‘Venom’: el simbionte se independiza de Spider-Man


Tratar de separar el origen del simiente conocido como Venom de Spider-Man parece una tarea harto difícil, sobre todo si se hace de cara a fans de los cómics poco tolerantes a los cambios. Y la verdad es que la nueva película de Ruben Fleischer (Bienvenidos a Zombieland) es una buena prueba de ello, no tanto por las críticas de acérrimos seguidores de los personajes como por la necesidad de crear una historia paralela que justifique buena parte de la naturaleza de un villano/antihéroe que imita los poderes del hombre araña.

En este sentido, la historia de Venom se encuentra a medio camino entre lo interesante del tratamiento del personaje y las incoherencias de algunos de sus tramos narrativos. Un equilibrio que es el origen de algunas de sus irregularidades. Mientras que el rol protagonista al que da vida espléndidamente bien Tom Hardy (London Road) evoluciona de forma compleja a través de esa dualidad en su mente que representa la lucha entre el bien y el mal, lo que en definitiva aporta un trasfondo dramático sólido para toda la historia, el desarrollo dramático tanto del villano como de las tramas secundarias quedan poco definidos, por no hablar de algunas de las motivaciones de este antihéroe en el tercio final del film, que sencillamente no tienen un trasfondo lógico o, al menos, sustentado claramente con lo narrado anteriormente.

Sus debilidades son más que evidentes, es cierto, y los más puritanos posiblemente pongan el grito en el cielo ante los orígenes de este personaje y cómo se ha contado la historia. Pero con todo y con eso, el metraje apenas pierde el pulso. A las secuencias de acción (espectaculares aunque algo caóticas en algún momento) se suman ciertos toques de humor que ayudan a aligerar la carga dramática del protagonista, lo que aporta al conjunto un tono perfecto de entretenimiento sin más objetivo que el de distraer durante casi dos horas que en ningún momento llegan a hacerse pesadas gracias fundamentalmente al trabajo de sus actores.

Desde luego, nadie debería esperar de Venom más de lo que es a simple vista. Su falta de encaje en el Universo Cinematográfico Marvel juega a favor y en contra de esta película. A favor porque le da libertad para explorar una historia completamente diferente, con nuevos orígenes, nuevos personajes y un tono a medio camino entre la oscuridad del simbionte, la bondad del reportero interpretado por Hardy y el humor que desprende el relato. En contra porque esa falta de marco hace que la combinación de historias y personajes termine por generar ciertos problemas narrativos y de definición de personajes. En cualquier caso, es una producción entretenida y que se disfruta en prácticamente todo su metraje. ¡Y atentos a la escena post créditos, primera piedra de una posible secuela!

Nota: 7/10

Anuncios

‘Ha nacido una estrella’ cinematográfica… y podría ser ‘Venom’


Octubre comienza fuerte cinematográficamente hablando. Si hace unas semanas hablábamos sobre la importancia de los títulos de esta época de cara a los grandes premios, las novedades de este viernes día 5 confirman no solo esta hipótesis, sino la de que estos meses de otoño/invierno se han convertido en el momento idóneo para estrenos más comerciales.

Y en esta categoría entra, sin duda, Venom, adaptación a la gran pantalla del antihéroe de Marvel Comics que nació como villano de ‘Spider-Man’ y que ya tuvo presencia en cines en Spider-Man 3. Ahora, el director Ruben Fleischer (Gangster Squad. Brigada de élite) dirige esta historia de ciencia ficción, acción y ciertas dosis de terror que arranca cuando un periodista obsesionado con desenmascarar al líder de una Fundación termina fusionándose con un simbionte en los laboratorios que estaba investigando. La unión le otorga nuevos e increíbles poderes, pero también una ira y una rabia que le impulsan a cometer crímenes, lo que obligará al reportero a luchar contra sus propios demonios y a encontrar el equilibrio entre él mismo y Venom. Tom Hardy (Dunkerque) da vida al antihéroe, mientras que Michelle Williams (El gran showman), Riz Ahmed (Jason Bourne), Reid Scott (De vuelta a casa), Jenny Slate (Un don excepcional), Scott Haze (Héroes en el infierno) y Woody Harrelson (Tres anuncios en las afueras) completan el reparto principal.

Este fin de semana también es el debut como director del actor Bradley Cooper (El francotirador) con Ha nacido una estrella, nueva versión de este drama musical que él mismo protagoniza junto a la cantante Lady Gaga (American Horror Story: Hotel). La trama gira en torno a un veterano cantante que descubre a una joven artista de la que también se enamora. Ella, a punto de darse por vencida, se pone bajo los focos animada por el entusiasmo de él, logrando triunfar. Pero a medida que la carrera de la joven asciende la relación entre ambos se deteriora, y él deberá luchar contra sus propios demonios para salvar su futuro. Entre el resto de intérpretes destacan Sam Elliott (Volverás en mis sueños), Dave Chappelle (Reventado), Michael Harney (serie Orange is the new black) y Andrew Dice Clay (Blue Jasmine).

Fantasía y aventura para toda la familia es lo que propone Christopher Robin, film basado en los personajes creados por A.A. Milne y Ernest Shepard que cuenta cómo el niño que vivió innumerables aventuras en el bosque de los Cien Acres con su banda de animales de peluche se ha convertido en un adulto, y ha perdido el rumbo. Es por eso que ahora serán sus amigos los que viajarán al mundo real para ayudarle y hacerle recordar el niño que lleva dentro. Marc Foster (Guerra Mundial Z) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Ewan McGregor (La bella y la bestia), Hayley Atwell (Vengadores: La era de Ultrón), Bronte Carmichael (En la playa de Chesil), Mark Gatiss (Negación), Brad Garrett (Not fade away) y Toby Jones (El muñeco de nieve).

Pasamos a los estrenos europeos, entre los que destaca Cold war, nueva película de Pawel Pawlikowski (Ida) que aborda una historia de amor imposible durante la Guerra Fría entre un hombre y una mujer de origen y temperamento diferentes pero que su destino les condena a estar juntos. Drama, romance y música son los ingredientes de este film con capital polaco, francés y británico en cuyo reparto encontramos a Joanna Kulig (Las inocentes), Tomasz Kot (Dioses), Borys Szyc (Sugihara chiune), Agata Kulesza (Dark crimes) y Cédric Kahn (Una vida mejor).

Puramente francesa es Gauguin, viaje a Tahití, adaptación del libro con los relatos del pintor. Este drama biográfico aborda las experiencias que vivió el artista, la enfermedad y la soledad, y la influencia de una joven nativa que se convertirá en el centro de sus obras más memorables. Dirigida por Edouard Deluc (Boda en Mendoza), la cinta está protagonizada por Vincent Cassel (Una semana en Córcega), Tuheï Adams, Malik Zidi (Objetivo: París), Pua-Taï Hikutini, Pernille Bergendorff y Marc Barbé (7 giorni).

La producción española tiene como principal representante a Ola de Crímenes, comedia negra dirigida por Gracia Querejeta (Felices 140) cuyo punto de partida es un asesinato. Concretamente el que comete el hijo de una divorciada acomodada al matar a su padre. Ella, para proteger a su hijo, intenta ocultar el delito, pero en lugar de eso desata una ola de crímenes por Bilbao. Y mientras tanto, la nueva esposa del difunto y su implacable abogada tratan de ocultar toda una trama de corrupción mientras son investigadas por dos tenaces inspectores. Maribel Verdú (Abracadabra), Luis Tosar (1898. Los últimos de Filipinas), Paula Echevarría (Vulnerables), Juana Acosta (Perfectos desconocidos), Raúl Arévalo (Cien años de perdón), Antonio Resines (La reina de España), Javier Cámara (Es por tu bien) y Nora Navas (El ciudadano ilustre) son los principales actores.

También española es Viaje al cuarto de mi madre, intenso drama que aborda el momento en el que una hija abandona el hogar en el que ha crecido. En concreto, la historia se centra en la relación entre una madre y su hija, la segunda con la intención de irse pero que no sabe cómo decírselo a su madre. En ese contexto ambas tendrán que afrontar que el mundo que habían construido en común se tambalea. Celia Rico Clavellino escribe y dirige el que es su debut en el largometraje, en cuyo reparto encontramos a Anna Castillo (La Llamada), Lola Dueñas (No sé decir adiós), Pedro Casablanc (Bajo la Rosa), Adelfa Calvo (La isla mínima) y Marisol Membrillo (Magical girl).

Al thriller pertenece Ánimas, cinta escrita y dirigida a cuatro manos por Laura Alvea y Jose F. Ortuño (The extraordinary tale of the times table) cuya trama se centra en dos amigos, ella una chica segura de sí misma y él un joven tímido y retraído. Sus vidas cambian cuando el padre del chico fallece en extrañas circunstancias, pues ella iniciará un viaje en el que realidad y pesadilla se confunden, y en el que se llegará a cuestionar su propia existencia. El plantel de actores está integrado por Clare Durant (I love her), Liz Lobato (The birthday), Ángela Molina (El otro hermano), Luis Bermejo (Fe de etarras), Iván Pellicer (serie Fugitiva) y Chacha Huang (El hombre de las mil caras).

Este fin de semana es también del debut en el largometraje de ficción de David Gutiérrez Camps (Hollywood contra Franco) con Sotobosque, drama que narra la vida de una mujer en la Cataluña interior, donde sobrevive vendiendo piñas y que intenta integrarse sin éxito en una sociedad que solo le da sonrisas condescendientes. El limitado y anónimo reparto está compuesto por Musa Camara, Samba Diallo y Deborah Marin.

El último de los estrenos en imagen real es Aprendiendo a vivir, drama que cuenta con capital israelí y polaco cuya trama se centra en un joven de 17 años con un carácter impulsivo y algo violento que, sin embargo, es apreciado por su comunidad. Su padre le ve como el heredero del negocio de construcción que tiene, pero el adolescente encuentra un modelo a seguir en su profesor de literatura. Dividido entre dos mundos, deberá encontrar su nueva identidad y la oportunidad para una nueva vida. Matan Yair escribe y dirige el que es su debut en el largometraje de ficción, que está protagonizado por Asher Lax, Ami Smolartchik (Atomic falafel), Yaacov Cohen (Encirclements) y Keren Berger (Cupcakes).

La única producción de animación es la española Black is Beltza, dirigida por Fermín Muguruza (Nola?). El argumento, ambientado en 1965, se basa en el hecho real que protagonizó la comparsa de gigantes de Pamplona, imagen típica de San Fermín que en ese año fue invitada a Nueva York para desfilar por la Quinta Avenida. Sin embargo, no todos pudieron salir, pues se prohibió la presencia de dos gigantes negros. El mozo encargado de portar uno de ellos vivirá en primera persona los acontecimientos de esa época como los disturbios raciales provocados por el asesinato de Malcolm X y los primeros hippies. Entre las voces originales encontramos las de Unax Ugalde (Lasa y Zabala), Sergi López (Río arriba), Maria de Medeiros (100 metros), Jorge Perugorría (Vientos de la Habana), Emma Suárez (Julieta) y Ramón Barea (La higuera de los bastardos).

En cuanto al documental, Querido Fotogramas es un repaso a los 70 años de la icónica revista cinematográfica española a través de las cartas que los lectores han enviado a lo largo de las décadas. Un viaje que homenajea al cine y a todos los que lo hacen posible, a los espectadores, a los periodistas y, por supuesto, a los lectores. El film está escrito y dirigido por Sergio Oksman (Goodbye, America).

También española, y también documental, es Mudar la piel, cinta dirigida a cuatro manos por Cristóbal Fernández y Ana Schulz en la que es, para ambos, su ópera prima. El film aborda la relación de amistad entre un mediador de ETA y el gobierno español y un espía de los servicios secretos que se infiltró en su vida durante años.

Por último, el documental Barbacana, la huella del lobo aborda el conflicto entre el lobo y los ganaderos a través del seguimiento de una manada de lobos, recorriendo localizaciones que van desde diferentes sierras en Andalucía hasta el norte cantábrico. Arturo Menor (WildMed. El último bosque mediterráneo) es su director.

Comedia, terror y drama en unos estrenos bajo la sombra jurásica


Los dinosaurios dominan la taquilla. Tanto que el éxito de Jurassic World: El reino caído, previsto desde que se fijó la fecha de su estreno, ha llevado a distribuidores y productoras a presentar este viernes 15 de junio un puñado de títulos menores encaminados a intentar cubrir algunos huecos que puedan dejar los velocirraptores, tiranosaurios y demás especies revividas gracias a la genética.

Así, comenzamos el repaso de la semana con ¡Qué guapa soy!, nueva comedia protagonizada por Amy Schumer (Y de repente tú) cuya trama gira en torno a una mujer que no está contenta ni con su trabajo ni con su cuerpo. Todo cambia cuando un día se golpea la cabeza y, al despertar, se ve la mujer más atractiva y segura del mundo. Estados Unidos y China colaboran en esta cinta dirigida por Abby Kohn y Marc Silverstein, quienes debutan de este modo en el largometraje, y en cuyo reparto encontramos también a Michelle Williams (El gran showman), Emily Ratajkowski (Perdida), Lauren Hutton (La familia Jones), Tom Hopper (serie Black sails) y Naomi Campbell (Zoolander No. 2).

Otro de los estrenos más interesantes es No dormirás, cinta que mezcla terror e intriga para narrar el experimento que hace una directora de una compañía de teatro con sus actores: mantenerlos sin dormir durante varios días y encerrarlos en un psiquiátrico abandonado para utilizar esas experiencias en una obra. Con capital español, argentino y uruguayo, la película está dirigida por Gustavo Hernández (La casa muda) y protagonizado por Belén Rueda (Ismael), Natalia de Molina (Los del túnel), Germán Palacios (La vida nueva), Eva de Dominici (Sangre en la boca) y Juan Manuel Guilera (Papá se volvió loco).

Este fin de semana también es el regreso de una conocida historia, la de Colmillo Blanco. La obra de Jack London, adaptada al cine en otras ocasiones, regresa en forma animada y con capital estadounidense, francés y luxemburgués de la mano del director Alexandre Espigares, en la que es su ópera prima en la gran pantalla. La trama, para aquellos que no la conozcan, gira en torno a un perro lobo salvaje que crece en el noroeste canadiense junto a Castor Gris y una tribu nativa americana. Pero su dueño es obligado a venderlo víctima de la crueldad humana, el animal se verá obligado a pelear contra otros perros, perdiendo poco a poco la confianza en el hombre. Entre las voces de la versión original destacan las de Rashida Jones (Cuban fury), Nick Offerman (En pecado), Paul Giamatti (serie Billions), Virginie Efira (Los casos de Victoria) y Dominique Pinon (Basada en hechos reales).

Francia, junto a Bélgica, es el país de origen de la comedia Los 50 son los nuevos 30, film dirigido y protagonizado por Valérie Lemercier (Voy a ser mamá) que arranca cuando una mujer es abandonada por su marido por una mujer más joven. Pensando que su vida ha tocado fondo, decide volver a vivir a casa de sus padres, con todo lo que eso provoca en la relación entre los tres personajes. Denis Podalydès (Monsieur Chocolat), Hélène Vincent (Samba) y Philippe Laudenbach (Gaz de France) completan el reparto principal.

Desde Reino Unido llega 10×10, thriller que supone el debut en el largometraje de Suzi Ewing. El argumento sigue la vida de un hombre aparentemente normal que esconde una obsesión: vengarse de una mujer. Cuando por fin logra secuestrarla a plena luz del día la encierra en una celda insonorizada con el objetivo de sonsacarle un oscuro secreto. Pero ella también tiene sus propias armas para luchar contra su captor. Entre los principales actores destacan Luke Evans (La Bella y la Bestia), Kelly Reilly (Calvary), Noel Clarke (Equipo de chusma) y Olivia Chenery (The anomaly).

El drama tiene a su máximo representante en El repostero de Berlín, producción germano israelí cuyo argumento se centra en un repostero que mantiene un romance con un joven de Israel. Cuando este muere en un accidente el hombre decide ir a Jerusalén a investigar lo ocurrido. Con una identidad falsa, se acerca a la viuda de su amante y comienza a trabajar para ella en una tienda a la que pronto devuelve a la vida. La relación entre el hombre y la mujer avanzará hasta un punto de no retorno que obligará al repostero a mantener la mentira hasta sus últimas consecuencias. Ofir Raul Graizer escribe y dirige este film que supone su debut en el largometraje, y en el que encontramos actores como Tim Kalkhof (Alles inklusive), Roy Miller (Hitganvut Yehidim), Zohar Shtrauss (La semilla de la verdad), Sarah Adler (Boreg), Stephanie Stremler (Die Liebe und Viktor) y Sandra Sade (Are).

Puramente española es A estación violenta, drama que adapta libremente la novela de Manuel Jabois. Su trama se centra en un joven que sueña con ser escritor pero que se ve atrapado en su rutina diaria. Un reencuentro con viejos amigos de la adolescencia hará que afloren todos los sentimientos que mantenía guardados. Ópera prima de Anxos Fazáns, la película está protagonizada por Nerea Barros (Sol y Luna), Alberto Rolán (María (y los demás)), Laura Lamontagne, Xosé Barato (Retornos) y Xiana Arias.

Otro de los estrenos europeos es En tránsito, adaptación de la novela de Anna Seghers que cuenta con capital francés y alemán y que narra cómo un alemán, superviviente de un campo de concentración y deseoso de llegar a América, se ve obligado a atravesar la Francia ocupada por los nazis para lograr su objetivo. Dirigida por Christian Petzold (Phoenix), la cinta cuenta en su reparto con Franz Rogowski (Tiger girl), Paula Beer (El valle oscuro), Barbara Auer (Krieg), Godehard Giese (Inmersión) y Sebastian Hülk (Auf Einmal).

Alemania, Bulgaria y Austria colaboran en Western, drama escrito y dirigido por Valeska Grisebach (Mein Stern) centrado en un grupo de obreros alemanes que se trasladan a la campiña búlgara a trabajar. Limitados por el idioma y la cultura, esa tierra lejana despierta su espíritu aventurero y poco a poco empezarán a competir por el favor y el reconocimiento de los aldeanos de la zona. Viara Borisova, Veneta Fragnova, Syuleyman Alilov Letifov, Reinhardt Wetrek y Meinhard Neumann encabezan un anónimo reparto.

Fuera de las fronteras europeas tenemos la japonesa Tokyo Ghoul, cinta estrenada el jueves y que combina ciencia ficción, terror y acción para llevar a la pantalla grande y en carne y hueso el manga de Sui Ishida. La trama transcurre en un mundo en que humanos y ghouls, seres que se alimentan de carne humana, viven en conflicto. Cuando un joven humano sufre un accidente es salvado gracias al trasplante de varios órganos de una ghoul que se encontraba allí en ese momento, convirtiéndose en el primer híbrido. Poco a poco irá comprendiendo que humanos y ghouls no son tan distintos, pero tendrá que tomar parte en una guerra inminente. Kentarô Hagiwara (Anibâsarî) es el encargado de poner en imágenes la historia y de dirigir a Masataka Kubota (Tobe! Dakota), Fumika Shimizu (Happî randingu), Yû Aoi (Maravillosa familia de Tokio), Nobuyuki Suzuki (12 menit) e Hiyori Sakurada (Saihate nite).

Desde India llega el thriller de acción Race 3, dirigida por Remo D’Souza (F.A.L.T.U.), quien también se reserva un papel en esta historia en torno a una familia que se ocupa de delitos despiadados y vengativos. El reparto está encabezado por Salman Khan (Tubelight), Anil Kapoor (Misión: Imposible – Protocolo fantasma), Bobby Deol (Players), Jacqueline Fernandez (Housefull 3) y Daisy Shah (Ram Ratan).

Terminamos con el documental Las maravillas del mar, producción franco británica narrada y producida por Arnold Schwarzenegger (Terminator: Génesis) que utiliza imágenes de los fondos marinos captadas por la familia Cousteau y hace hincapié en la cantidad de personas que viven del mar y en la necesidad de conservar los ecosistemas marinos. La cinta está dirigida por Jean-Michel Cousteau (Cousteau: Alaska: Outrage at Valdez) y Jean-Jacques Mantello (OceanWorld 3D).

Tres estrenos para protagonizar un fin de semana de Oscar


Cuando quedan pocas semanas para que se celebren los Oscar de este 2018, llegan a la cartelera española algunos de los últimos títulos que competirán en algunas de las categorías de los premios. Y si en las últimas semanas eran uno o dos los films que aterrizaban en las salas, este viernes, 23 de febrero, son tres las películas que comparten protagonismo en la carrera por conseguir alguna de las estatuillas. Y lo hacen en un fin de semana en el que, además, las novedades son muy limitadas.

La primera de estas películas es Lady Bird, comedia dramática escrita y dirigida por Greta Gerwig (Nights and weekends) que narra la vida de una joven con inclinaciones artísticas y culturales que debe afrontar una vida marcada por su escuela católica y una madre a la que se parece más de lo que le gustaría. Durante su último año de instituto vivirá su primer romance, su participación en una obra de teatro y, lo más importante, deberá decidir la universidad en la que labrarse un futuro. El reparto está encabezado por Saoirse Ronan (Brooklyn), Laurie Metcalf (serie The Big Bang Theory), Lucas Hedges (Manchester frente al mar), John Karna (Premature), Beanie Feldstein (Malditos vecinos 2) y Tracy Letts (La gran apuesta).

Crimen y drama se combinan en Todo el dinero del mundo, adaptación de la novela de John Pearson que gira en torno a la historia del secuestro de John Paul Getty III, nieto del hombre más rico del mundo. La trama se centra en la relación entre el hombre de seguridad del magnate y la madre del nieto, así como los intentos por liberar al joven ante la negativa del multimillonario a pagar el rescate que piden los secuestradores. Dirigida por Ridley Scott (Alien: Covenant), la película está protagonizada por Mark Wahlberg (Transformers: El último caballero), Michelle Williams (Suite francesa), Christopher Plummer (El último beso del káiser), quien sustituyó a Kevin Spacey ante los casos de acoso, Timothy Hutton (Más allá de las palabras), Romain Duris (Iris) y Charlie Plummer (La cena).

El último de los estrenos con candidaturas a los Oscar es Yo, Tonya, comedia dramática biográfica que dirige Craig Gillespie (La hora decisiva) y cuyo argumento narra la vida de la patinadora de hielo Tonya Harding, cuyo estilo único en la pista cautivaba a los espectadores mientras acaparaba titulares en las revistas por cosas que nada tenían que ver con esta práctica. El reparto está encabezado por Margot Robbie (Escuadrón Suicida), Sebastian Stan (Marte), Allison Janney (La chica del tren), Bobby Cannavale (Ant-Man), Caitlin Carver (La excepción a la regla) y Julianne Nicholson (From nowhere), entre otros.

La representante española es La enfermedad del domingo, drama escrito y dirigido por Ramón Salazar (20 centímetros) cuyo punto de partida es la ausencia de una madre, que no regresa a casa un domingo por la tarde, generando una sensación de soledad que se perpetúa en el tiempo. Entre los principales intérpretes destacan Bárbara Lennie (Contratiempo), Susi Sánchez (Lejos del mar), Miguel Ángel Solá (Asesinos inocentes) y Greta Fernández (La próxima piel).

Alemania y Francia colaboran en la producción de En la sombra, drama que narra la búsqueda de venganza de una mujer cuya vida cambia de golpe tras la muerte de su marido y su hijo en un atentado terrorista. La policía pronto pone su atención en los miembros de un grupo neonazi. Dirigida por Fatih Akin (Goodbye Berlin), la cinta está protagonizada por Diane Kruger (De padres e hijas), quien consiguió el premio a la Mejor Actriz en el festival de Cannes; Siir Eloglu (8 seconds), Denis Moschitto (Coming in), Numan Acar (La gran muralla) y Ulrich Tukur (Destino Marrakech).

Terminamos el repaso de esta semana con Una familia feliz, cinta de animación con capital británico y alemán que adapta a la gran pantalla el libro de David Safier, cuya trama arranca cuando la madre de una no muy feliz familia decide organizar una noche especial. Todo parece ir bien hasta que una bruja los maldice, convirtiéndolos en monstruos. Será entonces cuando tengan que demostrar que, a pesar de las diferencias, sí pueden ser la familia feliz que quieren ser. Holger Tappe (Rebelión en la isla) dirige esta cinta entre cuyas voces originales encontramos las de Emily Watson (Una noche real), Jason Isaacs (Infiltrado), Nick Frost (Negocios con resaca) y Celia Imrie (Absolutamente fabulosas).

Drama, terror y comedia con nombres de peso para comenzar el 2018


Dejamos atrás un año repleto de grandes títulos, inesperados éxitos y sonados fracasos para comenzar un 2018 que, esperemos, nos depare al menos tan buen cine como el que acabamos de abandonar. Y la carta de presentación de estos nuevos 12 meses no podría ser mejor, al menos en lo que a actores y directores se refiere. Y a géneros, por supuesto, porque el drama, el terror, la comedia y la animación se dan cita en este 5 de enero, primer viernes del año.

Comenzamos el repaso con Molly’s Game, debut en la dirección del guionista Aaron Sorkin (serie The Newsroom) que, basándose en el libro autobiográfico de Molly Bloom, narra la historia de esta esquiadora de talla mundial que logra amasar una fortuna. Al no poder entrar en el equipo olímpico, decide mudarse a Los Ángeles, donde realiza apuestas clandestinas de póker. Este drama, que cuenta con guión del propio Sorkin, está protagonizado por Jessica Chastain (El caso Sloane), Idris Elba (La Torre Oscura), Kevin Costner (Figuras ocultas), Michael Cera (Lemon), Samantha Isler (Captain Fantastic), Chris O’Dowd (St. Vincent), Jeremy Strong (Detroit), Brian d’Arcy James (serie 13 reasons why) y Graham Greene (serie Defiance), entre muchos otros.

Muy diferente es Insidious: La última llave, cuarta entrega de la saga de terror que, al igual que la tercera parte, se centra en la psíquica protagonista de la saga, que en esta ocasión deberá cazar y hacer frente a su mayor miedo, escondido en su propia casa. Dirigida por Adam Robitel (2001 maníacos), la película cuenta en su reparto con Lin Shaye (Ouija), Josh Stewart (La hora decisiva), Javier Botet (It), Spencer Locke (Karaoke man), Kirk Acevedo (El amanecer del Planeta de los Simios), Tessa Ferrer (serie Anatomía de Grey), Leigh Whannell (Dulces criaturas) y Caitlin Gerard (serie American crime).

El drama con tintes de misterio es el género de Wonderstruck. El museo de las maravillas, adaptación del libro de Brian Selznick realizada por Todd Haynes (Carol) cuyo argumento se centra en dos niños de diferentes épocas que desean cosas distintas, pero cuyas búsquedas para encontrarlo se desarrollan con una fascinante simetría. Julianne Moore (Suburbicon), Michelle Williams (El gran showman), Amy Hargreaves (Prism), Cory Michael Smith (serie Gotham), James Urbaniak (Rebelde entre el centeno), Oakes Fegley (Peter y el dragón) y Morgan Turner (Jumanji: Bienvenidos a la jungla) son los principales actores.

El cuarto estreno procedente de Estados Unidos es Qué fue de Brad, comedia dramática con tintes musicales que escrita y dirige Mike White (El año del perro), quien también se reserva un papel en esta historia que arranca cuando un padre inicia un viaje con su hijo para elegir universidad. Durante este tiempo juntos el hombre deberá afrontar su fracaso personal, sobre todo cuando afronte que sus antiguos compañeros han tenido éxito en sus vidas. El reparto está encabezado por Ben Stiller (Zoolander No. 2), Austin Abrams (Ciudades de papel), Jenna Fischer (Kiss me), Luke Wilson (Todo lo que teníamos), Jemaine Clement (Don Verdean) y Michael Sheen (Passengers).

Pura comedia es la española Que baje Dios y lo vea, cinta que narra las peripecias de un monasterio en quiebra cuya única salvación está en ganar la ‘Champions Clerum’, un torneo de fútbol solo para religiosos. El problema es que ninguno de los monjes sabe jugar al fútbol, por lo que será necesario un milagro para poder salvar su hogar. Curro Velázquez escribe y dirige el que es su debut en el largometraje, que cuenta entre sus actores con Karra Elejalde (1898. Los últimos de Filipinas), Alain Hernández (Plan de fuga), El Langui (Fuga de cerebros 2), Macarena García (La Llamada), Tito Valverde (Villaviciosa de al lado) y Joel Bosqued (Perdona si te llamo amor).

Bélgica y Francia colaboran en Entre ellas, comedia romántica que gira en torno a cuatro amigas que solo mienten por amor. Una de ellas está a punto de casarse, pero a pocas semanas del enlace el resto descubre que el novio la está engañando con otra, por lo que deciden mantenerlo en secreto. Este debut en el largometraje de Solange Cicurel, autora también del guión, está protagonizado por Camille Chamoux (Maman a tort), Stéphanie Crayencour (El médico africano), Laurent Capelluto (serie Les revenants), Jenifer Bartoli (Les francis), Tania Garbarski (Fils unique), Fabrizio Rongione (Dos días, una noche) y Clément Manuel (serie Enemigo público).

Estos primeros estrenos de 2018 se completan con Sola en casa, cinta canadiense de animación dirigida a cuatro manos por Peter Lepeniotis (Operación Cacahuete) y Shelly Shenoy, que de este modo debuta tras las cámaras.La trama se centra en una niña que se muda con su madre a una nueva casa cuyo jardín está plagado de figuritas de gnomos. Lo que descubre al llegar es que esos gnomos están vivos y llevan años protegiendo el planeta de la amenaza de unas criaturas. La joven, acompaña de su inseparable amigo, se unirá a esta lucha para defender y salvar el mundo. Acción, aventura y humor se dan cita en este film que cuenta con las voces de Becky G. (Power Rangers), Tara Strong (Operator), Josh Peck (Nunca es tarde), David Koechner (Bernard and Huey) y Olivia Holt (Class Rank).

‘El gran showman’: El arte de emocionar y entretener con cada plano


Es muy difícil que una película, un libro, una canción emocionen y apasionen durante toda su duración. Por eso cuando se encuentra se disfruta como nunca. Y eso es precisamente lo que ocurre con el debut en la dirección de Michael Gracey, un musical sobre el nacimiento del circo, el entretenimiento y la figura de P.T. Barnum que se aleja de controversias y sombras para apostar por la luminosidad de unos espectaculares y espléndidos números musicales acompañados de unas canciones que deberían de recibir algún que otro premio.

A decir verdad, El gran showman se puede considerar un musical clásico, una obra con un espíritu que evoca las grandes obras del género y que apuesta en todo momento por hacer avanzar a los personajes a golpe de nota musical y coreografía. Y la apuesta es todo un éxito. Las posibilidades que ofrecen tanto la historia como el escenario en el que se desarrolla son exprimidas al máximo por Gracey, quien se aleja de montajes atropellados y opta por grandes planos que permitan apreciar el movimiento de los personajes en pantalla, llenando a su vez de color y diversión una historia que, por otro lado, tiene un arco argumental algo sencillo pero incuestionablemente bien elaborado. En la retina quedan números como el protagonizado por Hugh Jackman (Australia) y Zac Efron (Malditos vecinos 2) en un bar (atentos al camarero, pieza fundamental del show), el de la pareja de jóvenes enamorados o el de los ‘freaks’ en plena fiesta de la alta sociedad.

Desde luego, el film es uno de los mejores del año, o al menos de los últimos meses. Sus nominaciones a los Globos de Oro, y sus más que probables nominaciones a los Oscar, así lo atestiguan. Pero eso no implica que la película no pueda dar más de sí. En ese intento por hacer un film brillante, alegre y luminoso la trama se aleja de los momentos más polémicos en la vida de este personaje al que da vida Jackman de forma magistral. A lo largo de la historia se mencionan aspectos como la manipulación de Barnum, su obsesión por entrar en las clases altas para demostrar su valía o, incluso, la utilización de esos ‘freaks’, como se les conocía entonces, para medrar. Son aspectos planteados en la trama, y aunque algunos de ellos dan pie a un cierto dramatismo, tienden a superarse de un modo más bien aséptico, sin generar excesivos conflictos y que sirvan únicamente para un nuevo y espléndido número musical.

Y aún teniendo en cuenta esto, El gran showman es capaz de sobreponerse a sus debilidades y revelarse como un film espléndido, un entretenimiento en estado puro cargado de color, diversión, romance, ciertas dosis de drama y, sobre todo, música, mucha música. Los amantes del género tienen una cita imprescindible, pero cualquier espectador que busque pasar unos ajustados 105 minutos inolvidables no debería pasar por alto esta alternativa. Con un reparto en estado de gracia en líneas generales, Gracey compone todo un espectáculo al más puro estilo P.T. Barnum. Habrá quienes consideren que no es arte, que no está al nivel cultural que se debería exigir. Tampoco lo pretende, pero incluso sin pretenderlo la belleza y el sentimiento de felicidad que desprende en cada plano es abrumador.

Nota: 8/10

Jackman se viste de ‘El gran showman’ para evitar dar la nota


Termina 2017, y lo hace con un puñado de estrenos tan variopintos como interesantes, al menos algunos de ellos. Con la música como gran protagonista, este viernes 29 de diciembre la comedia se convierte en el principal aliciente de las novedades que inundan la cartelera, ya sea combinada con el drama o en clave más gamberra. Y antes de comenzar el repaso, desde Toma Dos os deseamos un Feliz Año Nuevo y que el 2018 llegue cargado de buenas y emocionantes películas.

Sin duda este viernes la principal novedad es El gran showman, biopic de P. T. Barnum, pionero de la industria del espectáculo con una propuesta circense que combinaba malabares y lo que entonces se conocía como ‘freaks’. Narrado en clave musical, el film es la ópera prima de Michael Grace, que dirige un reparto encabezado por Hugh Jackman (Los miserables), Michelle Williams (Manchester frente al mar), Zac Efron (Baywatch: Los vigilantes de la playa), Zendaya (Spider-Man: Homecoming), Rebecca Ferguson (El muñeco de nieve) y Paul Sparks (serie House of cards), entre muchos otros.

La música también es protagonista en Dando la nota 3, que sitúa a las Bellas desunidas y tratando de mantenerse a flote con un empleo después de ganar el campeonato mundial y comprobar que no pueden ganarse la vida creado música solo con su voz. El grupo tiene una última oportunidad de reunirse en una gira alrededor del mundo junto al ejército, pero su reencuentro estará marcado por la rivalidad con otro grupo que combina sus voces con instrumentos. Humor, algo de drama y mucho ritmo es lo que propone esta cinta dirigida por Trish Sie (Step Up all in) y protagonizada por Anna Kendrick (El contable), Elizabeth Banks (Power Rangers), Brittany Snow (Una noche para morir), Hailee Steinfeld (3 días para matar), Rebel Wilson (Agente contrainteligente), Ruby Rose (John Wick: Pacto de sangre), Anna Camp (serie True Blood), Ester Dean (Dando la nota) y John Lithgow (Interstellar).

Muy diferente es la comedia dramática The disaster artist, nuevo film dirigido y protagonizado por James Franco (Una lucha incierta) que adapta el libro biográfico escrito a cuatro manos por Greg Sestero y Tom Bissell, y que narra el rodaje caótico de una de las peores películas de la historia, ‘The room’, realizada y protagonizada en 2003 por Tommy Wiseau. En el reparto encontramos, además de a Franco, a su hermano Dave Franco (Ahora me ves 2), Alison Brie (Mejor… solteras), Josh Hutcherson (Los juegos del hambre: Sinsajo – Parte 1), Seth Rogen (Malditos vecinos 2), Zac Efron, que repite estreno, y Sharon Stone (Mothers and daughters).

Fuera de Estados Unidos destaca la británica El arte de la amistad, comedia dramática biográfica escrita y dirigida por el actor Stanley Tucci (Blind date) en torno a la vida del escultor y pintor suizo Alberto Giacometti, en concreto a su amistad con el escritor norteamericano James Lord, al que pidió retratar durante un viaje que este último realizó a París. Geoffrey Rush (Dioses de Egipto), Armie Hammer (Animales nocturnos), Clémence Poésy (Mañana empieza todo), Tony Shalhoub (Dulce venganza), James Faulkner (serie Juego de tronos) y Sylvie Testud (Tamara) encabezan el reparto.

Francia, Canadá y la República Checa colaboran en Una bolsa de canicas, drama que adapta la novela homónima de Joseph Joffo ambientada en la II Guerra Mundial. La historia se centra en dos hermanos que se ven obligados a huir de su hogar en París para no ser capturados por los nazis, comenzando un viaje por toda Francia hasta llegar a un lugar seguro en el que reencontrarse con su familia. Dirigida por Christian Duguay (Boot camp), la película cuenta entre sus actores con Dorian Le Clech (Lili Rose), Batyste Fleurial, Christian Clavier (Dios mío, ¿pero qué te hemos hecho?), Elsa Zylberstein (Primavera en Normandía), Patrick Bruel (Los ojos amarillos de los cocodrilos) y César Domboy (Un hombre de altura).

Desde Alemania nos llegan las dos últimas novedades. Por un lado, la comedia romántica Olvídate de Nick, cinta con toques dramáticos dirigida por Margarethe von Trotta (Tiro de gracia) cuya trama se centra en la relación entre dos mujeres totalmente opuestas que comparten un piso en Nueva York y el mismo exmarido, un galán que ha dejado a su segunda mujer por una joven modelo. Con el paso del tiempo y la convivencia ambas mujeres comprenderán que no es tanto lo que les separa. En el reparto destacan los nombres de Ingrid Bolsø Berdal (serie Westworld), Katja Riemann (High Society), Lucie Pohl (Deadly signal), Haluk Bilginer (Shelter) y Susan Duerden (Double duty).

Por otro, Recuerdos desde Fukushima es un drama que arranca cuando una joven alemana se une a una organización humanitaria que viaja a Fukushima para tratar de hacer la vida más fácil a los supervivientes de la catástrofe nuclear. Allí conocerá a la última geisha de la ciudad, una mujer arisca con la que, sin embargo, trabará amistad. Doris Dörrie (Cerezos en flor) escribe y dirige esta cinta protagonizada por Kaori Momoi (Amaya), Naomi Kamata, Rosalie Thomass (Taxi), Kurumi Aizawa y Moshe Cohen.

‘Manchester frente al mar’: la culpa nunca abandona


Lucas Hedges y Casey Affleck, sobrino y tío en 'Manchester frente al mar'.Cualquier aficionado al cine, en algún que otro momento, habrá pensado aquello de que una película nominada a los Oscar no se merece tal reconocimiento. Y aunque no es el caso de la nueva película de Kenneth Lonergan (Margaret), hasta cierto punto debe tenerse en cuenta cuando comienzan los títulos de crédito. Este intenso drama acerca de la culpa, los errores del pasado y el modo en que afrontamos el futuro cuenta con valores extraordinarios, pero peca en exceso en la parte más fundamental de cualquier historia: la propia historia.

La forma en que se viste Manchester frente al mar es espléndida. Un reparto extraordinario, una fotografía sencilla pero efectiva, una narrativa eficaz que combina pasado y presente sin alardes visuales. Todo en la película está pensado para sumir al espectador en un cúmulo de emociones, a cada cual más dolorosa, que obligan irremediablemente a reflexionar sobre la vida. Su desarrollo dramático, simple y en muchas ocasiones excesivamente aséptico, tiene sin embargo numerosos momentos que convierten la trama en algo diferente, en algo más. El hecho de que se opte por mostrar el contraste del protagonista (un espléndido Casey Affleck –Adiós pequeña, adiós-) entre su feliz pasado y su taciturno presente no hace sino alertar de que algo ha ocurrido; el modo en que se muestra dicho suceso deja literalmente sin palabras, tanto por la brutalidad como por la naturalidad con la que se muestra.

El problema es que todo este recorrido dramático cojea por culpa de un único concepto, y no es algo nimio. La historia en sí misma tiende al dramatismo innecesario en muchos momentos. A pesar del equilibrio que logran Affleck y el joven Lucas Hedges (Arthur Newman), muchas de las secuencias desprenden un aroma excesivamente doloroso, como si todo en el film fuera una tragedia. Y aunque es cierto que esto beneficia al tono general de la cinta, también produce desasosiego y, en algunos casos, desconexión de la historia por reiterar sobre las mismas ideas una y otra vez. Eso por no hablar de secuencias que no terminan de encontrar un significado en el tono general de la cinta.

De este modo, Manchester frente al mar se mueve siempre entre dos aguas. Por un lado, la calidad de sus actores y la sobria puesta en escena elevan el tono de este intenso drama hacia cotas que, de otro modo, no habría siquiera sospechado. Pero junto a esto, transmite en todo momento la sensación de estar ante una producción menor, ante una historia que podría haber ido directamente a televisión de no contar con los nombres que la respaldan. Nadie podrá decir que es una mala película o que es incapaz de narrar con eficacia, pero desde luego podría haber aprovechado algo mejor el potencial de su historia y haber buscado giros argumentales más efectivos.

Nota: 7/10

‘Manchester frente al mar’ se enfrenta a los zombis de ‘Resident Evil’


Estrenos 3febrero2017Comenzamos el mes de febrero, al menos en lo que a estrenos se refiere, de manera similar a como terminamos enero, es decir, con títulos candidatos a los Oscar y otros premios que se entregan estos meses y con propuestas de puro entretenimiento. Y aunque este viernes, 3 de febrero, tiene menos novedades que semanas anteriores, siguen ofreciendo una amplia oferta para todo tipo de público, desde los amantes del drama más intenso a los fans de la acción.

Sin duda el film más importante de la semana es Manchester frente al mar, cinta escrita y dirigida por Kenneth Lonergan (Margaret) cuya historia arranca cuando un hombre se ve obligado a regresar a su comunidad natal tras el fallecimiento de su hermano, teniendo que hacerse cargo del hijo adolescente de este. Su regreso le obligará a enfrentarse con su pasado, con un matrimonio roto y con sus propios demonios. Casey Affleck (Triple 9), Michelle Williams (Suite francesa), Kyle Chandler (Carol), Lucas Hedges (Matar al mensajero), Tate Donovan (serie Rehenes), Susan Pourfar (Irrational man) y Matthew Broderick (Y de repente tú) encabezan el reparto de este drama.

Este fin de semana también es testigo del final de una saga. Resident Evil: Capítulo final narra el último viaje de Alice, quien debe regresar a Raccoon City, donde todo empezó, para detener a la Corporación Umbrella y tratar por todos los medios de salvar lo poco que queda de la Humanidad, aunque para lograrlo deberá derrotar al ejército de criaturas y zombis que la Corporación está creando. Acción, espectacularidad y dosis de terror es lo que propone Paul W. S. Anderson (Pompeya), director y guionista de este film que protagonizan Milla Jovovich (Survivor), Ali Larter (Loco de amor), Shawn Roberts (Un romance imposible), Ruby Rose (serie Orange is the new black), Eoin Macken (Cold) e Iain Glen (serie Juego de tronos).

Estados Unidos y Reino Unido colaboran en Melanie. The girl with all the gifts, film que combina drama, suspense y terror que ambienta su trama en un futuro cercano, cuando una contagiosa enfermedad ha convertido a la mayoría de la Humanidad en carnívoros implacables. Solo un grupo de niños parece inmune a sus efectos, por lo que se les tiene encerrados en un búnker para estudiar una cura. Una de las niñas destaca por encima del resto, y será la que decida su propio futuro. Basada en la novela de Mike Carey, quien firma el guión, la película está dirigida por Colm McCarthy (Outcast) y protagonizada por Gemma Arterton (Primavera en Normandía), Glenn Close (Guardianes de la galaxia), Paddy Considine (El niño 44), Anamaria Marinca (Floride), Dominique Tipper (DxM), Anthony Welsh (Convicto) y Sennia Nanua.

Puramente británica es Urban Hymn, drama ambientado en los disturbios de Reino Unido durante el verano de 2011. La trama se centra en una problemática joven de color que deberá elegir entre seguir con la vida que lleva junto a su mejor amiga o, por el contrario, aceptar la oferta de su asistente social para iniciar una prometedora carrera musical. Michael Caton-Jones (Vida de este chico) se pone tras las cámaras de esta producción realizada en 2015, en cuyo reparto encontramos a Shirley Henderson (Set fire to the stars), Ian Hart (Still waters burn), Steven Mackintosh (Gold), Shaun Parkes (serie The river) y Letitia Wright (My brother the Devil).

Entre los estrenos europeos destaca también Hotel Europa, film producido entre Francia y Bosnia que se basa en la obra de Bernard-Henri Lévy y que, en clave de thriller dramático, narra cómo un grupo de empleados de un hotel de Sarajevo preparan un ataque durante la celebración del centenario de la muerte del archiduque Francisco Fernando de Austria, hecho que desencadenó la I Guerra Mundial. Dirigida y adaptada por Danis Tanovic (Triage), la cinta está protagonizada por Jacques Weber (Los ojos amarillos de los cocodrilos), Vedrana Seksan (Djeca), Izudin Bajrovic (Reket) y Snezana Vidovic (La sombra del cazador).

Finlandia, Suecia y Alemania colaboran en El día más feliz en la vida de Olli Mäki, drama romántico que aborda la historia del boxeador finlandés durante el verano de 1962, cuando se enfrentaba a la posibilidad de ganar el campeonato del mundo en peso pluma. Para ello lo único que debía hacer era entrenar y concentrarse en el combate, pero nadie contaba con que se fuese a enamorar. Juho Kuosmanen (Taulukauppiaat) es el encargado de poner en imágenes esta película biográfica, que cuenta en su reparto con Joanna Haartti (Risto), Eero Milonoff (Blackout), Oona Airola y Jarkko Lahti (Kolmistaan).

El último de los estrenos europeos en imagen real es Aves de paso, producción familiar de 2015 que cuenta con capital francés y belga cuya trama arranca cuando una joven recibe como regalo de cumpleaños un huevo de pato para que lo incube y se convierta después en su mamá. Sin embargo, a quien primero ve el animal nada más nacer es a la mejor amiga de la chica, que va en silla de ruedas. La familia de esta última no quiere saber nada del palmípedo, por lo que las dos amigas inician un viaje con el que no solo salvarán al pájaro, sino que les permitirá descubrir más de ellas mismas. Dirigida por Olivier Ringer (À pas de loup), la cinta está protagonizada por Clarisse Djuroski, Léa Warny, Alain Eloy (Dos días, una noche), Myriem Akheddiou (Conexión Marsella), Angelo Dello Spedale (Pom, le poulain) y Jeanne Dandoy (Bullhead).

En lo que a animación se refiere la única representante es Teresa y Tim, cinta española nominada al Goya que supone el debut en la dirección de Agurtzane Intxaurraga y que gira en torno a la relación entre una niña y un duende. Ambos unirán fuerzas para evitar que un malvado feriante capture al duende.

‘Suite francesa’: la música de un amor imposible


Matthias Schoenaerts y Michelle Williams viven un amor imposible en 'Suite francesa'.Hay muchas veces que una historia no tiene que ser necesariamente extraordinaria para causar buena sensación. Con un buen desarrollo, unos personajes bien definidos y una realización académica se pueden lograr resultados más que aceptables, y eso es lo que ha logrado en líneas generales Saul Dibb (La duquesa) con esta historia de amor imposible durante la II Guerra Mundial. Y aunque la película tiene, a priori, un aspecto previsible más que evidente, en su interior se esconden algunas ideas interesantes que dotan al conjunto de una mayor presencia.

No quiere esto decir que este drama romántico entre un alto mando alemán y una francesa sea una película notable, pero sí que logra ser algo más que una sencilla historia de amores, odios y pasiones ocultas. De hecho, este tal vez sea su aspecto menos interesante. Si algo bueno tiene el desarrollo dramático del guión es que pivota sobre aspectos que contrastan mucho con la guerra, como si el pueblo en el que transcurre la acción fuera en realidad un microcosmos en el que la guerra es solo un eco lejano que se oye con más fuerza de vez en cuando. El uso de la música como contrapunto de la barbarie o los sentimientos encontrados entre alemanes y franceses (que no están reflejados solo en la relación de los protagonistas) son algunos de esos aspectos.

Por supuesto, en la buena marcha de la historia tienen mucho que ver los actores, un reparto realmente notable que logra dotar a sus personajes de una complejidad que no está reflejada en el guión. Si bien es cierto que todos los roles están dibujados con cierta simplicidad, la labor de actores como Tom Schilling (Oh boy) o Kristin Scott Thomas (Gosford Park) logra traspasar esa sencillez para asomarse a una profundidad que crea una mayor complejidad. Pero como decía al comienzo, no hay que entender esto como los valores de un film excepcional, sino como aspectos positivos de una historia sencilla y que tiende siempre a caer en la previsibilidad.

Realmente, el gran problema de Suite francesa es precisamente que su historia no termina de desmarcarse nunca de lo ya contado en otras historias con trasfondo bélico. Pero es un film que se disfruta, que cautiva en algunos momentos y que es capaz de mostrar con cierta crudeza el lado más sádico de la guerra en aquellos rincones donde ni siquiera llegó a manifestarse plenamente. La película, en resumen, es un buen ejemplo de que un magnífico envoltorio puede ayudar a levantar un fondo algo sencillo y claramente predecible.

nota: 6/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: