Truffaut logra revelar el suspense de ‘El cine según Hitchcock’


Como muchos se imaginarán, el cine ha dado páginas y páginas de teoría fílmica, interpretativa, sonora y fotográfica. Libros sobre cómo escribir guiones, cómo hacer una buena película, cómo dirigir actores, cómo… en fin, hacer la lista sería un trabajo casi interminable. Pero entre todos ellos hay un título indispensable no sólo para los profesionales, sino para cualquier amante del séptimo arte que pretenda ahondar un poco más en la trastienda de la pantalla grande. El cine según Hitchcock es, desde que se publicó, un libro de cabecera, un lugar donde encontrar consejos, recursos y experiencias del maestro del suspense y de un genio del cine: Alfred Hitchcock.

Pero no es menos interesante quién es el autor. El libro, editado en España por Alianza Editorial, es la transcripción de una conversación mantenida entre el autor de Psicosis y François Truffaut, uno de los directores más importantes de la nouvelle vague francesa. El libro, sin una estructura aparente en capítulos, aborda varios de los títulos del director británico, los problemas surgidos en los rodajes o las anécdotas previas a la puesta en marcha de alguno de los títulos.

Sin embargo, lo más relevante es que termina por convertirse en un auténtico manual de cómo rodar, sea cual sea la película. Desde una historia ambientada en un bote en plena alta mar (Náufragos) hasta alguno de los éxitos más famosos como Con la muerte en los talones, Hitchcock no sólo analiza sus historias o sus problemas, sino que logra elevarlos a la categoría de universales y convertirlos así en ejemplos de lo que mejor funciona en la pantalla.

Mcguffin e intriga

Tradicionalmente, dos son los elementos que más se destacan de sus páginas. Por un lado, el conocido mcguffin. Para Hitchcock, este elemento era el motor de cualquier trama, aunque se adecuaba mejor a la intriga. Su búsqueda era lo que hacía al personaje principal y a los secundarios avanzar, buscar un objetivo. Objetivo, por cierto, que debe permanecer oculto hasta el final o, incluso, no revelarse nunca, pues su función no es la de convertirse en centro de la trama, sino la de provocar ese viaje, físico y emocional, de los caracteres.

Muchas son las películas que han utilizado este punto de partida. Posiblemente uno de los casos más evidentes sea Náufrago, la película protagonizada por Tom Hanks, utiliza un paquete de una conocida compañía de mensajería para dar al protagonista una motivación en su búsqueda por escapar de la isla.

El otro gran elemento es la definición de suspense que hace Hitchcock. Para el director de Vértigo, en este sentimiento deben participar de forma muy activa tanto los personajes como los espectadores, llegando en cierto modo a interactuar entre ellos. Así, lo más importante es que los protagonistas de cualquier secuencia de suspense desconozcan lo que está a punto de ocurrir, todo lo contrario del público, que sí debe saberlo. De hecho, cuanto más conozcan los espectadores de lo que va a ocurrir en la escena y cuanto más insustancial sea la acción de los personajes, más suspense se generará.

Muchas son las películas de Hitchcock que utilizan esta planificación, pero una de las más impactantes es Psicosis. La presencia de un personaje femenino que nunca sale de la casa más que para matar no sólo provoca suspense por esperar una aparición inesperada, sino por notar su presencia sobrevolando la historia en todo momento. Claro que dicho suspense se convierte en sorpresa con el descubrimiento final. Pero es gracias al montaje y la estructura de las apariciones de la mujer, siempre entre las sombras o recortada a contraluz, que el maestro del suspense crea todo un engranaje de sospechas, intrigas y misterios que sólo pueden funcionar por este orden.

Hitchcock, por tanto, distinguía de este modo intriga de sorpresa. Una intriga que él manejaba a la perfección y que detalla a lo largo de las más de 300 páginas de un libro imprescindible. Trucos de rodaje, estructura de secuencias e ideas de películas se comprimen para dar lugar a una obra fascinante, educativa y curiosa.

Anuncios
Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: