Los ‘Chicos buenos’ viven un ‘Infierno bajo el agua’ con ‘Angry Birds 2’


Hubo una época en la que los meses de julio y agosto acaparaban un gran número de estrenos destinados a llenar las salas de cine y a “reventar” la taquilla. Las tendencias cambian, y ahora esos títulos llegan antes o después de los meses de verano propiamente dichos. Eso no quiere decir que no haya títulos entretenidos o con interés para buena parte del público, como ocurre este viernes 23 de agosto. Terror, acción, algo de drama y, sobre todo, comedia, son los géneros que llegan este fin de semana.

Y precisamente al terror, con dosis de acción y drama, pertenece Infierno bajo el agua, nueva cinta de Alexandre Aja (Alta tensión) cuya premisa es aparentemente sencilla. Una joven desoye las órdenes de evacuación cuando un enorme huracán llega a su pueblo en Florida y decide ir en busca de su padre desaparecido. Le localiza en el entresuelo de su casa gravemente herido, pero antes de que puedan salir la inundación les deja aislados. Cada vez con menos tiempo para poder escapar, padre e hija deberán luchar contra la subida del agua y contra los cocodrilos que llegan con ella. Kaya Scodelario (Piratas del Caribe: La venganza de Salazar) y Barry Pepper (El Llanero Solitario) dan vida a la pareja protagonista de esta producción con capital estadounidense, francés y serbio, completándose el reparto con Ross Anderson (Macbeth), Anson Boon, George Somner (Urban Hymn) y Ami Metcalf (Aliados).

Muy diferente es Angry Birds 2: La película, que como su propio título indica es la secuela de la exitosa cinta de animación que adaptaba, a su vez, el conocido juego de móvil. Esta nueva aventura convierte a los enemigos en aliados, y cerdos y pájaros tendrán que aunar fuerzas ante una nueva villana procedente de una isla helada que quiere un lugar más cómodo para vivir, y está dispuesta a todo para conseguirlo. Thurop Van Orman y John Rice debutan en el largometraje como directores de esta coproducción entre Finlandia y Estados Unidos que cuenta con las voces originales de Jason Sudeikis (Una vida a lo grande), Josh Gad (Asesinato en el Orient Express), Peter Dinklage (serie Juego de tronos), Awkwafina (Malditos vecinos 2), Sterling K. Brown (Predator) y Bill Hader (Popstar), entre otros.

La comedia más gamberra llega de la mano de Chicos buenos, cinta hollywoodiense que arranca cuando a un chico le invitan a su primera “fiesta del morreo”. El problema es que nunca ha besado a nadie, no sabe cómo hacerlo y no quiere hacer el ridículo. Por eso, decide usar el dron de su padre, algo que tienen terminantemente prohibido, para espiar a una pareja en la casa vecina. Todo sale tremendamente mal y el aparato termina destrozado. Para sustituirlo sin que su padre se dé cuenta, los tres amigos inician una aventura con la que se verán envueltos en un asunto de drogas, e incluso serán perseguidos por la policía. Dirigida por Gene Stupnitsky, director de varios episodios de The office, la película está protagonizada por Jacob Tremblay (Wonder), Keith L. Williams (Lemon), Brady Noon (serie Boardwalk Empire), Molly Gordon (Ithaca), Lil Rea Howery (Déjame salir), Will Forte (Un gesto estúpido e inútil) y Midori Francis (Ocean’s 8).

También procede de Hollywood Stuber express, película dirigida por Michael Dowse (Amigos de más) que, en clave de comedia de acción, gira en torno a un tranquilo y educado conductor de Uber cuya vida cambia por completo el día que tiene como pasajero a un duro policía que anda tras la pista de un brutal asesino. Comienza entonces una persecución en la que el conductor deberá luchar no solo por su vida y no perder la cordura, sino por mantener su alta puntuación en el servicio de transporte. La cinta cuenta en su reparto con Dave Bautista (Vengadores: Infinity War), Kumail Nanjiani (serie Silicon valley), Iko Uwais (Milla 22), Karen Gillan (Jumanji: Bienvenidos a la jungla), Mira Sorvino (La hija de Dios), Natalie Morales (La batalla de los sexos) y Betty Gilpin (Una historia real).

Pasamos ahora a los estrenos puramente europeos, entre los que destaca Este niño necesita aire fresco, comedia dramática biográfica de 2018 que aborda la infancia de uno de los comediantes más queridos de Alemania. La cinta sigue la vida de Hape Kerkeling durante su infancia, cuando pone en práctica su capacidad para hacer reír a los demás en la tienda de barrio de su abuela. Su entorno familiar seguro y divertido cambia de la noche a la mañana cuando su madre cae en una depresión tras sufrir una operación. El pequeño deberá recurrir a todo su ingenio para sobrevivir al caos emocional y lograr que aquellos que quiere se rían con él. Adaptación del libro escrito por el propio Kerkeling, el film está dirigido por Caroline Link (En un lugar de África) y protagonizado por Julius Weckauf, Luise Heyer (Fado), Sönke Möhring (Lo imposible), Martina Eitner-Acheampong (Radio Heimat), Diana Amft (Frisch gepresst), Elena Uhling (Unter frauen) y Joachim Król (Persecución al límite).

También de 2018, y producida entre Francia y Bélgica, es Una íntima convicción, drama con toques de suspense dirigido por Antoine Raimbault, quien de este modo debuta en el largometraje. El argumento tiene como protagonista a una mujer que, tras asistir al juicio de un hombre acusado del asesinato de su esposa, está convencida de su inocencia. Por eso decide emprender una batalla judicial contra lo que considera una injusticia, para lo que convence a un abogado para que lo defienda. Pero a medida que la investigación se cierra alrededor del acusado la búsqueda de la mujer se convertirá en una obsesión. Marina Foïs (El taller de escritura), Olivier Gourmet (Dos mujeres), Laurent Lucas (Crudo), Philippe Uchan (Nos vemos allá arriba), Jean Benguigui (Les gorilles) y François Fehner (Les ogres) encabezan el reparto.

Terminamos el repaso con la japonesa El cocinero de los últimos deseos, adaptación de la novela de Keiichi Tanaka en la que un cocinero capaz de hacer maravillosas comidas sin necesidad de pensarlo termina perdiendo su restaurante debido a su perfeccionismo. Incapaz de encontrar otro trabajo, se ve obligado a cocinar por encargo. Es en ese momento cuando recibe una petición tan curiosa como complicada: preparar un mítico banquete celebrado el siglo pasado. El principal escollo será encontrar la receta de un famoso chef que estuvo en la Manchuria ocupada en China en los años 30. Dirigida en 2017 por Yôjirô Takita (Despedidas), esta comedia está protagonizada por Kazunari Ninomiya (Assassination classroom), Gô Ayano (Ikari), Yoshi Oida (Silencio), Hidetoshi Nishijima (Mientras ellas duermen) y Aoi Miyazaki (Petaru dansu).

Anuncios

‘Crudo’: esas oscuras ansias de carne


Es difícil definir qué caracteriza a una buena película, pero si quiere tener algo de relevancia debe ofrecer al espectador, al menos, algo sobre lo que reflexionar, algo que permita que perdure más allá del encendido de luces en una sala de cine. Es algo complicado de encontrar hoy en día. Por eso cuando ocurre es digno de mención, y si lo consigue una debutante directora con un film tan perturbador como inteligente sin duda merece ser ensalzados tanto creador como creación.

Es lo que ocurre con Crudo, cinta catalogada como terror que va mucho más allá para analizar, lejos de efectismos baratos y de sustos gratuitos, el descubrimiento de uno mismo en un entorno tan propicio para ello como la Universidad. Se podría decir que Julia Ducournau utiliza esa idea para abordar un cambio mucho más profundo, una reflexión sobre quiénes somos, cómo nos condiciona la familia y qué llegamos a ser cuando nos alejamos de ese entorno protegido en el que hemos vivido durante toda nuestra vida. Y lo hace con un guión elaborado cuyos giros argumentales, aunque no demasiado destacables, generan una creciente intensidad dramática que estalla de forma inesperada con un clímax y una resolución que cambian irremediablemente la visión que hasta ese momento se tenía de la historia.

De este modo, el arco dramático adquiere un mayor peso específico, confirmando la idea de que siempre es mejor una sólida trama que la violencia o los sustos gratuitos. Claro que eso no impide que la cinta tenga ciertos momentos perturbadores… muy perturbadores. Acentuados por una banda sonora tan estridente como perfecta, los momentos en los que la protagonista (espléndida Garance Marillier, que también debuta en el largometraje) comienza a descubrir su verdadera naturaleza pueden contarse con los dedos de una mano, pero qué dedos. Y nunca mejor dicho, por cierto. Puede que no haga las delicias de aquellos que se aproximen a ella buscando vísceras, sangre y gore, pero desde luego ofrece una perspectiva diferente del canibalismo, entendido este como algo más profundo, más arraigado en la naturaleza humana.

La primera película de Ducournau se revela, por tanto, como un testimonio inquietante a la par que bello, violento a la par que inteligente. Crudo es, ante todo, una historia sumamente dramática, planteada como recorrido por la evolución de un personaje que descubre su verdadera naturaleza. Visto en perspectiva, y una vez el giro final da un nuevo y revelador sentido a la trama, la película posee numerosas lecturas, casi tantas como espectadores. Desde la concepción sociológica de que el paso a la Universidad abre la mente a nuevas realidades, hasta la perspectiva más familiar y la protección de los hijos ante el mundo, pasando por la pura violencia de un instinto animal. En definitiva, una obra compleja, completa y recomendable incluso para aquellos que no estén habituados a este tipo de cine.

Nota: 7,5/10

Regresa el clásico. Regresa ‘La bella y la bestia’ en carne y hueso


Habrá muchos que hayan marcado en el calendario este viernes, 17 de marzo, como uno de los días imprescindibles en lo que a estrenos se refiere. Desde luego, a tenor de lo que llega a la cartelera española así lo parece, porque salvo la principal novedad, llamada a ser uno de los taquillazos del año, poco más parece destacar para el gran público, lo cual no quiere decir que carezcan de interés. Pero si hay algo que destaca esta semana es la nueva versión en imagen real de un clásico Disney.

En esta ocasión le toca el turno a La bella y la bestia, una de las cintas más taquilleras y recordadas de la compañía que vuelve a la gran pantalla copiada casi plano a plano de su original animado de 1991, aunque adaptada para el público actual. La historia, para aquellos que todavía no la conozcan, narra cómo una hermosa joven, lista e independiente, es capturada por una bestia para salvar a su padre. Entre estos dos personajes comenzará a surgir el amor cuando ella empiece a ver más allá del terrible aspecto y descubra que, en el fondo, hay un gran hombre. La música vuelve a ser parte fundamental de este film dirigido por Bill Condon (Mr. Holmes) y protagonizado por Emma Watson (Regresión), Dan Stevens (Caminando entre las tumbas), Luke Evans (La chica del tren), Emma Thompson (Un paseo por el bosque), Ewan McGregor (Un traidor como los nuestros), Ian McKellen (X-Men: Días del futuro pasado), Kevin Kline (Mi casa en París), Josh Gad (Pixels) y Stanley Tucci (Spotlight).

Muy diferente es Imperium, thriller dramático basado en la vida de un agente del FBI que estuvo durante años infiltrado en grupos neonazis estadounidenses. La trama arranca cuando este joven agente decide aceptar el encargo de su superiora para introducirse en una de estas bandas, de la que se sospecha que podría estar preparando acciones terroristas. Ópera prima de Daniel Ragussis, quien también es autor del guión, la cinta cuenta con un reparto encabezado por Daniel Radcliffe (Victor Frankenstein), Toni Collette (Mejor otro día), Burn Gorman (La cumbre escarlata), Sam Trammell (serie True Blood) y Nestor Carbonell (Cristiada).

La comedia dramática tiene a Los Hollar como principal representante. John Krasinski (Tierra prometida) dirige y protagoniza esta historia sobre un hombre que debe regresar a su pueblo natal tras enterarse de que su madre está muy enferma y va a ser sometida a una cirugía cerebral. Acompañado de su novia, embarazada de ocho meses, el joven tendrá que hacer frente a la vida que ha dejado atrás y a su disfuncional familia. Entre los actores también destacan Anna Kendrick (El contable), Margo Martindale (serie The americans), Richard Jenkins (Asalto al poder), Sharlto Copley (Chappie) y Mary Elizabeth Winstead (Calle Cloverfield 10).

Pasamos ahora a los estrenos europeos, más concretamente al español. Incierta gloria es lo nuevo de Agustí Villaronga (Pa negre), un drama que adapta la novela de Joan Sales en la que un joven oficial republicano es destinado a un puesto temporalmente inactivo en el Frente de Aragón en 1937. Allí se enamora de una enigmática viuda que le convence para falsificar un documento que convierte a la mujer en señora de la comarca. La situación se complica cuando un amigo del oficial descubre el delito y, a cambio de no delatarle, le exige que aleje a su mujer y su hijo de los bombardeos de Barcelona. El reparto está encabezado por Terele Pávez (La puerta abierta), Oriol Pla (Truman), Juan Diego (Todo es silencio), Marcel Borràs (Ahora o nunca), Fernando Esteso (Cuatro mujeres y un lío) y Luisa Gavasa (La novia).

Francia y Bélgica se encuentran detrás de Crudo, thriller de terror que arranca cuando una joven vegetariana logra entrar en la facultad de veterinaria. Será allí donde sus gustos no serán entendidos por sus compañeros, que logran obligarla a comer carne casi a diario. Pero lo que comienza como una especie de tortura despierta en la joven un ansia por comer carne que termina llevándola a consumir todo tipo de carne cruda a cualquier hora del día. Unas ansias que deberá calmar por el bien de todos sus compañeros. Julia Ducournau debuta en el largometraje cinematográfico con esta cinta interpretada por Laurent Lucas (Floride), Bouli Lanners (De óxido y hueso), Rabah Nait Oufella (Atracadores), Ella Rumpf (Chrieg) y Garance Marillier, entre otros.

Francia también colabora, aunque en esta ocasión con Italia, en Locas de alegría, comedia dramática dirigida por Paolo Virzì (El capital humano), quien también colabora en el guión de esta historia centrada en dos mujeres muy diferentes. Por un lado, una condesa charlatana y adinerada que está convencida de encontrarse entre los círculos políticos más importantes. Por otro, una joven introvertida y tatuada envuelta en su propio halo de misterio. Lo que ambas comparten es que son pacientes de una delirante institución psiquiátrica. Valeria Bruni Tedeschi (Mi familia italiana), Micaela Ramazzotti (El nombre del bambino), Valentina Carnelutti (Arianna) y Elena Lietti (Il rosso e il blu) encabezan el reparto.

El último de los estrenos de ficción es El balcón de las mujeres, comedia dramática israelí que arranca cuando el balcón de las mujeres de una sinagoga se derrumba, dejando en coma a la mujer del rabino. El incidente provoca una crisis en la comunidad que se verá agravada con la llegada de un joven y carismático rabino que, aunque aparenta ser el salvador, oculta una realidad conservadora y misógina. Dirigida por Emil Ben-Shimon, que debuta de este modo en el largometraje cinematográfico, la cinta está protagonizada por Evelin Hagoel (My lovely sister), Sharon Elimelech (Shoshelet Schwartz), Itzik Cohen (A matter of size) y Yafit Asulin (Hadereh lean).

Terminamos el repaso de esta semana con Safari, documental austríaco dirigido por Ulrich Seidl (En el sótano) que vuelve a poner el foco en los bajos instintos de la sociedad. La cinta recoge el modo en que pasan sus vacaciones muchos turistas alemanes y austríacos, y que no es otro que disparando y matando animales en África solo por el hecho de que pueden hacerlo, posando posteriormente junto a los animales muertos.

Diccineario

Cine y palabras

A %d blogueros les gusta esto: