‘Alien: Covenant’: el infierno original en un paraíso moderno


No hay nada como volver al principio para recuperar la esencia de algo. Al menos en parte. Por supuesto, eso no es garantía de nada, pero siempre es un buen comienzo para enderezar un barco que zozobra. La saga ‘Alien’ ha ido, indefectiblemente, de más a menos, y aunque soy partidario de defender lo que representa Prometheus (2012) en este universo, es indudable que no está a la altura de lo que el propio Ridley Scott logró en 1979. La nueva entrega, a medio camino entre el clásico y la modernidad, tiene las virtudes del primero y los vicios de la segunda, y es en esta combinación de ADNs donde el director logra crear un híbrido más que interesante.

Porque a pesar de los defectos de Alien: Covenant, sus aspectos positivos convierten a este film en una obra inquietante, eficaz en su relato y con un pulso narrativo firme y directo. Bueno, tal vez directo no sea el mejor apelativo a tenor de todo el trasfondo que posee, pero desde luego Scott vuelve a demostrar que es capaz de generar tensión dramática prácticamente con una pared. En este sentido, el film aprovecha un desarrollo dramático prácticamente calcado al original para explorar nuevas formas de terror, nuevas vías de crear estos monstruos que continúan evolucionando, esta vez de forma más coherente que en entregas anteriores y con una explicación tan eficaz como perturbadora.

De hecho, el film posee varias lecturas, algunas más interesantes que otras. Desde la mera y simple acción espacial hasta el trasfondo sociológico, filosófico e incluso religioso, la cinta explora en mayor o menor medida los diferentes aspectos que componen la complejidad del espíritu humano. Y esto es, a su vez, lo que juega en su contra. La cinta tarda en arrancar en lo que a trama se refiere, sus reflexiones rompen en muchos momentos el ritmo narrativo de la historia y, es cierto, aprovecha en demasía la estética y la estructura del primer film, hasta el punto de introducir personajes similares, entornos conocidos y, lo peor de todo, una previsibilidad en las decisiones de sus personajes y en las apuestas dramáticas que restan fuerza al film.

En realidad, Alien: Covenant es un puente casi perfecto entre lo que representó Prometheus y lo que ha sido la saga original. Aterradora, inquietante, dramática por momentos y espléndidamente rodada, la nueva película de Scott demuestra que la serie de terror espacial puede ofrecer todavía muchos y enriquecedores matices a este universo. Sí, es cierto que los aliens ahora se crean por otros medios, que se cambia una reunión en torno a una mesa por una camilla y que su desarrollo se desinfla un poco al final ante lo previsible del argumento. Sin embargo, todo eso no impide que sea una obra notable capaz de perturbar con el uso que el director hace de las sombras y de las posibilidades del guión. Y ojo a la labor de Michael Fassbender (La luz entre los océanos), auténtico héroe, villano y todo lo que se quiera decir de él. El resto del reparto, por suerte o por desgracia, no están a su altura. Más o menos como ocurre con su personaje y el resto de la tripulación.

Nota: 7,5/10

R. Scott aterroriza a los tripulantes del Covenant con un nuevo ‘Alien’


Después de un fin de semana de muchos y muy variados estrenos, toca descansar. O al menos, no llenar la cartelera con decenas de títulos nuevos. Pero el hecho de que este viernes, 12 de mayo, no se estrenen tantas películas no quiere decir, ni mucho menos, que no exista una variada oferta. Desde el terror espacial más icónico hasta un drama con la novia de Hollywood, pasando por varias novedades europeas.

Pero comencemos por el que, sin duda, es el estreno de la semana. Alien: Covenant, regreso de Ridley Scott (Marte) al universo que él mismo ayudó a convertir en todo un icono de la ciencia ficción y el terror espacial, monstruos incluidos. Secuela de Prometheus (2012), la cinta se centra en una expedición colonial formada por varias parejas cuyo objetivo es encontrar un paraíso inexplorado donde iniciar una nueva sociedad, algo que parecen encontrar en un planeta que pronto se convierte en una pesadilla, y en el que habita un sintético que parece tener una estrecha relación con la criatura que amenaza con acabar con sus vidas. En el reparto encontramos a Michael Fassbender (Assassin’s Creed), Katherine Waterston (Steve Jobs), Danny McBride (Juerga hasta el fin), Demián Bichir (Los odiosos ocho), Noomi Rapace (El niño 44), Billy Crudup (Spotlight), Carmen Ejogo (Selma), Amy Seimetz (Lovesong), Callie Hernandez (Blair Witch), Jussie Smollett (serie Empire), Guy Pierce (El editor de libros) y James Franco (¿Tenía que ser él?).

Estados Unidos y España colaboran en Money, thriller que arranca cuando la velada de la que disfrutan dos parejas con una vida acomodada dará un giro de 180 grados con la presencia de dos maletines llenos de dinero y la aparición de un extraño que sacará a la luz los aspectos más oscuros de cada uno de ellos. Debut en el largometraje de José Martín Rosete, su internacional reparto está encabezado por Kellan Lutz (Hércules: El origen de la leyenda), Jess Weixler (La mirada del amor), Lucía Guerrero (Perdona si te llamo amor) y Jesse Williams (El mayordomo).

Antes de abordar los estrenos puramente europeos, una propuesta que cuenta con capital estadounidense, sudafricano y alemán. Guardián y verdugo es el título de la adaptación de la novela escrita por Chris Marnewick y dirigida por Oliver Schmitz (Le secret de Chanda) cuya trama, basada en hechos reales, gira en torno a un abogado que defendió a un joven guardia de prisión de máxima seguridad traumatizado por todas las penas de muerte que había presenciado en los años 80. Steve Coogan (Philomena), Andrea Riseborough (Oblivion), Garion Dowds, Deon Lotz (French toast) y Robert Hobbs (Young ones) son los principales actores.

La producción nacional tiene como único representante Demonios tus ojos, thriller dramático en el que también participa Colombia y que está dirigido por Pedro Aguilera (Naufragio). La historia arranca cuando un joven director de cine descubre una noche, en una web de vídeos eróticos, que una de las protagonistas es su hermana pequeña. Sorprendido y conmocionado, viaja a Madrid para hablar con ella, pero una atracción hacia ella surgirá durante el proceso de investigación. El reparto está encabezado por Ivana Baquero (El club de los incomprendidos), Julio Perillán (Proyecto Lázaro), Lucía Guerrero (Grupo 7), Nicolás Coronado (Novatos) y Elisabet Gelabert (Las furias).

Entre los títulos europeos destaca Paraíso, film con participación alemana y rusa  que centra su atención en las vidas de tres personajes muy diferentes que se cruzan durante la II Guerra Mundial. Sus ideologías y sus formas de ver el mundo les llevarán a tomar decisiones muy diferentes ante el mundo que les ha tocado vivir. Dirigido por Andrey Konchalovskiy (Tío Vania), este drama está protagonizado por Philippe Duquesne (Tras la pared), Vera Voronkova (Kontakt), Christian Clauss, Yuliya Vysotskaya (Max) y Peter Kurth (Herbert), entre otros.

Con algo de retraso llega la italiana Le llamaban Jeeg Robot, thriller con toques de comedia y ciencia ficción realizado en 2015 cuya trama arranca cuando un joven ladrón de poca monta recibe unos increíbles poderes que utilizará para hacer una importante carrera criminal. Todo cambia cuando conoce a una joven trastornada que cree que es el héroe de una famosa serie de animación japonesa. Juntos deberán enfrentarse a un mafioso cuyo único objetivo es obtener fama y notoriedad. Dirigida por Gabriele Mainetti (Ultimo stadio), entre los actores destacan nombres como los de Claudio Santamaria (Terraferma), Luca Marinelli (La gran belleza), Stefano Ambrogi (Sotto una buona stella), Maurizio Tesei (Fantasmi), Ilenia Pastorelli y Francesco Formichetti (L’ultima ruota del carro).

También es de 2015 el drama romántico Bajo el sol, film que cuenta con capital croata, serbio y esloveno que, con el marco de las guerras balcánicas, aborda la historia de diferentes historias de amor a lo largo de tres décadas, arrancando en los años 90, donde dos amantes se ven obligados a vivir su relación en la clandestinidad por el conflicto bélico, y terminando en 2011, cuando finalmente una relación puede alcanzar su plenitud una vez cicatrizadas las heridas de la guerra. Escrita y dirigida por Dalibor Matanic (Kino lika), la película está protagonizada por Dado Cosic (El segador), Nives Ivankovic (Agonija), Goran Markovic (Mrak) y Tihana Lazovic (Suti).

En lo que a animación se refiere, dos propuestas. Por un lado, Richard, la cigüeña, película que cuenta con participación alemana, belga, luxemburguesa y noruega y que gira en torno a un gorrión adoptado por una familia de cigüeñas cuyo mayor deseo es viajar a África antes del invierno. Con la ayuda de un búho y un periquito iniciará el viaje para demostrar que es una cigüeña más. Dirigen Toby Genkel (¡Upsss! ¿Dónde está Noé…?) y Reza Memari en el que es su debut en el largometraje.

Por otro, la noruega Dos colegas al rescate, cinta de aventuras realizada en 2015 a cuatro manos por Rasmus A. Sivertsen (Pelle Politibil går i vannet) y Rune Spaans, para el que es su primer film como director. El argumento se centra en dos atolondrados amigos que viven en el interior de un túnel ferroviario y cuyas existencias cambian cuando conocen a la hija de un importante científico secuestrado por Rasputín, un villano que quiere convertir a los humanos en robots.

‘La luz entre los océanos’ desvela ‘Figuras ocultas’ en los estrenos


Estrenos 20enero2017Se podría decir que el estreno de La ciudad de las estrellas (La La Land) el pasado viernes ha abierto la temporada de títulos “de prestigio”, o lo que es lo mismo, aquellos que competirán en muchas de las categorías de los principales premios durante los próximos meses. Y como no podía ser de otro modo, este 20 de enero también llegan a la cartelera algunos de esos títulos, con el denominador común de pertenecer al drama. Eso sí, para los amantes de la acción también queda un hueco.

Posiblemente el estreno más esperado sea La luz entre los océanos, drama romántico basado en la novela de M.L. Stedman que escribe y dirige Derek Cianfrance (Cruce de caminos). La trama se centra en la vida de un farero, veterano de guerra, y su esposa en una solitaria isla. Sus infructuosos intentos por tener un hijo se compensan cuando encuentran un bebé en una barca a la deriva, pero a pesar de sus deseos por formar una familia, el destino parece tener otros planes. El reparto, de altura, está encabezado por Michael Fassbender (Assassin’s Creed), Alicia Vikander (Jason Bourne), Rachel Weisz (La juventud) y Anthony Hayes (Healing).

También dramática, aunque en este caso de corte histórico y basada en una historia real, es Figuras ocultas, adaptación del libro escrito por Margot Lee Shetterly acerca del equipo de mujeres afroamericanas que en los años 60, en plena carrera espacial, aportó los datos necesarios a la NASA para desarrollar el primer programa de lanzamiento de una misión al espacio. Dirigido por Theodore Melfi (St. Vincent), el film está protagonizado por Octavia Spencer (De padres a hijas), Taraji P. Henson (serie Empire), Kirsten Dunst (serie Fargo), Kevin Costner (Criminal), Mahershala Ali (Los hombres libres de Jones), Glen Powell (Todos queremos algo), Janelle Monáe (Moonlight) y Jim Parsons (serie The Big Bang Theory).

Muy distinta es xXx: Reactivated, nueva entrega de la saga que recupera a Vin Diesel (El último cazador de brujas) como protagonista con esta historia en la que su personaje, dado por muerto, vuelve a la acción junto a su mano derecha para encontrar y recuperar una mortífera arma conocida como ‘La caja de Pandora’. Acción, aventura y dosis de intriga son los ingredientes de esta historia dirigida por D.J. Caruso (Disturbia) y cuyo reparto se completa con Deepika Padukone (Tamasha), Samuel L. Jackson (Los odiosos ocho), Nina Dobrev (Vamos de polis), Ice Cube (Infiltrados en Miami), Toni Collette (Ya te extraño), Donnie Yen (Rogue One: Una historia de Star Wars) y Ruby Rose (serie Orange is the new black).

Estados Unidos y Reino Unido colaboran en Loving, otro de los títulos que podrían tener presencia en los Oscar. Este intenso drama romántico, basado en la vida de Richard y Mildred Loving, narra su lucha en 1958 para regresar a su Virginia natal, estado del que fueron expulsados por cometer el delito de formar un matrimonio interracial. Una batalla que les llevaría más de una década. Escrita y dirigida por Jeff Nichols (Mud), la película está protagonizada por Joel Edgerton (La venganza de Jane), Ruth Negga (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.), Michael Shannon (Animales nocturnos), Marion Csokas (The equalizer), Nick Kroll (My blind brother), Jon Bass (Ratter) y Bill Camp (Jason Bourne).

Puramente europea es Colonia, producción de 2015 con capital francés, alemán y luxemburgués que, en clave de thriller con dosis de drama romántico, narra la historia de una joven que sigue el rastro que ha dejado su novio, capturado por la policía secreta de Pinochet, para poder encontrar el lugar en el que le tienen retenido. Florian Gallenberger (John Rabe) dirige esta cinta protagonizada por Emma Watson (Regresión), Daniel Brühl (El quinto poder), Michael Nyqvist (Reina Cristina), Martin Wuttke (El atlas de las nubes) y Vicky Krieps (Antes del frío invierno).

Más reciente es Toni Erdmann, film coproducido por Alemania, Austria y Rumanía en 2016 que ha sido escrito y dirigido por Maren Ade (Entre nosotros), y cuya trama gira en torno a una mujer cuya ordenada y aparentemente perfecta vida da un vuelco cuando su padre le hace una simple pregunta: ¿Eres feliz? La incapacidad de la joven de dar una respuesta le llevará a plantearse su modo de vida, y a crear un personaje imaginario que ayude a dar sentido a su entorno. Peter Simonischek (Biest), Sandra Hüller (Henri 4), Lucy Russell (I’m still here), Hadewych Minis (Borgman) y Trystan Pütter (Hannas reise) encabezan el reparto.

En lo que a estrenos españoles se refiere, Los del túnel es la ópera prima de Pepón Montero, una comedia que narra lo que ocurre después de una catástrofe. En concreto, la cinta se centra en un grupo de personas que, tras pasar 15 días encerrados en un túnel, son rescatados y, para celebrarlo, quedan a cenar todos los viernes. El problema es que esos encuentros solo reafirman el papel que cada uno tuvo en el incidente. Sin embargo, el “idiota del grupo” empieza a reflexionar sobre las posibilidades de dejar su papel en esa especie de pantomima. El reparto está integrado, entre otros, por Natalia de Molina (En tu cabeza), Arturo Valls (Rey Gitano), Raúl Cimas (Extraterrestre), Manolo Solo (Tarde para la ira), Teresa Gimpera (Dos rivales casi iguales) y Neus Asensi (Los muertos van deprisa).

El thriller con sello español está representado por Callback, cuya historia, ambientada en Nueva York, sigue a un joven que trabaja como mozo de mudanzas y que sueña con ser actor. Su solitaria vida da un vuelco el día que conoce a Alexandra. Dirigida por Carles Torras (Open 24h), la película está protagonizada por Timothy Gibbs (Nick), Lilli Stein, Larry Fessenden (Pod) y Martin Bacigalupo.

Y este viernes también se produce el regreso de una de las criaturas más conocidas del cine. Shin Godzilla es el título de esta cinta japonesa en la que el monstruo regresa al país asiático en pleno siglo XXI para sembrar el caos y la destrucción en la población, que deberá recurrir a toda su fuerza para detenerlo. Hideaki Anno (Love & Pop) y Shinji Higuchi (Ataque a los Titanes) son los directores de este film interpretado por Satomi Ishihara (Sadako 3D), Yutaka Takenouchi (At home), Ren Ohsugi (U-31) e Hiroki Hasegawa (Kurage hime), entre otros.

También desde Japón llega Terra Formars, nueva cinta de Takashi Miike (13 asesinos) que adapta el manga creado por Yû Sasuga y Kenichi Tachibana en el que, con una combinación de ciencia ficción, acción y terror, se narra el viaje de 15 personas, seleccionadas entre lo peor de lo peor de la sociedad, a Marte, donde la Humanidad comenzó un proceso de terraformación hace 500 años enviando cucarachas y musgo. El objetivo de este grupo es acabar, precisamente, con las cucarachas, que han evolucionado hasta convertirse en humanoides con una fuerza y agilidad extremas. Para poder luchar contra ellas, cada uno de los exterminadores es modificado genéticamente con las capacidades de un insecto. La película, que llegó a los cines el 19 de enero, está protagonizada por Rinko Kikuchi (Pacific Rim), Rila Fukushima (Lobezno inmortal), Kane Kosugi (Tolerancia cero), Emi Takei (Clover) y Takayuki Yamada (Bakuman.)

En lo que a animación se refiere, dos propuestas. Por un lado, Blinky Bill, el koala se trata de una nueva aventura del conocido koala en la que deberá recorrer Australia para encontrar a su padre. Aventura y diversión en animación por ordenador en cuya dirección hay hasta cuatro nombres: Deane Taylor (Duck ugly), Noel Cleary, Alexs Stadermann (La abeja Maya: la película) y Alex Weight. En lo que a las voces de la versión original, encontramos las de Ryan Kwanten (serie True Blood), Charlotte Rose Hamlyn (serie Heidi), Barry Humphries (Un hombre de éxito), Deborah Mailman (Aviones de papel), Barry Otto (El gran Gatsby) y Rufus Sewell (Hércules).

Por otro, El regalo de Molly Monster es una aventura para toda la familia realizada a tres bandas por Matthias Bruhn, Michael Ekbladh y Ted Sieger (los tres debutantes en el largometraje) y con capital alemán, suizo y sueco. Su argumento se centra en un personaje cuya apacible vía en compañía de sus padres y su muñeco se ve alterada con la llegada de un hermano que obligará a la protagonista a iniciar un viaje que la llevará lejos de casa. Sophie Rois (3), Jay Simon (Heavy duty), Judy Winter (Rosenkavalier) y Tom Eastwood ponen las voces principales.

‘Assassin’s Creed’: mucho asesino, poco credo


Michael Fassbender protagoniza la adaptación de 'Assassin's Creed'.Las adaptaciones de videojuegos al cine tienen una evidente dificultad añadida respecto de otros elementos culturales como el cómic, las novelas o una serie. La jugabilidad inherente a su condición y la extensión de las historias obligan, por un lado, a situar al espectador en una posición diferente a la del jugador (para empezar, no se implica), y por otro a condensar en un par de horas historias que tienen un desarrollo más extenso. Y en cierto modo eso es lo que le ocurre a la nueva película de Justin Kurzel (Snowtown), o al menos la mayoría de sus problemas derivan de ahí.

Visualmente espectacular, Assassin’s Creed sabe coger la esencia del exitoso videojuego en el que se basa para narrar una historia relativamente propia, con constantes referencias a la saga pero con un desarrollo que se aleja significativamente de la misma. Posiblemente lo más complejo haya sido adaptar el concepto del Animus y la herencia genética a la gran pantalla, y desde luego aquí la cinta logra un éxito rotundo. El modo en que Kurzel logra establecer la conexión entre presente y pasado es magistral, a lo que se suman secuencias de acción brillantes, medidas al milímetro y que son herederas directas del dinamismo y la estética de los juegos creados por Ubisoft.

El problema de la película, y no es menor, es que falla a la hora de adaptar el otro gran componente de la saga. El aspecto filosófico de la misma, con esa lucha entre control y libre albedrío representada por Templarios y Asesinos respectivamente, queda reducido a una suerte de moraleja infantil que hace un flaco favor al desarrollo dramático de la historia y de sus personajes, que cuya evolución, por cierto, es un tanto irregular. En este marco se producen, asimismo, varias incongruencias narrativas, la más curiosa la que tiene que ver con la relación entre estas dos organizaciones: los Templarios tratan de acabar con los Asesinos entrenando a los descendientes directos de estos, quienes por cierto ni siquiera sabían lo que eran. Y para colmo, les tienen a todos encerrados en una sala. Evidentemente, el final es tan previsible que desluce el resto de la trama.

Así pues, Assassin’s Creed se queda a medio camino entre el entretenimiento y una narrativa coherente. Visual y narrativamente compleja, la labor del director y los actores logra que el espectador sea capaz de seguir el desarrollo sin demasiado esfuerzo, logrando algunos momentos sumamente espectaculares. Sin embargo, la cinta cojea a la hora de explicar la relación entre héroes y villanos, entre la luz y la oscuridad, posiblemente por el uso indebido de una filosofía explicada con excesiva simpleza. En cierto modo, es el estigma de este tipo de films. Lograr el equilibrio entre fondo y forma siempre es complicado, y en las primeras entregas de una presumible saga parece algo imposible.

Nota: 6,5/10

La ‘Belleza oculta’ de ‘Assassin’s Creed’ llega a la gran pantalla


Estrenos 23diciembre2016Antes de comenzar el repaso de los estrenos, desde Toma Dos os deseamos una Feliz Navidad y que todos vuestros deseos se hagan realidad en una noche que tantas veces ha sido llevada al cine. Y seguro que para muchos fans este viernes, 23 de diciembre, va a ser un día mágico, pues llega a las salas españolas una de las novedades más esperadas del año. Y no lo hace sola. Aprovechando los primeros días de las vacaciones invernales, varios títulos aterrizan en la cartelera para hacer disfrutar a grandes y pequeños por igual.

Pero no cabe duda de que el estreno por excelencia es Assassin’s Creed, adaptación del famoso videojuego acerca de una lucha centenaria entre los Templarios, que pretenden controlar el mundo, y los Asesinos, una orden que defiende la libertad. Si bien la película utiliza el argumento de la primera entrega de 2007, la trama es ligeramente diferente. La historia comienza cuando Callum Lynch es secuestrado por una organización que, a través de una máquina, quiere acceder a su memoria genética para que reviva los recuerdos de un antepasado que vivió en la España de la Inquisición y que sabe dónde se encuentra un artefacto de una antigua civilización que podría ayudarles a dominar el mundo. Acción, aventura y cierto toque dramático son los ingredientes de este film dirigido por Justin Kurzel (Macbeth), que cuenta con capital estadounidense, inglés, francés y de Hong Kong, y que está protagonizado por un elenco notable: Michael Fassbender (X-Men: Apocalipsis), Marion Cotillard (Aliados), Michael Kenneth Williams (Triple 9), Brendan Gleeson (En el corazón del mar), Ariane Labed (Langosta), Jeremy Irons (Batman v. Superman: El amanecer de la Justicia), Carlos Bardem (La deuda), Hovik Keuchkerian (Toro) y Javier Gutiérrez (1898. Los últimos de Filipinas).

Y si el reparto de esta aventura es interesante, no lo es menos el que protagoniza el drama puramente americano Belleza oculta, nueva incursión en el género de Will Smith (La verdad duele) que, en esta ocasión, da vida a un padre que debe afrontar la muerte de su hija. Para poder superar el duelo comienza a escribir cartas al Amor, la Muerte y el Tiempo. Lo que no espera es recibir respuesta de los tres, y mucho menos que sus amigos se vean implicados. Dirigida por David Frankel (El diablo viste de Prada), otros actores que encontramos frente a la cámara son Helen Mirren (Espías desde el cielo), Kate Winslet (Steve Jobs), Keira Knightley (Everest), Edward Norton (El gran hotel Budapest), Naomie Harris (Spectre), Michael Peña (Marte) y Jacob Latimore (El corredor del laberinto).

Desde Estados Unidos también llega ¡Canta!, cinta de animación que llega a las salas de cine el jueves 22 de diciembre y que, a modo de un ‘Operación Triunfo’ animal, aborda los sueños y las pasiones relacionadas con la música. La trama arranca cuando un koala que regenta un teatro a punto de cerrar decide organizar un concurso de canto para tratar de salvar su local. Dirigida a cuatro manos por Christophe Lourdelet, que debuta en la dirección, y Garth Jennings (Guía del autoestopista galáctico), la película cuenta con las voces, en su versión original, de Matthew McConaughey (Los hombres libres de Jones), Reese Witherspoon (Puro vicio), Seth MacFarlane (Mil maneras de morder el polvo), Scarlett Johansson (Capitán América: Civil War), John C. Reilly (El cuento de los cuentos) y Taron Egerton (Legend).

El último de los estrenos norteamericanos, y que también llega el jueves, es Michelle y Obama, drama romántico escrito y dirigido por Richard Tanne en el que es su debut en el largometraje, y que como se desprende de su título narra la relación entre Barack Obama y Michelle Robinson, futuros Presidente y Primera Dama de Estados Unidos, durante el verano de 1989, cuando tuvieron su primera cita en Chicago. Tika Sumpter (Vaya patrulla), Parker Sawyers (Survivor), Vanessa Bell Calloway (About Scout) y Taylar Fondren encabezan el reparto.

Desde Francia llega Las inocentes, drama ambientado al final de la II Guerra Mundial y cuyo argumento arranca cuando una joven médico es enviada a Varsovia para ayudar con la repatriación de prisioneros franceses heridos. Sin embargo, allí descubre que en un convento cercano viven varias monjas que están embarazadas por los soldados del Ejército Rojo, situación a la que deberá hacer frente a pesar de su inexperiencia. Anne Fontaine (Primavera en Normandía) dirige esta historia protagonizada por Joanna Kulig (Disco Polo), Lou de Laâge (La espera), Agata Buzek (Redención), Agata Kulesza (Ida) y Anna Próchniak (City 44).

España está presente, junto con Brasil, en la producción El joven Paulo Coelho, drama biográfico con tintes musicales de 2014 que aborda el viaje personal del famoso escritor que le permitió narrar en las páginas de sus libros algunas de las historias más interesantes de la literatura. Daniel Augusto debuta en el largometraje de ficción con esta historia en cuyo reparto encontramos a Júlio Andrade (La ruta 47), Nancho Novo (Animales de compañía), Paz Vega (Espectro), Fabiana Gugli (A ciegas) y Ravel Andrade (Cinco maneiras de fechar os olhos).

Terminamos el repaso a los estrenos con Pixi Post y los genios de la Navidad, producción animada con capital español que dirige Gorka Sesma (Olentzero eta Oparien Ordua) y cuya trama se centra en la lucha de un grupo de genios de la Navidad contra un enemigo que amenaza no solo con terminar con su existencia, sino con quedarse con todos los niños. Su esperanza reside en una joven elfo.

‘X-Men: Apocalipsis’: ¿la tercera parte siempre es la peor?


Los mutantes se enfrentan a su mayor enemigo en 'X-Men: Apocalipsis'.Si algo hay que reconocerle a Bryan Singer (Verano de corrupción) es que ha sabido trasladar a la perfección el mundo mutante de Marvel a la gran pantalla. Por supuesto, eso no quiere decir que no haya altibajos y momentos de crisis creativa, pero en líneas generales ha sabido mantener un cierto nivel narrativo y conceptual. Esta tercera parte de la segunda trilogía sobre los personajes confirma lo ya sabido y, aunque aporta pocas novedades, sí es capaz de hacer avanzar la historia hacia un futuro ciertamente interesante.

Quizá lo mejor de esta X-Men: Apocalipsis sea el tratamiento de los nuevos personajes, sobre los que descansa buena parte de la historia y que suponen un soplo de aire fresco a los roles ya conocidos. Y tal vez porque están llamados a ser los protagonistas, la labor de Sophie Turner, la famosa Sansa Stark de Juego de Tronos, y Tye Sheridan (Detour) es de lo mejor de la cinta, amén de la solvencia y peso que aportan los principales héroes de anteriores entregas.

Y aunque los personajes están bien tratados (curiosamente, el que peor parado sale es el villano de turno, interpretado por Oscar Isaac –Mojave-) y la trama posee buenas secuencias de acción mezcladas con cierta ironía, la película peca en exceso de conformismo y previsibilidad. A pesar de su espectacular y prometedor comienzo, el desarrollo dramático se desinfla poco a poco hasta convertirse en una línea temporal a la que se le ven los conflictos y puntos de giro con horas de antelación. Y el tratamiento de un personaje tan importante como Magneto (de nuevo un magnífico Michael Fassbender –Frank-) no es que se menosprecie, es que simplemente se repite de lo visto en películas previas, lo que termina por convertirle en una especie de recurso dramático que siempre sufre, se enfurece y finalmente recapacita para luego seguir su camino.

Es precisamente esta falta de frescura el problema que más se le puede achacar a un film que, por otro lado, es un espectáculo a la altura de sus predecesores. Desde luego, que lo peor de X-Men: Apocalipsis sea el modo en que se ha tratado el argumento no es algo demasiado alentador, pero esa debilidad logra suplirse con el desarrollo de varios personajes nuevos y con una espectacularidad sin parangón, amén de convertir el film en un nexo de unión entre todas las películas hechas sobre estos personajes (atentos al diálogo final entre Xavier y Magneto). En un momento dado se llega a decir en el film que “las terceras partes siempre son las peores”. En esta ocasión, y comparada con las anteriores, desde luego que no es mejor, pero no tiene que ser necesariamente peor, sobre todo si no se espera demasiado de ella.

Nota: 7/10

El Apocalipsis mutante llega a España


Estrenos 20mayo2016Tras dos semanas alejados de aventuras superheróicas, la cartelera española vuelve a recibir una adaptación de historias sacadas de las viñetas de un cómic, en esta ocasión de Marvel. Pero el cine más comercial está acompañado esta semana por un buen puñado de estrenos que ofrecen a los espectadores una variada alternativa donde elegir, desde el drama histórico o el thriller hasta la comedia, pasando por el documental.

Pero si hay que comenzar por algún título, ese es X-Men: Apocalipsis, tercera entrega de la nueva hornada de mutantes dirigida de nuevo por Bryan Singer (Valkiria) y que suma al reparto habitual de las últimas películas varios rostros conocidos. La trama, para aquellos poco familiarizados con el mundo mutante, se centra en la lucha de unos jóvenes X-Men contra Apocalipsis, el primer mutante nacido en el Antiguo Egipto que ha acumulado poderes de otros como él a lo largo de los siglos y que despierta en un mundo que le decepciona, por lo que decide rodearse de cuatro guerreros para destruir a la Humanidad. James McAvoy (Victor Frankenstein), Michael Fassbender (Steve Jobs), Jennifer Lawrence (Joy), Rose Byrne (Espías), Nicholas Hoult (Equals), Evan Peters (serie American Horror Story: Hotel) y Lucas Till (Wolves) vuelven a interpretar a sus personajes, añadiéndose además los nombres de Oscar Isaac (Star Wars: El despertar de la fuerza), Sophie Turner (serie Juego de tronos), Tye Sheridan (Mud), Kodi Smit-McPhee (Slow west), Ben Hardy (serie Gente de barrio), Alexandra Shipp (Straight Outta Compton), Lana Condor y Olivia Munn (Mortdecai).

Muy distinta es la comedia estadounidense Es la jefa, vehículo de lucimiento personal para Melissa McCarthy (St. Vincent) en el que interpreta a una gigante de la industria que entra en prisión por uso de información privilegiada. Al salir está decidida a recuperar su lugar en la sociedad y convertirse en la persona más popular del país, pero no todo el mundo está dispuesto a seguirla y apoyarla. Ben Falcone (Tammy), quien se reserva un papel en la trama, dirige esta propuesta en la que también encontramos a Kristen Bell (serie House of lies), Peter Dinklage (Pixels), Kristen Schaal (Un paseo por el bosque) y Kathy Bates (El coro).

El drama de época lo pone Madame Bovary, nueva adaptación de la novela de Gustave Flaubert que gira en torno a la mujer de un doctor cuya vida en un pequeño pueblo la consume hasta el punto de desear una vida de pasión que está dispuesta a conseguir cueste lo que cueste. La cinta de 2014, dirigida por Sophie Barthes (Cold souls), está producida entre Estados Unidos, Alemania y Bélgica, y protagonizada por Mia Wasikowska (El viaje de tu vida), Ezra Miller (Tenemos que hablar de Kevin), Paul Giamatti (Parkland) y Rhys Ifans (The amazing Spider-man).

En cuanto al cine europeo que aterriza hoy en la cartelera, destaca Noche real, producción inglesa de 2015 a medio camino entre el drama, la comedia y el romance que aborda la salida de incógnito que realizaron el 8 de mayo de 1945, cuando finalizó la II Guerra Mundial, las princesas Isabel (hoy reina Isabel II) y Margarita. Ambas querían unirse a la celebración que se vivía en Londres mientras su padre, el rey Jorge, prepara su discurso. Una noche en la que tendrán sus primeros escarceos románticos. Julian Jarrold (La joven Jean Austen) pone en imágenes esta historia de época interpretada por Sarah Gadon (Belle) y Bel Powley (Side by side) como las jóvenes princesas, y Rupert Everett (Rosenn) y Emily Watson (Testamento de juventud) como el matrimonio real.

Desde España nos llega El rey tuerto, comedia dramática basada en la obra teatral de Marc Crehuet, quien se encarga también de su adaptación a la gran pantalla y de la dirección. La trama arranca cuando dos amigas se reúnen después de muchos años. A pesar de ser diametralmente diferentes, el encuentro transcurre de forma cordial hasta que se revela que el novio de una de ella dejó tuerto al otro en el transcurso de una manifestación. El hecho no solo romperá la relación de las amigas, sino que derivará en una serie de crisis de identidad cuyas consecuencias alcanzarán una magnitud inesperada. Mike Esparbé (Incidencias), Alain Hernández (Palmeras en la nieve), Ruth Llopis, Betsy Túrnez (serie Pop ràpid) y Xesc Cabot (Open 24h) encabezan el reparto.

También española es Seis y medio, intenso drama cuyo punto de partida es cuanto menos curioso. Una pareja debate cuánto se aman hasta el punto de calificarlo con una puntuación de 6,5. A partir de este momento su relación no volverá a ser la misma. Dirigida por Julio Fraga, quien debuta de este modo en el largometraje, la cinta está protagonizada por Homero Rodríguez-Soriano y Cristina Rojas.

Y España también está presente en Magallanes, producción que cuenta además con capital peruano y argentino cuya historia comienza cuando el protagonista que da nombre al film ve subirse a un taxi a una mujer que conoció años atrás. Dispuesto a conseguir redención, la busca para tratar de ayudarla, aunque lo último que ella parece querer es volver a verle. Ópera prima de Salvador del Solar, la cinta está protagonizada por Damián Alcázar (Olvidados), Magaly Solier (Amador), Federico Luppi (La corporación) y Christian Meier (serie Familia en venta).

China y Japón, con la colaboración de Francia, producen Más allá de las montañas, drama romántico escrito y dirigido por Jia Zhangke (Un toque de violencia) que gira en torno a un triángulo amoroso durante varias décadas desde finales de los años 90, y en el que dos amigos de la infancia se disputan el amor de una joven en China. El reparto está encabezado por Tao Zhao (Naturaleza muerta), Zhang Yi (Pi fu), Jing Dong Liang (Zhantai), Zijian Dong (Qing Chun Pai) y Silvia Chang (American Fusion).

En lo que a documentales se refiere, dos novedades. La primera es Malú, ni un paso atrás, que recoge la trayectoria de la que posiblemente sea la artista española más influyente del momento. La cinta ahonda en los miedos, las pasiones y los sueños de esta cantante con 13 álbumes publicados y 21 discos de platino. Telmo Iragorri y Curro Sánchez (Paco de Lucía: La búsqueda) dirigen la propuesta.

Francia y Alemania están detrás de Las estaciones, obra dirigida a cuatro manos por Jacques Perrin y Jacques Cluzard (Océanos) que desgrana la relación que se establece entre el hombre, los animales y las estaciones meteorológicas a lo largo de la historia.

‘Steve Jobs’: un genio entre bambalinas


Michael Fassbender es 'Steve Jobs'.No cabe duda de que Steve Jobs, cofundador de Apple, ha sido, es y será un personaje tan admirado como criticado, tan idolatrado como censurado. De ahí que una biografía sobre su persona resulte tan complicada. El más mínimo error puede convertir una obra en un culto a su figura o en una feroz y, en parte, injusta crítica hacia su trabajo. El guionista de su nuevo biopic, Aaron Sorkin (serie El ala oeste de la Casa Blanca) es consciente de ello, y eso se nota en el resultado final.

Porque sí, Steve Jobs es una película de Aaron Sorkin, no de Danny Boyle (La playa), si bien es cierto que en varias ocasiones se nota la mano del director. Y como película de Sorkin, la trama se desarrolla entre diálogos ágiles e interminables que diseccionan a los personajes con precisión cirujana, dejando desnudas sus almas y convirtiéndoles en verdaderos protagonistas de la atención del espectador. Gracias a secuencias como la conversación entre Jobs y John Sculley (un Jeff Daniels –Paper man– espléndido) la cinta logra un crecimiento dramático a base, curiosamente, de lo que se esconde detrás del escenario, una metáfora de lo que siempre ha sido la figura de Jobs, un hombre detrás de una máscara.

Pero si la labor de Sorkin es tan imprescindible como espléndida, lo que logra Michael Fassbender (Frank) en la piel del creador del iPhone es simplemente brillante. El actor se funde con el personaje hasta niveles pocas veces vistos, asumiendo sus imperfecciones y tratando de ensalzar la genialidad de sus ideas. Esa constante contradicción entre una forma de ser cuanto menos difícil y sus innovadoras ideas es el motor que permite mantener el interés en el personaje y en la historia. Y a él se suman, por supuesto, el resto de actores, todos ellos más que correctos en sus respectivos roles.

Así, Steve Jobs se revela como un retrato complejo, interesante y sumamente brillante del creador de la compañía de la manzana. Un relato que, apoyado únicamente en lo que ocurre detrás de las bambalinas de cada presentación, desarrolla las complicadas relaciones entre el protagonista y aquellos que le quieren y le apoyan. Una notable película que demuestra que el genio entre bambalinas muchas veces se impone al resto de genialidades, lo que no impide que cometa errores en su proceso creativo. Y no hablo de Jobs o de Boyle, sino del verdadero artífice de esta recomendable cinta.

Nota: 7,5/10

Vuelve Fassbender. Vuelve ‘Steve Jobs’


Estrenos 1enero2016¡Feliz Año Nuevo! Si hubiera que buscar un protagonista cinematográfico en este comienzo de 2016, ese es sin duda Michael Fassbender. El protagonista de Macbeth, que se estrenaba hace tan solo una semana, regresa con un nuevo biopic sobre uno de los personajes más influyentes del siglo XXI, y sobre el que por cierto se hizo otro film no hace demasiado tiempo con resultados más que cuestionables. Pero no es el único estreno en este primer día del nuevo año. La comedia y el drama acaparan las principales novedades.

Pero desde luego, el gran estreno de la semana es Steve Jobs, nueva incursión en la figura del creador de Apple que, en esta ocasión, adapta el libro escrito por Walter Isaacson y se centra en el difícil proceso creativo de los primeros aparatos de la marca, así como en la relación con una hija a la que nunca reconoció como legítima. Con guión escrito por Aaron Sorokin (La red social), la película está dirigida por Danny Boyle (Trance), y en su reparto encontramos, además de Fassbender, los nombres de Kate Winslet (Un dios salvaje), Seth Rogen (The interview), Jeff Daniels (Marte), Sarah Snook (Jessabelle), Michael Stuhlbarg (serie Boardwalk Empire) y John Ortiz (La entrega).

Junto a esta biografía, un remake. Point break (Sin límites) es el título de la actualización del éxito de los años 90 Le llaman Bodhi (1991). La trama, para quienes no hayan visto aquel film, comienza cuando un joven agente del FBI se infiltra en un grupo de atletas de élite de los que se sospecha que están perpetrando una serie de robos en condiciones extremadamente inusuales. Sus intentos por integrarse en el grupo le llevarán a dudar de sus propias convicciones. Esta nueva versión está dirigida por Ericson Core (Invencible) y protagonizada por Edgar Ramírez (Líbranos del mal), Luke Bracey (La conspiración de noviembre), Teresa Palmer (Memorias de un zombie adolescente), Ray Winstone (Caza al asesino), Delroy Lindo (serie Believe) y Max Thieriot (serie Bates Motel).

La comedia tiene su máximo exponente en Padres por desigual, producción algo gamberra dirigida por Sean Anders (Desmadre de padre) que gira en torno a los intentos de un ejecutivo de radio por ganarse el afecto de los hijos de la mujer con la que está casado, tarea que se complica cuando aparece el verdadero padre de los chicos, un hombre despreocupado al que parecen admirar por encima de todo. Mark Wahlberg (Ted 2) y Will Ferrell (Dale duro) forman el dúo protagonista, a los que acompañan Thomas Haden Church (El cielo es real), Alessandra Ambrosio, Bobby Cannavale (Annie) y Linda Cardellini (Welcome to me).

Y continuamos con los padres, aunque en este caso en un drama. De padres a hijas es una coproducción italiana y norteamericana que gira en torno a la relación entre un padre y su hija a lo largo de 25 años. Él es un escritor viudo y ganador de un Pulitzer que debe criar a su pequeña de cinco años mientras lucha contra una enfermedad mental. Cuando la joven crece, será ella la que deba afrontar los recuerdos de su problemática infancia. Gabriele Muccino (Siete almas) es el encargado de poner en imágenes esta trama protagonizada por Russell Crowe (El maestro del agua), Amanda Seyfried (Mil maneras de morder el polvo), Aaron Paul (serie Breaking bad), Diane Kruger (serie The bridge), Jane Fonda (La juventud), Octavia Spencer (Lo mejor para ella), Quvenzhané Wallis (Annie), Bruce Greenwood (La verdad), Janet McTeer (Albert Nobbs) y Ryan Eggold (serie The blacklist).

Y antes de entrar de lleno en lo que viene de Europa, una cinta australiana. Aviones de papel, dirigida por Robert Connolly (The bank) es un drama familiar producido en 2014 cuya historia se basa en un hecho real: en el sueño cumplido de un niño australiano de competir en el Campeonato Mundial de Aviones de Papel, que se celebra en Japón. En el reparto encontramos nombres como los de Sam Worthington (Sabotage), Ed Oxenbould (Alexander y el día terrible, horrible, espantoso, horroroso), Deborah Mailman (Mental), Nicholas Bakopoulos-Cooke y David Wenham (300: El origen de un imperio).

El estreno español de la semana es Incidencias, nueva comedia de la pareja formada por José Corbacho y Juan Cruz (Cobardes) que tiene mucha relación con las fechas en las que estamos. Ambientada en un 31 de diciembre, la trama se centra en los viajeros de un tren entre Madrid y Barcelona que se detiene a primera hora de la tarde en medio de la nada y sin causa aparente. El incidente poco a poco irá dando paso a los peores sentimientos de los pasajeros, generando situaciones a cada cual más surrealista. El reparto, muy coral, está encabezado por Lola Dueñas (Los amantes pasajeros), Carlos Areces (Mi gran noche), Ernesto Alterio (La montaña rusa), Toni Acosta (Tiempo sin aire), Núria Gago (serie Amar es para siempre), Rubén Ochandiano (No tengas miedo), Aida Folch (Fuego), Roberto Álamo (La gran familia española) e Imanol Arias (Anacleto: Agente secreto).

Dese Alemania nos llega El mundo abandonado, drama escrito y dirigido por Margarethe von Trotta (Hannah Arendt) que arranca cuando una cantante de jazz recibe la llamada de su padre para que la visite. El motivo no es otro que una foto encontrada en Internet de una cantante de ópera con un parecido asombroso con la madre de la joven, fallecida tiempo atrás. La mujer emprende así un viaje que revelará un pasado que pondrá en tela de juicio todo lo que creía conocer. Barbara Sukowa (Hieranki), Matthias Habich (Mi tierra), Katja Riemann (Coming in), Robert Seelinger (Fay grim) y Gunnar Möller (Oktoberfest) son los principales protagonistas.

Y con mucho retraso se estrena The Snow Queen, cinta de animación rusa de 2012 que vuelve a incidir en la leyenda de la Reina de las Nieves. En esta ocasión, la mencionada reina quiere cubrir todo el mundo de hielo y frío para acabar con el arte y las emociones. Durante su empeño destruye también a un fabricante de espejos que, además de reflejar lo que tiene delante, también muestra el alma  de los hombres. Pero antes de morir, el hombre logra esconder a sus dos hijos, que serán quienes puedan algún día enfrentarse a la malvada reina. Tanto para Vladlen Barbe como para Maksim Sveshnikov, sus directores, supone el debut en el largometraje.

Por último, y a medio camino entre el documental y el drama, tenemos la española La academia de las musas, escrita y dirigida por José Luis Guerín (En la ciudad de Sylvia). Su trama gira en torno a un profesor que, tras llegar un día de clase, se plantea la posibilidad de crear una escuela de musas para tratar de arreglar el mundo a través de la poesía. Sin embargo, su decisión provoca un frontal rechazo en su mujer.

‘Macbeth’: la bella fuerza del minimalismo


Michael Fassbender y Marion Cotillard protagonizan la nueva versión de 'Macbeth'.Una nueva versión de una obra de teatro de William Shakespeare siempre tiene dos caras. Por un lado, es muy difícil no lograr una película más que correcta, con todos los ingredientes que se esperan de un drama atemporal como los que escribió el dramaturgo inglés. Pero por otro, es igual de difícil conseguir que esa adaptación destaque por encima del resto, precisamente por la cantidad de veces que se han llevado al cine. Por eso esta segunda película de Justin Kurzel (Snowtown) tiene el mérito que tiene.

Porque no solo tiene un desarrollo dramático notable, sino que la puesta en escena utilizada por el director es espléndida. Aprovechando al máximo el minimalismo de unos decorados naturales, Kurzel compone una obra arrebatadoramente bella y apasionadamente violenta, en la que la luz se combina con el color para mostrar al espectador toda una paleta de tonalidades que ayudan a la historia a ahondar más en las emociones que describe la obra. Ambición, dudas, angustia, miedo. Prácticamente todos los estados que vive el protagonista, incluyendo la batalla final, tienen un color propio. A ello se suman unos decorados asépticos y muy teatrales en los que lo que más destaca son los actores.

Y menudos actores. Tanto Michael Fassbender (Frank) como Marion Cotillard (Lazos de sangre) van más allá de la simple carga dramática para dotar a sus personajes de una entidad que ofrece, aunque sea sutilmente, varias interpretaciones en la relación entre ellos. Lo que logra Fassbender con su Macbeth es simple y llanamente la obra de un actor que no se conforma con volcar la clásica ambición sobre sus actos, dotándoles además de la soberbia, el miedo y los remordimientos en prácticamente todo el metraje. Y Cotillard no se queda atrás. Su monólogo final, en un único primer plano que permite captar hasta el más mínimo pestañeo, es impagable.

De este modo, Macbeth logra superar la simple adaptación de la obra de teatro para componer un bello y potente film acerca de la ambición, del poder y de la ruina a la que lleva el ansia de lograr por medios ilícitos aquello que nos es prometido. Una cinta visceral en la que no son solo los actores los que llevan el peso de la historia, sino en la que la puesta en escena y la narrativa del director, combinando cámara lenta y rápida, iluminación y color, dicen tanto o más que los diálogos. Se le puede achacar falta de ritmo en varias ocasiones, pero queda compensada por la belleza y dureza que desprende la película.

Nota: 7,5/10

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: