del verano. Y todo apunta a que se convertirá en el nuevo blockbuster encargado de arrasar en la taquilla. Pero los más pequeños de la casa no son los únicos que disfrutarán en una sala de cine. Comedia, drama, thriller policíaco y algún que otro interesante documental completan la oferta de estrenos de la semana.

Aunque como es evidente, comenzamos el repaso por Los minions, la primera aventura en solitario de los famosos personajes amarillos de las dos entregas de Gru, mi villano favorito. Tal es el éxito de estos seres que esta cinta se ha propuesto explicar sus orígenes. Desde la Prehistoria hasta los años 60 del siglo XX, la película narra cómo tres de estos personajes emprenden un viaje por medio mundo para encontrar un villano al que puedan servir después de siglos perdiendo líderes. Los tres héroes encontrarán en una diabólica villana a su objetivo, pero deberán actuar contrarreloj si quieren salvar a su propia especie. Humor y acción se combinan de la mano de Kyle Balda (Lorax: En busca de la trúfula perdida) y Pierre Coffin, responsable de la saga Gru, en un film que cuenta con las voces originales de Sandra Bullock (Gravity), Jon Hamm (El chico del millón de dólares), Michael Keaton (RoboCop), Allison Janney (Espías), Steve Coogan (Philomena), Geoffrey Rush (La mejor oferta) y Steve Carell (Foxcatcher), entre otros.

También comedia, aunque de cariz diferente, es Aprendiendo a conducir, nueva película de Isabel Coixet (Mi otro yo) producida en 2014 en Estados Unidos. A medio camino entre el drama y el romance, la trama se centra en una escritora de Manhattan que decide sacarse el carnet de conducir cuando su vida pasa por uno de los momentos más difíciles. Para lograr su objetivo empieza a tomar clases con un refugiado político que se gana la vida como taxista e instructor, iniciándose una relación que se estrechará con el paso de los meses. El reparto está encabezado por Ben Kingsley (El médico), Patricia Clarkson (The East), Grace Gummer (serie The Newsroom), Jake Weber (Asalto al poder) y Sarita Choudhury (serie Homeland).

Una de las películas más recomendadas allí donde se ha estrenado y proyectado es Lo que hacemos en las sombras, comedia negra con capital norteamericano y neozelandés que aborda el tema de los vampiros desde una perspectiva cuanto menos original: tres amigos que comparten piso en Nueva Zelanda tratan de integrarse en la sociedad haciendo lo que hace cualquier joven de su edad. Sin embargo, hay una diferencia notable: son inmortales y beben sangre humana. Cuando uno de ellos convierte a un humano no les quedará más remedio que enseñarle las ventajas y responsabilidades de su nueva condición, aprendiendo por el camino unas cuantas cosas del mundo moderno. La película está escrita, dirigida y protagonizada por Jemaine Clement, que debuta de este modo en la dirección, y Taika Waititi (Boy), a los que se suman en el reparto Jonny Brugh (How to meet girls from a distance), Cori Gonzalez-Macuer (Eagle vs. Shark) y Ben Fransham (30 días de oscuridad).

La cinta española de la semana es Asesinos inocentes, thriller que arranca cuando un joven universitario en una situación personal muy comprometida recibe la oferta de asesinar a uno de sus profesores. El crimen le permitirá salir del paso y recuperar el control de su futuro. Lo llamativo de la oferta es que quien se la hace es el propio profesor. Ópera prima de Gonzalo Bendala, la película cuenta entre sus intérpretes con Miguel Ángel Solá (El corredor nocturno), Maxi Iglesias (Mentiras y gordas), Aura Garrido (El cuerpo), Luis Fernández (serie Los protegidos) y Javier Hernández (serie El barco).

Y si hace exactamente un mes llegaba a la cartelera Misericordia: Los casos del Departamento Q, ahora le toca el turno a Profanación: Los casos del Departamento Q, nueva adaptación de la novela danesa de Jussi Adler-Olsen realizada en 2014 y que en esta ocasión sitúa a los detectives ante un asesinato relacionado con un caso de hace 20 años. En aquel momento dos jóvenes fueron brutalmente asesinados, pero cuando todo apuntaba a un grupo de estudiantes de clase alta un extraño se declaró culpable y fue condenado. Ahora la aparición de un nuevo cuerpo llevará a los policías a reabrir viejas heridas y a introducirse en una peligrosa espiral de violencia. Dirigida por Mikkel Nørgaard, responsable de la primera película, en el reparto repiten los nombres principales de Fares Fares (El niño 44) y Nikolaj Lie Kaas (serie Forbrydelsen), a los que se suman Pilou Asbæk (serie Borgen), David Dencik (El topo) y Sarah-Sofie Boussnina (Bora Bora).

Francia, Grecia y Bélgica están detrás de Cuestión de actitud, drama dirigido por Panos H. Koutras (Strella) que narra el viaje que realizan dos hermanos adolescentes tras la muerte de su madre. Desde Atenas a Tesalónica, su recorrido tiene por objetivo encontrar al padre que nunca conocieron y participar en un concurso de canciones populares que podría cambiar sus vidas. Romanna Lobats (Roz), Aggelos Papadimitriou, Nikos Gelia, Kostas Nikouli y Yannis Stankoglou (Wild duck) conforman el reparto principal.

La propuesta más internacional es El padre, producción en la que colaboran Alemania, Francia, Polonia, Italia, Canadá y Turkia y que relata la masacre ocurrida en la ciudad turca de Mardin en 1915, cuando el ejército se llevó por separados a hombres y mujeres de la comunidad armenia. En medio del caos un hombre consigue sobrevivir, iniciando un viaje para tratar de encontrar a sus hijas. Dirigida por Fatih Akin (Soul kitchen), la película cuenta entre sus actores con Tahar Rahim (Samba), George Georgiou (Mamma mía!), Makram Khoury (Magic men), Akin Gazi (serie Da Vinci’s demons) y Simon Abkarian (La marche).

Y sin duda uno de los títulos más interesantes de la semana es Los caballos de Dios, drama del 2012 coproducido entre Francia, Bélgica, Túnez y Marruecos que aborda un tema tan actual como el islamismo radical. La cinta arranca cuando un joven sale de la cárcel convertido en islamista. Su encuentro con su hermano pequeño, lejos de ser emotivo, se convertirá en el primer paso para el pequeño se convierta en mártir de la Yihad. Basado en la novela de Mahi Binebine, el film está dirigido por Nabil Ayouch (Mektoub) y protagonizado por los debutantes Abdelhakim Rachid, Abdelilah Rachid, Ahmed El Idrissi Amrani, Hamza Souidek y Badr Chakir.

También del 2012 es Nosotros y yo, nuevo film del director Michel Gondry (Rebobine, por favor) que vuelve a explorar la intimidad de las relaciones humanas, en este caso a través de un grupo de adolescentes que acaban de terminar su curso escolar en un colegio del Bronx. Durante el viaje en autobús que les llevará de vuelta a casa el jaleo inicial provocado por los diferentes grupos dará paso a relaciones más personales, más cercanas, entre estudiantes que no tienen nada en común. Producida entre Estados Unidos, Francia y Reino Unido, el reparto está encabezado por Michael Brodie, Teresa Lynn, Laidychen Carrasco, Raymond Delgado y Jonathan Ortiz.

El documental de la semana lleva por título Cuero y tinta. De producción española, es la ópera prima de José Luis Sánchez Maldonado, y explora la relación del deporte y el periodismo a lo largo de los años. Una relación que ha creado miles de amantes al deporte y que ha encumbrado a grandes estrellas y deportistas sin tener en cuenta los colores o las pasiones individuales.

‘Boardwalk Empire’, calma tras la tormenta en su 4ª temporada


Jeffrey Wright es el nuevo villano en la cuarta temporada de 'Boardwalk Empire'.Todo apuntaba a ello. El final de la tercera temporada de Boardwalk Empire auguraba un futuro más que interesante en el que nuevos personajes y nuevos riesgos harían su entrada en escena. Pues bien, esta nueva temporada ha permitido, en este sentido, repartir nuevas cartas en esta partida por el control de la costa este de Estados Unidos. Y lo ha hecho apelando a un conocido dicho: “después de la tormenta siempre llega la calma”. Habrá quienes piensen que los 12 episodios que componen esta nueva entrega carecen de la agresividad de sus predecesores. En cierto modo es verdad, pero no se ajusta del todo a la realidad.

La situación que se encuentra el espectador nada más comenzar la temporada no podría ser más reveladora. Una reunión de los principales jefes mafiosos en la que se acuerda un pacto de no agresión tras la cruenta guerra vivida poco tiempo antes. Una imagen que, por extensión, define el carácter comedido y negociador de la mayor parte de las decisiones que toman los personajes, comenzando por un Enoch Thompson que vive recluido en un hotel próximo a la playa con el único objetivo de abandonar la vida criminal de una vez por todas. En este sentido, los capítulos se antojan una travesía en el desierto de lo que hasta ahora venía siendo la serie creada por Terence Winter (guionista de Los Soprano).

Al mismo tiempo, sin embargo, esta aparente calma (que nadie se engañe, esto sigue siendo una historia en la que los hombres persiguen y cogen lo que quieren a través de la violencia) permite a la trama y a sus personajes respirar aire fresco. Son la pausa necesaria para coger fuerza de nuevo en su quinta temporada y acometer los cambios iniciados en esta cuarta entrega de forma más contundente. Dicho de otro modo, la historia no se frena, sino que entra en la necesaria fase de explicación, lo que vendría a ser el inicio del segundo acto en cualquier largometraje. La ausencia de una violencia continuada permite, además, que el desarrollo dramático se centre en los personajes secundarios, algo olvidados en la temporada anterior, para que puedan encontrar su nuevo lugar en este mundo de corrupción y mafia que, a pesar de ser el mismo, está evolucionando de forma sorprendente.

No pretendo que de lo anterior se desprenda la idea de que esta nueva temporada de Boardwalk Empire es inferior en calidad dramática que sus predecesoras. Más bien al contrario. La serie ha sabido reinventar sus términos de partida, ha sabido lavar su imagen utilizando una necesaria pausa, pudiendo retomar el pulso de historias secundarias, recuperando personajes con poca presencia e incorporando otros que, tal vez sin el carisma ni la fuerza del que interpretó Bobby Cannavale (Blue Jasmine) en la anterior entrega, sí tienen el suficiente carácter como para ser muy interesantes, destacando sobre todo el de Jeffrey Wright (Los Juegos del Hambre: En llamas) y su obsesión con los pasajes bíblicos. Amén de otras incorporaciones históricas como la de J. Edgar Hoover, al que da vida Eric Ladin (serie The Killing). 12 capítulos maravillosamente aprovechados que sitúan la historia en un nuevo punto de inflexión en el que las traiciones, los pactos secretos y los rencores generados revelan nuevos caminos narrativos a explorar.

La importancia de los personajes

Michael K. Williams y Jack Huston en un momento de la cuarta temporada de 'Boardwalk Empire'.Aunque si algo ha marcado esta nueva tanda de episodios ha sido, sin duda, la despedida de numerosos personajes más o menos principales. Es cierto que la serie siempre se ha caracterizado por el poco apego que le tiene a sus protagonistas, algo loable que permite una libertad inexistente en otro tipo de producciones. Pero lo ocurrido en esta ocasión adquiere un mayor impacto, tal vez por el aura trágica y misteriosa de alguno de los roles eliminados, tal vez por los motivos de otros.

Boardwalk Empire siempre ha sido una historia de traiciones, de personajes que no dudan en matar a sus supuestos socios si eso les beneficia. Pero esas traiciones siempre se habían mantenido, como decimos, entre aliados. Nunca entre miembros de una única familia. Este aspecto es sin duda uno de los más relevantes de la trama. La presencia del FBI y sus tácticas para acabar con el crimen organizado llevan a muchos personajes al límite de sus posibilidades. Más allá de la elegancia con la que la producción ofrece la imagen de villano de aquellos que supuestamente son los “buenos de la película”, lo que impacta es la resolución de dichas situaciones límites. Pocas veces se había visto en la serie un impacto tan claro en el entorno del protagonista de una trama secundaria como la que protagonizan los agentes de la ley. Sin desvelar demasiado, simplemente mencionaré que la resolución de esta línea argumental marca el inicio de la quinta temporada con esa imagen final del personaje de Steve Buscemi (28 días) en la estación.

Y me detengo en uno de los momentos más impactantes y, al mismo tiempo, más lógicos desde que empezó la serie. Aquellos que conozcan la trama sabrán que el personaje de Richard Harrow (interpretado magistralmente por Jack Huston), compañero en la guerra de James Darmody (Michael Pitt), se ha convertido con el paso de los años en uno de esos iconos de la pequeña pantalla. Silencioso, con el rostro desfigurado y la mirada fría e inexpresiva, su eficacia para matar y su lealtad y honor le convertían en un peligroso a la par que admirado personaje. El final de la anterior temporada le dejó como protagonista de un baño de sangre, acontecimiento que le deja marcado hasta el punto de sufrir un cambio radical en esta nueva entrega. Su incapacidad para matar, así como su deseo de iniciar una nueva vida, le otorgaban una mayor profundidad, pero al mismo tiempo eliminaban su esencia y, de paso, forzaban la necesidad de su desaparición de esta ecuación de asesinos y gánsters. Eso sí, se hace como merece un personaje de estas características. La serie no será lo mismo sin su presencia.

Claro que, por otro lado, lo que esta quinta temporada pierde en personajes lo gana en la recuperación de otros que parecían estar desaparecidos en etapas anteriores. Me refiero sobre todo a los personajes de Michael Shannon (El hombre de acero) y Stephen Graham (This is England), este último en la piel de Al Capone. Tras unas temporadas en las que parecían adquirir algo más de protagonismo, su perfil bajó hasta convertirse casi en una mera excusa para rellenar huecos en el desarrollo del resto de tramas. Afortunadamente para el conjunto de la producción, la ausencia de violencia y de desarrollo de la trama principal que antes mencionábamos dan más espacio a la recuperación de estos personajes, sobre todo del primero, que vuelve a mostrarse con la fuerza que hipnotizó en la ya lejana primera temporada.

No ha sido esta una temporada al uso. Es cierto que ha habido un villano, que las conspiraciones y los intentos de asesinato han poblado varios minutos de cada uno de los episodios, pero en líneas generales la sensación que queda es la de haber asistido a un movimiento de estructuras, más o menos como si el final de los anteriores 12 episodios hubieran activado un engranaje que colocara el tablero de juego en otra posición. El acierto de Boardwalk Empire, y lo que la define como la gran serie que es, reside en haber utilizado esto para avanzar en todos aquellos aspectos que había dejado momentáneamente abandonados, enriqueciendo el mundo creado y planteando un futuro prometedor.

Adam Sandler y el crimen legal, protagonistas de los estrenos


Estrenos 12julio2013Tras varias semanas de blockbusters y películas de grandes presupuestos y mayor cantidad de efectos especiales, la cita con los estrenos del 12 de julio se antoja un tanto escueta. Pero esto no debería llevar a engaño. Salvo por el, a priori, estreno más relevante del fin de semana, el resto de títulos tienen un alto interés para aquellos que busquen algo más que un mero pasatiempo. Y es que si algo comparten las novedades de hoy es un contenido dramático más allá de las explosiones y secuencias de acción tan demandadas en esta época del año. Se podría decir que este va a ser un fin de semana algo extraño para el tipo de producciones que suelen llegar a las pantallas españolas. Desde luego, mucho más interesante que propuestas pasadas.

Pero como decíamos, hay una excepción a este panorama generalizado de estrenos, y esa es Niños grandes 2, continuación del éxito de 2010 que cuenta con los mismos responsables de aquella gamberrada. En esta ocasión, la reunión de los viejos amigos y sus respectivas familias viene provocada por el traslado al pueblo en el que todos ellos se criaron. El reencuentro de los cuatro adultos deparará todo tipo de situaciones a cada cual más rocambolesca. Mucho humor irreverente es lo que promete esta nueva incursión cinematográfica de Adam Sandler (Jack y su gemela), quien protagoniza y escribe la historia. Dirigida de nuevo por Dennis Dugan, director habitual de los films del cómico (Zohan: Licencia para peinar), en pantalla también veremos a Kevin James (Zooloco), Chris Rock (Un funeral de muerte), David Spade (El rey del mando), Salma Hayek (Salvajes), Maya Rudolph (Idiocracia), Maria Bello (World Trade Center) y Steve Buscemi (serie Boardwalk Empire), además de colaboraciones como la del ex jugador de baloncesto Shaquille O’Neal (Kazaam), Milo Ventimiglia (serie Héroes) y Taylor Lautner (saga Crepúsculo).

El estreno más llamativo, sin embargo, es The Purge: La noche de las bestias, thriller psicológico que ha sido un rotundo éxito en Estados Unidos y que parte de una premisa cuanto menos original: en un futuro no muy lejano la violencia ha logrado ser prácticamente erradicada de la sociedad norteamericana gracias a una medida conocida como ‘La Purga’, que consiste en dar libertad plena durante una noche al año a todas las acciones criminales, incluida el asesinato. En este contexto una familia acomodada verá cómo sus vidas se convierten en un infierno al acoger en su casa a un hombre que huía de un grupo durante esa fatídica noche. Escrita y dirigida por James DeMonaco (Staten Island), la película cuenta con Ethan Hawke (Vidas ajenas) y Lena Headey (300) como principales protagonistas, a los que acompañan Max Burkholder (Amigos con dinero), Adelaide Kane (Goats), Edwin Hodge (Red dawn) y Rhys Wakefield (El santuario), entre otros.

Otro thriller proveniente de Estados Unidos, aunque esta vez en colaboración con Reino Unido, es The East, cuya trama sigue a una investigadora privada, ex agente del FBI, que se infiltra en una organización anarquista cuya intención es vengarse de las corporaciones a las que acusa de servir como tapadera para operaciones criminales. Gracias a su adiestramiento logra infiltrarse rápidamente, pero la convivencia y las fuertes convicciones de los miembros del grupos empezarán a generar dudas en su misión y en las motivaciones de cada uno de los bandos. Dirigida por Zal Batmanglij (Sound of my voice), la cinta está protagonizada por Brit Marling (El fraude), quien colabora en el guión junto al director, Alexander Skarsgård (serie True Blood), Ellen Page (Origen), Toby Kebbell (Ira de Titanes), Shiloh Fernandez (Posesión Infernal), Patricia Clarkson (Rumores y mentiras) y Julia Ormond (Leyendas de pasión).

Lasse Hallström vuelve a las pantallas españolas, y lo hace con un film realizado antes que su más reciente estreno, Un lugar donde refugiarse. Con el título de El hipnotista, y con producción sueca, el director de Las normas de la casa de la sidra (1999) adapta el libro de Lars Kepler acerca de un hipnotista que es contratado por la policía para que hipnotice al único superviviente de la matanza de una familia en su propia casa, un joven de 15 años cuya hermana ha desaparecido. Sin embargo, todo cambia cuando la hijo del hipnotista es secuestrado, iniciándose entonces una segunda investigación criminal que se desarrollará de forma paralela a la de los asesinatos. El reparto principal está integrado por Mikael Persbrandt (Aurora boreal), Tobias Zilliacus (Iris), Lena Olin (El lector), Helena af Sandeberg (Cornelis) y Oscar Petterson (Maria Wern: Inte ens det förflutna).

La representante española del fin de semana es Sola contigo, drama co producido en colaboración con Argentina que cuenta el tortuoso viaje de una mujer reconocida por la sociedad que un día recibe una llamada amenazándola de muerte por los pecados de su pasado. Unos pecados de los que no ha podido huir a pesar de los años transcurridos y de los que deberá pedir perdón si quiere conocer la identidad del autor de la llamada. Dirigida por Alberto Lecchi (El frasco), la película está protagonizada por Ariadna Gil (El baile de la Victoria) y Leonardo Sbaraglia (Intacto), a los acompañan Antonio Biradent (Tres deseos), Sabrina Garciarena (Pagafantas) y Gonzalo Valenzuela (Sal).

Perdidos en la nieve es otra de las propuestas para el fin de semana. Producida en 2012 entre Noruega y Suecia, la película cuenta un hecho verídico acontecido durante la II Guerra Mundial. Durante un combate un avión británico y otro alemán caen en una zona de Noruega difícilmente comunicada. Los supervivientes de uno y otro bando terminan refugiándose en la misma cabaña. El paso de los días hará que la animadversión existente entre los soldados se transforme en amistad y, lo más importante, el conflicto pierda todo su sentido. Drama de corte histórico que dirige Petter Næss (Hoppet) y protagonizan Rupert Grint (Ron Weasley en la saga de Harry Potter), David Kross (Same same but different), Florian Lukas (I phone you), Lachlan Nieboer (Vivaldi, the red priest) y Stig Henrik Hoff (Ulvenatten).

Por último, y también producida en 2012, nos llega el drama Carne de perro, producida a tres bandas entre Chile, Alemania y Francia. Escrita y dirigida por Fernando Guzzoni, en lo que significa su debut en el largometraje dramático, la trama gira en torno a un antiguo torturador que trata de dejar atrás su pasado y rehacer su vida y su mente. Sin embargo, los fantasmas siguen atormentándole hasta el punto de distorsionar su visión de la realidad. Alejandro Goic (Joven y alocada), Amparo Noguera (Post mortem), Daniel Alcaíno (Mujeres infieles) y Sergio Hernández (La noche de enfrente) conforman el reparto principal.

Invasiones alienígenas, el precio del poder y varios dramas centran los estrenos del 13 de abril


Ya ha terminado la Semana Santa en medio mundo, y en España ha sido una bocanada de aire fresco en lo que a ingresos de taquilla se refiere. Y si los estrenos de la semana pasada, adelantados al miércoles, eran numerosos y variados, el caso del viernes 13 de abril es igualmente variado pero más bien poco numeroso, sobre todo en algunas ciudades donde ni siquiera lleguen todos los estrenos. La que a buen seguro se encuentre hasta en el cine más recóndito del planeta es Battleship, a la que acompañan el biopic de Sarkozy y un nuevo estreno español entre otros títulos.

La compañía Hasbro, la misma responsable de la saga Transformers, pone ahora en imágenes otro famoso juguete de la infancia de cualquier joven del mundo. Se trata de la versión, algo libre, del juego de mesa Hundir la flota. Decimos libre por decir algo, porque lo cierto es que solo mantiene el esquema del juego en su premisa inicial: durante unas maniobras del ejército naval de Estados Unidos descubren los restos de una estructura metálica que resulta ser alienígena, iniciándose una lucha entre humanos y aliens en mar, tierra y aire. Dirigida por Peter Berg (Hancock), la cinta tiene como principal protagonista a Taylor Kitsch (John Carter), acompañado por nombres tan conocidos como Liam Neeson (Ira de titanes), Alexander Skarsgård (serie True Blood) y la cantante Rihanna en su debut en el cine. Acción y efectos especiales son los principales ingredientes de este título.

De Nicolas a Sarkozy, dirigida por Xavier Durringer (Chok-Dee) aborda el ascenso del presidente de Francia al poder a través de una retrospectiva vista a través de los ojos del propio Sarkozy la noche de las elecciones de 2007. Una carrera política que está marcada por los engaños y los enfrentamientos políticos que, irremediablemente, le distancian de su mujer cada vez más. En el reparto encontramos a Denis Podalydès (El pabellón de los oficiales) como Sarkozy; a Florence Pernel (Tres colores: Azul) como su mujer, y a Bernard Le Coq (Rosa y negro) como Jacques Chirac.

También desde Francia, en colaboración con Grecia, nos llega una cinta cuya trama puede resultar, cuanto menos, diferente a lo que se suele ver últimamente. Bajo el título Alps, el director Giorgos Lanthimos (Canino) narra la historia de un grupo de personas que fundan una compañía cuyos miembros son contratados por familiares o amigos de un difunto, por el que se hacen pasar. Su labor, por supuesto, incluye todo tipo de actividades y de apoyo, emocional y físico. Un drama más que interesante en su concepto y en su desarrollo protagonizado por Aris Servetalis (Kinetta) y Johnny Vekris en su debut como actor.

Como decimos, esta semana también tenemos estreno español. Se trata de Madrid, 1987, cinta escrita y dirigida por David Trueba (Soldados de Salamina) acerca de la relación entre un veterano articulista, tan respetado como temido, y una joven que estudia y aspira para convertirse en periodista; una relación que estará marcada por el talento de ambos, el deseo y los diferentes puntos de vista profesionales. Ponen rostro a los dos protagonistas José Sacristán (Todos a la cárcel) y María Valverde (Tres metros sobre el cielo).

Los estrenos se completan con Cairo Time, película del 2009 en la que una mujer, editora de una revista de moda, que viaja a El Cairo para pasar unas vacaciones con su marido. Cuando este, por trabajo, no puede estar con ella, le pide a un amigo suyo de confianza que la acompañe. Durante sus visitas por las costumbres y las calles de la capital egipcia surgirán emociones inesperadas. Si bien el argumento no difiere demasiado de muchos otros ya vistos, el atractivo de la ciudad y de los actores son bazas importantes de este relato escrito y dirigido por la canadiense Ruba Nadda (Sabah). Frente a la cámara se colocan Patricia Clarkson (Shutter Island), Tom McCamus (Possible Worlds), Alexander Siddig (Furia de titanes) y la española Elena Anaya (La piel que habito).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: