‘Objetivo: Washington D.C.’: habrá bajas, pero serás tú


Los espectadores más jóvenes, aquellos que han crecido con la saga ‘Transformers’ o ‘Fast & Furious’, tal vez solo conozcan por referencias, o como cine “clásico”, que hubo una época en la que el cine de acción era más artesanal que digital, en el que lo importante eran los personajes y una buena ejecución visual más que la espectacularidad de los efectos. Hoy en día es difícil encontrarlo, y precisamente por eso la saga protagonizada por Gerard Butler (Un hombre de familia) resulta tan refrescante en el panorama cinematográfico actual.

No es un alarde de originalidad. De hecho, Objetivo: Washington D.C. es bastante previsible (al villano “activo” se le identifica casi desde el principio, y al villano “en la sombra” un poco más tarde). Y sin duda, si alguien quiere buscarle la lógica a algunas de sus secuencias sencillamente va a fracasar. Pero eso es algo que va implícito en este tipo de historias. Superado eso, lo que nos encontramos es un relato sencillo, directo, cargado de humor, acción y efectividad que explota al máximo las posibilidades de sus actores y de sus escenarios, construyendo un crescendo dramático que utiliza buena parte de los recursos que ya se han demostrado efectivos en estas historias.

En este sentido, esta tercera parte de la saga tiene el aroma de otras cintas de aventuras y de acción de los años 80 y 90. Desde la traición del amigo hasta la presencia del padre que todavía puede enseñar algo a su hijo, la película bebe de numerosos referentes para revelarse como un entretenimiento puro, sin más ambición que la que puede tener cualquiera de las tres películas que conforman esta trilogía. Simplemente, sabe lo que es, ofrece lo que puede ofrecer y lo hace con honestidad y calidad en su propuesta. Tal vez no sea mucho para los estándares de hoy en día, pero desde luego logra dejar un buen sabor de boca con sus aciertos y sus fallos, que son muchos en ambos lados de la ecuación.

Desde luego, Objetivo: Washington D.C. tiene muchos errores, tanto en su desarrollo como en su planteamiento de guión. Y por supuesto, que nadie exija realismo. Pero Butler vuelve a demostrar el interés que despierta, cómo es capaz de acaparar toda la atención de cualquier historia por muy buenos actores que le rodeen. Carga sobre sus hombros el peso del relato, y es él el que es capaz de elevar el tono y la calidad del mismo en muchas ocasiones gracias a ese equilibrio que encuentra entre la ironía, la chulería y la gravedad de las situaciones que vive su personaje. La historia es simple, arquetípica y previsible. Pero es el tratamiento que necesita (en su gran mayoría al menos) para permitir que brillen otros aspectos de la trama. Y lograr ese delicado punto intermedio sigue siendo un arte al alcance de pocos. Como dice el personaje de Butler en un momento dado: “Habrá bajas, pero no serás tú”.

Nota: 7/10

Anuncios

Butler es el ‘Objetivo: Washington D.C.’ del resto de estrenos


Terminamos agosto prácticamente igual a como empezó, es decir, con un buen puñado de estrenos sin que ninguno de ellos sea, a priori, un gran atractivo para el masivo público. Eso no quiere decir que alguno de los títulos de este viernes día 30 no tenga atractivo suficiente como para dar una sorpresa en la cartelera española.

Sin duda la cinta con más posibilidades es Objetivo: Washington D.C., tercera entrega de la saga de acción hollywoodiense protagonizada por Gerard Butler (Keepers. El misterio del faro), quien retoma el personaje de Mike Banning para volver a situarle ante una conspiración que amenaza al mundo. En esta ocasión, sin embargo, el principal sospechoso es él después de que el presidente de los Estados Unidos quede en coma por un intento de asesinato. Retenido por sus propios compañeros, el agente secreto se verá obligado a escapar y convertirse en un fugitivo para poder limpiar su nombre, encontrar a los verdaderos responsables y salvar a su familia y a su país. Ric Roman Waugh (El mensajero) se pone tras las cámaras de este film cuyo reparto se completa con Morgan Freeman (El cascanueces y los cuatro reinos), Piper Perabo (Mariposa negra), Jada Pinkett Smith (serie Gotham), Nick Nolte (Un paseo por el bosque), Tim Blake Nelson (Colossal) y Danny Huston (El Gordo y el Flaco), entre otros.

Estados Unidos y Australia colaboran para llevar a la gran pantalla Dora y la ciudad perdida, primera película en imagen real de los famosos personajes de la serie de animación Dora la exploradora. La trama sitúa a la joven de vuelta en la civilización después de pasar la mayor parte de su vida explorando la jungla, y teniendo que enfrentarse a la aventura que supone el instituto. Pero cuando sus padres son secuestrados Dora no tarda en organizar un equipo con su mejor amigo, el mono Botas, un misterioso habitante de la jungla y varios compañeros de instituto para rescatarles, resolviendo de paso el misterio que oculta una ciudad de oro. Dirigida por James Bobin (Alicia a través del espejo), la película está protagonizada por Isabela Moner (Transformers: El último caballero), Eva Longoria (Lowriders), Michael Peña (Ant-Man y la Avispa), Eugenio Derbez (Geostorm), Temuera Morrison (Aquaman), Adriana Barraza (First Law) y Benicio del Toro (Sicario: El día del soldado).

También procede de Hollywood, esta vez junto a Francia, Playmobil: La película, cinta de animación que sigue la estela de Lego y que lleva a los famosos muñecos a la gran pantalla con una aventura que arranca cuando un joven desaparece en el mágico mundo de Playmobil. Será su hermana Marla quien salga a buscarle, iniciando un viaje por un mundo desconocido en el que deberá superar desafíos y en el que hará nuevos amigos. Ópera prima de Lino DiSalvo, cuya experiencia siempre ha estado ligada a departamentos de animación, la cinta cuenta con Anya Taylor-Joy (Múltiple) y Gabriel Bateman (Nunca apagues la luz) como pareja protagonista, a los que se suman las voces, en la versión original, de Daniel Radcliffe (Imperium), Jim Gaffigan (Supermaderos 2), Adam Lambert (serie Glee), Kenan Thompson (Brother Nature) y la cantante Meghan Trainor.

Ambos países también colaboran en Anna, nueva película escrita y dirigida por Luc Besson (Lucy) que, como muchos títulos de su filmografía, tiene como protagonista a una bella joven cuya aparente fragilidad esconde en realidad a una de las asesinas más temidas del mundo. Un secreto le obligará a desatar su fuerza y sus habilidades en un viaje que dejará un camino de víctimas. Thriller y acción son los ingredientes de esta historia con Sasha Luss (Valerian y la ciudad de los mil planetas), Helen Mirren (Winchester: La casa que construyeron los espíritus), Luke Evans (La Bella y la Bestia), Cillian Murphy (Dunkerque), Lera Abova y Alexander Petrov (Lyod) como principales actores.

Pasamos a los estrenos puramente europeos con Quien a hierro mata, thriller dramático español dirigido por Paco Plaza (Verónica) que tiene como protagonista a un hombre ejemplar que trabaja en una residencia de ancianos como enfermero. Allí llega un día el narco más conocido de la zona, recién salido de la cárcel. El negocio familiar está en manos de los hijos, pero un fallo en una operación les genera una gran deuda con un proveedor colombiano. Uno de ellos recurrirá al enfermero para que convenza a su padre de que asuma la deuda. Pero el enfermero tiene sus propio objetivo. Luis Tosar (Yucatán) encabeza un reparto en el que también encontramos a Xan Cejudo, Ismael Martínez (De chica en chica), Enric Auquer (Framed), María Vázquez (Trote), Pablo Guisa Koestinger (El habitante), Daniel Currás (Heroína) y Víctor Duplá (serie Fariña).

España y Venezuela colaboran en La noche de las dos lunas, drama de 2018 cuyo argumento arranca cuando una mujer, en su tercer mes de embarazo, descubre que el bebé que espera no tiene su ADN. En la clínica donde se realizó el tratamiento reconocen haber cometido un error, intercambiando su embrión con el de otra pareja que ha sufrido un aborto. Su decisión de continuar el embarazo y tener el bebé iniciará una batalla legal por parte de los padres biológicos. Dirigida por Miguel Ferrari (Azul y no tan rosa), la película está protagonizada por Prakriti Maduro (Tamara), Mariaca Semprún (El peor hombre del mundo), María Barranco (La daga de Rasputín), Luis Gerónimo Abreu (Liz en septiembre) y Albi de Abreu (Diario de Bucaramanga).

La cinta más internacional es Tu fotografía, drama romántico con capital estadounidense, alemán e indio que narra la vida de un joven que trabaja como fotógrafo callejero, enviando casi todo el dinero a su abuela. Cuando esta le insiste en que se case, él le manda una fotografía de una joven diciendo que es su prometida. El enredo aumenta cuando la anciana insiste en organizar una reunión familiar, por lo que el chico tendrá que buscarla y pedirla que se haga pasar por aquello que no es. Ella, introvertida y tímida, decide aceptar en un impulso que abrirá la puerta a una aventura que unirá la tradición y la modernidad. Ritesh Batra (Nosotros en la noche) escribe y dirige esta cinta cuyo reparto está encabezado por Nawazuddin Siddiqui (Manto), Sanya Malhotra (Dangal), Sachin Khedekar (Judwaa 2), Denzil Smith (Ishq forever), Brinda Trivedi y Lubna Salim (OMG: Oh my god!).

Desde India llega Saaho, segunda película como director y guionista de Sujeeth (Run Raja Run). Su argumento, a medio camino entre la acción y el thriller, gira en torno a una batalla de poder en los más altos escalafones. Una batalla que deja episodios no relacionados e independientes, pero que se entrelazarán para revelar una serie de juegos mentales. Entre los principales intérpretes encontramos a Shraddha Kapoor (Haider), Prabhas (Chakran), Mandira Bedi (O Teri), Jackie Shroff (Ventilator), Neil Nitin Mukesh (Prem ratan dhan payo) y Chunky Pandey (Housefull 3).

Terminamos este repaso con El hotel a orillas del río, drama surcoreano de 2018 que escribe y dirige Hong Sang-soo (La cámara de Claire) y que tiene como protagonista a una poeta que se hospeda en un hotel junto a un río. Desde allí convoca a sus dos hijos, a los que no ve desde hace tiempo. Todo parece estar motivado por la impresión de que va a morir. Mientras padre e hijos se ponen al día, llega al hotel una joven engañada por su pareja. Dos historias sin relación ninguna que se verán entrelazadas con una repentina nevada. Gi Ju-bong (Ahora sí, antes no), Kim Min-hee (La doncella), Kwon Hae-hyo (Geu-hu), Song Seon-mi (En la playa de una sola noche) y Yoo Joon-Sang (Lo tuyo y tú) encabezan el reparto.

‘Basada en hechos reales’: obsesión sin objetivo


Es muy difícil mantener un alto nivel narrativo durante toda una carrera. Da igual que sea un director de cine, un escritor, un músico. Lo normal es que ni todas las creaciones sean iguales ni tengan el mismo atractivo para el público. Y Roman Polanski (Chinatown) es el último ejemplo de esto. El film que acaba de estrenar, una historia de obsesión, intriga y algo de locura (o bastante locura, según se mire) ofrece al espectador muchas y muy interesantes preguntas, pero pocas respuestas, y ello es fundamentalmente debido al guión y a un montaje y una dirección de actores algo toscos, posiblemente hecho a conciencia para destacar el carácter transgresor de la historia.

Y aunque esa puede ser una base del thriller (plantear preguntas y resolverlas, aunque siempre dejando un pequeño resquicio para la duda), en Basada en hechos reales ese delicado equilibrio no llega a conseguirse, al menos no en su tramo final. Bien planteada en un comienzo, la cinta de Polanski tiende a perderse en su propia obsesión, en su propia oscuridad sin llegar nunca a salir de la espiral que ella misma crea. En este sentido, el arco argumental se identifica claramente con el viaje de la protagonista, pero lejos de resolverlo opta por dejarlo llegar hasta sus últimas consecuencias sin que haya, precisamente, consecuencias. Dicho de otro modo, lo que se narra en pantalla no termina de encajar en ningún marco dramático. La relación entre las dos protagonistas, ambas espléndidas, queda totalmente indefinida, a medio camino entre la amistad, la obsesión, los celos y la locura.

Es esta indefinición la que termina por perjudicar, y mucho, al desarrollo normal de la trama. Si bien es cierto que todo parece caminar hacia una historia de obsesión y locura, la falta de definición del personaje de Eva Green (La brújula dorada) impide aclarar las motivaciones de este, por otro lado, perturbador rol. El final, por ende, podría querer sembrar la duda de que todo forma parte de un proceso mental del personaje de Emmanuelle Seigner (Reparar a los vivos). A lo largo del segundo acto existen numerosos momentos en que la obra podría haber optado por alguna de las muchas hipótesis que plantea, pero en su lugar el guión opta por mantener esa incertidumbre hasta que es demasiado tarde para poder tomar una decisión, y eso termina por jugar en su contra.

El resultado es una obra perturbadora, inquietante y por momentos casi hasta terrorífica que, sin embargo, no encuentra su verdadera esencia. Con algunos momentos que recuerdan a Misery, sobre todo en su tramo final, Basada en hechos reales se queda a medio camino de todo, desde la narrativa de Polanski al tratamiento del argumento y de los personajes. Lo mejor, sin duda, son sus protagonistas, pero ni siquiera su labor es capaz de compensar el vacío que dejan el resto de elementos que componen este thriller.

Nota: 6/10

‘Objetivo: Londres’: No podrán con nosotros


Gerard Butler acaba con toda una conspiración terrorista en 'Objetivo: Londres'.El éxito que tuvo hace tres años Objetivo: La Casa Blanca no tuvo nada que ver con la acción a raudales que desprendía cada fotograma. Ni siquiera la ironía de su protagonista, un Gerard Butler (El soldado de Dios) que podría acabar con un país entero mientras juega al parchís. No, el verdadero secreto de aquel film residía en la original propuesta de atacar un símbolo de Estados Unidos y en la relación que se establecía entre los personajes principales, amén de una narrativa más que solvente. Esa frescura, en cierto modo, se pierde en esta secuela y se sustituye con un mensaje mucho más patriótico y de rabiosa actualidad. Que eso sea algo bueno, malo o regular depende de cada uno.

Lo que está claro es que Objetivo: Londres es frenética, con un ritmo incesante a base de explosiones, tiroteos y combates cuerpo a cuerpo. Un ritmo que apenas deja tiempo para un mínimo desarrollo y que, por extensión, obliga al espectador a aceptar una serie de carencias que se disimulan, algunas mejor que otras, con la ironía del protagonista, la valentía del presidente interpretado por Aaron Eckhart (Love happens) y la lucha de los servicios de inteligencia británicos. Todos estos elementos conforman un conjunto distraído, divertido a ratos y a todas luces entretenido, que deja algunos detalles sobre los que reflexionar, aunque solo sea desde un punto de vista cómico.

La parodia de los principales dirigentes políticos europeos (en contraposición al heroico líder norteamericano, claro está) es el punto de partida de la denuncia social y política del film, cuyo final son dos discursos más patriotas que los padres de la Constitución cuyo contenido, en resumen, es que por mucho terrorismo que exista, nunca doblegarán a Occidente. Hasta cierto punto, este contenido político resulta interesante analizado en el contexto que vive el mundo actualmente, pero se vuelve pura panfletada en el contexto dramático de la historia, en la que un solo hombre, además de recorrerse Londres a pie, es capaz de acabar él solito con toda una organización terrorista.

Pero tal vez una crítica en este sentido sea exigirle demasiado a Objetivo: Londres. Lo cierto es que la película de Babak Najafi (Sebbe) es un entretenimiento puro, con todos los ingredientes para sacar una sonrisa, para generar espectáculo y para despertar ese sentimiento que solo Estados Unidos sabe sacar. Visualmente potente (el plano secuencia del ataque final es espléndido), su trama tal vez sea excesivamente lineal, sin grandes sobresaltos y con villanos secretos más previsibles que el movimiento de un péndulo. Pero repito, tal vez sea exigir demasiado. Al final, esta secuela es, pues eso, una secuela. Restada la originalidad de la primera, lo que resta es un buen film de acción. Y eso no es necesariamente malo.

Nota: 6/10

Fantasía, acción y drama, principales propuestas de la cartelera


Estrenos 8abril2016Mucho cine, y muy variado, es lo que propone la cartelera española desde este fin de semana. Cine para todos los gustos, desde la acción a la fantasía, pasando por drama con sabor español, comedia europea o documentales que exploran algunas de las mentes más interesantes de las últimas décadas. Este viernes, 8 de abril, continúa así la tendencia que parece haberse implantado este mes (y que, de hecho, va a durar durante alguna semana más) y ofrece al espectador la oportunidad de disfrutar con todo tipo de historias.

Entre ellas destaca Las crónicas de Blancanieves. El Cazador y la Reina del Hielo, especie de precuela de Blancanieves y la leyenda del cazador (2012) que aprovecha a los mejores personajes para narrar una historia totalmente diferente que transcurre, en teoría, varios años antes. En concreto, la trama se centra en la relación entre la malvada reina de la primera película y su hermana, la Reina del Hielo. Cuando ésta sufre una traición decide huir del reino y formar un ejército de cazadores. Sin embargo, sus dos principales campeones incumplen la única regla de la regente: enamorarse. Dirigida por Cedric Nicolas-Troyan, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta cuenta con Chris Hemsworth (En el corazón del mar) y Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera) repitiendo en los papeles de cazador y reina malvada, sumándose para la ocasión Jessica Chastain (La cumbre escarlata), Emily Blunt (Sicario), Sam Claflin (Los juegos del hambre: En llamas) y Nick Frost (Negocios con resaca).

Muy diferente, aunque también con buenas dosis de acción, es Objetivo: Londres, secuela de Objetivo: La Casa Blanca (2013), que vuelve a contar con el reparto principal y que, como reza el título, se traslada a la capital británica. El argumento arranca cuando el Primer Ministro británico muere en extrañas circunstancias. A su funeral acuden los principales jefes de Estado del mundo, pero lo que inicialmente debería ser un acto seguro pronto se convierte en un caos en el que todos los líderes están en peligro. De nuevo, el Presidente de Estados Unidos y su Jefe de Seguridad deberán plantar batalla, ayudados esta vez por una agente del MI-6. Babak Najafi (Sebbe) es el encargado de llenar de adrenalina esta historia protagonizada por Gerard Butler (Un buen partido), Morgan Freeman (Ted 2), Aaron Eckhart (Los diarios del ron), Jackie Earle Haley (RoboCop) y Angela Bassett (serie American Horror Story: Freak Show).

Desde Estados Unidos también llega el thriller de terror La invitación, cinta dirigida por Karyn Kusama (Jennifer’s body) que aborda el dolor de la pérdida desde una perspectiva diferente. La historia arranca cuando una pareja pierde a su pequeño en extrañas circunstancias. El matrimonio se rompe y ella desaparece durante años. Cuando regresa, lo has cambiada y con un nuevo marido. Pero en ese cambio se intuye algo más, algo inquietante, al menos por parte de quien compartió con ella tantos momentos. Sin embargo, la pregunta que se plantea es si ese cambio es realmente así o, por el contrario, está provocado por los miedos del hombre. Logan Marshall-Green (Prometheus), Tammy Blanchard (Into the woods), John Carroll Lynch (Gran Torino), Michiel Huisman (serie Juego de tronos) y Emayatzy Corinealdi (In the morning) son los principales protagonistas.

En lo que a estrenos españoles se refiere, la principal apuesta es Julieta, lo nuevo de Pedro Almodóvar (Los amantes pasajeros) que adapta una serie de relatos cortos de Alice Munro para narrar cómo la vida de la protagonista, que da nombre al film, se encuentra al borde del abismo de la locura y la culpa, y cómo se ha producido el cambio desde que, hace 30 años, tomase una serie de decisiones que dejaron atrás a todos aquellos que había querido alguna vez. El reparto, integrado en su mayoría por mujeres, está encabezado por Emma Suárez (Novatos), Adriana Ugarte (Palmeras en la nieve), Inma Cuesta (La novia), Darío Grandinetti (Relatos salvajes), Rossy de Palma (Incidencias), Susi Sánchez (La fotógrafa), Daniel Grao (La mula) y Michelle Jenner (Tenemos que hablar).

El Franquismo, la II Guerra Mundial y los nazis centran la historia de Lobos sucios, thriller dramático con capital español que narra la difícil vida de una mujer en Galicia en 1944. Su único objetivo es curar a su hija, por lo que trabaja en una mina de wolframio a las órdenes de los nazis. Ajena a los chismorreos que la consideran una meiga, la mujer se ve envuelta de repente en los entresijos de la guerra cuando un grupo de espías aliados llega al pueblo para intentar robar el wolframio. Inspirada en personajes y hechos reales, la cinta está dirigida por Simón Casal, quien debuta en el largometraje, y protagonizada por Manuela Vellés (Somos gente honrada), Marian Álvarez (Felices 140), Sam Louwyck (Terre battue) y Pierre Kiwitt (El regreso de Elías Urquijo).

El tercer estreno español de la semana es Madrid, above the moon, comedia romántica con dosis de drama que narra la relación entre un madrileño y una turista. Pero lo que comienza siendo un idilio no siempre termina bien. Escrita y dirigida por Miguel Santesmases (Días azules), la película está protagonizada por Rocío León (Anabel), Bernabé Fernández (serie Amar es para siempre), Helena Sanchís y Víctor Vidal (Vampyres).

Pasamos ahora a las novedades europeas, y entre ellas destaca la francesa El juez, comedia dramática del 2015 que escribe y dirige Christian Vincent (La cocinera del presidente) que gira en torno al presidente de un temido tribunal de lo penal cuyas penas siempre son superiores a 10 años. Pero todo cambia cuando se encuentra con una integrante de un jurado popular de la que estuvo enamorado en secreto hace años, y que podría ser la única que logra cambiar su sentido de la justicia. Fabrice Luchini (Primavera en Normandía), Sidse Babett Knudsen (serie Borgen), Eva Lallier y Corinne Masiero (Discount) encabezan el reparto.

Del país galo también procede El novato, comedia estudiantil en torno a un chico nuevo en un instituto en el que todos los grupos ya están formados. Los chavales más enrollados no le facilitan las cosas, y solo le hacen caso los marginados y una guapa chica sueca que no habla mucho francés. Ópera prima de Rudi Rosenberg, la película está protagonizada por Guillaume Cloud-Roussel, Geráldine Martineau (Le guetteur), Joshua Raccah y Réphaël Ghrenassia.

Más internacional es Efraín, producción que cuenta con capital etíope, alemán, francés, noruego y qatarí y que narra cómo un niño debe afrontar una dura realidad. Después de que su padre se vaya a trabajar a la ciudad, el pequeño se va a vivir con sus abuelos y sus tíos a una casa en las montañas. Le acompaña un cordero, pero la complicidad que tiene con el animal pronto es puesta en riesgo cuando su familia le dice que debe ser sacrificado para la próxima comida festiva. Yared Zeleke debuta en el largometraje con este drama familiar cuyo reparto está encabezado por Rediat Amare, Welela Assefa, Kidist Siyum y Rachel Teshome (Difret).

Aunque sin duda la cinta más global del fin de semana es Cementery of splendour, drama fantástico escrito y dirigido por Apichatpong Weerasethakul (Mekong hotel) que cuenta con capital estadounidense, tailandés, inglés, alemán, francés, malayo, surcoreano, mexicano y noruego. Este cuento transcurre en un hospital en el que residen soldados afectados por una extraña enfermedad del sueño. Ubicado en una zona rural en la que la magia, la ciencia y la tradición oral se dan cita, la historia aborda la relación entre vivos y muertos, entre el presente y el pasado. Jenjira Pongpas (Sang sattawat), Banlop Lomnoi (Tropical maladi), Petcharat Chaiburi y Jarinpattra Rueangram son sus principales protagonistas.

En cuanto al documental, una única propuesta. Dark Star. El universo de H. R. Giger explora no solo la obra fantástica de este artista, creador de la criatura de Alien, el octavo pasajero (1979) y autor de algunas de las ilustraciones más perturbadoras que se han creado. Esta película dirigida por Belinda Sallin, con la que debuta en el cine, es también una forma de adentrarnos en la mente del hombre que ha dado forma a los miedos más profundos del ser humano.

‘Fast & Furious 6’ se desmarca en una pobre taquilla


De nuevo, las expectativas se han cumplido. La sexta entrega de Fast & Furious ha batido todos los récords del año y se ha convertido en el mejor estreno de este 2013, al menos hasta que otros gigantes de la taquilla hagan acto de presencia en España. Sin embargo, no se puede decir que la taquilla respire tranquila. Sí, es cierto que gracias al film este último fin de semana se recaudaron 6,45 millones de euros, pero no es menos cierto que sólo la película protagonizada por Vin Diesel (Pitch Black) supera el millón de euros en el top 10. Es decir, que si no fuese por este ‘blockbuster’ estaríamos hablando de un nuevo fiasco en las salas de cine españolas.

Y es que esta cinta de acción ha logrado 3,96 millones de euros, es decir, más de la mitad de la recaudación total. Dado que se proyectaba en 536 salas, su media ronda los 7.400 euros, cantidades que hacía mucho tiempo no conocían las taquillas de este país. Desde luego, un éxito rotundo que deberá pasar ahora la prueba de fuego en la que están fallando la mayoría de grandes estrenos: resistir a su segunda semana en cartel. De conseguirlo, podría terminar en los 10 o 12 millones de euros. En el segundo puesto encontramos un estreno de la semana anterior, El gran Gatsby. 0,71 millones de euros es lo que consigue esta semana, lo que supone un descenso de más del 50%. Por ahora lleva acumulados 2,81 millones de euros, pero su comportamiento y las críticas en contra que está recibiendo no apuntan más allá de los 6 millones de euros.

El tercer puesto en el podio de honor es para Iron Man 3, que supera ya los 9 millones de euros en total gracias a los poco más de 240.000 euros de estos tres días. Esta cantidad, empero, implica otro descenso de más del 50%, lo que refleja un desinterés muy pronunciado por las aventuras de este superhéroe. Parece claro que superará los 10 millones de euros, pero no llegará mucho más allá. Por su parte, Objetivo: La Casa Blanca logra cifras relativamente similares, 0,20 millones de euros. 1,87 millones es la cantidad que hasta ahora acumula, y todo hace indicar que no llegará a los 2,5 millones al final de su ciclo en salas.

En la mitad de este ranking nos encontramos con los otros dos estrenos relevantes del pasado viernes. Más concretamente, en el puesto quinto se halla Dead Man Down: La venganza del hombre muerto, que se queda en los 0,14 millones de euros en 302 cines, es decir, una media muy baja de 823 euros por sala. Dado el género y el público al que va dirigido puede que aguante mejor el tirón de los nuevos títulos, pero en cualquier caso no parece probable que supere el medio millón de euros. Empatada con ella se encuentra la película Un amigo para Frank, que reparte esos 140.000 euros en 92 cines. Le ocurre algo similar, por lo que habrá que ver cómo evoluciona, aunque el millón de euros se antoja casi un sueño para el film.

A partir de aquí el top 10 está compuesto por viejos conocidos de los espectadores españoles. Por ejemplo, la séptima plaza la ocupa Los Croods, que se queda en unos 130.000 euros y mantiene un total que ronda los 13 millones de euros; el octavo lugar es para Scary Movie 5, que logra 0,12 millones de euros (un 37,5% menos) y supera ya los 2 millones en total. Por su parte, La gran boda logra una recaudación similar a los 120.000 euros, lo que representa un descenso del 48% aproximadamente. Su total también se mantiene en torno a los 2 millones, pero ninguna de las dos comedias parece que vaya a llegar mucho más lejos en recaudación.

Cerrando el top 10 nos encontramos con Oblivion, que no llega a los 100.000 euros en su séptima semana (concretamente 0,92 millones), lo que supone una pérdida de casi el 44%, manteniendo ese total por encima de los 6 millones que se antoja casi definitivo.

Las fiestas de ‘El gran Gatsby’ gustan pero no iluminan la taquilla


Las cifras de la taquilla española durante el pasado fin de semana dan pié a dos interpretaciones. Un analista pesimista aseguraría que la mala racha recaudatoria sigue a marchas forzadas con esos 4,4 millones de euros en total. Por su parte, un analista positivo podría argumentar que la cifra es mejor que hace siete días, por lo que en comparación el comportamiento puede inducir al optimismo. En realidad, ni una cosa ni otra. La cifra mejora lo del fin de semana pasado, es cierto, pero la repercusión de un gran estreno como El gran Gatsby no ha sido la esperada.

De hecho, los 1,55 millones de euros recaudados por el film de Baz Luhrman (Moulin Rouge) en unas 567 pantallas dejan una media que ronda los 2.500 euros, cifras que se alejan de las previsiones de las productoras y distribuidoras del producto. Ahora habrá que esperar a ver cómo logra aguantar la llegada la semana que viene de Fast & Furious 6, pero si finalmente mantiene el pulso podría llegar a los 7,5 millones. La que logra aguantar el tirón de esta brillante producción es Iron Man 3, que desciende un 29% y logra 0,56 millones de euros, cifra que sumada a lo ya recaudado hace un total de casi 9 millones de euros. Todo apunta a que podría terminar en los 12,5 millones al final de su vida comercial.

Tercer puesto es para Objetivo: La Casa Blanca, que en su segunda semana desciende un 34% y se queda en los 480.000 euros. Su total asciende ya a los 1,5 millones de euros, y todo va a depender de la fuerza con la que sea capaz de luchar ante los inminentes estrenos veraniegos que van a resultar una competencia feroz. Lo previsible es que termine cerca de los 5 millones de euros. Por su parte, Scary movie 5 registra otro de los descensos más bajos del top 10, un 26%, para lograr unos 0,32 millones de euros, llevando su total hasta cerca de los 2 millones de euros. Con algo de suerte, y si logra mantener cierto atractivo, podría llegar a los 4 millones.

La mitad de este ranking es para otra comedia, La gran boda. Con un cuarto de millón de euros, su descenso supone un 20% respecto a las cifras de hace 7 días, un comportamiento bastante bueno que deja una cifra total de 1,88 millones de euros, cantidad que tampoco tiene pinta de que vaya a llegar mucho más lejos. Todo apunta a que, como mucho, podría llegar a los 2,5 millones de euros. A partir de esta posición nos encontramos cinco posiciones cuanto menos extrañas, no tanto por los títulos que las ocupan como por la ausencia de más estrenos.

Ni la propuesta con Halle Berry (Catwoman) titulada Marea letal, ni la nueva incursión en el terror de Rob Zombie (La casa de los 1.000 cadáveres) que responde al nombre de The lords of Salem, han logrado atraer la atención suficiente como para acceder a esas primeras posiciones del ranking. Así, en sexta posición volvemos a encontramos con Los Croods, que siguen manteniendo vigente su fórmula a pesar de reestrenos animados como Buscando a Nemo 3D. Le sigue Stoker, cuyo boca oreja y las buenas críticas recibidas están logrando que tenga una buena aceptación y que mantenga el puesto a pesar de la limitada distribución.

Por su parte, La caza vuelve a este top 10 en octava posición, y Oblivion se aferra a una novena plaza gracias a un descenso casi nulo. Su cifra es de 210.000 euros, un 3% menos que hace una semana, y su montante final supera ya los 6 millones de euros, posiblemente una cifra muy próxima a la recaudación final que presentará. Por último, destacar el regreso de otro film, esta vez el documental ganador del Oscar en 2013, Searching for Sugar Man.

Iron Man frustra el asalto a la Casa Blanca en otra mala taquilla


Una travesía en el desierto. Esta es una de las expresiones que cabría aplicar a lo que está ocurriendo en la taquilla española durante los últimos fines de semana. Salvo el estreno de Iron Man 3, el resto de estrenos no logran atraer el suficiente número de espectadores para que la recaudación despegue más allá de los 4 millones de euros. ¿Falta de interés en las películas? Puede que sí. ¿Excesivo precio de las entradas? Tal vez. ¿Posibilidad de ver de forma gratuita por Internet los estrenos? Es probable. Sea cual sea la causa, lo cierto es que las salas están notándolo, y mucho. El pasado fin de semana, el que va desde el 10 al 12 de mayo, se obtuvieron 3,75 millones de euros y, para hacernos una idea, Iron Man 3 repitió en el primer puesto… con poco más de 780.000 euros.

En efecto, la cinta de Marvel pierde alrededor del 40%. La buena noticia, sin embargo, es que su recaudación total supera ya los 8 millones de euros, y a tenor de lo visto, no parece complicado que termine rondando los 13 millones, pues a falta de estrenos masivos su hegemonía parece clara. Relativamente cerca del hombre de hierro se queda el gran estreno de la semana. Objetivo: La Casa Blanca logra 0,71 millones de euros en 322 salas, es decir, una media de más de 2.000 euros, cifra relativamente buena para un film que tiene que luchar contra el mandato del cine de superhéroes. Si logra tener vida más allá de las dos primeras semanas, algo complicado, podría terminar en más de 5 millones de euros.

Al igual que ha ocurrido en ocasiones anteriores, los primeros puestos se desmarcan notablemente del resto, hasta el punto de que ni siquiera el tercer puesto es capaz de superar el medio millón. Concretamente, Scary Movie 5 se queda en 439.000 euros, un 32% que hace una semana y que permite a la gamberra comedia tener un total de 1,53 millones. Podría alcanzar los 3 millones al final de su vida en salas. Algo más complicado, aunque bien podría terminar en cifras similares, lo tiene La gran boda, que esta semana se queda en algo más de 315.000 euros (-48%) y presenta un total de 1,5 millones.

Otro de los descensos menos acusados lo presenta Oblivion, que con un 36% de pérdidas respecto a la semana pasada se coloca en 0,21 millones de euros y un total de 5,9 millones. Superará los 6 millones, eso está claro, pero la tendencia no parece señalar hacia cifras mucho mayores. Pasado el ecuador de este top 10 nos encontramos con dos estrenos. Más allá de Los Croods, que sigue manteniendo el tipo en sexto lugar a falta de competencia directa, en el puesto número 7 nos encontramos con Stoker, cuyo estreno en 84 salas deja una recaudación de algo más de 170.000 euros (unos 2.000 euros por pantalla), cifra relativamente buena si se analiza el público objetivo al que va dirigido. Con algo de suerte superará el medio millón, pero parece complicado que alcance la cifra de los seis ceros.

El estreno español de la semana, La mula, se sitúa como octava en este ranking gracias a los 164.000 euros que logra en 124 salas, dejando la peor media en los estrenos de este top 10, unos 1.300 euros. No parece que vaya a llegar muy lejos, y la falta de promoción del film, por mucho que cuente con la presencia de Mario Casas (Tengo ganas de ti), no va a ser precisamente de ayuda. Difícil que llegue a los 500.000 euros. Cierran estos primeros 10 puestos otra película española, Combustión, que cae un 39% hasta los 120.000 euros aproximadamente (su total supera el millón de euros) y el reestreno de Buscando a Nemo en 3D, que parece beneficiarse de la mala situación para colarse una semana más en la lista.

‘Objetivo: La Casa Blanca’: la satisfacción de un trabajo bien hecho


Gerard Butler y Aaron Eckhart protagonizan 'Objetivo: La Casa Blanca', de Antoine Fuqua.Tal vez 15 años de trabajo no son suficientes para calificar a un director como genio o artesano, pero desde luego Antoine Fuqua (El tirador) está demostrando que su talento reside, sobre todo, en la narrativa eficaz de historias más o menos mediocres. De forma cada vez más clara sus películas abandonan el drama o la intriga en favor de la acción y de unos personajes bastante arquetípicos que se nutren de frases e iconos del cine utilizados hasta la saciedad. Su último trabajo es un buen ejemplo de todos estos elementos. Ahora bien, incluso en este sentido existen los buenos y los malos films. Y desde luego, Objetivo: La Casa Blanca pertenece a los primeros.

Quizá lo mejor que tiene la trama es que no engaña, posiblemente porque es muy consciente de sus propias limitaciones. De hecho, el propio título, tanto en inglés (Olympus has fallen) como en español permite al espectador hacerse una idea de lo que está a punto de presenciar. Es un relato simple, directo y sin grandes alardes, capaz de justificar todas y cada una de las decisiones de sus personajes a través de secuencias eficaces, entretenidas y sorprendentes. En este sentido es imprescindible destacar el pilar central de la trama, el ataque a una Casa Blanca más fortificada que cualquier centro militar. Tanto por su duración como por su intensidad, amén de una planificación sencillamente perfecta, es más que probable que en un futuro se mencione estos minutos como unos de los más acertados del cine de acción. Realmente deja sin palabras, entre otras cosas porque logra la difícil tarea de convencer acerca de la posibilidad de que un solo hombre sobreviva a una carnicería de semejantes dimensiones.

A partir de aquí, por supuesto, la película transita por terrenos comunes, sin enseñar nada fuera de lo normal pero tampoco insultando la inteligencia y la coherencia de cualquier narración. En cierto modo, la película de Fuqua recuerda a los grandes clásicos de los años 80 del siglo XX del cine de acción, con un héroe (un Gerard Butler que se muestra más que cómodo) poco convencional y unos terroristas cuya serenidad les convierte en los más peligrosos del mundo, sobre todo si tenemos en cuenta que piden como rescate por el Presidente de Estados Unidos… bueno, tampoco importa demasiado lo que piden. De hecho, lo primordial es que la trama llegue a su previsible desenlace de la mejor manera posible, y el director de Los amos de Brooklyn (2009) lo consigue con creces gracias a una capacidad narrativa muy artesanal, además de un plantel de actores conscientes de su lugar y más que correctos en sus trabajos, sobre todo Aaron Eckhart (Gracias por fumar) y Morgan Freeman (Invictus).

Objetivo: La Casa Blanca es, en definitiva, lo que anuncia: un producto entretenido, patriota y enaltecedor de los valores estadounidenses. Eso no es necesariamente malo, más bien al contrario. La película es un divertimento constante salpicado por secuencias de acción tan apabullantes como el atentado inicial o la pelea final. Sí, no posee grandes giros dramáticos, pero tampoco los necesita. Sus argumentos son otros muy distintos, pero tienen la suficiente solidez para aguantar el relato, incluso convertirlo en uno de esos cada vez más raros productos de acción donde importa más el alma que la apariencia. Fuqua no tal vez no sea un creativo, pero es un artesano que transmite la sensación del trabajo bien hecho. Y es tan bueno en lo suyo como el protagonista de su historia.

Nota: 6,5/10

El terrorismo en la Casa Blanca, baza para reflotar la taquilla


Estrenos10mayo2013Nos encontramos en una época extraña, al menos cinematográficamente hablando. Durante los últimos fines de semana las películas que llegan a nuestra cartelera suelen ser mayoritariamente europeas, dejando apenas uno o dos estrenos norteamericanos que, no nos engañemos, son los que están llamados a revitalizar los pobres resultados económicos. Este viernes 10 de mayo solamente uno podría llevar la batuta de la taquilla tanto por actores como por trama, pero eso no impide que lleguen muchos otros cuyas historias se antojan cuanto menos interesantes.

En cualquier caso, está claro que el estreno de la semana es Objetivo: La Casa Blanca, regreso tras las cámaras de Antoine Fuqua (Training Day) que narra cómo un retirado agente del Servicio Secreto estadounidense se ve obligado a volver a la acción después de que un comando coreano secuestre al presidente. Acción, adrenalina y tensión en un thriller a la antigua usanza que recuerda a muchos otros films de características similares, pero que promete entretenimiento y diversión. Sobre todo si atendemos al reparto, de auténtico lujo en los tiempos que corren: Gerard Butler (Un buen partido), Aaron Eckhart (El caballero oscuro), Dylan McDermott (serie American Horror Story), Rick Yune (Muere otro día), Morgan Freeman (Oblivion), Angela Bassett (Dos familias y una boda), Melissa Leo (Why Stop Now), Radha Mitchell (El fuego de la venganza) y Ashley Judd (Giro inesperado).

El otro estreno norteamericano importante es Stoker, primera incursión de Park Chan-wook (Old boy) en el cine de Hollywood. Su trama, como es habitual en el cine del director coreano, mezcla drama y suspense en una historia que gira en torno a una joven que empieza a vivir con su tío y su inestable madre después de que su padre y su mejor amigo mueran en su 18 cumpleaños. La desconfianza de la joven en los primeros momentos se traduce pronto en complicidad al descubrir que tiene muchas más cosas en común de las que pensaba. Mia Wasikowska (Jane Eyre), Nicole Kidman (Bajo amenaza), Matthew Goode (Watchmen), David Alford (La última fortaleza), Dermot Mulroney (La boda de mi mejor amigo), Jacki Weaver (Eternamente comprometidos) y Lucas Till (En la cuerda floja) integran el reparto principal.

También desde el continente americano, aunque en esta ocasión desde Canadá, nos llega Rebelde (War Witch), drama ambientado en la tragedia de los niños soldados de África escrito y dirigido por Kim Nguyen (Truffe). En concreto, el argumento centra su atención en una joven de 12 años que es separada de una apacible vida con sus padres para luchar en la guerra. Sin embargo, su capacidad para sobrevivir la lleva a convertirse en “bruja de guerra”, cargo que utilizará para intentar escapar con la ayuda de su único amigo, un niño africano albino que está enamorado de ella. El reparto, compuesto en su mayoría por actores desconocidos, cuenta con los nombres de Rachel Mwanza (Kinshasa kids), Alain Bastien (Sortie 67), Serge Kanyinda, Ralph Prosper (Décharge) y Mizinga Mwinga (My policy), entre otros.

En el apartado de películas españolas lo más destacable es La mula, adaptación de la novela de Juan Eslava Galán llevada a imágenes por Michael Radford (El mercader de Venecia). En ella un joven cabo del bando nacional durante la Guerra Civil española se encuentra con una mula que, poco a poco, terminará siendo su bien más preciado. Tanto que la seguridad del animal será más importante que ganar la guerra. Juntos atravesarán la línea del frente, protagonizando una escena tan increíble como heroica. Comedia y drama se entremezclan en un film con dos protagonistas fundamentales: Mario Casas (Grupo 7) y María Valverde (Tengo ganas de ti), ambos acompañados de secundarios como Secun de la Rosa (Días de fútbol), Daniel Grao (Los ojos de Julia) y Luis Callejo (El mal ajeno).

Otra de las propuestas que llegan desde dentro de nuestras fronteras es Mussolini va a morir, película intimista escrita y dirigida por Rafael Gordon (Bellos suicidios) que narra los últimos días del dictador italiano y Claretta Petacci antes de ser fusilados. La dualidad de Mussolini, representada por el hombre y el alter ego del Duce, centrará una reflexión de la que tanto su compañera como los espectadores serán testigos. Con muy pocos escenarios, el drama cuenta con dos actores, Miguel Torres y Julia Quintana, ambos debutantes en el mundo del largometraje.

Para concluir dirigimos la mirada hacia Europa. En primer lugar nos encontramos con Diaz, no limpiéis esta sangre, drama co producido entre Italia, Francia y Rumanía que narra en clave de ficción los acontecimientos ocurridos en la escuela genovesa Diaz durante el último día de la reunión del G8 que tuvo lugar en 2001. Esa noche unos 300 efectivos policiales entraron en dicha escuela, donde varios activistas, manifestantes y periodistas se preparaban para pasar la noche, y descargaron una violencia indiscriminada que ahora sale a la luz basándose en los relatos de algunos de los asistentes. Dirigida por Daniele Vicari (Il mio paese), autor asimismo de la historia y uno de los guionistas, la película está protagonizada por Claudio Santamaria (600 kilos de oro puro), Jennifer Ulrich (La ola), Elio Germano (El fin es mi principio), Davide Iancopini, Ralph Amoussou (A primera hora) y Fabrizio Rongione (Rosetta).

En segundo lugar se estrena la británica El impostor, un documental ficcionado que cuenta cómo un joven francés se hace pasar por el hijo desaparecido de una familia norteamericana del Medio Oeste. El problema, más allá del origen, es que él es moreno y 10 años mayor que el desaparecido, mientras que este es rubio. Bart Layton (16 for a day) dirige la obra, mientras que Adam O’Brian, Anna Ruben (Wrong number), Cathy Dresbach (Confrontación decisiva), Alan Teichman, Ivan Villanueva y Ken Appledorn (serie ¡Qué buen puntito!) componen el reparto principal.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: