‘Alien: Covenant’: el infierno original en un paraíso moderno


No hay nada como volver al principio para recuperar la esencia de algo. Al menos en parte. Por supuesto, eso no es garantía de nada, pero siempre es un buen comienzo para enderezar un barco que zozobra. La saga ‘Alien’ ha ido, indefectiblemente, de más a menos, y aunque soy partidario de defender lo que representa Prometheus (2012) en este universo, es indudable que no está a la altura de lo que el propio Ridley Scott logró en 1979. La nueva entrega, a medio camino entre el clásico y la modernidad, tiene las virtudes del primero y los vicios de la segunda, y es en esta combinación de ADNs donde el director logra crear un híbrido más que interesante.

Porque a pesar de los defectos de Alien: Covenant, sus aspectos positivos convierten a este film en una obra inquietante, eficaz en su relato y con un pulso narrativo firme y directo. Bueno, tal vez directo no sea el mejor apelativo a tenor de todo el trasfondo que posee, pero desde luego Scott vuelve a demostrar que es capaz de generar tensión dramática prácticamente con una pared. En este sentido, el film aprovecha un desarrollo dramático prácticamente calcado al original para explorar nuevas formas de terror, nuevas vías de crear estos monstruos que continúan evolucionando, esta vez de forma más coherente que en entregas anteriores y con una explicación tan eficaz como perturbadora.

De hecho, el film posee varias lecturas, algunas más interesantes que otras. Desde la mera y simple acción espacial hasta el trasfondo sociológico, filosófico e incluso religioso, la cinta explora en mayor o menor medida los diferentes aspectos que componen la complejidad del espíritu humano. Y esto es, a su vez, lo que juega en su contra. La cinta tarda en arrancar en lo que a trama se refiere, sus reflexiones rompen en muchos momentos el ritmo narrativo de la historia y, es cierto, aprovecha en demasía la estética y la estructura del primer film, hasta el punto de introducir personajes similares, entornos conocidos y, lo peor de todo, una previsibilidad en las decisiones de sus personajes y en las apuestas dramáticas que restan fuerza al film.

En realidad, Alien: Covenant es un puente casi perfecto entre lo que representó Prometheus y lo que ha sido la saga original. Aterradora, inquietante, dramática por momentos y espléndidamente rodada, la nueva película de Scott demuestra que la serie de terror espacial puede ofrecer todavía muchos y enriquecedores matices a este universo. Sí, es cierto que los aliens ahora se crean por otros medios, que se cambia una reunión en torno a una mesa por una camilla y que su desarrollo se desinfla un poco al final ante lo previsible del argumento. Sin embargo, todo eso no impide que sea una obra notable capaz de perturbar con el uso que el director hace de las sombras y de las posibilidades del guión. Y ojo a la labor de Michael Fassbender (La luz entre los océanos), auténtico héroe, villano y todo lo que se quiera decir de él. El resto del reparto, por suerte o por desgracia, no están a su altura. Más o menos como ocurre con su personaje y el resto de la tripulación.

Nota: 7,5/10

Anuncios

R. Scott aterroriza a los tripulantes del Covenant con un nuevo ‘Alien’


Después de un fin de semana de muchos y muy variados estrenos, toca descansar. O al menos, no llenar la cartelera con decenas de títulos nuevos. Pero el hecho de que este viernes, 12 de mayo, no se estrenen tantas películas no quiere decir, ni mucho menos, que no exista una variada oferta. Desde el terror espacial más icónico hasta un drama con la novia de Hollywood, pasando por varias novedades europeas.

Pero comencemos por el que, sin duda, es el estreno de la semana. Alien: Covenant, regreso de Ridley Scott (Marte) al universo que él mismo ayudó a convertir en todo un icono de la ciencia ficción y el terror espacial, monstruos incluidos. Secuela de Prometheus (2012), la cinta se centra en una expedición colonial formada por varias parejas cuyo objetivo es encontrar un paraíso inexplorado donde iniciar una nueva sociedad, algo que parecen encontrar en un planeta que pronto se convierte en una pesadilla, y en el que habita un sintético que parece tener una estrecha relación con la criatura que amenaza con acabar con sus vidas. En el reparto encontramos a Michael Fassbender (Assassin’s Creed), Katherine Waterston (Steve Jobs), Danny McBride (Juerga hasta el fin), Demián Bichir (Los odiosos ocho), Noomi Rapace (El niño 44), Billy Crudup (Spotlight), Carmen Ejogo (Selma), Amy Seimetz (Lovesong), Callie Hernandez (Blair Witch), Jussie Smollett (serie Empire), Guy Pierce (El editor de libros) y James Franco (¿Tenía que ser él?).

Estados Unidos y España colaboran en Money, thriller que arranca cuando la velada de la que disfrutan dos parejas con una vida acomodada dará un giro de 180 grados con la presencia de dos maletines llenos de dinero y la aparición de un extraño que sacará a la luz los aspectos más oscuros de cada uno de ellos. Debut en el largometraje de José Martín Rosete, su internacional reparto está encabezado por Kellan Lutz (Hércules: El origen de la leyenda), Jess Weixler (La mirada del amor), Lucía Guerrero (Perdona si te llamo amor) y Jesse Williams (El mayordomo).

Antes de abordar los estrenos puramente europeos, una propuesta que cuenta con capital estadounidense, sudafricano y alemán. Guardián y verdugo es el título de la adaptación de la novela escrita por Chris Marnewick y dirigida por Oliver Schmitz (Le secret de Chanda) cuya trama, basada en hechos reales, gira en torno a un abogado que defendió a un joven guardia de prisión de máxima seguridad traumatizado por todas las penas de muerte que había presenciado en los años 80. Steve Coogan (Philomena), Andrea Riseborough (Oblivion), Garion Dowds, Deon Lotz (French toast) y Robert Hobbs (Young ones) son los principales actores.

La producción nacional tiene como único representante Demonios tus ojos, thriller dramático en el que también participa Colombia y que está dirigido por Pedro Aguilera (Naufragio). La historia arranca cuando un joven director de cine descubre una noche, en una web de vídeos eróticos, que una de las protagonistas es su hermana pequeña. Sorprendido y conmocionado, viaja a Madrid para hablar con ella, pero una atracción hacia ella surgirá durante el proceso de investigación. El reparto está encabezado por Ivana Baquero (El club de los incomprendidos), Julio Perillán (Proyecto Lázaro), Lucía Guerrero (Grupo 7), Nicolás Coronado (Novatos) y Elisabet Gelabert (Las furias).

Entre los títulos europeos destaca Paraíso, film con participación alemana y rusa  que centra su atención en las vidas de tres personajes muy diferentes que se cruzan durante la II Guerra Mundial. Sus ideologías y sus formas de ver el mundo les llevarán a tomar decisiones muy diferentes ante el mundo que les ha tocado vivir. Dirigido por Andrey Konchalovskiy (Tío Vania), este drama está protagonizado por Philippe Duquesne (Tras la pared), Vera Voronkova (Kontakt), Christian Clauss, Yuliya Vysotskaya (Max) y Peter Kurth (Herbert), entre otros.

Con algo de retraso llega la italiana Le llamaban Jeeg Robot, thriller con toques de comedia y ciencia ficción realizado en 2015 cuya trama arranca cuando un joven ladrón de poca monta recibe unos increíbles poderes que utilizará para hacer una importante carrera criminal. Todo cambia cuando conoce a una joven trastornada que cree que es el héroe de una famosa serie de animación japonesa. Juntos deberán enfrentarse a un mafioso cuyo único objetivo es obtener fama y notoriedad. Dirigida por Gabriele Mainetti (Ultimo stadio), entre los actores destacan nombres como los de Claudio Santamaria (Terraferma), Luca Marinelli (La gran belleza), Stefano Ambrogi (Sotto una buona stella), Maurizio Tesei (Fantasmi), Ilenia Pastorelli y Francesco Formichetti (L’ultima ruota del carro).

También es de 2015 el drama romántico Bajo el sol, film que cuenta con capital croata, serbio y esloveno que, con el marco de las guerras balcánicas, aborda la historia de diferentes historias de amor a lo largo de tres décadas, arrancando en los años 90, donde dos amantes se ven obligados a vivir su relación en la clandestinidad por el conflicto bélico, y terminando en 2011, cuando finalmente una relación puede alcanzar su plenitud una vez cicatrizadas las heridas de la guerra. Escrita y dirigida por Dalibor Matanic (Kino lika), la película está protagonizada por Dado Cosic (El segador), Nives Ivankovic (Agonija), Goran Markovic (Mrak) y Tihana Lazovic (Suti).

En lo que a animación se refiere, dos propuestas. Por un lado, Richard, la cigüeña, película que cuenta con participación alemana, belga, luxemburguesa y noruega y que gira en torno a un gorrión adoptado por una familia de cigüeñas cuyo mayor deseo es viajar a África antes del invierno. Con la ayuda de un búho y un periquito iniciará el viaje para demostrar que es una cigüeña más. Dirigen Toby Genkel (¡Upsss! ¿Dónde está Noé…?) y Reza Memari en el que es su debut en el largometraje.

Por otro, la noruega Dos colegas al rescate, cinta de aventuras realizada en 2015 a cuatro manos por Rasmus A. Sivertsen (Pelle Politibil går i vannet) y Rune Spaans, para el que es su primer film como director. El argumento se centra en dos atolondrados amigos que viven en el interior de un túnel ferroviario y cuyas existencias cambian cuando conocen a la hija de un importante científico secuestrado por Rasputín, un villano que quiere convertir a los humanos en robots.

‘Terminator’ se reinicia para acabar con ‘Magic Mike XXL’


Estrenos 10julio201510Fin de semana de emociones fuertes. Hacía bastante tiempo que no se citaban en un mismo viernes dos films llamados a llenar las salas. Este fenómeno, unido al éxito de Los minionsJurassic World provoca que estemos ante una lucha por la taquilla muy interesante. Pero hoy viernes, 10 de julio, no solo llegan blockbusters a la cartelera. Varias novedades, incluyendo alguna española, conforman una oferta que va desde la comedia al drama, pasando por el thriller o el biopic musical.

Y como no puede ser de otro modo, comenzamos el repaso con Terminator: Génesis, nueva entrega de la saga de ciencia ficción apocalíptica que, en esta ocasión, está planteada más como un reinicio de la historia de Sarah Connor y el Terminator enviado para matarla. Todo comienza como los seguidores de la serie ya conocen. El líder de la resistencia contra las máquinas, John Connor, envía a Kyle Reese a 1984 para que proteja a su madre del Terminator enviado para matarla. Sin embargo, algo sale mal y se produce una fractura temporal que crea nuevos acontecimientos. El soldado se encontrará entonces con un pasado que no se parece en nada al que conocía, por lo que deberá no solo enfrentarse a nuevos enemigos, sino que buscará el modo de volver a escribir el pasado. Dirigida por Alan Taylor (Thro: El mundo oscuro), la película es un vehículo para que Arnold Schwarzenegger (Sabotage) regrese a uno de sus personajes más importantes. El reparto se completa con Emilia Clarke (serie Juego de tronos), Jason Clarke (El amanecer del Planeta de los Simios), Jai Courtney (El maestro del agua), J. K. Simmons (Whiplash), Matt Smith (Lost river), Byung-hun Lee (Red 2) y Sandrine Holt (serie Rehenes).

Aunque sin duda la cinta más importante para muchas (y muchos) será Magic Mike XXL, secuela del film de 2012 que, como se desprende del título, promete algo más grande, más largo y más sofocante de lo que ofreció la primera entrega. ¿Y en qué se traduce esto? Bueno, pues en unos espectáculos de strippers masculinos más subidos de tono. La cinta sitúa a los protagonistas tres años después, ya retirados cuando estaban en la cresta de la ola. Su intención es abandonar ese mundo definitivamente, pero quieren hacerlo a su manera, es decir, ofreciendo un espectáculo como nunca antes se ha visto. Gregory Jacobs (Escalofríos) se pone tras las cámaras para dirigir a Channing Tatum (Foxcatcher), Matt Bomer (serie Ladrón de guante blanco) y Joe Manganiello (serie True Blood) en los principales personajes, a los que se suman intérpretes femeninas como Elizabeth Banks (Los Juegos del Hambre: Sinsajo I), Amber Heard (3 días para matar), Jada Pinkett Smith (serie Gotham) y Andie MacDowell (Prácticamente muerto).

Para aficionados a la música nos llega uno de los estrenos más interesantes, Love & Mercy, el biopic de Brian Wilson, fundador de los Beach Boys. La cinta aborda su vida en dos etapas muy concretas. La primera durante su época de máximo esplendor y de sus primeros problemas nerviosos que le impidieron manejar el éxito que llegó a tener su grupo. La segunda, unos 20 años después, se centra en el hombre arruinado y confundido que está bajo vigilancia de un psicólogo durante 24 horas. Drama musical que recupera la figura de uno de los compositores que marcaron una época y que está dirigido por Bill Pohlad (Old explorers). En el reparto, plagado de nombres conocidos, encontramos entre otros a Paul Dano (Prisioneros), John Cusack (Fuga al límite), Elizabeth Banks, que esta semana repite estreno, Paul Giamatti (San Andrés), Jake Abel (La huésped) y Joanna Going (El árbol de la vida).

El drama romántico está representado por Elsa & Fred, cinta del 2014 dirigida por Michael Radford (El mercader de Venecia) que gira en torno a la relación de dos personas en el ocaso de sus vidas. Él se ha quedado viudo recientemente, por lo que su hija decide trasladarle a un pequeño apartamento en contra de su voluntad. Ella sigue soñando con encontrar a su galán de cine. Su encuentro les llevará a descubrir que nunca es tarde para hacer planes. Shirley MacLaine (La vida secreta de Walter Mitty), Christopher Plummer (The tempest), Marcia Gay Harden (Parkland), Scott Bakula (serie Mujeres desesperadas), Chris Noth (serie Sexo en Nueva York) y James Brolin (Burlesque) encabezan el reparto.

La representante española es Investigación policial, thriller en clave cómica del 2013 que escribe, dirige y protagoniza Daniel Aguirre, quien de este modo debuta en el largometraje. La cinta gira en torno a dos investigadores enfrascados en un caso que no parece avanzar hacia ninguna parte. Las numerosas horas que pasan juntos intentado resolverlo les permitirá compartir sus frustraciones sobre sus respectivas vidas personales. Pero todo cambiará cuando se topen sin previo aviso con una aventura que podría dar por terminada la investigación. El reparto se completa con Sergio Cortina, Antonio Resines (Ni pies ni cabeza), Belén López-Valcárcel e Ingrid García Jonsson (Hermosa juventud).

Y solo en algunos cines se repone con motivo de su 50 aniversario El mundo sigue, cinta de 1965 escrita y dirigida por Fernando Fernán Gómez (La lengua de las mariposas), quien también se reserva uno de los roles principales, y basada en la novela de Juan Antonio de Zunzunegui. Ambientada en la España de los años 60, la película se centra en las relaciones de una familia en la que la madre es una abnegada mujer que soporta cómo su marido, guardia municipal, tiende a maltratarla. Su único hijo, beato convertido en sacerdote, dedica su vida a tratar de expiar los pecados de su familia, mientras que sus dos hijas, cada una obsesionada a su manera por la riqueza, se odian mutuamente. Junto a Fernán Gómez aparecen en pantalla Agustín González (El abuelo), Francisco Pierrá (Amaya), Gemma Cuervo (Señora doctor), Lina Canalejas (El extraño viaje) y Milagros Leal (La vil seducción).

Desde Italia nos llega la comedia romántica ¿Te acuerdas de mí?, cinta producida en 2014 y dirigida por Rolando Ravello (Tutti contro tutti) en la que un cleptómano y una narcoléptica que sufre amnesia cada vez que se desmaya inician una relación sentimental cuando se conocen en la consulta de su psiquiatra. Él está profundamente enamorado, pero ella, que lleva un diario para poder recordar todo, tiene apuntado que es una persona a evitar. El plantel de actores está encabezado por Ambra Angiolini (Maldamore), Edoardo Leo (Viva l’Italia), Paolo Calabresi (Tutta colpa di Freud), Susy Laude (Henry) y Pia Engleberth (El capital humano).

Con algo de retraso se estrena Paraíso, comedia mexicana del 2013 que se centra en los esfuerzos de una mujer por adaptarse a su nueva vida en México D.F. Todo cambiará cuando se entere de un curso de cocina gallega organizado por un grupo de españolas de su vecindario. Dirigida por Mariana Chenillo (Cinco días sin Nora), la película está protagonizada por Andrés Almeida (La otra familia), Daniela Rincón, Luis Gerardo Méndez (Morelos) y Camila Selser (Amor de mis amores), entre otros.

Otra de las novedades de la semana es Retratos de familia, debut en el largometraje de Anthony Chen. Producida en Singapur en 2013 e inspirada en la infancia del director, la trama comienza cuando una mujer filipina entra a trabajar para una familia en la que las relaciones entre el padre, la madre y el hijo son muy tensas. La presencia de la mujer, que rápidamente establece un fuerte vínculo con el chico, no hace sino tensar aún más las situaciones y despertar los celos de la madre. En el reparto destacan los nombres de Yeo Yann Yann (Muallaf), Chen Tian Wen (El laberinto del asesino), Angeli Bayani (Graceland) y Jialer Koh.

El único documental estrenado hoy es La mirada del silencio, producción de 2014 que cuenta con capital procedente de Finlandia, Dinamarca, Indonesia, Noruega y Reino Unido. Dirigida por Joshua Oppenheimer, autor de la polémica The act of killing (2012), la película viene a ser una mirada desde el lado de las víctimas a los mismos acontecimientos narrados en aquel film, llegando a enfrentar a una familia superviviente del genocidio indonesio con los asesinos de muchos de sus familiares.

mirada del silencio

‘El niño 44’: sin crimen en el paraíso


Gary Oldman y Tom Hardy en un instante de 'El niño 44', de Daniel Espinosa.En una época cinematográfica en la que el apartado técnico ha alcanzado casi la perfección distinguir una buena película de otra mala es una ardua tarea. Hay excepciones, claro está, pero por regla general el lenguaje narrativo o los efectos visuales son similares de un film a otro. Ante esto, solo queda analizar la esencia, aquello por lo que siempre comienza una película: el guión. Puede ser repetitivo, pero con casos como la nueva película de Daniel Espinosa (Dinero fácil) es más que evidente que sin un buen guión nunca, jamás, podrá haber una buena película. Y un pequeño matiz: un mal guión no implica necesariamente malos personajes o situaciones inverosímiles.

No, un mal guión queda definido por su desarrollo dramático, por el tratamiento que hace de las líneas principal y secundarias de la trama. Y en esto falla estrepitosamente El niño 44, una suerte de thriller que deambula sin objetivo claro durante buena parte de su metraje en un intento por ofrecer al espectador algo más que la mera investigación de una serie de asesinatos en un entorno, el de la URSS, en el que no podían existir este tipo de crímenes por ser una enfermedad capitalista. Mal planteada desde el principio (para explicar la situación de los personajes no es necesario desarrollar secuencias completas), la película no posee un objetivo claro. Las revelaciones y los puntos de giro parecen ubicados en puntos de la trama equivocados, lo que genera una serie de desajustes alarmantes. Por poner un ejemplo, desde que se produce el primer asesinato hasta que el protagonista decide ponerse a investigar se suceden una serie de tramas secundarias que poco o nada aportan al thriller, salvo para convertirlo en un relato de envidias y corruptelas en el seno de la Unión Soviética. Y eso son unos 30 minutos.

Lo cierto es que lo mejor, y lo que salva un poco los muebles, es su reparto, que hace lo que puede con unos personajes poco definidos, básicos en sus motivaciones y que muchas veces actúan por instinto más que por unos objetivos claros. Cabe señalar en este sentido que los personajes secundarios son unos de los más damnificados por el mal diseño del guión, que les condena a tener presencia minoritaria a pesar de estar llamados a jugar un papel más relevante. Es lo que ocurre cuando la historia no fluye de forma natural, cuando se trata de obligar a los personajes y al propio desarrollo dramático a ir por un cauce en lugar de dejar que todo discurra por otro.

La verdad es que El niño 44 es un quiero y no puedo. Su intención de abarcar un sinfín de matices que definan el contexto social en el que transcurre la historia genera, en realidad, tantos desarrollos como historias tiene la película. Quizá la más absurda sea la persecución a homosexuales, sin relación alguna con los asesinatos y de una gratuidad asombrosa. Todos los problemas surgen, no cabe duda, de su mal elaborado guión, en el que las secuencias no solo no fluyen de forma orgánica, sino que están mal estructuradas. La cinta logra salvar en cierto modo su situación gracias a los actores y a una realización que, todo sea dicho, tiene un lenguaje interesante en algunos momentos que contrastan con otros caóticos y de caligrafía ininteligible. Las intenciones son buenas, pero aunque se trate de ocultar el crimen en el paraíso, las pruebas son tan evidentes que no queda más remedio que reconocer el delito.

Nota: 5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: