Elton ‘Rocketman’ John pone la música a ‘John Wick: Capítulo 3’


El mes de mayo finaliza por todo lo alto en lo que a estrenos se refiere, tanto por el interés que puedan tener los títulos que llegan este viernes día 31 como por la variedad y cantidad de los mismos. Musical biográfico, acción, thriller, comedia y mucho cine español son los ingredientes que los espectadores podrán encontrar en la cartelera.

Sin duda el título más importante es Rocketman, drama biográfico sobre la vida y carrera musical de Elton John, desde sus inicios como prodigio en la Royal Academy of Music hasta el estrellato con una carrera en la que su compositor y colaborador Bernie Taupin jugó un papel fundamental. Dirigida por Dexter Fletcher (Eddie el Águila), esta coproducción entre Estados Unidos y Reino Unido está protagonizada por Taron Egerton (Kingsman: El círculo de oro), Bryce Dallas Howard (Jurassic World: El reino caído), Richard Madden (serie Los Médici: Señores de Florencia), Jamie Bell (Cuatro fantásticos), Steven Mackintosh (Urban Hymn) y Gemma Jones (Tierra de Dios), entre otros.

Muy diferente es John Wick: Capítulo 3 – Parabellum, nueva entrega de la saga de acción protagonizada por Keanu Reeves (Matrix) que cuenta con capital exclusivamente hollywoodiense. La trama narra los hechos inmediatamente posteriores a la segunda entrega, cuando el protagonista es ex-comulgado por un asesinato dentro de las instalaciones del Continental. Esto provocará que toda clase de asesinos salgan en su búsqueda para cobrar la recompensa millonaria por su cabeza. Chad Stahelski vuelve a ponerse tras las cámaras como ya hizo en las dos anteriores entregas, y el reparto se completa con Ian McShane (El niño), Lawrence Fishburne (Passengers), Lance Reddick (Little woods), Halle Berry (X-Men: Días del futuro pasado), Anjelica Huston (El gran año) y Asia Kate Dillon (serie Billions).

Reino Unido y Estados Unidos también colaboran en La corresponsal, drama bélico de corte biográfico basado en un artículo de Vanity Fair escrito por Marie Brenner que aborda el trabajo y la vida de Marie Colvin, una de las corresponsales más famosa actualmente. Aunque al inicio de su carrera parece sentirse cómoda denunciando los horrores en países de todo el mundo mientras comparte martinis con la élite de Londres, poco a poco las tragedias que ve y relata empiezan a pesar en su vida personal hasta desmoronarse. A pesar de todo, se embarca en un último trabajo, el más peligroso, en la ciudad sitiada de Homs (Siria). Matthew Heineman, director de documentales como City of ghosts (2017), debuta en el género de ficción con esta cinta de 2018 entre cuyos actores destacan Rosamund Pike (El hombre del corazón de hierro), Jamie Dornan (Cincuenta sombras de Grey), Stanley Tucci (Transformers: El último caballero), Tom Hollander (La promesa), Alexandra Moen (Not alone) y Corey Johnson (Jackie).

Entre los estrenos puramente europeos destaca Infiltrado en Miami, comedia francesa de 2018 escrita y dirigida por Rachid Bouchareb (Tras la pista del enemigo) que arranca cuando un policía de Belleville, el distrito multiétnico de París, decide entrar como funcionario en el consulado francés de Miami ocupando el puesto de un amigo suyo que ha sido asesinado, con la esperanza de encontrar al asesino. En el estado norteamericano se alía con un policía con malas pulgas que le enseñará lo básico, y con el que comenzará a investigar el crimen. Omar Sy (Mañana empieza todo), Luis Guzmán (9/11), Biyouna (Cheba Louisa), Diem Nguyen, Eriq Ebouaney (Asalto en París) e Issaka Sawadogo (Det vita folket) encabezan el reparto.

Francia también está presente, junto a Bélgica, en la comedia dramática Clara y Claire, adaptación de la novela de Camille Laurens cuya trama se centra en una mujer de 50 años que, para espiar a su amante, crea un perfil falso en las redes sociales haciéndose pasar por una joven de 24 años. Sin embargo, el efecto que consigue es que el mejor amigo de su amante se enamore de ella, y que ella empiece a sentir algo por él. Y aunque todo transcurre en el mundo virtual, los sentimientos cada vez se vuelven más reales. Dirigida por Safy Nebbou (Comme un homme), la cinta está protagonizada por Juliette Binoche (Ghost in the Shell: El alma de la máquina), Nicole Garcia (Grandes familias), François Civil (Fonzy), Marie-Ange Casta (Ouvert la nuit), Guillaume Gouix (Perros rabiosos) y Charles Berling (Marie Curie).

La aventura dramática tiene como principal representante a Ártico, producción islandesa de 2018 que tiene como protagonista a un hombre que trata de sobrevivir en el Ártico, a 70 grados bajo cero, refugiándose en los restos de un avión accidentado. Sin embargo, un evento inesperado le obligará a salir y a emprender un peligroso viaje. Joe Penna debuta en el largometraje con esta cinta que tiene como únicos protagonistas a Mads Mikkelsen (serie Hannibal), Maria Thelma Smáradóttir (serie Prisioneras) y Tintrinai Thikhasuk.

Desde Italia llega 10 días sin mamá, comedia dirigida por Alessandro Genovesi (Soap opera), que también participa en su guión. El argumento se centra en un matrimonio y sus tres hijos. Él está completamente volcado en su trabajo, sin tiempo que dedicar a su familia, mientras que ella ha dejado de lado todo para ejercer como madre. Pero cuando la mujer, estresada de su rutina, decide irse de viaje a Cuba con su hermana, él tendrá que comenzar a ejercer como padre, lo que provocará un sinfín de situaciones caóticas. Fabio De Luigi (Esconde a la abuela en la nevera), Valentina Lodovini (Soundtrack), Angelica Elli, Bianca Usai y Matteo Castellucci son los principales actores.

En lo que a producción española se refiere, La estrategia del pequinés es el título de la adaptación de la novela homónima escrita por Alexis Ravel. Este thriller ambientado en las Islas Canarias arranca cuando un hombre que ha dejado atrás su vida criminal y trata de seguir adelante de forma tranquila se une a un último golpe para poder afrontar la enfermedad de su mujer. El plan es robar la caja fuerte del abogado y testaferro del más temible traficante de las islas. Para ello se suman al grupo un matón y una prostituta. Pero hasta un plan sencillo puede complicarse cuando los socios son gente que tiene la traición como única regla. Elio Quiroga (Nodo) es el encargado de poner en imágenes esta historia protagonizada por Jorge Bosch (Las ovejas no pierden el tren), Enrique Alcides (Haz de tu vida una obra de arte), Unax Ugalde (Lasa y Zabala), Kira Miró (No lo llames amor… llámalo X), Ismael Fritschi (Crisis) y Pep Jové (La luna en botella).

También española, aunque con colaboración estadounidense, es The chain, thriller dirigido por David Martín Porras (Stealing summers) que arranca cuando un hombre descubre que tiene la misma enfermedad neurológica que su padre. Dispuesto a no vivir lo mismo que él, decide suicidarse, para lo que contacta con una siniestra cadena de muertes asistidas. Su vida entrará en una espiral de violencia cuando deba cumplir con la única condición de la cadena: para morir primero hay que matar a alguien. El reparto está encabezado por John Patrick Amedori (Exorcismo en el Vaticano), Ray Wise (El destino de los Burnett), Madeline Zima (From A to B), Adrienne Barbeau (Gates of darkness), Jamie Clayton (El muñeco de nieve) y Dey Young (The northern kingdom).

La comedia dramática también es el género de Escapada, debut en el largometraje de Sarah Hirtt que cuenta con capital español, belga y luxemburgués. Ambientada en España, la historia aborda la relación de tres hermanos que vuelven a reencontrarse para solucionar una herencia. Un acontecimiento que despertará viejos fantasmas y que pondrá a prueba sus diferentes visiones del mundo. Entre los principales actores encontramos a François Neycken (Rodin), Raphaëlle Corbisier, Yohan Manca, María León (El autor), Sergi López (Huérfana) y Fermí Reixach (Amnesia).

La cinta más internacional posiblemente sea La ceniza es el blanco más puro, drama romántico coproducido entre China, Japón y Francia. La historia arranca en 2001, cuando una joven locamente enamorada de un cabecilla del hampa local es testigo de un ataque contra el hombre que ama. Para defenderle, dispara contra aquellos que pretenden atacarle, y para no delatarle termina condenada a cinco años de cárcel. Al salir busca al que fue su amor, pero este no parece dispuesto a aceptarla en su vida tras tanto tiempo. Jia Zhangke (Más allá de las montañas) escribe y dirige este film protagonizado por Zhao Tao (Naturaleza muerta), Liao Fan (Shi Fu), Xu Zheng (Wu rey qu), Liang Casper, Feng Xiaogang (Lao pao er) y Diao Yinan (Black coal).

Pasamos ahora a los estrenos de animación. Dilili en París es una cinta familiar de misterio con capital francés, belga y alemán ambientada en la Belle Époque y que tiene como protagonista a una joven que se embarca en una investigación para descubrir el origen de una serie de misteriosos secuestros, para lo que contará con la ayuda de un repartidor con scooter y de personajes extraordinarios que se cruzarán en su camino. Escrito y dirigido por Michel Ocelot (Kirikú y la bruja), el film cuenta con las voces originales de Prunelle Charles-Ambron, Enzo Ratsito, Natalie Dessay (Lucia di Lammermoor) y Bruno Paviot (Los pitufos 2), entre otros.

También de animación es Okko, el hostal y sus fantasmas, producción japonesa de 2018 basada en las novelas de Hiroko Reijo y Asami que tienen como protagonista a una joven que, tras perder a sus padres en un accidente de coche, va a vivir con su abuela, que regenta una posada tradicional japonesa. Allí empezará a ver y relacionarse con fantasmas que enseñarán a la joven la profesión de su abuela para convertirse en heredera del negocio. Kitarô Kôsaka (Nasu: Suitcase No Wataridori) es el encargado de dirigir esta cinta, entre cuyas voces en versión original destacan Seiran Kobayashi, Nana Mizuki (Gatos: Un viaje de vuelta a casa), Satsumi Matsuda, Rina Endô (serie Barakamon) y Etsuko Kozakura (Bonobono: Kumomo no Ki no Koto).

Terminamos este repaso con el documental La ciudad oculta, cinta dirigida por Víctor Moreno (La piedra) que cuenta con capital español, francés y alemán. La historia pone su mirada en un universo nunca visto en una película: el mundo que forman las tuberías, galerías, túneles, estaciones de metro, … en el subsuelo de una gran urbe. Un espacio sin el cual no podría funcionar y del que, sin embargo, no siempre somos conscientes.

Zemeckis da la bienvenida a Marwen a Willem ‘Van Gogh’ Dafoe


Con la resaca de la gala de los Oscar todavía generando ciertos debates y comentarios comienza un mes de marzo cinematográfico que todo apunta será de dominio marvelita. Pero antes de que llegue la nueva cinta de superhéroes, este viernes día 1 son varios los estrenos que llegan a la cartelera española, incluyendo propuestas de terror y uno de los títulos que han competido en los últimos Oscar.

Sin duda uno de los estrenos más interesantes es Bienvenidos a Marwen, nueva película de Robert Zemeckis (El desafío) que gira en torno al poder de la imaginación y su impacto en nuestra salud. La trama se centra en el caso real de un hombre que sufrió daños cerebrales que le dejaron en coma nueve días. Tras esto buscó su recuperación en un mundo de fantasía que creó con muñecas creadas en su imaginación. Comedia y drama se dan cita en este film hollywoodiense protagonizado por Steve Carell (El vicio del poder), Leslie Mann (Vacaciones), Merritt Wever (Diré tu nombre), Eiza González (Baby driver), Gwendoline Christie (serie Juego de tronos), Janelle Monáe (Figuras ocultas) y Leslie Zemeckis (Dark Nova), entre otros.

Estados Unidos, Francia, Reino Unido, Irlanda y Suiza colaboran en Van Gogh, a las puertas de la eternidad, drama biográfico en torno a la época más tormentosa en la vida del famoso artista post-impresionista. La trama transcurre en 1886, cuando Van Gogh se refugia en un pequeño pueblo de Francia huyendo del bullicio de París. Allí algunos le temen y otros le adoran, pero sus cambios de humor constantes comienzan a alejar a todo el mundo de su lado, incluso su mejor amigo Paul Gagugain y su hermano Theo. Será en ese tiempo cuando pinte las obras maestras que le definen como artista. Julian Schnabel (La escafandra y la mariposa) se pone tras las cámaras de esta historia, mientras que Willem Dafoe (Asesinato en el Orient Express), Rupert Friend (serie Homeland), Oscar Isaac (Star Wars: Episodio VIII – Los últimos Jedi), Mads Mikkelsen (Doctor Strange), Mathieu Amalric (Barbara) y Emmanuelle Seigner (Basada en hechos reales) encabezan el reparto.

Puramente estadounidense es Larga vida y prosperidad, comedia dramática de 2017 que adapta la obra teatral de Michael Golamco, quien se encarga de escribir un guión que arranca cuando una joven autista decide escapar de su centro asistencial al cumplir la mayoría de edad. Inspirada por una amiga, la joven, que ve a las personas como códigos indescifrables, decide viajar a Hollywood para presentar en un concurso su guión sobre Star Trek, en un trayecto que brindará una perspectiva única sobre la vida. Dirigida por Ben Lewin (Las sesiones), la cinta está protagonizada por Dakota Fanning (Pastoral americana), Toni Collette (Imperium), Alice Eve (Criminal), River Alexander (El coro), Jessica Rothe (Feliz día de tu muerte) y Farrah Mackenzie (Mientras no estás).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y entre ellos destaca Feedback, thriller de terror de capital español y reparto internacional que gira en torno a un locutor de radio londinense famoso por unos programas inteligentes que durante las madrugadas analizan y desvelan secretos de los temas más candentes de la actualidad. Una noche, cuando está a punto de desvelar un escándalo en el mundo del fútbol, dos encapuchados toman la emisora a punta de pistola y le obligan a seguir el guión preparado por los asaltantes que arrojará luz sobre un macabro secreto, convirtiendo la noche en una pesadilla. Pedro C. Alonso debuta en el largometraje con esta historia protagonizada por, entre otros, Eddie Marsan (serie Ray Donovan), Paul Anderson (Robin Hood. Forajido, héroe, leyenda), Ivana Baquero (El club de los incomprendidos), Richard Brake (Espías) y Alexis Rodney (Hasta que la boda nos separe).

También española, y también con un reparto con nombres internacionales, es 4 Latas, drama dirigido por Gerardo Olivares (El faro de las orcas) que arranca cuando dos amigos se enteran de que un tercero está enfermo. Recordando sus años de juventud, en los que recorrieron África en coches que después vendían, los dos protagonistas deciden ir a ver a su amigo a Mali, para lo que utilizarán un 4 Latas de la hija de uno de ellos. Un viaje repleto de emociones que avivarán recuerdos y les cambiará la vida para siempre. Jean Reno (Atraco en familia), Hovik Keuchkerian (Assassin’s Creed), Francesc Garrido (El desentierro), Arturo Valls (Villaviciosa de al lado), Susana Abaitua (Compulsión) y Enrique San Francisco (Sinfín) son los principales actores.

Desde Francia nos llega Profesor en Groenlandia, drama con dosis de aventura que narra el reto profesional de un profesor que decide dejar su Dinamarca natal para ir a enseñar a Groenlandia. Pronto comprende que la cerrada comunidad a la que llega no le abrirá las puertas tan fácilmente, y una serie de curiosas circunstancias le llevarán a plantearse sus convicciones centroeuropeas. Dirigido por Samuel Collardey (Como un león), el film está protagonizado por los debutantes Anders Hvidegaard, Asser Boassen, Thomasine Jonathansen, Gert Jonathansen, Julius Nielsen y Tobias Ignatiussen.

El último de los estrenos de ficción es Sobibor, drama bélico de corte histórico que cuenta con capital alemán, ruso, polaco y lituano. Dirigida por el actor Konstantin Khabenskiy (Guardianes de la noche), quien de este modo debuta en la dirección de largometrajes, la cinta relata cómo un grupo de hombres lograron la fuga de más de 300 prisioneros del campo de concentración del título. De ellos, solo 53 lograron ver el final de la II Guerra Mundial. El propio Khabenskiy encabeza un reparto en el que también encontramos a Christopher Lambert (Los inmortales), Mariya Kozhevnikova (Dukhless), Michalina Olszanska (Matilda), Philippe Reinhardt (Simplify your soul) y Maximilian Dirr (Maria Mafiosi).

Terminamos con el documental ganador del Oscar este año, que se estrena el día 3. Free Solo narra la hazaña de Alex Honnold, que logró escalar, sin ningún tipo de ayuda y por primera vez, la formación rocosa conocida como ‘El Capitán’, en el Parque Nacional Yosemite, que tiene unos 3.000 metros de altura. La cinta está dirigida por Jimmy Chin y Elizabeth Chai Vasarhelyi, que ya colaboraron juntos en el documental Meru (2015).

‘Rogue One: Una historia de Star Wars’: pues eso, una historieta


Los rebeldes tendrán que robar los planos de la Estrella de la Muerte en 'Rogue One: Una historia de Star Wars'El recorrido de Star Wars a lo largo de los años ha sido sumamente irregular. Habrá quien defienda hasta sus últimas consecuencias esta saga, pero lo cierto es que la calidad dramática y narrativa de las siete películas hechas hasta ahora no siempre ha estado a la altura. El nuevo intento de expandir el universo galáctico creado por George Lucas con films que complementen la línea argumental principal (y que recauden más dinero, que eso nunca está mal) es producto de esa irregularidad.

Posiblemente el gran problema de Rogue One: Una historia de Star Wars sea precisamente ese, que es una historia. Y más o menos previsible, sobre todo para los fans. Y dado que es algo conocido pero relativamente nuevo, todo en ella genera esa sensación. Desde el clásico comienzo de la saga hasta la música, pasando por personajes y decorados, el desarrollo de la trama contiene referencias constantes a aquel primer film clásico, incluyendo la recuperación de dos actores en formato digital. El problema es, precisamente, dicho desarrollo. La cinta, aunque no pierde el tiempo con desvíos narrativos innecesarios, sí tiende al tedio en muchos momentos debido a unos diálogos que, por desgracia, dan vueltas sobre los mismos conceptos.

Y desde luego, Gareth Edwards (Monsters) no es George Lucas o J.J. Abrams, y eso se nota. Si bien es cierto que la batalla final, a medio camino entre el espacio y la playa, es uno de los mejores momentos (junto a los cinco minutos en los Darth Vader demuestra su poder), el director no es capaz de mantener el pulso narrativo con la solidez que cabría esperar. Asimismo, es incapaz de librarse de la sensación de estar ante una trama autoconclusiva, con personajes cuyo futuro está limitado a los títulos de crédito finales. Es algo que los fans, casi con toda probabilidad, esperan, pero eso no significa que el resto de espectadores no puedan sorprenderse con algún que otro giro argumental.

Lo que desprende Rogue One: Una historia de Star Wars es, precisamente, la sensación de un producto que podría haber sido mejor de lo que es. Parece más bien un homenaje necesario para recuperar el recuerdo de los acontecimientos ocurridos en aquel film de 1977 (y de algunas de la segunda trilogía) que una película independiente con vida propia. Todo en ella está pensado para encajar con lo narrado en esa primera película, ya sean personajes como ideas (la esperanza se repite varias veces a lo largo del metraje), y eso, si no se desarrolla con algo de amor propio, tiende a convertirse en un lastre para cualquier película.

Nota: 6,5/10

El inicio de ‘Star Wars’ llega a los cines con ‘Rogue One’


estrenos-16diciembre2016Varios son los estrenos que se presentan en la cartelera española este viernes, 16 de diciembre, pero en realidad todo parece estar eclipsado por el que es uno de los títulos más esperados, sobre todo por los fans de ‘Star Wars’. Y es que el primero de los spin off que se están preparando para completar el mundo galáctico creado por George Lucas llega a las salas de cine españolas. Con todo, para aquellos que busquen algo diferente a la espectacularidad y la acción de esta propuesta, también hay donde elegir.

Pero desde luego, la cinta más esperada es Rogue One: Una historia de Star Wars, cuya historia se ambienta tiempo antes de aquel primer film dirigido por Lucas y titulado Star Wars: Una nueva esperanza. En concreto, la trama narra cómo un puñado de héroes de la rebelión lograron hacerse con los planos de la Estrella de la Muerte que, posteriormente, pudieron destruir gracias a Luke Skywalker. Aventura, acción y espectaculares efectos especiales son los ingredientes de este film que llega el jueves y que está dirigido por Gareth Edwards (Godzilla) y protagonizado por Felicity Jones (Inferno), Mads Mikkelsen (Doctor Strange), Alan Tudyk (Oddball), Donnie Yen (Dragón), Ben Mendelsohn (Exodus: Dioses y reyes), Forest Whitaker (La llegada), Diego Luna (Blood father) y Alistair Petrie (El rostro de un ángel), entre muchos otros.

En lo que respecta al resto de estrenos, destaca la británica El infiltrado, film dirigido por Brad Furman (Runner Runner) que adapta el libro de Robert Mazur, policía que se infiltró en una banda de narcotraficantes colombianos junto a otros dos compañeros. Bryan Cranston (Trumbo: la lista negra de Hollywood), John Leguizamo (Hermanísimas) y Diane Kruger (De padres a hijas) dan vida al trío protagonista, a los que se suman Amy Ryan (El puente de los espías), Benjamin Bratt (Infiltrados en Miami) y Juliet Aubrey (El jardinero fiel).

También es interesante Operación Anthropoid, coproducción de Reino Unido, Francia y la República Checa que narra el atentado contra Reinhard Heydrich, uno de los más temidos jerarcas nazis e ideólogo del Holocausto. Conocido como ‘El carnicero de Praga’ o ‘El Verdugo’, su asesinato a manos de la resistencia checa entrenada por el ejército británico se enmarca dentro de una operación orquestada por Winston Churchill para desestabilizar el nazismo en la zona. Dirigida por Sean Ellis (Metro Manila), la cinta está protagonizada por Jamie Dornan (Cincuenta sombras de Grey), Cillian Murphy (En el corazón del mar), Charlotte Le Bon (El desafío), Toby Jones (El hombre que conocía el infinito) y Bill Milner (Winter).

Desde Francia llega el drama Éternité, adaptación de la novela de Alice Ferney acerca de los encuentros que dan vida a un árbol genealógico, desde una joven de 20 años que se casa en el siglo XIX hasta su nieta, que recorre un puente de París para encontrarse con su novio 100 años después. Dirigida por Tran Anh Hung (Tokio Blues), la película cuenta con un notable reparto encabezado por Audrey Tautou (La delicadeza), Bérénice Bejo (El pasado), Mélanie Laurent (Enemy), Jérémie Renier (Saint Laurent) y Pierre Deladonchamps (El desconocido del lago).

Francia también está presente en El tesoro, film que produce junto a Rumanía y que ha sido escrito y dirigido por Corneliu Porumboiu (12:08 al este de Bucarest). La cinta, de 2015, arranca cuando un joven padre al que le gusta leerle a su hijo las aventuras de Robin Hood para ayudarle a dormir recibe la visita de su vecino. El motivo no es otro que explicarle que cabe la posibilidad de que en su jardín haya enterrado un tesoro. Aunque al principio no lo cree, sus ganas de aventuras podrán finalmente con su escepticismo. Cuzin Toma (Ursul), Corneliu Cozmei, Adrian Purcarescu y Cristina Cuzina Toma encabezan el reparto.

Otro de los estrenos puramente europeos es La comuna, cinta con capital danés, sueco y de los Países Bajos cuya historia se centra en un matrimonio que, al heredar un viejo caserón, decide invitar a vivir a varios amigos a la vivienda. Desde ese momento todas las decisiones se toman en común, y las discusiones se convierten en lo habitual. Pero el delicado equilibrio se verá amenazado cuando el hombre, profesor de arquitectura, se enamore de una alumna suya que se ha mudado a la casa. Dirigida por Thomas Vinterberg (La caza), este drama cuenta en su reparto con Ulrich Thomsen (serie Banshee), Fares Fares (El niño 44), Trine Dyrholm (Alguien a quien amar), Ole Dupont (Comeback), Julie Agente Vang (Rosita) y Lars Ranthe (Kartellet).

España y Argentina producen El faro de las orcas, drama basado en la novela de Roberto Bubas que sigue el viaje de una madre con su hijo autista hasta la Patagonia Argentina. Allí conocerán a un guardafauna con una relación muy especial con las orcas de esta zona del mundo. La relación que establecen los tres cambiará sus vidas para siempre. Gerardo Olivares (Entrelobos) dirige esta película protagonizada por Maribel Verdú (Felices 140), Osvaldo Santoro (Séptimo), Ana Celentano (La isla del viento), Joaquín Rapalini (Las Ineses), Joaquín Furriel (Cien años de perdón) y Ciro Miró (Que Dios nos perdone).

También es una coproducción, en este caso entre España y República Dominicana, el drama romántico Falling, cinta escrita y dirigida por Ana Rodríguez Rosell (Buscando a Eimish) cuya trama arranca cuando un hombre decide invitar por un día a su ex mujer a República Dominicana, donde vivieron algunos de sus mejores años. Si ella acepta, después de esas 24 horas le entragará las llaves de la casa que ambos tienen en Berlín. Tiempo que, además, el aprovechará para tratar de cambiar los recuerdos que su ex tiene de su relación. El reparto está encabezado por Emma Suárez (Julieta), Birol Ünel (Noche de venganza), Alejandrina Castillo, Gabriel Tineo y Celines Toribio (America).

Puramente latinoamericana es Violencia, ópera prima escrita y dirigida en 2015 por Jorge Forero que cuenta con capital colombiano y mexicano y cuyo argumento se divide en tres historias protagonizadas por tres personajes rodeados de una violencia que está por encima de ellos. A través de sus pequeñas decisiones para poder sobrevivir se aborda la realidad de un país y la tragedia de la guerra. Rodrigo Vélez (El vuelco del cangrejo), Nelson Camayo (El páramo) y David Aldana son los protagonistas.

Finalmente, una de animación. Axel, el pequeño gran héroe es una producción china de 2014 que alerta sobre los riesgos del cambio climático con una historia que transcurre en el planeta Cacahuete, donde un joven alborotador de un pueblo que padece una sequía extrema emprenderá un viaje en busca de un bosque que ha visto en sueños y que podría ser la salvación no solo de sus vecinos, sino de todo el planeta. La cinta supone el debut en el largometraje de Leo Lee.

‘Doctor Strange’: la magia del ‘toque Marvel’


Benedict Cumberbatch da vida al 'Doctor Strange' de Marvel.Pocos personajes van quedando del extenso Universo Marvel que no tengan su adaptación a la gran o a la pequeña pantalla. Y a medida que se van sucediendo los superhéroes la saturación y el cansancio narrativo, que no visual, se va notando. La película que dirige Scott Derrickson (Sinister) es una evidencia de que siempre es mejor una buena historia que los orígenes de un personaje, por muy dramáticos que sean. Mejor aún: es infinitamente más interesante ver cómo se forja un héroe con una buena trama.

Y como le ocurre al protagonista de Doctor Strange al comienzo de la cinta, la película parece un quiero y no puedo, un intento de contar algo sumamente interesante que se solventa con minutos frenéticos cargados de efectos en el último tercio del film. Hasta entonces, esta historia protagonizada magníficamente por Benedict Cumberbatch (Amazing Grace) aborda de forma excesivamente larga el surgimiento de un hechicero y su viaje por las artes místicas. Más allá de críticas culturales o religiosas con poco fundamento, el verdadero problema del film es que está descompensado.

Descompensado en todos sus aspectos. Narrativamente hablando, es demasiado parsimoniosa al comienzo para acelerarse sin demasiado sentido al final. Interpretativamente hablando, el extraordinario elenco de actores está muy por encima de lo que puede ofrecer la cinta. Y visualmente, la historia saca mucho partido de sus escenas, pero la puesta en escena de Derrickson, más especializado en tenebrosos sustos y atmósferas agobiantes, es ciertamente limitada y en algunos momentos caótica.

Por fortuna, existe eso que se llama ‘toque Marvel’, y que podríamos entender como el entretenimiento sin daño ni maldad que permite al espectador pasar dos horas entretenidas. El problema es que cuando se compara Doctor Strange con otras grandes superproducciones similares no termina de funcionar correctamente. Lejos parecen quedar las épocas de Iron Man, Capitán América o Spider-man, tres personajes cuyas historias en el cine han sabido explicarse de forma mucho más orgánica. La magia de La Casa de las Ideas funciona en este caso, pero solo para salvar al espectador de una historia irregular.

Nota: 6,5/10

Llega el ‘Doctor Strange’ con una ‘Ouija y acompañado de ‘Trolls’


Estrenos 28octubre2016Terminamos octubre con uno de los estrenos más esperados de la temporada, llamado a iniciar lo que se conoce como la Fase 3 de Marvel. En efecto, este viernes 28 de octubre viene marcado por superhéroes, entretenimiento y diversión, tanto para adultos como para los más pequeños. Pero aquellos que quieran escapar de grandes blockbusters y salas abarrotadas de adolescentes también encontrarán propuestas interesantes.

Evidentemente, comenzamos el repaso a las novedades con Doctor Strange, nuevo superhéroes de Marvel que llega a la gran pantalla. Para aquellos que no le conozcan, la historia narra cómo un exitoso cirujano sufre un accidente que le deja las manos inútiles para poder operar. Su búsqueda de una cura le lleva a gastar toda su fortuna y encontrar en el Himalaya una guía espiritual que le llevará hasta un mundo nuevo y desconocido en el que la magia es el factor determinante. Acción, aventura y algunas dosis de humor marca de la casa son los factores que definen esta historia dirigida por Scott Derrickson (Sinister) y protagonizada por Benedict Cumberbatch (Black Mass), Chiwetel Ejiofor (Triple 9), Rachel McAdams (Spotlight), Michael Stuhlbarg (Steve Jobs), Mads Mikkelsen (serie Hannibal), Tilda Swinton (¡Ave, César!) y Benjamin Bratt (El mensajero).

La aventura y el humor también están presentes en Trolls, nueva producción animada de Dreamworks que adapta a la gran pantalla a los famosos muñecos. La trama se centra en un grupo de estas criaturas que viven siempre con optimismo y felicidad. Tan solo hay un trole huraño y pesimista, y será él el que deba salvar a sus amigos cuando aquellos que quieren destruirles secuestre a todo su grupo salvo a su insoportablemente adorable reina. Mike Mitchell (Alvin y las ardillas 3) y el debutante en los largometrajes Walt Dohrn se encargan de poner en imágenes el argumento, mientras que Anna Kendrick (El contable), Zooey Deschanel (serie New girl), Justin Timberlake (Runner runner), Christine Baranski (serie The Big Bang Theory), Christopher Mintz-Plasse (Malditos vecinos 2), James Corden (The lady in the van), Jeffrey Tambor (serie Transparent) y Kunal Nayyar (Food) ponen las principales voces.

Muy diferente es Ouija: El origen del mal, cinta de terror a modo de precuela de la estrenada en 2014. Ambientada en 1965, la película comienza cuando una madre y sus dos hijas, que realizan sesiones de espiritismo para todo aquel que esté dispuesto a pagar, incorporan un nuevo truco a su trabajo. Sin embargo, esta decisión abre la puerta a un verdadero espíritu maligno que se apoderará de la hija más pequeña. Mike Flanagan (Absentia) dirige esta propuesta interpretada por Henry Thomas (El trato), Doug Jones (La cumbre escarlata), Elizabeth Reaser (Young adult), Annalise Basso (Captain Fantastic) y Ele Keats (Insidious: Capítulo 3).

El último de los estrenos estadounidenses es Maggie’s Plan, comedia dramática producida en 2015 que narra cómo una profesora que trata de encontrar su camino en Nueva York se enamora de un hombre casado al que considera el futuro padre de sus hijos. Y eso es precisamente lo que logra. Pero años después de romper ese matrimonio, de casarse con el hombre de sus sueños y de tener una hija comprenderá que tal vez su antigua mujer era la ideal para él. Dirigida por Rebecca Miller (La vida privada de Pippa Lee), la cinta está protagonizada por Greta Gerwig (Lola versus), Julianne Moore (Siempre Alice), Ethan Hawke (Regresión), Travis Fimmel (serie Vikingos), Bill Hader (Mi amigo el gigante) y Maya Rudolph (Puro vicio).

Comenzamos ahora con las novedades europeas, y lo hacemos con Yo, Daniel Blake, lo nuevo de Ken Loach (Jimmy’s Hall) que, como es habitual, aborda los problemas y conflictos sociales en Inglaterra. Producida entre Reino Unido, Francia y Bélgica, la trama sigue a un carpintero de 59 años que se ve obligado a recurrir a las ayudas sociales por primera vez en su vida. Víctima de un ataque al corazón, su médico le recomienda que no trabaje más, pero la administración le obliga a buscar empleo si no quiere afrontar una sanción. Su caso no es el único, y durante sus visitas a la oficina de empleo conocerá a una mujer en la que se apoyará. El reparto está encabezado por Dave Johns, Hayley Squires (Noche real), Dylan McKiernan, Briana Shann y Sharon Percy (Nefarious).

Destaca asimismo la española Que Dios nos perdone, thriller policíaco que dirige Rodrigo Sorogoyen (Stockholm) y que gira en torno a la persecución de dos inspectores de policía de un asesino en serie en el Madrid de 2011, en plena crisis económica, con el movimiento 15M y con la visita del Papa como telón de fondo. Una búsqueda que les hará darse cuenta de que no son tan diferentes del hombre al que buscan. El reparto está encabezado por Antonio de la Torre (Tarde para la ira), Roberto Álamo (Incidencias), Luis Zahera (La playa de los ahogados), Raúl Prieto (serie Sin identidad), María Ballesteros (Amanecer en Asia) y María de Nati.

También española es 7 años, thriller que se centra en cuatro amigos que, además, son socios de una empresa con dificultades económicas y legales. A lo largo de una única noche deberán buscar una solución para salvar su empresa, pero también a ellos mismos en una carrera contrarreloj en la que alguno tendrá que sacrificarse. Roger Gual (Remake) dirige esta cinta entre cuyos actores encontramos a Paco León (Tres bodas de más), Juana Acosta (Anna), Alex Brendemühl (Ma ma), Manuel Morón (Cinco metros cuadrados) y Juan Pablo Raba (serie Agentes de S.H.I.E.L.D.).

España colabora junto a Rumanía en La madre, film dirigido por Alberto Morais (Las olas) que, en clave dramática, narra la situación de un joven que, al ser perseguido por los servicios sociales, se refugia en casa del ex amante rumano de su inestable madre. Javier Mendo (serie Los protegidos), Laia Marull (La herencia Valdemar), Nieve de Medina (Caleidoscopio), Alexandru Stanciu y Ovidiu Crisan encabezan el reparto.

Pasamos ahora a los documentales. Dead slow ahead es el título de una producción hispano francesa que dirige Mauro Herce (Slimane) y que, a medio camino entre el terror y el drama aborda la dura vida de los marineros de un enorme carguero cuya maquinaria parece engullir a los obreros.

Por su parte, España entre dos trincheras: La guerra civil en color es un relato que aborda el conflicto que vivió España entre 1936 y 1939 a través de imágenes de archivo completadas con color que adquieren una mayor crudeza. Luis Carrizo y Francesc Escribano (Generació D) son sus directores.

Finalmente, Mat Whitecross (Ashes) es el encargado de dirigir Supersonic, documental musical sobre la trayectoria del grupo británico Oasis desde sus comienzos en un garaje hasta sus conciertos en grandes escenarios de todo el mundo, y abordando la complicada relación entre los hermanos Gallagher.

‘Hannibal’ se adentra en las novelas de Harris en su 3ª temporada


'Hannibal' es encarcelado en su prisión de cristal en la tercera temporada.Bryan Fuller (serie Criando malvas), creador de la obra de arte que explora los orígenes del caníbal más famoso del cine, tenía un plan para desarrollar Hannibal en varias temporadas. Dicho plan, truncado sin explicación alguna por fuerzas ajenas a él, contemplaba que el personaje interpretado por Mads Mikkelsen (La caza) fuera incorporando a su historia las novelas de Thomas Harris. Personalmente espero que podamos llegar a ver el resto de temporadas, pero a falta de eso esta tercera y última entrega deja un avance de lo que podremos encontrarnos. Y desde luego no solo está a la altura de etapas anteriores, sino que es el puente natural y perfecto entre elegancia y sadismo, entre inteligencia y violencia.

Y es que estos 13 episodios contienen todo aquello que siempre ha caracterizado al personaje, desde la cárcel de cristal hasta la famosa máscara, aquí modificada ligeramente para la ocasión. Con dos partes perfectamente diferenciadas, esta nueva temporada se aleja sutilmente de los elementos más sugerentes de la trama para convertirse en algo más explícito, más salvaje y sangriento. Y aunque es cierto que en la segunda temporada ya se deja entrever la verdadera naturaleza de Hannibal Lecter, es en estos capítulos cuando el espectador debe afrontar realmente la crudeza de un animal extremadamente inteligente. La sangre, las vísceras y la acción se apoderan poco a poco de la trama para concluir con un final tan épico como abierto.

Y ese carácter evolutivo de la historia es lo que juega tanto a su favor como en su contra. Es evidente que la historia de este doctor necesitaba de una visceralidad mayor que dotara al personaje de las herramientas necesarias para su inclusión en la cárcel. Dicho de otro modo, tenía que cometer errores. En este sentido, Fuller aprovecha la relación de los personajes principales, sobre todo del que interpreta Hugh Dancy (Martha Marcy May Marlene), para mostrar ciertas debilidades en un rol que, por otro lado, es casi sobrehumano. Gracias a ello, Lecter adquiere una dimensión “mortal” que le hace más próximo, más reconocible. Y eso puede que sea lo que menos guste a aquellos que disfruten con la primera y segunda temporada y ese juego intelectual que aquí se diluye.

Sin embargo, la forma en que sus responsables reconvierten la historia es sumamente pedagógica. A través de unos primeros episodios más simbólicos, que exigen del espectador una atención y comprensión mucho mayores de lo visto hasta ahora, Fuller disecciona la compleja relación Lecter-Graham, hasta el punto de convertirlos en dos caras de una misma moneda, explotando al máximo, además, lo sembrado en las temporadas anteriores. Y es gracias a esa relación que la segunda parte de la temporada puede desarrollarse sin complejos, y que permite además la incorporación de nuevos personajes de las novelas, haciendo más reconocible si cabe al protagonista.

El Dragón Rojo

Independientemente de lo que ocurre en Italia, y que tiene muchas, muchísimas referencias a Hannibal (2001), lo más interesante es la introducción del asesino conocido como el Dragón Rojo, primera novela de Harris y que ha sido llevada al cine en varias ocasiones. Encarcelado el caníbal, la presencia de un nuevo asesino psicópata abre un nuevo mundo de interpretaciones, de secuencias casi oníricas y muy simbólicas que enriquecen la trama, y que aportan una especie de contrapunto al personaje de Lecter, más o menos como ocurrió con el asesino de la primera temporada. A esto se suma una más que lograda interpretación de Richard Armitage (En el ojo de la tormenta) como un hombre atormentado y entregado a sus más oscuros deseos.

La relación a distancia entre Hannibal y el Dragón Rojo, y la relación presencial entre Hannibal y Graham, compone un triángulo que mantiene en todo momento esa especie de amor-odio que se desprende en todo momento en la serie. La persecución entre el ratón y el gato adquiere en estos episodios, sobre todo en los últimos, una mayor incógnita, desconociendo en todo momento quién persigue a quién. El hecho de poder mantener esa esencia a pesar de los cambios en las situaciones de los personajes y de la introducción de nuevas tramas es, sin duda, el mayor logro de la tercera temporada.

Asimismo, el arco dramático de Lecter sirve como paraguas para proteger y llevar a buen término la mayoría de las tramas secundarias que quedaron abiertas con el final de la segunda temporada. Tramas que, en su mayoría, están bien integradas en el resto de la serie, aunque no en todos los casos, lo que genera cierta irregularidad en el ritmo. Así, esta última temporada se ve obligada a abandonar algunos personajes en beneficio del conjunto para retomarlos mucho más tarde, lo que crea una sensación de personajes comodín que en ningún caso beneficia a la imagen general de la trama, aunque dada la complejidad de la historia resulta comprensible.

Sea como fuere, la tercera y última temporada de Hannibal es una delicia a disfrutar para los amantes del personaje y de la serie. Combinación perfecta entre las novelas y el mundo creado por Bryan  Fuller, el cambio que registra el tono general de la ficción invita a pensar que la prematura cancelación ha obligado a un cambio de planes que, por fortuna, sale notablemente bien parado. El final abierto, épico y violentamente sangriento, es una promesa de que el futuro de Lecter no está, ni mucho menos, resuelto. Independientemente de que llegue o no ese futuro, las tres temporadas que deja tras de sí son, sencillamente, una obra de arte.

‘Un paseo por el bosque’ sin trascendencia antes de la guerra estelar


Estrenos 11diciembre2015Antes de que la fuerza, las naves espaciales y los sables láser irrumpan en el panorama cinematográfico de todo el mundo un buen puñado de cintas tratan de encontrar su hueco en la cartelera española. Un buen puñado, en efecto, aunque sin demasiada relevancia para el gran público. Posiblemente aquellos que busquen algo diferente tendrán en los estrenos de este viernes, 11 de diciembre, una buena excusa para acercarse a una sala de cine. Para el resto, la mejor alternativa tal vez sea volver a ver alguno de los numerosos blockbusters que inundan las pantallas. Comencemos el repaso por lo que llega de Estados Unidos.

Entre esos estrenos “diferentes” destaca Un paseo por el bosque, adaptación de la novela de Bill Bryson que narra el viaje que él mismo realizó por el sendero de los Apalaches, una ruta de más de 3.500 kilómetros de longitud. En su viaje deja atrás a su mujer y su familia, pero contará con la ayuda de un amigo que, después de huir de deudas toda su vida, es el único que parece estar dispuesto a acompañarle en esta aventura. El problema es que ambos tienen un concepto muy diferente de aventura. Humor y drama se combinan en esta cinta dirigida por Ken Kwapis (Qué les pasa a los hombres) y protagonizada por Robert Redford (Capitán América: El soldado de invierno), Nick Nolte (serie Gracepoint), Emma Thompson (Un golpe brillante), Mary Steenburgen (Criadas y señoras) y Nick Offerman (Infiltrados en la Universidad).

Y a medio camino entre el humor y el terror se encuentra el argumento de Bloodsucking Bastards, nuevo film de Brian James O’Connell (Angry white man) que sigue la anodina vida de un joven y obediente trabajador que, a pesar de su buen papel en la empresa, no consigue un ascenso. Lo mismo le ocurre a su novia y a su mejor amigo. Para colmo, su peor enemigo dentro de la compañía logra el ansiado ascenso. Pero su vida dará un giro cuando descubra el oscuro secreto que esconde su jefe. Joey Kern (Beneath), Joel Murray (serie Mad men), Pedro Pascal (serie Juego de Tronos), Fran Kranz y Emma Fitzpatrick (Before we go) encabezan el reparto.

La comedia también está presente en El asesinato de un gato, cinta de misterio y crimen producida en 2014 que arranca cuando el joven propietario de un gato decide investigar la muerte del animal. Acompañado por una mujer, las pistas poco a poco le llevarán a una conspiración en la que su mascota solo fue una pieza muy pequeña. Dirigida por Gillian Greene, quien debuta de este modo en el largometraje, la película está protagonizada por Blythe Danner (El profesor), Greg Kinnear (Un invierno en la playa), Aidan Andrews (The Preacher’s family), Fran Kranz (Before I disappear), Nikki Reed (serie Sleepy Hollow), J.K. Simmons (Whiplash) y Ted Raimi (Arrástrame al infierno).

Del mismo género es Dope, nuevo film de Rick Famuyiwa (La boda de mi familia) que aborda la vida de tres chicos de Los Ángeles que deben hacer malabares para sobrevivir en el conflictivo barrio en el que viven, lograr una plaza en la Universidad y disfrutar del hip-hop como modo de vida. Una fiesta a la que son invitados les ofrecerá una oportunidad para lograr todos sus sueños. El amplio reparto está encabezado por Blake Anderson (Ratko, el hijo del dictador), Kiersey Clemons (serie Transparent), Tony Revolori (Umrika), Shameik Moore (Joyful Noise) y Zoë Kravitz (Divergente).

Estados Unidos, junto a Canadá y Nueva Zelanda, produce Turbo Kid, propuesta de acción, aventura y ciencia ficción para los más jóvenes que transcurre en una realidad distópica en la que el mundo ha sido destruido. En el año 1997 un joven deberá poner a prueba su valentía y su ingenio para rescatar a su amiga del control del villano. Escrita y dirigida a seis manos por François Simard, Anouk Whissell y Yoann-Karl Whissell, en la que es la primera película largometraje para todos, cuenta en su reparto con Michael Ironside (Desafío Total), Laurence Leboeuf (La petite reine), Munro Chambers (Una fortuna muy perruna), Edwin Wright (Slow West) y Aaron Jeffery (Locks of love).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, y lo hacemos con The salvation, western de 2014 que cuenta con capital danés, inglés, sueco, belga y sudafricano y en el que un hombre logra su venganza contra aquellos que asesinaron a su familia. El problema es que eso despierta la furia del cabecilla, lo que le obligará a buscar ayuda en un pueblo repleto de cobardes y traidores que no están dispuestos a arriesgar su vida así como así. Kristian Levring (The intended) es el encargado de poner en imágenes un guión en el que colabora, y que cuenta con un notable reparto encabezado por Mads Mikkelsen (serie Hannibal), Eva Green (serie Penny Dreadful), Jeffrey Dean Morgan (Watchmen), Michael Raymond-James (serie Érase una vez), Eric Cantona (De force) y Jonathan Price (Hysteria).

Italia, Francia y Reino Unido están detrás de El cuento de los cuentos, romance de fantasía con ciertas dosis de terror que dirige Matteo Garrone (Gomorra) y que adapta el libro de Giambattista Basile. Su trama se centra en varias intrigas palaciegas, entre las que destaca la de una reina celosa que conspira contra su marido, y la de un rey coartado por dos misteriosas hermanas. Dichos personajes son interpretados, entre otros, por Salma Hayek (El marido de mi hermana), Vincent Cassel (El niño 44), Toby Jones (Luces rojas), John C. Reilly (Un dios salvaje) y Alba Rohrwacher (El país de las maravillas).

La comedia tiene su máximo representante este fin de semana en Papá o mamá, producción francesa con tintes dramáticos y románticos que se centra en una familia modélica, en la que los padres tienen unos trabajos magníficos, los hijos son encantadores y el matrimonio es ejemplar. Al menos hasta que deciden divorciarse. Y es que, aunque tratan de que el proceso sea igual de exitoso, el simultáneo ascenso en sus respectivos trabajos desatará una guerra entre marido y mujer por ver quién se queda con la custodia. Ópera prima de Martin Bourboulon, el film cuenta en su reparto con Marina Foïs (Voy a ser mamá), Laurent Lafitte (Un golpe brillante), Anna Lemarchand (Du vent dans mes mollets), Alexandre Desrousseaux, Achille Potier y Judith El Zein (El nombre).

Desde Francia también nos llega La próxima vez apuntaré al corazón, adaptación del libro de Yvan Stefanovitch en el que un joven y modélico policía es puesto al frente de la caza y captura de un asesino en serie que está aterrorizando una zona rural del país. El problema es que él es el propio asesino. Thriller y drama se combinan en esta cinta de 2014 dirigida por Cédric Anger (L’avocat) y protagonizada por Guillaume Canet (En solitario), Ana Girardot (Cloclo), Patrick Azam (Le petit roi) y Jean-Yves Berteloot (Supercondríaco).

Entre los estrenos españoles destaca La novia, coproducida junto a Alemania y que gira en torno a un triángulo amoroso que se desarrolla a lo largo de años. Cuando la novia que da nombre a la película está a punto de casarse con un hombre al que no ama, una anciana se presenta ante su puerta para darle como regalo dos dagas de cristal y un consejo: “No te cases si no le amas”. Será a partir de ese momento cuando los acontecimientos se precipiten. Paula Ortiz (De tu ventana a la mía) es la encargada de dirigir este drama en el que también colabora como guionista y que está basado en ‘Bodas de sangre’, de Federico García Lorca. El reparto está encabezado por Inma Cuesta (Tres bodas de más), Álex García (Kamikaze), Asier Etxeandia (Musarañas), Leticia Dolera (Requisitos para ser una persona normal) y Manuela Vellés (Al final todos mueren).

Muy diferente es Tercer grado, propuesta que mezcla acción, romance y drama y que arranca cuando un convicto, en el primer fin de semana de permiso tras más de cinco años en prisión, es testigo del robo a un furgón blindado. Su necesidad de rehacer su vida choca con los problemas que atraviesa su hermano, por lo que deberá tomar una decisión que cambiará su vida para siempre. Su única ayuda será una joven stripper que conoció la noche anterior. La cinta supone el debut en el largometraje de Geoffrey Cowper, y cuenta con un reparto liderado por Jesús Lloveras (La Rosi), Sara Casasnovas (Arriya), Javier Beltrán (Little ashes), Frank Feys (Orson West) y Miko Jarry (Marsella).

Otro estreno que llega con algo de retraso es Juana a los 12, drama coproducto entre Austria y Argentina que supone el debut en la dirección y en el guión de Martín Shanly. La trama gira en torno al proceso de madurez de una joven de 12 años que estudia en un instituto inglés privado de Buenos Aires. Alumna con buen rendimiento, cuando sus notas empiezan a bajar tanto sus profesores como sus padres empiezan a preocuparse, y aunque notan que algo pasa, la joven no quiere decirles lo que ocurre. Entre los actores principales destacan Mirta Bogdasarian (La cámara oscura), Rosario Shanly, Camila Dougall, María Inés Sancerni y María Passo.

El único título de animación de la semana es Coco, el pequeño dragón, adaptación de los cuentos infantiles que se centra en la relación entre el protagonista y su mejor amigo, dos dragones que no se ajustan a la naturaleza de sus semejantes: uno no puede volar, aunque se supone que ha nacido para ello, y el otro es un carnívoro que se ha vuelto vegetariano por elección propia. Producida en Alemania en 2014, la cinta está dirigida por Hubert Weiland (Lily la princesa hada y el pequeño unicornio) y Nina Wels, y cuenta con las voces de Max von der Groeben (Fack ju Göhte), Dustin Semmelrogge (El caballero Don Latón), Sarah Alles (Stilles Tal) y Sabine Falkenberg.

Entre los documentales destaca El hombre que quiso ser Segundo, ópera prima de Ramón Alòs que juega con la hipótesis de que Segundo de Chomón no haya tenido nunca un hermano gemelo. La trama se centra en un hombre que realiza un viaje por varios países de Europa siguiendo la estela del creador de la animación en España, y durante el que llegará a conocer los mayores secretos del realizador español. Ramón Langa (Sangre de mayo) y Enrico Vecchi (La fuerza del valor) encabezan el reparto.

Terminamos el repaso a las novedades con el documental futebol, producción española que tiene como telón de fondo el Mundial de Fútbol de Brasil celebrado en 2014. En ese contexto un joven brasileño decide regresar a su país natal para reencontrarse con su padre, al que no ve desde hace años, y compartir con él un mes de fútbol. Pero lo que parece un tiempo perfectamente planificado deja entrever poco a poco un peligroso ritual. El film está dirigido por Sergio Oksman (A esteticista).

‘Hannibal’ desarrolla su inteligencia y su violencia en la 2ª temporada


Mads Mikkelsen da vida a 'Hannibal' en la espléndida segunda temporada.Aunque pueda parecer lo contrario, es mucho más complicado escribir sobre una buena producción que sobre una mala. Y si el objeto del texto es algo como la serie Hannibal, la tarea es casi titánica. Reducir a un puñado de párrafos la complejidad y calidad de este producto que recoge los años del personaje previos a las novelas de Thomas Harris es inútil. Es más, puede que ni siquiera un análisis individualizado de cada episodio permita una comprensión completa de la serie creada por Bryan Fuller (serie Criando malvas). Si la primera temporada fue un derroche de inteligencia, elegancia y buen gusto, esta segunda tanda de episodios es mucho más violenta y salvaje, pero al mismo tiempo mucho más inteligente. O lo que es lo mismo, una delicia para los seguidores del caníbal más famoso de la ficción.

La verdad es que vista en perspectiva la evolución de la serie en estos 13 episodios hay que reconocer que parecía complicado poder llevar a los personajes de la producción por un camino que no fuese el típico y tópico, sobre todo teniendo en cuenta que en la anterior temporada todos ellos eran marionetas al servicio del personaje interpretado por Mads Mikkelsen (La caza). Sin embargo, y sin necesidad de realizar giros argumentales excesivos o que desentonen, Fuller desvía el desarrollo hacia un destino inesperado, libre de ataduras y coherente. Se puede decir que las marionetas que antes bailaban al son de un ser superior tienen ahora mayor conciencia de sus propios actos, rebelándose contra lo que antes creían como cierto. Esto no significa, ni mucho menos, que no sigan estando controladas, pero sí que existe ahora un conflicto mucho más interesante, más sutil y que requiere de una atención a los detalles mucho mayor.

La traducción más directa de esto es el juego del gato y el ratón que inician los dos protagonistas. Con el detonante del asesinato de una agente del FBI (uno de los más impactantes de la temporada), los personajes de Mikkelsen y Hugh Dancy (Martha Marcy May Marlene) desatan un peligroso y subrepticio duelo intelectual de mortal desenlace, como de hecho se muestra en esa secuencia inicial del episodio que abre la temporada, lo que en términos de Hannibal se traduciría por un aperitivo. Como digo, la muerte de este personaje abre un abanico de posibilidades narrativas que afecta a todos los personajes, principales y secundarios, y permite introducir nuevos roles que conectan directamente con las tramas narradas en los libros y en las películas, como es el caso del papel interpretado por Michael Pitt (serie Boardwalk Empire), cuya trascendencia puede ser notable.

Así, y aunque la trama involucra de forma más directa a otros personajes, el peso vuelve a recaer en la pareja protagonista y la particular relación de amistad que ambos cultivan. Lo más interesante de esta segunda temporada es que el espectador, aun cuando responda a las exigencias de una serie como esta, está a merced de los acontecimientos, identificándose como un personaje más y dudando de la cordura de los roles protagonistas, de los que nunca puede esperarse nada. Es aquí donde reside la genialidad de estos nuevos episodios, pues lejos de incidir de nuevo en los parámetros de la primera temporada, permite a los personajes evolucionar y madurar, abriéndoles los ojos a un mundo macabro y salvaje en el que ellos mismos son objetivos. Y como suele ocurrir, dicho despertar llega demasiado tarde.

Rienda suelta a los instintos

Pero como decía al inicio, Hannibal no solo ha sabido buscar una vuelta de tuerca a su desarrollo dramático desde un punto de vista intelectual. También lo hace en el plano visual, desarrollando al máximo las secuencias oníricas del personaje de Dancy y ofreciendo al espectador todo un repertorio de mensajes simbólicos que, lejos de crear confusión, permiten una mejor comprensión de las intenciones, inquietudes y roles morales de todos los personajes. Momentos como la pesca en el río, el ciervo y su correspondiente versión humanoide o la transformación de Will Graham en ciervo permiten acceder a mensajes visuales que, de otro modo, tendrían que ser intuidos o desarrollados mediante otras técnicas. El hecho de optar por esta alternativa, más allá de que encaje en el sentido general de este thriller psicológico, es uno de los grandes aciertos de la producción.

Y si el duelo entre los dos protagonistas alcanza en la segunda temporada de Hannibal cotas insospechadas, el carácter caníbal del personaje de Mikkelsen tiene en estos episodios carta blanca para hacer prácticamente lo que se le antoje. La anterior temporada jugaba con la idea de no mostrar la verdadera naturaleza de Hannibal Lecter, utilizando la sutileza y el montaje para transmitir los movimientos en las sombras del personaje. Ahora, sin embargo, la brutalidad de su personalidad adquiere todo su esplendor. No solo se le ve cocinando miembros y órganos humanos, sino que el sadismo y la superioridad física y mental del Dr. Lecter se desarrollan sin traba alguna. Dar de comer a un individuo su propia pierna, manipular a sus semejantes para que maten por él o utilizar cuerpos a modo de campo de cultivo son solo algunas de las aficiones que expresa este hipnótico personaje al que, por cierto, Mikkelsen da vida de forma simplemente magistral, permitiendo olvidarse por un momento de la labor que hizo Anthony Hopkins en El silencio de los corderos (1991), Hannibal (2001), con la que por cierto guarda alguna conexión y El dragón rojo (2002).

Desde luego, la serie no es apta para estómagos sensibles. La imaginación a la hora de mutilar cuerpos llega a ser indescriptible. Víctimas como panales, como una paleta de colores o hasta como una especie de animal son solo algunos de los artísticos cuadros que crea el caníbal protagonista. Pero con todo y con eso, es el final de la temporada lo que realmente deja sin aliento. El primer episodio de esta segunda tanda comienza, como ya he dicho, con una secuencia de acción poética que deja a algunos personajes principales en una situación límite e interesante por las consecuencias evidentes que conlleva. Empero, no es hasta la conclusión del último episodio cuando dicha secuencia encuentra su explicación, por otro lado espléndida. La resolución de esos acontecimientos, precipitando el final de prácticamente todos los roles protagonistas, es de lo mejor que se puede ver en televisión ahora mismo. Si a esto le sumamos el pequeño extra que puede verse tras los títulos de crédito, el resultado es simplemente impactante, dejando el mundo de Lecter tan abierto que aventurarse a predecir por dónde evolucionará la trama en el futuro es absurdo.

Personalmente, Hannibal es de las mejores series que el aficionado puede encontrar. Es cierto que exige del espectador algo más que sentarse frente al televisor o la pantalla, pero la recompensa es sensacional. Esta segunda temporada, cuyos episodios llevan por título un plato de la cocina japonesa, supone un paso más en todos los aspectos, evitando estancarse en la repetición de conceptos para llevar a los personajes un paso más allá y explicar las consecuencias que esto puede tener. Es indudable que este thriller requiere de estómagos fuertes y de un interés por el personaje de Lecter, pero en cualquier caso su factura técnica, con una iluminación y concepción visual sublimes, y su base narrativa, sostenida en unos personajes espléndidamente complejos, son incuestionables. Ahora queda comprobar si la tercera temporada es capaz de recomponer el fragmentado mundo que deja la conclusión de estos episodios.

‘Hannibal’ adereza con violencia su compleja psicología en su 1ª T


Imagen promocional con los actores de 'Hannibal'.Hablar de Hannibal Lecter es hablar de Anthony Hopkins y, sobre todo, de El silencio de los corderos (1991). Es en este espléndido thriller en el que la naturaleza del inmortal caníbal queda más patente, en el que su brutalidad convive en perfecta armonía con su intelecto y su elegancia. Sus posteriores secuelas y precuelas son, por decirlo de algún modo, más brutales y menos elaboradas. Es por eso que una recuperación del personaje para la pequeña pantalla planteaba la doble vía de exploración, amén de la necesidad de buscar un actor capaz de, al menos, mantener el tipo frente a la leyenda de Hopkins. El resultado es Hannibal, serie creada por Bryan Fuller (serie Héroes) y cuya primera temporada terminó hace casi un mes en Estados Unidos. A modo de resumen inicial, es un más que digno heredero de los mejores valores del personaje.

Estos primeros 13 episodios, cada uno con el nombre en francés de conceptos e ingredientes culinarios, narran la relación que se establece entre un asesor del FBI cuya capacidad para empatizar con los asesinos le vuelve vulnerable y el famoso psiquiatra Hannibal Lecter. Lo que comienzan siendo unas sesiones para controlar el estado mental del agente terminará convirtiéndose en una especie de experimento en el que el doctor lleva a la mente del agente hasta el límite de sus fuerzas en el proceso de búsqueda de un asesino en serie que imita los crímenes de otros.

De esta pequeña sinopsis se desprenden los dos pilares fundamentales de la producción. Por un lado, la violencia. Ya desde sus títulos de crédito iniciales, con una música tan brillante como inquietante que acompaña al dibujo del rostro de Hannibal Lecter con lo que parece ser sangre, queda patente. Incluso la forma de iniciar el capítulo piloto, inteligentemente titulado ‘Apéritif’, es significativa. El agente del FBI se halla en la escena de un crimen poniéndose en el lugar del criminal y recreando un brutal asesinato. Y de ahí en adelante, porque lo que se inicia como casos aislados que deben ser resueltos pronto se convierten en una escalada de salvajismo sangriento y morboso que lleva a la sensibilidad del espectador hasta sus tolerancias más elevadas. Una violencia, por cierto, extremadamente realista.

Pero no es esto lo más destacable de la serie. De hecho, se antoja más como una consecuencia innata a la historia del propio personaje. Lo interesante se halla en el otro pilar dramático: la psicología. A lo largo de los capítulos el espectador asiste a un verdadero descenso a los infiernos del protagonista. Poco a poco, caso tras caso, la mente del asesor federal se fragmenta hasta tornarse casi demente, incapaz de distinguir la realidad de lo que ocurre únicamente en su mente. Este proceso, magníficamente representado por el actor Hugh Dancy (Hysteria) y abordado con un realismo abrumador, termina por dominar al resto de elementos, entre otras cosas porque es la clave para desvelar todo el misterio acerca del inquietante doctor Lecter que se mueve por la escena como un titiritero.

Nace un nuevo Lecter

Desde luego, el hecho de que el proceso de destrucción mental que sufre el protagonista aporta al conjunto una entidad mucho mayor que si se hubiese optado por un producto simplemente violento. Los sueños, las pesadillas y esa forma de recrear los crímenes hacen pensar en una producción policíaca de suspense casi al uso. Y digo casi. La presencia de Lecter es lo que desequilibra la balanza. Una presencia que no sería nada sin la labor de Mads Mikkelsen (La caza). Su forma de abordar el personaje, la elegancia de su expresividad corporal y la forma que tiene de ganar terreno frente a otros personajes secundarios le convierten en un más que digno heredero de la labor de Hopkins. Antes aseguraba que era difícil imaginar a otro actor en este papel. Mikkelsen no solo lo consigue, sino que en determinadas situaciones eclipsa al veterano actor.

No quiero dejar pasar el hecho de que acabo de mencionar a Lecter como un secundario, algo incongruente con el hecho de que la serie se titule Hannibal. La verdad es que, como el personaje que da nombre a la producción, no todo es blanco o negro. En efecto, el protagonista es el personaje de Dancy. Es él el que sufre la mayor transformación, física y mental, y es él el que tiene un objetivo claro y más relevante. Es más, la presencia de Lecter en la trama crece de forma gradual, primero como un secundario al que se le pide consejo y más tarde como un aliado (o no) del héroe de turno. Curiosamente, es ese segundo plano el que más relevancia le otorga, pues le permite convertirse en un marionetista capaz de construir y manejar a todos los personajes a su alrededor. Es él el que dirige la investigación del protagonista, y es él el que juega con su mente. Les suena, ¿verdad? Es exactamente los mismo que ocurre en la ya mencionada El silencio de los corderos. Una prueba más del buen juicio a la hora de mantener la línea argumental.

Claro que el famoso psiquiatra caníbal no solo juega con la mente del protagonista. También con la de los espectadores. Al igual que en la película, durante prácticamente la mitad de esta primera temporada vemos al doctor como un hombre refinado, respetado en su profesión y de costumbres caras pero rutinarias. Evidentemente, cualquiera que conozca el personaje sabe de sus especiales gustos, pero eso es algo que se introduce en el subconsciente del espectador a través del montaje de imágenes tan dispares como Lecter cocinando y un hombre huyendo por un bosque. Es en el capítulo 6, de nuevo convenientemente titulado ‘Entrée’ (entrante o primer plato), en el que se muestra por primera vez la verdadera naturaleza de Hannibal, desencadenando a partir de entonces un torrente de imágenes y de intenciones subrepticias que ofrecen una visión más amplia de la trama y un mayor disfrute del desarrollo dramático de la serie en todos sus aspectos, incluyendo la concesión a algunos momentos caníbales.

Algo que, sin embargo, se muestra desde los primeros instantes en los que el personaje de Dancy empieza a soñar con un enorme ciervo negro. Una visión que le acompaña a lo largo de estos primeros episodios y que le llevan a sospechar del doctor en el tramo final de este descenso a los infiernos de la mente y del ser humano. Es este el elemento más simbólico y, al mismo tiempo, más inquietante por lo que tiene de revelador para el espectador, sobre todo a partir de cierto detalle en la consulta de Lecter. Un tramo final, por cierto, que concluye de forma magistral intercambiando los papeles que en su momento recrearon Hopkins y Jodie Foster (Taxi driver): el agente encerrado y el doctor visitándole en la cárcel.

Hannibal es una de las experiencias televisivas más complejas e inquietantes de la temporada. Su repercusión mediática, a pesar del atractivo del personaje, no ha sido excesivamente masiva. No es de extrañar. Su acabado técnico y su enfoque dramático se alejan mucho de los formatos tradicionales de las series de terror o policíacas. Pero eso precisamente la convierten en una de las series más recomendables. Poder disfrutar de nuevo de la inteligencia de un Lecter como el que compone Mikkelsen es tan gratificante como aterrador. Algo que sin duda se repetirá en la segunda temporada que anuncia, no cabe duda, nuevas vías de exploración de la compleja psique de uno de los mejores personajes de la historia.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: