‘Caza al asesino’: un engaño de vida o muerte


Javier Bardem y Sean Penn protagonizan 'Caza al asesino'.No sé si será por el atractivo del reparto. No sé si será por los tráilers, que no tienen reparos en engañar al público con tal de que eso se traduzca en más ingresos. Ni siquiera sé si será por el género cinematográfico. El caso es que hay películas que generan en el espectador unas expectativas muy distintas a las que realmente es capaz de satisfacer. Cuando dichas expectativas son bajas, el resultado es más que satisfactorio. Cuando dichas expectativas son altas, la decepción es directamente proporcional.

Toda esta reflexión viene a cuento de Caza al asesino, thriller de acción que, podría pensarse, es un vehículo para que actores de la talla de Sean Penn (Mi nombre es Harvey Milk) o Javier Bardem (Come Reza Ama) puedan dar el máximo y crear una intriga sólida, plagada de recovecos narrativos y con un desenlace apasionante. Pero ni lo uno ni lo otro. Sí, los actores, todos en su conjunto, están espléndidos. Lo cierto es que no se esperaba menos. El problema es que la historia es tan endeble que ni siquiera ellos son capaces de sustentarla.

El desarrollo dramático de la cinta dirigida por Pierre Morel (Venganza) es sumamente irregular. Sus intentos por equilibrar acción con historia resultan fallidos desde el momento en que la trama se afana en resolver de la forma más larga e innecesaria posible el triángulo amoroso en el que se ven envueltos Penn y Bardem. Este punto de inflexión, unido a otros fenómenos como unos diálogos poco creíbles o una intermitencia en el ritmo, es indicativo del carácter del film, al que le sobran muchos minutos y le faltan muchas más secuencias de acción.

Que lo más interesante de Caza al asesino sea un diálogo que transcurre poco antes de que comience el tercer acto es muy sintomático. Sus errores no se constriñen, por tanto, a un problema formal, a una mala realización o a un guión con personajes excesivamente tópicos. No, el verdadero problema de la cinta de Morel es de fondo, de concepto. El guión es incapaz de dotar de realismo a los personajes, algo que por desgracia se filtra a la labor del reparto, que hace lo que puede. Y para colmo, las historias secundarias apenas influyen en el devenir de la historia principal, lo que crea un vacío narrativo que no se completa con nada. No sé si será cosa de las expectativas, pero lo cierto es que la cinta no caza al espectador.

Nota: 4/10

Anuncios

‘Los mercenarios 2’: es la hora de las tortas


Desde un punto de vista dramático, la historia es inexistente. Si se tuviese que tener en cuenta la inteligencia o sutileza de los diálogos, la película no pasaría de una serie B. Pero en el cine, como en cualquier ámbito donde los gustos y los sentimientos jueguen un papel fundamental, existe lo que se llama un placer culpable. Y esta fiesta de acción, testosterona y rostros clásicos de los años 80 y 90 del siglo pasado pertenece a este tipo de placeres. Disfrutar con ella o repudiarla son las dos únicas emociones que pueden sentirse con esta ensalada de tiros, puñetazos y frases referenciales. No hay término medio.

Y, en cierto modo, eso es lo mejor de la película. Si algo define a esta continuación de Los mercenarios (la única conexión son los personajes y un pequeño diálogo que alude a la primera parte) es el exceso. Los tiroteos son salvajes; las peleas cuerpo a cuerpo, demoledoras; incluso los diálogos dinamitan cualquier posibilidad de tomar en serio a este grupo de héroes de acción que, como se dice al final del film, “deberían estar en un museo”. Pero todo ello, tomado con el sentido de humor necesario, convierte a esta película de Simon West (The Mechanic) en un entretenimiento puro, algo que no es necesariamente malo.

Aunque pueda sonar extraño, decir que la película es mala no sería justo. Desde luego, si lo que se busca es un thriller inteligente con dosis de acción, mejor no cruzar la puerta de la sala. Ahora bien, si lo que se pretende es una mera distracción de los problemas del mundo y aprender mil y una formas de matar a un hombre, Los mercenarios 2 es idónea, casi perfecta. Y eso es lo que buscan a toda costa Sylvester Stallone (Rocky), Arnold Schwarzenegger (Mentiras arriesgadas) y Bruces Willis (La jungla 2): entretener a un público fiel al mismo tiempo que presentan un homenaje a sus horas frente a las películas de todos los actores.

Porque sí, lo mejor (o al menos lo más hilarante del conjunto) son los numerosos homenajes a viejos personajes, a movimientos de lucha e, incluso, a la mitología formada alrededor de algunos actores. Ver a Schwarzenegger decir la mítica frase de Bruce Willis en Jungla de cristal o escuchar una reconocible banda sonora del oeste mientras aparece en escena Chuck Norris son homenajes en estado puro que se enmarcan en esa línea del exceso que antes mencionaba. Aquí no hay cabida para los remilgos de ningún tipo. Habrá quien piense que la película no merece el gasto de una entrada; habrá quien considere acabadas a sus estrellas; otros disfrutarán como niños. Sea como sea, es entretenimiento del de toda la vida.

Nota: 6,5/10

‘Los mercenarios 2’ salvan la taquilla con ayuda de los veteranos


Aunque sigue sin presentar cifras muy abultadas, la taquilla española del pasado fin de semana ha arrojado unos datos bastante optimistas en diferentes ámbitos. Por un lado, el total recaudado, 6,7 millones de euros, es un 8% más que hace una semana. Por otro, tanto los principales estrenos como los títulos más veteranos han obtenido recaudaciones relativamente positivas si se compara con el comportamiento en semanas anteriores. Dentro de todo esto, claro está, destaca Los mercenarios 2, que se queda cerca de los 2 millones de euros.

En efecto, la película que vuelve a recuperar a las grandes estrellas del cine de acción de los 80 y 90 del siglo XX logra en concreto 1,95 millones de euros repartidos en 325 cines, lo que arroja una media muy alta (unos 6.000 euros por sala) y supera los datos iniciales de su predecesora. Dado que no hay estrenos a corto plazo de características similares es más que probable que aguante bien el tirón, aunque en su contra jugará el rápido desgaste que suelen tener este tipo de films más allá del público objetivo al que van dirigido.

Por su parte, Brave mantiene su segunda posición logrando cerca de 1,2 millones de euros, lo que sumado a las cifras de las semanas anteriores hace un total de 9,76 millones de euros aproximadamente. Dado que esta semana desciende un 19% es más que probable que su cantidad final alcance los 15 millones de euros, sobre todo si aprovecha los días de vacaciones infantiles que quedan en España. Del mismo modo, la comedia Ted repite en la tercera posición gracias al millón de euros que logra entre el 24 y el 26 de agosto.

Uno de los descensos más acusados lo presenta la que fuera líder de la taquilla la semana pasada. El legado de Bourne cae hasta un 42% para recaudar 684.000 euros (3,55 millones de euros en total), sin duda afectada por el estreno de Sylvester Stallone (Get Carter) y compañía. En cualquier caso, y a menos que la situación cambie, su recorrido en la pantalla grande no será demasiado longevo. En quinta posición, y con 411.000 euros, se encuentra Prometheus, que ve reducida su recaudación un 34% respecto al fin de semana anterior. En el caso de la película de Ridley Scott (Blade Runner), el total está cerca de los 10 millones de euros.

El resto del top 10, salvo el estreno de Headhunters, está compuesto por viejos conocidos como Madagascar 3: De marcha por Europa, que ocupa la sexta posición con 327.000 euros recaudados, un 17% menos que mantiene la línea de otras semanas y confirma al film infantil como uno de los éxitos del verano. Su total llega ya a los 9,23 millones de euros, y es más que probable que supere los 10 millones. Por su parte, ¡Piratas! no termina de convencer, tal vez por el estilo de animación, tal vez por la historia contada. El caso es que desciende un 27% y logra un total de 1,21 millones de euros que bien podrían convertirse en 2 millones si logra mantenerse a flote unas semanas más.

Los últimos tres puestos son para El caballero oscuro: La leyenda renace, que se mantiene en octavo lugar; Headhunters, que estrenada en 95 cines logra 196.600 euros. Aunque la cifra no es demasiado positiva, el tipo de historia, el estilo visual y el boca oreja pueden hacer que se mantenga algunas semanas más; y Ice Age 4: La formación de los continentes, que cierra la lista de los 10 films más taquilleros en España.

Stallone y ‘Los mercenarios 2’ llegan para arrasar la taquilla


Para todos aquellos espectadores que crecieron viendo a héroes de acción como Arnold Schwarzenegger (Comando) o Sylvester Stallone (Máximo riesgo), la llegada a las carteleras de Los mercenarios 2 puede ser todo un homenaje a esos años de adolescencia donde las explosiones, las peleas y las contundentes frases estaban exentas de efectos digitales. Claro que para muchos otros ver a un grupo de viejas glorias repartiendo mamporros a sus sesenta y pico años (más o menos) puede resultar cómico. Sea como fuere, es el estreno de la semana, aunque llega acompañado de otros títulos, algunos igual de famosos, aunque por otros motivos.

Como solía ocurrir con las cintas de acción de los años 90 del pasado siglo, el argumento de Los mercenarios 2 no es más que una excusa como lo fue en su primera parte… lo cual no quiere decir que no sea entretenida. En esta ocasión, el grupo de mercenarios acude a una misión a priori sencilla, pero algo se tuerce y muere uno de sus miembros. Su búsqueda de venganza, además de dejar un rastro de destrucción a su paso, les hará toparse con la amenaza de cinco toneladas de plutonio, más que suficientes para cambiar el equilibrio del mundo. Desde luego, quien espere ver algo más que acción y humor en la cinta dirigida por Simon West (The Mechanic) que no pague una entrada. Frente a la cámara están todos (y al decir todos, nos referimos a TODOS) los héroes de acción, más incluso que en Los mercenarios. A los ya mencionados Stallone y Schwarzenegger se suman Jason Statham (Safe), Jet Li (El asesino), Dolph Lundgren (Masters del Universo), Chuck Norris (Desaparecido en combate), Jean-Claude Van Damme (Soldado universal), Bruce Willis (Jungla de cristal), Terry Crews (El sexto día), Randy Couture (Cinturón rojo) y Liam Hemsworth (Los juegos del hambre).

Desde Noruega, y siguiendo la moda de las adaptaciones tanto a cine como a televisión de la novela negra nórdica, llega Headhunters, producción del 2011 dirigida por Morten Tyldum (Buddy) y que cuenta la historia de un cazatalentos cuyo tren de vida es muy superior al que debería tener, todo porque su segundo oficio es el robo de obras de arte. Cuando un candidato, cuya posesión más valiosa es un cuadro de gran valor, a consejero delegado de la compañía para la que trabaja se cruce en su vida comenzará una cacería con el objetivo de poner fin a los problemas financieros del cazatalentos. Protagonizan este thriller Aksel Hennie (Max Manus), Nikolaj Coster-Waldau (Jaime Lannister en Juego de tronos), Julie R. Ølgaard (A Viking Saga) y Synnøve Macody Lund, que debuta como actriz.

Cuatro años de disputas y problemas financieros han permitido, por fin, que Manolete, la versión cinematográfica de los últimos años de vida del torero y su relación con la actriz Lupe Sino, vea la luz. Drama y toreo se unen en este film coproducido entre Estados Unidos, España, Reino Unido y Francia, y que ha sido dirigido por Menno Meyjes (El niño de Marte) y protagonizado por Adrien Brody (El pianista), Penélope Cruz (Volver). Entre los secundarios de lujo cabe encontrar a Juan Echanove (La flor de mi secreto), Santiago Segura (Torrente, el brazo tonto de la ley), Ann Mitchell (The Deep Blue Sea) y Josep Linuesa (Carmen).

Un joven se reúne con un anciano escritor con el fin de mecanografiar su última novela. Aunque no consigue el puesto, decide empezar una novela, y para ello toma como base un romance que tuvo hace años, cuando estudiaba Literatura. Esta es la premisa del último estreno del fin de semana, Bonsái, drama portugués de 2011 que dirige Cristián Jiménez (Ilusiones ópticas) y protagonizan Diego Noguera (Turistas), Nathalia Galgani, Gabriela Arancibia y Trinidad González (Ausente).

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: