‘Objetivo: Washington D.C.’: habrá bajas, pero serás tú


Los espectadores más jóvenes, aquellos que han crecido con la saga ‘Transformers’ o ‘Fast & Furious’, tal vez solo conozcan por referencias, o como cine “clásico”, que hubo una época en la que el cine de acción era más artesanal que digital, en el que lo importante eran los personajes y una buena ejecución visual más que la espectacularidad de los efectos. Hoy en día es difícil encontrarlo, y precisamente por eso la saga protagonizada por Gerard Butler (Un hombre de familia) resulta tan refrescante en el panorama cinematográfico actual.

No es un alarde de originalidad. De hecho, Objetivo: Washington D.C. es bastante previsible (al villano “activo” se le identifica casi desde el principio, y al villano “en la sombra” un poco más tarde). Y sin duda, si alguien quiere buscarle la lógica a algunas de sus secuencias sencillamente va a fracasar. Pero eso es algo que va implícito en este tipo de historias. Superado eso, lo que nos encontramos es un relato sencillo, directo, cargado de humor, acción y efectividad que explota al máximo las posibilidades de sus actores y de sus escenarios, construyendo un crescendo dramático que utiliza buena parte de los recursos que ya se han demostrado efectivos en estas historias.

En este sentido, esta tercera parte de la saga tiene el aroma de otras cintas de aventuras y de acción de los años 80 y 90. Desde la traición del amigo hasta la presencia del padre que todavía puede enseñar algo a su hijo, la película bebe de numerosos referentes para revelarse como un entretenimiento puro, sin más ambición que la que puede tener cualquiera de las tres películas que conforman esta trilogía. Simplemente, sabe lo que es, ofrece lo que puede ofrecer y lo hace con honestidad y calidad en su propuesta. Tal vez no sea mucho para los estándares de hoy en día, pero desde luego logra dejar un buen sabor de boca con sus aciertos y sus fallos, que son muchos en ambos lados de la ecuación.

Desde luego, Objetivo: Washington D.C. tiene muchos errores, tanto en su desarrollo como en su planteamiento de guión. Y por supuesto, que nadie exija realismo. Pero Butler vuelve a demostrar el interés que despierta, cómo es capaz de acaparar toda la atención de cualquier historia por muy buenos actores que le rodeen. Carga sobre sus hombros el peso del relato, y es él el que es capaz de elevar el tono y la calidad del mismo en muchas ocasiones gracias a ese equilibrio que encuentra entre la ironía, la chulería y la gravedad de las situaciones que vive su personaje. La historia es simple, arquetípica y previsible. Pero es el tratamiento que necesita (en su gran mayoría al menos) para permitir que brillen otros aspectos de la trama. Y lograr ese delicado punto intermedio sigue siendo un arte al alcance de pocos. Como dice el personaje de Butler en un momento dado: “Habrá bajas, pero no serás tú”.

Nota: 7/10

Butler es el ‘Objetivo: Washington D.C.’ del resto de estrenos


Terminamos agosto prácticamente igual a como empezó, es decir, con un buen puñado de estrenos sin que ninguno de ellos sea, a priori, un gran atractivo para el masivo público. Eso no quiere decir que alguno de los títulos de este viernes día 30 no tenga atractivo suficiente como para dar una sorpresa en la cartelera española.

Sin duda la cinta con más posibilidades es Objetivo: Washington D.C., tercera entrega de la saga de acción hollywoodiense protagonizada por Gerard Butler (Keepers. El misterio del faro), quien retoma el personaje de Mike Banning para volver a situarle ante una conspiración que amenaza al mundo. En esta ocasión, sin embargo, el principal sospechoso es él después de que el presidente de los Estados Unidos quede en coma por un intento de asesinato. Retenido por sus propios compañeros, el agente secreto se verá obligado a escapar y convertirse en un fugitivo para poder limpiar su nombre, encontrar a los verdaderos responsables y salvar a su familia y a su país. Ric Roman Waugh (El mensajero) se pone tras las cámaras de este film cuyo reparto se completa con Morgan Freeman (El cascanueces y los cuatro reinos), Piper Perabo (Mariposa negra), Jada Pinkett Smith (serie Gotham), Nick Nolte (Un paseo por el bosque), Tim Blake Nelson (Colossal) y Danny Huston (El Gordo y el Flaco), entre otros.

Estados Unidos y Australia colaboran para llevar a la gran pantalla Dora y la ciudad perdida, primera película en imagen real de los famosos personajes de la serie de animación Dora la exploradora. La trama sitúa a la joven de vuelta en la civilización después de pasar la mayor parte de su vida explorando la jungla, y teniendo que enfrentarse a la aventura que supone el instituto. Pero cuando sus padres son secuestrados Dora no tarda en organizar un equipo con su mejor amigo, el mono Botas, un misterioso habitante de la jungla y varios compañeros de instituto para rescatarles, resolviendo de paso el misterio que oculta una ciudad de oro. Dirigida por James Bobin (Alicia a través del espejo), la película está protagonizada por Isabela Moner (Transformers: El último caballero), Eva Longoria (Lowriders), Michael Peña (Ant-Man y la Avispa), Eugenio Derbez (Geostorm), Temuera Morrison (Aquaman), Adriana Barraza (First Law) y Benicio del Toro (Sicario: El día del soldado).

También procede de Hollywood, esta vez junto a Francia, Playmobil: La película, cinta de animación que sigue la estela de Lego y que lleva a los famosos muñecos a la gran pantalla con una aventura que arranca cuando un joven desaparece en el mágico mundo de Playmobil. Será su hermana Marla quien salga a buscarle, iniciando un viaje por un mundo desconocido en el que deberá superar desafíos y en el que hará nuevos amigos. Ópera prima de Lino DiSalvo, cuya experiencia siempre ha estado ligada a departamentos de animación, la cinta cuenta con Anya Taylor-Joy (Múltiple) y Gabriel Bateman (Nunca apagues la luz) como pareja protagonista, a los que se suman las voces, en la versión original, de Daniel Radcliffe (Imperium), Jim Gaffigan (Supermaderos 2), Adam Lambert (serie Glee), Kenan Thompson (Brother Nature) y la cantante Meghan Trainor.

Ambos países también colaboran en Anna, nueva película escrita y dirigida por Luc Besson (Lucy) que, como muchos títulos de su filmografía, tiene como protagonista a una bella joven cuya aparente fragilidad esconde en realidad a una de las asesinas más temidas del mundo. Un secreto le obligará a desatar su fuerza y sus habilidades en un viaje que dejará un camino de víctimas. Thriller y acción son los ingredientes de esta historia con Sasha Luss (Valerian y la ciudad de los mil planetas), Helen Mirren (Winchester: La casa que construyeron los espíritus), Luke Evans (La Bella y la Bestia), Cillian Murphy (Dunkerque), Lera Abova y Alexander Petrov (Lyod) como principales actores.

Pasamos a los estrenos puramente europeos con Quien a hierro mata, thriller dramático español dirigido por Paco Plaza (Verónica) que tiene como protagonista a un hombre ejemplar que trabaja en una residencia de ancianos como enfermero. Allí llega un día el narco más conocido de la zona, recién salido de la cárcel. El negocio familiar está en manos de los hijos, pero un fallo en una operación les genera una gran deuda con un proveedor colombiano. Uno de ellos recurrirá al enfermero para que convenza a su padre de que asuma la deuda. Pero el enfermero tiene sus propio objetivo. Luis Tosar (Yucatán) encabeza un reparto en el que también encontramos a Xan Cejudo, Ismael Martínez (De chica en chica), Enric Auquer (Framed), María Vázquez (Trote), Pablo Guisa Koestinger (El habitante), Daniel Currás (Heroína) y Víctor Duplá (serie Fariña).

España y Venezuela colaboran en La noche de las dos lunas, drama de 2018 cuyo argumento arranca cuando una mujer, en su tercer mes de embarazo, descubre que el bebé que espera no tiene su ADN. En la clínica donde se realizó el tratamiento reconocen haber cometido un error, intercambiando su embrión con el de otra pareja que ha sufrido un aborto. Su decisión de continuar el embarazo y tener el bebé iniciará una batalla legal por parte de los padres biológicos. Dirigida por Miguel Ferrari (Azul y no tan rosa), la película está protagonizada por Prakriti Maduro (Tamara), Mariaca Semprún (El peor hombre del mundo), María Barranco (La daga de Rasputín), Luis Gerónimo Abreu (Liz en septiembre) y Albi de Abreu (Diario de Bucaramanga).

La cinta más internacional es Tu fotografía, drama romántico con capital estadounidense, alemán e indio que narra la vida de un joven que trabaja como fotógrafo callejero, enviando casi todo el dinero a su abuela. Cuando esta le insiste en que se case, él le manda una fotografía de una joven diciendo que es su prometida. El enredo aumenta cuando la anciana insiste en organizar una reunión familiar, por lo que el chico tendrá que buscarla y pedirla que se haga pasar por aquello que no es. Ella, introvertida y tímida, decide aceptar en un impulso que abrirá la puerta a una aventura que unirá la tradición y la modernidad. Ritesh Batra (Nosotros en la noche) escribe y dirige esta cinta cuyo reparto está encabezado por Nawazuddin Siddiqui (Manto), Sanya Malhotra (Dangal), Sachin Khedekar (Judwaa 2), Denzil Smith (Ishq forever), Brinda Trivedi y Lubna Salim (OMG: Oh my god!).

Desde India llega Saaho, segunda película como director y guionista de Sujeeth (Run Raja Run). Su argumento, a medio camino entre la acción y el thriller, gira en torno a una batalla de poder en los más altos escalafones. Una batalla que deja episodios no relacionados e independientes, pero que se entrelazarán para revelar una serie de juegos mentales. Entre los principales intérpretes encontramos a Shraddha Kapoor (Haider), Prabhas (Chakran), Mandira Bedi (O Teri), Jackie Shroff (Ventilator), Neil Nitin Mukesh (Prem ratan dhan payo) y Chunky Pandey (Housefull 3).

Terminamos este repaso con El hotel a orillas del río, drama surcoreano de 2018 que escribe y dirige Hong Sang-soo (La cámara de Claire) y que tiene como protagonista a una poeta que se hospeda en un hotel junto a un río. Desde allí convoca a sus dos hijos, a los que no ve desde hace tiempo. Todo parece estar motivado por la impresión de que va a morir. Mientras padre e hijos se ponen al día, llega al hotel una joven engañada por su pareja. Dos historias sin relación ninguna que se verán entrelazadas con una repentina nevada. Gi Ju-bong (Ahora sí, antes no), Kim Min-hee (La doncella), Kwon Hae-hyo (Geu-hu), Song Seon-mi (En la playa de una sola noche) y Yoo Joon-Sang (Lo tuyo y tú) encabezan el reparto.

‘El cascanueces y los cuatro reinos’: sin nueces que cascar


Cuesta creer que una película con los actores, directores y diseño de producción que tiene esta nueva propuesta de Disney sea, sin embargo, tan anodina, tan falta de contenido. Tal vez sea por una indefinición en su arco narrativo, por el uso y abuso de los efectos digitales o por el carácter infantil que se imprime a una historia que podría haber dado mucho más de sí con un enfoque un poco más adulto, pero la realidad es que esta obra de fantasía, moraleja y paso a la madurez se queda a medio camino de ninguna parte.

Y fundamentalmente es porque El cascanueces y los cuatro reinos no contiene una historia desarrollada. Más bien, su argumento parece una excusa para mostrar unos mundos fantásticos y poder justificar el gasto de millones en efectos digitales. Los personajes, salvo contadas excepciones, apenas tienen recorrido dramático; la trama es lineal, sin giros argumentales significativos (salvo un único cambio de roles que se convierte en lo más interesante de la historia) y, sobre todo, se generan unos vacíos argumentales que para los más pequeños pueden pasar desapercibidos, pero para los adultos resultan un tanto alarmantes.

A su favor juega el hecho de que va de menos a más, lo cual tampoco es algo de admirar dado el arranque del film. Su comienzo, sospechosamente similar al de ‘Alicia en el País de las Maravillas’, está marcado por una falta absoluta de interés, tanto en los personajes como en los conflictos que viven. Tan solo en su tramo final, cuando protagonista y antagonista se enfrentan, la cinta adquiere algo más de interés, aunque tampoco demasiado. La falta de fuerza dramática a cada paso de la historia genera una frustración mayúscula, entre otras cosas porque la historia sí permite apreciar elementos que podrían haber sido mucho más dramáticos, pero que se suavizan en pos de una inocencia que roza el ridículo.

Y es una lástima, porque el trasfondo de El cascanueces y los cuatro reinos es interesante, así como la moraleja que se sustrae del mismo, con la madurez, la responsabilidad y la inteligencia como grandes argumentos. Pero ni el guión ahonda en eso ni sus directores son capaces de ofrecer algo más que una visión estandarizada de las secuencias. Tampoco ayuda que los personajes no tengan una definición más profunda. En el aire quedan preguntas sobre el origen de muchos de los protagonistas, sus motivaciones, las relaciones surgidas a raíz de los conflictos internos y externos, y un extenso etcétera. Que una película para toda la familia plantee tantas preguntas de calado y las deje sin respuesta ya es un síntoma de que sus carencias superan con creces el poco interés que pueden tener sus aspectos más positivos.

Nota: 5/10

Freddy Mercury vuelve a cantar ‘Bohemian Rapsody’


La festividad de Todos los Santos, y el puente que muchas comunidades van a coger el viernes día 2 de noviembre, ha adelantado los estrenos a este miércoles, 31 de octubre. Y curiosamente, la mayoría no son de terror, aprovechando que llega Halloween. Eso ya fue el viernes pasado. No, esta semana los estrenos tienen un cariz muy diferente, y la mayoría de ellos tienen un notable interés dramático, lo que ya apunta a posibles nominados en los Oscar.

Sin duda el estreno más esperado es Bohemian Rhapsody, biopic de Freddy Mercury y la mítica banda Queen, desde sus inicios hasta su última reunión, narrando por el camino su ascenso meteórico a la fama, la ruptura del grupo y la enfermedad que terminó con la vida del extraordinario cantante. Bryan Singer (X-Men: Apocalipsis) se pone tras las cámaras en esta coproducción entre Estados Unidos y Reino Unido protagonizada por Rami Malek (serie Mr. Robot), Joseph Mazzello (La red social), Gwilym Lee (Isle of dogs), Ben Hardy (Mary Shelley), Mike Myers (Malditos bastardos), Lucy Boynton (Asesinato en el Orient Express), Aidan Gillen (serie Juego de tronos) y Tom Hollander (La promesa).

Puramente estadounidense es El cascanueces y los cuatro reinos, aventura familiar de corte fantástico que recupera el mito del conocido personaje para narrar una historia cuyo punto de partida es una joven que lo único que desea es una llave especial que abre una caja con un regalo de un valor incalculable. En una fiesta anual recibe un hilo dorado que le lleva a un extraño mundo compuesto por cuatro reinos. Con la ayuda de un soldado deberá desafiar a uno de los reinos y a la tirana que lo regenta si quiere encontrar la ansiada llave. Dirigida a cuatro manos por Lasse Hallström (Un viaje de diez metros) y Joe Johnston (Capitán América: El primer vengador), la cinta cuenta en su reparto con Mackenzie Foy (Los mejores deseos), Keira Knightley (Everest), Morgan Freeman (Ben-Hur), Helen Mirren (Belleza oculta), Matthew Macfadyen (La familia von Trapp), Jayden Fowora-Knight, Richard E. Grant (El otro guardaespaldas) y Jack Whitehall (Feliz día de la madre).

Este miércoles también es el regreso de Spike Lee (Oldboy), que dirige Infiltrado en el KKKlan, drama con toques de humor que narra la historia real del primer detective afroamericano de la policía de Colorado Springs a mediados de los años 70. En el departamento nadie le tiene en demasiada consideración, por lo que decide infiltrarse en el Ku Klux Klan y poner al descubierto sus actividades, para lo que contará con la ayuda de su compañero blanco. John David Washington (serie Ballers) y Adam Driver (Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi) dan vida a la pareja protagonista, estando acompañados en el reparto por Topher Grace (Máquina de guerra), Corey Hawkins (Kong: La Isla Calavera), Laura Harrier (Spider-Man: Homecoming) y Alec Baldwin (Misión Imposible: Fallout).

Estados Unidos, Reino Unido y China ponen el capital de Hunter Killer. Caza en las profundidades, adaptación de la novela escrita a cuatro manos por George Wallace y Don Keith que arranca cuando el capitán de un submarino se pone al frente de un grupo de Navy Seals con el objetivo de rescatar al presidente de Rusia, prisionero tras un golpe militar, y evitar así lo que podría ser el comienzo de la Tercera Guerra Mundial. Donovan Marsh (Spud) dirige esta cinta de acción y suspense protagonizada por Gerard Butler (Geostorm), Gary Oldman (El instante más oscuro), Michael Nyqvist (The girl in the book), Common (Blue night), Linda Cardellini (Dos padres por desigual) y Toby Stephens (serie Black sails).

En lo que a estrenos españoles se refiere, El árbol de la sangre es el título de lo nuevo escrito y dirigido por Julio Medem (Ma ma), un drama cuyo punto de partida es el viaje de una joven pareja al caserío que posee la familia de él. Allí descubrirán sus raíces familiares y las historias de amor, celos y sexo que han nutrido a cada generación, pero también saldrán a la luz secretos del pasado de cada uno que pondrán en peligro su propia historia de amor. Úrsula Corberó (La corona partida), Álvaro Cervantes (1898. Los últimos de Filipinas), Najwa Nimri (Verbo), Patricia López Arnaiz (El guardián invisible), Ángela Molina (El otro hermano), Daniel Grao (Acantilado), Josep Maria Pou (Abracadabra) y Luisa Gavasa (La novia) son los principales actores.

También española es la cinta romántica de ciencia ficción Sin fin, cuya trama gira en torno al viaje en el tiempo que hace un joven, concretamente hasta su último día con el que fue el amor de su vida. Él intentará por todos los medios hacer que ella recuerde cómo se conocieron y que vuelva a ser la joven alegre y risueña de la que un día se enamoró. Dirigida a cuatro manos por César Esteban Alenda y José Esteban Alenda, ambos debutantes en el largometraje, la película está protagonizada por Javier Rey (Kiki, el amor se hace), María León (Cuerpo de élite), Juan Carlos Sánchez (Un Dios prohibido), Mari Paz Sayago (Es por tu bien), Paco Ochoa (23-F: La película) y Roberto Campillo.

Con capital argentino y español llega a las pantallas El ángel, drama biográfico acerca del asesino en serie más famoso de Argentina, un hombre que con 20 años mató a 11 personas en dos años. Todavía sigue en la cárcel, y es el preso que más tiempo lleva encerrado del país sudamericano. Luis Ortega (Lulu) pone en imágenes esta historia en cuyo reparto encontramos, entre otros, a Chino Darín (La reina de España), Lorenzo Ferro, Daniel Fanego (Eva no duerme), Luis Gnecco (Una mujer fantástica), Peter Lanzani (Los últimos) y Cecilia Roth (Migas de pan).

El último de los estrenos de la semana es Una receta familiar, drama dirigido por Eric Khoo (In the room) que arranca cuando un joven chef debe abandonar su ciudad natal en Japón para iniciar un viaje culinario hacia Singapur con el objetivo de encontrar la verdad sobre su pasado y su familia. El film, con capital procedente de Francia, Japón y Singapur, está protagonizado por Tsuyoshi Ihara (Los últimos caballeros), Seiko Matsuda (Shanghai baby), Takumi Saitoh (Danchi) y Jeanette Aw (Find my dad).

Y ya son ocho… ‘Fast and Furious’ regresa a la cartelera


Fin de semana extraño en lo que a cine se refiere. O al menos, poco habitual. Además de que llegan pocos títulos nuevos a la cartelera española, lo hacen entre este miércoles, día 12, y el jueves 13 de abril, con motivo de la festividad de la Semana Santa. Pero la poca cantidad no va ligada a poca variedad: acción, humor, drama y animación son los principales géneros que tratarán de llenar las salas este largo puente.

Aunque sin duda el principal estreno es Fast & Furious 8, que curiosamente aterriza en las salas este jueves. Nueva entrega de la famosa saga que vuelve a contar con el reparto original y que, como no podía ser de otro modo, promete acción, adrenalina y mucha velocidad. Dirigida por F. Gary Gray (Un ciudadano ejemplar), la trama pone en una comprometida situación al equipo protagonista cuando una misteriosa mujer rompa la lealtad que siempre les ha caracterizado, lo que obligará al grupo no solo a luchar contra esta amenaza, sino a comprender los motivos que la llevan a destruir a la familia. Vin Diesel (xXx: Reactivated), Dwayne Johnson (Un espía y medio), Jason Statham (Los mercenarios 3), Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera), Helen Mirren (Espías desde el cielo), Scott Eastwood (Esquadrón suicida), Michelle Rodríguez (Machete kills), Tyrese Gibson (Infiltrados en Miami), Ludacris (Noche de fin de año), Kurt Russell (Los odiosos ocho), Nathalie Emmanuel (serie Juego de tronos) y Elsa Pataky (Di Di Hollywood) son algunos de los nombres del extenso reparto.

La película para toda la familia de la semana es El bebé jefazo, adaptación del libro de Marla Frazee cuya historia se centra en una familia cuya vida cambia radicalmente con la llegada de un bebé que, visto a través de la imaginación de un niño de 7 años, se convierte en toda una aventura. Tom McGrath (Megamind) es el encargado de ponerse tras las cámaras en este film que cuenta con las voces, en su versión original, de Alec Baldwin (La excepción a la regla), Steve Buscemi (serie Boardwalk Empire), Jimmy Kimmel (Ted 2), Lisa Kudrow (La chica del tren) y Tobey Maguire (El caso Fischer).

La comedia también está representada por Un golpe con estilo, remake de un film de 1979 en el que tres hombres de avanzada edad, hartos de la precaria situación en la que viven, deciden robar un banco. El problema es que ni siquiera saben coger un arma. Zach Braff (Ojalá estuviera aquí) se pone tras las cámaras para dirigir un reparto encabezado por Michael Caine (Ahora me ves 2), Morgan Freeman (Ben-Hur), Alan Arkin (El chico del millón de dólares), Joey King (Independence Day: Contraataque), Matt Dillon (serie Wayward Pines) y Ann-Margret (Lucky).

Reino Unido y Estados Unidos colaboran en Negación, drama biográfico basado en el libro de Deborah Lipstadt, aclamada historiadora que se enfrentó a un juicio por difamación en el que tuvo que demostrar que el Holocausto realmente ocurrió. La citan está dirigida por Mick Jackson (El guardaespaldas), y entre los actores encontramos a Rachel Weisz (La juventud), Tom Wilkinson (Negocios con resaca), Timothy Spall (Mr. Turner), Andrew Scott (serie Sherlock), Carne Pistorius (La luz entre los océanos), Alex Jennings (The lady in the van), Jack Lowden (Ghosts) y Mark Gatiss (Un traidor como los nuestros).

Los amantes del thriller y el misterio tienen una cita con Nieve negra, coproducción hispano argentina que dirige Martin Hodara (La señal) y que gira en torno a un hombre que vive aislado del mundo en la Patagonia desde que fuera acusado de matar a uno de sus hermanos cuando era adolescente. Su retiro se verá interrumpido por la llegada de su otro hermano, que le visita junto a su mujer para acordar la venta de unas tierras heredadas. El tiempo que pasen juntos despertará viejos resentimientos y volverá a desenterrar el dolor del pasado. Ricardo Darín (Truman), Leonardo Sbaraglia (Al final del túnel), Laia Costa (Palmeras en la nieve), Dolores Fonzi (Paulina), Federico Luppi (Magallanes) y Biel Montoro (L’altra frontera) conforman el reparto principal.

Con algo de retraso se estrena Rosalie Blum, film francés realizado en 2015 que se basa en las novelas gráficas de Camille Jourdy, y cuya historia sigue la monótona vida de un hombre que un día se cruza con una misteriosa mujer. Convencido de haberla visto antes, comienza a seguirla allá donde va con la intención de descubrir lo que les relaciona, una decisión que llevará al hombre a vivir una aventura llena de imprevistos y personajes extravagantes. Ópera prima de Julien Rappeneau, la película está protagonizada por Noémie Lvovsky (Un amor de verano), Kyan Khojandi (O los tres o ninguno), Alice Isaaz (Una semana en Córcega) y Anémone (Como quien no quiere la cosa).

Por último, Lo tuyo y tú es el título del nuevo drama escrito y dirigido por Hong Sang-soo (Ahora sí, antes no). El argumento de esta producción de Corea del Sur arranca cuando un joven descubre que su novia ha estado tomando copas con otro hombre, lo que da lugar a una pelea en la pareja. Tras la discusión ella se va de casa para darse un tiempo. Al día siguiente, él decide salir en su busca, iniciando un viaje que le obligará a enfrentarse con sus propios fantasmas. Kim Ju-hyuk (Keo-peul-jeu), Kwon Hae-hyo (The fake), Lee You-young (Bom) y Yoo Joon-sang (En otro país) encabezan el reparto.

‘Ben-Hur (2106)’: Roma bajo el sino de los tiempos


Jack Huston y Toby Kebbell compiten en 'Ben-Hur', versión de 2016.El cine es, o debería ser, un reflejo de la situación política, social y económica en la que se realiza. Pero una cosa es eso y otra muy distinta tergiversar deliberadamente una historia para obligarla a cumplir con ese precepto. Esta última idea, demasiado presente en lo nuevo de Timur Bekmambetov (Wanted), es la que provoca que una película más o menos interesante derive en un sinsentido moralista de dudosa credibilidad.

En efecto, Ben-Hur (2016) es un remake intenso, visualmente impecable y con muchos aciertos, uno de ellos darle más presencia al personaje de Messala, interpretado por un irregular Toby Kebbell (El aprendiz de Brujo). Y es que con ello se da más presencia al Imperio Romano y, de paso, al aspecto conquistador, violento y criminal de la expansión romana. En este sentido, resultan interesantes los conflictos morales y humanos del personaje, representando la dualidad de un mundo que lucha por conseguir la paz a través de la violencia. Asimismo, la relación entre los protagonistas queda excepcionalmente bien desarrollada, ofreciendo al espectador una visión más profunda de sus motivaciones y del modo en que sus sentimientos cambian a lo largo de la trama.

El problema es la trama en sí, o mejor dicho el tratamiento dramático que se realiza. Y es que la historia parece desinflarse al introducir problemas innecesarios cada vez más abrumadores a medida que se acerca el final. Por supuesto, la resolución del conflicto entre Ben-Hur (notable Jack Huston, visto en la serie Boardwalk Empire) y Messala es algo tan disparatado como innecesario, pero hay más. La introducción de un personaje secundario totalmente anecdótico al que se le quiere dar más importancia de la que merece; la falta de tratamiento serio de la historia de Jesucristo; poco o nulo desarrollo de algunos secundarios más relevantes.

La pregunta que cabe hacerse es ¿por qué? ¿Por qué tergiversar una historia épica de odio, traición, venganza y perdón modificando la naturaleza de los personajes (y por extensión de lo que representan) con un milagro divino? La respuesta creo que hay que buscarla fuera de la pantalla. En un contexto mundial en el que los pueblos cada vez parecen odiarse cada vez más, la cinta trata de convertirse en una suerte de hermanamiento fraternal entre pueblos tan dispares como el musulmán, el judío y el romano. Y eso, por muy buena voluntad que pueda tener, parecía poco probable en la época romana, sobre todo después de suceder lo que sucede durante la trama. El resultado es el mencionado: se retuerce el desarrollo natural de una historia para forzar un final marcado por los tiempos actuales. Y eso, salvo que se trabaje desde el minuto uno, no suele salir bien.

En resumen, Ben-Hur (2016) comienza bien, posee algunos momentos realmente épicos (la carrera de cuadrigas es espléndida) y ofrece una interesante visión del Imperio Romano en la época de Jesucristo. Ahora bien, la cinta pierde fuelle hacia el final de la trama, y lo hace casi por voluntad propia, modificando no solo la historia que todo espectador con cierta edad tiene en la retina, sino transformando por obra y designio de Dios (y esto es casi literal) a dos personajes enfrentados en dos hermanos. Que Bekmambetov se sienta más o menos cómodo con esta cinta es algo casi secundario (aunque tiene su relevancia que solo parezca disfrutar con las secuencias de acción); el problema es de guión, flojo en demasiados momentos y con tendencia a la autodestrucción más ilógica que se pueda ver en una pantalla.

Nota: 6/10

‘Objetivo: Londres’: No podrán con nosotros


Gerard Butler acaba con toda una conspiración terrorista en 'Objetivo: Londres'.El éxito que tuvo hace tres años Objetivo: La Casa Blanca no tuvo nada que ver con la acción a raudales que desprendía cada fotograma. Ni siquiera la ironía de su protagonista, un Gerard Butler (El soldado de Dios) que podría acabar con un país entero mientras juega al parchís. No, el verdadero secreto de aquel film residía en la original propuesta de atacar un símbolo de Estados Unidos y en la relación que se establecía entre los personajes principales, amén de una narrativa más que solvente. Esa frescura, en cierto modo, se pierde en esta secuela y se sustituye con un mensaje mucho más patriótico y de rabiosa actualidad. Que eso sea algo bueno, malo o regular depende de cada uno.

Lo que está claro es que Objetivo: Londres es frenética, con un ritmo incesante a base de explosiones, tiroteos y combates cuerpo a cuerpo. Un ritmo que apenas deja tiempo para un mínimo desarrollo y que, por extensión, obliga al espectador a aceptar una serie de carencias que se disimulan, algunas mejor que otras, con la ironía del protagonista, la valentía del presidente interpretado por Aaron Eckhart (Love happens) y la lucha de los servicios de inteligencia británicos. Todos estos elementos conforman un conjunto distraído, divertido a ratos y a todas luces entretenido, que deja algunos detalles sobre los que reflexionar, aunque solo sea desde un punto de vista cómico.

La parodia de los principales dirigentes políticos europeos (en contraposición al heroico líder norteamericano, claro está) es el punto de partida de la denuncia social y política del film, cuyo final son dos discursos más patriotas que los padres de la Constitución cuyo contenido, en resumen, es que por mucho terrorismo que exista, nunca doblegarán a Occidente. Hasta cierto punto, este contenido político resulta interesante analizado en el contexto que vive el mundo actualmente, pero se vuelve pura panfletada en el contexto dramático de la historia, en la que un solo hombre, además de recorrerse Londres a pie, es capaz de acabar él solito con toda una organización terrorista.

Pero tal vez una crítica en este sentido sea exigirle demasiado a Objetivo: Londres. Lo cierto es que la película de Babak Najafi (Sebbe) es un entretenimiento puro, con todos los ingredientes para sacar una sonrisa, para generar espectáculo y para despertar ese sentimiento que solo Estados Unidos sabe sacar. Visualmente potente (el plano secuencia del ataque final es espléndido), su trama tal vez sea excesivamente lineal, sin grandes sobresaltos y con villanos secretos más previsibles que el movimiento de un péndulo. Pero repito, tal vez sea exigir demasiado. Al final, esta secuela es, pues eso, una secuela. Restada la originalidad de la primera, lo que resta es un buen film de acción. Y eso no es necesariamente malo.

Nota: 6/10

Fantasía, acción y drama, principales propuestas de la cartelera


Estrenos 8abril2016Mucho cine, y muy variado, es lo que propone la cartelera española desde este fin de semana. Cine para todos los gustos, desde la acción a la fantasía, pasando por drama con sabor español, comedia europea o documentales que exploran algunas de las mentes más interesantes de las últimas décadas. Este viernes, 8 de abril, continúa así la tendencia que parece haberse implantado este mes (y que, de hecho, va a durar durante alguna semana más) y ofrece al espectador la oportunidad de disfrutar con todo tipo de historias.

Entre ellas destaca Las crónicas de Blancanieves. El Cazador y la Reina del Hielo, especie de precuela de Blancanieves y la leyenda del cazador (2012) que aprovecha a los mejores personajes para narrar una historia totalmente diferente que transcurre, en teoría, varios años antes. En concreto, la trama se centra en la relación entre la malvada reina de la primera película y su hermana, la Reina del Hielo. Cuando ésta sufre una traición decide huir del reino y formar un ejército de cazadores. Sin embargo, sus dos principales campeones incumplen la única regla de la regente: enamorarse. Dirigida por Cedric Nicolas-Troyan, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta cuenta con Chris Hemsworth (En el corazón del mar) y Charlize Theron (Mad Max: Furia en la carretera) repitiendo en los papeles de cazador y reina malvada, sumándose para la ocasión Jessica Chastain (La cumbre escarlata), Emily Blunt (Sicario), Sam Claflin (Los juegos del hambre: En llamas) y Nick Frost (Negocios con resaca).

Muy diferente, aunque también con buenas dosis de acción, es Objetivo: Londres, secuela de Objetivo: La Casa Blanca (2013), que vuelve a contar con el reparto principal y que, como reza el título, se traslada a la capital británica. El argumento arranca cuando el Primer Ministro británico muere en extrañas circunstancias. A su funeral acuden los principales jefes de Estado del mundo, pero lo que inicialmente debería ser un acto seguro pronto se convierte en un caos en el que todos los líderes están en peligro. De nuevo, el Presidente de Estados Unidos y su Jefe de Seguridad deberán plantar batalla, ayudados esta vez por una agente del MI-6. Babak Najafi (Sebbe) es el encargado de llenar de adrenalina esta historia protagonizada por Gerard Butler (Un buen partido), Morgan Freeman (Ted 2), Aaron Eckhart (Los diarios del ron), Jackie Earle Haley (RoboCop) y Angela Bassett (serie American Horror Story: Freak Show).

Desde Estados Unidos también llega el thriller de terror La invitación, cinta dirigida por Karyn Kusama (Jennifer’s body) que aborda el dolor de la pérdida desde una perspectiva diferente. La historia arranca cuando una pareja pierde a su pequeño en extrañas circunstancias. El matrimonio se rompe y ella desaparece durante años. Cuando regresa, lo has cambiada y con un nuevo marido. Pero en ese cambio se intuye algo más, algo inquietante, al menos por parte de quien compartió con ella tantos momentos. Sin embargo, la pregunta que se plantea es si ese cambio es realmente así o, por el contrario, está provocado por los miedos del hombre. Logan Marshall-Green (Prometheus), Tammy Blanchard (Into the woods), John Carroll Lynch (Gran Torino), Michiel Huisman (serie Juego de tronos) y Emayatzy Corinealdi (In the morning) son los principales protagonistas.

En lo que a estrenos españoles se refiere, la principal apuesta es Julieta, lo nuevo de Pedro Almodóvar (Los amantes pasajeros) que adapta una serie de relatos cortos de Alice Munro para narrar cómo la vida de la protagonista, que da nombre al film, se encuentra al borde del abismo de la locura y la culpa, y cómo se ha producido el cambio desde que, hace 30 años, tomase una serie de decisiones que dejaron atrás a todos aquellos que había querido alguna vez. El reparto, integrado en su mayoría por mujeres, está encabezado por Emma Suárez (Novatos), Adriana Ugarte (Palmeras en la nieve), Inma Cuesta (La novia), Darío Grandinetti (Relatos salvajes), Rossy de Palma (Incidencias), Susi Sánchez (La fotógrafa), Daniel Grao (La mula) y Michelle Jenner (Tenemos que hablar).

El Franquismo, la II Guerra Mundial y los nazis centran la historia de Lobos sucios, thriller dramático con capital español que narra la difícil vida de una mujer en Galicia en 1944. Su único objetivo es curar a su hija, por lo que trabaja en una mina de wolframio a las órdenes de los nazis. Ajena a los chismorreos que la consideran una meiga, la mujer se ve envuelta de repente en los entresijos de la guerra cuando un grupo de espías aliados llega al pueblo para intentar robar el wolframio. Inspirada en personajes y hechos reales, la cinta está dirigida por Simón Casal, quien debuta en el largometraje, y protagonizada por Manuela Vellés (Somos gente honrada), Marian Álvarez (Felices 140), Sam Louwyck (Terre battue) y Pierre Kiwitt (El regreso de Elías Urquijo).

El tercer estreno español de la semana es Madrid, above the moon, comedia romántica con dosis de drama que narra la relación entre un madrileño y una turista. Pero lo que comienza siendo un idilio no siempre termina bien. Escrita y dirigida por Miguel Santesmases (Días azules), la película está protagonizada por Rocío León (Anabel), Bernabé Fernández (serie Amar es para siempre), Helena Sanchís y Víctor Vidal (Vampyres).

Pasamos ahora a las novedades europeas, y entre ellas destaca la francesa El juez, comedia dramática del 2015 que escribe y dirige Christian Vincent (La cocinera del presidente) que gira en torno al presidente de un temido tribunal de lo penal cuyas penas siempre son superiores a 10 años. Pero todo cambia cuando se encuentra con una integrante de un jurado popular de la que estuvo enamorado en secreto hace años, y que podría ser la única que logra cambiar su sentido de la justicia. Fabrice Luchini (Primavera en Normandía), Sidse Babett Knudsen (serie Borgen), Eva Lallier y Corinne Masiero (Discount) encabezan el reparto.

Del país galo también procede El novato, comedia estudiantil en torno a un chico nuevo en un instituto en el que todos los grupos ya están formados. Los chavales más enrollados no le facilitan las cosas, y solo le hacen caso los marginados y una guapa chica sueca que no habla mucho francés. Ópera prima de Rudi Rosenberg, la película está protagonizada por Guillaume Cloud-Roussel, Geráldine Martineau (Le guetteur), Joshua Raccah y Réphaël Ghrenassia.

Más internacional es Efraín, producción que cuenta con capital etíope, alemán, francés, noruego y qatarí y que narra cómo un niño debe afrontar una dura realidad. Después de que su padre se vaya a trabajar a la ciudad, el pequeño se va a vivir con sus abuelos y sus tíos a una casa en las montañas. Le acompaña un cordero, pero la complicidad que tiene con el animal pronto es puesta en riesgo cuando su familia le dice que debe ser sacrificado para la próxima comida festiva. Yared Zeleke debuta en el largometraje con este drama familiar cuyo reparto está encabezado por Rediat Amare, Welela Assefa, Kidist Siyum y Rachel Teshome (Difret).

Aunque sin duda la cinta más global del fin de semana es Cementery of splendour, drama fantástico escrito y dirigido por Apichatpong Weerasethakul (Mekong hotel) que cuenta con capital estadounidense, tailandés, inglés, alemán, francés, malayo, surcoreano, mexicano y noruego. Este cuento transcurre en un hospital en el que residen soldados afectados por una extraña enfermedad del sueño. Ubicado en una zona rural en la que la magia, la ciencia y la tradición oral se dan cita, la historia aborda la relación entre vivos y muertos, entre el presente y el pasado. Jenjira Pongpas (Sang sattawat), Banlop Lomnoi (Tropical maladi), Petcharat Chaiburi y Jarinpattra Rueangram son sus principales protagonistas.

En cuanto al documental, una única propuesta. Dark Star. El universo de H. R. Giger explora no solo la obra fantástica de este artista, creador de la criatura de Alien, el octavo pasajero (1979) y autor de algunas de las ilustraciones más perturbadoras que se han creado. Esta película dirigida por Belinda Sallin, con la que debuta en el cine, es también una forma de adentrarnos en la mente del hombre que ha dado forma a los miedos más profundos del ser humano.

Rickman, un villano diferente en ‘Robin Hood, príncipe de los ladrones’


Alan Rickman fue capaz de ofrecer algo distinto en 'Robin Hood, príncipe de los ladrones'Tal vez no será recordado por su papel en este film, pero desde luego la labor de Alan Rickman (saga ‘Harry Potter’) en Robin Hood, príncipe de los ladrones (1991) sí se recuerda si uno piensa exclusivamente en los pros y los contras de esta aventura clásica que recuperó a un personaje que la historia del cine ha tratado con irregularidad. Y hoy ese recuerdo está más presente que nunca por la noticia del fallecimiento del actor británico a los 69 años de edad víctima de un cáncer. La aventura del proscrito de Sherwood, que contó con Rickman como villano principal, fue la sexta película del actor en el cine, y le supuso varios premios de la crítica.

La labor de Rickman en la cinta, aunque eclipsada a priori por la presencia de actores como Kevin Costner (3 días para matar), Morgan Freeman (Ático sin ascensor) o Sean Connery (La trampa), resulta notable en tanto que ofrece una visión del villano muy diferente a la que siempre se había tenido en esta historia. Frío y calculador al tiempo que algo loco y supersticioso, el usurpador al que interpreta no es un hombre débil o sibilino, más bien todo lo contrario. El reino que impone con la ausencia del Rey Ricardo es, por tanto, un reino de terror, un estado dominado por cierto sadismo, oscuridad y superstición. En este contexto, Rickman recrea a un hombre de gesto descompensado, de semblante soberbio y capaz de todo por salirse con la suya.

De hecho, gracias a la labor del actor británico el personaje logra mantener un delicado equilibrio entre la autoparodia en la que podría haber caído y el exceso de histrionismo que perfectamente podría haber explotado. Por otro lado, el arco dramático que desarrolla el villano es, cuanto menos, limitado. Reducido al simple antagonista del héroe, sin más recorrido que algunas secuencias que tratan de espolear algunas de las acciones que lleva a cabo en la trama, su papel en el fondo está supeditado, y eso es algo que suele ocurrir en todas las versiones de Robin Hood, a una figura contra la que luchar, más que como un personaje con iniciativas propias.

Renovación del mito

Kevin Costner y Morgan Freeman en 'Robin Hood, príncipe de los ladrones'Pero Robin Hood, príncipe de los ladrones es mucho más que la labor de Rickman. Su función en la historia del personaje podría entenderse como una renovación de la historia, no solo en lo que a diseño de personajes se refiere, sino a los propios personajes en si. La introducción de Freeman como amigo del héroe, por delante del mítico Little John y el resto de su grupo, es una novedad que podrá gustar más o menos, pero que a todas luces es refrescante. A esto se une una idea muy interesante que pocas veces ha sido abordada: Robin Hood llega de las Cruzadas, pero no es él quién organiza a los proscritos, sino que se une a ellos para terminar liderándolos.

Aunque el desarrollo dramático es, a grandes rasgos, el mismo que en otras versiones, los matices que introduce esta cinta dirigida por Kevin Reynolds (Waterworld) son lo suficientemente importantes como para generar un aspecto diferente de una historia ampliamente conocida. El éxito no reside en este caso, por tanto, en contar algo diferente, sino en ofrecer una narrativa nueva de algo asentado en el imaginario colectivo.

Y bajo esta idea hay que entender la interpretación de Alan Rickman en Robin Hood, príncipe de los ladrones. Su aportación, visiblemente más oscura que la de sus predecesores e infinitamente más violenta, es el contrapunto idóneo para el héroe al que da vida Costner. Es cierto que, como villano de esta historia de aventuras, no ofrece una profundidad dramática excesivamente grande, pero como personaje es uno de los más interesantes que ha dado la historia del proscrito a lo largo de los años. Y es una de las interpretaciones que han convertido a Rickman en uno de los actores que mejor han dado vida a los villanos. Descanse en paz.

El agente secreto más famoso de los tebeos llega a la cartelera


Estrenos 4septiembre2015Habrá quien diga que Hollywood se ha entregado al dinero fácil con las adaptaciones de superhéroes y cómics. Pero España parece haber aceptado también esa premisa. A las versiones realizadas de ‘Mortadelo y Filemón’, ‘Zipi y Zape’ o ‘Arrugas’ se une ahora la de otro de los clásicos personajes de los tebeos que todos leíamos de pequeños. Eso sí, no es el único estreno de hoy viernes, 4 de septiembre. La comedia y la acción son los géneros que reinan esta semana en la taquilla, aunque eso no impide que exista un hueco para el drama e, incluso, el terror.

Pero sin duda el estreno más importante es Anacleto: Agente secreto, versión cinematográfica del personaje creado y dibujado por Vázquez. En realidad, la historia se centra en el hijo del famoso espía, un chico que desconoce la identidad secreta de su padre, que trabaja de vigilante nocturno en una gran superficie y que no tiene ningún tipo de ambición, lo que hace que su novia le deje. Su vida da un vuelco cuando un famoso villano internacional empieza a perseguirle. Acosado, decide recurrir a su padre, descubriendo así que el criminal es el archienemigo de la familia. Acción, humor y espectacularidad son los ingredientes de esta cinta dirigida por Javier Ruiz Caldera (Tres bodas de más) y protagonizada por Imanol Arias (serie Cuéntame cómo pasó), Quim Gutiérrez (La gran familia española), Berto Romero (Spanish movie), Alexandra Jiménez (Esto no es una cita), Carlos Areces (Los amantes pasajeros), Rossy de Palma (No molestar) y Silvia Abril (Promoción fantasma), entre muchos otros.

Entre los estrenos norteamericanos destaca Transporter: Legacy, cuarta entrega de la saga de acción que cambia de director y de protagonista. La trama arranca cuando el famoso piloto y mercenario se ve envuelto en un trabajo que tiene por objetivo salvar a su padre. Para lograrlo deberá unir fuerzas con la líder de un grupo de asaltantes que trata de acabar con una red de tráfico de seres humanos. Camille Delamarre (La fortaleza) dirige la propuesta, mientras que Ed Skrein (La espada de la venganza) se pone en la piel del héroe. Junto a él encontramos a Ray Stevenson (Thor: El mundo oscuro), Gabriella Wright (Everly), Loan Chabanol (En tercera persona) y Tatiana Pajkovic (Nynne).

La comedia romántica tiene su mayor representante en Ático sin ascensor, film de 2014 que tiene como grandes atractivos a Morgan Freeman (Lucy) y Diane Keaton (La gran boda), y que narra los intentos de una pareja mayor por vender el piso en el que han vivido durante 40 años. En este proceso, plagado de hilarantes situaciones y de difíciles momentos, ambos recordarán lo vivido durante esos años, comprendiendo qué ha sido realmente su vida juntos. Basada en la novela de Jill Ciment, la película está dirigida por Richard Lonzcraine (Firewall), y en el reparto también destacan nombres como los de Cynthia Nixon (serie Sexo en Nueva York), Claire van der Boom (Red hill) y Carrie Preston (serie True Blood).

Otra comedia, aunque esta vez con tintes más dramáticos, es Mientras seamos jóvenes, escrita y dirigida por Noah Baumbach (Frances Ha) en 2014 y cuyo argumento gira en torno a la relación que establece una pareja en la cuarentena con dos jóvenes cuya vitalidad y similares aficiones les imbuyen de una vida que pensaban que nunca volverían a tener. Sin embargo, a medida que vayan ganando en confianza empezarán a sospechar que la joven pareja oculta varios secretos. Ben Stiller (La vida secreta de Walter Mitty), Naomi Watts (St. Vincent), Adam Driver (A propósito de Llewyn Davis) y Amanda Seyfried (Mil maneras de morder el polvo) dan vida al cuarteto protagonista.

El último título de Estados Unidos es Una chica vuelve a casa sola de noche, propuesta de terror que supone el debut en el largometraje de Ana Lily Amirpour. Su trama se desarrolla en la ciudad iraní de Bad City, donde una vampiresa debe sobrevivir en medio de un paisaje de personajes marginales, a lo que deberá añadir un romance inesperado que puede poner en peligro su forma de vida. Sheila Vand (Argo), Arash Marandi (Kunduz: The incident at Hadji Ghafur), Marshall Manesh (Territorio prohibido), Mozhan Marnò (serie The blacklist) y Dominic Rains (Outbreak) encabezan el plantel de actores.

En lo que a novedades europeas se refiere hay que hablar de El maestro, film italiano de 2014 inicialmente pensado para televisión que dirige Giacomo Campiotti (Blanca como la nieve, roja como la sangre) y que recupera la historia del profesor de jóvenes problemáticos. En este caso la historia se ambienta en 1946, cuando un soldado de la II Guerra Mundial busca trabajo como docente, aunque sin recomendación no es tarea fácil. Por ello, acepta ser el maestro de un grupo de jóvenes de un reformatorio, a los que deberá ganarse para que puedan aprender las lecciones más valiosas para su futuro. Este drama está protagonizado por Claudio Santamaria (600 kilos de oro puro), Nicole Grimaudo (Tengo algo que deciros), Lucia Mascino (Viva la libertad) y Lorenzo Guidi.

La producción más internacional de la semana es Los hongos, cinta de 2014 producida por Alemania, Francia, Argentina y Colombia que arranca cuando un joven que trabaja en la construcción pierde su empleo por robar material para su gran pasión: los grafitis. Sin dinero, decide recorrer la ciudad para encontrar a otro importante grafitero que le ayude en su situación. La relación de ambos personajes terminará por impregnar a su entorno de una sensación de libertad nunca antes conocida. Dirigida por Oscar Ruiz Navia (El vuelco del cangrejo), la película está protagonizada por un debutante reparto encabezado por Jovan Alexis Marquinez, Calvin Buenaventura, Atala Estrada y Gustavo Ruiz Montoya.

Los estrenos de ficción terminan hoy con Corazón silencioso, producción danesa también realizada en 2014 que cuenta con Bille August (Adiós Bafana) como director. El argumento gira en torno a una reunión familiar durante un fin de semana. La madre, enferma terminal, ha decidido acabar con su vida, algo que sus hijas parecen haber aceptado. Sin embargo, a medida que se desarrolle el encuentro las decisiones serán cada vez más difíciles, y viejos conflictos volverán a resurgir. El film está protagonizado por Ghita Nørby (Original), Paprika Steen (Amor es todo lo que necesitas), Danica Curcic (Over kanten), Morten Grunwald (Cuando un hombre vuelve a casa) y Pilou Asbæk (serie Borgen).

En cuanto al documental, la española La vida en llamas aborda el día a día de una unidad de élite conocida como BRICA que lucha contra el fuego prácticamente sin protección. Ubicada en Andalucía, una de las peores zonas en la lucha contra el fuego, la acción sigue a los miembros de este equipo que, armados con motosierras y hachas, se enfrentan a llamas de más de 50 metros para evitar que el incendio arrase todo a su paso. La cinta está dirigida por Manuel H. Martín (30 años de oscuridad).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: